You are on page 1of 109

EL OZONO Y EFECTO INVERNADERO

Los Refrigerantes y sus Propiedades

Definición de Refrigerante
Refrigerante es una sustancia que actúa como agente de enfriamiento,
con propiedades especiales de punto de evaporación y condensación.
Mediante cambios de presión y temperatura absorben calor en un lugar y
lo disipa en otro mediante un cambio de líquido a gas y viceversa.
Los refrigerantes según la norma americana NRSC (National Refrigeration
Safety Code) se dividen en tres grupos:
REFRIGERANTES

Freones. Entre ellos los R12, R22, R502, así


Agua. Amoníaco como los nuevos gases no perjudiciales para la
capa de ozono.
Características de los refrigerantes
• El Punto de Congelación debe ser inferior a cualquier temperatura que
existe en el sistema para evitar congelaciones en el evaporador.
• El calor latente de evaporación debe ser lo más alto posible para que
una pequeña cantidad de líquido absorba una gran cantidad de calor.
• El volumen específico debe ser lo más bajo posible para evitar grandes
tamaños en las líneas de aspiración y compresión.
• La densidad debe ser elevada para usar líneas de líquidos pequeñas.
• Las presiones de condensación deben elevarse, para evitar fugas y
reducir la temperatura de condensación.
• No son líquidos inflamables, corrosivos, ni tóxicos. Además deben tener
una baja conductividad eléctrica.

Tipos de Refrigerantes
Existen en la actualidad tres tipos de refrigerantes de la familia de los
hidrocarburos halogenados:
CFC: (Flúor, Carbono, Cloro), Clorofluorocarbono, no contiene
hidrógeno en su molécula química y por lo tanto es estable, esta
estabilidad hace que permanezca mucho tiempo en la atmósfera
afectando seriamente la capa de ozono y es una de las causas del efecto
invernadero (R-11, R-12, R-115). Está prohibida su fabricación desde
1995.
HCFC: (Hidrógeno, Carbono, Flúor, Cloro). Es similar al anterior pero
con átomos de hidrógeno en su molécula. Posee un potencial reducido de
destrucción de la capa de ozono (R-22). Su desaparición está prevista
para el año 2015.
HFC: (Hidrógeno, Flúor, Carbono). Es un Fluorocarbono sin cloro con
átomos de hidrógeno sin potencial destructor del ozono dado que no
contiene cloro. (R-134a, 141b).
Un refrigerante ideal:
Posee características físicas y térmicas que permiten la máxima
capacidad de refrigeración con la mínima demanda de potencia. La
temperatura de descarga deberá ser la más baja posible para alargar la
vida del compresor.
Refrigeración con Amoníaco
El amoníaco, es clasificado por ASHRAE bajo la nomenclatura R-717,
dentro del grupo de refrigerantes naturales, el amoníaco no destruye la
capa de ozono y por sus propiedades tiene la ventaja de producir
temperaturas de hasta -70°C.
El amoníaco tiene un coeficiente de transferencia de calor mayor que el
R-22, por sus propiedades termodinámicas y de transporte
La refrigeración es un proceso conocido de mucho tiempo atrás. En el
siglo XII los chinos utilizaban mezclas de salitre con el fin de enfriar agua;
en los siglos XVI y XVII, investigadores y autores como Boyle, Faraday
(con sus experimentos sobre la vaporización del amoníaco) hacen los
primeros intentos prácticos de producción de frío.
En 1834, Perkins desarrolla su patente de máquina frigorífica de
compresión de éter y en 1835 Thilorier fabrica nieve carbónica por
expansión; Tellier construyó la primera máquina de compresión con fines
comerciales, Pictet desarrolla una máquina de compresión de anhídrido
sulfuroso.
El Amoníaco fue el primer refrigerante utilizado en plantas de refrigeración
por medio de compresión mecánica en 1876 por Carl von Linde. Desde
entonces, se ha venido utilizando en grandes plantas de refrigeración
como son lecherías, cervecerías, rastros y otros lugares con grandes
demandas de enfriamiento.
Al día de hoy, el amoníaco permanece como el refrigerante más utilizado
en sistemas de refrigeración industrial para procesar y conservar la
mayoría de los alimentos y bebidas. El amoníaco ha estado en el
liderazgo de los avances de la tecnología en refrigeración, siendo parte
esencial del procesamiento, almacenamiento y logística de distribución de
los alimentos.
Clasificado por ASHRAE con R-717, dentro del grupo de refrigerantes
naturales, no destruye la capa de ozono y no contribuye al efecto
invernadero asociado al calentamiento global. De hecho el amoníaco, es
un compuesto encontrado en la naturaleza comúnmente. Es esencial en
el ciclo del nitrógeno de la tierra y su liberación a la atmósfera es
inmediatamente reciclada. Esto lo hace consistente con los acuerdos
internacionales respecto a la reducción del calentamiento global y
destrucción de la capa de ozono.
Una adecuada evaluación del impacto ambiental de los refrigerantes y los
sistemas de refrigeración requiere la consideración tanto de su impacto
directo como indirecto en el calentamiento global. Directamente los
sistemas de refrigeración contribuyen al calentamiento global, a través del
efecto invernadero causado por las fugas de gases refrigerantes.
Indirectamente contribuyen al calentamiento global por la producción de
emisiones de dióxido de carbón como resultado de la conversión de
combustibles fósiles en la energía requerida para operar los sistemas de
refrigeración.
El “impacto total equivalente de calentamiento” o TEWI, es definido como
la suma de estas contribuciones directas e indirectas. El valor TEWI del
amoníaco es muy bajo, ya que por sí mismo no contribuye al
calentamiento global. Debido a sus características termodinámicas
favorables, los sistemas de refrigeración con amoníaco emplean menos
energía que los otros refrigerantes comunes. Como resultado, hay un
beneficio indirecto al calentamiento global debido a las menores
emisiones de CO2 de las plantas generadoras de electricidad.
Tabla Nº 1.- Propiedades del Amoníaco
Propiedades del Amoníaco
• Temperatura de autoignición: 690°C (1274° F)
• Límite Inferior de Inflamabilidad (LII): 16%
• Límite Superior de Inflamabilidad (LSI): 25%
-
El Amoníaco es un combustible moderado, y considerado por expertos
dentro del sector químico industrial relativamente como no combustible.
La energía de combustión del amoníaco es menor que su energía de
auto-ignición, esto significa que el amoníaco no puede mantenerse
encendido por sí mismo sin una fuente externa de ignición, aunque la
misma fuente haya iniciado el fuego.
El Amoníaco en altas concentraciones es extremadamente tóxico, pero su
fuerte olor es una excelente alarma. La concentración de amoníaco donde
su olor no puede ser soportado (alrededor del 0.03% en volumen), no es
dañino, siempre y cuando se esté expuesto a él sólo por un periodo de
tiempo limitado (aún después de más de una hora, no hay efectos
negativos notorios en la salud de las personas).
El costo del amoníaco es mucho menor que cualquier refrigerante
sintético, de manera general cuesta de un 10 a un 20% menos en
instalación. Termodinámicamente, el amoníaco es de 3 a 10% más
eficiente que los otros refrigerantes; como resultado, un sistema de
refrigeración de amoníaco tiene menor consumo eléctrico.
El costo del amoníaco por sí mismo es significativamente menor que el de
los otros refrigerantes, y se requiere de una menor cantidad para la
misma aplicación que otros refrigerantes y al ser una sustancia natural, no
tiene una fecha límite en que se pueda producir o usar, a diferencia de
otros refrigerantes sintéticos cuyo uso o producción está limitada a una
cierta cantidad de años.

Tabla Nº 2: Propiedades Termodinámicas (-8ºC)


PROPIEDAD AMONÍACO R-22
Calor específico (KJ/Kg °C) 4.65 1.15
Conductividad térmica0.55 0.10
(W/m °C)
Viscosidad (cP) 0.20 0.25

Tabla Nº 3: Coeficiente de Transferencia de Calor (W/m2 °C)

AMONÍACO R-22
Condensando en el exterior de los tubos 3500-7000 1000-2000
Condensando en el interior de los tubos 2500-6000 1000-1800
Evaporando en el exterior de los tubos600-6000 300-3500
(Circulación con bomba)
Evaporando en el interior de los tubos1000-6000 450-1800
(Circulación con bomba)
- Tabla Nº 4: Coeficiente de funcionamiento o de efecto frigorífico*

COP TEÓRICO (+30/-15° C)


Capacidad de enfriamiento kW
COP = =
Consumo de energía kW
Amoníaco R-22
3.37 3.18
*La cantidad de refrigeración obtenida de una máquina
dividida entre la cantidad de energía que se requiere
aportar para conseguir esta refrigeración (ASHRAE, 1993)

El amoníaco tiene un coeficiente de transferencia de calor mayor que el


R-22, principalmente por sus propiedades termodinámicas y de
transporte. Los valores para estas propiedades en relación con el R-22
son las siguientes:
• Calor específico de líquido y vapor: 4a1
• Calor latente en la vaporización: 6a1
• Conductividad líquida termal: 5.5 a 1
• Viscosidad: 0.8 a 1
• Densidad liquida: 0.5 a 1
La tasa de flujo de la masa para una capacidad de refrigeración dada de
amoníaco es de 1/7 menos que el R-22, lo que tiene un efecto significante
sobre el tamaño de las tuberías y sobre la circulación del líquido.
Esto significa que sólo 1/7 del líquido necesita ser bombeado para una
capacidad de refrigeración dada, resultado de esto, es una bomba de
menor tamaño que utiliza menos potencia, y en tuberías de menor
tamaño.

Plantas de Refrigeración con Amoníaco


Las plantas de refrigeración por compresión (ver figura 1) constan de un
evaporador, en el que se evapora el refrigerante (amoníaco) produciendo
frío; un sistema de compresión para transportar el vapor a baja presión
del evaporador al condensador a alta presión; y el condensador en el que
condensa el refrigerante disipando el calor generalmente mediante torres
de refrigeración.
Figura 1. Refrigeración por compresión
Las plantas de refrigeración por absorción (ver figura 2) precisan de un
fluido refrigerante y un fluido absorbente. Los pares de fluidos
refrigerante/absorbente más usados son el par agua/bromuro de litio y el
par amoníaco/agua. En las plantas que usan el primer par, el refrigerante
es el agua por lo que estas plantas se usan para aplicaciones a
temperaturas por encima de 0°C, utilizándose principalmente para la
climatización.
Figura 2. Refrigeración por absorción

Las plantas de refrigeración con amoníaco/agua lo usan como refrigerante


y tienen el campo de aplicación desde 0°C hasta -70°C.
En plantas de refrigeración por absorción el compresor mecánico es
sustituido por un compresor químico o térmico. El vapor de baja presión
procedente del evaporador, en vez de ser comprimido por un compresor
mecánico, es absorbido por una solución diluida de amoníaco y agua en
el absorbedor. La solución cuya concentración ha aumentado es
bombeada al desorbedor, donde será calentada hasta su ebullición.
Siendo el amoníaco la componente más volátil en el desorbedor se
produce vapor de amoníaco, que condensa en el condensador cerrando
así el ciclo de refrigeración. El calor producido en el condensador y en el
absorbedor suele ser disipado mediante torres de refrigeración, mientras
que el calor aportado en el desorbedor es calor residual procedente, por
ejemplo de una planta de cogeneración.
El amoníaco como refrigerante tiene la gran ventaja de poder producir
refrigeración a temperaturas de hasta -70°C. Para alcanzar estas
temperaturas hacen falta sistemas de compresión de varias etapas, por lo
que dichas plantas son relativamente complejas. Así la operación en
continuo de dichas plantas es una problemática, pues prácticamente no
existen aceites compatibles con el amoníaco, que tengan cualidades
lubricantes a la temperatura de los compresores y una baja viscosidad a
-60°C.
El aceite que suele acumularse en evaporadores únicamente puede
decantarse si se eleva temporalmente la temperatura. Todo ello encarece
las plantas de compresión y hace necesario un mantenimiento muy
riguroso para poder garantizar la fiabilidad necesaria. Especialmente a
estas temperaturas las plantas de refrigeración por absorción tienen
grandes ventajas comparadas con las de refrigeración por compresión.
Por una parte pueden alcanzar temperaturas de hasta -70°C en una
simple etapa y por otra parte no precisan aceites lubricantes por lo que
pueden operar en continuo sin necesidad de paradas.
Tradicionalmente siempre se han empleado plantas de refrigeración por
absorción con amoniaco en los sectores industriales en los que se precisa
refrigeración a bajas temperaturas y en los que la disponibilidad de
refrigeración continua es de gran importancia; en estos sectores
generalmente puede aplicarse la trigeneración.
En las plantas de trigeneración el calor producido por los sistemas de
cogeneración se usa para cubrir los consumos de calor y para propulsar
una planta de refrigeración por absorción y así cubrir también la demanda
de frío.
Estas plantas, al combinar el suministro de calor y de frío, tienen una gran
flexibilidad, consiguiéndose una óptima utilización del calor generado en
la cogeneración. En general las demandas de refrigeración a bajas
temperaturas suelen ser relativamente constantes y suelen tener una gran
inercia térmica.
La planta de refrigeración por absorción puede regularse de tal forma que
consuma todos los excedentes de calor (generalmente vapor) dando
prioridad al consumo directo de vapor, consiguiéndose así un elevado
aprovechamiento del calor producido en la cogeneración.
Es un compuesto esencial en el ciclo del nitrógeno de la tierra, y su
liberación a la atmósfera es inmediatamente reciclada.

LA CAPA DE OZONO
INTRODUCCION
El exagerado crecimiento demográfico, está agotando aceleradamente los
recursos naturales del planeta y saturando la capacidad de
infraestructura, además de generar mayor contaminación, en la medida
en que el hombre mantiene un constante crecimiento industrial para
satisfacer sus necesidades. Este crecimiento industrial trae consigo:
(desechos tóxicos de tipo domestico, el efecto invernadero, las lluvias
ácidas y contaminación de los ríos, lagos y mares), todos los cuales
venían siendo los principales problemas de contaminación para la
humanidad. Pero hasta hace poco, no se conocía a ciencia cierta sobre la
gravedad que hoy reviste, la destrucción de la capa de ozono; cuyo
agujero a alcanzado una extensión mucho mayor que el doble de la
extensión territorial de los Estados Unidos, y sabiendo que la capa de
ozono es la que nos protege de las mortíferas radiaciones ultravioleta
proveniente del sol. Hoy por hoy esto se ha convertido en un dolor de
cabeza que enfrenta la humanidad.

CAPITULO I
"EL PROBLEMA"
1.1 EL TITULO
DISMINUCION DE LA CAPA DE OZONO
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
El análisis de la disminución de la capa de ozono, viene a representar un
problema en el ámbito mundial, y nacional ya que la capa de ozono
protege a la tierra de los efectos nocivos de la radiación solar, sigue en
peligro ya que se utilizan comercialmente muchas sustancias que la
dañan.
Los estudios científicos desarrollados en los últimos años han demostrado
que productos fabricados por la industria química son responsables de la
destrucción progresiva de eta capa de ozono sobre la Antártida.
Al igual que científicos australianos, el deterioro de la capa de ozono
puede, ser motivado por periodo de incidencia en la atmósfera durante el
invierno aural. Científicos venezolanos afirman que existe una relación
entre temperatura, humedad, y el dióxido de carbono.
En el Perú el uso de clorofluorcarbonos es legal y permitido, mientras que
en las llamadas naciones desarrolladas su utilización está penada por la
ley. "El libertinaje con que se vende en Venezuela y en otras naciones en
vía de desarrollo sigue perjudicando la capa de ozono, agrandando los
dos agujeros existentes en la estratosfera.

1.3 OBJETIVOS DE LA INVESTIGACION.


GENERALES.
Interpretar la importantísima función de la capa de ozono.
Identificar los elementos que destruyen la capa de ozono y los problemas
que plantea en el ámbito universal, tanto en el orden permanente como en
el actual.

ESPECIFICOS.
Demostrar que ha sido sensibilizado en relación con una toma de
conciencia ante los problemas ambientales que confronta el hombre
actual con su destrucción.
Citar la contradicción que presenta el hombre en producir ozono donde no
lo necesitamos y destruirlo donde sí.
Diseñar estrategias y alternativas de solución a la actual situación de
creciente del deterioro de la capa de ozono.

1.4 DELIMITACION.
Este proyecto está referido a un problema que es estudiado en el ámbito
mundial y en el ámbito nacional, el cual es la disminución de la capa de
ozono.
Este proyecto tiene dos (2) finalidades principales:
La primera es instruir a las personas que necesiten una noción sobre el
efecto de la disminución de la capa de ozono.
La segunda es obtener la mayor calificación para aprobar la asignatura
"Educación Ambiental".

1.5 LIMITACIONES.
Muy escaso tiempo para el desarrollo y realización de este proyecto.
La existencia de muy poco material bibliográfico.
El factor económico, puesto que es muy existente.

1.6 PROPOSITO DE LA INVESTIGACION.


El propósito que tiene nuestra investigación es ver de una manera clara el
problema que presenta la disminución de la capa de ozono en nuestros
días, tanto mundial como nacional sabiendo que ésta es la capa que
protege a la tierra de los efectos nocivos de la radiación solar.

1.7 PREGUNTAS PRINCIPALES Y SECUNDARIAS.


PREGUNTA PRINCIPAL:
¿Cuál sería la mejor manera de evitar la disminución de la capa de
ozono?

PREGUNTAS SECUNDARIAS:
1) ¿Consideras que la capa de ozono es importante para la vida?
2) ¿Cuál es el principal contaminante que contribuye a la disminución de
la capa de ozono?

1.8 IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACION.


Tiene una importancia muy relevante ya que existen varias vías para
ayudar a la regeneración de la capa de ozono, ya sea con la eliminación
del clorofluorcarbono en la cual la capa de ozono es considerada como un
manto sagrado que protege nuestra atmósfera, la cual pierde facultad por
culpa del hombre ya que se ha empeñado en destruirla. Pero el mismo
hombre ha ido tomando conciencia del mal en que ha incurrido y busca
solucionar.

1.9 ANTECEDENTES HISTORICOS.


El ozono fué descubierto y nombrado por Schoenbein en 1840, este
investigador lo obtuvo a partir de oxigeno sometido a descargas eléctricas
intensas, pero en 1861 Addlin estableció, la composición de su molécula a
partir de los volúmenes y densidades relativas de oxigeno y ozono.
Durante varios años, a partir de finales de la década de 1970, los
investigadores que trabajan en la Antártida detectaron una perdida
periódica de ozono en las capas superiores de la atmósfera por encima
del continente aparece en la Antártida.
Otros estudios realizados, realizados mediante globos de gran altura y
satélites meteorológicos, indican que el porcentaje global de ozono en la
capa de ozono de la Antártida está descendiendo. Vuelos realizados
sobre las regiones del Ártico, descubrieron que sobre de ellas se gesta un
problema similar.
En 1985, una convención de las Naciones Unidas, conocida como
Protocolo de Montreal, firmada por 49 países, puso de manifiesto la
intención de eliminar gradualmente los clorofluorcarbono de aquí a finales
de siglo. En 1987, 36 naciones firmaron y ratificaron un tratado para la
protección de la capa de ozono.
La Comunidad Europea (hoy Unión Europea) propuso la prohibición total
de clorofluorcarbono durante la década de 1990 en 1989, propuesta
respaldada por el presidente de Estados UnidosGeorge Bush. Con el fin
estudiar la perdida de ozono como a escala global, en 1991 la NASA
lanzó el satélite de investigación de la atmósfera superior, de 7 toneladas.
En órbita sobre la tierra a una altitud de 600Km la nave mide las
variaciones de la concentración de ozono a diferentes altitudes, y
suministra los primeros datos completos sobre la química de la atmósfera
superior.
La estructura molecular del ozono fue estudiada ampliamente durante
años. Tras de rechazar la forma cíclicas y lineales, se ha establecido por
estudios espectroscópicos que la molécula es angular y que la distancia
entre los átomos de oxigeno es de 1,27A=B0 intermedio entre los enlaces
sencillos y el doble, por lo que se supone que existe resonancia entre las
formas mencionadas y otras cuya contribución es menor.

1.10 DEFINICION DE TERMINOS.


AEROSOLES: Suspensión de un medio gaseoso, de una sustancia
medicamentosa pulverizada, que se aplica por inhalación y actúa como un
coloide.
CÍCLICA: Perteneciente o relativo a ciclos.
CONTAMINANTES: Alteran la pureza de algunas cosas entre estos el
aire.
DEMOGRAFIA: Ciencia que tiene por objeto el estudio de la población,
tanto en su aspecto cuantitativo como cualitativo.
DESTRUCCION: Acción y efecto de destrucción.
ESPECTROSCOPIO: Aparato destinado a observar los espectro
luminosos.
ESTRATOSFERA: Región de la atmósfera entre la troposfera y la
mesosfera que tiene un espesor de unos 30 Kms y una temperatura
sensiblemente constante.
FOTOSINTESIS: Conjunto de reacciones químicas que se producen bajo
la acción de la luz solar, en todas las plantas verdes, es decir, provista de
clorofila.
FRACCION: División de una cosa en partes, cada una de las partes o
porciones de un todo con relación a él.
HIDRICO: Relativo al agua.
HIDROCARBUROS: Cada uno de los compuestos químicos resultante de
la combinación del carbono con el hidrógeno.
MOLECULA: Parte más pequeña que puede existir de un cuerpo en
estado libre.
OXIGENO: Este gas, que es el elemento más abundante en la naturaleza,
forma la quinta parte del volumen del aire atmosférico.
OZONO: Forma alotrópica del oxigeno (O3), de color azul pálido que se
encuentra en pequeñas cantidades en la atmósfera terrestre.
OZONOSFERA: Capa de la atmósfera terrestre situada entre los 15 y los
40 Kms de altura, que contiene ozono.
SATURADOS: Dícese de la solución que no puede disolver una cantidad
suplementaria de la sustancia disuelta.
SOLVENTE: Se dice que es un solvente químico.
TOXICO: Dícese de las sustancias nocivas para los organismos vivos.
TROPOSFERA: Capa atmosférica que se extiende desde la superficie del
globo, hasta la base de la estratosfera, sobre un espesor de 12 Kms como
media.
ULTRAVIOLETA: Son radiaciones visibles para el ojo humano situado en
el espectro luminoso más allá del color violeta, de longitud de onda menor
que la de este color.
VOLUMEN: Medida del espacio entre dimensiones ocupado por un
cuerpo.

CAPITULO II
"MARCO TEORICO"
2. TEORIA GENERAL
2.1 DEFINICION:
La capa de ozono: Es un gas compuesto por moléculas de tres átomos de
oxigeno. Rodea al planeta tierra en forma de capa que absorbe los rayos
ultravioleta y protege al hombre de los efectos negativo de los rayos
solares.
Capa de ozono, zona de la atmósfera de 19 a 48 km por encima de la
superficie de la Tierra. En ella se producen concentraciones de ozono de
hasta 10 partes por millón. El ozono se forma por acción de la luz solar
sobre el oxígeno. Esto lleva ocurriendo muchos millones de años, pero los
compuestos naturales de nitrógeno presentes en la atmósfera parecen ser
responsables de que la concentración de ozono haya permanecido a un
nivel razonablemente estable. A nivel del suelo, unas concentraciones tan
elevadas son peligrosas para la salud, pero dado que la capa de ozono
protege a la vida del planeta de la radiación ultravioleta cancerígena, su
importancia es inestimable. Por ello, los científicos se preocuparon al
descubrir, en la década de 1970, que ciertos productos químicos llamados
clorofluorocarbonos, o CFC (compuestos del flúor), usados durante largo
tiempo como refrigerantes y como propelentes en los aerosoles,
representaban una posible amenaza para la capa de ozono. Al ser
liberados en la atmósfera, estos productos químicos, que contienen cloro,
ascienden y se descomponen por acción de la luz solar, tras lo cual el
cloro reacciona con las moléculas de ozono y las destruye. Por este
motivo, el uso de CFC en los aerosoles ha sido prohibido en muchos
países. Otros productos químicos, como los halocarbonos de bromo, y los
óxidos nitrosos de los fertilizantes, son también lesivos para la capa de
ozono.

2.2 DISTRIBUCIÓN DE LA CAPA DE OZONO


El ozono se encuentra muy desigualmente repartido en las capas
atmosféricas; las inferiores contienen a partir de los 20 Kms. De altura.
Va aumentando su proporción para alcanzar la mayor densidad hacia los
50 Kms. Y disminuir posteriormente hasta los 80. Por esta razón recibe el
nombre de ozonosfera (capa de ozono), la zona comprendida entre los 35
y 80 Kms, la cual se halla encima de la estratosfera y debajo de la
ionosfera.
La formación del ozono atmosférico es debido al bombardeo de las
moléculas de oxigeno por iones y electrones procedentes del sol, y su
presencia en la atmósfera hace posible la absorción de la casi totalidad de
la radiación ultravioleta del sol que incide sobre la tierra, de modo que
evite la acción destructora de los órganos vivos que llevaran a cabo la
radiación procedente del sol sin el filtro de la capa de ozono gaseoso. La
cantidad de ozono en la atmósfera varia según el lugar y el tiempo,
aumenta desde las zonas tropicales a los polos y experimenta una
oscilación anual imperceptible en el ecuador y de la mayor amplitud en los
polos, con un máximo en la primavera y un mínimo en el otoño.

2.3 FUNCION DE LA CAPA DE OZONO


En la superficie de la tierra, el ozono resulta perjudicial para la vida, pero
en la estratosfera, a una distancia entre 15 y 50 kilómetro, forma una
verdadera capa protectora de los rayos ultravioletas provenientes del sol,
ya que actúa como una pantalla que filtra dichos rayos; por lo que ésta es,
indudablemente su función específica en la estratosfera, que es donde se
encuentra en estado natural y es allí donde absorbe las peligrosas
radiaciones ultravioletas provenientes del sol, mientras que deja pasar la
luz visible para soportar la producción de las plantas que forman la base
de las cadenas alimenticias.
2.4 LA VERDAD SOBRE LA CAPA DE OZONO
La capa de ozono, según investigaciones científicas, se está reduciendo
entre un 2 y 3 % cada año.
La disminución del espesor de la capa de ozono fue por mucho tiempo un
misterio. Explicaciones ligadas a los ciclos solares o características
dinámicas de la atmósfera, parecen infundadas y hoy por día parece
probado que es debido al aumento de las emisiones del freón
(Clorofluorcarbono o C.F.C), un gas que se usa en la industria de los
aerosoles, plásticos y los circuitos de refrigeración y aire acondicionado.
El CFC es un gas liviano que se eleva hasta la estratosfera y debido a
que es muy estable puede permanecer allí por centenas de años. Sin
embargo, los rayos ultravioletas, en contacto con el CFC, producen una
reacción química que libera el Cloro y el Bromo y produce la destrucción
del ozono. Así, los mismos rayos, que ya no son los detenidos, alcanzan
la superficie de la tierra en mayor cantidad e intensidad.
Hasta hace apenas siete años, la destrucción de la capa de ozono debida
a las emisiones de CFC, era considerada como una amenaza remota,
como algo de la ciencia-ficción. Pero pocas cuestiones han alcanzado
tanta importancia como lo sucedido con este problema entre 1985 y 1986,
pues nuevos descubrimientos han puesto en evidencia que se trata de
algo verdaderamente urgente. Los investigadores descubrieron que en la
Antártida se ha producido una impresionante disminución de esta capa
protectora desde 1979. Así, aquello que hoy se conoce como "hueco del
ozono", ya ha alcanzado una dimensión igual al doble de la superficie de
los Estados Unidos.
La agencia para la protección del ambiente de los Estados Unidos (EPA)
calcula que un aumento constante del CFC en 2,5% por año, puede
provocar un millón de muertos por cáncer en la piel solamente en los
Estados Unidos y poner en peligro de muerte a otras 20.000 personas.
Así mismo, la EPA sostiene que el aumento de las radiaciones ultra
violetas incrementa las infecciones por herpes y parásitos.
Con todo, parte del uso del freón en realidad es superfluo, ya que podría
sustituirse con productos similares y con la vuelta sistemas viejos, tales
como nebulizadores en vez de aerosoles en los desodorantes y el
propano en las espumas de afeitar, por ejemplo. El problema de la
reducción de las emisiones de CFC es pues, una confrontación entre los
intereses de la industria y la salud global del planeta.

2.5 LA DESTRUCCION DE LA CAPA DE OZONO


Para 1974, los científicos empezaron a sospechar que los
clorofluorcarbonos (CFC) son gases que destruyen el ozono. Y, no
obstante hay CFC por todas partes. Se utilizan para fabricar todo tipo de
producto de espumas de plástico: desde el aislante de espuma en la rama
de la construcción hasta los vasos y envases para las llamadas "comidas
rápidas". Se utilizan como gas impulsor para los sprays de aerosol, como
refrigerantes en los aparatos de aire acondicionado y frigoríficos, como
disolventes para limpiar equipos electrónicos y muchos usos más.
Estos compuestos son muy estables por lo que su destrutibilidad persiste
y, cuando salen de algunos de los materiales nombrados anteriormente,
son arrastrados lentamente hasta la atmósfera. Allí, al ser bombardeado
por los rayos ultravioleta, finalmente se descomponen y liberan al
verdadero asesino del ozono: el cloro; el cual danza con las frágiles
moléculas de ozono, alas que destruye y de las que luego se aleja
intactas, dando vueltas hasta que se encuentra con otra molécula de
ozono a la que también destruye.
Una molécula de cloro puede continuar de este modo por más de un siglo,
destruyendo así unas 100.000 moléculas de ozono. Y, en el futuro existe
un riesgo de destrucción importante, por el posible aumento del cloro en
la estratosfera.
La destrucción de la capa de ozono se origina, entre las causas, por las
deforestaciones y el constante bombardeo de la atmósfera con los
llamados gases invernadero, producido por los diversos contaminantes
liberados desde la tierra.
Estos gases, emitidos por las centrales eléctricas que utilizan carbono y
petróleo (dióxido de azufre y oxido de nitrógeno). Así como el empleo de
contaminantes como los clorofluorcarbonos CFC que usan las industrias
de aerosol, de la refrigeración, espuma plástica, solventes y propulsores,
actúan como gases de invernadero sobre el planeta, que permiten la
entrada pero no la salida de la radiación solar, aumentando así la
temperatura de la tierra.
Las investigaciones científicas señalan que para fines del próximo siglo,
la destrucción del ozono estará por el orden de 3 a 10 % por el uso de
aerosoles.
Respecto a la destrucción de la capa de ozono, se trata del único
problema ambiental que ha encontrado una acción global unánime de
todos los países del mundo, incluyendo Venezuela. Para contrarrestarlo
se ha limitado sistemáticamente la producción de gases CFC y halones
en los próximos años.
Los científicos creen que de eliminarse por completo la producción de
sustancias que destruyen a la capa de ozono, el hueco detectado en la
Antártida podría existir hasta el año 2.100.
Podemos ver entonces la ironía de esta crisis relacionada con el ozono;
allá arriba (estratosfera) donde lo necesitamos, lo estamos destruyendo y
aquí abajo (troposfera) donde es venenoso lo estamos fabricando.

2.6 LA PARADOJA DEL OZONO


El ozono, es un escudo que resguarda nuestras vidas. El ozono es
contaminante nocivo.
Es posible que haya oídohablar de él de ambas manera. Cuál es la
correcta? Las dos. En la estratosfera, el lugar que naturalmente le
corresponde, el ozono efectivamente sirve para resguardar nuestras
vidas.
Pero aquí abajo, en troposfera, es un producto de la contaminación del
hombre. El hombre libera enormes cantidades de hidrocarburos al aire,
mayormente debido a la combustión de gasolina de los automóviles. La
luz solar reacciona con estos hidrocarburos y produce ozono.
El ser humano no está hecho para respirar ozono, recientemente, los
científicos se han dado cuenta que es más peligroso para la salud
humana de los que antes se pensaba. Hay quienes han hecho un llamado
urgente a fin de que se tomen las medidas estrictas tocantes a la
contaminación de ozono, pero de poco ha servido.
Sin embargo, muchos piensan porqué no enviamos el ozono de la
troposfera a tapar el hueco que hay en la estratosfera que es donde
realmente se necesita?
Esto tiene su respuesta lógica; y es el ozono, es demasiado inestable
para semejante viaje; mucho antes de llegar a la estratosfera, se
disgregaría.
Algunos científicos han ideado proyectos fantásticos para transportar
ozono a la estratosfera, mediante dirigibles o misiles. No obstante,
admiten que el costo sería enorme. Por lo visto, la única solución sería no
destruirlo allá arriba, ni fabricarlo acá abajo.

2.7 PRODUCCION DE CFC EN EL MUNDO.


La comunidad europea ocupa el primer puesto, 39,9 % en la lista de los
mayores productores de CFC, los gases responsables del desastre de la
capa de ozono, según un informe presentado por la organización
ambientalista GREENPEACE.
El segundo lugar lo ocupa los Estados Unidos con el 37,7% seguido de
Japón, que solo tiene el 12,3 % del mercado mundial de CFC, Europa del
este con el 7,2 %, China y los países en desarrollo con el 2,9 %. A pesar
de los llamados de alerta lanzados por los ambientalistas, según
GREENPEACE se ha hecho muy poco por proteger la capa de ozono,
agregando que la producción mundial de CFC en los últimos sesenta
años, en vez de disminuir se ha multiplicado.
De las 100 mil toneladas producidas en 1930 se pasó a un millón en el 60,
a 10 millones en el 80, y a los 16 millones en 1990. En el 2.000 se produjo
24 millones de toneladas.
GREENPEACE señala que aproximadamente cuarenta industrias
repartidas en 25 países del mundo, producen el CFC y otras sustancias
que destruyen la capa de ozono. Los más importantes, sin embargo, solo
cinco:
La " Dupont", de los Estados Unidos, la "ICI" de Inglaterra,
"Hoeschst" de Alemania, la "Atochem" de Francia y la italiana "
Montefluos".
Según GREENPEACE, sólo la Montefluos produjo en 1991 32 mil
toneladas de
CFC y 22 mil hidrofluorcarburos (HCFC).
Sin embargo, GREENPEACE señala que, a pesar de todas estas
amenazas, la fecha límite que los países de todo el mundo han
establecido para eliminar las sustancias químicas anti-ozono está muy
lejana e insuficiente para reducir los daños a la atmósfera.
Sustancias como el halos, CFC y tetracloruro de carbono no deberían ser
producidos a partir del 2.000 y el metilcloroformo en el 2.005, pero según
GREENPEACE, antes de estas fechas se expulsarán en el aire 8 millones
de toneladas de CFC.
Si no se interviene pronto para bloquear la producción de estas
sustancias químicas, las consecuencias podrían ser graves sobre todo
para la salud humana.

2.8 CONSECUENCIAS DE LA DISMINUCION DE LA CAPA DE OZONO


La salud humana, se vería seriamente afectada por una serie de
enfermedades que pueden aumentar tanto en frecuencia como en
severidad tales como:
Sarampión, herpes, malaria, lepra, varicela y cáncer de piel, todas de
origen cutáneo.

La exposición a la radiación ultravioleta ocasiona trastornos oculares y


muy especialmente cataratas causantes de ceguera.

Menos alimentos: las radiaciones ultravioleta afectan la capacidad de las


plantas de absorber la luz del sol en el proceso de fotosíntesis. También
puede verse reducido el contenido nutritivo y el crecimiento de las plantas.
El clima: Va a variar por las emisiones de CFC, las cuales pueden
contribuir al calentamiento global. La atmósfera actúa como un
invernadero para la tierra al dejar pasar la luz, pero retiene el calor. El
aumento de la cantidad de ciertos gases aumenta la capacidad de la tierra
para bloquear el calor, lo cual causa temperaturas más elevadas y
cambios climáticos.
Los materiales de construcción usados en edificios, pinturas, envases y
en muchos otros lugares, son degradados por la acción de las radiaciones
ultravioleta. El nivel del mar aumentaría como consecuencia de la
expansión de sus aguas, cuando se recalienten y derritan los glaciares.
Sostienen los científicos que para el año 2050 el aumento del mar será de
0,3 a 1,2 metros, produciéndose inundaciones costeras y erosiones.
También pronostican contaminaciones de suministros hídricos por la
ausencia de agua salada y se verá afectadas la economía de las zonas
costeras. Entre otros fenómenos extremos se producirán huracanes,
ciclones, olas de frío intenso y tifones.

La disminución de la capa de ozono parece hacerse cada día más


evidente y dramática. Además del agujero existente sobre el Artico cerca
del polo sur, recientemente se descubrió un nuevo hueco, sobre Australia
y Nueva Zelanda.
Según científicos australianos la disminución de la capa de ozono puede
ser motivada por periodo de incidencia en la atmósfera durante el
invierno.

Si desaparece la capa de ozono desaparece también la protección de los


rayos ultravioleta, principales causantes del cáncer de piel y de
modificaciones genéticas en la flora y la fauna.

La nave espacial "GALILEO" en su ruta hacia Júpiter, estudió la capa de


ozono, determinando que el principal agujero es más grande de lo que se
pensaba y está rodeado de una capa fina de hielo cristalizado.

Algunos investigadores consideran que el hielo que recubre el agujero en


la capa de ozono actúa como catalizador fotosensible y destruye todavía
más el ozono. Es por esta causa que la capa de ozono está disminuyendo
con mayor rapidez.
Consideran los científicos que el hielo en la estratosfera es un factor
constante. En cambio el dióxido de carbono es un factor que va en
aumento año tras año.

CAPITULO III
"SOLUCION"
3.1 ALTERNATIVA DE SOLUCION.
Estudiar la necesidad de acelerar la progresiva eliminación de los
productos que dañan la capa de ozono y extender la lucha a nuevas
sustancias. Ampliar los controles y la financiación de proyectos para
conseguir nuevas tecnologías que permitan eliminar el uso de productos
nocivos.

La capa de ozono es muy importante ya que esta absorbe los rayos


ultravioleta y los efectos negativos de los rayos solares.

De igual manera la reducción de la capa de ozono debilita el sistema


inmunológico humano, por eso la capacidad de respuesta del organismo
es menor y se hace más propenso a contraer enfermedades como el
cáncer de piel.

El principal enemigo de la capa de ozono son los clorofluorcarbono


presente en refrigeradores, aerosoles, y aparato de aire acondicionados
que transforma las moléculas de 3 átomos de oxigeno en oxigeno simple.

3.2 RECOMENDACIONES
La destrucción de la capa de ozono nos obliga a tomar ciertas medidas de
precaución aunque no es motivo suficiente para quedarse en casa o usar
un traje de astronauta, antes de salir a la calle. La exposición excesiva de
los rayos ha sido peligrosa y la disminución de la capa de ozono
simplemente aumenta el riesgo. Sin embargo, la probabilidad de ser
afectados por las radiaciones ultravioleta pude disminuir drásticamente si
se siguen ciertas recomendaciones dadas por los médicos mucho antes
de la destrucción de la capa de ozono se convierta en un tema esencial.
3.3 SUGERENCIAS
Cuando esté expuesto al sol por largos periodo de tiempo ropa para
protegerse. Esto significa que debe de escogerse ropas de tejidos
cerrados y usar sombrero de ala ancha. Las gorras de base ball no son
adecuadas por que deja expuestas al sol algunas partes delicadas de la
oreja.

En los días extremadamente soleados, cuando las personas utilizan por lo


general pantalones cortos y franelas, utilicen un protector solar.
Reduzca al mínimo la exposición de los rayos solares en el tiempo
comprendido entre las 10 AM. y 3 PM.

Utilice lentes de sol de alta calidad, que estén diseñados para absorber
las radiaciones ultravioleta cuando la luz solar es muy intensa.
Evitar el uso de compuestos que contengan Clorofluorcarbono (CFC).

3.4 CONCLUSIONES
Realmente ha sido impresionante conocer la cruda realidad en la
investigación realizada, a través de ella, pude darme cuenta de lo grave
que es la situación ambiental que nos rodea y de manera muy particular,
lo referente a la disminución de la capa de ozono, que en sí, es la
autodestrucción de hombre, porque es el mismo hombre quien está
destruyendo la capa de ozono y con ello su misma vida, pues la
producción de gases como los CFC en el mundo, es tan grande que en
este mismo instante, se dirigen gran cantidad de ellos hacia la
estratosfera donde luego continuaran con la destrucción de la capa de
ozono.
El ozono, tiene su ambiente natural en la estratosfera y nosotros le
enviamos los gases enemigos a destruirlo. En la capa de ozono, no hay
un agujero como en la calle que se puede tapar fácilmente, por lo que
creo que la solución inmediata es eliminar el uso de los gases
destructores del
ozono, especialmente los clorofluorcarbono (CFC) contenidos en los
sprays, refrigerantes, espumas de plásticos, aire acondicionados.

CAPITULO V
"BIBLIOGRAFIA"
BIBLIOGRAFIA
• MORRISON Y BOND. Química Orgánica México. Editorial
Limusa1978.
• PUIG, Ignacio. Curso General de Química Barcelona. Editorial Pro-
venza. 1978.
• RAKOFF, Henry Química orgánica. Caracas. Ediciones Eneva
1988
• REQUENA, Liney. Química Orgánica. Caracas. Ediciones
Eneva.1988

Panamá, 13 de diciembre de 2000


INTRODUCCIÓN
La vida en la Tierra ha sido protegida durante millares de años por una
capa de veneno vital en la atmósfera. Esta capa, compuesta de ozono,
sirve de escudo para proteger a la Tierra contra las dañinas radiaciones
ultravioleta del Sol. Hasta donde se sabe, es exclusiva de nuestro planeta.
Si desapareciera, la luz ultravioleta del Sol esterilizaría la superficie del
globo y aniquilaría toda la vida terrestre.

El ozono es una forma de oxígeno cuya molécula tiene tres átomos, en


vez de los dos del oxígeno común. El tercer átomo hace que sea
venenoso, mortal, si se aspira una pequeña porción de esta sustancia por
un período corto. El ozono es un gas inestable y puede ser destruido por
los compuestos naturales que contienen nitrógeno, cloro e hidrógeno.

Cerca de la superficie de la Tierra (la tropósfera), el ozono es un


contaminante que causa muchos problemas; forma parte del smog foto-
químico y del coctel de contaminantes que se conoce popularmente como
la lluvia ácida. Pero en la seguridad de la estratósfera, de 15 a 50 km
sobre la superficie, el gas azulado y de olor fuerte es tan importante para
la vida como el propio oxígeno.

De lo anterior se desprende que la capa de ozono que está arriba de la


Tierra contiene muchas toneladas de este gas; y se sabe que cambia su
espesor dependiendo de la estación del año, hora del día y temperatura
prevaleciente.

Estudios realizados al mediar la cantidad de rayos ultravioleta que caen


sobre la tierra, en áreas donde supuestamente la capa de ozono ha
disminuido, no han encontrado evidencia de que éstos hayan aumentado.

LA CAPA DE OZONO
Desde el punto de vista humano, la atmósfera es importante porque es
donde se crea el clima. Las condiciones atmosféricas son muy complejas,
pero uno de los hechos más impresionantes es la variación en la
temperatura a grandes altitudes. Después de caer a -75°F a 26
kilómetros, se eleva, justo por debajo de 60 kilómetros hasta una
temperatura muy cercana al punto de ebullición del agua. A
aproximadamente 80 kilómetros cae a -30° F; a 100 kilómetros, está en
cero y es más caliente arriba. La inversión de temperatura está
probablemente asociada con la capa de ozono.

El ozono (O3), la molécula de tres oxígenos, ocupa una capa atmosférica


de 10 a 30 millas hacia arriba de la superficie de la Tierra (de 17 a 50
kilómetros). Su importancia se basa en el hecho de que absorbe de
manera casi completa la luz ultravioleta.

La capa de ozono protege la vida en este planeta separando por filtración


mucha de la dañina radiación ultravioleta del sol y ayuda a conservar el
clima del planeta. La capa de ozono ayuda a mantener a la tierra cómoda
y segura.

Se mantiene una abundancia de ozono debido a un delicado equilibrio


entre producción, desplazamiento y eliminación. El ozono es producido
por la luz solar en los trópicos y desplazado a las regiones polares. Entre
ambas, se reduce en una cierta cantidad en los torbellinos de circulación
atmosférica que ocurren en invierno y en primavera.

También de importancia (y muy estudiada), sin embargo, es la eliminación


química del ozono debida a ciclos catalizados por el cloro, que ocurren en
las regiones polares durante el invierno y la primavera. Esta actividad se
origina en las nubes polares estratosféricas (PSC), en nubes de ácido
nítrico sólido y hielo formadas durante los extremadamente fríos inviernos
sobre los polos. Aunque estas nubes ya son familiares para los científicos,
su comportamiento químico ha sido revelado solamente a partir de fines
de los años ochenta.

Las reacciones químicas en la superficie de las partículas de la nube


cambian el cloro de estado inactivo a activo, con lo que se cataliza la
eliminación del ozono. Un indicador de esta actividad es la formación de
concentraciones crecientes de monóxido de cloro (ClO), que persiste una
o dos semanas después de haber ocurrido la acción catalítica de las
nubes (PSC). Esto, a su vez, está asociado con temperaturas bajas,
formadoras de nubes. La acción se inicia en diciembre conforme la
atmósfera se enfría lo suficiente para que se formen los PSC, y continúa
durante enero, procesando la mayor parte del aire del vortex y eliminando
el ozono. Al llegar febrero el calentamiento del aire en el vortex hace que
los PSC desaparezcan. No ha aparecido ningún agujero en la capa de
ozono en el ártico, dado que el calentamiento del aire en el vortex ocurre
antes que llegue suficiente luz solar para la eliminación catalítica del
ozono.

Los estudios y datos reunidos en otras regiones de la Tierra son motivo


de controversia, en función de la complejidad de los eventos atmosféricos
a lo largo del tiempo. Los estudios actuales indican que la reducción del
ozono está ocurriendo y va en incremento, y no necesariamente está
confinada a las regiones polares del globo. Los compuestos del cloro,
como los CFC utilizados como refrigerantes, son los culpables. Aunque en
la atmósfera son muy estables, son disgregados por la luz ultravioleta en
fragmentos moleculares que destruyen al ozono.

Por medio de procesos atmosféricos naturales, las moléculas de ozono se


crean y se destruyen continuamente. Las radiaciones ultravioleta del Sol
descomponen las moléculas de oxígeno en átomos que entonces se
combinan con otras moléculas de oxígeno para formar el ozono. Éste,
forma un frágil escudo, en apariencia inmaterial pero muy eficaz. Está tan
esparcido por los 35 km de espesor de la estratósfera que si se lo
comprimiera formaría una capa en la superficie de la tierra del espesor de
la suela de un zapato.

La concentración del ozono estratosférico varía con la altura, pero nunca


es más de una cien milésima parte de la atmósfera en que se encuentra.
Sin embargo, este filtro tan delgado es suficiente para bloquear casi todas
las dañinas radiaciones ultravioleta del Sol. Cuanto menor es la longitud
de onda de la luz ultravioleta, más daño puede causar a la vida, pero
también es más fácilmente absorbida por la capa de ozono.

La radiación ultravioleta de menor longitud de onda, conocida como UVC,


es letal para todas las formas de vida y es bloqueada casi por completo.
La radiación UVA, de mayor longitud, es relativamente inofensiva y pasa
casi en su totalidad a través de la capa. Entre las dos está la UVB, menos
letal que la UVC, pero peligrosa; la capa de ozono la absorbe en su mayor
parte.

Cualquier daño a la capa de ozono aumentará la radiación UVB. Sin


embargo, esta radiación está también limitada por el ozono troposférico,
los aerosoles y las nubes. El aumento de la contaminación del aire en las
últimas décadas ha ocultado cualquier incremento de la radiación, pero
ésta salvaguardia podría desaparecer si los esfuerzos para limpiar la
atmósfera tienen éxito. Se han observado aumentos bien definidos de la
radiación UVB en zonas que experimentan períodos de intensa
destrucción del ozono.

EL AGUJERO DE LA ANTARTIDA
Cada año, durante la primavera del Hemisferio Sur (septiembre a
noviembre), el nivel de ozono disminuye en la Antártica por acción del
cloro y del bromo presentes en la estratósfera. Esto es lo que conocemos
comúnmente como el agujero en la capa de ozono.

A pesar de que el 90% de las emisiones se hacen desde países del


Hemisferio Norte, el agujero se observa en el Polo Sur, debido a que gran
parte de estos gases se desplazan hasta la Antártica por efecto de los
vientos. Además, las condiciones meteorológicas exclusivas de la zona
favorecen la creación del agujero, ya que durante el invierno se crea una
masa aislada de aire muy frío con nubes de -80ºC que retienen el cloro y
el bromo. Con el retorno de la primavera al descongelarse las nubes, se
liberan estos elementos para reaccionar con el ozono. En octubre de 1998
las mediciones indicaron que el agujero era tan grande como el continente
africano, alcanzando el sur de Chile y Argentina. En esta misma fecha, el
agotamiento de la capa de ozono en la Antártica fue el mayor jamás
observado en esa época del año cubriendo un área de más de 25
millones de Km2 comparada con la media tradicional de 20 millones
registrada en años anteriores y superior a los valores máximos de 22
millones de Km2 de 1993. Entre los 15 ylos 22 Km de altitud, la pérdida
de ozono alcanzó el 80 por ciento; sin embargo esta medida permaneció
estable en comparación con el año anterior.

Las evaluaciones de la capa de ozono en los puestos de observación


Marambio, Neumayer y Syowa, determinaron niveles de ozono por debajo
del 25%, más bajos que los del mismo período en 1997. Nadie sabe
cuales serán las consecuencias del agujero en la capa de ozono, pero la
investigación científica exhaustiva no ha dejado dudas en cuanto a la
responsabilidad de los CFC.

AGOTAMIENTO EN EL HEMISFERIO NORTE


Las observaciones de la destrucción de la capa de ozono en el Hemisferio
Norte, no son menos inquietantes que en la región Antártica. Si bien no
hay agujero en el Ártico debido a ciertos factores meteorológicos, en
enero de 1993 la cantidad de ozono de todo el Hemisferio Norte sobre la
franja que va de los 45º a los 65º de latitud Norte había disminuido entre
el 12% y el 15%, durante casi todo el mes de febrero de 1993, los niveles
sobre América del Norte y muchas partes de Europa estuvieron un 20%
por debajo de lo normal.

ULTIMAS EVALUACIONES DE LA CAPA


Hasta el año 1997 las concentraciones de ozono continuaban en
descenso, pero la más reciente observación de la pasada primavera de
1998 determinó que la disminución de la capa de ozono había
permanecido estable con respecta al año anterior. El descenso general de
los niveles de ozono es alrededor de 3% cada diez años. La disminución
de ozono fue mayor en los años 80 que en los 70.
La disminución de los niveles de ozono en la estratósfera inferior (15 a 23
Km sobre la superficie de la Tierra) asciende en un 10% cada diez años.
En algunos lugares se ha observado un aumento en la radiación UV-B
conjuntamente con disminuciones de ozono (más del 1% de aumento de
UV-B por cada disminución porcentual del ozono). Los incidentes como
las erupciones volcánicas aumentan la pérdida de ozono al intensificar los
efectos CFC. Cualquier aumento de la radiación UV-B que llegue hasta la
superficie de la Tierra tiene el potencial para provocar daños al medio
ambiente y a la vida terrestre.

EL HOMBRE
La exposición excesiva del hombre a la radiación UV-B y la capacidad de
esta para disminuir las defensas inmunológicas, significarán altas tasas
de cáncer en la piel. Los resultados indican que los tipos más comunes y
menos peligrosos de cáncer de piel, no melanomas, son causados por las
radiaciones UV-A. Sin embargo, este cáncer aunque es de los menos
peligrosos, puede llegar a ser mortal.

Se calcula que hasta el año 2000 la pérdida de la capa de ozono fue del 5
al 10% para las latitudes medias durante el verano. Según los datos
actuales una disminución constante del 10% conduciría a un aumento del
26% en la incidencia del cáncer de la piel. Las últimas pruebas indican
que la radiación UV-B es causa de melanomas más raros pero malignos y
virulentos. La gente de piel blanca que tiene pocos pigmentos protectores,
es la más susceptible al cáncer cutáneo, aunque todos están expuestos al
peligro. Un agotamiento del 5% en la capa de ozono podría significar un
aumento de 240.000 casos de cáncer no melanoma en el mundo. La
Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos concluyó que
una disminución del 1% en el ozono estratosférico podría significar un 2%
de aumento en los casos de cáncer melanoma maligno en la población
del mundo.

El aumento de la radiación UV-B también provocará un aumento de los


males oculares tales como las cataratas, la deformación del cristalino y la
presbicia. Se espera un aumento considerable de las cataratas, causa
principal de la ceguera en todo el mundo. Una reducción del 11% de
ozono puede provocar entre 100.000 y 150.000 casos adicionales de
ceguera causada por cataratas. Las cataratas son causa de ceguera en
12 a 15 millones de personas en todo el mundo y causa problemas de
visión a otras 18 a 30 millones. La radiación UV-C es más dañina que la
UV-B causando ceguera por el reflejo de la nieve, pero es menos dañina
como causante de ceguera por cataratas.

La exposición a una mayor radiación UV-B podría suprimir la eficiencia del


sistema inmunológico del cuerpo humano. Las investigaciónes confirman
que la radiación UV-B tiene un profundo efecto sobre el sistema
inmunológico, cuyos cambios podrían aumentar los casos de
enfermedades infecciosas con la posible reducción de la eficiencia de los
programas de inmunización. La inmunosupresión por la radiación UV-B
ocurre independientemente de la pigmentación de la piel humana. Tales
efectos exacerbarían los problemas de salud de muchos países en
desarrollo.

LAS PLANTAS
Casi la mitad de las plantas jóvenes de las variedades de coníferas con
las que se experimentó fue perjudicada, limitando su crecimiento (por
ejemplo el centeno, el maíz y el girasol). Sin embargo, es difícil hacer
predicciones cuantitativas ya que entran en juego otros factores
ambientales.

El aumento de la radiación UV-B además provocaría cambios en la


composición química de varias especies de plantas, cuyo resultado sería
una disminución de las cosechas y perjuicios a Ios bosques. Dos tercios
de las plantas de cultivo y otras sometidas a pruebas de tolerancia de la
luz ultravioleta demostraron ser sensibles a ella. Entre las más
vulnerables se incluyeron las de la familia de los guisantes y las
habichuelas, los melones, la mostaza y las coles; se determinó también
que el aumento de la radiación UV-B disminuye la calidad de ciertas
variedades del tomate, la patata, la remolacha azucarera y la soya. La
producción de arroz también disminuye con la acción de la radiación UV-
B, ya que ésta afecta a los microorganismos que fijan el nitrógeno en el
agua que la planta absorbe. Ésta disminución de nitrógeno se puede
compensar con fertilizantes artificiales, pero no todos los países están en
capacidad de hacer este gasto.

LOS RÍOS Y MARES


La radiación UV-B afecta la vida submarina provocando daños hasta 20
metros de profundidad en aguas claras. Es muy perjudicial para el
plancton, las larvas de peces, los cangrejos, los camarones y otros
organismos pequeños, al igual que para las plantas acuáticas. Puesto que
todos estos organismos forman parte de la cadena alimenticia marina, su
disminución puede ocasionar asimismo una reducción en el número de
peces.

El fitoplancton produce anualmente más de la mitad de la biomasa del


planeta. Un aumento en la radiación UV-B reduciría la cantidad de
fitoplancton. Esto despojaría a los océanos no sólo de alimento si no de
su potencial como colectores de dióxido de carbono, contribuyendo así a
un aumento del gas en la atmósfera y al consecuente calentamiento
global. El zooplancton, segundo paso de la cadena alimenticia marina,
disminuiría en la superficie del agua a la mitad en cinco días, por una
disminución del 15% en la capa de ozono.

Una disminución del 16% en la capa de ozono mataría en la costa


pacífica norteamericana el 50% de las larvas de anchoas en 2 días y el
100% de las mismas en 12 días. Esta misma disminución causaría una
caída del 7% en la producción mundial de pescado, lo que significa 6
millones de toneladas anuales. Más del 30% de la proteína animal
consumida por el hombre viene del mar y en muchos países el porcentaje
es significativamente superior. Los países que dependen del pescado
como una importante fuente alimenticia podrían sufrir graves
consecuencias.
CONTAMINACIÓN AMBIENTAL
La destrucción del ozono estratosférico, agravaría la contaminación
fotoquímica en la tropósfera y aumentaría el ozono cerca de la superficie
de la Tierra donde no se lo desea. La contaminación fotoquímica ocurrirá
principalmente en las ciudades donde los gases de escape de los
vehículosy las emisiomes industriales tienen su mayor concentración. La
radiación UV-B estimula la reactividad química de estos contaminantes
facilitando la formación de nuevas sustancias, como el radical hidróxido
(OH-), que es el responsable de iniciar las reacciones que producen
ozono troposférico. Además la radiación UV-B estimula la formación de
peróxido de hidrógeno y ácidos como el sulfhídrico, que contribuyen a la
lluvia ácida. En zonas urbanas una disminución 10% del ozono
estratósferico, aumentaría del 10 al 25% el ozono troposférico. En zonas
rurales de latitudes medias, un 20% de disminución en el ozono
estratosférico, aumentaría el ozono troposférico en un 10%.

DAÑOS EN MATERIALES
Los materiales utilizados en la construcción, las pinturas, los envases y
muchos otros materiales como el caucho, el papel y los textiles son
degradados por la radiación UV-B. Los plásticos expuestos al aire libre
como los usados en invernaderos, son los más afectados y el daño es
grave en las regiones tropicales, en donde la degradación se intensifica
por las temperaturas y los niveles de luz solar más elevados. Los marcos
de las puertas y ventanas, las tuberías y los acabados de las
construcciones hechos en PVC se degradarán más rápidamente, al igual
que los parachoques de los vehículos hechos de poliuretano y
polipropileno. Las redes de pesca de nylon, polietileno y polipropileno, así
como los revestimientos de ciertas embarcaciones se deteriorarán con
mayor rapidez. La industria del empaque también se verá afectada.

SEGURIDAD AMBIENTAL
Alrededor de 1970, los científicos expusieron que la capa de ozono de la
atmósfera superior de la Tierra se estaba agotando, afectando nuestra
protección contra los rayos ultravioleta del Sol. En 1974 se descubrió que
ciertos refrigerantes que contenían cloro, al ser liberados a la atmósfera,
resultaban ser un factor en este proceso de agotamiento del ozono.

En 1987 un grupo internacional de científicos y de funcionarios


gubernamentales, representando a las principales naciones industriales,
se reunieron en Montreal e iniciaron controles mundiales sobre la
producción y uso de los CFC, incluyendo refrigerantes de uso común
como R-12 y R-22. La desaparición de la producción de CFC fue
programada para que ocurriera en el año 2000. En 1992 esto fue
acelerado para que ocurriera en diciembre 31 de 1995. Se estableció un
programa de transición para permitir el cambio a hidroclorofluorocarbonos
(CFC-22), con ciertas limitaciones, y a hidrofluorocarbonos (HFC).

En Estados Unidos se promulgaron reglamentos similares a través de


modificaciones al Clean Air Act. La agencia de protección ambiental
(EPA) emite reglamentaciones y directrices de implementación. El periodo
de transición de los años noventa está creando un conjunto enteramente
nuevo de restricciones. Tales restricciones están causando un cambio de
importancia en el diseño y servicio de los equipos de refrigeración.

CALENTAMIENTO GLOBAL Y LA INDUSTRIA DE REFIGERACIÓN


(HVAC/R)
Algunos refrigerantes o sistemas alternos han mostrado una tendencia
hacia sistemas de enfriamiento más intensivos en energía (ineficientes),
que podrían producir cantidades más altas de bióxido de carbono (CO2)
descargado al entorno proveniente de la combustión de fuentes de
energía de combustibles fósiles.
Cantidades más grandes de bióxido de carbono incrementan el grupo de
gases que se conocen como gases de invernadero. Estos gases permiten
que pase la radiación solar a través de la atmósfera de la Tierra, pero
restringen la cantidad de energía que escapa, manteniendo así un rango
de temperaturas compatibles con los seres vivientes. Gases en exceso
pudieran dar como resultado un excesivo calentamiento global.
En comparación con el problema de la degradación de la capa de ozono,
existe menos consenso mundial en relación con las causas y el impacto
del calentamiento global. Tanto el bióxido de carbono como los
refrigerantes CFC, sin embargo, han sido identificados como gases de
invernadero. La eliminación de los CFC tiene el potencial de reducir tanto
los gases de invernadero como el calentamiento global.

La erradicación de los CFC reductores de ozono tiene tendencia a


eliminar el efecto de invernadero, bajando así el riesgo potencial de
calentamiento global. Sin embargo, los refrigerantes de reemplazo
pueden producir sistemas de enfriamiento con menor eficiencia,
requiriendo por tanto el consumo de más electricidad. El CO2
incrementado que resulte de la producción eléctrica adicional tendrá
tendencia a compensar el beneficio de eliminar los CFC. Los refrigerantes
que en último término se consideren aceptables deberán tener a la vez un
bajo riesgo potencial de reducción de ozono (ODP) y un bajo riesgo
potencial de calentamiento global (GWP).

El siguiente cuadro muestra estas características para diversos


refrigerantes.

Figura 1: Riesgo potencial de reducción de ozono y de calentamiento


global.
Riesgo Riesgo
Fórmula Potencial de potencial de
Producto Químico
Química reducción de calentamiento
ozono global1
Clorofluorocarbonos
CFC-11 CCl3F 1.0 1.0
CFC-12 CCl3F2 1.0 2.8
CFC-114 CClF2- CClF2 1.0 3.7
Hidroclorofluorocarbonos
HCFC-22 CHClF2 0.05 0.34
HCFC-123 CHCl2-CF3 0.02 0.02
HCFC-124 CHClF-CF3 0.02 0.09
Hidrofluorocarbonos
HFC-125 CHF2-CF3 0.0 0.6
HFC-134a CHF2-CF3 0.0 0.3
Mezclas refrigerantes
51.1% CFC-
R-502 0.3 4.1
115
48.8% HCFC-
22
36% HCFC-
Mezcla ternaria: 0.03 0.16
22
24% HFCl5a
40% CFC 124
Otros refrigerantes
Agua H2O 0.0 0.0
Amoníaco NH3 0.0 0.0
Prod. De la combustión
Bióxido de carbono CO2 0.0 1.0
1Calculado; en comparación con CFC-12=2.8

EFECTO DE VARIOS REFRIGERANTES SOBRE LA CAPA DE OZONO


ESTRATOSFÉRICO
Desde hace muchos años se ha sostenido la teoría de que los gases
emanados de la tierra provocan un deterioro en la capa de ozono que la
protege de los rayos ultravioleta.

Esta hipótesis, presentada por primera vez en 1974 por los científicos
M.R. Molina y F.S. Rowland, fue confirmada por estudios posteriores de la
NASA mediante el uso de satélites y detectores de ozono en la Antártica,
donde el efecto parece ser más serio.

Después de algunos estudios se concluyó que algunos compuestos


halogenados, entre ellos los Clorofluorocarbonos -CFC's-, eran los
principales causantes de este fenómeno.
El cloro, importante componente de estos productos, es el que mediante
una acción acelerada por la luz del sol, ocasiona una destrucción del
ozono.

Figura 2
CFC + O3 ! Cl0 + O2 (1)
C10 ! Cl + O (2)
Cl + O3 ! Cl0 + O2 (3)
El cloro que se encuentra en la molécula del CFC se desprende mediante
la acción de la radiación solar, reaccionando con una molécula de ozono
para formar una molécula de monóxido de cloro y oxígeno (1).
El monóxido de cloro, por ser una molécula muy inestable, se separa
fácilmente dejando el radical de cloro libre de nuevo (2), para comenzar el
proceso otra vez (3).

La cantidad de moléculas de ozono que un CFC puede destruir es


variable, dependiendo del número de cloros y estabilidad que observe.
Los refrigerantes 11 y 12 son de los CFC's con más estabilidad y cloros
en su molécula, pero se pueden destruir hasta 100,000 moléculas de
ozono con una sola molécula de estos compuestos.

No todos los refrigerantes son igualmente dañinos a la capa de ozono


estratosférico. Se pueden agrupar los distintos refrigerantes según los
tipos de átomos que se encuentran en sus moléculas.
Los refrigerantes CFC contienen átomos de Cloro, Flúor y Carbono. Los
refrigerantes CFC son los que más dañan la capa de ozono. Hacen que
las moléculas de ozono se disgreguen, y se vuelvan a formar como
moléculas de oxígeno.

Los refrigerantes HCFC contienen Hidrógeno, Cloro, Flúor y Carbono.


Aunque estos refrigerantes también atacan la capa de ozono, su efecto es
aproximadamente la mitad de dañino que una cantidad igual de
refrigerante CFC.

ALTERNATIVAS PARA DISMINUIR LA EMISIÓN DE CFC'S A LA


ATMÓSFERA
Los refrigerantes HFC han sido inventados recientemente como una
alternativa a largo plazo para sustituir a los refrigerantes CFC y HCFC.
Sus moléculas contienen Hidrógeno, Flúor y Carbono. Dado que no
contienen cloro, no contribuyen a la reducción del ozono.

Los ejemplos de refrigerantes CFC son el R-11, el R-12 y el R-502. El R-


22 es un HCFC. Estos cuatro refrigerantes fueron, con mucho, los más
utilizados en el campo del aire acondicionado y de la refrigeración hasta
que se les atribuyó de la reducción del ozono. Hoy día, todos ellos están
siendo discontinuados. (Ver ANEXO #1)

La industria en general, está apoyando el desarrollo de productos que no


contengan cloro y que cumplan con las funciones que los CFC's tenían.
Este proceso es largo e involucra muchos cambios en el equipo de
refrigeración y pruebas en laboratorio, antes de que puedan ser
introducidos masivamente en el mercado.

Mientras tanto, Quimobásicos, S.A. de C.V., tratando de contribuir al


mejoramiento ambiental, introduce el primer Programa de Recuperación
de CFC's en México, como una manera efectiva de reducir la emisión de
estas sustancias a la atmósfera. (Ver ANEXO #2)
RETROSPECTIVA DEL OZONO
El reporte de 1985 relacionado con el descubrimiento del “agujero en la
capa de ozono” sobre Antártida, atrajo la atención sobre la idea de que las
personas pueden tener un impacto significativo en el ambiente global.
Este descubrimiento, junto con la evidencia de que el ozono se está
perdiendo en casi todas las latitudes afuera de los trópicos, ha acelerado
más investigaciones hacia las causas de la destrucción del ozono y de los
efectos biológicos del incremento de la exposición a la radiación
ultravioleta.

La principal preocupación es el impacto potencial de la destrucción de la


capa de ozono en la salud humana y en el ecosistema debido al
incremento de la exposición UV. Por ejemplo, se considera que puede
ocurrir un aumento del cáncer en la piel y de las cataratas en las
poblaciones humanas causado por un ambiente con más UV. También,
por el incremento del stress UV-B, puede resultar una menor producción
de ciertos cultivos. Mayores niveles de UV-B en la capa superior del
océano pueden inhibir la actividad fitoplancton, lo cual puede tener un
impacto sobre todo el ecosistema marino. Los efectos indirectos pueden
producirse por los cambios en la química atmosférica. Un incremento de
UV-B alterará las velocidades de reacción fotoquímica en la atmósfera
más baja, las cuales son importantes para la producción de la capa de
ozono superficial y de smog urbano.

Estos efectos potencialmente nocivos para los humanos y el ambiente


han conducido a resoluciones internacionales diseñadas para
descontinuar gradualmente la producción de substancias que deterioran
el ozono. Como resultado, las comunidades industriales y científicas han
colaborado para encontrar reemplazos seguros y económicos para los
clorofluorocarbonos (CFC's), los químicos artificiales implicados en la
destrucción del ozono.

REGLAMENTACIÓN FEDERAL SOBRE REFRIGERANTES


Durante los últimos 20 años, los científicos han documentado un “agujero
de ozono” en la atmósfera de la Tierra, y se han avanzado teorías acerca
de que algunos de los refrigerantes que contenían cloro eran, por lo
menos de manera parcial, responsables de los cambios atmosféricos que
se habían observado.

El ozono es una molécula en la atmósfera de la Tierra formada por tres


átomos de oxígeno enlazados (O3). Sus propiedades son distintas a las
moléculas de oxígeno, que está formado de dos átomos de oxígeno
enlazados (O2). El ozono se encuentra en el aire cerca de la Tierra
(ozono atmosférico) y también en los confines externos de nuestra
atmósfera de 8 a 30 millas por encima de la Tierra (ozono estratosférico).
El ozono atmosférico es dañino cuando se respira. Se trata del
subproducto de los rayos ultravioletas del Sol y la contaminación del aire.
Sin embargo, el ozono estratosférico es una capa de generación natural
que tiene la propiedad benéfica de obsorber y disipar los rayos
ultravioleta, impidiendo que lleguen a la Tierra. Los científicos están
preocupados con la reducción de esta capa de ozono estratosférico. Se
ha pensado que el incremento resultante en radiación ultravioleta que
llegue a la Tierra podría causar pérdidas de cosechas, desórdenes
oculares como cataratas y otras enfermedades de los ojos, enfermedades
epidérmicas como cáncer de piel, daños a la vida marina, daños a
bosques, entre otros y un incremento en el nivel de ozono atmosférico.
Además, la pérdida del ozono estratosférico ha sido vinculada con el
calentamiento global.

Sigue habiendo algún desacuerdo entre científicos respecto a si la


reducción del ozono estratosférico es de hecho causado o no por los
refrigerantes. Algunos científicos atribuyen la pérdida del ozono a
erupciones volcánicas o a otras causas naturales. Otros hacen notar que
el incremento en la concentración de cloro medida en la estratosfera a lo
largo de los últimos 20 años coincide con la elevación en la concentración
de flúor que tiene fuentes naturales distintas al cloro, pero que es utilizado
en los mismos refrigerantes que contienen cloro. Estos mismos científicos
también hacen notar que el incremento en las concentraciones de cloro
corresponden al uso creciente de refrigerantes que se sospechan son la
causa.

EL PROTOCOLO DE MONTREAL
Como parte de un esfuerzo mundial, 24 países y la comunidad Europea
se reunieron en Montreal, Canadá, en 1987 para iniciar controles
mundiales de substancias químicas que agotan el ozono. Incluía una
reducción voluntaria y una eliminación gradual de muchas sustancias
destructoras del ozono, incluyendo los refrigerantes CFC y HCFC. El
acuerdo internacional, entró en vigor en 1989. Alrededor del 90 por ciento
de las naciones del mundo que consumen y producen este tipo de
substancias firmaron el protocolo, y muchas de ellas, además, han
elaborado leyes que lo refuerzan.
Este acuerdo reducía generalmente la producción de los refrigerantes
CFC a 50% del nivel de 1986 para el año 1998. Desde 1987, el número
total de miembros incluidos en el Protocolo de Montreal ha aumentado a
132.

En una reunión el Londres en 1990, este grupo revisó el acuerdo,


requiriendo que toda la producción de CFC cesara para el año 2000. En
Copenhague, en 1992, se aceleró la programación de la descontinuación
de estas substancias. Las substancias controladas incluyen CFC's,
halones, tetracloruro de carbón, cloroformo metillo, HCFCs, HBFCs y
bromuro de metilo.

El R-11, el R-12 y el R-502 ya no se fabrican. Sin embargo, existen


millones de libras ya instaladas, y los refrigerantes recuperados de equipo
descartado harán que estos refrigerantes sigan disponibles durante el
futuro predecible (probablemente a un costo muy alto).
También agregaron hidroclorofluorocarburos (HCFCs) a la lista para que
su fabricación sea eliminada gradualmente.
La eliminación de los refrigerantes HCFC bajo el Protocolo de Montreal es
mucho más lento. La producción de HCFC se ha programado para que
esté virtualmente eliminada después del año 2020, aunque todavía se
discute la fecha exacta.

EL PROTOCOLO DE MONTREAL ES MENOS SEVERO CON LOS


PAÍSES EN DESARROLLO
En la reunión de las partes del protocolo en Viena en 1995, se efectuaron
algunos cambios al Protocolo de Montreal. En los países en desarrollo,
los CFC's y el tetracloruro de carbono se pueden seguir produciendo y
comprando para el uso hasta el año 2010 y el cloroformo de metilo hasta
el 2015. Las naciones desarrolladas también pueden seguir elaborando
CFC's hasta el 15% de su producción básica durante 1986; para
ayudarlas, de esta manera, a satisfacer sus necesidades domésticas y
para los usos esenciales tales como aparatos médicos.

Además, los países en desarrollo congelarán en el 2016 el consumo de


HCFC hasta los niveles del 2015 (máximo), y se descontinuarán
completamente en el 2040. En el año 2000, las partes discutirán los
posibles pasos para descontinuar las substancias controladas en los
países en desarrollo. Algunas partes han adoptado controles más
estrictos.

Los límites del consumo de los HCFC-22 y otros HCFCs, que aseguran el
acceso de la industria a estos refigerantes de gran uso hasta el año 2030,
enfrentan el reto de ser descontinuados más rápidamente. Este aspecto
de discutió en el encuentro del décimo aniversario del Protocolo de
Montreal, en 1997. Algunas naciones europeas, cuyo uso de HCFCs es
relativamente modesto, han presionado para descontinuar estas
substancias en una fecha más cercana, empezando con una reducción de
la capacidad de hasta el 2% y esencialmente prohibiendo toda la
producción de HCFC en el año 2015. Esto sería 15 años antes de la fecha
acordada en Viena.
Los negociadores de los Estados Unidos se opusieron firmemente. Una
fecha más temprana para descontinuar las substancias controladas
tendría “solamente minúsculos beneficios ambientales”, de acuerdo con la
posición de los Estados Unidos expresada en el último documento.
Además, cualquier otra disminución del consumo de HCFC desanimaría a
las naciones en desarrollo para utilizar estos refrigerantes y, por el
contrario, tendrían aún más incentivos para depender de los CFC's.

LAS ENMIENDAS AL ACTA DEL AIRE LIMPIO PROMUEVEN LA


EFICIENCIA DE ENERGÍA
Además del Protocolo de Montreal, otros organismos tales como la
Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos y la Comunidad
Europea han impuesto aún más estrictas regulaciones y programaciones
para descontinuar las substancias controladas . Las regulaciones de la
EPA afectan los requerimientos de certificación de los equipos, las
prácticas de mantenimiento y servicio, los requerimientos de recuperación
de refrigerantes, el entrenamiento y la forma cómo se llevan los registros
para el uso, venta y transporte de estas substancias.

El Título VI, de Protección del Ozono Estratosférico de la Enmienda de


1990 al Acta del Aire Limpio, (ley Pública 101-549) estableció una
programación para descontinuar la producción y unos porcentajes de
reducción anual para los químicos destructores de la capa de ozono.
Estas enmiendas promueven el reciclaje, prohíben la descarga intencional
de refrigerantes, restringen las emisiones de refrigerantes y establecen un
estricto control sobre su uso.

Desde el primero de enero de 1996, no se han producido más CFCs en


los Estados Unidos. Debido a la culminación de la descontinuación de la
producción de CFCs, los precios de éstos se han disparado y su
disponibilidad es incierta. Como resultado, las opciones de nuevos
refrigerantes designados para HFCs y CSF, aprobados por la EPA de los
Estados Unidos bajo el Acta del Aire Limpio, le han permitido a las
compañías y a los países la flexibilidad de descontinuar sus viejos
sistemas y enfriadores.
Estos nuevos enfriadores, por lo general, son de un 35 a un 40% más
eficientes que los CFCs instalados 20 años atrás y los beneficios
financieros son buenos para todos. En todos los ámbitos, desde los
países y las compañías hasta los dueños de los edificios y los
administradores, la disminución de los costos operativos y la temprana
amortización del costo de los enfriadores ayudan a disminuir los costos
operativos. De hecho, dentro de un año, los propietarios de enfriadores
ahorrarán aproximadamente $480 millones. Esta es suficiente electricidad
para abastecer las necesidades anuales de 740,000 hogares americanos.

Dado que la disminución de los costos de capital significa una


descontinuación potencialmente más rápida de los CFCs, la atmósfera
superior de la Tierra estará en capacidad de reconstruir su capa de ozono
más pronto de lo esperado. Además la Agencia Ambiental de los Estados
Unidos ha calculado que cuando el 44% de los enfriadores CFC se
reemplacen y conviertan (lo cual se espera que ocurra en el año 2000),
los propietarios de los enfriadores reducirán el uso de energía en 7,000
millones de kilovatios/hora al año. Dado que una mayor eficiencia significa
menos uso de energía y menores emisiones de dióxido de carbono, los
nuevos refrigerantes son una contribución importante al cambio climático
global.

Figura 3. I. Resumen de las Medidas del Protocolo de Montreal


Substancias dañinas para
Países Desarrollados Países en Desarrollo
el ozono
Descontinuación total a Descontinuación total
Clorofluorocarbonos (CFCs)
final de 1995 en el 2010
Descontinuación total a Descontinuación total
Halones
final de 1993 en el 2010
Descontinuación total a Descontinuación total
Tetracloruro de carbono
final de 1995 en el 2010
Cloroformo metilo Descontinuación total a Descontinuación total
final de 1995 en el 2015
Suspendidos a
principio de 1996
35% de reducción para
Suspendidos en el 2016
el 2004
con base en el nivel del
65% de reducción para
Hidroclorofluorocarbonos 2015.
el 2010
Descontinuación total
90% de reducción para
en el 2040
el 2015
Total descontinuación
en el 2020
Descontinuación total a Descontinuación total a
Hidrobromofluorocarbonos
final de 1995 final de 1995
Suspendidos en 1995
en el nivel base de Descontinuación total
1991 en el 2010
Bromuro metilo 25% de reducción para Suspensión en un
el 2001 promedio del nivel base
50% de reducción para de 1995-1998.
el 2005

Figura 4. Programación para descontinuar los CFC: producción


permitida y consumo para los países desarrollados.
1990
1987 1994
Protocolo 1992 1990
Protocolo Programación
de Protocolo de Enmiendas
de de la
Montreal Montreal en Al Acta del
Montreal Comunidad
en Copenhague Aire Limpio
Original Europea
Londres
1990 100%
1991 100% 100% 85%
1992 100% 100% 80%
1993 80% 80% 75% 50%
1994 80% 80% 25% 25% 15%
1995 80% 50% 25% 25% 0%
1996 80% 50% 0% 0%
1997 80% 15%
1998 80% 15%
1999 50% 15%
2000 50% 0%

REVISIÓN DE LA NUEVA PROPUESTA DE LA EPA


La restricción en la producción y la eliminación voluntaria de refrigerantes
dañinos del protocolo de Montreal fue considerada insuficiente por la
agencia de protección ambiental (EPA). La EPA agregó requerimientos
adicionales en el Federal Clean Air Act (CAA), sección 608. Entre los
incisos agregados están los puntos siguientes:
 Todas las personas que le den mantenimiento, servicio, reparación o
se ocupen de desechar aparatos domésticos, deben estar certificadas por
EPA.
 Se establecen requisitos sobre el manejo de refrigerantes, incluyendo
su regeneración, recuperación, reciclaje y el equipo utilizados en estas
técnicas de servicio.
 Se prohíbe la liberación intencional a la atmósfera de refrigerantes
CFC y HCFC.
 Es obligatorio mantener registros escritos para tener control de todo
refrigerante adquirido, mostrando en qué se utilizó cada libra.
 Se hizo obligatoria la reparación de equipo que exceda un cierto
tamaño y velocidad de fuga.
 La infracción de las reglas de manejo de refrigerantes o de requisitos
de certificación pueden dar como resultado multas de 25,000 dólares por
día, por cada infracción. Se ofrece una recompensa de 10,000 dólares a
quienes proporcionan información en relación con infracciones a EPA.
 Se impusieron cargas fiscales pesadas (impuestos sobre ventas y
derechos), aumentando dramáticamente los precios de los refrigerantes a
fin de desalentar su utilización.

En 1990, el Congreso de los Estados Unidos empezó una serie de


eventos. Primero, apoyaron el Protocolo de Montreal con la prohibición de
producción total de CFCs para el año 2000. Segundo enmendaron la Ley
de Aire Limpio (CAA) de los Estados Unidos para controlar la producción
y el uso de refrigerantes que se necesitan para todas las aplicaciones de
refrigerantes, incluyendo los sistemas de MVCA.
El Congreso tuvo dos objetivos principales:
 Reducir el uso y emisiones (venteo) de CFCs y HCFCs; y
 Requerir la recuperación y reciclado de estos refrigerantes.
En 1992, con el creciente conocimiento respecto al agotamiento del ozono
y sus efectos, los Estados Unidos, a solicitud del aquel entonces
presidente George Bush, ordenó poner fin a toda la producción de CFCs
para el 31 de diciembre de 1995. Luego de esta fecha los refrigerantes
CFCs no pueden ser producidos en los Estados Unidos, ni tampoco ser
importados a dicho país. Esto deja únicamente CFCs con carácter de
inventario en existencia y recuperados, disponibles para el servicio de aire
acondicionado (A/C).

Figura 4. La siguiente gráfica de barras muestra la eliminación gradual de


producción fijada por el Presidente Bush usando la producción de CFC's
de 1986 como la cifra de base 100%.
Como una medida adicional para limitar su uso, la CAA introdujo un
impuesto progresivo (ascendente) sobre CFCs vírgenes, en particular el
refrigerante CFC-12 que es usado en los sistemas de MVAC hoy en día.

Figura 5. Esta figura muestra el Impuesto al Consumo de CFCs en los


Estados Unidos basado en niveles de inventario el 1º de enero de cada
año.

Fechas Que Hacen Epoca

1987: EE.UU.y 22 otras naciones firman el Protocolo de Montreal.


Las enmiendas a la Ley de Aire Limpio (CAA) de 1990 imponen
1990: nuevos reglamentos a la industria de servicio de aire acondicionado
(A/C).
La venta de R-12 en latas pequeñas es limitada a aquellos que
1992:
están entrenados y certificados en el manejo seguro de CFCs.
Todos los talleres de servicio de A/C deben recuperar el CFC-12, y
1993: todos sus técnicos deben ser entrenados y certificados en el
procedimiento de recuperación.
El 14 de noviembre de 1994, la venta de refrigerantes conteniendo
1994:
una substancia clase I o clase II es limitada a técnicos certificados.
Toda producción de CFC-12 en los EE.UU. y otros países
1995:
desarrollados cesó el 31 de diciembre de 1995.

ESFUERZOS PARA SOLUCIONAR EL PROBLEMA


Los productores de refrigerantes, confrontando cuotas de producción
declinantes y la eventual eliminación de los CFCs, empezaron a buscar
alternativas en refrigerantes que fuesen gentiles con el ozono y brindasen
un desempeño similar. A estas compañías muy pronto se unieron los
fabricantes mundiales de automóviles, buscando un reemplazo para el
CFC-12 para la fabricación de vehículos nuevos. El único refrigerante
alterno usado actualmente por los fabricantes mundiales de automóviles
es el HFC-134ª.

AVANCES DEL PERU EN LA PRESRVACION DE LA CAPA DE


OZONO

Científicos peruanos están realizando importantes esfuerzos para la


preservación de la Capa de Ozono. Premiado por el Programa de las
Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) por contar con una de
las unidades nacionales de ozono más destacadas, el Perú ha
representado a Latinoamérica y el Caribe en el Comité Ejecutivo del
Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal.

Perú ha logrado cumplir con la primera medida de control establecida por


el Protocolo de Montreal, relativa a las sustancias que agotan la capa de
ozono.
Hasta hace muy poco se pensaba que las sustancias destructoras de la
capa de ozono provenían básicamente en los aerosoles. Sin embargo,
existen muchos otros agentes como los clorofluorocarbonos (CFC), que
son utilizados principalmente en la refrigeración, en espumas y aerosoles;
los halones, que contienen bromo y se encuentran en extintores de
incendios; el tetracloruro de carbono, usado en los solventes de limpieza,
para combatir incendios, como pesticida, para la limpieza en seco y como
fumigante para cereales y el tricloroetano.

Otras sustancias son el metil-cloroformo, muy usado para la limpieza de


metales y que no es tan perjudicial pero significa una amenaza, y el
bromuro de metilo, que forma parte de la composición de los fumigantes
de múltiples aplicaciones

Esto significa que quienes utilizan sistemas de refrigeración, aire


acondicionado, espumas, extintores, aerosoles, solventes de limpieza, o
de fumigación, es decir, todo lo que contenga sustancias de cloro y
bromo, están contribuyendo al agotamiento o destrucción de la capa de
ozono.
La función de la capa de ozono no es otra que la de salvaguardar la vida
del planeta, las moléculas de ozono (O3) concentradas entre los 15 y 35
Km. de altura, determinan que la estratosfera cuente con una estructura
térmica que le permite absorber la radiación ultravioleta nociva. Sin
embargo, desde el siglo pasado arriesgamos la capa de ozono al liberar
en la atmósfera todos estos químicos que destruyen la capa trastornando
el delicado equilibrio natural.

Existe, la Oficina Técnica del Ozono (OTO), el próximo año se sentirán los
efectos producidos por este debilitamiento. Los daños se manifiestan en
cáncer de piel, cataratas, debilitamiento del sistema inmunológico,
alteración de los ciclos vegetales, empobrecimiento de los océanos y
aumento de la contaminación ambiental.
Una lucha sin fronteras

Desde 1920 se vienen realizando observaciones aisladas de ozono, pero


los estudios sistemáticos comenzaron hace unos 40 años. Unos 60
países contribuyeron con datos al Sistema Mundial de Observación del
Ozono (SMOO3) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
En 1975, la OMM emitió la primera declaración científica: "Modificación de
la capa de ozono debido a actividades humanas y algunas consecuencias
geofísicas posibles". Luego se unió al Programa de las Naciones Unidas
para el Ambiente y lograron en Washington D.C., en 1977, el primer plan
internacional para proteger la capa de ozono.

Ocho años más tarde, en 1985 la comunidad internacional firmó el


Convenio para la Protección de la Capa de Ozono y en 1987 el Protocolo
de Montreal. En la década de los noventa se han firmado dos enmiendas
al Protocolo (Londres, 1990 y Copenhague, 1992) donde se especifican
medidas drásticas en el uso de clorofluorocarbonatos (CFC), y otras
sustancias. Este protocolo fue suscrito por 169 países, además del Perú.
De la cifra mencionada, 118 son naciones en desarrollo.
Hacia el año 2002, el Protocolo de Montreal plantea metas para reducir el
uso de otras sustancias perjudiciales, como la congelación de los
llamados halones, al nivel promedio alcanzado entre 1995 y1997; además
de estabilizar el uso del bromuro de metilo a la cifra promedio obtenida en
el período 1995 y 1998.
En el 2006 se espera eliminar el uso de los llamados CFC, que son
utilizados principalmente en la refrigeración, espumas y aerosoles; el
tetracloruro de carbono, usado en los solventes de limpieza, y el
tricloroetano.

Perú, abanderado de la defensa de la capa de ozono


El Perú ha tenido una activa participación en la lucha mundial por la
defensa de la capa de ozono: entre 1997 y 1998, fue miembro del Comité
Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal en
representación del grupo de Latinoamérica y el Caribe; recibió un premio
del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
por contar con una de las unidades nacionales de ozono más destacadas
y a solicitud del PNUMA, proporcionó asistencia bilateral a Bolivia, labor
que fue calificada como excelente.

Aunque al igual que todas las naciones en desarrollo, el país tiene un


período de gracia de diez años para implementar el protocolo, autoridades
y científicos optaron por preparar y presentar proyectos nacionales. Es así
como se inicia el Plan de Acción Nacional para eliminar en forma
progresiva, el consumo de las denominadas sustancias agotadoras del
ozono (SAO) y con ese propósito se implementan proyectos, se brinda
capacitación y se promueve la sensibilización de la opinión pública.

El mencionado plan integra el Programa País, que contiene el inventario


nacional del consumo de las SAO. Luego de aprobarlo se creó la Oficina
Técnica de Ozono (OTO/PERU), que depende del viceministerio de
Industria y cuyo jefe es la ingeniera Carmen Mora Donayre. Esta entidad
es responsable de garantizar el cumplimiento del documento internacional
y actúa como Punto Focal Nacional ante las diversas instancias del
protocolo.

A la fecha suman 25 los proyectos destinados a reconvertir a las


empresas que utilizan las SAO, con el propósito de lograr la paulatina
eliminación de su consumo. Estas propuestas tienen un costo de cuatro
millones 275 mil 172 dólares, financiados, en calidad de donación, por el
Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal.
En 1993, pasos previos fueron la creación de la Comisión Nacional de
Cambios Climáticos y, como parte de ésta, el Grupo Nacional de Trabajo,
encargado de ejecutar el instrumento internacional y las llamadas
Enmiendas de Londres.

El primer combate: las refrigeradoras


En el Perú, el 70 por ciento de las sustancias que dañan la capa de ozono
son usadas en el sector de la refrigeración. Por esa razón que OTO/Perú
ha concentrado sus esfuerzos en medidas para disminuir el uso de
clorofluorocarbonatos (CFC) en las refrigeradoras.
S
e ha creado una red de recuperación y reciclaje de refrigerantes,
mediante la cual se emplean equipos de recuperación que llegaron en
calidad de donación, para extraer el CFC de las refrigeradoras y
cambiarlo por sustancias alternas. También se cuenta con el Programa
Nacional de Capacitación de Técnicos en Refrigeración, una actividad
complementaria destinada a preparar personas para que conozcan el
funcionamiento de los artículos que usan diversos tipos de gases.

Se labora, además, en el Plan de Manejo de Refrigerantes, un


complemento de los proyectos de reconversión, recuperación y buenas
prácticas. Esta actividad incluye la formación de agentes de aduanas,
quienes deben prepararse para aplicar las próximas normas relacionadas
con este tema.
Gracias a estas iniciativas el pasado primero de julio el Perú logró
estabilizar el consumo de los CFC, al nivel promedio obtenido entre 1995
y 1997 (425 TM). De esta forma se materializó la primera medida de
control establecida en el documento internacional.

Sobre la normatividad
Por el momento no es posible tomar medidas drásticas ya que, aunque
los modernos sistemas de refrigeración producidos a nivel mundial no
usan CFC, la mayoría de los productores peruanos continúan utilizando
esta sustancia. Por eso las nuevas disposiciones van en la línea de
prohibir la fabricación de equipos que usen CFC, lo cual además de
normar, implica asistir a las empresas y orientar el proceso de reciclaje.
La propuesta de normas contiene otro punto que está relacionado con el
control de las cantidades importadas de las sustancias que afectan a la
capa protectora de la atmósfera, a fin de garantizar el cumplimiento de la
eliminación gradual.
En la lista de actividades figuran, también, la acreditación de los técnicos
y la creación del sello ozono, para lo cual la OTO/PERU esta definiendo
una metodología.

Observatorio de Vigilancia Atmosférica Global (VAG)


Desde el mes de abril de 1999, a seis horas de Lima, en una de las zonas
que tiene el cielo menos contaminado y a cuatro mil 400 metros sobre el
nivel del mar, está el Observatorio de Vigilancia Atmosférica Global (VAG)
de Marcapomacocha, el más alto del mundo y uno de los tres que
funcionan en Latinoamérica para realizar las mediciones de la capa de
ozono. Los otros están en Ushuaia (Argentina) y Belém (Brasil).
La estación está integrada al Programa de Vigilancia Atmosférica Global
(VAG), establecido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
Mediante un instrumento que atrae la atención, el espectrofotómetro
Dobson, unidad que cuenta con un conjunto de prismas, lentes y espejos,
se determina la cantidad de ozono que hay sobre el centro del territorio,
que en estos momentos es de 266 unidades. El promedio mundial de
concentración es de 300 unidades Dobson. Estos datos se remiten a
Buenos Aires y a la sede de la National Oceanographic Atmosferic
Administration (NOAA), en Boulder, Estados Unidos.
OEI

BIBLIOGRAFÍA
ARI. Manual de Refrigeración y Aire Acondicionado. Tomo I. Tercera
Edición. Prentice Hall, México, 1999. Págs. 368.
TURNKIST, Carl. MODERN REFRIGERATION. 11a. Edición. The Good
Herat-Willcox Co., 1998.
AC/R Latinoamericana. Vol. 2 No. 3 Mayo/Junio 1999. Regulaciones y
Nuevos Refrigerantes.
Textos y fotografías extraídas de la enciclopedia Microsoft Encarta
98.
Información y dibujos ilustrativos obtenidos a través de la red de
redes: Internet.
Página web oficial de Green Peace en España.
Página web de “Un planeta limpio”.
El fin del mundo vende, o eso parece. Los medios tradicionales, por lo
menos aquí en Argentina, prácticamente no pasan noticia que transcurra
fuera del país a no ser que se trate de un terremoto, maremoto,
avalancha, inundación o derretimiento de un glaciar. “Miles de muertos,
miles de desaparecidos, miles de víctimas”, cuantas más mejor y
acompañadas por música trágica, clásica en lo posible. En consecuencia,
aunque uno crea aunque sea un poco en el calentamiento global termina
cansándose aún de las apariciones de Al Gore en Futurama y Los
Simpson.

Lo cierto es que exista o no exista el calentamiento global (y de existir,


sea por causa del accionar humano o no), al ver noticieros, documentales
o algunos medios digitales, pareciera que (Mayas de por medio o no), nos
queda poco tiempo en la Tierra. ¿Se acuerdan de la capa de ozono?
Fue uno de los primeros signos de que algo andaba mal, todos los
años era noticia el famoso agujero que no dejaba de agrandarse por culpa
de los benditos aerosoles (BTW, recuerdan el episodio de South Park en
el que Butters quiere destruir el mundo?).

Pues bien, los últimos reportes indican que no sólo el agujero de la capa
de ozono ha dejado de extenderse sino que, de mantenerse las
últimas tendencias, podría desaparecer por completo para la mitad
del siglo. El reporte fue emitido por las Naciones Unidas he indica que la
excelente noticia es resultado de haber dejado de utilizar más de cien
sustancias presentes en gran variedad de dispositivos. Por obvias
razones, la desaparición del agujero ayuda a combatir el cambio climático,
principalmente por el hecho de que las sustancias que lo dañan suelen
ser nocivas para el ambiente.

Según cálculos, de no haber detenido las emisiones de estas sustancias


el agujero podría haber aumentado increíblemente en estos años, en
tanto se habrían prevenido más de 20 millones de casos de cáncer de
piel y 130 millones de casos de cataratas. Curiosamente, la noticia
apenas está saliendo en los medios y no tengo dudas que de haber sido
al revés, de haberse expandido todavía más el agujero, no habría dejado
de salir en todos lados, con expertos y más expertos hablando de cómo
se está llendo todo a la . Una muy buena noticia para todos, que
demuestra que tan mal no estamos.

Tres científicos británicos sorprendieron al mundo cuando dieron a


conocer el 16 de mayo de 1985 -hace 25 años- que los químicos en
aerosol, entre otros factores, habían creado un agujero en la capa de
ozono sobre el Polo Sur. La capa de ozono, que protege a la vida en la
Tierra de la radiación perjudicial del sol, se convirtió en una sensación de
la noche a la mañana. Y el agujero en la capa de ozono se convirtió en
imagen emblemática del impacto de la humanidad sobre el planeta.
Actualmente, el hoyo en la capa de ozono -en realidad, una región de
ozono adelgazada, no un agujero en sí- no crea titulares igual que antes.
El tamaño del agujero se ha estabilizado, gracias a décadas de
legislaciones para prohibir los aerosoles. Sin embargo, advierten los
científicos, aún hay peligros.

Primero, la buena noticia: desde que el Protocolo de Montreal de 1989


prohibió el uso mundial de químicos que adelgazan el ozono, el agujero
ha dejado de crecer. Además, ahora la capa de ozono bloquea más
radiación del tipo que provoca cáncer que en cualquier otro momento
durante una década, debido a que su grosor promedio ha aumentado, de
acuerdo a un reporte de la ONU del 2006. Los niveles atmosféricos de los
químicos que reducen el ozono han alcanzado sus niveles más bajos
desde que llegaron a niveles sin precedentes en los 90, y el agujero ha
comenzado a reducir su tamaño.

Ahora la mala noticia: la capa de ozono también se ha adelgazado sobre


el Polo Norte. Se pronostica que dicho adelgazamiento continuará
ocurriendo durante los siguientes 15 años debido a fenómenos
relacionados con el clima que los científicos aún no pueden explicar del
todo, de acuerdo al mismo reporte de la ONU. Y reparar el agujero en el
ozono sobre el Polo Sur tardará más tiempo de lo que se anticipaba
anteriormente, y no se terminará de hacer hasta algún punto entre el 2060
y el 2075. Ahora, los científicos comprenden que el tamaño del agujero en
la capa de ozono varía dramáticamente de un año a otro, lo cual complica
los intentos de pronosticar con precisión el tamaño futuro del agujero.

De forma interesante, estudios recientes han mostrado que el tamaño del


agujero en la capa de ozono afecta la temperatura global. Cerrar el
agujero de hecho acelera el derretimiento de los campos de hielo polares,
de acuerdo a un estudio del 2009 realizado por el Comité Científico para
la Investigación en la Antártida.

Así que aún cuando las leyes ambientales han revertido exitosamente la
tendencia en el desgaste de la capa de ozono, los efectos duraderos del
uso de aerosoles, así como el vínculo entre el agujero en la capa de
ozono y el calentamiento global, es algo que prácticamente asegura que
el problema persistirá hasta que termine el siglo.
Perú avanza en preservación de la capa de
ozono
Científicos peruanos están realizando importantes esfuerzos para
la preservación de la Capa de Ozono. Premiado por el Programa
de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) por
contar con una de las unidades nacionales de ozono más
destacadas, el Perú ha representado a Latinoamérica y el Caribe
en el Comité Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de
Montreal.

Por Claudia Bayona,


Corresponsal del Servicio
Informativo Iberoamericano
de la OEI, Lima (Perú).-

Hasta hace muy poco se


pensaba que las sustancias
destructoras de la capa de
ozono provenían básicamente
en los aerosoles. Sin
Perú recientemente ha logrado cumplir con la embargo, existen muchos
primera medida de control establecida por el otros agentes como los
Protocolo de Montreal, relativa a las sustancias que clorofluorocarbonos (CFC),
agotan la capa de ozono. que son utilizados
Claudia Bayona-Corresponsal del Servicio principalmente en la
Informativo Iberoamericano de la OEI.
refrigeración, en espumas y
aerosoles; los halones, que contienen bromo y se encuentran en
extintores de incendios; el tetracloruro de carbono, usado en los solventes
de limpieza, para combatir incendios, como pesticida, para la limpieza en
seco y como fumigante para cereales y el tricloroetano. Otras sustancias
son el metil-cloroformo, muy usado para la limpieza de metales y que no
es tan perjudicial pero significa una amenaza, y el bromuro de metilo, que
forma parte de la composición de los fumigantes de múltiples aplicaciones

Esto significa que quienes utilizan sistemas de refrigeración, aire


acondicionado, espumas, extintores, aerosoles, solventes de limpieza, o
de fumigación, es decir, todo lo que contenga sustancias de cloro y
bromo, están contribuyendo al agotamiento o destrucción de la capa de
ozono.

La función de la capa de ozono no es otra que la de salvaguardar la vida


del planeta, las moléculas de ozono (O3) concentradas entre los 15 y 35
Km. de altura, determinan que la estratosfera cuente con una estructura
térmica que le permite absorber la radiación ultravioleta nociva. Sin
embargo, desde el siglo pasado arriesgamos la capa de ozono al liberar
en la atmósfera todos estos químicos que destruyen la capa trastornando
el delicado equilibrio natural.

Según Carmen Mora, jefe de la Oficina Técnica del Ozono (OTO), el


próximo año se sentirán los efectos producidos por este debilitamiento.
Los daños se manifiestan en cáncer de piel, cataratas, debilitamiento del
sistema inmunológico, alteración de los ciclos vegetales, empobrecimiento
de los océanos y aumento de la contaminación ambiental.

Una lucha sin fronteras

Desde 1920 se vienen realizando observaciones aisladas de ozono, pero


los estudios sistemáticos comenzaron hace unos 40 años. Unos 60
países contribuyeron con datos al Sistema Mundial de Observación del
Ozono (SMOO3) de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

En 1975, la OMM emitió la primera declaración científica: "Modificación de


la capa de ozono debido a actividades humanas y algunas consecuencias
geofísicas posibles". Luego se unió al Programa de las Naciones Unidas
para el Ambiente y lograron en Washington D.C., en 1977, el primer plan
internacional para proteger la capa de ozono.

Ocho años más tarde, en 1985 la comunidad internacional firmó el


Convenio para la Protección de la Capa de Ozono y en 1987 el Protocolo
de Montreal. En la década de los noventa se han firmado dos enmiendas
al Protocolo (Londres, 1990 y Copenhague, 1992) donde se especifican
medidas drásticas en el uso de clorofluorocarbonatos (CFC), y otras
sustancias. Este protocolo fue suscrito por 169 países, además del Perú.
De la cifra mencionada, 118 son naciones en desarrollo.

Hacia el año 2002, el Protocolo de Montreal plantea metas para reducir el


uso de otras sustancias perjudiciales, como la congelación de los
llamados halones, al nivel promedio alcanzado entre 1995 y1997; además
de estabilizar el uso del bromuro de metilo a la cifra promedio obtenida en
el período 1995 y 1998.
En el 2006 se espera eliminar el uso de los llamados CFC, que son
utilizados principalmente en la refrigeración, espumas y aerosoles; el
tetracloruro de carbono, usado en los solventes de limpieza, y el
tricloroetano.

Perú, abanderado de la defensa de la capa de ozono

El Perú ha tenido una activa participación en la lucha mundial por la


defensa de la capa de ozono: entre 1997 y 1998, fue miembro del Comité
Ejecutivo del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal en
representación del grupo de Latinoamérica y el Caribe; recibió un premio
del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)
por contar con una de las unidades nacionales de ozono más destacadas
y a solicitud del PNUMA, proporcionó asistencia bilateral a Bolivia, labor
que fue calificada como excelente.

Aunque al igual que todas las naciones en desarrollo, el país tiene un


período de gracia de diez años para implementar el protocolo, autoridades
y científicos optaron por preparar y presentar proyectos nacionales. Es así
como se inicia el Plan de Acción Nacional para eliminar en forma
progresiva, el consumo de las denominadas sustancias agotadoras del
ozono (SAO) y con ese propósito se implementan proyectos, se brinda
capacitación y se promueve la sensibilización de la opinión pública.

El mencionado plan integra el Programa País, que contiene el inventario


nacional del consumo de las SAO. Luego de aprobarlo se creó la Oficina
Técnica de Ozono (OTO/PERU), que depende del viceministerio de
Industria y cuyo jefe es la ingeniera Carmen Mora Donayre. Esta entidad
es responsable de garantizar el cumplimiento del documento internacional
y actúa como Punto Focal Nacional ante las diversas instancias del
protocolo.

A la fecha suman 25 los proyectos destinados a reconvertir a las


empresas que utilizan las SAO, con el propósito de lograr la paulatina
eliminación de su consumo. Estas propuestas tienen un costo de cuatro
millones 275 mil 172 dólares, financiados, en calidad de donación, por el
Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal.

En 1993, pasos previos fueron la creación de la Comisión Nacional de


Cambios Climáticos y, como parte de ésta, el Grupo Nacional de Trabajo,
encargado de ejecutar el instrumento internacional y las llamadas
Enmiendas de Londres.

El primer combate: las refrigeradoras

En el Perú, el 70 por ciento de las sustancias que dañan la capa de ozono


son usadas en el sector de la refrigeración. Por esa razón que OTO/Perú
ha concentrado sus esfuerzos en medidas para disminuir el uso de
clorofluorocarbonatos (CFC) en las refrigeradoras.
Se ha creado una red de recuperación y reciclaje de refrigerantes,
mediante la cual se emplean equipos de recuperación que llegaron en
calidad de donación, para extraer el CFC de las refrigeradoras y
cambiarlo por sustancias alternas. También se cuenta con el Programa
Nacional de Capacitación de Técnicos en Refrigeración, una actividad
complementaria destinada a preparar personas para que conozcan el
funcionamiento de los artículos que usan diversos tipos de gases.

Se labora, además, en el Plan de Manejo de Refrigerantes, un


complemento de los proyectos de reconversión, recuperación y buenas
prácticas. Esta actividad incluye la formación de agentes de aduanas,
quienes deben prepararse para aplicar las próximas normas relacionadas
con este tema.

Gracias a estas iniciativas el pasado primero de julio el Perú logró


estabilizar el consumo de los CFC, al nivel promedio obtenido entre 1995
y 1997 (425 TM). De esta forma se materializó la primera medida de
control establecida en el documento internacional.

Sobre la normatividad

Por el momento no es posible tomar medidas drásticas ya que, aunque


los modernos sistemas de refrigeración producidos a nivel mundial no
usan CFC, la mayoría de los productores peruanos continúan utilizando
esta sustancia. Por eso las nuevas disposiciones van en la línea de
prohibir la fabricación de equipos que usen CFC, lo cual además de
normar, implica asistir a las empresas y orientar el proceso de reciclaje.

La propuesta de normas contiene otro punto que está relacionado con el


control de las cantidades importadas de las sustancias que afectan a la
capa protectora de la atmósfera, a fin de garantizar el cumplimiento de la
eliminación gradual.

En la lista de actividades figuran, también, la acreditación de los técnicos


y la creación del sello ozono, para lo cual la OTO/PERU esta definiendo
una metodología.

Observatorio de Vigilancia Atmosférica Global (VAG)

Desde el mes de abril de 1999, a seis horas de Lima, en una de las zonas
que tiene el cielo menos contaminado y a cuatro mil 400 metros sobre el
nivel del mar, está el Observatorio de Vigilancia Atmosférica Global (VAG)
de Marcapomacocha, el más alto del mundo y uno de los tres que
funcionan en Latinoamérica para realizar las mediciones de la capa de
ozono. Los otros están en Ushuaia (Argentina) y Belém (Brasil).

La estación está integrada al Programa de Vigilancia Atmosférica Global


(VAG), establecido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
Mediante un instrumento que atrae la atención, el espectrofotómetro
Dobson, unidad que cuenta con un conjunto de prismas, lentes y espejos,
se determina la cantidad de ozono que hay sobre el centro del territorio,
que en estos momentos es de 266 unidades. El promedio mundial de
concentración es de 300 unidades Dobson. Estos datos se remiten a
Buenos Aires y a la sede de la National Oceanographic Atmosferic
Administration (NOAA), en Boulder, Estados Unidos.

OEI

La Capa de Ozono

La destrucción de la capa de ozono es uno de los problemas ambientales más


graves que debemos enfrentar hoy día. Podría ser responsable de millones de
casos de cáncer de la piel a nivel mundial y perjudicar la producción agrícola.
Sin embargo podemos cobrar ánimos, ya que ha motivado a la comunidad
internacional a acordar medidas prácticas para protegerse de una amenaza
común.

En 1987, los gobiernos de todos los países del mundo acordaron tomar las
medidas necesarias para solucionar este grave problema firmando el
Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias que agotan la Capa de Ozono.
Fue un acuerdo notable que sentó un precedente para una mayor cooperación
internacional en encarar los problemas globales del medio ambiente. Bajo los
auspicios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA), los científicos, industrialistas y gobiernos se reunieron para iniciar
una acción preventiva global. El resultado fue un acuerdo mediante el cual se
comprometieron los países desarrollados a una acción inmediata, y los en
desarrollo a cumplir el mismo compromiso en un plazo de diez años.

Desde entonces, se han presentado nuevas pruebas científicas de que la


destrucción del ozono está ocurriendo más rápidamente que la previsto. Pero
los líderes mundiales han actuado muy bien en este asunto. En 1990 se
hicieron enmiendas importantes al Protocolo de Montreal, en Londres, y en
1992 en Copenhague, para acelerar la eliminación de las sustancias
destructoras del ozono. Muchos países han reaccionado ante esta amenaza
creciente optando por eliminar la producción y consumo de las sustancias
destructoras del ozono más rápidamente que lo estipulado por el tratado. Se
facilitó un mecanismo financiero para estimular la acción de las naciones en
desarrollo. El resultado demuestra que las partes del Protocolo han anticipado
la ejecución de las disposiciones del tratado.

Así, la historia de cómo se desarrollaron y se siguen desarrollando el Convenio


de Viena y el Protocolo de Montreal, sirve de ejemplo de cómo el PNUMA
colabora con la comunidad internacional para asegurar un desarrollo viable.
Compartiendo la información y facilitando las transmisiones de tecnología y
asistencia financiera a los países más pobres, se puede hacer mucho para
proteger y mejorar el medio ambiente mundial. Este es el cometido del
PNUMA, y en muchos otros campos como la biodiversidad, desertificación y
cambios climáticos, la organización seguirá catalizando y coordinando las
actividades para promover un medio ambiente seguro para las futuras
generaciones en el mundo entero.
Es esencial que los recursos mundiales, humanos y financieros, se canalicen
en actividades constructivas para que los países desarrollados y en desarrollo
puedan luchar en condiciones de igualdad, por una mejor vida para todos.

Que es la capa de ozono?

La vida en la Tierra ha sido protegida durante millares de años por una capa
de veneno vital en la atmósfera. Esta capa, compuesta de ozono, sirve de
escudo para proteger a la Tierra contra las dañinas radiaciones ultravioletas
del sol. Hasta donde sabemos, es exclusiva de nuestro planeta. Si
desapareciera, la luz ultravioleta del sol esterilizaría la superficie del globo y
aniquilaría toda la vida terrestre.

El ozono es una forma de oxígeno cuya


molécula tiene tres átomos, en vez de los dos
del oxígeno común. El tercer átomo es el que
hace que el gas que respiramos sea
venenoso; mortal, si se aspira una
pequeñísima porción de esta sustancia. Por
medio de procesos atmosféricos naturales,
las moléculas de ozono se crean y se
destruyen continuamente. Las radiaciones
ultravioletas del sol descomponen las
moléculas de oxígeno en átomos que
entonces se combinan con otras moléculas de
oxígeno para formar el ozono.

El ozono no es un gas estable y es muy vulnerable a ser destruido por los


compuestos naturales que contienen nitrógeno, hidrógeno y cloro.

Cerca de la
superficie de la
Tierra (la
troposfera), el
ozono es un
contaminante que
causa muchos
problemas; forma
parte del smog
fotoquímico y del
cóctel de
contaminantes que
se conoce
popularmente como
la lluvia ácida. Pero
en la seguridad de
la estratosfera, de
15 a 50 km. sobre la superficie, el gas azulado y de olor fuerte es tan
importante para la vida como cl propio oxígeno.

El frágil escudo
El ozono forma un frágil escudo, en apariencia inmaterial pero muy eficaz.
Está tan esparcido por los 35 km. de espesor de la estratosfera que si se lo
comprimiera formaría una capa en torno a la Tierra, no más gruesa que la
suela de un zapato. La concentración del ozono estratosférico varía con la
altura, pero nunca es más de una cienmilésima de la atmósfera en que se
encuentra.
Sin embargo, este filtro tan delgado es suficiente para bloquear casi todas las
dañinas radiaciones ultravioletas del sol. Cuanto menor es la longitud de la
onda de la luz ultravioleta, más daño pueda causar a la vida, pero también es
más fácilmente absorbida por la capa de ozono.
La radiación ultravioleta de menor longitud, conocida como UV, es letal para
todas las formas de vida y es bloqueada casi por completo. La radiación UVA,
de mayor longitud, es relativamente inofensiva y pasa casi en su totalidad a
través de la capa. Entre ambas está la UVB, menos letal que la UVC, pero
peligrosa; la capa de ozono la absorbe en su mayor parte.
Cualquier daño a la capa de ozono aumentará la radiación UVB, a igualdad de
otras condiciones. Sin embargo, esta radiación está también limitada por el
ozono troposférico, los aerosoles y las nubes. El aumento de la contaminación
del aire en las últimas décadas ha ocultado cualquier incremento de la
radiación, pero esta salvaguardia podría desaparecer si los esfuerzos para
limpiar la atmósfera tienen éxito. Se han observado aumentos bien definidos
de la radiación UVB en zonas que experimentan períodos de intensa
destrucción del ozono.
Riesgos para la salud y el medio ambiente
Cualquier aumento de la radiación UVB que llegue hasta la superficie de la
Tierra tiene el potencial para provocar daños al medio ambiente y a la vida
terrestre. Los resultados indican que los tipos
más comunes y menos peligrosos de cáncer
de la piel, no melanomas, son causados por
las radiaciones UVA y UVB. Se calcula que
para el año 2000 la pérdida de la capa de
ozono será del S al 10% para las latitudes
medias durante el verano.
Según los datos actuales una disminución
constante del 10% conduciría a un aumento
del 26% en la incidencia del cáncer de la piel.
Las últimas pruebas indican que la radiación
UVB es una causa de los melanomas más
raros pero malignos y virulentos. La gente de
piel blanca que tiene pocos pigmentos
protectores es la más susceptible al cáncer cutáneo, aunque todos están
expuestos al peligro.
El aumento de la radiación UVB también provocará un aumento de los males
oculares tales como las cataratas, la deformación del cristalino y la presbicia.
Se espera un aumento considerable de las cataratas, causa principal de la
ceguera en todo el mundo. Una reducción del 1% de ozono puede provocar
entre 100.000 y 150.000 casos adicionales de ceguera causada por cataratas.
Las cataratas son causa de la ceguera de 12 a 15 millones de personas en
todo el mundo y de problemas de visión para otros 18 a 30 millones. La
radiación UVC es más dañina que la UVB en causar la ceguera producida por
el reflejo de la nieve, pero menos dañina en causar cataratas y ceguera.
La exposición a una mayor radiación UVB podría suprimir la eficiencia del
sistema inmunológico del cuerpo humano. La investigación confirma que la
radiación UVB tiene un profundo efecto sobre el sistema inmunológico, cuyos
cambios podrían aumentar los casos de enfermedades infecciosas con la
posible reducción de la eficiencia de los programas de inmunización. La
inmunosupresión por la radiación UVB ocurre independientemente de la
pigmentación de la piel humana. Tales efectos exacerbarían los problemas de
salud de muchos países en desarrollo.
El aumento de la radiación UVB además provocaría cambios en la composición
química de varias especies de plantas, cuyo resultado sería una disminución
de las cosechas y perjuicios a los bosques. Dos tercios de las plantas de
cultivo y otras sometidas a pruebas de tolerancia de la luz ultravioleta
demostraron ser sensibles a ella. Entre las más vulnerables se incluyeron las
de la familia de los guisantes y las habichuelas, los melones, la mostaza y las
coles; se determinó también que el aumento de la radiación UVB disminuye la
calidad de ciertas variedades del tomate, la patata, la remolacha azucarera y
la soja.
Casi la mitad de las jóvenes plantas de las variedades de coníferas con las
que se experimentó fue perjudicada por la limitando el crecimiento de algunas
plantas (por ejemplo el centeno, el maíz y el girasol). Sin embargo, es difícil
hacer predicciones cuantitativas ya que otros factores ambientales entran en
juego.
De igual manera, la radiación UVB afecta la vida submarina y provoca daños
hasta 20 metros de profundidad, en aguas claras. Es muy perjudicial para las
pequeñas criaturas del plancton, las larvas de peces, los cangrejos, los
camarones y similares, al igual que para las plantas acuáticas. Puesto que
todos estos organismos forman parte de la cadena alimenticia marina, una
disminución de sus números puede provocar asimismo una reducción de los
peces. La investigación ya ha demostrado que en algunas zonas el ecosistema
acuático está sometido a ataque por la radiación UVB cuyo aumento podría
tener graves efectos detrimentales.
Los países que dependen del pescado como una importante fuente alimenticia
podrían sufrir consecuencias graves. Al mismo tiempo, una disminución en el
número de las pequeñas criaturas del fitoplancton marino despojaría a los
océanos de su potencial como colectores de dióxido de carbono,
contribuyendo así a un aumento del gas en la atmósfera y al calentamiento
global consecuente.
Los materiales utilizados en la construcción, las pinturas y los envases y
muchas otras sustancias son degradados por la radiación UVB. Los plásticos
utilizados al aire libre son los más afectados y el daño es más grave en las
regiones tropicales donde la degradación es intensificada por las temperaturas
y niveles de luz solar más elevados. Los costos de los daños podrían ascender
a miles de millones de dólares anuales.
La destrucción del ozono estratosférico agravaría la contaminación
fotoquímica en la troposfera y aumentaría el ozono cerca de la superficie de la
Tierra donde no se lo desea. La contaminación fotoquímica ocurre
principalmente en las ciudades donde los gases de escape y las emisiones
industriales tienen su mayor concentración. Esto tendría sus propios efectos
sobre la salud humana, al igual que sobre las cosechas, los ecosistemas y los
materiales de los que dependemos.
La Tierra y sus habitantes tienen mucho en juego en la preservación del frágil
escudo de la capa de ozono. Pero inconscientemente hemos venido
sometiendo a la capa de ozono a ataques subrepticios y sostenidos.

La Amenaza

Las sustancias milagrosas


Durante medio siglo, las sustancias químicas más perjudiciales para la capa
de ozono fueron consideradas milagrosas, de una utilidad incomparable para
la industria y los consumidores e inocuas para los seres humanos y el medio
ambiente. Inertes, muy estables, ni inflamables ni venenosos, fáciles de
almacenar y baratos de producir, los clorofluorocarbonos (CFC) parecían
ideales para el mundo moderno.
No sorprende, entonces, que su uso se haya generalizado más y más.
Inventados casi por casualidad en 1928, se los usó inicialmente como líquido
frigorígeno de los refrigeradores. A partir de 1950, han sido usados como
gases propulsores en los
aerosoles. La revolución
informática permitió que se
usaran como solventes de gran
eficacia, debido a que pueden
limpiar los circuitos delicados sin
dañar sus bases de plástico. Y la
revolución de la comida al paso
los utilizó para dar cohesión al
material alveolar de los vasos y
recipientes desechables.
La mayor parte de los CFC
producidos en el mundo se
utilizan en refrigeradores,
congeladores, acondicionadores
de aire, aerosoles y plásticos expansibles, que tienen múltiples usos en la
construcción, la industria automotriz y la fabricación de envases, la limpieza y
funciones similares.
La estructura estable de estas sustancias, tan útil en la Tierra, les permite
atacar la capa de ozono. Sin cambio alguno, flotan lentamente hasta la
estratosfera, donde la intensa radiación UVC rompe sus enlaces químicos. Así
se libera el cloro, que captura un átomo de la molécula de ozono y lo
convierte en oxígeno común. El cloro actúa como catalizador y provoca esta
destrucción sin sufrir ningún cambio permanente él mismo, de modo que
puede repetir el proceso. En estas condiciones, cada molécula de CFC
destruye miles de moléculas de ozono.
Los halones, con una estructura semejante a la de los CFC, pero que
contienen átomos de bromo en vez de cloro, son aún más dañinos. Los
halones se usan principalmente como extintores de incendios, y una dosis de
exposición por superior destruyen más ozono que los CFC. Las
concentraciones de halones si bien muy pequeñas se duplican en la atmósfera
cada cinco años. También están aumentando con rapidez los CFC más
dañinos; las concentraciones de CFC 11 y CFC12 (el más común), se duplican
cada diecisiete años y el CFC 13 se duplica cada seis años.
Las sustancias químicas más peligrosas tienen una vida muy larga. El CFC I
dura en la atmósfera un promedio de setenta y cuatro años, el CFC 12 tiene
una vida media de ciento once años, el CFC 113 permanece durante unos
noventa años y el halón 1301 dura un promedio de ciento diez años. Esto les
da tiempo suficiente para ascender a la estratosfera y permanecer allí,
destruyendo el ozono.
Otros compuestos de cloro y bromo, como el tetracloruro de carbono, el metil
cloroformo y el bromuro de metilo, también son dañinos para la capa de
ozono. El tetracloruro de carbono, que también se usa para combatir
incendios, y para los pesticidas, la limpieza en seco y los fumigantes para
cereales, es algo más destructivo que el más dañino de los CFC.
El metilcloroformo muy usado para la limpieza de metales, no es tan
perjudicial, pero igualmente representa una amenaza, ya que su uso se
duplica cada diez años.
Los óxidos nitrosos, liberados por los fertilizantes nitrogenados y por la quema
de combustibles fósiles, destruyen el ozono y tienen larga vida, pero sólo
llegan a la estratosfera en proporciones muy pequeñas. Además, algunas de
las sustancias desarrolladas para servir de sustitutos provisionales a los CFC,
los HCFC (hidroclorofluorocarbonos) y los HBFC (hidrobromofluorocarbonos)
también están destruyendo la capa de ozono, pero mucho menos que los CFC.
El bromuro de metilo se utiliza como un fumigante de múltiples aplicaciones y
se usa en algunos procesos químicos y en la síntesis orgánica. A diferencia de
los CFC y halones, el bromuro de metilo también ocurre en la naturaleza y se
cree que alrededor del
50% del bromuro de
metilo encontrado en
la atmósfera es
emitido por fuentes
naturales. Pero
todavía no se han
calculado
exactamente los
efectos de las fuentes
naturales y
antropogénicas.
Los aviones
supersónicos y el
transbordador
espacial liberan
respectivamente
óxidos nitrosos y cloro
en la atmósfera, pero
los estudios indican
un impacto
insignificante. Se
necesita un estudio
más a fondo para
poder calcular el
impacto de los aviones supersónicos.

El agujero de la Antártida
Ya se ha demostrado que los CFC son la principal causa detrás de la prueba
más impresionante de la destrucción del ozono. Cada primavera austral se
abre un "agujero" en la capa de ozono sobre la Antártida, tan extenso como
los Estados Unidos y tan profundo como el Monte Everest. El agujero ha
crecido casi todos los años, desde 1979. En los últimos años, el agujero ha
aparecido cada año, excepto en 1988.
En 1992, cuando el agujero alcanzó su mayor tamaño, la destrucción del
ozono alcanzó un 60% más que en las observaciones anteriores. El agujero
cubría 60 millones de km2 comparado con 44 millones de km2. En 1992, el
agujero se observó durante un periodo más largo, probablemente porque las
partículas lanzadas por el volcán Monte Pinatubo aumentaron la destrucción
de la capa de ozono. Evaluaciones de la capa de ozono en algunos puestos de
observación en 1992 también demostraron la destrucción total de la capa de
ozono entre los 14 y los 20 km. de altura.
Nadie sabe cuáles serán las consecuencias del agujero en la capa de ozono,
pero la investigación científica exhaustiva no ha dejado dudas en cuanto a la
responsabilidad de los CFC. Al parecer, su acción es favorecida por las
condiciones meteorológicas exclusivas de la zona, que crean una masa aislada
de aire muy frío alrededor del Polo Sur.
Agotamiento en el hemisferio norte
Las observaciones de la destrucción de la capa de ozono en el hemisferio
Norte no son menos inquietantes que las de la región antártica. Si bien no hay
un "agujero del Artico", debido a ciertos factores meteorológicos, en enero de
1993, la cantidad de ozono en todo el hemisferio Norte sobre la franja que va
de los 45°a los 65° de latitud norte había disminuido entre el 12% y el 15% y
durante casi todo el mes de febrero de 1993, los niveles sobre América del
Norte y muchas partes de Europa fueron
Evaluación de la capa de ozono en 1991
El Informe de la Comisión de Evaluación Científica para 1991 confirmó lo
siguiente:

• El ozono sigue disminuyendo en todas las latitudes, excepto en los


trópicos.
• El descenso general de los niveles de ozono es alrededor del 3% cada
diez años. La disminución de ozono fue mayor en los años 80 que en
los años 70.
• La disminución de los niveles de ozono en la estratosfera inferior (12 a
23 km. sobre la Tierra) cada diez años asciende al 10%.
• En algunos lugares se ha observado un aumento de la radiación UVB,
conjuntamente con disminuciones del ozono más del 1% de aumento
de UVB por cada disminución porcentual del ozono.
• Los modelos actuales elaborados por computadora subestiman la
pérdida de ozono.
• Los incidentes como las erupciones volcánicas aumentan la pérdida de
ozono al intensificar los efectos de los CFC.

Se calcula que si las emisiones de los CFC y halones continúan creciendo


como en el pasado, la capa de ozono será reducida en un 20% en el tiempo
de vida de los niños de hoy. Según se estima, sólo la mitad de esta pérdida
del escudo protector provocaría en los Estados Unidos 1,5 millones más de
casos fatales de cáncer de la piel y 5 millones más de cataratas.

Los CFC y el calentamiento de la Tierra


Los CFC y los halones contribuyen al efecto invernadero, y pueden causar el
calentamiento de la Tierra. Teóricamente, una molécula de CFC11 ó 12 es
más de 10.000 veces más efectiva que una molécula de bióxido de carbono,
en su aporte al calentamiento del planeta. Sin embargo, se desconoce el
efecto neto sobre el calentamiento de la Tierra de la emisión a la atmósfera
de las sustancias dañinas para el ozono y la destrucción ulterior de la capa de
ozono. El enfriamiento por radiación provocado por la pérdida del ozono
estratosférico inferior podría compensar el calentamiento causado por las
sustancias químicas destructoras del ozono.
No obstante, el delicado equilibrio de la atmósfera no debe someterse a
prueba porque no podemos pronosticar las consecuencias con seguridad
absoluta. El agujero de la Antártida es un terrible ejemplo de la intromisión
del hombre en la atmósfera natural.

La Acción Concertada

Los orígenes - Advertencias científicas


La protección de la capa de ozono ha sido objeto de atención del PNUMA
desde sus orígenes en 1972. El problema fue tratado un la Conferencia sobre
el Medio Ambiente Humano que se realizó en Estocolmo y dio origen al
PNUMA. En esos días, la preocupación estaba concentrada en el daño que
podrían provocar a la capa de ozono los centenares de aviones supersónicos
que se suponía estarían en servicio a fines de la década de 1980, los
frecuentes vuelos del transbordador espacial que estaban planeados y la
liberación de los óxidos nitrosos de los fertilizantes. Pero a mediados de la
década de 1970 se comprobó que buena parte de éstos eran motivos de falsa
alarma.
En 1974, Sherwood Rowland y Mario Molina de la Universidad de California en
Berkeley publicaron un artículo sugiriendo que los CFC podrían desempeñar
un papel fundamental en la destrucción del ozono en la estratosfera. Su
investigación fue instigada por James Lovelock quien descubrió que los CFC se
hallaban más o menos uniformemente distribuidos en la atmósfera global, lo
que indicaba que no se descomponían como la mayor parte de las demás
sustancias químicas artificiales.
Rowland y Molina sostuvieron que las moléculas estables de CFC podían
ascender a la estratosfera y destruir las moléculas de ozono. Dedujeron que el
proceso se basaba en dos reacciones químicas, en tanto que en la actualidad
se han identificado unas 200 reacciones que podrían tener un efecto sobre la
destrucción del ozono. Pero su tesis básica ha sido respaldada y está
considerada como la forma principal de la destrucción del ozono.

Acción internacional
Aunque en esa época la hipótesis de Rowland y Molina fue un punto
controvertido, dio la alarma en muchos países. Mientras que continuaba el
debate, fue aumentando la presión para el control de los CFC. Entretanto, el
PNUMA estableció las bases para la acción internacional.
En marzo de 1977, los expertos de 32 países se reunieron en Washington,
donde se adoptó el Plan Mundial de Acción sobre la Capa de Ozono. El Plan
abarcaba la investigación de los procesos que controlan la concentración del
ozono en la estratosfera; la vigilancia del ozono y la radiación solar; el efecto
de la destrucción del ozono sobre la salud humana, los ecosistemas y el
clima; y la creación de sistemas para estimar los costos y beneficios de las
medidas de control. Las agencias de las Naciones Unidas y las organizaciones
no gubernamentales (ONG) asumieron la responsabilidad por determinados
aspectos del programa y el PNUMA fue nombrado coordinador.
Para asistir al PNUMA, se estableció un Comité Coordinador sobre la Capa de
Ozono (CCCO), formado por las organizaciones intergubernamentales, los
expertos gubernamentales y la Asociación de Industrias Químicas. Los nueve
informes de cálculos del CCCO conformaron las bases de las negociaciones
internacionales posteriores sobre la protección de la capa de ozono. La
reunión de Washington incitó a los Estados Unidos y, luego a Canadá, Suecia
y Noruega, a prohibir el uso de los CFC en los aerosoles, que en aquel
entonces eran responsables por la mitad del uso global de los CFC. Pero la
prohibición no abarcó los usos esenciales para fines médicos y similares.
Además, la Comunidad Europea acordó no aumentar su capacidad de
producción de CFCI I y 12. Estas medidas sólo proporcionaron un alivio
temporal.
Después de haberse reducido durante varios años, las emisiones de CFC 11 y
12 volvieron a aumentar a comienzos de la década de 19X0, debido a los usos
no relacionados con aerosoles. Dado que la capacidad de la CEE era mucho
mayor que la producción real, su congelamiento no sirvió de mucho para
reducir el crecimiento de la industria. Pero la medida sobre los aerosoles hizo
que disminuyera la presión del público por los controles. El PNUMA se quedó
sólo, con la responsabilidad de mantener el problema de la destrucción del
ozono en los temarios internacionales.

El Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono


En 1981, el Consejo de Administración del PNUMA creó un grupo de trabajo
ad hoc de expertos legales y técnicos para elaborar el marco general del
Convenio para la Protección de la Capa de Ozono. El objetivo perseguido era
crear un tratado general para abordar el problema de la destrucción del
ozono. El primer paso hacia la protección del ozono se consideraba bastante
sencillo, pero pasaron cuatro años antes de poder llegar a un acuerdo. El
marco general del Convenio para la Protección de la Capa de Ozono se acordó
en Viena en marzo de 1985. Este fue un logro extraordinario, ya que fue el
primer acuerdo internacional que reconoció los posibles efectos adversos
sobre el medio ambiente global futuro más bien que el actual. Las naciones se
pusieron de acuerdo en principio para hacer frente a un problema ambiental
global, antes de que sus efectos se sintieran.u o fueran demostrados en forma
científica.
El propósito principal del Convenio de Viena es estimular la investigación y
observación científicas y la cooperación entre las naciones a fin de tener un
mejor entendimiento de los procesos atmosféricos a nivel mundial. Se acordó
cl control de numerosas sustancias y también una investigación más
detallada. El Convenio estableció los protocolos para el futuro y especificó los
procedimientos para las enmiendas y resolución de disputas.
Mientras los expertos preparaban las medidas específicas a tomar, en mayo
de 1985, la revista Nature publicó un informe sobre el trabajo del Dr. Joe
Famman y sus colegas británicos sobre una destrucción a gran escala del
ozono en la Antártida. Los descubrimientos fueron comprobados por las
observaciones de los satélites estadounidenses y presentaron la primera
prueba de una destrucción del ozono tan grave que urgía tomar medidas
específicas. Como consecuencia de ello, se llegó a un acuerdo en septiembre
de 1987 sobre las medidas específicas a tomar y se firmó el Protocolo de
Montreal relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono. Conforme a
lo establecido en el Protocolo se dio el primer paso concreto para proteger la
capa de ozono: una reducción del 50% en la producción de los CFC
especificados antes del año 1999 y un congelamiento del consumo de
halones.

Desarrollo del Protocolo de Montreal, 1987-1992


El Protocolo contiene muchas cláusulas innovadoras, que dan margen para
una evaluación científica y técnica de la destrucción del ozono. Los resultados
de estas revisiones progresivas se discutirían detalladamente por lo menos
una vez cada cuatro años. Se reconoció que los países en desarrollo
experimentarían dificultades en la puesta en aplicación del Protocolo, y se les
dio un plazo de diez años, además de asistencia técnica y ayuda financiera.
Para impedir la exportación de las sustancias destructoras del ozono a los
países que no se habían suscrito a los objetivos del Protocolo, se impusieron
restricciones comerciales. No se permitió que las partes comerciaran en
sustancias controladas con los países que no habían firmado el tratado. Cada
parte presenta un informe anual de su producción y consumo de las
sustancias para que se pueda comprobar el cumplimiento de las medidas de
control.
En los mismos momentos en que las naciones firmaban el Protocolo de
Montreal, los nuevos descubrimientos científicos indicaban que las medidas de
control eran insuficientes para restaurar la capa de ozono. Por lo demás, los
países en desarrollo expresaron su preocupación por los términos muy vagos
sobre la transmisión de tecnología y ayuda financiera.
La Primera Reunión de las Partes del Protocolo, celebrada en Helsinki en
1989, reconoció estas preocupaciones. Los delegados declararon su intención
de eliminar las sustancias destructoras del ozono hacia el año 2000, y se
organizó un grupo de trabajo para crear un mecanismo financiero para ayudar
a los países en desarrollo. Se organizó otro grupo para preparar las
enmiendas y ajustes en el Protocolo. Se crearon Comisiones para calcular los
efectos científicos y ambientales y los aspectos económicos y tecnológicos y
presentar un informe antes de fines de 1989.
Las Comisiones presentaron un informe sobre estos asuntos en agosto de
1989. Se demostró que la destrucción del ozono era mucho más grave que la
prevista por los modelos teóricos, y que las medidas de control establecidas
por el Protocolo de 1987 no la refrenarían, al contrario, la destrucción
continuaría. Pero las Comisiones también indicaron que sería posible eliminar
las sustancias destructoras del ozono hacia el año 2000. Se identificaron más
sustancias .destructoras y se puso en evidencia la :necesidad de la
transmisión de tecnología y ayuda financiera a los países en desarrollo para la
puesta en aplicación de las reducciones.
Los dos grupos de trabajo de las partes discutieron acaloradamente las
opciones de política a fines de 1989 y en la primera mitad de 1990. Hubo
muchos desacuerdos, especialmente sobre los halones, el metilcloroformo, la
transmisión de tecnología y el mecanismo financiero para ayudar a los países
en desarrollo. En junio de 1990, en la Segunda Reunión de las Partes en
Londres, 54 países partes acordaron un conjunto de medidas que fuera
satisfactorio para todos. Cuarenta y dos países que no estaban en el tratado
también expresaron su conformidad.
A consecuencia de la Segunda Reunión, los cronogramas de Montreal se
ajustaron para que los cinco CFC y tres halones inicialmente incluidos en el
Protocolo fueran eliminados hacia el año 2000. Otros CFC halogenados y
tetracloruros de carbono se controlarán y finalmente se eliminarán hacia el
año 2000. El metilcloroformo se controlará y eliminará hacia el año 2005.
Los HCFC, sustitutos de los CFC, que también destruyen el ozono, se
clasificaron en un anexo separado como sustancias transitorias. Las partes
también acordaron limitar el empleo de los HCFC a usos esenciales. Cada país
debe presentar un informe sobre su producción y consumo de estas
sustancias.
Se redactaron las disposiciones especiales en el Protocolo sobre la transmisión
de tecnología a los países en desarrollo y la creación de un mecanismo
financiero, incluyendo un Fondo Multilateral (para sufragar los costos
acordados para la puesta en aplicación del tratado). El Fondo se iniciaría
sobre una base provisional hasta que la Enmienda de Londres entrara en
vigor. Se les pidió a las Comisiones que estudiaran todos los aspectos de la
destrucción del ozono y que comunicaran los resultados de la investigación en
noviembre de 1991
Los informes de 1991 confirmaron que las reducciones de ozono continúan
todas las latitudes, excepto en los trópicos. Se recomendaron medidas de
control aún más rigurosas y controles sobre los HCFs y el bromuro de metilo,
otra sustancia que destruye el ozono. Las Comisiones también informaron que
muchos países habían reducido su consumo más allá de 1o requerido por el
Protocolo, y que una eliminación más rápida era factible desde el punto de
vista técnico, económico y administrativo.
Las partes se reunieron por cuarta vez en Copenhague en 1992 para estudiar
los informes de las Comisiones. Acordaron eliminar todos los CFC,
tetracloruros de carbono y metilcloroformo hacia 1996. Los halones, cuya
eliminación se considera la más difícil, puesto que no hay sustitutos, se
eliminarían hacia 1994.
Los HCFC se eliminarían a fines del año 2030. Esta fecha atrasada se debió a
que se quería estimular primero el uso de los HCFC, con un bajo potencial de
destrucción del ozono, para reemplazar a los CFC. Muchas partes fueron de
opinión que ningún país invertiría en las tecnologías de los HCFC a menos que
tuviera la seguridad de contar con suficiente tiempo para obtener un beneficio
adecuado. Por otra parte, a falta de una inversión suficiente en los HCFC, se
seguirían usando los CFC mucho más dañinos. Otros, en cambio, sostuvieron
que una transición a las tecnologías completamente seguras para el ozono era
posible y que no debía fomentarse el uso prolongado de los HCFC.
El bromuro de metilo, que se usa como fumigante en la agricultura, la
construcción y el almacenamiento, se discutió con muchos detalles y algunas
partes sostuvieron que una eliminación prematura podría arruinar la
agricultura y las exportaciones de muchos países. Se acordó que el consumo
se congelaría hacia 1995 y entretanto se harían más estudios del efecto del
bromuro de metilo sobre la capa de ozono y las consecuencias de su
eliminación. Las partes también decidieron confirmar el Fondo Multilateral en
Montreal.
El Protocolo

Tanto el Convenio como el Protocolo se rigen por medio de reuniones


regulares de las partes. Las partes del Protocolo se reúnen una vez al año, y
las partes al Convenio, una vez cada tres años. El Convenio se centra en la
investigación de la capa de ozono en tanto que el Protocolo aplica las medidas
de control sobre las sustancias destructoras del ozono.
Todos los gobiernos están invitados a participar en estas reuniones, pero sólo
las partes pueden votar. Se presta ayuda financiera a muchos países en
desarrollo para que puedan asistir. Muchas organizaciones no
gubernamentales asisten a las reuniones como observadores.
La Secretaría del Ozono, que forma parte del PNUMA, desempeña los deberes
de su cargo en todas las reuniones de las partes, sus comités, grupos de
trabajo, etc. También analiza todos los datos e información proporcionados
por las partes. El Fondo Multilateral tiene su propia Secretaría en Montreal
para ayudar al Comité Ejecutivo a satisfacer las necesidades de los países en
desarrollo.
El Protocolo se revisa de dos maneras: puede ajustarse y/o enmendarse. Los
ajustes afectan las medidas de control ya incluidas en el Protocolo. En
cambio, las enmiendas se aplican a las nuevas sustancias o a las
modificaciones de las disposiciones, a excepción de las medidas de control
sobre sustancias ya incluidas. Incluso después de la aprobación de las partes,
las enmiendas sólo son aplicables a las partes que ratifican específicamente la
enmienda. Ahora hay tres protocolos aplicables a diversas partes. El Protocolo
original de 1987, el Protocolo enmendado en Londres y el Protocolo
enmendado en Copenhague.

Las medidas de control

Todas las partes están obligadas a eliminar los cinco CFC originales hacia
1996 y los tres halones hacia 1994. Todos los otros CFC, tetracloruros de
carbono y metilcloroformo serían eliminados hacia el año 1996 por todas las
partes adheridas a la Enmienda de Londres. Los países que ratificaron la
Enmienda de Copenhague, eliminarán también los hidrobromofluorocarbonos
(HBFC) hacia 1996 y los HCFC hacia el año 2030. Estas partes también
congelarán el consumo de bromuro de metilo a los niveles de 1991 hacia el
año 1995. Los fabricantes tienen autorizado un exceso del 10 al 15% de
producción de cada una de las sustancias para que los países en desarrollo
puedan cumplir con sus necesidades domésticas básicas. Se ha redactado una
disposición que permite la producción y el consumo en pequeñas cantidades
para cumplir con las necesidades esenciales tales como la investigación y los
usos médicos después de las fechas de eliminación de las sustancias.

Recuperación, reclamación y reciclaje


Los enormes bancos de sustancias controladas que se encuentran en los
equipos existentes pueden aprovecharse para acelerar la reducción de la
producción. Con este fin, las partes eximieron el consumo de sustancias
recicladas cuando calcularon el consumo de acuerdo con el Protocolo. Se
estimulará la recuperación, reclamación y reciclaje de las sustancias para
reducir la producción y acelerar el cierre de las fábricas productoras de dichas
sustancias.
Reconocimiento de las circunstancias especiales de los países en
desarrollo
La Primera Reunión de las Partes reconoció a todos los miembros del Grupo
de 77 y a la República Popular China (130 países) como países en desarrollo.
Turquía, mediante solicitud especial, también se consideró nación en
desarrollo. Los países en desarrollo con un consumo anual de sustancias
controladas por habitante inferior a 0,3 kg. hasta 1999 pueden demorar diez
años la puesta en aplicación de las disposiciones del Protocolo.
Todo país en desarrollo que notifique a las partes que no puede cumplir con el
Protocolo por falta de una tecnología adecuada o de fondos, tiene derecho a
una audiencia sin temor de que se le considere culpable de incumplimiento.
Las disposiciones para la transmisión de tecnología y ayuda financiera se
revisarán antes de 1995. Después de esta revisión, se considerará la
aplicación de los ajustes y enmiendas de Copenhague a los países en
desarrollo y también cualquier cambio en las medidas de control aplicable a
esos países.

Restricciones comerciales
Según el Artículo 4 del Protocolo, ninguna parte podrá exportar a los países
que no están en el tratado sustancias controladas bajo (i) el Anexo A del
Protocolo (clorofluorocarbonos (CFC) y halones) a partir del I de enero de
1993 y (ii) el Anexo B del Protocolo (metilcloroformo, tetracloruro de carbono
y otros CFC) a partir del 10 de agosto de 1993.
El párrafo 8 del Artículo 4 estipula que se permitirán las exportaciones por las
partes: "a cualquier Estado que no se haya adherido a este Protocolo, si se
determina, en una reunión de las partes, que dicho Estado ha cumplido con el
Artículo 2, los Artículos 2A a 2E y el presente Artículo y ha proporcionado
datos a tal efecto, según lo previsto en el Artículo 7".
De acuerdo con esta disposición, un país que no esté en el acuerdo puede
quedar eximido de la prohibición comercial sobre una base anual, pero sólo
después de que los datos proporcionados sobre su producción y consumo de
CFC y halones hayan sido revisados por una reunión de las partes.
Las partes tomaron una decisión en noviembre de 1992 durante su Cuarta
Reunión en Copenhague de facilitar la importación de sustancias controladas
hasta noviembre de 1993 por los países que no estén en el acuerdo siempre
que proporcionen datos sobre la producción y consumo de sustancias
controladas de acuerdo con el Protocolo de Montreal antes del 31 de marzo de
1993.
El Artículo prohibe la importación de sustancias controladas por los países que
no estén en el acuerdo y también de los productos que contienen CFC y
halones, enumerados en el Anexo D del Protocolo, es decir, aerosoles,
refrigerantes, acondicionadores de aire, etc.

Cumplimiento del Protocolo y resolución de disputas


El Protocolo controla sus disposiciones solicitando a las partes que
proporcionen a la Secretaría estadísticas anuales sobre la producción, las
exportaciones e importaciones a las partes y a los países que no estén en el
acuerdo sobre las cantidades destruidas, recicladas o utilizadas como stock de
aprovisionamiento. La Secretaría presenta un análisis anual de estos datos
durante las reuniones de las partes.
Además de las disposiciones sobre la resolución de disputas en el Convenio, el
Protocolo tiene su propio procedimiento para el incumplimiento. Mientras que
el procedimiento de acuerdo con el Convenio es fundamentalmente judicial, el
procedimiento del Protocolo subraya la conciliación y ayuda a las partes para
que cumplan antes de tomar otras medidas. En cada reunión de las partes se
elige un Comité de Instrumentación de 10 miembros, basado en una
distribución geográfica equitativa. El Comité se reúne dos veces al año.
Si una parte tiene reservas sobre la puesta en aplicación del Protocolo por
otra parte, debe presentar el asunto a la Secretaría, que lo enviará a la parte
en cuestión. Si, en un plazo de tres meses, la parte no ha contestado a la
Secretaría, o si se ha negado a contestar, se presenta un informe en la
próxima reunión de las partes. Todo el material pertinente se envía entonces
al Comité de Instrumentación.
El papel principal del Comité de Instrumentación es actuar de intermediario
para resolver las disputas relativas al incumplimiento. Al recibir los
documentos, el Comité puede pedir más información o bien llevar a cabo su
propia investigación. Las partes toman las medidas necesarias de acuerdo con
las recomendaciones del Comité. Dependiendo del tipo de incumplimiento, las
medidas pueden variar entre la asistencia técnica y ayuda financiera y la
suspensión, sujeto a la ley internacional.
El Comité de Instrumentación hasta la fecha se ha reunido cinco veces para
examinar los informes de la Secretaría. Felizmente, la puesta en aplicación se
ha efectuado antes de lo previsto por las disposiciones del Protocolo. Ha
habido alguno que otro problema debido a informes incompletos o casos de
falta de informes, en su mayor parte relacionados con los países en desarrollo
y el Fondo Multilateral está ayudándoles a mejorar la preparación de
informes.

Ayuda financiera a los países en desarrollo


El logro de los objetivos del Protocolo de Montreal depende de una
cooperación general entre las naciones del mundo. No es suficiente que los
países desarrollados, responsables del 85% del consumo de las sustancias
destructoras del ozono en 1986, participen en el Protocolo. La participación de
los países en desarrollo, que consumieron sólo el 15%, también es de suma
importancia. El consumo de los CFC en los países en desarrollo ha aumentado
con más rapidez que en el mundo desarrollado y podría anular el efecto del
Protocolo en dos o tres décadas si no se adhieren al tratado.
Ya en 1987 se ofrecieron incentivas a los países en desarrollo para que
cumplieran con el Protocolo dándoles un plazo de diez años para la puesta en
aplicación (Artículo 5) y asistencia técnica (Artículo 10). Pero en 1989,
muchas de las naciones en desarrollo más grandes indicaron que las
disposiciones eran insuficientes. Argumentaron que no eran ellas las
responsables de la destrucción de la capa de ozono. Y como están recién
empezando su desarrollo económico y a utilizar la tecnología barata de los
CFC, obtenida de los países desarrollados, necesitan ayuda con los costos. Si
van a someterse a cronogramas rigurosos para adoptar las nuevas
tecnologías, necesitan que les den esas tecnologías y la ayuda financiera para
ponerlas en aplicación. Esta ayuda financiera debe ser además de la que ya
reciben y no un desvío. También abogaron por un nuevo mecanismo para
prestar esa ayuda, ya que las organizaciones actuales tales como el Banco
Mundial aparentemente favorecen a los donantes.
Las negociaciones tuvieron lugar entre agosto de 1989 y junio de 1990 y
culminaron en la decisión definitiva de la Segunda Reunión en Londres de
crear un nuevo mecanismo financiero por medio del Artículo 10 del Protocolo.
Este ayudará a los sujetos al párrafo I del Artículo 5, es decir, los países en
desarrollo cuyo consumo está por debajo de los límites establecidos en el
Artículo 5, a cumplir con las medidas de control del Protocolo.
El mecanismo comprende un Fondo Multilateral y otros tipos de cooperación
multilateral, regional y bilateral. El Fondo, aparte de sufragar los costos
marginales de los países en desarrollo, financiará todas las funciones de
cámara de compensación, es decir, estudios nacionales, asistencia técnica,
información y formación y los costos de la Secretaría del Fondo.
El Fondo opera dentro de un marco de política establecido por las partes y es
administrado por siete delegados de los países desarrollados y siete delegados
de los países en desarrollo. El Fondo se financia por contribuciones de los
países desarrollados sobre la base de la escala de evaluación de las Naciones
Unidas. La cooperación regional y bilateral también puede representar
contribuciones por una parte de hasta el 20%.
La lista de costos marginales que pueden exigir los países en desarrollo es
bastante completa y abarca los gastos de conversión a sustancias y
tecnologías de alternativa, patentes, diseños y regalías, formación,
investigación y desarrollo. Asimismo puede efectuarse el reciclaje de las
sustancias controladas y la modificación o reemplazo prematuro del equipo
existente con la ayuda del Fondo. El Comité Ejecutivo tiene poderes
discrecionales para incluir costos marginales que no sean los que figuran en la
lista.
El Comité Ejecutivo puede acudir al Banco Mundial, al PNUMA, al Programa de
las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) o a otras agencias para poner
en aplicación las actividades del Fondo. La Organización de las Naciones
Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) acaba de unirse a la lista de
agencias de instrumentación. Además de su papel de agente, el PNUMA es
también el Tesorero del Fondo.
El Centro de Actividad del Programa para la Industria y el Medio Ambiente del
PNUMA (CAP/IMA/PNUMA) es responsable de ofrecer una función de cámara
de compensación. El programa de "Acción por el Ozono" del CAP/IMA consta
de tres elementos principales:

• Intercambio de información para transmitir datos sobre las opciones


políticas y técnicas para la eliminación de los CFC.
• La Cámara de Compensación de Información sobre Acción por el
Ozono, un sistema computerizado en línea que funciona
conjuntamente con la Cámara de Compensación de Información
Internacional de Producción más Limpia contiene datos sobre la
eliminación industrial del uso de las sustancias destructoras del ozono
(SDO). Para cada una de las materias (espumas, halones, aerosoles,
refrigerantes, solventes), la Acción por el Ozono recopila datos de los
sectores públicos y privados en el mundo entero.
• El boletín informativo de la Acción por el Ozono da parte de las
iniciativas de los países y organizaciones suscritos al Protocolo de
Montreal.
• Se suministran documentos técnicos y folletos a las industrias
interesadas.

El elemento de formación facilita a las personas responsables de adoptar


decisiones en el gobierno y en la industria la última información sobre las
normas de control y estrategias para las SDO y sobre las tecnologías y
productos sustitutivos.
El CAP/IMA ayuda a los países en desarrollo con bajo consumo de SDO en la
preparación de los programas nacionales.

El Banco Mundial
El Banco Mundial se encarga de los programas siguientes para el Fondo:

• La puesta en aplicación de los proyectos específicos de inversión


paralelamente al desarrollo de los programas nacionales generales.
• En cooperación con el PNUD y el PNUMA, la planificación de inversiones
a corto plazo y ayuda a los gobiernos con estudios de viabilidad
incluyendo programas de reciclaje para los refrigerantes,
acondicionadores de aire, extintores de incendios y solventes, además
de promocionar el uso de sustancias no dañinas al ozono.
• Se desarrollan programas que no sólo son orientados hacia las
empresas sino que incluyen aplicaciones de cu~tas de importación,
subastas y sistemas de permisos comerciables, y asimismo enfoques
empresariales colectivos a nivel mundial para una eliminación rápida
de las sustancias controladas.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)


Las actividades del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo con
respecto a la capa de ozono abarcan lo siguiente:

• Reconocimientos nacionales para comprender las necesidades y


circunstancias.
• Programas específicos de formación nacional, proyectos para
demostraciones, asistencia técnica y estudios de viabilidad.

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial


(ONUDI)
El trabajo de la ONUDI comprende la preparación y el análisis de las
propuestas para proyectos de inversión y la puesta en aplicación, a nivel de
instalación, de los cronogramas de eliminación gradual. Se están estudiando
las actividades siguientes:

• Una propuesta global de estrategia e inversión para el sector de


refrigeración y espuma en Egipto.
• Preparación de los proyectos de inversión en refrigeración en Siria.
• Preparación de los proyectos de inversión en los sectores de espumas
y solventes en China.

El Fondo Multilateral Provisional fue establecido en 1991, con la sede de la


Secretaría del Fondo en Montreal. El Fondo se consideró "provisional" hasta
que entró en vigencia la Enmienda de Londres. El Fondo empezó a trabajar
con us$160 millones de dólares para los tres primeros años con una
disposición para aumentar a us$240 millones de dólares cuando más países
en desarrollo ratificaran el Protocolo.
La Segunda Reunión fijó la contribución para 1991 en 53,33 millones de
dólares. En vista de que más países en desarrollo, incluso China, ratificaron el
Protocolo, la Tercera Reunión de las Partes aumentó las garantías para 1992 a
73,33 millones de dólares. La Enmienda de Londres fue ratificada por las 20
partes necesarias y entró en vigencia el 10 de agosto de 1992.
La Cuarta Reunión de las Partes confirmó el Fondo y a partir del I de enero de
1993, el Fondo abandonó su estado provisional. Para entonces, todos los
países en desarrollo más importantes habían ratificado el Protocolo y las
contribuciones para 1993 se fijaron en us$113,33 millones de dólares. La
Quinta Reunión de las Partes en noviembre de 1993 decidiría los
requerimientos para los años 19941996.
Casi todos los países desarrollados han contribuido al Fondo, a excepción de
los países centroeuropeos y de Europa Oriental que solicitaron exenciones
temporales por motivo de graves dificultades financieras. Las partes ahora
están considerando si podrían obtener contribuciones en especie de dichos
países. A partir del 31 de julio de 1993, para los años 1991 y 1992, hay giros
pendientes de unos 24 millones de dólares contra contribuciones asignadas en
garantía de 126,66 millones de dólares.
Actualmente, 80 países en desarrollo están clasificados como amparados por
el Artículo 5. Las agencias de instrumentación están preparando programas
nacionales en 44 países. Ya se han preparado 10 programas nacionales para
Chile, China, Costa Rica, Ecuador, Egipto, Ghana, Malasia, México, Turquía y
Zambia, los cuales han sido aprobados por el Comité Ejecutivo. Estos
programas nacionales tienen el propósito de eliminar unas 69.000 toneladas
de SDO. Cincuenta y tres proyectos para demostraciones e inversiones han
sido aprobados en 16 países en desarrollo a un costo de 55 millones de
dólares para eliminar 25.000 millones de toneladas de SDO.
Los programas comprenden 50 programas de formación a nivel regional y
nacional, 47 actividades de asistencia técnica e intercambio de información,
organizados por el Centro de Actividad del Programa para la Industria y el
Medio Ambiente del PNUMA (CAP/IMA/PNUMA). El PNUMA ha organizado
talleres de trabajo en todas las regiones para introducir el Fondo Multilateral
en los países sujetos al Artículo S y proporcionar un foro para la transmisión
en cadena para todos los países de la región.

Sustancias y tecnologías de alternativa

Desarrollo y transmisión de tecnologías


El comportamiento admirable de la comunidad mundial en cuanto a su
respuesta a la amenaza a la capa de ozono ahora ha sido igualado por los
logros tecnológicos para sustituir a los valiosos CFC que se encuentran en
todos los sitios. Puesto que los CFC tienen unas 3.500 aplicaciones, esto será
un logro extraordinario.
Aún antes de la vigencia del Protocolo de Montreal, varias de las industrias
químicas más importantes del mundo estaban trabajando para sustituir a los
CFC. Muchas de las tecnologías para reemplazar a los CFC no se basan en
sustitutos químicos sino en procesos alternativos. Los delegados de la
industria de los CFC han estimado que casi la mitad de la sustitución de los
CFC se logrará mediante tecnologías de alternativa. Alrededor del 40% del
reemplazo se hará por medio de los susti~utos químicos y el resto por los
procesos de conservación.
Doce de los productores químicos principales iniciaron conjuntamente el
Estudio de la Aceptabilidad Ambiental de los Fluorocarbonos Alternativos
(AFEAS) en diciembre de 1988. Los resultados fueron presentados a las
Comisiones de Evaluación del Protocolo a medida que estuvieron listos. Los
estudios incluyeron muchos aspectos del impacto que tales alternativas
tendrían sobre el medio ambiente. Los efectos tales como el calentamiento,
toxicidad aguda, o sea el efecto de una sola exposición de alto nivel,
carcinogénesis, o sea el potencial de causar cáncer, toxicidad del desarrollo, o
sea el potencial de causar defectos de nacimiento, genotoxicidad, o sea el
potencial de causar daños a los genes o cromosomas. Las sustancias
examinadas fueron los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y los
hidrofluorocarbonos (HFC). Los HFC, a diferencia de los HCFC, no destruyen el
ozono pero tienen el potencial para provocar el calentamiento global.
Los sustitutos químicos de los CFC fueron los primeros en aparecer. Algunos
países, incluso los Estados Unidos, prohibieron el uso de los CFC en aerosoles
en 1970. Los sustitutos químicos comprenden los hidrocarbonos, el éter
dimetílico y otros gases comprimidos con el aire y el bióxido de carbono. Las
aplicaciones alternativas, tales como los recipientes distribuidores de bola
movible y barra sólida, los aerosoles de bomba mecánica, etc. también están
a la disposición del público en general, y a menudo son más baratos que los
aerosoles a base de CFC. Todavía no se han perfeccionado las opciones para
algunas aplicaciones tales como los inhaladores dosificadores para los
asmáticos, pero los requerimientos de CFC para estos usos son muy
pequeños.
Para casi todas las aplicaciones del sector de la espuma plástica hay opciones
disponibles. Las sustancias químicas incluyen el agua, el bióxido de carbono y
el pentano. La aplicación más difícil en la sustitución de los CFC es el
aislamiento de plástico celular rígido.
Las opciones ahora están disponibles para prácticamente todas las
aplicaciones donde se emplea CFC 113 o metilcloroformo como solventes de
limpieza. Quizás en ningún otro factor de utilización haya tantas alternativas
en uso. En la industria electrónica, los procesos de limpieza a base de agua
dan muy buenos resultados y a menudo son más baratos que los métodos a
base de CFC. Se han desarrollado muchos procesos "autolimpiantes" que no
requieren I limpieza.
El uso de los CFC en la refrigeración y enfriamiento es una de las aplicaciones
más importantes y de crecimiento más rápido en los países en desarrollo. Los
CFC desempeñan dos funciones principales: como refrigerantes y como
agentes químicos sopladores en la fabricación del plástico celular rígido para
aislar las cámaras frigoríficas. Las sustancias químicas alternativas
identificadas incluyen los HFC I 34a y HFC 152, y combinaciones de HCFC22,
123,124, 125, y 141b. Puesto que los HCFC también destruyen el ozono y los
HFC provocan el calentamiento de la Tierra pueden utilizarse otras sustancias
como el amoníaco, que se había usado durante mucho tiempo pero que fue
abandonado en favor de los CFC. Algunos apoyan el uso del propano como
refrigerante. Se están desarrollando nuevas tecnologías tales como los
refrigeradores cíclicos Stirling, el enfriamiento por evaporación y los sistemas
de absorción, etc. En el mercado se verán muchos refrigeradores y
acondicionadores de aire "ecológicos" en los próximos dos años.
No hay sustitutos directos para los halones. Otros agentes extintores como el
bióxido de carbono, el agua, la espuma y el polvo seco son de uso corriente.
Los procedimientos alternativos, tales como las buenas prácticas de
prevención contra incendios, el uso de materiales ignífugos y los planos
apropiados para los edificios reducen mucho la necesidad de sistemas con
halones. La eliminación de los halones para fines de 1993, salvo para algunos
usos esenciales, se considera factible.
El ritmo acelerado del desarrollo de nuevas tecnologías allanará el camino
para la sustitución de los CFC en el mundo desarrollado. En cambio, para los
países no desarrollados, el progreso dependerá de la transmisión de las
tecnologías apropiadas. Mientras que el Protocolo de 1987 estipulaba la
asistencia técnica para los países en desarrollo, la Enmienda de Londres en
1991, especificaba que:
"Cada Parte tomará todas las medidas posibles, compatibles con los
programas respaldados por el mecanismo financiero, para garantizar que:
(a) Los mejores sustitutos disponibles, inofensivos para el medio ambiente, y
las tecnologías afines se transmitirán prontamente a las partes sujetas al
párrafo I del Artículo 5; y que
(b) La transmisión citada en el subpárrafo (a) se efectuará en las condiciones
más favorables y justas."
Si esta disposición se aplica correctamente, junto con el Artículo 10 sobre el
mecanismo financiero, será suficiente para garantizar que los países en
desarrollo cumplan con el Protocolo.
La transmisión de tecnología se facilita por medio de los programas del Fondo
Multilateral. El intercambio de información, la cámara de compensación de
información en línea, los boletines informativos y los talleres de trabajo
regionales organizados por el PNUMA son mecanismos clave a este respecto.
Los proyectos de inversiones y demostraciones realizados por el PNUMA y el
Banco Mundial son también vehículos para la transmisión de tecnología.
La documentación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de
Ginebra, en Suiza, contiene los detalles de las patentes registradas y su
período de validez. Los países en desarrollo podrían hacer uso de esta
información para facilitar su búsqueda de tecnologías.
El Fondo Multilateral ha asistido en varios proyectos nacionales, incluso el
suministro de gas líquido de petróleo de calidad aerosol como un propulsante
sustitutivo. Se ha iniciado también el uso de los agentes sopladores no CFC en
las espumas, la conversión de las fábricas de refrigeradores y compresores a
refrigerantes alternativos y a procesos "autolimpiantes" y los productos
sustitutivos acuosos, semiacuosos e hidrocarburados para los solventes. De
los 80 países en desarrollo suscritos al Protocolo, 16 ya han iniciado tales
proyectos, estimados en 55 millones de dólares.
Los problemas principales que plantea la transmisión de tecnología son los
siguientes:

• Persuadir a los titulares de tecnologías que fabrican sustancias


alternativas como el HFC 134a a que transmitan dichas tecnologías.
Esto es muy difícil cuando sólo algunas compañías poseen esta
tecnología y no están dispuestas a transmitirla, o dan una autorización
condicional.
• Crear la infraestructura institucional necesaria en los países en
desarrollo para una introducción rápida de las nuevas tecnologías.
• Capacitar a los obreros y técnicos de los países en desarrollo para la
utilización de las nuevas tecnologías.

Estos problemas se superarán gracias a la voluntad política en todos los


países de sustituir a los CFC lo más pronto posible y a los recursos del Fondo
Multilateral para sufragar los costos de adquirir las nuevas tecnologías y
transmitirlas a los países en desarrollo.

El futuro de la capa de ozono

La historia del Protocolo de Montreal es extraordinaria y sin precedentes.


Mientras que los científicos identificaron el problema de la destrucción del
ozono y presentaron las pruebas científicas autoritarias, el PNUMA reunió a los
encargados de elaborar la política y científicos de todas partes del mundo y
pudo lograr el consenso en medio de muchas opciones de políticas
divergentes. A los dos años de entrado en vigencia el Protocolo con medidas
de control limitadas sobre las sustancias destructoras del ozono, las partes
ajustaron y enmendaron el Protocolo en Londres para eliminar las sustancias
más destructoras del ozono hacia el año 2000 e identificaron otras sustancias
a controlar.
Las industrias se movilizaron con rapidez para encontrar sustitutos químicos y
tecnologías de alternativa. Las presiones de los consumidores exigieron una
reducción en el consumo de las sustancias destructoras del ozono por encima
de los niveles estipulados por el Protocolo. Nuevas pruebas científicas de una
destrucción del ozono sin precedentes unidas a la factibilidad tecnológica de
una eliminación mucho más rápida motivaron a las partes a adelantar los
cronogramas durante la Cuarta Reunión en 1992. La eliminación de la
mayoría de las sustancias químicas ahora se realizará en 1996 y hasta los
HCFC con bajo potencial de destrucción se eliminarán gradualmente. El
consumo de bromuro de metilo se congeló en 1993.
Las naciones que ratificaron el Protocolo se han dado cuenta de las
desventajas que deben superar los países en desarrollo para seguir el mismo
ritmo que los países desarrollados y les han dado un plazo de diez años. El
Fondo Multilateral, que fue establecido para sufragar los costos marginales de
los países en desarrollo para eliminar las sustancias destructoras del ozono,
ha demostrado gran previsión.
Ciento veinte naciones ya han firmado el Protocolo, 80 de las cuales son
países en desarrollo. Muchos países en desarrollo tienen proyectado eliminar
las sustancias controladas con más rapidez que lo estipulado por el Protocolo.
Puesto que todos los productores de sustancias controladas y prácticamente
todos los países consumidores importantes se han suscrito al tratado, el final
de las sustancias químicas destructoras del ozono está cerca.
Y sin embargo, a pesar de la acción extraordinaria acordada por las naciones
para abordar el problema de la destrucción del ozono, la capa de ozono
tardará mucho tiempo en estabilizarse. Millones de toneladas de los CFC de
larga vida ya producidos continuarán ascendiendo a la estratosfera, atacando
la capa de ozono. Las observaciones científicas indican que las pérdidas de
ozono en los años 80 fue mayor que en los años 70. Las pérdidas se han
extendido a ambos hemisferios y ocurren durante todas las estaciones y no
sólo en invierno como antes. Las observaciones hechas en 1992 indicaron que
las pérdidas de ozono eran mucho más graves que las calculadas por los
modelos.
La cantidad de compuestos químicos destructores del ozono en la atmósfera
seguirá aumentando hasta el año 2000 y la carga de cloro atmosférico podría
tardar hasta el año 2060 para alcanzar un volumen inferior a 2 partes por mil
millones, para que se estabilice la capa de ozono por completo.
Ahora es evidente que las naciones deberían haber actuado con más prontitud
para evitar parte de la demora, en el período comprendido entre 1974, fecha
en que los científicos anunciaron su descubrimiento sobre las sustancias
destructoras del ozono, y 1987 cuando se firmó el Protocolo de Montreal
original. El millón de toneladas métricas de CFC producidas anualmente
durante ese período aplazarán el restablecimiento completo de la capa de
ozono y tendremos que pagar las consecuencias de estos años de demora.
Los próximos veinte años acarrean sus propios riesgos y sorpresas en
potencia, especialmente en cuanto a las erupciones volcánicas que
contribuyen a la destrucción del ozono por encima de los niveles calculados.
Si bien el mundo puede expresar su satisfacción por el trabajo realizado, no
puede relajar su vigilancia. Habrá que controlar la capa de ozono
regularmente y realizar investigaciones para calcular los efectos ambientales
de la destrucción del ozono. Habrá que desarrollar e introducir nuevas
tecnología~ para sustituir a todas las sustancias destructoras del ozono.
El ímpetu creado por los países en desarrollo para sustituir a los CFC deberá
mantenerse por medio de la transmisión oportuna de las tecnologías de
alternativa y una puesta en aplicación enérgica del mecanismo financiero.
El uso de los CFC y HCFC deberá regularse y controlarse durante los próximos
años de acuerdo con las disposiciones del Protocolo. Habrá que tomar
medidas de control más estrictas para el bromuro de metilo y reducir su
consumo tan pronto como sea posible. La~i conclusiones deducidas por las
comisiones de cálculos científicos y técnicos periódicos con respecto a la capa
de ozono han de ser acogidas con prudencia por las partes. En realidad, la
capa de ozono tiene que hacerse volver a su nivel original con cuidado y
diligencia para que el futuro de la vida en el planeta nunca vuelva a sufrir las
mismas consecuencias.

El 10º aniversario del Protocolo de Montreal, 1997

El año 1997 marca el décimo aniversario del Protocolo de Montreal. El


Protocolo está aún lejos de obtener resultados impresionantes. Hacia fines de
1995, los países industrializados habían reducido drásticamente el consumo
de varios ODS, un consumo que anteriormente era de millones de toneladas.
El Fondo Multilateral, establecido en 1991, ha desembolsado más de US$500
millones de dólares para la eliminación progresiva de las ODS en los países en
desarrollo, y cuenta con us$540 millones para el periodo 1997-1999. Los
países en desarrollo están llevando a cabo varios proyectos para la
eliminación progresiva de mas de una tercera parte de su consumo, antes de
1999, cuando el período de gracia del consumo de cloroflorurocarbonos
termine. Medidas efectuadas por algunos científicos han establecido la
reducción de las ODS en la atmósfera. Ellos predicen que la capa de ozono
comenzará a regenerarse en unos cuantos años y que estará completamente
recuperada a mitad del siglo XXI, si el Protocolo de Montreal continúa su
trabajo vigorosamente.
La historia del Protocolo de Montreal ha sido una fuente de inspiración de la
cooperación internacional entre los gobiernos, científicos, técnicos, la
industria, las organizaciones no gubernamentales, bajo los auspicios del
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Es un ejemplo claro
de la solución de problemas ambientales de carácter internacional.
El Secretariado para el Ozono está organizando varias actividades para
celebrar el Décimo Aniversario del Protocolo de Montreal de Sustancias que
Agotan la Capa de Ozono. Estas actividades son:
1. Estampillas conmemorativas del Décimo Aniversario de la Firma del
Protocolo de Montreal.
2. Artículos de la Directora Ejecutiva del PNUMA.
3. Nuevos artículos de expertos sobre la capa de ozono a ser difundidos a
través de la televisión, la radio, los medios impresos varios países del mundo.
4. Manejo del tema del ozono en todas las reuniones y celebraciones
organizadas por el PNUMA, tales como el Día Mundial del Medio Ambiente,
foros juveniles, encuentros infantiles, etc.
5. Un logotipo del décimo aniversario que aparecerá en todos los posters y
comunicaciones relacionadas con el Secretariado de Ozono del PNUMA.
6. Un espacio dentro de la página de presentación del PNUMA en Nairobi y el
Secretariado del Ozono.
7. Un número especial dedicado a la temática del ozono en "Nuestro Planeta"
y en el Boletín "OzonAction".
8. Un pequeño video filme a distribuir en los principales medios de
comunicación visual de todo el mundo.
9. Un concurso dirigido a los fabricantes de video-juegos para desarrollar y
comercializar un juego sobre la capa de ozono.
La primera actividad ya se ha materializado. La Unión Postal Universal, en su
circular No. 498 fechada el pasado 11 de noviembre de 1996 solicitó ya a sus
países miembros a que elaboren sellos y estampillas con mensajes
publicitarios sobre la acción del Protocolo de Montreal y su décimo
aniversario. Hasta ahora, se han recibido respuestas positivas a esta
propuesta de los siguientes países: Argentina, Brunei, Irán, Kazajstán,
Pakistán, Perú y Zambia.
En relación con la tercera actividad, el Secretariado del Ozono ha seleccionado
15 artículos de diferentes autores y está haciendo las gestiones pertinentes
para obtener los permisos correspondientes y publicarlos a la brevedad. El
Secretariado desea hacer llegar dichos artículos al mayor número de personas
posible, seleccionando el periódico de mayor circulación en los siguientes
países: Argentina, Belarús, Brasil, China, Colombia, Corea, Egipto, Filipinas,
India, Indonesia, Irán, Latvia, Lituania, Malasia, Marruecos, México, Nigeria,
Perú, Siria, Rumania, Rusia, Tayikistán, Tailandia, Ucrania y Venezuela.

Dónde obtener más información

Secretaría del Protocolo de Montreal


Chief Officer
Montreal Trust Building, 27th Floor
1800 McGill College Avenue
Montreal, Quebec
Canadá H3A3J6
Teléfono: (1 514) 2821122
Fax: (1 514) 2820068
Secretariado del Ozono
United Nations Environment Programme
P.O. Box 30552
Nairobi, Kenya
Teléfono: (254 2) 621234
Fax: (254 2) 226886, 226890 ó 521-930
Programa de Industria y Medio Ambiente
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Oficina Regional para América Latina
Boulevard de los Virreyes 155
CP 11000, México, D.F. México
Teléfonos: (+52-5) 202-6394 y 202-4841
Fax: (+52-5) 202-0950
Industry and Environment
United Nations Environment Programme
Tour Mirabeau
3943 Quai André Citroen
75739 Paris, CEDEX 15, France
Teléfono: (+33-1) 44371450
Fax: (+33-1) 40588874
Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial
(ONUDI)
Director of Technology
Vienna International Centre
P.O. Box 300 A1400, Vienna, Austria
Teléfono: (43-1) 211313747
Fax: (43-1) 2309615
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Principal Technical Adviser
Environment and Natural Resources
Group I United Nations Plaza DC2056
New York, N.Y. 10017 EE.UU.
Teléfono: (212) 9065004/5
Fax: (212) 9065365
The Global Environment Facility
Coordinator
1883 H Street, N.W., Room S15041
Teléfono: (202) 4771234
Fax: (202) 4776391
Télex: RCA 248423
Créditos
Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente
PNUMA
1993

P.O. BOX 30552


Nairobi, Kenya
ISBN 92 807 1392 2

Versión impresa publicada por Información y Asuntos Públicos


del PNUMA
P.O. BOX 30552, Nairobi, Kenya

Editado por: Naomi Poulton, PNUMA


Diseñado por: Francisco Vásquez, PNUMA
Una producción Banson, 3 Turville St.,Londres E2 7HR, RU

Agujero en la capa de ozono ya es más grande que


en el 2007

1 de 1

Ginebra (Peru.com).- El agujero de la capa de ozono sobre la Antártica ya es más


grande que en el 2007, aunque los expertos no creen que este año se llegue a los
niveles del 2006, cuando se observó el mayor agujero de la historia, dijo la
Organización Mundial de la Meteorología (OMM)

Coincidiendo con el Día Mundial de la Preservación de la Capa de Ozono, la


OMM advirtió, además, de que los cambios observados en la estratosfera podrían
retardar la reconstitución de la capa de ozono, a pesar del freno al desgaste que se
ha logrado con la firma en 1987 del Protocolo de Montreal.

En las dos últimas semanas, el agujero en la capa de ozono antártica -que suele
alcanzar su punto máximo a finales de septiembre o principios de octubre- se ha
agrandado rápidamente, dijeron los expertos, hasta el punto de superar ya el
máximo alcanzado en el 2007.

El 13 de septiembre del 2008, el agujero de la capa de ozono se extendía sobre 27


millones de kilómetros cuadrados, mientras que en el 2007 no se habían superado
los 25 millones de kilómetros cuadrados.

Capa de ozono y cambio climático

La OMM recordó que los científicos son cada vez más conscientes de las
relaciones posibles entre el empobrecimiento de la capa de ozono y el cambio
climático.

"El aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera conllevará un alza


de las temperaturas en la troposfera y en la superficie del globo, mientras que se
producirá un efecto de enfriamiento en la estratosfera, en las altitudes en las que
se encuentra la capa de ozono", señaló en un comunicado.

La baja de las temperaturas observada los últimos años en la estratosfera en


invierno facilita las reacciones químicas que destruyen el ozono.

Geir Braathen, experto de la OMM, dijo que a pesar del mayor tamaño este año
del agujero "esperamos que a largo plazo la situación va a mejorar. Lo peor ya lo
hemos visto (en 2006)".

"En las latitudes templadas, donde vive la mayor parte de la población mundial,
no creemos que la situación vaya a agravarse, irá mejorando lentamente, pero en
las zonas polares es más grave y veremos el agujero de la capa de ozono otros 10
o 20 años como ahora", subrayó.

Por el Protocolo de Montreal, los gobiernos acordaron eliminar en un 95 por


ciento el uso de gases CFC, comúnmente utilizados para refrigeración, una
decisión a la que se unió el año pasado un compromiso de acelerar la reducción
progresiva de los hidrofluorocarbonos (HCFC) que los sustituyeron y que también
son perjudiciales para el ozono, además de ser potentes gases de efecto
invernadero.

Sin este acuerdo, el adelgazamiento de la capa de ozono habría doblado en 2050


la cantidad de radiación ultravioleta capaz de alcanzar la superficie terrestre en el
hemisferio norte, y cuadruplicado la del hemisferio sur.
El adelgazamiento en la capa de
ozono es alarmante
18:15 | El agujero de la capa de ozono, que en realidad se trata de un
adelgazamiento de la capa que envuelve el planeta se registra durante todas las
primaveras del Hemisferio Sur

Santiago de Chile (AP).- La Dirección Meteorológica de Chile informó que el


adelgazamiento o agujero en la capa de ozono sobre la Antártica alcanzó a 27
millones de kilómetros cuadrados el 12 de septiembre último y que durante la
segunda quincena de ese mes su diámetro promedio fue superior al registrado
durante la última década.

Un informe divulgado el viernes por el periódico El Mercurio señala que "en las
últimas semanas ha seguido disminuyendo y actualmente alcanza los 19 millones
de kilómetros cuadrados".

El informe del diario no aclara cuáles son las regiones más afectadas.

Según imágenes satelitales estudiadas por el Dirección Meteorológica, el agujero


comenzó a formarse los últimos días de agosto y llegó a su máximo diámetro de
27 millones de kilómetros cuadrados el 12 de septiembre.

"Este valor es inferior al máximo absoluto de 28,7 millones de km2 alcanzado en


septiembre de 2004, y muy similar al máximo del año 2006, pero es superior al
máximo del año 2007", señala el informe.

El agujero de la capa de ozono, que en realidad se trata de un adelgazamiento de


la capa que envuelve el planeta, se registra durante todas las primaveras del
Hemisferio Sur sobre la Antártica y se prolonga hasta diciembre. Se origina en el
debilitamiento de la concentración del ozono en la estratósfera.

La capa de ozono protege a los seres vivos de las peligrosas radiaciones de rayos
ultravioletas emitidos por el sol. Investigaciones señalan que la absorción de los
rayos UV afecta el sistema inmunológico, la visión y la piel, ocasionando cáncer.
LA CAPA DE OZONO
Una verdad incómoda

La capa de ozono permite la vida en nuestro planeta. Sin embargo, está seriamente amenazada,
por los productos que el hombre utiliza. Este es el motivo principal por el que en 1994, la Asamblea
General de las Naciones Unidas proclamó el día 16 de setiembre como el Día Internacional para la
Preservación de la Capa de Ozono.

Viernes, 11 de septiembre del 2009 | Autor: Carlos Avalos | Visitas: 1088

Sobre la superficie terrestre, entre los 15 y los 40 kilómetros, un delgado escudo de gas, conocido
como capa de ozono, rodea nuestro planeta, protegiendo a todas las especies que lo habitan de
los peligrosos rayos del sol.

El ozono es un gas que se produce mediante el efecto de la luz solar sobre el oxígeno, siendo la
única sustancia en la atmósfera que puede absorber la perniciosa radiación ultravioleta (UV-B)
proveniente del sol. Sin este delgado e invisible escudo, conocido como Capa de Ozono, ( ozono
estratosférico), la vida en la Tierra sería imposible.

Sin embargo, pese a que desde hace muchos años se sabe su importancia y vulnerabilidad, poco
se ha hecho para prevenir su deterioro. Con el transcurrir del tiempo, la sociedad enraizó en sus
costumbres el uso de productos altamente nocivos para la capa de ozono.

UNA VERDAD INCÓMODA

La historia del perjuicio contra la capa de ozono es prolongada. En la década de 1930, como
alternativa a los gases que se usaban en los equipos de refrigeración, se elaboraron unos
compuestos gaseosos que presentaban características ideales, debido a ser inocuos, incoloros,
inodoros, no inflamables, no corrosivos y baratos; estos gases son conocidos genéricamente como
Freones o Clorofluorcarbonos (CFC), debido a los elementos que los conforman: Cloro, Flúor y
Carbono.

Posteriormente, estos Freones fueron también empleados para múltiples usos; por ejemplo como
gases propulsantes en ciertos envases o pulverizadores (denominados aerosoles), debido a que
tienen la ansiada característica de no modificar el color, olor, ni sabor de los productos contenidos
en el recipiente.

Estos compuestos gaseosos, por sus propiedades y su bajo precio, resultaron extremadamente
atractivos y útiles para diversas aplicaciones industriales. Este sería el momento en que se iniciaría
la destrucción a gran escala de la capa de ozono.
OZONO EN EL PERÚ

En nuestro país, la situación, no es distinta de la del resto de países de la región. Según manifestó
el investigador en el área de ozono del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú
(Senamhi), Esequiel Villegas, "nosotros no tenemos un agujero en la capa de ozono como en la
Antártida, donde la capa de ozono está tan debilitada, que la radiación ultravioleta UV-B pasa en
gran proporción, y causa daño a los seres vivos, plantas y animales; afectando la salud y la
producción del ecosistema".

Según datos que se recopilan desde 1964, señala Villegas, "el Perú sufre una disminución de
ozono, al igual que todo Sudamérica. Antes teníamos en promedio 250, 240 unidades Dobson.
Ahora es común tener 220, 230 unidades Dobson". Las unidades Dobson miden el espesor de la
capa de ozono, 300 unidades Dobson de ozono en la superficie de la Tierra formarían una capa de
3 mm de espesor.

Sin embargo, este deterioro es resultado de los gases emitidos en la década del 1930 en adelante.
"Una vez que estos gases son emitidos a la superficie, tienen un proceso: deben llegar a la alta
atmósfera, donde está el ozono y es ahí donde se produce la destrucción. Estudios señalan que se
demoran 20 años para llegar ahí, y su capacidad destructora dura 100 años. En la actualidad, los
gases que fueron emitidos en los años 30, son los que están destruyendo la capa de ozono. Es
decir tenemos para rato", señala el investigador Esequiel Villegas.

CONSECUENCIAS

El efecto de la disminución del ozono sobre la superficie terrestre es el aumento de los niveles de
radiación ultravioleta-B. Este tipo de radiación UV-B daña a los seres humanos, animales y
plantas. Los incrementos en la radiación UV-B han sido observados no solo bajo el agujero de
ozono en la Antártida sino en otros sitios como los Alpes en Europa y en Canadá.

La disminución de la capa de ozono genera enfermedades como cataratas y cáncer a la piel. En


los últimos años, los índices de cáncer de piel aumentaron debido a la disminución del ozono
estratosférico (capa de ozono). El tipo más común de cáncer de piel es el denominado no-
melanoma, que es causado por las exposiciones a la radiación UV-B durante varios años.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ha pronosticado una tasa
anual de 10 por ciento de pérdida de ozono durante varias décadas, señalando que el aumento en
casos de cáncer de piel rondará los 250,000 por año.

Incluso teniendo en cuenta los acuerdos actuales para la eliminación de sustancias que agotan la
capa de ozono (SAO), un modelo realista indicaría que el cáncer de piel aumentaría a un 25 por
ciento por encima del nivel de 1980 para el año 2050.

Asimismo, el sistema inmunológico, también es afectado debido a que la exposición a la luz


ultravioleta reduce la efectividad del sistema inmunológico, haciéndolo más tolerante a la
enfermedad en lugar de combatirla. Esto podría significar la inutilidad de los programas de
vacunación.

Sin embargo, la destrucción de la capa de ozono no solo afecta al ser humano, también afecta a
las demás especies vivas. La pérdida del fitoplancton, base de la cadena alimentaría marina, ha
sido observada como causa del aumento de la radiación ultravioleta. Bajo el agujero de ozono en
la Antártida la productividad del fitoplancton decreció entre el 6 y el 12 por ciento.

PNUMA indica que un 16% de disminución de ozono podría resultar en un 5% de pérdida de


fitoplancton, lo que se traduce a una pérdida de 7 millones de toneladas de pescado por año,
siendo un duro golpe para la alimentación mundial, la misma que consume un 30% de proteínas
provenientes del mar.

Igualmente, se ha estudiado que un aumento de radiación UV-B implica la formación de cáncer de


piel en varias especies animales. Esto se ha estudiado en cabras, vacas, gatos, perros, ovejas y
animales de laboratorio y probablemente se trata de una característica común a varias especies.
Las infecciones en bovinos pueden agravarse con un aumento de la radiación UV-B.

Del mismo modo, las plantas también son afectadas por la radiación UV-B, viéndose alterada su
producción, crecimiento, su tiempo de florecimiento, su vulnerabilidad, y en muchos casos la
extinción de la especie. Entre los cultivos afectados figura la soya y el arroz.

LO QUE NOS ESPERA


La capa de ozono absorbe gran cantidad de la peligrosa radiación ultravioleta. Si llegara a
nosotros más radiación, podría causar un incremento de cáncer de piel y cataratas. Pero el
aumento de la radiación ultravioleta no nos afectaría solo a nosotros, sino también a toda la vida
sobre la Tierra.

Existiría peligro para las cosechas las plantas y los árboles; es decir, para los elementos que
constituyen la red alimenticia y, por lo tanto, para la producción mundial de alimentos.

En el mar, si el plancton marino formado por pequeñas plantas y animales que viven en la
superficie del agua desaparecerían, los peces más grandes morirían de hambre y la vida en el mar
se extinguiría. Así se perdería una fuente primordial de recursos alimenticios para el ser humano.

La cantidad de radiaciones ultravioletas (UV) que llegan a la superficie terrestre se incrementaría


en aproximadamente: UVA en 20%, la UVB en un 250% y la UVC en un 500%.

La preservación de la capa de ozono es tan importante como la preservación de nuestra vida


misma. Está en los países asumir el compromiso de evitar el uso de productos contaminantes, y
en nosotros la responsabilidad de cuidarnos de los rayos UV-B usando sombrero de ala ancha,
lentes con protección UV, usar bloqueador solar, no exponiéndonos al sol entre las 10 de la
mañana y las 3 de la tarde y utilizando prendas de manga larga que nos cubran.

La capa de ozono
Enviado por Jorge Mejía

Anuncios Google:
TODOZONO
Ingeniería en ozono desde 1.975 Generadores de 0 a 20 Kg/h | www.todozono.es

Purificador de Agua/Ozono
Purificador Doméstico Desinfecta carnes, frutas, verduras | www.ozonorai.com

Invierta en Perú
Gane 30% x mes, Oro, Divisas y Petróleo. Asesoría Gratis. | www.inversionenfuturos.info

Partes: 1, 2
1. Introducción
2. ¿Qué es el ozono?
3. ¿Cómo se genera el ozono?
4. La capa de ozono
5. Función de la capa de ozono
6. La destrucción de la capa de ozono
7. El agujero de ozono antártico
8. Consecuencias de la disminución de la capa de ozono
9. Acuerdos internacionales
10. Consecuencias de los acuerdos tomados
11. Bibliografía

I. INTRODUCCIÓN:

Del griego "ódsein", que significa oler; el ozono, conocido en su fórmula química
como 03, es una forma alotrópica del oxígeno; es decir es una de las modalidades en
que se presenta este gas en la naturaleza (molécula biatómica: 02 u oxígeno común;
molécula triatómica: 03, ozono).
El ozono concentrado es un gas inestable que a presión y a temperaturas ordinarias
se descompone en oxígeno común. Asimismo, desprende un penetrante olor
sulfuroso y su coloración es azulada suave.
En la superficie de la Tierra, el 03 actúa como un gas tóxico en vegetales y animales,
sin embargo existe en forma natural en la atmósfera superior, constituyendo la "Capa
de Ozono".
El ozono (O3), es un componente minoritario de la atmósfera terrestre, sin embargo,
es un importante protector de la vida sobre la superficie terrestre debido a que
cumple la funciónde un filtro protector contra la radiación ultravioleta (RUV),
principalmente de longitud de onda entre los 280 y 320 nm.
En la llamada zona fotoquímica de la alta atmósfera (sobre 60 Kms.), el 03 se
produce al actuar sobre ella los rayos ultravioletas (UV) del Sol, los que fraccionan las
moléculas de oxígeno molecular común, 02. Debe entenderse que esta reacción es
constante, coexistiendo ambos gases (O2 y O3). Así se genera, a esas alturas, el 99%
del ozono; el resto resulta de tormentas eléctricas
Debido al gran crecimiento demográfico que agotan de manera acelerada los
recursosdel planeta, además que gracias al paralelo crecimiento en la industria, se
esta generando mas contaminación.
Este crecimiento industrial trae consigo una serie de problemas de contaminación lo
que ocasionan a medida que el tiempopasa en la destrucción de la capa de ozono cuyo
agujero a alcanzado una extensión mucho mayor que el doble de la extensión
territorial de los Estados Unidos, y sabiendo que la capa de ozonoes la que nos
protege de las mortíferas radiaciones ultravioleta proveniente del sol. Hoy por hoy
esto se ha convertido en un dolor de cabeza que enfrenta la humanidad.

II. ¿QUÉ ES EL OZONO?


El ozono es una sustancia gaseosa. En 1781 Van Marum predijo su existencia cuando
observó el olor del aire atravesado por descargas eléctricas, pero no fue descubierto
hasta 1839 por Christian Schönbein que le dio el nombre de ozono. Su nombre deriva
del griego ozein = oler.
Características del Ozono:
• Se puede detectar durante las tormentas y cerca de equipos eléctricos de alto
voltaje o que produzcan chispas. Es el caso de muchos motoreseléctricos (por
ejemplo, en las batidoras o en juguetes con un pequeño motor) cuando se
producen las chispas en los contactos de las escobillas se produce ozono que
podemos oler al acercarnos.
• El ozono puede condensarse y, en este estado, se presenta como un líquido de
color azul índigo muy inestable.
• Si se congela lo podemos observar como un sólido de color negro-violeta. En
estos dos estados es una sustancia muy explosiva dado su gran poder oxidante.
• Su estado natural es el gaseoso y se encuentra en el aire, cerca de la superficie
de la Tierra, en muy pequeñas cantidades, en una proporción aproximada de 20
partes por mil millones (ppmm) y en verano puede llegar a subir hasta las 100
ppmm.
• En su estado puro es de color azul. Cuando se enfría a 162º K (punto de
ebullición), el ozono forma un líquido azul oscuro que es explosivo en virtud de la
tendencia espontánea del ozono para descomponerse en oxígeno.
• Si se lo enfría para llegar a los 251,4 ºC bajo cero (punto de fusión), es un
sólido de color violeta negruzco.
• Se descompone en presencia de Cloro y oxida a la mayor parte de los metales.
Es más estable a altas temperaturas, y es muy peligroso ya que en ciertas
concentraciones es violentamente explosivo.
• Es más pesado y activo que el oxígeno. También es más oxidante, razón por la
cual se lo utiliza como desinfectante y germicida, debido a la oxidación de las
bacterias que este efectúa. Se ha utilizado para purificar agua, destruye la materia
orgánica, o el aire en hospitales, submarinos, etc.
• Puesto que la oxidación de compuestos coloreados suele dar lugar a
compuestos incoloros, el ozono se utiliza como agente blanqueador para ceras,
almidón, grasas y barnices.
• Cuando se agrega en pequeñas cantidades al aire, el ozono elimina los olores,
pero se debe utilizar con cuidado y en concentraciones muy bajas puesto que irrita
los pulmones.

Aunque el ozono fue estudiado por Marignac, Becquerel y Fremi, no se determinó su


estructura hasta 1863 cuando J. L. Soret demostró que se trataba de una forma
alotrópica del oxígeno (O3). Su molécula está formada por tres átomos de oxígeno
unidos con una geometría angular. De aquí deriva su nombre científico: trioxígeno.
Propiedades físicas del ozono
Peso molecular (PM).......................................................... 48
Temperatura de condensación.......................................... - 112 º C
Temperatura de fusión..................................................... -192,5 º C
Densidad......................................................................... 1,32
Densidad (líquido a –182 º C)......................................... 1.572 gr/cm 3
Peso del litro de gas (a 0º y 1 átm.)................................. 1,144 gr.

III. ¿CÓMO SE GENERA EL OZONO?


• El ozono se produce cuando grandes cantidades de energía se ponen en
contacto con las moléculas de oxígeno, haciendo que estas se dividan en átomos
individuales (radicales libres), estos a su vez reaccionan con moléculas de oxígeno,
reacción favorecida por la presencia de un catalizador en el medio, y forman
moléculas de ozono.
• Este gas es sumamente inestable y el tercer átomo de oxígeno tiende a
escaparse generalmente unos segundos después de su formación.
• Las mayores cantidades de ozono de la atmósfera se producen por acción de
los rayos ultravioletas, que penetran en esta y la altura de la estratósfera, entre los
10 a los 50 Km., producen una reacción fotoquímica.

Ozono estratosférico
• El ozono estratosférico se forma por acción de la radiación ultravioleta, que
disocia las moléculas de oxígeno molecular (O2) en dos átomos, los cuales son
altamente reactivos, pudiendo reaccionar estos con otra molécula de O2
formándose el ozono. El ozono estratosférico se destruye a su vez por acción de la
propia radiación ultravioleta. Se forma así un equilibriodinámico en el que se
forma y destruye ozono. Así, el ozono actúa como un filtro que no deja pasar dicha
radiación perjudicial hasta la superficie de la Tierra.

• El oxígeno es prácticamente transparente a la luzvisible (400 a 800 nm), y al


UV próximo (240 a 360 nm), pero es un gran absorbente de la radiación del
extremo UV del espectro (160 a 240 nm).

Cada fotón de esta longitud de onda impacta disocia una molécula de oxígeno en 2
radicales libres:
O2 + hv ->O + O
• La reacción siguiente requiere de la participación de un catalizador que es
liberado a la atmósfera una vez finalizada su función:

O + O2 +Catalizador -> O3 + catalizador OZOGÉNESIS


• Una vez obtenida la molécula de ozono, recomienza el proceso cuando un
fotón impacta contra esta revirtiendo la reacción:

O3 + uv ->O2 + O OZONÓLISIS
• Estas dos reacciones conducen a un equilibrio fotoquímico mediante el cual
se mantiene una pequeña concentración de O3 en la alta atmósfera que protege a
manera de escudo a los seres vivos que habitan la Tierra de los rayos ultravioletas.
• El ozono cuenta con la ayuda de gases reservorios que lo protegen
reaccionando con algunos catalizadores.

Estos gases son HC1, HOCL y CIONO2 (este último puesto en duda como veremos
más adelante). La formación del ozono se da en la alta estratósfera, sobre todo en el
Ecuador donde la radiación solar y por lo tanto también la de UV, llegan en forma
vertical. Desde aquí es transportado hacia los polos y la baja estratósfera.
• El ozono comparte la estratósfera con el oxígeno, el vapor de agua, el dióxido
de carbono, el hidrógeno y el nitrógeno. Generar ozono en forma industrial es un
proceso común que consiste en someter al aire o a oxígeno a una descarga
eléctrica, si bien es un procedimiento sencillo, es caro.

Ozono troposférico
• Sin embargo, también podemos encontrar ozono en la zona más baja de la
atmósfera, convirtiéndose en un problema, puesto que el ozono, en concentración
suficiente puede provocar daños en la vegetación (a partir de unos 60
microgramos por metro cúbico).
• El mecanismo mediante el cual se genera el ozono en la troposfera es
completamente distinto, ya que a esta altura no llegan las radiaciones
ultravioletas. El conjunto del ozono, NOx y VOCs forma una neblina visible en
zonas muy contaminadas denominada smog fotoquímico.
• Este método de generación de ozono se dá como consecuencia de la
urbanización del hombre; el aire que está sobre los continentes se enturbia y filtra
casi todas las ondas más cortas que ya han atravesado la capa de ozono. Los
óxidos de nitrógeno y los hidrocarburostienen características negativas que con un
poco de luz (UV) se descomponen formando ozono en la baja atmósfera lo que
trae como consecuencia nauseas y efectos irritantes en las vías aéreas superiores
de las personas y de animales.

IV. LA CAPA DE OZONO


• A pesar de su frecuente utilización, el término "Capa de ozono" es entendido,
generalmente, de una manera que se presta al equívoco. El término sugiere que, a
una cierta altura de la atmósfera, existe un nivel de ozono concentrado que cubre y
protege la tierra, a modo de un cielo que estuviese encapotado por un estrato
nuboso. Lo cierto es que el ozono no está concentrado en un estrato, ni está
situado a una altura específica, si no que es un gas escaso que está muy diluido en
el aire y que, además, aparece desde el suelo hasta más allá de la estratosfera.
• Se denomina capa de ozono, u ozonosfera, a la zona de la estratosfera
terrestre que contiene una concentración relativamente alta de ozono, gas
compuesto por tres átomos de oxígeno (O3). "Relativamente alta" quiere decir
unas pocas partículas por millón, mucho más alta que las concentraciones en la
atmósfera baja pero aún pequeña comparada con la concentración de los
principales componentes de la atmósfera.
• La capa de ozono fue descubierta en 1913 por los físicos franceses Charles
Fabry y Henri Buisson. Sus propiedades fueron examinadas en detalle por el
meteorólogo británico G.M.B. Dobson, quien desarrolló un sencillo
espectrofotómetro que podía ser usado para medir el ozono estratosférico desde la
superficie terrestre.
• Entre 1928 y 1958 Dobson estableció una redmundial de estaciones de
monitoreo de ozono, las cuales continúan operando en la actualidad. La Unidad
Dobson, una unidad de medición de la cantidad de ozono, fue nombrada en su
honor.
• La vida en la Tierra ha sido protegida durante millares de años por una capa
de veneno vital en la atmósfera. Esta capa, compuesta de ozono, sirve de escudo
para proteger a la Tierra contra las dañinas radiaciones ultravioletas del sol. Hasta
donde sabemos, es exclusiva de nuestro planeta. Si desapareciera, la luz
ultravioleta del sol esterilizaría la superficie del globo y aniquilaría toda la vida
terrestre.
• La capa de ozono se encuentra en la estratosfera, aproximadamente de 15 a
50 Km. sobre la superficie del planeta. En ella se producen concentraciones de
ozono de hasta 10 partes por millón. La concentración del ozono estratosférico
varía con la altura, pero nunca es más de una cienmilésima de la atmósfera en que
se encuentra.
• El ozono es un gas tan escaso que, si en un momento lo separásemos del resto
del aire y que lo atrajésemos al ras de tierra, tendría solamente 3mm de
espesor.
• El ozono está en todas partes y a cualquier altura. Incluso en los niveles
estratosféricos de máxima concentración relativa es un componente minoritario
de la mezcla de gases que componen el aire. En ninguna altura, llega a
representar ni el 0,001% del volumen total de aire.
• La radiación ultravioleta de menor longitud, conocida como UV, es letal para
todas las formas de vida y es bloqueada casi por completo. La radiación UVA, de
mayor longitud, es relativamente inofensiva y pasa casi en su totalidad a través de
la capa. Entre ambas está la UVB, menos letal que la UVC, pero peligrosa; la capa
de ozono la absorbe en su mayor parte.
• Cualquier daño a la capa de ozono aumentará la radiación UVB, a igualdad de
otras condiciones. Sin embargo, esta radiación está también limitada por el ozono
troposférico, los aerosoles y las nubes.

DISTRIBUCIÓN DE LA CAPA DE OZONO


• El ozono se encuentra muy desigualmente repartido en las capas
atmosféricas; las inferiores contienen a partir de los 20 Kms. de altura.
• Va aumentando su proporción para alcanzar la mayor densidadhacia los 50
Kms. Y disminuir posteriormente hasta los 80. Por esta razón recibe el nombre de
ozonosfera (capa de ozono), la zona comprendida entre los 35 y 80 Kms, la cual se
halla encima de la estratosfera y debajo de la ionosfera.
• La formación del ozono atmosférico es debido al bombardeo de las moléculas
de oxigenopor iones y electrones procedentes del sol, y su presencia en la
atmósfera hace posible la absorción de la casi totalidad de la radiación ultravioleta
del sol que incide sobre la tierra, de modo que evite la acción destructora de los
órganos vivos que llevaran a cabo la radiación procedente del sol sin el filtro de la
capa de ozono gaseoso.
• La cantidad de ozono en la atmósfera varia según el lugar y el tiempo,
aumenta desde las zonas tropicales a los polos y experimenta una oscilación anual
imperceptible en el ecuador y de la mayor amplitud en los polos, con un máximo
en la primavera y un mínimo en el otoño.

V. FUNCIÓN DE LA CAPA DE OZONO


• La existencia de la Capa de Ozono es capital para la preservación de la vida en
nuestro planeta. Así, el 03 forma un escudo protector que impide que los rayos
(UV) perjudiciales del Sol alcancen la faz de la Tierra, dejando, por el contrario,
continuar su camino hacia la superficie los rayos (UV) benéficos (luz solar
iniciadora del proceso fotosintético en los vegetales de la tierra y del mar).
• En la estratosfera, a una distancia entre 15 y 50 kilómetro, forma una
verdadera capa protectora de los rayos ultravioletas provenientes del sol, ya que
actúa como una pantalla que filtra dichos rayos; por lo que ésta es,
indudablemente su función especifica en la estratosfera, que es donde se
encuentra en estado natural y es allí donde absorbe las peligrosas radiaciones
ultravioletas provenientes del sol, mientras que deja pasar la luz visible para
soportar la producción de las plantasque forman la base de las cadenas
alimenticias.

VI. LA DESTRUCCIÓN DE LA CAPA DE OZONO


• La preocupación por el cuidado de la Capa de Ozono se inició a comienzos de
los años 70, cuando se pensó en la acción perjudicial de los óxidos nitrogenados,
que se desprenden de los aviones supersónicos, sobre el 03. Estos lo destruirían
según la ecuación tipo siguiente:

N 02 + 03 ––––––––––––> N 03 + 02
• En otras palabras: el óxido nitroso reacciona con el ozono dando por
resultado óxido nítrico y oxígeno común. Si bien esto sucede, la injerencia en el
problema del ozono es mínima.
• Sin embargo, en 1974 los investigadores del Departamento de Química de la
Universidadde California: Sherwood Rowland y Mario Molina causaron gran
impacto en Estados Unidos al exponer en un estudio teórico, la seria amenaza
para la Capa de Ozono mundial que significaban los productos químicos sintéticos
denominados: "CLORO-FLUORO-CARBONOS" (CFC).

• La disminución del 03 comenzó a ser detectada en la Antártica en 1977 por


científicos de la British Antarctic Survey. Pero la duda sobre la certeza de las
mediciones siguió, hasta que se logró comprobar en 1985, que la radiación UV
perjudicial del Sol había aumentado 10 veces y que la Capa de Ozono sobre la
Antártica había disminuido en 40%.
• Esto fue confirmado ese mismo año (1985) cuando investigadores de la NASA
comprobaron el deterioro de la Capa de Ozono gracias a instrumentos instalados
en el satélite Nimbus 7.
• Así, consignaron que el sector dañado cubría una zona subcircular, donde se
presentaba la delgadez máxima del 03 sobre la Antártica. A partir de entonces se
comenzó a hablar del "agujero" en la Capa de Ozono, lo que en realidad es una
gravísima disminución del espesor del escudo protector de 03.
• En la primavera de 1987, el ozono disminuyó en un 50% sobre la Antártica.
(En el punto Bahía Halley - Mar de Weddell -, cayó en casi un 95%).
• La capa de ozono, según investigaciones científicas, se está reduciendo entre
un 2 y 3 % cada año.
• La disminución del espesor de la capa de ozono fue por mucho tiempo un
misterio. Explicaciones ligadas a los ciclos solares o características dinámicas de la
atmósfera, parecen infundadas y hoy por día parece probado que es debido al
aumento de las emisiones del freón (Clorofluorcarbono o C.F.C), un gas que se usa
en la industria de los aerosoles, plásticos y los circuitos de refrigeracióny aire
acondicionado.
• El CFC Los CFC son compuestos muy estables, no son inflamables ni tóxicos.
Así, su estabilidad les da una larga vida en la atmósfera, lo que permite su
transporte hacia la parte superior, en la estratósfera, donde permanecen por
centenas de años.
• Sin embargo, los rayos ultravioletas, en contacto con el CFC, producen una
reacción química que libera el Cloro y el Bromo y produce la destrucción del
ozono. Así, los mismo rayos, que ya no son los detenidos, alcanzan la superficie de
la tierra en mayor cantidad e intensidad.

• Al entrar en la zona fotoquímica, los CFC serían desintegrados por la acción


de los rayos UV, que cortan los enlaces químicos de sus componentes. De este
modo se liberaban átomos de Cloro (Cl), los que considerados "ozonófagos",
inmediatamente buscarían una molécula de ozono. Se desencadenaba entonces la
siguiente ecuación tipo:

Cl + 03 ––––––––––––> Cl 0 + 02
• En otras palabras: el cloro reacciona con el ozono resultando monóxido de
cloro y oxígeno común.

Luego seguía la segunda: Cl 0 + 02 ––––––––––––> Cl + O2


Es decir, el monóxido de Cloro vuelve a reaccionar con el oxígeno, resultando cloro
libre y oxígeno. El cloro libre continúa con la primera reacción en forma encadenada.
• Los científicos de la Universidad de California habían dado la primera voz de
alarma sobre la destructiva acción de los CFC sobre el 03. Asimismo habían
indicado que los CFC en la atmósfera no eran eliminados por las lluvias ni se
disolvían en el mar por su relativa insolubilidad en agua.
• Posteriormente, debido a la carencia de pruebas (cifras y estadísticas de
medición de la cantidad de 03 en la atmósfera) que confirmaran la hipótesis de
Rowland y Molina, los fabricantes de CFC en Estados Unidoscontinuaron su
producción en gran escala.
• Si la Capa de Ozono fuese destruida, el aumento de la radiación UV
desencadenaría una serie catastrófica de reacciones biológicas como el incremento
en la frecuencia de enfermedades infecciosas y cáncer en la piel.
• Por otra parte, la producción de gases de "invernadero" (evacuados desde la
superficie de la Tierra por acción principalmente del hombre) que generan el
llamado "Efecto Invernadero ", tendrá como consecuencia un calentamiento
global con cambios regionales en la temperatura, lo que redundará en una
elevación del nivel del mar como resultado, entre otros factores, del derretimiento
paulatino de grandes masas de hielo polar.

VII. EL AGUJERO DE OZONO ANTÁRTICO


• Algunos metereologos ingleses estacionados en la Antártica informaron de un
"agujero" (en realidad, el adelgazamiento de una zona) en la capa de ozono sobre
el polo sur allí la concentración de ozono era 50 % inferior a lo normal.
• En 1996, la concentración de ozono llego a un mismo nivel, 40% inferior a los
niveles de 1960, en un área de 26 millones de metros cuadrados, mayor que toda
la América de norte.
• Parches movedizos de aire sin ozono han causado aumentos de l 20% en la
radiación ultravioleta de Australia. Las estaciones de televisióninforman a diarios
las lecturas de radiación ultravioleta y aconsejan a los habitantes que no se soleen.
• Cálculos basados en datosactuales indican que en Queesnsland, donde la
capas de ozono es más delgada, se espera que tres de cuatro padezcan de cáncer
cutáneo.

• En rigor no existe un agujero. En forma estacional, entre los meses de agosto


y noviembre, se viene observando, desde mediados de los 70' una región con
valores relativamente bajos, con una zona estrecha que lo delimita, con
fuentesgradientes separando estos bajos valores, de un entorno con alta
concentración del gas. Se habla de agujero cuando hay menos de 220 DU de ozono
entre la superficie y el espacio.
• Organismos inferiores, base de la cadena alimentaria del mar, son a su vez la
base de los estudios biológicos, ya que en un solo episodio de agujero de ozono,
cumplen varias veces su ciclo reproductivo, permitiendo detectar posibles agentes
causantes de mutaciones

Aspectos que describen su formación


Los modelos más recientes que describen su formación periódica del agujero de
ozono coinciden a atribuir su presencia a la acción conjunta de dos aspectos
fundamentales:
Circulación y dinámica atmosféricas
• Las corrientes de circulación del aire en la estratosfera baja y media,
favorecen especialmente en el verano del Hemisferio Norte, el ascenso de masas
de aire ricas en contaminantes y su transporte de norte a sur. Ciertos gases, como
el metano y el dióxido de nitrógeno, reaccionan con el monóxido de cloro y lo
atrapan, con lo que forman los llamados reservorios de cloro y evitan la
destrucción del ozono.
• A su vez, en junio durante el invierno austral se observa la formación de un
vórtice o "embudo" (una especie de remolinos) en la estratosfera , que aísla el aire
de su interior e impide su mezcla con aire de su entorno. Este "embudo" se genera
a partir de los 4.500 m. de altura y se extiende hasta la baja estratosfera, con su
centro coincidiendo, en promedio con el polo sur. Este vórtice confina los gases a
un anillo de vientos que circulan en la antártica. Las extremas temperaturas frías
del invierno hacen que pequeñas cantidades y humedad de otras sustancias
presentes en la estratosfera formen las nubes del polo sur, y las partículas ofrecen
una superficie para que ocurran reacciones químicas que liberan moléculas de
cloro (Cl2) de los reservorios.
• Dentro del vórtice, y con la llegada de la luz solar durante la primavera, es
donde tienen lugar los procesos fotoquímicos que determinan la disminución del
ozono. Cuando vuelve la luz en primavera, el calorsolar dispersa las nubes; la
radiación ultravioleta incide en la moléculas de cloro, libera átomos libres y
empieza el ciclo de cloro que destruye con rapidez la capada ozono.
• Para noviembre, coincidiendo con el episodio anual, al comienzo del verano
antártico, el vórtice desaparece y el aire rico en ozono vuelve la zona y esto tiene
lugar cuando se hace posible la mezcla de aire empobrecido de ozono del interior
con el aire rico en este gas del entorno cercano. Sin embargo, para entonces ya el
aire pobre en ozono se ha dispersado por el hemisferio sur.

El Daño Provocado por el hombre.


• Los principales agentes de destrucción del ozono estratosférico, son
mayormente el cloro y el bromo libres, que reaccionan negativamente con ese gas.
• Las concentraciones de cloro y bromo naturalmente presentes en la
atmósfera, son escasas especialmente en la estratosfera y por consiguiente, pobres
en la generación del agujero de ozono, en cuanto a su extensión y los valores
recientemente observados.
• El cloro, en las proporciones existentes, debe su presencia en la atmósfera a
causas antropogenias, especialmente desde la aparición de los clorofluocarbonos
(CFC) sintetizados por el hombrepara diversas aplicaciones industriales. La forma
por la cual se destruye el ozono es bastante sencilla. La radiación UV arranca el
cloro de una molécula de clorofluorocarbono (CFC). Este átomo de cloro, al
combinarse con una molécula de ozono la destruye, para luego combinarse con
otras moléculas de ozono y eliminarlas.
• El proceso es muy dañino, ya que en promedio un átomo de cloro es capaz de
destruir hasta 100.000 moléculas de ozono. Este proceso se detiene finalmente
cuando este átomo de cloro se mezcla con algún compuesto químico que lo
neutraliza.

Los Clorofluorcarbonados
• Los clorofluorocarbonos (CFCs) son hidrocarburos halogenados. Son
moléculas que no reaccionan, inflamables inocuas en las que átomos de cloro y
flúor reemplazan algunos de hidrógeno.
• A la presión normal son gases; pero se licuan con poco que se les presione,
desprenden calor y se enfrían. Cuando vuelve a vaporizar, reabsorbe el calor.
• Estos son usados para los siguientes propósitos:

* Los CFCs se usan en casi todos los refrigeradores, acondicionadores de aire y


bombastérmicas como fluidos de transferencia de calor. Cuando esta maquina se
arruina los CFCs suelen escapar a la atmósfera.
* Su segundo uso principal es en la fabricación de las espumas plásticas. Cuando la
espuma plástica queda lista los CFCs escapan al aire.
* Los CFCs también se emplean en la industria de la electrónica para limpiar partes
de computadoras. De nuevo los CFCs aplicados pasan a la atmósfera.
*Por ultimo, los CFCs se utilizan como agente presurizador en las latas de aerosoles,
desde luego se liberan al aire con cada aplicación.
• En la estratosfera la intensa radiación UV los descompondría y liberarían
átomos de cloro:

• Al cabo, todos los átomos de cloro se desprenderían de las moléculas de CFC a


consecuencias de la consecuencia de la descomposición fotoquímica. Entonces los
átomos de cloro formarían con el ozono monóxido de cloro y oxigeno molecular:

• Más aun dos moléculas de ClO reaccionan y liberan más cloro y otra molécula
de Oxígeno:

• El cloro actúa como catalizador que propicia las reacciones químicas sin
consumirse. Como dura mucho tiempo de 40 a 100 años, cada átomo tiene la
posibilidad de descomponer 100 000 moléculas de Ozono.
• Los CFCs son nocivos dado que son agentes de transporte de cloro a la
Estratósfera y el daño persiste porque el elemento desaparece con mucha lentitud.
• Los científicos razonan que cualquier sustancia que lleve halógenos reactivos
a la estratosfera reduce el ozono. Entre estas sustancias se encuentran compuestos
halogenados, como el cloroformo, tetrafloruro de carbono y el bromuro de metilo.
• Dado su uso difundido como fumigante del suelo y pesticida, se piensa que le
bromuro de metilo es la causa del 10% de la perdida del ozono en la estratosfera
(se cree que el bromo es 40 veces mas potente que el cloro).

VII. CONSECUENCIAS DE LA DISMINUCIÓN DE LA


CAPA DE OZONO
Consecuencias del agotamiento de la Capa de Ozono…
• Incrementan la llegada de radiación UV a la superficie terrestre afectando al
hombre y los ecosistemas.
• En el hombre puede producir cataratas en los ojos, cáncer a la piel y
debilitamiento del sistema inmunológicos, lo cual aumenta el los casos de
enfermedades infecciosas.
• En las plantas se alteran los ciclos vegetativos, disminuyendo la cantidad y
calidad de las cosechas.
• En los océanos muere en plancton que habita las superficies acabando así con
el primer eslabón de la cadena alimenticia marina. La disminución del 16% en la
capa de Ozono causa una caída en la producción mundial de pescado de más de 6
millones de toneladas anuales.
• El aumento de la radiación UV en la superficie terrestre estimula la
reactividad química entre los gases propios de la contaminación industrial,
aumentando los problemas ambientales como la lluvia ácida.

• La salud humana, se vería seriamente afectada por una serie de enfermedades


que pueden aumentar tanto en frecuencia como en severidad tales como:

* Sarampión,
* herpes
* malaria,
* lepra,
* varicela y
* cáncer de piel, todas de origen cutáneo.
• La exposición a la radiación ultravioleta ocasiona trastornos oculares y muy
especialmente cataratas causantes de ceguera.
• Menos alimentos : las radiaciones ultravioleta afectan la capacidad de las
plantas de absorber la luz del sol en el proceso de fotosíntesis. También puede
verse reducido el contenido nutritivo y el crecimiento de las plantas.
• El clima: Va a variar por las emisiones de CFC, las cuales pueden contribuir
al calentamiento global. La atmósfera actúa como un invernadero para la tierra al
dejar pasar la luz, pero retiene el calor. El aumento de la cantidad de ciertos gases
aumenta la capacidad de la tierra para bloquear el calor, lo cual causa
temperaturas más elevadas y cambios climáticos.
• Los materiales de construcciónusados en edificios, pinturas, envases y en
muchos otros lugares, son degradados por la acción de las radiaciones ultravioleta.
• El nivel del mar aumentaría como consecuencia de la expansión de sus aguas,
cuando se recalienten y derritan los glaciares. Sostienen los científicos que para el
año 2050 el aumento del mar será de 0,3 a 1,2 metros, produciéndose
inundaciones costeras y erosiones. También pronostican contaminaciones de
suministros hídricos por la ausencia de agua salada y se verá afectadas la
economía de las zonas costeras.
• Entre otros fenómenos extremos se producirán huracanes, ciclones, olas de
frío intenso y tifones. La disminución de la capa de ozono parece hacerse cada día
más evidente y dramática.
• Además del agujero existente sobre el Ártico cerca del polo sur, recientemente
se descubrió un nuevo hueco, sobre Australia y Nueva Zelanda. Según científicos
australianos la disminución de la capa de ozono puede ser motivada por periodo
de incidencia en la atmósfera durante el invierno.
• Si desaparece la capa de ozono desaparece también la protección de los rayos
ultravioleta, principales causantes del cáncer de piel y de modificaciones genéticas
en la flora y la fauna.
• La nave espacial "GALILEO" en su ruta hacia Júpiter, estudió la capa de
ozono, determinando que el principal agujero es más grande de lo que se pensaba
y está rodeado de una capa fina de hielo cristalizado.
• Algunos investigadores consideran que el hielo que recubre el agujero en la
capa de ozono actúa como catalizador fotosensible y destruye todavía más el
ozono. Es por esta causa que la capa de ozono está disminuyendo con mayor
rapidez.
• Consideran los científicos venezolanos que el hielo en la estratosfera es un
factor constante. En cambio el dióxido de carbono es un factor que va en aumento
año tras año.

VII. ACUERDOS INTERNACIONALES


• Para su programa ambiental, la Organizaciónde las Naciones Unidas convoco
en 1987 a una reunión en Montreal que se ocupara del agotamiento de la Capa de
Ozono. La naciónde miembros llegó a un acuerdo conocido como el Protocolode
Montreal para reducir 50% la producción de CFC para el 2000. Hasta la fecha
140paises han firmado el acuerdo.
• El protocolo de Montreal fue redactado antes de que se señalara con tanta
claridad a los CFCs como causantes de la destrucción de la capa de Ozono. Como
las pérdidas del gas de los años 80 fueron mayores de las esperadas, en junio de
1990 se adopto una enmienda que pide a los países firmantes que calendaricen la
eliminación de las primeras sustancias responsables para el año 2000 en los
países desarrollados y para el 2010 en los que están en desarrollo. Dadas las
pruebas de que el deterioro de la capa de Ozono se esta acelerando, en noviembre
de 1992 se añadió otra enmienda que adelanto la fecha de suspensión de los CFCs
a 1996.
• En esa reunión también se redujo el calendario para la eliminación de todos
los halógenos que se sospecha causan perdida en la capa de ozono.
• Incluso con la prohibición, hay tales cantidades de CFC en automóviles
refrigeradores y acondicionadores de aire que el deterioro normal de las unidades
seguirá contribuyendo a los niveles de CFCs durante algunos años. En el lado
positivo, las concentraciones de bromo y cloro llegaron a su máximo en 1995 y se
espera que declinen a niveles seguros alrededor del 2050.

VIII. CONSECUENCIAS DE LOS ACUERDOS TOMADOS


• Como consecuencia de los acuerdos alcanzados en el Protocolo de Montreal,
la producción de CFCs en los países desarrollados cesó casi por completo a finales
de 1995.
• En los países en vías de desarrollo los CFCs se van a ir retirando
progresivamente hasta eliminarse por completo en el año 2010. En la Enmienda
de Londres (1990) se añadieron, a los calendarios de eliminación, otras sustancias
destructoras del ozono, como el metilcloroformo y el tetracloruro de carbono.
• Los hidroclorofluorocarbonos (HCFCs), menos destructivos que los CFCs
aunque también pueden contribuir al agotamiento del ozono, se están usando
como sustitutos de los CFCs hasta el año 2030 en que deberán eliminarse por
completo en los países desarrollados; en los países en desarrollo la eliminación
debe producirse en el año 2040, como se adoptó en la segunda Enmienda al
Protocolo de Montreal (Copenhague, 1992).
• En la Enmienda de Beijing (1999), se hizo hincapié en la necesidad de
reforzar los controles, no sólo de la producción de los compuestos que afectan a la
capa de ozono, sino a su comercialización. También se incidió en la necesidad de
adoptar medidas suplementarias para controlar la producción de los
hidroclorofluorocarbonos y de otras sustancias nuevas.
• Los CFCs y otras sustancias químicas que destruyen el ozono pueden
permanecer en la atmósfera durante décadas, por lo que a pesar del progreso que
se ha logrado para eliminar gradualmente estos productos, la destrucción del
ozono estratosférico continuará en los próximos años. Así, en septiembre de 2003,
el agujero en la capa de ozono sobre la Antártica alcanzó una superficie de unos 28
millones de kilómetros cuadrados, inferior al récord registrado en el año 2000,
cuando alcanzó 29,78 millones de kilómetros cuadrados. A pesar de las
dimensiones del agujero de ozono, los científicos prevén que, si las medidas del
Protocolo de Montreal se siguen aplicando, la capa de ozono comenzará a
restablecerse en un futuro próximo y llegará a recuperarse por completo a
mediados del siglo XXI. De hecho, científicos del Instituto Max Planck (Alemania)
prevén que el agujero de la capa de ozono desaparecerá en 30 o 40 años. Esta
misma consideración se hace desde la Organización Mundial de la Meteorología,
que estiman que la recuperación de la capa de ozono se producirá hacia el año
2050.

En el Perú
• A partir del referido Programa País, se creó la Oficina Técnica de Ozono
(OTO/Perú) encargada del control y seguimiento de las tareas destinadas a la
eliminación de la SAO (sustancias agotadoras del Ozono), actuando de mas como
punto focal nacional antes las diversas instancias del protocolo.
• El plan de acción nacional contempla la ejecución de proyectos, labores de
capacitación, difusión y sensibilización de la opinión pública, entre otros.

Hasta la fecha se ha logrado la aprobación de los siguientes proyectos:


* El proyecto de Asistencia Preparatoria,
* La asistencia para la elaboración del Programa País,
* Seis proyectos de Refrigeración Domestica,
* Cuatro proyectos de Refrigeración comercial,
* Un proyecto de Espumas,
* Diseño de proyectos en el sector Solventes, entre otros.
• El financiamientode estos proyectos proviene del Fondo Multilateral de
Protocolo de Montreal y es en calidad de donación.

BIBLIOGRAFÍA
• FISHER, M., (1993), La capa de ozono. La tierra en peligro, Editorial
Mc.Graw-Hill. Madrid-España.
• http://www.pla.net.py/enlaces/cnelm/980617/capozon.htm
• http://www.almamater.cu/ciencias/pag06/capaoz.htm
• GUTIERRES, C.(2004), "Si quieres experimentar……en casa puedes empezar
con aire". Editorial,Selector actualidad. pag 157 y 158
• ODUM, E (1995). "Ecología: Peligra la vida". Interamericana –Mc. Graw-Hill.
México, D.F. 268 pp.
• http://www.tecnozono.com/imagenes.htm
• http://www.argentinaexplora.com.htm
• ODUM, E. y F. SARMIENTO.1998."El puente entre la ciencia y la
sociedad".Mc Graw-Hill Interamericana.322pp
• ORDANZA, Raúl N. (1993). Ecología: El hombre y su ambiente. Ed. Trillas.
México, D.F. 248 pp.
• MILLER, G..1994."Ecología y Medio Ambiente". México. Grupo editorial
iberoamericana.S:A.de C:V.
• TAMARA R. Rev. ALMA MATER- Editora: Marta Leida Cruz Sánchez
Webmaster: Maricela Facenda Pérez - Correctora: Leticia Barreda Rosabal.
• http://www.monografias.com/capadeozono.htm
• BENNET, H. 1981."Ecología de Campo".Ediciones Blume.Madrid-España.
• Revista de Trabajos de Investigación. CNDG – Bibliotec. Instituto Geofísico
del Perú (2000), Lima, p. 15-22.
• http://www.edunet.ch/activite/wall/encyclopedie/pagozono/capadeozo.htm
• http://es.wikipedia.org/wiki/Capa_de_ozono
• Microsoft Corporation. 2006. MicrosoftEncarta . Capa de Ozono

La capa de ozono no se recuperará hasta 2075


La capa de ozono registra "una progresiva pero lenta recuperación"
.Perspectivas que aún son más pesimistas en el área antártica, donde
no se llegará a esos valores hasta el periodo 2060-2075

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), perteneciente al Ministerio de


Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha hecho públicos estos datos
coincidiendo con el Día Internacional para la Preservación de la Capa de
Ozono, que se celebra el miércoles bajo el lema 'Participación universal: la
protección del ozono unifica al mundo'.

Este día conmemora la firma en 1987 del Protocolo de Montreal con el


objetivo de eliminar las sustancias destructoras de ozono, principalmente las
conocidas como CFCs y Halones, así como el de incluir nuevos compuestos
causantes de esa destrucción.

Aunque el Protocolo ha cumplido sus objetivos, la AEMET explica en un


comunicado que debido a que el tiempo de permanencia de esos compuestos
en la atmósfera es muy largo, sus efectos perdurarán por mucho tiempo, y la
recuperación de los niveles de ozono será muy lenta.

Además, se prevé que durante los próximos veinte años continúen


formándose agujeros de ozono de similar intensidad a la de los últimos años.
En cuanto al agujero de ozono del año 2008, alcanzó su máxima extensión el
12 de septiembre con una superficie de 27 millones de kilómetros cuadrados
(algo mayor que la extensión de América del Norte).

Esta extensión es mayor que la del año precedente pero menor que la del
2006, cuando se produjo la mayor extensión del agujero de ozono obtenida
hasta la fecha (29 millones de kilómetros cuadrados).

El año 2008 figura como el cuarto año en cantidad y extensión de ozono


destruido desde 1999, según datos de la AEMET.

En cuanto al agujero de ozono antártico de 2009, los primeros datos


muestran que la destrucción ha comenzado antes de lo usual, debido a una
disposición de la masa de aire antártica menos concéntrica que otros años,
pero más elongada, lo que hace que esté más expuesta a los primeros rayos
solares.
A expensas de que la llegada del sol a la Antártida después del invierno
austral acelere la destrucción de ozono, es prematuro dar una previsión de la
evolución del agujero, aunque la extensión permanece muy similar a la del
año pasado.

La AEMET contribuye a la vigilancia mundial de la capa de ozono en tiempo


real a través de la red de espectrofotómetros instalados en A Coruña, Madrid,
Zaragoza, Murcia, Izaña (Tenerife), Santa Cruz de Tenerife y El Arenosillo
(INTA, Huelva), y mediante la realización semanal de ozonosondeos en las
estaciones de Madrid y Santa Cruz de Tenerife.

Fuente: http://globedia.com/capa-ozono-recuperara-2075

¿Por qué debemos cuidar la capa de ozono?


El 16 de setiembre, se celebra el día internacional de la protección de la capa
de ozono y la protección de la radiación ultravioleta para recordarnos que
debemos ser consumidores más conscientes y cuidar nuestro medio ambiente
y nuestra piel.

¿Sabes cómo afecta al mundo la destrucción de la Capa de Ozono?


Cuida la capa ozono dándole un buen uso al aire acondicionado

Reflexiones sobre nuestro planeta Tierra a propósito del crecimiento poblacional

Martes, 14 de setiembre del 2010 |

El día internacional de la capa de ozono fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas
(ONU) desde 1995 y se celebra cada 16 de setiembre. Esta fecha fue elegida en conmemoración
al protocolo de Montreal en el que se discutió sobre la eliminación gradual y obligatoria de las
sustancias que lo afectan. Además, instituir este día es recordar a los gobiernos de todo el mundo
a cumplir con sus obligaciones ecológicas.

¿Por qué es importante la capa de ozono?

En términos simples, la tierra está rodeada por una capa fina de gas llamado Ozono. Esta nos
protege de los rayos ultravioleta del sol y sin su protección, se pueden generar enfermedades
como cáncer a la piel o quemaduras graves. El agotamiento de la capa de ozono llevará a la
reducción de su capacidad protectora y, en consecuencia, a una mayor exposición a la radiación.

¿Cómo se destruye la capa de ozono?

Cada primavera austral se abre un "agujero" en la capa de ozono sobre la Antártida, tan extenso
como los Estados Unidos y tan profundo como el Monte Everest. El agujero ha crecido casi todos
los años, desde 1979. En los últimos años, el agujero ha aparecido cada año, excepto en 1988.

Según el ingeniero Luis Yamada, profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica de la


Pontificia Universidad Católica del Perú, “el cloro liberado de las moléculas de ciertos compuestos
estables que es atacado por la intensa radiación ultravioleta, puede despojar a la molécula de
ozono de un átomo, dando lugar al ClO (monóxido de cloro) y al oxígeno normal. Cada molécula
de CFC destruye miles y miles de moléculas de ozono, alterando fuertemente el equilibrio
natural”.

Se ha demostrado que los CFC son la principal causa de la destrucción del ozono. Los gases
clorofluorocarbonados (CFC) se emplean en la industria de la refrigeración, agentes extintores y de
propelentes aerosoles.

Estos poseen una capacidad de supervivencia en la atmósfera de 50 a 100 años y cuando


alcanzan la estratosfera son disociados por la radiación ultravioleta, liberando el cloro de su
composición y dando comienzo al proceso de destrucción del ozono.

¿Cómo cuidar la capa de ozono?

Aunque parezca que en verdad no tenemos la culpa, nuestras acciones se ven reflejadas en el
estado de nuestro planeta. El Ingeniero Luis Yamada nos da algunos tips que podemos llevar a
cabo como consumidores para evitar la destrucción de nuestra capa de ozono:

Debemos protegernos del sol, con bloqueadores solares y anteojos especiales con protección
UV.

• Debemos consumir productos libres de CFC´s tanto para uso personal como
aerosoles, como para uso doméstico, refrigeradoras con refrigerante ecológico,
muebles con espumas expandidas con elementos libres de Cloro, extintores libres de
halones, solventes libres de Cloro, etc.
• El Perú forma parte de los países firmantes del Protocolo de Montreal y están
realizando acciones para evitar la emisión de CFC´S por parte de la Oficina Técnica de
Ozono.
• Los técnicos y las empresas de servicios de refrigeración y aire acondicionado
deben contar con conocimientos y equipos adecuados para evitar la emisión de
refrigerantes a nuestra atmósfera.
• Los usuarios que necesiten servicios para los equipos de refrigeración y aire
acondicionado deben exigir a los técnicos y empresas de servicios mostrar sus
conocimientos y equipos adecuados para evitar la emisión de refrigerantes a la
atmósfera.
• Debemos tomar conciencia acerca de este problema y pensar en el futuro de las
nuevas generaciones, y así poder dejarles un planeta habitable y que puedan
disfrutar de la naturaleza así como nosotros lo hemos hecho.

Los dejamos con un video del programa 31 minutos de Chile, en el que se explica con un toque de
humor la importancia de la capa de ozono y cómo cuidarnos de los rayos ultravioleta:

Fuente: Ingeniero Luis Yamada, experto de la Pontificia Universidad Católica del Perú en temas
de eficiencia energética, protección de la capa de ozono y refrigeración y aire acondicionado.