You are on page 1of 5

I Congreso Virtual de Responsabilidad Social Empresarial

23 y 24 de septiembre de 2010

Nuevos enfoques para la agenda de RSE de la PYME Iberoamericana

Por Luis Manuel Carapaica Gil

La adecuación de la Pequeña y Mediana Empresa (PYME) a los nuevos


esquemas globales de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no puede ni
debe ser considerada como una moda pasajera de gestión empresarial, o una
técnica de mercadeo con causa para la obtención de beneficios de imagen,
sino como un elemento estratégico del cual dependerá su permanencia dentro
de los mercados, su rentabilidad y crecimiento a mediano y largo plazo, al
tiempo que les facilita su proceso de integración con el entorno, convirtiéndose
en el más importante de sus activos empresariales.

Es importante destacar que la comprensión del concepto y el alcance de la


RSE en la PYME ha venido evolucionando dentro de una visión mucho más
amplia, asumiéndola como una cuestión cultural, un modo de pensar, de actuar
y de entender su interrelación con el entorno, lo que debe motivar la reflexión
sobre el verdadero papel que deben asumir todos los actores que intervienen
en ella.

En un entorno cambiante como el actual, las PYMES deben estar conscientes


de que la inversión en RSE les genera un alto valor agregado, por lo que deben
orientar sus esfuerzos hacia la adopción de metas empresariales compatibles
con los tres vértices del desarrollo sostenible: valor social, económico y
medioambiental.
Estamos convencidos de que la dinámica empresarial no puede mantenerse
aislada de la realidad social, cultural, económica y medioambiental que la
rodea, en atención a lo cual debemos conjugar acciones, requerimientos y las
responsabilidades de todos los actores, estando muy atentos a los cambios y
consolidando relaciones armónicas y sostenibles con nuestros grupos de
interés, pero siempre bajo la premisa de que todos son necesarios y se
necesitan mutuamente para lograr lo que Michael Porter y Mark Kramer dieron
en llamar la “integración social corporativa”. No podemos plantearnos, bajo
ningún concepto, un escenario de RSE o de “integración social corporativa” en
donde sólo uno de los actores mantenga una posición de dominio, o que esté
sustentado en un esquema de “suma cero” y no de “ganar – ganar”. El logro de
nuestros objetivos no puede significar la anulación de los otros actores, ya que
ello sólo conllevaría a la profundización de las diferencias sociales, creando
brechas insalvables y comprometiendo negativamente la consecución de las
metas de desarrollo sostenible dentro de un nuevo modelo de negocios
inclusivos y responsables.

La definición de una estrategia PYME para el desarrollo sostenible sigue siendo


una asignatura pendiente en Iberoamérica, por lo que se requiere una visión
compartida sobre la dirección y las condiciones necesarias para:

 Mejorar la plataforma competitiva sectorial.


 Desarrollar nuevas capacidades.
 Adoptar modelos de gestión de negocios responsables e inclusivos, que
le permitan competir exitosamente bajo estrictos parámetros de calidad,
productividad y competitividad, con un mejor manejo de costos y de
oportunidades por concepto de economías de escala.

En nuestro criterio, el avance que podamos tener en estos aspectos es vital


para conformar una agenda responsable y sostenible para las PYMES de la
región, en donde la mayor parte de las diferencias en los niveles de desarrollo
tienen mucho que ver con la manera en la que se definen las políticas de
integración social, más orientadas hacia esquemas populistas o asistencialistas
que hacia la adopción de esfuerzos por lograr una verdadera cohesión de todos
los sectores.

 ¿Cómo podemos construir esa visión compartida?


 ¿Qué desafíos, tendencias y prioridades sectoriales debemos incluir en
la agenda de la RSE para la PYME?
 ¿Cómo promover una participación activa de todos los actores
involucrados para lograr el desarrollo, la implantación y el seguimiento
de estrategias y programas de RSE en nuestras empresas?

Objetivo Estratégico de la Agenda

Promover la RSE como estrategia subregional para el desarrollo sostenible,


propiciando el fortalecimiento competitivo de la PYME iberoamericana como
actor protagónico en la generación de bienestar social, la integración armónica
y el respeto por los valores éticos, las personas, la comunidad y el medio
ambiente, mediante la adopción de buenas prácticas de gestión en su
estrategia de negocios

La agenda de RSE que proponemos para la PYME está basada en la


promoción de un espacio de diálogo, de concertación y de entendimiento entre
los diferentes actores (públicos, privados, gremiales y de la sociedad civil) que
adelantan programas de apoyo a la pequeña y mediana empresa, para lograr
el consenso en la adopción de políticas públicas regionales en materia de
RSE, que permitan lograr el equilibrio entre los objetivos económicos, sociales
y medioambientales de las PYMES y el desarrollo sustentable de las
economías nacionales. Este nuevo enfoque en la agenda debe facilitar el
desarrollo y la puesta en marcha de modelos de negocios responsables,
basados en la adopción de buenas prácticas de gestión, la integración de la
cadena de valor sectorial y sus relaciones con todos los stakeholders.
Prioridades estratégicas

 Diseño y puesta en marcha de políticas públicas e iniciativas


subregionales de RSE, orientadas hacia la adopción de un marco
referencial para la PYME, garantizando en todo momento la identidad,
la voluntariedad y la sostenibilidad de la RSE como aspectos
integrantes.

 Desarrollo del conocimiento y formación de competencias en RSE


mediante programas y actividades de sensibilización, promoción y
difusión de conocimientos, herramientas y recursos de RSE como
manuales, guías de buenas prácticas y la promoción de experiencias
exitosas, entre otras que permitan la transferencia de conocimientos en
aspectos tales como: la integración del lugar de trabajo, el desarrollo del
talento humano, producción y consumo sostenibles; responsabilidad,
comunicación, transparencia y buen gobierno corporativo.

 Asistencia técnica especializada en el desarrollo de modelos de


negocios inclusivos y estrategias de RSE.

 Promoción y desarrollo de redes de cooperación entre PYMES que


tengan como base común la RSE y los negocios inclusivos,
permitiendo el fortalecimiento de la cadena de valor sectorial, la
integración efectiva de todos los stakeholders, el aprovechamiento de
los aspectos regionales (diferencias, similitudes y
complementariedades), la articulación de relaciones entre los sectores
público y privado bajo políticas consensuadas, además del
fortalecimiento competittivo de las PYMES participantes.
La estrategia de sostenibilidad empresarial

La adopción de una estrategia de sostenibilidad y RSE supone el


reconocimiento e integración del triple balance social en todas las actividades
de la empresa, por lo que debe contar con el compromiso de la Alta Dirección y
de todo el Talento Humano para poder integrarla como un aspecto medular del
ADN corporativo. La RSE comienza por casa y podemos construirla al propiciar
una atmósfera creativa dentro de la empresa, generando nuevas ideas y
aprendiendo de los errores.

Fases para la adopción de una estrategia de sostenibilidad

 Identificación de los objetivos estratégicos, incorporando la RSE como


un aspecto medular del ADN corporativo.

 Selección de los indicadores de sostenibilidad que conformarán el


esquema de gestión de la RSE.

 Adopción de un esquema de alineamiento estratégico de la organización


con los objetivos estratégicos de RSE.

 Implantación del Plan de Sostenibilidad Empresarial y RSE.

 Seguimiento y revisión de todos los procesos críticos.