You are on page 1of 32

¡¿Hasta cuándo?!

Introducción

I.- Un poco de historia


1.- Desde 1953 hasta 1976

2.- Desde 1977 hasta 2002

3.- Desde 2003 hasta la actualidad

II.- Algunas contradicciones a través de la historia


1.- La represión a los intelectuales, la cultura y el homosexualismo

2.- Uno de los logros: la educación

3.- El bloqueo

III.- La realidad actual


1.- La doble moneda

2.- El trabajo por cuenta propia

3.- La Resolución económica del V Congreso del PCC y los Lineamientos


para el VI.

Conclusiones

Recomendaciones

1
Introducción

En este documento impera la voluntad de transmitir un mensaje: “Los problemas


que tiene el pueblo cubano de carácter económico, social y político, no hallarán
solución bajo el esquema gubernamental vigente u otro que pretenda mantener
lo que se ha dado por llamar socialismo. Es el actual gobierno, y sólo él,
responsable de lo que sucede en el país. La incertidumbre económica por la que
se atraviesa, va acompañada de una crisis moral y espiritual de toda la sociedad
que no ha podido encontrar –en todo este tiempo- su estado de bienestar”.

Algunas personas quizás piensen, que esta declaración debió ser más profunda
en algún tema en particular o que faltaron por analizar otros aspectos; pero bajo
la visión de lo que ha sucedido en estos más de 52 años de dictadura, los que
hemos estado vinculados a este resumen de hechos, estaremos satisfechos si
logramos transmitir el fracaso total de los que quieren sojuzgar la nación cubana.

Durante el transcurso de más de medio siglo, el gobierno ha estado


constantemente ofreciendo al pueblo “medidas” económicas, pero realmente
nunca se ha encontrado la solución de los grandes problemas por los que han
pasado los cubanos. En algunas ocasiones se ha caminado un paso hacia
delante, para después retroceder tres; y con el agravante que se hicieron
experimentos grandilocuentes, caprichosos y poco pensados; algunos de ellos
trajeron acarreadas graves consecuencias de índole social, ecológica y
medioambiental.

En el país, se incrementa la falta de futuro, lo que ha hecho que en varias


ocasiones grupos de personas hayan entrado a embajadas, buscando la forma
de emigrar. Baste recordar la crisis del Perú y los fusilados por introducirse en la
sede del Vaticano. Han tratado de llevarse cualquier tipo de medio de
transportación naval; ahí están los sucesos del Remolcador 13 de Marzo, en el
mes de julio de 1994, que sacaron lo peor del régimen hacia fuera, para asesinar
41 personas, hundiendo la embarcación. Hubo que lamentar la muerte de diez
niños. Asimismo se han lanzado al mar muchos cubanos que no lograron su
objetivo y sus familiares aún lloran su pérdida.

Se ha podido constatar que de vez en cuando se preparan éxodos migratorios, a


partir de crisis, ya sean internas o involucrando a otros países. Otra estrategia a
la que se ha acostumbrado al pueblo es a crear histeria colectiva, para enfrentar
ataques de los Estados Unidos de América; esto incluye la preparación para
resistir una invasión militar, por tierra, mar, etc.

Además de la discriminación política ha existido durante todo este tiempo la


discriminación social por las ideas, tales como: la Universidad es solo de los
revolucionarios y las calles también pertenecen a los revolucionarios.

Al concluir la lectura, se habrán recordado más de cinco décadas de


totalitarismo, y se tendrá el convencimiento de lo que significa para una nación
que prime la voluntad de un hombre, sin importarle el destino de un pueblo. Se
podrá percibir como se fabrica la ineficiencia económica y la destrucción de
valores sociales y morales.

Tres generaciones que han perdido su vida, su esperanza; y un mezcla personal


de miedo y odio, con miseria y necesidades acumuladas y un futuro prometido
muchas veces, que nunca llegó al presente y que no se vislumbra.
2
I.- UN POCO DE HISTORIA
1.- Desde 1953 hasta 1976

Todo comenzó cuando el 16 de octubre de 1953, Fidel Castro hizo el alegato “La
Historia me Absolverá”, en el que traza una política de defensa de los pobres y
justicia social, que quedó en el recuerdo, porque 52 años después de haber
tomado el poder, se podría utilizar el mismo texto para exigirle a su gobierno, lo
que él demandó a Batista y aún más, ya que en aquella época no estaban
conculcadas las libertades que ahora no tiene el pueblo de Cuba.

Baste recordar algunas de las reivindicaciones, con la diferencia que las cifras
que se citaban, se han quedado muy por debajo de la realidad actual:
- …“seiscientos mil cubanos que están sin trabajo deseando ganarse el
pan honradamente sin tener que emigrar de su patria en busca de
sustento”
-…”quinientos mil obreros del campo que habitan en los bohíos
miserables”
-…” cuatrocientos mil obreros industriales y braceros cuyos retiros,
todos, están desfalcados, cuyas conquistas les están arrebatando,
cuyas viviendas son las infernales habitaciones de las cuarterías”…
-…”cien mil agricultores pequeños, que viven y mueren trabajando una
tierra que no es suya, contemplándola siempre tristemente como
Moisés a la tierra prometida, para morirse sin llegar a poseerla, que
tienen que pagar por sus parcelas como siervos feudales una parte de
sus productos”…
-…”treinta mil maestros y profesores tan abnegados, sacrificados y
necesarios al destino mejor de las futuras generaciones y que tan mal
se les trata y se les paga”
-…” diez mil profesionales jóvenes: médicos, ingenieros, abogados,
veterinarios, pedagogos, dentistas, farmacéuticos, periodistas,
pintores, escultores, etcétera, que salen de las aulas con sus títulos
deseosos de lucha y llenos de esperanza para encontrarse en un
callejón sin salida, cerradas todas las puertas, sordas al clamor y a la
súplica”.

¡Ni lo dude un momento!, todas estas demandas fueron hechas por Fidel Castro
en 1953, como necesidades de la sociedad cubana. Además se refirió a cinco
leyes inmediatas, entre las que estaba la devolución al pueblo de la soberanía y
proclamación de la Constitución de 1940 como la verdadera ley suprema del
Estado, en tanto el pueblo decidiese modificarla o cambiarla, y a los efectos de
su implantación y castigo ejemplar a todos los que la habían traicionado. Sobre
estas cinco leyes y otras acciones señaló: “El primer gobierno de elección
popular que surgiere inmediatamente después, tendría que
respetarlas”

Sin embargo la realidad fue otra, hay que cuestionar la legitimidad y valorar la
inconstitucionalidad de las transformaciones y medidas desarrolladas en el
periodo llamado “de provisionalidad” del actual Gobierno, en el que nunca se
puso en vigor la Constitución de 1940.

3
En esta etapa se suprimieron los Tribunales de Urgencia, se disolvió la Sala
Segunda de lo Criminal del Tribunal Supremo, también el Congreso de la
República, asumiendo sus funciones el Consejo de Ministros. Se aprobó la pena
de muerte para los crímenes de guerra cometidos durante la tiranía y la
confiscación de los bienes mal habidos y se sancionó la Ley Fundamental de
1959.

Una frase del dictador decía: “Elecciones, ¿para qué?” No existió el sufragio
inmediato, pasaron 17 años para que se celebraran las primeras elecciones, que
de hecho nunca han sido tal, porque a lo que se llama así, no es más que un
simulacro de votación.

También estuvo en el alegato la siguiente sentencia: “Se declaraba, además,


que la política cubana en América sería de estrecha solidaridad con los
pueblos democráticos del continente”. Sin embargo, la verdadera política
para América fue la guerra de guerrillas, el entrenamiento en suelo cubano de
cientos de guerrilleros. Las escuelas del Partido, los Sindicatos, etc., al servicio de
la instrucción del marxismo leninismo con el fin de introducir esta doctrina en los
países del continente.

“De tanta miseria sólo es posible liberarse con la muerte; y a eso sí los
ayuda el Estado: a morir”. Es imposible contar la cantidad de cubanos que en
busca de posibilidades de vida ha cruzado el Estrecho de la Florida y ha muerto;
a pesar de los valiosos intentos del Dr. Armando Lago, fallecido en el exilio. En
estos momentos es una completa realidad esta declaración de Fidel Castro.

La demagogia del sistema ha quedado comprobada, con esta pregunta que se


hizo el ex Presidente en 1953, y que es copia fiel de su legado al pueblo cubano:
“¿Cómo no explicarse que desde el mes de mayo al de diciembre un
millón de personas se encuentren sin trabajo y que Cuba, con una
población de cinco millones y medio de habitantes, tenga actualmente
más desocupados que Francia e Italia con una población de más de
cuarenta millones cada una?”

Reseñando la forma en que vivían los funcionarios del gobierno dijo: “En un
palacete de la Quinta Avenida, estos ministros pueden charlar
alegremente hasta que no quede ya ni el polvo de los huesos de los que
hoy reclaman soluciones urgentes.” Las casas de Miramar, Nuevo Vedado y
otros barrios de la capital, que fueron confiscadas a sus dueños por la actual
dictadura, están en manos de los que forman parte de la cúpula dirigente, de sus
hijos y familiares cercanos; el pueblo no puede vivir en esas condiciones.
Brigadas completas de trabajadores se ocupan de mantenerles en buen estado
sus residencias; mientras se viran de espaldas a las viviendas destruidas del
resto de los nacionales.

Durante años se obtuvieron armas de la extinta Unión Soviética y se llegó incluso


a tener misiles balísticos, que terminaron por desencadenar la llamada Crisis de
Octubre. Entonces se puede afirmar que también quedó en el olvido la siguiente
declaración de La Historia me Absolverá: “¿De dónde sacar el dinero
necesario? Cuando no se lo roben, cuando no haya funcionarios venales
que se dejen sobornar por las grandes empresas con detrimento del
fisco, cuando los inmensos recursos de la nación estén movilizados y se
dejen de comprar tanques, bombarderos y cañones en este país sin
fronteras, sólo para guerrear contra el pueblo, y se le quiera educar en
vez de matar, entonces habrá dinero de sobra.”
4
Esta es una pequeña muestra de cómo desde el inicio se engañó al pueblo. Sin
embargo, durante este período y hasta 1976, sucedieron algunos hechos que
consolidaron el carácter totalitario del gobierno.

El 3 de octubre de 1965 se constituyó el Comité Central del Partido Comunista de


Cuba y con el fin de mantener el control de la información, se funden los diarios
Hoy y Revolución, en el actual periódico Granma.

En setiembre de 1967, se comienza a manejar la idea del abastecimiento a la


capital, y se crean los micro-planes y el “Cordón de La Habana”. Al cumplirse un
año de su fundación, Fidel Castro hizo un recuento de lo logrado, se refirió a los
viveros construidos y las matas obtenidas de frutales y café, dijo se habían
plantado 8 veces más posturas que las que sembraba México en un año. Hoy
podría preguntarse: ¿sigue el café mexicano dando sus frutos? y ¿dónde está el
café que se sembró en el Cordón?

En aquella época eran enormes las movilizaciones que se realizaban para


cumplir las metas que el “Comandante en Jefe” se trazaba, participaban todos los
organismos administrativos y las organizaciones de masas de la capital. Él
pronosticó que en 1969 estaría sembrado el Cordón completo, pero después
ocurrieron en el país todos los preparativos para otra de sus grandes ideas, la
zafra de 1970; y el Cordón quedó olvidado. En 1971 ya no existía.

De irresponsabilidad muy costosa, puede calificarse la creación en el año 1967,


en “La Concepción”, antigua provincia de Oriente, de la Brigada Invasora de
Maquinaria “Che Guevara” que recorrió el país de este a oeste, derribando
árboles de todo tipo -incluyendo frutales- para liberar tierras y ponerlas a
disposición de la agricultura, en especial para la caña que necesitaba sembrarse
con el fin de asegurar la zafra de 1970. Esta brigada causó numerosos daños
ecológicos y medioambientales.

A partir de abril de 1968 -en esta etapa de “provisionalidad”- cuando se creó a


nivel del Comité Central del Partido, la Comisión de Estudios Jurídicos, la
producción legislativa desarrollada fue intensa, estaba dirigida a fortalecer el
poder, con una visión muy diferente a la acostumbrada por el pueblo. Poco a
poco se fueron perdiendo las libertades y los derechos individuales y se
contribuyó de manera gradual a la liquidación del Ordenamiento Jurídico anterior,
mediante la derogación de normas que contradecían la posibilidad del control
total de la sociedad y del individuo.

Uno de los muchos caprichos del “Máximo líder” fue: ¡la Zafra de los 10 millones!
Marcó un hito en la historia dentro del descalabro económico del país y todavía
se recuerda como un fracaso aplastante. Osvaldo Dorticós Torrado, en 1972,
desde su cargo de presidente de la República, dijo lo siguiente: “Lo peor desde
luego en 1970, no fue ni siquiera el revés que significó el no tener la
meta de 10 millones de toneladas de azúcar. Diría que lo peor, tal vez,
aunque desde el punto de vista político esto fuera lo más subrayable,
desde el punto de vista estrictamente económico, lo peor fue la
afectación que se produjo en el país a todas las actividades económicas
de las ramas y sectores de la economía a excepción de la rama
azucarera”.

Muchos analistas coinciden con lo que dijo Dorticós, pero añaden que a partir de
este momento la desarticulación que causó a la economía, esta intensa
5
movilización de recursos de todo tipo, la hizo irrecuperable. La idea paralizó la
Isla, a pesar de que los especialistas advirtieron que no podría alcanzarse la cifra,
de todas formas hubiera sido incosteable, ya que vendidas al precio de mercado,
no rendirían utilidad.

La nueva Constitución de la República en 1976, a diferencia de cualquiera otra


Carta Magna en el mundo, recogía una mención de gratitud a otro país: la Unión
Soviética. Todo lo que, por la propia experiencia de los gobernantes, pudiera
contribuir a que se debilitara su absolutismo, fue destruido. Se realizó una
modificación sustancial a la división político-administrativa del país. Se
constituyeron 14 provincias y un municipio especial directamente subordinado al
poder central. Por todos los medios y bajo cualquier pretexto se buscaba que los
que dirigían a esos niveles no tuvieran concentración de poder.

Desde el punto de vista económico se continuó dependiendo de la ayuda de la


extinta Unión Soviética y del bloque socialista. Se firmaron varios pactos que
garantizaban la asistencia financiera soviética, el desarrollo comercial entre
ambos países y la prórroga de los pagos de la deuda cubana; además se pasó a
ser miembro del CAME (COMECON), Consejo de Ayuda Mutua Económica.

La cantidad de recursos provenientes de las naciones miembros de esta unión,


fue desperdiciada y malgastada por el gobierno, al que no le interesaba en
absoluto el desarrollo industrial que había prometido, solamente quería mostrar
al mundo su magnificencia, centrándose en obras de gran alcance y poco
prácticas para la posibilidad de avance económico. No obstante, se vio en la
necesidad de adoptar fórmulas institucionales que le permitieran formar parte
del CAME, para lo cual creó un seudo parlamento, bajo el nombre de Asamblea
Nacional del Poder Popular.

En este período, el ex Presidente estaba muy ocupado en ganar posiciones en


diferentes lugares del planeta, para su autoestima, por lo que la economía se
convirtió en una especie de laboratorio para llevar a cabo experimentos de su
ocurrencia y que supervisaba de vez en cuando.

Hay muchos aspectos políticos que recordar de estos 23 años, como por ejemplo:
los fusilamientos sin juicio previo ni garantías jurídicas; la intervención del “Che”
(Ernesto Guevara) en la Fortaleza de la Cabaña, que sin ser cubano tuvo la
facultad de terminar con la vida de muchos de ellos; la salida de algunos presos
políticos (hombres y mujeres) hacia el exterior. Un hecho particular lo constituyó
la expulsión del país de Monseñor Eduardo Boza Masvidal en al año 1961, junto a
más de cien religiosos de la Iglesia Católica.

A mediados de la década de 1960 ya se había comenzado a enviar asesores


militares y tropas a África y como parte de la guardia personal de presidentes.

Algunos no conocen la creación de los “pueblos cautivos”. Fueron establecidos al


desplazar forzosamente campesinos del Escambray, para impedir el apoyo a los
insurgentes de esa zona. Se deportaron numerosas familias a diferentes lugares
del país, entregándoles las tierras y propiedades que tenían a personas que
apoyaban al régimen. Sandino en Pinar del Río se convirtió en uno de esos
pueblos cautivos.

En este período solo se consiguió el comienzo de la separación de la familia; la


desestabilización económica; el inicio de la concientización de no trabajar, pues
los recursos entraban en el país en grandes cantidades, gracias al bloque
6
socialista. Se trató de aislar al pueblo del mundo desarrollado, disponiendo
introducir costumbres e idiomas no familiares con toda la anterior vida nacional.

2.- Desde 1977 hasta 2002

Posterior a la promulgación de la Constitución y la conformación de la Asamblea


Nacional del Poder Popular se desarrolló una activa labor legislativa que
desembocó en una sensible dispersión legal. No se consolidaba la integración
jurídica y se manifestaron numerosas lagunas en el Derecho.

Durante este período se produjeron las tres modificaciones que tiene la


Constitución de la República:

La primera en 1978 cambió el nombre de Isla de Pinos, asumiendo desde ese


momento el de Isla de la Juventud.

La segunda en 1992, la Asamblea Nacional del Poder Popular la aprobó por


medio de la Ley de Reforma Constitucional, manipulando lo que debieron hacer
por plebiscito. Las modificaciones se basaban fundamentalmente en la
irreversibilidad de la propiedad estatal socialista, además de consentir -de
manera excepcional- la sesión total o parcial de dichas propiedades a favor de
personas naturales y jurídicas, siempre que tal decisión no violentara los
fundamentos del Estado.

La tercera en 2002 (el gobierno la vinculó al discurso del entonces presidente de


Estados Unidos, George W. Bush, el 20 de mayo de ese año) y en ella se declaró
el carácter irrevocable del sistema político y social. Lo que anula el principio de
soberanía popular, ya que le quita el derecho a esta y las futuras generaciones a
modificar el sistema. Las organizaciones de masas (que se dicen,
eufemísticamente, no gubernamentales) guiadas por el Partido Comunista,
llevaron a cabo una recogida de firmas conminando a los ciudadanos a la
enmienda constitucional, un simulacro de plebiscito.

En abril de 1980 se producen los sucesos de la Embajada de Perú en la Habana;


más de 10 mil personas penetran allí buscando refugio. Este acontecimiento no
tiene precedentes históricos. Lo sigue el éxodo del Mariel, cuando unas 125 mil
personas abandonan la isla por mar. Como siempre la dictadura usa métodos
fascistas contra los que quieren emigrar, porque entre ellos hay dirigentes del
Partido y del Gobierno. Se organizan manifestaciones callejeras y actos de
repudio humillantes, contra aquellos que deciden salir por esta vía. Fue uno de
los momentos que se aprovechó para promover el odio entre cubanos.

Vale la pena recordar que todos los bienes de los que se fueron se confiscaron, y
que algunos se vieron en la necesidad de sufrir afrentas morales para viajar.
También los que detentan el poder acudieron a las circunstancias, para sacar
delincuentes de las prisiones y enviar personas enfermas mentales, con el fin de
desprestigiar a los que emigraban.

Las MTT, (Milicias de Tropas Territoriales) surgidas en 1980, fueron la base para
el desarrollo de la doctrina militar denominada “guerra de todo el pueblo”. La
justificación gubernamental para esta nueva filosofía fue una vez más la línea de
política exterior norteamericana del gobierno de Ronald Reagan. El
establecimiento de estas nuevas tropas, pues las Milicias Nacionales existían
desde inicios de los 60, incorporó más hombres y mujeres a la preparación militar
para enfrentar una invasión que nunca se ha producido.
7
Desde hace treinta años, millones de trabajadores, empleados y funcionarios
abonan una cotización (equivalente a un día de su salario) a los fondos de las
Milicias de Tropas Territoriales. Primero, esta especie de impuesto se nombró
“pago a las MTT”, ahora se cambió por el de “Día de la Patria”. Esta recaudación
anual está en manos de los sindicatos nacionales que la entregan a las arcas del
Estado. Hasta los escolares deben pedir a sus padres dinero para contribuir a las
MTT en las escuelas.

Salvo algunos reportajes emitidos en noticieros de la televisión nacional, la


acción de las MTT el resto del año es nula. Además, para su entrenamiento,
requiere la movilización de miles de trabajadores a los que tienen que pagarles el
salario íntegro sin producir nada, lo cual constituye una erogación de dinero a
cuenta del Estado, proveniente según se infiere, de lo recaudado, fondos
inmovilizados -en definitiva- para una “guerra anunciada”, pero de carácter
virtual. Por otra parte, nunca se ha explicado a los donantes en detalle, cuánto
cuestan las enormes movilizaciones realizadas en teatros de batalla en las
prácticas de entrenamiento militar y los desfiles militares en la Plaza de la
Revolución. Esta es una inversión que no arroja dividendos, y que el Estado ha
decidido repetir el 16 de abril de 2011.

En el país existen órganos apropiados y bien entrenados para la Defensa, dos


Ministerios –Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Interior (MINFAR Y MININT)- los
que cuentan con todos los recursos necesarios para el cumplimiento de sus
funciones.

La CTC (Central de Trabajadores de Cuba) debería rendir cuentas a sus afiliados


anualmente del empleo de los fondos aportados por los sindicalizados y no lo
hace. Este dinero pudiera servir mejor para otorgar préstamos a los asociados,
establecer un fondo de pensiones a los trabajadores de cada sector laboral o
invertir en obras que incrementen ese capital como una forma de gestión
autofinanciada e incluso construir viviendas destinadas a sus miembros. Resulta
tan evidente el poco interés de mantener informados a los que cotizan, que
nunca se ha explicado el destino del dinero recaudado en los años 80, con el
objetivo de un monumento a la memoria de Lázaro Peña y que todavía no se ha
erigido.

La estafa material más grande que se le ha hecho al pueblo, la constituyó el


cambio del oro y la plata, que se llevó a cabo en la segunda parte de la década
de los 80. Miles de personas se deshicieron de los recuerdos familiares en joyas,
obras de arte y otros medios de valor, con el objetivo de adquirir efectos
electrodomésticos y en algunos casos autos marca “Lada” soviéticos. Los
tasadores dejaban la equivalencia de las joyas, muy por debajo del precio
internacional que tenían estos dos metales e incluso desmontaban las piedras
preciosas, apropiándoselas. Nunca valoraron las piezas como obras de arte,
perdiéndose algunas de ellas con valor histórico nacional. En este crítico
momento, se aprovechó muy bien el gobierno de las necesidades acumuladas
por las familias, que pudieron adquirir televisores, refrigeradores y otros equipos
de los que carecían; pero con solo 72 horas de garantía.

Entre 1986 y 1990, se produce, un “proceso de rectificación de errores y


tendencias negativas que deformaban los principios de la Revolución”. Se
suponía llevaría a optimar el funcionamiento del Estado, las organizaciones
sociales y la sociedad en general. Pero de esta fase no se obtuvieron
conclusiones, ni nunca se conoció qué se había alcanzado con ella, solo dejó más
8
control policial y económico. En la extinta URSS se estaba llevando a cabo la
“perestroika”, por lo que esto se hizo para contrarrestar sus efectos en la
población, al extremo de suprimir las revistas soviéticas que circulaban en el
país: Sputnik, Novedades de Moscú y Tiempos Nuevos, entre otras.

En el año 1989, se llevó a cabo el fusilamiento del General Arnaldo Ochoa


Sánchez, que fue punto de contradicción con la gran mayoría de la sociedad, y el
gobierno así lo reconoció, pero no obstante no respetó la opinión popular.

Durante los años que aquí se analizan, el pueblo cubano soportó lo que se llamó
“período especial en tiempo de paz”, que comenzó en 1990; se generaron
medidas de restricción en el consumo de combustible, debido a la disminución
del suministro de petróleo de la Unión Soviética.

Para 1990, el Plan Alimentario tenía como metas -bastantes irreales por cierto-
que el país fuera autosuficiente en la producción de alimentos e incrementara los
excedentes para la exportación, principalmente en azúcar y cítricos. Además de
lo ilusorio de esos propósitos, que por supuesto se incumplieron, ese programa
estuvo muy mal ubicado en el tiempo. Los sucesos del Muro de Berlín y la
desintegración de la URSS le dieron el puntillazo.

La perfidia y el doblez que caracterizan al sistema, se pusieron de manifiesto en


aquella ocasión, al igual que ahora. En esa época, mientras se entretenía a la
población con el futuro luminoso que le esperaba con el “Programa Alimentario”,
se preparaban –a la sombra- planes para lo que se avizoraba, y con el pretexto
de supuestas agresiones imperialistas, y la necesidad de librar una batalla,
desarrollaron la doctrina de “La Guerra de Todo el Pueblo”.

Un folleto titulado: “Guía para dar respuesta a las necesidades de la población


en condiciones difíciles”, es testimonio de lo que se estaba preparando, y que en
buena parte se aplicó. En circunstancias de “Cero Petróleo” ese impreso era el
mentor que prepararía a la población para vivir en la “Edad Media”. En alusión a
Camboya se le conocía como la “cambodización”.

El MINFAR (Ministerio de las Fuerzas Armadas) preparó un verdadero manual,


mucho más amplio, titulado: “Con nuestros propios esfuerzos. Algunas
experiencias para enfrentar el Período Especial en tiempos de paz”. Esa
obra, de 300 páginas, era un recetario exhaustivo para vivir en condiciones muy
precarias, que incluía no solo utilizar como alimentos y medicamentos las
plantas, animales y sus partes más inusuales; sino aplicar además de la tracción
animal, la humana; y los más descabellados consejos para el vestir, morar,
enseñar y hasta para la recreación. Por supuesto, después de 1992, no se volvió
a hablar de ese Plan Alimentario.

La intervención en las guerras y en otros países, se incrementó y consolidó


durante los años del período que se analiza, a las alturas de 1977, había tropas
cubanas desplazadas en Angola, Etiopía, El Congo, Mozambique, Guinea, Guinea
Bisseau, Guinea Ecuatorial y en la provincia de Katanga en Zaire. Muchos
hogares cubanos se enlutaron por esta acción belicista del gobierno, recursos y
tiempo fueron dedicados a la guerra, que se desviaron de las posibilidades de
atender las necesidades de la población cubana. Se dejó de dar mantenimiento a
las ciudades y casas, y comenzó en ese sentido el caos social, la
despreocupación por los problemas de la población fue acrecentándose. En mayo
de 1991 abandonaron Angola las últimas tropas cubanas. Fueron repatriados los
9
restos de los combatientes caídos y se puso fin a las guerras auspiciadas a favor
del “internacionalismo”.

En 1993, en un intento por solucionar la mala situaciónpor la que se atravesaba


y tratar de mantener la sobrevivencia gubernamental, se aprobaron algunas
modificaciones económicas muy limitadas y en particular se despenalizó la
tenencia de divisas que llevó a prisión a muchas personas durante más de 30
años, por tener dólares o cualquier otra moneda extranjera. Pero para combatir
la posibilidad de enriquecimiento, ya que el que tiene dinero no teme al Estado,
en 1994 se aprueba el Decreto Ley 149 (conocido por Ley contra los macetas).
Este documento jurídico dispone la confiscación de los bienes e ingresos de
cualquier persona que los haya incrementado sin causa “legítima”.

El 5 de agosto de 1994 se llevaron a cabo protestas en la Ciudad de La Habana,


conocidas como el “Maleconazo”, la represión fue grande y visible, por primera
vez el pueblo pudo comprobar –a todas luces- la brutalidad policial de la que se
es capaz. Durante varios días las tropas antimotines recorrieron las calles de los
municipios Centro Habana y la Habana Vieja. Esta revuelta fue generada por la
severa crisis socioeconómica que comenzó a padecer el país a partir del
establecimiento del período especial y constituyó una especie de lección para el
pueblo de lo que en contra de él se puede hacer.

La solución de aplicar una válvula a la olla de presión, vuelve a estar presente, el


gobierno permite el éxodo masivo, que se conoció como “Crisis de los Balseros”,
los que salían del país en embarcaciones en precarias condiciones, llegando a
alcanzar la cifra de 35 mil personas.

En setiembre de este año se autoriza la creación de mercados agropecuarios,


permitiendo la oferta- demanda; como una forma de atenuar la crisis social.

El V Congreso del Partido Comunista fue convocado en 1997 y pospuesto


después de la elaboración por un grupo de disidentes del documento La Patria es
de Todos

La emigración que se produjo durante estos años, tuvo una severa respuesta
política: el control de la entrada al país. A pesar de que el artículo 28 del Capítulo
IV de la Constitución de la República establece lo siguiente: “La ciudadanía
cubana se adquiere por nacimiento o por naturalización”. El artículo 29 expresa:
“Son ciudadanos cubanos por nacimiento los nacidos en el territorio nacional”.

A ningún nativo se le puede prohibir la entrada que es un derecho obtenido de


nacimiento y refrendado en la Constitución. Este acto de carácter ilegal afecta a
un gran número de personas que viven en otros países, ya que no se les
reconoce el derecho propio de entrada a su patria de nacimiento sin necesidad
de obtener una visa o un permiso. Además, debería existir algo similar extensivo
a los hijos de cubanos nacidos en otras tierras, los que al no tener la ciudadanía
paterna están obligados a pagar un impuesto de 40 cuc (peso cubano
convertible) cuando se hospedan en casa de su propia familia.

El control de los viajes trae como consecuencias pagos excesivos -en los
consulados de la nación donde residen los naturales - para tramitar
autorizaciones; asimismo los que visitan con “permiso” otros países, deben pagar
un sobrecosto a partir del primer mes de su estancia.

10
Uno de los disloques de este período fue la llamada “Batalla de Ideas”, concebida
a partir de 1998, cuando los sucesos del niño Elián González, la cual consistía –
entre otras actividades- en la reconstrucción y mejoramiento de obras sociales,
de la educación y de la salud; incluyendo hospitales de excelencia, merienda
escolar y la formación del contingente de trabajadores sociales; a los cuales
denominó “médicos del alma”. Este programa disfrutó ampliamente de todos los
recursos necesarios.

El contingente de trabajadores sociales llegó a alcanzar más de 40 mil


miembros, que disfrutaron de recursos en abundancia, y además de labores
vinculadas con su especialidad, se le designaron otras tareas, como la
distribución y venta de combustibles en los CUPET (Cubapetróleo) para luchar
contra la corrupción; y la entrega de efectos electrodomésticos a la población.
Pero ya en estos momentos no se habla de ellos, pues al final terminaron
haciendo lo mismo. El jefe de la “Batalla de Ideas”, lo fue el ex primer secretario
de la UJC (Unión de Jóvenes Comunistas), Otto Rivero y finalizó también
destituido.

En los primeros días del mes de mayo de 2002, el disidente Oswaldo Payá
Sardiñas, a nombre del Movimiento Cristiano Liberación y otros grupos de la
oposición que se le unieron, presentó en la Asamblea Nacional del Poder Popular
el Proyecto Varela, demandando reformas constitucionales, basadas en lo
establecido en la propia Carta Magna.

Unos días después el ex presidente de los Estados Unidos de América, Jimmy


Carter, visita Cuba y durante una comparecencia por los canales de televisión,
hace mención al Proyecto Varela, lo que trajo como consecuencias que el pueblo
–siempre desinformado- conociera de esta demanda de reformas democráticas.

En ese período, que adolecía de los prejuicios anti capitalistas de Fidel Castro, se
prohibieron: el mercado campesino y el trabajo por cuenta propia; se
restringieron: la construcción, las permutas y transacciones de viviendas; se
incrementó el racionamiento y prácticamente se eliminó el mercado paralelo.

La situación política y social del país era difícil, muestra de ello es que el Partido
Comunista no se reconoce exclusivamente para los marxistas y ateos, sino que
pueden ser miembros personas con creencias religiosas.

También hay que recordar que producto de la caída del campo socialista se
incrementó la crisis económica, y esto condujo a la dirección del país a adoptar
medidas alternativas que le permitieran sustentarse, frenar el decrecimiento e
insertarse en un sistema de relaciones, del que no formaba parte.

3.- Desde 2003 hasta la actualidad

Este período lo caracteriza la pérdida de apoyo internacional, en particular con la


izquierda europea. Durante todos estos años la oposición interna ha tenido un
constante trabajo para llevar al país hacia la democracia. Si bien es cierto que no
ha logrado consolidarse, porque las desavenencias no lo han permitido y el
número de sus miembros es pequeño, han conseguido –con la ayuda ejemplar
del exilio- trasladar los problemas del país fuera de las fronteras de la Isla.
Algunos presos políticos y disidentes recibieron reconocimientos internacionales,
lo que disgustó sobremanera al gobierno.

11
También este período está caracterizado por la volatilidad de los cuadros de
dirección a los niveles más altos del Estado, Partido y el Poder Popular; así como
cuadros intermedios de las empresas.

En el orden económico este lapso se caracteriza por una inestabilidad continua,


debido a las dificultades financieras. Ya desde mediados de 2004 se había
agotado la modesta recuperación exhibida a partir de 1994, que se logró a costa
de las tensiones financieras originadas por 10 años (1995-2004) de desbalances
comerciales que totalizaron 26 552 millones de dólares.

Se destaca la ruina de la industria azucarera, que fue reduciendo anualmente sus


niveles de producción, desde 4 millones de toneladas en 1994, a 2,2 millones en
2003 y se aceleró con la llamada reestructuración (Tarea Álvaro Reynoso)
iniciada en 2002, que ha causado que en los últimos años las cifras de
producción hayan estado alrededor de un millón de toneladas.

La crisis energética se desató en mayo de 2005, con la paralización por seis


meses de la Central Termoeléctrica Antonio Guiteras, que tenía el 15% de la
capacidad de generación y también trastornos en otras plantas, debido a su
obsolescencia, los deficientes mantenimientos y las dificultades que trajo el uso
del petróleo crudo de forma masiva. Se destituyó al Ministro que atendía esa
actividad; y la nueva Ministra, manifestó que el país estaba colocado en una
compleja situación eléctrica, por lo que se aplicaron medidas disciplinarias en el
ramo, con remoción de funcionarios y dirigentes de empresas.

En el 2009 se crea el programa de la Agricultura Suburbana para aprovechar las


tierras existentes en los alrededores de casi todos los pueblos y ciudades, algo
parecido al Cordón de la Habana, pero centuplicado, con el agravante de
olvidarse de tractores y combustible ya que el objetivo era trabajar con bueyes.
Cálculos conservadores indican que harían falta de 200 a 300 mil yuntas, que
equivale a 400-600 mil bueyes, adicionales a unos 730 mil que ya utiliza la
agricultura, con lo cual, aproximadamente la tercera parte de la masa ganadera
actual estaría destinada a animales de trabajo.

A partir de diciembre de 2004, se implementaron apresuradamente los acuerdos


del ALBA, (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América), lo cual ha
permitido al régimen acceder a los petrodólares de Venezuela; recibir pagos
millonarios por el trabajo esclavo de médicos, paramédicos y otros servicios, en
volúmenes tan elevados que ha facilitado durante varios años equilibrar el déficit
de la balanza de pagos y recibir cantidades adicionales de petróleo en
condiciones favorables de financiamiento.

Como una consecuencia adversa de estos acuerdos, se produjo la terminación de


lo que el gobierno consideraba un logro de la “Revolución”: el médico de la
familia. La exportación de miles de galenos hacia Venezuela y otros países, con
fines económicos fue su fin. También se perdieron los locales que se habían
construido como consultorios -a nivel de barrio- y programas asistenciales de
base.

Al propio tiempo se incrementaron las relaciones comerciales con China y en


corto plazo Venezuela se convirtió en el primer socio comercial y China el
segundo. Ese respiro concedió la posibilidad de exhibir una imagen triunfalista,
sin adoptar medidas de fondo.

12
Fidel Castro se erigió en autor de una nueva y original hazaña: “La Revolución
Energética”. En 2005 declaró: “Pensamos ahorrar a finales de 2006, no
menos de un millón de kilowatts (kwh) que hoy se malgastan”. Pero esto
significaba nada menos que 8 260 Gigawatts hora (Gwh) en el año. Para tener
una idea, en 2005, se produjeron 15 341 Gwh, lo cual representaría un 57%.
Como muestra de otro fracaso más -en lugar de ello- la generación se
incrementó en los años siguientes: 7,3% en 2006; 7,0% en 2007; 0,33% en 2008
y 0,16% en 2009.

Para respaldar ese delirio, concibió sustituir -en parte- las ya obsoletas Centrales
Termoeléctricas (en su mayoría soviéticas) por 947 grupos electrógenos (GE)
diesel de 1 320 megawatts hora de capacidad. En noviembre de 2006 ya
estaban instalados. Lógicamente, un combustible más caro, incrementó el gasto,
por lo que decidió adquirir entonces 696 (GE) de fueloil, de 1 700 mwh de
capacidad. El enorme gasto en Grupos Electrógenos diesel, serviría para que
estos solo prestaran un servicio eventual en horas picos y otras emergencias.

Con el fin de reducir el consumo eléctrico se vendieron 2,5 millones de


refrigeradores. La población tenía que entregar el viejo en uso, para poder
adquirir el nuevo, sin que se le considerara valor alguno; casi 10 millones de
bombillos incandescentes y 223 mil acondicionadores de aire. Unos 3,1 millones
de módulos de cocción eléctrica fueron destinados a sustituir los de keroseno y
gas licuado.

En marzo de 2005, refiriéndose a todos estos medios que elevaban la carga


eléctrica del hogar, dijo: “Por el momento no se piensa mover las tarifas
eléctricas…” y sin embargo, 8 meses después se incrementaron a partir de un
consumo superior a 100 kwh. En noviembre de 2010 se llevó a cabo un nuevo
aumento de las tarifas.

El consumo de electricidad en los hogares se elevó de 5 010 Gwh en 2004, a 6


425,8 Gwh en 2009, con el consiguiente perjuicio para la población por la subida
del pago. La dificultad de cocinar con apagones y el deterioro paulatino y
constante de los equipos, por deficiencia en los servicios de reparación y falta de
piezas de repuesto, ha provocado reclamos populares de volver al uso de los
combustibles tradicionales.

Estos últimos años, han sido de un constante decrecimiento en la agricultura. La


producción de viandas disminuyó en 29,3% en 2009 respecto a 2004. Un
alimento básico como la papa decreció un 15,2%. Hasta septiembre de 2010,
con respecto al año anterior la cosecha de viandas fue del 56,7%; de ellas las
papas el 84,8%.

El régimen pretende que ante este caos, los campesinos y cooperativistas le


saquen las castañas del fuego, sin que sean verdaderos dueños de las tierras y
puedan vender libremente sus productos en el mercado. Además está
procediendo a entregar 1,6 millones de hectáreas ociosas y se aspira a que los
100 mil usufructuarios que ya han ocupado parte de ellas, cargadas de marabú,
desmonten y pongan estas tierras a producir sin recursos.

Las empresas estatales y las UBPC (Unidades Básicas de Producción Cooperativa)


-que en la práctica son estatales también- poseen el 63% de las tierras, y las
explotan con muy bajos rendimientos, teniendo mayores recursos.

13
El transporte estuvo a punto de colapsar a finales de 2006, a pesar de que se
reconoce que el transporte urbano es un reclamo de primer orden de la
población. En 2009, pese a los grandes gastos en adquisición de equipos, el
sector no había mejorado y en particular en las ciudades estaba igual. Además
continuó el deterioro de los viales, incluidos los ferroviarios. Al no respaldarse los
nuevos medios con la adquisición de piezas de repuesto, algunos de ellos debían
ser utilizados para que otros funcionaran.

Ya a finales de 2008 había vuelto a agudizarse la crisis económica por el


deterioro creciente de la situación financiera y el Ministro de Economía y
Planificación de turno, había advertido: “Hay una tendencia cada vez más
creciente al desbalance financiero externo”. Este mismo año rompió record
con 10 500 millones de dólares, el desbalance comercial de bienes, y el déficit en
Cuenta Corriente (del cual no hay cifras oficiales) llegó a unos 4 000 millones de
dólares; lo cual obligó a suspender las transferencias de divisas de las empresas
mixtas y los pagos de los intereses por las deudas a países y proveedores.

Durante 2009 se realizaron dos drásticos ajustes económicos que deterioraron


aún más los niveles de actividad y de vida; mejoró en algo la situación financiera
externa, pero se mantuvo tensa. La penuria continuó en 2010, agravada por la
crisis internacional, a pesar de que se reprogramaran algunas deudas.

Un factor que ha contribuido a ese desastre ha sido la disminución de la ayuda


de Venezuela, (agobiada por sus propios problemas internos) que ha traído como
consecuencias la reducción de los pagos por los servicios médicos y de otras
especialidades.

El comercio con China también ha disminuido, debido a que dicho país -al
parecer- está evitando que haya un crecimiento desmesurado del desbalance
comercial y que se quede sin cobrar.

Recientemente se decidió hacer inoportunas, complicadas y costosas


modificaciones a la División Política Administrativa, que en lo fundamental
consisten en fraccionar a la provincia de la Habana en dos: Artemisa y
Mayabeque, con la consiguiente proliferación de nuevos dirigentes de
organizaciones políticas y sociales así como jefes y funcionarios administrativos;
la instauración de oficinas, locales y otras comodidades; además de los
inevitables trastornos organizativos y el incremento de la burocracia ineficiente.

En marzo de 2003 trataron de terminar con la oposición interna, llevando a


prisión a 75 disidentes, pero los familiares de los mismos constituyeron un grupo
de mujeres civilista denominado Las Damas de Blanco, que de manera pacífica
se opuso al gobierno y obtuvo el reconocimiento internacional, porque el mundo
pudo apreciar de la forma fascista en que fueron tratadas. También en abril de
ese año, fusilaron tres jóvenes que intentaban salir de la isla, secuestrando una
lancha. La reacción mundial ante este crimen no tiene precedentes, gobiernos,
intelectuales, dirigentes políticos e incluso los medios de prensa condenaron
fuertemente estos excesos.

El 20 de mayo de 2005 se celebra un acto disidente con la presencia de más de


200 personas y miembros del Cuerpo Diplomático y la prensa extranjera
acreditada en Cuba. En Río Verde, municipio Boyeros, se llevó a cabo la reunión
de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. Periodistas, diputados y
eurodiputados entre otros, fueron expulsados tratando de entrar al país para
asistir al evento, lo que fue duramente criticado por líderes políticos europeos.
14
Durante el encuentro se demandó la apertura económica y el respeto a los
derechos humanos.

En 2006, se anuncia por la televisión, la renuncia de Fidel Castro, a través de


Carlos Valenciaga, que era en aquel momento su secretario personal, también
fue defenestrado posteriormente.

La elección de Barack Obama, como presidente de los Estados Unidos de


América, en noviembre de 2008, trajo numerosas expectativas al pueblo cubano,
por su condición de negro y su discurso electoral, pero se fueron desvaneciendo
poco a poco. Dentro de la oposición interna, una gran parte vio con desagrado
este ascenso al poder, al igual que un sector importante del exilio.

En febrero de 2010, se cometió el asesinato del disidente Orlando Zapata


Tamayo, el que inició una huelga de hambre en la prisión, en protesta por las
condenas a las que había sido sometido durante su cautiverio y demandando
mejores tratos. Estuvo en celda de castigo 18 días sin proporcionársele ni agua.
La muerte de Zapata conmovió al mundo y el gobierno -al igual que actúa
siempre- trató de desprestigiarlo y hacer de él un preso común, para minimizar el
suceso.

II.- Algunas contradicciones a través de la historia


1.- Represión a los intelectuales, la cultura y el homosexualismo

Un buen número de intelectuales cubanos simpatizaron desde 1959 con el nuevo


régimen instaurado en Cuba. Las promesas de libertad, igualdad y democracia
inspiraron en muchos de ellos creer que había llegado una época de justicia y
progreso.

Pero apenas en un lapso de dos años, la dirigencia de la flamante “Revolución”


mostró su verdadero rostro. Un hito significativo lo constituyó el empleo de la
llamada “coletilla” en las informaciones en la prensa privada. Más tarde, el
proceso de intervención estatal tuvo como colofón la extinción de las
publicaciones nacionales propiedad de los particulares. Un ataque directo a la
libertad de expresión.

Durante los dos primeros años de poder, el nuevo gobierno creó el ICAIC
(Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográfica), la Imprenta Nacional,
la Casa de las Américas, el Consejo Nacional de Cultura, la Unión de Artistas y
Escritores de Cuba (UNEAC). Instituciones que regirían los destinos de la cultura y
la vida intelectual en el país, encabezadas por funcionarios del gobierno. Para
muchos estudiosos y artistas cubanos, servirían para propiciar y recrear un clima
inédito, pero se equivocaron. En 1961, en una reunión con este sector en la
Biblioteca Nacional, Fidel Castro hizo una intervención, que resumió con la
sentencia siguiente: “Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución
nada”. Este año se cerraron las sociedades culturales de todo tipo y carácter.

Ernesto Che Guevara escribió un texto titulado El Socialismo y el Hombre en


Cuba, donde expuso que los intelectuales cubanos “tenían el pecado original
de no haber participado directamente en la lucha revolucionaria”. La
revista Verde Olivo, órgano de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias),
publicaba una página de crítica cultural que difundía los nuevos límites de la

15
expresión y la creación artística y quienes se apartaban del canon recibían sus
ataques.

En esa época se cerraron las Ediciones El Puente y poco más tarde en los 60, se
produjo el ostracismo de los pintores abstractos, porque se inició la instauración
de la tendencia del realismo socialista. Expresiones de la cultura eslava y rusófila
ocuparon espacios importantes en la producción nacional de radio y televisión.

En 1964, clausuraron la Unión Fraternal, la única asociación de ciudadanos


negros y mestizos que quedaba. Las sociedades de diferentes denominaciones
nacionales que existían fueron estatalizándose poco a poco.

Para internar a: Testigos de Jehová, creyentes de otras denominaciones y


homosexuales, se crearon las Unidades Militares de Ayuda a la Producción
(UMAP) en 1965. Fueron eliminadas en 1968, después de las denuncias en la
ONU de que en la isla había campos de concentración.

La prevención y represión contra homosexuales no concluyó al desaparecer la


UMAP. En una audiencia televisiva sobre el tema, efectuada en 1971, se dice que
el internamiento en granjas agrícolas solo pudo lograr algunas modificaciones en
sus hábitos externos, en el aspecto individual, que no arrojó los resultados
esperados y se calificó como enfermedad. Se conminó a evitar que se
convirtieran en factores de contagio; asegurarse de que no fueran conductores
de juventudes, ni que tuvieran contactos con la niñez.

Fidel Castro le dijo a Ignacio Ramonet: “Le puedo garantizar que no hubo
nunca persecución contra los homosexuales, ni campos de
internamiento para los homosexuales…” En el VII Aniversario de los CDR
(Comités de Defensa de la Revolución) también tuvo algunas expresiones al
respecto: “…se venían observando grupos,… que les dio por hacer
pública ostentación de sus desvergüenzas”… “… les dio por vivir de una
manera extravagante, reunirse en determinadas calles de la ciudad,…”
“Algunos se dedicaban a promover la prostitución en niños
prácticamente de 14 y 16 años, con la tendencia a revivir esas lacras,
de vender mujeres y no mujeres”. “La Revolución no podía permitir eso
bajo ningún concepto, les echó el guante a todos… los reeducará sobre
todo con el trabajo, que es la forma magistral de educación. Todos
fueron enviados a granjas de trabajo”.

Sin embargo, otras fueron sus palabras en la entrevista con Carmen Lira Saade,
directora del diario mexicano La Jornada. Ella le dice que todo el encanto de la
Revolución “…se fue al caño por causa de la persecución a
homosexuales…” y le recordó que cinco décadas atrás fueron marginados y
enviados a campos de trabajo agrícolas acusándolos de
“contrarrevolucionarios”… Fidel Castro le responde: “Si… fueron momentos
de una gran injusticia, una gran injusticia, -repite enfático-, lo haya hecho
quien sea”. Dada la insistencia de la periodista y después de darle vuelta al
asunto dijo: “Si alguien es responsable soy yo…” aunque se justificó porque
en esos momentos no podía ocuparse del tema por estar inmerso en la Crisis de
Octubre, los conflictos con los EUU, las cuestiones políticas y los atentados.
Agregó que: “No podía estar en ninguna parte, no tenía dónde vivir…”

También en la década del 60, del siglo pasado, se producen los episodios de los
Premios UNEAC, (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba) cuyos casos
más notorios fueron los de Heberto Padilla con su libro Fuera de Juego; y Antón
16
Arrufat con Los Siete contra Tebas. Estos hechos levantaron la protesta
internacional y algunos intelectuales extranjeros que veían en la “Revolución”
un faro de libertad dejaron de ser sus simpatizantes.

Durante 1968, con el proceso llamado “Ofensiva revolucionaria”, se cierran las


pocas salas de teatro independientes que quedaban fuera del control
gubernamental, pues ya las grandes pertenecían al CNC (Consejo Nacional de
Cultura) y las de cine al ICAIC (Instituto Cubano del Arte y la Industria
Cinematográfica). Todos los espectáculos culturales se producían en alusión a
una fecha “revolucionaria”.

Mientras se borraba toda reminiscencia de lo que dio en llamarse la “Alta Cultura


Cubana”, se privilegiaron las expresiones y los comportamientos marginales, a
través de escuelas de adoctrinamiento ideológico que vinieron a completar la
Campaña de Alfabetización.

Había un discurso excluyente que reflejaba la división de la sociedad en:


militantes y simpatizantes; y quienes se oponían a la instauración del
comunismo y nuevos hábitos sociales ajenos a las tradiciones cubanas.

Se impuso el ateísmo (hasta en la Constitución de la República) y la condena a


las religiones, sin respetar las creencias de los ciudadanos y la decisión personal
de escoger una u otra vía. Del cuerpo docente fueron expulsados todos los
profesionales practicantes de cualquier credo.

Al mismo tiempo se aplicó un estereotipo cultural que redujo la identidad


nacional a la integración de dos vías: la hispana y la africana; sin tener en cuenta
las influencias de culturas aportadas por otros grupos de inmigrantes.

Dieron por resuelto el problema del racismo, con una legislación que otorgaba
derechos y deberes por igual a todos los ciudadanos; pero utilizaron el
estereotipo de formas populares de carácter marginal, para contraponerlo a una
cultura emanada de las anteriores clases hegemónicas. Esto consiguió que los
grupos de población de descendencia africana, los reprodujeran y extendieran a
toda la sociedad como patrones funcionales de expresión de lo popular y lo
cubano. Complejidad tal, que pasado medio siglo no se vislumbra la solución al
problema del negro y su real integración y valoración social en Cuba.

En 1971, se produce el Congreso de Educación y Cultura, que estableció


parámetros en esta rama; así como a la producción cultural. Al intervenir en el
evento, Fidel Castro dictó un nuevo mensaje para los intelectuales: “El arte es
un arma de la Revolución”. Este cónclave sirvió para ascender hasta el
máximo nivel de poder del sector a funcionarios y burócratas que convertirían la
creatividad de los intelectuales y artistas en la estrechez mediocre del informe de
actividades y la cuantificación del cumplimiento de normas laborales. En el 1970,
por la movilización masiva hacia la zafra de los 10 millones, cerraron teatros,
cines y cabarés.

Un grupo numeroso de los mejores artistas e intelectuales cubanos fueron


obligados a no presentarse en público. Esta política cultural se mantuvo hasta
los años 80, siendo conocida como: “Quinquenio gris”.

En el mes de noviembre de 2010, la representación cubana en la ONU votó una


resolución acerca de las ejecuciones extrajudiciales, de la cual borraron toda
referencia de los crímenes cometidos por causa de la orientación homosexual de
17
las víctimas. El apoyo cubano provocó repercusión en la opinión pública
internacional, ya que el CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual) entidad
dirigida por Mariela Castro Espín, hija del Presidente, mantiene una campaña de
apoyo a las preferencias sexuales y patrocina otra para que la Asamblea Nacional
del Poder Popular, apruebe una legislación que proteja a este sector de la
sociedad.

Este hecho representó una gran contradicción y provocó que el Ministro de


Relaciones Exteriores concediera por primera vez una audiencia privada a
algunas personas (entre ellas homosexuales) con el objetivo de explicar las
razones para ejercer tan discutido y contradictorio voto.

Por otra parte, el gobierno no reconoce los grupos de lesbianas, gays,


transexuales y bisexuales, independientes. Numerosas actividades convocadas
por ellos, sufren represión.

2.- Uno de los logros: la educación

A partir de la década del 90, se produjo una deserción notable en el cuerpo


docente nacional. La primera de las causas fue la crisis económica que condujo a
muchos maestros -sobre todo de la enseñanza general- a abandonar las filas de
la educación, porque esta profesión no satisfacía sus necesidades económicas.
Por otra parte, el auge del turismo, ofreció un escape a muchos trabajadores con
formación profesional que pudieron trasladarse como fuerza de trabajo a la
llamada industria sin humo. Incluso no teniendo calificación idónea la
preparación profesional le aseguró un lugar en las plantillas.

Otra de las causas fueron los bajos salarios que este sector recibía. Además, por
no ofrecer la posibilidad de materiales u objetos que pudieran servir para
revender. Aunque en muchos casos, se ha comprobado y penalizado la venta de
matrículas, títulos, libretas y otros útiles escolares.

A pesar de la propaganda acerca de la gratuidad de la enseñanza y del


presupuesto que se destina a esta actividad, los padres de los alumnos deben
comprar para el aula ventiladores, pintura para las paredes y puertas, medios de
limpieza, etc.

En el 2000, con el desarrollo de la llamada “Batalla de Ideas”, Fidel Castro


promovió el plan de “Profesores Generales Integrales”, estableció primero que a
cada aula deberían asistir –solamente- quince niños. Para ello, fue necesario
redistribuir las aulas, reconstruir algunas y evidentemente, aumentar el número
de docentes. Apareció otro engendro en la enseñanza: los maestros emergentes,
su procedencia fueron jóvenes que se incorporaron a un método rápido de
estudios para ejercer en primaria y secundaria; la mayoría de ellos,
prácticamente sin vocación, ni instrucción adecuada. No obstante, ocuparon las
plazas de maestros y profesores faltantes, lo que creó una difícil situación, la cual
fue expuesta por docentes con experiencia de años. En estos momentos ya se
comprueba el mal aprendizaje.

La medida de la “integralidad de los profesores” fue revertida algunos años


después por el fracaso evidente del proceso de enseñanza aprendizaje y
actualmente en la secundaria prima –nuevamente- la fórmula de la
especialización por asignaturas.

18
Una solución más reciente la dio Raúl Castro al incorporar a los maestros
retirados, los que en esta nueva versión de la economía no podrán seguir
ocupando las plazas.

Más aún conspira contra el rendimiento del alumnado la cantidad de


evaluaciones en clase y extra-clase que tienen que vencer, cerca de unas 40 por
mes. La calificación de los alumnos se reflejará en el puntaje obtenido para
ocupar un lugar en el escalafón escolar, que le permita acceder al nivel de
enseñanza posterior. Por esto, cuando se comprueban los conocimientos de
alumnos egresados de enseñanza primaria o secundaria en aspectos sencillos de
Historia, Geografía, Ortografía y Lengua Española, etc. reciben una evaluación
deficiente. Siendo tan evidente y grave la situación, que para alcanzar la
educación superior hubo que establecer pruebas de ingreso para seleccionar los
que las aprueben. Al terminar el nivel de enseñanza secundaria, la accesibilidad
a la enseñanza preuniversitaria general se reorientó hacia carreras de técnico
medio y de oficios calificados.

El horario de los maestros y profesores de la enseñanza general se les cerró,


obligándoles a estar ocho horas en las escuelas, además de exigirles toda una
documentación y controles inventados por la burocracia que domina el MINED
(Ministerio de Educación). Esto perjudica la preparación personal del profesor y
su vida diaria.

Otro plan equivocado fue el de la universalización de la enseñanza con el que


crearon sedes universitarias municipales para incorporar una cantidad de jóvenes
que no trabajaban ni estudiaban mediante un curso de estudio intensivo pero con
baja calidad. Inventaron la carrera de estudios socio -culturales y los jóvenes
graduados no tienen donde trabajar en este momento porque no se contó con la
necesidad de perfiles ocupacionales, ni las capacidades laborales existentes.

Fidel Castro aclaró en una reciente intervención televisiva, que los futuros
diplomados no tendrán trabajo garantizado y que el Estado no tiene por qué
ubicarlos. Una historia ya conocida, en el pasado miles de graduados en carreras
y cursos en los países socialistas nunca encontraron ubicación laboral de acuerdo
con su perfil.

La degradación de la educación llegó a tal nivel que el último Ministro del ramo
fue destituido y expuestas las razones de su democión por las máximas
autoridades del país. Todos esos planes estimulados por la política estatal hace
unos 15 años atrás, están en vía de desaparecer, pues la situación económica
actual así lo exige.

3,-El “bloqueo”

Año tras año, -desde hace 19- después de la desintegración de la URSS, se envía
al Canciller de turno a la Asamblea General de la ONU a gemiquear sobre los
daños que ha causado el embargo de EEUU, culpándolo de todos los males que
aquejan a la nación y pretendiendo exonerar a quienes, en más de cinco décadas
de pésima administración, han destruido el país.

El 20 de octubre de 2010, se informó en esa institución que las pérdidas del


embargo entre 1961 y 2009 (49 años) ascendían a la fabulosa cifra de 751 363
millones de dólares, según el actual valor-oro de esa moneda.
19
Los principales aspectos que se pueden destacar sobre ese descomunal monto
son:

1.- Representa el 64% del Producto Interno Bruto (PIB) de todo ese período.
2.- Constituye 2,23 veces, los 336 592,0 mmd que sumó el intercambio
comercial en esos años.
3.-Totaliza 12 veces los 62 822,6 mmd que se invirtieron en Cuba de 1961 a
1988 (28 años) en la
época de la ayuda soviética y del campo socialista; que de utilizarse de forma
racional, le
hubiera permitido a la nación alcanzar un desarrollo tal, que haría innecesario
lloriquear sobre
esos supuestos daños.
4.- El enorme gasto inversionista, unido a los persistentes déficits comerciales y
de cuenta corriente,
provocó que la deuda externa creciera de niveles insignificantes en 1958 a
alrededor de 60 000
mmd (incluyendo las obligaciones que nunca se pagaron al bloque socialista).
Las supuestas
sanciones representan casi 13 veces esa deuda.
5.- A los precios actuales de 2010, con ese dinero se podrían adquirir 9 392 mm
de barriles de
petróleo, o 17 298 toneladas de oro.

Esos elementos permiten inferir que esa cifra tan desmesurada, no guarda
proporción con las dimensiones reales ni potenciales de la economía del país.

El Dr. Jeffrey M. Elliot y el congresista Mervin M Dymally, de Estados Unidos de


América, se entrevistaron con Fidel Castro en 1985, y refiriéndose al costo del
“bloqueo· hasta 1984, el ex presidente les dijo: …,”nosotros lo hemos
calculado en 10 000 mmd aproximadamente.” A ese ritmo, 7 años después
en 1991, podría haber ascendido a 12 916,7 mmd, es decir que en los 31 años
transcurridos entre 1961 y 1991 los efectos del embargo para Cuba fueron
insignificantes; y si en los 19 años posteriores han tenido una mayor
consecuencia, se debe a que se desaprovechó el enorme financiamiento y ayuda
de todo tipo brindados, principalmente por la URSS, a cambio de servicios
propagandísticos, diplomáticos y militares, en regiones del tercer mundo.

Pero fue mucho más explícito en esa entrevista y expresó: “La supresión del
bloqueo solo a largo plazo implicaría alguna ventaja. No voy a decir,
porque no sería cierto, que no se derivarían algunos beneficios. …Pero
no es una cosa trascendental,…”…”yo pienso que Estados Unidos tiene
cada vez menos cosas que ofrecer a Cuba”. “Pero bien, hablando con
franqueza –me gusta la franqueza-; las relaciones con Estados Unidos,
las relaciones económicas, no implicarían para Cuba ningún beneficio
fundamental, ningún beneficio esencial. Si mañana se reanudan las
relaciones comerciales con Estados Unidos, y nosotros pudiéramos
exportar a Estados Unidos nuestros productos, habría que ponerse a
elaborar planes para nuevas producciones que tuvieran el objetivo de
exportarse en el futuro a Estados Unidos, porque todo lo que nosotros
producimos hoy y todo lo que vamos a producir en los próximos cinco
años, está vendido ya a otros mercados”

20
Para los que aún creen en la culpa del “bloqueo”, cabría decirles que en 2009,
Estados Unidos de América fue el quinto socio comercial de Cuba.

III.- La realidad actual


1.- La doble moneda

Tener diferentes sistemas de distribución y de precios implica la posibilidad de


mercados subterráneos, conocidos por “bolsa negra”, acompañados de la
presencia de la corrupción y de la generación de precios y elementos
alternativos en la economía, que han dado al traste con la necesidad de trabajar.

Al analizar la doble moneda, deben tratarse otros aspectos, como por ejemplo: la
desvalorización del salario; los altos precios que se pagan por los productos
liberados que se captan en el impuesto de circulación; los llamados subsidios a
los productos normados y a algunos servicios, que permiten presentar un
“Estado Benefactor”. Todo forma parte del mismo engendro, que comenzó en
1959 con un proceso que va haciendo perder condiciones a la moneda nacional,
como medio general de cambio y vehículo de distribución de bienes en el país.
Entre los factores que ayudaron a ello estuvieron: los múltiples sistemas de venta
de productos; los métodos de entrega de viviendas, vehículos, efectos
electrodomésticos, etc. Contribuyó también: la asignación de bienes para bodas,
cumpleaños y otros festejos; gratuidades, cuya proporción mayor fue a parar a
manos de la clase dirigente. También la creación de otros procedimientos, en los
que el dinero jugaba un papel irrelevante y prácticamente inexistente

Este cúmulo de espacios adversos a la posibilidad de desarrollo económico,


provocó que el “mercado subterráneo” se convirtiera en una parte integrante del
modo de vida nacional, debido al desabastecimiento y al desorden.

Al restársele importancia al valor del dinero, ocurrió un fenómeno poco usual


desde el punto de vista económico: la desvalorización del salario. La
remuneración de una hora de trabajo en el 2004, para los países de la Europa
menos desarrollados como Grecia, Portugal, Chequia, Hungría, Polonia y
Eslovenia, oscilaba entre 3,22 y 10,18 euros la hora, comparada con la escala
cubana, cuyo nivel mayor es de 1.49 (moneda nacional) la hora, que a la tasa de
esa época representaría 0,0458 euros, permite tener una idea de lo que esto
significa. En la actualidad el salario medio mensual de un trabajador cubano,
apenas alcanza los 14 euros.

El impuesto de circulación y ventas obtuvo en el año 2009 la cifra de 12 791 mm


de pesos, debido a los altos precios de los productos liberados, y representó la
tercera parte de todos los ingresos de la población en ese año. A ello hay que
sumar los precios de la “bolsa negra”, muy por encima de las posibilidades de
aquellos que dependen exclusivamente del salario. Sin embargo los muy
fanfarroneados subsidios para la canasta básica afectaron los presupuestos de
2006 a 2009, respectivamente en: 900, 1 000, 1 040 y 1 600 mmp; muy lejos de
lo que se captó por el antes mencionado impuesto de circulación y los beneficios
que el Estado obtiene, por los bajísimos salarios que paga a los trabajadores.

Al hablar de precios no pueden soslayarse los correspondientes a las tiendas de


“recaudación de divisas”, que alcanzan de 3 a 5 veces el costo de adquisición, en
el caso de los bienes no duraderos y más de 10 veces en los duraderos.

21
Esos son los trucos a los que se recurre para presentar a un Estado que vela por
el bienestar de la población, subsidiando con el despojo de los trabajadores,
algunos alimentos que apenas cubren una semana del consumo mensual de las
personas.

A la caída de la URSS, cuando se despenalizó la tenencia de dineros extranjeros


y se propiciaron las remesas familiares, que se comenzaron a captar en las
tiendas de Recaudación de Divisas, se completó el cuadro iniciado en 1959, que
fue haciendo perder a la moneda -con la cual se paga a los trabajadores- su
calidad de medio general de cambio y distribución.

En agosto de 1961, se decidió el canje de moneda en el país, conjuntamente con


la congelación de las cuentas bancarias que sobrepasaran las cantidades que se
estipulaban, la circulación monetaria se redujo en un 42%. Se mandaron a
imprimir los billetes a Checoeslovaquia y su estructura fue diferente a los que
habían circulado hasta el momento. Los billetes siempre llevaron hasta 1995 una
inscripción que decía: “Este billete tiene curso legal y fuerza liberatoria
ilimitada de acuerdo con la Ley para el pago de toda obligación
contraída o a cumplir en el territorio nacional.” Como esa declaración ya
era motivo de críticas y burlas, decidieron eliminarla en las emisiones de los años
subsiguientes y así dejar resuelto el problema, si a ello se le puede llamar
solución.

Si hubiera voluntad de eliminar la circulación de dos monedas, tendría que darse


respuesta efectiva a cada una de las siguientes cuestiones:

-¿Cuál quedaría vigente? ¿O habría una nueva moneda?

- ¿A qué tasa se cambiarían los ahorros depositados en el Banco y el efectivo en


poder de la
población?

- ¿Cuál sería el salario y la pensión mínima?

- ¿Se eliminaría el racionamiento de forma total?

- ¿Qué nivel alcanzarían los precios de los productos de primera necesidad?


¿Responderían a su
costo de producción o adquisición?

- ¿Se reduciría el Impuesto de Circulación y Ventas?

- ¿Se eliminarían las gratuidades y no solo las llamadas “indebidas” sino también
las que disfruta la
clase dirigente?

- ¿A qué precio se ofertarían los bienes duraderos que hoy se compran en las
tiendas de Recaudación
de Divisas? ¿Estarían en proporción con los ingresos de la población?

- ¿Se eliminaría el tipo de cambio fijo y el gravamen del dólar?

- ¿Flotaría libremente?

22
- ¿Se consideraría una moneda fuerte a pesar de que solo pueda circular
internamente y no alcance
a ser convertible fuera de las fronteras de la isla?

Sin una respuesta efectiva a estos y otros muchos aspectos infraestructurales, la


implantación de una sola moneda crearía una situación muy crítica. Esta es una
de las manifestaciones que más molesta a la sociedad por su tónica
discriminatoria, pero darle solución significaría el camino hacia una amplia
apertura, una economía de mercado. Esta transformación, sería ineludible,
aunque no se quisiera realizar.

2.- El trabajo por cuenta propia

Para analizar los vaivenes que ha tenido el trabajo por cuenta propia, es
necesario remontarse al año 1960, en que el “Comandante en Jefe” declaró:
…”la Revolución ha llegado al punto de su camino y de su avance, y el
punto de su poder, en que no tiene necesidad, en ningún sentido, de
acudir a medidas drásticas contra intereses de sectores medios o
pequeños de nuestro país”. “…, se dieron muchos casos de
intervenciones no justificadas. Casos de intervenir a un pescador que
tenía dos barcos, o tres barcos y/o intervenir un camión; o intervenir un
tractor”… “A muchos comerciantes pequeños urbanos les preocupa si
van a liquidar el pequeño comercio urbano,…, ni las pequeñas fábricas,
los pequeños negocios, los va a liquidar la Revolución. La Revolución no
tiene ninguna necesidad de liquidar esos negocios”.

Sin embargo en el año 1963, la Segunda Ley de Reforma Agraria nacionalizó las
fincas de más de 5 caballerías. Con la primera habían sido apropiadas las
mayores de 30 caballerías.

En 1968 se plantea la Ofensiva Revolucionaria y se anuncia la nacionalización de


58 012 negocios particulares que aún estaban en manos de pequeños
propietarios, con lo cual se liquidaron los restos de la empresa privada en el país.
La medida tenía como objetivo el dominio económico para el control político. La
centralización de estas actividades trajo resultados negativos en la producción
en particular los alimentos; la prestación de servicios y la distribución social en
general.

Después de más de 40 años este dislate económico quiere revertirse,


autorizando algunas actividades privadas y pequeños negocios. Los que fueron
objeto de confiscación, conocen que no se debe confiar en lo que el gobierno
propone, como medio de alivio a sus innumerables problemas.

Diez años después, en 1978, se legalizan un conjunto de actividades particulares


que son ampliadas en 1993; pero la máxima cantidad de trabajadores por cuenta
propia se logró en 1995, con 208 500 personas; hoy en día debido a las
restricciones y el acoso que ha existido no llegan a 150 000.

Sin que se abra la posibilidad de que se posean negocios particulares, aunque


sean medianos y pequeños, sin limitación a las actividades a ejercer, que pueda
ser cualquiera y no una de las 178 aprobadas (algunas de ellas de una ridícula
especificidad); sin que a su vez logren contratar trabajadores con esos impuestos
progresivos que desestimulan en lugar de alentar el empleo y sin que consigan
23
recibir recursos financieros del extranjero; este tipo de actividad será incapaz de
absorber, no ya el más de millón y medio de excedentes en los centros de
trabajo, ni tan siquiera el medio millón que se prevé dejar disponible en el primer
trimestre de 2011.

Si de verdad se quiere resolver el problema de los trabajadores que “sobran”,


que es solo una forma de expresar que son personas que no tienen posibilidad de
explotar su potencial, habría que decir sin temor, que no se trata de ampliar el
trabajo por cuenta propia, sino la actividad privada; que no solo deberá
permitirse en todos los oficios, sino también en todas las profesiones. Sería
absurdo, por ejemplo, que se autorice la construcción particular, sin que
ingenieros y arquitectos puedan ejercerla como vía para su garantía técnica.
Igual ocurre con los contadores y técnicos en economía que serían necesarios en
esos negocios.

No permitir también a los médicos ejercer privadamente su actividad, sería


además una incongruencia y una discriminación, ello no acarrearía ninguna
afectación al nivel actual de atención, porque la cantidad de médicos y
paramédicos en el sector privado se ajustaría, automáticamente, a la capacidad
de demanda de la población.

3.- La Resolución económica del V Congreso del PCC y los


Lineamientos para el VI.

Al elaborar los Lineamientos del VI Congreso del PCC, la Resolución Económica


del V Congreso se quedó engavetada, como suele decir Raúl Castro. No hacen la
más mínima alusión a ella, o no hubo intención de mencionarla, porque es un
vergonzoso catálogo de incumplimientos.

La política económica para el período que abordaba el documento, abarcaba


aspectos estructurales como la diversificación y crecimiento de las
exportaciones, el desarrollo de la base alimentaria y hacer valer la economía en
lo material, financiero y energético. Se enfatizaba que la eficiencia era el
objetivo central y en ese sentido se planteó mejorar el uso de los recursos, el
incremento de la productividad del trabajo, la reducción de los costos y el logro
de un balance financiero externo favorable.

Trece años después el retroceso ha sido general. Todos estos aspectos y muchos
más se han recogido de nuevo en el actual documento, como aspiraciones para
el siguiente quinquenio. Se pueden revisar los lineamientos números: 42, 43, 68
al 70; 173, 196, 224, 230, 231 y 233 y se comprobará que continúan presentes.

Muchos otros asuntos mantienen las mismas deficiencias que se señalaron en


aquella oportunidad o se han agravado, reiterándose en los nuevos
Lineamientos como aspiraciones futuras. Algunos de ellos son:

La continuación de la existencia de un modelo excesivamente centralizado.

El Sistema de Perfeccionamiento Empresarial (que se suponía sería la panacea


que resolviera las deficiencias de las empresas estatales) 12 años después de
comenzarse a aplicar, solo se ha podido introducir en el 38% de las entidades.

24
La agroindustria azucarera recuperaría su papel estratégico, lo cual estuvo muy
lejos de lograrse. La caída ha sido abismal, en 1988, se produjeron 7,4 millones
de toneladas con un ingreso de 4 087 millones de dólares; en 1996, bajó a 3,3
millones y se exportaron 2,6 millones de toneladas; y en 2009 solo produjo 1,4
millones y exportó 0,7 millones, con un ingreso de 215,6 millones de dólares; con
la consecuencia de la casi desaparición de todos los subproductos de esa
industria.

El níquel nunca alcanzó las 100 mil toneladas que se previeron, ni tampoco la
diversificación esperada, aunque si tuvo crecimientos notables y se vio
favorecido en ocasiones por altos precios.

El tabaco no se acercó al millón de quintales (45,9 miles de toneladas)


pronosticado y cerró 2009 con solo 25,2 miles de toneladas. Tampoco en ningún
año se alcanzó el nivel proyectado de 200 millones de unidades de exportación
de habanos.

Para esa fecha se pronosticó mejorar la eficiencia del proceso inversionista y


alcanzar las normas internacionales en todos los aspectos de la concepción,
proyección, construcción y puesta en marcha de los proyectos; pero 13 años
después esos objetivos no se han logrado y se diseñan indicaciones similares
(lineamientos 109 y 116).

La gran deuda externa, causada principalmente por los sistemáticos desbalances


comerciales y por el colosal proceso inversionista ejecutado hasta finales de los
80, tiene un máximo responsable: Fidel Castro, con su superficialidad y sus
excesos de poder, que prescindía de cualquier estudio técnico y económico al
decidir sobre la adquisición y ejecución de las principales inversiones, lo cual
sentó un precedente que aún se está padeciendo.

La disminución de los elevados inventarios con su consecuente inmovilización de


recursos y pérdidas que era un objetivo en 1997 y continúa siendo una aspiración
para el comercio en 2011 (lineamiento 291).

Se pretendía una mayor eficiencia en el gasto público y un manejo estricto del


presupuesto, lo cual se mantiene aún como deseo (lineamiento 55).

Preveían revalorizar y fortalecer la moneda nacional y en la práctica por el


contrario, el peso cubano se ha convertido en un medio de pago muy accesorio,
sin poder liberador para las necesidades básicas de las personas.

La diversificación geográfica del comercio exterior no se ha logrado, si en 2001


entre Venezuela, China y España representaban el 39 % de los intercambios de
bienes, esos mismos países constituían el 47 % en 2008 y el 41 % en 2009. La
concentración es mayor en cuando se incluyen los servicios debido a los
elevados ingresos provenientes de Venezuela por las prestaciones médicas y de
otros profesionales.

Se trazó la pauta de eliminar la insolvencia de las empresas estatales, pero el


fenómeno ha persistido y se prevén ahora medidas más drásticas (lineamiento
16).
25
El crecimiento del PIB a precios de 1997, que se previó entre un 4 y un 6 % para
el quinquenio, solo alcanzó entre un 83,8 y 92,2 % de cumplimiento al concluir
2002.

En el turismo se pronosticó la llegada de más de 2 millones de visitantes anuales


con ingresos brutos superiores a 2 600 millones de dólares (1 300 dólares por
visitante). Si bien desde 2003 se sobrepasó en número los turistas
internacionales, nunca se alcanzaron los ingresos brutos previstos y las entradas
monetarias por turista no pasaron de 1200 dólares. En 2009 arribaron 2,4
millones, pero con un ingreso bruto de 2 106 millones de dólares y una radical
disminución en el ingreso por turista a 867 dólares.

Todas las aspiraciones trazadas en 1997 sobre el transporte permanecen


incumplidas al concluir 2010, e incluso para el VI Congreso se tienen objetivos
mucho más modestos que en el conclave anterior.

La alimentación no mejoró, oficialmente, solo se han obtenido incrementos


notables, (pero no comprobables) en vegetales; pero se incumplieron las metas
trazadas en viandas, granos, cárnicos y otros renglones. Por consiguiente los
precios a la población de los alimentos liberados han continuado creciendo, a la
par que se ha incrementado su importación.

La cifra trazada de terminar más de 50 mil viviendas anuales, solo se cumplió en


2005 y 2006. En los años 2009 y 2010 se terminaron 35 085 y 32 748
respectivamente y 2011 aspira a concluir 43 mil.

El salario medio ha crecido más que la productividad, pese a constituir un


reclamo de aquella época. Es el testimonio sintético, más gráfico, que pudiera
darse de la ineficiencia que predominó en estos 13 años.

En resumen, no se cumplieron las aspiraciones que se trazaron para el


quinquenio posterior al 1997.
La situación del país en 2002 era peor que cuando se esbozaron esas metas. No
hay motivo entonces para el optimismo con las ensoñaciones recogidas en los
Lineamientos del VI Congreso.

Muy poco se discutió, ya todo estaba decidido, en la sesión del 15 al 18 de


diciembre de 2010 de la Asamblea Nacional del Poder Popular, aunque sí se
hicieron algunas revelaciones.

Para el PIB (Producto Interno Bruto), se concibió en el plan quinquenal 2011-15


un crecimiento medio anual del 5,1 %, pero –increíblemente- ya se prevé un
incumplimiento en el primer año, al planificarse solo un 3,1 % de incremento.
Esto implica que para los restantes cuatro años, del 2012 al 2015, tendría que
ser el aumento de 5,6 % para compensarlo, De todos modos en las actuales
condiciones, es muy difícil pensar que el crecimiento llegue a alcanzar el nivel
previsto para 2011, ni siquiera en el quinquenio; aunque de las estadísticas
oficiales se puede esperar cualquier cosa, ahí está la cifra de un 2,1 % de
desarrollo del PIB en el nefasto año 2010, que no se vio reflejada en la vida del
país.

26
Se confía a cuatro factores el rescate del salario como movilizador del papel del
trabajo: la eliminación de las plantillas infladas; la suspensión paulatina de
gratuidades “indebidas”; descargar al Estado de actividades que no le tocan; y el
incremento de la productividad del trabajo.

El primero de estos factores, el despido masivo, que la jerga eufemística


gubernamental denomina: eliminación de las plantillas infladas, además de
supuestamente contribuir a enaltecer el papel del salario, tendrá un elevado
costo social con alcance político. Ya para 2011 se prevé el despido de cerca de
medio millón de trabajadores, a los cuales se piensa dar diferentes destinos:
trabajar en establecimientos arrendados, disponibles por 4 ó 5 años hasta su
jubilación, trabajadores por cuenta propia, otras actividades no especificadas y
desempleados. Eso traerá una tasa de desocupación inicial en 2011 de al menos
un 4,5 %, muy superior al 1,7% que se informó en 2009.

Los casi 100 mil trabajadores que quedarían disponibles hasta que se jubilen,
tendrían solo una ayuda anual de 200 millones de pesos, que significa entre 163
y 170 pesos mensuales cada uno, que representa menos del 38% del salario
medio mensual de 2011, algo verdaderamente irrisorio.

Los trabajadores por cuenta propia tendrán un fuerte incremento de al menos un


65,9%, lo que implica unas 100 mil personas incorporándose a esta actividad.

Quedarían por encontrar destino entre 22 000 y 26 000 personas; la situación se


tornará tensa, no solo por las pocas posibilidades de empleo, sino también por la
disminución del dinero circulante que traerá una reducción drástica de la
demanda solvente y por consiguiente de las posibilidades de prosperidad del
trabajo particular.

Otros factores de tensión social, unidos a los despidos masivos son: la


eliminación de gratuidades “indebidas”; la disminución de subsidios, con la
eliminación gradual del racionamiento; supresión de comedores obreros y
algunas otras reducciones de los ingresos. Los jubilados cargarán con un peso
mayor, al no poder acceder a ninguna de las variantes de trabajo, en algunos
casos por su avanzada edad.

Se supone que esos elementos, más el arriendo de locales para deshacerse de


actividades de poca monta, incrementen la productividad del trabajo y eso
contribuya –en un corto término- a la disminución de los precios minoristas. Pero
si se lograse ese dudoso objetivo, sería a mediano plazo y el régimen tendrá que
sortear, evidentemente con más represión, el caos social que se avecina en lo
inmediato.

Tanto el argumento del Ministro de Economía y Planificación con respecto al


predominio de la propiedad estatal: “…esta no va ser una economía de
chinchales,…” como que se reitere que no se admitirá la concentración de la
propiedad, se contradice con la información de que en 2015 se emplearán 1 800
000 personas (aproximadamente el 35 % de la Población Económicamente
Activa) en formas de gestión no estatales. Si más de la tercera parte de la
fuerza de trabajo se emplea en establecimientos pequeños y de poca monta no
27
estatales, que se sumarían a los “chinchales estatales”, que no son pocos; al final
del quinquenio estas medidas habrán propiciado que sí exista una economía de
chinchales.

Un concepto -que se reiteró- es el de propiciar la inversión extranjera para atraer


financiamiento, tecnología y mercados, pero no hay nada que indique que se
vayan a eliminar restricciones, ni trámites engorrosos, que no han permitido su
desarrollo y que han favorecido su reducción en los últimos años.

Aunque se pretende incrementar la exportación de los servicios médicos, como


medio fundamental para continuar cubriendo el déficit en la balanza de pagos, es
dudoso que ello se logre si el principal receptor, Venezuela, no está en
condiciones de garantizarlo.

Sobre las tierras ociosas en usufructo, para que nadie se llame a engaño, Raúl
Castro declaró: “…constituyen propiedad de todo el pueblo,…” (quiso decir
del Estado) y “…si un día en el futuro se requieren para otros usos,…,el
Estado compensaría a los usufructuarios lo invertido…”

Se plantea un déficit de más de 500 mil viviendas, cifra que parece muy baja, no
solo por el envejecimiento de las actuales edificaciones y los destrozos de los
últimos huracanes, sino también por el gran hacinamiento existente, pero
aceptando esa cifra como buena (y el que se afirme que en 2015 deba quedar un
déficit de alrededor de 200 mil), significaría que se programa construir en el
quinquenio mucho más de 300 mil, al tener en cuenta la necesaria ampliación
del fondo habitacional.

Si la cifra ya prevista para 2011 es de 43 mil viviendas, en el cuatrienio 2012 a


2015 se tendrán que construir más de 64 000 anuales, para cumplir esa
aspiración; algo que nunca se ha logrado.

Estas son algunas de las cuestiones que se pueden decir acerca de las
informaciones que se han dado sobre la proyección para el quinquenio, cabría
preguntarse, si todo está hecho y planificado: ¿Para qué se pide la opinión del
pueblo? Una reciente video sobre la intervención del general Leonardo Andollo
Valdés en la Asamblea Nacional del Poder Popular indica, que ni siquiera los
diputados pudieron opinar sobre la nueva estructura y funcionamiento de los
órganos de gobierno, en las recién creadas provincias de Artemisa y Mayabeque,
ya todo estaba decidido, solo recibieron información.

Los Lineamientos para el VI Congreso del PCC (Partido Comunista de Cuba) desde
su introducción son justificativos, planteando los efectos adversos que han tenido
y tienen en la economía cubana los factores externos.

Se hace énfasis, entre otras cuestiones, a la existencia de una crisis estructural


sistémica en el entorno internacional; la influencia de la grave situación
económica y financiera mundial; la repercusión de un adverso entorno energético
y ambiental. Se asegura que la inestabilidad de los precios ha perjudicado, tanto
las exportaciones, como las importaciones y se cifran en 10 mil millones de
dólares las pérdidas del país desde 1997 a 2009 por el deterioro de los términos

28
del intercambio. Por supuesto, se achacan al “bloqueo” buena parte de las culpas
y finalmente se mencionan las adversas consecuencias de los huracanes y la
sequía. Solo marginalmente se destaca la influencia de la baja eficiencia de la
economía, escamoteando el obligado análisis de los sucesos económicos
ocurridos en los años posteriores a 1997.

No se deja de mencionar, como ayuda providencial, la prestada por Venezuela en


el marco del ALBA, (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América) sin
dar muchos detalles, que tampoco son necesarios, porque es evidente que ese
apoyo fue fundamental para evitar la inminente caída al “precipicio”.

A lo largo del documento se evita cuidadosamente incluir números o cualquier


expresión cuantitativa o mensurable que represente un compromiso medible
para el futuro. Un documento de 32 páginas sobre lineamientos económicos, sin
una sola cifra, constituye una verdadera hazaña de la insulsez. Lo oficial y de
amplio conocimiento público y que quedará para el futuro como compromiso, es
esa cantidad de expresiones no traducibles al lenguaje económico. La lista es
extensa, de referencia algunos ejemplos:

Actualizar, aplicar, ajustar, ampliar , asegurar, adecuar, adecuación, avanzar,


acometer, adoptar, aplicar, abastecer, crecer, contribuir, concentrar, cambiar,
continuar, considerar, constituir, crear condiciones, dar continuidad,
consolidar, concluir, concebir, conformar, definir, diseñar, disminuir, desarrollo
sostenible, desarrollar, diversificar, dirigir, estimular, estructurar, establecer,
estudiar, enmarcar, elaborar, ejecutar, favorecer, fomentar, formar, fortalecer,
garantizar, generar, integrar, impulsar, implementar, independizar, lograr,
mantener, modificar, mejorar, normar, ordenar, organizar, orientar,
programar, proceso paulatino y ordenado, prestar servicios, potenciar,
proyectar, priorizar, propiciar, promover, perfeccionar, proponer, preservar,
proseguir, prever, revisar, revisión, revisión integral, ratificar, reorganizar,
responder, reordenar, rescatar, relacionar, solucionar, sostener, satisfacer,
Quienes han querido ver indicios de apertura económica en algunas medidas que
se prevén deberían atender expresiones categóricas en contrario. Raúl Castro
expresó; “La planificación y no el libre mercado será el rasgo distintivo,
…” “No pensamos volver a copiar de nadie,…” (en alusión al socialismo de
mercado chino) “… Se mantiene el papel de la planificación, se mantiene
el papel del Estado, se mantiene la empresa estatal socialista y se
mantiene el Estado propietario de los medios de producción
fundamentales y se mantiene el principio de que no va a haber
concentración de la propiedad;…” “Más claro ni el agua”. El Ministro de
Economía y Planificación dijo: “Y no se va a permitir la concentración de la
propiedad. Por eso la tierra se entrega en usufructo”. Refiriéndose a los
impuestos a los trabajadores por cuenta propia, en la medida en que contraten
más fuerza laboral expresó: “…y ya con esa carga impositiva el mejor
negocio es tener 9 trabajadores y no 15…”

Conclusiones
29
Después de haber hecho este pequeño recorrido por la historia, se refrescan en
la memoria las vueltas que ha dado la dirección del país en estos 52 años para
mantenerse en el poder y no perder el control absoluto de la sociedad y la
economía.

El propio Raúl Castro hizo mención a las palabras de su hermano hace 24 y 34


años respectivamente, pero para salvar la responsabilidad del “Comandante en
Jefe” añadió que no le habían hecho caso, ya que todas esas deficiencias siguen
presentes en la actualidad. No mencionó en ningún momento que Fidel Castro
estaba a cargo de hacerlas cumplir.

Más de cinco décadas aferrados a un experimento en el que nadie cree, pero que
terminó con la prosperidad económica anterior que tuvo el pueblo, con las
libertades individuales, con los derechos de cada uno. Una difícil tarea para la
que sí hubo efectividad, porque sojuzgar a un hombre es difícil y este grupo en el
poder ha sido capaz de someter a más de once millones de personas.

Habría que mirar con tristeza a las dos últimas generaciones que no conocen
cosas agradables de la vida, pero la suma de todos los que han vivido dentro de
estos años, llenos de privaciones y sacrificios, cambiados por nada, da aún una
mayor congoja. Sobre todo la pérdida de valores que ha tenido la sociedad en su
conjunto, el desmembramiento de la célula fundamental: la familia; y el odio y la
miseria humana arraigados al corazón de un grupo considerable de cubanos.

Es impagable el daño que ha sufrido la nación, las vidas perdidas en guerras


inútiles fuera del territorio nacional, los que murieron en el mar tratando de salir
de la ignominia, cientos de miles de personas que han pasado por cárceles,
humillaciones y deshonra y todo esto cambiado por nada, porque el futuro
luminoso que siempre se le ha anunciado a los cubanos, nunca ha llegado al
presente.

Cuando se hizo un documento parecido para el V Congreso del Partido Comunista


en 1997, un grupo de disidentes escribió “La Patria es de Todos”, por ello
cumplieron prisión entre 3 y medio y 5 años. Exponían la necesidad de
replantear y rediseñar la política socioeconómica para mejorar los resultados.
Trece años en los que hubo oídos sordos y ahora traen a la palestra pública la
necesidad de hacer lo que en aquel momento se les dijo que hicieran, utilizando
como siempre palabras rebuscadas como: “la actualización del sistema”.

La proyección económica hasta el 2015, fue aprobada por la dirección del país el
7 y 8 de mayo de 2010. Un diputado en la última reunión de la Asamblea
Nacional del Poder Popular planteó que no conocía algo sobre ello y el Ministro de
Economía y Planificación, se vio obligado a explicar algunas características. Por
su parte el plan para 2011 se aprobó, en esa misma instancia, el 20 de
noviembre próximo pasado.

Ante esas conclusiones resalta lo inútil de la presentación a los diputados, los


cuales no iban a decidir nada, así como tampoco las reuniones con trabajadores
y población en general para discutir los Lineamientos, que serán plenamente
formales, ya que las determinaciones fundamentales ya han sido adoptadas.

30
No hay algo de lo que se plantea que resuelva lo que se reconoce públicamente:
“la corrupción”, que se ha hecho endémica en la sociedad. Una parte
considerable de los trabajadores roban, de una forma u otra; y los dirigentes lo
permiten para coger la mayor porción, esto implica que el trabajo como vía
principal de ingresos, es algo irrecuperable dentro de los cánones del llamado
socialismo.

Hasta la propia dirección del gobierno se burla de los que echan la culpa de la
ineficiencia estatal al “bloqueo”, del que no se acordó, incluso lo minimizó,
mientras se recibía la ayuda del bloque socialista.

Cómo creer en las actuales promesas, si el actual Presidente aseguró que no se


contraerán nuevas deudas con el exterior si no hay seguridad de pagarlas. ¿De
qué se alimentará este pueblo? El subterfugio de alza de los precios, para hacer
ver que físicamente existen los productos, es totalmente impopular. El año 2011
comenzó con recortes en la cartilla de racionamiento, de los productos de higiene
y aseo personal, lo que ha ocasionado una gran irritación social.

Hay errores que se han venido cometiendo durante años, y precedentes que se
han sentado por la máxima dirección del país, que no tendrán solución, aunque
se reconozcan y se plantee subsanarlos: la institucionalidad, que no se resolverá
porque es el propio Estado quien incumple las leyes, incluso su actuar es
inconstitucional, en algunos casos se dan instrucciones orales y algunas escritas
que no tienen carácter legal. Aunque Raúl Castro haya dicho: “Hay que luchar
para desterrar definitivamente la mentira y el engaño de la conducta de
los cuadros de cualquier nivel”, va a ser imposible erradicar el hábito de
decir lo que los superiores quieren escuchar, ya que el propio gobierno miente
constantemente, incluso hasta en las estadísticas. Y en algunos casos oculta la
información, un ejemplo de ello es que no hay una explicación pública de la
deuda externa y de los recursos destinados a la defensa y al internacionalismo.

Pero independientemente de todas las conclusiones a las que se pueda llegar, la


principal es que: los problemas que tiene la nación cubana, no tienen solución,
enmarcados en el “socialismo” que no se ha podido “construir”, y mucho menos
con el rediseño de enmiendas obsoletas.

Recomendaciones
El país no ha estado bordeando el precipicio, ya cayó de él, se percibe que el
discurso oficial tiene un gran declive, por lo que sería conveniente que los que
detentan el poder, tomaran en consideración lo siguiente:

-No reprimir a la población, si esta decide manifestarse públicamente, contra las


medidas impopulares que se avecinan. Aunque hasta ahora, el pueblo no ha
salido a las calles masivamente, debido al cansancio de tantos años, esto tiene
una alta posibilidad y se conoce que se está preparado con brigadas antimotines
y equipos adquiridos para tales propósitos. Como se dice que no se debe copiar
de ningún país, es importante evitar los sucesos de la Plaza Tiananmen.

- La única y definitiva solución que se le puede dar a la pésima situación


existente, es realizar una real apertura económica.

31
- La actual Constitución de la República está siendo violada, además de las
limitaciones en que la enmarca el socialismo, no permite el desarrollo social,
económico y político que requiere el país, por tanto se hace necesario una nueva
Carta Magna.

- Se debería cumplir con la palabra de liberar a los presos políticos, sin


simulaciones.

- Para dar solución a los problemas del país se podrían poner en práctica las
propuestas que ofrecen los firmantes de este documento y el exilio, que por
muchos años ha trabajado en proyectos alternativos.

La Habana, 3 de enero de 2011

José Díaz Silva


Sarah Marta Fonseca Quevedo
Jorge Luis García Pérez “Antúnez”
Luis García Vega (Lucas Garve)
Santiago Emilio Márquez Frías
Iris Tamara Pérez Aguilera
Arnaldo Ramos Lauzurique
Alcides Rivera Rodríguez
Vladimiro Roca Antúnez
Martha Beatriz Roque Cabello
Tania de la Torre Montesinos
Idania Yanes Contreras

32