You are on page 1of 2

Analisis y resultados

I Saponificación: Aceite + NaOH → Glicerol + Sal de ácido graso (jabón) + aceite


inalterado.

Tinción: a) Aceite + Sudán III (alcohol al 50% + glicerina al 50%) →


b) Aceite + Tinta china roja →

II Al adicionarle al aceite el reactivo Sudán III, éste tomó un color naranja uniforme,
mientras que al agregarle tinta china roja éste tomó un color rojo profundo en el fondo,
no tan intenso en el resto del tubo de ensayo además de que se podían ver unos
pequeños puntitos en la superficie del aceite. Esto se debe a que

Conclusiones

Después de los análisis anteriores d este laboratorio podemos concluir lo


siguiente:
1. En la reacción con la tinta china el producto queda con esas capas de
ese color porque los lípidos no se tiñen del color de la tinta china.
2. En la reacción Sudán III, es un colorante lipofilo que tiene afinidad por
los ácidos grasos lo que hace que la mezcla con este colorante se
ponga de ese color.
3. El producto de la reacción con NaOH quedo de esa forma porque los
ácidos orgánicos reaccionan con las bases para producir sales
metálicas.
4. En ciertas sustancias las características químicas de cada una permite
que se disuelvan completamente en otras, como el Sudán III a diferencia
de la tinta china que en el producto se formaron capas.

Marco teorico

Para entender lo que hicimos, es preciso definir lo que son los lípidos, nombrar
sus propiedades y conocer su clasificación; siguiendo el anterior esquema,
sabemos que un lípido es un conjunto de moléculas orgánicas, la mayoría
biomoléculas, compuestas principalmente por carbono e hidrógeno y en menor
medida oxígeno, aunque también pueden contener fósforo, azufre y nitrógeno,
que tienen como característica principal el ser hidrofóbicas o insolubles en
agua y sí en disolventes orgánicos como la bencina, el alcohol, el benceno y el
cloroformo. Aparte de la solubilidad, los lípidos presentan además propiedades
como tener algún tipo de carácter polar, además de que poseen una gran parte
apolar o hidrofóbica, lo que significa que no interactúa bien con solventes
polares como el agua. Otra parte de su estructura es polar o hidrofílica y
tenderá a asociarse con solventes polares como el agua; cuando una molécula
tiene una región hidrófoba y otra hidrófila se dice que tiene carácter anfipático.
La región hidrófoba de los lípidos es la que presenta solo átomos de carbono
unidos a átomos de hidrógeno, como la larga "cola" alifática de los ácidos
grasos o los anillos de esterano del colesterol; la región hidrófila es la que
posee grupos polares o con cargas eléctricas, como el hidroxilo (–OH) del
colesterol, el carboxilo (–COO–) de los ácidos grasos, el fosfato (–PO4–) de los
fosfolípidos, etc. Además, sus cadenas alifaticas generalmente son lineales,
aunque también pueden presentar anillos, estas cadenas pueden ser saturadas
o insaturadas; los lípidos pueden ser flexibles o inflexibles, algunos tienen
capacidad de compartir carbonos o de formar puentes de hidrógeno.
Los lípidos se clasifican en saponificables, ya que presentan ácidos grasos en
sus estructuras y en no saponificables, ya que no tienen ácidos grasos en sus
estructuras.

Dentro de los lípidos saponificables, se pueden encontrar también diferentes


clases, tales como los simples, que son aquellos que sólo contienen carbono,
hidrógeno y oxígeno en su estructura, mientras que los complejos además de
contener en su molécula carbono, hidrógeno y oxígeno, también contienen
otros elementos como nitrógeno, fósforo, azufre u otra biomolécula como un
glúcido. A los lípidos complejos también se les llama lípidos de membrana pues
son las principales moléculas que forman las membranas celulares.

Dentro de los lípidos no saponificables, podemos encontrar los terpenos, que


son lípidos derivados del hidrocarburo isopreno (o 2-metil-1,3-butadieno). Los
terpenos biológicos constan, como mínimo de dos, moléculas de isopreno.
También podemos encontrar los esteroides, los cuales son derivados del
núcleo del ciclopentanoperhidrofenantreno o esterano, esto es, se componen
de cuatro anillos fusionados de carbono que posee diversos grupos funcionales
(carbonilo, hidroxilo) por lo que la molécula tienen partes hidrofílicas e
hidrofóbicas (carácter anfipático); por último, dentro de los no saponificables,
encontramos los eicosanoides que son un grupo de moléculas de constitución
lipídica derivadas de los ácidos grasos esenciales de 20 carbonos tipo omega-3
y omega-6. Los principales precursores de los eicosanoides son el ácido
araquidónico, el ácido linoleico y el ácido linolénico. Todos los eicosanoides son
moléculas de 20 átomos de carbono y pueden clasificarse en tres tipos:
prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos.