You are on page 1of 3

En la historia política y económica de México han existido diversos recursos a

los que recurre la clase dominante, para legitimar su poder, por ejemplo, el voto
o los programas de política social, como Oportunidades, que hacen legitimo el
poderío de los que mas tienen en el sentido de que su gobierno es funcional
para la sociedad en general, pero en materia de seguridad pública, ¿Qué
recursos son utilizados para legitimar el poder?, a partir de esta cuestión, la
readaptación social, tiene la función hoy en día, de legitimar el poder de la
clase domínate.
La readaptación social, en México como es bien sabido, no funciona, no es un
método eficaz para la reinserción del individuo infractor, nuevamente a la
sociedad, ya que no genera cambio alguno en al actuar de la mayoría de las
personas que viven en un entorno social violento, del mismo modo la
readaptación social como método en le combate al delito, no ha sido eficaz,
pues no se vislumbra como una solución para la sociedad, desde la sociedad.

En este sentido, solo cuenta cuestionarnos lo siguiente, ¿Por qué, en la


actualidad aun sigue vigente la idea de readaptar al individuo infractor, si este
es un método ineficaz?

Para contestar dicha cuestión, es interesante observar que en el discurso de la


clase dominante como aquella clase que posee el poder político y económico
de nuestro país, y como asevera Weber con respecto a esta clase, que busca
distribuir la riqueza en una forma desigual pero legitima. Así mismo sucede
con la readaptación ya que sirve para hacer legitimo el poder de unos cuantos,
cuando estos prometen una solución eficaz al problema de la delincuencia,
pues hacen ver, a partir de sus acciones gubernamentales, que la mejor
manera de establecer el bienestar social, son los mecanismos implantados por
estos, en el cumplimiento de su deber como clase dominante de la sociedad,
dejando estas acciones en la promesa y no en la practica.

Esta clase dominante presenta en sus discursos un marco de acción que


supuestamente conviene a la sociedad en general, un ejemplo de ello con las
normas mínimas sobre readaptación social de los sentenciados, que sin duda
contienen textos ocultos como lo afirma Michel Foucault, las cuales persiguen
un fin muy diferente y es el de visualizar el poder económico y político de la
clase dominante como legal ante la sociedad, es decir, legitimo; dejando de
lado por ejemplo elementos importantes como el tratamiento para el buen
encauzamiento del delincuente.

Entonces, precisamente es por eso que en la actualidad, sigue vigente la idea


de readaptar al individuo infractor, para hacer legales las acciones de la clase
dominante, que finalmente busca reafirmar su poder frente a las clases
dominadas con acciones para el bien común que no son funcionales para estos
últimos.

Esta legitimación de poder, la podemos encontrar palpablemente en dos


discursos textuales, los cuales van a ser analizados discursivamente, para dar
cuenta de lo anterior , con respecto a que la idea readaptación social, sirve
como recurso legitimador de poder de la clase dominante. Primero
abordaremos el reglamento para las normas mínimas de acuerdo con el
modelo funcional de Talcott Parsons planteado anteriormente, para mostrar en
dicho discurso los elementos que hacen de la readaptación un mecanismo que
legitima el poder.

En segundo lugar, es fundamental e interesante analizar un discurso textual,


de esta clase dominante, donde expresa la idea de readaptación social en un
método eficaz para la corrupción en los penales de nuestro país, este es el
plan nacional de desarrollo 2007-2012 que se presentado en la actual
administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa. Se analizara en
especifico el primer, segundo y tercer informe, correspondientes a 2007, 2008 y
2009, en su segundo eje de acción, correspondiente a el Estado de Derecho y
Seguridad, específicamente en el apartado de procuración e impartición de
justicia, donde se refiere al fortalecimiento del sistema penitenciario, aquí de la
misma forma como en el primer análisis se mostraran los elementos que hacen
de la readaptación social un recurso legitimador de poder.