You are on page 1of 12

Ciencia política y representación ......................................................................

Del plan a la planificación. El estado durante la época peronista


Patricia Berrotarán ............................................................................................ 6 Ciencia política y representación
Una serie de libros y artículos publicados en los últimos meses se han centrado en
Perón. Luz y sombras (1893 1946). Los colores del Cielo
las dificultades que los partidos tendrían para representar a los ciudadanos. La coinciden-
Joan Benavent ................................................................................................... 8 cia que muestran sobre algunos puntos ha provocado las siguientes reflexiones.
Los partidos han sido vistos en forma negativa desde sus orígenes, a diferencia de
La razón ardiente otras instituciones religiosas y sociales que despiertan valoraciones mucho más variadas,
Graciela Maturo ................................................................................................ 9 tanto entre diferentes grupos sociales como en diversos países. Se ha intentado reempla-
zarlos a lo largo de toda la historia contemporánea desde diversas posturas ideológicas.
Algunos de los pensadores políticos más importantes de los últimos siglos los criticaron por
su condición de versiones parciales de una voluntad nacional que hubieran preferido
unánime. Para otros, su existencia es reflejo de desmedidas ambiciones personales o de
deficiencias institucionales en la identificación del bien común.

I Sin embargo, si bien estas críticas están todavía presentes en parte de la opinión
pública, para la ortodoxia actual de la Ciencia Política doméstica serían completamente
infundadas: estaría ya empírica y definitivamente demostrado que no existe algo que con
rigor pueda ser llamado “interés común”. Desmentir las ilusiones de la ciudadanía es una
tarea dura, pero alguien debe hacerlo, y para refutar leyendas no hay nada mejor que un
profesional de las ciencias sociales. Para la academia, en el mejor de los casos, en lugar del
bien común todo lo que puede lograrse es un resultado circunstancial y mutable de
consensos que nunca dejan igual de satisfechos a todos. En el peor de ellos, combinaciones
variables de los más descarnados intereses sectoriales. Tal vez resulte una mala noticia para
los autores de este gran descubrimiento, pero hace ya un tiempo que se sabía que un ideal
político no es precisamente una realidad tangible. Lo determinante no es pretender que se
pueda identificar y aislar el interés común de una vez y para siempre, sino más bien lo que
se hace es establecerlo como un principio cuya función es la de servir como fundamento
para cualquier argumento admisible en un debate democrático. En algunos textos recien-
tes se postula que cualquier fantasía respecto al bien común porta necesariamente el
peligroso germen del totalitarismo. Con semejante premisa conceptual, no sorprenderán
las consideraciones que siguen.
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del La descripción académica del funcionamiento de los partidos políticos suele
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una diferenciar su organización interna de la relación que ellos tienen con su entorno. Se
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. prefiere obviamente escribir sobre la segunda parte, más apta para el análisis aséptico. De
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la todas formas, cuando no queda más camino que internarse en el barro de la baja política,
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y las descalificaciones suelen ser recurrentes. Aquí se dejan de lado vanas fantasías y se
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, realizan reflexiones teóricas acerca de intereses e incentivos. Toneladas de libros ya ajados
que abundan sobre el poder, los valores o la desigualdad de recursos hoy padecen de mala
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo.
fama en ámbitos académicos. Se prefiere explicar las instituciones casi exclusivamente a
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título
partir de las motivaciones personales de sus integrantes. No es un problema característico
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el
de la teoría política, pues abunda en otras disciplinas. Tampoco es una visión completa-
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. mente infundada y por lo tanto no puede ser soslayada, pero lo cierto es que resulta de
escasa utilidad para imaginar reformas estructurales. No es casual por tanto que todas las
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero
vías de solución identificadas por esta corriente académica sean muy similares a la actual
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com agenda de la reforma política que tanto difunden ciertas organizaciones no gubernamen-
Reconquista 46 - Piso 9 - Buenos Aires - Tel.: (011) 4348-9601 tales. Buena parte de esa agenda ya ha sido incorporada a la legislación y poco ha cambia-
do; en mi opinión, podría incluso cumplirse en su totalidad y de todas formas persistirían
las principales deficiencias de nuestro régimen político.
Pues bien, “la integración latinoa- “En el seno del pueblo no intelec-
mericana -decía Graciela Maturo en 1977- tualizado, no alienado a ideologías ajenas,
es uno de los máximos objetivos de cada es donde hallamos la vigencia de esa
uno de sus países y de todos en su conjun- integración que se cumple por encima de
to. Sólo esa integración, cumplida en todos las posibilidades lógicas, las previsiones
los planos -económico, social, político y intelectuales, los cauces previstos. Es que el
cultural- podrá asegurar nuestra auténtica pueblo vive su tradición cultural”, escribe
liberación y el despliegue total de nuestras Graciela Maturo, y subraya la palabra
posibilidades históricas”. Pero enseguida “vive”.
agrega algo, pienso yo, que todavía los Es en el pueblo humilde donde
actuales actores políticos de la integración encontraremos la apertura hacia el otro.
no ven con suficiente claridad o, al menos, Entre nosotros argentinos el sainete lo
en todas sus implicancias: “Base privilegia- ejemplifica, con su simpatía hacia la
da de tal integración es el plano cultural”. diferencia, tramitada a través del humor.
Entre nosotros existen lazos espirituales y El “abrazo de lo distinto” reconoce
culturales pero es preciso redescubrirlos y en América Latina la “gracia del amor”
fortalecerlos porque, la autora lo reconoce, como condición de posibilidad. Pero es el
nuestros pueblos no han permanecido “plano simbólico, religioso”, el que permite
ajemos a distorsiones y enajenaciones. la apertura de las mónadas. Mientras tanto,
Toda la elaboración metodológica la filosofía europea ha desembocado en el
llevada a cabo por Graciela Maturo, su solipsismo. Frente al homo faber y al homo
adopción crítica de la hermenéutica oeconomicus, resultados finales de la
fenomenológica, que tan sabrosos frutos ha modernidad europea, el hombre latinoame-
dado en el campo de los estudios literarios y ricano ofrece el hombre creador, fraternal y
culturales, puede entenderse muy bien auténticamente universalista; una de cuyas
como una contribución al redescubrimiento fuentes nutricias es, aunque parezca
y fortalecimiento de esos lazos espirituales y paradójico, el humanismo europeo.
culturales que unen a los pueblos latinoa- “El mundo marcha hacia la
mericanos y, en ese mismo sentido, como integración de los hombres en unidades
una tarea creadora al servicio de la integra- cada vez mayores”, dice Graciela Maturo en
ción latinoamericana. Esto no excluye, 1977, en coincidencia con un excepcional y
ciertamente, que la obra de Graciela Maturo visionario político argentino, muerto
pueda y deba entenderse con el mismo apenas tres años antes. “Hoy vivimos la
rigor desde otros puntos de vista; ello es etapa en que las naciones se agrupan en
consecuencia de la multilateralidad y grandes bloques continentales.” Más allá
multiplicidad inherentes a su pensamiento, de intereses políticos o económicos,
de la diversidad ensamblada de elementos América Latina no puede desoír este
que pone en juego simultáneamente, como imperativo porque tiene una misión que
ya dijimos. Sin embargo, todo confluye cumplir, nos recuerda la autora. Sin
permanentemente en una unidad que no embargo, y a pesar de su optimismo básico,
obstante sólo impera en consonancia con la a Maturo no se le escapa la situación real
plena vigencia de la multiplicidad. Antes del subcontinente por esos días, “dividido,
que de dialéctica, al menos en el sentido empobrecido y atacado por sus enemigos”.
hegeliano del término, se trata de un Sea como fuere, nos encaminamos
tránsito inmediato de un extremo al otro en breve plazo hacia el universalismo. “Es
donde los opuestos, en el vértigo del necesario tener presente que la etapa
traspaso, se identifican sin confundirse. continental será prontamente superada por
Imposible quizá captar esta lógica, tan el universalismo, hoy fácilmente alcanzable
femenina por lo demás, por su apertura y dada la perfección a que han llegado los
fluidez, sin incluir el impulso místico que medios científicos y técnicos que pueden
atraviesa la escritura de Graciela Maturo y ser puestos al servicio de una planificación
constituye en definitiva su hálito vital. mundial”.
“En América surge un nuevo tipo “La etapa universal será organizada
humano con características propias, de un modo u otro, pero si quienes la
destinado a ofrecer al mundo una nueva organizan son las grandes superpotencias
propuesta cultural”, reitera Maturo. que detentan el poder económico, tal
Propuesta de suyo integradora y por eso la organización responderá a su filosofía y
integración de América Latina se trasciende será realizada en su provecho”.
a sí misma, adquiriendo relevancia históri- “Es a nosotros, latinoamericanos, a
co-mundial. quienes nos toca tomar conciencia de
Pero es en la vivencia popular, en la nuestra responsabilidad en la construcción
cultura popular, “donde debemos buscar el del futuro. No son los pueblos decadentes o
crisol viviente que selecciona los elementos deshumanizados sino los pueblos morales y
integrables y desecha los no integrables”. justicieros los que se hallan llamados a
Otra advertencia que los dirigentes políticos protagonizar el verdadero ecumenismo,
actuales, si es que están empeñados que no nace del odio ni de la agresión sino
seriamente en la integración latinoamerica- del amor entre los pueblos. Esto es pensar
na, deberían tomar en cuenta prioritaria- en grande, pensar para el mundo”.
mente. Silvio Juan Maresca
como 1977, son aportes que deben ser de América Latina, en medio de la crisis de El funcionamiento interno de los nes se adapten sin más trámite. Ya a esta
tenidos imprescindiblemente en cuenta la civilización europea, que afecta a la partidos dependería en estas visiones altura debería saberse que resulta
para que la intención política hoy vigente humanidad en su conjunto. teóricas del complejo equilibrio entre dos imposible reformar la política si no se
en muchos gobiernos latinoamericanos, La crisis europea se vincula con tipos de incentivos. Los 'selectivos', que se transforma lo que la sociedad espera de
después de tantos años de indiferencia, no cierta forma típica del desarrollo de la
se frustre o quede reducida a una expresión caracterizan porque su distribución ella.
modernidad, tal como se ha producido en
mutilada, como lo sería una mera integra- los países centrales. Sin embargo, y en puede ser controlada por quien los otorga Un corolario de este razonamien-
ción económica, igualmente deseable, o consonancia con la amplitud de su pensa- (dinero, prestaciones, cargos públicos), y to lo constituye la crítica hacia la autorre-
una pura expresión de poder político de miento, Maturo dista de condenar unívoca- los 'colectivos', que se basan en solidarida- ferencia de los partidos. Es cierto que una
negociación con las grandes potencias o los mente a la modernidad, aun de cara a sus des y son fuente de identidad. Para institución que se pretende representati-
bloques ya conformados, también por lo expresiones más cuestionables. “El concep- simplificar, los llamaremos respectiva- va no puede ser autista, pero también
demás deseable. to de crisis -escribe Maturo- se halla
Decía recién que la integración mente 'beneficios' e 'ideales'. Esta diferen- resulta notorio que hoy la mayor parte de
íntimamente ligado a tal aventura humana
latinoamericana ocupa un lugar sólo [la occidental] que se resiste a la simplifica- ciación suele realizarse para destacar la las instituciones son autorreferentes.
aparentemente marginal en esta obra de ción”. Nueva muestra de que no es impres- importancia de los beneficios: sin ellos no Empezando por el mundo académico. La
Graciela Maturo. La autora pone en escena, cindible escamotear la complejidad de los habría organización estable, todo idea clásica de representación tiende a ser
en efecto, una multiplicidad de cuestiones, fenómenos para juzgarlos, y tomar partido. dependería de la caprichosa voluntad de obsoleta en cualquiera de sus significa-
fuertemente ensambladas, donde es en El desarrollo de la técnica, de los sus integrantes. dos: el dinero no representa bienes
definitiva muy difícil distinguir al cabo lo medios de comunicación, en fin, la planeta-
principal de lo accesorio y, según creo, ni Pero a la vez, se dice, los partidos materiales, el arte no representa objetos
rización occidental, “extendieron la crisis
siquiera pertinente. A pesar de su escasa local a crisis mundial”, sostiene la autora. no podrían sobrevivir a la falta de incenti- reales, el conocimiento científico no
simpatía por el estructuralismo, al menos Pero el meollo del problema no reside en la vos 'colectivos', que entre otras funciones pretende representar una naturaleza de
en sus aplicaciones acríticas y dogmáticas, técnica, a la cual cabe tan poco adorar en cumplirían la de “ocultar” los beneficios existencia objetiva, etc. Obviamente,
el pensamiento de Maturo exhibe una forma incondicional como oponerse distribuidos. Por eso, se concluye, la resulta más popular halagar al votante
impronta claramente estructural, aunque irreflexivamente, sino en la evaporación de distribución de favores sería la inalterable desdichado reclamando crecientes
más no sea en el sentido de que siempre un proyecto humanitario que Graciela
pone en juego una multiplicidad de “cara oscura” de la política. De esta equivalencias entre representante y
Maturo cree ver vigente en América Latina,
aspectos, enlazados sistemáticamente, que aunque los años la han vuelto algo menos forma, algunos politólogos razonan representado, que poner en cuestión el
deben ser atendidos en forma simultánea. optimista, como puede apreciarse en la como si los intereses y los ideales pertene- significado actual de estos términos y su
Poca simpatía por el estructuralis- “Introducción” a La razón ardiente. cieran a dos mundos diferentes: mientras utilidad para la Ciencia Política.
mo: hay que señalar que en la búsqueda del América Latina, integrada y unida, habría que dudar sistemáticamente de la La referencia académica sobre los
método apropiado de abordaje de la obra aparece para Maturo como horizonte seriedad y veracidad de los ideales, bien partidos políticos se centra entonces casi
literaria latinoamericana, así como también posible de una nueva síntesis, de una nueva podría presumirse la autenticidad de los obsesivamente en sus dificultades para
a la postre de la propia realidad de nuestro cultura, definida como “una zona de
subcontinente, La razón ardiente es un libro encuentro y reconciliación entre Oriente y intereses. Poco estudio se dedica a las “representar” a una población cada día
hecho de aceptaciones y de rechazos, Occidente, entre ancestrales tradiciones y maneras en que ambos tipos de “incenti- más heterogénea. Su visible impopulari-
ambos expresados sin circunloquios. Pero modalidades modernas”. Sabida es la vos” pueden o no ser compatibles. dad supuestamente sería suficiente
con una salvedad, que caracteriza el importancia que Graciela Maturo confiere a Resulta mucho más provechoso y científi- demostración. Más allá de que igualando
pensamiento de Graciela Maturo: aun en lo la tradición, pero lo más importante, lo co extenderse en las insuficiencias que en popularidad y representación se comete
que ella considera menos apropiado sorprendente, lo heterodoxo, es que ello - las vías de solución. un error conceptual, habría además que
encuentra siempre algo digno de rescate, insisto- no la lleva a desechar la moderni-
algo que integrar, algo aprovechable. Así dad. Si pone el acento en la tradición es por En un contexto semejante, todo el dejar de lado cualquier pregunta acerca
como Maturo dice de América Latina es ser el factor más debilitado en las socieda- bagaje conceptual increíblemente se del eventual momento histórico en que
también su pensamiento, mestizo, sin caer des contemporáneas. aplica a abundar acerca de la importancia partidos y políticos sí fueron verdadera-
por ello en un eclecticismo o un sincretismo Pero si América Latina está habilita- de la credibilidad de los enunciados mente populares. Esta letra tal vez pueda
anodinos. Ahora estamos pues en condicio- da para llevar adelante semejante tarea de partidarios ante la ciudadanía, que por sonar conocida: “Siempre suceden
nes de entender mejor su método, su modo síntesis, decisiva no sólo para su propio otra parte se resume alegremente en la desfalcos / en muchas reparticiones / pero
de abordaje de los fenómenos: antes que futuro sino para el del conjunto de la
de estructuralismo se trata de una racionali- sinceridad de las personalidades más nunca a los rateros / los meten en las
humanidad, es por su peculiar configura-
dad mestiza, tan mestiza como la realidad ción cultural, signada por el mestizaje, reconocidas. Se ambiciona que todas las prisiones. / Se presenta un candidato / a
que ve desplegarse ante sus ojos. experiencia histórica infrecuente, singularí- complejidades de la representación de diputado nacional / y a la faz de todo el
Pensamiento en definitiva integra- sima. Tal mestizaje, que rehúye cualquier intereses y de la afirmación de valores en mundo / compra el voto popular; / se
dor, que no consiente en sacrificar nada; ni determinación unilateral, cifrada exclusiva- la política puedan ser evaluadas con el come asado con cuero / y se chupa a
la multiplicidad en aras de la unidad, ni ésta mente en la indígena, lo ibérico o lo sencillo metro de la credibilidad. discreción / celebrando la matufia / de una
en función de aquélla. Pensamiento inmigratorio ulterior, ha destilado una
integrador y en esa misma medida ecléctico Semejante lógica sería inaceptable para embrollada elección”. Se trata de
realidad transmoderna al absorber
o sincrético si se quiere, pero no anodino; distintas etapas de modernización occiden- otros espacios sociales: más de un Matufias, una milonga de Villoldo del año
pensamiento integrador, digo, que en tal encauzándolas “en su propio ideario politólogo sólo se operaría con un médico 1903.
armonía con el círculo hermenéutico ético e histórico”. Es que tanto en lo que le demuestre que lo que más quiere es Pero además, tal vez sea tiempo
asumido, predica la integración latinoame- propiamente indígena como en la síntesis verlo sano y no solamente su dinero... de recordarle a esta gente que la repre-
ricana como presupuesto y resultado de su criolla, base del mestizaje americano, En lugar de explicarse por qué en sentación es una gran cosa, pero no es la
propio desenvolvimiento. persisten núcleos de sentido que deben ser
Veamos entonces como proyecta dinamizados como factores fundamentales política parece ser más relevante la única condición de legitimidad de una
Graciela Maturo esta integración. Su de una integración fructífera y duradera. “función de ocultamiento” que en otros relación social. En primer lugar, porque
urgente necesidad no se le presenta en Conocemos también la importancia que espacios, o más bien, por qué resulta hoy suele ser confundida con un proceso de
1977 únicamente como un imperativo asigna Maturo al núcleo mítico-simbólico tan popular en ella la demanda de identificación personal que hoy es
histórico o una egoísta necesidad de como pivote de una cultura que merezca sinceridad personal, directamente se la imposible encontrar, si se excluyen
supervivencia de algunos pueblos, sino cabalmente el nombre de tal. Cultura sin la asume como un dato inmodificable de la algunas de las más rutilantes estrellas de
como la posibilidad de una respuesta cual, vale agregarlo, el hombre no existe
civilizatoria, válida más allá de la fronteras realidad y se pretende que las institucio- la televisión. Curiosamente, se suele
como hombre.
comprender fácilmente que la actual tantas de resolver eficazmente ciertas influencia de un fenómeno primitivo como Esta postura, desmentida entre
diversidad de intereses en el electorado es demandas particulares. el fascismo, aunque atenuada por una otras cosas por el poder y la autonomía que
un obstáculo para una representación Algunos teóricos nativos parecie- batería de decretos sociales de envergadu- los trabajadores adquirieron en las presi-
estable, pero no se admite que una ran entender que la mejor concepción de ra, flotaba sin duda junto a su noción dencias peronistas y en los dieciocho años
constelación compleja de intereses puede vertical y francamente arcaica del orden de exilio de su líder, queda plasmada en la
una democracia sería una amable compe-
político”. Palidecen así las luces que el siguiente cita: “Una de las peculiaridades
llevar a que la mayoría acepte ser dirigida tencia entre equipos técnicos. En este
autor proyecta sobre Perón en su batalla a características del liderazgo peronista era la
por alguien de quien no espera gran cosa, marco se comprende la habitual referen- favor de los trabajadores y contra la centralización absoluta de las masas en
tanto en la política como en otros aspec- cia crítica que se hace al propósito de oligarquía y el poder imperial. torno a su líder y la abolición de los proleta-
tos de la vida social. Por supuesto, todos constituirse en “movimientos” políticos La caracterización del proyecto rios de toda independencia de clase”.
quisiéramos amarnos mucho más, pero que alguna vez tuvieron el radicalismo a político de Perón como populista, con El análisis descripto parte del error
puedo no compartir plenamente mis principios de siglo XX y luego el peronis- fuertes sesgos caudillistas y autoritarios de no enmarcar el concepto de autonomía
intereses con alguien y sin embargo mo. Supuestamente esto indicaría que (hasta despóticos), tal como se desprende trabajadora en el contexto político de la
entender que me resulta conveniente que ambos renegaron de su condición de del texto, en nada ayudan a comprender la época. El mismo mostraba a la masa
tome decisiones que me afectan, siempre gran virtud expresada en la conformación proletaria encuadrada en organizaciones
“partes” -una de las posibles raíces
política del justicialismo: el intento de sindicales representativas y abrazando a un
y cuando pueda controlarlo. De otra etimológicas del término “partido”- y
constituir un movimiento de liberación movimiento político por voluntad propia,
manera, cualquier acción colectiva pretendieron identificarse con el conjunto nacional como el medio más idóneo para libre y visceralmente. El sindicalismo
tendría muy pocos adeptos. de la Nación (la “causa” en el radicalismo, encarar la lucha antiimperialista y, como peronista de aquel tiempo, por convicción
En segundo lugar, en la actualidad el “pueblo” en el peronismo), lo que tal, instancia convergente del conjunto de y democráticamente, se alineaba con su
corresponde poner en un mismo nivel a la habría conspirado contra su propia sectores del pueblo que, en tanto comuni- líder ni más ni menos porque éste lo
representación y a la responsabilidad. Un institucionalización. Confundiendo los dad organizada, participen necesariamen- representaba. En este sentido fue absoluta-
exceso de democracia semidirecta llevaría efectos con las causas, algunos politólo- te de la toma de decisiones, de la construc- mente autónomo, actuó en base a sus
a decisiones muy representativas, pero gos entienden el término “movimiento”, ción de poder popular, reconociendo en la intereses y su adscripción al peronismo
clase trabajadora a su actor, no único, pero nació de una opción propia.
escasamente responsables. La democra- como una manera de auto-denominar un
sí dominante y central. En definitiva, las luces y sombras
cia requiere un pueblo que conozca rasgo típicamente autoritario de los
Justamente esta última ecuación que Benavent proyecta en su biografía
diferentes alternativas políticas, pero más partidos populares. “clase trabajadora-Perón” emerge, en el sobre Perón nos muestran que las segun-
necesita gobernantes que debatan Se olvida así que esta denomina- texto citado, tamizada por el concepto de das se imponen sobre las primeras. Este
públicamente y tomen decisiones, las ción se debe fundamentalmente a la “paternalismo”, punto débil en la interpre- parece ser el resultado de un texto que
difundan y las justifiquen. Una sociedad situación inicial en la que se encontraban tación del autor, ligándolo con aquellos merece ser leído por la calidad que su
que sólo entiende por participación quienes así se presentaron: se trata de análisis ciertamente predominantes en la pluma destila en cada párrafo, por su
política a las acciones defensivas corre el agrupaciones que movilizaron sectores literatura “académica y oficial” sobre el estilo impactante, provocador y polémico.
riesgo de preferir a un gobierno que por sociales hasta entonces políticamente peronismo. Ellos conciben al líder justicia- El deslumbrante brillo de su
lista como un caudillo que, frente a la escritura tiene tal potencia que por
representarla sólo practique la política excluidos y cuya participación institucio-
masa, impulsa una relación manipuladora, momentos logra encandilar al autor,
defensiva, algo completamente reñido nal se encontró gravemente amenazada irracional, demagógica, desde donde sesgando el juicio que realiza sobre la
con cualquier forma de responsabilidad. por quienes ocupaban la totalidad de los proyecta su subordinación, domesticación personalidad histórica en cuestión.
Esta última no es una palabra de moda espacios de poder político y social. En y control. Daniel Arzadun
para ninguna institución, en tanto ambos casos este hecho generó tensiones
implica que deberá aceptar normas, y hasta violencia, pero lo cierto es que la
controles y juicios morales de otros voluntad de excluir al otro fue mutua y
grupos sociales. Pero resulta el principal por lo tanto es impropio adjudicarla como
desafío de la democracia moderna: si ya característica exclusiva del sector popular.
no es razonable pretender que todos los Obviamente, no falta quien razona como
poderes sociales sean representativos, al si todas las acciones de los grupos que él
menos debe procurarse que sean respon- prefiere fueran simple respuesta a las Graciela Maturo
sables. agresiones de otros grupos, de los malos;
Por último, y esto es lo más obvio, es decir, como si algunos actores políticos La razón ardiente
un partido político no puede ser simple- no tuvieran estrategias o intereses, sino Buenos Aires, Biblos, 2004, 254 páginas
mente un mero reflejo de demandas simplemente (buenas) intenciones.
ciudadanas: de otra forma, el único Curiosa aplicación práctica de las disquisi-
sentido de la lucha por ocupar espacios de ciones teóricas sobre los incentivos: las
poder político residiría en el dominio de acciones de los sujetos que gozan de las Este nuevo libro de Graciela intelectuales, por desgracia tan frecuentes
un sector social sobre otro. La razón por la preferencias del analista no afectarían las Maturo, colección de textos producidos entre nosotros.
durante los últimos treinta años, se centra Mi reseña, sin embargo, pondrá el
que se afirma que los partidos políticos estrategias de aquellos a quienes menos- en la metodología que la autora ha puesto acento en un aspecto aparentemente
son instituciones fundamentales del precia. Con semejante lógica, el “movi- en práctica -con indiscutible originalidad- marginal de La razón ardiente: el pensa-
régimen democrático es porque aspiran a miento” siempre es el malo y el resto de en el terreno de la teoría y la crítica literaria. miento de Graciela Maturo sobre la
orientar colectivamente la voluntad los actores se ve obligado a complotar Expone también detalladamente en él, integración latinoamericana. Si así lo hago
política de una Nación. Obviamente, contra él de fea manera, lo cual de tanto las convicciones que la han llevado a es por tratarse de un tema de candente e
también deben tolerar otras aspiraciones ninguna manera puede ser visto como construir esa metodología como las fuentes imperiosa actualidad (lo cual no significa
de que se ha valido, diseñando así una que otros temas o cuestiones tratadas en el
alternativas, pero serían meros equipos antidemocrático. verdadera autobiografía intelectual. Vida libro lo sean menos) y sobre todo porque
administrativos si simplemente se La visión de la política como una consagrada al estudio, la investigación y la varias de las ideas expuestas por Maturo en
presentaran como una forma más entre actividad puramente orientada por creación, alejada de modas e imposturas una fecha tan temprana, fatídica y adversa
'incentivos selectivos' suele no incluir en el de la práctica política concreta en América
análisis los valores que involucra ni las Latina. Por ejemplo, muy poco dice acerca
pasiones que genera. Un movimiento de la capacidad de los partidos para
político no implica únicamente una condicionar las decisiones diarias de los
Joan Benavent voluntad de ocupar espacios de poder o gobiernos en los sistemas presidencialis-
de aplicar una ideología determinada, tas. Tampoco se utilizan elementos
Perón. Luz y sombras (1893 1946) sino además supone una forma apasiona- teóricos para explicar las relaciones
Los colores del Cielo da de concebir modificaciones contra los federales de poder o la distancia que
Barcelona, Letras e Imagos, 2004, 576 páginas poderes establecidos. Obviamente, existe entre los cuadros profesionales del
podría discutirse si esa pasión es o no Estado Nacional y el resto de las autorida-
condimento necesario para la acción des estatales: las decisiones cotidianas del
En su libro Perón. Luz y Sombras, procesos sociopolíticos que signaron el política, pero lo cierto es que la han Poder Ejecutivo, generalmente ampara-
Joan Benavent desarrolla con pasión y escenario de un continente y un país en el incluido en su receta todas las grandes das en una superioridad técnica inalcan-
rigurosidad analítica una extensa biografía contexto de las dos grandes guerras que transformaciones populares del siglo XX. zable para los gobiernos locales, escapan
del padre fundador del justicialismo que conmovieron al mundo y que marcaron a
En este sentido, la pretensión de consti- al control de los “militantes territoriales”.
abarca desde su nacimiento en 1893 en fuego el devenir del siglo XX, sus actores y
Roque Pérez (provincia de Buenos Aires) personalidades, el clima de ideas imperan- tuir un movimiento político implica no Ni siquiera se pretende que las puedan
hasta su llegada a la presidencia de la te y sus influencias en la dinámica evolu- tanto una desvalorización de la compe- comprender para movilizar voluntades
nación en junio de 1946. ción de una época. tencia electoral, sino más bien la afirma- políticas a favor o en contra de ellas.
En toda esta etapa, la historia de La pluma de Benavent provoca ción exaltada de una ética que no puede Pocos militantes pueden decirle a un
vida de Juan Perón es indagada por el admiración por su impactante estilo y suponerse relativa. Llevada a un límite, vecino que vote a tal o cual partido
autor en profundidad, combinando las minuciosidad, por el vigor, el relato puede llevar a pretender justificar inmora- porque propone una cierta política
múltiples facetas (personal, militar y provocador, profundo e incisivo. Construye, lidades o violaciones inaceptables de los laboral, de salud o educativa. Poco dice la
política) que terminaron amalgamando la ladrillo sobre ladrillo, una crónica de época derechos de otros grupos políticos. Pero academia acerca de una tecnocracia que,
figura de uno de los más formidables que adquiere categoría de epopeya
en el otro extremo, cuando esta pasión en el mejor de los casos, identifica la
líderes de masas que arrojó el siglo XX, histórica y abre las puertas al lugar sagrado
derivando en el fenómeno no sólo político, en el que ingresa un mortal (en este caso está absolutamente ausente, el Estado no posibilidad de formular un proyecto
sino además cultural, simbólico y fuerte- Perón) y su obra (el peronismo): el mito y su pasa de ser un esqueleto sin espíritu, nacional sólo con decisiones administrati-
mente anclado en la identidad popular de adoración en el altar del pueblo. donde únicamente cuentan razones vas altamente especializadas. De esta
la argentina actual: el peronismo. No obstante, la polémica y el sesgo técnicas y motivaciones personales. manera se desvirtúa cualquier concepción
Sostenido en una prosa por subjetivo de sus interpretaciones se erigen Nuevamente, afirmar que toda exaltación de los partidos políticos como vínculos
momentos brillante y en una bibliografía en los otros rasgos estructurales de su política lleva inevitablemente un virus entre el gobierno y la sociedad.
extensa y plural, Benavent pasa revista por escritura. totalitario es una premisa que nunca se Por eso, el empeño que muchos
las distintas etapas que jalonaron la vida En el afán de caracterizar ideológi- dice en forma explícita, pero que no deja compañeros aún muestran por seguir
del conductor justicialista: los años de su camente al conductor justicialista, el autor
de sobrevolar algunos razonamientos de calificando al peronismo como un
niñez, el ingreso al ejército y su trayectoria utiliza categorías cuestionables y sesgadas
militar, signada por las excepcionales -como mínimo-, tales como la siguiente: la Ciencia Política. movimiento no supone una negación del
características y destacadas cualidades “En el caso concreto de Perón, su ideología Pero además, en tanto los movi- pluralismo democrático. Más bien es una
personales que lo llevaron progresivamen- claramente fascistoide del comienzo no mientos constituyen esquemas masivos forma de resistir a los planteos elitistas y
te a detentar (junto a su escalada en la presenta fisuras”. Esta afirmación, que impulsan grandes transformaciones tecnocráticos, resaltando la importancia
pirámide profesional) un más que impor- conjuntamente con otras en las que coloca sociales enfrentando los poderes existen- de integrar a los sectores sociales exclui-
tante ascendiente sobre sus pares e a Mussolini como su “admirado ídolo”, tes, trascienden el esquema de los dos, defendiendo la importancia de la
incluso entre sus superiores jerárquicos. implican pasar por alto las múltiples y partidos políticos e involucran otros pasión en la política y revalidando su
Su histórico compromiso con la variadas fuentes ideológicas y experiencias
espacios sociales donde el pluralismo no disposición por las transformaciones
justicia social, conjuntamente con la no sólo militares, sino también políticas,
es una norma principal. En este marco es profundas. Un interesante hallazgo
estrategia de poder que despliega magis- generadoras de una importante influencia
tralmente, sus años de formación, los en la mentalidad del líder de los trabajado- entendible que algunos valores cuestio- consistiría en descubrir algún día que
maestros y personalidades históricas que, res argentinos. nados se expresen en forma absoluta. estas últimas cuestiones están fuertemen-
en este sentido, reconocen influencias en En tal sentido, la experiencia Más que revisar sus raíces ideológicas, te asociadas a los problemas de la repre-
su persona, sus amigos, sus enemigos y las europea de Perón, particularmente sus para juzgar este fenómeno resulta sentación política.
mujeres que compartieron con él sus vidas observaciones sobre el régimen fascista, determinante saber si de hecho se Salvando pocas excepciones, los
e ilusiones, entre las que obviamente se constituye un ítem más, importante, pero realizan o no prácticas que desacreditan aportes más difundidos de la Ciencia
destaca Eva Perón. Ellos son objeto de un acotado, en la conformación de su la competencia electoral. En algunos Política en la Argentina son actualmente
detallado análisis e interpretación, pensamiento político. Éste reconoce sus
momentos de su historia, el radicalismo y irrelevantes para proyectar una importan-
valiéndose el autor de distintas herramien- raíces en pensadores y personalidades
el peronismo atentaron contra el pluralis- te reforma política. Cualquier análisis útil
tas metodológicas y conceptuales, dentro históricas mucho más amplias y variadas
de las cuales se reconocen categorías sobre las que el autor no centra en mo democrático. Pero resultaría absurdo sobre la política real debería hacer algo
psicoanalíticas, desde donde Benavent profundidad su atención. suponer que sólo en esos períodos fueron más que lamentarse. Ya es hora de que los
intenta explicar -en forma cuestionable- La sombra de Mussolini parece verdaderos “movimientos” políticos y, politólogos dejen de condenar. Más que
determinadas conductas que marcaron acompañar toda la trayectoria militar y la peor aún, que dejaban de serlo cuando cambiar de tribuna, lo que se necesita es
momentos y decisiones trascendentales ascendente carrera política de Juan Perón competían limpiamente en elecciones o que bajen a jugar. Ya se sabe: desde la
en la vida de Juan Perón y, como no podía en la biografía de Benavent, al punto de cuando sufrían proscripciones y violen- platea todas las pelotas deberían ir al
ser de otra manera, de la política y la sostener que “en la formación de su base cias. ángulo.
sociedad argentina. social y el tipo de liderazgo asumida
En general, este tipo de reflexión
En su ensayo, el autor articula esta respecto a ella, se observaban abundantes
historia de vida con los cambiantes pleitos con el estado de derecho. La académica ignora aspectos significativos Mariano Fontela
ciones políticas y especializadas y en los sible obsolescencia a la que ha sido
medios de prensa” de la época. condenada la planificación estatal como
De esta forma, al describir con instrumento de acción política y de
precisión cuál era el clima de ideas gobierno.
predominante en los '40 y situar históri- En este sentido, no podemos dejar
Patricia Berrotarán camente la relación que establece el de señalar que, tal como lo manifestara
Del plan a la planificación peronismo con la estructura estatal, la Carlos Leyba en una de la reuniones del
autora nos ayuda a comprender sin Seminario “60 años de Peronismo”, la
El estado durante la época peronista planificación estatal o gubernamental es
prejuicios el porqué de muchas de las
Buenos Aires, Imago Mundi, 2003, 128 páginas un compromiso que, por otra parte,
decisiones adoptadas por entonces, que
muchas veces fueron y aún son juzgadas forma parte de la dimensión ética de la
precipitada e injustamente por quienes actividad política en democracia, en la
Antes que nada, es necesario La buena estrella de la planifica- nunca alcanzaron a comprender la medida en que -si los planes son públicos
señalar que este libro reproduce la Tesis de ción se sustentaba, por aquel entonces, dimensión profundamente transforma- y forman u orientan la intención de voto-
Maestría en Investigación Histórica en la creencia bastante extendida en los dora que tuvo el Justicialismo en el sirven como herramienta de juicio y
defendida por la autora en la Universidad beneficios que derivarían de la organi- poder. evaluación de la acción gubernamental de
de San Andrés durante el año 2001. Tanto zación racional tanto de la estructura Adentrarse en este breve pero los votantes e inciden de modo significati-
el hecho de tratarse de una tesis como el como del accionar estatal, en la crecien- sustancioso libro generará en muchos la vo en la construcción de una noción de
momento en la que esta es finalmente te convicción intervencionista forjada recurrente sensación que nos producen ciudadanía más plena.
presentada inciden en las distintas tras la crisis económica de los años 30 y los buenos textos históricos al enfrentar- Hoy, afortunadamente, el clima
lecturas posibles sobre este trabajo en la fortaleza demostrada, bajo esas nos con acontecimientos o situaciones de ideas ha mutado y es posible detener-
Por un lado, si bien últimamente circunstancias, por la economía central- que, superando las restricciones que nos a reflexionar sobre cuestiones -como
se admite cierta flexibilidad metodológica mente planificada impulsada por la impone el paso del tiempo, nos permiten el Estado o la planificación- que bajo el
en ciertas áreas de las ciencias sociales, Unión de Repúblicas Socialistas establecer correspondencias con la oscurantismo neoliberal de los '90 fueron
toda tesis debe cumplir con determinadas Soviéticas y sus famosos planes quin- actualidad, con nuestro presente. Por tabú. Por esta razón, este libro debe
cuestiones procedimentales y estilísticas quenales. En este marco, la planifica- eso, en tanto que cada uno hallará sus considerarse como un insumo de impor-
de rigor en este tipo de textos. ción fue adoptada por el Justicialismo propias correspondencias con el hoy, el tancia para encarar uno de los tantos
Por otra parte, es probable que de como una herramienta fundamental corpus se presenta como incompleto, debates que los justicialistas debemos
no mediar el rotundo fracaso de la Alianza para la conquista de los objetivos que invitando al lector a asumir una posición darnos, en este caso, en torno a los
y las dolorosas consecuencias que había trazado para el país. activa de co-construcción de la obra. Y alcances, límites, ventajas y desventajas
derivaron del mismo, el carácter suma- Por ello, más allá de detallar cómo eso es bueno. de la planificación como herramienta de
mente específico y acotado -típico de este se tradujo en el primer peronismo la No obstante, si bien es cierto que gestión gubernamental.
tipo de presentaciones- le habría asegura- tendencia mundial a la planificación hay correspondencias, este trabajo
do a este interesante trabajo de Patricia estatal, quizás el mayor mérito de este permite constatar también la incompren- Fernando Duarte
Berrotarán un destino exclusivamente texto es que, gracias al trabajo de investi-
académico, junto a otras ignotas -aunque gación histórica realizado y a la originali-
excelentes- tesis de maestría que reposan dad de su enfoque, es posible observar en
en los anaqueles de bibliotecas y librerías profundidad los procesos y herramientas
especializadas en historia y ciencias que el Estado Nacional puso en juego
sociales. para enfrentar las consecuencias de las
Sin embargo, debido a la recupe- sucesivas crisis que desde 1930 llevaron al
ración del interés por el Estado -en el límite la capacidad de respuesta de la más
escenario postcrisis-, su obra probable- que cuestionable “democracia liberal”
mente goce de una inesperada vigencia. imperante en aquellos años en nuestro
Tal como señala la autora, en 1946 país.
Perón “presenta un plan de gobierno que La originalidad de la perspectiva
condensa una nueva modalidad de adoptada por este texto reside en que, a
concebir el Estado y las políticas públicas, diferencia de otras aproximaciones
de construir los problemas y las solucio- historiográficas respecto del Estado
nes”. durante el primer peronismo y la
Sin embargo, sería erróneo pensar planificación e intervención estatal en
que la planificación peronista surge como ese período, Berrotarán opta por
un elemento inédito que a partir de la resaltar “la impronta que le cupo al
llegada de Perón al poder se incorpora en peronismo en la construcción de las
la historia institucional del Estado capacidades estatales durante la
Argentino. segunda posguerra”. Es posible rastrear
El trabajo de Berrotarán nos esta cuestión a partir de la descripción y
permite visualizar el proceso mediante el análisis de “las reflexiones, debates y
cual el peronismo fue llevando a la herramientas que se proponen para
práctica gran parte del ideario que por impulsar en la Argentina una gestión
aquellos años gozaba de gran consenso, centralizada, en consonancia con un
dentro del cual la noción y la práctica de la clima de ideas internacional y en
planificación ocupaban un sitio de conjunción con los dilemas de la política
privilegio. interna que se despliegan en las publica-
ciones políticas y especializadas y en los sible obsolescencia a la que ha sido
medios de prensa” de la época. condenada la planificación estatal como
De esta forma, al describir con instrumento de acción política y de
precisión cuál era el clima de ideas gobierno.
predominante en los '40 y situar históri- En este sentido, no podemos dejar
Patricia Berrotarán camente la relación que establece el de señalar que, tal como lo manifestara
Del plan a la planificación peronismo con la estructura estatal, la Carlos Leyba en una de la reuniones del
autora nos ayuda a comprender sin Seminario “60 años de Peronismo”, la
El estado durante la época peronista planificación estatal o gubernamental es
prejuicios el porqué de muchas de las
Buenos Aires, Imago Mundi, 2003, 128 páginas un compromiso que, por otra parte,
decisiones adoptadas por entonces, que
muchas veces fueron y aún son juzgadas forma parte de la dimensión ética de la
precipitada e injustamente por quienes actividad política en democracia, en la
Antes que nada, es necesario La buena estrella de la planifica- nunca alcanzaron a comprender la medida en que -si los planes son públicos
señalar que este libro reproduce la Tesis de ción se sustentaba, por aquel entonces, dimensión profundamente transforma- y forman u orientan la intención de voto-
Maestría en Investigación Histórica en la creencia bastante extendida en los dora que tuvo el Justicialismo en el sirven como herramienta de juicio y
defendida por la autora en la Universidad beneficios que derivarían de la organi- poder. evaluación de la acción gubernamental de
de San Andrés durante el año 2001. Tanto zación racional tanto de la estructura Adentrarse en este breve pero los votantes e inciden de modo significati-
el hecho de tratarse de una tesis como el como del accionar estatal, en la crecien- sustancioso libro generará en muchos la vo en la construcción de una noción de
momento en la que esta es finalmente te convicción intervencionista forjada recurrente sensación que nos producen ciudadanía más plena.
presentada inciden en las distintas tras la crisis económica de los años 30 y los buenos textos históricos al enfrentar- Hoy, afortunadamente, el clima
lecturas posibles sobre este trabajo en la fortaleza demostrada, bajo esas nos con acontecimientos o situaciones de ideas ha mutado y es posible detener-
Por un lado, si bien últimamente circunstancias, por la economía central- que, superando las restricciones que nos a reflexionar sobre cuestiones -como
se admite cierta flexibilidad metodológica mente planificada impulsada por la impone el paso del tiempo, nos permiten el Estado o la planificación- que bajo el
en ciertas áreas de las ciencias sociales, Unión de Repúblicas Socialistas establecer correspondencias con la oscurantismo neoliberal de los '90 fueron
toda tesis debe cumplir con determinadas Soviéticas y sus famosos planes quin- actualidad, con nuestro presente. Por tabú. Por esta razón, este libro debe
cuestiones procedimentales y estilísticas quenales. En este marco, la planifica- eso, en tanto que cada uno hallará sus considerarse como un insumo de impor-
de rigor en este tipo de textos. ción fue adoptada por el Justicialismo propias correspondencias con el hoy, el tancia para encarar uno de los tantos
Por otra parte, es probable que de como una herramienta fundamental corpus se presenta como incompleto, debates que los justicialistas debemos
no mediar el rotundo fracaso de la Alianza para la conquista de los objetivos que invitando al lector a asumir una posición darnos, en este caso, en torno a los
y las dolorosas consecuencias que había trazado para el país. activa de co-construcción de la obra. Y alcances, límites, ventajas y desventajas
derivaron del mismo, el carácter suma- Por ello, más allá de detallar cómo eso es bueno. de la planificación como herramienta de
mente específico y acotado -típico de este se tradujo en el primer peronismo la No obstante, si bien es cierto que gestión gubernamental.
tipo de presentaciones- le habría asegura- tendencia mundial a la planificación hay correspondencias, este trabajo
do a este interesante trabajo de Patricia estatal, quizás el mayor mérito de este permite constatar también la incompren- Fernando Duarte
Berrotarán un destino exclusivamente texto es que, gracias al trabajo de investi-
académico, junto a otras ignotas -aunque gación histórica realizado y a la originali-
excelentes- tesis de maestría que reposan dad de su enfoque, es posible observar en
en los anaqueles de bibliotecas y librerías profundidad los procesos y herramientas
especializadas en historia y ciencias que el Estado Nacional puso en juego
sociales. para enfrentar las consecuencias de las
Sin embargo, debido a la recupe- sucesivas crisis que desde 1930 llevaron al
ración del interés por el Estado -en el límite la capacidad de respuesta de la más
escenario postcrisis-, su obra probable- que cuestionable “democracia liberal”
mente goce de una inesperada vigencia. imperante en aquellos años en nuestro
Tal como señala la autora, en 1946 país.
Perón “presenta un plan de gobierno que La originalidad de la perspectiva
condensa una nueva modalidad de adoptada por este texto reside en que, a
concebir el Estado y las políticas públicas, diferencia de otras aproximaciones
de construir los problemas y las solucio- historiográficas respecto del Estado
nes”. durante el primer peronismo y la
Sin embargo, sería erróneo pensar planificación e intervención estatal en
que la planificación peronista surge como ese período, Berrotarán opta por
un elemento inédito que a partir de la resaltar “la impronta que le cupo al
llegada de Perón al poder se incorpora en peronismo en la construcción de las
la historia institucional del Estado capacidades estatales durante la
Argentino. segunda posguerra”. Es posible rastrear
El trabajo de Berrotarán nos esta cuestión a partir de la descripción y
permite visualizar el proceso mediante el análisis de “las reflexiones, debates y
cual el peronismo fue llevando a la herramientas que se proponen para
práctica gran parte del ideario que por impulsar en la Argentina una gestión
aquellos años gozaba de gran consenso, centralizada, en consonancia con un
dentro del cual la noción y la práctica de la clima de ideas internacional y en
planificación ocupaban un sitio de conjunción con los dilemas de la política
privilegio. interna que se despliegan en las publica-
'incentivos selectivos' suele no incluir en el de la práctica política concreta en América
análisis los valores que involucra ni las Latina. Por ejemplo, muy poco dice acerca
pasiones que genera. Un movimiento de la capacidad de los partidos para
político no implica únicamente una condicionar las decisiones diarias de los
Joan Benavent voluntad de ocupar espacios de poder o gobiernos en los sistemas presidencialis-
de aplicar una ideología determinada, tas. Tampoco se utilizan elementos
Perón. Luz y sombras (1893 1946) sino además supone una forma apasiona- teóricos para explicar las relaciones
Los colores del Cielo da de concebir modificaciones contra los federales de poder o la distancia que
Barcelona, Letras e Imagos, 2004, 576 páginas poderes establecidos. Obviamente, existe entre los cuadros profesionales del
podría discutirse si esa pasión es o no Estado Nacional y el resto de las autorida-
condimento necesario para la acción des estatales: las decisiones cotidianas del
En su libro Perón. Luz y Sombras, procesos sociopolíticos que signaron el política, pero lo cierto es que la han Poder Ejecutivo, generalmente ampara-
Joan Benavent desarrolla con pasión y escenario de un continente y un país en el incluido en su receta todas las grandes das en una superioridad técnica inalcan-
rigurosidad analítica una extensa biografía contexto de las dos grandes guerras que transformaciones populares del siglo XX. zable para los gobiernos locales, escapan
del padre fundador del justicialismo que conmovieron al mundo y que marcaron a
En este sentido, la pretensión de consti- al control de los “militantes territoriales”.
abarca desde su nacimiento en 1893 en fuego el devenir del siglo XX, sus actores y
Roque Pérez (provincia de Buenos Aires) personalidades, el clima de ideas imperan- tuir un movimiento político implica no Ni siquiera se pretende que las puedan
hasta su llegada a la presidencia de la te y sus influencias en la dinámica evolu- tanto una desvalorización de la compe- comprender para movilizar voluntades
nación en junio de 1946. ción de una época. tencia electoral, sino más bien la afirma- políticas a favor o en contra de ellas.
En toda esta etapa, la historia de La pluma de Benavent provoca ción exaltada de una ética que no puede Pocos militantes pueden decirle a un
vida de Juan Perón es indagada por el admiración por su impactante estilo y suponerse relativa. Llevada a un límite, vecino que vote a tal o cual partido
autor en profundidad, combinando las minuciosidad, por el vigor, el relato puede llevar a pretender justificar inmora- porque propone una cierta política
múltiples facetas (personal, militar y provocador, profundo e incisivo. Construye, lidades o violaciones inaceptables de los laboral, de salud o educativa. Poco dice la
política) que terminaron amalgamando la ladrillo sobre ladrillo, una crónica de época derechos de otros grupos políticos. Pero academia acerca de una tecnocracia que,
figura de uno de los más formidables que adquiere categoría de epopeya
en el otro extremo, cuando esta pasión en el mejor de los casos, identifica la
líderes de masas que arrojó el siglo XX, histórica y abre las puertas al lugar sagrado
derivando en el fenómeno no sólo político, en el que ingresa un mortal (en este caso está absolutamente ausente, el Estado no posibilidad de formular un proyecto
sino además cultural, simbólico y fuerte- Perón) y su obra (el peronismo): el mito y su pasa de ser un esqueleto sin espíritu, nacional sólo con decisiones administrati-
mente anclado en la identidad popular de adoración en el altar del pueblo. donde únicamente cuentan razones vas altamente especializadas. De esta
la argentina actual: el peronismo. No obstante, la polémica y el sesgo técnicas y motivaciones personales. manera se desvirtúa cualquier concepción
Sostenido en una prosa por subjetivo de sus interpretaciones se erigen Nuevamente, afirmar que toda exaltación de los partidos políticos como vínculos
momentos brillante y en una bibliografía en los otros rasgos estructurales de su política lleva inevitablemente un virus entre el gobierno y la sociedad.
extensa y plural, Benavent pasa revista por escritura. totalitario es una premisa que nunca se Por eso, el empeño que muchos
las distintas etapas que jalonaron la vida En el afán de caracterizar ideológi- dice en forma explícita, pero que no deja compañeros aún muestran por seguir
del conductor justicialista: los años de su camente al conductor justicialista, el autor
de sobrevolar algunos razonamientos de calificando al peronismo como un
niñez, el ingreso al ejército y su trayectoria utiliza categorías cuestionables y sesgadas
militar, signada por las excepcionales -como mínimo-, tales como la siguiente: la Ciencia Política. movimiento no supone una negación del
características y destacadas cualidades “En el caso concreto de Perón, su ideología Pero además, en tanto los movi- pluralismo democrático. Más bien es una
personales que lo llevaron progresivamen- claramente fascistoide del comienzo no mientos constituyen esquemas masivos forma de resistir a los planteos elitistas y
te a detentar (junto a su escalada en la presenta fisuras”. Esta afirmación, que impulsan grandes transformaciones tecnocráticos, resaltando la importancia
pirámide profesional) un más que impor- conjuntamente con otras en las que coloca sociales enfrentando los poderes existen- de integrar a los sectores sociales exclui-
tante ascendiente sobre sus pares e a Mussolini como su “admirado ídolo”, tes, trascienden el esquema de los dos, defendiendo la importancia de la
incluso entre sus superiores jerárquicos. implican pasar por alto las múltiples y partidos políticos e involucran otros pasión en la política y revalidando su
Su histórico compromiso con la variadas fuentes ideológicas y experiencias
espacios sociales donde el pluralismo no disposición por las transformaciones
justicia social, conjuntamente con la no sólo militares, sino también políticas,
es una norma principal. En este marco es profundas. Un interesante hallazgo
estrategia de poder que despliega magis- generadoras de una importante influencia
tralmente, sus años de formación, los en la mentalidad del líder de los trabajado- entendible que algunos valores cuestio- consistiría en descubrir algún día que
maestros y personalidades históricas que, res argentinos. nados se expresen en forma absoluta. estas últimas cuestiones están fuertemen-
en este sentido, reconocen influencias en En tal sentido, la experiencia Más que revisar sus raíces ideológicas, te asociadas a los problemas de la repre-
su persona, sus amigos, sus enemigos y las europea de Perón, particularmente sus para juzgar este fenómeno resulta sentación política.
mujeres que compartieron con él sus vidas observaciones sobre el régimen fascista, determinante saber si de hecho se Salvando pocas excepciones, los
e ilusiones, entre las que obviamente se constituye un ítem más, importante, pero realizan o no prácticas que desacreditan aportes más difundidos de la Ciencia
destaca Eva Perón. Ellos son objeto de un acotado, en la conformación de su la competencia electoral. En algunos Política en la Argentina son actualmente
detallado análisis e interpretación, pensamiento político. Éste reconoce sus
momentos de su historia, el radicalismo y irrelevantes para proyectar una importan-
valiéndose el autor de distintas herramien- raíces en pensadores y personalidades
el peronismo atentaron contra el pluralis- te reforma política. Cualquier análisis útil
tas metodológicas y conceptuales, dentro históricas mucho más amplias y variadas
de las cuales se reconocen categorías sobre las que el autor no centra en mo democrático. Pero resultaría absurdo sobre la política real debería hacer algo
psicoanalíticas, desde donde Benavent profundidad su atención. suponer que sólo en esos períodos fueron más que lamentarse. Ya es hora de que los
intenta explicar -en forma cuestionable- La sombra de Mussolini parece verdaderos “movimientos” políticos y, politólogos dejen de condenar. Más que
determinadas conductas que marcaron acompañar toda la trayectoria militar y la peor aún, que dejaban de serlo cuando cambiar de tribuna, lo que se necesita es
momentos y decisiones trascendentales ascendente carrera política de Juan Perón competían limpiamente en elecciones o que bajen a jugar. Ya se sabe: desde la
en la vida de Juan Perón y, como no podía en la biografía de Benavent, al punto de cuando sufrían proscripciones y violen- platea todas las pelotas deberían ir al
ser de otra manera, de la política y la sostener que “en la formación de su base cias. ángulo.
sociedad argentina. social y el tipo de liderazgo asumida
En general, este tipo de reflexión
En su ensayo, el autor articula esta respecto a ella, se observaban abundantes
historia de vida con los cambiantes pleitos con el estado de derecho. La académica ignora aspectos significativos Mariano Fontela
comprender fácilmente que la actual tantas de resolver eficazmente ciertas influencia de un fenómeno primitivo como Esta postura, desmentida entre
diversidad de intereses en el electorado es demandas particulares. el fascismo, aunque atenuada por una otras cosas por el poder y la autonomía que
un obstáculo para una representación Algunos teóricos nativos parecie- batería de decretos sociales de envergadu- los trabajadores adquirieron en las presi-
estable, pero no se admite que una ran entender que la mejor concepción de ra, flotaba sin duda junto a su noción dencias peronistas y en los dieciocho años
constelación compleja de intereses puede vertical y francamente arcaica del orden de exilio de su líder, queda plasmada en la
una democracia sería una amable compe-
político”. Palidecen así las luces que el siguiente cita: “Una de las peculiaridades
llevar a que la mayoría acepte ser dirigida tencia entre equipos técnicos. En este
autor proyecta sobre Perón en su batalla a características del liderazgo peronista era la
por alguien de quien no espera gran cosa, marco se comprende la habitual referen- favor de los trabajadores y contra la centralización absoluta de las masas en
tanto en la política como en otros aspec- cia crítica que se hace al propósito de oligarquía y el poder imperial. torno a su líder y la abolición de los proleta-
tos de la vida social. Por supuesto, todos constituirse en “movimientos” políticos La caracterización del proyecto rios de toda independencia de clase”.
quisiéramos amarnos mucho más, pero que alguna vez tuvieron el radicalismo a político de Perón como populista, con El análisis descripto parte del error
puedo no compartir plenamente mis principios de siglo XX y luego el peronis- fuertes sesgos caudillistas y autoritarios de no enmarcar el concepto de autonomía
intereses con alguien y sin embargo mo. Supuestamente esto indicaría que (hasta despóticos), tal como se desprende trabajadora en el contexto político de la
entender que me resulta conveniente que ambos renegaron de su condición de del texto, en nada ayudan a comprender la época. El mismo mostraba a la masa
tome decisiones que me afectan, siempre gran virtud expresada en la conformación proletaria encuadrada en organizaciones
“partes” -una de las posibles raíces
política del justicialismo: el intento de sindicales representativas y abrazando a un
y cuando pueda controlarlo. De otra etimológicas del término “partido”- y
constituir un movimiento de liberación movimiento político por voluntad propia,
manera, cualquier acción colectiva pretendieron identificarse con el conjunto nacional como el medio más idóneo para libre y visceralmente. El sindicalismo
tendría muy pocos adeptos. de la Nación (la “causa” en el radicalismo, encarar la lucha antiimperialista y, como peronista de aquel tiempo, por convicción
En segundo lugar, en la actualidad el “pueblo” en el peronismo), lo que tal, instancia convergente del conjunto de y democráticamente, se alineaba con su
corresponde poner en un mismo nivel a la habría conspirado contra su propia sectores del pueblo que, en tanto comuni- líder ni más ni menos porque éste lo
representación y a la responsabilidad. Un institucionalización. Confundiendo los dad organizada, participen necesariamen- representaba. En este sentido fue absoluta-
exceso de democracia semidirecta llevaría efectos con las causas, algunos politólo- te de la toma de decisiones, de la construc- mente autónomo, actuó en base a sus
a decisiones muy representativas, pero gos entienden el término “movimiento”, ción de poder popular, reconociendo en la intereses y su adscripción al peronismo
clase trabajadora a su actor, no único, pero nació de una opción propia.
escasamente responsables. La democra- como una manera de auto-denominar un
sí dominante y central. En definitiva, las luces y sombras
cia requiere un pueblo que conozca rasgo típicamente autoritario de los
Justamente esta última ecuación que Benavent proyecta en su biografía
diferentes alternativas políticas, pero más partidos populares. “clase trabajadora-Perón” emerge, en el sobre Perón nos muestran que las segun-
necesita gobernantes que debatan Se olvida así que esta denomina- texto citado, tamizada por el concepto de das se imponen sobre las primeras. Este
públicamente y tomen decisiones, las ción se debe fundamentalmente a la “paternalismo”, punto débil en la interpre- parece ser el resultado de un texto que
difundan y las justifiquen. Una sociedad situación inicial en la que se encontraban tación del autor, ligándolo con aquellos merece ser leído por la calidad que su
que sólo entiende por participación quienes así se presentaron: se trata de análisis ciertamente predominantes en la pluma destila en cada párrafo, por su
política a las acciones defensivas corre el agrupaciones que movilizaron sectores literatura “académica y oficial” sobre el estilo impactante, provocador y polémico.
riesgo de preferir a un gobierno que por sociales hasta entonces políticamente peronismo. Ellos conciben al líder justicia- El deslumbrante brillo de su
lista como un caudillo que, frente a la escritura tiene tal potencia que por
representarla sólo practique la política excluidos y cuya participación institucio-
masa, impulsa una relación manipuladora, momentos logra encandilar al autor,
defensiva, algo completamente reñido nal se encontró gravemente amenazada irracional, demagógica, desde donde sesgando el juicio que realiza sobre la
con cualquier forma de responsabilidad. por quienes ocupaban la totalidad de los proyecta su subordinación, domesticación personalidad histórica en cuestión.
Esta última no es una palabra de moda espacios de poder político y social. En y control. Daniel Arzadun
para ninguna institución, en tanto ambos casos este hecho generó tensiones
implica que deberá aceptar normas, y hasta violencia, pero lo cierto es que la
controles y juicios morales de otros voluntad de excluir al otro fue mutua y
grupos sociales. Pero resulta el principal por lo tanto es impropio adjudicarla como
desafío de la democracia moderna: si ya característica exclusiva del sector popular.
no es razonable pretender que todos los Obviamente, no falta quien razona como
poderes sociales sean representativos, al si todas las acciones de los grupos que él
menos debe procurarse que sean respon- prefiere fueran simple respuesta a las Graciela Maturo
sables. agresiones de otros grupos, de los malos;
Por último, y esto es lo más obvio, es decir, como si algunos actores políticos La razón ardiente
un partido político no puede ser simple- no tuvieran estrategias o intereses, sino Buenos Aires, Biblos, 2004, 254 páginas
mente un mero reflejo de demandas simplemente (buenas) intenciones.
ciudadanas: de otra forma, el único Curiosa aplicación práctica de las disquisi-
sentido de la lucha por ocupar espacios de ciones teóricas sobre los incentivos: las
poder político residiría en el dominio de acciones de los sujetos que gozan de las Este nuevo libro de Graciela intelectuales, por desgracia tan frecuentes
un sector social sobre otro. La razón por la preferencias del analista no afectarían las Maturo, colección de textos producidos entre nosotros.
durante los últimos treinta años, se centra Mi reseña, sin embargo, pondrá el
que se afirma que los partidos políticos estrategias de aquellos a quienes menos- en la metodología que la autora ha puesto acento en un aspecto aparentemente
son instituciones fundamentales del precia. Con semejante lógica, el “movi- en práctica -con indiscutible originalidad- marginal de La razón ardiente: el pensa-
régimen democrático es porque aspiran a miento” siempre es el malo y el resto de en el terreno de la teoría y la crítica literaria. miento de Graciela Maturo sobre la
orientar colectivamente la voluntad los actores se ve obligado a complotar Expone también detalladamente en él, integración latinoamericana. Si así lo hago
política de una Nación. Obviamente, contra él de fea manera, lo cual de tanto las convicciones que la han llevado a es por tratarse de un tema de candente e
también deben tolerar otras aspiraciones ninguna manera puede ser visto como construir esa metodología como las fuentes imperiosa actualidad (lo cual no significa
de que se ha valido, diseñando así una que otros temas o cuestiones tratadas en el
alternativas, pero serían meros equipos antidemocrático. verdadera autobiografía intelectual. Vida libro lo sean menos) y sobre todo porque
administrativos si simplemente se La visión de la política como una consagrada al estudio, la investigación y la varias de las ideas expuestas por Maturo en
presentaran como una forma más entre actividad puramente orientada por creación, alejada de modas e imposturas una fecha tan temprana, fatídica y adversa
como 1977, son aportes que deben ser de América Latina, en medio de la crisis de El funcionamiento interno de los nes se adapten sin más trámite. Ya a esta
tenidos imprescindiblemente en cuenta la civilización europea, que afecta a la partidos dependería en estas visiones altura debería saberse que resulta
para que la intención política hoy vigente humanidad en su conjunto. teóricas del complejo equilibrio entre dos imposible reformar la política si no se
en muchos gobiernos latinoamericanos, La crisis europea se vincula con tipos de incentivos. Los 'selectivos', que se transforma lo que la sociedad espera de
después de tantos años de indiferencia, no cierta forma típica del desarrollo de la
se frustre o quede reducida a una expresión caracterizan porque su distribución ella.
modernidad, tal como se ha producido en
mutilada, como lo sería una mera integra- los países centrales. Sin embargo, y en puede ser controlada por quien los otorga Un corolario de este razonamien-
ción económica, igualmente deseable, o consonancia con la amplitud de su pensa- (dinero, prestaciones, cargos públicos), y to lo constituye la crítica hacia la autorre-
una pura expresión de poder político de miento, Maturo dista de condenar unívoca- los 'colectivos', que se basan en solidarida- ferencia de los partidos. Es cierto que una
negociación con las grandes potencias o los mente a la modernidad, aun de cara a sus des y son fuente de identidad. Para institución que se pretende representati-
bloques ya conformados, también por lo expresiones más cuestionables. “El concep- simplificar, los llamaremos respectiva- va no puede ser autista, pero también
demás deseable. to de crisis -escribe Maturo- se halla
Decía recién que la integración mente 'beneficios' e 'ideales'. Esta diferen- resulta notorio que hoy la mayor parte de
íntimamente ligado a tal aventura humana
latinoamericana ocupa un lugar sólo [la occidental] que se resiste a la simplifica- ciación suele realizarse para destacar la las instituciones son autorreferentes.
aparentemente marginal en esta obra de ción”. Nueva muestra de que no es impres- importancia de los beneficios: sin ellos no Empezando por el mundo académico. La
Graciela Maturo. La autora pone en escena, cindible escamotear la complejidad de los habría organización estable, todo idea clásica de representación tiende a ser
en efecto, una multiplicidad de cuestiones, fenómenos para juzgarlos, y tomar partido. dependería de la caprichosa voluntad de obsoleta en cualquiera de sus significa-
fuertemente ensambladas, donde es en El desarrollo de la técnica, de los sus integrantes. dos: el dinero no representa bienes
definitiva muy difícil distinguir al cabo lo medios de comunicación, en fin, la planeta-
principal de lo accesorio y, según creo, ni Pero a la vez, se dice, los partidos materiales, el arte no representa objetos
rización occidental, “extendieron la crisis
siquiera pertinente. A pesar de su escasa local a crisis mundial”, sostiene la autora. no podrían sobrevivir a la falta de incenti- reales, el conocimiento científico no
simpatía por el estructuralismo, al menos Pero el meollo del problema no reside en la vos 'colectivos', que entre otras funciones pretende representar una naturaleza de
en sus aplicaciones acríticas y dogmáticas, técnica, a la cual cabe tan poco adorar en cumplirían la de “ocultar” los beneficios existencia objetiva, etc. Obviamente,
el pensamiento de Maturo exhibe una forma incondicional como oponerse distribuidos. Por eso, se concluye, la resulta más popular halagar al votante
impronta claramente estructural, aunque irreflexivamente, sino en la evaporación de distribución de favores sería la inalterable desdichado reclamando crecientes
más no sea en el sentido de que siempre un proyecto humanitario que Graciela
pone en juego una multiplicidad de “cara oscura” de la política. De esta equivalencias entre representante y
Maturo cree ver vigente en América Latina,
aspectos, enlazados sistemáticamente, que aunque los años la han vuelto algo menos forma, algunos politólogos razonan representado, que poner en cuestión el
deben ser atendidos en forma simultánea. optimista, como puede apreciarse en la como si los intereses y los ideales pertene- significado actual de estos términos y su
Poca simpatía por el estructuralis- “Introducción” a La razón ardiente. cieran a dos mundos diferentes: mientras utilidad para la Ciencia Política.
mo: hay que señalar que en la búsqueda del América Latina, integrada y unida, habría que dudar sistemáticamente de la La referencia académica sobre los
método apropiado de abordaje de la obra aparece para Maturo como horizonte seriedad y veracidad de los ideales, bien partidos políticos se centra entonces casi
literaria latinoamericana, así como también posible de una nueva síntesis, de una nueva podría presumirse la autenticidad de los obsesivamente en sus dificultades para
a la postre de la propia realidad de nuestro cultura, definida como “una zona de
subcontinente, La razón ardiente es un libro encuentro y reconciliación entre Oriente y intereses. Poco estudio se dedica a las “representar” a una población cada día
hecho de aceptaciones y de rechazos, Occidente, entre ancestrales tradiciones y maneras en que ambos tipos de “incenti- más heterogénea. Su visible impopulari-
ambos expresados sin circunloquios. Pero modalidades modernas”. Sabida es la vos” pueden o no ser compatibles. dad supuestamente sería suficiente
con una salvedad, que caracteriza el importancia que Graciela Maturo confiere a Resulta mucho más provechoso y científi- demostración. Más allá de que igualando
pensamiento de Graciela Maturo: aun en lo la tradición, pero lo más importante, lo co extenderse en las insuficiencias que en popularidad y representación se comete
que ella considera menos apropiado sorprendente, lo heterodoxo, es que ello - las vías de solución. un error conceptual, habría además que
encuentra siempre algo digno de rescate, insisto- no la lleva a desechar la moderni-
algo que integrar, algo aprovechable. Así dad. Si pone el acento en la tradición es por En un contexto semejante, todo el dejar de lado cualquier pregunta acerca
como Maturo dice de América Latina es ser el factor más debilitado en las socieda- bagaje conceptual increíblemente se del eventual momento histórico en que
también su pensamiento, mestizo, sin caer des contemporáneas. aplica a abundar acerca de la importancia partidos y políticos sí fueron verdadera-
por ello en un eclecticismo o un sincretismo Pero si América Latina está habilita- de la credibilidad de los enunciados mente populares. Esta letra tal vez pueda
anodinos. Ahora estamos pues en condicio- da para llevar adelante semejante tarea de partidarios ante la ciudadanía, que por sonar conocida: “Siempre suceden
nes de entender mejor su método, su modo síntesis, decisiva no sólo para su propio otra parte se resume alegremente en la desfalcos / en muchas reparticiones / pero
de abordaje de los fenómenos: antes que futuro sino para el del conjunto de la
de estructuralismo se trata de una racionali- sinceridad de las personalidades más nunca a los rateros / los meten en las
humanidad, es por su peculiar configura-
dad mestiza, tan mestiza como la realidad ción cultural, signada por el mestizaje, reconocidas. Se ambiciona que todas las prisiones. / Se presenta un candidato / a
que ve desplegarse ante sus ojos. experiencia histórica infrecuente, singularí- complejidades de la representación de diputado nacional / y a la faz de todo el
Pensamiento en definitiva integra- sima. Tal mestizaje, que rehúye cualquier intereses y de la afirmación de valores en mundo / compra el voto popular; / se
dor, que no consiente en sacrificar nada; ni determinación unilateral, cifrada exclusiva- la política puedan ser evaluadas con el come asado con cuero / y se chupa a
la multiplicidad en aras de la unidad, ni ésta mente en la indígena, lo ibérico o lo sencillo metro de la credibilidad. discreción / celebrando la matufia / de una
en función de aquélla. Pensamiento inmigratorio ulterior, ha destilado una
integrador y en esa misma medida ecléctico Semejante lógica sería inaceptable para embrollada elección”. Se trata de
realidad transmoderna al absorber
o sincrético si se quiere, pero no anodino; distintas etapas de modernización occiden- otros espacios sociales: más de un Matufias, una milonga de Villoldo del año
pensamiento integrador, digo, que en tal encauzándolas “en su propio ideario politólogo sólo se operaría con un médico 1903.
armonía con el círculo hermenéutico ético e histórico”. Es que tanto en lo que le demuestre que lo que más quiere es Pero además, tal vez sea tiempo
asumido, predica la integración latinoame- propiamente indígena como en la síntesis verlo sano y no solamente su dinero... de recordarle a esta gente que la repre-
ricana como presupuesto y resultado de su criolla, base del mestizaje americano, En lugar de explicarse por qué en sentación es una gran cosa, pero no es la
propio desenvolvimiento. persisten núcleos de sentido que deben ser
Veamos entonces como proyecta dinamizados como factores fundamentales política parece ser más relevante la única condición de legitimidad de una
Graciela Maturo esta integración. Su de una integración fructífera y duradera. “función de ocultamiento” que en otros relación social. En primer lugar, porque
urgente necesidad no se le presenta en Conocemos también la importancia que espacios, o más bien, por qué resulta hoy suele ser confundida con un proceso de
1977 únicamente como un imperativo asigna Maturo al núcleo mítico-simbólico tan popular en ella la demanda de identificación personal que hoy es
histórico o una egoísta necesidad de como pivote de una cultura que merezca sinceridad personal, directamente se la imposible encontrar, si se excluyen
supervivencia de algunos pueblos, sino cabalmente el nombre de tal. Cultura sin la asume como un dato inmodificable de la algunas de las más rutilantes estrellas de
como la posibilidad de una respuesta cual, vale agregarlo, el hombre no existe
civilizatoria, válida más allá de la fronteras realidad y se pretende que las institucio- la televisión. Curiosamente, se suele
como hombre.
Pues bien, “la integración latinoa- “En el seno del pueblo no intelec-
mericana -decía Graciela Maturo en 1977- tualizado, no alienado a ideologías ajenas,
es uno de los máximos objetivos de cada es donde hallamos la vigencia de esa
uno de sus países y de todos en su conjun- integración que se cumple por encima de
to. Sólo esa integración, cumplida en todos las posibilidades lógicas, las previsiones
los planos -económico, social, político y intelectuales, los cauces previstos. Es que el
cultural- podrá asegurar nuestra auténtica pueblo vive su tradición cultural”, escribe
liberación y el despliegue total de nuestras Graciela Maturo, y subraya la palabra
posibilidades históricas”. Pero enseguida “vive”.
agrega algo, pienso yo, que todavía los Es en el pueblo humilde donde
actuales actores políticos de la integración encontraremos la apertura hacia el otro.
no ven con suficiente claridad o, al menos, Entre nosotros argentinos el sainete lo
en todas sus implicancias: “Base privilegia- ejemplifica, con su simpatía hacia la
da de tal integración es el plano cultural”. diferencia, tramitada a través del humor.
Entre nosotros existen lazos espirituales y El “abrazo de lo distinto” reconoce
culturales pero es preciso redescubrirlos y en América Latina la “gracia del amor”
fortalecerlos porque, la autora lo reconoce, como condición de posibilidad. Pero es el
nuestros pueblos no han permanecido “plano simbólico, religioso”, el que permite
ajemos a distorsiones y enajenaciones. la apertura de las mónadas. Mientras tanto,
Toda la elaboración metodológica la filosofía europea ha desembocado en el
llevada a cabo por Graciela Maturo, su solipsismo. Frente al homo faber y al homo
adopción crítica de la hermenéutica oeconomicus, resultados finales de la
fenomenológica, que tan sabrosos frutos ha modernidad europea, el hombre latinoame-
dado en el campo de los estudios literarios y ricano ofrece el hombre creador, fraternal y
culturales, puede entenderse muy bien auténticamente universalista; una de cuyas
como una contribución al redescubrimiento fuentes nutricias es, aunque parezca
y fortalecimiento de esos lazos espirituales y paradójico, el humanismo europeo.
culturales que unen a los pueblos latinoa- “El mundo marcha hacia la
mericanos y, en ese mismo sentido, como integración de los hombres en unidades
una tarea creadora al servicio de la integra- cada vez mayores”, dice Graciela Maturo en
ción latinoamericana. Esto no excluye, 1977, en coincidencia con un excepcional y
ciertamente, que la obra de Graciela Maturo visionario político argentino, muerto
pueda y deba entenderse con el mismo apenas tres años antes. “Hoy vivimos la
rigor desde otros puntos de vista; ello es etapa en que las naciones se agrupan en
consecuencia de la multilateralidad y grandes bloques continentales.” Más allá
multiplicidad inherentes a su pensamiento, de intereses políticos o económicos,
de la diversidad ensamblada de elementos América Latina no puede desoír este
que pone en juego simultáneamente, como imperativo porque tiene una misión que
ya dijimos. Sin embargo, todo confluye cumplir, nos recuerda la autora. Sin
permanentemente en una unidad que no embargo, y a pesar de su optimismo básico,
obstante sólo impera en consonancia con la a Maturo no se le escapa la situación real
plena vigencia de la multiplicidad. Antes del subcontinente por esos días, “dividido,
que de dialéctica, al menos en el sentido empobrecido y atacado por sus enemigos”.
hegeliano del término, se trata de un Sea como fuere, nos encaminamos
tránsito inmediato de un extremo al otro en breve plazo hacia el universalismo. “Es
donde los opuestos, en el vértigo del necesario tener presente que la etapa
traspaso, se identifican sin confundirse. continental será prontamente superada por
Imposible quizá captar esta lógica, tan el universalismo, hoy fácilmente alcanzable
femenina por lo demás, por su apertura y dada la perfección a que han llegado los
fluidez, sin incluir el impulso místico que medios científicos y técnicos que pueden
atraviesa la escritura de Graciela Maturo y ser puestos al servicio de una planificación
constituye en definitiva su hálito vital. mundial”.
“En América surge un nuevo tipo “La etapa universal será organizada
humano con características propias, de un modo u otro, pero si quienes la
destinado a ofrecer al mundo una nueva organizan son las grandes superpotencias
propuesta cultural”, reitera Maturo. que detentan el poder económico, tal
Propuesta de suyo integradora y por eso la organización responderá a su filosofía y
integración de América Latina se trasciende será realizada en su provecho”.
a sí misma, adquiriendo relevancia históri- “Es a nosotros, latinoamericanos, a
co-mundial. quienes nos toca tomar conciencia de
Pero es en la vivencia popular, en la nuestra responsabilidad en la construcción
cultura popular, “donde debemos buscar el del futuro. No son los pueblos decadentes o
crisol viviente que selecciona los elementos deshumanizados sino los pueblos morales y
integrables y desecha los no integrables”. justicieros los que se hallan llamados a
Otra advertencia que los dirigentes políticos protagonizar el verdadero ecumenismo,
actuales, si es que están empeñados que no nace del odio ni de la agresión sino
seriamente en la integración latinoamerica- del amor entre los pueblos. Esto es pensar
na, deberían tomar en cuenta prioritaria- en grande, pensar para el mundo”.
mente. Silvio Juan Maresca
Ciencia política y representación ...................................................................... 1

Del plan a la planificación. El estado durante la época peronista


Patricia Berrotarán ............................................................................................ 6 Ciencia política y representación
Una serie de libros y artículos publicados en los últimos meses se han centrado en
Perón. Luz y sombras (1893 1946). Los colores del Cielo
las dificultades que los partidos tendrían para representar a los ciudadanos. La coinciden-
Joan Benavent ................................................................................................... 8 cia que muestran sobre algunos puntos ha provocado las siguientes reflexiones.
Los partidos han sido vistos en forma negativa desde sus orígenes, a diferencia de
La razón ardiente otras instituciones religiosas y sociales que despiertan valoraciones mucho más variadas,
Graciela Maturo ................................................................................................ 9 tanto entre diferentes grupos sociales como en diversos países. Se ha intentado reempla-
zarlos a lo largo de toda la historia contemporánea desde diversas posturas ideológicas.
Algunos de los pensadores políticos más importantes de los últimos siglos los criticaron por
su condición de versiones parciales de una voluntad nacional que hubieran preferido
unánime. Para otros, su existencia es reflejo de desmedidas ambiciones personales o de
deficiencias institucionales en la identificación del bien común.

I Sin embargo, si bien estas críticas están todavía presentes en parte de la opinión
pública, para la ortodoxia actual de la Ciencia Política doméstica serían completamente
infundadas: estaría ya empírica y definitivamente demostrado que no existe algo que con
rigor pueda ser llamado “interés común”. Desmentir las ilusiones de la ciudadanía es una
tarea dura, pero alguien debe hacerlo, y para refutar leyendas no hay nada mejor que un
profesional de las ciencias sociales. Para la academia, en el mejor de los casos, en lugar del
bien común todo lo que puede lograrse es un resultado circunstancial y mutable de
consensos que nunca dejan igual de satisfechos a todos. En el peor de ellos, combinaciones
variables de los más descarnados intereses sectoriales. Tal vez resulte una mala noticia para
los autores de este gran descubrimiento, pero hace ya un tiempo que se sabía que un ideal
político no es precisamente una realidad tangible. Lo determinante no es pretender que se
pueda identificar y aislar el interés común de una vez y para siempre, sino más bien lo que
se hace es establecerlo como un principio cuya función es la de servir como fundamento
para cualquier argumento admisible en un debate democrático. En algunos textos recien-
tes se postula que cualquier fantasía respecto al bien común porta necesariamente el
peligroso germen del totalitarismo. Con semejante premisa conceptual, no sorprenderán
las consideraciones que siguen.
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del La descripción académica del funcionamiento de los partidos políticos suele
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una diferenciar su organización interna de la relación que ellos tienen con su entorno. Se
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. prefiere obviamente escribir sobre la segunda parte, más apta para el análisis aséptico. De
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la todas formas, cuando no queda más camino que internarse en el barro de la baja política,
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y las descalificaciones suelen ser recurrentes. Aquí se dejan de lado vanas fantasías y se
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, realizan reflexiones teóricas acerca de intereses e incentivos. Toneladas de libros ya ajados
que abundan sobre el poder, los valores o la desigualdad de recursos hoy padecen de mala
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo.
fama en ámbitos académicos. Se prefiere explicar las instituciones casi exclusivamente a
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título
partir de las motivaciones personales de sus integrantes. No es un problema característico
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el
de la teoría política, pues abunda en otras disciplinas. Tampoco es una visión completa-
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. mente infundada y por lo tanto no puede ser soslayada, pero lo cierto es que resulta de
escasa utilidad para imaginar reformas estructurales. No es casual por tanto que todas las
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero
vías de solución identificadas por esta corriente académica sean muy similares a la actual
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com agenda de la reforma política que tanto difunden ciertas organizaciones no gubernamen-
Reconquista 46 - Piso 9 - Buenos Aires - Tel.: (011) 4348-9601 tales. Buena parte de esa agenda ya ha sido incorporada a la legislación y poco ha cambia-
do; en mi opinión, podría incluso cumplirse en su totalidad y de todas formas persistirían
las principales deficiencias de nuestro régimen político.