You are on page 1of 16

H Homenaje a Ramón Carrillo ........................................................................

D Decreto de ley 4161 del 5 de Marzo de 1956 ............................................. 6 Perón, Braden y el Fondo Monetario
C Comunidad Sudamericana: entre cumbres y valles ..................................... 7
Sabemos que uno de los deportes favoritos del antiperonismo irremisible es el de tratar
de demostrar la insinceridad de Juan Domingo Perón. Podría traer a colación un sinnúmero de
versiones en que Perón aparece, para sus críticos, simultáneamente amando y odiando, alaban-

11 11 de marzo de 1973 ................................................................................. 8 do y criticando, pactando en la sombra y enfrentando públicamente. De esta crítica no se han
salvado ni siquiera sus relaciones con Evita.
Pero lo que hasta el momento nadie se había animado a afirmar es que esta duplicidad
Perón y los sindicatos. El inicio de una relación conflictiva alcanzaba también a sus relaciones con Braden. Mi amigo Albino Gómez se refiere al tema en un
artículo publicado en el diario La Nación sobre la base de las versiones que le habría proporcio-
Torcuato S. Di Tella ..................................................................................... 10 nado Gustavo Durán, un ex funcionario del Departamento de Estado que acompañó a Braden
La transformación del justicialismo. durante su misión en nuestro país.
Durán sostenía entonces que el enfrentamiento público entre Perón y Braden debía ser
Del partido sindical al partido clientelista, 1983-1999 sólo pour la galerie, para las apariencias. Detrás de las bambalinas ambos tenían que ponerse de
Steven Levitsky ........................................................................................... 11 acuerdo: “Perón en defender los intereses norteamericanos y convertirse en el hombre de los
Estados Unidos en la Argentina, y Braden en dejar librada a su suerte a la Unión Democrática,

IB Blumberg y Cromañón ............................................................................... 14


con la seguridad de que el Departamento de Estado aceptaría a Perón como presidente”.
Para los que vivimos y recordamos aquellos días tumultuosos y fervorosos, la posibili-
dad de esta clase de entendimiento nos parece hasta risible. El mismo Gómez se encarga de des-
cribir el impacto popular que aparejó la consigna “Braden o Perón” difundida por el coronel en
los últimos días de la campaña y que fue uno de los factores de su victoria electoral. Así como los
duros enfrentamientos personales entre ambos.
“Se habían embestido dos elefantes, cualquiera fuese el tamaño de sus países”, escribe
Colaboraron en esta edición: Gómez. En uno de esos encuentros, Braden, furioso -Perón le había retrucado que sólo un hijo
de... podía aceptar sus proposiciones-, se retiró del despacho del coronel dejando su sombrero
Mario Casalla, Carlos Fernández Pardo, Mariano Fontela, en el perchero. Perón se lo hizo llegar al día siguiente. Tal vez éste sea el “entendimiento” al que
Roberto Mario Magliano, Silvio Juan Maresca se refiere Durán.
Este personaje fue uno de los redactores del Libro Azul, un documento del gobierno de
los Estados Unidos, inspirado por Braden, que se difundió, pocos días antes de las elecciones, en
toda América Latina, y en la Argentina en el diario La Prensa. En él se recogía toda clase de infun-
dios y dicterios contra el coronel. Perón contestó con la publicación del Libro Azul y Blanco, que
todos leíamos apasionadamente.
Nada pudo detener su avance triunfal. El 24 de febrero de hace sesenta años, en eleccio-
nes libres y democráticas, Juan Domingo Perón fue ungido, por primera vez, presidente consti-
tucional de los argentinos.
En otro artículo cargado de embestidas contra los fundamentos de la lógica más ele-
mental, Hugo Gambini afirmó hace pocos días, también en el diario La Nación, que es un dispa-
rate suponer que Perón “manejaba los tiempos y empujaba o retrasaba la historia según su con-
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del veniencia”. Comparto el criterio. Pero leyendo con más atención, descubro que ese disparate
habría sido “siempre una verdad indiscutida para el peronismo”.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una
Sería interesante que Gambini explicara en qué momento y por quiénes se ha enuncia-
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. do semejante leyenda. Lo único que se me ocurre pensar es en una enseñanza de Perón que se
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la refería a la necesidad de los pueblos de “cabalgar la historia”, lo que no significa que tuviera la
máquina del tiempo, sino que suponía una actitud enfrentada a dos disposiciones igualmente
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y
dañinas: pretender ir contra las grandes corrientes históricas o dejarse llevar, sumisa y pasiva-
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, mente, por ellas. Más aún, agregaba en sus clases de “Conducción política” que la verdadera
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. condición del estadista era anticiparse a los tiempos e insertarse en ellos, manteniendo la propia
identidad.
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título
Según este prominente expositor del antiperonismo irremisible, Perón alentaba la
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el creencia en su capacidad prodigiosa resolviendo sus supuestas contradicciones con el artero
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. recurso de su oratoria. El caso que utiliza para demostrarlo es el cambio de opinión respecto a la
decisión de integrar a la Argentina al Fondo Monetario Internacional, vinculado aparentemente
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero a otra defección mayor: su actitud ambigua respecto a Estados Unidos. Pero la única verdad es
la realidad, la que demuestran leyes y decretos, y no la interpretación antojadiza y despojada de
contexto de algunas frases sueltas. Como ya mencioné en otra oportunidad, por Decreto-Ley
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com
3185 del 31 de enero de 1946, el gobierno “de facto” del General Edelmiro J. Farrell resolvió
Reconquista 46 - Piso 9 - Buenos Aires - Tel.: (011) 4348-9601 adherir a las conclusiones de la Conferencia de Bretton Woods en la que se creara el FMI y el
Banco Mundial, “no obstante las restricciones para los derechos del país que, en materia finan-
ciera, estos acuerdos presuponen”.
OPINIÓ N
mente dispuestos a dar la razón al Fondo, en un salón atestado de adolescentes no
pues tenían un fuerte interés común en con- puede uno prender bengalas para poder
vertir a los políticos en demonios. Así, no fue sobrellevar el sin sentido de la vida cotidia-
la inviabilidad de un régimen absurdo lo que na? Las autoridades tendrían que haber sabi-
se demostró con el corralito, sino la maldad do que esa era nuestra forma de divertirnos.
congénita de un puñado de funcionarios. Aunque suene increíble, una de las
Con semejante premisa, cualquier amparo respuestas pretendidamente exculpatorias
era un acto de estricta justicia, aunque agra- más usadas fue la de afirmar que en los reci-
vara a la vista de todos la causa que lo habría tales de otros grupos también había benga-
justificado. las. Esa conducta habría sido perfectamente
Tarea difícil la del político, pues responsable de no haber existido una oscura
ocupa un lugar desde el que resulta casi red de corrupción, maravilloso ente que lava
imposible hacer el papel de víctima. Sólo cualquier tipo de falta. El haberse difundido
grandes genios como Fidel Castro o Hugo que una puerta de seguridad se abría para
Chávez pueden a la vez hacer visible que adentro sirvió para que nadie se preguntara
sufren injusticias e imponer una imagen de si de haber estado invertida igualmente
autoridad. De la Rúa sólo ha logrado con- hubieran podido salir todos sanos y salvos, o
vencer a unos pocos radicales de que fue sen- si no seguimos aún asistiendo cotidiana-
cillamente víctima de una maniobra por mente a espacios multitudinarios con una
parte del peronismo en bloque que, no con- seguridad igualmente precaria. La visión de
tento con negarse a integrar alegremente un auto chocado nos hace bajar la veloci-
en el último minuto un gabinete coordinado dad… como mucho por diez minutos. Pero
por Colombo, pareciera haber organizado lo curioso es que muchos argumentan como
coordinadamente saqueos en el Conurbano si fuera razonable pretender andar a 200
y hordas de manifestantes de clase media en kilómetros por hora por una ruta doble
Plaza de Mayo. mano y después culpar del choque al policía
Por eso el caso de Ibarra es más com- que no nos puso la multa... que de todas for-
plicado. Demuestra que el ejercicio de la fun- mas nos íbamos a negar a pagar.
ción pública es ya una profesión de alto ries- Obviamente, no es un dato menor
go. Hoy no sólo importa actuar con respon- la responsabilidad del Gobierno de la
sabilidad. Cada vez resulta más importante Ciudad. Pero lo que resulta también eviden-
tratar de analizar y prevenir los posibles cas- te es que la búsqueda de chivos expiatorios
tigos, aunque ya sea imposible prever de sirve menos para transformar políticas que
dónde pueda llegar a venir el golpe. para tranquilizar conciencias y evitar pre-
Cualquier funcionario sabe que la concien- guntas molestas sobre otras responsabilida-
cia del trabajo bien realizado de todas for- des tanto o más relevantes.
mas continuamente estará amenazada por Eso de todas formas es indepen-
la inminencia de una citación judicial o de diente de los errores o faltas que pudo haber
un escándalo mediático. Como se presume cometido el mismo Aníbal Ibarra después
su culpabilidad, el filtrado de una denuncia del incendio. En los últimos días perdió posi-
a la prensa ya es un arma corriente en cual- bilidades por obedecer impulsos ancestrales
quier conflicto político, por más débiles que de su condición de político. En plena crisis
puedan ser las pruebas o la falta cometida. de las ideologías, quiso defenderse apelan-
Mirado desde un punto de vista de do a la confrontación izquierda-derecha.
largo plazo, no importa si Ibarra fue o no cul- Viendo que era poco creíble que sólo se lo
pable. Lo que sí resulta relevante es que él persiguiera por izquierdista, procuró identi-
tenía que serlo para que otras personas ficarse con las víctimas del Proceso. En la
pudieran considerarse completamente ino- movilización de la semana anterior a la des-
centes. Su destitución no saciaba tanto la titución más le hubiera servido no haber
sed de venganza como exculpaba la mala hablado desde el palco: para su condición
conciencia de una responsabilidad mucho de víctima parecía suficientemente contun-
más directa. Ante la imagen de una conjura dente la bendición de Estela Carlotto.
de coimas e intereses comerciales, poco Tampoco debería haber asistido a la vota-
parece pesar el preguntarse si no era previsi- ción sobre su destino con esa cara de seguri-
ble la tragedia para cualquiera que conocie- dad, y mucho menos tendría que haberse
ra cómo eran esos recitales, o si los padres dejado ver cuando descubrió que le votaban
de los que fueron a ese y otros recitales simi- en contra: la única mirada inocente es la de
lares no hubieran debido prever el riesgo al quien clama al cielo ante una injusticia.
que se sometían. Quien no está desesperado no es inocente.
¿Es casual que Callejeros haya espe- Pero su destitución no sólo ha servido para
rado a la destitución de Ibarra para decidirse lavar otras culpas. Le ha dado una nueva
a vender entradas para su próximo recital? oportunidad para recuperarse: la de conver-
Quienes integran este grupo y quienes fes- tirse a su vez en víctima de conjuras y des-
tejaban la forma en que se usaban las ben- lealtades.
galas en sus presentaciones pretenden exi-
mirse de toda responsabilidad poniéndose
en el lugar de las víctimas. ¿O es que acaso Mariano Fontela
Pero durante el Gobierno nativas. A pesar del enfrentamiento con
Constitucional que asumió en junio de Braden y de la publicación del Libro Azul,
1946, el Presidente Perón envió al Congreso Perón buscó un entendimiento honorable con
un proyecto de ley el 22 de julio de 1948, por Estados Unidos. Éstos respondieron despla-
el cual se dejaba sin efecto la adhesión a las zando de su gobierno la influencia de Braden,
Blumberg y Cromañón conclusiones de la citada Conferencia y el Hull y otros “halcones”. John Cabot, sucesor
consiguiente trámite de adhesión al FMI y el de Braden, afirmó sobre el Libro Azul: “Todo
Banco Mundial ya que, según dicen sus con- ese informe era completamente deshonesto y
siderandos que todavía son de rigurosa terriblemente distorsionado”. Mientras tanto,
actualidad, “estos organismos, mientras se hacían cargo de la Embajada en nuestro
De acuerdo a una curiosa lógica duro perpetuo. En la segunda, es sinónimo conserven su actual estructura, no se hallan país diplomáticos decididos a mejorar las rela-
dicotómica muy difundida actualmente, la de angelismo, significa la falta de culpabili- en condiciones de cumplir las finalidades de ciones recíprocas, como lo fueron George
víctima no puede ser también culpable. O, dad, la incapacidad de cometer el mal y se reorganización financiera internacional Messersmith, James Bruce, Stanton Griffis y
inversamente, cuando la víctima no es com- encarna en la figura del mártir autoprocla- para los cuales fueron creados”. El proyecto finalmente Albert Nufer, que desempeñaba el
pletamente inocente el crimen vale menos. mado”. se convirtió en Ley 13.891 del 5 de diciem- cargo en septiembre de 1955. Agréguese la
Por eso se prefiere que nuestros héroes En la Argentina el fenómeno parece bre de 1949. La Argentina fue el único país visita a Buenos Aires en febrero de 1950 de
sean mártires y crecientemente hay quienes tener un alcance especial. Basta con andar latinoamericano que se mantuvo al margen una misión estadounidense presidida por el
buscan convertirse en víctimas ante la opi- unos minutos por las calles de Buenos Aires de ambos organismos hasta 1956. Secretario Adjunto para Asuntos
nión pública para poder reclamar privile- para comprobar que todos nos considera- Durante ese lapso el FMI siempre Interamericanos, Edward Miller, y la del her-
gios e imponer decisiones, aun cuando mos excepciones merecedoras de un trato mantuvo un denodado interés para que la mano del Presidente, Milton Eisenhower, en
éstas puedan ser a todas luces arbitrarias o especial respecto a las reglas de tránsito. En Argentina adhiriera a los acuerdos de 1953.
caprichosas. el debate sobre nuestra deuda externa, uno Bretton Woods, por razones estratégicas, Para quien no ha desempeñado en
No se trata de un fenómeno exclusi- de los puntos clave consistió en determinar dado el rol que nuestro país desempeñaba su vida funciones públicas resulta difícil
vo de nuestro país. Pascal Bruckner demos- si nuestro país defraudó a los acreedores o si en América Latina y en el conjunto de países admitir que la “ética de la convicciones”
tró que algunos de los más importantes éstos simplemente especularon con malicia; del Tercer Mundo. Soy testigo de las reitera- debe combinarse, a veces, con la “ética de
genocidios del siglo XX se iniciaron cuando en el debate sobre políticas sociales, lo das visitas que hicieron sus funcionarios a las responsabilidades”, como decía Max
los agresores lograron forjar y difundir con determinante es saber si el desempleado es mis oficinas de la Consejería Financiera en la Weber. Perón no era un irresponsable. Tenía
solidez su imagen de víctimas de alguna víctima de un sistema injusto o solamente Embajada Argentina en Washington, en en claro los intereses del país. Gambini, en
especial del encargado de los asuntos lati- cambio, parece sugerir que, fiel a algunas
injusticia previa. Por su parte, René Girard un vago indigno de cualquier tipo de asis-
noamericanos, el peruano Jorge Del Canto, frases de sus discursos, Perón hubiera debi-
postula que los linchamientos comunitarios tencia.
para que convenciera al Gobierno Argentino do ser más coherente y decidirse a declarar
no sólo eran formas de recuperar la paz No sólo hubo quienes lograron lan- la guerra a Estados Unidos. En eso no se dis-
de las ventajas de adherir al Fondo. Nuestra
social en las comunidades primitivas, en zar su carrera política gracias a los ultrajes respuesta fue siempre la misma: su filosofía tingue de algunos peronistas de aquella épo-
tanto la expresión colectiva de una pasión recibidos. Algunos personajes directamente y su práctica no se acomodaban a los intere- ca, que en sorna decían que ese debía ser el
común sirve como instrumento de cohe- aprovechan su condición de víctimas para ses nacionales. Por ejemplo, el sistema de camino a seguir: seguramente hubiéramos
sión, sino que además es el miedo en los imponer sus puntos de vista sobre diferen- tipos de cambios múltiples vigente en nues- perdido, pero a continuación los norteame-
ojos de quien está a punto de ser ejecutado tes asuntos de interés público: Blumberg tro país iba en contra del dogma del cambio ricanos nos habrían otorgado un Plan
lo que permite a los vengadores comprobar logró modificar varias leyes pidiendo mano único sustentado por el FMI. Marshall con el cual finalmente todos que-
que es culpable y por tanto que la lapidación dura y… ¡hasta nuevas reglas para la com- Por otra parte, las relaciones argenti- daríamos conformes.
es un acto de justicia. Tal es el ansia por figu- pra de teléfonos celulares! Demostró por el
OPINIÓ N

no-estadounidenses sufrieron diversas alter- Antonio Cafiero


rar en la lista de los desfavorecidos que absurdo que la víctima no puede tener más
hasta los más importantes debates públicos derechos que el resto de la sociedad.
han usado el argumento de la primera san- Algunos ahorristas que sufrieron el
gre como eje determinante: en la disputa corralito aprovecharon el bajo costo de los
sobre el aborto, la discusión suele basarse dólares para comprarlos, las tasas de interés
en la cuestión acerca de si la víctima que para capitalizarlos y, acusando a los gritos a
merece mayor atención es la mujer embara- los políticos de la caída de un sistema visi-
zada o el feto. Pero además, las víctimas más blemente inviable, lograron acallar las razo-
interesantes son siempre las que nos permi- nables dudas para poder imponer amparos
ten condenar a nuestros vecinos. En otros que les permitieron cobrar en dólares… ¡du-
términos, la preocupación pública por las víc- plicando nuevamente el valor de sus aho-
timas no es más que el reflejo del agota- rros! Todo eso sin perder por un segundo su
miento de la capacidad que tenían para cara de ofendidos.
enfrentarnos las grandes corrientes del pen- De alguna manera hay que aquietar
samiento político y social. Los noticieros por la mala conciencia de la deserción. Tal como
su parte nos recuerdan cada día que el comenta Silvio Maresca, la fuga cómplice
mundo está lleno de malos. ante el horror de lo real es lo único que hoy
Pascal Bruckner escribió hace unos hace lazo “social”. Pese a que sobraban las
años: “Llamo inocencia a esa enfermedad pruebas en su contra, el FMI pretendió des-
del individualismo que consiste en tratar de lindar su responsabilidad en la crisis de
escapar de las consecuencias de los propios 2001, culpando a los dirigentes políticos
actos, a ese intento de gozar de los benefi- argentinos por su supuesta falta de discipli-
cios de libertad sin sufrir ninguno de sus na. ¿Habrá que recordar además que su
inconvenientes. Se expande en dos direccio- argumento principal era un excesivo gasto
nes, el infantilismo y la victimización, dos social? No fue para ellos una tarea difícil: al
maneras de huir de la dificultad de ser, dos igual que ciertos tipos de delincuentes (no
estrategias de la irresponsabilidad biena- todos, obviamente), los políticos son de las
venturada. En la primera, hay que compren- pocas personas que quedan a las que se
der la inocencia como parodia de la des- puede odiar públicamente sin perder la ima-
preocupación y de la ignorancia de los años gen de respetabilidad. No faltó en la
de juventud; culmina en la figura del inma- Argentina quienes estuvieran completa-
El término “clientelismo”, por su “populismo” en Europa o Estados Unidos.
parte, proviene del derecho romano y alude Únicamente en América Latina y tal vez en
a la relación de protección que se establecía alguna otra localidad tercermundista.
entre un patronus y un cliente (generalmen- Sin embargo, en honor a la honesti-
te un liberto), dado que éste no podía ejer- dad intelectual para con nuestro académi-
Ramón Carrillo cer con integridad la condición de “ciudada-
no romano”. Fue una clase de relación jurí-
co, afirma que el PJ es uno de los partidos
mejor organizados de América Latina. E indi-
Al cumplirse 100 años de su nacimiento, ocurrido en Santiago del Estero el dico-social muy sólida y de muy buenos pro- ca que si los estudiosos subestimaron o sos-
día 7 de marzo de 1906, el Poder Ejecutivo Nacional resolvió declarar el pósitos. En la actualidad no es más que una layaron el tema de la organización del PJ “es
2006 como Año de Homenaje al Dr. Ramón J. Carrillo, primer Ministro de palabra descalificante. que ésta es totalmente informal”. Podemos
Salud Pública de la Nación. A continuación se transcribe su discurso al
Levitsky confronta al PJ con el mode- entonces empezar a distinguir entre organi-
asumir el cargo de Secretario de Salud Pública, el 19 de junio de 1946. lo de partido político europeo y norteameri- zación e institucionalización. Un partido polí-
cano. Esto no deja ser también otro prejui- tico puede tener un alto grado de organiza-
Al asumir el cargo de Secretario de compensar la de los débiles, lo cual es, en cio. La gran mayoría de los estudios sobre ción y carecer de institucionalización o, por
Salud Pública, con el rango de Ministro de efecto, un deber del Estado y de la sociedad, partidos políticos se remiten a Europa y a lo menos, carecer esta última de relevancia
Estado, debo expresar mi profunda gratitud pero tanto o más imperioso es aún dedicarse América del Norte. El mismo autor confiesa operativa. Levitsky caracteriza al PJ como un
al Excmo. señor Presidente de la Nación, por a los sanos, para su preservación y para favo-
que “sabemos poco sobre el funcionamien- partido de “organización informal” y de
haberme honrado con tal designación. recer su normal desarrollo.
La Secretaría de Trabajo y Previsión to interno de los partidos de la región [Amé- “bajo nivel de rutinización”. En última ins-
Mi agradecimiento, en este sentido rica Latina]”. Si se estudiara con mayor pro- tancia, dos grandes méritos, que nuestro
personalísimo, alcanza también por supuesto ha producido ya, de su parte, el saludable
efecto de levantar el standard de vida y de fundidad y desprejuicio se advertiría que la autor en el fondo no deja de reconocer.
a todos los señores Ministros, porque todos
mejorar la situación de los trabajadores, que dinámica partidaria latinoamericana es muy ¿Dónde se encuentra la verdadera
han concurrido con su acuerdo a hacerme
constituyen la masa más numerosa y la más diferente a la europea y norteamericana. Esa “estructura” del partido peronista? En las
objeto de una distinción tan alta como des-
necesitada de protección oficial. diferencia compete incluso a las estructuras
proporcionada con mis merecimientos. unidades básicas (o sea, las casas de los pro-
Trabajo, vivienda y alimento sanos,
Pero hay aún otro concepto de orden de los partidos. pios militantes), en los clubes barriales, en
son los componentes indirectos de la salud y
general, que me obliga, asumiendo circuns- Los partidos políticos tradicionales, los comedores populares, en las sociedades
de la felicidad del pueblo, y es en ese terreno
tancialmente la representación de la fundamentalmente los europeos, se carac- de fomento, en las cooperativas escolares,
social donde la medicina está llamada a cum-
Medicina Argentina y de todas sus ramas, a
plir su papel más importante, secundando al terizan por un alto nivel de institucionaliza- en los centros de salud, en los sindicatos,
referirme al Excmo. señor Presidente electo, Estado en sus previsiones protectoras del tra-
coronel don Juan D. Perón, a quien le corres- ción interna. Están (o estaban) más ideolo- etc. A ellas se remite el autor cuando se
bajo humano. gizados. En relación con la ideología oficial refiere a “organización informal” ¿Acaso los
ponde, en inspiración, la paternidad de esta
Ningún habitantes de la Nación
creación que es la Secretaria de Salud Pública, puede estar desamparado por el solo hecho del partido sus miembros se mueven con ejemplos enumerados no son aquellas “or-
jerarquizada en Ministerio de Estado, con lo cierta rigidez, es decir, la acatan más, no ganizaciones libres del pueblo” de las que
HOMENAJE

de carecer de recursos. El dolor y la enferme-


cual ha venido a cumplirse un unánime anhe- dad son niveladores sociales; por eso no exis- sólo supuestamente por convicción, sino hablaba Perón, base y sustento real de la
lo de la clase médica, ya alentado en los tiem- tirá verdadera justicia social si el pobre no dis- para evitar ser expulsados. En un partido Comunidad Organizada? En este contexto,
pos del primer presidente del Departamento pone de idénticas posibilidades de curarse
Nacional de Higiene, doctor Pedro Pardo, de político europeo se puede (o se podía) echar el problema “científico” de qué clase de par-
que el rico, si no cuenta con los mismos ele- a un afiliado ante evidentes signos de hete- tido político es el PJ y de si es o no un partido
Penna, de Rawson, de Ayerza, de Pirovano y mentos e igual asistencia médica que éste.
de Güemes, para no hablar sino de los gran- rodoxia ideológica. Dan mucha importancia (como algunos reputados integrantes de la
La urgencia de vigilar el caudal humano de la
des precursores desaparecidos. Nación no es un problema sentimental, ni es a la “carrera política” dentro del partido, neointelligentzia lisa y llanamente niegan, y
De ahí que toda la clase médica y una mera cuestión de filantropía, es un impe- como vía para acceder a los cargos públicos. no por la razón de que es un “movimiento”)
desde luego también el pueblo de la Nación, rativo que resulta de la igualdad de derecho Y en general, una vez en dichos cargos, no debería pasar a un segundo plano. El pro-
que será el beneficiario directo de esta inno- a la vida y a la salud. La medicina, dentro de dejan de consultar a sus organismos parti- blema “científico” del que se tendrían que
vación institucional, quedamos obligados esta concepción, adquiere su verdadero
para con el líder de la Revolución del 4 de darios sobre determinadas decisiones o ocupar estudiosos y académicos es el de la
aspecto y un nuevo sentido la acción del
junio de 1943, coronel Perón, por haber reco- designaciones. Los cargos públicos se naturaleza y valor de la Comunidad
médico, que debe posesionarse profunda-
gido e impulsado a su realización aquel anti- mente de esta valoración de la existencia cubren en correspondencia con el nivel que Organizada, el de la integración del pueblo
guo anhelo, que también hallara eco en humana, en función de la colectividad. Cada cada uno ha alcanzado en la escala de su “ca- a través de sus “organizaciones libres” y el
Hipólito Irigoyen, quien, con su gran sensibili- enfermo, cada deficiencia física o mental, rrera política”. Se intenta asegurar en la fun- de cómo hizo el peronismo para satisfacer
dad para las necesidades populares, durante cada muerte prematura es un perjuicio para ción pública tanto la homogeneidad ideoló- las necesidades de todo el pueblo. Cosa que
su primera presidencia había encomendado todos. gica y programática como el reconocimien- la institucionalización y rutinización de cual-
al doctor Agudo Avila la planificación del No expondré en esta oportunidad el
Ministerio de Salud Pública. to y el cumplimiento de los “códigos” pro- quier partido político está bastante lejos de
programa de la Secretaría, pero no puedo
La idea fracasó entonces por mira- menos que indicar someramente los proble- pios del partido. Los partidos políticos de tra- lograr.
mientos formales derivados del enunciado mas de la salud pública que sólo ahora será dición europea son “burocráticos”, “forma-
limitativo de ministerios en el texto constitu- posible encarar, en condiciones con las que les”. “rutinizados”. Pueden ser, además, par-
cional con determinación de sus respectivos no ha contado mi predecesor, el doctor tidos de masas, de extracción sindical, pero
ramos, frustrándose así, paradojalmente, una Viera, que tanto ha hecho, sin embargo, nunca “populistas”. Aparentemente no hay Roberto Mario Magliano
iniciativa que venía impuesta por el mismo entre tantas dificultades, desde el cargo de
preámbulo de la Constitución en cuanto Director General de Salud Pública.
declara propósito esencial de la organización Mantenemos todavía el régimen
estatal el velar por el bienestar colectivo. individualista de la medicina que contempla
El P. E. de la Nación ha atendido, la posibilidad de resolver el caso aislado, den-
pues, esa postulación constitucional, al resol- tro del binomio contractual que configuran
ver, en acuerdo general de Ministros, que la al enfermo por un lado y el médico por otro.
Secretaría de Salud Pública tenga el poder y Las grandes transformaciones sociales del
las atribuciones suficientes para estructurar la mundo -y el mismo progreso de la medicina-
defensa de la salud pública y propender a la han impuesto la participación de un tercer
formación de un pueblo fuerte, sano y útil. componente, la sociedad, la sociedad tan
No podemos estar atentos, única- comprometida en la realización del indivi-
mente, a reponer la salud de los enfermos o a duo como el mismo individuo.
HOMENAJE
¿Qué quiere demostrar el autor? laciones que experimenta su forma de hacer La desigual distribución, en indivi- la Nación y en virtud de la cual la Argentina
Que el peronismo comenzó como un parti- política. Los estudiosos del peronismo, seña- duos y zonas geográficas, de la riqueza, ha se ha puesto a la par de los demás países cul-
influido para que los profesionales de la medi- tos del mundo.
do de base sindical y terminó por convertirse la el autor, rara vez se han ocupado de la
cina se distribuyan en forma igualmente desi- Mediante la sanción de una ley orgá-
en un partido clientelista. La transformación organización partidaria como objeto de gual, concentrándose allí donde es mayor el nica de Salud Pública y de un Código
se habría producido a partir de 1983, cuan- investigación académica. Nuestro libro porcentaje de habitantes capaces de pagar Sanitario, daremos oportunamente el primer
do el peronismo empieza a poner los ojos en toma justamente esa dirección que los estu- asistencia médica libremente convenida, lo paso importante hacia la unificación de los ser-
los sectores sociales medios e independien- diosos desechan. De esta forma se distingui- que origina una plétora profesional en la vicios médicos, que tiene que ser una obra for-
tes y a relegar a los sectores obreros, para ría del resto de la bibliografía existente y con- Capital Federal, por ejemplo, donde existe un zosamente lenta, paulatina y llevada adelante
quienes las organizaciones sindicales consti- tabilizaría para los estudios peronistas un médico cada 381 habitantes contra un médi- sin apresuramientos y sin improvisaciones.
co cada 4.350 en el interior de la República. Entiendo que el personal técnico
tuyeron siempre un instrumento, no sólo novedoso aporte. Según Levitsky el partido debe escalafonarse en forma tal de obtener
La medicina curativa de las clases no
con el que pelear las cuestiones socio- peronista en sus orígenes fue tanto de base pudientes, en virtud de ese régimen indivi- su dedicación total a las tareas especializadas
laborales, sino también con el que tener inje- sindical como populista. La gran diferencia dualista tradicional, se funda principalmente que son específicas de esta repartición. El per-
rencia y poder políticos. El autor lo manifies- con la mayoría de los partidos europeos de en el principio de la caridad cristiana, base sonal auxiliar y obrero -que por la índole de
ta claramente: “Para poder conquistar al base sindical es que “sus orígenes eran sentimental que resulta ya anacrónica, su trabajo está expuesto a riesgos muy
electorado de clase media, decían [los reno- indiscutiblemente populistas”. Y aquí apa- socialmente insuficiente y moralmente dis- serios- debe también escalafonarse con un
minutiva de la personalidad humana. La cari- criterio amplio y generoso, pues su colabora-
vadores], el PJ debía aflojar sus lazos con el rece el prejuicio.
dad es una virtud cristiana admirable, pero ción tiene un valor inapreciable para los ser-
sindicalismo, abstenerse de hacer hincapié Populismo y clientelismo son, en no puede ser la base de una doctrina para el vicios.
en los símbolos y la retórica tradicionales del política, dos términos peyorativos. El térmi- gobierno de la salud pública. La revolución argentina ha venido en
partido, hacer un mejor uso de los medios no “populismo” proviene de la literatura En cuanto a la medicina preventiva, esta como en otras materias, a poner por
técnicos de la comunicación de masas y política estadounidense y se refiere a los ella sólo beneficia hoy por hoy a muy peque- obra el pensamiento de los constituyentes de
abandonar su imagen autoritaria y conser- gobiernos que toman medidas generaliza- ños núcleos de población, siendo así que 1853, tan pródigo en previsiones que duran-
vadora en lo social en favor de una platafor- debe dirigirse a las grandes masas humanas y te largos años fueron una vana promesa para
das en beneficio de la gente común, sin preo- sus destinatarios.
ma más progresista”. actuar permanentemente en su mismo
cuparse demasiado por cuidar la fuente de He ahí una continuidad ideal, que la
medio.
El autor le achaca -injustamente- a su financiamiento o los méritos de quienes La solución de estos problemas historia destacará cuando se escriba la pági-
la Renovación este desenlace del peronis- las reciben. La idea que se tiene de los requiere un plan racional y la acción exclusiva na de estos días apasionados; apasionados,
mo, la incorporación de la práctica cliente- gobiernos “populistas” es que son pródi- de un organismo estatal poderoso. porque una gran pasión ha encarnado en un
lista como estilo político y electoral pleno y gos, dadivosos, adictos a favorecer al pue- Así lo han entendido los países más hombre que quiere servir abnegadamente a
habitual. ¿En qué consistiría? Levitsky defi- blo común con incrementos salariales masi- adelantados de Europa y América, que cuen- su pueblo.
ne el clientelismo (machine politics) como vos, subsidios, préstamos blandos, control tan con Ministerios de
“un patrón informal de organización políti- de precios o establecimiento de precios “po- Salud Pública desde
hace mucho tiempo:
ca, en el cual los recursos del Estado, en espe- líticos”, concesiones sociales múltiples, etc. Inglaterra y Canadá
cial los empleos públicos, son la principal El ejemplo paradigmático en los Estados desde 1919, Francia
moneda en el intercambio político entre los Unidos fue la presidencia de Andrew desde 1920, Chile desde
actores partidarios de mayor y menor nivel”. Jackson, cuyo mandato se extendió por dos 1924, Ecuador desde
En síntesis, la práctica clientelista, pri- períodos consecutivos entre 1829 y 1837. 1930, Colombia desde
Jackson culmina su segunda presidencia 1931, Alemania, Brasil y
mero, fragmentó y debilitó la estructura polí-
Méjico desde 1934,
tico-organizativa del sindicalismo, que fuera con una gran crisis financiera. Costa Rica desde 1936, y
el principal componente del peronismo El término “populismo” sólo se poco más tarde
desde sus comienzos hasta 1983. Esa frag- puede comprender adecuadamente dentro Paraguay, Perú, Turquía,
mentación demandó la búsqueda de otros de la mentalidad estadounidense. En nues- Uruguay, Venezuela,
recursos para solventar económica y política- tra opinión, “populismo” se opone a “indivi- etc.
mente la acción proselitista: “Reintegrados a dualismo” o, si se prefiere, a “individuo”. El Estas referen-
cias bastan, por sí mis-
la política electoral en 1983, los dirigentes estadounidense tiene una confianza casi
mas, para justificar de
del PJ comenzaron a buscar otras fuentes de absoluta en el esfuerzo individual y en la sobra la medida que ha
recursos que no fueran las sindicales y la más acción por sí mismo. En otras palabras, desa- tomado el gobierno de
importante fue el Estado”. Segundo, utilizó prueba la intervención estatal. No todos
métodos más “modernos” de captación de merecen ayuda, no hay que malgastar los
votantes, como ser, encuestas de opinión, dineros públicos en cualquiera, menos si
consultas a expertos de marketing, uso son pobres. Lo que queremos decir es que
intensivo de los medios de comunicación “populismo” es una terminología ajena a
masiva, entre otros. Tercero, empleó un acei- nuestra manera de ver y de conceptuar las
tado aparato político integrado por “punte- cosas. No ser “populista” quiere decir ser “in-
ros” locales cooptados, quienes se ocuparían dividualista” y “pragmatista”, según lo
de mantener contacto directo y permanente entiende la filosofía anglosajona. El término
con la gente y de atender sus reclamos y nece- no puede ser aplicado gratuitamente a la
sidades (de alimentos, medicamentos, subsi- realidad política latinoamericana y argenti-
dios, préstamos, trabajo, etc.), a fin de obte- na (y por ende al peronismo), como lo ha
ner su adhesión y su voto. hecho nuestra neointelligentzia académica
Hasta aquí la tesis expuesta en el nativa, de la que se nutre nuestro autor (y no
libro. Tratemos de hilar un poco más fino, de sólo él, sino también nuestra juventud uni-
profundizar y desarmar el pensamiento de versitaria). Basta repasar la bibliografía
Levitsky. Su auténtica intención es estudiar nacional consultada para darse cuenta de
la organización partidaria del peronismo. Su quiénes escriben y qué piensan sobre el pero-
“funcionamiento interno” explicaría las osci- nismo.
breve e ilustrativo de historia contrafáctica: nuestros países conforme a su tipo de desa-
Decreto de ley 4161 del 5 de Marzo de 1956 la percepción de amenaza que hacia el año rrollo, sino también la singularidad de su
El 5 de marzo se cumplieron 60 años del Decreto Ley 4161 de la 1943 infundía el comunismo como “revolu- propio origen y modos de transición al sindi-
ción probable”, en parecidos términos a lo calismo.
Revolución Libertadora, que sabía muy bien que su labor no ocurrido en el caso boliviano o chileno, en Pero resulta poco sostenible aceptar
estaría completa si no borraba de la faz de la tierra al peronismo donde diferentes combinaciones habían cor- que el rol de los comunistas en esa época fue
porizado esa amenaza. Di Tella no desarrolla infravalorado, “ignorando el importante
hasta en sus aspectos culturales. la lógica de este modo de historizar en peso que esa ideología estaba adquiriendo
retrospectiva, pero coincide en el hecho en el medio popular”. Con todo, es mucho
que, en sí misma, la “posguerra” se presen- menos plausible, a la luz de las evidencias
taba cargada de peligros. No desde luego, históricas, admitir que lo que era “foráneo”
Prohibición de elementos de afirmación ideológica o de porque la izquierda hubiera podido dirigir en la Argentina, como sostiene Di Tella, “no
propaganda peronista. Publicado en el Boletín Oficial un proceso de movilización popular. En rea- era la ideología, sino la misma condición
lidad el peligro que veía Perón en la posgue- extranjera de la gran parte de la militancia y
del 9 de marzo de 1956 rra era el de una escalada de las potencias del ambiente tradicional en los lugares de
vencedoras contra un país como la trabajo, que por diversas razones estaba
Argentina, que a fin de cuentas hasta cambiando radicalmente”. Un razonamien-
Visto parientes, las expresiones “peronismo”, “peronis- comienzos de 1945 había sido un neutral to circular que en todo caso separa lo que
el Decreto 3855/55 por el cual se disuelve ta”, “justicialismo”, “Justicialista”, “tercera posi- poco confiable y desde entonces un aliado los hombres piensan de lo que los hombres
el Partido Peronista en sus dos ramas en virtud de ción”, la abreviatura PP, las fechas exaltadas por el tardío. Este punto no carece de interés con son realmente. O directamente un absurdo,
su desempeño y su vocación liberticida, y régimen depuesto, las composiciones musicales relación al tema tratado por Di Tella: la como sería esperar que una población
“Marcha de los Muchachos Periodistas” y “Evita estructura sindical bajo dirección socialista extranjera tuviera una conciencia nacional
Capitana” o fragmentos de las mismas, y los dis- se apoyaba en aliados internacionales que
Considerando: cursos del presidente depuesto o su esposa, o frag-
de su propia situación.
Que en su existencia política el Partido mentos de los mismos. influyeron en el apoyo al embajador nortea- Pero Di Tella está en lo cierto al pla-
Peronista, actuando como instrumento del régi- b) La utilización de las personas y con los mericano Braden en 1945, en nombre tam- near reparos a la tesis de una continuidad
men depuesto, se valió de una intensa propagan- fines establecidos en el inciso anterior, de las imá- bién ellos de la democracia sindical y la con- entre el “viejo sindicalismo” y su trasvasa-
da destinada a engañar la conciencia ciudadana, genes, símbolos, signos, expresiones significati- ciencia de clase. miento hacia el nuevo modelo de integra-
para la cual creó imágenes, símbolos, signos y vas, doctrina, artículos y obras artísticas que pre- Puesto que Di Tella conoce bien el
expresiones significativas, doctrina, artículos y
ción sociopolítica. Contrariamente a las tesis
tendan tal carácter o pudieran ser tenidas por proceso político latinoamericano, en esta de Torre o Portantiero, sostiene que, lejos de
obras artísticas. alguien como tales creados o para crearse, que de
Que dichos objetos, que tuvieron por fin alguna manera cupieran ser referidos a los indivi-
obra ha conseguido lo que pocos investiga- tratarse de dos actores sociales autónomos,
la difusión de una doctrina y una posición política duos representativos, organismos o ideología del dores lograron antes que él, o sea, conside- se habría producido una cooptación de algu-
que ofende el sentimiento democrático del pueblo Peronismo. rar en forma comparativa la dinámica sindi- nos dirigentes tradicionales, en su gran
Argentino, constituyen para éste una afrenta que c) La reproducción de las personas y con cal argentina con relación a lo acontecido en mayoría procedentes de la corriente sindica-
es imprescindible borrar, porque recuerdan una los fines establecidos en el inciso a), mediante cual- Brasil, Chile o México. Sin duda es un recur- lista o, en algunos casos, socialista.
época del escarnio y de dolor para la población del quier procedimiento, de las imágenes, símbolos y so valioso a fin de comprender la particulari-
país y su utilización es motivo de perturbación de demás objetos señalados en los incisos anteriores.
la paz interna de la Nación y una rémora para la dad, no ya del conflicto social e industrial en Carlos Fernández Pardo
consolidación de la armonía entre los Argentinos.
Que en el campo internacional, también Art. 2°. Las disposiciones del presente decreto-ley
afecta el prestigio de nuestro país porque esas doc- se declaran de orden público y en consecuencia no
trinas y denominaciones simbólicas, adoptadas podrá alegarse contra ellas la existencia de los
por el régimen depuesto tuvieron el triste mérito derechos adquiridos.
de convertirse en sinónimo de doctrinas y denomi- Caducan las marcas de industria, comer-
naciones similares utilizadas por grandes dictadu- cio y agricultura y las denominaciones comerciales
ras de este siglo que el régimen depuesto consi- o anexas, que consistan en las imágenes, símbo-
guió parangonar. los, y demás objetos señalados en los incisos a) y b)
Que tales fundamentos hacen indispen- del artículo 1º.
sable la radical supresión de esos instrumentos o Los Ministerios respectivos dispondrán
de otros análogos, y esas mismas razones impo- las medidas conducentes a la cancelación de tales
nen también la prohibición de su uso en el ámbito registros.
de las marcas y denominaciones comerciales,
donde también fueron registradas con fines publi- Art. 3°. El que infrinja el presente decreto- ley será
citarios y donde su conservación no se justifica, penado:
Steven Levitsky
atento al amplio campo que la fantasía brinda
para la elección de insignias mercantiles.
a) Con prisión de treinta días a seis años y
multa por m$n 500 a m$n 1.000.000.
La transformación del justicialismo
b) Además, con inhabilitación absoluta Del partido sindical al partido clientelista, 1983-1999
Por ello, el Presidente Provisional de la por doble tiempo del de la condena para desem- Buenos Aires, Siglo XXI Editora Iberoamericana, 2005, 387 páginas
Nación Argentina, en ejercicio el Poder Legislativo, peñarse como funcionario público o dirigente polí-
decreta con fuerza de ley tico o gremial.
c) Además, con clausura por quince días,
Art. 1º. Queda prohibida en todo territorio de la y en caso de residencia, clausura definitiva cuando
Nación: se trate de empresas comerciales. Los trabajos de investigación sobre El libro que nos toca reseñar en
a) La utilización, con fines de afirmación Cuando la infracción sea imputable a el peronismo hechos por autores estadouni- esta oportunidad pertenece a un egresa-
ideológica Peronista, efectuada públicamente, o una persona colectiva, la condena podrá llevar
propaganda Peronista, por cualquier persona, ya como pena accesoria la disolución. denses tienen el mérito de ser confecciona- do de la Universidad de California-
se trate de individuos aislados o grupos de indivi- Las sanciones del presente decreto-ley dos con rigor científico. Utilizan una metodo- Berkeley y docente e investigador de la
duos, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, será refrendado por el Excmo. Señor vicepresiden- logía de excelencia, recurren a fuentes de pri- Universidad de Harvard. La obra es pulcra
sociedades, personas jurídicas publicas o privadas, te provisional de la Nación y por todos los minis- mera mano, demuestran idoneidad en el uso y académicamente impecable. Sin embar-
de las imágenes, símbolos, signos, expresiones sig- tros secretarios de Estado en acuerdo general.
nificativas, doctrina, artículos y obras artísticas, de métodos cuantitativos, hacen muchas go -nos parece-, para explicar la naturale-
que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas entrevistas a personalidades destacadas e za del peronismo y del PJ queda atrapada
por alguien como tales, pertenecientes o emplea- Art. 4°. Comuníquese, etc. influyentes, confeccionan estadísticas, cua- desde su inicio en un esquema conceptual
dos por los individuos representativos u organis- dros comparativos, pasan un buen tiempo que a esta altura resulta un prejuicio. Y
mos del Peronismo.
en el país, etc. Saben juntar información y como todo prejuicio impide ver con clari-
Se considera especialmente violatoria a Aramburu-Rojas-Busso-Podestá Costa-Landaburu
esta disposición la utilización de la fotografía, Migone-Dell' Oro Maini-Martínez-Ygartúa- dónde conseguirla. Pero fallan en el análisis dad la realidad de las cosas. Cuando no
retrato o escultura de los funcionarios Peronistas o Mediondo-Bonnet-Blanco-Mercier-Alsogaray- cualitativo, en el contenido, en la lectura e facilita la deliberada intención de ocultar
sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el Llamazares-Alizón García-Ossorio Arana-Hartung- interpretación de su objeto de estudio. la verdad.
nombre propio del presidente depuesto, el de sus Krause.
OPINIÓ N
Comunidad Sudamericana:
entre cumbres y valles
A veces las metáforas geológicas sir- rá, por supuesto, los inocultables problemas
ven para pensar la política. La flamante (y parálisis) del uno y del otro. Para decirlo en
Torcuato S. Di Tella Comunidad Sudamericana de Naciones - una síntesis: será lo mismo, pero más
lanzada desde las milenarias alturas de amplio. Una fuga hacia delante, más que
Perón y los sindicatos Cuzco- atraviesa ahora su primer valle. Estos una salida del laberinto en que nos halla-
suelen ser lugares de más reparo y acogedo- mos.
El inicio de una relación conflictiva res que las altas cumbres, pero a veces su tra- Otro sería el cantar si la pensáramos
Buenos Aires, Ariel Historia, 2003, 474 páginas vesía puede ser larga y difícil. Son aquellos como una institución esencialmente política.
“valles de lágrimas” de los que tanto hablan Entonces la Comunidad no sería simplemen-
la literatura y la historia. Y hay que saber atra- te el nombre futuro del Mercosur más el
Hay que batir al naziperonismo del 1946 con- vesarlos, porque de nada sirvió haber escala- Pacto Andino, sino algo más: afectaría no
He aquí el resultado de por lo menos do la cumbre si luego no podemos atravesar sólo a nuestros estómagos, sino también
tres décadas de indagación en torno a los orí- tiene tesis que Germani no habría rechazado
el valle. Y sin la travesía de ese llano, tampo- nuestras cabezas y nuestros valores. Mejor
genes del peronismo y, sobre todo, de las del todo, porque el sociólogo italiano pro- co habrá una nueva cumbre que incite real- aún, le pondría más inteligencia a la fatigosa
relaciones y precedentes que el historiador longó en el estudio del peronismo su comba- mente nuestra imaginación y justifique un discusión de los bolsillos. Claro que para ello
te antifascista personal. esfuerzo adicional. Es entonces cuando sue- habrá que repensar el sentido profundo de
suele hallar entre la novedad y el pasado.
Peronismo y sindicatos han sido una Pero tanto en Germani como en el len ocurrir algunas de estas dos cosas: o la desprestigiadísima palabra política. No se
relación constitutiva y dialéctica de dimen- propio Di Tella lo que destaca es la lamenta- impotentes nos empantanamos en el valle tratará en este caso de la política que se hace
siones sociales y políticas a la que se han ción que clama al cielo porque en la (entre cumbres que se han transformado en cuando no se puede avanzar en el terreno de
dedicado numerosos trabajos de investiga- Argentina el populismo vino a ocupar el sitio murallas); o alentamos la falsa ilusión de los negocios (una suerte de entretenimiento
ción. En este caso Di Tella ofrece una genero- “de lo que sería un movimiento laborista o potenciales cargadores que harán el esfuer- “superestructural”, como decía el viejo mar-
sa trayectoria documental que pone al servi- socialdemócrata -o de un partido como el zo por nosotros. xismo); ni tampoco de la política entendida
cio de un enfoque teórico preciso y directa- Demócrata norteamericano- si las condicio- Después del éxito de la reciente cum- como “continuación de la guerra por otros
mente planteado como marco. En cierto nes económicas y culturales estuvieran más bre de Cuzco, la flamante Comunidad medios” (Clausewitz, dixit). ¡Para eso ya
modo, renueva el argumento tradicional del maduras”. Sudamericana de Naciones atraviesa ahora están el Mercosur actual y el Pacto Andino,
antiperonismo sobre la autonomía obrera, La movilización de las masas, sin el desafío de su primer valle. Y si bien no con sus guerras sectoriales, batallas cuasi
experiencia de organización, conllevó una podría hablarse ya de un “valle de lágrimas”, semanales y treguas diplomáticas cuando la
la libertad sindical y la verdadera entidad del
puesta en disponibilidad, que es una cate- resulta evidente que el llano del Mercosur y sangre amenaza con llegar al río! Es aquí
sindicalismo anterior a Perón. Pero si hemos la pampa elevada del Pacto Andino no son donde acude a mi memoria una hermosa
de leer aquella tradición organizativa a la luz goría precisamente utilizada por Germani
que sirve para racionalizar la célebre metá- precisamente terrenos libres de turbulencias metáfora de Hannah Arendt: “la política es el
del conflicto político nacional, el sindicalis- y vientos encontrados. Si la altura de Cuzco arte de hacerlo todo de nuevo”, escribía esta
mo preperonista resulta un constructo fora del legislador Radical Ernesto
Sanmartino cuando se refería a la moviliza- enfermó a más de uno, el nivel del mar no los inquietante pensadora judía-alemana, entre
sociológico que, a decir verdad, carece de mejorará de inmediato. Como siempre, la barbarie del holocausto y las ruinas de los
importancia en términos de la cultura y la ción social y política de los trabajadores pero-
antes de la medicina lo mejor es un buen bombardeos aliados. Si el gesto de Cuzco
práctica sindical de los trabajadores argenti- nistas calificándola de “aluvión zoológico”. diagnóstico. Me parece que la primera pre- tiene un sentido, no es para prolongar lo que
nos. Lamentablemente, se trata de un perío- En los Capítulos I y II el autor desa- gunta que es necesario hacerle a los padres ya hay, ni para entretenerse entre ronda y
do de acción programática en el terreno rrolla un análisis de los modelos organizati- (ya que la criatura es todavía demasiado ronda de negocios, sino para plantear una
laboral completamente superada teórica y vos en las clases populares bajo el predomi- joven como para responder por sí misma), es salida del laberinto. Y, como recordaba nues-
prácticamente por el sindicalismo peronista nio de una orientación “pragmática”, dete- acerca de la naturaleza de lo que han creado. tro muy criollo Leopoldo Marechal, “de todo
post 1945. En los hechos, también lo fue por niéndose menos en la consabida “concien- Es cierto, la han bautizado y ya tiene nom- laberinto se sale por arriba”.
la política social justicialista. cia de clase” que en la construcción social de bre, ¿pero qué es esta Comunidad O la Comunidad Sudamericana de
Es cierto que la relevancia de un la realidad política desde las “mentalida- Sudamericana de Naciones que acaba de Naciones es y se organiza como ese “arriba”
determinado campo de estudio queda fuera des”. El Capítulo II pone en juego un aspecto nacer? ¿Acaso la sumatoria del Mercosur (político) del laberinto (económico), o será a
de discusión en el nivel de la actividad aca- del argumento central de Di Tella, como es el más el Pacto Andino -por consiguiente una mediano plazo un nuevo problema. ¡Otra
démica. No lo es menos el hecho que la de la existencia de elites anti statu quo. La unión aduanera y una asociación más cumbre más para fastidio de los presidentes
curiosidad intelectual es recomendable en importancia de la combinación de estas eli- amplia, pero siempre de naturaleza funda- y preocupación de los médicos presidencia-
todo los casos, porque sin tal motivación, la tes como fracciones del bloque dominante mentalmente económica- o es algo más? Y les! Me parece que la recién nacida
búsqueda de la verdad se inhibe y la activi- con una masa en estado de movilización en este caso, ¿qué más? La cuestión no es Comunidad Sudamericana de Naciones
dad científica se ve frustrada. Pero su signifi- social es lo que define al populismo clásico. retórica, ni de nombres, sino fundamental debería comportarse como “valle” (prote-
cado político es algo diferente. Perón y los La vinculación carismática resultaría ser, por para que la criatura comience a andar y lo giendo y resguardando lo común, lo políti-
último, el nexo funcional para la realización haga por un determinado lugar (¿valle de co, el hogar , el oikos, la economía en su sen-
sindicatos es un libro político y leerlo de ese
del proyecto político. lágrimas o travesía para juntar fuerzas y vol- tido más prístino), antes que como “cum-
modo rinde sus frutos.
ver a subir?). bre”. Sólo así las previsibles turbulencias de
Di Tella es sincero cuando reconoce El Capítulo III ofrece una rica des-
Esta alternativa es expresada por los las alturas serán compensadas con la opor-
la prioridad de la tesis de Gino Germani refe- cripción que no prescinde del trazado bio-
protagonistas en público y en privado- con tuna calma de los valles; sólo así este
rida a la “disponibilidad” y a la “baja autono- gráfico de numerosos personajes como así diferentes nombres y polémicas. Primero fue Mercosur ampliado tendrá -cada vez que
mía” de las masas en el apoyo a Perón y, con tampoco de la descripción del marco regio- el nombre (¿unión o comunidad?); ahora, todo parezca perdido- una suerte de “pres-
ello, la instalación de un modelo vertical de nal de las relaciones laborales. En el análisis ¿cómo institucionalizarla? ¿Creando orga- tamista de última instancia”: la sabiduría de
conducción y organización del sindicalismo. de Di Tella la heterogeneidad de la clase obre- nismos nuevos, recreando los que están, los estados, por sobre (o debajo) de la ratio
Si bien su estudio está referido tan sólo al ra se revela como una asunción analítica que mirando a Europa, recordando la OEA, etc., naturalmente guerrera de sus socios comer-
vínculo de Perón con el movimiento obrero resulta central para su propósito. Por otra etc.? Nada es sencillo ni rápido, pero “relle- ciales. Si hay algo que aprender de la vieja
entre 1943 y 1946, no cabe duda que abre el parte, esta categoría preside la descripción nar” con materia el gesto simbólico del tem- Europa, es precisamente esta lección de sabi-
campo para inferir su valoración de las trans- socioeconómica de las ramas de actividad y plo de Koricancha es el desafío de este pri- duría. Claro que esto supone también un
formaciones que conoció el país en todos los sus tipos de organización particular en las mer valle. duro aprendizaje local: presidentes que se
órdenes de la vida nacional entre 1945 y secciones que siguen. Y como se trata de materia opina- comporten como estadistas, sociedades que
1955. En tal sentido cabe preguntarse: ¿qué Sin duda que para una obra extensa ble, vale la pena ejercer el compromiso inte- vuelvan a respetarlos y hombres de negocios
debe el sindicalismo nacional de masas a los como es el caso de Perón y los Sindicatos se lectual de hacerlo. Me parece que si la fla- con bolsillos y cabezas. Difícil, pero no impo-
precedentes organizativos “ideologistas”, ya impone un cierre en la forma de conclusio- mante Comunidad Sudamericana de sible. Pero, ¿no es mejor correr el peligro de
sean el socialdemócrata, el leninista o el anar- nes. A nuestro entender, Di Tella cumple ese Naciones es nada más que el Mercosur errar en lo grande, que volver a acertar en lo
quista? Nada. Para el caso hay que señalar propósito en el Capítulo 11 titulado, ampliado y eventualmente reunido con el pequeño? Lo primero deja esperanza, lo
que las consideraciones sociológicas del Copamiento del Movimiento Obrero. En el Pacto Andino, se habrá creado una institu- segundo no.
famoso documento de Victorio Codovilla comienzo el autor se detiene en un ejercicio ción esencialmente económica que hereda- Mario Casalla
OPINIÓ N
sociales, la prédica constante y excluyente incontenible y a la cual era ajena la inmensa
del país blanco y bien pensante -practicada mayoría de pueblo.
con mayor o menor intensidad pero sin inte- Además de la obra de gobierno y de
rrupciones desde 1945 hasta nuestros días-, los esfuerzos casi desesperados por mante-
habían producido sus efectos. El fenómeno ner la unidad del movimiento, preocupa-
quizá más significativo -tan halagüeño ción central de Perón durante esos meses
11 de Marzo de 1973 como preocupante- era la incorporación
masiva al movimiento de la juventud de
fue formular su legado político, como lo tes-
timonia fehacientemente la rigurosa y bri-
clase media, de origen antiperonista. llante investigación llevada a cabo por Oscar
Exposición del 14 de marzo de 2006 en el acto conmemorativo Incorporación que en muchos casos tuvo un Castellucci, publicada a fines del año pasado
organizado por la Secretaría de Organización del Partido carácter efímero y fue seguida de un desen- por la Comisión en cargada por ley de reali-
canto pernicioso. zar una edición crítica de las obras de Juan
Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Kelly Olmos. Pero los episodios que se sucedie- Perón. La investigación de Castellucci figura
Participaron del panel Fermín Chávez y Mario Casalla. ron a partir del 11 de marzo de 1973 no como estudio introductorio a la edición del
difieren demasiado, después de todo y cam- Modelo argentino para el proyecto nacio-
biando lo que haya que cambiar, de los que nal, que no otro fue el fruto de aquella preo-
se registraron en otros procesos de libera- cupación de Perón por fijar por escrito sus
Nadie duda de que el 11 de marzo comprensión las investigaciones académi- ción nacional ocurridos por esos años. ideas políticas.
de 1973 se produjo en nuestro país un ver- cas, pomposamente autotituladas científi- Pensemos en Argelia, Vietnam o Irán. Una El Modelo…, lamentablemente no
dadero acontecimiento histórico. Luego de cas. En ellas, el peronismo constituye un cosa es cuando se lucha contra el opresor, consultado por los políticos del peronismo
dieciocho años de proscripción, persecu- mero objeto de estudio, siempre abordado otra cuando logra derrotárselo. Las contra- con la asiduidad que sería de desear, es
ción, represión, cárceles, muerte, el peronis- desde una racionalidad ajena y con catego- dicciones que se mantenían latentes en vir- quizá el producto más genuino y rescatable
mo accedía nuevamente al gobierno en elec- rías que le son completamente inadecua- tud de la lucha contra el enemigo común de aquella etapa turbulenta que le tocó vivir
ciones libres, impulsado por un formidable das. Al tradicional ensayo de encorsetarlo suelen estallar con la conquista del poder. al movimiento desde el 11 de marzo de
torrente popular. Finalizaba así un largo peri- dentro de los regímenes autoritarios de dere- Sin embargo, el 11 de marzo se 1973 hasta su caída poco honrosa en marzo
plo cuyo punto de partida simboliza bien el cha, como una suerte de fascismo criollo, se había triunfado y se había dado el paso deci- de 1976.
tristemente célebre Decreto 4161, dictado suceden hoy los intentos de comprenderlo sivo para alcanzar el objetivo que había sido El Modelo…no es, en síntesis, sino
hace justo cincuenta años. como un populismo de izquierda, echando el anhelo de toda una generación: el retorno la reiteración del proyecto del 49, enriqueci-
¿Qué había sucedido? ¿Cómo mano a una categoría relativamente anti- de Perón a la patria. Cámpora al gobierno, do por la experiencia y la reflexión de veinti-
entender que un movimiento expulsado vio- gua de las ciencias sociales de origen esta- Perón al poder; ésa era la consigna que sin- cinco años. En esencia, la idea de la
lentamente del poder dieciocho años antes dounidense, remozada a través de apelacio- tetizaba dieciocho años de lucha, años Comunidad Organizada es simple. La
y combatido de ahí en más sin piedad ni des- nes a Gramsci y a Lacan. Me refiero, por poblados de heroicidades y sacrificios hoy Comunidad Organizada no es de izquierda
mayo en carne y espíritu obtuviera semejan- ejemplo, a Laclau. casi inimaginables aunque también -se ni de derecha pues no obedece al devenir de
te victoria, inesperada para sus adversarios Lo que no se entiende, lo que impone reconocerlo- por bajezas y traicio- la historia europea tal como ésta se desen-
hasta poco tiempo antes? muchas veces el mismo peronismo no nes, como sucede en todos los procesos volvió después de la Revolución Francesa. En
No es fácil explicar los hechos histó- entiende, es que él posee su propia raciona- revolucionarios, cuyos actores son hombres la política arquitectónica de Perón -más cer-
ricos. A las traiciones de la memoria - lidad que, con palabras de Graciela Maturo, y mujeres y no ángeles. cana a Aristóteles que a Hobbes, Locke o
acosada por el olvido, artista, siempre falaz- podemos llamar mestiza, racionalidad que Porque eso significaba el retorno de Rousseau- los partidos políticos, plenamen-
y a la parcialidad de los testimonios y docu- proviene de lo más hondo de nuestras raíces Perón: reanudar desde el poder la transfor- te reconocidos, no desempeñan sin embar-
mentos disponibles se añade la subjetividad histórico-culturales. El proyecto de la mación revolucionaria abortada el 1955. go el rol protagónico en la vida comunitaria;
OPINIÓ N

de quien rememora y reconstruye y la Comunidad Organizada es la concreción Revolución que no obedecía al modelo fran- menos aún en términos de una lucha dialéc-
influencia insoslayable de los tiempos pre- política, jurídica, social, económica, cultu- cés ni al norteamericano pero tampoco al tica entre derechas e izquierdas. El proyecto
sentes. Mucho más difícil en nuestro caso, ral, educativa, científico-tecnológica, en fin, soviético o al chino, por más simpatía que de la Comunidad Organizada apuesta fun-
esto es, en el caso de un movimiento políti- institucional, de esa racionalidad mestiza. Perón manifestara hacia Mao Tse Tung y su damentalmente a las fuerzas creadoras,
co, social y, en definitiva, existencial que Lo que el 11 de marzo de 1973 pueblo. Revolución que consistía funda- constructivas e integradoras que alientan en
sigue vivo, que impera sin solución de conti- triunfó en las urnas, lo que a partir de allí mentalmente en reemprender la construc- el seno del pueblo, tanto o más poderosas
nuidad desde su nacimiento, allá por 1945, vuelve una y otra vez a la superficie a pesar ción de una comunidad profundamente que las fuerzas disociadoras que, como es
hasta nuestros días. Es más, que hoy es de de los errores e inconsecuencias, pérdidas disociada ahora a raíz de los largos años de obvio, también existen y actúan y son pro-
nuevo gobierno y que tiene otra vez en sus circunstanciales de rumbo y demás, es esta guerra civil. movidas sistemáticamente -a sabiendas o
manos gran parte del destino de la Nación. racionalidad mestiza, el intento de construir Sabemos que pasó después y como no- por los enemigos del pueblo.
El peronismo tiene un pasado pero una realidad diferente, una modernidad terminaron las cosas en 1976. ¿Termina- La mejor prueba de la existencia de
no es pasado. No es algo acabado, conclui- alternativa exenta de los males que llevaron ron? Evidentemente, no. Fracasó el esfuer- esas fuerzas constructivas es la recuperación
do. Todos los acontecimientos que lo confi- a Europa a devorarse a si misma en dos gue- zo supremo, llevado a cabo entre 1976 y que ha experimentado el país después de la
guran están pues en cierta forma presentes rras insensatas y criminales para después 1983, por borrar, esta vez sí, al peronismo crisis de fines del 2001. Lo sucedido desde
al mismo tiempo, siguen produciendo efec- sumirse en el Nirvana de un consumismo de la faz de la Tierra, mediante el asesinato enero de 2002 hasta hoy muestra que cuan-
tos. anestesiante. masivo y sistemático de sus militantes, la do los gobiernos atienden a esas fuerzas y
Quiero decir que cualquier referen- El 11 de marzo de 1973 el peronis- destrucción del país industrial y de todo lo las promueven como corresponde, éstas se
cia a acontecimientos históricos propios rea- mo reconquistaba el poder -o al menos el que evocase de cerca o de lejos la revolución ponen inmediatamente en marcha.
lizada desde el interior de este organismo gobierno-, se ponía en condiciones de reto- justicialista. Ojalá seamos capaces de persistir
vivo que es el peronismo, se transforma mar el rumbo perdido dieciocho años atrás. Lo cierto es que Perón, viejo y enfer- en la apuesta a esas fuerzas constructivas,
inmediatamente en un ejercicio de autorre- La miopía del antiperonismo, su incapaci- mo, que se reservaba el papel de garante de creadoras, integradoras. ¿Por qué no redo-
flexión y pone en juego el todo de su histo- dad de comprender la imposibilidad de erra- la revolución, de conductor estratégico, se blar incluso la apuesta? La fórmula es senci-
ria. Historia que prácticamente coincide con dicar al peronismo, de borrar de la memoria vio obligado merced a las profundas divisio- lla: actuar con oído atento, con absoluto des-
la historia argentina de los últimos sesenta colectiva la huella de la experiencia de aque- nes que aquejaban al movimiento a hacerse prejuicio, con el mejor pragmatismo y al mar-
años. Que es la historia del peronismo y, por llos años de grandeza y felicidad, había con- cargo de la presidencia de la Nación, desde gen de ideologías alienantes, persiguiendo
cierto, del anti-peronismo, cuya sola deno- tribuido no poco al éxito. Pero el peronismo la cual comenzó a implementar, con las debi- un solo interés: el de la Nación y su pueblo;
minación muestra sin embargo a las claras -hay que decirlo- accedía al gobierno atrave- das actualizaciones, su proyecto de siempre: aprender de los desvíos inconducentes del
su intrínseca dependencia del peronismo. sado por inquietantes contradicciones inter- la Comunidad Organizada. Los tiempos no pasado, cuyo último episodio, todavía no
Prolongada partida de ajedrez donde el anti- nas, algunas de las cuales amenazaban ser le dieron. Apenas ocho meses de gobierno superado del todo, fue la fiebre neoliberal
peronismo siempre jugó con las negras. explosivas. no eran suficientes para reencauzar una que nos aquejó en los 90.
A estas dificultades o, si se prefiere, Dieciocho años de proscripción y sociedad desquiciada y sacudida por una ola
peculiaridades, se suma el hecho de que lucha sin cuartel, la violencia cotidiana, la de violencia que se autopotenciaba día a
poco y nada ayudan a este proceso de auto- lejanía del líder, los cambios económicos y día, en una dinámica demencial que parecía Silvio Juan Maresca
OPINIÓ N
sociales, la prédica constante y excluyente incontenible y a la cual era ajena la inmensa
del país blanco y bien pensante -practicada mayoría de pueblo.
con mayor o menor intensidad pero sin inte- Además de la obra de gobierno y de
rrupciones desde 1945 hasta nuestros días-, los esfuerzos casi desesperados por mante-
habían producido sus efectos. El fenómeno ner la unidad del movimiento, preocupa-
quizá más significativo -tan halagüeño ción central de Perón durante esos meses
11 de Marzo de 1973 como preocupante- era la incorporación
masiva al movimiento de la juventud de
fue formular su legado político, como lo tes-
timonia fehacientemente la rigurosa y bri-
clase media, de origen antiperonista. llante investigación llevada a cabo por Oscar
Exposición del 14 de marzo de 2006 en el acto conmemorativo Incorporación que en muchos casos tuvo un Castellucci, publicada a fines del año pasado
organizado por la Secretaría de Organización del Partido carácter efímero y fue seguida de un desen- por la Comisión en cargada por ley de reali-
canto pernicioso. zar una edición crítica de las obras de Juan
Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Kelly Olmos. Pero los episodios que se sucedie- Perón. La investigación de Castellucci figura
Participaron del panel Fermín Chávez y Mario Casalla. ron a partir del 11 de marzo de 1973 no como estudio introductorio a la edición del
difieren demasiado, después de todo y cam- Modelo argentino para el proyecto nacio-
biando lo que haya que cambiar, de los que nal, que no otro fue el fruto de aquella preo-
se registraron en otros procesos de libera- cupación de Perón por fijar por escrito sus
Nadie duda de que el 11 de marzo comprensión las investigaciones académi- ción nacional ocurridos por esos años. ideas políticas.
de 1973 se produjo en nuestro país un ver- cas, pomposamente autotituladas científi- Pensemos en Argelia, Vietnam o Irán. Una El Modelo…, lamentablemente no
dadero acontecimiento histórico. Luego de cas. En ellas, el peronismo constituye un cosa es cuando se lucha contra el opresor, consultado por los políticos del peronismo
dieciocho años de proscripción, persecu- mero objeto de estudio, siempre abordado otra cuando logra derrotárselo. Las contra- con la asiduidad que sería de desear, es
ción, represión, cárceles, muerte, el peronis- desde una racionalidad ajena y con catego- dicciones que se mantenían latentes en vir- quizá el producto más genuino y rescatable
mo accedía nuevamente al gobierno en elec- rías que le son completamente inadecua- tud de la lucha contra el enemigo común de aquella etapa turbulenta que le tocó vivir
ciones libres, impulsado por un formidable das. Al tradicional ensayo de encorsetarlo suelen estallar con la conquista del poder. al movimiento desde el 11 de marzo de
torrente popular. Finalizaba así un largo peri- dentro de los regímenes autoritarios de dere- Sin embargo, el 11 de marzo se 1973 hasta su caída poco honrosa en marzo
plo cuyo punto de partida simboliza bien el cha, como una suerte de fascismo criollo, se había triunfado y se había dado el paso deci- de 1976.
tristemente célebre Decreto 4161, dictado suceden hoy los intentos de comprenderlo sivo para alcanzar el objetivo que había sido El Modelo…no es, en síntesis, sino
hace justo cincuenta años. como un populismo de izquierda, echando el anhelo de toda una generación: el retorno la reiteración del proyecto del 49, enriqueci-
¿Qué había sucedido? ¿Cómo mano a una categoría relativamente anti- de Perón a la patria. Cámpora al gobierno, do por la experiencia y la reflexión de veinti-
entender que un movimiento expulsado vio- gua de las ciencias sociales de origen esta- Perón al poder; ésa era la consigna que sin- cinco años. En esencia, la idea de la
lentamente del poder dieciocho años antes dounidense, remozada a través de apelacio- tetizaba dieciocho años de lucha, años Comunidad Organizada es simple. La
y combatido de ahí en más sin piedad ni des- nes a Gramsci y a Lacan. Me refiero, por poblados de heroicidades y sacrificios hoy Comunidad Organizada no es de izquierda
mayo en carne y espíritu obtuviera semejan- ejemplo, a Laclau. casi inimaginables aunque también -se ni de derecha pues no obedece al devenir de
te victoria, inesperada para sus adversarios Lo que no se entiende, lo que impone reconocerlo- por bajezas y traicio- la historia europea tal como ésta se desen-
hasta poco tiempo antes? muchas veces el mismo peronismo no nes, como sucede en todos los procesos volvió después de la Revolución Francesa. En
No es fácil explicar los hechos histó- entiende, es que él posee su propia raciona- revolucionarios, cuyos actores son hombres la política arquitectónica de Perón -más cer-
ricos. A las traiciones de la memoria - lidad que, con palabras de Graciela Maturo, y mujeres y no ángeles. cana a Aristóteles que a Hobbes, Locke o
acosada por el olvido, artista, siempre falaz- podemos llamar mestiza, racionalidad que Porque eso significaba el retorno de Rousseau- los partidos políticos, plenamen-
y a la parcialidad de los testimonios y docu- proviene de lo más hondo de nuestras raíces Perón: reanudar desde el poder la transfor- te reconocidos, no desempeñan sin embar-
mentos disponibles se añade la subjetividad histórico-culturales. El proyecto de la mación revolucionaria abortada el 1955. go el rol protagónico en la vida comunitaria;
OPINIÓ N

de quien rememora y reconstruye y la Comunidad Organizada es la concreción Revolución que no obedecía al modelo fran- menos aún en términos de una lucha dialéc-
influencia insoslayable de los tiempos pre- política, jurídica, social, económica, cultu- cés ni al norteamericano pero tampoco al tica entre derechas e izquierdas. El proyecto
sentes. Mucho más difícil en nuestro caso, ral, educativa, científico-tecnológica, en fin, soviético o al chino, por más simpatía que de la Comunidad Organizada apuesta fun-
esto es, en el caso de un movimiento políti- institucional, de esa racionalidad mestiza. Perón manifestara hacia Mao Tse Tung y su damentalmente a las fuerzas creadoras,
co, social y, en definitiva, existencial que Lo que el 11 de marzo de 1973 pueblo. Revolución que consistía funda- constructivas e integradoras que alientan en
sigue vivo, que impera sin solución de conti- triunfó en las urnas, lo que a partir de allí mentalmente en reemprender la construc- el seno del pueblo, tanto o más poderosas
nuidad desde su nacimiento, allá por 1945, vuelve una y otra vez a la superficie a pesar ción de una comunidad profundamente que las fuerzas disociadoras que, como es
hasta nuestros días. Es más, que hoy es de de los errores e inconsecuencias, pérdidas disociada ahora a raíz de los largos años de obvio, también existen y actúan y son pro-
nuevo gobierno y que tiene otra vez en sus circunstanciales de rumbo y demás, es esta guerra civil. movidas sistemáticamente -a sabiendas o
manos gran parte del destino de la Nación. racionalidad mestiza, el intento de construir Sabemos que pasó después y como no- por los enemigos del pueblo.
El peronismo tiene un pasado pero una realidad diferente, una modernidad terminaron las cosas en 1976. ¿Termina- La mejor prueba de la existencia de
no es pasado. No es algo acabado, conclui- alternativa exenta de los males que llevaron ron? Evidentemente, no. Fracasó el esfuer- esas fuerzas constructivas es la recuperación
do. Todos los acontecimientos que lo confi- a Europa a devorarse a si misma en dos gue- zo supremo, llevado a cabo entre 1976 y que ha experimentado el país después de la
guran están pues en cierta forma presentes rras insensatas y criminales para después 1983, por borrar, esta vez sí, al peronismo crisis de fines del 2001. Lo sucedido desde
al mismo tiempo, siguen produciendo efec- sumirse en el Nirvana de un consumismo de la faz de la Tierra, mediante el asesinato enero de 2002 hasta hoy muestra que cuan-
tos. anestesiante. masivo y sistemático de sus militantes, la do los gobiernos atienden a esas fuerzas y
Quiero decir que cualquier referen- El 11 de marzo de 1973 el peronis- destrucción del país industrial y de todo lo las promueven como corresponde, éstas se
cia a acontecimientos históricos propios rea- mo reconquistaba el poder -o al menos el que evocase de cerca o de lejos la revolución ponen inmediatamente en marcha.
lizada desde el interior de este organismo gobierno-, se ponía en condiciones de reto- justicialista. Ojalá seamos capaces de persistir
vivo que es el peronismo, se transforma mar el rumbo perdido dieciocho años atrás. Lo cierto es que Perón, viejo y enfer- en la apuesta a esas fuerzas constructivas,
inmediatamente en un ejercicio de autorre- La miopía del antiperonismo, su incapaci- mo, que se reservaba el papel de garante de creadoras, integradoras. ¿Por qué no redo-
flexión y pone en juego el todo de su histo- dad de comprender la imposibilidad de erra- la revolución, de conductor estratégico, se blar incluso la apuesta? La fórmula es senci-
ria. Historia que prácticamente coincide con dicar al peronismo, de borrar de la memoria vio obligado merced a las profundas divisio- lla: actuar con oído atento, con absoluto des-
la historia argentina de los últimos sesenta colectiva la huella de la experiencia de aque- nes que aquejaban al movimiento a hacerse prejuicio, con el mejor pragmatismo y al mar-
años. Que es la historia del peronismo y, por llos años de grandeza y felicidad, había con- cargo de la presidencia de la Nación, desde gen de ideologías alienantes, persiguiendo
cierto, del anti-peronismo, cuya sola deno- tribuido no poco al éxito. Pero el peronismo la cual comenzó a implementar, con las debi- un solo interés: el de la Nación y su pueblo;
minación muestra sin embargo a las claras -hay que decirlo- accedía al gobierno atrave- das actualizaciones, su proyecto de siempre: aprender de los desvíos inconducentes del
su intrínseca dependencia del peronismo. sado por inquietantes contradicciones inter- la Comunidad Organizada. Los tiempos no pasado, cuyo último episodio, todavía no
Prolongada partida de ajedrez donde el anti- nas, algunas de las cuales amenazaban ser le dieron. Apenas ocho meses de gobierno superado del todo, fue la fiebre neoliberal
peronismo siempre jugó con las negras. explosivas. no eran suficientes para reencauzar una que nos aquejó en los 90.
A estas dificultades o, si se prefiere, Dieciocho años de proscripción y sociedad desquiciada y sacudida por una ola
peculiaridades, se suma el hecho de que lucha sin cuartel, la violencia cotidiana, la de violencia que se autopotenciaba día a
poco y nada ayudan a este proceso de auto- lejanía del líder, los cambios económicos y día, en una dinámica demencial que parecía Silvio Juan Maresca
OPINIÓ N
Comunidad Sudamericana:
entre cumbres y valles
A veces las metáforas geológicas sir- rá, por supuesto, los inocultables problemas
ven para pensar la política. La flamante (y parálisis) del uno y del otro. Para decirlo en
Torcuato S. Di Tella Comunidad Sudamericana de Naciones - una síntesis: será lo mismo, pero más
lanzada desde las milenarias alturas de amplio. Una fuga hacia delante, más que
Perón y los sindicatos Cuzco- atraviesa ahora su primer valle. Estos una salida del laberinto en que nos halla-
suelen ser lugares de más reparo y acogedo- mos.
El inicio de una relación conflictiva res que las altas cumbres, pero a veces su tra- Otro sería el cantar si la pensáramos
Buenos Aires, Ariel Historia, 2003, 474 páginas vesía puede ser larga y difícil. Son aquellos como una institución esencialmente política.
“valles de lágrimas” de los que tanto hablan Entonces la Comunidad no sería simplemen-
la literatura y la historia. Y hay que saber atra- te el nombre futuro del Mercosur más el
Hay que batir al naziperonismo del 1946 con- vesarlos, porque de nada sirvió haber escala- Pacto Andino, sino algo más: afectaría no
He aquí el resultado de por lo menos do la cumbre si luego no podemos atravesar sólo a nuestros estómagos, sino también
tres décadas de indagación en torno a los orí- tiene tesis que Germani no habría rechazado
el valle. Y sin la travesía de ese llano, tampo- nuestras cabezas y nuestros valores. Mejor
genes del peronismo y, sobre todo, de las del todo, porque el sociólogo italiano pro- co habrá una nueva cumbre que incite real- aún, le pondría más inteligencia a la fatigosa
relaciones y precedentes que el historiador longó en el estudio del peronismo su comba- mente nuestra imaginación y justifique un discusión de los bolsillos. Claro que para ello
te antifascista personal. esfuerzo adicional. Es entonces cuando sue- habrá que repensar el sentido profundo de
suele hallar entre la novedad y el pasado.
Peronismo y sindicatos han sido una Pero tanto en Germani como en el len ocurrir algunas de estas dos cosas: o la desprestigiadísima palabra política. No se
relación constitutiva y dialéctica de dimen- propio Di Tella lo que destaca es la lamenta- impotentes nos empantanamos en el valle tratará en este caso de la política que se hace
siones sociales y políticas a la que se han ción que clama al cielo porque en la (entre cumbres que se han transformado en cuando no se puede avanzar en el terreno de
dedicado numerosos trabajos de investiga- Argentina el populismo vino a ocupar el sitio murallas); o alentamos la falsa ilusión de los negocios (una suerte de entretenimiento
ción. En este caso Di Tella ofrece una genero- “de lo que sería un movimiento laborista o potenciales cargadores que harán el esfuer- “superestructural”, como decía el viejo mar-
sa trayectoria documental que pone al servi- socialdemócrata -o de un partido como el zo por nosotros. xismo); ni tampoco de la política entendida
cio de un enfoque teórico preciso y directa- Demócrata norteamericano- si las condicio- Después del éxito de la reciente cum- como “continuación de la guerra por otros
mente planteado como marco. En cierto nes económicas y culturales estuvieran más bre de Cuzco, la flamante Comunidad medios” (Clausewitz, dixit). ¡Para eso ya
modo, renueva el argumento tradicional del maduras”. Sudamericana de Naciones atraviesa ahora están el Mercosur actual y el Pacto Andino,
antiperonismo sobre la autonomía obrera, La movilización de las masas, sin el desafío de su primer valle. Y si bien no con sus guerras sectoriales, batallas cuasi
experiencia de organización, conllevó una podría hablarse ya de un “valle de lágrimas”, semanales y treguas diplomáticas cuando la
la libertad sindical y la verdadera entidad del
puesta en disponibilidad, que es una cate- resulta evidente que el llano del Mercosur y sangre amenaza con llegar al río! Es aquí
sindicalismo anterior a Perón. Pero si hemos la pampa elevada del Pacto Andino no son donde acude a mi memoria una hermosa
de leer aquella tradición organizativa a la luz goría precisamente utilizada por Germani
que sirve para racionalizar la célebre metá- precisamente terrenos libres de turbulencias metáfora de Hannah Arendt: “la política es el
del conflicto político nacional, el sindicalis- y vientos encontrados. Si la altura de Cuzco arte de hacerlo todo de nuevo”, escribía esta
mo preperonista resulta un constructo fora del legislador Radical Ernesto
Sanmartino cuando se refería a la moviliza- enfermó a más de uno, el nivel del mar no los inquietante pensadora judía-alemana, entre
sociológico que, a decir verdad, carece de mejorará de inmediato. Como siempre, la barbarie del holocausto y las ruinas de los
importancia en términos de la cultura y la ción social y política de los trabajadores pero-
antes de la medicina lo mejor es un buen bombardeos aliados. Si el gesto de Cuzco
práctica sindical de los trabajadores argenti- nistas calificándola de “aluvión zoológico”. diagnóstico. Me parece que la primera pre- tiene un sentido, no es para prolongar lo que
nos. Lamentablemente, se trata de un perío- En los Capítulos I y II el autor desa- gunta que es necesario hacerle a los padres ya hay, ni para entretenerse entre ronda y
do de acción programática en el terreno rrolla un análisis de los modelos organizati- (ya que la criatura es todavía demasiado ronda de negocios, sino para plantear una
laboral completamente superada teórica y vos en las clases populares bajo el predomi- joven como para responder por sí misma), es salida del laberinto. Y, como recordaba nues-
prácticamente por el sindicalismo peronista nio de una orientación “pragmática”, dete- acerca de la naturaleza de lo que han creado. tro muy criollo Leopoldo Marechal, “de todo
post 1945. En los hechos, también lo fue por niéndose menos en la consabida “concien- Es cierto, la han bautizado y ya tiene nom- laberinto se sale por arriba”.
la política social justicialista. cia de clase” que en la construcción social de bre, ¿pero qué es esta Comunidad O la Comunidad Sudamericana de
Es cierto que la relevancia de un la realidad política desde las “mentalida- Sudamericana de Naciones que acaba de Naciones es y se organiza como ese “arriba”
determinado campo de estudio queda fuera des”. El Capítulo II pone en juego un aspecto nacer? ¿Acaso la sumatoria del Mercosur (político) del laberinto (económico), o será a
de discusión en el nivel de la actividad aca- del argumento central de Di Tella, como es el más el Pacto Andino -por consiguiente una mediano plazo un nuevo problema. ¡Otra
démica. No lo es menos el hecho que la de la existencia de elites anti statu quo. La unión aduanera y una asociación más cumbre más para fastidio de los presidentes
curiosidad intelectual es recomendable en importancia de la combinación de estas eli- amplia, pero siempre de naturaleza funda- y preocupación de los médicos presidencia-
todo los casos, porque sin tal motivación, la tes como fracciones del bloque dominante mentalmente económica- o es algo más? Y les! Me parece que la recién nacida
búsqueda de la verdad se inhibe y la activi- con una masa en estado de movilización en este caso, ¿qué más? La cuestión no es Comunidad Sudamericana de Naciones
dad científica se ve frustrada. Pero su signifi- social es lo que define al populismo clásico. retórica, ni de nombres, sino fundamental debería comportarse como “valle” (prote-
cado político es algo diferente. Perón y los La vinculación carismática resultaría ser, por para que la criatura comience a andar y lo giendo y resguardando lo común, lo políti-
último, el nexo funcional para la realización haga por un determinado lugar (¿valle de co, el hogar , el oikos, la economía en su sen-
sindicatos es un libro político y leerlo de ese
del proyecto político. lágrimas o travesía para juntar fuerzas y vol- tido más prístino), antes que como “cum-
modo rinde sus frutos.
ver a subir?). bre”. Sólo así las previsibles turbulencias de
Di Tella es sincero cuando reconoce El Capítulo III ofrece una rica des-
Esta alternativa es expresada por los las alturas serán compensadas con la opor-
la prioridad de la tesis de Gino Germani refe- cripción que no prescinde del trazado bio-
protagonistas en público y en privado- con tuna calma de los valles; sólo así este
rida a la “disponibilidad” y a la “baja autono- gráfico de numerosos personajes como así diferentes nombres y polémicas. Primero fue Mercosur ampliado tendrá -cada vez que
mía” de las masas en el apoyo a Perón y, con tampoco de la descripción del marco regio- el nombre (¿unión o comunidad?); ahora, todo parezca perdido- una suerte de “pres-
ello, la instalación de un modelo vertical de nal de las relaciones laborales. En el análisis ¿cómo institucionalizarla? ¿Creando orga- tamista de última instancia”: la sabiduría de
conducción y organización del sindicalismo. de Di Tella la heterogeneidad de la clase obre- nismos nuevos, recreando los que están, los estados, por sobre (o debajo) de la ratio
Si bien su estudio está referido tan sólo al ra se revela como una asunción analítica que mirando a Europa, recordando la OEA, etc., naturalmente guerrera de sus socios comer-
vínculo de Perón con el movimiento obrero resulta central para su propósito. Por otra etc.? Nada es sencillo ni rápido, pero “relle- ciales. Si hay algo que aprender de la vieja
entre 1943 y 1946, no cabe duda que abre el parte, esta categoría preside la descripción nar” con materia el gesto simbólico del tem- Europa, es precisamente esta lección de sabi-
campo para inferir su valoración de las trans- socioeconómica de las ramas de actividad y plo de Koricancha es el desafío de este pri- duría. Claro que esto supone también un
formaciones que conoció el país en todos los sus tipos de organización particular en las mer valle. duro aprendizaje local: presidentes que se
órdenes de la vida nacional entre 1945 y secciones que siguen. Y como se trata de materia opina- comporten como estadistas, sociedades que
1955. En tal sentido cabe preguntarse: ¿qué Sin duda que para una obra extensa ble, vale la pena ejercer el compromiso inte- vuelvan a respetarlos y hombres de negocios
debe el sindicalismo nacional de masas a los como es el caso de Perón y los Sindicatos se lectual de hacerlo. Me parece que si la fla- con bolsillos y cabezas. Difícil, pero no impo-
precedentes organizativos “ideologistas”, ya impone un cierre en la forma de conclusio- mante Comunidad Sudamericana de sible. Pero, ¿no es mejor correr el peligro de
sean el socialdemócrata, el leninista o el anar- nes. A nuestro entender, Di Tella cumple ese Naciones es nada más que el Mercosur errar en lo grande, que volver a acertar en lo
quista? Nada. Para el caso hay que señalar propósito en el Capítulo 11 titulado, ampliado y eventualmente reunido con el pequeño? Lo primero deja esperanza, lo
que las consideraciones sociológicas del Copamiento del Movimiento Obrero. En el Pacto Andino, se habrá creado una institu- segundo no.
famoso documento de Victorio Codovilla comienzo el autor se detiene en un ejercicio ción esencialmente económica que hereda- Mario Casalla
breve e ilustrativo de historia contrafáctica: nuestros países conforme a su tipo de desa-
Decreto de ley 4161 del 5 de Marzo de 1956 la percepción de amenaza que hacia el año rrollo, sino también la singularidad de su
El 5 de marzo se cumplieron 60 años del Decreto Ley 4161 de la 1943 infundía el comunismo como “revolu- propio origen y modos de transición al sindi-
ción probable”, en parecidos términos a lo calismo.
Revolución Libertadora, que sabía muy bien que su labor no ocurrido en el caso boliviano o chileno, en Pero resulta poco sostenible aceptar
estaría completa si no borraba de la faz de la tierra al peronismo donde diferentes combinaciones habían cor- que el rol de los comunistas en esa época fue
porizado esa amenaza. Di Tella no desarrolla infravalorado, “ignorando el importante
hasta en sus aspectos culturales. la lógica de este modo de historizar en peso que esa ideología estaba adquiriendo
retrospectiva, pero coincide en el hecho en el medio popular”. Con todo, es mucho
que, en sí misma, la “posguerra” se presen- menos plausible, a la luz de las evidencias
taba cargada de peligros. No desde luego, históricas, admitir que lo que era “foráneo”
Prohibición de elementos de afirmación ideológica o de porque la izquierda hubiera podido dirigir en la Argentina, como sostiene Di Tella, “no
propaganda peronista. Publicado en el Boletín Oficial un proceso de movilización popular. En rea- era la ideología, sino la misma condición
lidad el peligro que veía Perón en la posgue- extranjera de la gran parte de la militancia y
del 9 de marzo de 1956 rra era el de una escalada de las potencias del ambiente tradicional en los lugares de
vencedoras contra un país como la trabajo, que por diversas razones estaba
Argentina, que a fin de cuentas hasta cambiando radicalmente”. Un razonamien-
Visto parientes, las expresiones “peronismo”, “peronis- comienzos de 1945 había sido un neutral to circular que en todo caso separa lo que
el Decreto 3855/55 por el cual se disuelve ta”, “justicialismo”, “Justicialista”, “tercera posi- poco confiable y desde entonces un aliado los hombres piensan de lo que los hombres
el Partido Peronista en sus dos ramas en virtud de ción”, la abreviatura PP, las fechas exaltadas por el tardío. Este punto no carece de interés con son realmente. O directamente un absurdo,
su desempeño y su vocación liberticida, y régimen depuesto, las composiciones musicales relación al tema tratado por Di Tella: la como sería esperar que una población
“Marcha de los Muchachos Periodistas” y “Evita estructura sindical bajo dirección socialista extranjera tuviera una conciencia nacional
Capitana” o fragmentos de las mismas, y los dis- se apoyaba en aliados internacionales que
Considerando: cursos del presidente depuesto o su esposa, o frag-
de su propia situación.
Que en su existencia política el Partido mentos de los mismos. influyeron en el apoyo al embajador nortea- Pero Di Tella está en lo cierto al pla-
Peronista, actuando como instrumento del régi- b) La utilización de las personas y con los mericano Braden en 1945, en nombre tam- near reparos a la tesis de una continuidad
men depuesto, se valió de una intensa propagan- fines establecidos en el inciso anterior, de las imá- bién ellos de la democracia sindical y la con- entre el “viejo sindicalismo” y su trasvasa-
da destinada a engañar la conciencia ciudadana, genes, símbolos, signos, expresiones significati- ciencia de clase. miento hacia el nuevo modelo de integra-
para la cual creó imágenes, símbolos, signos y vas, doctrina, artículos y obras artísticas que pre- Puesto que Di Tella conoce bien el
expresiones significativas, doctrina, artículos y
ción sociopolítica. Contrariamente a las tesis
tendan tal carácter o pudieran ser tenidas por proceso político latinoamericano, en esta de Torre o Portantiero, sostiene que, lejos de
obras artísticas. alguien como tales creados o para crearse, que de
Que dichos objetos, que tuvieron por fin alguna manera cupieran ser referidos a los indivi-
obra ha conseguido lo que pocos investiga- tratarse de dos actores sociales autónomos,
la difusión de una doctrina y una posición política duos representativos, organismos o ideología del dores lograron antes que él, o sea, conside- se habría producido una cooptación de algu-
que ofende el sentimiento democrático del pueblo Peronismo. rar en forma comparativa la dinámica sindi- nos dirigentes tradicionales, en su gran
Argentino, constituyen para éste una afrenta que c) La reproducción de las personas y con cal argentina con relación a lo acontecido en mayoría procedentes de la corriente sindica-
es imprescindible borrar, porque recuerdan una los fines establecidos en el inciso a), mediante cual- Brasil, Chile o México. Sin duda es un recur- lista o, en algunos casos, socialista.
época del escarnio y de dolor para la población del quier procedimiento, de las imágenes, símbolos y so valioso a fin de comprender la particulari-
país y su utilización es motivo de perturbación de demás objetos señalados en los incisos anteriores.
la paz interna de la Nación y una rémora para la dad, no ya del conflicto social e industrial en Carlos Fernández Pardo
consolidación de la armonía entre los Argentinos.
Que en el campo internacional, también Art. 2°. Las disposiciones del presente decreto-ley
afecta el prestigio de nuestro país porque esas doc- se declaran de orden público y en consecuencia no
trinas y denominaciones simbólicas, adoptadas podrá alegarse contra ellas la existencia de los
por el régimen depuesto tuvieron el triste mérito derechos adquiridos.
de convertirse en sinónimo de doctrinas y denomi- Caducan las marcas de industria, comer-
naciones similares utilizadas por grandes dictadu- cio y agricultura y las denominaciones comerciales
ras de este siglo que el régimen depuesto consi- o anexas, que consistan en las imágenes, símbo-
guió parangonar. los, y demás objetos señalados en los incisos a) y b)
Que tales fundamentos hacen indispen- del artículo 1º.
sable la radical supresión de esos instrumentos o Los Ministerios respectivos dispondrán
de otros análogos, y esas mismas razones impo- las medidas conducentes a la cancelación de tales
nen también la prohibición de su uso en el ámbito registros.
de las marcas y denominaciones comerciales,
donde también fueron registradas con fines publi- Art. 3°. El que infrinja el presente decreto- ley será
citarios y donde su conservación no se justifica, penado:
Steven Levitsky
atento al amplio campo que la fantasía brinda
para la elección de insignias mercantiles.
a) Con prisión de treinta días a seis años y
multa por m$n 500 a m$n 1.000.000.
La transformación del justicialismo
b) Además, con inhabilitación absoluta Del partido sindical al partido clientelista, 1983-1999
Por ello, el Presidente Provisional de la por doble tiempo del de la condena para desem- Buenos Aires, Siglo XXI Editora Iberoamericana, 2005, 387 páginas
Nación Argentina, en ejercicio el Poder Legislativo, peñarse como funcionario público o dirigente polí-
decreta con fuerza de ley tico o gremial.
c) Además, con clausura por quince días,
Art. 1º. Queda prohibida en todo territorio de la y en caso de residencia, clausura definitiva cuando
Nación: se trate de empresas comerciales. Los trabajos de investigación sobre El libro que nos toca reseñar en
a) La utilización, con fines de afirmación Cuando la infracción sea imputable a el peronismo hechos por autores estadouni- esta oportunidad pertenece a un egresa-
ideológica Peronista, efectuada públicamente, o una persona colectiva, la condena podrá llevar
propaganda Peronista, por cualquier persona, ya como pena accesoria la disolución. denses tienen el mérito de ser confecciona- do de la Universidad de California-
se trate de individuos aislados o grupos de indivi- Las sanciones del presente decreto-ley dos con rigor científico. Utilizan una metodo- Berkeley y docente e investigador de la
duos, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, será refrendado por el Excmo. Señor vicepresiden- logía de excelencia, recurren a fuentes de pri- Universidad de Harvard. La obra es pulcra
sociedades, personas jurídicas publicas o privadas, te provisional de la Nación y por todos los minis- mera mano, demuestran idoneidad en el uso y académicamente impecable. Sin embar-
de las imágenes, símbolos, signos, expresiones sig- tros secretarios de Estado en acuerdo general.
nificativas, doctrina, artículos y obras artísticas, de métodos cuantitativos, hacen muchas go -nos parece-, para explicar la naturale-
que pretendan tal carácter o pudieran ser tenidas entrevistas a personalidades destacadas e za del peronismo y del PJ queda atrapada
por alguien como tales, pertenecientes o emplea- Art. 4°. Comuníquese, etc. influyentes, confeccionan estadísticas, cua- desde su inicio en un esquema conceptual
dos por los individuos representativos u organis- dros comparativos, pasan un buen tiempo que a esta altura resulta un prejuicio. Y
mos del Peronismo.
en el país, etc. Saben juntar información y como todo prejuicio impide ver con clari-
Se considera especialmente violatoria a Aramburu-Rojas-Busso-Podestá Costa-Landaburu
esta disposición la utilización de la fotografía, Migone-Dell' Oro Maini-Martínez-Ygartúa- dónde conseguirla. Pero fallan en el análisis dad la realidad de las cosas. Cuando no
retrato o escultura de los funcionarios Peronistas o Mediondo-Bonnet-Blanco-Mercier-Alsogaray- cualitativo, en el contenido, en la lectura e facilita la deliberada intención de ocultar
sus parientes, el escudo y la bandera peronista, el Llamazares-Alizón García-Ossorio Arana-Hartung- interpretación de su objeto de estudio. la verdad.
nombre propio del presidente depuesto, el de sus Krause.
HOMENAJE
¿Qué quiere demostrar el autor? laciones que experimenta su forma de hacer La desigual distribución, en indivi- la Nación y en virtud de la cual la Argentina
Que el peronismo comenzó como un parti- política. Los estudiosos del peronismo, seña- duos y zonas geográficas, de la riqueza, ha se ha puesto a la par de los demás países cul-
influido para que los profesionales de la medi- tos del mundo.
do de base sindical y terminó por convertirse la el autor, rara vez se han ocupado de la
cina se distribuyan en forma igualmente desi- Mediante la sanción de una ley orgá-
en un partido clientelista. La transformación organización partidaria como objeto de gual, concentrándose allí donde es mayor el nica de Salud Pública y de un Código
se habría producido a partir de 1983, cuan- investigación académica. Nuestro libro porcentaje de habitantes capaces de pagar Sanitario, daremos oportunamente el primer
do el peronismo empieza a poner los ojos en toma justamente esa dirección que los estu- asistencia médica libremente convenida, lo paso importante hacia la unificación de los ser-
los sectores sociales medios e independien- diosos desechan. De esta forma se distingui- que origina una plétora profesional en la vicios médicos, que tiene que ser una obra for-
tes y a relegar a los sectores obreros, para ría del resto de la bibliografía existente y con- Capital Federal, por ejemplo, donde existe un zosamente lenta, paulatina y llevada adelante
quienes las organizaciones sindicales consti- tabilizaría para los estudios peronistas un médico cada 381 habitantes contra un médi- sin apresuramientos y sin improvisaciones.
co cada 4.350 en el interior de la República. Entiendo que el personal técnico
tuyeron siempre un instrumento, no sólo novedoso aporte. Según Levitsky el partido debe escalafonarse en forma tal de obtener
La medicina curativa de las clases no
con el que pelear las cuestiones socio- peronista en sus orígenes fue tanto de base pudientes, en virtud de ese régimen indivi- su dedicación total a las tareas especializadas
laborales, sino también con el que tener inje- sindical como populista. La gran diferencia dualista tradicional, se funda principalmente que son específicas de esta repartición. El per-
rencia y poder políticos. El autor lo manifies- con la mayoría de los partidos europeos de en el principio de la caridad cristiana, base sonal auxiliar y obrero -que por la índole de
ta claramente: “Para poder conquistar al base sindical es que “sus orígenes eran sentimental que resulta ya anacrónica, su trabajo está expuesto a riesgos muy
electorado de clase media, decían [los reno- indiscutiblemente populistas”. Y aquí apa- socialmente insuficiente y moralmente dis- serios- debe también escalafonarse con un
minutiva de la personalidad humana. La cari- criterio amplio y generoso, pues su colabora-
vadores], el PJ debía aflojar sus lazos con el rece el prejuicio.
dad es una virtud cristiana admirable, pero ción tiene un valor inapreciable para los ser-
sindicalismo, abstenerse de hacer hincapié Populismo y clientelismo son, en no puede ser la base de una doctrina para el vicios.
en los símbolos y la retórica tradicionales del política, dos términos peyorativos. El térmi- gobierno de la salud pública. La revolución argentina ha venido en
partido, hacer un mejor uso de los medios no “populismo” proviene de la literatura En cuanto a la medicina preventiva, esta como en otras materias, a poner por
técnicos de la comunicación de masas y política estadounidense y se refiere a los ella sólo beneficia hoy por hoy a muy peque- obra el pensamiento de los constituyentes de
abandonar su imagen autoritaria y conser- gobiernos que toman medidas generaliza- ños núcleos de población, siendo así que 1853, tan pródigo en previsiones que duran-
vadora en lo social en favor de una platafor- debe dirigirse a las grandes masas humanas y te largos años fueron una vana promesa para
das en beneficio de la gente común, sin preo- sus destinatarios.
ma más progresista”. actuar permanentemente en su mismo
cuparse demasiado por cuidar la fuente de He ahí una continuidad ideal, que la
medio.
El autor le achaca -injustamente- a su financiamiento o los méritos de quienes La solución de estos problemas historia destacará cuando se escriba la pági-
la Renovación este desenlace del peronis- las reciben. La idea que se tiene de los requiere un plan racional y la acción exclusiva na de estos días apasionados; apasionados,
mo, la incorporación de la práctica cliente- gobiernos “populistas” es que son pródi- de un organismo estatal poderoso. porque una gran pasión ha encarnado en un
lista como estilo político y electoral pleno y gos, dadivosos, adictos a favorecer al pue- Así lo han entendido los países más hombre que quiere servir abnegadamente a
habitual. ¿En qué consistiría? Levitsky defi- blo común con incrementos salariales masi- adelantados de Europa y América, que cuen- su pueblo.
ne el clientelismo (machine politics) como vos, subsidios, préstamos blandos, control tan con Ministerios de
“un patrón informal de organización políti- de precios o establecimiento de precios “po- Salud Pública desde
hace mucho tiempo:
ca, en el cual los recursos del Estado, en espe- líticos”, concesiones sociales múltiples, etc. Inglaterra y Canadá
cial los empleos públicos, son la principal El ejemplo paradigmático en los Estados desde 1919, Francia
moneda en el intercambio político entre los Unidos fue la presidencia de Andrew desde 1920, Chile desde
actores partidarios de mayor y menor nivel”. Jackson, cuyo mandato se extendió por dos 1924, Ecuador desde
En síntesis, la práctica clientelista, pri- períodos consecutivos entre 1829 y 1837. 1930, Colombia desde
Jackson culmina su segunda presidencia 1931, Alemania, Brasil y
mero, fragmentó y debilitó la estructura polí-
Méjico desde 1934,
tico-organizativa del sindicalismo, que fuera con una gran crisis financiera. Costa Rica desde 1936, y
el principal componente del peronismo El término “populismo” sólo se poco más tarde
desde sus comienzos hasta 1983. Esa frag- puede comprender adecuadamente dentro Paraguay, Perú, Turquía,
mentación demandó la búsqueda de otros de la mentalidad estadounidense. En nues- Uruguay, Venezuela,
recursos para solventar económica y política- tra opinión, “populismo” se opone a “indivi- etc.
mente la acción proselitista: “Reintegrados a dualismo” o, si se prefiere, a “individuo”. El Estas referen-
cias bastan, por sí mis-
la política electoral en 1983, los dirigentes estadounidense tiene una confianza casi
mas, para justificar de
del PJ comenzaron a buscar otras fuentes de absoluta en el esfuerzo individual y en la sobra la medida que ha
recursos que no fueran las sindicales y la más acción por sí mismo. En otras palabras, desa- tomado el gobierno de
importante fue el Estado”. Segundo, utilizó prueba la intervención estatal. No todos
métodos más “modernos” de captación de merecen ayuda, no hay que malgastar los
votantes, como ser, encuestas de opinión, dineros públicos en cualquiera, menos si
consultas a expertos de marketing, uso son pobres. Lo que queremos decir es que
intensivo de los medios de comunicación “populismo” es una terminología ajena a
masiva, entre otros. Tercero, empleó un acei- nuestra manera de ver y de conceptuar las
tado aparato político integrado por “punte- cosas. No ser “populista” quiere decir ser “in-
ros” locales cooptados, quienes se ocuparían dividualista” y “pragmatista”, según lo
de mantener contacto directo y permanente entiende la filosofía anglosajona. El término
con la gente y de atender sus reclamos y nece- no puede ser aplicado gratuitamente a la
sidades (de alimentos, medicamentos, subsi- realidad política latinoamericana y argenti-
dios, préstamos, trabajo, etc.), a fin de obte- na (y por ende al peronismo), como lo ha
ner su adhesión y su voto. hecho nuestra neointelligentzia académica
Hasta aquí la tesis expuesta en el nativa, de la que se nutre nuestro autor (y no
libro. Tratemos de hilar un poco más fino, de sólo él, sino también nuestra juventud uni-
profundizar y desarmar el pensamiento de versitaria). Basta repasar la bibliografía
Levitsky. Su auténtica intención es estudiar nacional consultada para darse cuenta de
la organización partidaria del peronismo. Su quiénes escriben y qué piensan sobre el pero-
“funcionamiento interno” explicaría las osci- nismo.
El término “clientelismo”, por su “populismo” en Europa o Estados Unidos.
parte, proviene del derecho romano y alude Únicamente en América Latina y tal vez en
a la relación de protección que se establecía alguna otra localidad tercermundista.
entre un patronus y un cliente (generalmen- Sin embargo, en honor a la honesti-
te un liberto), dado que éste no podía ejer- dad intelectual para con nuestro académi-
Ramón Carrillo cer con integridad la condición de “ciudada-
no romano”. Fue una clase de relación jurí-
co, afirma que el PJ es uno de los partidos
mejor organizados de América Latina. E indi-
Al cumplirse 100 años de su nacimiento, ocurrido en Santiago del Estero el dico-social muy sólida y de muy buenos pro- ca que si los estudiosos subestimaron o sos-
día 7 de marzo de 1906, el Poder Ejecutivo Nacional resolvió declarar el pósitos. En la actualidad no es más que una layaron el tema de la organización del PJ “es
2006 como Año de Homenaje al Dr. Ramón J. Carrillo, primer Ministro de palabra descalificante. que ésta es totalmente informal”. Podemos
Salud Pública de la Nación. A continuación se transcribe su discurso al
Levitsky confronta al PJ con el mode- entonces empezar a distinguir entre organi-
asumir el cargo de Secretario de Salud Pública, el 19 de junio de 1946. lo de partido político europeo y norteameri- zación e institucionalización. Un partido polí-
cano. Esto no deja ser también otro prejui- tico puede tener un alto grado de organiza-
Al asumir el cargo de Secretario de compensar la de los débiles, lo cual es, en cio. La gran mayoría de los estudios sobre ción y carecer de institucionalización o, por
Salud Pública, con el rango de Ministro de efecto, un deber del Estado y de la sociedad, partidos políticos se remiten a Europa y a lo menos, carecer esta última de relevancia
Estado, debo expresar mi profunda gratitud pero tanto o más imperioso es aún dedicarse América del Norte. El mismo autor confiesa operativa. Levitsky caracteriza al PJ como un
al Excmo. señor Presidente de la Nación, por a los sanos, para su preservación y para favo-
que “sabemos poco sobre el funcionamien- partido de “organización informal” y de
haberme honrado con tal designación. recer su normal desarrollo.
La Secretaría de Trabajo y Previsión to interno de los partidos de la región [Amé- “bajo nivel de rutinización”. En última ins-
Mi agradecimiento, en este sentido rica Latina]”. Si se estudiara con mayor pro- tancia, dos grandes méritos, que nuestro
personalísimo, alcanza también por supuesto ha producido ya, de su parte, el saludable
efecto de levantar el standard de vida y de fundidad y desprejuicio se advertiría que la autor en el fondo no deja de reconocer.
a todos los señores Ministros, porque todos
mejorar la situación de los trabajadores, que dinámica partidaria latinoamericana es muy ¿Dónde se encuentra la verdadera
han concurrido con su acuerdo a hacerme
constituyen la masa más numerosa y la más diferente a la europea y norteamericana. Esa “estructura” del partido peronista? En las
objeto de una distinción tan alta como des-
necesitada de protección oficial. diferencia compete incluso a las estructuras
proporcionada con mis merecimientos. unidades básicas (o sea, las casas de los pro-
Trabajo, vivienda y alimento sanos,
Pero hay aún otro concepto de orden de los partidos. pios militantes), en los clubes barriales, en
son los componentes indirectos de la salud y
general, que me obliga, asumiendo circuns- Los partidos políticos tradicionales, los comedores populares, en las sociedades
de la felicidad del pueblo, y es en ese terreno
tancialmente la representación de la fundamentalmente los europeos, se carac- de fomento, en las cooperativas escolares,
social donde la medicina está llamada a cum-
Medicina Argentina y de todas sus ramas, a
plir su papel más importante, secundando al terizan por un alto nivel de institucionaliza- en los centros de salud, en los sindicatos,
referirme al Excmo. señor Presidente electo, Estado en sus previsiones protectoras del tra-
coronel don Juan D. Perón, a quien le corres- ción interna. Están (o estaban) más ideolo- etc. A ellas se remite el autor cuando se
bajo humano. gizados. En relación con la ideología oficial refiere a “organización informal” ¿Acaso los
ponde, en inspiración, la paternidad de esta
Ningún habitantes de la Nación
creación que es la Secretaria de Salud Pública, puede estar desamparado por el solo hecho del partido sus miembros se mueven con ejemplos enumerados no son aquellas “or-
jerarquizada en Ministerio de Estado, con lo cierta rigidez, es decir, la acatan más, no ganizaciones libres del pueblo” de las que
HOMENAJE

de carecer de recursos. El dolor y la enferme-


cual ha venido a cumplirse un unánime anhe- dad son niveladores sociales; por eso no exis- sólo supuestamente por convicción, sino hablaba Perón, base y sustento real de la
lo de la clase médica, ya alentado en los tiem- tirá verdadera justicia social si el pobre no dis- para evitar ser expulsados. En un partido Comunidad Organizada? En este contexto,
pos del primer presidente del Departamento pone de idénticas posibilidades de curarse
Nacional de Higiene, doctor Pedro Pardo, de político europeo se puede (o se podía) echar el problema “científico” de qué clase de par-
que el rico, si no cuenta con los mismos ele- a un afiliado ante evidentes signos de hete- tido político es el PJ y de si es o no un partido
Penna, de Rawson, de Ayerza, de Pirovano y mentos e igual asistencia médica que éste.
de Güemes, para no hablar sino de los gran- rodoxia ideológica. Dan mucha importancia (como algunos reputados integrantes de la
La urgencia de vigilar el caudal humano de la
des precursores desaparecidos. Nación no es un problema sentimental, ni es a la “carrera política” dentro del partido, neointelligentzia lisa y llanamente niegan, y
De ahí que toda la clase médica y una mera cuestión de filantropía, es un impe- como vía para acceder a los cargos públicos. no por la razón de que es un “movimiento”)
desde luego también el pueblo de la Nación, rativo que resulta de la igualdad de derecho Y en general, una vez en dichos cargos, no debería pasar a un segundo plano. El pro-
que será el beneficiario directo de esta inno- a la vida y a la salud. La medicina, dentro de dejan de consultar a sus organismos parti- blema “científico” del que se tendrían que
vación institucional, quedamos obligados esta concepción, adquiere su verdadero
para con el líder de la Revolución del 4 de darios sobre determinadas decisiones o ocupar estudiosos y académicos es el de la
aspecto y un nuevo sentido la acción del
junio de 1943, coronel Perón, por haber reco- designaciones. Los cargos públicos se naturaleza y valor de la Comunidad
médico, que debe posesionarse profunda-
gido e impulsado a su realización aquel anti- mente de esta valoración de la existencia cubren en correspondencia con el nivel que Organizada, el de la integración del pueblo
guo anhelo, que también hallara eco en humana, en función de la colectividad. Cada cada uno ha alcanzado en la escala de su “ca- a través de sus “organizaciones libres” y el
Hipólito Irigoyen, quien, con su gran sensibili- enfermo, cada deficiencia física o mental, rrera política”. Se intenta asegurar en la fun- de cómo hizo el peronismo para satisfacer
dad para las necesidades populares, durante cada muerte prematura es un perjuicio para ción pública tanto la homogeneidad ideoló- las necesidades de todo el pueblo. Cosa que
su primera presidencia había encomendado todos. gica y programática como el reconocimien- la institucionalización y rutinización de cual-
al doctor Agudo Avila la planificación del No expondré en esta oportunidad el
Ministerio de Salud Pública. to y el cumplimiento de los “códigos” pro- quier partido político está bastante lejos de
programa de la Secretaría, pero no puedo
La idea fracasó entonces por mira- menos que indicar someramente los proble- pios del partido. Los partidos políticos de tra- lograr.
mientos formales derivados del enunciado mas de la salud pública que sólo ahora será dición europea son “burocráticos”, “forma-
limitativo de ministerios en el texto constitu- posible encarar, en condiciones con las que les”. “rutinizados”. Pueden ser, además, par-
cional con determinación de sus respectivos no ha contado mi predecesor, el doctor tidos de masas, de extracción sindical, pero
ramos, frustrándose así, paradojalmente, una Viera, que tanto ha hecho, sin embargo, nunca “populistas”. Aparentemente no hay Roberto Mario Magliano
iniciativa que venía impuesta por el mismo entre tantas dificultades, desde el cargo de
preámbulo de la Constitución en cuanto Director General de Salud Pública.
declara propósito esencial de la organización Mantenemos todavía el régimen
estatal el velar por el bienestar colectivo. individualista de la medicina que contempla
El P. E. de la Nación ha atendido, la posibilidad de resolver el caso aislado, den-
pues, esa postulación constitucional, al resol- tro del binomio contractual que configuran
ver, en acuerdo general de Ministros, que la al enfermo por un lado y el médico por otro.
Secretaría de Salud Pública tenga el poder y Las grandes transformaciones sociales del
las atribuciones suficientes para estructurar la mundo -y el mismo progreso de la medicina-
defensa de la salud pública y propender a la han impuesto la participación de un tercer
formación de un pueblo fuerte, sano y útil. componente, la sociedad, la sociedad tan
No podemos estar atentos, única- comprometida en la realización del indivi-
mente, a reponer la salud de los enfermos o a duo como el mismo individuo.
Pero durante el Gobierno nativas. A pesar del enfrentamiento con
Constitucional que asumió en junio de Braden y de la publicación del Libro Azul,
1946, el Presidente Perón envió al Congreso Perón buscó un entendimiento honorable con
un proyecto de ley el 22 de julio de 1948, por Estados Unidos. Éstos respondieron despla-
el cual se dejaba sin efecto la adhesión a las zando de su gobierno la influencia de Braden,
Blumberg y Cromañón conclusiones de la citada Conferencia y el Hull y otros “halcones”. John Cabot, sucesor
consiguiente trámite de adhesión al FMI y el de Braden, afirmó sobre el Libro Azul: “Todo
Banco Mundial ya que, según dicen sus con- ese informe era completamente deshonesto y
siderandos que todavía son de rigurosa terriblemente distorsionado”. Mientras tanto,
actualidad, “estos organismos, mientras se hacían cargo de la Embajada en nuestro
De acuerdo a una curiosa lógica duro perpetuo. En la segunda, es sinónimo conserven su actual estructura, no se hallan país diplomáticos decididos a mejorar las rela-
dicotómica muy difundida actualmente, la de angelismo, significa la falta de culpabili- en condiciones de cumplir las finalidades de ciones recíprocas, como lo fueron George
víctima no puede ser también culpable. O, dad, la incapacidad de cometer el mal y se reorganización financiera internacional Messersmith, James Bruce, Stanton Griffis y
inversamente, cuando la víctima no es com- encarna en la figura del mártir autoprocla- para los cuales fueron creados”. El proyecto finalmente Albert Nufer, que desempeñaba el
pletamente inocente el crimen vale menos. mado”. se convirtió en Ley 13.891 del 5 de diciem- cargo en septiembre de 1955. Agréguese la
Por eso se prefiere que nuestros héroes En la Argentina el fenómeno parece bre de 1949. La Argentina fue el único país visita a Buenos Aires en febrero de 1950 de
sean mártires y crecientemente hay quienes tener un alcance especial. Basta con andar latinoamericano que se mantuvo al margen una misión estadounidense presidida por el
buscan convertirse en víctimas ante la opi- unos minutos por las calles de Buenos Aires de ambos organismos hasta 1956. Secretario Adjunto para Asuntos
nión pública para poder reclamar privile- para comprobar que todos nos considera- Durante ese lapso el FMI siempre Interamericanos, Edward Miller, y la del her-
gios e imponer decisiones, aun cuando mos excepciones merecedoras de un trato mantuvo un denodado interés para que la mano del Presidente, Milton Eisenhower, en
éstas puedan ser a todas luces arbitrarias o especial respecto a las reglas de tránsito. En Argentina adhiriera a los acuerdos de 1953.
caprichosas. el debate sobre nuestra deuda externa, uno Bretton Woods, por razones estratégicas, Para quien no ha desempeñado en
No se trata de un fenómeno exclusi- de los puntos clave consistió en determinar dado el rol que nuestro país desempeñaba su vida funciones públicas resulta difícil
vo de nuestro país. Pascal Bruckner demos- si nuestro país defraudó a los acreedores o si en América Latina y en el conjunto de países admitir que la “ética de la convicciones”
tró que algunos de los más importantes éstos simplemente especularon con malicia; del Tercer Mundo. Soy testigo de las reitera- debe combinarse, a veces, con la “ética de
genocidios del siglo XX se iniciaron cuando en el debate sobre políticas sociales, lo das visitas que hicieron sus funcionarios a las responsabilidades”, como decía Max
los agresores lograron forjar y difundir con determinante es saber si el desempleado es mis oficinas de la Consejería Financiera en la Weber. Perón no era un irresponsable. Tenía
solidez su imagen de víctimas de alguna víctima de un sistema injusto o solamente Embajada Argentina en Washington, en en claro los intereses del país. Gambini, en
especial del encargado de los asuntos lati- cambio, parece sugerir que, fiel a algunas
injusticia previa. Por su parte, René Girard un vago indigno de cualquier tipo de asis-
noamericanos, el peruano Jorge Del Canto, frases de sus discursos, Perón hubiera debi-
postula que los linchamientos comunitarios tencia.
para que convenciera al Gobierno Argentino do ser más coherente y decidirse a declarar
no sólo eran formas de recuperar la paz No sólo hubo quienes lograron lan- la guerra a Estados Unidos. En eso no se dis-
de las ventajas de adherir al Fondo. Nuestra
social en las comunidades primitivas, en zar su carrera política gracias a los ultrajes respuesta fue siempre la misma: su filosofía tingue de algunos peronistas de aquella épo-
tanto la expresión colectiva de una pasión recibidos. Algunos personajes directamente y su práctica no se acomodaban a los intere- ca, que en sorna decían que ese debía ser el
común sirve como instrumento de cohe- aprovechan su condición de víctimas para ses nacionales. Por ejemplo, el sistema de camino a seguir: seguramente hubiéramos
sión, sino que además es el miedo en los imponer sus puntos de vista sobre diferen- tipos de cambios múltiples vigente en nues- perdido, pero a continuación los norteame-
ojos de quien está a punto de ser ejecutado tes asuntos de interés público: Blumberg tro país iba en contra del dogma del cambio ricanos nos habrían otorgado un Plan
lo que permite a los vengadores comprobar logró modificar varias leyes pidiendo mano único sustentado por el FMI. Marshall con el cual finalmente todos que-
que es culpable y por tanto que la lapidación dura y… ¡hasta nuevas reglas para la com- Por otra parte, las relaciones argenti- daríamos conformes.
es un acto de justicia. Tal es el ansia por figu- pra de teléfonos celulares! Demostró por el
OPINIÓ N

no-estadounidenses sufrieron diversas alter- Antonio Cafiero


rar en la lista de los desfavorecidos que absurdo que la víctima no puede tener más
hasta los más importantes debates públicos derechos que el resto de la sociedad.
han usado el argumento de la primera san- Algunos ahorristas que sufrieron el
gre como eje determinante: en la disputa corralito aprovecharon el bajo costo de los
sobre el aborto, la discusión suele basarse dólares para comprarlos, las tasas de interés
en la cuestión acerca de si la víctima que para capitalizarlos y, acusando a los gritos a
merece mayor atención es la mujer embara- los políticos de la caída de un sistema visi-
zada o el feto. Pero además, las víctimas más blemente inviable, lograron acallar las razo-
interesantes son siempre las que nos permi- nables dudas para poder imponer amparos
ten condenar a nuestros vecinos. En otros que les permitieron cobrar en dólares… ¡du-
términos, la preocupación pública por las víc- plicando nuevamente el valor de sus aho-
timas no es más que el reflejo del agota- rros! Todo eso sin perder por un segundo su
miento de la capacidad que tenían para cara de ofendidos.
enfrentarnos las grandes corrientes del pen- De alguna manera hay que aquietar
samiento político y social. Los noticieros por la mala conciencia de la deserción. Tal como
su parte nos recuerdan cada día que el comenta Silvio Maresca, la fuga cómplice
mundo está lleno de malos. ante el horror de lo real es lo único que hoy
Pascal Bruckner escribió hace unos hace lazo “social”. Pese a que sobraban las
años: “Llamo inocencia a esa enfermedad pruebas en su contra, el FMI pretendió des-
del individualismo que consiste en tratar de lindar su responsabilidad en la crisis de
escapar de las consecuencias de los propios 2001, culpando a los dirigentes políticos
actos, a ese intento de gozar de los benefi- argentinos por su supuesta falta de discipli-
cios de libertad sin sufrir ninguno de sus na. ¿Habrá que recordar además que su
inconvenientes. Se expande en dos direccio- argumento principal era un excesivo gasto
nes, el infantilismo y la victimización, dos social? No fue para ellos una tarea difícil: al
maneras de huir de la dificultad de ser, dos igual que ciertos tipos de delincuentes (no
estrategias de la irresponsabilidad biena- todos, obviamente), los políticos son de las
venturada. En la primera, hay que compren- pocas personas que quedan a las que se
der la inocencia como parodia de la des- puede odiar públicamente sin perder la ima-
preocupación y de la ignorancia de los años gen de respetabilidad. No faltó en la
de juventud; culmina en la figura del inma- Argentina quienes estuvieran completa-
OPINIÓ N
mente dispuestos a dar la razón al Fondo, en un salón atestado de adolescentes no
pues tenían un fuerte interés común en con- puede uno prender bengalas para poder
vertir a los políticos en demonios. Así, no fue sobrellevar el sin sentido de la vida cotidia-
la inviabilidad de un régimen absurdo lo que na? Las autoridades tendrían que haber sabi-
se demostró con el corralito, sino la maldad do que esa era nuestra forma de divertirnos.
congénita de un puñado de funcionarios. Aunque suene increíble, una de las
Con semejante premisa, cualquier amparo respuestas pretendidamente exculpatorias
era un acto de estricta justicia, aunque agra- más usadas fue la de afirmar que en los reci-
vara a la vista de todos la causa que lo habría tales de otros grupos también había benga-
justificado. las. Esa conducta habría sido perfectamente
Tarea difícil la del político, pues responsable de no haber existido una oscura
ocupa un lugar desde el que resulta casi red de corrupción, maravilloso ente que lava
imposible hacer el papel de víctima. Sólo cualquier tipo de falta. El haberse difundido
grandes genios como Fidel Castro o Hugo que una puerta de seguridad se abría para
Chávez pueden a la vez hacer visible que adentro sirvió para que nadie se preguntara
sufren injusticias e imponer una imagen de si de haber estado invertida igualmente
autoridad. De la Rúa sólo ha logrado con- hubieran podido salir todos sanos y salvos, o
vencer a unos pocos radicales de que fue sen- si no seguimos aún asistiendo cotidiana-
cillamente víctima de una maniobra por mente a espacios multitudinarios con una
parte del peronismo en bloque que, no con- seguridad igualmente precaria. La visión de
tento con negarse a integrar alegremente un auto chocado nos hace bajar la veloci-
en el último minuto un gabinete coordinado dad… como mucho por diez minutos. Pero
por Colombo, pareciera haber organizado lo curioso es que muchos argumentan como
coordinadamente saqueos en el Conurbano si fuera razonable pretender andar a 200
y hordas de manifestantes de clase media en kilómetros por hora por una ruta doble
Plaza de Mayo. mano y después culpar del choque al policía
Por eso el caso de Ibarra es más com- que no nos puso la multa... que de todas for-
plicado. Demuestra que el ejercicio de la fun- mas nos íbamos a negar a pagar.
ción pública es ya una profesión de alto ries- Obviamente, no es un dato menor
go. Hoy no sólo importa actuar con respon- la responsabilidad del Gobierno de la
sabilidad. Cada vez resulta más importante Ciudad. Pero lo que resulta también eviden-
tratar de analizar y prevenir los posibles cas- te es que la búsqueda de chivos expiatorios
tigos, aunque ya sea imposible prever de sirve menos para transformar políticas que
dónde pueda llegar a venir el golpe. para tranquilizar conciencias y evitar pre-
Cualquier funcionario sabe que la concien- guntas molestas sobre otras responsabilida-
cia del trabajo bien realizado de todas for- des tanto o más relevantes.
mas continuamente estará amenazada por Eso de todas formas es indepen-
la inminencia de una citación judicial o de diente de los errores o faltas que pudo haber
un escándalo mediático. Como se presume cometido el mismo Aníbal Ibarra después
su culpabilidad, el filtrado de una denuncia del incendio. En los últimos días perdió posi-
a la prensa ya es un arma corriente en cual- bilidades por obedecer impulsos ancestrales
quier conflicto político, por más débiles que de su condición de político. En plena crisis
puedan ser las pruebas o la falta cometida. de las ideologías, quiso defenderse apelan-
Mirado desde un punto de vista de do a la confrontación izquierda-derecha.
largo plazo, no importa si Ibarra fue o no cul- Viendo que era poco creíble que sólo se lo
pable. Lo que sí resulta relevante es que él persiguiera por izquierdista, procuró identi-
tenía que serlo para que otras personas ficarse con las víctimas del Proceso. En la
pudieran considerarse completamente ino- movilización de la semana anterior a la des-
centes. Su destitución no saciaba tanto la titución más le hubiera servido no haber
sed de venganza como exculpaba la mala hablado desde el palco: para su condición
conciencia de una responsabilidad mucho de víctima parecía suficientemente contun-
más directa. Ante la imagen de una conjura dente la bendición de Estela Carlotto.
de coimas e intereses comerciales, poco Tampoco debería haber asistido a la vota-
parece pesar el preguntarse si no era previsi- ción sobre su destino con esa cara de seguri-
ble la tragedia para cualquiera que conocie- dad, y mucho menos tendría que haberse
ra cómo eran esos recitales, o si los padres dejado ver cuando descubrió que le votaban
de los que fueron a ese y otros recitales simi- en contra: la única mirada inocente es la de
lares no hubieran debido prever el riesgo al quien clama al cielo ante una injusticia.
que se sometían. Quien no está desesperado no es inocente.
¿Es casual que Callejeros haya espe- Pero su destitución no sólo ha servido para
rado a la destitución de Ibarra para decidirse lavar otras culpas. Le ha dado una nueva
a vender entradas para su próximo recital? oportunidad para recuperarse: la de conver-
Quienes integran este grupo y quienes fes- tirse a su vez en víctima de conjuras y des-
tejaban la forma en que se usaban las ben- lealtades.
galas en sus presentaciones pretenden exi-
mirse de toda responsabilidad poniéndose
en el lugar de las víctimas. ¿O es que acaso Mariano Fontela
H Homenaje a Ramón Carrillo ........................................................................ 4

D Decreto de ley 4161 del 5 de Marzo de 1956 ............................................. 6 Perón, Braden y el Fondo Monetario
C Comunidad Sudamericana: entre cumbres y valles ..................................... 7
Sabemos que uno de los deportes favoritos del antiperonismo irremisible es el de tratar
de demostrar la insinceridad de Juan Domingo Perón. Podría traer a colación un sinnúmero de
versiones en que Perón aparece, para sus críticos, simultáneamente amando y odiando, alaban-

11 11 de marzo de 1973 ................................................................................. 8 do y criticando, pactando en la sombra y enfrentando públicamente. De esta crítica no se han
salvado ni siquiera sus relaciones con Evita.
Pero lo que hasta el momento nadie se había animado a afirmar es que esta duplicidad
Perón y los sindicatos. El inicio de una relación conflictiva alcanzaba también a sus relaciones con Braden. Mi amigo Albino Gómez se refiere al tema en un
artículo publicado en el diario La Nación sobre la base de las versiones que le habría proporcio-
Torcuato S. Di Tella ..................................................................................... 10 nado Gustavo Durán, un ex funcionario del Departamento de Estado que acompañó a Braden
La transformación del justicialismo. durante su misión en nuestro país.
Durán sostenía entonces que el enfrentamiento público entre Perón y Braden debía ser
Del partido sindical al partido clientelista, 1983-1999 sólo pour la galerie, para las apariencias. Detrás de las bambalinas ambos tenían que ponerse de
Steven Levitsky ........................................................................................... 11 acuerdo: “Perón en defender los intereses norteamericanos y convertirse en el hombre de los
Estados Unidos en la Argentina, y Braden en dejar librada a su suerte a la Unión Democrática,

IB Blumberg y Cromañón ............................................................................... 14


con la seguridad de que el Departamento de Estado aceptaría a Perón como presidente”.
Para los que vivimos y recordamos aquellos días tumultuosos y fervorosos, la posibili-
dad de esta clase de entendimiento nos parece hasta risible. El mismo Gómez se encarga de des-
cribir el impacto popular que aparejó la consigna “Braden o Perón” difundida por el coronel en
los últimos días de la campaña y que fue uno de los factores de su victoria electoral. Así como los
duros enfrentamientos personales entre ambos.
“Se habían embestido dos elefantes, cualquiera fuese el tamaño de sus países”, escribe
Colaboraron en esta edición: Gómez. En uno de esos encuentros, Braden, furioso -Perón le había retrucado que sólo un hijo
de... podía aceptar sus proposiciones-, se retiró del despacho del coronel dejando su sombrero
Mario Casalla, Carlos Fernández Pardo, Mariano Fontela, en el perchero. Perón se lo hizo llegar al día siguiente. Tal vez éste sea el “entendimiento” al que
Roberto Mario Magliano, Silvio Juan Maresca se refiere Durán.
Este personaje fue uno de los redactores del Libro Azul, un documento del gobierno de
los Estados Unidos, inspirado por Braden, que se difundió, pocos días antes de las elecciones, en
toda América Latina, y en la Argentina en el diario La Prensa. En él se recogía toda clase de infun-
dios y dicterios contra el coronel. Perón contestó con la publicación del Libro Azul y Blanco, que
todos leíamos apasionadamente.
Nada pudo detener su avance triunfal. El 24 de febrero de hace sesenta años, en eleccio-
nes libres y democráticas, Juan Domingo Perón fue ungido, por primera vez, presidente consti-
tucional de los argentinos.
En otro artículo cargado de embestidas contra los fundamentos de la lógica más ele-
mental, Hugo Gambini afirmó hace pocos días, también en el diario La Nación, que es un dispa-
rate suponer que Perón “manejaba los tiempos y empujaba o retrasaba la historia según su con-
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del veniencia”. Comparto el criterio. Pero leyendo con más atención, descubro que ese disparate
habría sido “siempre una verdad indiscutida para el peronismo”.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una
Sería interesante que Gambini explicara en qué momento y por quiénes se ha enuncia-
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. do semejante leyenda. Lo único que se me ocurre pensar es en una enseñanza de Perón que se
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la refería a la necesidad de los pueblos de “cabalgar la historia”, lo que no significa que tuviera la
máquina del tiempo, sino que suponía una actitud enfrentada a dos disposiciones igualmente
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y
dañinas: pretender ir contra las grandes corrientes históricas o dejarse llevar, sumisa y pasiva-
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, mente, por ellas. Más aún, agregaba en sus clases de “Conducción política” que la verdadera
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. condición del estadista era anticiparse a los tiempos e insertarse en ellos, manteniendo la propia
identidad.
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título
Según este prominente expositor del antiperonismo irremisible, Perón alentaba la
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el creencia en su capacidad prodigiosa resolviendo sus supuestas contradicciones con el artero
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. recurso de su oratoria. El caso que utiliza para demostrarlo es el cambio de opinión respecto a la
decisión de integrar a la Argentina al Fondo Monetario Internacional, vinculado aparentemente
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero a otra defección mayor: su actitud ambigua respecto a Estados Unidos. Pero la única verdad es
la realidad, la que demuestran leyes y decretos, y no la interpretación antojadiza y despojada de
contexto de algunas frases sueltas. Como ya mencioné en otra oportunidad, por Decreto-Ley
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com
3185 del 31 de enero de 1946, el gobierno “de facto” del General Edelmiro J. Farrell resolvió
Reconquista 46 - Piso 9 - Buenos Aires - Tel.: (011) 4348-9601 adherir a las conclusiones de la Conferencia de Bretton Woods en la que se creara el FMI y el
Banco Mundial, “no obstante las restricciones para los derechos del país que, en materia finan-
ciera, estos acuerdos presuponen”.