You are on page 1of 16

Peronismo y populismo

Carlos Leyba ...................................................................................................... 3


POPULISMO LATINOAMERICANO
La alternativa más válida al desquicio del neoliberalismo
Pacho O’Donnell ................................................................................................ 4 Recientemente, en una audiencia en el senado de los Estados Unidos, la secretaria
de Estado, Condoleezza Rice, agitó el fantasma del “populismo” en América latina. Declaró
La anomalía populista su decisión de “resistir”, al parecer, este otro “eje del mal”, sin especificar cómo, y aprove-
Silvio Juan Maresca ........................................................................................... 6 chó la ocasión para arremeter también contra el peronismo, acusándolo de haber practica-
do una suerte de “populismo antidemocrático”. Lo novedoso es que, asimismo, distinguió,
El populismo como reconocimiento de la dignidad popular como en el colesterol, entre el populismo bueno y el malo.
Carlos Campolongo ........................................................................................... 7 Que algunos funcionarios norteamericanos de primerísimo nivel todavía insistan
en calificar al peronismo de antidemocrático nos sorprende. Forma parte de una larga y
Definiciones del populismo lamentable tradición de incomprensiones y agresiones que comenzaron con Cordel Hull y
Roberto Baschetti .............................................................................................. 9 Spruille Braden, allá por los años 40, y que creíamos definitivamente superadas.
¿Alguien le explicará ahora a la secretaria Rice que el peronismo no fue ni es
El peronismo como pretérito imperfecto
antidemocrático? ¿Que su aparición en la política argentina significó el fin del fraude
Ana Jaramillo .................................................................................................... 11 electoral y el acceso al voto femenino? ¿Que siempre accedió al gobierno del que fue
Sobre lo popular y el populismo en la política argentina despojado por sangrientas revoluciones militares por el voto popular? ¿Que promovió la
modernización del país, la integración y participación de los trabajadores y el surgimiento
Mario Casalla ..................................................................................................... 12
de una burguesía industrial? ¿Que fue objeto de cruentas e incruentas persecuciones en

I El populismo es una herida absurda


Mariano Fontela ................................................................................................ 14
nombre de supuestos valores democráticos?
Que el peronismo haya tenido en momentos excepcionales de nuestro pasado
actitudes autoritarias no nos ha inhibido de hacer nuestra autocrítica y hasta de pedir
perdón. Hemos esperado en vano que idéntica conducta adopten quienes todavía preten-
den enjuiciarnos con denominaciones falaces que no resisten el juicio de la historia. A ellos
Colaboraron en esta edición: se ha sumado la secretaria Rice.
La secretaria de Estado la emprende contra el “populismo”. Pero, ¿existe alguna
Roberto Baschetti, Carlos Campolongo, Mario Casalla, Mariano Fontela, categoría o herramienta especulativa genéricamente admitida que merezca esa denomi-
Ana Jaramillo, Carlos Leyba, Silvio Juan Maresca, Pacho O´Donnell nación? Porque existen tantas definiciones de “populismo” como autores han tratado el
tema.
Recientemente, Ernesto Laclau, un importante estudioso del tema, después de
rechazar los términos peyorativos con los que se intenta descalificarlo (al estilo Gino
Germani), concluye que el populismo, “lejos de ser un obstáculo, garantiza la política,
evitando que ésta se convierta en mera administración”.
De hecho, han sido calificados de populistas Reagan y Mao, Fidel Castro y
Berlusconi, pasando por Roosevelt y Clinton. Condoleeza Rice agrega a Andrew Jackson
(presidente de los Estados Unidos, 1829-1837), Nelson Mandela, Juan Perón y Hugo
Chávez. ¿Será porque dijeron “Lo mejor que tenemos es el pueblo” (Perón), “Primero, el
pueblo” (Clinton), “Que el pueblo reine” (Jackson)? “No se preocupe: los pueblos siempre
vencen”, me dijo su santidad Paulo VI en abril de 1976, cuando le hablé de las persecucio-
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del
nes en la Argentina.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una La noción de pueblo, más allá de su acepción sociológica, está asociada a los mitos,
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. la emoción y la poesía que rodean a la política. Y la retórica populista no puede ser, como
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la pregona la señora Rice, buena y constructiva en América del Norte y perversa y destructiva
en el Sur.
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y
Casi todos los partidos democráticos de América latina y el Caribe tienen ingredien-
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, tes populistas comunes, muchos de los cuales también están presentes en los partidos del
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. llamado Primer Mundo, en especial los dos principales partidos políticos norteamericanos.
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título No es extraño que aparezcan similitudes entre el peronismo en su primera época y el actual
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el
“chavismo”. Y es de predecir que aparecerán otros en un futuro no muy lejano, tal vez en
los propios Estados Unidos.
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. Máxime si se apela a la memoria de Jackson, un “populista respetable”, como dice
Rice, que luchó victoriosamente, armas en mano, por la independencia de su país contra la
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero dominación británica e instauró la fase plebiscitaria de la democracia norteamericana,
doblegando a las oligarquías aristocráticas y al poder de los caucus, que tuvo apoyo
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com electoral de los nacientes sindicatos obreros y de la clase deudora y que fue amado por los
sectores más humildes de la población estadounidense.
Antonio Cafiero
ción de una identidad homogénea en el movimientos populares. Pero para mi
pueblo e impugnación de la pluralidad de estupor, generó euforia en algunos
representaciones (organicismo románti- compañeros que nunca terminaron de
co); reacción tradicionalista que ve en las digerir que se los acusara de algo por lo
personas comunes una reserva de que, según suponían, debían estar
sabiduría y buena voluntad. Podría seguir orgullosos. Esto ocurre en el contexto de
la enumeración, pero hasta acá creo que un giro ideológico de cierta izquierda,
nos entendemos... orientada cada vez más a posturas
Pese a que no faltan quienes lo estéticas que, basándose en la moral de la
relacionan con clases sociales determina- diversidad, atacan burdamente contra
das y con circunstancias económicas toda convicción trascendente. Esto
específicas, hay otros autores que niegan provocó una reacción igualmente estética
absolutamente estas relaciones, a fin de de ciertos revisionistas que hoy tienden a
ampliar la aplicabilidad del concepto. Sin ver en todo lo que se opone al cientificis-
embargo, la mayoría de ellos reconoce mo, al liberalismo o al progresismo, por
que es discutible si el populismo es un más insignificante que sea, el germen de
tipo de movimiento, un tipo de gobierno un magno renacer de las instituciones y
o una ideología, o si existe siquiera. Pero del profundo sentir popular.
no dudan en atribuirle características En mi opinión, ambas posturas
comunes, aun quienes dudan de su son igualmente absurdas. El respeto por
existencia real. El consenso se acaba la diversidad no quiere decir que haya
rápidamente cuando se trata de identifi- obligación de burlarse de quien crea
car unas u otras cualidades, porque no es firmemente en algo. Y comparto la
lo mismo estar contra Le Pen que contra valoración positiva de algunos de los
Kirchner. Como insulto siempre sirve, sólo rasgos que cierta ciencia social rechaza de
que las dificultades comienzan al preten- plano, sin por eso volverme oscurantista.
der definirlo, para poder vestir el rechazo Hay que probar con otra cosa.
visceral con las galas de la crítica acadé- El término “populismo” fue
mica. creado para designar una combinación de
Un reciente intento de rescatar al autoritarismo, demagogia y organicismo
concepto de tan infausto destino lo y aún se usa mayoritariamente con ese
protagonizó Ernesto Laclau (ver el significado, dentro y fuera de las universi-
número 3 de ***Movimiento, del mes de dades. El peronismo pudo tener algo de
Julio pasado). Su tesis es que ya es hora de esos rasgos en diferentes momentos de su
que aceptemos que hay que elegir entre historia, pero nunca se destacó por ellos.
tecnocracia y populismo. Lo de siempre: Cada uno de los tres se opone a los
papa o batata, jamás ensalada. Es cierto principios democráticos que el peronismo
que reconocer a este último como mal afirma.
menor implicaría resignarse a la vaguedad Me parece ingenuo suponer que
en el discurso político, la retórica apoca- se puede convencer a alguien de que, a
líptica o la ambigüedad de los símbolos, partir de ahora, deberá cambiar el uso
todas ellas cualidades que Laclau adjudica denigratorio del término y someterse al
al populismo. De todas formas, esto no nuevo canon. Por ese lado no vamos a
sería tan intolerable, teniendo en cuenta curar nuestro orgullo académico. No es
que enfrente se encuentra la tecnocracia, razonable pensar que redefiniendo sus
tan ladina. Además, como siempre agravios podremos expresar con eficacia
sospechamos, hay una racionalidad nuestro rechazo por las patotas científicas
alternativa que repugna a la politología y por las militancias estéticas.
oficial, pero que resultaría imprescindible
para que pueda formarse la identidad
popular.
El libro de Laclau tiene aportes
valiosos que sirven para repensar los Mariano Fontela
El populismo es una herida absurda Peronismo y populismo
“Populismo”, expresión académi- “populista”, ¿existe como copia de cada
Una corriente importante de la estar excluidas del ejercicio del poder ca difusa, en la práctica delimita, por tiempo histórico?
ciencia política consideró que su tarea político: “de algún modo hay que contar parte de quienes la usan, una tierra de Para el Diccionario Cassel, “es un
principal consistía en descalificar los con ellas para gobernar”. Afirmaba que el nadie -no reivindicada-, desde donde se amplio espacio ideológico que reclama la
valores y las creencias tradicionales. pasado inmediato era en gran parte la busca el poder del Estado. Quienes la usan defensa de los intereses del «pueblo»
Varios prestigiosos académicos (Sartori, historia de su engaño y neutralización, lo hacen desde un territorio sí reivindica- frente a los intereses de la burocracia, las
Lipset, Dahl, Huntington, etc.) hicieron por la creación de “la ilusión en las masas do, desde donde se persigue el mismo fin. grandes empresas y otras manifestaciones
carrera asimilando casi absolutamente la de que ahora son ellas el elemento Con “populismo” designan el límite del estado urbano”. Afirma que dispone
racionalidad científica y la democracia decisivo, el sujeto activo, en la dirección donde aún no comienzan o donde ya de líderes demagogos que identifican los
liberal, tal como se desarrollaba en de la cosa pública”. El peronismo, terminan los usos de la política y también problemas con conspiraciones y corrup-
Estados Unidos y Gran Bretaña. “evitando cuidadosamente toda medida los instrumentos de la “revolución”. El ción. Para Raymond Williams, en Palabras
Confundieron la ciencia con sus preferen- que alterara de manera efectiva la “populismo” es lo que no cumple con las Clave, “el sentido [positivo dice él] de
cias. Razonaron incluso como si la misma estructura social del país”, se habría reglas de la política ni con el canon de la reivindicar los intereses y valores popula-
resistencia a sus axiomas, en la medida en presentado como expresión de los “revolución”. Las reglas de la política son res ha sobrevivido [pero] para la derecha
que cuestionaba esa peculiar concepción trabajadores contra la “oligarquía “previas” al surgimiento del “populismo”. es «agitación vulgar y simplista» (dema-
de la ciencia, fuera prueba cabal de que explotadora”. Surgimiento -sugiere fuente que, estando gogia) y para la izquierda: «derechistas y
sus aportes críticos eran necesarios para Germani, ya generalizando, contenida, emerge- no es “nacimiento”. fascistas» que subordinan el socialismo a
desterrar el oscurantismo. La negativa de incluye al gobierno de Perón entre los Estamos hablando de un “bautismo”. No hábitos populares (populistas)”.
otros a entender a la ciencia política como regímenes “nacional-populares”, una de inclusión, sino de “exclusión”. No “Peronismo” es, además, conteni-
“la política científica” era considerada por forma de totalitarismo propia del atraso libera. Condena. No se celebra para borrar do histórico. Hay varios “peronismos”. El
ellos lisa y llanamente como un rechazo a histórico de América Latina. Com- el pecado original, sino para alertar sus núcleo duro es la suma de los tres gobier-
las luces de la razón. pletamente impresentable: no sólo derivaciones demoníacas. nos de Juan Perón. Siete triunfos y siete
Con ese espíritu crearon concep- totalitario, sino además atrasado. Lo Las reglas de la política son usos presidentes: Perón tres veces, Héctor
tos destinados a cuestionar la validez de racional hubiera sido que los logros interiores y exteriores de los partidos. Los Cámpora, Estela Martínez, Carlos Menem
realidades políticas y sociales que les materiales de los trabajadores y la modos en que ellos se relacionan entre sí dos veces, Adolfo Rodríguez Saa, Eduardo
desagradaban por apartarse de su conciencia sobre sus derechos sociales y con las organizaciones interesadas en Duhalde y Néstor Kirchner. Los gobiernos
modelo. No les faltaron discípulos por hubieran ocurrido siguiendo un modelo las decisiones públicas. El desvío de esas del General fueron los únicos estigmatiza-
estos pagos. Resultaba fácil para ellos “autónomo”, es decir, por oposición a los reglas es la incorrección política del dos por los otros como “populistas”. El
generalizar características de regímenes gobernantes y no gracias a ellos, sin el “populismo”. Tampoco es “correcto” establishment rescató a Estela Martínez
políticos en continentes enteros, en tanto distinguido encanto de las barricadas para la “revolución” comprometida con vía Celestino Rodrigo, padre de la econo-
allí eran legión quienes se resistían a europeas. el cambio de sistema y exterminio de mía de la dictadura. Y a Carlos Menem,
instaurar con llaneza las costumbres Los seguidores de Germani clase. Para política y revolución el “popu- padre de la privatización. La visión
políticas europeas. Para codificar su enojo encontraron en el término “populismo” la lismo” está fuera del campo. Para el revolucionaria reivindica a Cámpora. Los
usaron términos denigrantes, entre los etiqueta ideal para desacreditar al establishment, orden de control del de Rodríguez Saa y de Duhalde fueron
cuales el de “populismo” resultó ser con el peronismo. Reservándose en un papel Estado por el poder económico y de demasiado breves. Y Kirchner no ha
tiempo uno de los más taquilleros. académico, más preciso y refinado, administración cultural y social, el completado su ciclo. Nadie lo ha llamado
Repasemos brevemente su dejaron a su rama política la grosera tarea “populismo” es una interferencia en la “populista”. Para el establishment es
historia. En la segunda mitad del siglo XIX de acusar a los peronistas de “fascistas”. administración de rentas y prestigio insuficientemente correcto. Para lo que
hubo un grupo revolucionario populista Con el correr de los años, el social. Para la “revolución”, el “populis- queda de la revolución es insuficiente-
ruso, los narodniks, y luego un partido término “populista” se extendió para casi mo” oblitera la acción para el exterminio mente revolucionario.
político norteamericano con ese nombre, todos los países pobres y terminó signifi- del establishment. Para los “correctos” no ha habido
agrarista y opositor al poder central. cando un revoltijo con los siguientes Para ambos “vectores” el “bautis- “populismo sin Perón”. Pero sí “peronis-
Ambos idealizaban las costumbres ingredientes: representación carismática, mo” es la exclusión en la marginalidad. El mo sin Perón”. Todos los peronistas
tradicionales y rechazaban el centralismo relación directa entre el líder y el pueblo; “populismo” es algo suburbano: ni rural reivindican los dos primeros gobiernos.
político y el elitismo de la intelectualidad caudillismo, demagogia, manipulación y ni céntrico. Y tan policlasista como lo sea Para el tercer gobierno de Perón no hay
liberal. Hoy son recordados con cálida agitación irresponsable de las masas; lo suburbano que es el lugar social donde unanimidad. Los jóvenes JP lo considera-
nostalgia, y hasta con cierto cariño. rechazo de los intelectuales elitistas y se superponen parcelas de lo rural y lo ron una desviación… ¿“populista”?
En nuestro país, sin embargo, el extranjerizantes; revalorización de los céntrico con todo lo que no lo es. Menem para el establishment era un
concepto tuvo un desarrollo académico vínculos personales y oposición genérica Fotográficamente lo que aquí se bautizó estadista. Abrió las puertas del peronis-
prodigioso, reservado casi exclusivamen- al capitalismo y a los principios económi- “populismo” fue suburbano con superpo- mo. Lo céntrico ingresó sin renunciar a la
te al peronismo, para poder insultarlo sin cos liberales; irresponsabilidad fiscal en el siciones en sus márgenes de aquello que ideología. Con Menem retornaron parte
tener que colgar la toga. En un texto gobierno; resistencia contra el maquinis- no lo es. Fue dinámico, con arribos de de los disconformes con el tercer Perón.
escrito en 1956, Gino Germani destacaba mo, contra la tecnocracia o contra la avance (desde lo rural) o de retroceso Embajadores, legisladores, ministros.
entre las crisis heredadas del peronismo el burocracia; rechazo de los inmigrantes (desde lo céntrico). Lo “populista” ¿es Perón no tenía compromisos con el
hecho de que las masas ya no querrían extranjeros o de otras culturas; concep- esencialmente tránsito? ¿y su destino es establishment. Menem no se explica sin
la extinción? Tránsito y destino efímero, lo esos compromisos.
El “populismo” sólo se usa para les lo alejan del establishment (heterodo- negra aún subsistente, o resistente, como mejor política y mejor democracia. Al
calificar los gobiernos de Perón. Con xia en los instrumentos). Mantener el se prefiera), o porque es un intelectual menos en América Latina.
Cassel le cabe “el reclamo de los intereses vector de consumo lo aleja de la revolu- impertinente, de esos que nunca faltan y Lo primero será entonces pensar
del pueblo frente a lo demás”. Líder ción (ortodoxia en los objetivos). El modo se resisten al brillo de lo importado (uno situadamente, por ende no desde una
demagógico. Ese es el que promete de resolución de Perón de la contradicción de esos flor de ceibo, que le dicen). Por universalidad abstracta (supuestamente
beneficio sin costo. No cabe esa condena entre ortodoxia de objetivos y heterodo- suerte, de ambos ya iban quedando pocos objetiva y avalorativa), sino desde una
para los gobiernos de Perón. Las políticas xia de métodos fue bautizado “populis- en aquella Argentina “libertada” de los universalidad situada. Ello implica un
de redistribución de ingresos fueron mo”. El peronismo sin Perón renunció a casi '60: de los primeros se encargaría doble movimiento: por un lado la inser-
transferencias controladas explícitamente alguno de los 3 objetivos antes citados. Y Patrón Laplacette y de los segundos José ción del pensamiento en lo inmediato, en
(controles de los '40, Congreso de la a todos los instrumentos. Optó por el Luis (amigo del alma de don Gino), a lo singular, en lo local y, por otro, la
Productividad de los '50, Concertación de derrame. Lo que define la relación quien le repudiaban los flor de ceibo en la remisión de esa singularidad hacia una
los '70). Siguiendo a Williams. Demagogia “populismo” y “peronismo” es la irrem- Universidad, tanto como a Patrón los totalidad dentro de la cual ésta adquiere
(por derecha): no corresponde. Suma plazable capacidad de Perón para admi- overoles en los sindicatos. su sentido más pleno. Concretamente y
subordinación de socialismo a hábitos nistrar con eficiencia esa contradicción. O, Sin embargo, ese sueño del en este caso: partir de la conformación
populares (por izquierda): corresponde, de otra manera, la propuesta de las tres monopolio elegante no duró mucho y una latinoamericana de lo popular y de su rica
los gobiernos de Perón marcaron una presidencias era superar la contradicción década después el traje empezó a lucir simbólica y, a partir de allí, pensar enton-
opción por los hábitos populares y un entre la felicidad del pueblo (empleo y arrugado. Se le había caído un sustantivo ces sí su dinámica, sus formas institucio-
rechazo a los cambios para la construcción distribución) y la grandeza de la Nación (liderazgo), que unido con uno de los nales y sus consecuentes derivas históri-
de una cultura socialista “universalista”. (productividad). La eficiencia en la adjetivos (popular), se negaron a abro- cas y políticas. En decir, invertir aquél
En economía el “populismo” de administración de la contradicción char aquel saco y a seguir el mismo corsé de hierro del “populismo” y pensar -
Perón fue la prosecución, a la vez, del permite demostrar la falsedad del rumbo. Rechazo anticipado del “pensa- sin prejuicios- lo popular. No por cierto
pleno empleo, el crecimiento de la teorema del establishment por el cual miento único”, como ahora le llamaría- para alabarlo, ni para modelizarlo, sino
productividad y la redistribución del todo lo que no es derrame es “populis- mos. Lo cierto es que, por más que lo sencillamente para entenderlo sin
ingreso. Todo sobre la base de consensos mo”. Y la del teorema de la revolución plancharan (¡y desde entonces lo siguen reducciones y desde su propia lógica. Sólo
amplios y de métodos de control público. acerca de que no hay felicidad del pueblo haciendo!) ya no luce igual. La etiqueta desde esta comprensión básica, la praxis
Fuerte intervención sobre las decisiones sin exterminio y amputaciones. populismo ha demostrado ser precisa- ulterior tiene sentido. Lo contrario -como
de mercado. Pero manteniendo el mismo mente eso (una etiqueta). Y claro para efectivamente ocurrió- está condenado al
vector de consumo (y de inversiones) que pensar hacen falta conceptos y estos - fracaso, tanto en el plano intelectual
habría generado el mercado. Los contro- Carlos Leyba como trabajosamente hemos aprendido- como en el político. Sencillamente,
son algo más que una fila de palabras porque la realidad nos desmiente.
deslumbrantes, puestas una detrás de la Entonces descubriremos también
otra (“modo-de-dominación-autoritario- algunas cosas básicas. En primer lugar,
bajo-un-liderazgo-carismático-asociado- que el proceso de formación de nuestras
a-las-clases-populares”). nacionalidades difiere estructuralmente
¡Qué bien sonaban, pero qué del de nacionalidades europeas, el cual -
poco decían, y aún dicen! Está todo y no sin embargo- es el que se toma como
está nada, pretenden decir (asépticamen- modelo de análisis, con las groseras
te) mucho, pero ocultan lo esencial, esto distancias del caso. En segundo lugar, se
La alternativa más válida al desquicio es: que lo popular ni es eso, ni degenera de minimiza la matriz colonial de nuestra
esa manera (porque no proviene de dónde política y de nuestra economía, sin la cual
del neoliberalismo creían), ni se comporta como pronostica- es imposible pensar tanto los fenómenos
ban, ni se opone a lo democrático (sino a imperialistas que le son intrínsecos, como
lo oligárquico, ¡con perdón de la palabra!) las respuestas liberadoras que también lo
Para muchos autores, abierta o canalización por las vías formales. En Por suerte, cuando el corsé aprieta son. En tercer lugar, al ignorar lo anterior
encubiertamente, “populismo” es un ambos la relación líder-masa es funda- mucho, allí está siempre a mano el sabio se ignora también la conformación de lo
término degradado y entre otros repro- mental. Es interesante en ese sentido el consejo de Oliverio Girando: buscar un popular, bajo tales condiciones específi-
ches se lo acusa de imprecisión ideológica. comentario de Mariano Fontela en esta idioma respirable, “un idioma que a cas y como marco de referencia inexcusa-
A ello Ernesto Laclau responde que la publicación (Movimiento, número 3), al diferencia de la levita española [“nortea- ble para entender el fenómeno de las
retórica populista es una forma de fundar ocuparse de La razón populista de mericana”, actualizaríamos nosotros, que clases sociales y del Estado desde América
una identidad del grupo social a partir de Ernesto Laclau, cuando cuestiona lo allí fue donde Gino compró aquella Latina, y no a pesar de ella.
la vaguedad conceptual, espejo de la generalmente aceptado de que primero definición a medida del populismo], Hay mucho más por cierto, por
indeterminación de la realidad social: “El es la voluntad del pueblo y luego su pueda usarse cotidianamente y escribirse eso el diálogo queda abierto, dada la
hecho de ser vago en determinadas representación. No sería así, pues “la de «americana», con la «americana» necesaria brevedad de estas líneas. Pero
situaciones es la condición para construir tarea del representante no es tanto la de nuestra de todos los días”. en cualquier caso lo importante es evitar
significados políticos relevantes”. Pone transmitir una voluntad determinada, Si así fuese, lo popular podría caer en el síndrome de “nuestros cultos -
como ejemplo los mensajes del general sino la de proveer un punto de identifica- empezar a mirarse con oído más fino, con que Homero Manzi caracterizaba dicien-
Perón desde el exilio: “Su palabra era ción que constituya como agentes mejores ojos y -por supuesto- hasta con do- adscriben a todos los problemas y
indispensable para dar unidad simbólica a históricos a los sectores representados”. mayor rigor conceptual. Esto a su vez soluciones extrañas, y cuando intervienen
todas esas luchas dispersas”. Es decir que el representado depende del mejoraría no sólo esa visión parcializada en los nuestros lo hacen como extranje-
El populismo está asociado a representante para la constitución de su del peronismo argentino, sino también la ros”. El caso de los dos Ginos es hasta
vigorosos liderazgos personales que se identidad. comprensión de los fenómenos políticos comprensible, eran italianos en estas
acercan al caudillismo del siglo XIX, Según Germani, di Tella y Ianni el latinoamericanos, de los que éste inescin- tierras, como Garibaldi. Después ya no.
originado en necesidades sociales de los origen del populismo argentino está diblemente forma parte. Y sin anteojeras
sectores desplazados que no hallaban ligado a la crisis del Estado oligárquico. El no sólo se ve mejor, sino que se hace Mario Casalla
Puiggrós, les gusta conceptuar conceptos de izquierda o de derecha, que implica peronismo sucede a una serie de movi- diferenciada de la propuesta por el
en lugar de conceptuar la realidad. Para entender la historia como evolutiva y mientos antioligárquicos de clase media, comunismo. Su mensaje, de fuerte
Puiggrós, el “error fundamental de las universalizada para todas las regiones del en especial el yrigoyenismo, de espíritu respuesta popular, se basaba en la
izquierdas con respecto al peronismo planeta, usando las mismas categorías liberal, que buscaba el establecimiento oposición a la política tradicional, a la
reside en no haberlo analizado en función surgidas de otras latitudes, culturas y (“reparación”) de un Estado de tipo liberal, oligarquía y al imperialismo, engarzado en
(7)
de la historia argentina” . “Conceptuar geografías, que concluyen inexorable- económica y políticamente hablando, y un mensaje nacionalista que predicaba la
experiencias ajenas, en vez de analizar la mente en que nuestra realidad es imper- cuyos preceptos no eran revolucionarios justicia social y la cesión de espacios de
realidad social sobre la que se pretende fecta, que tuvimos un pretérito imperfec- sino que postulaban el progreso económi- poder para los marginados. Puede decirse
actuar, explica la desconexión de las to que no se adecua a las categorías de co, la reforma institucional, la democrati- que fue más nacionalista que clasista, más
izquierdas latinoamericanas de los análisis utilizadas para las democracias zación republicana, etcétera. antinorteamericano que prosoviético,
movimientos de masas de sus países. europeas o para las revoluciones rusa, El estado oligárquico sorteará esa más apegado a las grandes fórmulas
Reemplazan las contradicciones sociales china o cubana. Mientras muchos amenaza en el '30 aunque luego deberá vacías que a programas claros de gestión
por etiquetas que las ocultan o las teóricos siguen admirando las masas sin enfrentar otra más vigorosa, originada en económica, con lo que se acercó en
deforman, (...) temen conceptuar la pantalones, los sans coulottes de la la nueva estructura de clases creada por la muchas de sus manifestaciones al fascis-
realidad, porque no quieren correr el revolución francesa y despreciando las inmigración europea, la creciente urbani- mo por su propensión al autoritarismo y a
riesgo de sumergirse en ella para transfor- masas de descamisados de la revolución zación, la emigración del campo hacia la la jerarquización de las corporaciones
(8)
marla” . peronista, yo me sigo preguntando por ciudad, el desarrollo industrial, el creci- como sustitutivas de los partidos políticos.
Más allá del tedio que ocasiona qué es más revolucionario, “coherente y miento del sector de servicios. En todo Los populismos latinoamericanos
releer las discusiones sociológicas concientemente obrerista”, no usar esto juegan un papel importante las dos coincidieron también en su oposición a la
eurocentristas de los '60 y '70 sobre el pantalones que no usar camisa. guerras mundiales y la depresión econó- economía de libre mercado y abogaron
peronismo, se sigue analizando la mica de los '30 que generaron cambios por una fuerte intervención del Estado
realidad de los movimientos nacionales y estructurales en naciones de economía que regulara la distribución del ingreso
populares desde un modelo típico ideal Ana Jaramillo dependiente como la nuestra (por nacional (en el peronismo fue un hoy
ejemplo, la necesaria sustitución de memorable 50% para la patronal y 50%
importaciones y el desarrollo de una para los trabajadores), aunque nunca
(1) Ianni, Octavio, La formación del estado populista en América Latina, ERA, México, 1975. industrialización incipiente). afirmaron que hubiese que estatizar todo
(2) Germani, Gino, “Democracia representativa y clases populares”, en Gino Germani, Torcuato Di Tella, Octavio La unión táctica de grupos de el aparato productivo o guiar la economía
Ianni, Populismo y contradicciones de clase en Latinoamérica, ERA, México, 1973.
intelectuales (FORJA), clases populares mediante un sistema de planificación
(3) Ibíd.
(4) Di Tella, Torcuato, “Populismo y reformismo”, en Gino Germani, Torcuato di Tella, Octavio Ianni, op. cit. (protosindicatos), sectores de la burguesía, centralizado como el de los países
(5) Graciarena, Jorge, Poder y clases sociales en el desarrollo de América Latina, Paidós, Buenos Aires, 1967. cúpula eclesiástica y fuerzas armadas socialistas. Fueron abiertamente favora-
(6) Ianni, Octavio, op.cit. (GOU) se consolidó con el fin de acelerar bles a la industrialización y a la hegemo-
(7) Puiggrós, Rodolfo, Las izquierdas y el problema nacional, CEPES, Buenos Aires, 1973. dichas rupturas que habían debilitado a la nía de la industria sobre la agricultura y la
(8) Ibíd.
oligarquía y al imperialismo. Había coinci- minería. A la industrialización se la
dencia, aun en la diversidad de intereses, tomaba como equivalente del desarrollo
en que el desarrollismo nacionalista era económico en general, e indicador de
una estrategia posible, primordial y bienestar social para el proletariado,
urgente. La armonía dentro de ese “pacto” mientras que los sectores agropecuario y
se rompería en los momentos críticos; minero eran considerados causas funda-
cuando las contradicciones políticas y mentales de atraso económico y social
Sobre lo popular y el populismo en la económicas se agudizaban, el populismo
de las masas populares tendía a asumir
por estar ligados a la economía de las
elites latinoamericanas. Consideraban
política argentina formas revolucionarias ligadas a la lucha de que la exportación de materias primas y la
clases. Por su parte, el populismo de las dependencia económica eran sinónimos
altas esferas reculaba ante la amenaza de soberanía para un país que no poseía
Cuando entre nosotros se pronun- palabras), nos hacen uno de medida. Y
insurreccional y aprovechaba sus resortes industria. Se identificaba con la idea de un
cia la expresión “populismo”, a no dudar- con todo lo que debe tener: tres sustanti-
de poder para impedir esa radicalización de capitalismo nacional y de una burguesía
lo, hay que taparse la nariz y mirar para el vos de izquierda bien puestos (domina-
las acciones políticas. Cualquier intento de nacional. Para ello era indispensable un
lado del peronismo. Es un traje que casi le ción, liderazgo y clases), perfectamente
giro hacia la izquierda era rápidamente Estado fuerte que controlara las relacio-
fue hecho a medida, tanto por izquierda combinados con tres adjetivos de derecha
evitado con el autoritarismo o la violencia nes económicas capitalistas, que garanti-
como por derecha. La definición académi- (autoritario, carismático y popular), lo
reaccionaria. Si era necesario, el golpe de zara la nacionalización de la economía.
ca (esto es, política) más explícita se la cual hace un ambo de caída impecable (o
Estado resolvía el problema. Con la perspectiva que ofrece el
debemos a don Gino Germani (no confun- implacable, según se mire). Tanto que -
El mensaje de los líderes populis- tiempo, también el fracaso de las postula-
dirlo con Bogani, ya que se trata del padre desde la década del '60 en adelante- no se
tas latinoamericanos tiene en común su ciones marxistas, queda claro que los
de la ciencias sociales en nuestro país, hizo más que reproducirlo; a veces con
predisposición al “tercerismo”, que hoy, populismos latinoamericanos, a pesar del
nada más, ni nada menos). Don Gino -tan saco cruzado y otras derecho, según las
en el caso de Chávez, habría que llamar descrédito de que goza entre los intelec-
certero como elegante- definió al populis- épocas claro, pero siempre con esa tela y
“segundismo” por no existir la alternativa tuales siempre dispuestos a pedir lo
mo como “un modo de dominación esos botones.
comunista. Antes, en un contexto en el utópico para no comprometerse con lo
autoritario, bajo un liderazgo carismático ¿Para qué cambiarlo si a toda
que capitalismo y socialismo se enfrenta- posible, también a pesar de sus propias
asociado a las clases populares”. persona inteligente le caía bien? Si servía
ban en la Guerra Fría, el populismo trató deficiencias teóricas y operativas, consti-
¿Hay un traje más a la medida del tanto para la mañana como para la noche,
de navegar en una zona intermedia. Así lo tuyó y constituye en nuestro continente la
peronismo que éste? A no dudarlo, su para la universidad como para el periódi-
intentaron el peronismo, también el APRA alternativa más válida al desquicio del
belleza y precisión son tales que uno co. Para el bolsillo del caballero, como
peruano, el AD en Venezuela y el PRI en neoliberalismo.
termina por no saber dónde termina un para la cartera de la dama. Y aquél a quien
México, abanderados de una “revolución”
Gino y dónde empieza el otro. Al módico no le caía bien, era o porque estaba mal
nunca bien definida aunque claramente Pacho O'Donnell
precio de un traje de confección (catorce de la cabeza (seguramente un cabecita
La anomalía populista El peronismo como pretérito imperfecto

A principios de la década del 60 intentaba “explicar” (y a la vez encubrir) Durante las décadas del '60 y '70, el efecto de deslumbramiento de las
del siglo pasado, Thomas Kuhn, un ciertas irregularidades de los movimien- los sociólogos latinoamericanos analiza- masas rurales cuya migración reciente a la
epistemólogo de filiación positivista, tos planetarios al tomar la Tierra como ban la realidad socio-histórica de la región ciudad revoluciona sus expectativas, les
sorprendía por igual a compañeros de centro. Todo lo que adviene a la existencia y los fenómenos de los nacionalismos produce incongruencia de status. Las
ruta y a quienes no lo eran, con una se resiste a morir. Las concepciones populares latinoamericanos en la forma- masas recién formadas, debido a su
novedosa teoría sobre el desarrollo del científicas no son en este aspecto una ción de lo que llamaron “el Estado inexperiencia política y debilidad organi-
conocimiento científico. Contra la excepción. populista”. Basta, para recordarlo, releer zativa, son fácilmente movilizadas por
concepción tradicional de la historia de Pues bien, lo que las ciencias los análisis de Gino Germani, Torcuato di liderazgos carismáticos en nombre de
las ciencias como un despliegue lineal y sociales y políticas al uso denominan Tella, Octavio Ianni, Aníbal Quijano o ideologías demagógicas. Reconoce que el
acumulativo, donde los descubrimientos “populismo” es una anomalía del tipo Francisco Weffort, entre tantos otros. término “populismo” fue acuñado tanto
se suceden y se suman, iluminando mencionado, fenómeno político-social Se analizaba como “fenómeno por ideólogos de derecha como de
progresivamente la noche de la ignoran- que tarde o temprano exigirá a estas típico del paso de la sociedad tradicional, izquierda, a falta de un término más
cia, Kuhn sostenía la existencia de cortes teorías revisar el paradigma que las rige. arcaica o rural a la sociedad moderna, adecuado, y “que es bastante desdeñoso,
(1)
abruptos, verdaderas revoluciones Con otras palabras: el llamado “populis- urbana o industrial” con diversas en tanto implica la connotación de algo
científicas en cuyo transcurso se produ- mo” es, desde hace muchos años, un valoraciones (todas peyorativas), por su desagradable, algo desordenado y brutal,
cen cambios de paradigma, es decir, fenómeno cuya existencia pone en incongruencia con los modelos típico- algo que no es dable hallar en el socialis-
redefiniciones de los conceptos básicos cuestión el alcance explicativo de los ideales, ya fueren de la democracia mo o el comunismo por mucho que
(4)
que reestructuran por completo el campo instrumentos utilizados por las ciencias occidental representativa europea, ya de puedan desagradar esas ideologías” .
de una disciplina, mutando sus métodos, sociales y políticas de cuño europeo- las revoluciones rusa o posteriormente También para Graciarena, “estos
problemas y aun los fenómenos objeto de occidental. china o cubana, de izquierda. En vez de movimientos se caracterizan por una
investigación. Dos casos típicos son en Como en el caso de los epiciclos en analizar la realidad de los países latinoa- retórica dirigida contra la oligarquía y el
este sentido las revoluciones copernicana astronomía, las ciencias sociales y mericanos, o la formación de los Estados sistema vigente, definidos en general de
y einsteniana, respectivamente. De la políticas prefieren cuestionar el fenóme- nacionales desde la propia historia, se una manera vaga y con un lenguaje que
astronomía ptolomeica a la copernicana o no antes que revisar su paradigma, e basaban en comparaciones con los no se refiere a los mismos en términos de
(5)
de la física de Newton a la teoría de la intentan así incluirlo de la manera que modelos típico-ideales surgidos de otras una explícita lucha de clases”.
relatividad no existe un tránsito compren- fuese en su dispositivo conceptual y realidades y otros momentos históricos. Si bien Ianni estima que Di Tella
sible en términos de mera acumulación metodológico. Por eso, bajo el nombre de Para los debates sociológicos examina los movimientos de masas, los
cuantitativa sino una transformación “populismo” se han dicho y se seguirán latinoamericanos que analizaban el partidos políticos y los gobiernos de tipo
total, revolucionaria, una ruptura comple- diciendo tantos disparates. “populismo” de hace cuarenta años, la populista con base en los paradigmas
ta que modifica integralmente el panora- El paradigma en curso en las conducta política de las clases populares europeos, concluye por su parte que
ma. En rigor de verdad, el punto de vista ciencias sociales y políticas está diseñado se podía comprender por la “simultanei- recién cuando se producen crisis en los
de Kuhn no carecía de antecedentes, pero en sus rasgos fundamentales por la dad de lo no contemporáneo”, por el gobiernos populistas, el proletariado
quizá impactó tanto más y alcanzó categorización marxista, más allá de “asincronismo técnico y geográfico”, por puede comprender sus condiciones de
amplísima difusión por provenir de la cuales sean las preferencias políticas de “la supervivencia de instrumentos ya vida reales, sin la ilusión del consumismo,
corriente de pensamiento de donde los investigadores. En un luminoso caducados, regiones evolucionadas y se deshace una asociación ideológica
menos podía esperarse. ensayo titulado Los signos en rotación, regiones atrasadas”(2), para concluir con entre desarrollo económico o industriali-
Ahora bien, semejantes cataclis- escrito hacia 1965, Octavio Paz explicaba respecto al peronismo que “representa un zación y bienestar social general, se revela
mos tienen lugar en la historia de las cómo todos nos habíamos vuelto en interés teórico extraordinario, por haber el sentido quimérico de la idea de la
ciencias a raíz de la aparición de anoma- cierto modo marxistas, cómo el marxismo sido creado y dirigido por un grupo cuya devolución del país al pueblo, el trabaja-
lías que el paradigma vigente no puede se había convertido en una suerte de tendencia fue fascista y nazi”. Sin embar- dor deja de pensarse como pueblo y
explicar y que obligan, a la larga, a “sentido común” difundido en vastos go, como la situación del país no le podía finalmente “ pasa a comprenderse en
cambiar el propio paradigma para dar sectores de las sociedades occidentales. proporcionar los estratos de la pequeña forma más clara como obrero”(6).
cuenta del fenómeno en cuestión. Un Parodiando al Nietzsche de El crepúsculo burguesía que constituyeran la base del Podríamos reproducir cientos y
caso típico es el famoso experimento de de los ídolos cuando dice, “temo que modelo europeo, tuvo que recurrir a las miles de páginas escritas por diversos
Michelson y Morley, cuyos resultados eran nunca nos libremos de Dios pues todavía clases populares... El peronismo fue autores hace cuarenta años sobre el
incomprensibles en términos de la física creemos en la gramática”, podríamos distinto del fascismo, precisamente en el populismo en general, el Estado populis-
clásica. Faltaría agregar, a los fines que decir, “temo que nunca nos libraremos de hecho esencial de que se vio obligado a ta, el peronismo como populismo y todas
aquí nos interesan, que mientras no se Marx pues aún creemos en el determinis- tolerar cierta participación efectiva las interpretaciones más que peyorativas
produce el cambio revolucionario del mo económico, la lucha de clases, aunque limitada, en justicia, para obtener de la naciente disciplina sociológica en
paradigma, se suelen fabricar teorías o etcétera”. el apoyo de la base popular.(3) Para América Latina.
conceptos ad hoc para tratar de incluir de El intento ya añejo de explicar Germani, en el peronismo como populis- Lo que llama la atención es que
alguna manera la anomalía en el paradig- bajo el rótulo de “populismo” y con la mo las fronteras de clase están por eso cuarenta años después se vuelva a las
ma aún vigente. Un ejemplo característico categorización corriente de las ciencias “naturalmente diluidas u oscurecidas”. interpretaciones producidas, como diría
es la teoría de los epiciclos en el sistema políticas y sociales ciertos fenómenos Torcuato Di Tella sostiene que los Jauretche, desde el colonialismo pedagó-
astronómico de Ptolomeo, con la que se como el peronismo es realmente patético. movimientos populistas se producen por gico o por aquellos que, al decir de
de patria como sinónimo, porque son la Don Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Muestra únicamente, en definitiva, la también el diseño de paradigmas científi-
misma esencia: sin pueblo no hay patria y Perón fueron las mayores expresiones de impotencia para aprehender el fenómeno cos originales. Aunque quizá -lo admito-
sin patria no hay nación. En nuestros populismo en Argentina. Pero resulta que por parte de categorías y métodos mi pretensión sea excesiva, sobre todo
pueblos latinoamericanos, entonces, a ambos líderes populares no sólo enfrenta- elaborados para otras realidades. Es como habida cuenta del colonialismo cultural
diferencia, repito, de lo sucedido en los ron a las oligarquías cipayas y al imperialis- querer explicar los fenómenos de la que se practica sin prisa ni pausa en
países centrales, el nacionalismo y la mo vernáculo, sino que también con microfísica en términos de la mecánica nuestras universidades argentinas y
patria fueron (son) siempre, los últimos hechos concretos elevaron el nivel de vida newtoniana. En el caso de la izquierda latinoamericanas. Sólo así se entiende
bastiones del pueblo -inexpugnables del grueso de la población. marxista se agrega el hecho de la apari- que el peronismo siga estudiándose en la
hasta ahora- contra la entrega y la Concretamente: salud, trabajo, vivienda y ción en el horizonte, particularmente Universidad de Buenos Aires a través de
dominación imperialista. La patria y la educación no le faltó a nadie durante el latinoamericano, de una competencia los textos de Torcuato Di Tella, por
nación, a través del pueblo, resistieron primer y segundo gobierno peronista. Esto inesperada e indeseable. Los pueblos, ejemplo.
toda tentativa de dependencia y explota- debe quedar claro para poner las cosas en desechando el materialismo histórico y su Restaría explicar brevemente por
ción en nuestra historia y si bien no su justo término. ¡Epa! Entonces, ya el presunta cientificidad, con sus conceptos qué el “populismo”, tan vituperado,
vencieron definitivamente, tampoco populismo, como antes el nacionalismo, de lucha de clases, consciencia de clase, empieza a ser visto con alguna simpatía
dejaron -con su lucha desigual y titánica- no me caen tan mal que digamos. Y según dictadura del proletariado, etcétera, se por ciertos teóricos de la izquierda, estilo
que se instalara un proyecto oligárquico una definición aparecida en la última inclinan por seguir ciegamente a líderes Laclau. Los bochornosos fracasos del
definitivo y terminal. Enciclopedia Clarín, por populismo en carismáticos, de difusa ideología, cuya marxismo (implosión de la URSS, conver-
Aclarado esto, me introduzco de general y peronismo en particular se retórica anticapitalista y antiimperialista sión capitalista en China, vanguardia de
lleno en el populismo. La primera vez que entiende aquel “sistema político que basó no puede significar otra cosa que un homosexuales y abortistas en España)
leí ese término fue en un reportaje -allá por su programa en la justicia social y la engaño sutil de la burguesía, análogo al son, obviamente, uno de los motivos. La
los '60- que le hicieron a un pensador búsqueda de un orden distinto al del fascismo, para mantener a las masas “política científica” se fue al bombo.
trotskista que definió al peronismo como capitalismo”. Esto cada vez me cae mejor, ignorantes en la miseria y en la más Mientras tanto la anomalía (el “populis-
“un populismo con suerte”. Y luego llegó a digo. abyecta de las explotaciones. mo”), o sea, el bombo, mal que mal,
mis manos un librito editado por Plus Ultra Los detractores del tandem Ahora bien, una vieja estrategia sigue. Pero eso no es todo. Pues a ello se
donde bajo el título de El populismo en la populismo-peronismo suelen mostrar con de los dominados, es decir, de los someti- suma el acercamiento circunstancial de
Argentina diferentes intelectuales como razón las debilidades, las miserias, las dos a paradigmas científicos -aunque los movimientos “populistas” latinoame-
Bayer, Sebreli y Weinberg entre otros, involuciones de dicho aparato político, también políticos- construidos con vistas ricanos a los postulados de la centro-
explicaban qué entendían sobre el mismo. centradas en: “la intolerancia ideológica y a otras realidades ha sido “dialectizar”, izquierda europea. Ésta es la razón
Allí campeaba la idea, con matices el culto a la personalidad de sus jefes”. Y es por así decir, las categorías del domina- fundamental que impulsa a académicos
diversos claro, de que lo nacional (y lo cierto, el peronismo sufrió mucho con dor. Alterar la etiqueta que se les endosa. como Laclau a suavizar sus juicios y a
internacional en algún caso) era “grave- ambas falencias. Pero también debe Cambiar el contenido o bien valorar considerar el fenómeno con mayor
mente lesionado o interferido por el recordarse que las mismas no fueron sólo positivamente lo atribuido en forma simpatía. Confían en que esta vez sí, el
populismo, cuyas banderas aparentemen- patrimonio del peronismo, sino de todo el peyorativa. Si los yanquis y los europeos fenómeno será finalmente encajado en
te nacionalistas y liberadoras ocultan un espectro político argentino. Cualquiera de levantan la bandera de los “derechos las categorías presupuestas aunque,
proceso regresivo tendiente a hacer de la las dictaduras militares que asolaron humanos”, incluir en ellos el derecho a la bueno, claro está, éstas necesiten ciertos
cultura nacional una cultura cada vez más nuestra patria desde 1955 en adelante son alimentación, la vivienda, la educación, la retoques. Vana ilusión. Se ve que estos
dependiente de los países centrales, un buen ejemplo de intolerancia ideológi- salud, y una larga lista que por cierto no hombres no han leído a Borges o no lo
contrariamente a lo que vocean los ca, cuyo punto más alto fue sin lugar a figuraba en el concepto original. han tomado en serio. Caso contrario,
personeros del populismo”. Advertirá el dudas el decreto 4161 de la autodenomi- Asimismo, si el “populismo” les resulta sabrían que el “populismo” (el peronis-
lector de esta nota que nuevamente en nada “Revolución Libertadora” que despreciable, reivindicarse entonces mo) no es ni bueno ni malo sino, sencilla-
esta definición aparecen muchos de los intentaba por decreto borrar al peronismo “populista”. Personalmente, creo que el mente, incorregible. No se deja atrapar en
términos políticos antes analizados. Resta de la faz de la Tierra. Y en cuanto al culto a camino correcto no es la “dialectización” el paradigma vigente, ni siquiera Gramsci
saber quién los usa y desde qué lugar (y la personalidad, basta recordar cómo nos de los conceptos del adversario sino la
bombardeaban a diario desde el gobierno y Lacan mediante.
con qué fines). Dirá Osvaldo Bayer en su construcción de los propios. No hay
escrito: “Es el yrigoyenismo [al que define de turno y sus aparatos de publicidad y
auténtica liberación sino a partir de la
como ejemplo muy refinado y curioso de usinas ideológicas, con la “honestidad” de Silvio Juan Maresca
afirmación de lo propio. Ello supone
populismo] el que mata por mucho más Lonardi, la “decencia” de Rojas y
de medio siglo a los partidos ideológicos Aramburu, la “inteligencia” de Frondizi, la
en la Argentina. No es como se dice, que “humildad” de Illia, la “virilidad” de
los partidos ideológicos [léase los de la Onganía, la “rectitud” de Lanusse, la
izquierda internacionalista, aclaro yo] no “disciplina espartana” de Videla y el “que
supieron llegar a las masas, sino que el venga el Principito” de Galtieri, en tanto el
yrigoyenismo llegó con las armas fáciles y pueblo -convidado de piedra- sumaba
entradoras del populismo. Les robó el muertos y mártires. El populismo como reconocimiento de
Como puede apreciarse, hay
público, les plagió sagazmente las leyes
sociales y comenzó a hablar con los mucho que decir sobre populismo. Un la dignidad popular
mismos términos, aunque el contenido análisis puntual y exhaustivo de este
siempre fuera el vacío. Muerto el yrigoye- fenómeno excede la intención mínima de En el campo del populismo se El horizonte de consideraciones es
nismo, al populismo del silencio le siguió el este trabajo que trata tan solo de llamar la enclavan viejas y nuevas armas para la tan inmenso que convendría precisar el
populismo del balcón. El postigo entrea- atención, reenfocar el problema y poner en operación política. En diversas regiones debate: ¿estamos hablando de filosofía
bierto fue reemplazado por la Plaza de duda lo que hasta el día de hoy se defenes- atraviesa conceptos y prácticas, con política?, ¿de movimientos políticos?, ¿de
Mayo. El populismo entró con toda fuerza tró con el sambenito de “populismo”. sentidos e intenciones muy contrapues- una forma de gobierno?, ¿de coaliciones
a ser la filosofía del pueblo. Las ideologías, tas. Es improbable atribuirle un solo o alianzas de clases? Temo que estas
lo foráneo”. Según este autor, entonces, Roberto Baschetti significado, clasificar con rigidez un líneas no puedan condensar todos esos
régimen como populista. abordajes al mismo tiempo.
Sobre el populismo se querella El argumento crítico sigue con los cia política, declinación del espacio Lo importante es la identificación
con renovado vigor. Con fuego graneado empresarios: dentro de las formas público y dificultadas para sustentar de las demandas de cada momento y su
por derecha e izquierda. Pero más populistas, sería también una trama para formas participativas. Que se reconoce no articulación política. En cambio, durante
complicado es despejar el interrogante otra discusión profunda y sincera. Desde pueden sustituirse sólo por las elecciones. las últimas décadas, la economía logró
que plantean los editores de esta publica- la ortodoxia económica se asegura que Sumado a la ausencia de liderazgos autonomizarse y hegemonizar lo político,
ción: ¿el peronismo es populismo? dejan de ser competitivos. Se convierten capaces de recrear visiones estratégicas entendido como devenir constituyente de
Múltiples travesías provocan. en prebendarios del Estado. Y es verdad de Estado nacional, aun en la era de la una identidad popular.
Desde los trabajos del sociólogo Gino que así ha ocurrido. Pero, ¿se discutió globalización. Una subjetividad colectiva
Germani, ligando el populismo latinoa- alguna vez si ese modelo era perfectible o A partir de esos momentos popular sustentada en finalidades tales
mericano a formas de fascismo y autorita- fue un simple argumento para justificar históricos de densidad, de construcción como soberanía política, independencia
rismo para explicar, con sentido crítico, los una apertura indiscriminada que trajo de identidad popular, se pone en juego la económica y justicia social. Que fueron el
movimientos nacionalespopulistas consecuencias peores, como la desocupa- posibilidad de organización institucional rumbo doctrinario del Justicialismo más
latinoamericanos, antioligárquicos y ción y el desmantelamiento del aparato de esos movimientos. En el nuestro es la allá de sus contradicciones epocales.
antiimperialistas, en grado diverso. productivo? etapa inconclusa que su fundador La última y hasta cierto punto
Pasando por la condena más vulgar de la Así se dilapidaron márgenes de admitió, bregando por la institucionali- sorprendente “reivindicación” del
Secretaria de Estado norteamericana, autonomía en decisiones económicas, dad como el último período de un populismo proviene de un pensador de
Condolezza Rice. Hasta intelectuales delegadas en la supuesta mano invisible proceso revolucionario que se inició en el izquierda como Ernesto Laclau. Este
entrevistados por el diario La Nación que del mercado. Y la visión estratégica de '45 y que, con avances, retrocesos y reconocido teórico desarrolla un denso
desempolvan sus prevenciones contra el Nación se diluyó en una suerte de “pensa- contradicciones, perduró hasta el presen- trabajo en donde demuestra que el
peronismo, al igual que contra otros miento mágico” que no tardó en desnu- te. Reconociendo la incertidumbre de populismo es el lugar en donde se crea la
movimientos populares de América darse en sus consecuencias aciagas. cómo puede evolucionar durante estos subjetividad popular.
Latina. Culpan al populismo por las causas Se suele decir que el populismo primeros años del siglo XXI. Desde la En consecuencia, el populismo
de la pobreza de Latinoamérica. Hablan inculca pereza en el pensamiento. La muerte del fundador, ninguno de los trabaja a favor de la formación de identi-
de pobreza, pero raramente de la distri- culpa de todo está siempre en otra parte. líderes del Justicialismo supo o quiso dades sociales, lo cual no significa que
bución de riqueza, cada vez más injusta En la Argentina el Apocalipsis se debe al finalizar ese proceso. Nadie planteó un esos movimientos tienen asegurado su
en la región. Los intercambios lingüísticos FMI y al Banco Mundial. ¿Pero no es más proyecto nacional. triunfo. Esas identidades sociales pueden
nunca son inocentes, son el principio de la pereza el pensamiento único emergente Pero por cierto que una sociedad ser incompletas, parciales, débiles,
acción. del Consenso de Washington y la “revolu- de masas tiene que tener la voluntad y la discontinuas o equivocadas, sin por eso
Pero, ¡oh curiosidad!, ninguna de ción conservadora”? decisión de sus sectores dirigentes para dejar de constituirse en sujetos de los
esas voces para consumo nacional se En síntesis, la nueva derecha es dignificar a su pueblo, creando las momentos históricos; a pesar de sus
atreve a calificar al régimen del gobierno populista y rompe su propio espejo. La oportunidades para mejoramientos retrocesos, derrotas o repliegues.
republicano de Bush (jr.) como ejemplo izquierda ortodoxa insiste en que el cualitativos. Y para ello es necesaria la Ley, Me recuerda esa frase de Perón
populista. populismo es un extravío del “verdadero la calidad institucional y ciertos instru- sobre que los pueblos no suelen equivo-
El sociólogo José Nun sostiene motor de la historia”: la lucha de clases. mentos propios del republicanismo. Lo carse, lo que no quiere decir que no
que las reinterpretaciones historiográfi- Mi opinión es que desde la que ocurre es que los instrumentos no son puedan equivocarse.
cas del populismo norteamericano (una extensión de las sociedades de masas es un fin en sí mismo, lo son para conducir a
de las cunas del populismo) ven en él la inimaginable gobernar por fuera del las sociedades hacia un mayor bienestar
“resistencia a la intrusión de agencias populismo. El vitalismo de los movimien- general. Carlos Campolongo
estatales y capitalistas, que surgen desde tos populares es el que en ciertas contin-
abajo y que se apoyan en las tradiciones, gencias recobra su soberanía, para luego
las costumbres y las normas éticas del otorgarla a sus representantes. Son
lugar”. Naturalmente, en el otro extremo, momentos históricos en los que se espesa
la influencia definitoria hoy la tienen el la identidad nacional y popular.
petróleo y las armas. Con la coartada Ninguna ficción contractual
“cruzada” de “choques de civilización” explica suficientemente la génesis de lo
que justifican la “guerra preventiva” político. El populismo hace menos lugar a
propias del Imperio. la abstracción y más a las demandas de los
Dentro del laberinto del populismo ciudadanos y grupos de carne y hueso. Es Definiciones del populismo
sólo puede afirmarse, sin confusión, que así superador del individualismo liberal a
puede reconocerse como una forma de ultranza o del materialismo determinante
gobierno. Inevitable para algunos, propio de la modernidad. Si uno desea aportar algo a la universitarias de Estados Unidos, está
perversa para quienes la reducen a la Las últimas décadas aceleraron polémica que se instala sobre el concepto, fuertemente ligado al nazismo, al fascis-
demagogia, la cooptación y el clientelismo. vertiginosamente nuevas configuraciones sobre la definición de “populismo”, me mo y al totalitarismo que asoló a Europa a
Pero, ¿por qué ha sido tan popular y demandas sociales imaginarias, mate- parece que lo primero que debe hacer, es mediados del siglo pasado. Y lo que se
el populismo? Principalmente porque se riales y tecnológicas por los procesos de saber antes, quién definió al populismo hace es transportar mecánicamente su
instala en un país que tenía un sistema urbanización e industrialización. Hoy como tal y desde dónde lo hizo. Porque definición para explicar fenómenos
que producía muchos recursos y se nuevamente en reconversión frente a está visto y comprobado, también en las irrepetibles y únicos que se dieron en un
encarga de distribuir o desperdiciar estos nuevos cambios organizacionales en la ciencias sociales, que lo que para unos es contexto muy particular de América
recursos, por lo que empieza a ser popu- producción de bienes y servicios. Y, sobre una cosa, para otros es otra. Latina, donde “nacionalismo” debe
lar. Pero con el tiempo enferma al país, lo todo, por la influencia en la opinión Ya nos ha pasado en la Argentina entenderse como algo estrechamente
llena de deudas, lo convierte en menos pública de los medios electrónicos que en con el término “nacionalismo”. Este adherido, atado, encadenado, unido, a
productivo y la economía decae. Ese fue el la manufactura de estados psicosociales, concepto, enunciado desde los países tres categorías esenciales en busca de una
argumento reiterado de los enemigos del con debilitamiento de institucionalidad y más poderosos, desde los centros identidad propia. Me explico: en nuestra
primer y segundo peronismo. también, en general, con menos concien- intelectuales de Europa y las academias tierra cuando se habla de pueblo se habla
Sobre el populismo se querella El argumento crítico sigue con los cia política, declinación del espacio Lo importante es la identificación
con renovado vigor. Con fuego graneado empresarios: dentro de las formas público y dificultadas para sustentar de las demandas de cada momento y su
por derecha e izquierda. Pero más populistas, sería también una trama para formas participativas. Que se reconoce no articulación política. En cambio, durante
complicado es despejar el interrogante otra discusión profunda y sincera. Desde pueden sustituirse sólo por las elecciones. las últimas décadas, la economía logró
que plantean los editores de esta publica- la ortodoxia económica se asegura que Sumado a la ausencia de liderazgos autonomizarse y hegemonizar lo político,
ción: ¿el peronismo es populismo? dejan de ser competitivos. Se convierten capaces de recrear visiones estratégicas entendido como devenir constituyente de
Múltiples travesías provocan. en prebendarios del Estado. Y es verdad de Estado nacional, aun en la era de la una identidad popular.
Desde los trabajos del sociólogo Gino que así ha ocurrido. Pero, ¿se discutió globalización. Una subjetividad colectiva
Germani, ligando el populismo latinoa- alguna vez si ese modelo era perfectible o A partir de esos momentos popular sustentada en finalidades tales
mericano a formas de fascismo y autorita- fue un simple argumento para justificar históricos de densidad, de construcción como soberanía política, independencia
rismo para explicar, con sentido crítico, los una apertura indiscriminada que trajo de identidad popular, se pone en juego la económica y justicia social. Que fueron el
movimientos nacionalespopulistas consecuencias peores, como la desocupa- posibilidad de organización institucional rumbo doctrinario del Justicialismo más
latinoamericanos, antioligárquicos y ción y el desmantelamiento del aparato de esos movimientos. En el nuestro es la allá de sus contradicciones epocales.
antiimperialistas, en grado diverso. productivo? etapa inconclusa que su fundador La última y hasta cierto punto
Pasando por la condena más vulgar de la Así se dilapidaron márgenes de admitió, bregando por la institucionali- sorprendente “reivindicación” del
Secretaria de Estado norteamericana, autonomía en decisiones económicas, dad como el último período de un populismo proviene de un pensador de
Condolezza Rice. Hasta intelectuales delegadas en la supuesta mano invisible proceso revolucionario que se inició en el izquierda como Ernesto Laclau. Este
entrevistados por el diario La Nación que del mercado. Y la visión estratégica de '45 y que, con avances, retrocesos y reconocido teórico desarrolla un denso
desempolvan sus prevenciones contra el Nación se diluyó en una suerte de “pensa- contradicciones, perduró hasta el presen- trabajo en donde demuestra que el
peronismo, al igual que contra otros miento mágico” que no tardó en desnu- te. Reconociendo la incertidumbre de populismo es el lugar en donde se crea la
movimientos populares de América darse en sus consecuencias aciagas. cómo puede evolucionar durante estos subjetividad popular.
Latina. Culpan al populismo por las causas Se suele decir que el populismo primeros años del siglo XXI. Desde la En consecuencia, el populismo
de la pobreza de Latinoamérica. Hablan inculca pereza en el pensamiento. La muerte del fundador, ninguno de los trabaja a favor de la formación de identi-
de pobreza, pero raramente de la distri- culpa de todo está siempre en otra parte. líderes del Justicialismo supo o quiso dades sociales, lo cual no significa que
bución de riqueza, cada vez más injusta En la Argentina el Apocalipsis se debe al finalizar ese proceso. Nadie planteó un esos movimientos tienen asegurado su
en la región. Los intercambios lingüísticos FMI y al Banco Mundial. ¿Pero no es más proyecto nacional. triunfo. Esas identidades sociales pueden
nunca son inocentes, son el principio de la pereza el pensamiento único emergente Pero por cierto que una sociedad ser incompletas, parciales, débiles,
acción. del Consenso de Washington y la “revolu- de masas tiene que tener la voluntad y la discontinuas o equivocadas, sin por eso
Pero, ¡oh curiosidad!, ninguna de ción conservadora”? decisión de sus sectores dirigentes para dejar de constituirse en sujetos de los
esas voces para consumo nacional se En síntesis, la nueva derecha es dignificar a su pueblo, creando las momentos históricos; a pesar de sus
atreve a calificar al régimen del gobierno populista y rompe su propio espejo. La oportunidades para mejoramientos retrocesos, derrotas o repliegues.
republicano de Bush (jr.) como ejemplo izquierda ortodoxa insiste en que el cualitativos. Y para ello es necesaria la Ley, Me recuerda esa frase de Perón
populista. populismo es un extravío del “verdadero la calidad institucional y ciertos instru- sobre que los pueblos no suelen equivo-
El sociólogo José Nun sostiene motor de la historia”: la lucha de clases. mentos propios del republicanismo. Lo carse, lo que no quiere decir que no
que las reinterpretaciones historiográfi- Mi opinión es que desde la que ocurre es que los instrumentos no son puedan equivocarse.
cas del populismo norteamericano (una extensión de las sociedades de masas es un fin en sí mismo, lo son para conducir a
de las cunas del populismo) ven en él la inimaginable gobernar por fuera del las sociedades hacia un mayor bienestar
“resistencia a la intrusión de agencias populismo. El vitalismo de los movimien- general. Carlos Campolongo
estatales y capitalistas, que surgen desde tos populares es el que en ciertas contin-
abajo y que se apoyan en las tradiciones, gencias recobra su soberanía, para luego
las costumbres y las normas éticas del otorgarla a sus representantes. Son
lugar”. Naturalmente, en el otro extremo, momentos históricos en los que se espesa
la influencia definitoria hoy la tienen el la identidad nacional y popular.
petróleo y las armas. Con la coartada Ninguna ficción contractual
“cruzada” de “choques de civilización” explica suficientemente la génesis de lo
que justifican la “guerra preventiva” político. El populismo hace menos lugar a
propias del Imperio. la abstracción y más a las demandas de los
Dentro del laberinto del populismo ciudadanos y grupos de carne y hueso. Es Definiciones del populismo
sólo puede afirmarse, sin confusión, que así superador del individualismo liberal a
puede reconocerse como una forma de ultranza o del materialismo determinante
gobierno. Inevitable para algunos, propio de la modernidad. Si uno desea aportar algo a la universitarias de Estados Unidos, está
perversa para quienes la reducen a la Las últimas décadas aceleraron polémica que se instala sobre el concepto, fuertemente ligado al nazismo, al fascis-
demagogia, la cooptación y el clientelismo. vertiginosamente nuevas configuraciones sobre la definición de “populismo”, me mo y al totalitarismo que asoló a Europa a
Pero, ¿por qué ha sido tan popular y demandas sociales imaginarias, mate- parece que lo primero que debe hacer, es mediados del siglo pasado. Y lo que se
el populismo? Principalmente porque se riales y tecnológicas por los procesos de saber antes, quién definió al populismo hace es transportar mecánicamente su
instala en un país que tenía un sistema urbanización e industrialización. Hoy como tal y desde dónde lo hizo. Porque definición para explicar fenómenos
que producía muchos recursos y se nuevamente en reconversión frente a está visto y comprobado, también en las irrepetibles y únicos que se dieron en un
encarga de distribuir o desperdiciar estos nuevos cambios organizacionales en la ciencias sociales, que lo que para unos es contexto muy particular de América
recursos, por lo que empieza a ser popu- producción de bienes y servicios. Y, sobre una cosa, para otros es otra. Latina, donde “nacionalismo” debe
lar. Pero con el tiempo enferma al país, lo todo, por la influencia en la opinión Ya nos ha pasado en la Argentina entenderse como algo estrechamente
llena de deudas, lo convierte en menos pública de los medios electrónicos que en con el término “nacionalismo”. Este adherido, atado, encadenado, unido, a
productivo y la economía decae. Ese fue el la manufactura de estados psicosociales, concepto, enunciado desde los países tres categorías esenciales en busca de una
argumento reiterado de los enemigos del con debilitamiento de institucionalidad y más poderosos, desde los centros identidad propia. Me explico: en nuestra
primer y segundo peronismo. también, en general, con menos concien- intelectuales de Europa y las academias tierra cuando se habla de pueblo se habla
de patria como sinónimo, porque son la Don Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Muestra únicamente, en definitiva, la también el diseño de paradigmas científi-
misma esencia: sin pueblo no hay patria y Perón fueron las mayores expresiones de impotencia para aprehender el fenómeno cos originales. Aunque quizá -lo admito-
sin patria no hay nación. En nuestros populismo en Argentina. Pero resulta que por parte de categorías y métodos mi pretensión sea excesiva, sobre todo
pueblos latinoamericanos, entonces, a ambos líderes populares no sólo enfrenta- elaborados para otras realidades. Es como habida cuenta del colonialismo cultural
diferencia, repito, de lo sucedido en los ron a las oligarquías cipayas y al imperialis- querer explicar los fenómenos de la que se practica sin prisa ni pausa en
países centrales, el nacionalismo y la mo vernáculo, sino que también con microfísica en términos de la mecánica nuestras universidades argentinas y
patria fueron (son) siempre, los últimos hechos concretos elevaron el nivel de vida newtoniana. En el caso de la izquierda latinoamericanas. Sólo así se entiende
bastiones del pueblo -inexpugnables del grueso de la población. marxista se agrega el hecho de la apari- que el peronismo siga estudiándose en la
hasta ahora- contra la entrega y la Concretamente: salud, trabajo, vivienda y ción en el horizonte, particularmente Universidad de Buenos Aires a través de
dominación imperialista. La patria y la educación no le faltó a nadie durante el latinoamericano, de una competencia los textos de Torcuato Di Tella, por
nación, a través del pueblo, resistieron primer y segundo gobierno peronista. Esto inesperada e indeseable. Los pueblos, ejemplo.
toda tentativa de dependencia y explota- debe quedar claro para poner las cosas en desechando el materialismo histórico y su Restaría explicar brevemente por
ción en nuestra historia y si bien no su justo término. ¡Epa! Entonces, ya el presunta cientificidad, con sus conceptos qué el “populismo”, tan vituperado,
vencieron definitivamente, tampoco populismo, como antes el nacionalismo, de lucha de clases, consciencia de clase, empieza a ser visto con alguna simpatía
dejaron -con su lucha desigual y titánica- no me caen tan mal que digamos. Y según dictadura del proletariado, etcétera, se por ciertos teóricos de la izquierda, estilo
que se instalara un proyecto oligárquico una definición aparecida en la última inclinan por seguir ciegamente a líderes Laclau. Los bochornosos fracasos del
definitivo y terminal. Enciclopedia Clarín, por populismo en carismáticos, de difusa ideología, cuya marxismo (implosión de la URSS, conver-
Aclarado esto, me introduzco de general y peronismo en particular se retórica anticapitalista y antiimperialista sión capitalista en China, vanguardia de
lleno en el populismo. La primera vez que entiende aquel “sistema político que basó no puede significar otra cosa que un homosexuales y abortistas en España)
leí ese término fue en un reportaje -allá por su programa en la justicia social y la engaño sutil de la burguesía, análogo al son, obviamente, uno de los motivos. La
los '60- que le hicieron a un pensador búsqueda de un orden distinto al del fascismo, para mantener a las masas “política científica” se fue al bombo.
trotskista que definió al peronismo como capitalismo”. Esto cada vez me cae mejor, ignorantes en la miseria y en la más Mientras tanto la anomalía (el “populis-
“un populismo con suerte”. Y luego llegó a digo. abyecta de las explotaciones. mo”), o sea, el bombo, mal que mal,
mis manos un librito editado por Plus Ultra Los detractores del tandem Ahora bien, una vieja estrategia sigue. Pero eso no es todo. Pues a ello se
donde bajo el título de El populismo en la populismo-peronismo suelen mostrar con de los dominados, es decir, de los someti- suma el acercamiento circunstancial de
Argentina diferentes intelectuales como razón las debilidades, las miserias, las dos a paradigmas científicos -aunque los movimientos “populistas” latinoame-
Bayer, Sebreli y Weinberg entre otros, involuciones de dicho aparato político, también políticos- construidos con vistas ricanos a los postulados de la centro-
explicaban qué entendían sobre el mismo. centradas en: “la intolerancia ideológica y a otras realidades ha sido “dialectizar”, izquierda europea. Ésta es la razón
Allí campeaba la idea, con matices el culto a la personalidad de sus jefes”. Y es por así decir, las categorías del domina- fundamental que impulsa a académicos
diversos claro, de que lo nacional (y lo cierto, el peronismo sufrió mucho con dor. Alterar la etiqueta que se les endosa. como Laclau a suavizar sus juicios y a
internacional en algún caso) era “grave- ambas falencias. Pero también debe Cambiar el contenido o bien valorar considerar el fenómeno con mayor
mente lesionado o interferido por el recordarse que las mismas no fueron sólo positivamente lo atribuido en forma simpatía. Confían en que esta vez sí, el
populismo, cuyas banderas aparentemen- patrimonio del peronismo, sino de todo el peyorativa. Si los yanquis y los europeos fenómeno será finalmente encajado en
te nacionalistas y liberadoras ocultan un espectro político argentino. Cualquiera de levantan la bandera de los “derechos las categorías presupuestas aunque,
proceso regresivo tendiente a hacer de la las dictaduras militares que asolaron humanos”, incluir en ellos el derecho a la bueno, claro está, éstas necesiten ciertos
cultura nacional una cultura cada vez más nuestra patria desde 1955 en adelante son alimentación, la vivienda, la educación, la retoques. Vana ilusión. Se ve que estos
dependiente de los países centrales, un buen ejemplo de intolerancia ideológi- salud, y una larga lista que por cierto no hombres no han leído a Borges o no lo
contrariamente a lo que vocean los ca, cuyo punto más alto fue sin lugar a figuraba en el concepto original. han tomado en serio. Caso contrario,
personeros del populismo”. Advertirá el dudas el decreto 4161 de la autodenomi- Asimismo, si el “populismo” les resulta sabrían que el “populismo” (el peronis-
lector de esta nota que nuevamente en nada “Revolución Libertadora” que despreciable, reivindicarse entonces mo) no es ni bueno ni malo sino, sencilla-
esta definición aparecen muchos de los intentaba por decreto borrar al peronismo “populista”. Personalmente, creo que el mente, incorregible. No se deja atrapar en
términos políticos antes analizados. Resta de la faz de la Tierra. Y en cuanto al culto a camino correcto no es la “dialectización” el paradigma vigente, ni siquiera Gramsci
saber quién los usa y desde qué lugar (y la personalidad, basta recordar cómo nos de los conceptos del adversario sino la
bombardeaban a diario desde el gobierno y Lacan mediante.
con qué fines). Dirá Osvaldo Bayer en su construcción de los propios. No hay
escrito: “Es el yrigoyenismo [al que define de turno y sus aparatos de publicidad y
auténtica liberación sino a partir de la
como ejemplo muy refinado y curioso de usinas ideológicas, con la “honestidad” de Silvio Juan Maresca
afirmación de lo propio. Ello supone
populismo] el que mata por mucho más Lonardi, la “decencia” de Rojas y
de medio siglo a los partidos ideológicos Aramburu, la “inteligencia” de Frondizi, la
en la Argentina. No es como se dice, que “humildad” de Illia, la “virilidad” de
los partidos ideológicos [léase los de la Onganía, la “rectitud” de Lanusse, la
izquierda internacionalista, aclaro yo] no “disciplina espartana” de Videla y el “que
supieron llegar a las masas, sino que el venga el Principito” de Galtieri, en tanto el
yrigoyenismo llegó con las armas fáciles y pueblo -convidado de piedra- sumaba
entradoras del populismo. Les robó el muertos y mártires. El populismo como reconocimiento de
Como puede apreciarse, hay
público, les plagió sagazmente las leyes
sociales y comenzó a hablar con los mucho que decir sobre populismo. Un la dignidad popular
mismos términos, aunque el contenido análisis puntual y exhaustivo de este
siempre fuera el vacío. Muerto el yrigoye- fenómeno excede la intención mínima de En el campo del populismo se El horizonte de consideraciones es
nismo, al populismo del silencio le siguió el este trabajo que trata tan solo de llamar la enclavan viejas y nuevas armas para la tan inmenso que convendría precisar el
populismo del balcón. El postigo entrea- atención, reenfocar el problema y poner en operación política. En diversas regiones debate: ¿estamos hablando de filosofía
bierto fue reemplazado por la Plaza de duda lo que hasta el día de hoy se defenes- atraviesa conceptos y prácticas, con política?, ¿de movimientos políticos?, ¿de
Mayo. El populismo entró con toda fuerza tró con el sambenito de “populismo”. sentidos e intenciones muy contrapues- una forma de gobierno?, ¿de coaliciones
a ser la filosofía del pueblo. Las ideologías, tas. Es improbable atribuirle un solo o alianzas de clases? Temo que estas
lo foráneo”. Según este autor, entonces, Roberto Baschetti significado, clasificar con rigidez un líneas no puedan condensar todos esos
régimen como populista. abordajes al mismo tiempo.
La anomalía populista El peronismo como pretérito imperfecto

A principios de la década del 60 intentaba “explicar” (y a la vez encubrir) Durante las décadas del '60 y '70, el efecto de deslumbramiento de las
del siglo pasado, Thomas Kuhn, un ciertas irregularidades de los movimien- los sociólogos latinoamericanos analiza- masas rurales cuya migración reciente a la
epistemólogo de filiación positivista, tos planetarios al tomar la Tierra como ban la realidad socio-histórica de la región ciudad revoluciona sus expectativas, les
sorprendía por igual a compañeros de centro. Todo lo que adviene a la existencia y los fenómenos de los nacionalismos produce incongruencia de status. Las
ruta y a quienes no lo eran, con una se resiste a morir. Las concepciones populares latinoamericanos en la forma- masas recién formadas, debido a su
novedosa teoría sobre el desarrollo del científicas no son en este aspecto una ción de lo que llamaron “el Estado inexperiencia política y debilidad organi-
conocimiento científico. Contra la excepción. populista”. Basta, para recordarlo, releer zativa, son fácilmente movilizadas por
concepción tradicional de la historia de Pues bien, lo que las ciencias los análisis de Gino Germani, Torcuato di liderazgos carismáticos en nombre de
las ciencias como un despliegue lineal y sociales y políticas al uso denominan Tella, Octavio Ianni, Aníbal Quijano o ideologías demagógicas. Reconoce que el
acumulativo, donde los descubrimientos “populismo” es una anomalía del tipo Francisco Weffort, entre tantos otros. término “populismo” fue acuñado tanto
se suceden y se suman, iluminando mencionado, fenómeno político-social Se analizaba como “fenómeno por ideólogos de derecha como de
progresivamente la noche de la ignoran- que tarde o temprano exigirá a estas típico del paso de la sociedad tradicional, izquierda, a falta de un término más
cia, Kuhn sostenía la existencia de cortes teorías revisar el paradigma que las rige. arcaica o rural a la sociedad moderna, adecuado, y “que es bastante desdeñoso,
(1)
abruptos, verdaderas revoluciones Con otras palabras: el llamado “populis- urbana o industrial” con diversas en tanto implica la connotación de algo
científicas en cuyo transcurso se produ- mo” es, desde hace muchos años, un valoraciones (todas peyorativas), por su desagradable, algo desordenado y brutal,
cen cambios de paradigma, es decir, fenómeno cuya existencia pone en incongruencia con los modelos típico- algo que no es dable hallar en el socialis-
redefiniciones de los conceptos básicos cuestión el alcance explicativo de los ideales, ya fueren de la democracia mo o el comunismo por mucho que
(4)
que reestructuran por completo el campo instrumentos utilizados por las ciencias occidental representativa europea, ya de puedan desagradar esas ideologías” .
de una disciplina, mutando sus métodos, sociales y políticas de cuño europeo- las revoluciones rusa o posteriormente También para Graciarena, “estos
problemas y aun los fenómenos objeto de occidental. china o cubana, de izquierda. En vez de movimientos se caracterizan por una
investigación. Dos casos típicos son en Como en el caso de los epiciclos en analizar la realidad de los países latinoa- retórica dirigida contra la oligarquía y el
este sentido las revoluciones copernicana astronomía, las ciencias sociales y mericanos, o la formación de los Estados sistema vigente, definidos en general de
y einsteniana, respectivamente. De la políticas prefieren cuestionar el fenóme- nacionales desde la propia historia, se una manera vaga y con un lenguaje que
astronomía ptolomeica a la copernicana o no antes que revisar su paradigma, e basaban en comparaciones con los no se refiere a los mismos en términos de
(5)
de la física de Newton a la teoría de la intentan así incluirlo de la manera que modelos típico-ideales surgidos de otras una explícita lucha de clases”.
relatividad no existe un tránsito compren- fuese en su dispositivo conceptual y realidades y otros momentos históricos. Si bien Ianni estima que Di Tella
sible en términos de mera acumulación metodológico. Por eso, bajo el nombre de Para los debates sociológicos examina los movimientos de masas, los
cuantitativa sino una transformación “populismo” se han dicho y se seguirán latinoamericanos que analizaban el partidos políticos y los gobiernos de tipo
total, revolucionaria, una ruptura comple- diciendo tantos disparates. “populismo” de hace cuarenta años, la populista con base en los paradigmas
ta que modifica integralmente el panora- El paradigma en curso en las conducta política de las clases populares europeos, concluye por su parte que
ma. En rigor de verdad, el punto de vista ciencias sociales y políticas está diseñado se podía comprender por la “simultanei- recién cuando se producen crisis en los
de Kuhn no carecía de antecedentes, pero en sus rasgos fundamentales por la dad de lo no contemporáneo”, por el gobiernos populistas, el proletariado
quizá impactó tanto más y alcanzó categorización marxista, más allá de “asincronismo técnico y geográfico”, por puede comprender sus condiciones de
amplísima difusión por provenir de la cuales sean las preferencias políticas de “la supervivencia de instrumentos ya vida reales, sin la ilusión del consumismo,
corriente de pensamiento de donde los investigadores. En un luminoso caducados, regiones evolucionadas y se deshace una asociación ideológica
menos podía esperarse. ensayo titulado Los signos en rotación, regiones atrasadas”(2), para concluir con entre desarrollo económico o industriali-
Ahora bien, semejantes cataclis- escrito hacia 1965, Octavio Paz explicaba respecto al peronismo que “representa un zación y bienestar social general, se revela
mos tienen lugar en la historia de las cómo todos nos habíamos vuelto en interés teórico extraordinario, por haber el sentido quimérico de la idea de la
ciencias a raíz de la aparición de anoma- cierto modo marxistas, cómo el marxismo sido creado y dirigido por un grupo cuya devolución del país al pueblo, el trabaja-
lías que el paradigma vigente no puede se había convertido en una suerte de tendencia fue fascista y nazi”. Sin embar- dor deja de pensarse como pueblo y
explicar y que obligan, a la larga, a “sentido común” difundido en vastos go, como la situación del país no le podía finalmente “ pasa a comprenderse en
cambiar el propio paradigma para dar sectores de las sociedades occidentales. proporcionar los estratos de la pequeña forma más clara como obrero”(6).
cuenta del fenómeno en cuestión. Un Parodiando al Nietzsche de El crepúsculo burguesía que constituyeran la base del Podríamos reproducir cientos y
caso típico es el famoso experimento de de los ídolos cuando dice, “temo que modelo europeo, tuvo que recurrir a las miles de páginas escritas por diversos
Michelson y Morley, cuyos resultados eran nunca nos libremos de Dios pues todavía clases populares... El peronismo fue autores hace cuarenta años sobre el
incomprensibles en términos de la física creemos en la gramática”, podríamos distinto del fascismo, precisamente en el populismo en general, el Estado populis-
clásica. Faltaría agregar, a los fines que decir, “temo que nunca nos libraremos de hecho esencial de que se vio obligado a ta, el peronismo como populismo y todas
aquí nos interesan, que mientras no se Marx pues aún creemos en el determinis- tolerar cierta participación efectiva las interpretaciones más que peyorativas
produce el cambio revolucionario del mo económico, la lucha de clases, aunque limitada, en justicia, para obtener de la naciente disciplina sociológica en
paradigma, se suelen fabricar teorías o etcétera”. el apoyo de la base popular.(3) Para América Latina.
conceptos ad hoc para tratar de incluir de El intento ya añejo de explicar Germani, en el peronismo como populis- Lo que llama la atención es que
alguna manera la anomalía en el paradig- bajo el rótulo de “populismo” y con la mo las fronteras de clase están por eso cuarenta años después se vuelva a las
ma aún vigente. Un ejemplo característico categorización corriente de las ciencias “naturalmente diluidas u oscurecidas”. interpretaciones producidas, como diría
es la teoría de los epiciclos en el sistema políticas y sociales ciertos fenómenos Torcuato Di Tella sostiene que los Jauretche, desde el colonialismo pedagó-
astronómico de Ptolomeo, con la que se como el peronismo es realmente patético. movimientos populistas se producen por gico o por aquellos que, al decir de
Puiggrós, les gusta conceptuar conceptos de izquierda o de derecha, que implica peronismo sucede a una serie de movi- diferenciada de la propuesta por el
en lugar de conceptuar la realidad. Para entender la historia como evolutiva y mientos antioligárquicos de clase media, comunismo. Su mensaje, de fuerte
Puiggrós, el “error fundamental de las universalizada para todas las regiones del en especial el yrigoyenismo, de espíritu respuesta popular, se basaba en la
izquierdas con respecto al peronismo planeta, usando las mismas categorías liberal, que buscaba el establecimiento oposición a la política tradicional, a la
reside en no haberlo analizado en función surgidas de otras latitudes, culturas y (“reparación”) de un Estado de tipo liberal, oligarquía y al imperialismo, engarzado en
(7)
de la historia argentina” . “Conceptuar geografías, que concluyen inexorable- económica y políticamente hablando, y un mensaje nacionalista que predicaba la
experiencias ajenas, en vez de analizar la mente en que nuestra realidad es imper- cuyos preceptos no eran revolucionarios justicia social y la cesión de espacios de
realidad social sobre la que se pretende fecta, que tuvimos un pretérito imperfec- sino que postulaban el progreso económi- poder para los marginados. Puede decirse
actuar, explica la desconexión de las to que no se adecua a las categorías de co, la reforma institucional, la democrati- que fue más nacionalista que clasista, más
izquierdas latinoamericanas de los análisis utilizadas para las democracias zación republicana, etcétera. antinorteamericano que prosoviético,
movimientos de masas de sus países. europeas o para las revoluciones rusa, El estado oligárquico sorteará esa más apegado a las grandes fórmulas
Reemplazan las contradicciones sociales china o cubana. Mientras muchos amenaza en el '30 aunque luego deberá vacías que a programas claros de gestión
por etiquetas que las ocultan o las teóricos siguen admirando las masas sin enfrentar otra más vigorosa, originada en económica, con lo que se acercó en
deforman, (...) temen conceptuar la pantalones, los sans coulottes de la la nueva estructura de clases creada por la muchas de sus manifestaciones al fascis-
realidad, porque no quieren correr el revolución francesa y despreciando las inmigración europea, la creciente urbani- mo por su propensión al autoritarismo y a
riesgo de sumergirse en ella para transfor- masas de descamisados de la revolución zación, la emigración del campo hacia la la jerarquización de las corporaciones
(8)
marla” . peronista, yo me sigo preguntando por ciudad, el desarrollo industrial, el creci- como sustitutivas de los partidos políticos.
Más allá del tedio que ocasiona qué es más revolucionario, “coherente y miento del sector de servicios. En todo Los populismos latinoamericanos
releer las discusiones sociológicas concientemente obrerista”, no usar esto juegan un papel importante las dos coincidieron también en su oposición a la
eurocentristas de los '60 y '70 sobre el pantalones que no usar camisa. guerras mundiales y la depresión econó- economía de libre mercado y abogaron
peronismo, se sigue analizando la mica de los '30 que generaron cambios por una fuerte intervención del Estado
realidad de los movimientos nacionales y estructurales en naciones de economía que regulara la distribución del ingreso
populares desde un modelo típico ideal Ana Jaramillo dependiente como la nuestra (por nacional (en el peronismo fue un hoy
ejemplo, la necesaria sustitución de memorable 50% para la patronal y 50%
importaciones y el desarrollo de una para los trabajadores), aunque nunca
(1) Ianni, Octavio, La formación del estado populista en América Latina, ERA, México, 1975. industrialización incipiente). afirmaron que hubiese que estatizar todo
(2) Germani, Gino, “Democracia representativa y clases populares”, en Gino Germani, Torcuato Di Tella, Octavio La unión táctica de grupos de el aparato productivo o guiar la economía
Ianni, Populismo y contradicciones de clase en Latinoamérica, ERA, México, 1973.
intelectuales (FORJA), clases populares mediante un sistema de planificación
(3) Ibíd.
(4) Di Tella, Torcuato, “Populismo y reformismo”, en Gino Germani, Torcuato di Tella, Octavio Ianni, op. cit. (protosindicatos), sectores de la burguesía, centralizado como el de los países
(5) Graciarena, Jorge, Poder y clases sociales en el desarrollo de América Latina, Paidós, Buenos Aires, 1967. cúpula eclesiástica y fuerzas armadas socialistas. Fueron abiertamente favora-
(6) Ianni, Octavio, op.cit. (GOU) se consolidó con el fin de acelerar bles a la industrialización y a la hegemo-
(7) Puiggrós, Rodolfo, Las izquierdas y el problema nacional, CEPES, Buenos Aires, 1973. dichas rupturas que habían debilitado a la nía de la industria sobre la agricultura y la
(8) Ibíd.
oligarquía y al imperialismo. Había coinci- minería. A la industrialización se la
dencia, aun en la diversidad de intereses, tomaba como equivalente del desarrollo
en que el desarrollismo nacionalista era económico en general, e indicador de
una estrategia posible, primordial y bienestar social para el proletariado,
urgente. La armonía dentro de ese “pacto” mientras que los sectores agropecuario y
se rompería en los momentos críticos; minero eran considerados causas funda-
cuando las contradicciones políticas y mentales de atraso económico y social
Sobre lo popular y el populismo en la económicas se agudizaban, el populismo
de las masas populares tendía a asumir
por estar ligados a la economía de las
elites latinoamericanas. Consideraban
política argentina formas revolucionarias ligadas a la lucha de que la exportación de materias primas y la
clases. Por su parte, el populismo de las dependencia económica eran sinónimos
altas esferas reculaba ante la amenaza de soberanía para un país que no poseía
Cuando entre nosotros se pronun- palabras), nos hacen uno de medida. Y
insurreccional y aprovechaba sus resortes industria. Se identificaba con la idea de un
cia la expresión “populismo”, a no dudar- con todo lo que debe tener: tres sustanti-
de poder para impedir esa radicalización de capitalismo nacional y de una burguesía
lo, hay que taparse la nariz y mirar para el vos de izquierda bien puestos (domina-
las acciones políticas. Cualquier intento de nacional. Para ello era indispensable un
lado del peronismo. Es un traje que casi le ción, liderazgo y clases), perfectamente
giro hacia la izquierda era rápidamente Estado fuerte que controlara las relacio-
fue hecho a medida, tanto por izquierda combinados con tres adjetivos de derecha
evitado con el autoritarismo o la violencia nes económicas capitalistas, que garanti-
como por derecha. La definición académi- (autoritario, carismático y popular), lo
reaccionaria. Si era necesario, el golpe de zara la nacionalización de la economía.
ca (esto es, política) más explícita se la cual hace un ambo de caída impecable (o
Estado resolvía el problema. Con la perspectiva que ofrece el
debemos a don Gino Germani (no confun- implacable, según se mire). Tanto que -
El mensaje de los líderes populis- tiempo, también el fracaso de las postula-
dirlo con Bogani, ya que se trata del padre desde la década del '60 en adelante- no se
tas latinoamericanos tiene en común su ciones marxistas, queda claro que los
de la ciencias sociales en nuestro país, hizo más que reproducirlo; a veces con
predisposición al “tercerismo”, que hoy, populismos latinoamericanos, a pesar del
nada más, ni nada menos). Don Gino -tan saco cruzado y otras derecho, según las
en el caso de Chávez, habría que llamar descrédito de que goza entre los intelec-
certero como elegante- definió al populis- épocas claro, pero siempre con esa tela y
“segundismo” por no existir la alternativa tuales siempre dispuestos a pedir lo
mo como “un modo de dominación esos botones.
comunista. Antes, en un contexto en el utópico para no comprometerse con lo
autoritario, bajo un liderazgo carismático ¿Para qué cambiarlo si a toda
que capitalismo y socialismo se enfrenta- posible, también a pesar de sus propias
asociado a las clases populares”. persona inteligente le caía bien? Si servía
ban en la Guerra Fría, el populismo trató deficiencias teóricas y operativas, consti-
¿Hay un traje más a la medida del tanto para la mañana como para la noche,
de navegar en una zona intermedia. Así lo tuyó y constituye en nuestro continente la
peronismo que éste? A no dudarlo, su para la universidad como para el periódi-
intentaron el peronismo, también el APRA alternativa más válida al desquicio del
belleza y precisión son tales que uno co. Para el bolsillo del caballero, como
peruano, el AD en Venezuela y el PRI en neoliberalismo.
termina por no saber dónde termina un para la cartera de la dama. Y aquél a quien
México, abanderados de una “revolución”
Gino y dónde empieza el otro. Al módico no le caía bien, era o porque estaba mal
nunca bien definida aunque claramente Pacho O'Donnell
precio de un traje de confección (catorce de la cabeza (seguramente un cabecita
El “populismo” sólo se usa para les lo alejan del establishment (heterodo- negra aún subsistente, o resistente, como mejor política y mejor democracia. Al
calificar los gobiernos de Perón. Con xia en los instrumentos). Mantener el se prefiera), o porque es un intelectual menos en América Latina.
Cassel le cabe “el reclamo de los intereses vector de consumo lo aleja de la revolu- impertinente, de esos que nunca faltan y Lo primero será entonces pensar
del pueblo frente a lo demás”. Líder ción (ortodoxia en los objetivos). El modo se resisten al brillo de lo importado (uno situadamente, por ende no desde una
demagógico. Ese es el que promete de resolución de Perón de la contradicción de esos flor de ceibo, que le dicen). Por universalidad abstracta (supuestamente
beneficio sin costo. No cabe esa condena entre ortodoxia de objetivos y heterodo- suerte, de ambos ya iban quedando pocos objetiva y avalorativa), sino desde una
para los gobiernos de Perón. Las políticas xia de métodos fue bautizado “populis- en aquella Argentina “libertada” de los universalidad situada. Ello implica un
de redistribución de ingresos fueron mo”. El peronismo sin Perón renunció a casi '60: de los primeros se encargaría doble movimiento: por un lado la inser-
transferencias controladas explícitamente alguno de los 3 objetivos antes citados. Y Patrón Laplacette y de los segundos José ción del pensamiento en lo inmediato, en
(controles de los '40, Congreso de la a todos los instrumentos. Optó por el Luis (amigo del alma de don Gino), a lo singular, en lo local y, por otro, la
Productividad de los '50, Concertación de derrame. Lo que define la relación quien le repudiaban los flor de ceibo en la remisión de esa singularidad hacia una
los '70). Siguiendo a Williams. Demagogia “populismo” y “peronismo” es la irrem- Universidad, tanto como a Patrón los totalidad dentro de la cual ésta adquiere
(por derecha): no corresponde. Suma plazable capacidad de Perón para admi- overoles en los sindicatos. su sentido más pleno. Concretamente y
subordinación de socialismo a hábitos nistrar con eficiencia esa contradicción. O, Sin embargo, ese sueño del en este caso: partir de la conformación
populares (por izquierda): corresponde, de otra manera, la propuesta de las tres monopolio elegante no duró mucho y una latinoamericana de lo popular y de su rica
los gobiernos de Perón marcaron una presidencias era superar la contradicción década después el traje empezó a lucir simbólica y, a partir de allí, pensar enton-
opción por los hábitos populares y un entre la felicidad del pueblo (empleo y arrugado. Se le había caído un sustantivo ces sí su dinámica, sus formas institucio-
rechazo a los cambios para la construcción distribución) y la grandeza de la Nación (liderazgo), que unido con uno de los nales y sus consecuentes derivas históri-
de una cultura socialista “universalista”. (productividad). La eficiencia en la adjetivos (popular), se negaron a abro- cas y políticas. En decir, invertir aquél
En economía el “populismo” de administración de la contradicción char aquel saco y a seguir el mismo corsé de hierro del “populismo” y pensar -
Perón fue la prosecución, a la vez, del permite demostrar la falsedad del rumbo. Rechazo anticipado del “pensa- sin prejuicios- lo popular. No por cierto
pleno empleo, el crecimiento de la teorema del establishment por el cual miento único”, como ahora le llamaría- para alabarlo, ni para modelizarlo, sino
productividad y la redistribución del todo lo que no es derrame es “populis- mos. Lo cierto es que, por más que lo sencillamente para entenderlo sin
ingreso. Todo sobre la base de consensos mo”. Y la del teorema de la revolución plancharan (¡y desde entonces lo siguen reducciones y desde su propia lógica. Sólo
amplios y de métodos de control público. acerca de que no hay felicidad del pueblo haciendo!) ya no luce igual. La etiqueta desde esta comprensión básica, la praxis
Fuerte intervención sobre las decisiones sin exterminio y amputaciones. populismo ha demostrado ser precisa- ulterior tiene sentido. Lo contrario -como
de mercado. Pero manteniendo el mismo mente eso (una etiqueta). Y claro para efectivamente ocurrió- está condenado al
vector de consumo (y de inversiones) que pensar hacen falta conceptos y estos - fracaso, tanto en el plano intelectual
habría generado el mercado. Los contro- Carlos Leyba como trabajosamente hemos aprendido- como en el político. Sencillamente,
son algo más que una fila de palabras porque la realidad nos desmiente.
deslumbrantes, puestas una detrás de la Entonces descubriremos también
otra (“modo-de-dominación-autoritario- algunas cosas básicas. En primer lugar,
bajo-un-liderazgo-carismático-asociado- que el proceso de formación de nuestras
a-las-clases-populares”). nacionalidades difiere estructuralmente
¡Qué bien sonaban, pero qué del de nacionalidades europeas, el cual -
poco decían, y aún dicen! Está todo y no sin embargo- es el que se toma como
está nada, pretenden decir (asépticamen- modelo de análisis, con las groseras
te) mucho, pero ocultan lo esencial, esto distancias del caso. En segundo lugar, se
La alternativa más válida al desquicio es: que lo popular ni es eso, ni degenera de minimiza la matriz colonial de nuestra
esa manera (porque no proviene de dónde política y de nuestra economía, sin la cual
del neoliberalismo creían), ni se comporta como pronostica- es imposible pensar tanto los fenómenos
ban, ni se opone a lo democrático (sino a imperialistas que le son intrínsecos, como
lo oligárquico, ¡con perdón de la palabra!) las respuestas liberadoras que también lo
Para muchos autores, abierta o canalización por las vías formales. En Por suerte, cuando el corsé aprieta son. En tercer lugar, al ignorar lo anterior
encubiertamente, “populismo” es un ambos la relación líder-masa es funda- mucho, allí está siempre a mano el sabio se ignora también la conformación de lo
término degradado y entre otros repro- mental. Es interesante en ese sentido el consejo de Oliverio Girando: buscar un popular, bajo tales condiciones específi-
ches se lo acusa de imprecisión ideológica. comentario de Mariano Fontela en esta idioma respirable, “un idioma que a cas y como marco de referencia inexcusa-
A ello Ernesto Laclau responde que la publicación (Movimiento, número 3), al diferencia de la levita española [“nortea- ble para entender el fenómeno de las
retórica populista es una forma de fundar ocuparse de La razón populista de mericana”, actualizaríamos nosotros, que clases sociales y del Estado desde América
una identidad del grupo social a partir de Ernesto Laclau, cuando cuestiona lo allí fue donde Gino compró aquella Latina, y no a pesar de ella.
la vaguedad conceptual, espejo de la generalmente aceptado de que primero definición a medida del populismo], Hay mucho más por cierto, por
indeterminación de la realidad social: “El es la voluntad del pueblo y luego su pueda usarse cotidianamente y escribirse eso el diálogo queda abierto, dada la
hecho de ser vago en determinadas representación. No sería así, pues “la de «americana», con la «americana» necesaria brevedad de estas líneas. Pero
situaciones es la condición para construir tarea del representante no es tanto la de nuestra de todos los días”. en cualquier caso lo importante es evitar
significados políticos relevantes”. Pone transmitir una voluntad determinada, Si así fuese, lo popular podría caer en el síndrome de “nuestros cultos -
como ejemplo los mensajes del general sino la de proveer un punto de identifica- empezar a mirarse con oído más fino, con que Homero Manzi caracterizaba dicien-
Perón desde el exilio: “Su palabra era ción que constituya como agentes mejores ojos y -por supuesto- hasta con do- adscriben a todos los problemas y
indispensable para dar unidad simbólica a históricos a los sectores representados”. mayor rigor conceptual. Esto a su vez soluciones extrañas, y cuando intervienen
todas esas luchas dispersas”. Es decir que el representado depende del mejoraría no sólo esa visión parcializada en los nuestros lo hacen como extranje-
El populismo está asociado a representante para la constitución de su del peronismo argentino, sino también la ros”. El caso de los dos Ginos es hasta
vigorosos liderazgos personales que se identidad. comprensión de los fenómenos políticos comprensible, eran italianos en estas
acercan al caudillismo del siglo XIX, Según Germani, di Tella y Ianni el latinoamericanos, de los que éste inescin- tierras, como Garibaldi. Después ya no.
originado en necesidades sociales de los origen del populismo argentino está diblemente forma parte. Y sin anteojeras
sectores desplazados que no hallaban ligado a la crisis del Estado oligárquico. El no sólo se ve mejor, sino que se hace Mario Casalla
El populismo es una herida absurda Peronismo y populismo
“Populismo”, expresión académi- “populista”, ¿existe como copia de cada
Una corriente importante de la estar excluidas del ejercicio del poder ca difusa, en la práctica delimita, por tiempo histórico?
ciencia política consideró que su tarea político: “de algún modo hay que contar parte de quienes la usan, una tierra de Para el Diccionario Cassel, “es un
principal consistía en descalificar los con ellas para gobernar”. Afirmaba que el nadie -no reivindicada-, desde donde se amplio espacio ideológico que reclama la
valores y las creencias tradicionales. pasado inmediato era en gran parte la busca el poder del Estado. Quienes la usan defensa de los intereses del «pueblo»
Varios prestigiosos académicos (Sartori, historia de su engaño y neutralización, lo hacen desde un territorio sí reivindica- frente a los intereses de la burocracia, las
Lipset, Dahl, Huntington, etc.) hicieron por la creación de “la ilusión en las masas do, desde donde se persigue el mismo fin. grandes empresas y otras manifestaciones
carrera asimilando casi absolutamente la de que ahora son ellas el elemento Con “populismo” designan el límite del estado urbano”. Afirma que dispone
racionalidad científica y la democracia decisivo, el sujeto activo, en la dirección donde aún no comienzan o donde ya de líderes demagogos que identifican los
liberal, tal como se desarrollaba en de la cosa pública”. El peronismo, terminan los usos de la política y también problemas con conspiraciones y corrup-
Estados Unidos y Gran Bretaña. “evitando cuidadosamente toda medida los instrumentos de la “revolución”. El ción. Para Raymond Williams, en Palabras
Confundieron la ciencia con sus preferen- que alterara de manera efectiva la “populismo” es lo que no cumple con las Clave, “el sentido [positivo dice él] de
cias. Razonaron incluso como si la misma estructura social del país”, se habría reglas de la política ni con el canon de la reivindicar los intereses y valores popula-
resistencia a sus axiomas, en la medida en presentado como expresión de los “revolución”. Las reglas de la política son res ha sobrevivido [pero] para la derecha
que cuestionaba esa peculiar concepción trabajadores contra la “oligarquía “previas” al surgimiento del “populismo”. es «agitación vulgar y simplista» (dema-
de la ciencia, fuera prueba cabal de que explotadora”. Surgimiento -sugiere fuente que, estando gogia) y para la izquierda: «derechistas y
sus aportes críticos eran necesarios para Germani, ya generalizando, contenida, emerge- no es “nacimiento”. fascistas» que subordinan el socialismo a
desterrar el oscurantismo. La negativa de incluye al gobierno de Perón entre los Estamos hablando de un “bautismo”. No hábitos populares (populistas)”.
otros a entender a la ciencia política como regímenes “nacional-populares”, una de inclusión, sino de “exclusión”. No “Peronismo” es, además, conteni-
“la política científica” era considerada por forma de totalitarismo propia del atraso libera. Condena. No se celebra para borrar do histórico. Hay varios “peronismos”. El
ellos lisa y llanamente como un rechazo a histórico de América Latina. Com- el pecado original, sino para alertar sus núcleo duro es la suma de los tres gobier-
las luces de la razón. pletamente impresentable: no sólo derivaciones demoníacas. nos de Juan Perón. Siete triunfos y siete
Con ese espíritu crearon concep- totalitario, sino además atrasado. Lo Las reglas de la política son usos presidentes: Perón tres veces, Héctor
tos destinados a cuestionar la validez de racional hubiera sido que los logros interiores y exteriores de los partidos. Los Cámpora, Estela Martínez, Carlos Menem
realidades políticas y sociales que les materiales de los trabajadores y la modos en que ellos se relacionan entre sí dos veces, Adolfo Rodríguez Saa, Eduardo
desagradaban por apartarse de su conciencia sobre sus derechos sociales y con las organizaciones interesadas en Duhalde y Néstor Kirchner. Los gobiernos
modelo. No les faltaron discípulos por hubieran ocurrido siguiendo un modelo las decisiones públicas. El desvío de esas del General fueron los únicos estigmatiza-
estos pagos. Resultaba fácil para ellos “autónomo”, es decir, por oposición a los reglas es la incorrección política del dos por los otros como “populistas”. El
generalizar características de regímenes gobernantes y no gracias a ellos, sin el “populismo”. Tampoco es “correcto” establishment rescató a Estela Martínez
políticos en continentes enteros, en tanto distinguido encanto de las barricadas para la “revolución” comprometida con vía Celestino Rodrigo, padre de la econo-
allí eran legión quienes se resistían a europeas. el cambio de sistema y exterminio de mía de la dictadura. Y a Carlos Menem,
instaurar con llaneza las costumbres Los seguidores de Germani clase. Para política y revolución el “popu- padre de la privatización. La visión
políticas europeas. Para codificar su enojo encontraron en el término “populismo” la lismo” está fuera del campo. Para el revolucionaria reivindica a Cámpora. Los
usaron términos denigrantes, entre los etiqueta ideal para desacreditar al establishment, orden de control del de Rodríguez Saa y de Duhalde fueron
cuales el de “populismo” resultó ser con el peronismo. Reservándose en un papel Estado por el poder económico y de demasiado breves. Y Kirchner no ha
tiempo uno de los más taquilleros. académico, más preciso y refinado, administración cultural y social, el completado su ciclo. Nadie lo ha llamado
Repasemos brevemente su dejaron a su rama política la grosera tarea “populismo” es una interferencia en la “populista”. Para el establishment es
historia. En la segunda mitad del siglo XIX de acusar a los peronistas de “fascistas”. administración de rentas y prestigio insuficientemente correcto. Para lo que
hubo un grupo revolucionario populista Con el correr de los años, el social. Para la “revolución”, el “populis- queda de la revolución es insuficiente-
ruso, los narodniks, y luego un partido término “populista” se extendió para casi mo” oblitera la acción para el exterminio mente revolucionario.
político norteamericano con ese nombre, todos los países pobres y terminó signifi- del establishment. Para los “correctos” no ha habido
agrarista y opositor al poder central. cando un revoltijo con los siguientes Para ambos “vectores” el “bautis- “populismo sin Perón”. Pero sí “peronis-
Ambos idealizaban las costumbres ingredientes: representación carismática, mo” es la exclusión en la marginalidad. El mo sin Perón”. Todos los peronistas
tradicionales y rechazaban el centralismo relación directa entre el líder y el pueblo; “populismo” es algo suburbano: ni rural reivindican los dos primeros gobiernos.
político y el elitismo de la intelectualidad caudillismo, demagogia, manipulación y ni céntrico. Y tan policlasista como lo sea Para el tercer gobierno de Perón no hay
liberal. Hoy son recordados con cálida agitación irresponsable de las masas; lo suburbano que es el lugar social donde unanimidad. Los jóvenes JP lo considera-
nostalgia, y hasta con cierto cariño. rechazo de los intelectuales elitistas y se superponen parcelas de lo rural y lo ron una desviación… ¿“populista”?
En nuestro país, sin embargo, el extranjerizantes; revalorización de los céntrico con todo lo que no lo es. Menem para el establishment era un
concepto tuvo un desarrollo académico vínculos personales y oposición genérica Fotográficamente lo que aquí se bautizó estadista. Abrió las puertas del peronis-
prodigioso, reservado casi exclusivamen- al capitalismo y a los principios económi- “populismo” fue suburbano con superpo- mo. Lo céntrico ingresó sin renunciar a la
te al peronismo, para poder insultarlo sin cos liberales; irresponsabilidad fiscal en el siciones en sus márgenes de aquello que ideología. Con Menem retornaron parte
tener que colgar la toga. En un texto gobierno; resistencia contra el maquinis- no lo es. Fue dinámico, con arribos de de los disconformes con el tercer Perón.
escrito en 1956, Gino Germani destacaba mo, contra la tecnocracia o contra la avance (desde lo rural) o de retroceso Embajadores, legisladores, ministros.
entre las crisis heredadas del peronismo el burocracia; rechazo de los inmigrantes (desde lo céntrico). Lo “populista” ¿es Perón no tenía compromisos con el
hecho de que las masas ya no querrían extranjeros o de otras culturas; concep- esencialmente tránsito? ¿y su destino es establishment. Menem no se explica sin
la extinción? Tránsito y destino efímero, lo esos compromisos.
ción de una identidad homogénea en el movimientos populares. Pero para mi
pueblo e impugnación de la pluralidad de estupor, generó euforia en algunos
representaciones (organicismo románti- compañeros que nunca terminaron de
co); reacción tradicionalista que ve en las digerir que se los acusara de algo por lo
personas comunes una reserva de que, según suponían, debían estar
sabiduría y buena voluntad. Podría seguir orgullosos. Esto ocurre en el contexto de
la enumeración, pero hasta acá creo que un giro ideológico de cierta izquierda,
nos entendemos... orientada cada vez más a posturas
Pese a que no faltan quienes lo estéticas que, basándose en la moral de la
relacionan con clases sociales determina- diversidad, atacan burdamente contra
das y con circunstancias económicas toda convicción trascendente. Esto
específicas, hay otros autores que niegan provocó una reacción igualmente estética
absolutamente estas relaciones, a fin de de ciertos revisionistas que hoy tienden a
ampliar la aplicabilidad del concepto. Sin ver en todo lo que se opone al cientificis-
embargo, la mayoría de ellos reconoce mo, al liberalismo o al progresismo, por
que es discutible si el populismo es un más insignificante que sea, el germen de
tipo de movimiento, un tipo de gobierno un magno renacer de las instituciones y
o una ideología, o si existe siquiera. Pero del profundo sentir popular.
no dudan en atribuirle características En mi opinión, ambas posturas
comunes, aun quienes dudan de su son igualmente absurdas. El respeto por
existencia real. El consenso se acaba la diversidad no quiere decir que haya
rápidamente cuando se trata de identifi- obligación de burlarse de quien crea
car unas u otras cualidades, porque no es firmemente en algo. Y comparto la
lo mismo estar contra Le Pen que contra valoración positiva de algunos de los
Kirchner. Como insulto siempre sirve, sólo rasgos que cierta ciencia social rechaza de
que las dificultades comienzan al preten- plano, sin por eso volverme oscurantista.
der definirlo, para poder vestir el rechazo Hay que probar con otra cosa.
visceral con las galas de la crítica acadé- El término “populismo” fue
mica. creado para designar una combinación de
Un reciente intento de rescatar al autoritarismo, demagogia y organicismo
concepto de tan infausto destino lo y aún se usa mayoritariamente con ese
protagonizó Ernesto Laclau (ver el significado, dentro y fuera de las universi-
número 3 de ***Movimiento, del mes de dades. El peronismo pudo tener algo de
Julio pasado). Su tesis es que ya es hora de esos rasgos en diferentes momentos de su
que aceptemos que hay que elegir entre historia, pero nunca se destacó por ellos.
tecnocracia y populismo. Lo de siempre: Cada uno de los tres se opone a los
papa o batata, jamás ensalada. Es cierto principios democráticos que el peronismo
que reconocer a este último como mal afirma.
menor implicaría resignarse a la vaguedad Me parece ingenuo suponer que
en el discurso político, la retórica apoca- se puede convencer a alguien de que, a
líptica o la ambigüedad de los símbolos, partir de ahora, deberá cambiar el uso
todas ellas cualidades que Laclau adjudica denigratorio del término y someterse al
al populismo. De todas formas, esto no nuevo canon. Por ese lado no vamos a
sería tan intolerable, teniendo en cuenta curar nuestro orgullo académico. No es
que enfrente se encuentra la tecnocracia, razonable pensar que redefiniendo sus
tan ladina. Además, como siempre agravios podremos expresar con eficacia
sospechamos, hay una racionalidad nuestro rechazo por las patotas científicas
alternativa que repugna a la politología y por las militancias estéticas.
oficial, pero que resultaría imprescindible
para que pueda formarse la identidad
popular.
El libro de Laclau tiene aportes
valiosos que sirven para repensar los Mariano Fontela
Peronismo y populismo
Carlos Leyba ...................................................................................................... 3
POPULISMO LATINOAMERICANO
La alternativa más válida al desquicio del neoliberalismo
Pacho O’Donnell ................................................................................................ 4 Recientemente, en una audiencia en el senado de los Estados Unidos, la secretaria
de Estado, Condoleezza Rice, agitó el fantasma del “populismo” en América latina. Declaró
La anomalía populista su decisión de “resistir”, al parecer, este otro “eje del mal”, sin especificar cómo, y aprove-
Silvio Juan Maresca ........................................................................................... 6 chó la ocasión para arremeter también contra el peronismo, acusándolo de haber practica-
do una suerte de “populismo antidemocrático”. Lo novedoso es que, asimismo, distinguió,
El populismo como reconocimiento de la dignidad popular como en el colesterol, entre el populismo bueno y el malo.
Carlos Campolongo ........................................................................................... 7 Que algunos funcionarios norteamericanos de primerísimo nivel todavía insistan
en calificar al peronismo de antidemocrático nos sorprende. Forma parte de una larga y
Definiciones del populismo lamentable tradición de incomprensiones y agresiones que comenzaron con Cordel Hull y
Roberto Baschetti .............................................................................................. 9 Spruille Braden, allá por los años 40, y que creíamos definitivamente superadas.
¿Alguien le explicará ahora a la secretaria Rice que el peronismo no fue ni es
El peronismo como pretérito imperfecto
antidemocrático? ¿Que su aparición en la política argentina significó el fin del fraude
Ana Jaramillo .................................................................................................... 11 electoral y el acceso al voto femenino? ¿Que siempre accedió al gobierno del que fue
Sobre lo popular y el populismo en la política argentina despojado por sangrientas revoluciones militares por el voto popular? ¿Que promovió la
modernización del país, la integración y participación de los trabajadores y el surgimiento
Mario Casalla ..................................................................................................... 12
de una burguesía industrial? ¿Que fue objeto de cruentas e incruentas persecuciones en

I El populismo es una herida absurda


Mariano Fontela ................................................................................................ 14
nombre de supuestos valores democráticos?
Que el peronismo haya tenido en momentos excepcionales de nuestro pasado
actitudes autoritarias no nos ha inhibido de hacer nuestra autocrítica y hasta de pedir
perdón. Hemos esperado en vano que idéntica conducta adopten quienes todavía preten-
den enjuiciarnos con denominaciones falaces que no resisten el juicio de la historia. A ellos
Colaboraron en esta edición: se ha sumado la secretaria Rice.
La secretaria de Estado la emprende contra el “populismo”. Pero, ¿existe alguna
Roberto Baschetti, Carlos Campolongo, Mario Casalla, Mariano Fontela, categoría o herramienta especulativa genéricamente admitida que merezca esa denomi-
Ana Jaramillo, Carlos Leyba, Silvio Juan Maresca, Pacho O´Donnell nación? Porque existen tantas definiciones de “populismo” como autores han tratado el
tema.
Recientemente, Ernesto Laclau, un importante estudioso del tema, después de
rechazar los términos peyorativos con los que se intenta descalificarlo (al estilo Gino
Germani), concluye que el populismo, “lejos de ser un obstáculo, garantiza la política,
evitando que ésta se convierta en mera administración”.
De hecho, han sido calificados de populistas Reagan y Mao, Fidel Castro y
Berlusconi, pasando por Roosevelt y Clinton. Condoleeza Rice agrega a Andrew Jackson
(presidente de los Estados Unidos, 1829-1837), Nelson Mandela, Juan Perón y Hugo
Chávez. ¿Será porque dijeron “Lo mejor que tenemos es el pueblo” (Perón), “Primero, el
pueblo” (Clinton), “Que el pueblo reine” (Jackson)? “No se preocupe: los pueblos siempre
vencen”, me dijo su santidad Paulo VI en abril de 1976, cuando le hablé de las persecucio-
Este Boletín es una publicación del Instituto de Altos Estudios Juan Perón, creado por disposición del
nes en la Argentina.
Congreso Nacional del Partido Justicialista celebrado el 26 de marzo de 2004 el que aprobó la creación de una La noción de pueblo, más allá de su acepción sociológica, está asociada a los mitos,
asociación civil sin fines de lucro que actuara como órgano de capacitación y formación del Partido Justicialista. la emoción y la poesía que rodean a la política. Y la retórica populista no puede ser, como
Aspiramos a que el Instituto de Altos Estudios Juan Perón se constituya en un ámbito dedicado a la pregona la señora Rice, buena y constructiva en América del Norte y perversa y destructiva
en el Sur.
investigación científica y doctrinaria y a la producción, sistematización y difusión de estudios, investigaciones y
Casi todos los partidos democráticos de América latina y el Caribe tienen ingredien-
documentos destinados a profundizar y perfeccionar el sistema democrático, abordar los problemas nacionales, tes populistas comunes, muchos de los cuales también están presentes en los partidos del
afianzar la justicia y la equidad social y proyectar a la Argentina en el mundo. llamado Primer Mundo, en especial los dos principales partidos políticos norteamericanos.
Para asociarse al Instituto no es necesario ser afiliado al Justicialismo. Sólo se requiere poseer título No es extraño que aparezcan similitudes entre el peronismo en su primera época y el actual
universitario o terciario, estudios avanzados en carreras de grado, o poseer una reconocida trayectoria en el
“chavismo”. Y es de predecir que aparecerán otros en un futuro no muy lejano, tal vez en
los propios Estados Unidos.
Diseño: www.dydnet.com.ar

desarrollo de tareas de índole político, social o cultural. Máxime si se apela a la memoria de Jackson, un “populista respetable”, como dice
Rice, que luchó victoriosamente, armas en mano, por la independencia de su país contra la
Vicepresidente: Silvio Maresca Presidente: Antonio Cafiero dominación británica e instauró la fase plebiscitaria de la democracia norteamericana,
doblegando a las oligarquías aristocráticas y al poder de los caucus, que tuvo apoyo
Para Informes e inscripciones: iaejuanperon@argentina.com electoral de los nacientes sindicatos obreros y de la clase deudora y que fue amado por los
sectores más humildes de la población estadounidense.
Antonio Cafiero