You are on page 1of 77

Éste es el tercer fascículo

de la Serie de Economía Social


de Mercado–ESM, publicado por
la Fundación Konrad Adenauer
y el Instituto de Investigaciones
Económicas y Sociales (IDIES)
de la Universidad Rafael Landívar.
Con él, se espera interesar al
público sobre el análisis de la ESM
Serie
3
y su aplicabilidad en Centroamérica.

En esta ocasión se presentan los


siguientes tres artículos: el primero Economía Social de Mercado
compara el contenido de las reco­
mendaciones vertidas por el Consenso
de Washington con los postulados de
la ESM; el segundo, analiza en qué
medida los países de América Latina
cuentan con las condiciones necesarias
que son indispensables para que opere
la ESM; y el tercer artículo analiza la
pertinencia de implementar la ESM en
la región latinoamericana, como una
propuesta para enfrentar la pobreza y
la desigualdad.

Por último, este fascículo incluye el


documento: “Resolución de la XXII
Convención Partidaria de la Unión
Demócrata Cristiana de Alemania Marcus Marktanner
(CDU): El centro. El fuerte de Jörg M. Winterberg
Alemania”, en el cual el partido CDU Consenso de Washington vs.
describe los valores fundamentales en
Economía Social de Mercado
que se sustentan para enfrentar los
desafíos presentados por el siglo XXI.
Jorge Rodríguez Grossi
Economía Social de Mercado:
¿una propuesta para América Latina?

Marcelo F. Resico
Economía Social de Mercado:
una opción económica para Latinoamérica

Documento
Resolución de la XXII Convención Partidaria de la Unión
Demócrata Cristiana de Alemania (CDU):
El centro. El fuerte de Alemania
La Fundación Konrad Adenauer

Es una fundación política de la República Federal


de Alemania que a nivel nacional e internacional
trabaja en pro de la democracia representativa, el
Estado de derecho, la Economía Social de Mercado,
la justicia social y la integración regional.

Actuamos por medio de la formación y asesoría


política colaborando con instituciones locales.

En la región centroamericana estamos represen-


tados con oficinas en Guatemala, Nicaragua y
Costa Rica.

Con nuestras publicaciones pretendemos con-


tribuir al debate público sobre temas políticos y
sociales en las sociedades centroamericanas.

Fundación Konrad Adenauer:


www.kas.org.gt

3 Avenida "A" 7-74 zona 14, colonia El Campo,


Ciudad de Guatemala, Centroamérica.
PBX: (502) 2380-5100
Serie
Economía Social de Mercado
3
Serie
Economía Social de Mercado

Año 2009, No. 3


Fundación Konrad Adenauer
Fecha de publicación: diciembre de 2009
Guatemala, Guatemala

ISBN: 99939-976-4-1

Los contenidos del presente fascículo no expresan


necesariamente la opinión de la Fundación Konrad Adenauer.
Se permite su reproducción parcial o total, siempre que se cite la fuente.

Editor responsable
Tjark Egenhoff

Coordinanción editorial
Virginia Barrios

Diseño/Diagramación
Oswaldo Morales

Impresión
Magna Terra editores
5ta. avenida 4-75 zona 2
Ciudad de Guatemala
Tels. (502) 2238-0175/2250-1031
Correos electrónicos: magnaterraeditores@yahoo.com
info@magnaterraeditores.com
Sitio web: www.magnaterraeditores.com
1,000 ejemplares
En esta edición:

Presentación / 5

Marcus Marktanner
Jörg M. Winterberg
Consenso de Washington vs.
Economía Social de Mercado / 7

Jorge Rodríguez Grossi


Economía Social de Mercado:
¿una propuesta para América Latina? / 37

Marcelo F. Resico
Economía Social de Mercado:
una opción económica para Latinoamérica / 47

Documento
Resolución de la XXII Convención Partidaria de la Unión
Demócrata Cristiana de Alemania (CDU):
El centro. El fuerte de Alemania / 65
Presentación

El Instituto de Investigaciones Econó- garantizar una mayor competencia


micas y Sociales (IDIES) y la Fundación y a la vez una mejor justicia social.
Konrad Adenauer se complacen en pre- Los autores concluyen que los paí-
sentarles el tercer fascículo de la Serie ses en desarrollo que se han senti-
Economía Social de Mercado. En esta do frustrados por los resultados del
ocasión presentamos los siguientes Consenso de Washington, pueden
tres artículos: encontrar en la Economía Social
de Mercado una alternativa válida
• Marcus Marktanner y Jörg M. Win- como filosofía político-económica
terberg: Consenso de Washin­ que busca y está comprometida a
g­ton vs. Economía Social de lograr la competencia con igualdad
Mercado. En este artículo, los de oportunidades.
autores elaboran una compara-
ción entre los postulados de la • Jorge Rodríguez Grossi: Economía
Economía Social de Mercado y las Social de Mercado: ¿una pro­
recomendaciones del Consenso de puesta para América Latina?
Washington; afirman también que El “estilo” de vida que persigue la
la principal crítica que la Economía Economía Social de Mercado es
Social de Mercado le hace a este descrito por el autor como aquél
Consenso es que éste no le otorga que aglutina la libertad, la efi-
al Estado un papel adecuado en el ciencia económica y la solidaridad
proceso de desarrollo de los países. social y que requiere de consensos
Asimismo, los autores describen los político-sociales básicos y estables
principios de la Economía Social de para que pueda llevarse a cabo. En
Mercado desde la óptica política, este artículo, el autor analiza en
económica y social y presentan un qué medida los países de América
análisis que respalda la afirmación Latina cuentan con las condicio-
de que los Estados más fuertes son nes que son indispensables para
los que se muestran capaces de que opere la Economía Social de
6 Serie Economía Social de Mercado

Mercado como sistema social, polí- • Por último, el presente fascículo


tico y económico, y cuáles son las incluye el documento: Resolución
razones principales por las cuales de la XXII Convención Parti­
ciertas condiciones aún no se han daria de la Unión Demócrata
logrado. Cristiana de Alemania (CDU):
El centro. El fuerte de Alema­
• Marcelo F. Resico: Economía nia. En él, el lector encontrará
Social de Mercado: una opción la descripción de la sociedad que
económica para Latinoamérica. el partido de la Unión Demócrata
En este artículo, el autor inicia con Cristiana de Alemania está dis-
una breve presentación del concep- puesto a construir, basándose en
to de la ESM, la cual ubica dentro la visión cristiana del ser humano
de las corrientes de pensamiento y en los valores fundamentales que
social y expone cómo se articu- lo inspiran, y enmarcándose en los
lan sus principios económicos con desafíos que presenta el siglo XXI. El
la institucionalidad y las políticas CDU expresa también su deseo por
económicas. Asimismo, el autor ex- comunicar los parámetros básicos de
plica que el enfoque de la Econo- la Economía Social de Mercado en el
mía Social de Mercado se constitu- ámbito internacional, proponiéndola
ye en una propuesta relevante que como un modelo ordenador de los
la región Latinoamericana puede mercados globales.
considerar, para superar una serie
de dificultades a las que se enfren- Esperamos que la lectura del contenido
ta, como lo son: la pobreza y la del presente fascículo contribuya a la
desigualdad, la insuficiente calidad reflexión, análisis y debate sobre los
institucional y la escasa competiti- principios rectores de la Economía
vidad. Social de Mercado y su implementa-
ción, particularmente para la región
centroaméricana.

Tjark Egenhoff Miguel von Hoegen


Representante de la Fundación Director IDIES
Konrad Adenauer para Guatemala, Universidad Rafael Landívar
Honduras y El Salvador
Consenso de Washington vs.
Economía Social de Mercado
Marcus Marktanner
Jörg M. Winterberg

I. Introducción tensiones sociales. Como consecuencia


de ello no sólo se observa una crecien-
El Consenso de Washington obligó a te resistencia contra el Consenso de
muchos países en desarrollo a adoptar Washington y los conceptos neolibera-
estrategias neoliberales, en particular les, sino también contra el mercado y
en cuanto a limitar el rol del Estado. la democracia misma. Sin embargo, el
En muchos casos, estas estrategias problema no es el mercado o la demo-
llevaron a una reducción de la capaci- cracia. El problema radica en que el Es-
dad fiscal y a una mayor desigualdad tado no asume adecuadamente su rol
de ingresos. En la actualidad, muchos en el proceso de desarrollo. Al menos
países en desarrollo se quejan porque éste es el argumento básico esgrimi-
son más las tensiones socioeconómicas do por los economistas en línea con la
generadas que los beneficios obtenidos Economía Social de Mercado.
a cambio de mayores oportunidades de
consumo. En la medida en que el cre- ¿Por qué la Economía Social de Merca-
cimiento se limita a los sectores más do es una alternativa válida respecto
cultos de las sociedades, surgen las del Consenso de Washington? Nuestro

Markus Marktanner
Graduado en la Universidad Técnica de Illmenau (Alemania). También cuenta con un doctorado.
Profesor en el departamento de Economía en la American University of Beirut. También
fue profesor en diversas instituciones universitarias en Alemania y Estados Unidos. Publicó
artículos en varias revistas internacionales especializadas. Consultor del World Food Program,
United Nations Economic and Social Comission for Western Asia y de la Fundación Konrad
Adenauer. Miembro del Consejo de redacción de Global Business y Economics Review.

Jörg M. WinterBerg
Estudió economía en la Universidad de Würzburg y Umea (Suecia). Doctor en economía po­
lítica. Trabajó en el instituto de investigación de la fundación Konrad Adenauer durante cuatro
años y para la asociación de los bancos alemanes. Rector de la universidad privada SRH en
Hei­del­berg. Experto en el área de economía de mercado social. Fue profesor visitante en las
universidades Linköping (Suecia) y de South Dakota. Asesor político en América latina, Europa
Central y del Este, Asia y África del Norte. Su obra El precio de la equidad – cómo Alemania
perdió las oportunidades de la globalización fue galardonada como el libro económico del año
en Alemania.
8 Serie Economía Social de Mercado

principal argumento es que el Consen- II. Consenso de Washington


so de Washington fracasó porque partió vs. Economía Social de
de la hipótesis de que la liberalización Mercado
de los precios y las privatizaciones
generarían sociedades con igualdad de Luego de los años de políticas de
oportunidades, en tanto que para los sustitución de importaciones y mala
defensores de la Economía Social de administración macroeconómica de la
Mercado la causalidad transcurre en década de 1980, el Consenso de Was-
sentido contrario. hington fue diseñado inicialmente como
un paquete de reformas para América
Sólo las sociedades con igualdad Latina. John Williamson (1989) creó
de opor­tunidades pueden sustentar el término como mínimo denomina-
refor­mas económicas importantes. No dor común para políticas de las insti-
obstante, con el fin de lanzar y soste- tuciones para el desarrollo con base
ner la competencia en sociedades con en Washington: el Fondo Monetario
igualdad de oportunidades hace falta Internacional (FMI) y el Banco Mundial.
contar previamente con un Estado e Entendido como mínimo denominador
insti­tuciones fuertes, en condiciones común, debía contemplar aquellas me-
de prevenir desequilibrios sociales en didas de reforma económica aplicables
caso de que los ajustes estructurales, universalmente, al margen del contex-
las pri­vatizaciones y las medidas de to histórico, cultural o geográfico de un
liberaliza­ción perturben la paz social. país en desarrollo.

El presente trabajo consta de otras En múltiples ocasiones Williamson


cuatro secciones. En primer lugar, reconoció (Williamson, 1993, 1994,
comparamos en mayor detalle las 1996, 1997, 2000, 2003a, 2003b, y
filosofías del Consenso de Washington 2004) que debido a la ausencia de
con la Economía Social de Mercado. A consenso en muchas áreas, su lista de
conti­nuación, se retrata la filosofía de la recomendaciones sobre las reformas
Eco­nomía Social de Mercado desde una a implementar nunca pretendió ser
óptica política, económica y socialmente completa ni fue diseñada para servir
holística, con el propósito de hacerla ac- como un proyecto universal para países
cesible desde un punto de vista empíri- en desarrollo. No obstante, el término
co. La sección siguiente está de­dicada al Consenso de Washington pronto se
análisis empírico en sí, en el que provee- convirtió en credo y chivo expiatorio de
mos elementos que respaldan el hecho defensores y detractores de los progra-
de que son los Estados más fuertes y no mas de ajuste estructural neoliberal,
los más débiles los que garantizan una respectivamente. Una búsqueda en In-
mayor competencia y equilibrio social. ternet arroja hoy más resultados para
Por último, concluimos con una propues- el término Consenso de Washington
ta para un nuevo consenso en políticas que para conceptos tales como “susti-
de desarrollo que incorpore el espíritu tución de importaciones” o “teoría de
de la Economía Social de Mercado. la dependencia”, por ejemplo. Es claro
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 9

que no existe ningún otro concepto de dalidades para su implementación. La


moda que haya incitado más el debate principal crítica desde el punto
sobre el desarrollo. El Cuadro 1 brinda de vista de la Economía Social de Mer-
una sinopsis del Consenso de Washing- cado se refiere a la implementación
ton:

Cuadro 1
Sinopsis del Consenso de Washington

El listado detallado más arriba generó de estas reformas. ¿Cómo evitar que el
elogios, críticas y malentendidos. La costo social de las reformas no sea
ma­yoría de los economistas desarro- superior a las ventajas de la liberaliza-
llistas, por ejemplo, coincidirían en se­ ción?
ñalar que el Consenso de Washington
define importantes objetivos de largo En la práctica, el silencio del Consenso
plazo, pero podrían disentir en cuanto de Washington sobre esta cuestión es
a oportunidades, ritmo, orden y mo- una de las principales fuentes de críti-
10 Serie Economía Social de Mercado

ca. Su focalización en objetivos finales recorte general del gasto público y que
hace del Consenso de Washington se mantenía “estrictamente neutral en
un concepto estático, en tanto que la cuanto al tamaño deseable del sector
Economía Social de Mercado, un mo- público” (Williamson, 2004). Marangos
delo que enfatiza la competencia como (2007) también discute el Consenso de
elemento de equilibrio y en la igualdad Washington en el contexto de lo que
de oportunidades, es intrínsecamente significa en la práctica,
dinámica. También se podría decir que en particular con referencia a econo-
las políticas del Consenso de Was- mías en transición, y lo que intentaba
hington son totalmente exógenas al transmitir en teoría.
desarrollo económico, en tanto que las
políticas de la Economía Social de Mer- El historial práctico del Consenso de
cado responden más a los desarrollos Washington desde la década de 1990
económicos en la práctica. En forma sugiere un cuadro mixto. En la mayoría
acorde, la Economía Social de Mercado de los casos se produjo un crecimiento
reclama otras políticas en las primeras económico, con excepción del África
etapas del desarrollo económico que en sub-sahariana y de Europa del Este y
las más tardías. Asimismo, las diferen- Central. Las razones del desalentador
cias entre el Consenso de Washington desarrollo en el África sub-sahariana
y la Economía Social de Mercado son son claramente más complejas que las
más importantes cuando se las discute razones imperantes en Europa del Este
en el contexto de países menos desa- y Central, donde el proceso de trans-
rrollados. formación mismo es el responsable del
valle de lágrimas que siguió a la caída
La diferencia entre las dos filosofías se del muro de Berlín en 1989. Sin em-
hace particularmente evidente en rela­ bargo, en aquellas áreas en desarrollo
ción con las políticas tributarias. Las en las que efectivamente se produjo
bajas alícuotas impositivas constituyen un crecimiento se fracasó en reducir la
una buena política en sociedades con desigualdad de los ingresos.
elevado nivel de igualdad de ingresos
y oportunidades, pero son contra- Por el contrario, la mayoría de las
producentes en las primeras etapas regiones en desarrollo presentaban
del desarrollo, que es cuando existen al momento de iniciar las reformas
evidentes inequidades en cuanto a económicas un cuadro de importante
ingresos y oportunidades. No obstan- inequidad que no lograron modificar.
te, debe decirse en honor a la verdad Esto es particularmente desalentador
que esta crítica es aplicable más al a la luz del hecho de que la mayoría
Consenso de Washington percibido de los países complementaron sus
por la opinión pública y muchas veces reformas económicas con medidas de
puesto en práctica, y no tanto a lo democratización que supuestamente
que Williamson intentó transmitir. En debían redistribuir los ingresos y las
2004, el propio Williamson aclaró que oportunidades de una manera más
no había argumentado a favor de un igualitaria.
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 11

La combinación entre voz y voto El Consenso de Monterrey de 2002,


político e imposibilidad de efectuar muchas veces definido como una suer-
elecciones económicas es una amena- te de consenso post Washington más
za constante a la consolidación de la humano, incluía ya 63 puntos de acción
democracia. En ese sentido, América que abarcaban aspectos tales como
Latina, África sub-sahariana y los Esta- derechos humanos, asistencia y good
dos que sucedieron a la Unión Soviética governance (Clift, 2003).
son casos paradigmáticos. A diferencia
de una liberalización simultánea de Una larga lista de medidas a tomar
la economía y la política, la mayoría no puede sustituir una estrategia de
de las economías en el este asiático desarrollo integral, por lo que el debate
impulsaron primero las reformas eco- sobre el desarrollo requiere que se en-
nómicas y relegaron las políticas a un care nuevamente un abordaje holístico
momento posterior. En general, estas de las ciencias sociales que abarque
economías también tienen menores ni- mucho más que los datos estructurales
veles de desigualdad de ingresos, algo y macroeconómicos fundamentales e
que puede ser atribuido a las reformas incorpore aspectos sociales, históri-
agrarias implementadas después de la cos e institucionales. La evolución del
Segunda Guerra Mundial. Es posible concepto de Economía Social de Mer-
que esta mayor igualdad de ingresos cado en Alemania durante la Segunda
y las mejores posibilidades de elec- Guerra Mundial representó exactamen-
ción económica expliquen el hecho de te esta perspectiva política. Probable-
que en muchas economías de Asia del mente podamos afirmar sin temor a
Este los gobiernos comparativamente equivocarnos que el milagro económico
autoritarios gocen de un alto nivel de alemán de posguerra no fue tanto el
legitimidad. resultado de políticas específicas como
fue la reforma monetaria de 1948, sino
El Consenso de Washington ha estado mucho más la firme fe de la sociedad
bajo el fuego constante de destacados en que el nuevo gobierno no sólo esta-
economistas. Joseph Stiglitz publicó ba efectivamente comprometido con la
en 2002 su libro Globalization and its recuperación económica, sino también
Discontents, que probablemente haya con la “prosperidad para todos”
sido la primera crítica importante al (Erhard, 1957), como la definió poco
paradigma neoliberal del desarrollo después de la reforma monetaria Lud-
que comenzó a instalarse en los países wig Erhard y la implementara más tar-
en desarrollo en la década de 1980. de como ministro de Economía alemán
Jeffrey Sachs calificó en The Economist entre 1949 y 1963, y padre político de
el modelo de “phony”, de falso, e hizo la Economía Social de Mercado.
un llamamiento a “a shared steward-
ship between rich and poor” (Sachs, ¿Cuáles son los fundamentos teóricos
1998). Peor todavía, las listas del debe de la filosofía de la Economía Social
se hicieron más largas y sus funda- de Mercado? Una de sus caracterís-
mentos teóricos incluso más cortos. ticas distintivas es la clasificación de
12 Serie Economía Social de Mercado

una economía política en término de canismos de precios, la primacía de la


órdenes. Este pensamiento particular estabilidad de precios por sobre el ob-
está plasmado en la lengua alemana jetivo de empleo en política monetaria,
en las expresiones Ordoliberalismus y mercados abiertos, derechos privados
Ordnungspolitik, cuya mejor traduc- de propiedad, libertad contractual, no
ción es ordoliberalismo y ordopolítica. intervención puntual del Estado ante
Intelectualmente, el pensamiento en quebrantos de los actores económicos
término de órdenes fue desarrollado y políticas económicas orientadas a
por la llamada Escuela de Friburgo en objetivos de largo plazo. A pesar de
torno a Walter Eucken. muchas similitudes, por ejemplo, con
economías anglosajonas, hay también
Desde una perspectiva ordo-teórica, el obvias diferencias, particularmente
principio de la individualidad es el cen- notables en lo referente al principio de
tro de todos los órdenes y se expresa la política monetaria y la orientación
en lo económico a través del compro- al largo plazo de la política económica.
miso de una asignación competitiva de Los defensores de la Economía Social
los recursos escasos a través de proce- de Mercado esencialmente represen-
sos de mercado, en donde los produc- tan el punto de vista monetarista de la
tores están dotados de derechos de política monetaria en contraposición al
propiedad de los medios de producción, keynesianismo. También es importante
descentralizados, privados y seguros, y destacar que la Comisión sobre Cre-
los consumidores son soberanos en sus cimiento y Desarrollo (2008, pág. 3),
elecciones. En el contexto de Alemania, una cooperación con fines de investi-
fue la respuesta a la intervención de gación entre economistas del Banco
las actividades económicas por parte Mundial, sectores académicos y repre-
de los nazis. sentantes de la práctica, subraya en su
informe final sobre el crecimiento, en
A pesar de que el individuo y el pro- línea con la ordopolítica y el espíritu de
ceso de mercado son la solución al la Economía Social de Mercado, que un
problema de la escasez, siguen estan- gobierno efectivo “requiere paciencia,
do subordinados a órdenes superiores. un horizonte de largo plazo y la firme
Estos órdenes se refieren a los prin- persecución de un crecimiento
cipios de la política económica y de la de inclusión como objetivo”.
organización del Estado como también
a la definición normativa de sus valores Ordopolítica significa, además, antici-
y objetivos sociales. par fallas del mercado y vigilar en for-
ma constante el proceso de mercado.
Walter Eucken (1952-2007) definió Eucken formuló principios regulatorios
los principios de la política económica adicionales de la política económica:
mediante siete principios constitutivos, una efectiva política anti-trust, redis-
cuatro principios regulatorios y cuatro tribución de los ingresos, política para
suplementarios. Los principios constitu- internalizar externalidades negativas y
tivos son la no intervención en los me- políticas para evitar curvas de abaste-
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 13

cimiento de trabajo anormales. Nue- formular la legislación en términos de


vamente, estos principios regulatorios reglas generales más que como polí-
pueden presentar muchas similitudes ticas intervencionistas, hacer un uso
con conceptos neoliberales normati- discreto de políticas de estabilización e
vos, especialmente en lo referente a impulsar una política social conforme
la importancia de una política de lucha con el mercado que privilegia la inver-
contra los cárteles, pero van mucho sión en educación y capacitación por
más allá al reconocer explícitamen- sobre las oportunidades de consumo.
te la posibilidad de que los mercados
pueden fallar y que se pueden producir A pesar de que los principios constitu-
desequilibrios sociales. Históricamente, tivos, regulatorios y suplementarios de
la formulación de estos principios regu- la política económica son la esencia de
latorios es una respuesta al surgimien- la Economía Social de Mercado, tam-
to de inequidades y miserias sociales bién hay principios constitutivos del Es-
ocurridas durante el mercantilismo y tado. Establecen la limitación del poder
la industrialización. La incorporación de grupos de interés particulares, la
de experiencias históricas al concepto primacía de políticas basadas en reglas
de la Economía Social de Mercado es por sobre políticas de intervención en
un reflejo de la tradición de la Escue- los mercados y el principio de subsidia-
la Histórica Alemana, en tanto que el riedad, éste último un elemento típico
Consenso de Washington reconoce sus de un Estado federal y de una política
motivaciones exclusivamente dentro de de concertación entre empleadores y
un marco teórico. sindicatos.

La Economía Social de Mercado presta El orden superior es el referente a los


particular atención al mercado labo- valores y objetivos sociales. Su formu-
ral, dado que después de la guerra se lación guarda relación con la forma de
temía que una elevada oferta laboral justicia que debe prevalecer. La Econo-
en relación con el número de empleos mía Social de Mercado distingue entre
disponible podía llevar a una compe- una justicia basada en la eficiencia,
tencia ruinosa entre los trabajadores. una basada en el consumo y una, en
La respuesta a este problema fue el las oportunidades. En esa clasificación
desarrollo de una cooperación social se identifica con una justicia basada
(Sozialpartnerschaft) entre las asocia- en la eficiencia y las oportunidades. A
ciones de empleadores y los sindicatos. diferencia de ello, el neoliberalismo y
Esta cooperación incluye el principio de el Consenso de Washington tienden a
la co-determinación, que define una privilegiar la justicia de la eficiencia, en
responsabilidad común por el desem- tanto que las economías socialistas dan
peño de las compañías. prioridad a la justicia del consumo. El
Gráfico 1 provee una ilustración gráfica
Eucken también formula los siguientes del concepto de ordoliberalismo.
principios suplementarios de las polí- El ordoliberalismo determinó la teoría
ticas: evitar intervenciones puntuales,
14 Serie Economía Social de Mercado

Gráfico 1
El ordoliberalismo en síntesis

y la política económica en Alemania la Segunda Guerra Mundial como país


después de 1948, pero encontró muy bajo la influencia de Estados Unidos e
escaso reconocimiento internacional. igualaba esto con la adopción de insti-
La Economía Social de Mercado fue tuciones políticas y filosofías norteame-
discutida en algunas revistas inter- ricanas. No obstante, Alemania estaba
nacionales de ciencias políticas como muy lejos de hacerlo. Cuando Estados
una suerte de “neoliberalismo alemán” Unidos impuso controles de precios y
(Friedrich, 1955; Megay, 1970), pero salarios para contener la inflación, fue
en el plano académico sus ideas se Ludwig Erhard, asesor económico del
vieron limitadas básicamente a los paí- gobernador militar de la zona de ocu-
ses de habla alemana, siendo Karsten pación americana en Alemania, quien
(2007) una excepción reciente. Una anunció la liberalización de los precios
razón puede ser que los fundadores de sin haber siquiera informado a Estados
la Economía Social de Mercado estaban Unidos. Cuando el general Lucius Clay,
demasiado absortos por el debate pú- comandante de las fuerzas estado-
blico en Alemania sobre el rumbo po- unidenses en Alemania Occidental, le
lítico de posguerra como para publicar preguntó por qué había cambiado los
escritos en idioma inglés. Otra razón controles de precios, Erhard respondió
puede ser que el concepto es dema- que no había cambiado los controles de
siado prosaico y que dificulta el acceso precios, los había abolido.
a la economía desde las matemáticas,
un enfoque que comenzaba a definir Obviamente, la política social juega un
la metodología económica. Otra razón, papel importante en el concepto de la
finalmente, puede haber sido que el Economía Social de Mercado. A pesar
mundo percibió la Alemania posterior a de que muchos teóricos neoliberales
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 15

preocupados por el tema de la inequi- hacen sino convalidar la solidez de sus


dad puedan argumentar que la política fundamentos teóricos.
antitrust es suficiente para combatir
la desigualdad, la Economía Social de
Mercado avanza un paso más allá. III. Competencia con equili­
También reclama un sistema tributario brio social – marco empí­
basado en la imposición progresiva rico estilizado
para financiar inversiones públicas en
sistemas de seguridad social donde A. la idea básica
falla el mercado. La evidencia histórica La idea básica de la Economía Social de
sugiere que es típicamente el caso en Mercado es combinar la eficiencia de la
educación elemental, desempleo, segu- competencia con la preocupación del
ro y sistemas previsionales. Un argu- gobierno por los desequilibrios sociales.
mento importante de este proyecto de En términos político-económicos, esto
investigación es que es exactamente significa que el Estado acepta que una
este espíritu de un Estado proactivo, distribución primaria discriminatoria
comprometido con la inversión en la de recursos o una competencia salva-
justicia, que convierte la Economía je pueden llevar a costos sociales en
Social de Mercado en una opción viable términos de equidad social, monopoli-
para países en desarrollo. zación y cartelización superiores a los
beneficios que genera la eficiencia eco-
La Economía Social de Mercado como nómica de los mercados liberalizados.
concepto teórico es comparada a me-
nudo con la evolución real de Alema- El Estado interviene en todos aquellos
nia y culpada por la esclerosis de la casos en los que los costos sociales
economía alemana y de los Estados de marginales superan los beneficios
bienestar de Europa desde la década económicos marginales de la interven-
de 1980. No obstante, igual que en ción no gubernamental. Con el fin de
otros países, los políticos alemanes no evaluar el trade-off entre los beneficios
han implementado los conceptos ordo- económicos y los costos sociales del
liberales en el sentido pensado por sus desarrollo económico orientado hacia el
fundadores, sino que se han apartado mercado, es necesario contar con una
de ellos en beneficio de los objetivos conducción política que responda a los
políticos de corto plazo y a expensas de ciudadanos y esté comprometida con la
un rumbo político económico predecible soberanía ciudadana.
y no errático. Acordemente, la teoría
y la realidad son zapatos de distintos En la filosofía de la Economía Social de
pares también en Alemania, y sería Mercado, la interferencia del gobierno
equivocado esgrimir esta realidad en es percibida como un bien público que
contra de la Economía Social de Merca- el Estado provee a través de una im-
do como concepto teórico, normativo posición progresiva. El gobierno puede
y filosófico de Estado. Por el contrario, usar estos fondos a los efectos de una
los errores cometidos en Alemania no redistribución directa de los ingresos,
16 Serie Economía Social de Mercado

pero preferentemente para inversiones el Estado pueda intervenir en caso


públicas con el fin de motorizar la eco- de que los costos sociales marginales
nomía y promover la movilidad social derivados de la inequidad social o de la
de modo tal que sea conforme con el monopolización económica excedan la
mercado para no afectar el mecanismo eficiencia de asignación de la actividad
de precios. Con el fin de cumplir con económica salvaje.
este objetivo, un prerrequisito crucial
es la construcción de capacidad fiscal. Antes de analizar en mayor profundi-
En la Economía Social de Mercado, los dad estas relaciones, introduciremos
componentes fiscales, sociales y eco- algunos aspectos que nos permiten
nómicos forman un círculo sistémico ilustrar en forma más detallada el espí-
de desarrollo socioeconómico. En este ritu de la Economía Social de Mercado.
sistema, el Estado diseña una base
impositiva que protege un desarrollo
social equilibrado y estimula la activi- B. datos y fuentes
dad económica a través de inversiones Para que el Gráfico 2 sea accesible al
públicas y una proactiva legislación análisis estadístico utilizamos y cons-
anti-trust. truimos una serie de variables. La
capacidad fiscal es igual a ingresos en
La filosofía fiscal de la Economía Social concepto de impuestos menos sub-
de Mercado puede ser visualizada sidios y pago de intereses, y puede
en una forma muy simple, como se ser calculada fácilmente con datos del
aprecia en el Gráfico 2. Si se elimina la 2007 World Bank Development Indica-
capacidad fiscal de este sistema, que tor Database (WDI, 2007), en particu-
es una crítica central hacia el Consen- lar recaudación impositiva (en % del
so de Washington puesto en práctica, PBI), subsidios y otros ingresos (en %
la distribución de las oportunidades del ingreso), y pago de intereses (en %
económicas y el desarrollo de la base de ingresos). También haremos refe-
económica no cuentan con protección rencia a las tasas impositivas margina-
del Estado. Por lo tanto, la sociedad les del WDI 2007.
pierde la oportunidad que significa que Las exportaciones manufactureras (en

Gráfico 2
El espíritu fiscal de la Economía Social de Mercado
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 17

% del PBI) son nuestro indicador para del Sur (SA), Sudeste asiático y Pací-
la competitividad de la actividad eco- fico (EAP), Tigres del sudeste asiático
nómica. Tradicionalmente, la literatura (EAT), Oceanía (OCE), América del
dedicada a investigar temas relaciona- Norte (NAM), Europa Occidental (WE)
dos con el desarrollo económico presta y Europa del Este y Central (ECE). La
gran atención al desarrollo de capaci- Tabla 1 del Anexo ofrece una lista de-
dades industriales internacionalmente tallada de los países que conforman los
competitivas por sus múltiples efectos diferentes clusters regionales.
positivos de derrame, ampliamente
acreditados, que incluyen la promoción
de capital humano, igualdad de género
y democratización. Las exportaciones IV. Resultados empíricos
industriales (en % del PBI) también
pueden ser calculadas a partir del WDI
A.tendencias regionales
2007 usando las series de PBI (dólares
y generales
corrientes), exportaciones comerciales
Como primer paso puede ser revelador
(en dólares corrientes) y exportaciones
echar una mirada a algunas compara-
manufactureras (en % de exportacio-
ciones regionales en las Tablas 2 del
nes de mercadeo).
Anexo. Las mismas contienen prome-
dios regionales quinquenales ponde-
Utilizamos el “Estimated Household
rados por población para los ingresos
Income Inequality Indicador” del
per capita (US$ 2.000), la inequidad
proyecto Income Inequality Data de la
de los ingresos estimados de hogares,
Universidad de Texas como punto de
las exportaciones manufactureras (en
referencia para calcular la igualdad de
% del PBI), ingresos impositivos (en
ingreso y las oportunidades económi-
% del PBI), pago de deuda (en % de
cas. De acuerdo con nuestro conoci-
los ingre­sos tributarios), capacidad
miento, este conjunto de datos es el
fiscal (en % del PBI) y tasas impositi-
más abarcador y metodológicamente
vas marginales. El número máximo de
consistente; cubre el período entre
observaciones son nueve promedios
1963 y 1999 y puede ser interpretado
quinquenales para los períodos de
como una suerte de coeficiente de Gini.
1961-1965, 1966-1970 … 2001-2005.
No obstante, la limitación de datos
El ingreso per capita se asume en
determina menos observaciones para
2.000 dólares y también está incluido
algunas variables.
en el 2007 WDI. Finalmente, clasifica-
mos los países en función de las regio-
Para nuestros fines son importantes
nes, donde distinguimos las economías
las siguientes observaciones estili-
diversificadas de economías no petrole-
zadas: las regiones de más rápido
ras y economías petroleras de Oriente
crecimiento entre 1961 y 2005 fueron
Medio y África del Norte (DivMENA y
el este asiático y la región del Pacífi-
OilMENA), América Latina y el Caribe
co, en particular los tigres del sudeste
(LAC), África subsahariana (SSA), Asia
asiático y las economías petroleras del
18 Serie Economía Social de Mercado

Golfo. No obstante, el crecimiento en nales están declinando en general.


las economías del Golfo es altamente La intuición obtenida desde una pers-
errático y se ve obviamente regido por pectiva regional puede ser explicada
la suerte del petróleo. El crecimiento en un nivel más general en una matriz
en el este asiático y en el Pacífico, por de correlación. La Tabla 3 del Anexo
otro lado, se ve determinado por las describe una matriz de correlación de
exportaciones. En todas las regiones Pearson con una serie de variables
se observa una tendencia a orientarse cuyos coeficientes confirman que los
hacia el sector externo, a pesar de que países más ricos presentan un mayor
la mayoría de las regiones en desarro- grado de igualdad y que los países
llo están considerablemente atrasadas más ricos y menos desiguales poseen
respecto de los niveles de exportacio- indicadores fiscales y de desempeños
nes manufactureras alcanzados por el económicos más favorables.
este asiático y el Pacífico. Esto puede
ser atribuido a la historia de sustitu- Finalmente, también proveemos en la
ción de exportaciones practicada en Tabla 4 del Anexo una ilustración visual
la mayoría de las restantes áreas de de las relaciones empleando diagramas
desarrollo hasta la década de 1980. de dispersión (scatter plots) con líneas
Los tigres del sudeste asiático sirven de tendencia ajustadas no linealmen-
también de modelo en cuanto a la te. Estos scatter plots muestran que
reducción de inequidad de ingresos, en el efecto de la formación de capacidad
tanto que en otras partes la desigual- fiscal sobre el ingreso, la desigualdad y
dad va en aumento o se mantiene sin la industrialización siguen una fun-
variación en elevados niveles. ción escalonada (step function). Esta
observación parece razonable porque
Está claro que la desigualdad y los in- los bienes públicos complementarios
gresos se relacionan en forma inversa. de las funciones productivas privadas
Desafortunadamente, los datos dis- están tan sujetos a retornos margina-
ponibles para indicadores fiscales son les descendentes como a otros factores
limitados, por lo que resulta imposible de producción. Un análisis rápido de
aislar tendencias claras. No obstante, dichos diagramas sugiere que construir
los ingresos impositivos regionales y capacidad fiscal hasta aproximadamen-
las capacidades fiscales parecen seguir te un 20 % (e3) del PBI suele tener
un patrón poco sorprendente, que in- un efecto significativamente positivo
dica que las regiones más ricas y más sobre la reducción de la desigualdad
igualitarias recaudan más impuestos y de ingresos, la iniciación del desarrollo
tienen más ingresos de libre disponibi- industrial y la promoción de mayores
lidad. ingresos. Es interesante destacar que
un valor de capacidad fiscal del orden
Las regiones más ricas y más igualita- del 20% goza de importante respaldo
rias también parecen tener tasas en la literatura. Przeworski (2003, pág.
impositivas marginales más altas, a pe- 169) destaca que Barro, en su artículo
sar de que las tasas impositivas margi- de 1990 “Government spending in a
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 19

simple model of endogenous growth” las ecuaciones (1) a (4) como regresio-
calibra su modelo utilizando el “valor nes robustas doble-logarítmicas utili-
sorprendentemente alto de =0.25” zando la heterocedasticidad de Arellano
como tamaño óptimo del sector públi- (2003) y el estimador HAC. Siguiendo
co. En su trabajo empírico, Cheibub y a Cottrell y Luchetti (2007), Cameron
Przeworksi (1997) también confirman y Trivedi (2005) recomiendan este
que se trata de un número realista. observador para muestras con muchas
unidades de observación a lo largo de
pocos períodos de tiempo.
B. Implicaciones sistémicas de la
construcción de capacidad fiscal Corremos las regresiones utilizando
Utilizando un procedimiento de míni- el software “gretl” de fuente abierta.
mos cuadrados en dos etapas, segui- También corremos por cada ecuación
damente estimamos el modelo simul- cuatro regresiones. Las primeras tres
táneo del Gráfico 2. Este es el primer analizan una variable independiente
paso en dirección a una elasticidad de a la vez con el agregado de los efec-
respuesta de todas las variables en tos fijados regionalmente. La cuarta
presencia de una variación del 1 % de contiene siempre las tres variables
cada variable. El sistema de ecuaciones independientes más los efectos fijados
a ser estimado para este propósito es: regionalmente.
Asimismo, agregamos del lado derecho Nuestro conjunto de datos final de

^ ^ ^
Ingresosi = b0 + b1 CapFIsi + b2 Manui + b3 Ineqi + e1 (1)

^ ^ ^
CapFisci = b4 + b5 Ingresosi + b6 Ineqi + b7 Manui+ e2 (2)
^ ^
Ineqi = b8 + b9 Ingresosi + b10 CapFis si + b11 Manui + e3
(3)

^
Manui = b12 + b13 Ingresosi + b14 CapFisi + b15 Ineq + e4
(4)

los efectos fijados regionalmente Div- cada modelo IV consta de 62 unidades


MENA, OilMENA, LAC, SSA, A, EAP, EAT, de observaciones, que están enlista-
OCE, WE, y ECE, en donde “i” indica la das en la Tabla 5 del Anexo. Nuestra
unidad de observación y los “sombrere- muestra es un conjunto de datos de
tes” los proxies de las variables endó- panel no balanceados, donde las obser-
genas que estimamos usando valores vaciones individuales son, nuevamen-
rezagados y efectos fijados geográfica- te, promedios quinquenales idénticos
mente como instrumentos. Estimamos con aquellos usados en la preparación
20 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 1
Elasticidad de respuesta

de descriptores regionales. La Tabla 6 miento de programación, considera-


del Anexo resume los resultados de la mos el caso de la capacidad fiscal.
regresión. Su incremento estimula el ingreso y
reduce la desigualdad, mientras que
Más importantes que los resultados su efecto sobre el efecto manufactu-
individuales de la regresión es su rero no es significativo. A la vez, un
importancia económica desde una nivel de ingresos más alto y una mayor
perspectiva sistémica. A los fines de- igualdad conllevan mayores capacida-
mostrativos, programamos el sistema des fiscales, en la medida en que el
del Gráfico 2 utilizando los coeficientes estímulo inicial avanza en el sistema.
individuales presentados en la Tabla Los resultados resumidos en la tabla
6. Específicamente usamos los coefi- siguiente reflejan estos valores corres-
cientes del modelo IV cada vez que la pondientes al final del ciclo, pero están
variable respectiva era individualmente prorrateados a uno 1 %.
significativa en un nivel del 10 %. A
pesar de que estas variables a menudo Los resultados reconfirman la inte-
son no significativas en el modelo IV, racción favorable que existe entre
atribuimos esta circunstancia al incre- capacidad fiscal, ingreso per capita y
mento del error estándar debido a la exportaciones manufactureras. Los
reducción en el tamaño de la muestra resultados indican que, en promedio,
y la multicolinealidad más que a una un aumento del 1 % en la capacidad
insignificancia económica. fiscal reduce la desigualdad en un
Para ilustrar la intuición del procedi- 0,18 % y aumenta las exportacio-
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 21

nes manufactureras y los ingresos en de partida. En primer lugar, la mayoría


aproximadamente un 1,12 % y un 0,25 de los países en desarrollo adherían en
%, respectivamente. A los efectos de ese momento al espíritu del Consen-
ofrecer un panorama completo, tam- so de Washington. En segundo lugar,
bién informamos las elasticidades de ha pasado suficiente tiempo desde la
respuesta en presencia de una reduc- observación 1990-1995 como para
ción de la desigualdad exógena del 1 comparar actuales desarrollos en el
% y un 1 % de incremento tanto en las terreno con un hipotético escenario de
exportaciones manufactureras como en desarrollo conforme al espíritu de la
el ingreso. Economía Social de Mercado. Específi-
camente, simulamos los dividendos de
Las relaciones sistémicas presentadas desarrollo que un área en desarrollo en
más arriba reflejan en forma estilizada particular habría disfrutado si hubiera
la idea básica de la Economía Social de construido en forma continuada una
Mercado. Un Estado proactivo prote- capacidad fiscal de hasta el 20 % a lo
ge de manera directa e indirecta la largo de diez años.
igualdad de oportunidades económicas,
hace más competitiva la base industrial Con el fin de simular este escenario
y prepara el terreno para una mejora procedimos de la siguiente manera: en
de los ingresos. La construcción de primer término definimos las observa-
capacidad fiscal hasta el 20 % del PBI ciones 1991-1995 y 2001-2005 como
parece un punto de referencia razona- puntos iniciales y finales de la simula-
ble antes de que sus beneficios sociales ción. En segundo término calculamos
marginales se diluyan. Pero ¿qué efec- las tasas de crecimiento anual entre
tos prácticos tendría una construcción estos valores iniciales y finales. En
de capacidad fiscal de hasta el 20 % tercer lugar, agregamos a estas tasas
del PBI? de crecimiento anual los estímulos que
habrían resultado si el área de desarro-
A los efectos de dar respuesta a esta llo hubiera incrementado su capacidad
pregunta simulamos un escenario fiscal de su valor inicial real en el pe-
final. Empleamos valores ponderados ríodo 1991-1995 al valor de punto de
por población de los diferentes indi- referencia del 20 % a lo largo de diez
cadores del período 1990-1995 como años. Los resultados de este ejercicio
valor inicial. Dos razones indican que están resumidos en la siguiente Tabla 2.
se trata de una adecuada observación
22 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 2
Dividendo de desarrollo de la Economía Social de Mercado:
resultados de la simulación

Dado que América Latina y el Caribe, micos. América Latina y el Caribe, por
así como Asia del Sur, tuvieron las ejemplo, crecieron aproximadamente
menores capacidades fiscales en el un 1 % anual a lo largo de los diez
quinquenio 1991-1995, la construcción años transcurridos entre la observación
de capacidad fiscal en coincidencia 1991-1995 y 2001-2005. La simulación
con el espíritu de la Economía Social de una Economía Social de Mercado
de Mercado redunda en esas regiones indica que la tasa de crecimiento anual
en los mayores retornos socioeconó- podría haber sido casi tres puntos
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 23

porcentuales más alta. El efecto sobre V. Conclusiones


la reducción de la desigualdad habría
sido de 6,5 puntos porcentuales y El Consenso de Washington fue una
sobre una mayor orientación exporta- derivación de la contrarrevolución
dora de la industria manufacturera, de neoclásica de la década de 1980. Como
11,8 puntos porcentuales. Claramente, ningún otro concepto de moda en la
son números socio-económicamente historia económica reciente, el tér-
significativos. mino Consenso de Washington ocupó
el centro de un debate controvertido
Los resultados respaldan, asimismo, la que involucró a economistas, políti-
noción de que, al menos desde la pers- cos y sociedad civil. Una investigación
pectiva de la construcción de capacidad económica de laboratorio pareció haber
fiscal, los tigres del sudeste asiático tomado posesión de muchas socieda-
son los que más se acercan al ideal de des al margen de su contexto histórico,
la Economía Social de Mercado. Los cultural o geográfico. No obstante,
logros en materia de desarrollo social y muchos países han comenzado a de-
económico de estos países pueden ser fenderse, ya sea en forma de protestas
atribuidos sustancialmente a una cons- populares, medidas de re-nacionaliza-
tante construcción de capacidad fiscal ción o golpes contra la democracia, y
y a una política proactiva de empode- actualmente estamos en presencia de
ramiento económico de su población. la búsqueda de un nuevo paradigma
Claro que muchos de estos países tam- para el desarrollo económico.
bién presentan elementos que contra-
dicen el espíritu de la Economía Social En la presente contribución sostene-
de Mercado. Un ejemplo es la influen- mos que la Economía Social de Merca-
cia de grupos de negocios como son los do en tanto filosofía político-económica
conglomerados chaebols y keiretsu en constituye una alternativa válida para
Corea del Sur y Japón, respectivamen- muchos países en desarrollo que se
te, que contradicen el ordoliberalismo sienten frustrados con el Consenso
en cuanto al principio constitutivo del de Washington. Al estar la Economía
Estado de aislarse de los intereses sec- Social de Mercado comprometida con
toriales, o el principio suplementario de la competencia con igualdad de opor-
“no efectuar intervenciones puntuales”. tunidades, aborda uno de los mayores
Pero debemos advertir nuevamente fracasos del Consenso de Washington.
que la Economía Social de Mercado es
un concepto intrínsecamente dinámi- Un rasgo distintivo de la Economía So-
co que invita a los líderes políticos a cial de Mercado es su pensamiento en
hacer un inventario sobre el estado en términos de órdenes. La desigualdad
el que se encuentra la sociedad desde de ingresos y oportunidades económi-
un punto de vista ordoliberal y a tomar cas, por ejemplo, no constituiría un or-
medidas correctivas siempre que sean den social en línea con el compromiso
necesarias. explícito de la Economía Social de Mer-
24 Serie Economía Social de Mercado

cado con los valores de justicia, ni sería como los Tigres del sudeste asiático o
considerado favorable para alcanzar un América Latina, África sub-sahariana o
orden competitivo de adecuado funcio- el mundo árabe.
namiento. Al hacer explícitos los com-
promisos normativos sociales y econó- En consecuencia, la Economía Social
micos, los fundadores de la Economía de Mercado debe ser vista como un
Social de Mercado extrajeron lecciones modelo dinámico que utiliza el catá-
de experiencias históricas. Con el fin de logo de principios ordoliberales como
que un Estado pueda hacer justicia a un modelo de referencia permanente.
su rol de “empoderador” de ciudadanos Este modelo ordoliberal de referencia
con iguales oportunidades económicas, sirve de guía para llevar a la práctica
también deben considerarse principios diferentes políticas sociales y económi-
constituyentes del Estado y otorgarle cas en diferentes regiones en vías de
capacidad fiscal. desarrollo. El Consenso de Washington,
por otro lado, ignoró todos los factores
No hay ninguna evidencia de que un exógenos al marco microeconómico
país en desarrollo que suscribió las y propuso una filosofía idéntica para
reformas del Consenso de Washington todos con una política igualmente idén-
haya experimentado una reducción tica para todos.
sustancial de desigualdad. El creci-
miento con reducción de la desigualdad En cualquier caso, la Economía Social
sólo se dio entre los tigres del sudeste de Mercado dependerá siempre de la
asiático, que son los países que desa- capacidad fiscal. La evidencia trans-
rollaron las mayores capacidades fisca- versal a los diferentes sectores sugiere
les. Naturalmente, muchas economías que la construcción de la capacidad
del este asiático se vieron beneficiadas fiscal se corresponde con la dinámica
por el acceso a rentas estratégicas intrínseca que está en el corazón de la
y reformas agrarias tempranas que Economía Social de Mercado. Genera
nunca tuvieron lugar en América Latina másigualdad y mayor competitividad
o en el mundo árabe. Los economistas de la base económica. Una simulación
que adhieren a la Economía Social de estilizada del dividendo de desarrollo
Mercado, influenciados por la Escuela asociado con la Economía Social de
Histórica Alemana, toman esto explíci- Mercado para diversas áreas en desa-
tamente en consideración cuando mi- rrollo muestra que el retorno social y
ran hacia un país específico y reclaman económico de la construcción de capa-
políticas diferentes para una región cidad fiscal es sustancial.
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 25

Anexo

Tabla 1
Clasificación regional de países
26 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 2a
Ingreso per capita ($2000), ponderado por población,
promedios quinquenales
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 27

Tabla 2b
Desigualdad estimada de los ingresos de hogares,
ponderados por población, promedios quinquenales

Tabla 2c
Exportaciones manufactureras (en % PIB),
ponderados por población, promedios quinquenales
28 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 2d
Ingresos tributarios (en % del PBI),
ponderados por población,
promedios quinquenales

Tabla 2e
Pago de intereses (en% de ingresos tributarios),
ponderado por población,
promedios quinquenales
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 29

Tabla 2f
Capacidad fiscal (en promedio del % PBI), ponderada
por población, promedios quinquenales

Tabla 2g
Tasas impositivas marginales, ponderadas por
población, promedios quinquenales

Tabla 3
Matriz de correlación de Pearson
30 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 4
Diagramas de dispersión
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 31

Tabla 5
Unidades de observaciones subyacentes a la
estimación de las ecuaciones (1) a (4)

Nota: Nuestras observaciones corresponden a promedios quinquenales.


Los números entre corchetes indican el último año de este período quinquenal.
32 Serie Economía Social de Mercado

Tabla 6
Estimaciones TSLS utilizando (Robust -HAC-)

Nota: Efectos fijados en forma constante y regional no informados; instrumentos:


valores rezagados y variables indicadores regionales (dummies).
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 33

Referencias bibliográficas Erhard, Ludwig (1957). Wohlstand für


Alle. [Prosperidad para todos], dü-
Arellano, M. (2003). Panel Data Eco- sseldorf.
nometrics, Oxford: Oxford University
Press. Eucken, Walter (2007). Grundsätze der
Wirtschaftspolitik, [Principios de la
Barro, Robert J. (1990). “Government política económica of Economic Policy].
Spending in a Simple Model of Endo- 7ma edición, tübingen.
genous Growth”, en Journal of Political
Economy, 98, pp. 103-125. Friedrich, Carl J. (1955). “The Political
Thought of Neo-Liberalism”, en American
Cameron, A. C. - Trivedi, P. K. (2005). Political Science Review 49 (2): 509-525.
Microeconometrics, Methods and Appli-
cations, Cambridge, Cambridge Univer- Karsten, Siegfried G. (2005). “Social
sity Press. Market Economy Revisited”, en Inter-
national Journal of Social Economics,
Cheibub, Jose A. - PrzexorsKI, A. (1997). Volume 32, Nr. 7, págs. 602-615.
“An Econometric Evaluation of the
Impact of Government Expenditures on Megay, E. N. (1970). “Anti-Pluralist Li-
Economic Growth”, en Albert Breton, beralism: The German Neoliberals”, en
Gianluigi Galeotti, Pierre Salmon, and Political Science Quarterly. 85.3, p.
Ronald Wintrobe (eds.), Understanding 422-442.
Democracy: Economic and Political
Perspectives, Cambridge: Cambridge Marangos, John (2007). “Was Shock
University Press, New York. Therapy Consistent with the Washing-
ton Consensus”, en Comparative Eco-
Cottrell, A. - Lucchetti, R. (2008). Gnu nomic Studies, 2007, 49, (32–58).
Regression, Econometrics and Time-
series, http://gretl.sourceforge.net/. Przeworksi, A. (2003). States and Mar-
kets, A Primer in Political Economy,
Clift, Jeremy (2003). “Beyond the Was- Cambridge University Press, New York,
hington Consensus”, en Finance & USA.
Development, 2003.
Sachs, Jeffrey (1998). “Making it Work”,
Commission on Growth and Development en The Economist, Sept. 10, 1998.
(2008). The Growth Report, Strategies
for Sustained Growth and Inclusive Stiglitz, Joseph (2002). Globalization
Development, Conference Edition, The and its Discontents, W. W. Norton
International Bank for Reconstruction Company, Nueva York.
and Development/The World Bank,
Washington, D.c. Williamson, John (1989). “What Was-
hington Means by Policy Reform”, en
Williamson, John (ed.): Latin American
34 Serie Economía Social de Mercado

Readjustment: How Much has tute for International Studies:


Happened, Washington, Institute for Washington Dc.
International Economics 1989.
_______ (2003B). “Our agenda and
_______ (2002). Did The Washington the Washington consensus”, en: Ku-
Consensus Fail? Washington, Dc: the czynski, P.P. - Williamson, J. (eds.),
Peterson Institute for International After the Washington Consensus,
Economics, outline of Speech at the Institute for International Studies,
Centre for Strategic & International Washington Dc.
Studies November 6, 2002.
_______ (2004). A Short History of the
_______ (1993). “Democracy and the Washington Consensus, Paper com-
‘Washington Consensus’”, en World missioned by Fundación CIdoB for a
Development 21(8), págs. 1329–1336. conference “From the Washington

_______ (1994). “In Search of a Ma- Consensus towards a new Global Go-
nual for Technopolis”, en Williamson, vernance”, Barcelona, septiembre
John (ed), The Political Economy of Po- 24–25, 2004.
licy Reform, Institute for International
Economics: Washington dC.
Fuentes estadísticas
_______ (1996). “Lowest Common
Denominator or Neoliberal Manifesto? 2007 World Bank development Indica-
The Polemics of the Washington con- tor database (Cd rom), Washington,
sensus”, en Auty, R.M. - Toye, J.
(eds)., Challenging the Orthodoxies, St d.C.
Martins Press, New York. University of Texas Estimated House-
hold Inequality Data Project, http://
_______ (1997). “The Washington utip.gov.utexas.edu/group.html.
Consensus Revisited”, en Emmerij, L.
(ed.), Economic and Social Develop-
ment in the XXI Century, Inter-Ame-
rican development Bank, Washington
Dc.

_______ (2000). “What should the


World Bank think about the Washington
consensus?”, en The World Bank Re-
search Observer 15(2), págs. 251–264.

_______ (2003a), “Summing Up”, en


Kuczynski, P.P. - Williamson, J. (eds.),
After the Washington Consensus, Insti-
Consenso de Washington vs. Economía Social de Mercado 35

RESUMEN

Originalmente, la filosofía de la Econo-


mía Social de Mercado fue desarrolla-
da como un modelo para la Alemania
de posguerra que buscaba equilibrar
la eficiencia de la competencia con la
igualdad de oportunidades. Este enfo-
que goza de creciente interés entre los
países en desarrollo, en especial a la
luz de la experiencia realizada con la
mayoría de las reformas económicas
neoliberales introducidas con el sello
del Consenso de Washington. A pesar
de que ambas concepciones reafirman
el mercado, los economistas que adhie-
ren a la Economía Social de Mercado
asignan al Estado muchas más respon-
sabilidades en cuanto a promover la
igualdad de oportunidades económicas.

En el debate sobre el desarrollo, el


Consenso de Washington se ha conver-
tido en sinónimo de tasas impositivas
marginales y presupuestos públicos
bajos, en tanto que los defensores de
la Economía Social de Mercado abogan
por una mayor imposición progresiva
y presupuestos más abultados, so-
bre todo en presencia de una elevada
desigualdad de ingresos. El presente
trabajo analiza el espíritu de la Econo-
mía Social de Mercado y su relevancia
para economías en desarrollo. Además
ensaya una comparación empírica esti-
lizada del Consenso de Washington vs.
las políticas de la Economía Social de
Mercado en el contexto de los países
en desarrollo.

Diálogo Político. Publicación trimestral


de la Konrad-Adenauer-Stiftung.
Año XXVI - Nº 1 - Marzo, 2009
Economía Social de Mercado: ¿una
propuesta para América Latina?
Jorge Rodríguez Grossi*

América Latina ha mostrado gran sistema económico que crezca y que


inca­pacidad para alcanzar un estándar permita terminar con la pobreza. No se
míni­­mo de calidad de vida decente.Dado conoce otra fórmula para acabar con la
que el continente no es homo­géneo, miseria: crecimiento econó­mico soste-
hay que tener cuidado con las esta­ nido que alimente más crecimiento (vía
dís­ticas promedio. Hecha esta preven­ inversión) y que ayude a responder a
ción, los datos agregados retratan las demandas sociales. Para ello, se
niveles de pobreza que se mantie­nen requiere construir normas o reglas de
casi inalterados en el último cuarto de juego eficaces y estables que estimu­
siglo (1980-2007). Lamentable cons- len los emprendimientos privados en
tatación: 40,5 % de pobres en 1980, mercados bien comportados. Por cier-
que apenas baja a 35,1% en 2007. to, debe asegurarse que los mercados
En indigencia, algo menos malo, pero puedan comportarse correctamente,
igual­mente censurable: 18,6 % versus para lo cual existen ins­tituciones y
1
12,7 % en el mismo período.
re­glas disponibles ampliamente conoci-
das (la actual crisis eco­nómica interna-
Este fracaso revela la incapacidad polí­
cional nace de fallas en Estados Unidos
tica de la mayoría de las socieda­des
de control y normas en su mercado de
latinoamericanas para construir con-
sensos básicos que permitan operar un capitales).

* Agradezco los valiosos comentarios de Cristóbal Acevedo Ferrer y de Jorge Rodríguez Cabello.

Jorge Rodríguez Grossi


Ingeniero Comercial (Universidad de Chile), Master of Arts in Economics y Master of Arts in
Latin American development Studies (Universidad de Boston). En la actualidad es decano de la
Facultad de Economía y Nego­cios de la Universidad Alberto Hurtado.
38 Serie Economía Social de Mercado

Gráfico 1
Modestos avances
Pobreza e indigencia en América Latina (CEPAL)

Fuente: construido con datos de CEPAL, Estadísticas e indicadores sociales (BAdEINSo)

Durante la Guerra Fría, buena parte que se materializa con la disolución


de nuestro continente quedó impresio- de la Unión de Repúblicas Socialistas
nado con la industrialización forzada Soviéti­cas en 1991, el reconocimiento
soviética y, creyéndola efectiva, adhirió del fracaso de la planificación centra­
a fórmulas económicas inspiradas lizada y, en general, el desprestigio de
en un estilo de inter­vención estatal, la intervención estatal indiscrimina­da
obviamente más tibio que el de las abrieron la oportunidad para que todos
economías socialistas, con procesos de los países del mundo asumieran el
industrialización amparados en barre- mecanismo de mercado como el único
ras proteccionistas y en fuerte inver- instrumento vigente y disponible para
sión estatal y con un uso deficiente del asignar recursos eficientemente desde
mercado como asignador de recursos, un punto de vista técnico. Ello lo ha en-
puesto que los precios se sometían tendido hasta la misma China comunis-
sistemática­mente a políticas de fijación ta, con un éxito económico demoledor.
y control basadas en criterios de jus- Naturalmente, la fisonomía económica
ticia social o “estratégicos” de dudosa de un país no está dada solamente
eficacia. Amén de ello, los procesos por el instrumento de coordinación
inflacionarios eran habituales debido a económica, en este caso el mercado,
manejos macroeconómicos muy poco sino que es el fruto de la interacción de
profesionales. la cultura, lo político y lo social con lo
económico. De modo que China y Esta-
El derrumbe de los socialismos rea- dos Unidos, por ejemplo, son bastante
les que madura en los años 80, y diferentes como sociedades pese a que
Economía Social de Mercado: ¿una propuesta para América Latina? 39

ambos usan actualmente el mercado. con un orden político democrático. Es


América Latina, no obstante estar decir, se trata de una sociedad que se
durante las últimas seis décadas bajo beneficia de la eficiencia del mercado
la esfera de influencia política y econó- y que la usa para generar paz social
mica predominantemente norteame­ (Quaas, 2008).
ricana, mantiene una ligazón cultural
con Europa que la hace más cercana Claramente, la Economía Social de
a sociedades donde el liberalismo Mercado es un sistema económi­co que
convive con un enfoque social activo da lugar a un “estilo” de vida único
del Estado. En cambio, en los Estados y especial perseguido expresa­mente
Unidos el liberalismo económico es por la sociedad: libertad, eficiencia
más acen­tuado y la protección social es económica y solidaridad social (Müller-
mucho más menguada que en Europa. Armack, 1967). Esta característica
Es justamente en Europa donde nace supone consensos político­sociales
la Economía Social de Mercado, con­ básicos y reglas institucionales estables
creta­mente en Alemania, después de que aseguren su logro. Precisemos:
la Segun­da Guerra Mundial, a partir de no es una mezcla entre mercado y
1948. También, algunas versiones de planificación, ni tampo­co de mercado
mer­cado con Estado Bienestar se pro­pa­ con políticas sociales activas. Es una
garon por otras naciones europeas. sociedad con una economía de merca-
do, con libertad y con una gran calidad
Dado que el ejemplo alemán ha estado social, una economía que pretende la
disponible por más de medio siglo con máxima eficiencia técnica junto a un
buenos resultados económicos y socia- reparto justo de los frutos (un orden
les, vale la pena preguntarse por qué económico eficiente con un orden so-
no se ha popularizado esa modalidad cial equitativo).
en este continente.
Esta definición tiene clarísimas impli-
cancias, pero que los no en­tendidos
I. La Economía Social de pueden ignorar o menospreciar. Las
Mercado principales tienen que ver con que el
eficiente funcionamiento del mercado
La Economía Social de Mercado, se juega en el uso de determinados
concepto acuñado por Alfred Müller- instrumentos, como la competencia y
Armack (1901-1978), es definida como los precios libres, la libre iniciativa para
una economía de mercado que asu­ el emprendimiento privado y el respeto
me una responsabilidad social. Es un a dichas reglas por parte de un Estado
sistema que, respetando el mercado subsidiario y, a la vez, solidario. Ello
y las libertades y controles que deben sig­nifica determinadas reglas que de-
garantizarse para que éste funcione ben instituirse, asegurarse y vigilarse.
adecuadamente en un sentido técni- De aquí viene la idea del orden econó-
co, los combina exitosamente con un mico, esto es, de las reglas del juego
orden social que persigue la equidad y que permiten y aseguran el correcto
40 Serie Economía Social de Mercado

funcionamiento del mercado. Estas de­bería ser un imperativo. Sin embar-


re­glas, básicamente constitucionales go, la evidencia señala que la mayor
y legales, tienen que ver con la se­gu­ parte de nuestras economías conti-
ridad de los derechos de propiedad, núan siendo muy débiles. En América
la garantía de la competencia, la libre Latina se da una situación de masiva
formación de los precios, la libre cir- expulsión de trabajadores hacia zonas
culación de bienes, personas y capital. geográficas más desarrolladas, ade-
También las reglas tienen que ser es- más de las que ocurren hacia países de
tables; ello no excluye la posibilidad de mayor desa­rrollo relativo dentro de la
cambios y ajustes para perfeccionarlos. región. Ello confirma la incapacidad de
Sin embargo, los proyectos de empren- la mayor parte de nuestros países para
dimiento productivo, especialmente de retener voluntariamente a su población
largo plazo, y enormes volúmenes de por culpa de las malas condiciones de
inversión, se desalientan si en un país vida imperantes.
es habi­tual una fuerte inestabilidad en El siguiente gráfico muestra las tasas
las reglas del juego. A la vez, dentro de netas de migración por cada 1.000
las posibilidades que admite el resulta- habitantes en los últimos 25 años,
do económico se erige el orden social
que confirman que el continente es un
que persigue el bienestar ciudadano.
gran expulsor de población que busca
mejores destinos en países más desa­
En tanto que para atacar la pobreza,
rrollados. Esto está estrechamente re-
principal flagelo en América Latina, se
requiere una economía fuerte y eficaz, lacionado con la incapacidad económi­ca
capaz de generar puestos de trabajo a para desarrollarse de la mayoría de
un ritmo mayor que el crecimiento de nuestros países (entre 1980 y 2005,
la fuerza de trabajo y en forma per­ de 36,7 millones de personas que
sistente de modo que, a la larga, la migraron entre países en el mundo, 34
disponibilidad de trabajadores comien- lo hicieron hacia países desarrollados,
2
ce a ser escasa, tratar de construir principalmente a Estados Unidos y
dicha economía con tal propósito social Europa).
Economía Social de Mercado: ¿una propuesta para América Latina? 41

Gráfico 2
América Latina:
tasas de migración entre 1980 y 2005

Fuente: CEPAL

II. ¿Se dan hoy las condi­ sociales que nos permitirían lograr una
ciones para que América paz social en democracia, o sea, crear
Latina crezca y derrote una Economía Social de Mercado.
la pobreza? Al contrario, sobreviven concepcio-
nes que no dudan en cuestionar el
Salvo Cuba, todos los países latinoa- libre mercado porque éste no conduce
mericanos usan el mercado como per se a resultados sociales óptimos.
mecanismo de asignación de recursos. Esto último es absolutamente cierto,
Sin embargo, no parece que la prác­tica pero ello no es lo que se propone con
sea usarlo bien ni que exista conciencia la Economía Social de Mercado. Se
social y política de que la mejor ma- propone usar el mercado junto con
nera de usarlo es permitirle desempe- responsabilidad social, con solidaridad.
ñarse con la mayor perfección téc­nica Podría ser que esta incomprensión im-
posible. De esa forma, se potenciaría pide erigir un acuerdo social y político
el máximo crecimiento, conci­liando esa para complementarlo con los objeti-
política con los objetivos y políticas vos sociales deseados al modo de una
42 Serie Economía Social de Mercado

Economía Social de Mercado. La falta deficiente para invertir. La mayoría de las


de rumbo resultante deriva en econo- naciones, comparadas con el resto del
mías ineficaces con pobres resultados mundo, se ubican en la mitad peor califi-
económicos, pero peores resultados cada para recibir emprendimientos.
sociales. La mejor eviden­cia de esta
situación la recogen algunos indicado- A continuación se muestran indicadores
res del Banco Mundial, Transparencia que deben leerse como el porcentaje
Internacional y otras instituciones de logrado por cada país en la caracterís-
prestigio: en lugar de estimular la mayor tica que se indica (por ejemplo, en “Fa-
generación de emprendimientos, en la cilidad para hacer negocios” Argentina
mayoría de nuestros países se les ahu- logra sólo 38 % del máximo y Bolivia,
yenta. Cuesta mucho realizar empren- 17 %). Países o zonas del Asia como
dimientos en Latinoamérica (The World Singapur, Hong Kong, las naciones eu-
Bank Group, 2008). En efecto, aunque ropeas más Australia y Nueva Zelandia
existen disímiles situaciones, en general, y de Norteamérica ocupan los primeros
Latino­américa es un lugar mediocre o lugares en todas las características.

Tabla 1

Fuente: construido con datos de The World Bank Group y Transparency International, 2008. Muestra de
181 países en facilidad para hacer negocios, 180 en transparencia y 212 en efectividad de sector público.
Economía Social de Mercado: ¿una propuesta para América Latina? 43

De los 18 países considerados, sólo dos Otras estadísticas acumuladas del Ban­
están en la mitad superior en los tres co Mundial (1996-2007) demues­tran lo
indicadores (Chile y Colombia). Otros mismo; incluso empeoramientos signi­
siete lo logran para dos de las tres ficativos.
características.
Por ejemplo, en cali­dad de la regula-
En la Tabla 2 se muestran los logros ción se registra no sólo baja calidad,
en 11 indicadores: apenas 27 % de las sino un empeoramiento manifiesto,
198 celdas del cuadro nos ubican en como puede verse en el gráfico si-
el 40 % mejor calificado del mundo en guiente. En el 2007, apenas ocho de
alguna característica (destacadas con los dieciocho países están ubicados en
fondo gris). La estadística mostrada la mitad superior (Chile, Costa Rica,
indica el lugar obtenido entre los 181 Colombia, El Salvador, México, Pana-
países analizados. má, Perú y Uruguay).

Tabla 2
Haciendo negocios 2009 (181 países)

Fuente: The World Bank Group, ISSN 1729-2638. Se marcan aquellos casos
pertenecientes al 40% mejor de los 181 países.
44 Serie Economía Social de Mercado

Gráfico 3
Calidad de la regulación

Fuente: The World Bank Group, Doing Business.

Mantener un mal ambiente para rea­ Medidas para avanzar se conocen de


lizar emprendimientos es la mejor sobra. No se trata de reinventar la rue-
ma­nera de fracasar en el intento de da. Se conoce cómo construir institu-
ter­­minar con la pobreza. Esto es inclu­ ciones sólidas y condiciones para obte-
so peor que usar mal el mercado para ner las bases mínimas que permitan un
hacer justicia social. Simplemente re- buen clima para acoger regu­larmente
vela vicios, falta de consenso y lideraz- inversiones y progresar. Se conocen
go, corrupción sin instituciones sólidas formas para mantener la co­rrupción a
que la controlen y castiguen y ausencia raya. La corrupción no solo es ética-
de foco en las políticas de crecimien- mente reprochable; también represen-
to. Para que la economía crezca, es ta un impuesto sobre el emprendedor.
necesario que exista interés entre los Los países menos corruptos son, en
emprendedores, locales y extranjeros, consecuencia, “más baratos” para un
por invertir en un país. Los empleos no inversionista.
nacen por arte de magia, sino porque
hay actividades econó­micas que los
demandan.
Economía Social de Mercado: ¿una propuesta para América Latina? 45

¿Por qué, entonces, o no se hacen las Sin esa base mínima de acuerdo entre
reformas o donde se hacen no se man- los principales actores políticos, difícil-
tienen suficientemente en el tiempo mente se podrá remontar una historia
como para consolidarlas? ¿Qué sucede de frustraciones y fracasos ya histórica
con el necesario consenso transversal, y que en parte explica la propia inesta-
indispensable para que un sis­tema bilidad política y violencia que es marca
político, social y económico como es registrada en muchas de nuestras
la Economía Social de Mercado opere? naciones.
¿La misma inestabilidad política impide
la consolidación de refor­mas que son
convenientes?

La respuesta hay que buscarla, sin du-


das, en la calidad de la política. Sin una
mínima continuidad en las reglas del
juego, los emprendimientos se frus-
tran. Sin consensos básicos no es po-
sible que haya continuidad alta­mente
apreciada por los emprendedores.
Los defectos se mantienen porque las
condiciones políticas de nuestros países
carecen de espíritu y voluntad de con-
senso y de madurez para generar o dar
continuidad a los cambios requeridos
de modo que se consoliden.

La falta es no asumir colectivamente


que el resultado de una economía tiene
que ver con más variables que las me-
ramente económicas: “Desde la pers-
pectiva de la paz social recomendada
por Müller-Armack, la Economía Social
de Mercado aparecía como una idea
social transversal a diferentes ideolo-
gías, pero cuyo fundamento teórico de
ordenamiento económico sin lugar a
dudas se caracteriza por la coordina-
ción económica del mercado” (Quaas,
2008). Para conseguir construir con-
sensos en torno a políticas en nuestros
países, es fundamental entender esta
transversalidad política concebida por
Müller-Armack.
46 Serie Economía Social de Mercado

Notas RESUMEN
América latina ha mostrado gran inca­
1. Desafortunadamente la información pacidad para alcanzar un es­tándar
disponible no incluye estadísticas para mínimo de calidad de vida decente.
todos los años para todos los países.
los países considerados van desde Este fracaso revela la in­capacidad po­
América del Sur a México, más Repú- lítica de la mayoría de las sociedades
blica Dominicana. latinoamericanas para construir con-
sensos básicos que permitan operar un
2. Ello provoca dos fenómenos: prime- sistema económico que crezca y que
ro, que las familias pobres logran tener permita terminar con la pobreza. Para
uno o más miembros que encuentran ello se requieren reglas de juego efica-
empleo y, segundo, que la escasez ces y estables.
de trabajadores hace aumentar los
salarios. Es la forma más definitiva y La Economía Social de Mercado apa-
digna de terminar con la pobreza con rece como una idea social transversal
un mínimo de asis­tencialismo. cuyo fundamento teórico de ordena-
miento económico se caracteriza por la
coordinación económica del mercado.
Referencias bibliográficas
Müller-Armack, Alfred (1967). La genea-
logía de los estilos económicos, Fondo
de Cultura Económica, México, 1967. Diálogo Político. Publicación trimestral
de la Konrad-Adenauer-Stiftung.
Quaas, Friedrun (2008). “Alfred Müller Año XXVI - Nº 1 - Marzo, 2009
Armack”, en Hasse, R. – Schneider,
H. -Weigelt, K. (eds.), Diccionario de
Economía Social de Mercado. Po­lítica
Económica de la A a la Z, Fundación
Konrad Adenauer, Buenos Aires, 2008.

The World BanK group, Doing Business,


Washington, d.C., 2008.
Economía Social de Mercado:
una opción económica para
Latinoamérica*
Marcelo F. Resico

Latinoamérica enfrenta desafíos impor- ficiente calidad institucional y la aún


tantes de cara al siglo XXI, muchos de escasa competi­tividad de productos
los cuales provienen de un escenario exportables con alto valor agregado. Es
económico internacional cam­biante. precisamente con respecto a este tipo
Asimismo, actualmente la coyuntura de de cuestiones más estructurales que
la economía internacional requiere, con el enfoque de la Economía Social de
justa razón, atención por parte de la Mercado puede ser una propuesta más
dirigencia de nuestros países. En este relevante para orientar políticas.
artículo, sin embargo, deliberadamente
no atenderemos es­tas cuestiones direc- La región viene experimentando en los
tamente sino, indirectamente, a través últimos 25 años la aplicación consecuti-
del planteo de una serie de problemas va de dos oleadas ideológicas diversas
estructurales e internos de la región en cuanto a la organi­zación económi-
des­de el punto de vista de su organiza- ca. Por un lado, durante los años 90
ción económico-institucional, como ser cobró im­pulso un consenso basado en
la pobreza y la desigualdad, la insu- un mar­cado optimismo alrededor de los
mer­cados desregulados. En los últimos

* El presente artículo es una versión reformada y corregida de la confe­rencia sobre la Economía


Social de Mercado y la DSI, dictada en la UCA en junio de 2008.

Marcelo F. Resico
Doctor en Economía (UCA). Maestría en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE) y diplomado en
ESM (Univ. Miguel de Cervantes). Investigador visi­tante del Instituto para la Política Económica
de la Univ. de Colonia, Alemania (2006). Profesor e investigador del dpto. de Economía de
la UCA, donde dirige el Programa de Economía e Instituciones (PEI). Co-editor de la revista
Ensayos de Política Económica y columnista macroeconómico de la revista Agromer­cado.
Colabora con la Fundación Konrad Adenauer y otras asociaciones políti­cas y empresariales
como especialista en asuntos económicos.
48 Serie Economía Social de Mercado

años, como contrapartida, la región (en V. enseñanzas para su posible apli-


general y salvando las excepciones) cación en el marco de las economías
va­rió hacia una connotación de re­chazo latinoamericanas en la actualidad.
a la anterior inspiración, para ins­talar
enfoques más centrados en la inter­
vención estatal con elevadas dosis de I. ¿Qué es la Economía So­
pragmatismo. En ambas olea­das hubo cial de Mercado?
países de la región que supieron ex-
traer los mejores resultados en ambos La ESM es, al mismo tiempo, una teo-
contextos, y han sido precisamente ría completa de la economía y un modo
aquellos que han podido sustraerse al de organización probado de la econo-
vaivén ideológico extremo, mediante la mía real. Este enfoque se de­sarrolló
integración de los elementos positivos en Alemania y se aplicó exitosamente
tanto del mercado como de la correcta a la economía de este país luego de
intervención del Estado en la economía. la segunda posguerra. Tal es así que
los resultados de su aplicación fueron
En este sentido, la Economía Social calificados como un “milagro econó-
de Mercado (ESM) provee un mar­ mico” e influyeron notablemente en
co de principios, de instituciones y de soluciones similares en países vecinos
políticas económicas conscientemente de la época. Más recientemente, este
integrado para realizar esta síntesis enfoque contribuyó en forma impor-
superadora. Sin dudas, este enfoque tante a la superación de la división
ha tenido su influencia en los contados de Alemania luego de la reunificación
países de la región que han obtenido en 1989. Asimismo, la solidez teórica
estos mejores resultados, mientras de la propuesta, junto a sus buenos
que en numerosos casos aún persisten resultados, colaboraron para que este
las propuestas ideologizadas, retóri- enfoque influyera tanto en el sistema
cas y basadas en la improvisación que económico adoptado por la Unión Euro-
no permiten un desarrollo económico pea como así también en los países en
equitativo y sustentable en el media- transición y otros países en desarrollo.
no y largo plazo, a pesar de las vanas
promesas de ello. La ESM surgió de la búsqueda de un
marco económico e institucional de
Para mostrar estas afirmaciones, en mediano y largo plazo que pudiera ser
el presente artículo recorreremos los explícito, respetado y estable como
siguientes temas: I. una breve intro- base para la organización de un siste-
ducción al concepto de la ESM; II. su ma económico. Los diferentes actores
ubicación dentro de las corrientes de de la economía, como los consumido-
pensamiento social; III. exposi­ción de res, inversores, ahorristas, sindicatos,
sus principios socio-políticos constitu- em­presarios, requieren de un marco de
tivos; IV. articulación de sus principios referencia claro y confiable a mediano
económicos, instituciones y políticas y largo plazo para la toma de decisio-
económicas; y, finalmente, nes. Este marco influye no sólo en las
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 49

decisiones que se toman con vistas a circunstancias, puede alejarse de una


resultados inmediatos, sino también, competencia leal y eficaz.
es­pecialmente, a las que implican un
cierto contexto de situación en el futu- Esta definición de la ESM como modelo
ro, como las inversiones productivas o socioeconómico proviene de las ideas
1
las pensiones y colocaciones financie- desarrolladas por Alfred Müller-Armack.
ras. Esta concepción es denominada Este economista no sólo lanzó el tér-
en el enfoque de la ESM “sistema de mino Economía Social de Mercado al
orde­namiento de la economía”. debate público en Alemania, sino que
contribuyó en gran medida a la funda-
El interés permanente que existe en mentación de su concepción teórica.
estudiar el enfoque de la ESM reside, Según la definición de Müller-Armack,
precisamente, en que es explícitamen- el sentido de la ESM es la “combinación
te un sistema completo de or­ganización del principio de la libertad del mercado
económica. Y en este sentido, desde con el principio de la equidad social”.
el punto de vista histórico, ha resulta- El marco de referencia antropológico­
do de especial relevancia y utilidad en social es el de la libertad del hombre
aquellas situaciones o casos donde este complementada por la justicia social.
marco no existía o era necesaria una Asimismo, se puede afirmar que, en
concepción más integral del mismo. este contexto, la ESM fue desarrollada
Esta concepción abarca una serie de como una alternativa liberal frente a
elementos como concep­tos y principios la economía planificada y una alterna­
teóricos, instituciones, políticas econó- tiva social a la economía de mercado al
micas específicas, y las relaciones del estilo clásico.
sistema económico con aspectos extra-
económicos tales como la política, el El sistema de la ESM surge del intento
ecosistema, la sociedad, la ética y la consciente de sintetizar todas las ven-
cultura. tajas del sistema económico de merca-
do: fomento de la iniciativa individual,
La Economía Social de Mercado se basa productividad, eficiencia, tendencia a la
en la organización de los mer­cados auto-regulación, con los aportes funda-
como mejor sistema de asignación de mentales de la tradición social cristiana
recursos y trata de corregir y proveer de la solidaridad y la cooperación, que
las condiciones institucionales, éticas y se basan necesariamente en la equidad
sociales para su operatoria eficiente y y la justicia en una sociedad dada. En
equitativa. En los casos requeridos, no este sentido, la idea de la ESM propone
se abstiene de compensar o corregir un marco teórico y de política económi-
posibles excesos o des-balances que co-institucional que busca combinar la
puede presentar un sistema económico liber­tad de acción individual dentro de
moderno basado en mercados libres, un orden de responsabilidad personal y
caracterizado por una mi­nuciosa y social. Los representantes de esta con-
ex­tensa división del trabajo y que, en cepción trabajan en una síntesis cons-
determinados sectores y bajo ciertas ciente de la tradición político-econó-
50 Serie Economía Social de Mercado

mica liberal en cuanto a los “de­rechos que constituían un grupo interdiscipli-


individuales”, el “republicanismo” y el nario que incluía economistas, juristas,
3
“mercado” con la tradición del pensa- sociólogos y teólogos.
miento social-cristiano, que enfatiza la
“dignidad humana”, la “justicia social” y Este programa intelectual tomó cuerpo
la “solidaridad”. en una serie de recomenda­ciones de
política económica que se impulsaron
Müller-Armack plasmó la idea funda- desde la Asociación para la Economía
mental de la Economía Social de Mer- Social de Mercado, institución que
cado en una breve fórmula conceptual agrupaba a los mismos académicos con
y generalizadora cuyo conteni­do tiene una serie de representantes del ámbito
que ser concretado tomando en cuenta de las influyen­tes pequeñas y media-
4
las respectivas condiciones sociales nas empresas alemanas (Mittelstand).
específicas de implementación. Asi- Finalmente, Ludwig Erhard, nombrado
mismo, diseñó el concepto de la ESM primero director económico por los
como una idea abierta y no como una aliados y luego ministro de Finanzas de
teoría cerrada. Por un lado, este enfo- la administración de Konrad Adenauer,
que permite adaptar el concepto a las fue el encargado de llevar a la prácti-
condiciones sociales cam­biantes. Por ca el programa con todo éxito, por lo
otro lado, se pone de manifiesto que cual Alemania realizó una recuperación
la dinámica de la ESM exige necesaria- económica tan asombrosa que se de-
mente una apertura frente al cambio nominó WirtschaftswŸnder o “milagro
social. Las adaptacio­nes y variaciones económico alemán”.
conceptuales no deben, sin embargo,
En este sentido, Ludwig Erhard es con-
violar o socavar la idea fundamental
siderado el gran impulsor de la aplica-
del concepto.
ción práctica de la ESM y se lo consi-
dera generalmente como el padre de la
El aporte de Müller-Armack no se pro-
idea. Como ministro de Economía, su
dujo aisladamente, sino que for­maba
influencia fue deci­siva en la concepción
una corriente intelectual junto a los
de la reforma económica y monetaria
integrantes de la “Escuela de Friburgo”,
alemana de 1948, que constituyó la
en particular Walter Eucken, Leonhard
implementación práctica de la Econo-
Miksch y Franz Böhm, junto con los
mía Social de Mercado. Durante toda
importantes aportes de Wilhelm Röpke
2 su trayectoria, que incluyó posterior-
y Alexander Rüstow. Los intelectuales
mente el puesto de canciller federal,
y políticos que desarrollaron la ESM
continuó en esta línea al verificarse el
buscaban un enfoque para el mejor
éxito de su aplicación. Asimismo, hay
ordenamiento posible de la economía,
que destacar que todo ello fue parte
lo que implicaba un conjunto coherente
integral del proyecto político de la De-
de principios económicos, instituciones,
mocracia Cristiana de Alemania, lide-
condiciones sociales y consideraciones
rada por Konrad Adenauer, partido que
éticas, lo cual derivaba de las distintas
inspiró en buena medida los sistemas
disciplinas de las que provenían, ya
políticos de la posguerra europea.
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 51

II. Liberalismo, socialismo y de que en cualquier contexto y bajo


pensamiento social-cris­ cualquier circunstancia hay que ampliar
tiano las responsabilidades del Estado.
Frente a estas dos posturas ideológicas
La ESM nació en un marco de pensa- que renuncian a la realidad, el pensa-
miento social-cristiano, que adoptó miento social-cristiano sostiene que la
y adaptó los logros del liberalismo sociedad está constituida por personas,
político y económico, entendiendo que, sus comunidades intermedias (familias,
correctamente interpretado, proce- asociaciones) y el Estado, en una serie
de de una misma tradición, en tanto de conjuntos sujetos a una gradación.
su base fundamental es la dignidad
absoluta de la persona humana. A la Para esta postura, tanto el mercado
vez aportó la tradición comunitarista y como el Estado deben estar al servicio
solidarista que se deriva de la tradición de la persona humana y de sus asocia-
social cristia­na en línea directa desde ciones más pequeñas, y no al revés.
sus orígenes. De este modo surgió una Justamente esto último termina suce-
nueva síntesis que se distingue tanto diendo, como la experiencia his­tórica
del socialismo como del liberalismo demuestra, con la aplicación de las
“extremos”. posturas anteriores, donde en el caso
del liberalismo extremo, la persona
Podemos esquematizar la postura del queda sometida al resultado presun-
“liberalismo extremo” como aquella tamente impersonal o mecánico del
que postula que la sociedad es un con- mercado o, en el caso del socia­lismo
junto de mercados, que la economía de extremo, la persona queda sometida
mercado es eficiente y se auto-regula, al poder de un “super-Estado” que se
y que el Estado siempre “distorsiona” aleja cada vez más y más de las nece-
los resultados eficientes del mercado. sidades de las personas.
Como resultado de esta postura teórica,
la política económica de este liberalis- Fenómenos que en nuestro contexto
mo se reduce al axioma de que en cual- regional, influido por la historia y la
quier contexto y bajo cualquier circuns- cultura, han llevado alternadamente
tancia, hay que “reducir el Estado”. (en el siglo XX) a sistemas como el
de privilegios elitistas de economía
Por otro lado, podemos sintetizar la monopólica y concentrada o a sistemas
postura del “socialismo extremo” como populistas-demagógicos que se limitan
aquella que parte de la afirmación de a repartir, mientras duren, las rentas
que el Estado representa al conjun- que se apropia un Estado. Ambos sis-
to de la sociedad, que el Estado es temas, como la experiencia demuestra,
efi­ciente y que, por el contrario, los no son sustentables en el tiempo; el
mercados producen resultados inequi- primero porque atenta contra la justi­cia
tativos. Para esta postura teórica, la social y la participación democráti-
política económica surge del axioma ca en la economía y la sociedad, y el
52 Serie Economía Social de Mercado

segundo, entre otras cosas, porque no Por otra parte, la “justicia social” impli-
genera recursos productivos suficien­tes ca la búsqueda en el plano eco­nómico
para sostener el ritmo de distribución de la igualdad de oportunidades para el
de rentas y beneficios. despliegue de los propios talentos y se
basa en la solidaridad con el resto de
Desde el punto de vista económico, la los ciudadanos. La justi­cia social es un
postura del pensamiento social­cristiano ideal o valor social que caracteriza la
se basa en que la economía de merca- convivencia humana y guía la creación
do es el mejor sistema de asig­nación de lazos sociales. De acuerdo con ella,
de recursos, pero necesita un sólido todos los miembros de la sociedad de-
marco jurídico-institucional, resguardos ben participar en el bienestar, así como
sociales, y condiciones éticas para su en la creación, multiplicación y conser-
buen funcionamiento. vación de la riqueza.

En este sentido, la “justicia de rendi-


III. Una síntesis de libertad miento” del mercado debe ser comple-
y justicia social mentada por la “justicia de compen-
sación”, porque a la larga, el progreso
En el contexto de esta corriente de y el crecimiento no son realizables en
pensamiento, podemos caracterizar la condiciones de un marca­do desequili-
ESM como un sistema económico que brio social. Por el contrario, lo que se
trata de combinar las necesidades de espera es que la com­pensación social
libertad económica por un lado, con permita liberar potencialidades eco-
la justicia social, por otro. En la ESM, nómicas. Con estos antecedentes, la
la “libertad” y la “justicia social” como cohesión social que se espera obtener
valores sociales fundamen­tales consti- como resultado de la justicia social
tuyen los dos aspectos de una relación debe evitar los grandes contrastes
que guarda un delicado equilibrio. No sociales y proteger la paz social en el
es posible inclinar la balanza en forma interés de la prosperidad económica de
permanente en be­neficio de ninguno una comunidad determinada.
de los dos términos; por el contrario,
ambos valores se complementan. La compensación social se puede
La “libertad económica” implica eviden- alcanzar a través de una política re­
temente la ausencia de coer­ciones que distributiva del Estado. Los recursos
van en contra de la esfera de derechos necesarios son financiados con los in-
de la persona, y desde el punto de gresos públicos, es decir, en gran parte
vista económico implica la liberación por los impuestos que deben ser paga-
de la iniciativa individual, el espíritu de dos por la población en condiciones de
empresa y la generación de innovacio- tributar. En la medida en que el Estado
nes que según la teoría económica mo- impone un cierto mínimo de solidari-
derna son las fuentes más importantes dad indispensable, debe velar por que
de la productividad y del crecimiento la política de compensación social sea
económico. medida y eficiente, para evitar que se
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 53

amplifiquen ciertos efectos contrapro- menor grado posible la libertad y la


ducentes como la dilución de la auto- auto-responsabilidad. La responsabi-
responsabilidad de la persona. lidad requiere autonomía, la cual se
Asimismo, la ESM presupone que un relaciona con el desarrollo de la perso-
sistema económico que se de­sarrolla na y de sus asociaciones espontáneas,
implica un “consenso social” que se como la familia, las asociaciones, las
basa naturalmente en la par­ticipación comunidades, etc.
de los beneficios obtenidos en el proce-
so de crecimiento. Un sistema econó- La solidaridad se basa en una inte-
mico adecuado y productivo no puede rrelación y responsabilidad mutua,
basarse en una so­ciedad conflictiva, éticamente fundada, entre los inte-
y un sistema económico productivo y grantes de grupos sociales (familia,
eficiente genera conflictos de intere- co­munidades, sociedad). Esto contiene
ses concretos si los beneficios no se derivaciones evidentemente éticas,
difunden de una manera amplia en la como el respeto y la responsabilidad
sociedad en la que se producen. por los demás, en especial con aque­llos
que cuentan con menos posibilidades.
Los principios socio-políticos funda- Por otra parte, tiene una serie de deri-
mentales de la ESM, que derivan de vaciones económicas, como la mejora
la fuente de pensamiento social-cris- de la convivencia, que está relacionada
tiana que la origina, son los de “res­ con una estabilidad institucional supe-
ponsabilidad personal”, “solidaridad” rior y el hábito de la co­operación y el
y “subsidiariedad”. La responsabi­lidad trabajo en equipo, fundamental para el
personal implica en última instancia el éxito de cualquier empresa.
principio inalienable de la dignidad de la
persona humana, la cual es la fuente de Según este principio, los puntos comu­
todos los derechos en las diferentes es- nes de las condiciones de vida y la
feras, incluso en el campo económico. convergencia de intereses tienen que
constituir la base de la ayuda mutua.
Por otra parte, como señalamos, el nú- Cada uno debe contribuir con su ca-
cleo de la relación económica de este pacidad para que los demás se desa­
principio es que la autonomía posibilita rrollen. Las funciones comunitarias
el ámbito para el mejor desarrollo de la subsidiarias caracterizan un Estado
iniciativa propia, del espíritu de labo- prestatario y se refieren, en el marco
riosidad y de empresa, y también de del orden social, especialmente a la
la capacidad de crear e innovar para prevención y provisión social.
afrontar la satisfacción de las necesida-
des o para utilizar de un mejor modo La subsidiariedad es un principio funda-
los recursos con que se cuenta. mental del gobierno y de la sociedad,
que reza que el centro de las decisio-
De esta manera, el principio de la res­ nes sociales y económicas debe estar
ponsabilidad personal establece que situado en la autoridad más cercana
la política estatal debe afectar en el posible a la persona concre­ta. Es decir
54 Serie Economía Social de Mercado

que entre el Estado y las asociaciones IV. Instituciones y políticas


intermedias prevalecen estas últimas y económicas de la ESM
entre estas y las familias o las perso-
nas, las últimas son las definitivas. Para llevar a la realidad concreta los
Ahora bien, existen ciertas tareas que principios sociopolíticos enume­rados
asume la esfera más elevada cuan­do hasta aquí, la Economía Social de Mer-
no pueden ser gestionadas eficazmen- cado se basa en una serie de principios
te por las entidades de base debido a económicos que se derivan de ellos.
la naturaleza de la función o cuando La primera enunciación de los mis-
esta se encuentra momentáneamen­ mos se debe al aporte del economista
te incapacitada. En estos casos se da Walter Eucken, uno de los líderes de la
la función “supletoria” de la autoridad Escuela de Friburgo, quien los clasi-
superior, ya sea de forma estable (en ficó en dos grupos: los denominados
los casos que se derivan de la propia “principios estructurales”, que son los
naturaleza de la actividad, por ejemplo dedicados a ga­rantizar el ámbito de
la creación de dinero estatal) o en for- libertad económica, y los “principios
ma momentánea (en los casos tempo- reguladores”, que son los que previe-
rales, por ejemplo, la intervención por nen los posibles abusos de esa libertad
parte del banco central en una entidad y garantizan que los beneficios gene-
financiera que entró en crisis). La en- rados en el mercado se difundan de
5
tidad superior sólo actúa si la inferior manera so­cialmente justa.
no es capaz de hacerlo por sus propios
medios. Los principios estructurales implican el
desarrollo de una economía de merca-
El principio de subsidiariedad otorga do que, correctamente diseñada, brin-
prioridad a la autoayuda frente a la da el sistema de aliento a la producción
asistencia del Estado; por otro lado, y de organización económica más
implica también que las entidades eficiente conocido:
superiores ayuden a las entidades in-
feriores para que estas últimas puedan 1. P
rimacía de la política monetaria,
cumplir sus funciones. Todo lo que el para estabilizar el valor de la mo­
individuo puede asumir bajo su propia neda como condición necesaria
responsabilidad, ya sea por sí solo o para una economía competitiva
en su círculo privado, no forma parte operativa en el tiempo.
de las funciones de las instituciones
estatales superiores. En este sen­tido, 2. Mercados abiertos y competitivos,
la ESM contempla la protección de la es decir , eliminación de restriccio-
autonomía del individuo con respecto a nes en la oferta y demanda para
las intervenciones del Estado. los productos domésticos e inter-
nacionales.
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 55

3. Libertad de establecer contratos, regulaciones para eliminar privile-


para incrementar la competencia y gios especiales que distorsionan los
restringir los abusos. precios de mercado. Otras medidas
incluyen la legislación de bienes-
4. Propiedad privada de los medios tar social, políticas industriales,
de producción, condición necesaria etc. Todas justificadas en tanto no
para la eficiencia económica y la invaliden las condiciones competi-
libertad humana. tivas, colaboren en que los precios
reflejen mejor la escasez y no des­
5. Transparencia que responsabili- alienten la inversión a largo plazo;
ce las acciones que van contra la
competencia. 4. Los precios deben reflejar todos los
costos, es decir, la legislación debe
6. Políticas económicas estables y tender a internalizar en los precios
predecibles, que son esenciales de mercado lo que la teoría econó-
para las decisiones a largo plazo. mica denomina “externalidades” o
costos y benefi­cios externos, como
En cuanto a los principios reguladores, la contaminación, las conductas
tienen que ver con el marco institucio- depredado­ras, etc.
nal y la política económica a cargo del
Estado, y son los nece­sarios para que Desde el punto de vista de la “estrate-
una economía de mercado brinde los gia de intervención”, hemos de partir
beneficios de su alta productividad al de que frente a la necesidad de reaco-
servicio de la sociedad en su conjunto: modamiento económico exis­ten tres
posibles estrategias de la política eco-
1. Política anticíclica integral que nómica, de las cuales las dos primeras
com­bata y modere la formación de son contraproducentes por diversas
alternancias pendulares de perío- causas, y la tercera es la que propone
6
dos de auge y recesión; la Economía Social de Mercado.

2. Defensa de la competencia, que La primera es el laissez faire, es decir,


controle los abusos del poder no hacer nada, puesto que el mercado
econó­mico-social, en principio por se autorregula; esta estrategia conlleva
7
medio de la competencia. en muchos casos un alto costo social
9
e incluso económico. La segunda es
3. Políticas sociales, para fortalecer a el “control-coactivo”, que interrumpe
los grupos con desventajas y afian- el proceso económico del sistema de
8
zar la igualdad de oportunidades. precios y, por lo tanto, conduce a des-
Según este principio, la operatoria equilibrios económicos en el mediano o
10
del mercado libre no resuelve por largo plazo. La tercera estrategia con-
sí sola los problemas de la equidad siste en la “intervención-cooperativa”,
en la distribución del ingreso y la la cual dosifica, sin interrumpir, el pro-
riqueza. Se requie­ren impuestos y ceso de ajuste económico moderando
56 Serie Economía Social de Mercado

sus conse­cuencias sociales y humanas, aplican las medidas económicas


y apoya permanentemente, de modo específicas.
11
especial, a los grupos más débiles.
• Pone, asimismo, el acento en el
Todo este conjunto de principios econó- diálogo político para construir
micos supone la existencia, por con- con­sensos y políticas de Estado
traste con el liberalismo económico ex- estables en el tiempo. La ESM no
tremo y con el estatismo, de un Estado re­quiere coincidencia permanen-
fuerte y limitado. “Fuerte” para impul- te de los intereses de todos los
sar y aplicar los principios enunciados grupos, pero no puede funcionar
e incluso sancionar a los individuos con conflictos continuos. No se
o grupos de presión que pretenden pone en duda la razón de ser del
vulnerarlos imponiendo sus intereses contrincante, sino la dimensión de
particulares; y “limitado” para que no sus intereses; y en este sentido, se
se exceda en sus funciones más allá parte de que no pueden prevalecer
de los principios enume­rados, ni en el los intereses propios en todas sus
diseño ni en su aplicación. Asimismo, dimensiones y magnitud, por lo
la operatoria de este Estado se concibe que exige una disposición a buscar
desde el punto de vista de la subsidia- y aceptar consensos.
riedad, es decir, en total coincidencia
con la delegación de funciones y el • Interrelaciona los elementos de la
fomento de la participación civil indivi- libertad con la justicia social y de la
dual u organizada. solidaridad con la subsidiariedad,
con lo cual constituye una base
para los consensos entre las visio-
V. Reflexiones para el caso nes más extremas.
latinoamericano
• En un plano más concreto, plantea
En cuanto a la utilidad para el caso una serie de medidas económi­
de varios países de Latinoamérica, el cas que balancean los elementos
enfoque de la ESM es superador frente positivos del mercado con una red
a los enfoques que se han utiliza­do, de políticas sociales para enfrentar
siempre y cuando se lo aplique desde los cambios estructurales que se
el punto de vista de su espíritu de con- requieren y para difundir luego los
junto y no sólo desde su letra, por una beneficios de modo más amplio al
serie de razones: conjunto de la población.

• Pone acento tanto en los requisi- • Por último, tiene en cuenta los
tos políticos (democracia institu­ fundamentos éticos y culturales en
cionalizada con partidos políticos los que se basan los enfoques eco-
modernos) como sobre el mar­co nómicos, por lo que una adecuada
institucional dentro del cual se reforma económica implica revisar
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 57

no sólo las “normas formales”, sino dos de auges y recesiones. Esta


también las “informales”, en la inestabilidad grave es una de las
forma de costumbres, tradicio­nes principales causas de la pobreza,
y sistemas de creencias implíci- por lo que una economía estable
tos que afectan fuertemente el es la primera medida para evi-
comportamiento y condicionan las tar la pobreza. Asimismo, porque
políticas mejor diseñadas. una economía más abierta y con
mayor in­tegración a la economía
Es importante poner en claro que todo internacional es una economía más
“modelo” o enfoque económico vulnerable a lo que se denominan
tiene implícitosprincipios,instituciones y “shocks externos”, es decir, al im-
políticas concretas. Evidentemente, pacto local de cambios económicos
todas ellas surgen de una cierta ela- en el resto del mundo.
boración a partir de circunstancias
histó­ricas. Por ello, en cuanto tratan 2. La necesidad de una política mi-
de adaptarse a situaciones diversas croeconómica basada en el apoyo a
conllevan un cierto grado de adecua- las redes productivas locales y pe-
ción. No tanto en cuanto a los princi- queñas y medianas empresas tiene
pios, que son generales, sino en parte que ver con el hecho de que la su-
a los marcos institucionales y, más que peración de la pobreza viene dada,
nada, a la implementación y tiempos desde el punto de vista económico,
de la aplicación de políticas concretas, por la generación de más empleos
que caen en mayor medida bajo el ám- y de mayor calidad. Esto implica
bito de una aplicación prudencial. un apoyo decidido a las pymes,
que son las que generan ma­yores
Todo esto implica el desarrollo de puestos de trabajo. Asimismo,
diagnósticos y propuestas que ad­miten esto es necesario desde un punto
cierta flexibilidad. Una manera de tra- de vista más normativo en cuanto
ducir las políticas de la ESM a nuestra a incentivar especialmente a los
situación concreta es sintetizarlas en sectores productivos más débiles.
12
cuatro puntos principales: En este sentido se puede plantear,
también, una consideración posi-
1. Economía “a prueba de crisis” tiva de los desarrollos de la eco-
2. Políticas micro e infraestructura nomía social de empren­dimientos
3. Políticas sociales solidarios y cooperativas.
4. Requisitos institucionales
3. La política social es importan-
1. 1. En cuanto a la política ma- te para atacar urgentemente el
croeconómica a prueba de ciclos, pro­blema de una pobreza amplia
es im­portante porque es un trazo y estructural. En este sentido se
característico de la mayor parte plantea la responsabilidad final del
de las eco­nomías latinoamericanas Etado sobre la cuestión, especial-
la sucesión inmoderada de perío- mente en aquellas situaciones o
58 Serie Economía Social de Mercado

lugares donde no llegan, o no son Por último, es importante el trasfondo


suficientes, los emprendi­mientos ético y cultural que toda reforma social
de la sociedad civil y la respon- y económica implica, puesto que no
sabilidad social empresaria. Con puede ser una verdadera reforma algo
respecto a estas iniciativas, el que cambie meramente de forma ex-
Estado debe fomentarlas y dar- trínseca de políticas o instituciones, si
les un marco de funcionamiento, no cambian en parte y se modifican al
nunca competir con ellas ni des- mismo tiempo las pautas de con­ducta,
plazarlas. Hay que tener en cuenta las actitudes, los códigos implícitos, las
que las políticas sociales estatales tradiciones, etc.
son soluciones primarias sólo en
el corto y mediano plazo, en tanto Por lo tanto, es recomendable buscar
las reformas microeconómicas se una respuesta simultánea y coor­di­nada,
fortalecen mejorando a largo plazo como la que inspira a la Eco­no­mía So-
la cantidad y la calidad del empleo. cial de Mercado, a las tareas pen­dientes
en las economías de Latinoamérica, que
4. En cuanto a la modernización del son múltiples y variadas. Los países
Estado, es necesaria, puesto que que más han avanzado en este senti-
es imposible realizar correctamente do son los que mejores resultados de
las tres anteriores políticas sin un mediano y largo plazo han producido.
Estado “fuerte y limitado”, eficaz y Por otro lado, los países en los que la
participativo, como argumentamos política económica es absorbida por las
más arriba. Asimismo, hay que necesidades de la coyuntura, y se dejan
tener presente que la conformación a un lado los problemas estructurales,
de un Estado mo­derno no es posi- se pierden en intentos parciales; se
ble con un sistema político debili- abocan a una emergencia tras otra sin
tado, donde los partidos dependen enfocarse en las cuestiones de fondo
excesivamente de algunos líderes para encontrarse, con el correr del
que se manejan de modo ideo­ tiempo, en una situación muy similar a
lógico-retórico, lo cual da lugar a la la de partida. Intentan esquemas par-
concentración a-institucionalizada ciales que no son capaces de constituir
y, en algunos casos, autoritaria del un sistema de crecimiento equilibrado y
poder. sustentable necesario para un verdade-
ro desarrollo.
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 59

Notas Jahrbuch für die Ordnung von


Wirtschaft und Gesellschaft, edi-
1. 1. En su obra Wirtschaftslenkung tado por Verlag Helmut Küpper de
und Marktwirtschaft (dirección düsseldorf y Munich), y que reunía
eco­nómica y economía de merca- las colaboraciones del grupo.
do), de 1946. Basado en el artículo
“Economía Social de Mercado, In- 4. El nombre en alemán de esta aso-
troducción”, por Friedrun Quaas, en ciación, que todavía hoy perdura,
Hasse rolf H., Schneider Hermann, es AktionGemeinshaft für Soziale-
Weigelt Klaus (ed.), Diccionario de marktwirtschaft, es decir, Sociedad
Economía Social de Mercado, Polí- de Acción para la Economía Social
tica Económica de la A a la Z, 3ra. de Mercado.
Ed., Buenos Aires, Konrad Adenauer
Stiftung, 2008. 5. Véase Eucken Walter, Fundamentos
de Política Económica (Grundla-
2. Para una historia más en detalle de gen derWirtschaftspolitik), Rialp,
los orígenes de la ESM recomen­ Madrid, 1956; y Karsten Siegfried,
damos el artículo de rieter Heinz y Eucken´s Social Market Economy
Schmolz Mattias: “the ideas of Ger- and itsTest in PostWarWest Ger-
man Ordoliberalism 1938-45: po- many, American Journal of Econi-
inting the way to a new economic mics and Sociology, Vol. 44, No 2,
order”, en The European Journal April 1985.
of the History of Economic Tought,
1:1 Autum, 1993; y el muy com- 6. Ni la inflación ni el desempleo
pleto libro de Nicholls, Anthony pueden ser objetivos aislados de
James, Freedom with Responsi- políti­ca económica, sino que deben
bility: the Social Market Economy ser atacados al mismo tiempo.
in Germany, 1918-1963, Oxford,
Oxford University Press, 1994. 7. Las presiones por parte grupos
de interés son la causa principal
3. Al grupo de intelectuales que die- de inestabilidad y de la falta de
ron origen a la ESM se los consi- equidad en la distribución social del
dera asociados a una corriente de pro­ducto económico.
pensamiento denominada ordo-
libera­lismo. Esta denominación 8. En cuanto a esta cuestión, la dife-
en principio tiene su origen en la rencia entre la ESM y las posturas
combina­ción de liberalismo con so­cialdemócratas no tienen que ver
el concepto de orden. la palabra con la existencia de compensacio-
latina ordo, que significa orden, era nes sociales y los impuestos a la
asimismo el título de la publicación renta, sino con la magnitud de los
funda­da por Walter Eucken (Ordo, mismos.
60 Serie Economía Social de Mercado

9. Laissez faire, laissez passer, por


la famosa frase de los fisiócra-
tas fran­ceses: “dejar hacer, dejar
pasar” o, como se impuso a fines
del siste­ma de convertibilidad en el
caso argentino, una economía en
“piloto automático”.

10. Esta estrategia es la que se está


poniendo en práctica hoy en día en
varios países de latinoamérica bajo
el lema de la igualdad, aunque por
lo expuesto sus resultados muy
probablemente no resulten los
enunciados.

11. Como se ha puesto en práctica fe-


lizmente en los países de la región,
que consecuentemente están obte-
niendo mejores resultados econó­
micos en el mediano y largo plazo.

12. Este apartado sintetiza ideas de


un trabajo previo, véase Resico F.
Marcelo (2006): “Reformas Econó-
micas y Modernización del Estado”,
Revista Diálogo Político, Konrad
Adenauer Stiftung, Año XXIII, No.
3, Septiembre.
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 61

Referencias bibliográficas Eucken, Walter (1948). “El problema po-


lítico de la ordenación” (Das ord­nungs­
Albert, Michel (1997). “The Future of politische Problem, Ordo, Vol. I, 1948),
Continental Socio-Economic Models”, en La economía de mer­cado, Madrid,
Max Planck Institut Für Gesellschaftfor- Sociedad de Estudios y Publicaciones,
shung, Working Paper 97/6. 1963.

Albert, Michel - Rauf, Gonenc (1996). _____ (1949). “Die Wettbewerbsord-


“The future of Rhenish Capitalism”, en nung und ihre Verwirklichung”, en
The political Quarterly, Publishing Co. Ordo, Jahrbuch für die Ordnung von
BenecKe, dIeter W. (2001). “la eco- Wirtschaft uns Gesellschaft, Bd.2.
nomía social de mercado que nunca
se aplicó“, en Valores en la Sociedad _____ (1950). “Técnica, concentración
Industrial, No. 53, Mayo. y ordenación de la economía” (Tech­
nik, Konzentration und Ordnung der
Blum, Reinhard (2002). “Brauchen wir Wirtschaft, Ordo, Vol. III, 1950.), en La
eine ‘neue Soziale Marktwirtschaft’?”, economía de mercado, Madrid, Socie-
en Volkswirtschaftliche Diskussionsreihe, dad de Estudios y Publicacio­nes, 1963.
Beitrag Nr. 229, Institut für Volkswirts-
chaftslehre, Universität Augsburg. Ffrench Davis, Ricardo (2003). Entre el
neoliberalismo y el crecimiento con
Böhm, Franz (1942). “Der Wettbewerb equidad, tres décadas de política eco-
als Instrument staatlicher Wirtschafts­ nómica en Chile, Ed. J.C. Saez.
lenkung,” en Der Wettbewerb als Mittel
volkwirtschaftlicher Leistungs­steigerung Fontenla Montes, Emilio -Guzmán Cuevas,
und Leistungsauslese, vorgelegt von Joaquín (eds.) (2005). Brasil y la Eco­
Scmölders Günter, Berlin, duncker & nomía Social de Mercado, Ed. Cáceres,
Humblot. Universidad de Extremadura.

_____ (1950). Wirtschaftsordnung und Foxley, Alejandro (1997). “Globalization


Staatsverfassung, tübingen, Verlag means a larger, not a smaller, state for
J.C.B. Mohr (Paul Siebeck). Latin America”, en New Perspectives
Quarterly, Fall 97, Vol. 14, Issue 4.
Broyer, Sylvain (1996). “the social mar­
ket economy: birth of an economic Hasse, Rolf H. - Schneider Hermann -
style, Wissenschafts zentrum Berlin für Weigelt, Klaus (ed.) (2008). Dicciona­
Sozialforschung, Discussion paper, FS I rio de Economía Social de Mercado,
96 – 318. Política Económica de la A a la Z, 3ra.
Ed., Buenos Aires, Konrad Adenauer
Buscher, Martin (1993). “Economic sys- Stiftung.
tems and normative fundaments: a
social market economy in the light of Hurtado, Osvaldo (2004). “Neoliberalis-
economic ethics”, en Journal of Socio- mo y Economía Social de Mercado”,
Economics, Winter 93, Vol. 22 Issue 4, en Revista Testimonio, No. 79, abril-
p. 311. septiembre.
62 Serie Economía Social de Mercado

Karsten, Siegfried (1985). “Eucken´s economy from Germany”, en New Poli-


Social Market Economy and its test in tical Economy, Jul. 96, Vol. 1, Issue 2.
Post War West Germany”, en American
Journal of Economics and So­ciology, Resico, Marcelo (2003). “El debate de
Vol. 44, No 2, April. las reformas económicas desde la
perspectiva de la economía política”, en
Leipold, Helmut (1990). “Neoliberal Diálogo Político, Konrad Aden­auer Stif-
ordnungstheorie and constitutional tung, Año XX, No. 4, diciembre, págs.
economics, a comparison between Euc- 175-199.
ken and Buchanan”, en Consti­tutional
Political Economy, Vol.1, No. 1. ______ (2004). “El proceso de integra-
ción en América latina, una perspec­
Meijer, Gerrit (1994). “Walter Eucken´s tiva desde el Mercosur”, en Revista
contribution to economics in an in­terna­ Testimonio, Instituto de Estudios Social
tional perspective”, en Journal of Econo- Cristianos, No. 80, octubre-diciembre.
mic Studies, Vol.21, No. 4, págs. 25-37.
______ (2005). “Comentario a ponen-
_____ (1994). “The institutional basis of cia: neoliberalismo y Economía Social
market economics”, en Journal of Eco­ de Mercado”, colaboración en la obra
nomic Studies, Vol. 21, No. 4, págs. 3-8. La Actualidad del Pensamiento Social
Cristiano, lima, IESC-KAS.
Müller Armack, Alfred (1989). “The me-
aning of the Social Market Economy,” ______ (2006). “Reformas económicas
en German Social Market Economy: y modernización del Estado”, en Diá­
Origins and Evolution, Ed. By Alan logo Político, Konrad Adenauer Stif-
Peacock and Hans Willgerodt, london, tung, Año XXIII, No. 3, Septiembre.
Macmillan Press.
______ (2008). La estructura de una
Nicholls, Anthony James (1994). Freedom economía humana. Reflexiones en
with Responsibility: the Social Market cuanto a la actualidad del pensamiento
Economy in Germany, 1918-1963, de W. Röpke, Buenos Aires, Educa.
Oxford, Oxford University Press.
Rieter, Heinz - Schmolz Mattias (1993).
Oliver, Henry (1960). “German neolibe- “The ideas of German Ordoliberalism
ralism”, en Quarterly Journal of Eco­ 1938-45: pointing the way to a new
nomics, lXXIV, october, págs. 117-149. economic order”, en The European
osWald-eucKen, Irene (1994). “Free- Journal of the History of Economic
dom and economic power: neglected Tought, 1:1 Autum.
as­pects of Eucken´s work”, en Journal Röpke, Wilhelm (1936). Crises and Cy-
of Economic Studies, Vol. 21, No. 4, cles, london. XII y pág. 224.
págs. 38-45.
_____ (1966). Introducción a la Econo-
Razeen, Sally (1996). “ordoliberalism mía Política, Madrid, Alianza Edito­rial.
and the social market: classical poli­tical
Economía Social de Mercado: una opción económica para Latinoamérica 63

_____ (1979). Mas allá de la oferta y _____ (2002). “F. A. Hayek und die
de la demanda, Madrid. Freiburger Schule,” Diskussionpapiere
in Ordnungsökonomik, 02/1, Institut
Rüstow, Alexander (1950). Das versagen für Allgemeine Wirtschaftsforschung
des Wirtschaftsliberalismus, Hel­ Abteilung für Wirtschaftspolitik.
mut Küpper Vormals Georg Bondi.
Watrin, Christian (1999). “Europe’s
_____ (1961). “El significado histórico ‘New’ Third Way”, Speech at Heritage
de la Economía Social de Mercado”, Foundation, May 11.
Simposio Direcciones Contemporáneas
del Pensamiento Económico, Instituto _____ (2002). “The German economy
de Filosofía y Sociología de la Econo- in 2002. The rise and fall of the Ger­
mía, Universidad de la Plata. man model”, Paper given in Rome,
Italy, December 11th.
Singh, Anoop -Belaisch, Agnès -Collyns,
Charles - De Masi, Paula -Krieger, Reva - Willgerodt, Hans -Watrin, Christian
Meredith, Guy - Rennhack, Robert (2005). -Stützel, Wolfgang -Hohmann Karl
“Stabilization and reform in Latin Ame- (1982). Standard Texts on the Social
rica: a macroeconomic perspective on Market Economy, Stuttgart-New York,
the experience sin­ce the early 1990s”, Gustav Fischer.
en International Monetary Fund, Occa-
sional Paper, No. 238, February. Willgerodt, Hans -Peacock, Alan (eds.)
(1989). German Social Market Eco­
Smith, Mitchell P. (2001). “Europe and nomy: Origins and Evolution, london,
the German model: growing tension Macmillan Press.
or symbiosis?”, en German Politics,
Vol.10, No.3 (december). _____ (1989). German Neo-Liberals
and the Social Market Economy, lon­
Stiglitz, Joseph (2002). El malestar en don, the Macmillan Press ltd.
la globalización, Madrid, taurus.
Woll, Artur (1989). “Freiheit durch ord-
Streit, Manfred -Wohlgemuth, Michael nung: die gesellschaftspolitische
(1997). “the market economy and the Leitidee im Denken von Walter Eucken
State. Hayekian and ordoliberal con- und Friedrich A. von Hayek”, en Ordo,
ceptions”, en Diskussionsbei­trag, 06- Jahrbuch für die Ordnung von Wirts-
97, Max Plank Institut zur Erforschung chaft und Gesellschaft, Bd.40.
von Wirtschaftssyste­men.
Vanberg, Viktor (1988). „ordnungs- Zweig, Konrad (1980). The Origins of
theorie‘ as constitutional economics the German Social Market Economy.
-the German conception of a ’Social The Leading Ideas and their Intellec-
Market Economy’”, en Ordo 39: 17-31. tual Roots, london and Virginia,
Adam Smith Institute.
64 Serie Economía Social de Mercado

RESUMEN

El presente artículo realiza una presen-


tación de los elementos fun­damentales
del concepto de la Economía Social de
Mercado en tan-to, para el autor, es un
sistema de organización adecuado para
las economías latinoamericanas de cara
a sus desafíos presentes. Para ello se
desarrollan los elementos centrales de
esta concepción, sus orígenes, el mar-
co de pensamiento del que surgió, se
enumeran y exponen sus principios so-
cio-políticos, económicos e instituciona­
les, para concluir, en el apartado final,
con una reformulación sucin­ta de las
principales enseñanzas para el caso de
las economías de nuestra región.

Diálogo Político. Publicación trimestral


de la Konrad-Adenauer-Stiftung.
Año XXVI - Nº 1 - Marzo, 2009
Resolución de la XXII Convención
Partidaria de la Unión Demócrata
Cristiana de Alemania (CDU):
El centro. El fuerte de Alemania*

I. Lo que es importante por sus hijos y los hijos res­


para nosotros ponsabilidad por sus padres;

Atentos a los desafíos que nos plantea – una sociedad que se comprenda
el mundo en el umbral de la segun- como sociedad solidaria y en la que
da dé­cada del siglo XXI, expresamos el éxito perso­nal, social o comercial
nuestra convicción de que nuestro país sea reconocido como aporte a la
sólo po­drá proyectarse exitosamente sociedad;
desde una posición de centro. Nuestra
visión cris­tiana del ser humano y los – una sociedad que haga un uso
valores funda­mentales que nos inspiran respon­sable de nuestros recursos y
nos ayudan a luchar por aquello que es actúe sabiendo que sólo puede re-
importante para nosotros y renovar lo partirse lo previamente producido;
que es de relevancia para nuestra pro-
yección de futuro. Nos proponemos: – una sociedad que incluya a todos
y en la que todos tengan oportu-
– una sociedad en la que todos ten- nidades de de­sarrollo personal y
gan su lugar sin consideración de ascenso social, una so­ciedad en la
edad, género, religión o condición que la eficiencia cuente y en la que
social; el que trabaja tenga más que aquél
que no lo hace.
– una sociedad en la que el punto de
par­tida de nuestro pensamiento La CDU expresa la voz de quienes se
sea la familia como lugar en el que en­columnan detrás de estos objetivos.
los padres asumen res­ponsabilidad

* La Redacción agradece al partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania la autorización


para publicar este texto en español.
66 Serie Economía Social de Mercado

II. Una globalización huma­ Social de Mercado. La CDU sostiene la


na. La dimensión inter­ subsidiariedad como princi­pio que per-
nacional de la Economía mite tanto la competencia por la mejor
Social de Mercado solución como también la diversidad.

La CDU reafirma la Economía Social En Alemania, la mayoría de las empre­


de Mercado. Está persuadida de que el sas, en particular las empresas fa-
orden socioeconómico de la Economía miliares, las pequeñas y medianas
Social de Mercado es también el mejor empresas, los talleres, los profesiona-
sistema para superar las consecuencias les independientes y autóno­mos, se
de la crisis finan­ciera internacional. guían en sus actividades por las pau­tas
Sabemos que los mer­cados sólo pue- verdaderamente importantes: adminis-
den estar al servicio del ser humano trar en forma sustentable, pensar en
cuando son mercados ordenados. Es términos de generaciones y no de tri-
la única forma de hacer realidad una mestres, asumir responsabilidad social
eco­nomía de mercado humana. La Eco- más allá de objeti­vos empresariales en
nomía Social de Mercado constituye la sentido estricto. Estos principios son
bisagra en­tre la libertad y la seguridad. condición para una política empresaria
de crecimiento sólido.
La Economía Social de Mercado es el
modelo de éxito que nos permitirá Muchas pequeñas y medianas empre-
seguir viviendo en bienestar. En los sas han conquistado, paralelamente a
términos defi­nidos por Ludwig Erhard, las gran­des empresas, un lugar fijo en
es una economía basada en la eficien- los mercados del mundo con productos
cia y la justicia social, la competencia innovadores. No en vano el crecimiento
y la solidaridad, la responsabi­lidad del empleo de los úl­timos años se dio
individual y la cohesión. Conjuga las en las medianas y peque­ñas empresas.
oportunidades individuales con la Todos los agentes del mercado tienen
equidad social en nuestra sociedad. El la obligación de reflexionar sobre la éti-
ordenamiento marco forma parte de ca de la acción, practicada sobre todo
la Economía Social de Mercado. De él por las peque­ñas y medianas empre-
deriva el mandato de la po­lítica para sas. Necesitamos un renacimiento del
diseñar la sociedad. principio del “comercian­te honorable”
en función de los siguientes principios:
La CDU apuesta a empresarios, ejecuti­
vos y accionistas creativos, comprome- • Principio de sostenibilidad: es pre-
tidos y responsables, que junto con sus ciso esta­blecer incentivos susten-
emplea­dos y trabajadores generen una tados en objetivos de largo plazo y
cadena de valor en condiciones justas. no de ganancias coyunturales.

La función del Estado es reglamentar • Principio de la razón: debemos vol-


el orden del mercado de modo tal de ver a aplicar la regla básica de que
garantizar oportunidades y condiciones sólo se puede prestar lo que antes
justas en el sen­tido de la Economía se ha producido.
Documento CDU 67

• Principio de solidaridad: la III. Economía Social de


responsabili­dad social es parte Mercado en Alemania.
integral de nuestro orden de libre Conjugar la libertad con
competencia. No podemos renun­ la seguridad
ciar a nadie ni dejar atrás a nadie.
A. Devolver protagonismo
• Principio de honestidad: quien a la eficiencia
quiera ven­der algo deberá indicar La justicia productiva y la justicia gene­
de manera clara y comprensible los racional forman una unidad. La justi-
riesgos existentes. cia pro­ductiva exige que la eficiencia
recobre prota­gonismo; aliviar la carga
• Principio de responsabilidad: nuestro impositiva que pesa sobre el ciudadano
país necesita personas dispuestas a debe privilegiarse por so­bre nuevos
asumir responsabilidad por sí mismas campos de acción del Estado. Los parti-
y por otros. Parte de esta responsa- dos de izquierda a menudo consideran
bilidad es también ad­mitir errores. que el Estado es el mejor empresario.
Noso­tros, por el contrario, considera-
• Principio de la decencia: quien mos que el Estado tiene la obligación
reclame “ajustarse el cinturón”, de ofrecer ayudas y fijar incentivos con
deberá él mismo ha­cer los ajustes instrumentos que guar­den conformidad
correspondientes. con el mercado.

Con nuestra política queremos con- La justicia generacional comienza por


sagrar también internacionalmente una política presupuestaria seria. Por lo
parámetros bá­sicos de la Economía tanto, la consolidación fiscal debe con-
Social de Mercado que en las déca- jugarse con el objetivo de incrementar
das pasadas le depararon a Alema­nia en Alemania el por­centaje neto que las
unidad, bienestar y seguridad. Hoy sólo ciudadanas y los ciuda­danos reciben de
se cuenta con un orden internacional su sueldo bruto.
frag­mentario. Esa situación fragmenta-
ria permi­tió que se produjera la actual A pesar de la actual coyuntura,
crisis financiera internacional. Por eso reafirma­mos nuestro objetivo de al-
abogaremos dentro y fuera de Europa canzar lo antes posible un presupuesto
enérgica y consecuente­mente en favor equilibrado. Por un lado, el paulatino
de la Economía Social de Mercado envejecimiento de la pobla­ción y la dis-
como modelo ordenador de los merca- minución de la población activa impli-
dos globales. Consideramos impor­tante carán una elevada carga para nuestros
eliminar las trabas comerciales entre presupuestos públicos y sistemas de
Europa y Estados Unidos y crear con seguri­dad social. Por otro lado, toda
el tiempo un mercado transatlántico distribución basada en el endeuda-
común. miento significa una carga directa para
nuestros hijos y nietos. Por lo tanto,
sanear los presupuestos es necesario
68 Serie Economía Social de Mercado

en aras de la justicia generacional en medidas para asegu­rar los riesgos


nuestra sociedad. La CDU reafirma el de la vida.
objetivo de li­mitar el endeudamiento
del Estado nacional y de los 16 esta- 2. Desgravación de los ingresos bajos
dos federados dentro de los preceptos y me­dios: la actual progresión en
establecidos por la Constitución y en las alícuotas determina que los
función del principio de sostenibilidad. aumentos salariales o la retribu-
ción por horas extras lleguen en
Nuestra reacción a la crisis debe ser muy escasa medida al bolsillo de
ade­cuada. Conscientes de nuestra la gente. Particu­larmente afec-
responsabili­dad por la sociedad en su tados se ven los ingresos bajos
conjunto, nuestro objetivo debe ser ge- y medios. A ello se agrega que
nerar crecimiento lo an­tes posible para muchos con­tribuyentes están
así volver a reducir cuanto antes el pagando sobre una parte de su
endeudamiento. Por eso reafirma­mos renta la alícuota máxima. Se trata
las desgravaciones anticipadas, a partir de obreros calificados que cum-
de la actual crisis de los mercados plen turnos ex­traordinarios pero
financie­ros internacionales. Las perso- cuyo trabajo adicional se refleja
nas que tra­bajan, pagan sus impuestos muy poco en sus ingresos. Pero
y cumplen con las leyes son las que tam­bién se ven afectados muchos
producen los recursos requeridos para académicos. Modificaremos este
las inversiones estatales y el gasto pú- efecto contraproducen­te del sis-
blico. Se trata de aprendices, millo­nes tema impositivo. El rendimiento y
de trabajadores, ejecutivos y empresa­ la voluntad de compromiso deben
rios independientes consustanciados recobrar relevancia. Crearemos un
con su sociedad. Únicamente con ellos sistema impositi­vo que no permita
podremos enfrentar con éxito los de- que aumentos salariales o más tra-
safíos del futuro. Queremos aligerar la bajo se vean minimizados por una
carga que pesa sobre las ciudadanas y “fría progresión de impuestos”, sino
los ciudadanos y sus fami­lias. Nuestro que lle­gue efectivamente al bolsillo
objetivo es que las personas re­ciban de la gente.
una proporción neta más significativa
del salario bruto. Queremos un progra- 3. Menor carga tributaria para fami-
ma que permita aliviar la carga imposi- lias con hijos: como complemento
tiva y de aportes a la seguridad social del splitting impositivo para cón-
que gravan los ingresos en Alemania: yuges, abogamos por un splitting
familiar que determine que fa­milias
1. Reforma del impuesto sobre la con hijos paguen menos impuestos
renta de las personas físicas para que otras sin hijos.
que sea “simple, de alí­cuotas bajas
y justo”. Un sistema impositivo con 4. Posibilidad de desgravar los costos
alícuotas bajas fomenta la eficien- del se­guro de salud y de cuidados
cia y la ini­ciativa y permite adoptar permanentes: regla­mentaremos
Documento CDU 69

la deducibilidad de los aportes a 1. Código de trabajo: la legislación


las cajas de seguro médico y de labo­ral alemana es compleja, buro-
cuidados permanentes para que crática y en muchos casos es una
todos los asegurados experimenten traba para la creación de nuevos
un claro alivio al primero de enero empleos. Proponemos plasmar la
de 2010 por un volumen total de legislación laboral en un Código de
aproximadamente 9 mil millones Trabajo sencillo, comprensible y
de euros. En ese contexto, para manejable que fa­vorezca el empleo
nosotros es importan­te que los en lugar del desempleo. En adelan-
asegurados por el sistema público te, los empleados podrán reco­nocer
obligatorio y por el régimen de segu- de un vistazo no sólo sus derechos
ridad privada reciban el mismo trato. y garantías en la empresa, sino
también sus deberes. Los emplea-
5. Fortalecimiento de los hogares dores, en particular la pequeña y
privados: queremos aprovechar mediana empresa, podrán en-
mejor el potencial de los hogares tender fácilmente y con la adecua-
privados en Alemania. Se trata da segu­ridad jurídica cuáles son
de fijar incentivos inteligentes sus obligaciones pero también sus
para eliminar el trabajo en negro derechos. A tal efecto, es importan-
y al mismo tiempo in­crementar el te que se resuman en forma más
empleo en blanco. Nuestro ob­jetivo concisa los más de 100 diferentes
es darle en el más largo plazo al valores umbrales, que además de-
hogar el mismo tratamiento que a berán redactarse en forma menos
un empleador. burocrática. Reafirmamos el instru-
mento del trabajo a término.
B. Economía y trabajo: en favor de
la flexibilidad y la seguridad 2. Política de mercado laboral: pro­
En particular deseamos obtener éxitos move­mos una política de mercado
en el mercado laboral. Este objeti- laboral efectiva y eficiente que esté
vo exige una política económica y de orientada a una activa­ción tempra-
crecimiento exitosa. Sólo en la medida na y adecuada de los desocupa­dos
en que sigamos siendo exi­tosos en el y su integración en el mercado
plano económico tendremos su­ficientes laboral en el menor tiempo posible.
recursos para invertir en seguridad Contrarresta­remos la preocupación
social, educación e infraestructura. Se de muchas personas por el des-
trata de promover las inversiones y censo social y la sobre-exigencia
el empleo, un principio básico aun en promoviendo puestos de trabajo
tiempos difíciles. adecuados a las necesidades del
mercado en lugar de financiar el
En las próximas décadas, nuestro desempleo.
obje­tivo es combinar para empresas
y trabaja­dores los principios de flexi- 3. Seguridad social: Alemania nece-
bilidad y seguri­dad. En ese sentido, sita sistemas de seguridad social
sostenemos los siguien­tes objetivos: construidos sobre una base sóli-
70 Serie Economía Social de Mercado

da, que garanticen al individuo en 5. Eliminación de la burocracia: un


caso de necesidad una segu­ridad as­pecto fundamental cuando se
confiable e impidan el descenso trata de redu­cir la burocracia es
a la pobreza. Esto incluye que las que el resultado debe ser concre-
ciudadanas y los ciudadanos que to y tangible para los afectados.
han trabajado a tiempo completo Para aliviar la carga burocrática
toda una vida reciban una jubila­ que pesa en par­ticular sobre las
ción que se ubique por sobre el pequeñas y medianas em­presas,
límite de la pobreza. Deberá ser hacemos énfasis en eliminar la
diseñada en función de las necesi- obli­gatoriedad de presentar ciertas
dades y financiada con impuestos. estadísticas, simplificar y acelerar
Daremos mayor seguridad a los los procedimientos de planificación
autónomos con pequeños ingresos, y aprobación y desburocrati­zar los
para posibilitarles el acceso a la programas de promoción. Nuestro
previsión social subsidiada. objetivo es reducir la burocracia
hasta 2011 al menos en un 25 %.
4. Ingreso mínimo en lugar de salario Los ahorros consi­guientes genera-
mí­nimo: corresponde a los sindica- rán recursos para más inver­siones.
tos y em­pleadores y no al Estado
establecer cuál es el nivel salarial 6. Agilización y promoción de
adecuado. Se trata de fortalecer inversio­nes: para destrabar las
la autonomía en la celebración de inversiones en el sec­tor de infra-
los conve­nios colectivos de tra- estructura, Alemania requiere un
bajo. Quien pretenda obligar a programa de agilización de in-
las empresas a pagar un salario versiones y, consiguientemente,
que no pueden producir genera
procedimientos de aprobación más
una situación en la que muchas
rápidos en todo el sector de infra-
personas dejan de percibir salario
estructura. Sólo podemos generar
alguno. Por eso, la CDU no acepta­
crecimiento y sostener nuestro
rá salarios mínimos que destruyan
bienestar a partir de innovaciones.
puestos de trabajo y desactiven la
El eje central de una política de
competencia. La CDU promueve la
innovación exitosa es la promo­ción
creación de un ingreso mínimo en
de clusters en función de la efi-
Alemania. Para garantizar que exis-
ciencia. A tal efecto, es necesario
tan o se creen puestos de trabajo
aunar las fuerzas de la ciencia y
para personas menos calificadas, el
la economía y seguir potenciando
ingreso míni­mo estará compuesto
nuestras fortalezas en la compe-
por dos componentes: el salario y
tencia inter­nacional.
el subsidio al salario. Entende­mos
que quien tiene trabajo debe tener
7. Estabilidad de los precios energé-
más que quien no trabaja. Para
ticos: conjugamos los objetivos
evitar un dum­ping salarial, simultá-
ecológicos im­portantes con racio-
neamente deben prohi­birse por ley
nalidad económica y los intereses
salarios indignos.
Documento CDU 71

de la gente. Por eso, no queremos hombres o muje­res. Por eso es nece-


que nuevas medidas del Estado sario que tengamos más pedagogos
terminen por encarecer los precios y docentes masculinos en guar­derías,
energéticos. jardines de infantes y escuelas, que
puedan predicar con el ejemplo.
8. Cambio tecnológico: al ser un país La educación también es la clave de
de alta tecnología e industrializado, la integración. El alto porcentaje de
seguimos aceptando los retos de la jóvenes que provienen de familias de
competencia inter­nacional. La CDU inmigrantes, que continuará crecien-
respaldará políticamente con firme- do en los próximos años, redobla la
za el necesario cambio tecnológi­co, necesidad de que las escue­las faciliten
como puede ser el desarrollo de la participación y las posibilida­des de
sistemas de accionamiento alterna- ascenso de todos. Todo niño cuenta. No
tivos en el sector automotriz. queremos renunciar a ningún talento.
Adherimos al principio de que la juris­
dicción cultural es de los estados fede-
IV. Hacia una república de la rados y a un federalismo competitivo.
educación
Queremos lograr que en la próxima El camino hacia una república de la
dé­cada no sea el origen de la gente educación hace necesaria una ofensiva
joven el que decide sobre su futuro y educativa. Asegura­remos que se per-
facilitar el ascenso social a través de sigan consecuentemente los siguientes
objetivos para la próxima dé­cada:
la educación. El objetivo es que todo
talento sea detectado y fomentado lo
1. E
l 10 % del PBI será destinado a
antes posible.
edu­cación e investigación: for-
ma parte de una re­pública de la
La educación es la clave para las
educación ambicionar un sis­tema
oportu­nidades que ofrece la vida a
de educación y ciencia que sea uno
cada uno. Un sistema educativo libre,
de los mejores del mundo. Por eso
justo y eficiente permitirá crear valo-
sostenemos que los fondos que se
res que aseguren la pros­peridad. La
liberen a medida que disminuya el
cultura y la educación comienzan en el
número de alumnos y estu­diantes
hogar paterno. Una educación acertada
deberán ser utilizados para cumplir
por parte de la familia no puede ser
nuevas tareas conceptuales como
sustitui­da por ninguna institución. La
fomento temprano de los talentos,
CDU apoya a los padres en la realiza-
incrementar el número de escuelas
ción de esta tarea, importante para
de tiempo completo, mejorar el
nuestra sociedad.
aseguramiento de calidad, adop­tar
medidas de capacitación docente.
La educación es la clave del ascenso
Aspi­ramos a que en el año 2015
per­sonal. Es nuestra función facilitar,
el 10 % del PBI sea invertido en
sobre todo a la gente joven, iguales
el futuro y, por ende, desti­nado a
oportunida­des de partida, se trate de
educación e investigación.
72 Serie Economía Social de Mercado

2. Diversidad escolar en lugar de debe estar a la altura de las cir-


escuela única: cada persona tiene cunstancias. Por eso es importante
potencialidades y talentos especí- y necesario contar con parámetros
ficos. Por lo tanto, una oferta edu- educativos vinculantes y exáme-
cativa diversificada es la condición nes finales comparables. Nuestro
más importante para cumplir con objetivo es establecer bachilleratos
nuestros obje­tivos. La eficiencia con exámenes centrales al menos
del sistema escolar diver­sificado en las ma­terias alemán, matemáti-
muestra resultados probados y cas, lenguas extran­jeras y ciencias
ha ido evolucionando exitosa- naturales.
mente. Rechaza­mos el concepto
de escuela única. Defende­mos la 5. Conocimientos de alemán como
enseñanza de valores en el marco condi­ción: necesitamos que la
de la educación escolar. Reafirma- lengua alemana sea fomentada
mos nuestro apoyo a las clases de desde el jardín de infantes, que se
religión. realicen tests de nivelación para
todos los niños desde los cuatro
3. Permeabilidad: nos proponemos años y se dicten in­tensas clases
coor­dinar mejor la educación tem- de apoyo una vez detectadas las
prana y esco­lar y mejorar la forma- falencias y se apliquen programas
ción y capacitación de maestros y de lengua que acompañen las
maestras jardineras y pedagogos. clases. El idioma es la clave de la
Finalizado el ciclo escolar, cualquie- integración. Por eso invitamos es-
ra que sea el título obtenido, debe pecialmente a personas de familias
abrir oportuni­dades para seguir de in­migrantes a seguir la carrera
progresando. Por lo tanto, en los docente y pe­dagógica.
próximos cinco años queremos
redu­cir a la mitad el número de
jóvenes sin es­tudios escolares y sin V. Cohesión en nuestra
formación profesional completos sociedad
en Alemania. Más permeabilidad
significa también facilitar el acceso Estamos seguros de que junto con
a los es­tudios universitarios. El que las ciudadanas y los ciudadanos de
pueda demos­trar calificaciones pro- nuestro país podremos aprovechar las
fesionales debe tener la oportuni- oportunidades que nos ofrece esta fu-
dad de estudiar. Es un motivo más tura segunda década del si­glo XXI. Las
para continuar impulsando el pacto oportunidades están en revivir nues-
ce­lebrado entre las universidades. tros valores y nuestras capacidades,
pero también en convencer a nuestros
4. Parámetros educativos vinculan- socios den­tro y fuera de la Unión Euro-
tes: la movilidad cobra creciente pea del modelo de la Economía Social
importancia. El sistema educativo de Mercado como condición de prospe-
Documento CDU 73

ridad y paz, para que de esta manera Realizaremos este aporte inte­grativo.
también se acepten los rasgos esencia- Alemania es un país de integración.
les de la Economía Social de Mercado Aspiramos a que la próxima década
como marco ordenador internacional. sea pletórica de buenos años para las
ciudada­nas y los ciudadanos de Ale-
La oportunidad está en hacerlo juntos, mania. Todas las oportunidades están
hacerlo en una alianza generacional, dadas para que así sea.
com­puesta por todas las ciudadanas y
ciudada­nos interesados en el futuro de
Alemania y dispuestos a actuar solida-
riamente. Diálogo Político. Publicación trimestral
de la Konrad-Adenauer-Stiftung.
En la década por venir, la CDU seguirá Año XXVI - Nº 1 - Marzo, 2009
fortaleciendo el compromiso cívico. El
car­go honorífico es la esencia de nues-
tro siste­ma comunitario y no puede ser
sustituido por el Estado. Sin el compro-
miso solidario de millones de ciudada-
nas y ciudadanos Alemania sería más
pobre y más fría. Segui­remos haciendo
todo lo que esté a nuestro alcance para
que el trabajo honorífico sea reconoci-
do como servicio a la sociedad y para
que se mejoren las condiciones en las
que se lo presta en nuestro país.

Nos sentimos responsables de proyec­


tar los destinos de nuestro país para
bien de las personas y de legar a las
futuras ge­neraciones una herencia
constituida por un cúmulo de oportu-
nidades en lugar de gravosas deudas.
Lo hacemos sobre la base de nuestra
convicción cristiana, por lo cual aboga-
mos por una sociedad cons­ciente de su
origen cristiano y occiden­tal, pero que
también se muestre abierta al mundo.
Abogamos por una sociedad abierta a
quienes quieran trabajar y vivir en ella
y es­tén dispuestos a reconocer nues-
tros valores y nuestras reglas y acep-
ten integrarse en nues­tra sociedad.
Éste es el tercer fascículo
de la Serie de Economía Social
de Mercado–ESM, publicado por
la Fundación Konrad Adenauer
y el Instituto de Investigaciones
Económicas y Sociales (IDIES)
de la Universidad Rafael Landívar.
Con él, se espera interesar al
público sobre el análisis de la ESM
Serie
3
y su aplicabilidad en Centroamérica.

En esta ocasión se presentan los


siguientes tres artículos: el primero Economía Social de Mercado
compara el contenido de las reco­
mendaciones vertidas por el Consenso
de Washington con los postulados de
la ESM; el segundo, analiza en qué
medida los países de América Latina
cuentan con las condiciones necesarias
que son indispensables para que opere
la ESM; y el tercer artículo analiza la
pertinencia de implementar la ESM en
la región latinoamericana, como una
propuesta para enfrentar la pobreza y
la desigualdad.

Por último, este fascículo incluye el


documento: “Resolución de la XXII
Convención Partidaria de la Unión
Demócrata Cristiana de Alemania Marcus Marktanner
(CDU): El centro. El fuerte de Jörg M. Winterberg
Alemania”, en el cual el partido CDU Consenso de Washington vs.
describe los valores fundamentales en
Economía Social de Mercado
que se sustentan para enfrentar los
desafíos presentados por el siglo XXI.
Jorge Rodríguez Grossi
Economía Social de Mercado:
¿una propuesta para América Latina?

Marcelo F. Resico
Economía Social de Mercado:
una opción económica para Latinoamérica

Documento
Resolución de la XXII Convención Partidaria de la Unión
Demócrata Cristiana de Alemania (CDU):
El centro. El fuerte de Alemania