You are on page 1of 12

SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación • José M.

Infante 85, Santiago, Chile • Fono: 236 0470 • Fax: 235 9091
MARZO
2009 66 • www.sitiosur.cl

Urbanismo neoliberal: la ciudad


y EL IMPERIO de los mercados
Nik Theodore,* Jamie Peck+ y Neil Brenner#
* Urban Planning and Policy Program y Center for Urban Economic Development, University of Illinois, Chicago
+ Department of Geography, University of British Columbia, y Center for Urban Economic Development, University of Illinois, Chicago
# Department of Sociology, y Metropolitan Studies Program, New York University

Este artículo es una contribución al proyecto Development models and logic of socio-economic organization in
space (demologos) / Los modelos de desarrollo y la lógica de la organización socioeconómica en el espacio,
financiado por el Sexto Programa Marco de la Comunidad Europea (CIT2-CT-2004-505462). Agradecemos a
nuestros colaboradores en el proyecto, especialmente a Andreas Novy y Bob Jessop, por sus aportes, aunque la
responsabilidad por los contenidos aquí desarrollados es nuestra.

Resumen
En este artículo analizamos las conexiones entre los procesos de neoliberalización y las transformaciones urba-
nas. Las ciudades han devenido centros estratégicos para el desigual avance de proyectos de reestructuración
neoliberal, con su secuela de crisis. No obstante, en contraste con la ideología neoliberal, nuestro análisis pone
de relieve las interacciones dependientes de la trayectoria entre los proyectos neoliberales de reestructuración,
por un lado, y los escenarios institucionales y espaciales heredados, por otro. En consecuencia, subrayamos el
carácter geográficamente variable, aunque multiescalar e interconectado translocalmente, del urbanismo neoliberal.
También sugerimos que es en las ciudades donde tiene lugar el reiterado fracaso de las políticas neoliberales,
y la resistencia a los programas de reestructuración urbana emanados de ellas. Por estas razones, las regiones

Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 1


urbanas aparecen como un importante punto de referencia para comprender algunos de los límites, contradicciones
y mutaciones del proyecto neoliberal desarrollado desde los años noventa.

Palabras clave
Neoliberalización, ideología neoliberal, ciudades, urbanismo, neoliberalismo realmente existente, políticas estatales
fracasadas.

Traducido para Temas Sociales por Paulina Matta, con permiso de los autores, a quienes SUR agradece.
Las reglas del mercado todo el mundo —un realineamiento desigual, pero
La ideología neoliberal se sustenta en la creencia concertado—, el neoliberalismo se había convertido
Base de la
de que los mercados abiertos, competitivos y ‘no en la forma dominante de globalización capitalista,
ideología
neoliberal. regulados’, que no se encuentran sometidos a in- tanto política como ideológicamente.
jerencias estatales ni a las acciones de colectivos Aunque a menudo se equipara el neoliberalismo Naturaleza política
sociales, representan el mecanismo óptimo para el con las presiones e imperativos ‘globales’, de hecho y multiescalar del
su naturaleza es esencialmente política. Esto se neoliberalismo.
desarrollo socioeconómico.
El neoliberalismo adquirió relevancia por pri- hace evidente en sus fuertes vinculaciones con los
mera vez a fines de la década de los setenta, al diversos proyectos y transformaciones de alcance
surgir como una respuesta política estratégica a nacional que han tenido lugar durante los últimos
dos fenómenos: la decreciente rentabilidad de treinta años. Sin embargo, más allá de ese carácter
las industrias de producción masiva y la crisis del nacional, el neoliberalismo es muy claramente un
Estado de Bienestar keynesiano. Para los Estados fenómeno multiescalar, y ello al menos en dos senti-
nacionales y locales del mundo industrializado dos: uno, reconstituye relaciones a distintas escalas
más antiguo, estos dos procesos significaron el —regionales, nacionales, internacionales— entre
desplome de los regímenes de acumulación y de actores institucionales y económicos, como los
los sistemas de gobernanza vigentes. La reacción Estados locales y el capital ‘financializado’; y dos,
del mundo industrializado, aunque vacilante al sustituye las lógicas regulatorias redistributivas por
comienzo, fue comenzar a desmontar los compo- lógicas competitivas, al mismo tiempo que transfie-
nentes institucionales básicos de los acuerdos de re los riesgos y responsabilidades a las agencias,
posguerra, para poner en marcha un conjunto de actores y jurisdicciones locales.
políticas orientadas a fortalecer la disciplina del En este artículo destacamos tan solo un aspecto Foco del artículo:
mercado y la competencia. Al mismo tiempo, en de lo anterior: las conexiones entre neoliberali- conexión entre
zación y transformaciones urbanas. Exploramos neoliberalización y
todos los sectores de la sociedad se transformaba transformaciones
los bienes y servicios en commodities, esto es, en teóricamente las complejas interfaces institucio-
urbanas.
mercaderías transables. nales, geográficas y sociales entre neoliberalismo
Proyectos de En este contexto, las doctrinas neoliberales se y reestructuración urbana. Comenzamos presen-
reestructuración tando los fundamentos metodológicos de nuestro
neoliberal.
utilizaron para justificar diversos proyectos; entre
ellos: análisis, que pueden resumirse en el concepto de
• la desregulación del control del Estado sobre ‘neoliberalismo realmente existente’. A diferencia
la industria; de la ideología neoliberal misma, uno de cuyos
• las ofensivas en contra del trabajo organi- supuestos es que las fuerzas del mercado operan
zado; de acuerdo con leyes inmutables, independiente-
• la reducción de impuestos corporativos; mente del lugar donde se les dé rienda suelta, el
• la contracción y/o privatización de los recur- concepto de ‘neoliberalismo realmente existente’
sos y servicios públicos; destaca la inserción contextual de los proyectos de
• el desmantelamiento de los programas de reestructuración neoliberal, y su dependencia de
bienestar social; la trayectoria.∗ En particular, este concepto ofrece
• la ampliación de la movilidad del capital una base analítica a partir de la cual explorar la pro-
internacional; ducción de tales proyectos al interior de contextos
• y la intensificación de la competencia entre nacionales, regionales y locales específicos, cuya
localidades. especificidad está determinada por el legado de
El Chile de Pinochet representó el primer ejem- marcos institucionales, políticas estatales, prácti-
plo de un ‘tratamiento de choque’ neoliberal, con la ∗
Existe “dependencia de la trayectoria” (calco semántico del inglés
incorporación de tendencias como el thatcherismo path-dependence) cuando el resultado de un proceso depende
y el reaganismo entre sus proyectos de vanguardia de la secuencia completa de decisiones tomadas por los actores
más característicos. No obstante, en países tradi- a través del tiempo, y no solo de las condiciones del momento.
cionalmente socialdemócratas o socialcristianos, Ejemplo son las decisiones del Estado —usualmente a cargo de
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 2

la infraestructura—, cuyo impacto perdura por muchos años. En


como Canadá, Nueva Zelanda, Alemania, los Paí-
otro artículo, “Cities and the Geographies of ‘Actually Existing
ses Bajos, Francia e Italia, también se implemen- Neoliberalism’”, en Spaces of Neoliberalism: Urban Restructuring
taron políticas neoliberales, aunque con variantes in North America and Western Europe (Malden, MA: Blackwell
más moderadas y discretas. Más aún, tras la crisis Publishers, 2002), de Neil Brenner y Nik Theodore, se indica lo
de endeudamiento de comienzos de los ochenta, siguiente: “... los programas neoliberales de reestructuración ca-
pitalista raramente, si es que ello llega a ocurrir, son impuestos en
los programas de reestructuración neoliberal fueron una forma pura, porque siempre están introducidos en contextos
impuestos selectivamente en todo el hemisferio sur. político-institucionales que han sido moldeados significativamente
Las encargadas de hacerlo fueron diversas agen- por regulaciones, prácticas institucionalizadas y acuerdos políticos
cias multilaterales de la órbita de Estados Unidos, establecidos con anterioridad. En este sentido, la evolución de
con sus esfuerzos por someter a los países periféri- toda configuración político-institucional producto de la imposición
de reformas basadas en políticas neoliberales posiblemente tenga
cos y semiperiféricos a la disciplina de los mercados fuertes rasgos de dependencia de la trayectoria, en la cual los
de capital. Hacia mediados de los ochenta, como acuerdos institucionales existentes limiten de manera importante
secuela de este realineamiento de las políticas en el alcance y trayectoria de la reforma” (p. 361). [N. de t.]
cas regulatorias y conflictos políticos que han sido formas coercitivas y disciplinarias de intervención
transmitidos a través del tiempo. estatal, cuyo objetivo es imponer distintas versiones
Relaciones entre Por tanto, para comprender el neoliberalismo de la supremacía del mercado y, a partir de allí,
institucionalidad realmente existente, se debe tener en cuenta las manejar las consecuencias y contradicciones de
heredada, y proyectos
neoliberales interacciones dependientes de la trayectoria y tales iniciativas de mercantilización.
orientados al contextualmente específicas que se dan entre los Más aún, mientras la ideología neoliberal en-
mercado. escenarios regulatorios heredados, por una parte, tiende que los mercados autorregulados generarán
y proyectos emergentes de reformas neoliberales una óptima asignación de inversiones y recursos,
orientados al mercado, por la otra. Esto es, proyec- la práctica política neoliberal ha generado fallas
tos cuya semblanza y conexiones sustantivas los del mercado generalizadas, nuevas formas de
definen como significativamente neoliberales. polarización social, una grave agudización de las
Procesos de Estas observaciones llevan a una concep- desigualdades en el desarrollo espacial, y diversas
reestructuración tualización de los procesos contemporáneos de crisis al interior de las formas institucionalizadas
neoliberal: ‘neoliberalización’ como catalizadores y expre- de regulación y gobernanza estatal. Los efectos
destrucción
creativa de siones de un proceso de destrucción creativa del disfuncionales que han tenido las vías neoliberales
sistemas político- espacio político-económico existente, y que se da de reestructuración capitalista, visibles en diversas
económicos. en múltiples escalas geográficas. En este sentido, escalas espaciales (véase Amin 1997; Brenner y
postulamos que a pesar de que los proyectos de re- Theodore 2002; Gill 1995; Peck y Tickell 1994),
formas neoliberales de las últimas tres décadas han incluyen un persistente (aunque desigual) estanca-
fracasado en asegurar una base consistente para miento económico, creciente desigualdad, compe-
un crecimiento capitalista sustentable, sí han logra- tencia destructiva entre localidades e inseguridad
do reprocesar profundamente las infraestructuras social generalizada.
institucionales y las normas regulatorias en que se De manera decisiva, las múltiples discrepancias El neoliberalismo
basaba el capitalismo fordista-keynesiano. —entre ideología y práctica, doctrina y realidad, como proceso de
Las ciudades Presentamos, entonces, el concepto destruc- visión y consecuencia— que han ido de la mano transformación so-
como escenarios cioespacial, no como
ción creativa para describir las trayectorias del con la expansión transnacional del neoliberalismo sistema acabado.
privilegiados de
reestructuración
cambio institucional/espacial que han ido cristali- no son meros efectos secundarios accidentales de
neoliberal. zando en estas circunstancias, trayectorias que son este proyecto disciplinario. Más bien, se encuen-
geográficamente dispares, socialmente regresivas tran entre sus rasgos más importantes desde un
y políticamente volátiles. Concluimos analizando punto de vista diagnóstico y político. Por tal razón,
el papel de los espacios urbanos en las contra- sostenemos que una aproximación esencializada
dictorias y crónicamente inestables geografías del y puramente ‘definicional’ a la economía política de
neoliberalismo realmente existente. Apuntamos con la reestructuración neoliberal presenta importantes
ello a que, en todo el mundo capitalista desarrolla- limitaciones analíticas. Ello porque, tal como lo
do, las ciudades se han transformado en lugares sugieren Peck y Tickell (2002), nos enfrentamos
estratégicamente centrales para el avance irregular aquí no tanto a un ‘ismo’ limitado coherentemente,
de los proyectos reestructuradores neoliberales, un sistema o ‘resultado final’, sino a un irregular
para su constitución y resistencia tendencial. Las y contradictorio proceso de neoliberalización en
ciudades definen algunos de los espacios en curso. De allí que, en el contexto actual, ese algo
que echa raíces el neoliberalismo, un proyecto difuso fenómeno que requiere ‘definición’ debe
geográficamente variable, pero interconectado ser pensado como un proceso específico, fungi-
translocalmente. Es también en el ámbito urbano ble e inestable de transformación socioespacial
donde se da el reiterado fracaso de las políticas impulsado por el mercado, más que como un
neoliberales y algunas esporádicas resistencias a régimen de políticas vigente en su totalidad, un
ellas, con lo que también se hacen visibles ciertos aparato ideológico o un marco regulatorio. En este
límites potenciales del proyecto neoliberal. sentido, la neoliberalización se refiere a un patrón
prevaleciente de reestructuración regulatoria, que
El liberalismo realmente existente está tomando cuerpo a lo largo de un escenario
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 3
Supremacía del La ideología neoliberal descansa en una visión institucional irregular y en el contexto de procesos
mercado: descarnadamente utópica de la supremacía del político-económicos que co-evolucionan.
individualismo Desde esta perspectiva, para comprender de Para comprender
competitivo y mercado, visión que tiene sus raíces en una con-
manera adecuada los procesos contemporáneos procesos de
rechazo de cepción idealizada del individualismo competitivo y
de neoliberalización se requiere no solo captar sus neoliberaliza-
solidaridad social. en una profunda antipatía hacia las distintas formas ción: explorar
de solidaridad social e institucional. Pero, más allá fundamentos político-ideológicos, sino también —e sus fundamentos
de esa consistencia, existen importantes discrepan- igualmente importante— examinar sistemáticamente y su inserción
cias entre esta ideología del neoliberalismo y sus sus diferentes formas institucionales, las direcciones contextual.
Pero intervención operaciones políticas y efectos sociales cotidianos en que se desarrolla, sus diversos efectos socio-
estatal políticos y sus múltiples contradicciones. Porque
(véase Harvey 2005). Es así que aunque el neoli-
disciplinaria mientras la ideología del neoliberalismo descansa en
para imponer beralismo aspira a crear una utopía de mercados
supremacía del libres, ajenos a toda forma de injerencia estatal, en la deferencia hacia un ‘mercado’ singular, ahistórico
mercado. la práctica ha intensificado drásticamente algunas y singularmente eficiente, la infinitamente más turbia
realidad es que los programas de neoliberalización ningún proyecto específico de política neoliberal
realmente existentes —dados sus rasgos genéricos, (como liberalización del comercio o reforma de los
semejanzas e interconexiones estructurales— siem- sistemas de bienestar social); la neoliberalización
pre están insertos en un contexto y son mediados opera a través de prueba y error, y a menudo en
políticamente. Todo análisis de la neoliberalización condiciones de crisis. Por lo tanto, la congruencia
se enfrenta, entonces, a este necesario hibridismo, y coherencia entre políticas de diferentes dominios
porque no solo es difícil, sino quizá analítica y política- no es un prerrequisito para el funcionamiento de
mente inadecuado, visualizar el neoliberalismo como un programa activo de neoliberalización. Más bien, Componentes de
un modelo abstracto, un sistema, ya sea acabado o las formas profundas de neoliberalización incluirán la reestructuración
neoliberal.
en formación. ciertos aspectos cruciales, como los siguientes:
Incluso, más que darse en forma aislada, el • el creciente dominio ecológico de estructu-
neoliberalismo tiende a existir en una suerte de ras, discursos, rutinas e impulsos neolibera-
relación ‘parasitaria’ con otras formas de Estado o les al interior de las estructuras estatales;
de sociedad (neoconservadurismo, autoritarismo, • la intensificación de los esfuerzos de re-
social-democracia, etc.), en aquellos contextos estructuración regulatoria en el marco de
híbridos a partir de los cuales se configuran tanto parámetros neoliberales; y
la forma como las consecuencias de las estrate- • la interpenetración mutua de las reformas
gias reestructuradoras (Tickell y Peck 2003). Y de neoliberales, una congruencia cada vez más
la misma forma en que la noción de un mercado estrecha entre ellas y su creciente comple-
libre y autorregulado ha sido desenmascarada mentariedad.
en tanto mito peligrosamente productivo (Polanyi En este trabajo, enfocamos los procesos de El neoliberalismo
1944), también es importante reconocer que la neoliberalización en curso a través del concepto realmente existente
evocación que hace el neoliberalismo de un ‘orden de neoliberalismo realmente existente. El objetivo
del mercado’ espontáneo, es un discurso fuerte de este concepto no es solo subrayar el carácter
(Bourdieu 1998),∗ más que un enfoque desprolijo contradictorio y destructivo de las políticas neolibe-
de la capacidad política real del neoliberalismo. El rales. Lo que se pretende es destacar las formas
neoliberalismo realmente existente, al igual que los en que la ideología neoliberal sistemáticamente
mercados realmente existentes, son fenómenos distorsiona los verdaderos efectos que tienen las
ineludiblemente insertos en un contexto, y depen- políticas neoliberales en las estructuras macroinsti-
dientes o condicionados por ese mismo contexto, tucionales y trayectorias evolutivas del capitalismo.
aunque sus propias (falsas) representaciones dis- En este contexto, dos aspectos merecen especial
cursivas intenten rutinariamente negarlo. atención:
A la luz de lo anterior, ni las formas profundas • Primero, la doctrina neoliberal presenta a los
de neoliberalización, ni el ‘dominio ecológico’ o Estados y el mercado como si fueran prin-
hegemonía tendencial del neoliberalismo a escala cipios de organización social y económica
global (Jessop 2000), implican necesariamente diametralmente opuestos, en vez de reco-
una simple ‘convergencia’ en formas regulatorias nocer el carácter políticamente construido
y estructuras institucionales. Al contrario, la neo- de todas las relaciones económicas.
liberalización se basa en un desarrollo espacial • Segundo, la doctrina neoliberal tiene como
desigual y se materializa a través de esa desigual- premisa la existencia de un modelo único
dad; esto es, su ‘estado natural’ se caracteriza de implementación de políticas que supone
por una topografía desigualmente desarrollada y que a la imposición de reformas orientadas al
persistentemente inestable. No debiera esperarse mercado siempre le seguirán idénticos resul-
que esos desarrollos desiguales converjan en un tados, en vez de reconocer las extraordinarias
neoliberalismo final unificado y monolítico, ni menos variaciones que se generan al instalar reformas
postular tal convergencia como una especie de neoliberales en escenarios institucionales y
‘prueba’ del alcance de la transformación neoliberal. sistemas de políticas contextualmente espe-
De la misma forma, para que se dé una neolibera- cíficos. El neoliberalismo, en lo que a esto
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 4

lización de los regímenes de políticas estatales no respecta, explota y a la vez produce diferencias
se requiere la sustentabilidad en el largo plazo de socioespaciales. El desarrollo desigual no es
señal de una cierta etapa transitoria o interrup-

En su artículo “La esencia del neoliberalismo”, Pierre Bourdieu ción en la senda de la neoliberalización ‘total’;
dice: “En efecto, el discurso neoliberal no es simplemente un
más bien, representa una faceta co-evolutiva
discurso más. Es más bien un ‘discurso fuerte’ —tal como el
discurso psiquiátrico lo es en un manicomio, en el análisis de y co-dependiente del proceso mismo de neo-
Erwing Goffman [Asilos. Estudios sobre la condición social de liberalización.
los enfermos mentales. París: Ediciones Minuit, 1968]—. Es tan Un análisis del neoliberalismo realmente exis- Para comprender
fuerte y difícil de combatir solo porque tiene de su lado todas las tente, entonces, debe comenzar por explorar aque- el neoliberalismo
fuerzas de un mundo de relaciones de fuerza, un mundo que realmente existente.
llos escenarios donde la regulación capitalista se
contribuye a hacer como es. Esto lo hace muy notoriamente
al orientar las opciones económicas de aquellos que dominan ha consolidado: escenarios derivados del periodo
las relaciones económicas” (http://www.analitica.com/bitblio/ fordista-keynesiano de desarrollo capitalista, en
bourdieu/neoliberalismo.asp, visitado 20/01/2009). [N. de T.] el marco del cual se activaron por primera vez los
programas neoliberales tras la crisis geoeconómica se los introduce en contextos político-institucionales
de comienzos de los setenta. Desde esta perspec- que han sido moldeados significativamente por un
tiva, los impactos de las estrategias neoliberales no legado de disposiciones regulatorias, prácticas
se pueden comprender adecuadamente mediante institucionalizadas y arreglos políticos transmitidos
un análisis abstracto y descontextualizado de los a través del tiempo (véase Peck 2004). En este
méritos relativos de las iniciativas reformadoras sentido, existe una gran probabilidad de que la
basadas en el mercado, o de los supuestos límites evolución de toda configuración político-institu-
de ciertas formas específicas de políticas estatales. cional tras la imposición de reformas neoliberales
Más bien, para una cabal comprensión del neolibe- en materia de políticas estatales, muestre fuertes
ralismo realmente existente se requiere explorar: propiedades de dependencia de la trayectoria, en
• en primer lugar, los escenarios regulatorios que la institucionalidad vigente configura de manera
y acuerdos políticos históricamente específi- significativa el alcance y trayectoria de la reforma.
cos prevalecientes en territorios (nacionales) En este contexto, las instituciones pre-neoliberales
particulares durante el periodo fordista- o no-neoliberales que perduran en un proceso de
keynesiano de desarrollo capitalista; reestructuración neoliberal no deben ser vistas
• segundo, los patrones de formación de crisis como simples residuos institucionales anacrónicos,
históricamente específicos, el desarrollo pues al interpenetrarse con formas neoliberales
desigual y las protestas sociopolíticas que de reestructuración configurarán trayectorias y
emergieron al interior de esos territorios resultados en modalidades que son específicas, ge-
tras la crisis sistémica del modelo fordista- neradoras y contradictorias. De ello se desprende
keynesiano de desarrollo a comienzos de la posibilidad de que cada forma híbrida de neoli-
los setenta; beralización —cada formación neoliberal realmente
• tercero, la subsiguiente interacción entre ini- existente— esté asociada a sus peculiares propie-
ciativas neoliberales orientadas al mercado dades emergentes. Así, las distintas variedades
y ciertos marcos regulatorios, patrones de de neoliberalismo son más que contingentemente
desarrollo territorial y alianzas sociopolíti- variables; representan formaciones coyunturales
cas que han sido heredados a través del inconfundibles, aunque interconectadas. Esto exi-
tiempo; ge llevar a cabo análisis situados de formaciones
• y cuarto, la concomitante evolución de las híbridas específicas en conexión, no evaluaciones
agendas neoliberales relativas a políticas es- espurias de los grados de divergencia respecto de
tatales y sus estrategias reestructuradoras, una ‘norma’ estadounidense putativa, o ingenuos
en su conflictiva interacción con condiciones ejercicios de catalogación de ‘tipos’ de neolibera-
político-económicas, disposiciones regulato- lismo (véase Peck y Theodore 2007).
rias y ‘geometrías de poder’ contextualmente A lo largo de las últimas tres décadas, las agen- Modificaciones y
específicas. das neoliberales dirigidas a la reestructuración de evolución del
Pasos en análisis neoliberalismo.
En lo que sigue, analizamos las espacialidades políticas estatales se han visto modificadas a través
de procesos de (y, por implicación directa, las temporalidades) de de su interacción con institucionalidades y configu-
neoliberalización.
procesos contemporáneos de neoliberalización. raciones de poder heredadas. El neoliberalismo
Seguimos para ello tres pasos estrechamente re- ha evolucionado considerablemente durante este
lacionados. Comenzamos destacando el carácter tiempo, desde un doctrina económica relativamente
‘dependiente de la trayectoria’ de las iniciativas de abstracta (su forma inicial en los años setenta) y un
reforma neoliberales. Luego centramos la atención medio para desmantelar los acuerdos de bienestar
en los ‘momentos’ destructivos y creativos del pro- keynesianos (forma prevaleciente en los ochenta),
ceso de neoliberalización. Por último, concluimos a ser, más recientemente, una forma reconstituida
examinando las formas en que las ciudades han de regulación dirigida por el mercado, orientada no
devenido arenas estratégicamente esenciales para solo a estimular el crecimiento económico ‘finan-
el desarrollo de modalidades neoliberales aplica- cializado’, sino también a manejar algunas de las
das a la experimentación de políticas estatales y profundas contradicciones sociopolíticas inducidas
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 5
reestructuraciones institucionales. por formas anteriores de intervención neoliberal en
las políticas estatales.
Neoliberalización dependiente de la trayectoria En el contexto actual, el punto clave es que
estos cambios político-ideológicos han surgido,
Reestructuracio- La noción de neoliberalismo realmente existente en una medida importante, a lo largo de una
nes neoliberales tiene por objetivo iluminar las formas complejas —y
condicionadas por evolución fuertemente dependiente de la trayec-
siempre sujetas a disputa— en que las estrategias toria: las políticas neoliberales se propusieron
institucionalidad
preexistente en neoliberales de reestructuración interactúan con inicialmente como una respuesta estratégica a la
cada contexto. usos del espacio, configuraciones institucionales y crisis de un marco político-económico anterior (el
constelaciones de poder sociopolítico preexisten- capitalismo fordista-keynesiano), pero luego fueron
tes. Tal como lo hemos recalcado, los programas modificadas cualitativamente para hacer frente a
neoliberales de reestructuración capitalista nunca diversos fracasos gubernamentales, tendencias
son impuestos en una forma ‘pura’, porque siempre a las crisis y contradicciones. Algunos de estos
mal-funcionamientos eran endógenos al neolibera- En este sentido, la neoliberalización no puede
lismo en cuanto proyecto político-regulatorio en sí ser considerada como un ‘sucesor’ coherente del
mismo; otros, en cambio, fueron consecuencia de Estado de Bienestar keynesiano en los países for-
dilemas regulatorios contextualmente específicos distas atlánticos (o como sucesor de los Estados
surgidos frente a formaciones híbridas particulares. desarrollistas en el sur globalizado). Ello porque,
La transición desde los neoliberalismos ortodoxos, en la práctica, los programas de reestructuración
radicalmente antiestatistas, de Reagan y Thatcher neoliberal se ven abocados de manera importante,
en los ochenta, a los neoliberalismos más mode- primero, a desmontar las institucionalidades here-
rados y tolerables socialmente de Blair, Clinton y dadas, tarea de largo aliento y siempre incompleta;
Schröder en los noventa, puede explicarse como y segundo, al desafío de manejar las consecuen-
un ajuste y reconstitución de las estrategias neoli- cias económicas asociadas a los programas de
berales, ambos dependientes de la trayectoria, en neoliberalización y sus derivados sociales. En
respuesta a disfunciones y trastornos endógenos. contraste con los discursos primigenios relativos a
Incluso si, en un sentido abstracto, las líneas ge- la competencia y la libertad, que sirven de marco
nerales de los proyectos neoliberales muestran a las estrategias liberales y las legitiman, estas
una serie de rasgos distintivos (o definitorios) formas de reacción institucional no solo son más
—tales como tendencia al capital financializado prosaicas, sino que necesariamente entrecruzan
orientado a la exportación, preferencia por modos todas y cada una de las estrategias de reestructura-
de regulación no burocráticos, rechazo a la redis- ción neoliberal con un pertinaz conjunto de legados
tribución socio-espacial, inclinación estructural institucionales y condiciones co-evolutivas.
hacia sistemas de gobernanza tipo mercado o mo- Con esto no queremos tan solo apuntar a Desmantelamiento
nopolios privados—, los actuales neoliberalismos que las estrategias neoliberales replican políticas de institucionalidad
realmente existentes son marcadamente diferente estatales ‘nacionales’ y son dependientes de la existente como
parte integral del
de, digamos, sus predecesores de comienzos de trayectoria de maneras meramente contingentes; neoliberalismo.
los ochenta. Concomitantemente, puede esperarse nuestro propósito es plantear una idea más radical:
que los intereses, emplazamientos, estructuras y que las estrategias neoliberales están conformadas
materias de la neoliberalización contemporánea profunda e indeleblemente por diversos actos de
sean significativamente diferentes en, por ejem- disolución institucional; que esa cara del neolibe-
plo, Berlín, Johannesburgo y Chicago. Cada una ralismo que se manifiesta en el desmantelamiento
de estas neoliberalizaciones ‘locales’ echó raíces de institucionalidades que le son extrañas, más
en distintos momentos críticos de sus respectivas que una simple fase de ‘limpieza’, es parte integral
institucionalidades vigentes y como reacción a de sus orígenes, dinámicas y lógicas. Todos los
esas crisis, y cada una de ellas implica trayectorias neoliberalismos realmente existentes acarrean la
coyunturales únicas. fuerte impronta de antiguas luchas regulatorias,
que recurrentemente configuran las capacidades
El neoliberalismo creativamente destructivo y orientaciones políticas y las trayectorias futuras
Análisis de dos A fin de captar las interacciones dependientes de de las reestructuraciones neoliberales. Y ninguna
momentos: la trayectoria que se dan entre las formas institu- trayectoria o ‘modelo’ único debiera ser considerado
• destrucción de cionales existentes y los proyectos neoliberales paradigmático (esto es, uno a partir del cual pueden
institucionalidad medirse ‘desviaciones’), dado que los neolibera-
vigente;
emergentes, proponemos analizar el neoliberalismo
realmente existente en referencia a dos ‘momentos’ lismos realmente existentes son coyunturalmente
• creación de nueva
infraestructura. dialécticamente entrelazados, pero analíticamente específicos. Conceptualmente, esto habla de la
diferenciables: primero, la destrucción (parcial) de naturaleza de la neoliberalización como un proceso
disposiciones institucionales y acuerdos políticos abierto, más que una fase; políticamente, subraya
vigentes, mediante iniciativas reformadoras orienta- su carácter de conjunto de estrategias de rees-
das al mercado; y segundo, la creación (tendencial) tructuración que se intersectan, más que ‘sistema’
de una nueva infraestructura para un crecimiento estable y autónomo.
económico orientado al mercado, la mercantiliza- Antes de seguir, debemos añadir dos importan-
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 6

ción de bienes y servicios (su transformación en tes advertencias para aclarar esta conceptualiza-
commodities), y una normatividad centrada en el ción del neoliberalismo realmente existente como
capital. un proceso de destrucción institucional creativa.
Los programas concretos de reestructuración Primero, el énfasis que colocamos en las capa-
neoliberal tienden a combinar dos tendencias: cidades tendencialmente ‘creativas’ del neolibera-
• el desmantelamiento de formas institucio- lismo está en desacuerdo con estudios anteriores,
nales que les son ‘ajenas’, a través de la que subrayaban su carácter preponderantemente
destrucción de sistemas colectivistas y pro- destructivo; no obstante, sostenemos que esta
gresivamente retribucionistas y de la desre- conceptualización dialéctica, a dos frentes, puede
gulación contradictoria de las economías; y ayudar a iluminar las complejas y a menudo extre-
• el lanzamiento de nuevas modalidades de madamente contradictorias trayectorias del cambio
regulación institucional y nuevas formas de institucional generado mediante el despliegue
gestión estatal (Peck y Tickell 2002). de programas políticos neoliberales en diversas
escalas espaciales. El punto, sin embargo, no es Claramente, a partir de las crisis geoeconó- Ciudades como
sugerir que el neoliberalismo pudiera, de alguna micas de comienzos de los setenta, los procesos espacios
privilegiados para
manera, proveer una base para el crecimiento de destrucción creativa señalados antes se han
despliegue de
capitalista estable, reproducible. Más bien, se trata estado manifestando en una amplia gama de procesos
de explorar sus amplios impactos transformadores escalas geográficas y en una gran variedad de neoliberales.
sobre las infraestructuras político-institucionales y emplazamientos institucionales. Postulamos, sin
geográficas heredadas de los Estados y economías embargo, que —a lo largo de las tres últimas dé-
capitalistas desarrollados. Este último tema debe cadas— las ciudades se han convertido en ruedos
ser explorado aparte de la cuestión (regulacionista) estratégicamente decisivos donde se han estado
convencional relativa a si una forma institucional desplegando las formas neoliberales de destrucción
dada promueve o socava el crecimiento capitalista creativa. La ubicación central de las ciudades en
sustentable. Incluso cuando las reformas neolibera- los sistemas fordistas-keynesianos de producción
les aplicadas a políticas estatales son incapaces de y reproducción las definen como arena clave (si
impulsar olas de crecimiento capitalista de corto o no ‘blanco’) para las estrategias neoliberales de
mediano plazo, sí pueden imponer rupturas evolu- desmantelamiento, pero su significado estratégico
tivas mucho más duraderas al interior de las reglas como loci de innovación y crecimiento, y como
del juego institucionalizadas y de las desigualmente zonas de gobernanza delegada y experimentación
desarrolladas políticas estatales asociadas con la institucional local, igualmente las posicionan a la
regulación capitalista. vanguardia del avance neoliberal.
Interconexión de En segundo lugar, debemos reconocer que los Lo anterior no implica sostener que el ámbito
‘momentos’ ‘momentos’ destructivos y creativos del cambio urbano haya alcanzado una cierta primacía escalar
destructivos y
creativos.
institucional al interior del neoliberalismo realmente en estos tiempos pos-keynesianos, sino plantear
existente, en la práctica están íntima e inextricable- que las ciudades han llegado a ser nodos críticos,
mente interconectados. Nuestro uso del término y puntos de tensión, en las políticas escalares de
‘momentos’ para describir estas interconexiones la neoliberalización. Las infraestructuras urbanas
remite, entonces, al sentido hegeliano-marxista de son necesarias para la acumulación y regulación
elementos en conflicto pero mutuamente relaciona- neoliberal, incluso cuando en el proceso simultá-
dos al interior de un proceso dinámico, dialéctico, neamente se las socava y devalúa; se coloca a
más que a una descripción de ‘unidades’ temporales las ciudades en las fronteras de la formación de
distintas en una transición lineal. Nuevamente, las políticas neoliberales, al tiempo que son lugares
formas de los neoliberalismos realmente existentes de resistencia concertada a la neoliberalización
—y ciertamente algunos de los rasgos definitorios (Leitner et al. 2007). Tampoco esta resistencia
de la neoliberalización en tanto una abstracción puede ser ubicada simplistamente ‘después’ de la
real— son ‘reactivas’, en el sentido de que están neoliberalización, porque la dialéctica propia de las
configuradas tanto por sus antipatías y antítesis disputas ha moldeado cada faceta de la evolución
(por ejemplo, a la redistribución keynesiana o a las del neoliberalismo, desde las primeras luchas en
instituciones de solidaridad colectiva), como por sus torno a los desmantelamientos y ‘cortes’, hasta las
explícitas e intrínsecas metas de transformación más audaces formas de avance del neoliberalismo
del mercado, meta que es social, ecológica y, por tardío.
cierto, económicamente irrealizable. Aceptando que los procesos de destrucción crea-
tiva institucionales asociados con el neoliberalismo
Urbanización neoliberal realmente existente están operando claramente en
todas las escalas espaciales, postulamos que ocurren
La dinámica de destrucción creativa nunca ocurre
con particular intensidad en la escala urbana, en las
sobre una ‘tabla rasa’ en la cual el ‘viejo orden’ es
grandes ciudades y ciudades-regiones. Se suma a
eliminado repentinamente y el ‘nuevo orden’ se des-
ello que las ciudades se encuentran hoy insertas en
pliega como una totalidad completamente formada.
un entorno geoeconómico extremadamente incierto,
Más bien, ocurre a lo largo de un paisaje institu-
caracterizado por inestabilidad monetaria, movimien-
cional que se encuentra en disputa, donde ‘espa-
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 7
tos especulativos del capital financiero, estrategias
cios proyectados’ emergentes nuevos interactúan
globales de localización de grandes compañías
continua y conflictivamente con las regulaciones
transnacionales y una cada vez mayor competencia
heredadas, lo que a su vez lleva a nuevas ‘capas’
entre localidades (Swyngedouw 1992). En el contexto
de espacio político-económico, no previstas y a
de este cada vez más profundo ‘desorden global-
menudo altamente inestables (Lipietz 1994). Estas
local’, la mayoría de los gobiernos locales se han
amalgamas donde se recombinan disposiciones
visto forzados, en cierto grado con independencia de
institucionales heredadas con otras emergentes,
sus orientaciones políticas y del contexto nacional,
también redefinen las arenas e intereses políticos
a ajustarse a crecientes niveles de incertidumbre
en los cuales y a través de los cuales se articularán
económica por la vía de participar en formas corto-
y desarrollarán las subsiguientes disputas en torno
placistas de competencia interespacial, marketing
a la regulación de la acumulación y las contradic-
territorial y desregulaciones, a fin de atraer inversiones
ciones que se le asocian.
y empleos (Leitner y Sheppard 1998; Peck y Tickell
1994). Entretanto, la reducción de los regímenes no solo puede estar poblada por ‘variedades’ na-
propios de los Estados de Bienestar y de los sis- cionales o ‘modelos’ del neoliberalismo, sino que
temas intergubernamentales también ha impuesto también puede incluir una serie de formaciones y
sobre las ciudades nuevas y pesadas restricciones coyunturas urbanas características.
fiscales y responsabilidades regulatorias, llevándolas Un segundo tema se refiere a la evolución y/o
forzosamente a la austeridad presupuestaria frente a reconstitución de ciertas formas neoliberales de Años 70-80:
ciudades como
la profunda deslocalización socioeconómica y nuevos políticas urbanas, desde el momento de su implan- centros de
desafíos competitivos. tación inicial en ciudades de América del Norte y deslocalizaciones
Por otra parte, en muchos casos los programas de Europa occidental a fines de los años setenta y económicas y
neoliberales también han sido directamente ‘inte- comienzos de los ochenta. Los espacios urbanos luchas
riorizados’ en las políticas urbanas, a medida que han desempeñado papeles estratégicamente signi- sociopolíticas.
algunas alianzas territoriales de formación reciente ficativos en las sucesivas olas de neoliberalización.
intentan robustecer las economías locales a través Durante el ascenso inicial del neoliberalismo, las
de un ‘tratamiento de shock’ de desregulación, ciudades se convirtieron en puntos álgidos de las
privatización, liberalización y mayor austeridad principales deslocalizaciones económicas y de di-
Metas de políticas fiscal. En este contexto, las ciudades (y sus zonas versas formas de lucha sociopolítica, en particular
urbanas suburbanas de influencia) se han convertido en en la esfera de la reproducción social. Las ciudades
neoliberales: blancos geográficos cada vez más importantes, y también estuvieron entre los principales campos de
• crecimiento también en laboratorios institucionales para diver- batalla de las luchas políticas en torno a la forma y
económico
orientado
sos experimentos de políticas neoliberales, como el trayectoria de la reestructuración económica duran-
al mercado; marketing territorial, la creación de zonas empresa- te la prolongada crisis del régimen de crecimiento
• consumo de riales, la reducción de impuestos locales, el impulso fordista-keynesiano. Como consecuencia, en mu-
las elites; a las asociatividades público-privadas y nuevas chas de las más antiguas ciudades industriales se
• control de formas de promoción local. Recurren para ello a adoptaron iniciativas económicas locales a fin de
poblaciones
excluidas. sistemas de prestaciones sociales condicionadas, promover ‘desde abajo’ un crecimiento renovado,
planes de desarrollo de las propiedades, nuevas mientras al mismo tiempo se buscaba defender los
estrategias de control social, acciones policiales y acuerdos sociopolíticos y arreglos redistributivos
de vigilancia, y una batería de otras modificaciones ya establecidos.
institucionales al interior del aparato estatal local. La No obstante, durante los años ochenta, cuando Años 80:
meta última de tales experimentos neoliberales de la faceta de desmantelamiento del neoliberalismo racionalización de
los gobiernos
políticas urbanas es movilizar espacios de la ciudad era el aspecto dominante, las formas imperantes de – disminución de
tanto para el crecimiento económico orientado al políticas urbanas cambiaron significativamente. En costos.
mercado, como para las prácticas de consumo de esta era de del ‘gobierno racionalizado’ (lean govern-
las elites, asegurando al mismo tiempo el orden ment), se forzó crecientemente a las municipalidades
y el control de las poblaciones ‘excluidas’. En la a introducir diversas medidas tendientes a rebajar
Tabla Uno se ilustra esquemáticamente algunos costos, incluyendo reducción de impuestos, conce-
de los muchos mecanismos político-institucionales siones de tierras, recortes en los servicios públicos,
utilizados para promover proyectos neoliberales la privatización de obras de infraestructura, entre
en ciudades de América del Norte y de Europa otros. La meta era disminuir los costos administrati-
occidental durante las dos últimas décadas, dis- vos y productivos de corto plazo en sus jurisdicciones
tinguiendo en forma sintética sus componentes y, de ese modo, lubricar y acelerar las inversiones
destructivos y momentos creativos. externas de capital. En este contexto, los Estados
Reestructuración Para los propósitos de este artículo, dos as- nacionales neoliberalizadores impusieron medidas
urbana pectos de los procesos de destrucción creativa de austeridad fiscal a los gobiernos locales, con lo
neoliberal.
señalados en la tabla merecen explicación. que se redujeron las formas fordistas-keynesianas
Primero, los diferentes caminos de la reestruc- tradicionales de consumo colectivo localizado. Con-
turación urbana neoliberal que han cristalizado a comitantemente, la mayor eficiencia administrativa,
lo largo del viejo mundo industrializado no solo paralela a subsidios estatales directos e indirectos
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 8

reflejan la diversidad de proyectos políticos neo- a las grandes corporaciones, y una creciente pri-
liberales, sino también las interacciones contex- vatización de las funciones de reproducción social,
tualmente específicas de dichos proyectos con los pasaron a considerarse las ‘mejores prácticas’ para
marcos de regulación urbana político-económica promover un ‘buen clima de negocios’ en las grandes
heredados y co-evolucionantes. Un examen de los ciudades.
diversos caminos a través de los cuales las agen- Las contradicciones de esta forma de empresa-
das políticas neoliberales han sido impuestas a las rialismo urbano suma-cero, orientado a reducir cos-
ciudades y reproducidas en ellas es, por lo tanto, tos, hoy son claramente evidentes. Además de sus
un aspecto central en cualquier indagación amplia consecuencias extremadamente polarizadoras, se ha
en las geografías del neoliberalismo realmente visto que la efectividad de tales estrategias destinadas
existente. Esto plantea la clara posibilidad de que a promover el robustecimiento económico decae
la familia de híbridos del neoliberalismo que son aceleradamente al difundirse a lo largo del sistema
significativos tanto analítica como políticamente, urbano mundial (Leitner y Sheppard 1998).
Tabla Uno: Momentos destructivos y creativos de la urbanización neoliberal
Mecanismos de urbanización
Momento de ‘destrucción’ Momento de ‘creación’
neoliberal
Desmantelamiento de los anteriores sistemas de Devolución de tareas y responsabilidades a los municipios
Recalibración de las relaciones
apoyo de los gobiernos centrales a las actividades Creación de nuevas estructuras de incentivos para recompensar al empre-
intergubernamentales.
municipales. sariado local y catalizar el ‘crecimiento endógeno’.
Creación de nuevos distritos de recolección de ingresos y creciente dependen-
Reducción de las finanzas pú- Imposición de medidas de austeridad fiscal sobre
cia de fuentes locales de ingresos, pagos de los usuarios y otros instrumentos
blicas. los gobiernos municipales.
de finanzas privadas.
Expansión de sectores con base en la comunidad y privatización de la provisión
Reducción de los intermediarios locales en la pro-
de servicios sociales.
Reestructuración del Estado de visión de servicios de bienestar social nacionales;
Imposición de requerimientos obligatorios de trabajo a los beneficiarios de las
Bienestar. ofensiva contra los aparatos estatales locales
políticas de bienestar; nuevas formas (locales) de sistema de prestaciones
administradores de bienestar social.
sociales condicionadas.
Avance de nuevas formas de trabajo en red de los gobiernos locales basadas
Desmantelamiento de las formas burocratizadas y
Reconfiguración de la infraestruc- en asociaciones público-privadas, organizaciones no gubernamentales cuasi-
jerárquicas de la administración pública local.
tura institucional de los Estados autónomas y la ‘nueva administración pública’.
Ofensiva contra las intermediaciones tradicionales
locales. Incorporación de los intereses de las elites empresariales en las políticas
de la rendición de cuentas democrática local.
locales y el desarrollo local.
Eliminación de monopolios públicos para la provi-
Privatización del sector público Privatización y subcontratación de servicios municipales.
sión de servicios públicos municipales (empresas
local y de las infraestructuras Creación de nuevos mercados y redes interurbanas para la provisión de
de servicios públicos, sanidad, seguridad pública,
colectivas. servicios y mantenimiento de infraestructura.
transporte público, etc.).
Creación de nuevas oportunidades para la inversión especulativa en el
Aniquilamiento de la vivienda social y otras formas
mercado habitacional del centro de la ciudad.
de alojamiento de bajo precio.
Reestructuración de los mercados Soluciones de ‘emergencia’ transitorias para los sin techo.
Eliminación de los controles sobre alquileres y
de viviendas urbanas. Introducción de alquileres determinados por el mercado y la capacidad de los
subsidios a la construcción de proyectos habi-
arrendatarios, en nichos de bajos alquileres de los mercados habitacionales
tacionales.
urbanos.
Creación de nuevos ambientes regulatorios orientados a impulsar y apoyar
Desmantelamiento de los programas tradicio-
modalidades de trabajo precario.
Reprocesamiento de las regulacio- nales y financiados públicamente dirigidos a la
Implementación de programas de capacitación laboral orientados al recluta-
nes del mercado laboral. educación, capacitación y aprendizaje de jóvenes
miento de trabajadores en empleos de bajas remuneraciones.
trabajadores desplazados y desempleados.
Expansión de las economías informales.
Desmantelamiento de los modelos nacionales
Creación de zonas de libre comercio, zonas empresariales y otros espacios
autocéntricos de crecimiento capitalista.
‘desregularizados’ en las principales regiones urbanas.
Reducción paulatina de las políticas tradicionales
Creación de nuevas áreas de desarrollo, tecnopolos y otros ‘nuevos espacios
Reestructuración de las estrate- de compensación regional.
industriales’ a escalas subnacionales.
gias de desarrollo territorial. Creciente exposición de las economías locales y
Movilización de nuevas estrategias ‘glocales’ para recanalizar las capaci-
regionales a las fuerzas competitivas globales.
dades económicas e inversiones en infraestructura, hacia aglomeraciones
Fragmentación de los espacios económicos nacio-
‘conectadas globalmente’.
nales en sistemas regionales discretos.
Creación de espacios privatizados para el consumo de elites/corporativo.
Construcción de megaproyectos destinados a atraer inversiones corporativas
Eliminación de los espacios públicos urbanos y/o
y reconfigurar los patrones locales de uso del suelo.
intensificación de la vigilancia sobre ellos.
Transformaciones del ambiente Creación de comunidades enrejadas, enclaves urbanos y otros espacios de
Destrucción de los barrios de clase obrera para
construido y de las formas ur- reproducción social “purificados”.
abrir paso a una reurbanización especulativa.
banas. Corrimiento de las fronteras de gentrificación y la intensificación de la pola-
Repliegue de iniciativas de planificación orienta-
rización socioespacial.
das a la comunidad.
Adopción del principio “el mayor y mejor uso” como la base de importantes
decisiones de planificación de uso del suelo.

Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 9


Gradual desaparición de los enfoques sensibles Tendencia de los planificadores a enfocar la reforma ‘modernizadora’ de ma-
al contexto en la elaboración de política públicas nera general y prototípica, en su búsqueda de soluciones rápidas a problemas
Transferencia interlocal de po- locales. sociales locales (por ej., programas prestaciones sociales condicionadas,
líticas. Marginalización de las soluciones de origen modelos policiales ‘tolerancia cero’ para el control delictivo).
local a las fallas del mercado y del gobierno en Imposición de modelos de “mejores prácticas” descontextualizados derivados
el nivel local. de contextos extrajurisdiccionales.
Movilización de políticas de seguridad basadas en los modelos de ‘tolerancia
cero’ y’ventanas rotas’.
Destrucción de la ‘ciudad liberal’ en la cual todos
Re-regulación de la sociedad civil Introducción de nuevas formas discriminatorias de vigilancia y control
los habitantes son titulares de libertades civiles
urbana. social.
básicas, servicios sociales y derechos políticos.
Introducción de políticas para combatir la ‘exclusión’ a través de la reinserción
de individuos en el mercado laboral.
Discursos performativos sobre desorden urbano, Discursos ‘empresariales’ y representaciones enfocadas en la revitalización
Re-representación de la ciudad.
‘clases peligrosas’ y declinación de la economía. y rejuvenecimiento de las ciudades, y la reinversión en ellas.
Años 90–: La consolidación de diversas formas del neo- • la creación de nuevas instituciones regiona-
Reconstitución liberalismo en expansión desde comienzos de la les para promover el marketing territorial a
de estrategias
década de los noventa puede considerarse como escala metropolitana y (formas limitadas de)
neoliberales.
una reconstitución evolutiva del proyecto neolibe- coordinación intergubernamental.
ral, en respuesta a sus propias contradicciones De lo anterior se desprende que la destrucción Nuevos
inmanentes y tendencias a hacer crisis. En los creativa de espacio institucional a escala urbana realineamientos
últimos quince años, ha tenido lugar una marcada no se da como una transición lineal desde un institucionales
de carácter
reconstitución de las estrategias neoliberales, tam- modelo genérico de ‘ciudad de Bienestar’ hacia neoliberal.
bién a escala urbana. Por una parte, el imperativo un nuevo modelo de ‘ciudad neoliberal’. Más bien,
neoliberal básico de movilizar el espacio económico estos procesos multifacéticos de transformación
como arena para el crecimiento capitalista, para la institucional local implican un proceso de búsqueda
conversión de bienes y servicios en mercancías y en disputa que se desarrolla a base de prueba y
para implantar la disciplina de mercado, se ha man- error, en el cual el repertorio emergente de estra-
tenido como el proyecto político dominante de los tegias experimentales es movilizado en formas y
gobiernos municipales. Ciertamente, las institucio- combinaciones específicas al lugar en que se dan
nes estatales se han visto arrastradas a convertirse (Brenner 2004). No obstante, incluso en su forma
en formas cada vez más explícitas de destrucción ‘madura’, estas estrategias de localización suelen
creativa de los entornos urbanos construidos (véa- exacerbar los problemas de regulación que osten-
se Hackworth y Smith 2001; Weber 2002). siblemente buscan solucionar —como el estanca-
Sustitución de Por otra parte, las condiciones necesarias para miento económico y el desempleo o subempleo—,
neoliberalismos promover y mantener la competitividad económica generando a su vez nuevas rondas de mutaciones
destructivos por
nuevas formas de
han sido reconceptualizadas por muchas elites para impredecibles. Como consecuencia, las múltiples
urbanización incluir diversos criterios administrativos, sociales y formas y caminos de la urbanización neoliberal de-
neoliberal. ecológicos. Así, los neoliberalismos institucional- bieran considerarse no como medidas coherentes
mente destructivos de los ochenta aparentemente y sustentables destinadas a ‘solucionar’ las contra-
han sido sustituidos por formas cualitativamente dicciones y dilemas regulatorios arraigados en el
nuevas de urbanización neoliberal, que se hacen capitalismo contemporáneo, sino como estrategias
cargo activamente del problema de establecer reestructuradoras profundamente contradictorias
formas de coordinación y ‘gobernanza’ ajenas al que están desestabilizando significativamente los
mercado, a través de las cuales sostener la parti- escenarios heredados de gobernanza urbana y
cipación en el mercado, los recursos competitivos y regulación socioeconómica. El paisaje institucional
una continua acumulación. En estas circunstancias, del urbanismo neoliberal es, por consiguiente, agi-
las formas neoliberales de creación institucional ya tado y dinámico, uno cuya continua turbulencia es
no se orientan simplemente hacia la promoción de reflejo de la creatividad contradictoria del neolibera-
un crecimiento capitalista impulsado por el merca- lismo: su capacidad para responder reiteradamente
do, sino también hacia el establecimiento de nuevos a las fallas endémicas del diseño e implementación
‘mecanismos complementarios’ y otras formas de de políticas neoliberalizadoras a través de toda
desplazamiento de las crisis, a fin de blindar a los una gama de estrategias de desplazamiento de las
actores e intereses económicos poderosos frente a crisis, rápidos ajustes de las políticas, y ‘refomas’
las fallas endémicas de los mercados y regímenes experimentales. El paisaje de la neoliberalización
de gobernanza. —su ‘superficie’ topográfica— es así disparejo e
De manera igualmente decisiva, estas muta- inestable a la vez.
ciones también han implicado diversos realinea-
mientos institucionales a escala urbana, los cuales Conclusión: ¿de las ciudades neoliberalizadas Ciudades como
incluyen: al urbanismo neoliberal? terreno de prueba
• redes y agencias orientadas a los negocios de estrategias
Es importante reconocer que las ciudades no son neoliberalizadoras.
que han sido empoderadas con miras a su meramente arenas localizadas en las cuales se
participación en las disputas en torno a la
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 10

despliegan proyectos ‘accesorios’ de reestructu-


redistribución de los recursos; ración neoliberal. Por el contrario, durante las tres
• la movilización de nuevas formas de políticas últimas décadas, las ciudades se han convertido en
de desarrollo económico local que incorpo- espacios cada vez más centrales para la reproduc-
ren la cooperación interempresas y ‘clusters’ ción, transmutación y continua reconstitución del
industriales; neoliberalismo mismo. Así, podría argumentarse
• el despliegue de programas de base comuni- que a lo largo de este periodo ha estado ocurriendo
taria e iniciativas que ya no cumple el Estado una marcada urbanización del neoliberalismo, a
destinados a combatir la exclusión social; medida que las ciudades han devenido metas es-
• la promoción de nuevas formas de coordi- tratégicas y terrenos de prueba para una cada vez
nación y creación de redes interorganiza- más amplia gama de experimentos de políticas neo-
cionales entre las que hasta ese momento liberales, innovaciones institucionales y proyectos
eran esferas de intervención estatal local políticos. En estas condiciones, las ciudades se han
distintas; y convertido en incubadoras para la reproducción del
neoliberalismo como régimen institucional ‘viviente’, contra el neoliberalismo en todas sus formas. Vale
y en nodos generadores al interior de él. la pena recordar que tal como el neoliberalismo
Queda por verse si las profundas contradiccio- explotó las crisis del Estado de Bienestar keyne-
nes inherentes a la actual forma urbanizada del siano, y se alimentó de ellas, puede anticiparse
neoliberalismo en expansión posibilitarán apertu- que las crisis cada vez más profundas al interior
ras para reapropiaciones del espacio urbano más del proyecto mismo del neoliberalismo, y en torno a
progresistas, radical-democráticas, o si, por el él, abrirán nuevas oportunidades estratégicas para
contrario, las agendas neoliberales se afianzarán movimientos tanto reformistas como antihegemóni-
más firmemente aún al interior de las estructuras cos. Por supuesto, nada hay de predeterminado en
institucionales subyacentes a la gobernanza urba- tales luchas, pero parece indudable que el terreno
na. Si ocurriera esto último, nos asisten todas las urbano será un campo de batalla decisivo. Las lu-
razones posibles para anticipar la cristalización de chas locales en torno a viviendas dignas, salarios
geografías urbanas todavía más ‘racionalizadas’ y vitales y justicia medioambiental, cada una a su
mezquinas que las actuales, en las que las ciuda- manera, por ejemplo, plantean pertinentes alterna-
des se ven forzadas a incursionar agresivamente tivas progresistas al neoliberalismo. No obstante,
en políticas de marketing territorial mutuamente revertir el neoliberalismo también implicará una
destructivas, en las que el capital transnacional es extendida re‑regulación de la ciudad misma, en la
liberado de sus responsabilidades en cuanto a la forma de medidas destinadas a hacer frente a los
reproducción social local, y en las que los ciuda- corrosivos efectos de la competencia interurbana y
danos urbanos se ven crecientemente despojados la redistribución regresiva. Una de las claves para
del poder de conformar las condiciones básicas de trascender el neoliberalismo es, entonces, la cons-
la vida urbana cotidiana. trucción de nuevas formas de solidaridad urbana,
En el corto a mediano plazo, estas condiciones entre ciudades y al interior de ellas.
definen ampliamente el terreno para las luchas

Referencias
Amin, S. (1997) Capitalism in the Age of Lipietz, A. (1994) The national and the regional:
Globalization. London: Zed. their autonomy vis-à-vis the capitalist
world crisis. En R. Palan and B. Gills (eds.)
Bourdieu, P. (1998) Acts of Resistance: Against Transcending the State-Global Divide.
the Tyranny of the Market. New York: Free Boulder: Lynne Rienner Publishers, 23–44.
Press.
Peck, J, (2004) Geography and public policy:
Brenner, N. (2004) New state spaces. Oxford: constructions of neoliberalism. Progress in
Oxford University Press. Human Geography 28: 392–405.
Brenner, N. & Theodore, N. (2002) Spaces of Peck, J. & Theodore, N. (2007) Variegated
Neoliberalism: Urban Restructuring in North capitalism. Progress in Human Geography
America and Western Europe. London: 31: 731–772.
Blackwell.
Peck, J. & Tickell, A. (1994) Searching for a new
Gill, S. (1995) Globalisation, market civilisation institutional fix: The after-Fordist crisisand
and disciplinary neoliberalism. Millennium 24: global-local disorder. En A. Amin (ed.) Post-
399–-423. Fordism: A Reader. Oxford: Blackwell,
Hackworth, J. & Smith, N. (2001) The changing 280–315.
state of gentrification. Tijdschrift voor Peck, J. & Tickell, A. (2002) Neoliberalizing
Economische en Sociale Geografie, 92: space. Antipode 34: 380–404.
464–477.
Polanyi, K. (1944) The Great Transformation.
Harvey, D. (2005) A Brief History of Boston: Beacon.
Neoliberalism. Oxford: Oxford University
Swyngedouw, E. (1992) The Mammon quest:
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 11
Press.
‘Glocalisation’, interspatial competition and
Jessop, B. (2000) The crisis of the national the monetary order: The construction of new
spatio-temporal fix and the ecological scales. En M. Dunford & G. Kafkalas (eds.).
dominance of globalizing capitalism. Cities and Regions in the New Europe.
International Journal of Urban and Regional London: Belhaven Press, 39–62.
Research 24: 323–360.
Tickell, A. & Peck, J. (2003) Making global rules:
Leitner, H., Peck, J. & Sheppard, E. (eds.) (2007) globalization or neoliberalization? En J.
Contesting Neoliberalism: Urban Frontiers. Peck & H. W.-c. Yeung (eds.). Remaking the
New York: Guilford. Global Economy: Economic-Geographical
Leitner, H. & Sheppard, E. (1998) Economic Perspectives. London: Sage, 163–181.
uncertainty, inter-urban competition and the Weber, R. (2002) Extracting value from the city:
efficacy of entrepreneurialism. En T. Hall & neoliberalism and urban redevelopment.
P. Hubbard (eds.). The Entrepreneurial City. Antipode 34: 519–540.
Chichester: Wiley, 285–308.
Escuela de Líderes de Ciudad
La Escuela de Líderes de Ciudad en Talca es un programa a conflictos urbanos que afectan sus intereses y la calidad
de formación para la acción ciudadana. Se propone generar de vida de sus territorios. Diversos medios de comunicación
y renovar liderazgos sociales para incidir con voz propia en local han destacado estos hechos sociales y las propuestas
los procesos de cambio y desarrollo de esta ciudad interme- frente a los conflictos urbanos estudiados, los que han ido
dia, en un ejercicio del poder más democrático e inclusivo. ganando reconocimiento social en la Región.
Heredera de la Escuela de Planificadores Sociales-EPS/SUR El surgimiento de opinión pública crítica y propositiva en
(creada en 1987), es una iniciativa de SUR Corporación de torno a la ciudad, sus fenómenos, relaciones y transforma-
Estudios Sociales y Educación que desde el año 2003 se ciones, exige un esfuerzo educativo continuado para elevar
desarrolla en forma ininterrumpida en Talca, en alianza con el nivel de razonamiento, de argumentación y protagonismo
la ONG Surmaule y el Servicio de las Iglesias Evangélicas de los actores con menos poder de decisión. Pero sobre
(EED) de Alemania. todo, exige momentos y espacios públicos para el ejercicio
Entre el 2003 y 2008 en los seis ciclos de formación del foro, del debate y la confrontación de ideas y propuestas.
anual de la Escuela de Líderes de Ciudad han participado Y ése es el sentido de la Escuela de Líderes de Ciudad en
más de 220 mujeres y hombres dirigentes de organizaciones la Región del Maule.
sociales y territoriales, y de nuevos movimientos sociales;
así como funcionarios públicos, municipales, universitarios,
integrantes de gremios, partidos políticos, iglesias, etc. El
proceso formativo les permitió ampliar sus propios campos
de reflexión y de acción poniéndolos en relación a las pro-
blemáticas estructurales y complejas de la ciudad. Y desde
una perspectiva ciudadana, impulsaron iniciativas en torno

ESCUELA DE LÍDERES DE CIUDAD


(mayo-diciembre 2009)
Convocatoria 7º Ciclo de Actividades:
Temas Sociales nº 66 marzo 2009 • 12

“Ciudadanía, Comunicación Social y Opinión Pública en la Ciudad”


Foros, Talleres de Ciudad, Clases magistrales, Radio, Prensa
Información e inscripciones: corporacionsur@sitiosur.cl, patriciaboyco@sitosur.cl

SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación


José M. Infante 85 Providencia • Fono: (56-2) 236 0470 • Fax: (56-9) 235 9091
Santiago de chile
http://www.sitiosur.cl