You are on page 1of 5

ANARQUIA DEFENDIDA POR ANARQUISTAS

Por John Most y Emma Goldman

Para la mayor parte de los americanos anarquía es una mala palabra, otro nombre para la
maldad, la perversidad y el caos. Los anarquistas son vistos como un rebaño de despeinados,
sucios, viles y rufianes empeñados en asesinar a los ricos y dividir su capital. Sin embargo,
anarquía, para sus seguidores significa la unión mediante la ausencia de todo gobierno del
hombre por el hombre; en suma, significa la libertad individual perfecta.

Si hasta el momento el significado de la anarquía ha sido interpretado como el estado de mayor


desorden, es porque han enseñado a la gente que sus asuntos están regulados, que ellos son
gobernados sabiamente, y que esa autoridad es una necesidad.

En siglos pasados cualquier persona que afirmo que la humanidad podía arreglárselas sin la
necesidad de una autoridad mundana y espiritual fue considerado un loco, y fue colocado en un
loquero o quemado en la hoguera; mientras que hoy son cientos de miles de hombres y mujeres
los infieles que desprecian la idea de un Ser sobrenatural.

Los librepensadores de hoy día, por ejemplo, todavía creen en la necesidad del estado, que
protege la sociedad; no desean conocer la historia sangrienta de nuestras instituciones. Ellos no
entienden que el gobierno no pudo y no puede existir sino mediante la opresión; que cada
gobierno a cometido hechos oscuros y grandes crímenes contra la sociedad. El gobierno se ha
desarrollado en el orden, el despotismo, la monarquía, la plutocracia; pero siempre ha sido
tiranía.

No se puede negar que hay un gran número de sabios y personas bien intencionadas que están
ansiosos por mejorar las condiciones actuales, pero no se han emancipado lo suficiente a sí
mismos de los prejuicios y supersticiones de la edad oscura como para comprender la
verdadera esencia de la institución llamada gobierno.

“¿Cómo podemos vivir sin gobierno?” preguntan estas personas. “si nuestro gobierno es malo
trataremos de conseguir uno bueno, pero debemos tener gobierno cueste lo que cueste”.

El problema es que no hay tal cosa como un buen gobierno, porque su propia existencia se
basa en la sumisión de una clase a la dictadura de otra. "Pero los hombres deben ser
gobernados", observan algunos; "ellos deben ser dirigidos según leyes”. Bien, si los hombres
son niños que deben ser conducidos, ¿quien entonces es tan perfecto, tan sabio, tan intachable
para ser capaz de gobernar y dirigir a sus muchachos?

Afirmamos que el hombre puede y debe gobernarse a sí mismos individualmente. Si los


hombres son todavía inmaduros, los gobernantes lo son de la misma manera. ¿acaso puede
una persona, o un pequeño numero de estas conducir a todos los millones de ciegos que
componen una nación?

"Pero debemos tener alguna autoridad, al menos”, nos dijo un amigo americano. Ciertamente
debemos, y la tenemos, también; esta es el poder inevitable de las leyes naturales, que se
manifiesta en el mundo físico y social. Podemos o no podemos entender estas leyes, pero
debemos obedecer ellas porque son una parte de nuestra existencia; somos los esclavos
absolutos de estas leyes, pero en tal esclavitud no hay ninguna humillación. La esclavitud tal
cual existe hoy día mediante un dominador externo, un legislador que se mantiene fuera de
aquello que controla; mientras las leyes naturales no están fuera de nosotros, ellas están en
nosotros; vivimos, respiramos, pensamos, nos movemos sólo por estas leyes; ellos no son por
lo tanto nuestros enemigos, sino nuestros benefactores.

¿Están las leyes creadas por el hombre, las leyes de nuestros estatutos echas en conformidad
con las de la naturaleza? Nadie, pensamos, puede tener la temeridad para afirmar que ellas no
lo están.

Es porque las leyes que prescriben para nosotros los hombres no están en conformidad con las
leyes de la Naturaleza que la humanidad sufre de tanto mal. Es absurdo hablar de la felicidad
humana, mientras los hombres no sean libres.

No es de extrañar que algunas personas estén tan amargamente opuestas a la anarquía y sus
exponentes, ya que exige el cambio tan radical de los conceptos, mientras que los últimos
ofenden en lugar de conciliar por el celo de su propaganda.

La paciencia y la dimisión son predicadas al pobre, prometiéndolos una recompensa en el en el


futuro. ¿Qué puede importar al paria desgraciado que no tiene ningún lugar que pueda llamar
propio, quien ansia un pedazo del pan, que las puertas de Cielo están más ampliamente
abiertas para él que para el rico? Ante la gran miseria de las masas tales promesas parecen
una amarga ironía.

He conocido a muy pocas mujeres inteligentes y hombres que con honestidad y conciencia
podría defender los gobiernos impuestos; incluso algunos de ellos estuvieron de acuerdo
conmigo en muchos puntos, pero se carece de valor moral, en lo que respecta a la cuestión de
dar el paso al frente y de declararse abiertamente en simpatía con los principios anarquistas.

Nosotros, hemos elegido el camino establecido para nosotros por nuestras convicciones que se
oponen a la organización del Estado, en principio, alegando el derecho igual de todos a trabajar
y disfrutar de la vida.

Una vez libre de las restricciones de la autoridad ajena, los hombres entrarán en libre
relaciones; organizaciones espontáneas surgirán en todas partes del mundo, y cada uno
contribuirá a su bienestar común y al trabajo tanto como él o ella es capaz de hacerlo, y
consumirá en función de sus necesidades. Todas las invenciones técnicas y descubrimientos se
emplearán para hacer que el trabajo sea cada vez más fácil y agradable, y la ciencia, la cultura
y el arte se utiliza libremente para perfeccionar y elevar la raza humana, mientras que la mujer
será igual al hombre.

"Esta todo dicho", contesta alguien, "pero las personas no son ángeles, las personas son
egoístas".

¿Qué les parece? El egoísmo no es un delito, sólo se convierte en un crimen cuando las
condiciones son tales como para dar una persona la oportunidad de satisfacer su egoísmo, en
detrimento de otros. En una sociedad anarquista cada uno buscará satisfacer su ego, pero
como la Madre Naturaleza ha organizado las cosas de modo que sólo sobreviven los que tienen
la ayuda de sus vecinos, el hombre, a fin de satisfacer su ego, extenderá su ayuda a quienes lo
ayudan y, de esta forma, el egoísmo no será más una maldición sino una bendición.

Una daga en una mano, una antorcha en el otro, y todos sus bolsillos desbordantes con
bombas de dinamita – tal es la imagen del Anarquista dibujada por sus enemigos. Ellos lo miran
simplemente como una mezcla de un idiota y un bribón, cuyo objetivo exclusivo es un universo
desordenado, y cuyo único medio para lograr lo que se propone es matarlos a todos y a cada
uno que difiera con el.
La imagen es una fea caricatura, pero su aceptación general no debe ser sometida a pregunta,
considerando como continuamente la idea ha sido martillada en la mente del público. Sin
embargo, creemos que la Anarquía -que es la libertad de cada individuo de la coacción dañosa
por otros, sea esta por otros individuos o un gobierno organizado- no pueden ser lograda sin la
violencia y esta violencia es la misma que venció con los Termópilas y en la Batalla de
Maratón.

La demanda popular de la libertad es más fuerte y más clara que nunca, y las condiciones para
alcanzar el objetivo son más favorables. Es evidente por el curso entero de historia y la
evolución que la esclavitud de cualquier clase, la coacción bajo cualquier forma, debe romperse,
y de tras lo cual la libertad, la libertad llena e ilimitada, para todo y de todos debe llegar.

De esto se deduce que el anarquismo no puede ser un movimiento retrogado, como se ha


insinuado, para que los anarquistas marchen en la furgoneta y no en la retaguardia del ejército
de la libertad.

Consideramos que es absolutamente necesario que la masa del pueblo no olvide ni por un
momento la gigantesca competencia que vendrá antes de que sus ideas puedan ser
comprendidas y, por tanto, deben utilizar todos los medios a su disposición -la expresión, de
prensa, la escritura- para acelerar el desarrollo revolucionario.

El bien de la humanidad, como en el futuro debe y será planeado, depende del comunismo. El
sistema de comunismo lógicamente excluye todas y cada una de las relaciones entre el amo y
el siervo, y significa realmente el anarquismo, y el camino que conduce a este objetivo es la
revolución social.

En cuanto a la violencia que la gente tome como característica anarquista, no fue y no será
negado que la mayoría de los anarquistas se siente convencido de que "la violencia" no es
reprobable en cuanto a la realización de sus convicciones siempre que sea utilizada por los
oprimidos para obtener la libertad. El levantamiento de los oprimidos siempre ha sido
condenada por los tiranos. Persia estaba asombrada de Grecia, Roma de las Horcas Caudinas,
e Inglaterra de Bunker Hill ¿Puede la anarquía esperar menos, o exigir victorias sin esforzarse
para ello?

MADRE TIERRA
E. Goldman and M. Baginski

Presentación de la revista Mother Earth

Marzo, 1906, No. 1

Hubo un tiempo en el cual los hombres se imaginaron a la Tierra como el centro del universo.
Las estrellas, grandes y pequeñas, creían, fueron creadas simplemente para su deleite. Esa era
su vana concepción, por la cual un ser supremo, cansado de la soledad, había fabricado un
juguete gigantesco y los habían puesto en la posesión de él.
Cuando, sin embargo, la mente humana fue alumbrada por la luz de la antorcha de la ciencia,
ésta vino para entender que la Tierra era sólo una de una miríada de estrellas que flotan en el
espacio infinito, una mera mota de polvo.

El hombre fue emitido desde el vientre de la Madre Tierra, pero él no lo sabía, ni reconoció, a
quien le adeuda su vida. En su egoísmo pidió una explicación de sí mismo en el infinito, y de
sus esfuerzos surgió la sombría doctrina por la cual él no estaba relacionada con la Tierra, que
ella era sólo un lugar de descanso temporal para sus pies desdeñosos y que ella no sostuvo
nada para él excepto la tentación de degradarse. Los intérpretes y los profetas del infinito del
cual surgieron, crearon el "Más allá" proclamando el Cielo y el Infierno, entre los cuales esta de
pie el pobre, el espantado ser humano, atormentado por aquel monstruo nacido sacerdote, la
Conciencia.

En este esquema espantoso, dioses y diablos emprendieron la guerra eterna el uno contra el
otro con el hombre desgraciado como el premio de victoria; y el sacerdote, el intérprete
constituido de la voluntad de los dioses, se sitúo delante del único refugio del daño exigiendo
como el precio de entrada la ignorancia, el ascetismo, y la total abnegación, pero que podría
acabar en la subyugación completa del hombre a la superstición. Se les enseño que el Cielo, el
refugio, es la antítesis misma de la Tierra, que es la fuente de pecado. Para adelantar para él un
asiento en el Cielo, el hombre devastó la Tierra. Aún así se renovó a si misma, la buena madre,
y vino otra vez cada primavera, radiante de belleza juvenil, llamando a sus niños para venir a su
pecho y tomar su generosidad. Pero cada vez el aire espeso creció con la venenosa oscuridad,
cada vez una voz hueca fue oída llamando: "no toques la hermosa forma de la hechicera que
conduce al pecado".

Pero mientras los sacerdotes censuraron la Tierra, hubo otros que encontraron en ella una
fuente de poder y tomaron posesión de ella. Entonces resultó que los autócratas en las puertas
de Cielo unieron sus fuerzas con los poderes que habían tomado de la posesión de la Tierra; y
la humanidad comenzó su marcha sin objetos, monótona. Pero la madre buena ve los pies
sangrientos de sus niños, ella oye sus gemidos, y ella alguna vez llama a ellos para decirles
que ella es suya.

Para los contemporáneos de George Washington, Thomas Paine y Thomas Jefferson, Estados
Unidos parece inmensa, sin límites, llena de promesas. La madre tierra, con las fuentes de
riqueza enormes ocultadas dentro de los pliegues de su amplio pecho, amplió sus brazos y
hospitalarias invitaciones a todo los que vinieron a ella de tierras arbitrarias y despóticas – la
madre tierra yace dispuesta a darse por igual a todos sus hijos. Pero pronto ella fue tomada por
unos pocos, despojada de su libertad, cercada, convertida en una presa de quienes fueron
dotados con la astucia e inescrupolacidad. Ellos, que habían luchado por la independencia del
yugo británico, pronto se hicieron dependientes entre ellos; dependientes en cuanto a bienes,
riqueza y poder. La libertad se escapo en el desierto, y la vieja batalla entre patricios y
plebeyos estalló en el nuevo mundo, con mayor amargura y vehemencia. Un período de cien
años había bastado para convertir una gran república, una vez maravillosamente establecida,
fue un estado arbitrario que sometió un número enorme de su población a la esclavitud material
e intelectual, permitiendo a unos pocos privilegiados monopolizar todo recurso material y
mental.

Durante los últimos años, los periodistas norteamericanos han tenido mucho que decir acerca
de las terribles condiciones en Rusia y la supremacía de la censura rusa. ¿Han olvidado la
censura aquí? una censura mucho más potente que la de Rusia.

¿Han olvidado que cada línea que escriben es dictado por el color de la política del periódico en
el que escriben; por las firmas publicitarias; por el poder de dinero; por el poder de
respetabilidad; por Comstock? ¿Han olvidado ellos que el gusto literario y el juicio crítico de la
masa de la gente han sido satisfactoriamente moldeados para satisfacer la voluntad de estos
dictadores, y servir como una base para los negocios de los listos especuladores literarios? El
número de Rip Van Winkles en la vida, la ciencia, la moral, el arte y la literatura es muy grande.
Innumerables fantasmas, como noto Ibsen cuando analizó la moral y las condiciones sociales
de nuestra vida, aún mantienen la mayoría de la raza humana en el temor. (…)