You are on page 1of 2

EL ESTERO, PAISAJE COTIDIANO LLENO DE BASURA

Por: Grupo 11 Subgrupo 4

Diariamente cuando salimos de clases, a veces para relajarnos o para “matar el


tiempo” acostumbramos tomar una caminata por un malecón. Sea Universitario o Del
salado, el mismo paisaje vemos. Árboles, pájaros, flores, todo hermoso. Siempre
sentimos una suave brisa que nos refresca, sombra donde escondernos del ardiente
sol de invierno, un banco donde sentarnos a descansar, todo lindo viendo hacia arriba
o el horizonte, hasta que bajamos la mirada y vemos por debajo de donde
caminamos o entre las raíces de los árboles que no están plantados en los
malecones, sino en el Estero Salado. Es inevitable ver la cantidad de basura
acumulada por debajo de éstos, o ver a la gente tirar la basura, andar en lancha a
motor y tirar cosas desde el malecón hacia las lanchas, sin cuidado que caigan en las
lúgubres aguas del Estero. Lástima que no se les pueda corregir, porque al intentarlo
nos tildan de metiches, de personas que deben preocuparse por sus asuntos. Es
verdad, debemos preocuparnos por nuestros asuntos, y el cuidado de uno de los
medios ambientes de nuestra ciudad es uno de ellos. ¿Justo? No para nosotros, ni
para el pobre Estero, el cual lo soporta todo en total silencio.

Es algo cotidiano ver que en él se acumulan restos de hojas caídas, pero no solo de
árboles, sino de cuadernos. También es normal ver latas de cerveza, botellas, fundas,
envases de helados y otro tipo de trastos inservibles, pero perfectamente reciclables.

Nos preguntamos… ¿Para qué están los guardias en el malecón? ¿Para sólo estar de
pie? ¿Para evitar robos? ¿O también para cuidar del bienestar del Estero Salado? Para
todo eso, pero casi nada de eso hacen. Nadie se preocupa, sólo miran hacia arriba, o
hacia el horizonte, y no se dignan a bajar la mirada, a ver la realidad del asunto, más
allá de lo que ven.

El Malecón no es solo para pasear, para ir con una pareja, para estudiar o terminar
tareas, sino también para cuidar el medio ambiente. ¿Cómo es posible que la gente
sea tan desconsiderada que tira todo lo que no quieran al Estero? Todo esto parte
desde las autoridades, quienes sólo se preocupan de embellecer la ciudad y ocultar
las cosas que se necesitan arreglar. ¿Por qué arreglar los malecones y tener la
promesa fija de “Habrá un malecón donde haya estero”? Simplemente para verlo
todo limpio, en lugar que sea todo limpio, aseado, y sobre todo, protegiendo la
ecología de nuestro Estero, el cual cada vez va perdiendo más territorio, para
convertirse en un simple acúmulo de agua rodeado de puentes peatonales, bancos y
luminarias, olvidando que es el hábitat de varios animales y plantas que están
perdiendo su hogar.

Hay que rescatar nuestras áreas verdes. Al decir o escribir esto no nos referimos
específicamente a jardines y bosques. Esto también incluye manglares y esteros. Es
verdad que nos sentimos bien al ver la gran infraestructura de nuestros malecones,
cómodos, con locales comerciales o patios de comidas, televisores y tranquilidad para
poder estudiar, con juegos, centros de convenciones y entretenimientos, pero nos
olvidamos del hábitat de peces, aves y plantas que cada vez pierde terreno.

Es triste ver que hay gente que tira la basura por costumbre, inercia, ignorancia, y
otras que lo hacen a propósito, es lamentable ver que muchas veces el ser humano
no recibe la educación adecuada para reconocer si sus acciones son buenas o malas.
Desde las escuelas debemos reforzar la educación, controlar que nos niños no
ensucien el medio ambiente natural, para que después no sufran las consecuencias
de nuestros actos o de sus propios actos. Es bueno saber desde pequeños que hay
que respetar a la Madre Naturaleza y cuidarla como un tesoro, porque eso es lo que
es, un tesoro, Patrimonio Mundial, que poca gente lo reconoce y muchos lo olvidan y
ensucian.

1
Con esto se trata de hacer un llamado a la sociedad. Por favor, no ensucien. Piensan
que nada les pasará porque no viven cerca del Estero Salado, pero no saben que lo
que suceda allí se sentirá en todo el mundo, así como el calentamiento global,
empieza en un lugar, pero se siente en todo el mundo. Simplemente están
colaborando a la destrucción de nuestro hogar llamado Planeta Tierra, y forzándonos
a crear más tecnología que nos mantenga vivos y dañe nuestro hábitat, nuestra
biosfera, nuestro medio ambiente.

Related Interests