You are on page 1of 4

LA QUINTA DISCIPLINA

Nuestra manera de ver el mundo es fundamental para tener éxito en el campo


empresarial y personal, sin embargo esta visión del mundo debida a la manera
como fuimos educados o como hemos absorbido el aprendizaje en el curso de
nuestra vida, está llena de ideas preconcebidas que en la mayoría de
ocasiones dificultan tener una mayor visión y claridad respecto a los pasos que
debemos seguir para alcanzar las metas deseadas. El autor del texto
propende por una visión que sea más una suma de partes y no una toma
aislada de pequeños fragmentos que no nos permiten por sí mismos entender
el funcionamiento total del sistema al que pertenecen. Este nuevo enfoque de
cualquier aspecto de la vida humana que para el caso el autor ha denominado
“sistema” se logra al desarticular esquemas aprendidos y anquilosados,
sustituyéndolos por una forma nueva de ver y hacer las cosas en armonía con
las demás partes que integran ese sistema, abandonando el criterio
individualista con el que hemos sido educados por años. Los cambios a
introducir se basan en replantear la idea que tenemos acerca de funciones y
aprendizaje entre ellos se destacan estas ideas:

- Un conjunto de funciones aparentemente independientes son


mutuamente importantes para el éxito conjunto, de tal manera que en
un sistema no existe nada totalmente independiente, mientras no se
forme un conjunto que accione al unísono y con una misma meta,
una idea posible en teoría, no alcanzará su desarrollo en la práctica.

- La metanoia es un término al que apela el autor para explicar el


verdadero sentido de aprender, que es para el caso entender el
concepto más profundo de aprendizaje y este concepto más
profundo radica en comprender el mundo y cada proceso, meta,
organización o empresa, como un todo que interactúa y cuyas
acciones afectan a ese todo, y no como un juego de partes sin
relación.

- Los problemas de aprendizaje están anclados en preconceptos


aprendidos en el pasado, en que la educación era primordialmente
individualista y memorística, sin contenido explicativo respecto a la
interacción de las cosas, o puede deberse incluso a fallos ignorados
en la educación que no fueron corregidos a tiempo.

Las temáticas centrales a desarticular del modo en que vemos el mundo


comprenden unos puntos centrales que se podrían resumir de la siguiente
manera:
- Yo soy mi puesto, desde el punto de vista del individualismo y la falta
de percepción de la realidad conjunta en una organización, por ello
las personas se pierden en el esquema de que se reducen a un
punto independiente y solo responden por ese punto.

- El enemigo externo es otro preconcepto que va de la mano con la


visión individual de las cosas, echar la culpa a otros es normal
cuando algo sale mal, y lo que permite ver, en opinión del autor es la
incapacidad del equipo para ver el conjunto y poder así prever los
inconvenientes que llevaron al fracaso.

- La ilusión de hacerse cargo, ser proactivo aunque en ocasiones sea


necesario y asertivo, normalmente aumenta el desgaste y solo es un
paliativo que dilata un desenlace no deseado.

- La fijación en los hechos, la inmediatez, marca de la sociedad actual


puede resultar fatal para un sistema, fijarse en los acontecimientos
inmediatos sin analizar de donde surgen ni hacia donde llevan, corta
la posibilidad de actuar frente a problemas actuales y mucho menos
permite tomar un curso adecuado respecto a un futuro.

- La parábola de la rana hervida es una alusión del autor a un suceso


cotidiano, más no inmediato, los problemas de fondo dan pequeñas
señales, que no se toman en cuenta y no se notan a veces, hasta
que es demasiado tarde.

- La ilusión de que se aprende con la experiencia, el autor señala que


no siempre es necesario pasar por ello, si se desarrolla la estrategia
del pensamiento sistémico es posible aprender de la observación de
las señales y los errores ajenos, para de esta manera planificar y
reducir riesgos.

- El mito del equipo administrativo, aplicándose a las organizaciones


en específico describe una realidad común en todo sistema o
empresa, un grupo de personas originalmente reclutadas para la
asesoría, prevención y desarrollo corporativo, termina
constituyéndose en una élite inoperante para el aprendizaje e
incapaz de prever acciones positivas para el sistema que debe
proteger.

Para ilustrarnos mejor el autor narra la experiencia del juego de la cerveza de


los enamorados, un juego relacionado con la oferta y la demanda y con tres
posiciones relevantes para el caso, un minorista, un mayorista o distribuidor y
la fábrica del producto. Lo relevante de esta alusión es el desenlace, que
siempre es el mismo, la acumulación de inventarios en los tres sectores y el
estancamiento temporal en la producción con peligroso riesgo para las partes
de salir seriamente perjudicados. El juego siempre fracasa en mayor o menor
medida, de acuerdo a unas variables, pero el resultado es siempre el mismo.
El motivo del fracaso se debe a varios factores, pero entre los más relevantes
está la falta de comprensión sistémica del ciclo de oferta y demanda, así como
el de pedidos y demoras en la entrega de los mismos, estos factores inducen a
los participantes del juego a tener una percepción errada de lo que está
sucediendo debido a la falta de interés y la falta de comunicación entre las
partes del proceso. Esta percepción errada lleva a tomar decisiones equivocas
que terminan causando graves inconvenientes a todas las partes, que acto
seguido se responsabilizan unas a otras hasta terminar descubriendo que con
un poco más de atención al ciclo habrían podido no evitar del todo, pero reducir
considerablemente el resultado adverso.

Para Senge una organización inteligente debe practicar 5 disciplinas que se


podrían explicar brevemente así:

- Romper esquemas de modelos mentales, ver el sistema como un


todo, observar e interesarse por la interacción de las partes del
mismo y las consecuencias que puede traer positiva o negativamente
esta interacción.

- Fortalecer el dominio personal que permite, en palabras del autor


“aclarar y ahondar continuamente nuestra visión personal, concentrar
las energías, desarrollar paciencia y ver la realidad objetivamente”.

- Fomentar el trabajo de equipo, pero esta vez denominado y enfocado


al concepto de “aprendizaje de equipo”, esta disciplina del
aprendizaje comienza con el “diálogo”, como “la capacidad de los
miembros del equipo para suspender los supuestos e ingresar en un
auténtico “pensamiento conjunto”.”.

- Tener una visión compartida, pero esta no debe ser impuesta y ante
los casos de reticencia un buen líder debe observar en que
conceptos se enraíza la misma y atacarlos sin ejercer demasiada
presión, ya que si no se desea pertenecer, compartir esa visión y
aportar de manera voluntaria un esfuerzo, la función de esa parte del
sistema fracasa y con ella, a mediano o largo plazo es posible que
también colapse todo el sistema.

- El pensamiento sistémico, la quinta disciplina, integra las demás


disciplinas, entendiendo interacciones. No se puede imaginar un
futuro y alcanzarlo sin entender las fuerzas que hay que dominar
para llegar a esa meta. Este pensamiento se alcanza mediante las
leyes de la quinta disciplina que son definidos por el autor como que
los problemas de hoy derivan de las aparentes “soluciones” del
pasado, que cuanto más se presiona, más presiona el sistema, que
la conducta mejora antes de empeorar; que el camino fácil lleva al
mismo lugar, que una cura puede ser peor que la enfermedad, que lo
más rápido es lo más lento, que la causa y el efecto no están
próximos en el tiempo y espacio, que los cambios pequeños pueden
producir grandes resultados, pero las zonas de mayor
apalancamiento a menudo son las menos obvias, que se puede
alcanzar dos metas aparentemente contradictorias, que dividir un
elefante por la mitad no genera dos elefantes pequeños, y que no
hay culpa, todas estas reflexiones llevan a percibir que siempre es
mejor ir despacio y afianzar soluciones de corte permanente con
miras al éxito que conformarse con paliativos que antes o después
pasarán factura a la organización sin que pueda encontrarse un
responsable directo, ni determinarse un momento específico en que
la crisis se produjo por ser esta el resultado de mucho tiempo de
errores cometidos y problemas no resueltos.

El esquema de Senge tiene una estructura comprensible y flexible, existen


algunos puntos en los que habría que reparar, como lo es la dificultad de
desmontar en un líder dentro de una organización jerárquica la idea de que
forma parte de un todo con una organización y que su función es igual que
importante que la de las personas en menor jerarquía. Especialmente en
culturas como la latinoamericana este concepto, aunque lógico, más
humanizado y probablemente funcional de ser implementado, dista de ser
ampliamente aceptado. El texto de Senge es una invitación a la reflexión
acerca de nuestra manera de ver el mundo y su funcionamiento, replantear
comportamientos e ideas, evidentemente analizarlos y compararlo con otros
pensamientos e ideas poniendo de esta manera en funcionamiento el
pensamiento sistémico en nuestra profesión y en nuestras vidas.