You are on page 1of 456

SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION Y DESARROLLO ECONOMICO:

UNA INTERPRETACION DEL CASO ARGENTINO

ANDRES LOPEZ

Junio del 2000

Trabajo de tesis preparado para la carrera de Doctorado (área Economía) de la Facultad


de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, bajo la dirección del Dr.
Daniel Chudnovsky.
INDICE
SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION Y DESARROLLO ECONOMICO: UNA INTERPRETACION
DEL CASO ARGENTINO........................................................................................................................... ..1

ANDRES LOPEZ................................................................................................................. ........................1

INDICE................................................................................................................................... ......................2

INTRODUCCION............................................................................................................... ..........................1

CAPITULO I................................................................................................................................... ..............5

INNOVACION, CAMBIO TECNOLOGICO Y DESARROLLO ECONOMICO.............................................5


1) LA CONCEPCIÓN DE LOS PROCESOS DE CAMBIO TECNOLÓGICO...............................................................................6
a) Conocimiento e innovación en los enfoques neoclásico y evolucionista.............................................6
b) El papel de la firma en los procesos de innovación ........................................................... ...............10
c) El modelo interactivo (“chain linked”) de innovación...................................................... ....................14
d) Paradigmas tecno-económicos y ciclos de largo plazo.................................................................. ....17
2) INNOVACIÓN Y CRECIMIENTO: LA VISIÓN DEL MAINSTREAM...................................................................................19
3) INNOVACIÓN, CRECIMIENTO Y DESARROLLO: LOS ENFOQUES ALTERNATIVOS..............................................................26
4) EL CONCEPTO DE SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN........................................................................................32
5) CAMBIO TECNOLÓGICO Y SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO.......................................36
6) LA ESPECIFICIDAD DE LOS PROCESOS DE CAMBIO TECNOLÓGICO EN EL SECTOR AGROPECUARIO....................................48
7) CONCLUSIONES: EL MARCO CONCEPTUAL Y LAS PRINCIPALES PREMISAS E HIPÓTESIS DE TRABAJO PARA ANALIZAR LA
EVOLUCIÓN DEL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN EN LA ARGENTINA.......................................................................51

CAPITULO II................................................................................................................................. .............54

EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION EN LA ARGENTINA: LA ETAPA AGROEXPORTADORA


(1860-1930)............................................................................................................................... .................54
1) LA ECONOMÍA DEL PERÍODO AGROEXPORTADOR: EVOLUCIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES.......................................58
a) El contexto internacional............................................................................................................ ........58
b) La creación de las bases institucionales del modelo agroexportador.............................. ..................63
c) La estructura y evolución de la economía...................................................................................... ....66
d) El sector agropecuario........................................................................................................... ............73
e) El sector industrial.................................................................................................. ...........................81
2) POLÍTICAS Y ACTIVIDADES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, SISTEMA EDUCATIVO Y SECTOR EMPRESARIO EN LA ETAPA
AGROEXPORTADORA.....................................................................................................................................95
a) Las actividades científicas................................................................................................ .................95
b) La política tecnológica y la incorporación de tecnología en los sectores productivos......................101
c) El sistema educativo y la formación de recursos humanos........................................................... ...116
d) El sector empresario............................................................................................................. ...........126
3) EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN DURANTE EL PERÍODO AGROEXPORTADOR: CONCLUSIONES................................134
CAPITULO III............................................................................................................................. ..............139

EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION EN LA ARGENTINA: LA INDUSTRIALIZACIÓN


SUSTITUTIVA DE IMPORTACIONES (1930-1976)................................................................................ .139
1) LA ECONOMÍA DE LA ISI: EVOLUCIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES.................................................................142
a) El contexto internacional......................................................................................................... .........142
b) La estructura y evolución de la economía y las instituciones durante la ISI en la Argentina...........148
c) El sector agropecuario................................................................................................... ..................159
d) El sector industrial............................................................................................... ............................166
2) CAMBIO TECNOLÓGICO E INNOVACIÓN EN EL AGRO Y LA INDUSTRIA......................................................................178
a) El sector agropecuario........................................................................................................ .............178
b) El sector industrial............................................................................................... ............................182
3) POLÍTICAS DE CYT Y SISTEMA EDUCATIVO DURANTE LA SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES...........................................205
a) Una caracterización general de las políticas de ciencia y tecnología durante la ISI........................205
b) Las principales instituciones estatales................................................................................ .............226
d) El sistema educativo y la formación de recursos humanos.......................................... ...................251
4) EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN DURANTE LA INDUSTRIALIZACIÓN SUSTITUTIVA DE IMPORTACIONES: CONCLUSIONES. . .265
CAPITULO IV....................................................................................................................................... ....271

EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION EN LA ARGENTINA: LA APERTURA Y


REESTRUCTURACION DE LA ECONOMIA (1976-1999)................................................. .....................271
1) LA ECONOMÍA ARGENTINA DE 1976 A FINES DE SIGLO: EVOLUCIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES............................274
a) El contexto internacional......................................................................................................... .........274
b) La estructura y evolución de la economía y las instituciones en la Argentina................................ ..283
c) El sector agropecuario................................................................................................... ..................297
d) El sector industrial............................................................................................... ............................301
2) CAMBIO TECNOLÓGICO E INNOVACIÓN EN LA ECONOMÍA LOCAL...........................................................................311
a) Algunos indicadores relativos a ciencia, tecnología e innovación en la Argentina...........................311
b) El sector agropecuario........................................................................................................ .............332
c) El sector industrial....................................................................................................................... .....338
3) POLÍTICAS DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA Y SISTEMA EDUCATIVO DURANTE EL PROCESO DE APERTURA Y REESTRUCTURACIÓN . .348
a) Una caracterización general de las políticas de ciencia y tecnología hasta 1990............................348
b) Las políticas de ciencia y tecnología en los años 1990.............................................. .....................350
c) Las principales instituciones estatales........................................................................... ..................367
d) El sistema educativo............................................................................................................. ...........395
4) EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN DURANTE LA APERTURA Y REESTRUCTURACIÓN DE LA ECONOMÍA: CONCLUSIONES....406
CAPITULO V....................................................................................................................................... .....417

SISTEMA NACIONAL DE INNOVACIÓN Y DESARROLLO ECONÓMICO: LAS CONCLUSIONES


PARA EL CASO ARGENTINO............................................................................................................ .....417

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.......................................................................................... ..............426

3
INTRODUCCION
Una y otra vez los argentinos, así como muchos extranjeros, se han interrogado acerca de las
razones del "fracaso" del país en recorrer un sendero de desarrollo sostenido durante el siglo
XX. La Argentina, que alguna vez ocupó un lugar entre las principales economías del mundo
en términos de su ingreso per cápita, que disponía de una enorme riqueza natural en su fértil
pampa húmeda y que contaba con una población predominantemente de origen europeo y
con calificaciones educativas relativamente favorables, estaba, en la primera mitad de este
siglo, aparentemente destinada a integrarse al "club" de los países ricos.

Sin embargo, su performance en materia de desarrollo económico-social ha sido, luego de la


crisis del '30, claramente inferior no sólo a las expectativas previas, sino también a la de una
buena cantidad de países que, en principio, no parecían contar con similares ventajas y que,
de hecho, estaban muy atrás de la Argentina hasta aquel momento. Así, la Argentina hoy se
ubica cómodamente entre las naciones de ingreso medio, muy lejos de los niveles de producto
per cápita de los países más avanzados.

Las razones dadas para explicar este fenómeno han sido naturalmente variadas. Economistas,
sociólogos, politólogos e historiadores han tratado de indagar, desde distintos ángulos, sobre
el tema, sin que hoy exista un consenso más o menos significativo al respecto. Más aún, se
han propuesto explicaciones absolutamente contradictorias entre sí; sólo como ejemplo,
podemos señalar que mientras que para algunos analistas la causa principal del atraso ha sido
el excesivo intervencionismo del Estado post-1930, otros lo adjudican a los problemas y
limitaciones que hicieron que dicho intervencionismo no fuera tan efectivo como en otros
países -Japón, Corea, Taiwan, incluso Brasil-.

El área de discrepancias se extiende a la evaluación de los dos grandes períodos en los que
suele dividir la evolución de la economía argentina hasta la década de 1980. Mientras que
para algunos analistas la etapa agroexportadora fue la más brillante en términos del desarrollo
del país, para otros se trató meramente de una gran "burbuja" de crecimiento, basada en la
existencia de una significativa renta diferencial, que estuvo desde sus inicios inevitablemente
destinada a interrumpirse. En tanto, la industrialización sustitutiva de importaciones (ISI) es
vista por muchos como una fase en la cual, si bien de forma trunca, se avanzó por el camino
de la modernidad social y productiva, mientras que otros la identifican con la esencia misma de
la decadencia argentina.

No sorprende que estas mismas discrepancias se repitan al analizar la etapa reciente, en


particular en lo que hace a los años 1990, cuando el país sale definitivamente, luego de una
transición bastante caótica, de la ISI, para ingresar en una nueva fase, cuyos contornos, si
bien no totalmente definidos, incluyen una reducción significativa de la presencia del Estado
en la economía, una mayor apertura a los flujos de comercio e inversiones internacionales, y
un conjunto de cambios significativos en materia del tipo de actividades productivas y de
agentes dominantes en la economía local.

Las diferencias respecto de cómo evaluar los años 1990 remiten a que si bien es evidente el
hecho de que se ha conseguido estabilizar, ya por casi una década, la economía, y que se ha
acumulado un significativo crecimiento del PBI per cápita y de la productividad desde 1991 al
presente -sugiriendo que podría haber comenzado un proceso de cierre de la brecha (catch
up) con las economías líderes-1, por otro lado se han agravado seriamente los problemas
sociales -desempleo, pobreza, etc.- y se han acentuado las desigualdades regionales y
personales en materia de dinámica de crecimiento y distribución del ingreso.

En tanto, desde una perspectiva de largo plazo, mientras que algunos analistas confían en
que el catch up se sostendrá a través de la preservación y profundización del esquema de
políticas market-friendly adoptado a comienzos de los años 1990, otros expresan
incertidumbre sobre la sustentabilidad del esquema macroeconómico vigente desde la
implementación del llamado Plan de Convertibilidad, a la vez que sugieren que existe una gran
fragilidad desde el punto de vista de la competitividad estructural y del patrón de
especialización productiva y comercial del país. Desde esta perspectiva menos optimista, la
acción del mercado debería ser complementada con algunas políticas más activas dirigidas a
resolver los problemas mencionados. Se advierte, en consecuencia, que los desacuerdos no
se limitan al pasado sino que también se refieren al futuro del proceso de desarrollo
económico de la Argentina.

Es notorio que el proceso de evolución histórica de la economía argentina ha sido examinado


desde una gran variedad de enfoques, algunos más generales, y otros de orden más
específico. Sin embargo, han sido relativamente pocos los que lo han abordado desde la
perspectiva de la dinámica del cambio tecnológico y la innovación, pese a que el papel clave
de dicha dinámica en los procesos de desarrollo ha sido vastamente destacado por la teoría
económica, en sus distintas vertientes, desde mucho tiempo atrás.

Este trabajo intenta contribuir al debate sobre el proceso de desarrollo económico argentino
empleando un enfoque teórico relativamente nuevo pero ya rápidamente difundido, en
particular en los países avanzados: el del “sistema nacional de innovación” (SNI).
Consideramos que el uso de dicho enfoque permitirá realizar un fructífero análisis acerca de la
evolución de la economía argentina desde la etapa agroexportadora -comenzando
aproximadamente en 1860- hasta 1999, desde una perspectiva que otorga un rol central a la
influencia de los procesos de cambio tecnológico e innovación sobre el desarrollo económico.

No se trata, sin embargo, de proponer una nueva explicación mono-causal en relación con el
proceso de desarrollo argentino. Justamente, consideramos que una de las virtudes del
enfoque de SNI es que sitúa el examen del papel de la innovación y la tecnología en un
contexto analítico amplio, donde se ponen de manifiesto las múltiples interrelaciones
sistémicas que existen entre los procesos de innovación, los marcos institucionales, las
estrategias y desempeños empresariales y la dinámica macroeconómica de cada país. En este
sentido, el objetivo de este trabajo es testear la “potencialidad” explicativa del enfoque del SNI
mediante su aplicación al caso argentino.

De hecho, son numerosos los trabajos existentes sobre distintos aspectos del SNI en la
Argentina -incluyendo las políticas e instituciones de ciencia y tecnología (CyT), la dinámica del
cambio tecnológico en distintos sectores, la evolución del sistema educativo, etc.-. Sin
embargo, como se dijo antes, son pocos los que intentan plantear una discusión de conjunto
1
. En la literatura recibida, se entiende por catch up al proceso por el cual un país cierra la brecha con las naciones
líderes en términos de una determinada variable (usualmente el ingreso per cápita o la productividad).

2
sobre el tema en su relación con el proceso general de desarrollo económico-social del país
-es decir, yendo más allá del análisis parcial de algunos de los elementos constitutivos del SNI-2.

En nuestra opinión, a partir del enfoque del SNI es posible ofrecer una nueva lectura de las
distintas etapas y fenómenos clave dentro de la evolución histórica de la economía argentina.
En este sentido, cabe señalar algunos de los aportes que se enfatizarán a lo largo del trabajo:

i) El análisis de la interacción entre importación de tecnologías y esfuerzos innovativos


endógenos se basará en un enfoque que abandona la idea de que existe una inevitable
relación antinómica entre ambos elementos, a la vez que enfatiza la posibilidad de que los
países de industrialización tardía puedan construir, en determinados contextos, sus propias
capacidades innovativas a partir de procesos de aprendizaje activos basados inicialmente en
la importación y adaptación de tecnologías extranjeras.

ii) Se revalorizará el papel de la estabilidad macroeconómica e institucional como factor clave


para favorecer las actividades de innovación, considerando el alto grado de incertidumbre
inherente a dicho tipo de actividades.

iii) A su vez, se considerará al marco institucional, a la estructura productiva y a los regímenes


dominantes de política económica en distintos momentos del tiempo como elementos
determinantes de las oportunidades y limitaciones abiertas para el cambio tecnológico.

iv) Se hará especial hincapié en la interacción "micro-macro", esto es, en la mutua


determinación entre estrategias y desempeños empresariales y "ambiente" macroeconómico e
institucional. A la vez que este último define los incentivos y los obstáculos para la evolución de
las firmas, la performance de estas últimas tiene una influencia decisiva sobre el patrón de
comportamiento de la economía como un todo en el largo plazo.

v) El análisis histórico pondrá de relieve la existencia de procesos de path-dependence en la


dinámica de los fenómenos de innovación tecnológica y cambio productivo e institucional. Así,
a lo largo de los tres capítulos en los que se dividirá el análisis histórico del caso argentino
-modelo agroexportador, ISI, reestructuración y apertura (1976-1999)- tendremos ocasión de
destacar cómo, en orden a entender el presente de determinados fenómenos (las rutinas de
una determinada institución, las estrategias de cierto tipo de firmas, etc.) es preciso
remontarse al origen y/o a las trayectorias pasadas de los hechos que se analizan.

vi) A partir del enfoque del SNI, presentaremos una interpretación de las tres grandes etapas
de la evolución de la economía argentina que va a diferir tanto de la que propone la economía
"ortodoxa" o neoclásica, como de las lecturas heterodoxas tradicionales (enfoque de la
dependencia, etc.). Así, pondremos de relieve fenómenos que ambos enfoques omiten o
tratan superficialmente, a la vez que daremos una nueva interpretación a hechos y tendencias
que han sido extensamente tratados en la literatura recibida.

Cabe aclarar que estamos conscientes de que la cuestión de la CyT excede el marco de la
economía, y de que cualquier discusión sobre sus aportes, objetivos o sobre las políticas con

2
. Probablemente, las excepciones más significativas, en cuanto intentos "abarcadores" de interpretación, sean los
trabajos de Katz y Bercovich (1993) y los de Nochteff (1994a y b y 1996).

3
ellas relacionadas debe ser planteada en un marco interdisciplinario, ya que están
involucrados aspectos culturales, sociales y políticos de la vida de un país, incluyendo
cuestiones tales como la salud de su población, las condiciones laborales de su fuerza de
trabajo, etc. Sin embargo, creemos, de todos modos, que es pertinente realizar un análisis de
las vinculaciones entre ciencia, tecnología e innovación y desarrollo económico en la
Argentina, sin que ello presuponga que subordinamos toda política o estrategia en dicho
campo exclusivamente a fines puramente económicos.

A su vez, desde el punto de vista metodológico, es necesario dejar claramente sentado que no
hemos intentado realizar un trabajo de historia económica. En general, y especialmente en los
capítulos 2 y 3, nos hemos basado en materiales de historiadores, economistas, sociólogos,
etc. que han hecho contribuciones relevantes sobre los distintos temas analizados a lo largo
de este trabajo. En el capítulo 4, en cambio, se emplea también evidencia empírica recogida
directamente por el autor a través de distintos estudios e investigaciones realizadas tanto
antes como durante el proceso de elaboración de la presente tesis.

Deseo agradecer especialmente los valiosos comentarios y sugerencias de Daniel


Chudnovsky, director del presente trabajo de tesis doctoral, quien, además de aportar su
erudición sobre los temas tratados, su espíritu crítico y su amplia experiencia como director de
proyectos de investigación, me ha forzado permanentemente a clarificar y depurar mis propios
argumentos. De este modo, ha realizado una contribución clave en orden a destacar los
aportes originales contenidos en el presente trabajo.

También deseo agradecer a mi esposa y a mis hijos, que me han ayudado y también
soportado durante los dos años que me llevó desarrollar este trabajo de tesis, y sin cuyo amor,
comprensión y tolerancia, nunca hubiera podido finalmente terminar con mi labor.

El trabajo se organiza en cinco capítulos. El primero contiene una síntesis de la literatura


recibida respecto de la interacción entre innovación y desarrollo económico, con especial
énfasis en el enfoque "evolucionista" o "neoschumpeteriano" y en el concepto de SNI.
Asimismo, se presentan, tomando como punto de partida al marco conceptual ofrecido por el
enfoque del SNI, las principales premisas e hipótesis de trabajo que guiaron nuestra
investigación. Los capítulos segundo, tercero y cuarto analizan la evolución del SNI en la
Argentina en la etapa agroexportadora, en la ISI y a lo largo del proceso de reestructuración
transcurrido durante las dos últimas décadas, respectivamente. El capítulo cuarto se cierra con
algunas reflexiones sobre el futuro del proceso de desarrollo económico argentino desde la
perspectiva del SNI. En el capítulo final se retoman las premisas e hipótesis presentadas en el
capítulo inicial para evaluar en qué medida resultaron fructíferas para analizar el caso
argentino. En otras palabras, se tratará de valorar la potencialidad del enfoque del SNI para
arrojar nueva luz sobre la evolución del proceso de desarrollo económico argentino desde el
punto de vista de la dinámica de la innovación y el cambio tecnológico.

4
CAPITULO I
INNOVACION, CAMBIO TECNOLOGICO Y DESARROLLO ECONOMICO
El propósito de este capítulo es discutir el marco conceptual a ser empleado en el presente
trabajo de tesis e introducir las principales premisas e hipótesis de trabajo que guiarán nuestra
investigación. En primer lugar, se analiza y critica la concepción del cambio tecnológico tal
como se lo trata en la teoría neoclásica, y se argumenta a favor de enfoques alternativos -en
particular, de aquellos vinculados con las corrientes "evolucionistas" (ver más abajo)- como
forma de entender mejor la dinámica involucrada en la generación y difusión de conocimientos
tecnológicos. Asimismo se discute acerca del rol central que juega la firma en los procesos de
innovación. Finalmente, se presenta un concepto clave para el análisis histórico de los
procesos de desarrollo económico, cual es el de paradigma tecno-económico.

En la segunda sección, se discuten los alcances y limitaciones de los enfoques neoclásicos u


ortodoxos3 -con especial énfasis en las llamadas "nuevas teorías del crecimiento"- en cuanto a
la comprensión del papel de los procesos de innovación y cambio tecnológico en la dinámica
del crecimiento y el desarrollo económicos. A continuación, en la sección 3, se argumenta a
favor de algunos enfoques "heterodoxos"4 -con énfasis en el "evolucionismo" pero
incorporando también contribuciones complementarias de otras corrientes-, que si bien
carecen, por el momento, del rigor formal de la teoría neoclásica, permiten, a nuestro juicio,
una mejor comprensión de la interacción entre innovación y desarrollo económico. Estos
enfoques heterodoxos hacen hincapié tanto en las peculiares características de los procesos
de generación y transferencia de tecnología, como en el rol clave que juegan las instituciones
y, en general, la sociedad como determinantes tanto de la performance innovativa como de las
potencialidades de desarrollo económico de los diferentes países.

En la sección 4 se presenta el concepto de sistema nacional de innovación (SNI), el cual va a


articular nuestra discusión de la evolución del proceso de desarrollo económico argentino
desde el punto de vista de la dinámica de la innovación y el cambio tecnológico. Se discuten
tanto los alcances como las limitaciones de este enfoque, y en particular las principales
hipótesis conceptuales que pueden derivarse del mismo.

3
. A lo largo de este trabajo emplearemos los términos enfoque neoclásico, ortodoxia o mainstream, indistintamente,
para caracterizar las ideas de lo que al presente es la corriente dominante en el campo de la teoría económica. Si
bien sería necesario hacer una discusión más precisa del tema, simplificadamente podemos decir que, a nuestro
entender, el enfoque neoclásico u ortodoxo no se distingue solamente por la defensa de algunas ideas o principios
básicos -el librecambio como régimen comercial óptimo, la confianza en el mercado como asignador de recursos-,
sino también por su adhesión a un determinado marco teórico -el del equilibrio general, en la tradición nacida a
partir de Walras-, por la defensa de ciertos supuestos altamente controversiales -como el de la racionalidad
sustantiva de los agentes económicos-, y por considerar como única forma de argumentación válida la
modelización y matematización de los fenómenos con el fin de proceder a la contrastación empírica -econométrica-
de las predicciones derivadas de los modelos propuestos. En este sentido, cabe señalar que algunas corrientes que
también adhieren a los principios básicos arriba señalados -librecomercio, primacía de la asignación de recursos
vía mercado-, no son ortodoxas en nuestra definición por no compartir las otras características recién mencionadas
(es el caso, por ejemplo, de la llamada escuela "austríaca").
4
. Existe una gran variedad de enfoques heterodoxos en teoría económica, a los cuales los une esencialmente el
cuestionamiento, con variados matices, a los argumentos, supuestos y paradigmas teóricos de la ortodoxia
neoclásica. De hecho, entre las "heterodoxias" -institucionalistas, neo-keynesianos, evolucionistas, regulacionistas,
marxistas, estructuralistas, etc.- las diferencias muchas veces son no de matiz sino de fondo. Tal como
precisaremos más adelante, en este trabajo nos concentramos básicamente en una de estas vertientes
heterodoxas, el evolucionismo, sin perjuicio de tomar también contribuciones de otros enfoques que son asimismo
útiles para arrojar luz sobre los fenómenos bajo estudio.

5
La sección 5 está dedicada a discutir las especificidades de los procesos de cambio
tecnológico e innovación, y la aplicabilidad del concepto de SNI, al caso de los países en
desarrollo. Nuevamente se presenta el debate entre enfoques ortodoxos y heterodoxos, y se
hace especial énfasis en la interacción entre insumos tecnológicos extranjeros y actividades
innovativas domésticas en los procesos de industrialización tardía5. Considerando el papel
clave que ha jugado el sector agropecuario en la dinámica del desarrollo económico en la
Argentina, en la sección 6 se hace una brevísima presentación de las principales ideas que
surgen de la literatura recibida respecto de las características específicas de los procesos de
innovación y cambio tecnológico en dicho sector.

Finalmente, se introducen las principales premisas e hipótesis de trabajo en base a las cuales
se estructurará nuestro análisis de la evolución del SNI en la Argentina y de la interacción
entre este último y el proceso general de desarrollo económico del país desde la etapa
agroexportadora hasta el presente.

1) La concepción de los procesos de cambio tecnológico

a) Conocimiento e innovación en los enfoques neoclásico y evolucionista

Antes de discutir las distintas visiones que analizan las vinculaciones entre innovación6,
cambio tecnológico y desarrollo económico es preciso clarificar primero cuál es la lógica que
subyace a los procesos innovativos, así como sus fuentes, objetivos y modalidades, tal como
han sido entendidos en la teoría económica recibida7.

El punto de partida de cualquier teoría del cambio tecnológico debe ser el análisis del proceso
que lleva a que surjan y se difundan innovaciones. En particular, la preocupación central
remite a las relaciones entre “ciencia” y “tecnología”8, y a las condiciones y características de

5
. Siguiendo a Hikino y Amsdem (1995), por países de industrialización tardía entendemos aquellos que debieron
industrializarse tomando en préstamo y mejorando la tecnología que ya habían creado las empresas
experimentadas de las economías más avanzadas.
6
. Siguiendo al Manual Frascati (OECD, 1993), por innovación se entiende la transformación de una idea en un
producto nuevo o mejorado introducido en el mercado o en un proceso de fabricación nuevo o mejorado utilizado
en cualquier rama de la actividad económica. Sin embargo, tal como lo señala Edquist (1997), la idea de
innovación no se circunscribe a lo técnico, ya que también existen innovaciones organizacionales, institucionales y
sociales. A la vez, Nelson y Rosenberg (1993) interpretan que las actividades innovativas incluyen todos aquellos
procesos a través de los cuales las firmas dominan y utilizan en la práctica productos y procesos que son nuevos
para ellas, aún cuando no sean nuevos a nivel mundial o nacional. En este trabajo, siguiendo lo observado tanto
por Edquist como por Nelson y Rosenberg, utilizaremos una concepción amplia del término innovación.
7
. Ver López (1998) para una revisión de la literatura reciente sobre economía del cambio tecnológico.
8
. No siempre es fácil distinguir de modo tajante entre actividades "científicas" y "tecnológicas". Sin embargo, a los
fines de este estudio dicha distinción resulta inevitable y se mantendrá en las próximas secciones. A estos efectos,
resultan útiles los conceptos de actividad de “búsqueda” y “exploración”. Entre las diferencias centrales, se cuentan:
a) la primera es más “profit-oriented” que la segunda y fundamentalmente tiene lugar en -o es financiada por-
firmas privadas; b) la segunda es menos “goal-oriented” que la primera, caracterizándose a menudo por la
obtención de resultados impensados y a veces ni siquiera buscados claramente. Podríamos identificar a las
actividades de búsqueda -más cercanas a la producción e influenciadas por la lógica del sector empresario- como
tecnológicas y a las de exploración -vinculadas a investigación básica en universidades e instituciones similares-
como científicas (Lundvall, 1992). Complementariamente, Bisang (1994) señala que la diferenciación entre ciencia
y tecnología adquiere significado cuando se plantean preguntas concretas desde el punto de vista operativo:
tiempos de generación de los respectivos acervos, determinación del objeto de investigación, reglas que rigen el
dominio y la difusión del bien producido, mecanismos de apropiación de los beneficios, etc..

6
los procesos de “generación” y “difusión” de las innovaciones. En este sentido, el enfoque
neoclásico no tiene una teoría del cambio tecnológico -Rosenberg (1982) ha afirmado
acertadamente que el cambio tecnológico es una "caja negra" para dicho enfoque-.

La concepción de la tecnología implícita en la teoría neoclásica la asimila a información


aplicable generalizadamente y materializada en una serie de instrucciones (blueprints) que,
seguidas con precisión, llevan a un resultado especificado. El conocimiento tecnológico se percibe,
entonces, como explícito, articulado, imitable, codificable y perfectamente transmisible. Los
agentes económicos pueden, sin importar su historia previa ni su situación específica ni el
ambiente institucional en el que se desenvuelven, producir y usar innovaciones a partir de un
stock general o pool de conocimiento científico y tecnológico que, según los casos, será o no
de acceso gratuito, pero que siempre entregará una información codificada y fácilmente
reproducible.

Por otro lado, la tecnología es percibida como enteramente realizada con anterioridad a su
incorporación a la esfera productiva (no hay retroalimentación proveniente de esta última) y, en
general, se ignoran las innovaciones provenientes de actividades no formales, ya que las
actividades de innovación se identifican exclusivamente con las de investigación y desarrollo
(I&D)9. De hecho, la ciencia y la tecnología se conciben como situadas afuera del proceso
económico.

Subyacente a esta concepción se encuentra el llamado modelo lineal de innovación, bien


caracterizado -y criticado- por Kline y Rosenberg (1986). Allí, el cambio tecnológico se concibe
como un proceso unidireccional que va desde la investigación básica (ciencia), al surgimiento
de aplicaciones prácticas (innovación), a la producción de nuevos bienes y servicios y
finalmente a la comercialización de aquellos. En otras palabras, aquí se supone que la
innovación es simplemente ciencia aplicada -idea que responde bastante acabadamente al
“saber común” con relación al tema- y que las condiciones que permiten su transformación en
productos o procesos comercializables son relativamente sencillas10.

El proceso de cambio tecnológico a nivel microeconómico se reduce a un problema de


elección racional por parte de los agentes económicos entre un conjunto de alternativas
disponibles (expresadas en la llamada "función de producción"), sin que, en general, se
explicite de dónde han salido esas alternativas tecnológicas, o las ideas básicas que permiten su
creación. Se trata de que esos agentes -que se supone cuentan con información perfecta respecto
de todas las tecnologías disponibles, sus propiedades y resultados esperados de su aplicación-,
elijan aquella que, según el set de precios vigente en el momento de la elección, maximice sus
beneficios. Si por alguna razón cambia el set de precios de la economía en cuestión, se
supone que los agentes reprocesarán sus decisiones y elegirán una nueva tecnología -sin
importar cuán distinta sea a la que usaban previamente-, que maximice sus beneficios en el
nuevo contexto.
9
. Según el Manual Frascati de la OECD (1993), la I&D "comprende el trabajo creativo llevado a cabo de forma
sistemática para incrementar el volumen de los conocimientos humanos, culturales y sociales y el uso de esos
conocimientos para derivar nuevas aplicaciones".
10
. El "modelo lineal" tuvo gran influencia hasta no hace mucho tiempo sobre los hacedores de política en CyT, en
especial a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. La influencia de dicho modelo se ve especialmente en la
creación de consejos científicos en la mayor parte de los países desarrollados, así como también en América Latina
y Asia.

7
Estas ideas siguen permeando, aún hoy, el grueso de la producción teórica de la corriente
neoclásica sobre esta temática. Si bien probablemente muchos de quienes las usan
reconozcan su falta de realismo, siguiendo los preceptos de Milton Friedman preferirán
continuar empleándolas habida cuenta de que permiten construir modelos analíticamente
tratables y que dan lugar a predicciones (supuestamente) contrastables11.

Fuera de la corriente principal (mainstream) de la disciplina, encontraremos un consenso


bastante extendido sobre la inadecuación del marco neoclásico para entender la dinámica del
cambio tecnológico y, como veremos luego, para comprender su interacción con los procesos
de desarrollo económico. Siguiendo la tradición abierta por Joseph Schumpeter, quien ya en
1942, en su "Capitalismo, Socialismo y Democracia" (Schumpeter, 1983), afirmaba la
imposibilidad de entender los procesos de innovación y la dinámica capitalista en el marco del
paradigma del equilibrio general, hoy en día son los llamados economistas "neoschumpeterianos"
o "evolucionistas" quienes más certeramente cuestionan dicho paradigma.

Si bien no es éste el lugar para formular una reseña general del evolucionismo (al respecto,
véase López, 1996), vale la pena realizar una breve introducción para entender las
características centrales de dicho enfoque, más allá de que, como hemos señalado en el
trabajo recién citado, se trata de un enfoque que conserva cierta heterogeneidad en su interior,
producto del diverso origen de los propios autores evolucionistas12.

El evolucionismo se plantea, como objeto de estudio central, la cuestión del cambio


económico, tanto de corto como, principalmente, de largo plazo. La necesidad de construir una
alternativa teórica nueva para analizar este fenómeno deriva de la insatisfacción con el
tratamiento que el mismo recibe en la teoría neoclásica u ortodoxa. En particular, desde el
punto de vista evolucionista, las mayores deficiencias dentro de la teoría neoclásica se
observan en tres campos considerados centrales para explicar el desarrollo de las economías
modernas: i) las características y comportamientos de las firmas; ii) la naturaleza del cambio
tecnológico; iii) el papel de las instituciones, entendidas en un sentido amplio, como limitantes
a la vez que moldeadoras de los patrones de comportamiento de los agentes económicos.

Dosi et al (1994a) definen al enfoque evolucionista del siguiente modo: “en una caracterización
extrema, los modelos evolucionistas se focalizan en las propiedades dinámicas de los sistemas
económicos guiados por procesos de aprendizaje, mientras que ignoran -en una primera
aproximación- la asignación óptima de recursos. Este enfoque consta de tres elementos
centrales: i) un conjunto de microfundamentos basados en agentes con racionalidad limitada;
ii) un supuesto general de que las interacciones entre agentes ocurren fuera del equilibrio; iii)
11
. Aunque no podemos en este trabajo discutir, desde la epistemología, las ideas de Friedman y la metodología
dominante entre los economistas neoclásicos, no se puede dejar de apuntar que han sufrido intensas críticas. Para
una discusión sobre estos temas, véase Wade Hands (1993), Caldwell (1982, 1991) y Redman (1991), además, por
supuesto, del clásico artículo de Friedman (1953) y de la defensa de Popper de la metodología neoclásica (Popper,
1992).
12
. Coriat y Weinstein (1995) señalan el doble origen del evolucionismo: por un lado, los trabajos de Richard Nelson y
Sidney Winter, iniciados en la Universidad de Yale y por otro, las investigaciones sobre los procesos de innovación
tecnológica realizadas por autores como Giovanni Dosi, Christopher Freeman y Keith Pavitt, nucleados en torno de la
Universidad de Sussex. La Universidad de Limburgo es otra base académica del evolucionismo, con autores como Luc
Soete o Gerald Silverberg. Asimismo, el enfoque se nutre del aporte de especialistas que han venido trabajando
independientemente en el tema del cambio tecnológico desde tiempo atrás (Brian Arthur, Paul David, Stan Metcalfe,
Nathan Rosenberg y David Teece, entre otros), así como de autores interesados en la aplicación de las ideas
evolucionistas en biología y otras ciencias “duras” al campo de las ciencias sociales (Peter Allen, por ejemplo).

8
la noción de que los mercados y otras instituciones actúan como mecanismos de selección
entre agentes y tecnologías heterogéneas”.

El objetivo último -y ambicioso- del evolucionismo es refundar completamente el aparato


teórico empleado convencionalmente en economía. Pese a que sus contribuciones más
difundidas son las referidas al cambio tecnológico, los evolucionistas proponen
argumentaciones y modelos formales sobre la teoría de la firma, los microfundamentos del
análisis macro, los patrones de organización industrial y de la evolución de las estructuras de
mercado, los procesos de crecimiento y desarrollo, los determinantes del comercio
internacional, los patrones de convergencia/divergencia entre trayectorias nacionales y los
ciclos de largo plazo en las economías capitalistas, entre otros temas.

A lo largo de este capítulo -y de hecho en todo el trabajo que presentamos- nos apoyaremos
en gran medida en conceptos aportados por este enfoque, sin perjuicio de tomar también
algunos aportes de otras tradiciones que, a nuestro juicio, contribuyen a una mejor
comprensión de los fenómenos sobre los cuales estamos discutiendo.

En relación al análisis del cambio tecnológico, el evolucionismo introduce una diferenciación


clave con el enfoque neoclásico al distinguir información de conocimiento. En particular, se
destaca que mientras algunos elementos de conocimiento pueden ser transferidos fácilmente
entre agentes económicos -ello implica convertirlos en información-, otros están incorporados
(embodied) en agentes colectivos o individuales y son de naturaleza más bien tácita. A su vez,
el conocimiento no se intercambia fácilmente en los mercados y su apropiación privada no es
sencilla (no es fácil definir derechos de propiedad sobre el mismo). Asimismo, el conocimiento
puede ser poseído y disfrutado conjuntamente, casi simultáneamente, por muchos individuos;
esto significa que posee perfecta expansibilidad (o no-rivalidad). Sin embargo, la exclusión es
parcialmente posible, por lo cual no se lo puede clasificar como un bien público. Como
resultado de este conjunto de características, se argumenta que las fallas de mercado son la
regla más que la excepción en cuanto al conocimiento -y, a fortiori, también en lo que hace a
los procesos de cambio tecnológico- (David, 1993; Lundvall, 1992a).

En base a la distinción entre información y conocimiento, los evolucionistas destacan el


carácter muchas veces tácito de las tecnologías. En general, éstas involucran el dominio de
habilidades (skills), alcanzadas mediante procesos de aprendizaje activos; por consiguiente,
tienden a adquirir un carácter acumulativo y específico a los agentes que las poseen. De aquí
surge una primera distinción relativa a diferentes formas de conocimiento tecnológico
-articulado vs. tácito- que alude a la imposibilidad general de escribir instrucciones precisas
(blueprints) que definan la manera de emplear una determinada tecnología (Dosi, 1988a y b).

Hay otras diferenciaciones que también son esenciales para definir la noción de tecnología: i)
entre tecnologías “universales” -conocimiento, usualmente científico, difundido y referido a
principios generales de vasta aplicación- vs específicas -conocimiento relativo a “maneras de
hacer cosas”, muchas veces producto de la experiencia-; ii) entre tecnologías públicas -por ej.,
aquellas que están descriptas en libros u otro tipo de publicaciones- vs privadas -por su carácter
tácito o por estar protegidas a través de patentes, secreto comercial, etc.- (Dosi, 1988a y b).

9
En consecuencia, el cambio tecnológico es una actividad fuertemente tácita, acumulativa y
“local” 13,14. No sólo la naturaleza de las técnicas en uso determina el rango y la dirección de las
posibles innovaciones, sino que generalmente la probabilidad de realizar avances tecnológicos
en firmas, organizaciones y aún naciones es función del nivel tecnológico alcanzado por ellas.
Las asimetrías o brechas tecnológicas entre firmas -y naciones- surgen como una
consecuencia natural de estas tendencias.

Obviamente, la noción neoclásica de “función de producción” aparece cuestionada. Las firmas


no operan en una función de producción completa sino en algunos, o en un punto específico
del set de combinaciones tecnológicas; su progreso técnico está localizado alrededor de ese o
esos puntos. La distinción neoclásica entre substitución de factores y cambio técnico se
desvanece, dado que para establecer nuevas combinaciones de insumos es necesario dedicar
recursos específicos al descubrimiento de nuevas técnicas (Nelson, 1980; Rosenberg, 1976).

A su vez, no se puede asumir que las firmas -y menos aún los países- tienen acceso a la
misma función de producción, ya que la imitación no es trivial; incluso aún cuando distintas
firmas puedan acceder al mismo set de tecnologías, no necesariamente las emplearán con el
mismo grado de eficiencia. También la elección de tecnologías es un tema más complejo que
lo que supone la ortodoxia, ya que no siempre existe un conjunto bien definido de opciones
tecnológicas. Juzgar cómo funcionará una tecnología creada por un tercero es una tarea difícil
y necesariamente cada firma desarrollará una versión idiosincrática, con variantes -algunas
intencionales y otras no- respecto del original.

Esto nos conduce a resaltar el papel de la incertidumbre dentro de los procesos de innovación.
Como han señalado una gran cantidad de autores, los resultados de dichos procesos son
siempre inciertos, y la incertidumbre inherente a los mismos tiene cuatro dimensiones: técnica
(factibilidad de alcanzar el resultado esperado); temporal (tiempo necesario para alcanzar
dicho resultado); comercial (éxito o no del producto/proceso en el mercado) y estratégica
(reacción de los competidores). Significativamente, la incertidumbre no aparece únicamente
cuando se trata de desarrollar innovaciones "originales", sino que también surge al tratar de
adoptar tecnologías desarrolladas por otros agentes, por las razones señaladas en el párrafo
anterior.

b) El papel de la firma en los procesos de innovación

El evolucionismo destaca el hecho de que los procesos innovativos tienen su epicentro en la


firma productora de bienes y servicios (y no, como se suponía en el modelo lineal, en las
instituciones "especializadas" en I&D). Como señala Teece (1988), el “hogar” natural para las
actividades de innovación, desde el punto de vista organizacional, está dentro de la
corporación empresaria, donde se desarrollan, además, los procesos de producción y
comercialización. Por un lado, esto facilita las interacciones en el proceso de innovación, tanto
dentro de la firma -entre sus diferentes divisiones- como con los proveedores y usuarios, ya
que, para ser efectiva, la I&D necesita de conocimientos que se adquieren a través de
13
. Estas propiedades también se aplican a las innovaciones organizacionales, las cuales, de hecho, se basan en un
conocimiento de naturaleza aún más tácita y local que el de las innovaciones técnicas (Alange et al, 1995).
14
. La idea de cambio técnico “localizado” fue sugerida inicialmente en el propio campo de la teoría neoclásica por
Atkinson y Stiglitz (1969).

10
interacciones y trabajos complementarios realizados en contacto cercano con las firmas
productoras y usuarias, las cuales muchas veces requieren de innovaciones “a medida” de sus
necesidades específicas. Asimismo, la “internalización” de las actividades de innovación evita
las dificultades -”costos de transacción”- que surgen al tratar de escribir, ejecutar y monitorear el
cumplimiento de contratos con organizaciones externas a la firma, teniendo en cuenta las
peculiares características ya señaladas de este tipo de actividades (Nelson, 1990; Teece, 1988).

Ahora bien, dentro de la tradición neoclásica es difícil entender las diferentes estrategias y
modalidades con las cuales las firmas abordan su relación con los procesos de cambio
tecnológico e innovación. En dicha tradición, la firma -al igual que el cambio tecnológico- es
una "caja negra" dotada de un objetivo invariante: maximizar beneficios. En esta perspectiva,
se omite tanto el análisis de la firma como una organización -con estructuras, reglas,
habilidades y estrategias diferenciadas- como también su dimensión institucional -por
referencia a su inclusión en contextos sociales, históricos, legales y políticos específicos-.

En contraste con esta visión, el evolucionismo afirmará no sólo que las firmas son distintas,
sino que, además, esas diferencias "importan" (Nelson, 1991). Las firmas difieren tanto en su
comportamiento como en su desempeño a partir de las opciones, discrecionales, que eligen.
Según Coriat y Dosi (1996), una buena parte de las diferencias inter-firmas se vinculan con la
naturaleza y calidad de sus rutinas15, así como con sus competencias organizacionales. Estas
competencias surgen como propiedad colectiva de las rutinas de una organización y, como se
dijo antes, son difíciles de transferir e imitar. En consecuencia, en cada momento del tiempo
habrá una pluralidad de estrategias puestas en juego por parte de las diferentes firmas. A su
vez, al quedar confrontadas con un determinado "ambiente selectivo", algunas firmas tendrán
un mejor desempeño que sus competidoras (en otras palabras, algunas estrategias
demostrarán estar mejor adaptadas a las condiciones ambientales imperantes).

Evidentemente, buena parte de las diferencias entre las firmas provienen de fuentes tales
como su estructura de propiedad -empresas familiares, sociedades por acciones, etc.-, su
tamaño, el origen del capital accionario -nacional o extranjero-, sus formas de gobierno
corporativo, etc. A su vez, estos factores repercuten en la posibilidad de las firmas de
desarrollar actividades innovativas de significación en cuanto son determinantes del acceso a
la información y a los recursos humanos y monetarios requeridos para dichas actividades.
Estas diferencias no sólo contribuyen a definir si una firma puede o no ser innovadora
"genuina", sino que también repercuten sobre el ritmo y las modalidades con las cuales las
empresas adoptan tecnologías generadas por terceros, así como con la utilización que hacen
de dichas tecnologías.

Las competencias y capacidades tecnológicas de las firmas tienen un fuerte carácter


acumulativo. Habitualmente, los procesos innovativos dentro de la firma se realizan en las
"cercanías" de los activos tecnológicos previamente acumulados; en otras palabras, las
15
. Las rutinas de las firmas son estructuras previsibles y regulares de comportamiento que conducen a esquemas
repetitivos de actividad y constituyen la memoria organizacional que orienta la toma de decisiones en la empresa.
Pueden ser entendidas como comportamientos que se estiman apropiados y efectivos para los contextos en donde
son empleados. De hecho, son el producto de procesos de aprendizaje "guiado por los beneficios" y sometidos a
procesos de selección. Metafóricamente, las rutinas empleadas por una firma en cualquier momento pueden ser
vistas como "lo mejor que sabe y puede hacer". Por tanto, su empleo resulta racional, aunque no la firma no
proceda a realizar comparaciones en todo el espacio nocional de comportamientos posibles (Nelson, 1995).

11
"búsquedas" que emprenden las firmas en respuesta a los "desafíos" u oportunidades que
surgen del ambiente en el que se desenvuelven son, en general, "locales". La naturaleza
misma de las competencias acumuladas en su seno y su capacidad para desarrollar los
aprendizajes necesarios determinan las trayectorias tecnológicas que van a seguir las firmas;
el sentido de su evolución, entonces, está predeterminado por la naturaleza misma de sus
activos específicos (es path-dependent16). Esto no significa que toda conducta empresaria
sigue patrones regulares y predecibles, ya que la teoría también contempla la presencia de
elementos estocásticos, tanto en la determinación de las decisiones como en su resultado.

A su vez, la existencia de diferentes comportamientos y desempeños empresarios tiene fuertes


repercusiones a nivel macroeconómico. Así, se postula que: i) hay una persistente
heterogeneidad entre firmas en cuanto a la habilidad para desarrollar, imitar y adoptar
innovaciones tecnológicas; ii) existen diferencias similares entre países en cuanto a sus
niveles de productividad e ingresos; iii) hay coevolución entre ambos fenómenos a largo plazo.
Las competencias específicas para "resolver problemas" definen la capacidad, tanto de firmas
como de países enteros, para generar y adoptar nuevas tecnologías. Esas competencias
dependen, en buena medida, de las formas de organización corporativa y de los senderos
específicos de evolución de las firmas en contextos institucionales determinados (Coriat y
Dosi, 1996). De hecho, las firmas están habitualmente involucradas en procesos de
aprendizaje interactivo, los cuales están "enraizados" socialmente y no pueden entenderse fuera
del contexto cultural e institucional en que se desarrollan (Johnson, 1992; Lundvall, 1992a).

En efecto, las firmas no innovan en aislamiento, sino que establecen diferentes clases de
relaciones con otros agentes -competidores, proveedores, institutos de I&D, universidades, etc.-,
sin las cuales los procesos innovativos serían más lentos y de menor alcance. De hecho,
según la OECD (1997a), los flujos de tecnología e información que circulan entre las personas,
las empresas y las instituciones son la clave de los procesos innovativos. La performance
innovativa de un país depende, entonces, de cómo estos actores se relacionan como
elementos de un sistema colectivo de creación y uso de conocimiento. Hay, además, un
creciente consenso en torno al hecho de que la pertenencia a redes o los vínculos con otras
firmas -así como también con otro tipo de instituciones, como universidades, centros de
investigación y asistencia tecnológica, etc.-, son cada vez más importantes para determinar el
desempeño y la competitividad de las unidades empresariales17.

16
. Se dice que existe path-dependence cuando la dinámica de un determinado fenómeno o proceso está
influenciada fuertemente por las condiciones iniciales o pasadas propias del mismo. Más ampliamente, el término
path-dependence se interpreta en el sentido de que la "historia es importante" (history matters) para entender el
presente. Por ejemplo, las rutinas de una organización, las estructuras de las instituciones, las conductas de los
agentes económicos, etc., tienen un fuerte elemento de inercia y dependencia respecto del pasado, lo que las hace
fuertemente path-dependent.
17
. En efecto, la naturaleza interactiva de los procesos de cambio tecnológico parece reforzarse al avanzar hacia la
llamada “economía basada en el conocimiento”, donde las firmas desarrollan vínculos para promover el aprendizaje
interactivo y buscan socios y redes que les provean de activos complementarios (Rothwell, 1994). Estas relaciones
ayudan a las firmas a repartir los costos y riesgos asociados con los procesos de innovación, ganar acceso a nuevos
conocimientos, adquirir componentes tecnológicos claves y compartir activos en la manufactura, la comercialización y la
distribución (OECD, 1996a). En el mismo sentido, se argumenta que los recientes cambios en el plano tecnológico y
organizacional, asociados con la difusión de la microelectrónica y el llamado sistema toyotista de producción, así
como las presiones emergentes de la globalización, también incrementan la importancia de la cooperación inter-
firma: “los costos crecientes de la innovación, la necesidad de un rápido ajuste ante los cambios tecnológicos y el
hecho de que las tecnologías se hacen crecientemente sistémicas o genéricas, implican que las firmas necesitan
compartir los costos y riesgos de sus actividades de I&D” (Dunning, 1994).

12
Otro elemento importante a considerar es que la visión convencional de los procesos de
innovación presta atención casi exclusivamente a las actividades “formales” realizadas en
universidades, centros de investigación o laboratorios privados de I&D. Ciertamente, la I&D
realizada en las firmas privadas ha jugado un rol central a lo largo de la historia del capitalismo
(Freeman y Soete, 1997; Mowery y Rosenberg, 1989; Nelson, 1990; OECD, 1992) y es
evidente la importancia que han tenido las universidades y otros centros de investigación como
generadores de nuevo conocimiento que impulsa el avance de la ciencia y la tecnología.

Sin embargo, una creciente literatura enfatiza sobre el papel clave de los procesos de
aprendizaje de carácter menos “formal”. Diversos aportes en la tradición evolucionista han
refinado no sólo el concepto de “aprender haciendo” (learning by doing) -apuntando que el
aprendizaje requiere una inversión específica de recursos, de distinta calidad y magnitud
según los casos-18, sino que han construido clasificaciones cada vez más abarcativas de los
distintos procesos de aprendizaje -”aprender con el uso” (learning by using), “aprender con la
interacción” (learning by interacting), ”aprender a aprender” (learning to learn), etc.-, resaltando
su carácter “social” y su enmarcamiento en estructuras institucionales y productivas
específicas. Por otro lado, no sólo los procesos de aprendizaje son importantes, sino también
los de “olvido”, ya que los hábitos adquiridos pueden “bloquear” la incorporación de nuevos
conocimientos (Johnson, 1992).

También existen diferencias importantes en cuanto al modo de desarrollo y adquisición de los


conocimientos tecnológicos entre los distintos sectores productivos. Las diferencias en las
oportunidades tecnológicas, los regímenes de apropiabilidad y los patrones de demanda,
contribuyen a determinar las diferencias inter-sectoriales en el ritmo de innovación y,
conjuntamente con la naturaleza específica del conocimiento en que se basan las
innovaciones, definen las formas organizacionales características para el desarrollo de las
actividades innovativas en cada sector (Dosi, 1988a y b).

Así, Pavitt (1984) ha establecido una taxonomía, luego profusamente usada en los estudios
sobre cambio tecnológico en la industria manufacturera, en donde se distinguen cuatro tipos
de sectores: i) supplier-dominated (textiles, calzado, madera, cuero, algunos alimentos, etc.):
aquí, el cambio tecnológico -consistente básicamente en innovaciones de proceso- proviene
esencialmente de los proveedores de maquinaria y otros insumos. El proceso de innovación
consiste en la difusión de los bienes de capital e insumos intermedios de frontera hacia las
firmas productoras; ii) scale-intensive (acero, automóviles, vidrio, bienes durables de consumo,
cemento): las innovaciones pueden ser tanto de proceso como de producto. Las actividades
de producción involucran generalmente el dominio de sistemas complejos y las economías de
escala son significativas. Las firmas producen una proporción relativamente grande de su
propia tecnología de proceso y destinan un porcentaje significativo de sus ventas a I&D; iii)
specialized suppliers (bienes de capital, software, instrumental, etc.): las actividades de
innovación consisten básicamente en innovaciones de producto que ingresan a otros sectores
como bienes de capital y se caracterizan por una gran interacción usuario-productor; iv)
science-based (química, electrónica): la innovación se vincula directamente con los nuevos
paradigmas tecnológicos que son posibilitados por los avances científicos. Las firmas tienden

18
. Ya Arrow (1962) trató de endogeneizar el cambio tecnológico vía concepto de learning by doing (que se concebía
como proceso automático derivado de la propia acumulación de capital).

13
a ser grandes y destinar una significativa cantidad de recursos a I&D, la cual suele estar
altamente formalizada en sus propios laboratorios.

c) El modelo interactivo (“chain linked”) de innovación

Las consideraciones expuestas a lo largo de esta sección naturalmente llevan a cuestionar al


mencionado "modelo lineal" de innovación, al cual se le formulan varias objeciones: i) no
necesariamente la ciencia precede a la tecnología; muchas veces la relación es la inversa.
Además, el lapso entre los avances tecnológicos y su aplicación científica es muy variable
(desde pocos meses hasta siglos); ii) el elemento “iniciador” de las actividades innovativas no
se vincula, en general, con la “ciencia”, sino con el “diseño” -procedimientos, especificaciones
técnicas y características operativas necesarias para el desarrollo y fabricación de nuevos
productos y procesos-; iii) la “ciencia pura” no es algo exógeno a la economía; iv) los procesos
innovativos no consisten en etapas claramente separables o en una sucesión de actos bien
definidos, sino en procesos continuos (Cimoli y Dosi, 1994; David, 1993; Kline y Rosenberg,
1986; OECD, 1992). Evidentemente, la dinámica de los procesos de innovación, por otro lado,
está fuertemente vinculada con las características específicas de los distintos agrupamientos
sectoriales definidos por Pavitt y mencionados en el párrafo anterior.

Como contraposición al modelo lineal, se ha desarrollado un modelo en cadena (chain-linked)


o interactivo del proceso de innovación (Kline y Rosenberg, 1986). Allí el proceso de
innovación se caracteriza por la existencia de continuas interacciones y feedbacks entre las
distintas etapas y actividades que están involucradas en el mismo (percepción de un mercado
potencial y/o de una oportunidad tecnológica, diseño analítico -“invención”-, tests y rediseños,
producción, comercialización), en el desarrollo de las cuales puede ser necesario que se
recurra tanto al cuerpo existente de conocimientos científicos y tecnológicos, como a
investigación “nueva”. A su vez, se pone el acento sobre la información que sube desde los
estadios “aguas abajo” (comercialización y distribución) hacia los que están “aguas arriba”
(invención y/o concepción analítica del producto o proceso). Asimismo, las relaciones entre
“ciencia” y “tecnología” son de doble vía, con retroalimentaciones mutuas en las distintas
etapas del proceso de innovación (Burgueño y Pittaluga, 1994; OECD, 1992).

Esto no implica una mengua en la valorización del lugar que ocupa la ciencia en los procesos
de innovación, sino la búsqueda de una representación más adecuada de la complejidad
intrínseca de estos últimos. En este sentido, vale la pena señalar un interesante aporte
reciente dirigido a repensar el problema de las vinculaciones entre ciencia y tecnología desde
un enfoque neo-schumpeteriano. En efecto, Pavitt (1998) ha tratado de mostrar que los lazos
entre investigación básica y práctica tecnológica están geográfica y lingüísticamente
concentrados, dada la importancia central del conocimiento tácito en la construcción de dichos
lazos. Asimismo, señala que la investigación académica contribuye al desarrollo tecnológico no
sólo a través de la producción directa de conocimientos, sino también mediante aportes más
indirectos (y en ocasiones más significativos) tales como la capacitación de ingenieros y
científicos que luego pueden trabajar para el sector productivo, o el acceso de las firmas a
redes de conocimiento e información de las cuales participan o conocen los investigadores.

14
Esto implica que no es factible, al menos para los países avanzados, depender totalmente de
la investigación básica realizada en el exterior, ya que muchas veces lo más importante no son
las ideas y conocimientos en sí mismos, que podrían transmitirse internacionalmente con cierta
facilidad, sino los aportes de carácter más tácito y localizados19. A su vez, si bien la
investigación académica es, en parte, un bien público, no es un bien libre (sin costo para el
usuario). Así, los países se benefician de la investigación básica que se hace en otro lugar sólo
si pertenecen a networks profesionales internacionales.

A partir de la crítica al modelo lineal, el evolucionismo también cuestiona la clásica distinción


schumpeteriana entre invención, innovación y difusión como tres actos claramente separables,
a favor de una concepción del cambio tecnológico como un proceso continuo 20. Según
Rosenberg (1976), la influencia de Schumpeter ha llevado a identificar cambio tecnológico con
innovaciones mayores y ha consagrado la percepción de que la actividad inventiva es un
factor exógeno, no influenciado por aspectos económicos. En contraste, los estudios empíricos
muestran que la innovación es no un sólo acto bien definido, sino un proceso. Durante el ciclo
vital, los inventos experimentan cambios debidos al aprendizaje, de los cuales pueden surgir
aumentos de productividad tal vez mayores que los debidos al invento original (OECD, 1992).

Esto lleva a enfatizar la idea de que no se puede concebir a la “difusión” de tecnología como
un proceso trivial o simple, ya que, como se señaló antes, las innovaciones van siendo
transformadas gradual y continuamente a partir de su uso, mediante procesos de aprendizaje
generalmente interactivos. La difusión incluye, así, una serie de pasos que toma la firma para
adaptar a sus necesidades e incrementar la eficiencia con la cual emplea las tecnologías
adquiridas; de hecho, todo acto de adopción de una tecnología involucra ciertas
transformaciones y es en sí mismo una innovación incremental (OECD, 1992).

A su vez, distintos trabajos han estudiado la diferente dinámica y características de los


procesos de difusión de tecnología, que pueden realizarse de forma “incorporada” (a través de
la compra de bienes de capital, componentes, insumos, etc.) o “desincorporada”. Esta última, a
su vez, puede ocurrir tanto de forma “organizada” -mediante licencias, asistencia técnica, etc.-
como “no-organizada” -por la generación de externalidades o spillovers a partir de los
procesos de innovación que realizan las firmas21, de los cuales siempre surgen “filtraciones”
que permiten que el conocimiento generado en dichos procesos sea absorbido por otros
agentes -(vía “ingeniería reversa”, solicitudes de patentes, movilidad del personal, etc.)-
(OECD, 1992).

19
. Como señala Pavitt (1998), "los principales beneficios prácticos de la investigación académica no consisten en
información fácilmente transmisible o en ideas y descubrimientos disponibles en igualdad de términos para todos
en cualquier lugar del mundo. Por el contrario, son elementos de capacidad de resolución de problemas, que
involucran la transmisión de conocimiento tácito a través de la movilidad de personal y los contactos ‘cara a cara’”.
20
. En la interpretación schumpeteriana, la invención se concibe como una actividad creativa aislada del proceso
productivo y cuyo impacto se deriva de las etapas subsiguientes de innovación y difusión. La innovación consiste
en la primera introducción comercial exitosa de una invención, cuyas características técnicas básicas ya se
encontraban plenamente definidas. Finalmente, la difusión se entiende como una actividad esencialmente similar a
la copia, encarada por los imitadores del empresario que originalmente introdujo la innovación en cuestión.
21
. Se dice que existe una externalidad positiva o spillover cuando la tasa de retorno social de una determinada
actividad excede su tasa de retorno privada. En el caso de las actividades de innovación, distintos trabajos han
demostrado la existencia de importantes spillovers derivadas de las mismas (ver Jaffe, 1996).

15
Como resultado de los cambios en la forma de conceptualizar los procesos de innovación se
han ido transformando las propias formas de medición de dichos procesos. Así, el llamado
Manual Frascati (OECD, 1993) - concebido originalmente en 1963- se centraba en los
procesos formales de I&D, entre los cuales distinguía tres modalidades: i) investigación básica:
incluye trabajos experimentales o teóricos que se emprenden fundamentalmente para obtener
nuevos conocimientos acerca de los fundamentos de fenómenos y hechos observables, sin
pensar en darles ninguna aplicación o utilización determinada; ii) investigación aplicada:
consiste también en trabajos originales realizados para adquirir nuevos conocimientos; sin
embargo, está dirigida fundamentalmente hacia un objetivo práctico específico; iii) desarrollo
experimental: son los trabajos sistemáticos basados en conocimientos existentes, dirigidos a la
producción de nuevos materiales, productos o dispositivos, al establecimiento de nuevos
procesos, sistemas y servicios o a la mejora sustancial de los ya existentes.

Mientras que el Manual Frascati se corresponde con el antes mencionado "modelo lineal", el
más reciente Manual de Oslo (OECD, 1997b) -cuya primera versión es de 1992-, ya parte de
una comprensión sobre los procesos innovativos en donde se enfatiza su carácter sistémico e
interactivo, así como la necesidad de incorporar a la medición de los mismos a las actividades
innovativas de carácter más informal. Asimismo, se reconoce que puede haber tanto
innovaciones que impliquen la introducción de una "novedad" a nivel mundial, así como otras
que constituyan "novedades" a nivel de la nación o de la propia firma.

De todos modos, pese a estos esfuerzos, las dificultades para “medir” la “cantidad” de
innovación que se genera en una economía son bien conocidas. En varios trabajos se han
analizado las ventajas y desventajas de diferentes indicadores -que pueden tener distintos
niveles de referencia (la firma, regiones, naciones, etc.)-: patentes, recursos monetarios y
humanos destinados a I&D, número de nuevos productos lanzados en los últimos años, etc.,
sin que exista un consenso acerca de algún indicador o conjunto de indicadores bien definido
que permita hacer comparaciones intertemporales o entre distintos países (o firmas) de modo
completamente satisfactorio.

La OECD (1996a) señala cuatro razones por las cuales los indicadores vinculados con el
“conocimiento” no pueden alcanzar el mismo status que otros indicadores económicos
tradicionales (por ejemplo, los de las cuentas nacionales): i) no hay fórmulas que permitan
pasar de “insumos” para la “creación de conocimientos” a “productos derivados” de esos
conocimientos; ii) los insumos para la creación de conocimiento son difíciles de “mapear”,
debido a su intrínseca complejidad y carácter sistémico; iii) el conocimiento no puede ser
reducido a un agregado a partir del uso de un sistema de precios, ya que cada “pieza” de
conocimiento es, en cierto sentido, única; iv) la creación de nuevo conocimiento no
necesariamente es una adición al stock de conocimiento existente y la obsolescencia de las
unidades de conocimiento “en stock” no puede ser registrada adecuadamente.

En este contexto, si bien el recurso a indicadores cuantitativos obviamente sigue siendo


importante, resulta clara la necesidad de realizar análisis de tipo cualitativo y que tengan en
cuenta las condiciones históricas e institucionales concretas de los fenómenos que se analizan.
Sobre esto volveremos más abajo al discutir el concepto de sistema nacional de innovación.

16
d) Paradigmas tecno-económicos y ciclos de largo plazo

Schumpeter ya había destacado en los años 1940 el carácter evolucionario del capitalismo,
haciendo énfasis en las fuerzas endógenas que subyacen detrás del proceso de desarrollo
económico. Asimismo, había destacado la importancia fundamental de la innovación,
caracterizándola como un proceso de mutación que incesantemente renueva la vida
económica desde adentro -la "destrucción creadora"-.

El evolucionismo va a retomar estos postulados y a introducir algunas complejidades


adicionales al análisis. Así, las economías se perciben como sistemas dinámicos, complejos e
interdependientes, que se despliegan en un tiempo histórico e irreversible; los agentes deben
tomar decisiones cuya adecuación sólo se revela luego de un tiempo considerable, en
contextos de incertidumbre e interacciones holísticas entre los agentes y con las variables
agregadas (Silverberg et al, 1988). En lugar de los cambios exógenos con los que opera la
economía ortodoxa, las fuentes del cambio son endógenas al sistema y resultan de las acciones
creativas de los agentes. La rigidez de los planes (que deriva en falta de experimentación) y la
conformidad (que conduce a falta de estímulos para la imitación de las conductas exitosas)
son enemigas de la capacidad innovativa del sistema. Lo mismo ocurre con la monotonía de
valores y visiones, que impide la diversidad de conductas y exploraciones. A su vez, los
factores tecnológicos e institucionales introducen coherencia y “orden” en las conductas de los
agentes, cuyo éxito o fracaso se define a través de un mecanismo selectivo que, en las
economías capitalistas, se presume que es, en principio, el mercado, aunque obviamente se
reconoce que existe una pluralidad de ambientes de selección, que dependen
fundamentalmente del esquema institucional vigente a nivel nacional, regional o sectorial22.

Por otro lado, si bien no todos los autores evolucionistas están de acuerdo en este punto, se
retoma el tema de las ondas largas (long waves) de desarrollo capitalista, postulado por
primera vez por Kondratiev y recogido por Schumpeter. En Schumpeter, la explicación básica
del fenómeno de ondas largas consiste en que las diferentes épocas económicas estarían
asociadas con racimos (clusters) de tecnologías. Una fase de ascenso se caracteriza por la
aparición de un nuevo set de tecnologías e industrias, el cual estimula la inversión y la
expansión de la actividad económica. A su vez, el agotamiento de cada fase se vincula con la
desaceleración del cambio tecnológico y la disminución de las oportunidades de inversión.

Dentro del evolucionismo estas nociones han sido recogidas, entre otros trabajos, por
Freeman y Pérez (1988). La idea básica es que ciertos tipos de cambio tecnológico extienden
sus efectos sobre el conjunto de la economía. Estos cambios (“revoluciones tecnológicas”) no
sólo hacen aparecer nuevos productos, servicios, sistemas e industrias, sino que afectan
directa o indirectamente a todas las ramas de la economía. Freeman y Pérez emplean, para
referirse a estas transformaciones, el concepto de paradigma tecno-económico, dado que no sólo
influyen en las trayectorias tecnológicas de determinados productos y procesos, sino que
modifican las estructuras de costos y las condiciones de producción y distribución de todo el
sistema.

22
. Así, por ejemplo, existen sectores donde las presiones políticas o los juicios profesionales juegan un papel clave
-defensa, servicios médicos, etc.- (Nelson, 1995).

17
Un paradigma tecno-económico es concebido como un tipo ideal de organización productiva,
que define el contorno de combinaciones más eficientes y de menor costo durante un período
dado y sirve, en consecuencia, como norma implícita, orientadora de las decisiones de
inversión y de innovación tecnológica, tanto incremental como radical (Pérez, 1986). En esta
perspectiva, a lo largo del capitalismo se asiste a una sucesión de paradigmas tecno-
económicos, asociados con esquemas institucionales característicos. Freeman y Pérez (1988)
construyen una suerte de periodización de la evolución capitalista a partir de la detección de
cinco ondas de largo plazo del tipo de las de Kondratiev -de cuarenta a sesenta años de
duración-, caracterizadas, en cada caso, por un “insumo clave”, por un grupo de ramas
inductoras del crecimiento de la economía, ciertos requerimientos de infraestructura,
arquetipos de organización empresaria, patrones de competencia y cooperación, formas de
superar las limitaciones de los paradigmas previos y por una determinada configuración
jerárquica del sistema económico internacional.

Desde un punto de vista puramente técnico, las innovaciones asociadas con una revolución
tecnológica -las cuales surgen de modo interrelacionado y explosivo- podrían haberse
desarrollado de una forma más gradual. Sin embargo, Freeman y Pérez van a postular que
existen fuertes factores económicos y sociales que hacen que la dinámica del mundo real sea
otra. Por un lado, cuando aún existe la posibilidad de obtener aumentos de productividad y
existen economías externas y de red a ganar a partir de la profundización de un determinado
paradigma tecnológico, la difusión de innovaciones que alterarían los fundamentos de dicho
paradigma será lenta. Por otro, cuando los indicadores de productividad y rentabilidad
comienzan a decaer y dan lugar a crisis estructurales dentro del sistema capitalista, las fuerzas
del sistema van a impulsar un redireccionamiento de los esfuerzos hacia el desarrollo de
nuevas tecnologías que constituirán, a su vez, la base del paradigma entrante.

Es necesario que exista un acoplamiento entre el paradigma tecno-económico y el sistema


socioinstitucional en el que aquel se desenvuelve. Para que un nuevo paradigma tecno-
económico se difunda, es preciso que se produzcan cambios sociales e institucionales tales
que se recomponga la correspondencia entre ambas esferas. Si tal correspondencia es
alcanzada, se generan patrones de crecimiento estables a largo plazo. Sin embargo, dado
que, en general, existe una inercia en la dimensión socioinstitucional de la sociedad (la
evolución institucional es fuertemente path-dependent), es posible que, en las etapas
tempranas del nuevo paradigma tecno-económico, existan desajustes, hecho que contribuye a
explicar la severidad que adquieren los procesos de ajuste estructural en la transición entre
dos paradigmas (Freeman y Pérez, 1988)23,24.

Se ha sugerido que este tipo de ideas tiene un sesgo de “determinismo tecnológico”. Pérez
(1986) toma directamente el punto y señala que la noción de paradigma tecno-económico no
23
. El autor no puede resistir la tentación de señalar el evidente paralelo entre estas ideas y las nociones del
materialismo histórico referidas a la relación entre fuerzas productivas, relaciones de producción y superestructura.
24
. Hay una variada literatura que trata sobre la aparente paradoja resultante de que mientras parece configurarse un
nuevo patrón tecnológico en las principales economías capitalistas y se asiste a una oleada de innovaciones resultantes
de la creciente importancia de los procesos de I&D, paralelamente se registra una desaceleración de las tasas de
crecimiento de la productividad que se prolonga ya por más de veinte años. En la misma línea de lo sugerido por
Freeman y Pérez, diversos trabajos han hecho hincapié en la necesidad de adaptar las instituciones y las estructuras
sociales al nuevo paradigma tecno-económico emergente (ver, por ejemplo, OECD, 1991). En particular, un trabajo de
David (1991) ilustra bien este argumento a través de una comparación con el desarrollo de la energía eléctrica a
comienzos de siglo.

18
implica determinismo tecnológico en la medida en que “un paradigma establece el amplio
espacio de lo posible. Dentro de él, las fuerzas sociales escenifican las confrontaciones,
experimentos institucionales y arreglos de compromiso o cooperación, cuyo resultado es el
marco que en última instancia moldea, orienta, selecciona y regula el curso definitivo que
asumirá el nuevo potencial. Esto significa que cada crisis, cada período de transición tecnológica,
es un momento de indeterminación en la historia”. Sin embargo, está claro que, en su visión, hay
una secuencia que parte del cambio tecnológico y se extiende hacia lo social e institucional. Esto
se contrapone a la posibilidad de que en muchos casos la secuencia sea precisamente la opuesta:
de los factores sociales e institucionales hacia las elecciones tecnológicas.

Más allá de este debate, y de las dudas que sigue suscitando, aún dentro del propio
evolucionismo, la idea de "ondas largas" (ver Nelson, 1992), a nuestro juicio el concepto de
paradigma tecno-económico aporta un marco útil para entender la evolución de las distintas
etapas del sistema capitalista. En particular, su empleo permite una mejor comprensión de los
procesos de ascenso, estancamiento y retraso de las distintas naciones, en tanto hay una
vinculación entre dichos procesos y la mayor o menor adaptación de las economías nacionales
a los sucesivos paradigmas tecno-económicos dominantes. En consecuencia, para el análisis
de la evolución histórica de un determinado SNI, resulta imprescindible otorgar un lugar central
al modo de inserción del país en cuestión en los paradigmas tecno-económicos dominantes en
cada momento del tiempo a nivel internacional.

2) Innovación y crecimiento: la visión del mainstream

Desde largo tiempo atrás los economistas han reconocido que el cambio tecnológico es el
determinante central de la evolución de las sociedades capitalistas a largo plazo. De hecho, la
obra "fundadora" de la economía moderna -la "Riqueza de las Naciones" de Adam Smith-
comenzaba justamente, ya en 1776, argumentando sobre la importancia del progreso técnico
(que Smith asimilaba a la "división del trabajo") -ilustrado con el famoso ejemplo de los alfileres-
como motor de la acumulación de riqueza en las sociedades más avanzadas de la época.

Más tarde, Friedrich List, hoy rescatado por varios economistas como precursor de muchas
ideas modernas sobre los procesos de desarrollo tardíos, hacia 1840 comprendía que para
que Alemania cerrara la brecha que la separaba del país líder a nivel mundial -Gran Bretaña-
eran necesarias políticas específicas para acelerar la industrialización y el crecimiento, muchas
de las cuales se vinculaban con el aprendizaje y la adopción de nuevas tecnologías25. Por la
misma época, justamente la necesidad de “aprender” era para John Stuart Mill, uno de los más
importantes defensores de la doctrina clásica del libre comercio, la única razón valedera para

25
. Más aún, List reconoció el rol clave de lo que hoy llamaríamos el capital "intangible" de una sociedad como
determinante de sus posibilidades de crecimiento: "the present state of the nations is the result of the accumulation
of all discoveries, inventions, improvements, perfections and exertions of all generations which have lived before us:
they form the intellectual capital of the present human race, and every separate nation is productive only in the
proportion in which it has known how to appropriate those attainments of former generations and to increase them
by its own acquirements." (List, 1841, citado en Freeman, 1998).

19
proteger una “industria naciente”26 (y, de hecho, el argumento de industria naciente era el único
válido para conceder protección a una industria).

Poco más adelante, Karl Marx, captará con gran lucidez el papel clave que la ciencia y la
tecnología desempeñan en la sociedad capitalista, concibiendo al cambio tecnológico como un
producto incesante de la propia dinámica del sistema, de la lucha competitiva inter-capitalista y
de la presión por la extracción del excedente o plusvalor a partir del proceso de producción.

Sin embargo, desde la segunda mitad del siglo XIX hasta mediados del siglo XX el cambio
tecnológico jugará un papel cada vez menos relevante dentro de la teoría económica -más allá
del ya mencionado problema estático de elección de técnicas-, coincidentemente con el
ascenso de la escuela neoclásica. Los modelos de crecimiento -que recién aparecerán luego
de 1930-, se centrarán, en tanto, en factores tales como el incremento de la población, la
distribución del ingreso y las tasas de inversión y de ahorro. Sólo Schumpeter, cuya obra
permaneció al margen del mainstream de la disciplina, se destacará en este período por dar un
lugar prominente al cambio tecnológico en el análisis de la lógica y dinámica de los sistemas
económicos capitalistas.

Será recién en los años 1950 -más precisamente en 1956/57-, de la mano de Robert Solow,
cuando el cambio tecnológico ingresa, dentro del mainstream, al escenario de los modelos
formales de crecimiento como variable explicativa clave. Esencialmente, lo que Solow
constataba era que el progreso tecnológico explicaba 7/8 del crecimiento de la productividad
en la economía americana entre 1909 y 1949; en otras palabras, probaba que más que la
acumulación de factores -capital y trabajo- el cambio tecnológico era el motor del desarrollo
capitalista a largo plazo (Solow, 1979)27.

Aunque la demostración de Solow fue luego discutida y criticada severamente, abrió un


espacio para desarrollar técnicas y conceptos cada vez más sofisticados para analizar las
relaciones entre cambio tecnológico y crecimiento económico. Una de las principales críticas
que recibió el enfoque de Solow fue el carácter exógeno que, en su modelo, tenía el cambio
tecnológico; en otras palabras, las innovaciones -o al menos las ideas básicas sobre las cuales
se apoyan las innovaciones- se concebían, implícita o explícitamente, como proviniendo
“desde fuera” del sistema económico, a un ritmo constante. El propio Solow reconocía en su
trabajo original las limitaciones de su enfoque, provenientes tanto de la disponibilidad de datos
como de la necesidad de contar con un modelo matemáticamente tratable. Asimismo, se
cuestionó el hecho de que atribuyera todo el "residuo" de la estimación -lo no explicado por el
aumento en las dotaciones de capital y trabajo- al progreso técnico.

26
. “Con frecuencia, la superioridad de un país sobre otro en una rama de la producción se debe tan sólo al hecho
de haber empezado antes. Puede no existir ninguna ventaja inherente de una parte, ni desventaja de la otra, sino sólo la
superioridad actual de la habilidad y la experiencia adquiridas. Un país que tiene aún que adquirir esta habilidad y esta
experiencia, puede, en otros aspectos, adaptarse mejor a la producción en cuestión que otros que se dedicaran a ella
antes ... Pero no puede esperarse que los particulares introduzcan a sus propios riesgos, o mejor exponiéndose a
pérdidas seguras, una nueva manufactura y soporten la carga de llevarla adelante hasta que los productores hayan
adquirido el nivel de conocimientos y de experiencia de aquellos que están de antiguo familiarizados con la misma. Un
derecho protector, sostenido durante un tiempo razonable, puede ser muchas veces la forma que presente menos
inconvenientes para que la nación contribuya a sostener ese experimento” (Mill, 1848, edición de 1978, p. 788).
27
. De hecho, como señala Nelson (1997), ya existían algunos trabajos que habían alcanzado resultados similares,
pero el carácter “seminal” que adquirió el artículo de Solow se debió a que por primera vez el análisis se
estructuraba dentro de un modelo y una teoría “formal”.

20
A partir del trabajo de Solow se desarrollaron varias líneas de trabajo. Una de ellas
corresponde a la llamada "contabilidad del crecimiento" (growth accounting) que, en esencia,
se dirige a medir la influencia de distintas variables explicativas sobre la dinámica de
crecimiento de largo plazo. En este sentido, los trabajos posteriores a Solow intentaron, por
medio de la introducción de nuevas variables -por ejemplo, economías de escala, cambios
estructurales, etc.-, la redefinición de los procedimientos de medición de la dotación de factores
-en particular, incorporando al factor trabajo los cambios “cualitativos” que se registran a través
del tiempo (acumulación de “capital humano”)- y el refinamiento de las técnicas de ajuste y
procesamiento de la información, reducir el "residuo" de Solow a una magnitud menor, tarea
en la que obtuvieron éxito, aunque en muchas ocasiones a partir de introducir lo que Dosi ha
llamado un verdadero "Kama Sutra" de variables (véase, por ejemplo, Denison, 1962 y 1967;
Jorgeson y Griliches, 1967).

Una parte importante de los trabajos de growth accounting se han vinculado con la cuestión de
la convergencia/divergencia entre las trayectorias de crecimiento de los distintos países28.
Asimismo, también han estado motivados por la intención de testear la hipótesis que surgía de
los modelos neoclásicos “a la Solow”, en el sentido de que, en el largo plazo, el PBI per cápita
de todos los países crecería a la misma tasa, determinada exógenamente por el ritmo de
acumulación del progreso tecnológico. Más aún, los países más pobres crecerían inicialmente
más rápido, ya que en ellos el capital es escaso (o la relación capital/trabajo baja), por lo que
en dichos países la tasa de beneficio debería ser superior a la de los más avanzados, lo cual
daría lugar a una mayor tasa de acumulación de capital y un mayor crecimiento (más aún si se
considera que el capital es móvil internacionalmente), efecto reforzado por la posibilidad de
acceder “gratuitamente” a las tecnologías de frontera ya disponibles en el mundo desarrollado.

Los trabajos sobre contabilidad del crecimiento de los años 1960 y 1970 se limitaban a los
países europeos y Japón, encontrando evidencias de convergencia para ese "club" de países
en relación con los EE.UU., aunque sus resultados fueron objeto de intensas críticas. Una de
las más habituales es que, como han señalado varios autores, este tipo de trabajos omite el
hecho de que existen interacciones entre las variables que se consideran como
“independientes” (capital humano, progreso tecnológico, economías de escala, bienes de
capital, etc.). Esto es, no puede evaluarse con precisión el “aporte” de cada una al crecimiento
económico ya que dicho aporte no puede materializarse efectivamente sin el concurso de una
o varias de las restantes variables (ver Fagerberg, 1994).

Por otro lado, estos trabajos seguían trabajando con una visión muy simplista de los procesos
de cambio tecnológico. Así, Denison (1967), por ejemplo, divide el “residuo solowiano” (ahora
reducido por la incorporación de nuevas variables explicativas) en dos elementos: el progreso
tecnológico -que supone idéntico en todos los países e igual al de la economía americana
(habría libre imitación de la tecnología de ese origen para el resto del mundo)- y el cierre de la
brecha con la frontera tecnológica - los EE.UU.- por parte de los países retrasados.

28
. Se dice que existe un proceso de "convergencia" cuando hay una reducción en el nivel de dispersión o variación
entre un grupo de países en términos de alguna medida de desempeño (productividad, PBI per cápita, etc.). En
general, se entiende que hablar de convergencia implica que los países retrasados están creciendo, como un grupo,
más rápidamente que los avanzados.

21
Más adelante, al calor de la creciente insatisfacción con el modelo “solowiano” -y con sus
predicciones en cuanto a los patrones de convergencia de las tasas de crecimiento-, surgieron
en el propio seno del mainstream neoclásico las llamadas "nuevas teorías del crecimiento",
cuyos representantes más notables son, entre otros, Romer (1986, 1990, 1993 y 1994),
Grossman y Helpman (1991), Aghion y Howitt (1992)29 y Lucas (1988)30.

A continuación discutiremos, brevemente, los trabajos inspirados en estas nuevas teorías, ya


que, por un lado, constituyen un avance importante en cuanto incorporan cuestiones clave que
la ortodoxia había ignorado previamente, pero, por otro, todavía presentan limitaciones,
especialmente si se intenta, como hacemos nosotros en esta investigación, analizar la
trayectoria de desarrollo a largo plazo de un país en particular. Son estas limitaciones las que
imponen, tal como veremos más abajo, el empleo de enfoques menos formalizados, pero más
ricos en la incorporación de variables y factores que tienen una incidencia central desde el
punto de vista de la dinámica del cambio tecnológico pero que, por la dificultad de tratarlos
formalizadamente, son excluidos o tratados muy simplificadamente en los análisis del
mainstream, aún en sus nuevas versiones.

Los modelos de crecimiento endógeno se diferencian internamente, entre otros factores, por la
variable que se supone como la fuente principal del crecimiento (el capital humano, las
actividades de I&D, el learning by doing asociado a la acumulación de capital físico, la
introducción de nuevos bienes de capital, la expansión de la variedad de los bienes
producidos, etc.). En cualquier caso, el crecimiento, a diferencia de lo que ocurría en Solow, es
explicado por el progreso técnico endógeno y por la presencia de externalidades provenientes
tanto de la formación de capital humano como de las propia actividad innovativa. El otro punto
esencial es que en buena parte de estas teorías se reconoce que las actividades de I&D son el
resultado de decisiones de maximización de beneficios de los agentes privados; por lo tanto,
estos modelos trabajan, en general, bajo marcos de competencia imperfecta31.

A diferencia de la antigua ortodoxia neoclásica, los modelos de crecimiento endógeno en


general producen, a nivel teórico, un cuadro mucho más complejo de resultados en cuanto a los
patrones de convergencia/divergencia vis a vis, ya que dichos patrones dependerán del efecto
de los procesos de progreso y difusión tecnológica sobre las distintas economías. Asimismo,
como dijimos antes, muchas veces incorporan al análisis formal elementos propios de la
"heterodoxia" que habían sido previamente ignorados por el mainstream.

29
. De acuerdo con Possas (1999), el modelo de Aghion y Howitt está "a la frontera" (en cuanto a la incorporación de
elementos "heterodoxos" dentro del análisis formal) entre los modelos de crecimiento económico del mainstream.
30
. Para un análisis crítico de los avances y limitaciones de las nuevas teorías del crecimiento ver Nelson (1997),
Possas, 1999 y Hounie et al (1999).
31
. Por cierto, las investigaciones recientes sobre los determinantes del crecimiento incluyen muchos otros factores
más allá de los vinculados estrictamente al aspecto tecnológico. Por ejemplo, los niveles de estabilidad
macroeconómica, la distribución del ingreso, las formas de gobierno, la estabilidad política o social, el gasto en
infraestructura, el respeto por los derechos de propiedad, las políticas comerciales (o los niveles de apertura
comercial), entre otros (ver Temple, 1999). Uno de los temas que se incluye crecientemente como determinante de
la performance de crecimiento de las distintas naciones remite a la calidad de las instituciones y la infraestructura o
capital social. Si bien las medidas con las cuales se intenta captar estas variables son todavía muy "crudas", varios
trabajos han mostrado una significativa influencia de aspectos tales como el resguardo de los derechos de
propiedad, la calidad y autonomía de la burocracia, el respeto por los contratos, los niveles de "confianza"
interpersonal, la existencia de corrupción, la cohesión/fragmentación étnica o cultural, etc., sobre las trayectorias de
crecimiento (ver Rodrik, 1997; Knack y Keefer, 1995; Hall y Jones, 1999; Temple y Johnson, 1998).

22
Una de las características que enfatizan las nuevas teorías del crecimiento es el carácter no-
rival del conocimiento, ya que una vez producido, puede ser reproducido casi sin costos
adicionales. Esto implica que los países atrasados, tal como se suponía en las teorías
ortodoxas más antiguas, pueden beneficiarse del conocimiento desarrollado en las naciones
que están en la frontera tecnológica y, consecuentemente, lograr el “catch up” con los líderes.

En este sentido, Grossman y Helpman (1991) argumentan que el mayor beneficio que recibe
un país por participar en las corrientes de comercio internacional es el acceso al conocimiento
tecnológico existente en el resto del mundo. Los autores afirman que aunque los agentes
económicos de un país podrían adquirir información vía journals, charlas con expertos
extranjeros, inspección de prototipos, etc., el comercio internacional es la vía más importante
en términos de difusión del conocimiento. Esto se justificaría considerando que los bienes
importados pueden incorporar innovaciones valiosas para la economía local, a la vez que tanto
los compradores como los vendedores extranjeros pueden ser una fuente de mejoras
tecnológicas para los productores y exportadores domésticos (ver Cameron, 1996).

En la misma línea, Coe y Helpman (1995) encontraron que las actividades de I&D de un país
pueden generar externalidades al inducir aumentos de productividad en otros países que son
socios comerciales, externalidades que tienden a ser mayores para los países más pequeños, En
tanto, Eaton y Kortum (1994) han testeado un modelo de difusión internacional de tecnología,
encontrando que aún para los EE.UU. cerca de la mitad del crecimiento de su productividad
depende de mejoras tecnológicas generadas en el exterior (ver Temple, 1999). También han sido
estudiados los spillovers internacionales que pueden beneficiar a los países en desarrollo.
Algunos trabajos encuentran que dichos spillovers son mayores en la medida que se
incrementa el grado de apertura comercial de un país, su tasa de enrolamiento en la escuela
secundaria, la proporción de sus importaciones que proviene de países desarrollados y la
participación de las importaciones en el PBI doméstico (ver, por ejemplo, Coe et al, 1995 y
Evenson y Singh, 1997 -estos últimos testean la hipótesis de que los países pueden
beneficiarse de la I&D de sus socios comerciales para el caso del Este Asiático, obteniendo
una confirmación de la misma-).

Sin embargo, algunos autores enrolados en las nuevas corrientes contemplan también la
posibilidad de que los beneficios que pueden recibir los países en desarrollo de la existencia
de conocimientos tecnológicos de frontera en las naciones avanzadas sean menos
importantes de lo que suponía la ortodoxia tradicional. Por ejemplo, se ha sugerido que los
spillovers tecnológicos internacionales no son completos ni instantáneos, ya que tienden a
“agruparse” sectorial y geográficamente -por razones de distancia física y cultural, por la
existencia de secretos comerciales, etc.- y, por tanto, aunque pueden ser importantes no
pueden dar cuenta de la mayor parte del crecimiento de la productividad a nivel nacional
(Cameron, 1996, 1998; Jaffe et al, 1993; Keely y Quah, 1998). Otros trabajos han mostrado,
además, que los spillovers son aún más localizados en las industrias tecnológicamente
intensivas y que su aprovechamiento requiere esfuerzos importantes de investigación por
parte del país receptor. En tanto, algunos estudios no han encontrado, siguiendo metodologías
similares a las empleadas por Coe y otros autores citados más arriba, un impacto positivo de
las actividades de I&D realizadas en otros países sobre la productividad de las economías
nacionales (ver Fagerberg y Verspagen, 1999). Por tanto, como señala Cameron (1996), los

23
esfuerzos de las firmas y organizaciones domésticas serían los más importantes, ya que sus
spillovers van a beneficiar principalmente a otras firmas locales. Consecuentemente, puede
ocurrir que bajo ciertas condiciones y si hay externalidades tecnológicas puramente locales, los
países líderes incluso amplíen la brecha que los separa del resto del mundo a lo largo del tiempo.

Desde la heterodoxia se añaden algunas consideraciones críticas adicionales respecto de la


existencia de spillovers tecnológicos internacionales. Por ejemplo, Langlois y Robertson (1996)
señalan que buena parte de los trabajos inspirados por las "nuevas teorías" del crecimiento
ignoran las dificultades inherentes a la transmisión de conocimientos -las cuales derivan del
carácter muchas veces tácito de estos últimos y de la existencia de altos costos de transacción
involucrados en dicha transmisión- y omiten considerar la necesidad de que quienes
supuestamente podrían aprovecharse de dichos conocimientos nuevos desarrollen
capacidades de absorción endógenas (en otras palabras, se sigue tratando a la tecnología
principalmente como información). Asimismo, se prescinde de los aspectos institucionales de
los procesos de transferencia, cuando se ha demostrado que los mismos pueden tomar varios
años aún dentro de las propias empresas transnacionales (ET) -y más aún si se trata de filiales
ubicadas en países en desarrollo-, siendo aún más largas las demoras en la transferencia en el
caso de las licencias (Arcangeli y Canuto, 1996).

Por otro lado, muchos autores enrolados en el enfoque de las nuevas teorías del crecimiento
reconocen que los países en desarrollo no acceden necesariamente a las mejores prácticas
tecnológicas internacionales, debido a las dificultades para su obtención o implementación
exitosas. Más aún, se rescatan incluso viejas ideas como las de “tecnologías apropiadas”,
señalándose que las tecnologías generadas en los países desarrollados pueden no ser
adecuadas para los países en desarrollo debido a las diferencias en las dotaciones factoriales
(Temple, 1998). Así, los innovadores actuarían pensando en países con ciertas características,
tales como una alta dotación capital-trabajo, mercados internos amplios y una buena
infraestructura de comunicación y transporte, elementos probablemente ausentes en la mayor
parte de los países en desarrollo. En la misma línea, Acemoglu y Zilibotti (1999) sugieren que
tecnologías generadas para ser empleadas por trabajadores altamente calificados en los
países desarrollados pueden ser usadas en los países en desarrollo por trabajadores de baja
calificación, lo cual hará que la productividad sea, en estos últimos, menor al potencial que
ofrece la tecnología en cuestión.

En esta línea, Temple (1998) señala que los niveles de eficiencia productiva varían entre los
distintos países y que sus tasas de crecimiento están correlacionadas positivamente con los
ratios capital-trabajo y negativamente con los niveles iniciales de eficiencia. Así, los países
más pobres no pueden aprovechar las “ventajas del atraso” hasta que llegan a tener ratios de
capital-trabajo o niveles de calificación similares a los de los países más ricos. Esto implica que
los países pueden crecer a tasas diferentes y no converger en el largo plazo, aún cuando la
tecnología sea de libre acceso. Interesantemente, Temple sugiere que una implicación de este
resultado es que los países en desarrollo deberían seguir el camino asiático de invertir
fuertemente en activos fijos y capital humano. Otra implicación es que los países en desarrollo
deberían estimular la generación de técnicas mejor adaptadas a sus dotaciones factoriales.

Otra novedad introducida por las nuevas teorías del crecimiento es que, al contemplar la
posibilidad de que la tasa de innovación resulte de decisiones de maximización de beneficios

24
de agentes privados, puede ocurrir que haya diferencias permanentes entre los niveles de
productividad y tasas de crecimiento de distintos países (Cameron, 1996). Otra de las
derivaciones de estas teorías es que el tamaño del mercado doméstico es un importante
determinante del retorno de las actividades de I&D. Así, algunos autores han encontrado que
la tasa de retorno de las actividades de I&D es mayor en las economías más grandes (Coe y
Helpman, 1995), aunque otros trabajos refutan dicho resultado (Fagerberg y Verspagen, 1999).

También dentro de las nuevas teorías del crecimiento en varios modelos se contempla la
posibilidad de que los países pobres se especialicen inicialmente, siguiendo sus ventajas
comparativas estáticas, en industrias con limitadas posibilidades de aprendizaje, lo cual en el
largo plazo los lleva a tener, permanentemente, menores tasas de crecimiento o menores
niveles de ingreso, según el caso, que los países ricos (ver Atkeson y Kehoe, 1998).
Indudablemente, las conclusiones de este tipo de trabajos se apartan considerablemente de
las ideas convencionales sobre el tema, expresadas en la tradición analítica originada a partir
de los llamados modelos Hecksher-Ohlin, en la cual están ausentes las preocupaciones
respecto de las consecuencias de largo plazo derivadas de la adopción de distintos tipos de
patrones de especialización productiva.

De hecho, este panorama más complejo presentado a nivel teórico por las llamadas nuevas
teorías del crecimiento se corresponde con las conclusiones que surgen de los trabajos más
recientes sobre convergencia a nivel global, que muestran que las predicciones de los
modelos neoclásicos tradicionales están lejos de verificarse en la realidad. En particular, la
idea de que todos los países operan con un nivel similar de eficiencia técnica sobre una
frontera tecnológica común "no es ni remotamente consistente" con la evidencia empírica, tal
como es señalado, incluso, por un reciente documento de trabajo del Fondo Monetario
Internacional (Crafts, 2000).

En efecto, si bien los resultados de los trabajos recientes sobre convergencia son
heterogéneos -e incluso están sujetos a controversias en términos de definición de variables,
formas de testeo, etc. (ver Temple, 1999)-, en general sólo encuentran evidencia de
convergencia en el largo plazo para un “club” restringido de países, que corresponden, en
general, a los de mayor nivel de desarrollo actual32.

La comprobación de que la dinámica global del sistema económico internacional ha sido más
compleja que la asumida por las teorías convencionales ha llevado a un revival del interés por
la tipología propuesta por Abramovitz (1986) en un ya clásico artículo, donde analizaba los
procesos a través de los cuales algunos países de desarrollo “tardío” -Alemania, Suecia,
Japón, etc.-, en distintos momentos de la historia del capitalismo, han logrado cerrar la brecha
que los separaba de los países líderes (“catching up”), hasta eventualmente -es el caso de los
EE.UU.- sobrepasarlos (“forging ahead”), mientras que naciones que ocupaban posiciones de
liderazgo mundial se retrasaban en términos relativos (“falling behind”) -el ejemplo
paradigmático es Gran Bretaña-. Un poco más tarde, Hikino y Amsdem (1995) introdujeron

32
. En este sentido, es iluminador un trabajo de De Long (1988), quien no encuentra evidencia de convergencia de
largo plazo tomando un grupo de países que hacia 1870 parecían estar en condiciones de incorporarse al grupo de
naciones más avanzadas. Incidentalmente, cabe señalar que la Argentina estaba incluida en esa muestra y que,
naturalmente, forma parte de los casos "fallidos" de convergencia que analiza De Long.

25
nuevas categorías para tipificar distintos senderos de desarrollo, incorporando, entre otras, la
de los países que se “tambalearon” y retrocedieron (“stumbling back”) durante el siglo XX33.

De hecho, esta dinámica histórica compleja no encuentra fácil explicación en las "viejas"
teorías del crecimiento, pero tampoco la halla en las "nuevas" teorías. Tal como lo señala
Crafts (2000), la evidencia disponible señala cada vez más claramente que tanto las políticas
como las instituciones tienen un rol central en la dinámica del crecimiento económico, y
sabemos lo difícil que resulta "modelizar" el comportamiento y el impacto de dichas variables (y
en particular de las instituciones). En este sentido, North (1996) critica el hecho de que las
nuevas teorías del crecimiento omiten analizar la estructura de incentivos vigentes en cada
sociedad, la cual determina las retribuciones a ser captadas por las inversiones en distintas
actividades (según North, dichas teorías suponen o bien que los incentivos son los correctos o que
no tienen relevancia).

Por otro lado, aún en las nuevas teorías del crecimiento sigue siendo deficiente, pese a los
avances observados, el tratamiento de la innovación y sus interacciones con los procesos de
desarrollo. En un penetrante artículo crítico, Nelson (1997) ha afirmado que las novedades
incorporadas por las modernas teorías del crecimiento no son tales para aquellos que han
estudiado, de un modo más cercano a los hechos históricos, los determinantes y
características de los procesos de desarrollo y cambio tecnológico a lo largo de la historia del
capitalismo, aunque, en línea con lo que decíamos antes, han adquirido una mayor legitimidad
al ser presentadas ahora en un marco formalizado. Más aún, el problema mayor sería que
estos nuevos modelos siguen omitiendo algunas otras cuestiones que la investigación histórica
ha señalado como igualmente importantes para explicar los procesos bajo estudio.

Por ejemplo, la ausencia de incertidumbre -o su tratamiento en términos de distribución


probabilística adecuadamente especificada- choca contra la existencia de eventos
inesperados y las dificultades de previsión que son características de los procesos de
innovación. Asimismo, se trata a las firmas como entidades homogéneas y se preserva el
enfoque maximizador de la conducta de los agentes, supuestos ambos claramente inadecuados
para analizar las estrategias y desempeños de las empresas en el plano de la innovación.

De hecho, según Nelson (1997), es la intención de preservar el framework básico de los


modelos de equilibrio general lo que impide o dificulta la incorporación de estos elementos a
las formalizaciones neoclásicas, que siguen concentradas, aún en sus nuevas versiones, en las
“fuentes inmediatas del crecimiento” -expresión acuñada por Abramovitz (1952)-, sin prestar
atención a los factores que están detrás de tales fuentes. Son justamente dichos factores
sobre los cuales los enfoques alternativos al neoclásico (“heterodoxos”), que examinaremos en
la sección siguiente, hacen hincapié al tratar de explicar la dinámica del desarrollo económico.

3) Innovación, crecimiento y desarrollo: los enfoques alternativos

Tal como lo hicimos en las secciones anteriores, vamos a prestar especial atención, dentro de
las corrientes heterodoxas, al enfoque evolucionista. De acuerdo con Nelson (1994), las
teorías evolucionistas del crecimiento se distinguen por la introducción de dimensiones
33
. No sorprenderá que encontremos a la Argentina como exponente más claro de esta poco envidiable tendencia.

26
cualitativas -que habitualmente se identifican con el “desarrollo económico”-, en contraste con
las teorías convencionales que representan el proceso de crecimiento como algo puramente
cuantitativo. Así, el desarrollo se define como un proceso “multifacético”, en el cual el cambio
tecnológico, las características de las firmas y sus comportamientos y las instituciones son
vistos como los factores que modelan patrones evolutivos específicos. En consecuencia, es
preciso entender como se generan y difunden las innovaciones, la estructura de incentivos que
enfrentan los agentes, la organización interna, competencias y estrategias de las firmas y las
instituciones en las cuales los agentes están enraizados socialmente y que restringen y guían
tanto la coordinación microeconómica como el cambio macro (Dosi et al, 1994a).

En base a estas premisas, los autores evolucionistas coinciden en que las asimetrías a largo
plazo en el desempeño de las diferentes economías nacionales surgen y se mantienen a través
del tiempo a través de cuatro vías: i) la estructura productiva de cada país34; ii) las
características y estrategias de las firmas; iii) el contexto institucional; iv) el set de incentivos
económicos vigentes en cada sociedad (Cimoli y Dosi, 1994; Dosi, 1991).

A partir de este conjunto de hipótesis, se han desarrollado una serie de modelos formales
“evolucionistas” de crecimiento (véase, para un resumen analítico, Higachi et al, 1996)35. De todos
modos, desde la propia "heterodoxia" se advierte que los modelos formales de crecimiento
evolucionistas resultan aún demasiado "mecanicistas“ (ver Nelson, 1994 y 1995). En buena
medida esto ocurre porque la formulación y articulación de hipótesis acerca de la influencia de
la diversidad de firmas e instituciones sobre el crecimiento y desarrollo económicos es todavía
incipiente. Más aún, Nelson se muestra escéptico sobre la posibilidad de que modelos
evolucionistas formales de crecimiento a nivel agregado puedan captar los hechos que
caracterizan al “desarrollo”, dado que los procesos involucrados son muy variados y complejos.

Esto nos lleva a otros dos tipos de trabajos de inspiración “heterodoxa”, que en gran medida
arriban a resultados similares, aunque partiendo del empleo de metodologías distintas.
Adelantando nuestra exposición, diremos que la coincidencia entre ambos tipos de trabajos
pasa por enfatizar que las diferencias en las capacidades de aprendizaje e innovación son una
fuente mayor de divergencias entre las trayectorias de crecimiento de firmas/naciones/
regiones. Dichas capacidades estarán, en algunos casos, referidas a nuevos procesos,
productos o técnicas organizacionales “de frontera”, mientras que en otros se tratará de
absorber, adaptar y/o mejorar innovaciones desarrolladas en otros países, pero en ambas
situaciones esas capacidades juegan un papel crucial en la dinámica del crecimiento.

Por un lado, hay un conjunto de investigaciones basadas en el empleo de técnicas


econométricas con series de tiempo de largo plazo, las cuales intentan analizar el rol de los
procesos de innovación y cambio tecnológico en los patrones de crecimiento de los distintos
países. En este campo, Fagerberg (1988) expone un modelo donde las tasas de crecimiento
de cada país dependen de: i) la difusión de tecnologías a nivel internacional; ii) las actividades
innovativas internas; iii) las tasas de inversión. Mediante tests econométricos se muestra la

34
. Una de las razones clave por la cual la especialización productiva influye sobre la competitividad a largo plazo de
las naciones -aún si tienen similares propensiones a innovar- es que existen diferencias importantes en las
posibilidades de aprendizaje y de realizar innovaciones mayores y menores entre diferentes industrias (Andersen, 1992).
35
. Algunos “ejemplares” de este tipo de modelos son Nelson y Winter (1974 y 1982); Silverberg (1988); Silverberg
et al (1988); Silverberg y Lehnert (1994); Dosi et al (1994b).

27
importancia de los tres factores, así como el hecho de que su contribución depende del grado
de industrialización ya alcanzado y es, además, específica de cada país y región. En particular,
Fagerberg muestra que existe una relación entre actividades tecnológicas domésticas y PBI
per cápita, y que la importancia de los esfuerzos locales crece a medida que un país se
aproxima a la frontera tecnológica (ver también Verspagen, 1997b).

En esta línea, varios trabajos hacen hincapié en que, dado el carácter acumulativo de los procesos
innovativos, para ser capaz de absorber tecnología de los países más avanzados es necesario
contar con un suficiente stock de conocimiento en el país en desarrollo. Esto implica que la
brecha inicial no puede ser demasiado amplia (Lankhuizen, 1998). En el mismo sentido,
Verspagen (1991) muestra que los países caracterizados por una gran brecha vis a vis la
frontera internacional y escasa capacidad social endógena (ver más abajo), pueden estar en
una “trampa de crecimiento bajo”. En línea con estos argumentos, los trabajos basados en el
enfoque denominado de “brecha tecnológica” (Fagerberg, 1994) evidencian que mientras que
el catch up es posible, sólo es alcanzado por aquellos países que realizan suficientes
esfuerzos en materia de educación, I&D y acumulación de capital. Los hallazgos también
sugieren que un cierto nivel de I&D es necesario aún para la imitación exitosa.

Uno de los elementos enfatizados por estos enfoques es que los spillovers tecnológicos
internacionales son relativamente débiles. Por un lado, se argumenta que el conocimiento es difícil
de transferir de un país a otro; buena parte del mismo se acumula en las firmas en forma de
trabajadores especializados, tecnología propia y know how difíciles de copiar y también en sus
interacciones con proveedores, institutos de I&D, etc. (Dosi, 1991). También se señala que la I&D
se realiza más eficientemente cuando otras empresas o instituciones que realizan dicha actividad
están cercanas geográficamente, ya que esto permite estar en contacto con recursos humanos
calificados así como establecer interacciones provechosas en el plano de la innovación.

Si se considera que los spillovers tecnológicos están delimitados espacialmente, a la vez que
las capacidades innovativas de las firmas tienen un carácter acumulativo, surge la posibilidad
de que existan procesos auto-reforzantes de convergencia/divergencia entre diferentes naciones
y regiones. Así, una ventaja inicial -tal vez pequeña- de una región/nación en términos de
capacidad innovativa, puede generar altas tasas de crecimiento, atrayendo nuevas firmas
innovativas a la región/nación, que a su vez reforzarían la capacidad de crecimiento, etc.; de
forma similar, pueden concebirse procesos donde los feedbacks sean negativos (Verspagen,
1997a).

Además de estas investigaciones basadas en estimaciones econométricas, hay un segundo


grupo de trabajos “heterodoxos” de carácter más “cualitativo”. La característica más señalada
de dichos trabajos es que argumentan que los procesos de desarrollo o catch-up, si bien
dependen principalmente de fuentes tecnológicas externas, requieren del surgimiento de
“capacidades sociales" o "capacidades de absorción” (Abramovitz, 1994; Albuquerque, 1997;
Dahlman y Nelson, 1993; Mowery, 1993), que involucran la disponibilidad de recursos
humanos calificados, capacidades organizacionales al interior de las firmas, mercados de
capitales eficientes y marcos institucionales que incentiven los procesos de aprendizaje, entre
otros factores. De este modo, los países que son, en esencia, dependientes de tecnologías
generadas en el exterior, se benefician de ella en la medida en que tienen esas capacidades

28
sociales para asimilar los spillovers que surgen del conocimiento que importan (Mowery y Oxley,
1995).

Así, como señala Freeman (1998), la notable variación en las tasas de crecimiento entre
distintos países a lo largo de las últimas décadas debe ser atribuida en gran medida a la
presencia o ausencia de las capacidades sociales necesarias para realizar cambios
institucionales, y en particular aquellos cambios institucionales que facilitan y estimulan una
alta tasa de innovación. De hecho, el proceso de desarrollo puede ser entendido a partir de
como la dinámica tecnológica interactúa con un marco institucional específico, en procesos
que han sido descriptos adecuadamente como de “co-evolución” (Nelson, 1994).

Desde este tipo de enfoque, Abramovitz (1994) ha hecho una contribución sustancial a la
comprensión de los procesos de convergencia/divergencia entre naciones. Según dicho autor,
por un lado está el potencial para que los países de menor productividad crezcan más
rápidamente que el promedio considerando que pueden aprovechar las best practices en
materia de tecnología y organización productiva vigentes en las economías más avanzadas
-este argumento reconoce sus orígenes en Gerschenkron (1970)-, y tienen margen para
aumentar su ritmo de acumulación de capital -ya que parten de bajos niveles de ratio
capital/trabajo- y mejorar la asignación de recursos dentro de sus economías -porque tendrían
buena parte de su fuerza de trabajo empleada en actividades de baja productividad-.

Al mismo tiempo, hay factores que pueden impedir o facilitar la realización de ese potencial.
Para Abramovitz, dichos factores son esencialmente tres: i) la dotación de recursos naturales
-ceteris paribus, a mayor dotación, mayor nivel de productividad relativa-; ii) la “congruencia”
tecnológica (la relevancia o utilidad para los países menos avanzados de las técnicas y formas
de organización vigentes en los países desarrollados, que dependen de las diferencias o
similitudes en materia de dotación de factores, mercados, escalas, etc.); iii) la “capacidad
social”: se trata de un elemento de difícil medición y vaga definición, pero que en principio
incluye el nivel de educación de cada sociedad, los comportamientos sociales vigentes
-niveles de cooperación, honestidad, confianza mutua, etc.-, las instituciones político-
económicas, el desarrollo del mercado de capitales, las capacidades empresarias, etc. Otros
factores que influyen sobre la realización del potencial de convergencia son: i) las condiciones que
gobiernan la difusión internacional de tecnología; ii) los elementos que influyen sobre la movilidad
y adaptabilidad de los factores a nivel doméstico; iii) el contexto macroeconómico.

La idea de que la “sociedad” de algún modo es un determinante fundamental del crecimiento


económico, tal como señalan Cole et al (1992) “alguna vez fue considerada como la cuestión
fundamental de la economía política”. El concepto de “capacidad social” de Abramovitz se
enmarca obviamente en esta tradición. Sin embargo, como señala el propio Abramovitz (1986),
más allá de las nociones generales arriba enumeradas, "nadie sabe qué significa exactamente
dicho concepto, ni como medirlo precisamente".

Putnam (1993) ha propuesto trabajar con el concepto de capital social, enfatizando


características tales como el nivel de confianza y participación como determinantes
fundamentales de dicho capital. Algunos autores relacionan los impedimentos sociales a la
movilidad vía ganancias con la asignación de “talentos”, ya que dichos impedimentos
disminuirían la frecuencia de las innovaciones y el crecimiento. Otros, en tanto, apuntan a las

29
actitudes “conservadoras”, que actuarían como retardantes del desarrollo. Por su parte,
Temple y Johnson (1998) señalan que la sociedad “importa” debido a que influencia la calidad
de las inversiones, el nivel promedio de eficiencia técnica y la capacidad de asimilar tecnologías
desde el exterior. Asimismo, dichos autores destacan el trabajo “pionero” de Adelman y Taft Morris
(1967), quienes crearon en los años 1960 un índice de “desarrollo social”36, que de hecho, resulta
un buen predictor de las trayectorias subsecuentes de los distintos países incluidos en su
muestra37.

Otro enfoque que enfatiza el papel de lo social dentro de la dinámica de crecimiento


económico es el llamado “institucionalismo”, cuyo autor más representativo es North (1993).
Según dicho autor, la conducta de los agentes está determinada, en esencia, por el tipo de
aprendizaje colectivo -que North identifica con la "cultura"- que dichos agentes realizan a
través del tiempo. Este aprendizaje se enraiza en el lenguaje, las instituciones, las tecnologías,
las conductas, etc. y genera el marco perceptivo en el cual los agentes realizan sus propios
procesos de aprendizaje, lo cual implica que existe, en dichos procesos, un fuerte aspecto de
“path-dependence”. En otras palabras, el aprendizaje es un proceso acumulativo de
acondicionamiento cultural en el cual las experiencias de cada generación se filtran a través
del sistema de creencias existente y resultan en su modificación incremental. A su vez, la “tasa
de aprendizaje” determina la velocidad del cambio económico, mientras que el tipo de
aprendizaje determina la dirección de dicho cambio. En tanto, el tipo de aprendizaje es función
del esquema de incentivos vigente en cada sociedad, que determina los retornos esperados
de la adquisición de diferentes clases de conocimiento (North, 1994).

Esta línea de argumentación se relaciona con un trabajo muy sugerente de Baumol (1990),
quien señala que la contribución social de las actividades empresarias varia según como se
asignen a actividades “productivas” (por ejemplo, innovación) o “improductivas” (por ejemplo,
rent-seeking). A su vez, dicha asignación depende del esquema social de incentivos, que
determina las retribuciones a obtener en cada actividad38.

De forma similar, se ha argumentado que si las personas capacitadas o talentosas se dirigen a


ocupaciones "rent-seeking" -porque el esquema de incentivos vigente en la sociedad
determina que allí son capaces de obtener altas tasas de retorno por sus actividades- ello deja
una menor cantidad de recursos humanos valiosos para las actividades "productivas". Murphy et
al (1991) -citado en Mueller, 1994- han testeado este argumento, adoptando como variables
explicativas a las tasas de inscripción en las carreras de abogacía (donde se supone que hay
36
. Este índice incluía factores tales como movilidad social, alfabetismo, peso de las clases medias, nivel de
"modernidad" de las actitudes sociales, extensión de los sistemas de comunicación masiva, nivel de democracia
política, eficiencia administrativa, tensiones sociales, movilidad social, etc.
37
. No podemos dejar de mencionar el hecho de que en la categoría de países con mayor índice de desarrollo social
se encontraba, junto con naciones que tuvieron subsecuentemente un buen récord de crecimiento (Japón, Chile,
Corea, Taiwan, Brasil, etc.), la Argentina (que, de hecho, tenía el mayor índice de desarrollo social de toda la muestra).
38
. Freeman (1992) señala que ha sido habitual atribuir el retraso británico a partir de fines del siglo pasado a una
deficiencia en materia de entrepreneurship en el sector manufacturero. Sin embargo, el autor argumenta que ello no
fue producto de un problema genético o del agotamiento del stock de empresarios, sino de la disposición relativa de
habilidades profesionales, de la disponibilidad de oportunidades más rentables de inversión en minas, plantaciones,
ferrocarriles e infraestructura y de la tendencia a mirar a la industria como algo socialmente inferior comparada con
las profesiones liberales o la aristocracia. En contraste, en países como Alemania y Estados Unidos existió un
clima institucional que hizo posible que los empresarios reclutaran ciertos tipos de managers, trabajadores
calificados e ingenieros, y los combinaran de formas “nuevas”, adecuadas al desarrollo de las modernas industrias
y prácticas tecno-productivas que estaban siendo introducidas en aquel momento.

30
tendencia al rent-seeking) e ingeniería (donde presumiblemente se generan "entrepreneurs"), y
encuentran que la cantidad relativa de ingenieros se vincula positivamente y la de abogados
negativamente con las tasas de crecimiento de la economía.

Finalmente, también es interesante referirse a la incipiente línea de trabajos que intentan


explorar las interacciones entre la micro y la macroeconomía en una perspectiva dinámica. En
esencia, se trata de un enfoque complementario de los recién descriptos, donde en lugar de
centrar la atención en la influencia de la sociedad y las instituciones sobre las conductas de los
agentes, se enfatiza en el análisis de cómo distintas configuraciones macroeconómicas son
determinantes de las estrategias y elecciones de las unidades empresarias.

En este sentido, algunos autores destacan como en una economía de alta incertidumbre
macroeconómica los agentes generalmente elegirán conductas conservadoras y defensivas,
con obvias consecuencias negativas sobre la inversión y la innovación (Fanelli y Frenkel,
1996). El impacto de la “macro” sobre las conductas empresarias tiene, además,
especificidades sectoriales bien definidas, en función de la naturaleza diferencial de los
patrones de producción, el tipo y tamaño de las firmas, los patrones de competencia, etc.
(Katz, 1996).

En una línea similar, Erber (1999) ha señalado que las decisiones de las firmas respecto de las
actividades de innovación deben ser analizadas teniendo en cuenta que aquellas se enfrentan
generalmente a un portafolio de inversiones diversificado. Cada alternativa de inversión se
caracteriza por una cierta tasa de retorno esperada, diferentes condiciones de apropiación de
dichos retornos, variadas formas de incertidumbre (técnica, financiera, económica), una escala
mínima de gastos, distintas fuentes y condiciones de financiamiento, secuencias y timings
específicos en cuanto al desembolso de gastos, y diferentes niveles de liquidez y especificidad
de los activos en los cuales se invierte.

En este contexto, las inversiones en innovación y tecnología -que son obviamente un grupo de
actividades que incluye en su interior diferencias importantes en cuanto a las características
antes mencionadas- compiten con otras alternativas que enfrentan las firmas en una economía
capitalista de mercado. A su vez, el impacto que tienen las otras alternativas de inversión
sobre las decisiones relativas al nivel deseado de gastos en innovación probablemente es
mayor cuando la firma no tiene una tradición de actividades tecnológicas, que en los casos en
donde dichas actividades están más rutinizadas. Esto abre un amplio campo de estudios respecto
de la influencia de factores tales como el sistema de precios, y su estabilidad, del régimen
monetario, del funcionamiento de los mercados de crédito y de capitales, del régimen fiscal,
etc., sobre el nivel y tipo de actividades innovativas que se desarrollan en una economía
(Erber, 1999).

Ciertamente, en el balance la literatura heterodoxa ofrece un panorama mucho más rico y


complejo en relación a los determinantes y la dinámica de las actividades de innovación y su
influencia sobre los procesos de desarrollo, aunque, por ahora, carece del nivel de rigor formal que
su contraparte ortodoxa. Examinaremos ahora el intento de subsumir de alguna forma las
sugerencias heterodoxas en un nuevo concepto, el de sistema nacional de innovación (SNI).

31
4) El concepto de sistema nacional de innovación

El concepto de SNI se dirige a captar el aspecto interactivo, sistémico e institucional e


históricamente enraizado de los procesos de cambio tecnológico, y la influencia de estos
últimos sobre los patrones de desarrollo económico.

Dicho concepto -empleado por primera vez por Freeman (1987)- ha conocido una rápida
difusión, y ha sido objeto de distintas aproximaciones. Una de ellas, que informa la mayor
parte de los estudios nacionales contenidos en el libro pionero de Nelson (1993a), puede
caracterizarse como más “formalista”, ya que se centra en las organizaciones e instituciones
dedicadas a actividades de CyT. En contraste, los autores vinculados al grupo IKE (surgido en
la Universidad de Aalborg, Dinamarca) trabajan con una definición más amplia, que enfatiza la
interacción entre sistemas productivos y procesos de innovación e incluye también en su
análisis los procesos menos formales de aprendizaje (Lundvall, 1992b)39.

En esta última perspectiva, el SNI comprende todos los elementos que contribuyen al
desarrollo, introducción, difusión y uso de innovaciones. Un SNI incluye no sólo universidades,
institutos técnicos y laboratorios de I&D, sino también elementos y relaciones aparentemente
lejanos de la ciencia y la tecnología. Por ejemplo, el nivel general de educación, la
organización laboral y las relaciones industriales tienen crucial importancia para las actividades
innovativas, al igual que el funcionamiento de los mercados financieros y de capitales.

Una derivación importante de este enfoque es que siempre existe un SNI -y en este trabajo nos
atendremos a esta hipótesis-. En otras palabras, los SNI realmente existentes pueden
funcionar con mayor o menor grado de articulación, ser más o menos efectivos, tener mayor o
menor presencia estatal, depender más o menos de insumos científico-tecnológicos externos,
etc., pero en todo país existe un SNI, cuya configuración va a influir de forma decisiva sobre el
respectivo proceso de desarrollo económico-social.

Siguiendo a Edquist (1997), se pueden enumerar las siguientes características distintivas de


los estudios basados en el enfoque del SNI:

i) Adoptan una perspectiva holística, interdisciplinaria e histórica y enfatizan las diferencias


entre los distintos SNI. Con relación al carácter interdisciplinario del enfoque de SNI, se
destaca que éste incluye no sólo los factores económicos que están detrás de los procesos de
innovación, sino también elementos culturales, institucionales, sociales, políticos, etc. En este
sentido, resulta difícil trazar los “límites” del SNI.

ii) Ponen a los procesos de cambio tecnológico y aprendizaje en el centro del análisis y
establecen a la firma como el “epicentro” del proceso de innovación. Por ende, le otorgan
importancia fundamental a los aspectos organizativos de la empresa; más aún, conciben a los
cambios organizativos como una parte integrante clave de los procesos de innovación.

39
. Amable et al (1997) prefieren emplear el término sistemas sociales de innovación, que tiene la ventaja de poder
emplearse en referencia a distintos espacios geográficos (o de relaciones) no necesariamente limitados por
fronteras definidas desde un punto de vista político-legal.

32
iii) Destacan el rol central de las instituciones, incluyendo no sólo a las instituciones
directamente vinculadas al área de CyT, sino a otras tanto “formales” como “informales”
-normas, rutinas y lineamientos para la acción de los agentes y firmas del sistema-.

iv) Engloban bajo el rótulo “innovación” tanto a procesos de búsqueda de carácter formal y
“orientados a resultados”, como a aquellos que surgen del propio proceso de producción y
consumo de bienes económicamente útiles (learning by doing, learning by using, etc.). En
otras palabras, los “lugares” donde se innova no son sólo laboratorios y los agentes de los
procesos de innovación no son únicamente científicos, técnicos y profesionales del área de I&D.

v) Señalan el carácter muchas veces tácito, específico y local del conocimiento tecnológico,
puntualizando las dificultades que existen cuando se trata de transmitir conocimientos -al
contrario de lo que ocurre cuando el objetivo es transmitir información- entre agentes, firmas,
instituciones, etc. Así, se explica, por ejemplo, porqué existen diferencias persistentes -y en
ocasiones crecientes- en los niveles de productividad de distintas firmas e, incluso, naciones.

vi) Enfatizan el carácter interactivo de los procesos de aprendizaje. La interactividad se da en


distintos niveles: dentro de la firma, entre firmas (user-producer, alianzas, networks, I&D
conjunta), entre firmas e instituciones tecnológicas y universidades, etc.. Esto implica que los
procesos de aprendizaje en general no son individuales, y que se hallan siempre enmarcados
en contextos sociales, institucionales y organizacionales específicos.

vii) La estructura productiva es un factor decisivo en cuanto al ritmo y características que asume el
proceso de cambio tecnológico. En otras palabras, lo que una nación “pueda hacer”, dependerá,
en gran medida, de lo que actualmente “está haciendo” (hay path-dependency), ya que la
estructura productiva abre oportunidades y determina senderos de avance del progreso
tecnológico.

A la luz de estas consideraciones, no resulta sorprendente que, al intentar abordar el estudio


de casos nacionales concretos a la luz del enfoque del SNI, surjan una gran cantidad de temas
involucrados. Albuquerque (1997), por ejemplo, ha señalado los siguientes: i) el
involucramiento y capacidad de financiación de actividades de I&D por parte de las firmas; ii) el
rol de las instituciones públicas de I&D; iii) el peso relativo de la I&D básica y aplicada; iv) la
magnitud, dentro del gasto en I&D, de lo que se aplica a fines militares; v) la existencia y
magnitud de los spillovers de la I&D académica y militar hacia usos civiles y productivos; vi) el
grado de coordinación entre las instituciones que componen el sistema de innovación; vii) el
nivel de centralización/descentralización del SNI; viii) el papel de las instituciones financieras
que sostienen la inversión innovativa; ix) el volumen de los recursos científicos e ingenieriles;
x) el tamaño y calidad de las instituciones educativas; xi) el nivel de calificación de la fuerza de
trabajo y las condiciones laborales; xii) la posición del país en términos de los flujos
internacionales de tecnología; xiii) la relación entre desempeño tecnológico y condiciones
sociales; xiv) las características de la rivalidad competitiva en el mercado doméstico.

El enfoque de SNI aún se encuentra en un estadio conceptualmente difuso y puede ser


considerado como un marco conceptual más que como una teoría formal. En parte por lo
embrionario de los desarrollos teóricos vinculados a estas cuestiones, y en parte por la propia
complejidad del tema, resulta muy difícil medir y comparar la performance de distintos SNI. Por

33
otro lado, el progreso técnico no es un objetivo en sí mismo, sino en la medida en que se
supone que contribuye a metas socialmente deseables, las cuales pueden diferir según los
países y/o regiones. Asimismo, no existe un “ideal” de SNI; diferentes sistemas pueden
desarrollar modos de innovación específicos que, sin embargo, den lugar a senderos de
desarrollo igualmente exitosos. Como señala Albuquerque (1997), lo que destacan los análisis
sobre SNI es su diversidad, la cual es producto de diferentes condiciones históricas e
institucionales, así como de distintas trayectorias tecnológicas nacionales.

Asimismo, no hay una relación determinística entre SNI y desempeño económico. La interacción
entre ambos elementos está determinada, entre otros factores, por trayectorias históricas
relacionadas con sectores y estrategias tecno-productivas específicas, patrones de
especialización, restricciones provenientes de la balanza de pagos, políticas macroeconómicas,
etc. (Cimoli, 1998).

Tampoco surgen recomendaciones válidas universal y ahistóricamente respecto de “cuánta”


ciencia básica hacer, o qué sectores son mejores para especializarse, o cómo organizar las
actividades de innovación, etc. De hecho, como hemos expuesto ya en otro lugar (López,
1996), el evolucionismo es aún débil en cuanto a su capacidad "normativa", esto es, en su
posibilidad de definir, a partir del enfoque teórico básico, recomendaciones de política efectivas.

En consecuencia, podemos interpretar que, más que una “teoría” claramente establecida y
“probada” empíricamente, se trata de un marco que permite plantear ideas y argumentos en
torno a los problemas que nos ocupan40. Esto, sin embargo, más que ser un problema, puede
ser una invitación a pensar las relaciones entre ciencia, tecnología e innovación y desarrollo
económico-social desde una perspectiva social, histórica y culturalmente enraizada.

De todos modos, aunque se carece de un ideal único de SNI, Nelson (1993b) encuentra varias
características comunes entre los SNI exitosos: i) el país contaba con un grupo de firmas con
capacidades competitivas en sus respectivas líneas de negocios: ello implica la posesión e
competencias en el diseño de productos y procesos, management, comercialización, etc.; ii)
dichas firmas estuvieron sujetas a presiones competitivas intensas, sea interna o
externamente; su fortaleza justamente dependió en buena medida del hecho de haber sido
expuestas a esa competencia; iii) para contar con firmas fuertes, es necesario contar con sistemas
educativos y de entrenamiento que las provean con un flujo de personal con los skills necesarios.

También se ha mencionado que, más allá de su estado “rudimentario”, hay tres derivaciones
importantes que surgen a partir del enfoque de SNI -y que ya han sido adelantadas en gran
medida a lo largo de este capítulo-:

i) Las capacidades de innovación y aprendizaje están fuertemente “enraizadas” en la


estructura social e institucional de cada nación/región. Estas estructuras juegan, entonces, un

40
. Recientemente, Cimoli (1998) ha propuesto una operacionalización del concepto de SNI. El trabajo se basa en la idea
de que en cada país existe un set de capacidades tecnológicas, que evoluciona en el tiempo, y está definido por las
competencias y activos intangibles de las firmas (capacidades para resolver problemas técnicos y organizacionales) y del
país (representados por los gastos en I&D, las capacidades de absorción de las tecnologías extranjeras, etc.). Entre las
capacidades tecnológicas y la performance (competitividad) del país, se encuentra el SNI, que incluiría esencialmente el
aparato científico-tecnológico y el sistema educativo nacional. A su vez, la acción de estos elementos se daría en
ciertos contextos macroeconómicos y regulatorios, incluyendo las políticas industriales y comerciales vigentes.

34
rol clave en relación con las divergencias nacionales en los patrones de crecimiento y
desarrollo (Dosi et al, 1994a). De aquí se desprende que, tanto o más importante que el
aprendizaje o transferencia de “tecnologías”, son el aprendizaje institucional y las
transformaciones en la organización social, procesos imprescindibles para adaptar y emplear
eficientemente las prácticas tecnológico-organizacionales desarrolladas en otros países
(Johnson y Lundvall, 1994; Lazonick, 1994). Esto es particularmente relevante a la luz del
hecho de que hay un fuerte path-dependency en los procesos de cambio institucional y social,
lo cual puede dificultar la concreción de las transformaciones requeridas en ese ámbito.

ii) Diversas combinaciones productivas, a nivel nacional, implican diferentes oportunidades y


capacidades tecnológicas en el futuro; así, la especialización productiva actual de un país
afectará su potencial de dinamismo tecnológico (también aquí hay path-dependency).
Entonces, la relación entre procesos de innovación y estructura productiva se puede concebir
como bidireccional. Si por un lado la última es un marco estable para el aprendizaje rutinario
que se produce dentro del sistema, a su vez los procesos de aprendizaje tienden a reforzar la
estructura de producción vigente en tanto consolidan las ventajas relativas de las ramas más
desarrolladas a nivel doméstico vis a vis aquéllas en las cuales el país, al carecer de una base
productiva local importante, "aprende" a un ritmo más lento (y, por ende, mejora sólo muy
lentamente su eficiencia y competitividad en dichas ramas rezagadas).

iii) Todos los trabajos sobre SNI enfatizan la importancia de las interacciones y
retroalimentaciones como elemento clave de su desempeño. Así, se hace hincapié en la
relevancia de los flujos de información, conocimiento y tecnologías entre empresas
(actividades de investigación conjunta, colaboración técnica), entre empresas, universidades e
institutos de I&D públicos (investigaciones conjuntas, co-patentamiento, co-publicaciones); la
difusión de tecnología y conocimientos desde las instituciones de I&D a las empresas, la movilidad
de personal, etc. La performance innovativa de un país depende en gran medida de como se
relacionan los actores -empresas, universidades, etc.-, así como las tecnologías que ellos usan,
como elementos de un sistema colectivo de creación y uso de conocimiento (OECD, 1997a).

Esto ha llevado a poner énfasis en el hecho de que, tal como lo señalan David y Foray (1995),
desde el punto de vista social importa el “poder distributivo” (distribution power) de un sistema
de innovación, lo cual apunta a facilitar una eficiente distribución y utilización del conocimiento
científico y tecnológico disponible en la sociedad. Si por una parte esto implica, por ejemplo,
estimular las interacciones entre las instituciones y agentes dedicados a realizar actividades
“científicas” con aquellos que operan en el campo de la “tecnología”, así como con el mundo
de la producción, también supone que los mismos medios que se usan para asegurar un
mayor retorno privado de las actividades innovativas (patentes, secretos industriales, etc.),
pueden disminuir el “poder distributivo” del sistema. Consiguientemente, puede surgir un trade-
off entre “apropiabilidad” -que estimularía una mayor acumulación de nuevo conocimiento- y
“poder distributivo” -que favorecería que ese conocimiento sea socialmente más “útil”-.

Asimismo, se ha sugerido, siempre en vinculación con el “poder distributivo” del SNI, que es
importante como se asigna y organiza el personal dedicado a actividades de investigación.
Para alcanzar mejoras significativas en el plano tecnológico, sería preciso que, relativamente,
más científicos e ingenieros estén ocupados en investigaciones directamente integradas con la
producción de bienes y servicios, más que en la universidad o el sector público, más allá del

35
papel clave que juegan estos últimos ámbitos (Dahlman y Nelson, 1993). Asimismo, es necesario
que existan mecanismos que faciliten la coordinación e integración de varias clases de
conocimiento, lo cual implica estimular la interacción entre el personal que está en distintos tipos
de instituciones, tales como universidades, laboratorios públicos, firmas, etc., ya que el
conocimiento no se difunde automáticamente (Lankhuizen, 1998).

La necesidad de fomentar las interacciones incluye también a los agentes e instituciones del
sector educativo. En este sentido, cabe destacar que se ha argumentado repetidamente que
en los países de rápido crecimiento del Este Asiático han existido orientaciones selectivas en
materia de formación de recursos humanos -enfatizando los contenidos técnicos y carreras
tales como ingeniería y afines- y ha habido un gran involucramiento de la industria en el diseño
de los programas de enseñanza (Lall, 1995). En este sentido, recientemente se ha encontrado
una influencia significativa de los conocimientos de matemática y ciencias de los estudiantes
-medidos a partir de los programas internacionales comparativos existentes en dichas áreas-
sobre la performance de crecimiento a nivel nacional, influencia que sería mayor que la que
surge de comparar la cantidad de años de estudio en cada país (Hanushek y Kim, 1995).

5) Cambio tecnológico y sistema nacional de innovación en los países en desarrollo

La relación entre la dinámica del progreso tecnológico y la creciente brecha entre los países
industrializados y el resto del mundo ha sido un tópico tradicional de la literatura
latinoamericana sobre economía del desarrollo desde fines de los años 1940. Como recuerdan
Hounie et al (1999), ya en su manifiesto de 1948, con el que inauguraría el pensamiento
"cepalino", Raúl Prebisch atribuía dicha brecha a la difusión lenta e irregular del progreso
técnico en la economía internacional, el cual avanzaba a ritmo más rápido en el sector industrial
que en las actividades primarias –en las cuales tendían a especializarse los países en desarrollo-.

Los países en desarrollo, o "periféricos", se caracterizaban no sólo por una especialización


productiva primario-exportadora, sino también por una fuerte heterogeneidad estructural, ya
que convivían actividades "modernas" -de alta productividad- con una gran cantidad de
sectores que empleaban una alta proporción de la mano de obra disponible con niveles de
productividad muy bajos. Si bien varios países periféricos habían avanzado progresivamente en el
sendero de la industrialización, dicho avance había estado limitado por el bajo grado de
incorporación del progreso tecnológico y por la continua dependencia del sector primario
exportador como generador de las divisas necesarias para la industrialización. En estas
condiciones, los países en desarrollo se enfrentaban al deterioro secular de sus términos de
intercambio, que a su vez derivaba de la concentración de los frutos del progreso técnico en los
países industrializados.

Más adelante, durante toda la fase de la industrialización sustitutiva de importaciones (ISI), se


generó una gran cantidad de trabajos que, tanto desde el punto de vista macro como
microeconómico, hacían hincapié en la interacción entre la dinámica del progreso tecnológico y las
características específicas que asumía el proceso de industrialización en la región

36
latinoamericana, abriendo paso a una rica tradición de estudios sobre el tema que aún hoy
continúa dando frutos41.

Al presente, si bien tanto el marco conceptual básico como la mayor parte de los estudios de
caso y temáticos realizados a partir del enfoque de SNI corresponden a países desarrollados,
creemos que es posible extender el empleo de dicho enfoque para analizar también casos de
países en desarrollo. Si bien en un estado muy preliminar, un intento interesante en dirección a
formular una tipología de SNI para dichos países se encuentra en Albuquerque (1997), quien
distingue entre sistemas maduros (los de los países avanzados), efectivos para el catching up (los
del Este Asiático) e "inmaduros" o inefectivos para el catching up (entre los cuales se ubicaría
la Argentina). Sin embargo, esta clasificación todavía tiene mucho de ex post facto. En otras
palabras, no están completamente claros los requisitos para que un SNI sea o no “efectivo”.

Albuquerque (1997) recoge varias características que ayudan a definir la lógica de


funcionamiento de los SNI en los países en desarrollo: i) las oportunidades tecnológicas se
generan esencialmente fuera de sus fronteras; por tanto, las condiciones internacionales de
apropiabilidad de las tecnologías son importantes, ya que pueden favorecer o dificultar la
difusión hacia los países en desarrollo; ii) considerando la naturaleza acumulativa del cambio
tecnológico, parten de una base débil, ya que inicialmente son muy escasas las firmas que en
dichos países hacen esfuerzos innovativos; iii) las condiciones de la demanda doméstica
-bajos salarios, desigualdad en la distribución del ingreso- enmarcan y delimitan el desarrollo
de las actividades innovativas; iv) en general hay debilidades significativas en cuanto al
funcionamiento del mercado de capitales, la base educativa, la trama institucional, etc..

Una de las preguntas básicas en relación con los SNI de los países en desarrollo remite a la
combinación de insumos científicos y tecnológicos externos y domésticos. Para la visión
ortodoxa, al menos hasta la llegada de las “nuevas teorías del crecimiento”, la respuesta es
bastante simple. El punto de partida es que existe una distinción clara entre innovación y
difusión de tecnología. El primer tipo de actividades aparece concentrado en los países
desarrollados y su resultado es la creación de tecnologías que están incorporadas en la
“capacidad de producción”, esto es, en el stock de bienes de capital y en el know-how
operativo requerido para producir los bienes existentes dentro de la frontera de eficiencia
productiva. Se asume que los países en desarrollo pueden acceder a las innovaciones
tecnológicas generadas en los países desarrollados, de manera libre u onerosa según los
casos, pero siempre sin dificultades para usar dichas innovaciones con el mismo nivel de
eficiencia que en los países desarrollados, ya que, en esencia, la tecnología se asume como
similar a información. Tampoco se requieren adaptaciones a las condiciones locales y se
supone que existen alternativas tecnológicas disponibles para todos los niveles de precios
relativos de los factores de producción (ver, para una revisión crítica, Bell y Pavitt, 1993; Lall,
1992).

41
. Véanse, para el caso argentino, Ablin et al (1985); Ablin y Katz (1982); Berlinsky (1982a y b); Bisang (1994);
Castaño et al (1981); Chudnovsky (1979); Katz y Ablin (1978); Katz et al (1978); Katz y Kosacoff (1989); Maxwell
(1977); Sercovich (1978). Para una visión general sobre las experiencias de América Latina, Katz (1975, 1983, 1987
y 1990) y Teitel (1990), y para el conjunto de países en desarrollo, Chudnovsky et al (1984); Dahlman et al (1987),
Dahlman y Sercovich (1990), Fransman y King (1984), Lall (1984, 1990 y 1995) y Teitel (1993). Katz (1997) es un
intento en dirección a evaluar la dinámica del aprendizaje tecnológico durante los años ‘90, en el contexto de los
procesos de reforma estructural en América Latina.

37
Así, la configuración óptima de un SNI en un país en desarrollo se basaría en crear un
ambiente lo más receptivo posible a los insumos tecnológicos externos. Un régimen de libre
comercio llevaría a una continua mejora en la eficiencia del sector productivo vía la
competencia en el mercado local; a su vez, facilitaría el acceso a los bienes de capital de
última generación. En el mismo sentido, un régimen pro-exportador obraría también como
acicate para la competencia y como fuente de mejoras tecnológicas vía contacto con los
usuarios y competidores de países más avanzados. La inversión extranjera directa (IED) y la
transferencia de tecnología desincorporada (licencias, etc.), en tanto, promoverían la
incorporación y difusión del know-how necesario para operar las instalaciones productivas
modernas. Finalmente, sería imprescindible contar con un adecuado sistema de protección a
la propiedad intelectual, de modo no sólo de alentar las actividades tecnológicas locales, sino
fundamentalmente de dar garantías a las firmas extranjeras para que transfieran sus activos
tecnológicos al país en cuestión.

A partir de las ya mencionadas "nuevas teorías" ortodoxas se hace más hincapié en la


necesidad de contar con una dotación de capital humano tal que puedan asimilarse
correctamente los insumos de conocimientos provenientes del exterior. Romer (1993) da
todavía un paso más allá, y reconoce que potencialmente puede ser más beneficioso para un
país en desarrollo “producir” y no solamente “usar” ideas, lo cual daría pie a políticas activas
que impulsen la generación endógena de tecnologías en dichos países.

Sin embargo, el propio Romer relativiza -o más bien casi niega- la factibilidad de una
estrategia de promoción de la “producción” de ideas, basándose en el caso de Taiwan, en
donde dicha estrategia se persiguió exitosamente, pero bajo condiciones difíciles de replicar
-en particular en cuanto a la capacidad y autoridad del Estado- y con costos que pueden
resultar aún más altos que los beneficios obtenidos -especialmente en términos de corrupción y
autoritarismo políticos-. Así, aún cuando pudiera ser teóricamente factible, vía medidas de
política industrial y tecnológica, que un país en desarrollo pasara a integrar el “club” de
“productores de ideas”, dicha estrategia tiene, para Romer, muchos más riesgos que
potenciales beneficios, por lo cual aún en las "nuevas teorías" en general la recomendación
sigue siendo confiar primordialmente en los activos tecnológicos externos.

La literatura heterodoxa ha cuestionado gran parte de los supuestos ortodoxos en materia de


procesos de cambio tecnológico en países en desarrollo. En primer lugar, se hace hincapié en
que, a contrario de lo que se supone en la teoría ortodoxa, la especialización en diferentes
tecnologías o sectores productivos tiene implicancias de largo plazo en términos de la
dinámica del desarrollo económico. Así, los países que se especializan en actividades con
mayor potencial tecnológico y que generan spillovers más significativos tenderán a exhibir una
superior dinámica en materia de crecimiento a largo plazo (UNCTAD, 1999). Este tipo de
reflexión sugiere que no siempre es adecuado especializarse en aquellos sectores en donde
se poseen ventajas comparativas estáticas en función de la dotación relativa de factores -tal
como surge de la tradición Hecksher-Ohlin-, ya que ello puede llevar a un país a generar una
estructura productiva centrada en actividades que, a largo plazo, exhiben una dinámica
tecnológica pobre y, a fortiori, generan escasos impulsos para el desarrollo económico endógeno.

En segundo lugar, uno de los temas clave sobre los cuales tratan los enfoques heterodoxos,
que ya había adquirido significación antes de que surgieran las mencionadas teorías

38
“evolucionistas”, es que, a causa de las diferencias en la dotación de recursos, en el tipo y
calidad de los insumos, en los gustos locales, etc., siempre es preciso realizar adaptaciones en
alguna medida “idiosincráticas” a las tecnologías importadas para su operación en el medio local
(Teitel, 1990). Asimismo, se destacan los problemas de elección (Pack, 1990), y acceso a las
tecnologías, las diferencias en las capacidades para emplearlas con el mismo nivel de
eficiencia que en los países de origen, las distintas trayectorias de “aprendizaje” recorridas a
partir de la adopción de una nueva tecnología (Enos y Park, 1988), etc. Más modernamente,
se hace hincapié en el carácter muchas veces tácito de los conocimientos tecnológicos
transferidos desde el exterior, lo cual supone que el adquirente, para incorporar dichos
conocimientos y emplearlos eficientemente, debe contar con habilidades para decodificar las
instrucciones recibidas y transformarlas en rutinas y procedimientos adecuados (Burachik, 1999).

En América Latina, ya desde los años 1970 hay una larga tradición de estudios de caso sobre
la industria manufacturera, los cuales mostraban claramente la existencia de procesos de
innovación, no sólo adaptativos, sino también destinados a mejorar los procesos y productos
generados en el extranjero. A través de dichos procesos, las firmas de la región fueron
capaces de obtener significativos aumentos de productividad y en muchos casos lograron
avanzar hacia estadios más complejos en materia de actividades de innovación. Procesos
similares pero generalmente de mayores alcances han también sido documentados para
diversas naciones del Este de Asia. Como señala Burachik (1999), si bien estos procesos
fueron en buena medida resultado del llamado learning by doing, no tuvieron un carácter
meramente automático, sino que requirieron (de modo creciente, a medida que las actividades
líderes se hacían cada vez más science-based) esfuerzos deliberados e inversiones
específicamente orientadas hacia la adquisición de capacidades innovativas (esfuerzos e
inversiones que en general fueron mucho más efectivos en los países asiáticos que en
América Latina).

Esto es consecuencia del hecho, ya señalado más arriba, de que los procesos de adopción de
tecnologías extranjeras no son triviales, ya que no consisten en meras copias de los diseños
originales, sino que involucran una secuencia de actividades mediante las cuales se
transforman y adaptan las tecnologías extranjeras. A su vez, a través del desarrollo de dichas
actividades, cuando existen las condiciones institucionales y organizacionales adecuadas, se
acumulan capacidades tecnológicas locales.

En este sentido, una distinción relevante es entre cambio técnico y aprendizaje (o


acumulación) tecnológico. El primer concepto incluye cualquier forma en la cual una firma
incorpora nuevas tecnologías (a través de nuevos equipos o plantas, cambios incrementales,
etc.). Si bien los insumos para ciertas clases de cambio técnico (bienes de capital, servicios de
ingeniería, etc.) pueden, en general, ser comprados en el mercado, no ocurre lo mismo cuando
se trata de generar cambios incrementales continuos en las fábricas existentes, para lo cual el
usuario de la tecnología debe jugar un rol activo y poseer las capacidades relevantes. El
aprendizaje tecnológico se refiere, entonces, a los procesos que fortalecen las capacidades
para generar y administrar el cambio técnico (Bell y Pavitt, 1993).

En la misma dirección, los trabajos de Dahlman et al (1987) y de Lall (1992) introducen la


noción de “capacidades tecnológicas”. Dahlman et al trabajan básicamente a nivel micro,
distinguiendo entre capacidades de producción -operación y mantenimiento, control de

39
calidad, optimización de procesos, etc.-, capacidades de inversión -estudios de factibilidad,
ingeniería básica y de detalle, gestión de proyectos, capacitación de la mano de obra, etc.- y
capacidades de innovación -desarrollo de nuevas tecnologías, mejoras, adaptaciones, etc.-. La
evidencia empírica muestra que la mayor parte de las firmas en los países en desarrollo
dominan, total o parcialmente, el núcleo básico de las capacidades de producción (operación,
mantenimiento y optimización de los procesos productivos). Sólo un grupo limitado de firmas
han conseguido el dominio de las capacidades de inversión. Finalmente, un grupo más
pequeño aún ha avanzado hacia el desarrollo de capacidades significativas de innovación, y
en algunos casos, incluso, se han convertido en exportadoras de tecnología.

En base a este marco analítico, se postula que la capacidad de las firmas para innovar depende
de su tamaño y naturaleza (empresas familiares, subsidiarias de ET, empresas públicas, grandes
firmas locales), de su campo de actividad y nivel de especialización, del acceso a la información
técnica y a los mercados de factores, de la disponibilidad de recursos financieros, de sus
competencias organizacionales y de planeamiento y de su capacidad para cambiar las
estructuras existentes para absorber nuevos métodos y tecnologías (Katz, 1990; Lall, 1992).

Lall (1992), en tanto, introduce la noción de capacidades tecnológicas “nacionales”, las cuales
no son simplemente la suma de las capacidades individuales a nivel de la firma desarrolladas
aisladamente, ya que existen externalidades e interacciones que potencian -u obstaculizan- el
desarrollo de los procesos innovativos. Por otro lado, el marco institucional, de políticas, el
funcionamiento de los mercados, la infraestructura física y tecnológica, etc., obviamente
generan un cuadro de incentivos y restricciones para el avance tecnológico a nivel nacional.
En particular, debe existir un adecuado balance entre incentivos a innovar (buena parte de los
cuales surgen de la necesidad de competir en el mercado) y la promoción de la modernización
tecnológica, incluyendo tanto importaciones de tecnología como esfuerzos endógenos.

Considerando este conjunto de argumentos y evidencias, dentro de la “heterodoxia” habría


consenso con la afirmación de Fagerberg (1988), para quien “para cerrar la brecha con los
países desarrollados, los países en desarrollo no pueden descansar únicamente en una
combinación de inversión e importación de tecnología, sino que también deben incrementar
sus actividades innovativas domésticas”. Al mismo tiempo, para aprovechar los insumos
tecnológicos del exterior es preciso que se desarrollen capacidades de absorción en los países
receptores (Dahlman y Nelson, 1993); a mayor capacidad tecnológica y social acumulada en la
firma/país receptor, mayor será la eficiencia y las posibilidades de mejoras subsecuentes en
las tecnologías que se importen.

Según Dahlman y Nelson (1993), la capacidad de absorción implica esencialmente la habilidad


para aprender e implementar las tecnologías y prácticas asociadas en uso en los países
desarrollados. Esto supone: i) adquisición eficiente de tecnologías extranjeras para cerrar la
brecha con la mejor práctica internacional; ii) uso y difusión de la tecnología extranjera en
forma efectiva; iii) mejora y eventual desarrollo de tecnologías para estar a la par de los
avances en los países centrales; iv) formación de una base de capital humano necesaria para
realizar las tareas mencionadas.

Ahora bien, más allá de las críticas al enfoque neoclásico -que vienen ya desde los años 1950-, a
lo largo del tiempo han ido cambiando los argumentos y recomendaciones de política dentro

40
de la heterodoxia. En este sentido, lo primero a señalar es que en los años 1960 y 1970 la
literatura de este signo asumía esencialmente una posición “anti-dependentista”, enfatizando
los problemas de descansar en insumos tecnológicos extranjeros, y promoviendo
decididamente la necesidad de contar con un grado elevado de “autonomía tecnológica”. El
otro elemento central del pensamiento heterodoxo de aquellas décadas era que el actor básico
para alcanzar dicha autonomía no serían las firmas privadas sino el Estado.

En efecto, en los años 1960 y 1970 se hacía mucho hincapié en las condiciones de la
transferencia de tecnología, y en particular en los aspectos monopólicos de dicho proceso;
asimismo, se tenía gran confianza en que desde el Estado se podía realizar una tarea de
monitoreo y selección, de modo de asegurar que el país recibiera sólo las tecnologías
necesarias para su proceso de desarrollo y apropiadas a sus condiciones y requerimientos
específicos. Por tanto, la atención se dirigía esencialmente a establecer estrictas regulaciones
para importar tecnología, sin enfatizar demasiado en la realización de acciones positivas para
mejorar las capacidades tecnológicas locales. Otro rasgo central es que la tecnología se
asumía como una entidad discreta, y se hablaba de la necesidad de “desarmar” los paquetes
tecnológicos (UNCTAD, 1996).

Al presente, la heterodoxia tiene, como vimos antes para el caso de los países desarrollados,
menos confianza en el poder de la planificación estatal. Por ejemplo, Gu (1997) señala que las
economías de planificación centralizada, así como muchas de América Latina y Asia, pusieron
gran énfasis en la autodeterminación tecnológica y la intervención estatal en la economía,
dando lugar a procesos de desarrollo caracterizados por altas tasas de inversión, pero con
poco énfasis en el aprendizaje y la innovación. Así, estas economías crecieron cuantitativamente,
pero no tuvieron un desarrollo adecuado en términos de productividad o competitividad.

Asimismo, se enfatiza menos sobre cuestiones tales como la elección de tecnologías


“apropiadas” -tópico clave en los años 1960 y 1970-, y mucho más sobre la necesidad de
acumular capacidades tecnológicas domésticas. Por otro lado, se asume que la transferencia
de tecnología tiene costos altos no sólo para el adoptante, sino también para el que la
transfiere (Chudnovsky, 1991; Teece, 1977).

A diferencia de los años 1960 y 1970 –cuando era habitual la denuncia en contra de la
“dependencia tecnológica”-, se reconoce que los países de industrialización tardía que han
experimentado un significativo crecimiento económico post-Segunda Guerra Mundial -Brasil,
México, Corea, Taiwan, Japón- lo han hecho en base a la importación, adaptación y posterior
mejora de tecnologías ya disponibles en los países más avanzados (Hikino y Amsdem, 1995). A su
vez, dichos países, en lugar de intentar hacer un leapfrogging hacia la frontera tecnológica
mundial en las ramas más modernas -de casi imposible acceso, considerando la naturaleza
propietaria de los activos tecnológicos en dichas ramas y la gran cantidad de recursos necesarios
para replicar dichos activos- optaron inicialmente por avanzar en ramas de contenido tecnológico
medio, en las cuales la tecnología podía estar disponible en manos de proveedores
internacionales.

Las firmas de dichos países no sólo debieron importar tecnología, sino que, para mejorar sus
niveles de competitividad, desarrollaron procesos de aprendizaje que incluyeron adaptaciones
y mejoras incrementales de las tecnologías recibidas (proceso que se produjo, en lo esencial,

41
en las propias plantas y talleres fabriles), aumento de las capacidades empresarias y
organizacionales, incrementos en el nivel de calificaciones de la fuerza de trabajo, etc. En este
sentido, Dahlman y Nelson (1993) señalan que los esfuerzos tecnológicos en las firmas
industriales pueden contribuir más desde el punto de vista del desarrollo económico que el
trabajo en I&D en universidades o laboratorios públicos, especialmente considerando el
impacto acumulativo sobre la productividad de los cambios incrementales que se realizan en
las firmas industriales luego de adoptada una nueva tecnología.

Sobre estas bases, la heterodoxia hace al presente una revisión crítica de las experiencias de
políticas de CyT de los años 1960 y 1970 en América Latina. Así, Bell (1995), señala que
dichas políticas: i) identificaban CyT exclusivamente con I&D, por lo cual tenían una conexión
débil con las políticas relativas a otros aspectos del desarrollo tecnológico (por ejemplo, la
posibilidad de crear los tipos necesarios de capacidades de ingeniería y aptitudes para la
administración de proyectos industriales); ii) se centraban en las instituciones públicas
especializadas, las cuales generalmente tenían débiles vínculos con la actividad tecnológica de
otras organizaciones -y en particular con las firmas privadas-. A estas últimas se las consideraba
“usuarias” del sistema de CyT; iii) tenían pocas interrelaciones con otras áreas (por ejemplo, con
las políticas de importación de tecnología o de programación económica); iv) se basaban en el
modelo lineal de innovación, y pensaban al cambio tecnológico como “inyecciones
intermitentes” de tecnología dentro de la economía.

Aunque Bell reconoce que, en parte, la inadecuación de dichas políticas se ha revelado con el
propio paso del tiempo, que ha cambiado tanto el conocimiento sobre como la lógica misma de
los procesos innovativos, señala que los modelos conceptuales sobre los que se basaban
tenían una serie de problemas: i) omitían que son las empresas industriales mismas -y no las
instituciones especializadas- las que están en el centro de la estructura organizacional para el
cambio tecnológico; ii) tampoco prestaban suficiente atención al hecho de que las actividades
técnicas básicas que están detrás de los procesos de cambio tecnológico son las relacionadas con
los diversos tipos de ingeniería y no las vinculadas directamente con I&D; iii) también se omitía que
se requieren grandes capacidades para crear el amplio espectro de habilidades y destrezas
necesarias para realizar tales actividades técnicas básicas, capacidades que deben organizarse e
acumularse dentro de las empresas industriales mismas y no dejarse en manos de la estructura
especializada de las instituciones de educación y capacitación; iv) al concebir a las instituciones
especializadas como motor de la actividad innovativa nacional -generando tecnología “en nombre”
de las empresas industriales, a las cuales se consideraba pequeñas o incompetentes para
generar la propia-, se obviaba el hecho de que gran parte de la tecnología es tácita, y por
ende difícil de transmitir, y que usualmente es muy específica para ciertas empresas y
mercados.

De todos modos, aún habiendo un consenso bastante amplio respecto de los problemas de las
antiguas ideas “heterodoxas”, dentro de las nuevas corrientes siguen existiendo disidencias.
Por ejemplo, subsiste una tensión entre quienes señalan que los insumos tecnológicos
externos y locales son complementarios (Dahlman y Nelson, 1993; Mowery y Oxley, 1995) y
quienes afirman que pueden ser en parte complementarios, pero también substitutos (Lall,
1995). A su vez, mientras que los primeros tienden a dar gran crédito al esquema de incentivos -y
en particular a la competencia en el mercado- como medio esencial de promover la acumulación

42
tecnológica, los segundos generalmente defienden con más énfasis las políticas “activas” en el
plano productivo-tecnológico, y tienden a ser más escépticos respecto de la apertura comercial
y el papel del mercado -o al menos a no confiar excesivamente en ellos-.

Según Mowery y Oxley (1995) se comprueba que en todos los casos exitosos de
industrialización tardía han sido claves los insumos tecnológicos extranjeros, que pueden
provenir de distintas fuentes: IED, joint ventures, alianzas “estratégicas”, licencias,
importaciones de bienes de capital, etc. Cada una de ellas ha sido estimulada o restringida
según los casos, pero siempre se ha hecho hincapié en la presión competitiva y en la
formación de recursos humanos capaces de elegir, adoptar y eventualmente mejorar las
tecnologías recibidas. Según estos autores, las economías que se han beneficiado más con
las transferencias de tecnología son aquellas que tienen SNI que incluyen políticas públicas
que fortalecen sus capacidades nacionales de absorción. A su vez, dichas capacidades
descasan en inversiones en la fuerza de trabajo científica y productiva, junto con políticas
económicas y comerciales que estimulan la competencia entre firmas domésticas y no
discriminan contra exportaciones de bienes finales o importaciones de bienes de capital.

A la vez, Dahlman y Nelson (1993) argumentan que para los países en desarrollo son más
importantes los esfuerzos para adquirir, asimilar, adaptar y mejorar las tecnologías importadas,
que las actividades de I&D en sí mismas, excepto en lo que hace a la investigación necesaria
para resolver problemas especiales, tales como el uso de ciertas materias primas, u otras
características idiosincráticas. El rol de la I&D iría creciendo a lo largo del proceso de
desarrollo, primero para seguir y evaluar las tecnologías extranjeras relevantes, luego para
negociar más efectivamente con los propietarios de tecnología y finalmente para poder realizar
mejoras y desarrollos propios. Otro punto de concordancia con Mowery y Oxley remite al
sistema educativo, en cuanto se hace hincapié en las áreas técnicas y la vinculación de los
graduados con el sistema productivo, lo cual permitiría absorber y dominar las tecnologías
extranjeras y producir competitivamente bienes y servicios.

Además, Dahlman y Nelson van a enfatizar un punto muy significativo: según ellos, por más
que un país acumule capital humano o realice esfuerzos tecnológicos significativos, si existen
problemas macroeconómicos serios y si la estructura de incentivos es inadecuada, el SNI
funcionará mal y el proceso de desarrollo no “despegará”42. En este sentido, la estabilidad
macroeconómica, una tasa de acumulación de capital sostenida y un ambiente “competitivo”, y
probablemente outward oriented, serían condiciones básicas para no sólo estimular la
profundización de las actividades innovativas, sino también para elevar la contribución de
éstas al proceso de desarrollo económico-social.

Ahora bien, como mencionábamos antes, hay autores -como Lall, por ejemplo- que postulan la
necesidad de ir más allá en cuanto a los esfuerzos tecnológicos domésticos, planteando con
más énfasis los posibles efectos negativos de una dependencia demasiado pasiva con
relación a las tecnologías extranjeras. Significativamente, aún quienes postulan, como vimos
recién, la complementariedad entre tecnologías locales y extranjeras también señalan algunos
elementos negativos que podrían derivar de una dependencia excesiva respecto de estas últimas.

42
. Los autores mencionan explícitamente el caso argentino, como muestra de que contar con capital humano no es
suficiente, si hay inestabilidad macroeconómica y una estructura de incentivos errónea.

43
Los estudios sobre la relación entre importación de tecnología y actividades domésticas de I&D
muestran resultados variados. Si en algunos casos parece haber complementariedad entre
ambos elementos (esto es, ciertas importaciones de tecnología impulsan las actividades de I&D en
el país receptor), en otras situaciones la relación es la inversa; en particular, varios trabajos
muestran que la IED puede tener efectos adversos sobre la realización local de I&D (Kumar,
1996). En este sentido, una cuestión central pasa por saber si las ET realizan tareas de I&D en los
países receptores43. Si hay una tendencia a la descentralización de la I&D por parte de las ET
(Cantwell, 1994), la misma, según las evidencias disponibles, parece estar limitada esencialmente
a los países desarrollados (Chudnovsky, 1991), aunque por cierto esto no implica que las
filiales de los países en desarrollo no realicen otro tipo de tareas de innovación (Katz, 1990;
Kumar, 1996).

La otra gran cuestión en relación con la IED remite a la existencia o no de “spillovers”. Se ha


sugerido que las ET pueden generar dichos spillovers por distintas vías: i) el aumento del
capital humano en el país receptor derivado de las actividades de innovación y capacitación
realizadas por sus filiales; ii) el ingreso de las ET puede aumentar el nivel de competencia en
el mercado doméstico y forzar a las firmas locales a elevar su productividad; iii) las firmas
locales pueden beneficiarse de las tecnologías y prácticas organizacionales de las ET
mediante la copia, la contratación de trabajadores entrenados en sus filiales y el
establecimiento de relaciones con sus filiales en tanto proveedoras o clientes (Blomstrom y
Kokko, 1996).

Sin embargo, la evidencia disponible sobre la magnitud real de estos spillovers no es


concluyente, ya que su materialización depende no sólo de la complejidad del producto que
manufacturan las ET y su mercado de destino, sino también de la capacidad de absorción de las
firmas locales, sean éstas proveedoras o competidoras de las filiales, de la infraestructura
industrial y tecnológica del país receptor y de las políticas que éste defina para maximizarlas (Lall,
1992).

Asimismo, las ET no necesariamente traen a los países receptores sus tecnologías más
avanzadas; ello depende, entre otros factores, de los precios relativos en dichos países, de la
intensidad de la competencia doméstica, de los requisitos de los compradores locales, de las
estrategias globales de las ET, etc.

Según Dahlman et al (1987), la IED puede transferir con cierta rapidez información y medios
tecnológicos a un país, pero no necesariamente la comprensión (know why) de la misma. En
tanto, Mowery y Oxley (1995) reconocen que las políticas de requisitos de desempeño a la IED
fueron exitosas en países como Japón, Corea o Taiwan, pero que en un ambiente
excesivamente protegido, como el de la sustitución de importaciones en América Latina, puede
llevar a transferencias de tecnologías obsoletas o a imponer pocas exigencias sobre los
proveedores locales.

Finalmente, cabe decir que si se mide la relación entre IED y desempeño tecnológico de los
países receptores se encuentran resultados contradictorios. Así, tomando como indicador los
gastos en I&D sobre el PBI o el número de patentes otorgadas en los Estados Unidos, los dos
43
. Para una visión general sobre las actividades de innovación de las ET véase Cantwell (1989, 1993 y 1994),
Chesnais (1988 y 1992) y Pearce (1989 y 1995).

44
países con mejor desempeño son Corea y Taiwan, que han privilegiado las transferencias vía
importación de bienes de capital, licencias, joint ventures o ingeniería reversa. En tanto,
también hay casos de alta incidencia de la IED y buen desempeño tecnológico (Singapur) y
otros de baja presencia de ET y desempeño tecnológico pobre (India).

En comparación con la IED, la transferencia "desincorporada" -vía licencias, patentes, etc.-


supuestamente permitiría una mayor libertad de transformación de las tecnologías transferidas,
especialmente luego de la expiración de la licencia. En relación con este tema, se discute en qué
medida estas transferencias implican la absorción local del know why de los respectivos procesos,
sobre el carácter oligopólico de la mayor parte de los mercados de tecnología, sobre los
problemas de información asimétrica e insuficiencia de información por parte de las firmas
compradoras, la falta de capacidades para evaluar y seleccionar las opciones más apropiadas,
etc. (Chen, 1994; Chudnovsky, 1991). Algunos estudios sugieren, además, que la edad de los
activos tecnológicos transferidos por esta vía puede ser superior a los que se obtienen por
importación de bienes de capital o vía IED (Mowery, 1993). A su vez, Dahlman et al (1987)
señalan que la compra de servicios de asistencia técnica puede llevar a una dependencia
persistente, desestimulando la creación de capacidades domésticas que podrían reproducir
tales servicios con mayor facilidad, menor costo y con mayor atención a los requerimientos
domésticos.

La importación de bienes de capital es otra forma de difusión de tecnologías hacia los países en
desarrollo. Nuevamente, los temas en discusión son varios. Por un lado, por esta vía se pueden
favorecer procesos de aprendizaje a través de ingeniería reversa (una de las claves del proceso
de desarrollo en Japón -Freeman, 1988-), learning by using y by doing, etc. (Mowery, 1993). Al
mismo tiempo, la importación de equipos, y particularmente la de plantas llave en mano, puede
implicar meramente la transferencia de activos físicos sin el correspondiente know-why.
Asimismo, muchas veces una nueva maquinaria exige cambios organizacionales para ser
aprovechada plenamente, cambios que las firmas compradoras no siempre están en
condiciones de realizar por sí solas (Dahlman et al, 1987), Así, por ejemplo, algunos estudios
sugieren que diferentes formas y secuencias de importación de plantas y equipos dan lugar a
distintas trayectorias de aprendizaje productivo y tecnológico, con obvias repercusiones sobre
el desempeño económico de las firmas en cuestión (Enos y Park, 1988; Sercovich, 1978).
También se ha afirmado que la importación de bienes de capital requiere menos esfuerzos
domésticos por parte del receptor que, por ejemplo, la compra de licencias (Mowery y Oxley,
1995).

Dahlman et al (1987) de algún modo resumen esta discusión, argumentando que más que las
diferencias en los métodos de transferir tecnología lo que importa es la posibilidad de
maniobra que deja cada método al país receptor. Más precisamente, lo relevante es cómo se
implementa cada método, lo cual implica que hay espacio, como lo prueba la experiencia de
varios países, para implementar estrategias y políticas que intenten extraer la mayor cantidad
de externalidades de la transferencia de tecnología recibida del exterior, y que logren que
efectivamente se transfieran no sólo los “medios tecnológicos” -máquinas, licencias, etc.-, sino
también la información y la comprensión (know why) de tales medios. En otras palabras, se
trata de lograr que la transferencia de tecnología sirva, vía entrenamiento de personal,
desarrollo de proveedores, etc., para la construcción de capacidades tecnológicas domésticas.

45
Otro de los puntos involucrados en la discusión sobre cuanto descansar en los insumos de
conocimiento provenientes del extranjero es si los países en desarrollo deben dedicar recursos
a la investigación en ciencia “básica”. Tanto los economistas neoclásicos como incluso algunos
economistas heterodoxos sugerirían que la respuesta es “nada” o “poco”. En gran medida,
esta respuesta viene influida por la propia experiencia de los países en desarrollo. Así, un
reciente trabajo de la UNCTAD (1996) señala que hay diversos diagnósticos que acreditan la
irrelevancia de la mayor parte de las instituciones de investigación en los países en desarrollo,
en particular por su excesiva orientación hacia la ciencia básica.

En este sentido, se argumenta que un país en desarrollo debe comenzar con políticas que
enfaticen la enseñanza en las escuelas técnicas y en las universidades de ingeniería y con el
establecimiento de instituciones de asistencia técnica para el sector productivo. Así, el apoyo a
la investigación básica vendría luego, en una etapa más avanzada del proceso de desarrollo.
Incluso en un comienzo no sería tan importante gastar gran cantidad de recursos en I&D,
factor que también se tornaría más relevante a medida que el país evoluciona hacia estadios
superiores en materia de sectores productivos líderes. Esto aparecería confirmado por la
experiencia de los países asiáticos, que primero explotaron fuentes externas de tecnologías
maduras, vía licencias, plantas llave en mano e importaciones de bienes de capital,
enfatizando la creación de capital humano que supiera explotar dichas tecnologías, pero con
menos énfasis en I&D -incluso, se señala que en los años 1960 el esfuerzo por estimular la
I&D local en Corea por parte del gobierno fue algo prematuro-. En las etapas iniciales, entonces, la
política de CyT debería centrarse en la demostración y difusión de tecnologías extranjeras, los
servicios de extensión y el desarrollo de estándares técnicos (Mowery y Oxley, 1995).

Otros trabajos muestran que la actividad científica de un país aumenta pari passu con el
proceso de desarrollo económico y se acelera a medida que el país avanza hacia la frontera
tecnológica mundial. Así, por ejemplo se comprueba que hay una relación entre cambios en el
porcentaje de publicaciones a nivel mundial de ciertos países, y su participación en el número
de patentes extranjeras otorgadas en los EE.UU. Entre los países asiáticos en desarrollo, son
Corea y Taiwan los que más han crecido en las últimas décadas en ambos rubros, pese a que,
inicialmente, la base científica era débil en dichos países. Se podría pensar, entonces, que, en
general, primero se realiza el catch up en tecnología, y luego, al irse cerrando la brecha en ese
plano, comienza a ser necesario avanzar más rápido en el campo de la ciencia.

En este sentido, además de los casos asiáticos, hay que destacar la experiencia
estadounidense: “relativamente poco del desempeño de los EE.UU. hasta la primera guerra
mundial se basó en la ciencia, ni siquiera en la educación técnica avanzada. La tecnología
americana era práctica, orientada hacia el taller y basada en la experiencia ... Un ingeniero
americano tan prominente como Frederick W. Taylor, que jugó un rol principal en el desarrollo
de maquinarias de alta velocidad antes de inventar el ‘scientific management’, tenía sólo un
título de grado y era muy escéptico sobre la utilidad práctica de la educación universitaria. La
búsqueda de derivados del petróleo era llevada adelante por gente con escaso nivel de
educación en química ... Muchas de las industrias en las cuales el desempeño americano era

46
más fuerte y claro, tales como maquinaria no eléctrica, acero, automóviles, se distinguían por su
aversión a la investigación science-based” (Nelson y Wright, 1992, p. 1940)44.

Sin embargo, existen otras posiciones que le adjudican un rol específico a la ciencia en los
procesos de desarrollo. Albuquerque (1998) argumenta que la ciencia puede desempeñar el
papel de "antena" en los países en desarrollo, creando vínculos con las fuentes
internacionales de tecnología y ayudando a focalizar las búsquedas. Así, en lugar de constituir
una fuente de oportunidades tecnológicas, como en los países maduros, la ciencia en los
países en desarrollo podría contribuir, como según Albuquerque lo hizo en Japón, a identificar
correctamente las oportunidades disponibles internacionalmente. El propio autor sugiere
también que a medida que el contenido científico de las ramas productivas líderes a nivel
internacional se incrementa, el papel de la ciencia en los procesos de desarrollo podría ser mayor
que en el pasado.

Asimismo, se ha argumentado que serían el grado de dinamismo y los requisitos específicos


del sistema tecnológico nacional -traducidos en demandas concretas de las firmas
productivas- los que harían avanzar a la ciencia "nacional" (junto con la dimensión geopolítica-
militar y las necesidades en el campo de la salud). En este sentido, Pavitt (1998) señala que
los países desarrollan áreas de fortaleza y debilidad en el campo de la ciencia, las cuales
están influenciadas fuertemente por la naturaleza de los problemas tecnológicos y sociales a
ser resueltos en cada caso. Siguiendo estas ideas, según Pavitt (1998), en las etapas
tempranas del desarrollo económico de un país los requerimientos de la industria y/o de las
actividades de procesamiento de los recursos naturales estimulan el desarrollo de los campos
científicos relacionados, principalmente a través de investigaciones aplicadas. Luego, a
medida que el país se aproxima a la frontera tecnológica mundial, sus actividades científicas
se expanden en cantidad, mejoran en calidad y se diversifican, comenzando a extenderse,
además, hacia otras áreas, en particular la medicina. Así, por ejemplo, Australia y Sudáfrica
son fuertes en campos científicos vinculados con agro y otros recursos naturales. En tanto,
Corea del Sur y Taiwan, al calor de su rápida expansión hacia áreas industriales
tecnológicamente complejas, se especializan en ingeniería, física y química.

En otro trabajo (Albuquerque, 1999) se sugiere que del examen contrastante de experiencias
de países como Corea y Taiwan, con otros de Asia y Latinoamérica, surge la idea de que la
concentración de esfuerzos en el plano científico en actividades que puedan tener alto impacto
para las firmas industriales (ingeniería, química) es deseable.

Como balance de esta sección, surge que, más allá de los avances que se han producido en
este campo de conocimiento, existen de todos modos una serie de interrogantes respecto de
las relaciones entre innovación y procesos de desarrollo. Lall (1995) señala varios puntos
relevantes dentro de esta agenda; i) cuales son las relaciones entre la política comercial y la
promoción del aprendizaje tecnológico domésticos?; ii) cuáles son las relaciones entre los
modos de importar tecnología y el desarrollo local en las áreas de CyT?; iii) cuál es la relación

44
. Según Freeman (1992) la falla de Gran Bretaña en mantener su liderazgo tecnológico no se debió a la falta de
descubrimientos científicos; por el contrario, fueron investigadores británicos quienes hicieron las contribuciones
básicas para el desarrollo de la electricidad, por ejemplo. El problema era que las instituciones británicas eran
incapaces de difundir esas innovaciones y usarlas en una variedad de aplicaciones en sectores productivos, al
contrario de lo que ocurrió en EE.UU. y Alemania.

47
entre esfuerzo científico local y generación de tecnología?; iv) cuál es la mejor combinación
entre importación de tecnología y esfuerzos locales?; v) cuáles son las formas apropiadas de
extensión tecnológica y de linkages entre el sector productivo y el complejo de CyT?; vi) cuáles
son los arreglos institucionales más adecuados en materia de entrenamiento, educación,
sistemas de información y sistema financiero?; vii) en qué medida las respuestas a estas
preguntas difieren según el tipo de sector involucrado, el contexto internacional, la propia
historia del país, etc.? Ciertamente, estos temas serán motivo de discusión en los capítulos
subsiguientes, cuando se analice el caso argentino a lo largo de su evolución histórica.

6) La especificidad de los procesos de cambio tecnológico en el sector


agropecuario

Considerando la significación del sector agropecuario en la economía argentina, creímos


necesario hacer un aparte para subrayar las especificidades del proceso de cambio
tecnológico en dicho sector tal como han sido tratadas en la literatura recibida.

En este sentido, el primer punto de referencia es la llamada teoría de la “innovación inducida”.


Dicha teoría postula, en esencia, que la asignación de recursos para el desarrollo y la difusión
de nuevas tecnologías está dictada esencialmente por la escasez relativa de los factores, que
se refleja en los precios relativos de mercado. Si bien la idea básica de dicha teoría fue
originalmente postulada por Hicks (1932), su uso ha sido intenso en la literatura referida a
procesos de innovación en el agro, a partir de los trabajos de Hayami y Ruttan (1971) y
Binswanger et al (1978).

Así, los cambios en los precios relativos de las maquinarias agrícolas vis a vis el trabajo
humano, o de los fertilizantes vis a vis la tierra arable, son vistos como las principales fuerzas
inductoras, a largo plazo, de los avances en la generación y adopción de tecnologías en el
sector agropecuario -aunque también se reconoce la influencia de otros factores, tales como la
demanda de mercado o los avances autónomos en el conocimiento científico-. A su vez, se
señala que cuando aparecen restricciones para el desarrollo agrícola provenientes de una
oferta inelástica de tierra o de trabajo, se generan poderosas señales para estimular el
desarrollo y difusión de tecnologías biológicas y mecánicas, respectivamente (Hayami y
Ruttan, 1971). De acuerdo con los autores que postulan este tipo de interpretación, la
evidencia histórica relativa a la evolución de la agricultura en los EE.UU. o Japón reflejaría
justamente la influencia decisiva de las modificaciones en la dotación de recursos y en los
precios factoriales sobre los procesos de cambio tecnológico (Ruttan, 1986) -ver, por ejemplo,
el clásico estudio de David (1971) sobre la mecanización de la agricultura estadounidense en
la década de 1850-.

A su vez, se señalaba que las actividades de I&D realizadas por el sector estatal se orientarán
en función de los precios relativos de los factores disponibles -como lo sugiere la teoría de la
innovación inducida- en la medida en que los productores agropecuarios estén mejor
organizados corporativamente para expresar sus demandas y tengan un acceso fluido a las
instituciones públicas que operan en ese ámbito (Hayami y Ruttan, 1971).

48
Ahora bien, algunos autores han cuestionado la aplicabilidad del modelo de innovación
inducida a la realidad latinoamericana. Así, Barsky y Piñeiro (1985) han sugerido que la
imperfección de los mercados, el papel particularmente importante desempeñado por el
Estado en la fijación de los precios relativos y la influencia que en muchos casos han tenido
determinados actores “no-agropecuarios” en la formulación de las políticas vinculadas con el
sector, generan un conjunto de especificidades del proceso de cambio tecnológico en la
agricultura de la región que limitan el poder explicativo de la teoría de la innovación inducida.

Así, siguiendo siempre a estos autores, se ha sugerido que el cambio tecnológico en la


agricultura latinoamericana ha asumido un carácter endógeno con relación a procesos sociales
más generales: i) las tendencias de carácter mundial que predeterminaron algunos elementos
globales del funcionamiento de las economías latinoamericanas y del desarrollo de las
instituciones tecnológicas y la disponibilidad internacional de tecnología; ii) las características
específicas de las distintas situaciones de producción sectorial y sus relaciones con cada una
de las economías nacionales latinoamericanas. Así, por ejemplo, se distinguen casos
nacionales en donde los principales impulsores del cambio tecnológico en el agro son sectores
no agropecuarios que buscan resolver problemas vinculados con el proceso global de
acumulación de capital, de otros en donde dicho impulso proviene de distintos segmentos
dentro del universo de los productores agropecuarios.

A su vez, hay que destacar algunas peculiaridades en cuanto a la generación y difusión de


tecnologías en el sector agropecuario. Por un lado, una parte significativa del conocimiento
tecnológico en dicho sector es “location-specific” -por ejemplo, qué tipo de semilla crecerá más
en cierta localización geográfica, con cierta combinación de lluvias, química del suelo,
topografía, etc.-. Por otro, hay una gran variedad de fuentes de innovaciones y conocimientos:
i) industrias proveedoras de insumos, semillas y maquinarias; ii) universidades, laboratorios
públicos, etc., que trabajan en investigación científica básica pero también, por ejemplo, en el
desarrollo de prácticas agrícolas más eficientes; iii) agro-industrias, que pueden influir, directa o
indirectamente, sobre la fase primaria que les provee de las materias primas que emplean; iv)
organizaciones privadas de cooperativas y asociaciones de productores; v) firmas privadas que
proveen servicios de asistencia técnica (tanto este grupo, como el anterior, generalmente trabajan
como difusores de novedades tecnológicas y prácticas culturales, más que como “innovadores”);
vi) las unidades productoras, que, más allá de los procesos de learning by doing, pueden ser
en muchos casos responsables por el desarrollo de nuevas variedades de cultivos.

Hay consenso en que son las fuentes mencionadas en i) y ii) las más relevantes, en general,
para el avance tecnológico en el agro. A su vez, si bien los proveedores privados de insumos,
equipos y técnicas juegan un papel clave, el cambio tecnológico en el agro se caracteriza por
una gran presencia de las organizaciones públicas en la investigación y difusión de nuevas
técnicas de producción (Ruttan, 1986). Este autor estima que la investigación pública en el
sector agropecuario contribuyó con un cuarto del aumento de la productividad sectorial entre
comienzos de siglo y 1970 en los Estados Unidos -el aumento en el nivel educativo de los
granjeros habría aportado otro 25% al mencionado aumento de productividad-. A su vez,
recientemente se ha encontrado que los retornos sociales de la investigación pública en el agro en
los Estados Unidos se pueden estimar en un 35% anual. Según estos trabajos, la mayor tasa
de retorno se encuentra en la investigación básica (pre-tecnológica), seguida de la investigación

49
pública aplicada, la investigación privada, la educación de los productores y la extensión agrícola
(Fuglie et al, 1996).

Una de las razones que explican la fuerte presencia del sector público en los procesos de
innovación en el sector agropecuario es que frecuentemente no existen mecanismos
comerciales que permitan recuperar los gastos realizados en I&D, se trate de conocimientos
básicos o de técnicas productivas. Así, por ejemplo, es difícil percibir derechos por el desarrollo
de nuevos métodos de cultivo o técnicas de manejo agropecuarias. Al mismo tiempo, las
explotaciones agropecuarias son frecuentemente de tamaño reducido y no alcanzan la escala
necesaria para enfrentar el desarrollo de nuevas técnicas. Un factor adicional es que los
productores rurales -por el tipo de mercado en el que operan- no pueden diferenciar sus productos
a través de marcas u otros procedimientos. Esto reduce la posibilidad de desarrollar mercados
“cautivos” que aseguren la recuperación de los gastos iniciales en I&D (Trigo et al, 1983).

Más recientemente, Possas et al (1996) han presentado un intento de conceptualización del


proceso de cambio tecnológico en el sector agrícola a partir de un enfoque evolucionista. Por un
lado, los autores recuerdan que, según la mencionada clasificación de Pavitt (1984), la agricultura
sería un sector “supplier dominated”, ya que la principal fuente de cambio tecnológico suelen ser
los proveedores de equipos (maquinaria agrícola) e insumos (fertilizantes, semillas, pesticidas,
etc.) . Del mismo modo que la mayor parte de los sectores que se incluyen en esta categoría, el
grueso de los mercados agrícolas exhiben bajos niveles de concentración y ausencia de
estructuras oligopolísticas, homogeneidad de productos, alto nivel de competencia vía precios,
bajas tasas de cambio tecnológico y poca capacidad de innovación por parte de los agentes
productivos.

Sin embargo, la agricultura muestra una serie de características propias que es necesario
resaltar: i) sus bases técnicas de producción dependen fuertemente de las condiciones
naturales, lo cual, a su vez, afecta las tendencias tecnológicas en el sector. En particular,
existen ventajas naturales de fertilidad o posición geográfica que sólo parcialmente pueden ser
compensadas por innovaciones tecnológicas; ii) en general las reducciones de costos
asociadas con el tamaño de la explotación son muy limitadas, por lo cual son muy débiles las
tendencias a la formación de grandes unidades productivas; iii) como ya se señaló, el grado de
apropiabilidad tecnológica es limitado, lo cual hace que los esfuerzos innovativos y de I&D de
los productores sean muy bajos. Sin embargo, existen permanentes innovaciones a partir de
las industrias proveedoras, y también procesos de aprendizaje productor-usuario -por ejemplo,
con los productores de maquinaria- que crean ventajas competitivas significativas; iv) por otro
lado, los productores, al igual que en otros sectores, difieren en términos de aversión al riesgo,
ingresos, capacidad de aprendizaje, información, competencias técnicas, tamaño, etc.-, por lo
cual sus decisiones y comportamientos serán heterogéneos, aún ante un mismo escenario
exógeno. Consecuentemente, no es correcto afirmar que la agricultura puede caracterizarse
como un sector de competencia perfecta entre productores atomísticos, ya que habría
asimetrías competitivas entre las distintas firmas agrícolas. En base a este marco, Possas et al
(1996) sugieren que no se puede tomar al sector agrícola como una entidad homogénea con
una trayectoria tecnológica única, ya que existirán distintas trayectorias vinculadas a dinámicas
específicas de mercados en cada caso.

50
Para finalizar con esta breve presentación del tema, cabe referirse a las condiciones que rigen
la transferencia internacional de tecnologías agropecuarias. En este sentido, resulta útil
remitirse a lo señalado por Ruttan y Hayami (1973), quienes argumentan que existen tres
fases en el proceso de transferencia internacional de tecnología agraria. La primera -la
transferencia material- consiste en la simple incorporación de plantas, ganado o maquinaria,
por distintas vías -importación, inmigración, etc.--, cuya adaptación a las condiciones locales
se realiza predominantemente sobre la base de “prueba y error” (es no sistemática). La
segunda fase -transferencia de diseño-, supone un proceso de adaptación más sistemático, y
la transferencia se realiza de modo más consciente y premeditado por parte de los
destinatarios. Además, en el país receptor ya comienza a existir la producción local de
materiales y maquinarias, mientras que los diseños y técnicas se siguen importando del
extranjero. Finalmente, la tercer fase se conoce como de “capacidad de transferencia”, y allí ya
existe la posibilidad de generar localmente, en base a principios científicos, la tecnología
adaptada a las necesidades domésticas. La transferencia se realiza principalmente vía
intercambio entre científicos y conocimientos del país y del exterior.

7) Conclusiones: el marco conceptual y las principales premisas e hipótesis de


trabajo para analizar la evolución del sistema nacional de innovación en la Argentina

En este capítulo hemos tratado de mostrar que los nuevos enfoques “heterodoxos”, y en
particular el concepto de SNI, pueden resultar más aptos, tanto vis a vis la ortodoxia
neoclásica como respecto de la “antigua” heterodoxia, para comprender las vinculaciones
entre ciencia, tecnología e innovación y desarrollo económico. En los capítulos siguientes, en
consecuencia, intentaremos examinar el caso argentino a la luz de estos nuevos enfoques,
para intentar evaluar en qué medida esa potencialidad se verifica a nivel del análisis empírico.

Evidentemente, la explicación del proceso que llevó a la Argentina a cerrar la brecha de


ingresos con los países líderes en la fase agroexportadora, para luego iniciar una larga etapa
de alejamiento relativo que recién comienza a revertirse en los años 1990 abarca muchos más
factores que los involucrados directamente dentro del enfoque del SNI. La pregunta específica
a formular sería, entonces, si la configuración, dinámica y desempeño del SNI en los distintos
momentos de la historia argentina tuvieron alguna influencia significativa -y de qué tipo- sobre
las respectivas fases de catch up y stumbling back por las que atravesó el país.

Teniendo en cuenta este punto de partida analítico, a continuación presentamos las principales
premisas e hipótesis sobre los cuales basaremos nuestro trabajo:

1. No compararemos al SNI en la Argentina contra un “ideal” teórico, sino que vamos a examinar
su evolución concreta situada en marcos histórico-institucionales específicos tal como se
fueron sucediendo a lo largo del tiempo. En este sentido, analizaremos su dinámica e
impacto en las distintas fases de la historia económica del país y sus interacciones con el
resto de los factores e instituciones que han definido la marcha del proceso general de
desarrollo económico desde la fase agroexportadora hasta nuestros días.

2. El análisis de la evolución del SNI en la Argentina se enmarcará en los respectivos


contextos económicos internacionales y en los sucesivos paradigmas tecno-económicos

51
dominantes a lo largo de la historia del capitalismo. En este plano, trataremos de evaluar
en qué medida dichos contextos y paradigmas dominantes se constituyeron en
oportunidades y/o obstáculos tanto para el desempeño del SNI como para el avance del
propio proceso de desarrollo económico doméstico.

3. En el plano local, el examen del SNI no se limitará a las organizaciones directamente


vinculadas con la CyT, sino que debe realizarse en el marco más amplio del contexto
macroeconómico e institucional dentro del cual los agentes económicos deciden sus
estrategias y preferencias, y que define el esquema de incentivos al cual se enfrentan
dichos agentes para elegir en qué tipo de actividades vuelcan sus esfuerzos y recursos en
función de los retornos relativos esperados en cada caso.

4. En este sentido, suponemos que las fases de estabilidad macroeconómica e institucional


favorecen la inversión para la innovación y el cambio tecnológico, considerando que se
trata de inversiones de resultados inciertos y con plazos de maduración largos. Asimismo,
exploraremos las relaciones entre los regímenes de política económica dominantes en
distintos momentos de la historia argentina y el tipo de incentivos que enfrentaban los
agentes económicos para definir donde asignar sus recursos. Más específicamente,
examinaremos en qué medida dichos regímenes favorecían o no la competencia vía
innovación y si contribuían a abrir otras oportunidades de búsqueda de rentas, menos
favorables socialmente, que la inversión para el cambio tecnológico.

5. Si bien haremos uso de indicadores de carácter cuantitativo habituales para el análisis de


la dinámica de los fenómenos de CyT (gastos en I&D, patentes, etc.), también se prestará
atención a los procesos de aprendizaje de carácter más informal, pero que igualmente
desempeñan un papel clave dentro del SNI (learning by doing, etc.).

6. La composición y los cambios en la estructura productiva doméstica se considerarán como


factores determinantes de la dinámica de las actividades de ciencia, tecnología e
innovación. En este sentido, trataremos de analizar en qué medida la Argentina se
especializó en ramas y actividades con mayores o menores posibilidades de aprendizaje
tecnológico y, a fortiori, con mayores o menores externalidades en términos del proceso
general de desarrollo económico del país en los distintos momentos de su historia.

7. Sin perjuicio de hacer hincapié en la diferente potencialidad de aprendizaje tecnológico


que exhiben distintas actividades productivas, se hará un análisis específico de la dinámica
de los procesos de cambio tecnológico e innovación en los sectores agropecuario e
industrial, examinando tanto las fuentes como las características y consecuencias de
dichos procesos en términos de la productividad y el desarrollo de dichos sectores.

8. Se considerará que el “epicentro” de los procesos de innovación son las firmas, y no las
instituciones “especializadas” en CyT, aunque obviamente también éstas últimas serán
examinadas en profundidad (analizando tanto su lógica organizacional específica, como su
desempeño y repercusiones a nivel del proceso general de desarrollo económico). Del
mismo modo, se hará énfasis en la existencia o no de vínculos e interacciones entre firmas
así como entre éstas y las instituciones de CyT.

52
9. Las firmas serán analizadas no como un conjunto homogéneo de unidades que siguen
comportamientos idénticos, sino como agentes que difieren no sólo en su desempeño, sino
también en sus características, objetivos y estrategias. Asimismo, se examinará la dinámica
de las interacciones “micro-macro”, ya que las elecciones de las firmas están influidas por
el contexto institucional y macroeconómico global. Las firmas, a su vez, en cuanto definen
los recursos que destinan relativamente a distintas actividades -acumulación de capital,
innovación, capacitación, importación de tecnología, etc.- tienen una influencia decisiva
respecto de la dinámica general del proceso de desarrollo económico.

10. El análisis del SNI argentino se hará desde el punto de vista de un país en desarrollo,
donde los principales “insumos” tecnológicos vienen del exterior. En este sentido, se
discutirá el tema del mix insumos tecnológicos externos-actividades innovativas locales, las
vías dominantes a través de las cuales el país importa tecnologías -y sus distintas
repercusiones en términos de externalidades, complementariedad o rivalidad con la
actividad innovativa local, etc.-, así como ,especialmente, el problema de la “capacidad de
absorción” de dichos insumos externos y el recorrido del proceso de aprendizaje que lleva,
o no, a la formación endógena de capacidades innovativas domésticas.

11. Considerando que el capital humano es esencial tanto para el desarrollo de actividades
innovativas como para la absorción de tecnologías extranjeras, se enfatizará el papel que
ha jugado el sistema educativo. En particular, se hará hincapié no sólo en la cantidad de
recursos humanos generados, sino en sus orientaciones y capacidades específicas, en
tanto que el impacto del capital humano sobre el SNI, y a fortiori sobre el proceso general
de desarrollo económico, será más o menos positivo según las habilidades, actitudes y
ocupaciones de las personas que componen en cada momento la fuerza de trabajo.

12. El examen histórico de este conjunto de elementos permitirá, además, analizar la influencia
de los fenómenos de path-dependence, tanto sobre la conducta de los agentes
económicos, como sobre la organización institucional y la estructura productiva doméstica
(y, en consecuencia, sobre la evolución del SNI como un todo).

53
CAPITULO II
EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION EN LA ARGENTINA: LA
ETAPA AGROEXPORTADORA (1860-1930)
Este capítulo tiene dos objetivos básicos: i) discutir acerca del surgimiento y la configuración
que asumió el Sistema Nacional de Innovación (SNI) en la Argentina durante la etapa
agroexportadora; ii) analizar la incidencia del SNI sobre el proceso de crecimiento basado en
las exportaciones agropecuarias que estuvo vigente hasta la crisis de 1930.

La historiografía argentina se debate entre dos extremos con relación a la evaluación del
período agroexportador. Si, por un lado, están quienes lo ponderan como el momento más
brillante de la historia del país -motivados, en particular, por la rápida modernización socio-
institucional y los espectaculares éxitos económicos alcanzados en aquella etapa-, hay
también voces críticas que, además de señalar la fragilidad de dichos logros, apuntan al
carácter social y políticamente excluyente del régimen vigente durante la mayor parte de aquel
período, a la falta de un proyecto de industrialización coherente y a la excesiva dependencia
de la economía argentina respecto del mercado mundial -y en particular respecto de Gran
Bretaña-. De hecho, estos dos últimos elementos son citados, habitualmente, entre las
causales últimas del enorme impacto de la crisis de 1930 sobre la Argentina.

En este trabajo no proponemos una nueva evaluación general sobre este tema, ya que la
intención es, como se dijo antes, analizar el período agroexportador desde el punto de vista del
enfoque del SNI. Sin embargo, implícitamente estaremos trabajando con la idea de que el proceso
de crecimiento verificado durante la etapa agroexportadora, más allá de sus evidentes
limitaciones, resultó ciertamente exitoso, ya que la Argentina se acercó, como nunca antes ni
después en toda su historia, a la elite de los países más ricos, al menos en términos de su ingreso
per cápita.

El enfoque aquí propuesto no ha sido habitual en los trabajos que, desde el punto de vista de
la economía o la historia económica, se han dedicado a analizar el período agroexportador. La
mayor parte de dichos trabajos prácticamente ignora u otorga un lugar marginal a las
cuestiones vinculadas a ciencia, tecnología e innovación, aunque ciertamente se mencionan
algunos “hitos”, como los vinculados al transporte de carne congelada o la creación del
sistema de ferrocarriles, y se hace un tratamiento generalmente somero del papel de las
importaciones de bienes de capital o de los inmigrantes europeos como transmisores del
progreso técnico45.

De todos modos, al examinar la literatura recibida, el lector emerge con una cierta “imagen” de
lo ocurrido en el plano de la ciencia, la tecnología y la innovación durante la etapa
agroexportadora. Simplificadamente, dicha imagen constaría de los siguientes elementos:

a) El crecimiento económico de este período no estuvo basado en la innovación ni en la acción


de un conjunto de empresarios "schumpeterianos", sino en la disponibilidad de tierras
excepcionalmente fértiles y en la existencia de un mercado internacional demandante de

45
. Seguramente es Díaz Alejandro (1975) el que mayor atención presta al tema tecnológico dentro del grupo de
autores que han escrito los trabajos tradicionales sobre la historia económica del país.

54
productos primarios, por lo cual estaba destinado a tener inevitablemente un carácter
transitorio -Nochteff (1996) lo califica de "burbuja"-46.

b) Las ventajas comparativas de la producción pampeana y las rentas ricardianas de ellas


derivadas habrían sido de tal magnitud que existían pocos estímulos para que los productores
agropecuarios -y en particular los grandes terratenientes que dominaban el sector- realizaran
esfuerzos sistemáticos en materia de innovación y búsqueda de eficiencia. En este contexto,
en lugar de monopolios transitorios basados en la innovación (al estilo schumpeteriano), la
elite local habría podido obtener rentas basadas en la explotación simple de los recursos naturales
(Nochteff, 1994b). A esto se habrían sumado las posibilidades de obtener significativas ganancias
vía vinculación con el poder estatal o mediante actividades especulativas47.

c) De esta forma, se habría consolidado un tipo de comportamiento de la elite nativa que iría a
perdurar mucho más allá de esta etapa, pese a los cambios en la economía argentina e incluso en
la composición de buena parte de dicha elite. Ese comportamiento se caracterizaría por una gran
capacidad de adaptación -de tipo especulativo- para aprovechar oportunidades de obtener cuasi
rentas de privilegio (gracias a su enorme influencia sobre las instituciones y las políticas públicas) y
por la rápida respuesta para cambiar y diversificar sus actividades. Dicha capacidad, sería, a su
vez, la contracara del bajo perfil en materia de inversión, innovación, eficiencia y especialización y
de la escasa demanda por políticas científicas, tecnológicas e industriales (Nochteff, 1994b).

d) Las relativamente escasas demandas por tecnología e innovación provenientes del sector
agropecuario se resolvían, en esencia, por el recurso a fuentes extranjeras (importación de
bienes de capital, etc.). De aquí habría nacido, a su vez, el germen de la "dependencia
tecnológica" que caracterizaría a la economía argentina incluso hasta nuestros días.

e) El sector industrial, incipiente y centrado en manufacturas livianas o ligadas a la exportación


de productos naturales, no era demandante -en principio, por la propia naturaleza de sus
actividades- de tecnologías complejas y, al igual que en el caso del sector agropecuario,
resolvía sus problemas en esa área por vía de la incorporación de bienes de capital
importados. A su vez, la falta de avances hacia ramas industriales tecnológicamente más
complejas sería producto de la falta de voluntad del Estado por apoyar al sector manufacturero
y de la propia existencia de rentas extraordinarias obtenibles en otras actividades económicas.

En este escenario, no sorprende que:

f) Las actividades científicas -impulsadas por el proceso de modernización social con epicentro
en las grandes urbes del país y en particular en Buenos Aires- nacieran desvinculadas de las
necesidades concretas del desarrollo productivo del país y se basaran esencialmente en una
cuestión de "prestigio" o "cultura", tanto a nivel individual como social.

46
. Di Tella (1985), por ejemplo, señala que es distinto crecer por la "bondad de la naturaleza" que por las destrezas
de la capacidad de invención humana, la cual promete “beneficios más evasivos”. Así, el proceso de crecimiento
basado en la incorporación de tierra fue "único e irrepetible".
47
. Así, Nochteff (1996) señala que en esta etapa existían rentas "ricardianas" que convivían con "cuasi rentas" de
privilegio (por las barreras institucionales al ingreso a la producción agropecuaria -derivadas de la legislación local
sobre tierras y arriendos, los sistemas de financiamiento para la adquisición de tierras, etc.-, por los distintos tipos
de preferencias concedidas por el Estado, etc.).

55
g) El Estado careciera de políticas e instituciones vinculadas a la adopción o generación de
tecnología o a la asistencia técnica a los productores locales.

h) La educación, pese al gran impulso recibido, asumiera una orientación "universalista" y


"bachilleresca", alejada de los problemas de la producción, la innovación y la tecnología.

En este capítulo argumentaremos que pese a que las afirmaciones presentadas en f), g) y h)
sean en lo esencial veraces, el diagnóstico expuesto desde a) hasta e) necesita ser re-
examinado. Este es un resultado totalmente inesperado para el autor de este trabajo, quien
comenzó la investigación sobre este período con la intención de aportar nuevos elementos de
sustento para todas las hipótesis mencionadas. Sin embargo, los resultados encontrados en el
curso de la investigación me han llevado a pensar que dichas hipótesis simplifican en modo
excesivo un proceso mucho más complejo y menos lineal.

En este sentido, hay que tener en cuenta que estamos frente a una etapa que duró alrededor
de 60 años, durante la cual la Argentina no sólo creció rápidamente, sino que ingresó en un
proceso de catch up con respecto a las economías líderes que la llevó a ubicarse, como se
señaló más arriba, entre los países con mayor nivel de ingreso per cápita en todo el mundo.

En este período se produjo, además, una creciente democratización de la sociedad, se


establecieron un conjunto de instituciones políticas, legales, etc. que ordenaron su
funcionamiento, se realizaron avances significativos en materia educativa, se modernizaron las
pautas culturales y sociales del país, se avanzó en el proceso de industrialización y se registró
un aumento significativo del salario real, el cual se ubicaba en aquel momento, al menos en la
región pampeana, en niveles similares o incluso superiores a los de varios países europeos.

En consecuencia, más allá de que la trayectoria de crecimiento agro-exportador fuera o no


sustentable en un hipotético mundo sin crisis de 1930 -éste es un tema abierto a debate, que
requeriría un complejo análisis contrafactual y sobre el cual no nos internaremos en este
trabajo-, en aquella etapa el país conoció no sólo un significativo incremento de su PBI, sino
también un incipiente proceso de desarrollo económico-social. Esto, a la vez, no exime de
reconocer que la Argentina aún no alcanzaba logros similares a los de los países más
avanzados en el plano educativo o sanitario, además de que la distribución regional de los
frutos del crecimiento era inequitativa, la estructura productiva y exportadora estaba
insuficientemente diversificada y la solidez de las instituciones pronto probó ser más débil de lo
que parecía. Aún considerando estos aspectos negativos, y tal como se la ve en casi toda la
literatura que reflexiona sobre los procesos de convergencia/divergencia a nivel mundial, la
Argentina parecía destinada a sumarse permanentemente al “club de los países ricos”.

Cabría preguntarse si es legítimo analizar este período desde el punto de vista del SNI,
considerando que la falta de atención a los temas de ciencia, tecnología e innovación dentro
de las políticas públicas podría llevar a pensar que aún no existía tal SNI. Sin embargo, tal
como lo expusimos en el capítulo inicial, en nuestro enfoque siempre existe un SNI, más allá
de que su funcionamiento sea coherente o no, y de que tenga o no un impacto positivo sobre el
desarrollo del país en cuestión. Consecuentemente, se trata de averiguar si la Argentina creció
“gracias” o “a pesar” del SNI tal como se conformó durante la etapa del modelo agroexportador.

56
Adelantando las conclusiones del capítulo, trataremos de mostrar que la puesta en marcha de
dicho modelo, así como las sucesivas transformaciones ocurridas a lo largo de toda la etapa
bajo análisis, tuvieron como precondición la adopción de innovaciones, tanto de tipo
institucional como de orden tecnológico, productivo y comercial, tal que posibilitaron a los
productores locales -y, a fortiori, a la economía argentina en su conjunto- insertarse en los
mercados internacionales de productos primarios en forma exitosa. En otras palabras,
convertir a la Argentina en una potencia agroexportadora implicó un proceso que dependió de
algunos ingredientes adicionales a la “bondad de la naturaleza”.

Si bien es cierto que la base de estos progresos tecnológicos fue, en esencia, de origen
extranjero -como en la mayor parte de los procesos de construcción de “capitalismos tardíos”-,
el país no careció de una capacidad social de absorción de las tecnologías importadas, lo cual
permitió adoptarlas y adaptarlas de forma eficiente. El Estado, ciertamente, no tuvo una
participación activa en estos procesos -aunque sentó las bases generales para su desarrollo-,
sino que fue más bien el sector privado el actor principal de los mismos. En nuestra
interpretación, entonces, la conformación del SNI fue un factor importante dentro del proceso
de crecimiento verificado en la etapa agroexportadora.

Sugeriremos, además, que la conformación específica del SNI durante la fase


agroexportadora contenía una serie de características poco adecuadas para las necesidades
que se plantearían en la etapa de la industrialización por sustitución de importaciones (ISI). No
sorprenderá que en el capítulo siguiente, donde se analiza el período de la ISI, encontremos
que resultó muy difícil o imposible alterar algunas de dichas características, considerando el
carácter path-dependent de los procesos de cambio económico e institucional48.

El capítulo se divide en tres secciones. En la primera se presentan algunas de las características


centrales de la economía argentina durante la vigencia del llamado modelo “agroexportador” (circa
1860-1930), así como una sucinta descripción del contexto económico internacional, con énfasis
en las tendencias tecnológico-productivas. En la segunda sección se examinan cuatro aspectos
de la conformación del SNI en la etapa agroexportadora: las políticas científicas, las políticas y
actividades tecnológicas, el desarrollo de la educación y las características del sector
empresario. Finalmente, se presentan las conclusiones principales del capítulo.

48
. En cierta medida, este argumento ya ha sido avanzado por otros autores. Nun, por ejemplo, afirma que si bien
durante la fase del modelo “agroexportador” tuvieron lugar importantes avances en materia de educación y, en
menor medida, de organización de un sistema de investigación científica, los vínculos entre la esfera de la
“producción” y la “científico-educativa” fueron débiles. Aquí, y esto es lo importante para nuestro argumento, Nun
cree rastrear la “renuencia (de los investigadores argentinos) a dar un lugar de privilegio a las posibilidades
concretas de aplicación de sus hallazgos” (Nun, 1995, p. 73).

57
1) La economía del período agroexportador: evolución y características generales

a) El contexto internacional

Entre 1870 y 1929 se registra una aceleración significativa del ritmo de expansión de la
economía mundial. Así, contra un 0,1% de crecimiento anual del PBI mundial per cápita entre
1830 y 1870, se pasa a un 0,7% entre 1870 y 1890, a un 1,4% entre 1890 y 1913 y a un 2,4%
entre 1920 y 1929 -tras el periodo 1913-1920, afectado por la guerra, donde el PBI per cápita
mundial cae a una tasa de 0,8% anual- (Bairoch y Kozul-Wright, 1996).

Una de las características más notables del período 1870-1913 es la rápida expansión del
comercio internacional; si bien las fuentes difieren, hay coincidencia en que dicha expansión
-que habría procedido a un ritmo anual promedio de 3,5 a 4%- superó claramente al
crecimiento de la producción en el mismo período -entre 2,5 y 2,7% anual-. De hecho, hacia
1913 se alcanzó un nivel de incidencia del comercio en relación al PBI en los principales
países desarrollados que sólo se volvería a recuperar en los años 1970 (Bairoch y Kozul
Wright, 1996). Significativamente, dicho aumento del comercio se dio pari passu con un
incremento en los niveles de protección tarifaria observable desde los años 1880 en la mayor
parte de los países avanzados, y particularmente en los Estados Unidos.

En este sentido, uno de los debates más interesantes sobre este período concierne al rol de las
tarifas. Mientras que para Bairoch y Kozul-Wright (1996) la adopción del proteccionismo aceleró el
crecimiento industrial -el caso más obvio en este sentido es el de los EE.UU.- y la convergencia
entre la mayor parte de los países desarrollados a partir de 1880, O’ Rourke y Williamson (1995)
discuten dicho argumento y afirman que otros factores tuvieron más peso relativo para explicar los
patrones de divergencia/convergencia (índices de escolaridad, por ejemplo).

Si bien en esta etapa había un fuerte peso del comercio Norte-Sur en el contexto de la naciente
división internacional del trabajo (exportación de manufacturas por parte de los países avanzados
y de productos primarios por parte de los países periféricos), casi 60% del comercio mundial se
daba entre países industriales. A su vez, considerando que los países exportadores de productos
primarios no eran, en general, economías pobres, se puede decir que el comercio internacional
conectaba a las regiones más prosperas del mundo (Bairoch y Kozul-Wright, 1996).

Al mismo tiempo, la inversión extranjera directa (IED) también creció significativamente en


estos años. Según datos de Bairoch y Kozul Wright (1996), el stock de IED llegaba al 9% del
producto mundial, cifra no superada hasta los años 1990. Si bien una gran parte de esta IED
era de tipo resource seeking (ver Dunning, 1993)49, los países periféricos recibían asimismo
inversiones significativas en sectores tales como ferrocarriles y servicios públicos, mientras
que también había corrientes de IED en manufacturas entre países desarrollados.

De todos modos, los flujos de capital con un comportamiento más dinámico en este período
eran los financieros, los cuales estaban creciendo a tasas más elevadas que las corrientes de

49
. Resource seeking son las inversiones orientadas a explotar recursos naturales, o mano de obra no calificada,
cuya disponibilidad es, obviamente, la principal ventaja de localización que ofrece el país receptor. Este tipo de
inversiones generalmente se orienta a la exportación y muchas veces funcionan como enclaves en los países anfitriones.

58
comercio e IED. Más allá del aspecto cuantitativo, también hay evidencia sobre la significativa
integración alcanzada en este período en los mercados financieros internacionales.

Tras el quiebre producido con la Primera Guerra Mundial, la expansión del comercio retoma vigor,
y en 1929 se alcanza una participación sobre el producto mundial cercana a la que tenía en 1913.
También la IED crece significativamente en esta etapa, en particular la originada en los EE.UU.

El capital no fue el único factor de alta movilidad en esos años. También el trabajo fue
extremadamente móvil, y las grandes migraciones fueron una nota característica. Entre 1861 y
1920 los flujos de inmigración llegaron en los principales países receptores (EE.UU., Canadá,
Argentina, Brasil, Australia, Nueva Zelandia y Sudáfrica) a más de 45 millones de personas, y sólo
entre 1900 y 1920 más de 25 millones de personas fueron registradas como inmigrantes.
Argentina se ubicó en el tercer lugar en el ránking de países receptores en todo este período,
con cerca del 11% del total de la inmigración arribada a los mencionados países (Ashworth, 1975).

La comprobación de que en el período que estamos analizando se produjo una fuerte


expansión del comercio internacional y existió un elevada movilidad del capital y del trabajo
han llevado a varios autores a hablar de una primer etapa de “globalización” dentro del sistema
económico capitalista entre 1860 y 1914 (ver Bairoch y Kozul Wright, 1996).

Otro aspecto notable de este período es la expansión del sector manufacturero y el cambio de
liderazgo mundial en dicho sector. En efecto, si Gran Bretaña generaba el 20% de la
producción industrial en 1860, dicho porcentaje baja hasta un 13,6% en 1913, año para el cual
ya había sido sobrepasada por los EE.UU. (32% en 1913 contra 7,2% en 1860) y Alemania
(14,8% contra 4,9%). Salta a la vista, además, el carácter altamente concentrado del proceso
de industrialización. Los tres países mencionados sumaban un 60% de la producción mundial;
agregando a Francia y Rusia se llegaba al 75% y todo el mundo desarrollado en su conjunto
superaba el 92% (Bairoch y Kozul-Wright, 1996).

La concentración del progreso industrial no impidió que los países exportadores de productos
primarios crecieran a un ritmo rápido durante esta etapa. Así, Argentina, Australia, Canadá y
Dinamarca registraron tasas de crecimiento claramente superiores al promedio de los países más
industrializados entre 1879 y 1913, ayudados por una mejora en los términos de intercambio para
los productos primarios que fue de 10 a 25% entre los años 1870 y la década de 1920. Esto no
implica, por cierto, que limitarse permanentemente a ser un exportador de productos primarios
fuera la mejor estrategia posible de desarrollo, sino simplemente que en aquel momento fue un
camino para crecer rápidamente en condiciones muy específicas de la economía internacional.

El período bajo análisis cubre dos grandes ondas largas de desarrollo según la periodización
de Freeman y Pérez (1988). La primera, que va desde 1830-1840 hasta 1880-1890, se
caracteriza por el advenimiento de la máquina de vapor como el elemento clave del paradigma
tecno-económico que se configura durante dicho período. No sólo el transporte ferroviario sino
también el naval se expande fuertemente en estos años, ayudados justamente por la nueva
fuente móvil de energía. La interconexión entre las distintas partes del globo se ve impulsada
no sólo por el desarrollo de los sistemas de transporte, sino también por nuevos medios de
comunicación, como el telégrafo. Asimismo es importante destacar, considerando sus

59
repercusiones sobre nuestro país, el desarrollo de los sistemas de generación de frío, que
facilitaron la conservación y el transporte de mercancías perecederas a largas distancias.

En el plano fabril, comienza lentamente a superarse el sistema tradicional de la manufactura,


basado en los esquemas de aprendizaje en el taller y en los saberes de los obreros “de oficio”,
a cambio de un mayor peso de los ingenieros y de los conocimientos tecnológicos más
sistematizados y de un significativo avance de la mecanización (Freeman y Soete, 1997). Pese a
que comienzan a emerger las firmas de gran tamaño y surgen los esquemas de sociedades por
acciones y de responsabilidad limitada, de todos modos en esta época aún es la firma pequeña y
mediana de carácter familiar el principal agente económico del capitalismo. Por otro lado, aún
cuando se instituyen crecientemente métodos formales de transferencia de tecnología -tales como
la protección a la propiedad intelectual-, la ingeniería reversa surge como un canal fundamental de
apropiación de tecnologías extranjeras en muchos países (Lall, 1995).

Este escenario va a cambiar radicalmente a partir de los años 1890, cuando nace un nuevo
paradigma tecno-económico, basado en la electricidad y la ingeniería pesada, y que tiene
como factor clave al acero. Se constituirá progresivamente, de este modo, un paradigma
crecientemente capital y escala-intensivo, pero también recurso natural-intensivo (Abramovitz,
1994). El motor eléctrico pasa a reemplazar a la máquina de vapor como principal fuente de
energía industrial, proceso que implica una difícil transición y que dura varios años hasta que
se obtienen las economías de escala y aprendizaje y las adaptaciones institucionales
necesarias para que la nueva fuente de energía entregue sus frutos en materia de aumentos
de la productividad manufacturera (David, 1991). Los sectores de bienes de capital, la
industria de maquinaria y productos eléctricos, la siderurgia y la química pesada van a ser los
líderes en materia de crecimiento, al tiempo que emergen ramas tales como automóviles,
bienes de consumo durables, aeronavegación, etc.

Nace, al mismo tiempo, el laboratorio de I&D en la firma, que va a pasar a ser, especialmente
en las ramas más cercanas a la ciencia, la usina básica de nuevos conocimientos
tecnológicos. En tanto, el Estado, en los países más avanzados, comienza a intervenir más
activamente en el plano tecnológico, estableciendo laboratorios, estándares, instituciones de
asistencia técnica, etc.

Esta es, además, la era de consolidación del llamado “sistema americano de manufacturas”, luego
perfeccionado por el taylorismo y el fordismo. Se trata, en lo esencial, de un progresivo movimiento
desde el predominio de técnicas artesanales basadas en la presencia de obreros “de oficio”, hacia
un cada vez mayor control de las rutinas y procedimientos de trabajo por parte de los
administradores, ingenieros y gerentes de las plantas. Al mismo tiempo, avanza la
estandarización de piezas, componentes y productos finales, así como las técnicas que
permiten la producción en masa, con consecuencias notables en materia de aumentos de
productividad.

Estos cambios -que en buena medida son de carácter organizacional- transformaron


completamente el modo de funcionamiento del sistema capitalista. Una brevísima presentación de
este proceso sería la siguiente: i) circa 1850: aparición del llamado “sistema americano de
manufacturas”, con la introducción de una serie de innovaciones -notoriamente, la estandarización
de piezas- en la fabricación de armamentos; ii) circa 1880: primeros experimentos de Frederick

60
Taylor con la introducción del cronómetro en el taller y la normalización de tiempos y movimientos
de los trabajadores (organización “científica” del trabajo), con los cuales logra enormes
aumentos de productividad; iii) 1913-1914: Henry Ford introduce la cadena de montaje, a la
cual agrega, luego, la cinta transportadora. Se profundizan las ganancias de productividad y la
reducción de tiempos muertos originadas en el taylorismo. Se consolida la era de la producción
en masa; iv) circa 1930: Alfred Sloan, en la General Motors, da nacimiento al “cambio anual de
modelos”, introduciendo una cuota de diferenciación y flexibilidad en el rígido modelo “fordista”, y
aporta innovaciones contables y comerciales dirigidas a perfeccionar la venta de bienes
producidos en masa en mercados oligopólicos (Coriat, 1991; Best, 1990).

Obviamente, la producción en masa también tuvo como precondición la aparición y


perfeccionamiento de los sistemas de comunicación y transporte -correos, ferrocarriles,
telégrafo, cable, etc.- que hicieron posible un flujo regular y continuo de bienes e información a
un volumen sin precedentes a nivel nacional e internacional.

En tanto, la firma familiar va ser desplazada por la competencia oligopolística protagonizada


por carteles, trusts y por las grandes corporaciones modernas, que van a tener su máxima
expresión en los EE.UU. La gran corporación surge cuando la aparición de las primeras redes
modernas de telecomunicaciones y transporte hacen necesario establecer nuevos métodos de
management y control jerárquico en los años 1860. Poco más adelante, el desarrollo de los
sistemas de producción en masa, que implican el uso de técnicas productivas con alta
intensidad de capital, da lugar a la posibilidad de aprovechar economías de escala y scope,
para lo cual resulta necesario un flujo constante de materiales que garantice la utilización
efectiva de la capacidad instalada. Lo que Chandler (1992) llama el throughput -la cantidad de
insumos, materias primas y componentes realmente procesada dentro de un período de tiempo-,
que incorpora las economías de “velocidad” a las de escala, pasa a ser, entonces, un dato clave.

El aumento del throughput implicaba una fuerte carga de tareas de coordinación dentro y fuera
de la fábrica -tanto con proveedores como con intermediarios, llegando hasta el cliente final-.
En consecuencia, se hizo necesario el surgimiento de una jerarquía de managers
profesionales organizados en líneas según funciones o áreas geográficas, junto con un staff
dedicado a tareas de planeamiento. Aparece, entonces, la llamada firma M (multidivisional), en
reemplazo de la tradicional firma unitaria (U) manejada verticalmente por un dueño-manager
-forma organizativa que pronto probó ser incapaz de adaptarse a las nuevas necesidades que
planteaban los avances tecno-productivos de la época- (Chandler, 1977, 1990; Williamson, 1989).

Un hecho clave es que estas capacidades organizacionales de la firma moderna se crean


gracias a procesos de aprendizaje y adquisición de conocimientos que se corporizan en buena
medida en los recursos humanos, y en particular en los medios gerenciales y administrativos
de las firmas. Estas capacidades son, entonces, en gran medida firma e industria-específicas
–y muchas veces tienen un carácter tácito-, y consiguientemente son de difícil transferibilidad.

El peso de las economías de escala y el surgimiento de la gran corporación van de la mano,


también, del desarrollo de las sociedades por acciones -especialmente en los EE.UU.-, siendo
éste el medio más idóneo para captar los crecientes capitales necesarios para tomar parte de
la nueva forma de competencia que se hace dominante en esta etapa.

61
Es necesario resaltar la significación de estos cambios. Varios autores (notoriamente,
Lazonick, 1994) han destacado que la decadencia británica y su superación por los EE.UU. y
Alemania se debió a la incapacidad de dicho país para adaptarse a los cambios
organizacionales y tecnológicos en curso. Un hecho clave es que Gran Bretaña seguía
teniendo un liderazgo significativo en materia científica en esta época, sin poder, sin embargo,
trasladar esa ventaja al plano tecnológico en el mercado internacional. Uno de los elementos
explicativos en este sentido es que Gran Bretaña no pudo hacer el pasaje hacia el nuevo
modelo de firma dominante a partir de fines del siglo pasado, ni realizar los cambios
correspondientes en materia de estructuras de administración, producción y comercialización.

Lazonick (1994) ha destacado tres elementos para explicar esta incapacidad británica: i) el
ambiente social, que impulsaba a los industriales británicos a asimilarse a la aristocracia
tradicional y hacía que sus fortunas pasaran a depender de conexiones y reputaciones sociales
más que de sus capacidades innovativas; ii) el sistema educativo, que tenía un sesgo “anti-
industrial” y no contemplaba la necesidad de formar “tecnólogos”; iii) la falta de un sistema
financiero que favoreciera la desaparición del “capitalismo personal”, vía el surgimiento de grandes
sociedades por acciones y la separación de la propiedad del control gerencial de las firmas.

Es importante también destacar el papel de los cambios en el sistema educativo. Así, la


introducción de nuevos métodos para la educación formal de los ingenieros, que fue una
respuesta a la creciente complejidad y escala de las nuevas tecnologías en la industria
química y eléctrica surgidas desde mediados del siglo pasado, ha sido señalada como uno de
los elementos determinantes de la superación de Gran Bretaña por parte de Alemania y
EE.UU. (Freeman, 1992). En esta dirección, se ha argumentado que el tipo de conocimiento
ingenieril necesario durante esta etapa no provino tanto de lo que se ha dado en llamar la “ruta de
la información” (la educación formal con fuerte contenido “científico”), sino fundamentalmente vía
aprendizaje en la práctica -en las propias firmas- (la “ruta del conocimiento”) y a través de una
orientación menos “academicista” del sistema educativo (Von Tunzelmann, 1996)50.

A su vez, este conjunto de cambios va a repercutir con fuerza en las condiciones de


transferencia de tecnología hacia los países periféricos. Así, como señala Fogarty (1977), en el
siglo XIX existía una amplia gama de procesos manufactureros que podían ser encarados por
personas con acceso a capitales relativamente modestos, y que poseían conocimientos
técnicos poco sofisticados. En los países de asentamiento reciente, donde había servicios
comerciales y financieros relativamente desarrollados, los inmigrantes podían construir plantas
manufactureras para abastecer de bienes de consumo, maquinaria agrícola, etc. al mercado
local, así como molinos harineros y otros establecimientos para la exportación. El principal agente
de difusión de tecnología en esas actividades era, entonces, el inmigrante mecánico o
empresario.

Hacia comienzos del nuevo siglo este escenario ya había comenzado a cambiar. Al surgir la
gran empresa, cambiar los métodos tecno-productivos dominantes y desarrollarse una serie de
industrias que exigían conocimientos científico-tecnológicos más complejos -la siderurgia, la
química, los frigoríficos, las vinculadas con la energía eléctrica, etc.-, las condiciones de
50
. El autor contrasta los casos de Gran Bretaña -que eligió la “ruta de la información”, tratando de dar a sus
ingenieros altas calificaciones formales- y EE.UU. o Japón -que prefirieron la “ruta del conocimiento”, vía
aprendizaje y experiencia práctica en la propia producción-.

62
transferencia se hacen más difíciles y el principal agente de difusión pasan a ser las grandes
corporaciones, que en muchos casos se convierten en empresas transnacionales (ET).

Finalmente, es preciso señalar otras consecuencias derivadas de las tendencias recién


descriptas. Por un lado, la aplicación de los modelos “tayloristas” implica una gran dosis de
conocimientos tácitos, obtenidos a partir de la experiencia en la fábrica, y por ende de difícil
transferibilidad inmediata. Por otro, el desarrollo de las industrias más cercanas al science-
based supone la disposición de recursos humanos calificados, y en particular de graduados
universitarios con capacidades de investigación. En ambos casos hacen falta, además,
capitales en gran volumen y, considerando que en la mayor parte de las industrias dominantes de
la época predominan las economías de escala, mercados internos de gran tamaño o la posibilidad
cierta de acceso a los mercados de exportación. Estas tendencias van a generar, en principio,
nuevos obstáculos para el desarrollo industrial en un gran número de países periféricos.

b) La creación de las bases institucionales del modelo agroexportador

Como es bien conocido, la Argentina atraviesa, entre la segunda mitad del siglo XIX y 1930, lo
que se ha dado en llamar etapa “agroexportadora”, denominación que advierte que el notable
crecimiento económico registrado durante aquel período fue motorizado por el sector
agropecuario cuya producción se destinaba a los mercados externos.

Esencialmente, la producción agropecuaria exportable era aquella que se hallaba dentro de lo


que se conoce como “región pampeana”. Primero la lana, y luego la carne -ovina y vacuna- y
los cereales y sus derivados fueron los productos que lideraron la pauta exportadora de la
región y, por ende, de la Nación como un todo.

Se ha señalado que el auge agroexportador fue una posibilidad abierta gracias a factores
externos, y fundamentalmente a partir de las transformaciones tecnológicas que abarataron
los costos de transporte e introdujeron nuevos métodos de conservación de la carne (cadena
de frío), del aumento de la demanda mundial de alimentos, de las tendencias a la mejora en
los precios relativos de los productos agropecuarios y de la existencia de un fluido mercado
internacional de capitales (Vitelli, 1999).

Sin embargo, el proceso a través del cual la Argentina pudo aprovechar las oportunidades que
surgían de un mercado internacional ávido de productos agropecuarios estuvo lejos de ser
espontáneo y se dio en condiciones histórico-institucionales muy precisas -creadas en gran
medida ex profeso por la clase dominante de la época-, que, por otro lado, afectarían
permanentemente la forma que adoptó el sendero de desarrollo económico del país.

Hacia 1860 la Argentina no contaba, en la práctica efectiva, con casi ninguna de las
condiciones, ni “físicas” ni institucionales, necesarias para convertirse en un exportador de
productos agropecuarios a escala mundial: una parte importante de la tierra, principal ventaja
competitiva potencial del país, estaba en manos del indio o sujeta a sus amenazas, la mano
de obra local era muy escasa y con un bajo nivel general de instrucción, el capital y el ahorro
interno insuficientes, y la infraestructura de transporte y comercialización muy deficientes.

63
A esto se adicionaba la inestabilidad política y la indefinición de la estructura que asumiría
finalmente la organización institucional de la Nación, que había sido causa de un gran número
de conflictos internos en distintos momentos del tiempo. La estructura de derechos de
propiedad era también poco segura, ya que el país carecía de un ordenamiento jurídico
estable en materia civil y comercial. El propio Estado debía regenerarse y adecuarse a las
nuevas épocas; en otras palabras, tal como señalan Roulet y J. F. Sábato (s.f.), mientras que
el Estado creaba las condiciones para transformar el país, a la vez esa transformación exigió e
impulsó la estructuración de un “nuevo Estado”.

A lo largo de un proceso cuya magnitud tal vez se subestima en ciertas ocasiones, la clase
dominante de aquella época acometió casi todas estas tareas en un lapso sorprendentemente
breve, ya que hacia 1880 el panorama era completamente diferente al recién descripto 51,52.
Esto permitió, además, que de ser una nación “atrasada” en la comparación internacional, la
Argentina pasara a ocupar una posición de privilegio entre los países más ricos de la tierra en
relativamente pocos años.

Por un lado, se amplió la frontera agropecuaria a través de la conclusión de la llamada “conquista


del desierto” (finalizada con la campaña del general -y luego presidente de la Nación- Julio A. Roca
en 1879) y de las políticas de colonización. Paralelamente, la política inmigratoria facilitó la
incorporación de la mano de obra necesaria para trabajar en el sector agropecuario y en las
actividades vinculadas al mismo. Asimismo, comenzó a realizarse un esfuerzo significativo en
materia de educación, particularmente a través de la Ley de Instrucción Pública (1884), que
establecía el carácter obligatorio y gratuito de la enseñanza primaria para toda la población.

El problema del ahorro y la infraestructura se resolvió, en esencia, vía capital extranjero, el


cual no sólo facilitó cuantiosos préstamos al país, sino que participó activamente con
inversiones directas en el desarrollo del sistema comercial y de transporte (los ferrocarriles -el
primero de los cuales circuló en el país en 1857- fueron evidentemente un objetivo central de estas
inversiones53) y, un poco más adelante, en la crucial actividad frigorífica. Los inversores extranjeros
encontraron disposición en los gobernantes argentinos para dar seguridad jurídica a sus capitales
y amplia libertad para la remisión de utilidades a sus países de origen, además del otorgamiento
de garantías que aseguraban en muchos casos elevados beneficios para sus operaciones.

Si bien la política económica de aquel período estuvo cercana al modelo de “laissez-faire” (y


con esto se quiere decir que las políticas adoptadas tendieron, en general, a facilitar el ingreso
del país al mercado internacional en línea con sus “ventajas comparativas” naturales), el rol del
Estado en el plano de la producción material y la economía estuvo lejos de ser insignificante.
Por el contrario, por un lado el Estado garantizó algunas condiciones institucionales básicas, a
través del dictado de reglamentos que introdujeron regularidad y previsibilidad en las
relaciones de producción e intercambio, o vía la provisión de medios financieros y técnicos
51
. Halperín Donghi (1971) afirma que “el proceso del cual nace la Argentina actual no es tan sólo el fruto de ciegas
fuerzas económicas o sociales; es por el contrario, el resultado de un proyecto de transformación total del país, que
fue la meta declarada de nuestros gobernantes entre 1852 y 1916” (p. 11).
52
En este sentido, es importante destacar, siguiendo a Lowenthal (1966), que si bien la clase dominante en la
Argentina en estos años puede ser calificada de "oligárquica", lejos de mostrar un comportamiento "tradicionalista",
estaba en su mayor parte imbuida de las ideas más modernas del pensamiento europeo de la época.
53
. Para dar una idea del esfuerzo realizado en este sentido, obsérvese que hacia 1920 la Argentina tenía 12,2 km.
de vías férreas cada 100 Km 2, contra 4,86 km. de Australia y 6,63 km. de Canadá (Vitelli, 1999).

64
para la ejecución de obras o el suministro de servicios -que en algunos casos (como la
provisión de agua potable, por ejemplo) eran operados por el propio Estado-. Por otro lado, se
concedieron distintos tipos de beneficios y privilegios para el desarrollo de actividades
lucrativas por parte de empresarios privados, incluyendo garantías sobre la rentabilidad de
determinados negocios emprendidos con patrocinio estatal. Asimismo, el Estado proveyó de
factores productivos de forma gratuita o subsidiados -tierras fiscales, fuerza de trabajo
incorporada vía inmigración y educada gratuitamente, etc.-. A esto hay que agregar, en el plano
cualitativo, un elemento esencial: la producción de “confianza” como insumo crítico en una
etapa de constitución de nuevas formas de relación social (ver Oszlak, 1997). Ya hacia el final del
período bajo análisis, en tanto, la creación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) para operar
en el naciente negocio petrolero fue un paso en dirección a un mayor involucramiento directo del
Estado en la actividad productiva, tendencia que se acentuaría durante el período de la ISI.

En la etapa agroexportadora el Estado nacional avanzó sobre el interior del país -además de lo
actuado en el plano “represivo”, vía aseguramiento del monopolio del uso de la fuerza a la
Nación (creación del Ejército nacional, con lo cual se liquidan centros locales de poder)-, a
través de un conjunto de obras, servicios, regulaciones y “recompensas” destinadas a
incorporar las actividades desarrolladas a lo largo del territorio nacional al circuito dinámico de
la economía pampeana, lo cual permitía ampliar el mercado doméstico así como extender la
base social de la alianza que sustentaba al nuevo Estado (Oszlak, 1997). En este sentido, la
propia organización del Estado nacional, al concluir con las barreras, tasas y derechos
provinciales, rompió con un aislamiento geográfico secular y permitió estructurar un mercado
nacional real, que reemplazó a los anteriores mercados locales o regionales (Cortés Conde, 1971).

En esta etapa se asiste también a la unificación y progresiva consolidación del sistema


monetario, en un proceso que culminó en 1899 con la creación de la Caja de Conversión,
mediante la cual se garantizaba el funcionamiento del esquema de convertibilidad a oro del
peso moneda nacional, experiencia que permitió una notable expansión de las instituciones
financieras (Cortés Conde, 1997). Justamente, la gradual constitución de un sistema financiero
moderno sentó otra de las bases para el desarrollo de la economía durante este período.

El aseguramiento de los llamados “derechos de propiedad” se vio significativamente mejorado


con la sanción de los Códigos Civil y Comercial. El esfuerzo modernizador incluyó también la
formación de una burocracia estatal y de un cuerpo judicial estable y organizado, y la sanción
de leyes tales como la de creación del registro civil. En el plano político, la reunificación del
país en 1861 da comienzo a la solución del problema de la organización nacional, que termina
de concretarse cuando la ciudad de Buenos Aires es declarada territorio federal y capital de la
Nación (1880). Entre 1862 y 1930 se suceden casi 70 años de gobiernos constitucionales
ininterrumpidos -aunque hasta 1916 eran elegidos mediante procesos electorales
generalmente fraudulentos-. Hasta 1916, por otro lado, estarán en el poder gobiernos
“conservadores”, que en general han sido considerados como fuertemente afines al sector
terrateniente y a los intereses vinculados al comercio con Gran Bretaña, y luego, hasta 1930
-fecha del primer “golpe de Estado” en la historia moderna del país-, habrá tres períodos de
gobierno de la Unión Cívica Radical (el último trunco), expresión de las capas medias de la
sociedad.

65
La realización de este conjunto de tareas y el agregado de nuevas funciones a las que
previamente ejercía el Estado nacional implicaron, por otra parte, una fuerte carga fiscal
(Oszlak, 1997). En este sentido, la nacionalización de la aduana de Buenos Aires -principal
fuente de los recursos públicos en este período- y el establecimiento del primer presupuesto
nacional efectivo fueron no sólo requisitos para solventar dicha carga de gastos, sino que
sentaron las bases de la organización fiscal del país, condición necesaria, además, para hacer
posible el recurso al endeudamiento externo, profusamente utilizado en esta etapa.

c) La estructura y evolución de la economía

Los datos más recientes (Cortés Conde, 1997) indican que entre 1875 y 1912 el PBI per cápita
creció a una tasa de 3,9% anual, cifra elevadísima si se considera el alto ritmo de crecimiento
de la población durante aquel período (cerca de 3,5% anual acumulativo). En contraste, entre
1912 y 1927 el PBI per cápita decreció levemente, a un ritmo de -0,3% por año, tendencia que
se explica por la fuerte caída producida durante la guerra, que no alcanza a ser compensada
por la recuperación posterior (entre 1917 y 1927 el PBI per cápita crece al 3,4% anual). Pese a
esta desaceleración, se observa un notable crecimiento del PBI per cápita a lo largo de toda la
etapa, que pasa de U$S 334 en 1875 a U$S 1542 en 1929 (calculado a precios de 1970).

En la misma dirección, las estimaciones de Maddison (1995) nos permiten verificar que, sobre
una muestra de 56 países -los más importantes de las distintas regiones del mundo- para los
cuales se cuenta con datos del PBI per cápita desde 1870 a la fecha, la Argentina se
encontraba en el puesto 17 en 1870, mientras que había trepado hasta el puesto 11 en 1929.

El cuadro II-1 evidencia con mayor claridad la magnitud del avance argentino en este período.
Además de mostrar que para 1929 había sobrepasado a varios países importantes que en
1870 la aventajaban en términos de su PBI per cápita (Austria, Italia, Suecia, España,
Alemania), se observa que entre dichos años la Argentina mejoró su posición relativa vis a vis
los 20 países allí presentados (sin excepción).
Cuadro II-1
PBI per cápita: comparación internacional. 1870-1929 (PBI per cápita de la Argentina = 1)
1870 1929
EE.UU. 1,9 1,6
Suiza 1,7 1,4
Holanda 2,0 1,3
Gran Bretaña 2,5 1,2
Australia 2,9 1,2
Nueva Zelandia 2,4 1,2
Bélgica 2,0 1,1
Dinamarca 1,5 1,1
Francia 1,4 1,1
Canadá 1,2 1,1
Alemania 1,5 1,0
Austria 1,4 0,9
Suecia 1,3 0,9
Italia 1,1 0,7
Noruega 1,0 0,7
Irlanda 1,4 0,7
España 1,0 0,7
Japón 0,6 0,4
Brasil 0,6 0,3
México 0,5 0,3

66
Fuente: Elaboración propia en base a Maddison (1995).

Este formidable crecimiento, registrado en un marco general de bajas tasas de inflación,


estuvo respaldado por un intenso ritmo de acumulación de capital. Los datos disponibles
indican que la inversión fluctuaba entre 25 y 35% del PBI en los años previos a la Primera
Guerra Mundial y entre 20 y 25% en los años 1920. Según Cortés Conde (1997), entre 1895 y
1914 la variación del capital en el sector industrial tuvo lugar a una tasa de 5,5% anual en
valores constantes, ritmo que decreció sustancialmente entre 1914 y 1935 (2,4% anual). En
tanto, entre 1895 y 1914 la acumulación de capital se dio a una tasa de 12,1% anual en el
caso del sector agropecuario. En contraste, la tasa de ahorro doméstico no llegaba al 10% del
PBI, lo cual da idea del notable aporte del ahorro externo en ese período (Veganzones, 1997).

No sorprende, entonces, encontrar que la inversión extranjera tenía un fuerte peso en la economía
argentina, fenómeno que también se observaba en otras naciones de asentamiento reciente como
Australia, Canadá o Sudáfrica (cuadro II-2). El grueso de dicha inversión se concentraba en los
ferrocarriles (lo mismo ocurría en los casos de Australia y Canadá). En tanto, el cuadro II-3
muestra como el peso de la IED en la economía argentina fue decreciendo rápidamente en las
primeras décadas del siglo XX. El mismo cuadro también revela que hacia 1929 la Argentina
no tenía un nivel de IED excepcionalmente alto en la comparación internacional.
Cuadro II-2
Peso relativo de la inversión extranjera en varias economías. 1913
IE per cápita en U$S de 1900 IE como % del PBI
IE OIED IE OIED
Argentina 266 50 248 47
Australia 289 72 84 21
Brasil 62 18 270 81
Canadá 375 73 161 27
Chile 119 52 205 90
Egipto 70 35 116 59
Indonesia 12 11 93 86
Malasia 58 45 148 115
México 92 43 186 87
Perú 40 15 119 46
Sudáfrica 210 140 220 148
Fuente: Towmey (1998).
IE: inversión extranjera.
OIED: inversión extranjera directa fuera del sector ferrocarriles.
Cuadro II-3
Evolución de la IED como % del stock doméstico de capital. 1900-1929
1900 1913 1929
Argentina IED/K 36 24 16
OIED/K 12 7 6
Brasil IED/K 17 15
OIED/K 7 10
Chile IED/K 33
OIED/K 30
México IED/K 26 43 43
OIED/K 14 26 27
India IED/K 9 9
Indonesia OIED/K 53
Australia IED/K 9 7 8
Canadá IED/K 36 28 15
OIED/K 17 10
Egipto OIED/K 44 50 24

67
Sudáfrica IED/K 66
Fuente: Towmey (1998).

En esta etapa, los salarios reales en la Argentina (o, para ser más precisos, en la región
pampeana) fueron, al parecer, superiores a los de algunas ciudades europeas, al menos
durante ciertos períodos (Díaz Alejandro, 1975)54. Del cuadro II-4 surge que al menos estaban
alineados con los británicos y eran claramente muy superiores a los de otros países de Asia y
América Latina; en otras palabras, la Argentina era, comparativamente, un país de salarios
altos. Este hecho, que entre otros factores obedecía el menor precio relativo de los alimentos,
ha sido marcado como condición para que fuera económicamente rentable la inmigración
temporaria. En efecto, una parte considerable de la mano de obra agrícola estaba constituida
por trabajadores llamados “golondrinas”, que atravesaban el Atlántico y se instalaban en
Argentina durante los períodos de cosecha; la diferencia salarial debía ser tal como para
justificar el costo del traslado de dichos trabajadores.
Cuadro II-4
Salarios reales en relación al de Gran Bretaña. 1865-1929 (Gran Bretaña = 100)*
Argentin Sudeste Brasil Colombia México Uruguay Japón India Indonesia Corea Egipto Turquía
a
1865-1869 81,8 17,2 28,6 31 22 8,5 12,4
1870-1874 86,5 17,3 22,6 32 36 26 8,0 12,5
1875-1879 85,8 18,2 16,3 25 26 22 9,9 16,9
1880-1884 81,2 19,9 19,0 66,5 95,4 24 30 26 11,4 21,5
1885-1889 85,3 20,0 23,8 58,1 109,2 22 27 27 13,9 23,4
1890-1894 87,8 16,1 25,0 56,4 119,2 18 21 23 15,9 23,3
1895-1899 85,9 14,8 26,3 56,0 91,8 20 18 22 13,3 20,8
1900-1904 101,0 19,7 58,4 86,8 22 18 19 15,6 20,9
1905-1909 92,0 22,3 61,7 88,2 24 15 18 35 9,9 19,1
1910-1914 100,8 23,4 24,8 60,6 95,2 28 15 19 23 13,8 21,5
1915-1919 91,1 21,5 36,9 30,0 81,0 35 17 20 25 11,0 21,3
1920-1924 103,9 14,8 35,0 29,1 95,3 31 18 14 31 12,4 20,3
1925-1929 125,5 17,2 44,9 37,0 108,7 32 18 16 26 14,1 19,3
Fuente: Williamson (1999).
*: en general, corresponden al salario urbano de los trabajadores no calificados.

Sin embargo, hay consenso en que la posición social y política del sector asalariado, así como
la de los arrendatarios rurales (ver más abajo) era poco satisfactoria, la legislación social
escasa y, en el medio rural, la atención sanitaria y la provisión de educación deficientes. Más
aún, las comparaciones en materia de indicadores sociales vis a vis los países más avanzados
de aquel momento revela claras deficiencias de parte de la Argentina. Díaz Alejandro (1985)
sugiere que este retraso puede provenir en parte del carácter regionalmente concentrado del
crecimiento en este período, con Buenos Aires como una ciudad a la par de las regiones más
avanzadas del mundo, pero con fuertes niveles de atraso social en el interior del país.

54
. Veganzones (1997) refiere un estudio del Ministerio de Trabajo de la Argentina que muestra que, entre 1911 y
1914, los salarios argentinos eran superiores en un 80% a los de Marsella y en un 20% a los de París. También cita
el trabajo clásico de Scobie (1964) sobre el agro argentino; según dicho autor, un asalariado agrícola inmigrante
ganaba en Argentina, por cuatro o cinco meses de trabajo en el campo, de cinco a diez veces más de lo que
hubiera ganado en su país de origen. Por otro lado, los datos de O’Rourke y Williamson (1995) muestran que el
salario real de los trabajadores urbanos creció en Argentina entre 1870 y 1913 a una tasa anual de 0,94%, contra
un 0,01% de Australia y España, un 0,65% de Portugal y Francia, un 0,75% de Holanda o un 0,9% de Estados
Unidos y Gran Bretaña, aunque dicho crecimiento fue, a su vez, inferior al registrado en países como los escandinavos,
Italia o Canadá.

68
Como decíamos anteriormente, en esta etapa la economía argentina se articula alrededor de la
actividad agropecuaria de exportación. Esto implica no sólo la existencia de un sector productor de
carnes y granos para el mercado internacional, sino también de una serie de ramas que nacen y
se desarrollan, directa o indirectamente, gracias a su calor. Por un lado, las actividades
industriales, comerciales y logísticas necesarias para la exportación de aquellas materias primas.
Por otro, las manufacturas que se orientan al mercado interno para abastecer una demanda
creciente sustentada, en esencia, por los ingresos generados por la actividad exportadora.

En efecto, entre principios de siglo y fines de los años 1920 la economía argentina se fue
diversificando, con aumentos en el peso de la industria y los servicios en relación con la
dominante actividad agropecuaria. A comienzos de siglo, el conjunto del sector agropecuario
representaba alrededor del 38% del PBI -con base en precios de 1937- (cuadro II-5). En tanto,
las industrias manufactureras aportaban alrededor del 10% del PBI, mientras que la
construcción se ubicaba en algo menos del 3%. En tanto, hacia fines de la etapa agroexportadora
(1925-1929), observamos que la participación del sector agropecuario cae hasta un 31% -toda la
caída se vincula con el menor peso relativo de la ganadería-, mientras que las manufacturas
alcanzaban algo más del 13% del PBI, y la construcción seguía en los mismos niveles de
comienzos de siglo. Los otros sectores que incrementaron su participación a expensas del agro en
esta primera parte del siglo fueron comercio (16% del PBI en 1925-29) y transporte (8%).
Cuadro II-5
Estructura del PBI (a precios de 1937). 1900-1929 (%)
1900-04 1910-14 1915-29
Agricultura 19,6 18,8 19,1
Ganadería 18,4 13,6 11,7
Pesca 0,1 0,1 0,1
Subtotal sector rural 38,1 32,5 30,9
Minería 0,3 0,4 0,6
Industrias manufactureras 9,9 11,5 13,2
Construcción 2,7 4,6 2,8
Comercio 13,9 16,4 16,1
Transporte 4,0 6,2 8,1
Comunicaciones 0,4 0,6 1,0
Otros servicios públicos 0,4 0,8 1,3
Vivienda 13,1 11,2 9,5
Finanzas 1,4 1,6 2,0
Servicios personales 9,0 7,5 7,7
Servicios del gobierno general 6,7 6,6 7,0
Total 100 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Las exportaciones representaban el 15% del PBI en 1884, el 21% en 1913 y el 17% en 1929
(Cortés Conde, 1997). Las mismas estaban abrumadoramente concentradas en el sector
agropecuario, aunque, dentro de esos límites, existía una cierta diversificación55. Hasta 1860,
las exportaciones principales correspondían al tasajo, la lana, el sebo y los cueros y pieles. La
lana comienza a crecer en participación para llegar en la segunda mitad de los años 1870 a
cubrir cerca de la mitad del valor de las exportaciones. Más adelante son los cereales los que
pasan a liderar la pauta exportadora; entre 1900 y 1904 el trigo, el maíz, el lino y la harina
55
. Díaz Alejandro (1985) remarca que, comparando la situación argentina con la de Australia y Brasil, el patrón
exportador de nuestro país era el más adaptable y diversificado. El patrón exportador argentino también parece
haber sido más diversificado que el canadiense -en donde el peso del trigo era enorme-, pero este último incluía
una significativa y creciente porción de productos no tradicionales (Cortés Conde, 1985).

69
contribuían con casi el 50% total de las exportaciones argentinas. Las carnes -en las últimas
dos décadas del siglo pasado congeladas y luego, avances tecnológicos mediante, enfriadas-
y los cueros y pieles eran los otros grandes rubros de exportación de aquel período (cuadro II-6).
De todos modos, como se observa en el cuadro II-7, la concentración de las exportaciones del
país en los productos primarios no era una curiosidad para aquella época, sino más bien un
rasgo compartido por varias de las economías más dinámicas del período.

Tomando la muestra de países de Maddison, la Argentina se ubicó en el tercer lugar en el


mundo en cuanto a tasas de crecimiento de las exportaciones entre 1870 y 1913, sólo
superada por Japón y México. El dinamismo de las exportaciones declina notablemente entre
1913 y 1929, pero Argentina sigue ubicándose por encima del promedio mundial -también
notoriamente menor al del período pasado considerando los efectos de la Primera Guerra
Mundial- (cuadro II-8). Consecuentemente, el país, que en 1870 aportaba el 0,39% de las
exportaciones mundiales, llega a participar con un 0,93% de las mismas en 1929 (cuadro II-9).
Cuadro II-6
Estructura de las exportaciones. 1893-1929 (%)56
1893-94 1900-04 1910-14 1925-29
Trigo 25,9 20,7 19,4 22,2
Maíz 5,3 14,4 17,9 18,5
Lino 3,3 9,5 10,2 12,2
Lana 27,7 22,0 12,9 8,2
Cueros y pieles 16,9 11,2 11,0 8,1
Carne: vacuna enfriada 0,0 0,0 0,6 7,5
Vacuna congelada 0,1 3,9 7,6 3,3
Ovina congelada 2,0 2,7 1,3 1,6
Tasajo 4,5 1,1 0,3 0,2
Otros cereales s.d. s.d. s.d. 3,0
Subproductos del ganado 2,7 2,1 2,5 2,7
Quebracho y sus productos 0,8 1,8 2,4 2,2
Productos lácteos 0,0 0,7 0,3 2,1
Harina de trigo y subproductos 1,5 2,5 2,6 2,1
Animales en pie 5,8 2,3 2,0 0,9
Algodón 0,0 0,0 0,0 0,5
Oleaginosas y sus aceites (exc. lino) s.d. s.d. s.d. 0,3
Azúcar 0,0 1,0 0,3 0,2
Frutas frescas 0,0 0,0 0,0 0,1
Prod. de minería, caza y pesca 0,9 0,5 0,5 0,1
Total 100 100 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).
Cuadro II-7
Participación de los productos primarios en las exportaciones totales en distintas economías. 1913 (%)
Dinamarca 100
Nueva Zelandia 100
Argentina 97
Australia 97
Canadá 88
EE.UU. 75
Fuente: Bairoch y Kozul-Wright (1996).

A su vez, el peso de las importaciones en la economía era muy significativo en este período;
según datos de Díaz Alejandro (1975) -los coeficientes no son necesariamente comparables

56
. Antes de 1925-29, el total de los rubros desagregados no suma 100 debido a falta de información sobre los
mismos, tal como surge de la fuente original consultada.

70
con los antes mencionados sobre exportaciones, considerando la diversidad de las fuentes-,
en base a precios de 1937, las importaciones representaban el 23,1% del PBI a costo de
factores entre 1900 y 1904, porcentaje que sube a 26,2% entre 1910 y 1914, y luego
desciende nuevamente hasta un 22,6% entre 1925 y 1929.
Cuadro II-8
Tasa anual acumulativa de crecimiento de las exportaciones (calculada en valores constantes, sobre la
base de dólares de 1990).1870-1929 (%).
1870-1913 1913-1929 1870-1913 1913-1929
Alemania 4,0 -0,5 Gran Bretaña 2,7 -1,2
Argentina 5,1 2,7 India 2,3 -0,8
Australia 4,7 0,4 Indonesia 4,1 5,9
Brasil 1,8 1,9 Italia 2,2 1,2
Canadá 4,0 3,9 Japón 8,3 5,7
Chile 3,3 3,9 México 5,3 2,7
China 2,5 2,4 Noruega 3,1 3,1
Colombia 2,0 6,8 Perú 1,6 6,2
Corea del Sur s.d. 12,6 Suecia 3,0 2,7
Dinamarca 3,6 3,6 Taiwan s.d. 8,0
España 3,4 -0,5 Tailandia 4,0 1,5
EE.UU. 4,7 2,7 URSS s.d. -3,8
Finlandia 3,8 2,9 Venezuela s.d. 3,8
Francia 2,7 2,3 Mundo 3,3 2,1
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Maddison (1995).
Cuadro II-9
Participación en las exportaciones mundiales. 1870-1929 (%)
1870 1913 1929
Alemania 12,02 16,16 10,49
Gran Bretaña 21,76 16,65 9,57
EE.UU. 4,44 8,12 9,08
Francia 6,24 4,78 4,96
India 6,16 4,01 2,45
Canadá 1,29 1,71 2,34
China 2,49 1,78 1,87
Italia 3,18 1,96 1,70
Japón 0,09 0,71 1,30
Suecia 1,27 1,13 1,25
México 0,43 1,00 1,11
Australia 0,81 1,44 1,09
España 1,51 1,56 1,01
Argentina 0,39 0,83 0,93
Dinamarca 0,56 0,63 0,81
Brasil 1,52 0,80 0,78
Indonesia 0,31 0,42 0,78
Venezuela s.d. 0,58 0,78
Finlandia 0,55 0,68 0,77
Noruega 0,40 0,36 0,43
Chile 0,30 0,30 0,40
Mundo 100 100 100
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Maddison (1995).

Paralelamente, la composición de las importaciones fue cambiando, siendo lo más notable el


descenso relativo de la participación de los bienes de consumo en favor de los bienes de
capital -pasan de 10,4 a 15,5% sobre el total de importaciones entre 1876-79 y 1890-1894- y
los intermedios y materias primas -que suben de 6,3 a 28,5% en el mismo lapso- (cuadro II-
10). Otra estimación -los datos no son comparables con los anteriores por diferencias en la
clasificación y en los precios tomados como base para el cálculo- señala que entre 1900 y

71
1929 el peso de los bienes de consumo en las importaciones continúa cayendo, aunque a
ritmos menores que en las décadas anteriores. Dentro de estos, la proporción de los durables
fue creciendo hasta llegar a un 11% del total de importaciones a finales del período
considerado (empujadas esencialmente por el ingreso de automóviles). Los productos
intermedios mantienen su participación al 35% del total de importaciones -con una leve
tendencia bajista-, en tanto que los bienes de capital crecen pasan de 20 a 27,5%, con
preponderancia, significativamente, de las maquinarias destinadas al sector industrial (cuadro
II-11). El mayor peso que tendencialmente adquieren los bienes de capital e intermedios es
uno de los signos del avance del proceso de industrialización durante esta etapa.
Cuadro II-10
Estructura de las importaciones, sobre la base de precios corrientes. 1876-1894 (%)
Bienes de Consumo Bienes de Capital Materias primas
1876-1879 83,3 10,4 6,3
1880-1884 65,5 18,0 16,5
1885-1889 49,9 22,0 28,1
1890-1894 56,0 15,5 28,5
Fuente: Vázquez Presedo (1971).
Cuadro II-11
Estructura de las importaciones, a precios de 1937. 1900-1929 (%)
1900-04 1910-14 1925-29
Bienes de consumo 38,7 36,7 37,1
No duraderos 36,6 31,8 26,0
Duraderos 2,1 4,9 11,1
Automóviles - 1,1 6,3
Otros 2,1 3,8 4,8
Productos intermedios y materias primas 36,2 32,6 35,1
Bienes de capital 20,0 29,9 27,5
Productos metálicos 7,6 6,2 5,9
Maquinaria y equipos rurales 1,6 2,3 4,9
Maquinaria y equipos industriales 12,1 14,2 13,3
Maquinaria y equipos para transp. y comunic. 0,7 2,6 3,4
Varios 3,1 0,6 0,4
Total 100 100 100
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Díaz Alejandro (1975).

En el balance, éste, como todo proceso de transformación económica a gran escala, puede
ser entendido a la luz del concepto de “destrucción creadora”. Si las clases dominantes de la
época lo pensaban como la "creación de la civilización" y la "destrucción de la barbarie",
parece sensato, sin adherir necesariamente a este reclamo, dejar de lado la reivindicación de
las producciones del interior desplazadas por el avance de las fuerzas capitalistas, ejercicio del
revisionismo histórico argentino -que en dichas producciones, de carácter artesanal, pretende
hallar el germen de un supuesto desarrollo capitalista autónomo- que ha sido calificado de
“sensiblero y en buena medida estéril” (Oszlak, 1997, p. 140).

En efecto, si bien algunas producciones que se realizaban en el interior del país


desaparecieron al calor de la formación de un mercado nacional efectivo y frente a la
competencia de los productos importados (paños, por ejemplo), se trataba de actividades de
carácter primitivo y bajos niveles de productividad. Por otro lado, la existencia de una demanda
en expansión permitió a ciertas regiones especializarse en línea con sus ventajas
comparativas naturales para abastecer al mercado nacional -caña de azúcar en Jujuy y

72
Tucumán, vinos en Cuyo, frutas en Alto Valle de Río Negro, algodón en Chaco y Formosa,
yerba mate en Misiones, etc.-.

No puede obviarse, sin embargo, el hecho de que a partir de la consolidación del modelo
agroexportador se va a configurar una situación de manifiesto desequilibrio entre las distintas
regiones del país en términos de su dinámica de desarrollo. Si el Litoral va a constituirse en la
región líder en cuanto a sus niveles de producción e ingresos, y va a generar el grueso de las
exportaciones, el resto del país participará sólo de manera derivada de esta dinámica, o
incluso quedará ausente de la misma en algunos casos. Progresivamente, entonces, se
asistirá a una creciente heterogeneidad en los indicadores económicos y sociales de las
distintas provincias, situación que persiste hasta nuestros días.

d) El sector agropecuario

Como ya adelantamos, antes de 1860 no estaban aseguradas las condiciones para que la
Argentina hiciera valer su potencial de especialización internacional como proveedora de
productos agropecuarios. En este sentido, Cortés Conde (1966) señala que “más que de la
utilización de los recursos abundantes se trató de la realización de un conjunto de operaciones
para ofrecer en forma abundante recursos hasta entonces escasos o que frente a las nuevas
características del mercado se convertirían en relativamente escasos” (p. 493)57.

Previamente a los años 1860, la actividad agrícola era de poca significación -y tenía
esencialmente un carácter de subsistencia-, y el sector pecuario se organizaba en torno a la
cría del ganado bovino y vacuno -realizada en las tradicionales estancias latifundistas-, del
cual se exportaba el cuero y la carne en forma de tasajo (proceso realizado en los llamados
“saladeros”, establecimientos manufactureros que, en general, empleaban técnicas primitivas).
En estas condiciones, la fertilidad innata del suelo facilitaba que estancieros tradicionales llevaran,
según la imagen legada por gran parte de la historiografía tradicional, una “vida sin esfuerzos".

Los fundadores del moderno orden institucional argentino veían con malos ojos esta situación,
por considerarla no sólo impropia de un país civilizado sino también enemiga del progreso
material y del esfuerzo productivo. Para hombres como Sarmiento, el latifundio, al cual
asociaban a las formas de colonización desarrolladas por España, era causa esencial del
atraso social (Barsky et al, 1992). A su vez, Juan B. Alberdi dirá que “el suelo que produce sin
trabajo sólo fomenta hombres que no saben trabajar” (citado en Barsky et al, 1992, p. 13). La
agricultura, la colonización y la división de la propiedad iban a jugar, en la opinión de estas
figuras, una función civilizatoria y casi “redentora” de la sociedad nativa.

El hecho es que en relativamente pocos años se producirá una transformación radical en el


escenario tradicional del medio rural, que dio lugar a resultados sorprendentes en materia de
crecimiento de la producción y el área explotada, aunque dicha transformación no respondió
plenamente a las expectativas que tenían hombres como Alberdi o Sarmiento.

57
. Es significativo que este mismo énfasis en mostrar que la realización del potencial de oferta de determinados
recursos primarios depende no sólo de la existencia de esos recursos sino de un conjunto de condiciones institucionales
muy precisas haya sido hecho en relación con la economía estadounidense por David y Wright (1995), para el caso de
los recursos minerales. Estos autores, por otro lado, recuerdan que en EE.UU. la primer forma de apoyo de los gobiernos
estatales a las actividades de ciencia y tecnología fue la creación de los geological surveys, hacia 1830.

73
Según estimaciones de Díaz Alejandro (1975), entre 1862 y 1900 la producción agropecuaria
se expandió a un ritmo no inferior al 4% anual. Para 1900-1929 el autor estima una tasa de
crecimiento de la producción del 3,5% anual, que puede descomponerse en un 4,4% para la
agricultura y un 2,6% para la ganadería. La expansión habría sido aún superior de acuerdo a
una estimación más reciente (Cortés Conde, 1997), según la cual la tasa de crecimiento del
producto agrícola entre 1875 y 1913 se habría ubicado en un 10,5% anual (en el cuadro II-12
se observan los datos sobre la expansión de la producción física y del área sembrada en el
sector agrícola pampeano entre 1900 y 1929).
Cuadro II-12
Superficie sembrada y producción de cereales y oleaginosas. 1900-1929 (miles has, miles tn, %)
Superf. sembrada Tasa prom. crec. Anual Producción Tasa prom. crec. anual
1900/04 6123 s.d. 6001 s.d.
1905/09 9939 12,4 9135 10,4
1910/14 12826 5,8 10520 3
1915/19 13390 8,1 10870 0,7
1920/24 12956 -0,6 13410 4,7
1925/29 17177 6,5 17151 5,6
Fuente: Barsky y Murmis (1986).

En este período, como señala Díaz Alejandro (1975), la Argentina, a diferencia de lo que
ocurre habitualmente en los países subdesarrollados, mostraba un sector agropecuario con
tasas de productividad similares a las del conjunto de la economía (y claramente superiores a
las del sector manufacturero). De hecho, ya hacia fines de los años 1920 quedaba muy poco
de la agricultura de subsistencia, y el grueso de la producción rural estaba orientada al
mercado (con un fuerte peso del mercado internacional)58. Hay que destacar, en este sentido,
el dinamismo del proceso de transformación, que llevó a una fuerte elevación de los
rendimientos agrícolas durante todo este período (ver el cuadro II-13 para la etapa 1910-1929). En
tanto, en el caso de la ganadería un trabajo constata que entre 1856 y 1900 el peso vivo
promedio de los vacunos creció de 280 a 350 kilos a los 5, 6 ó 7 años, hasta 600 kilos a los
cuatro años (Sesto, en prensa).
Cuadro II-13
Argentina. Rendimientos de cereales y oleaginosas. 1910-1929 (ton. por hectárea)
Trigo Maíz Avena Cebada Centeno Lino
1910/14 661 1362 996 809 568 510
1915/19 756 1340 979 930 597 536
1920/24 873 1754 1108 1035 641 709
1925/29 868 1974 1124 1083 709 703
Crec. acum. 1910/14-1925/29 31,3 44,9 12,9 33,9 24,8 37,8
Fuente: Barsky y Murmis (1986).

La historia de la expansión agropecuaria orientada al mercado internacional comienza ya en la


década de 1850, cuando se desata una suerte de “fiebre” del ovino, con el objetivo de exportar
lanas para la dinámica industria textil europea (Giberti, 1986). Hasta los años 1880 la actividad
ganadera tendrá como elemento dinámico la explotación del lanar (fundamentalmente merino),
que proveía el principal objeto de exportación nacional. Como señalan Di Tella y Zymelman
(1967), ésta era considerada en aquel momento la explotación “civilizada”, mientras que los
58
. Se ha estimado que del valor total de la producción rural, un cuarto se exportaba con poca o ninguna
elaboración (maíz, avena, etc.), otro cuarto se exportaba tras pasar por un proceso de industrialización (carne,
harinas, etc.) y el resto se consumía en el país (Díaz Alejandro, 1975).

74
vacunos ocupaban tierras marginales, y eran animales sin mestizar cuya carne se vendía a los
saladeros para su posterior exportación y de los cuales también se aprovechaban los cueros.

En efecto, el pasaje a la producción lanar exigía innovaciones y reformas en los modos de


explotación e implicaba una mayor racionalización de las técnicas productivas. Entre otros
factores, esto ocurría porque el ovino requiere más cuidados y su crianza implica campos
previamente preparados y cercados, la instalación de aguadas y la mestización de los rodeos.
De este modo, se configuran hacia los años 1860 dos sectores ganaderos: el “tradicional”
-vacuno- y el “progresista” -lanar- (Galleti et al, 1974).

La posibilidad de exportar carne congelada va a abrir una nueva etapa en el desarrollo


agropecuario. Los primeros experimentos datan de 1876, pero será recién en los años 1880
cuando la actividad comienza a cobrar magnitud y se instalan los primeros frigoríficos en el país.

En un primer momento, será el ovino el ganado elegido para aprovechar su carne en los
mercados de exportación. Esto implica un primer proceso de transformación en el sector, ya
que fue necesario introducir razas aptas para la producción de carne (Lincoln, Romney Marsh,
Hampshire Down, etc.) y mestizar los rodeos para adaptarlos al nuevo propósito dominante de
la explotación, desplazando al merino hacia las zonas periféricas (Ortiz, 1971).

Un poco más adelante se desarrolla un proceso similar con el ganado bovino. Dicho proceso
comienza cuando se abre la posibilidad de exportar a Europa ganado en pie, en los primeros
años de la década de 1890, y luego se acelera notablemente cuando, en la primera década
del siglo XX, se desarrolla rápidamente la exportación de carne vacuna, primero con el método
de congelado, y luego con el más avanzado de enfriado (chilled). Estos métodos, y en
particular el chilled, obligaron a importar animales finos, perfeccionar los rodeos y a realizar
importantes inversiones en la mejora de los campos (Giberti, 1986), lo cual implicó en varios casos
la incorporación de personal especializado proveniente de Inglaterra y Escocia (Ferrer, 1975).

Una consecuencia de la introducción de técnicas de enfriamiento que requerían ganados


mejorados es que, de allí en más, el proceso de producción se hará en dos etapas. En la
primera, se crían los novillos hasta los diez o doce meses de edad y en la segunda, llamada
de invernada, el ganado se engorda para su venta. En general, las tierras dedicadas a la
invernada serán las de mejor ubicación y calidad.

En tanto, la agricultura nació en la zona del Litoral directamente con características modernas,
ya que: i) desde sus comienzos empezó como producción para el mercado; ii) ya existía una
tecnología avanzada a nivel internacional que era posible aplicar a regiones más atrasadas; iii)
no había una población anterior con hábitos de trabajo y pautas culturales “tradicionales”
arraigada en las áreas que se iban a explotar (Cortés Conde, 1966).

En 1876, la Argentina, tradicionalmente importadora de cereales, realiza su primer embarque


de trigo con destino a los mercados de exportación (Pucciarelli, 1986). Esto era resultado de
las políticas de colonización que habían llevado a un gran número de inmigrantes a afincarse
en territorio argentino, principalmente en las provincias de Santa Fe y Córdoba, y que habían
dedicado sus unidades productivas -de tamaño pequeño o mediano- al cultivo de cereales.
Pero recién será en este siglo cuando la producción agrícola conozca su gran expansión, en

75
particular en el período 1900-1914, en el cual los cereales pasarán a ocupar el lugar
dominante en la pauta exportadora argentina por primera vez en la historia.

En relación con esta expansión de la producción agrícola, se ha sostenido tradicionalmente


que su gran impulso provino de la necesidad de los ganaderos de mejorar sus pasturas para
alimentar a los rodeos refinados cuya carne se destinaba a los mercados externos. En efecto,
ante esta necesidad, los antiguos estancieros adoptaron una nueva modalidad de explotación,
por la cual arrendaban porciones de sus campos para que los arrendatarios, luego de cultivar
cereales y lino durante los primeros dos años, dejaran sembrado el campo con alfalfa durante
el tercer año. Esto era lo que permitía que, a posteriori, las tierras fueran ocupadas por los
planteles de ganado refinados dedicados a la exportación. De aquí, varios autores han podido
afirmar que la ganadería fue el elemento decisivo en la conformación del sector agropecuario,
en particular en territorio bonaerense, mientras que la agricultura jugaba un papel subordinado59.

El sistema de arrendamiento, que comenzó a ser adoptado en la última década del siglo
pasado, tuvo distintas ventajas. Por un lado, la rotación trienal de cultivos y el péndulo entre
agricultura y ganadería permitieron conservar la calidad de las tierras, ya que la ganadería
incorporaba nitrógeno y los campos alfalfados renovaban la fertilidad de los suelos60. Por otro
lado, se trató de un sistema altamente flexible, que permitió sucesivas y muy rápidas
reconversiones de las explotaciones de modo de adaptarse a los cambios y oportunidades que
surgían del mercado internacional (H. Sábato, 1993). También parece haber sido eficiente
desde el punto de vista de la competitividad no sólo de la producción ganadera -un trabajo
reciente da cuenta de que ya hacia 1900 los vacunos criados en los establecimientos
modernos eran perfectamente equiparables a los similares producidos en los países más
adelantados y, capaces de cumplimentar con las exigencias de esos mercados en cuanto a peso y
calidad (Sesto, en prensa)-, sino también de la agrícola. Así, Solberg, (1981) señala que los costos
de producción de trigo eran menores en Argentina que en Canadá. En tanto, los cuadros II-14 y II-
15 muestran que los rendimientos argentinos eran similares o incluso en ocasiones superiores a
los de otros países exportadores de granos durante el período que estamos analizando.

Aunque existe un consenso bastante extendido respecto de las mencionadas ventajas derivadas
del sistema de arrendamiento, existen muchos analistas que han señalado otros tantos aspectos
negativos que habrían derivado del tipo de relaciones de producción, formas de propiedad y
esquemas de organización productiva específicos del agro argentino en esta etapa. A continuación
revisaremos brevemente algunos de los argumentos avanzados en este sentido, aunque
adelantamos que dichos aspectos negativos parecen haber tenido, al menos durante la propia
etapa agroexportadora, más implicancias en el plano socio-político que en el tecno-productivo.
Cuadro II-14
Rendimientos de trigo y maíz en Argentina y los EE.UU. 1920-1929 (kg. por hectárea cosechada)
Trigo Maíz
Argentina (1) 878,0 1878,0
EE.UU. (2) 939,0 1684,0

59
. Cabe también destacar que el sistema de arrendamiento fue propuesto explícitamente por un hacendado
bonaerense, Benigno del Carril, en 1892 como una forma de reducir la inversión de capital y el riesgo involucrado
en abordar el cultivo de cereales por parte de los estancieros (Giberti, 1986).
60
. Aparentemente, la explotación combinada agricultura-ganadería no era practicada exclusivamente por los
grandes terratenientes sino también por los propietarios de explotaciones medianas.

76
Razón (1/2) 0,94 1,12
Fuente: Díaz Alejandro (1975).
Cuadro II-15
Rendimientos en cereales. 1914-1937 (en quintales por hectárea -promedios anuales-)
Trigo Maíz Avena
1914/20 1930/37 1914/20 1930/37 1914/20 1930/37
Argentina 6,5 9,0 14,3 19,0 7,0 11,0
Australia 6,7 7,9 15,6 15,9 6,7 5,7
Canadá 10,6 8,0 31,4 24,5 12,4 9,6
EE.UU. 9,7 8,9 17,0 14,0 11,9 9,7
Fuente: Vitelli (1999).

El primer problema remite a la distribución de la propiedad agropecuaria y la formación de


latifundios. Para una gran parte de los historiadores y analistas del período, una porción
significativa de las mejores tierras de la región pampeana estaba jurídicamente ocupada hacia
1860 y su propiedad se hallaba altamente concentrada (Barsky et al, 1974; Ferrer, 1975)61. Las
políticas agrarias de los sucesivos gobiernos de turno habrían llevado a que, pese la
expansión de la frontera agropecuaria, las nuevas tierras fueran absorbidas esencialmente por
la misma clase social que ya dominaba el sector antes del inicio del modelo agroexportador,
consolidándose un esquema de propiedad fuertemente concentrado.

Esto ocurrió pese a que los sucesivos gobiernos se preocuparon, al menos formalmente, por
asegurar una cierta equidad en la distribución de la tierra. Incluso se dictó una Ley del Hogar,
en 1884, copia de la famosa Homestead Act de los EE.UU. Esta y otras disposiciones
similares, sin embargo, habrían sido desnaturalizadas en su aplicación por la presión de los
factores de poder ya establecidos (Cornblit et al, 1971)62, y posteriores intentos de reforma
fracasaron en su intento de romper el modelo latifundista (Lowenthal, 1966).

El segundo problema es el del llamado "ausentismo". En efecto, en Argentina la mayoría de los


establecimientos agrícolas no eran explotados por sus propietarios. En 1895, en la provincia
de Buenos Aires, por ejemplo, sólo el 49% de los establecimientos eran explotados por sus
propietarios, siendo muy similar la cifra correspondiente a Santa Fe. Para 1914, la proporción
de unidades explotadas por sus dueños había descendido al 31,5% en Buenos Aires y al
38,7% en Santa Fe, siendo aún menores los datos para Córdoba (28%), donde en 1895 todavía
la mayor parte de los establecimientos eran administrados por sus propietarios (Cortés Conde,
1997).

En este sentido, es interesante comparar la situación argentina con la de otros países de


“asentamiento reciente”. Solberg (1981) señala que, al contrario de lo que ocurría en la pampa,
donde existía una elite bien establecida que venía del período colonial o de la primera mitad
del siglo XIX, en la pradera canadiense no existía una oligarquía terrateniente, ya que la
mayoría de los granjeros eran dueños de sus tierras gracias a las leyes del Canadian
61
. Así, en la provincia de Buenos Aires, al iniciarse la década de 1880, sólo el 25% en extensión y
aproximadamente el 10% en valor de las tierras estaban en manos oficiales y una gran parte de ellas se encontraba
en arrendamiento (Cornblit et al, 1971). El caso de Santa Fe, en cambio, fue distinto, lo cual dio lugar a la
implementación de políticas de colonización relativamente exitosas que permitieron el acceso a la tierra de un importante
número de inmigrantes europeos (en Entre Ríos y Córdoba el movimiento colonizador también asumió cierta
magnitud).
62
. Por cierto, está bien documentado que el favoritismo y la arbitrariedad en el reparto de tierras y la formación de
latifundios también ocurrieron en el caso de los Estados Unidos (ver Vitelli, 1999).

77
Homestead. Solberg afirma que se desarrolló un espíritu de grupo “vigoroso y dinámico” y una
ética cooperativa entre los homesteaders. Apunta asimismo, que los inmigrantes británicos,
alemanes y escandinavos traían su legado de experiencias en el desarrollo de movimientos
cooperativos, los cuales dieron la base para una gran parte de la vida "cultural y material" de la
pradera.

De hecho, para Solberg la principal diferencia entre Argentina y Canadá en el plano agrícola
está en las políticas hacia la tierra, que en un caso crearon un sistema de grandes estancias
cultivadas por arrendatarios y en otro un sistema de granjas administradas por sus
propietarios. En el mismo sentido, Adelman (1992), señala que mientras la asignación de la
tierra era básicamente un asunto privado en el caso argentino, fue un "tema público" en Canadá.
Esto previno tanto la especulación en tierras como la formación de grandes latifundios. Asimismo,
un aspecto central de la política inmigratoria canadiense fue que discriminó contra quienes no
estaban interesados en asentarse permanentemente (esto contrasta con la alta tasa de retorno de
inmigrantes en el caso argentino, especialmente notable en los de origen italiano)63.
Consecuentemente, hacia 1910 el 90% de los granjeros canadienses poseían sus propias
tierras64.

El mismo tipo de comparación puede hacerse en relación a lo ocurrido en Australia. La forma


predominante de tenencia de la tierra en Australia era la posesión por tiempo limitado de tierras
cuya propiedad se reservaba la Corona. Las adjudicaciones se realizaban estableciendo
condiciones de mejoras a introducir en los predios, existiendo -con mayor o menor intensidad
según los momentos - una fiscalización de cumplimiento de los compromisos. Por otro lado, ya en
1910 se impulsó una reforma impositiva que combatía la concentración latifundista, con impuestos
progresivos a la propiedad de la tierra y recargos para terratenientes ausentistas (Diéguez, 1969).

¿Cuales habrían sido las consecuencias negativas de la peculiar forma que asumió la
expansión agropecuaria en Argentina? Algunas de ellas ya habían sido observadas repetidas
veces por los propios contemporáneos. Como destaca Halperín Donghi (1984), existía una
tradición cultural, incluso desde la época de la colonia, de ver a la agricultura como base del
proceso civilizatorio de la sociedad argentina. Sarmiento fue, indudablemente, una de las
voces más lúcidas en ese sentido. Estas aspiraciones de reforma social giraban en torno de la
creación de una sociedad rural dominada por una clase de productores independientes y
prósperos, libre de excesivas desigualdades y emancipada del peso del tradicionalismo
campesino.

Cuando, en la práctica, la agricultura, por los motivos antes expuestos, fue encarada
fundamentalmente por arrendatarios, fueron habituales los comentarios críticos de dicho proceso y
las expresiones que señalaban la necesidad de una reforma (ver Barsky et al, 1992 y Halperín

63
. Según Adelman (1992), cuando las agencias italianas empezaron a promover la emigración temporaria hacia
Canadá, el gobierno canadiense desalentó esas operaciones.
64
. Una comparación similar es realizada por Nun, quien destaca que mientras en Argentina se consolidó un modelo
de tenencia dominado por terratenientes que se dedicaban a la ganadería y arrendaban temporariamente tierras
para uso agrícola a inmigrantes -con una relativamente baja tasa de “asentamiento” de esos arrendatarios en las
zonas agropecuarias-, en Canadá se consiguió que, en general, los inmigrantes se radicaran permanentemente
como farmers, dando lugar a una configuración de tenencia de la tierra con gran peso de pequeños propietarios
“cuyo proceso de acumulación iba a depender más y más de una intensa mecanización que aumentase tanto la
superficie cultivada como la productividad del trabajo familiar” (Nun, 1995, p. 70).

78
Donghi, 1984). Las críticas no sólo apuntaban a las consecuencias socio-políticas del sistema de
arrendamiento, sino también a sus impactos sobre la eficiencia productiva. Así, se ha afirmado que
en Argentina los arrendatarios se desentendían de preparar bien las tierras y las trabajaban
superficialmente65, ya que trataban de no gastar dinero en maquinarias y sólo apuntaban al
rendimiento de corto plazo. Halperín Donghi (1984) cita trabajos de comienzos de siglo producidos
por técnicos del Ministerio de Agricultura, los cuales argumentaban que los terratenientes no
debían arrendar tierras a plazos tan cortos, ya que ello forzaba a los arrendatarios a adoptar
prácticas que destruían la fertilidad de la tierra66. Este último argumento ha sido repetido en
una gran cantidad de trabajos posteriores (por ejemplo, Cortés Conde, 1966)67.

Contemporáneamente, aún para alguien como Díaz Alejandro (1975 y 1981), quien formula un
análisis general esencialmente positivo de este período, el sistema de tenencia y
administración de la tierra fue compatible con el crecimiento de la producción, pero fracasó en
otros aspectos cruciales. Por un lado, no generó una clase media rural emprendedora como
ocurrió en otros países de “asentamiento reciente” 68. Por otro, los arrendatarios, al desinteresarse
por los asuntos de la comunidad, dado el carácter temporario de su instalación, descuidaban
asuntos tales como la sanidad, la educación y otros servicios sociales y tampoco participaban de
la vida política69. A su vez, Díaz Alejandro ha señalado que los extranjeros no se apegaban a la
Argentina, tanto por sus propios objetivos con los cuales llegaban hasta aquí (ver también Cornblit
et al, 1971), como por su situación subordinada en el plano político e incluso social.

En tanto, Solberg (1981) afirma que el sistema de arrendamiento no empobreció necesariamente


a los arrendatarios, pero sí a la vida rural, ya que bloqueó la aparición de un espíritu comunitario y
la formación de organizaciones fuertes -especialmente de carácter cooperativo-. Destaca,
asimismo, el bajo nivel cultural de los arrendatarios en general. También se ha argumentado que
la dificultad de acceso a la tierra de los inmigrantes europeos impidió la formación de una capa
de agricultores independientes, la cual potencialmente hubiera podido dar lugar a una expansión
agropecuaria cercana a la llamada “vía farmer” -tal como ocurrió en los EE.UU.- (Pucciarelli, 1986).

Asimismo, se ha señalado que Australia y Nueva Zelandia modernizaron sus estructuras rurales
con anterioridad al "despegue económico", inhibiendo la formación de una clase alta tradicional y
desarrollando una sociedad de farmers. Esto habría eliminado la posibilidad de estrategias
rentistas, obligando a la modernización productiva y favoreciendo la aparición de un sistema
político que representaba mejor a la sociedad y permitió una más equitativa distribución del poder
social y político (Filgueira, 1997). En Argentina, en cambio, el poder fue retenido por la antigua
65
. Un observador argentino decía ya en 1897 que “en ninguna parte del mundo la tierra se cultiva tan
superficialmente como aquí” (citado en Adelman, 1992).
66
. Halperín Donghi (1984) se refiere en particular a varios trabajos de R. Campoleti, quien entre 1897 y 1929
avanza sobre el argumento de que la agricultura extensiva es vulnerable, señalando que su escasa productividad
era compensada por el bajo precio de la tierra en comparación con el vigente en zonas productivas rivales. En este
sentido, advertía sobre los peligros implícitos que podrían materializarse en el momento en que la tierra se
valorizara, justamente por ese éxito inicial. Por tanto, exhortaba a la modernización de las explotaciones y a una
mayor tasa de reinversión por parte de los terratenientes.
67
. Véanse también los escritos de Alejandro Bunge y del núcleo de colaboradores de la Revista de Economía
Argentina (ver Llach, 1985).
68
. Según Di Tella y Zymelman (1967) la ley de colonización de 1876 "puso fin a las esperanzas de promover una
colonización de clase media en el campo argentino".
69
. Cornblit (1967) ha destacado este punto para el conjunto de los inmigrantes a la Argentina, enfatizando el hecho
de que el porcentaje de naturalizados era extraordinariamente bajo y claramente inferior al de otros países que
recibieron fuertes corrientes inmigratorias.

79
clase terrateniente que residía en el país desde antaño, cuya no renovación, entre otras
consecuencias, tenderá, según varios analistas, a disminuir la "calidad" del liderazgo político.
La cuestión de la diferencia de distribución del poder político también ha sido enfatizada por
Armstrong (1985), que destaca el papel que continuó jugando durante todo este período la
oligarquía terrateniente en Argentina vis a vis la preponderancia de los sectores urbanos en
Australia y Canadá.

Otro gran tema de crítica se vincula con el carácter ausentista de los terratenientes y con la
organización de la producción en latifundios que empleaban métodos extensivos. En particular,
se señala que estos factores habrían impedido mejorar los rendimientos en la zona pampeana,
bloqueando la posibilidad de aumentos en la producción una vez que, en los años 1920, se
había cerrado la expansión de la frontera agrícola (Di Tella y Zymelman, 1967).

Finalmente, varios observadores destacan otras consecuencias negativas derivadas del


predominio del grupo terrateniente. Por ejemplo, el hecho de que el excedente del mismo
fuera gastado predominantemente en bienes de consumo, muchas veces superfluos, porque
así correspondía a patrones tradicionales de prestigio, o porque la explotación agropecuaria
requiere menos inversiones que la industrial (Cortés Conde, 1971).

Más abajo, tendremos ocasión de volver sobre varios de estos puntos. Por el momento, sin
embargo, basta con señalar un par de cuestiones que matizan las críticas recién expuestas.
Por un lado, como ya se señaló, la producción agropecuaria creció vigorosamente en este
período, la Argentina aprovechó rápidamente las oportunidades que en distintos momentos
abría el mercado internacional y, hecho fundamental, los aspectos negativos del sistema no
parecen haberse traducido en una menor eficiencia del agro argentino, el cual trabajaba con
costos que competían exitosamente con los vigentes en otras zonas productoras importantes
como Canadá o Australia. Esto es muy importante, ya que aunque los rendimientos en Argentina
podrían haber sido mayores de haberse aplicado otras técnicas productivas, el hecho es que no
parecía haber, del lado de los costos, una presión para introducir cambios en las técnicas de
producción. Incluso J. F. Sábato (1981) señala que el sistema de arrendamiento promovió una
fuerte tecnificación de la agricultura pampeana e hizo que la producción agropecuaria se
expandiera a tasas superiores a las que se habían dado en las praderas norteamericanas y
canadienses. Asimismo, demostró ser muy flexible para enfrentar circunstancias externas
adversas.

Otro tema que cabe señalar, aunque no es central para nuestra argumentación general, es
que la visión negativa de la situación de los arrendatarios ha sido matizada o cuestionada en
varios trabajos: i) se ha sugerido que los arrendatarios nunca buscaron la propiedad de la tierra
con demasiada decisión, ya que gozaban de ventajas específicas derivadas del arrendamiento; en
particular, la escasa necesidad de inversiones y el hecho de que los contratos de corto plazo
evitaban sufrir la eventual caída en el rendimiento de la tierra (Adelman, 1994; Taylor, 1997; Ferns,
1973); ii) existía un mercado de tierras que se movió ágilmente al menos hasta fines del siglo
pasado (esto ha sido destacado tanto por autores “liberales” -Cortés Conde, 1997; Díaz
Alejandro, 1975- como “heterodoxos” -Barsky y Murmis, 1986; Barsky, 1988-).

H. Sábato (1993), a su vez, señala que progresivamente el sistema de arrendamiento dejó de


tener como objetivo simplemente la mejora de las pasturas, para convertirse en una práctica

80
permanente. Por tanto, los arrendatarios ya no habrían sido trabajadores transhumantes, sino que,
al menos una fracción de ellos, se habrían convertido en agricultores más permanentes, aunque
siempre subordinados a las decisiones de los propietarios. J. F. Sábato (1981), en tanto, afirma
que el sistema de arrendamientos resultó para los chacareros económicamente más conveniente
que el de la colonización y sugiere que buena parte de los arrendatarios eran capitalistas rurales,
que poseían suficientes fondos como para comprar una pequeña parcela, pero que preferían
arrendar una más extensa porque esperaban obtener mayores beneficios vía agricultura
extensiva.

En conclusión, a partir de 1860 se verifica una transformación radical en el agro argentino, que
del primitivismo de las técnicas y la orientación a la subsistencia, pasa a adoptar una orientación
predominantemente mercantil y consigue sucesivas, y exitosas, adaptaciones a las oportunidades
abiertas por el mercado mundial, las cuales involucraron la adopción de innovaciones tanto
institucionales como tecno-productivas (sobre esto vamos a insistir más adelante).

Quedan, sin embargo, planteados algunos problemas derivados de la forma en que la


Argentina concretó este proceso de transformación. Por un lado, contra las expectativas de los
“padres fundadores” del nuevo orden, no se eliminó la forma predominante de propiedad en la
etapa previa -el latifundio-. Por otro, paralelamente, se estuvo lejos de crear un sector
agropecuario basado en colonos que se convirtieran en pequeños y medianos propietarios
sobre los cuales pudiera fundarse una nueva sociedad rural organizada sobre principios de
democracia política, cooperación social y contracción al trabajo diario, que suplantara al
antiguo orden social heredado de la colonia. Por el contrario, el sector agropecuario fue
dominado por propietarios latifundistas ausentistas que empleaban métodos de producción
extensivos, contrastando con la situación de otros países de asentamiento reciente como
Australia o Canadá. Esto habría tenido, según varios analistas, consecuencias negativas tanto
en el plano político-social como respecto de la eficiencia productiva, la conducta inversora y la
dinámica tecnológica del sector. Sin embargo, como señalamos más arriba, ello no parece
haber ido en perjuicio de la competitividad de la producción agropecuaria, ya que no parece
haber habido un problema general de productividad de la tierra en la Argentina, aunque podría
haber existido una fuerte heterogeneidad intrasectorial -sobre esto volveremos más abajo-.

e) El sector industrial

En este período comienza el proceso de industrialización moderna en el país 70. Como han
señalado varios autores, previamente la producción de manufacturas se realizaba en unidades
pequeñas, que empleaban métodos artesanales y fuentes de energía humana o animal y
tenían un escaso o nulo grado de mecanización. Esto llevó a que al ingresar la Argentina en la
fase agroexportadora, partiera con una base industrial mucho más débil que la que poseían no
sólo los Estados Unidos sino también países como Australia o Canadá por la misma época.

Durante la fase agroexportadora se registra un notable incremento de la producción


manufacturera, tal como lo muestran las recientes estimaciones de Cortés Conde (1997), para
quien dicha producción creció a un ritmo del 7,9% anual entre 1875 y 1913. Subdividiendo el
70
. Ya desde Villanueva (1972) se hizo notar la inadecuación de lo que dicho autor llamaba la visión “olímpica” del
proceso de industrialización argentino, según el cual el mismo sólo había comenzado de forma moderna como
consecuencia del necesario reacomodamiento producido por la crisis del año 1930.

81
período mencionado y avanzando un poco en el tiempo, Cortés Conde señala que el período
de crecimiento más acelerado fue el comprendido entre 1876 y 1900, cuando la producción
industrial creció al 8,2% anual. Entre 1890 y 1914 la tasa de crecimiento fue de 7,5% anual y
entre 1914 y 1934 de 4,2% por año. Por otro lado, ya en 1914 la fuerza de trabajo empleada en la
industria superaba a la ocupada en todo el sector primario -33,7 contra 29,1%- (Almada et al,
1961). De 1895 a 1914 el número de establecimientos industriales habría crecido en un 120%.

Otro dato que refleja el dinamismo del sector manufacturero es que el promedio de
importaciones de maquinaria industrial desde 1920 a 1930 fue, al menos hasta mediados de
los años 1960, el más alto jamás registrado en la historia argentina para un período de diez
años, y el que va de 1925 a 1930 fue el más alto para cualquier período de cinco años (Di
Tella y Zymelman, 1967). Probablemente, los niveles relativamente altos de los salarios
urbanos hayan inducido este proceso de rápida tecnificación en el sector industrial.

El desarrollo manufacturero registrado en esta etapa es tanto más sorprendente considerando


que, tal como afirma Nochteff (1994b), el sector industrial nace en la Argentina con una fuerte
desventaja comparativa debido a la existencia de una fuerte renta de la tierra, la insuficiente
dotación de capital y trabajo calificado, y la escasa densidad del tejido productivo local.

Como se dijo antes, el sector industrial había tenido un muy escaso desarrollo en la etapa previa a
1860 (más allá de las primitivas producciones manufactureras del interior del país a las cuales
hicimos referencia antes). Pese a la proteccionista Ley de Aduanas de 1833, no se logró impulsar
la producción fabril de la época en las condiciones de pobreza técnica en las que se hallaba
sumido el país en aquel momento. Esta debilidad es atribuida por varios autores a la
"herencia" del pasado colonial (sobre esto volveremos más abajo).

Según Schvarzer (1996) es recién en 1860 cuando aparece una primer oleada de iniciativas
relativamente “modernas” en el sector manufacturero, al influjo del crecimiento de Buenos
Aires. En general, se trata de empresas dirigidas por inmigrantes que traen al país su
conocimiento técnico o práctico (Bieckert, Bagley, Noel, Peuser, etc.). Un poco más adelante, la
instalación de los frigoríficos constituirá un hito en la evolución del sector manufacturero
doméstico.

La distribución regional de la actividad industrial resultaba muy desigual, ya que la misma se


concentraba esencialmente en la ciudad de Buenos Aires y sus cercanías (frigoríficos, grandes
plantas productoras de bienes de consumo no durables, etc.). Fuera de esta área, los principales
núcleos de producción manufacturera estaban en Cuyo (vinos), Tucumán (azúcar) y Rosario y
Córdoba (donde había una incipiente actividad de pequeños talleres en el sector metalmecánico).

El censo de 1914 muestra que más del 50% de la producción industrial bruta correspondía al
sector de alimentos y bebidas, el cual sólo ocupaba un 34,5% de la mano de obra. La
explicación es que buena parte de este sector operaba en plantas de gran tamaño, muchas de
las cuales destinaban su producción a los mercados de exportación (frigoríficos, industria
láctea, molinos harineros, etc.)71. Los otros sectores relevantes eran madera (8,7% del valor de

71
. Cortés Conde (1963) observa que las industrias subsidiarias de las actividades agropecuarias (frigoríficos,
saladeros, molinos, vinos, cerveza, ingenios, etc.) tenían, en 1895, un nivel de capital por establecimiento diez
veces superior al del resto de los sectores manufactureros.

82
producción), confecciones (7,9%), metales (6,3%), artículos de cuero (6,3%), piedra, vidrios y
cerámicas (3,8%), químicos (3,2%) y tabaco (3,2%) -cuadro II-16-. La industria metalmecánica
tenía una presencia pequeña en la estructura industrial de aquel momento y estaba constituida
esencialmente por pequeños establecimientos trabajo-intensivos (talleres de reparación de
ferrocarriles, etc.). De todos modos, si bien fue el sector de alimentos y bebidas el que más
contribuyó al aumento del valor agregado manufacturero entre 1900 y 1929, también fue
significativo el aporte de ramas como imprenta y publicaciones, químicos o metalurgia, cuyo
peso en el PBI manufacturero crece, consecuentemente, entre dichos años (cuadros II-17 y II-
18).

Cuadro II-16
Estructura del sector industrial según valor de la producción bruta y ocupación. 1914 (%)
Valor de la producción bruta Ocupación
Alimentos y bebidas 53,3 34,5
Tabaco 3,2 1,8
Productos textiles 1,7 3,4
Confecciones 7,9 10,5
Productos de la madera 8,7 12,9
Papel y cartón 0,6 0,8
Imprenta y publicaciones 2,0 3,1
Productos químicos 3,2 2,3
Derivados del petróleo 0,1 0,0
Productos de caucho 0,0 0,0
Artículos de cuero 6,3 7,5
Piedras, vidrio y cerámicas 3,8 7,5
Metales 6,3 9,9
Vehículos y maquinaria (exc. la eléctrica) 1,1 2,6
Maquinaria y artefactos eléctricos 0,4 0,8
Otras manufacturas 1,0 2,3
Total 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

En las ramas productoras de bienes de consumo no durables operaban varias plantas que,
desde el punto de vista de las escalas y, en menor medida, de las tecnologías empleadas,
estaban cercanas a la frontera internacional de aquel momento. Por ejemplo, el frigorífico
Sansisena era el más grande del mundo a comienzos de siglo. Un poco más adelante Armour
erigió un frigorífico en 1915 que también fue considerado como el mayor y “más perfecto” del
mundo. Antes, en 1884, la firma textil Alpargatas había instalado una planta que, por sus
dimensiones, según noticias de la época, sólo era comparable a una en España y otra en Gran
Bretaña. La primer planta de cerveza de Bemberg-Quilmes era la mayor del mundo a
comienzos del siglo XX . La Martona también era una de las plantas más grandes del mundo
en su especialidad (lácteos). La lista de empresas grandes también llegaba al rubro
metalúrgico; Tamet, por ejemplo, era la mayor empresa metalúrgica de Sudamérica en los
años 1920 (Schvarzer, 1996). Así, Katz y Bercovich (1993) podrán afirmar que una parte
importante de la producción manufacturera de la época se llevaba adelante en instalaciones
modernas y era altamente competitiva según los estándares internacionales.

Así, se llegará a los años 1910 con un sector industrial que, siendo menos avanzado que el de
sus similares en Australia o Canadá, había alcanzado de todos modos un cierto grado de
desarrollo cuantitativo (cuadro II-19). En el cuadro II-20 se advierte, incluso, que el personal
ocupado por establecimiento era en Argentina similar o incluso claramente superior al de los

83
EE.UU. hacia fines del siglo pasado en las ramas vinculadas a recursos agropecuarios,
aunque resultaba más de tres veces menor para el conjunto del sector manufacturero.
Cuadro II-17
Participación de las ramas industriales en el incremento del valor agregado manufacturero. 1900/1929 (%)
Cifras BCRA/CEPAL Cifras CONADE/CEPAL
Alimentos y bebidas 34,3 27,5
Imprenta y publicaciones 12,2 12,2
Otras manufacturas 9,8 13,1
Artículos de cuero 6,6 4,1
Productos químicos 6,0 4,2
Confecciones 5,8 7,5
Metales 5,5 6,4
Piedras, vidrio y cerámica 5,4 4,9
Vehículos y maquinaria, exc. la eléctrica 3,7 3,3
Productos textiles 3,0 3,8
Productos de la madera 2,7 6,2
Papel y cartón 2,2 2,7
Derivados del petróleo 2,2 3,4
Tabaco 0,6 0,7
Productos de caucho 0,0 0,1
Maquinaria y equipo eléctrico 0,0 0,0
Total 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Si bien, como ya se mencionó, la inversión extranjera tenía un gran peso en la economía


argentina durante este período, sólo el 2% la misma correspondía a la industria manufacturera
-esencialmente frigoríficos, pero también fábricas de bebidas, alimentos, químicos, cemento,
materiales eléctricos, de ensamblado de automóviles y otras- (Sourrouille et al, 1985). En
general, estas filiales de empresas extranjeras operaban en establecimientos con un tamaño
claramente superior al promedio del sector manufacturero local. Por otro lado, en los años
1920 hay una significativa oleada de inversiones extranjeras directas en el sector industrial
argentino, aunque una parte importante puede haber tenido la intención de facilitar
importaciones desde el país de origen (Villanueva, 1972); el autor reporta 43 casos de inversiones
extranjeras en dicha década, con predominio de la química-farmacéutica (13 casos), seguida de
artículos eléctricos (10 casos) y metales (7), en operaciones de tipo esencialmente “market-
seeking”72, motivadas tanto por la estabilidad económica y el crecimiento del mercado doméstico,
como por la protección de la que eran objeto algunas industrias y por el deseo, especialmente
de las firmas estadounidenses, de disputar el mercado doméstico a las empresas británicas,
que dominaban vía importaciones desde su país de origen. A esto hay que sumarle el creciente
número de firmas argentinas vinculadas con el exterior vía contratos de licencia de patentes -entre
1920 y 1929 se registran en el país 8731 patentes extranjeras, contra 1243 registradas entre 1900
y 1919 (Villanueva, 1972)-, y otros lazos de tipo tecnológico así como financiero.
Cuadro II-18
Estructura del PBI a costo de factores de la industria manufacturera. 1900/1929 (%)
Cifras BCRA/CEPAL Cifras CONADE/CEPAL
1900-04 1925-29 1900-04 1925-29
Alimentos y bebidas 43,4 36,6 34,8 29,3
Tabaco 1,3 0,8 1,4 0,9
72
. Siguiendo la clasificación establecida por Dunning (1988), las inversiones market seeking se dirigen a explotar el
mercado doméstico del país receptor (y eventualmente el de los países cercanos). El tamaño y la tasa de
crecimiento del mercado, la existencia de barreras físicas y/o de altos costos de transporte, así como la estrategia
de industrialización del país receptor -incluyendo las decisiones sobre el grado de protección establecido para la
producción local-, son factores que inciden decisivamente en este tipo de IED.

84
Productos textiles 2,7 2,9 3,3 3,7
Confecciones 10,3 6,9 13,2 8,9
Productos de la madera 4,8 3,2 11,2 7,4
Papel y cartón 1,3 1,9 1,6 2,4
Imprenta y publicaciones 2,5 9,8 2,5 9,8
Productos químicos 4,9 5,7 3,5 4,0
Derivados del petróleo 0,0 1,6 0,0 2,5
Productos de caucho 0,0 0,0 0,0 0,0
Artículos de cuero 6,4 6,5 4,0 4,0
Piedras, vidrio y cerámica 11,3 6,9 10,2 6,2
Metales 1,6 4,5 1,8 5,3
Vehíc. y maquinaria, exc. eléct 0,4 2,9 0,4 2,6
Maquinaria y artefactos eléct. 0,0 0,0 0,0 0,0
Otras manufacturas 9,1 9,6 12,0 12,9
Total 100 100 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Más allá de estos datos, la presencia extranjera en el sector industrial era dominante por otras
vías, ya que había un gran número de lo que en la literatura se conoce como empresas de
"expatriados" (o free standing companies). Así, en 1895 el 84% de los propietarios de industrias
había nacido en el extranjero (Sourrouille et al, 1985), cifra que baja hasta un 65% en 1913. Se
observa que el peso de los extranjeros era mayor en los lugares de radicación de las industrias
modernas (Capital Federal, Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza), con excepción de
Tucumán -donde la crucial actividad azucarera estuvo generalmente en manos de las familias más
relevantes de la provincia-, mientras que los argentinos dominaban en las provincias en donde
prevalecían aún las actividades manufactureras de tipo artesanal (ver cuadro II-21).
Cuadro II-19
Comparación de indicadores industriales. Década de 1910
Número de Personal ocupado Personal ocupado por Personal ocupado en la
establecimientos establecimiento industria/población total
Argentina 38502 362312 9,4 5,10%
Australia 14455 311710 21,6 6,80%
Canadá 21845 606523 27,8 7,50%
EE.UU. 272402 7022322 25,8 7,10%
Fuente: Elaboración propia en base a Vitelli (1999).

Por otro lado, se advierte que los argentinos predominaban sólo en la rama textil, y tenían una
presencia relativamente importante en los sectores de alimentos y bebidas e imprenta y
publicaciones. En tanto, los extranjeros tendían a dominar con más claridad en las ramas
manufactureras más modernas -ver también Cornblit (1967)- (cuadro II-22).

La importancia de los vínculos con el exterior iba más allá de la presencia directa de firmas o
empresarios extranjeros en el país. Según Díaz Alejandro (1975), las fuertes conexiones entre
los mercados de capitales y trabajo argentinos y europeos otorgaron facilidades de las cuales
los empresarios de otros países en desarrollo no gozaban.

En este sentido, hay que destacar que el desarrollo del sector manufacturero fue de la mano
de la formación de un grupo de “capitanes de la industria” de aquella época, individuos que
formaban parte de la elite social, y que tenían conocimiento de los mercados locales,
capacidad de decisión y acceso al crédito y a los despachos oficiales (Schvarzer, 1996). Dado
que estas cualidades les otorgaban una posición privilegiada para captar las oportunidades de
negocios abiertas en aquel momento, no sorprende encontrarlos entre los principales

85
inversores de capital y como propietarios de varias de las firmas manufactureras más grandes.
Los grupos Tornquist73, Demarchi o Bunge y Born son ejemplos de este fenómeno.
Cuadro II-20
Personal ocupado por empresa. Argentina (1895) y EE.UU. (1899)
Argentina EE.UU.
Ingenios azucareros 145,2 24,9
Frigoríficos y saladeros 141,4 74,9
Bebidas alcohólicas 36,9 9,6
Molinos harineros 5,2 5,3
Químicos 14,9 20,7
Gráficos y anexos 11,9 11,1
Alimentación 6,6 7,3
Vestido y tocador 5,7 28,1
Muebles 5,6 52,2
Metales y anexos 4,6 34,7
Total 7,2 25,6
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro II-21
Argentina. Nacionalidad de los propietarios de industrias. 1913
Argentinos Extranjeros Mixtos Total
Número % Número % Número %
Capital Federal 2024 19,7 7869 76,6 382 3,7 10275
Buenos Aires 3681 24,8 10622 71,5 545 3,7 14848
Santa Fe 1318 22,6 4245 72,8 266 4,6 5829
Entre Ríos 866 36,4 1461 61,3 55 2,3 2382
Córdoba 772 27,2 1975 69,6 89 3,1 2836
Tucumán 349 44,3 425 53,9 14 1,8 788
Mendoza 687 26,9 1821 71,3 47 1,8 2555
Resto del país 6066 65,5 3065 33,1 135 1,5 9266
Total 15763 32,3 31483 64,5 1533 3,1 48779
Fuente: Tercer Censo Nacional.

Es importante enfatizar que no parece haber faltado en varios de los grupos empresarios más
importantes de la época una conciencia en sentido de la necesidad de avanzar en el sendero de
la industrialización. Por ejemplo, se cita que ya a comienzos del siglo XX Alfredo Hirsch, uno
de los principales directivos de Bunge y Born, advertía que “la exportación de cereales ...
debía ceder su primacía, tarde o temprano, a las tareas industriales" (Schvarzer, 1989, p. 15).
Así, ya en los primeros años de este siglo el grupo ingresará en actividades conectadas
verticalmente con la comercialización de granos (molinos, envases, bolsas), para más adelante
ir hacia pinturas y aceites (años 1920) y textiles y químicos (años 1930).

En tanto, un hecho sorprendente de este período es que la Argentina fue pionera, entre los
países en desarrollo, en cuanto al proceso de internacionalización de las firmas locales. En
efecto, los primeros casos de IED proveniente de un país periférico surgieron de Argentina hacia
fines del siglo pasado y comienzos del actual -Alpargatas en el sector textil, Bunge y Born en
granos y alimentos y Siam Di Tella en metalmecánica- (Katz y Kosacoff, 1983). Alpargatas incluso
planeó, sin concretar, la instalación de plantas en España e Italia (Gutiérrez y Korol, 1988).
Cuadro II-22
Clasificación de los propietarios de establecimientos industriales, según nacionalidad, por sector. 1914 (%)
Argentinos Extranjeros Propiedad mixta
Elaboración de alimentos 38 58 4
73
. En la década de 1910 este grupo controlaba cerca de 15 firmas industriales, en los sectores azucarero, cerveza,
carnes, metalurgia, maquinaria, muebles, tabaco, vidrio y jabón (Barbero, 1999).

86
Confecciones, zapatos y artículos de tocador 15 84 1
Construcción e industrias afines 26 72 2
Muebles e industrias afines 24 74 2
Objetos artísticos y decorativos 25 73 2
Industrias metalúrgicas y afines 20 77 3
Productos químicos 24 66 10
Imprenta, publicaciones y artes gráficas 39 56 5
Productos textiles 91 8 1
Otros 40 52 8
Total 32 65 3
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Si hay consenso en que la industria conoció una significativa expansión en este período, de
todos modos subsiste el debate sobre el papel que la misma jugaba en el modelo
agroexportador y sobre la actitud que los gobiernos de aquel momento tuvieron ante el sector.
En otras palabras, la pregunta clave es: ¿el estilo de desarrollo de aquella época, limitó o más
bien impulsó el crecimiento de las actividades industriales?

Adelantando nuestra propia posición sobre el tema, diremos que los argumentos tradicionales
que hacen hincapié en la falta de apoyo estatal o en la acción de los intereses
agroexportadores y/o pro-británicos como los elementos principales de obstáculo al desarrollo
industrial son, como máximo, parte de la explicación, pero pierden de vista otros factores tanto
o más relevantes para entender porqué la expansión de la actividad manufacturera estuvo
concentrada esencialmente en las actividades vinculadas con la exportación de recursos
naturales y en algunas ramas “livianas” -alimentos, bebidas, materiales para construcción, etc.-.

Tradicionalmente, la mayor parte de los analistas del tema (Cortés Conde en sus trabajos de los
años 1960 y comienzos de los años 1970, Di Tella, Ferrer, Ortiz, Dorfman) han señalado que el
limitado avance del sector industrial habría sido consecuencia, básicamente, de la ausencia de
protección estatal. Las tarifas aduaneras, además de ser reducidas, habrían estado determinadas
esencialmente por motivos fiscales, carecían de estabilidad a lo largo del tiempo y en ocasiones
gravaban más fuertemente a los insumos que al producto final -esto ha sido llamado
“proteccionismo al revés” (Cortés Conde, 1971)74-. Así, siguiendo a Di Tella y Zymelman (1967),
por lo menos desde 1914 se habría producido una “gran demora” en adoptar una política
adecuada en materia de protección al sector industrial, demora que sería una de las causantes, en
esta línea de interpretación, de la gravedad que asumió la crisis de 1929 en Argentina.

Además de la falta de una política arancelaria adecuada, en esta línea de argumentación se


agregan como factores explicativos: i) la influencia política de los terratenientes y los intereses
vinculados al sector agropecuario -quienes, entre otras cosas, habrían temido que el desarrollo
industrial introdujera una mayor competencia en el mercado de trabajo elevando los salarios- y
al comercio con Gran Bretaña -se argumenta que muchas veces Gran Bretaña bloqueó el
desarrollo de ciertas industrias y que los sectores exportadores temían que el desarrollo
industrial local provocara fricciones con dicho país al perjudicar sus ventas de manufacturas a
la Argentina-; ii) la falta de una política crediticia adecuada y la preferencia otorgada por el

74
. Cabe señalar que la idea de que habría existido un “proteccionismo al revés” no puede ser aplicada
generalizadamente, ya que no ha podido ser probada para el caso de la industria textil (Díaz Alejandro, 1975).

87
sector financiero a los sectores vinculados a la actividad exportadora75,76; iii) la debilidad de la
burguesía industrial (entre otras razones porque, según vimos antes, el grueso de sus
miembros era de origen extranjero). En síntesis, habría existido una contradicción entre el
desarrollo industrial y los intereses ligados a las actividades predominantes de la época.

Ha sido común, además, que los autores que señalan la incapacidad de las políticas públicas
para brindar un suficiente grado de apoyo o protección para que el sector industrial pudiera
afianzarse destaquen el contraste con los casos de Australia o Canadá, por ejemplo, donde,
siempre según estas opiniones, esa protección a la industria doméstica sí existió (Diéguez,
1969; Solberg, 198177) -sobre esto volveremos más abajo-.

También se ha hecho la comparación con Australia y Canadá en cuanto a la acción del Estado
para fomentar la creación de una capacidad de entrepreneurship en el sector industrial
(Fogarty, 1985). Armstrong (1985) destaca que en ambos países se formaron ya en las
primeras décadas de este siglo conglomerados industriales con un elevado grado de
integración vertical y que ya habían superado la fase de control familiar, para pasar a
convertirse en firmas corporativas. En ambos países, el Estado habría tenido un papel importante
en la formación de estos conglomerados, una diferencia más con lo ocurrido en Argentina.

En contraste, a partir de los trabajos de Díaz Alejandro (y luego de otros autores, como Cortés
Conde -en sus estudios más recientes- y Gallo), surge la idea de que no habría habido
contradicción entre la expansión del sector agropecuario y el desarrollo industrial. En la
formulación original de Díaz Alejandro, este argumento deriva, en esencia, de la teoría del bien
primario exportable (staple theory)78. Según esta línea de razonamiento, en este período el
aumento de la demanda doméstica, resultado del desarrollo del sector agropecuario, habría
sido la variable clave para explicar el avance de la industrialización. Además, para Díaz
Alejandro, el desarrollo del sector primario impulsó el surgimiento de eslabonamientos hacia
adelante y atrás a partir de sus materias primas. Por ejemplo, el quebracho y la extracción de
petróleo se eslabonaron con las industrias químicas (para exportación) y de refinación de
petróleo (para el mercado interno). Lo mismo ocurrió con los cueros, la lana (lavaderos y
tejidos), las oleaginosas, etc.79. La industria de implementos agrícolas también se ve

75
. Esto pese a que algunas figuras políticas prominentes, como Carlos Pellegrini, insistieron en la necesidad de
que los bancos oficiales, como el Nacional, aumentaran sus créditos para el sector industrial.
76
. En Australia y Canadá la situación no habría sido muy diferente en lo que a orientación del crédito respecta (Armstrong, 1985).
77
. Como ya señalamos previamente, ha sido habitual que en estas comparaciones se destaque la diferente
composición de la clase dominante en cada país, y esencialmente el hecho de que ni en Australia ni en Canadá el
poder político haya estado en manos del sector terrateniente.
78
. La staple theory surgió y evolucionó entre los economistas canadienses. W. A. Mackintosh fue el primero en
sugerir la idea de que determinadas economías (el argumento se aplicó primero al caso canadiense, y luego se
extendió a otros países de “asentamiento reciente”) han crecido sobre la base de un producto de exportación
principal (o sucesivos productos de exportación) que se beneficia por la existencia de ventajas comparativas a nivel
internacional. El desarrollo económico sería, entonces, un proceso cuyas características están determinadas, en lo
esencial, por el tipo de bienes primarios que el país exporta en distintos momentos del tiempo. Esta idea fue luego
fue retomada por economistas como Harold Innis (en una versión más pesimista, sugiriendo la posibilidad de que
la especialización en un bien primario exportable cree una suerte de “trampa” que impida el desarrollo autónomo y
la profundización del grado de industrialización de un país) y H. Aitken, entre otros. En su versión actual, esta teoría
sugiere que no sólo los patrones de desarrollo, sino también la organización institucional de ciertos países, han estado
determinadas por las exportaciones de materias primas, cuya demanda es exógena.
79
. Un hecho interesante es el surgimiento de un eslabonamiento “cultural”, a partir del importante desarrollo de la
ciudad de Buenos Aires en ese plano, lo cual dio lugar al nacimiento de una industria gráfica y editorial, que incluso
llegó a realizar exportaciones significativas (Díaz Alejandro, 1975).

88
estimulada en este período, y ya hacia 1910 1/3 de las necesidades locales pudo ser
abastecida por la industria nacional (CEPAL, 1958)80. En tanto, la construcción dio también
impulso a sectores como madera, piedra, cerámica, etc. Villanueva (1972), a su vez, destaca
la formación de pequeños talleres de reparación, así como de firmas locales proveedoras
alrededor de las inversiones extranjeras en el sector manufacturero a partir de los años 1920.

Gallo (1998), en tanto, descarta enfáticamente la idea de un enfrentamiento entre intereses


industriales y agroexportadores81. A su vez, Cortes Conde (1985) señala que si bien en los años
1920 se produjo una reducción de aranceles y no se ajustaron correctamente los aforos, al mismo
tiempo se registró una significativa devaluación del peso nacional, lo cual eliminó la contradicción
entre exportadores agropecuarios e industriales, y brindó suficiente protección a la industria local.

Estos autores, por otro lado, están lejos de adscribir a la idea de que en esta etapa no hubo
protección para la industria local82. Uno de los primeros trabajos en esta línea fue el de Díaz
Alejandro (1975), quien, si bien reconoce que no hubo una política amplia de industrialización,
los aranceles, al menos entre 1900 y 1940, estuvieron en niveles que suministraban una eficaz
protección a un gran número de actividades manufactureras. Gallo (1998), en tanto, afirma
que entre 1870 y 1914 proliferaron las leyes proteccionistas (1876, 1883, 1887, 1891, 1905).

En el mismo sentido, Guy (1979), opina que hacia fines de siglo pasado la Argentina fue uno de
los primeros países del continente en avanzar hacia la ISI con apoyo del gobierno (tarifas
proteccionistas y facilidades para la importación de maquinarias y tecnología), aunque sus
ejemplos corresponden a industrias tradicionales (agroindustrias, bebidas, zapatos, cigarrillos,
etc.). Más recientemente, Rocchi (1998) ha mostrado que la actitud del Estado hacia la
industria en este período no puede ser analizada en términos de librecambio vs.
proteccionismo, sino en función de actitudes más pragmáticas que el Estado argentino fue
asumiendo según las circunstancias históricas y las presiones contrapuestas de los distintos
grupos sociales.

En el mismo sentido, cabe recomendar la lectura de los datos de Maddison (1992), quien en una
comparación internacional de aranceles para 1913 y 1925 incluye a la Argentina entre los
países “fuertemente proteccionistas”. Si bien seguramente los datos presentados en el cuadro
II-23 adolecen de varios problemas, de todos modos parecen avalar la presunción de que en la
Argentina existían barreras tarifarias relativamente significativas en esta etapa.

También es interesante destacar que no siempre la clase terrateniente se opuso al aumento de


aranceles industriales. Así, Galleti et al (1974) argumentan que en 1876 el sector ganadero
ligado al lanar apoyaba la suba de aranceles, ya que temía que el gobierno decidiera elevar los
80
. La primera fábrica de maquinaria agrícola se instala en el país en 1878 (Barsky y Murmis, 1986). En general, las
firmas locales de esta época van a nacer a partir de talleres de reparación y desarrollan sus productos a partir de la
copia de las maquinarias importadas (Barsky, 1988).
81
. En el mismo sentido, Rocchi (1998) argumenta que en materia de tipo de cambio los intereses industriales y los
de los exportadores "iban en la misma dirección".
82
. En este sentido, cabe señalar que los desacuerdos sobre el tema de la protección son tan básicos que, por ejemplo,
en relación con el debate sobre tarifas realizado en 1876 en el Congreso nacional, que dio lugar a las tarifas sancionadas
en 1877, el resultado, para algunos, favoreció al grupo "librecambista" (Schvarzer, 1996), mientras que para otros
contempló en gran medida los intereses proteccionistas (Guy, 1979). Esta última opinión es la más difundida,
aunque se destaca que el aumento de las tarifas fue presentado como obedeciendo a motivos esencialmente fiscales
(Balán, 1978).

89
gravámenes a la exportación para resolver sus problemas fiscales, y aspiraba a que se
desarrollara localmente una industria textil que empleara las materias primas que resultaba difícil
colocar en el exterior por la crisis de sobreproducción por la que atravesaba el sector a nivel
mundial.

En cuanto a la comparación con Australia o Canadá, algunos autores han puesto en duda no sólo
que fuera la política proteccionista la principal causa de la mejor performance industrial de aquellos
países83, sino incluso el propio hecho de que las tarifas para el sector manufacturero fueran
inferiores en Argentina vis a vis dichos casos. Díaz Alejandro (1975) fue el primero en señalar que
las tarifas argentinas eran similares a las australianas y mayores que las canadienses y
europeas84.

Según Cortes Conde (1985), la diferencia esencial entre Argentina y Canadá no fue el
proteccionismo, sino que en Canadá las nuevas industrias estaban destinadas a los mercados
externos (la cercanía del enorme mercado estadounidense habría sido un elemento muy
favorable en este sentido), mientras que en Argentina el sector manufacturero -con algunas
excepciones- se orientaba esencialmente al mercado local. Esto habría tenido grandes
consecuencias en términos de escala, eficiencia, inversiones, tecnología, etc.

También se ha señalado que Australia y Canadá contaban con recursos que facilitaron su
desarrollo industrial y de los cuales se carecía en Argentina (minería en ambos países y
energía hidroeléctrica en Canadá). Vitelli (1999) ha destacado correctamente que la ausencia
de minerales metalíferos y combustibles -en particular, hierro y carbón-, desalentó la
implantación en Argentina de industrias modernas, considerando el papel clave que jugaban
ambos elementos en el paradigma tecnológico vigente en aquel momento. También para Gallo
(1998), el principal problema de la industrialización argentina fue la falta de hierro y carbón.

La ausencia de minería en Argentina puede haber tenido otras consecuencias negativas. Así,
tanto Díaz Alejandro (1985) como Fogarty (1977) destacan que el desarrollo del sector minero
en Australia contribuyó a generar interés en las actividades científico-tecnológicas85. Fogarty, en
particular, señala que la minería en Australia fue funcional para adquirir especializaciones
técnicas asociadas al trabajo con metales, el mantenimiento de maquinarias, etc. Destaca
explícitamente, asimismo, que la falta de minería en Argentina es indicativa de que su base
tecnológica no fuese tan diversificada en 1920 como su contrapartida australiana, donde a
partir de dicho sector se crearon escuelas técnicas, departamentos de metalurgia e ingeniería

83
Esto ha sido señalado, por ejemplo, por Gallo (1979), quien argumenta que la protección no jugó un rol tan
importante en la industrialización australiana como el que muchos le adjudican. Asimismo, algunos autores
canadienses no parecen tan seguros de que la protección tarifaria implementada en Canadá a partir de la llamada
National Policy en 1879 fuera causante primordial del desarrollo manufacturero en aquel país. Otros observadores
han destacado que en Canadá la política arancelaria, al igual que en Argentina, habría estado definida
esencialmente por motivos fiscales. Lo mismo habría ocurrido en el caso de Brasil, donde ya se aplicaban altos
aranceles desde las últimas décadas del siglo pasado (Schwartzman, 1973).
84
. O’Connell (1984) destaca algunos problemas que podrían existir con la medición de los aranceles argentinos.
Por ejemplo, sí se comparan solamente los bienes que contaban con protección arancelaria, el nivel tarifario pasa a
ser menor en Argentina que en Australia (por la mayor cobertura del arancel argentino). Por otro lado, destaca que
la protección efectiva era menor en el caso argentino ya que las materias primas industriales estaban exentas de
aranceles en países como Australia y Canadá y por el mencionado problema del proteccionismo “al revés”.
85
. También es interesante constatar que en Canadá los primeros laboratorios públicos aparecieron en 1842, con la
creación del Geological Survey, dedicado a la localización y evaluación de minas, bosques y cursos de agua.

90
minera en las Universidades, etc.86. Di Tella (1985) señala también el contraste de Argentina
con Australia, Canadá y Sudáfrica, en términos de disponibilidad de minerales, argumentando
que los minerales son un recurso no renovable, y por lo tanto su explotación induce la
búsqueda de nuevas fuentes, al contrario de lo que ocurre en el sector agropecuario. Esto,
para Di Tella, favoreció el pasaje en los otros países a un proceso de “innovation based growth”, lo
cual resultó imposible en la Argentina, donde esa tradición de “búsqueda” no existía.
Cuadro II-23
Niveles arancelarios medios. 1913 y 1925
1913 1925
Países de libre comercio
Reino Unido 0 3
Holanda 2,5 4
China 4 8,5
India 3,5 13,5
Indonesia 5,5 9

Países moderadamente proteccionistas


Alemania 12 13,5
Japón 12
Francia 16 10,5
Chile 10 16

Países fuertemente proteccionistas


EE.UU. 32,5 27,5
Argentina 26 26
Brasil 34,2 21,4
México 31,5 25,5
Perú 23 17
Fuente: Maddison (1992).

En este sentido, cabría destacar que la ausencia de minería en Argentina podría deberse, en
alguna medida, a la falta de un marco institucional propicio y de iniciativas empresarias
consistentes -Cortes Conde (1963) recoge una cita del comentarista del Censo Nacional de
1895 donde se afirmaba que si bien no existía actividad minera, “teniendo mil leguas de montañas
colosales, se sabe que todo eso abunda en el país”87,88-, aunque recientemente autores como
Vitelli (1999) han descartado esta explicación, sugiriendo que la geología no favoreció a la
Argentina en materia de disponibilidad de minerales, y en particular de carbón y hierro.

86
. En Australia se patentaron invenciones que luego fueron difundidas en otros países y se desarrollaron métodos
novedosos para resolver problemas planteados en la explotación minera y en la metalurgia ya desde fines del siglo
pasado. Por esa misma época se creó el Council of the Australian Institute of Mining and Metallurgy, en el cual
participaban los ejecutivos más representativos y los investigadores más importantes dentro del sector (Watson,
1993).
87
. Cabe recordar también que aunque se sabía que la Argentina contaba con petróleo desde 1880, recién comienza
a explotárselo en 1907.
88
. De todos modos, cabe señalar que algún interés en desarrollar la minería parece haber existido de parte de los
gobiernos de la época. Así, en 1885 se crea la Sección Minas, dependiente del Departamento de Obras Públicas.
Esta sección pasó a depender en 1898 del Departamento de Agricultura, reorganizándose en 1904 como Dirección
General de Minas, Geología e Hidrología. A dicha repartición se deben en gran parte los trabajos científicos
destinados a confeccionar el mapa geológico de la República, así como un extenso plan de perforaciones. Fue
precisamente una perforación en busca de agua subterránea la que llevó en 1907 al primer descubrimiento
petrolífero que tendría explotación comercial en el país, en Comodoro Rivadavia (Babini, 1954). También hay que
recordar que Sarmiento instituyó en 1870 un premio de 25000 pesos para quien descubriera una mina de carbón o
hierro económicamente viable, premio que nunca fue otorgado por falta de postulantes adecuados (Vitelli, 1999).

91
Un punto adicional a considerar, poco tratado en la literatura recibida hasta donde la
conocemos nosotros, es el impacto sobre la competitividad del sector manufacturero derivado
del hecho de que la Argentina era, en la comparación internacional, un país de salarios
relativamente elevados. En este sentido, es posible proponer la hipótesis de que dicha
situación resultó un obstáculo para desarrollar industrias trabajo-intensivas -como textiles, por
ejemplo-, mucho más cuando dichas industrias eran "nacientes" en la Argentina.

Por otro lado, algunos autores han señalado algunos aspectos del régimen institucional que,
sin pretenderlo explícitamente, dificultaban el desarrollo del sector industrial. Según Guy
(1982), el derecho comercial era uno de dichos aspectos ya que, por ejemplo, se planteaban
restricciones para el desarrollo de las sociedades por acciones, que perjudicaban
especialmente a las firmas no exportadoras y a las iniciativas de alto riesgo. También existían
disposiciones del Código Civil que obstaculizaban el acceso al crédito. Este cuadro
institucional llevó, según Guy, a que fuera difícil obtener financiamiento para empresas
industriales y contribuye a explicar porqué una parte importante de dichas empresas, en
particular las de gran tamaño, eran de propiedad o tenían participación de los ya mencionados
grupos de la elite como Tornquist o Bunge y Born.

Hay que considerar también la visión que tenía la sociedad en general acerca del sector
industrial. En este sentido, hay consenso en que la producción manufacturera local no tenía
una "buena imagen". Por ejemplo, Guy (1982) hace mención a una famosa novela de la
época, titulada “La Bolsa”, donde el centro de la trama se vincula con una estafa en el
mercado de valores vinculada al desarrollo de un proyecto industrial. Probablemente este tipo
de ideas se relacione con la cuestión de las llamadas industrias “artificiales” y con la idea de
que la Argentina debía concentrarse en aquellas actividades directamente ligadas al sector
agropecuario, así como también con la desconfianza hacia las sociedades de carácter
impersonal (lo cual llevó a que el movimiento bursátil fuera relativamente reducido).

Por otro lado, la manufactura local tenía mala reputación entre los consumidores. Era común el
“pirateo” de marcas extranjeras. Asimismo, se percibía a los productores industriales como
entidades “superfluas”, que contribuían a elevar el costo de vida (Guy, 1982). En general, la
producción local era sinónimo de baja calidad y oferta monopólica (tal es así que algunos
fabricantes presentaban sus productos como importados para venderlos en mejores
condiciones). En este sentido, también hay que considerar el peso de las pautas de consumo
que traían consigo los inmigrantes europeos.

Un hecho significativo es que el argumento de que la industria local era causante de aumentos
en el costo de vida habría sido el motivo de la resistencia de los partidos opositores (la Unión
Cívica Radical que expresaba, en general, a los sectores medios y el Partido Socialista, que
representaba a la incipiente clase obrera) a la sanción de aranceles proteccionistas elevados89.
En este sentido, es interesante la observación de Schwartzman (1973), quien destaca que
para algunos autores, como Diéguez, la existencia de un movimiento obrero fuerte y un partido
organizado de la clase obrera favorecieron el desarrollo industrial en Australia90, mientras que
89
. Gallo (1998) advierte que hacia comienzos de siglo la mayor parte de la opinión pública opinaba que el nivel de
las tarifas arancelarias era excesivo.
90
. En un sentido similar, Díaz Alejandro (1985) señala que en Australia existió una fuerte clase trabajadora que, en
coalición con los empresarios no rurales, creó una alianza dominante más diversificada y más dependiente de la

92
otros analistas, como Gallo, argumentan que la existencia de esos factores en Argentina fue
justamente uno de los principales obstáculos al avance del sector manufacturero91.
Schwartzman se inclina más bien por este segundo argumento, y apunta que en Brasil se
daba la misma situación, por lo que los industriales de aquel país no hicieron alianzas con los
grupos “progresistas” de la sociedad, sino con los terratenientes.

En este sentido, es sugerente que la etapa que Di Tella y Zymelman califican como de "la gran
demora" en impulsar una política de protección para el sector industrial haya coincidido
enteramente con los tres períodos de gobierno de la Unión Cívica Radical: “el carácter popular
del radicalismo y su falta de conexión con los intereses industriales ... lo lleva a ... adoptar un
punto de vista esencialmente liberal y distribucionista” (Cornblit, 1967, p. 684). También es
interesante recordar que Cornblit (1967) ha sugerido que en el Partido Radical predominaba
una actitud “anti-extranjera”, que dificultaba la cooperación con un sector manufacturero que,
como vimos, estaba mayoritariamente compuesto por inmigrantes.

Finalmente, Bagú (1961) señala que el sistema de valores de la época tendía a quitar a las
actividades secundaria y terciaria todo estímulo que no fuera el del lucro (ello facilitó, por otro
lado, que los inmigrantes se incorporaran a esas actividades).

Ahora bien, este conjunto de argumentos no apunta a negar ni el hecho de que el avance del
sector manufacturero estaba limitado esencialmente a ramas “livianas”, ni tampoco que con
otras políticas gubernamentales se hubiera podido impulsar un desarrollo cualitativamente más
significativo de la industria local, tanto en el plano de la eficiencia microeconómica como del
patrón de especialización.

En este sentido, la cuestión de las políticas industriales involucra una discusión más compleja
que el simple dilema “protección” versus “no protección”. Por ejemplo, Diéguez (1969) apunta
que en Australia la política arancelaria tenía un carácter selectivo, y se basaba en estudios
comparativos de costos y productividad con la oferta importada 92. Así, por ejemplo, en los años
1920 la protección para la fabricación local de baterías para automotores se basó en el
compromiso de las fábricas locales favorecidas de conseguir antes de un año un precio inferior
al vigente en el mercado de productos importados antes del cierre de las importaciones.
Diéguez también destaca la existencia de política activas para presionar a empresas
extranjeras a instalarse en el país con instalaciones productivas93.

En contraste, Schvarzer (1996) ha observado que los sucesivos gobiernos argentinos de aquel
momento protegieron a las industrias locales con garantías de ganancias, créditos, subsidios y
aranceles, pero señala que ese apoyo se daba a quien tuviera poder de lobby94 -la influencia

innovación vis a vis el caso argentino.


91
. Según Gallo (1998) el radicalismo y el socialismo eran más contrarios a los aumentos de aranceles que los
gobernantes conservadores. Véase también Rocchi (1998) quien señala que sólo con la llegada al poder de
Yrigoyen (1916) hay un cierto vuelco hacia posiciones relativamente más favorables al proteccionismo en el seno
del Partido Radical.
92
. En Argentina, la necesidad de realizar estudios para definir que tipo de industrias merecían ser fomentadas ya
fue destacada por Carlos Pellegrini, aunque sin mucha repercusión práctica (Cornblit et al, 1971).
93
. Coincidentemente, Armstrong (1985) señala que las tarifas canadienses no intentaban tanto promover la formación de
una clase industrial canadiense, sino atraer a las firmas estadounidenses a establecer filiales en Canadá.
94
. “Bastó que un grupo de empresarios estuviera interesado en una actividad para que sus demandas fueran atendidas
por el gobierno a través de una tarifa arancelaria que las protegiera de la competencia externa" (Schvarzer, 1989, p. 33).

93
de los empresarios industriales sobre el Congreso y el Ejecutivo argentinos en búsqueda de
protección tarifaria ha sido bien descripta por Rocchi (1998)- y siempre y cuando las
inversiones proyectadas no interfirieran en la relación con Gran Bretaña (esto es, no ocuparan
industrias en donde dicho país estuviera interesado en mantener su cuota de abastecimiento al
mercado argentino). Schvarzer precisa, además, que no es correcto afirmar que se protegieran las
"industrias naturales" si por esto se entiende que lo eran porque procesaban materias primas
localmente disponibles. Por el contrario, destaca como muchas de las industrias protegidas
consumían esencialmente materias primas importadas. En su opinión, se carecía de una política
arancelaria coherente y estable a lo largo del tiempo e imperaban la corrupción y el favoritismo.

Veremos que este tipo de contraste entre políticas formalmente similares pero que en la
práctica son instrumentadas de modo muy diferente -y tienen consecuencias prácticas también
muy diferentes- se va a volver a verificar en la fase de la ISI, cuando la Argentina nuevamente
se va a destacar por aplicar de manera poco apropiada algunos instrumentos de política que
en otros países entregaron mejores resultados (sobre esto volveremos en el capítulo
siguiente).

En el balance, podemos proponer la siguiente interpretación respecto de la evolución del


sector manufacturero en el período agroexportador:

i) la producción manufacturera correspondía esencialmente a sectores livianos o tradicionales,


careciendo el país de industrias importantes en ramas pesadas o productoras de bienes de capital
-aunque parece haber habido un cierto desarrollo de la maquinaria agrícola-; en este sentido, está
claro que el sector industrial no avanzó hacia las ramas más dinámicas dentro del paradigma
tecnológico que se comenzó a consolidar a partir de las últimas décadas del siglo XIX;

ii) en varios sectores -en particular en alimentos y bebidas y en aquellos dedicados a la


exportación- existían plantas que operaban con escalas y niveles de mecanización
comparables con los estándares internacionales;

iii) había un predominio de extranjeros -aunque no de empresas transnacionales


“convencionales”- en la propiedad de los establecimientos industriales, junto con algunos
incipientes grupos locales con vinculaciones con la elite social tradicional;

iv) se configuró una desigual distribución regional de la actividad industrial, aunque algunas
manufacturas regionales -vino, azucar, etc.- alcanzaron un desarrollo significativo en esta
etapa;

v) en la mayor parte de este período existió una cierta voluntad de protección y apoyo del
sector estatal hacia el sector industrial pero esencialmente sujeta a favoritismos y
discrecionalidad, fuertemente atada a consideraciones fiscales y sin criterios de selectividad;

vi) las dificultades para el progreso del sector industrial no sólo provinieron de la errática
política oficial, sino de factores institucionales y sociales más profundos, que incluso hacen
que los sectores medios sean, en gran medida, tan poco a aún menos proclives a promover el
progreso de la industrialización que los gobiernos conservadores vinculados al grupo
terrateniente;

94
vii) asimismo, las transformaciones ocurridas a nivel de los paradigmas tecno-económicos
vigentes impactaron negativamente sobre las posibilidades de progreso de la industrialización
en el país, tanto por la falta de recursos minerales, como por el limitado tamaño de la demanda
doméstica y el subdesarrollo del mercado de capitales;

viii) en particular, se fueron acotando las posibilidades de profundizar el sendero de la


industrialización por la vía del empresario inmigrante, con conocimientos tecnológicos
adquiridos principalmente "on the job", ya que a nivel internacional el sector manufacturero
comenzó a progresar hacia una mayor vinculación con los conocimientos de tipo científico y
una mayor institucionalización de las actividades innovativas dentro de la empresa, así como
hacia formas de organización corporativa más complejas y con fuertes demandas de capital
monetario y de recursos humanos calificados en el plano gerencial e ingenieril;

ix) los niveles relativamente elevados de los salarios medios en la Argentina probablemente
indujeron, por un lado, una intensificación del proceso de mecanización en el sector industrial
y, por otro, complicaron el desarrollo de industrias "nacientes" de carácter trabajo-intensivo.

2) Políticas y actividades de ciencia y tecnología, sistema educativo y sector


empresario en la etapa agroexportadora

a) Las actividades científicas

Albornoz (1990) no duda en afirmar que durante la segunda mitad del siglo XIX existió una
política científica explícita en la Argentina. En aquel momento, varios de los principales
pensadores y figuras políticas expresaban su preocupación por la falta de desarrollo científico
del país, preocupación que encontró eco en los sucesivos gobiernos que adoptaron distintas
medidas para "implantar" la investigación científica en la Argentina. Albornoz va más allá aún,
al afirmar que durante la segunda mitad del siglo pasado "la ciencia ocupaba un espacio en el
corazón del proyecto político hegemónico" (p. 176).

La ciencia, y también la educación, jugaban no sólo un papel central en el proyecto


"modernizador", sino que eran asimismo un medio de superación de la “herencia española”, a
la cual varias de las figuras políticas que contribuyeron a la organización del país y la
consolidación del nuevo Estado (Alberdi, Sarmiento, etc.) coincidieron en denostar como
causante de la falta de actitudes positivas hacia el progreso, la innovación, el ahorro y el trabajo
en la Argentina naciente.

Sin embargo, Albornoz señala que las ideas de la clase gobernante de la época sobre el papel
de la ciencia en la sociedad se basaban en un "positivismo ingenuo", que conducía a
identificar, linealmente, ciencia con progreso. Esto llevó a que no hubiera claridad respecto a las
formas de operacionalizar los propósitos esencialmente políticos que tenía dicha clase para
promover las actividades científicas en el país, y traducirlos en una política coherente y efectiva.

Por otro lado, dado que la ciencia argentina nació vinculada estrechamente a un proyecto
político específico, que se legitimaba bajo el ideal del "progreso", su desarrollo inicial,
evidentemente, tuvo poco que ver, en forma directa, con la economía (Albornoz, 1996). De

95
este modo, la tutela de las actividades científicas que ejercía el Estado nacional se amparó,
fundamentalmente, en nombre de la “cultura”.

Respecto de las iniciativas tomadas en este plano, debemos comenzar mencionando lo


ocurrido durante el gobierno de Sarmiento (1866-1872), el cual fue probablemente el expositor
más lúcido de la necesidad de estimular la actividad científica, la cual asociaba al proceso
general de modernización no sólo de las instituciones sino también de las actitudes y la cultura
prevalecientes en el país. Durante su mandato se "importaron" investigadores desde EE.UU y
Europa95 y se estableció el Observatorio Astronómico de Córdoba (1871) -en 1882 se creará
una institución similar en La Plata-, entre otras iniciativas relevantes. En 1871 se crean
también los jardines Zoológico y Botánico y el Museo de Historia Natural.

Montserrat (1993) plantea una cuestión muy interesante respecto de las razones que llevaron
a Sarmiento a impulsar el desarrollo científico en el país. Para dicho autor, se trata de un
componente de la admiración que, globalmente, Sarmiento sentía por los Estados Unidos. En
esto entran tanto el modelo institucional y social de aquel país, como su sistema de valores
ejemplificado en la figura de Franklin, quien Weber ya había usado profusamente como
símbolo de lo que denominó “ética capitalista” (Weber, 1955). Dentro de este ideario general
habría que inscribir no sólo la intención de hacer ingresar la ciencia en el país, sino también el
impulso que Sarmiento pretendió darle a la educación, como medio de transformación social.

Lo significativo que refleja Montserrat es el repetido encono que suscitaron las ideas
sarmientinas en aquella época, en particular por su énfasis en importar las ideas americanas
en desmedro de las europeas, defendidas por la mayor parte de la elite de aquel momento
(Montserrat cita varias diatribas del diario La Nación, que argumentaba que los científicos
europeos eran superiores a los americanos, que “los imitaban mal”). Esto no deja de ser
interesante, considerando que por aquella época los EE.UU. incubaban su futuro liderazgo
científico-tecnológico a nivel mundial, hecho que probablemente advertía Sarmiento mas no
sus críticos.

Volviendo a los pasos iniciales de la política científica en el país, en esta fase aparecen los
primeros institutos científicos en función, primordialmente, de las necesidades que planteaban
la integración nacional, la expansión territorial y la delimitación de fronteras (Servicio
Meteorológico Nacional, 1872; Servicios de Hidrografía Naval, 1879; Instituto Geográfico Militar,
1879). Entre 1865 y 1875 también se fundaron la Academia de Ciencias de Buenos Aires y la
Sociedad Científica Argentina (Oszlak, 1976)96. Ya a comienzos del siglo XX se crean otras
instituciones científicas en el ámbito del sector estatal; por ejemplo, el Instituto de Bacteriorología
del Departamento Nacional de Higiene, luego llamado Carlos Malbrán (Estebanez, 1996)97.
95
. Sobre la intensa tarea de atracción de científicos extranjeros llevada adelante por el gobierno de Sarmiento y sus
sucesores, véase el detallado trabajo de Babini (1954).
96
. La Sociedad Científica Argentina organizó en 1875 un concurso de memorias y trabajos para promover el
adelanto de las ciencias y su aplicación a la industria nacional, en especial mediante la utilización de materias
primas nacionales. El concurso fue acompañado por una exposición industrial que fue una de las primeras
muestras de ese tipo realizadas en el país. Este concurso-exposición, que se repitió en 1876, motivó la creación del
Club Industrial Argentino, institución que tomó a su cargo la organización de esas muestras a partir de 1876
(Babini, 1954). Este tipo de iniciativas de vinculación entre CyT y sector industrial no proliferaron, sin embargo, en la
historia posterior del país.
97
. En ciertas regiones del interior del país también existía un fuerte interés por las actividades científicas. En este sentido,
cabe citar el caso de Tucumán, cuya clase dirigente promovió diversas iniciativas en ese plano, incluyendo la realización

96
Asimismo, hacia fines del siglo pasado y comienzos del actual, se establecieron los primeros
laboratorios de reparticiones estatales, por ejemplo, el de ensayo de materiales de Obras
Sanitarias de la Nación, instalado entre 1901 y 1903, coincidiendo con el proceso de
expansión urbana (Oszlak, 1976).

De todos modos, se puede afirmar que la investigación científica se hubo de desarrollar, al menos
hasta la década de 1950, en el marco institucional de la Universidad pública (Myers, 1992). De
hecho, hasta el corriente siglo era la Universidad de Buenos Aires (UBA) el único centro de
importancia en materia de actividades de I&D. Ya en 1865 se había fundado el Departamento
de Ciencias Exactas, que se convirtió en Facultad en 1874 y en 1891 adoptó el nombre de
Ciencias Exactas, Físicas y Naturales -aunque esta última fue, hasta bien avanzado este siglo,
esencialmente una facultad de ingeniería98,99-. Hasta los años 1940, ésta, junto con la Facultad
de Medicina100, serían los ejes de la actividad científica dentro del ámbito de la UBA.

Sin embargo, el modelo universitario vigente hasta la Reforma de 1918 -cuerpos vitalicios de
gobierno académico, ausencia de profesores con dedicación exclusiva, sueldos inadecuados,
etc.- tuvo, entre otras consecuencias, un claro relegamiento de las actividades de
investigación. En estas condiciones, la docencia era más una cuestión de "prestigio" que una
actividad científica. Si bien el régimen docente y de gobierno universitario fueron modificados
luego de la Reforma, las antiguas modalidades continuaron ejerciendo su influencia sobre el
desarrollo ulterior de las actividades de investigación (Myers, 1992). En este contexto, no
sorprende la observación de Babini (1954) según el cual la investigación tuvo grandes
dificultades para arraigar en territorio argentino, especialmente en lo que hace a las ahora
llamadas "ciencias duras".

En particular, como consecuencia del predominio, en una primera etapa absoluto, de docentes
con dedicación parcial, y de los bajos sueldos que abonaba la Universidad, se plasmó "una
imagen de la docencia terciaria como una actividad supernumeraria apéndice a otras más
importantes o más serias"; para el profesor universitario "las actividades intelectuales
dependientes de su función como docente contribuían al prestigio profesional y redituaban el
ejercicio privado de la profesión, terminando por ser consideradas casi un esparcimiento; o en el
mejor de los casos, una responsabilidad social del profesional, una tarea civilizatoria" (Myers,
1992, p. 93).

Consecuentemente, hasta la Reforma de 1918, el consenso imperante indicaba que la


Universidad tenía como función exclusiva el entrenamiento de profesionales, preparándolos
para su desempeño práctico y proveyéndolos de un título que les otorgara legitimidad social.
La Universidad era, entonces, un ámbito en donde se recibían, acumulaban y ponían en
circulación conocimientos, pero no un centro de producción de estos últimos. Incluso las
en 1916 de la Primera Reunión de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales (Perilli de Colombres Garmendia, 1996).
98
. En principio, la intención original de las autoridades de la UBA era que el nuevo Departamento enseñara
esencialmente matemáticas e historia natural, pero aparentemente el vuelco hacia la ingeniería fue dándose en la
práctica para adecuarse a las necesidades de formar profesionales en dicha área (Montserrat, 1993).
99
. Recién en la década de 1940 aparece una Facultad de Ingeniería autónoma dentro de la UBA.
100
. Cabe recordar que la primera institución con pretensiones de realizar actividades científicas en el país fue la
Academia Nacional de Medicina, creada en 1822. El carácter pionero de este tipo de instituciones vinculadas a la
medicina también se verifica en otros países de América Latina, ya que se trataba de una actividad de gran prestigio
social y universitario. De todos modos, raramente tuvieron medios para realizar investigación científica original (Sánchez
Crespo, 1975).

97
facultades en donde se dictaban materias científicas eran esencialmente escuelas
profesionales.

La persistencia de esta herencia fue tan fuerte que en los años 1970 un observador podía afirmar
que la Universidad había asumido, a lo largo de casi toda su historia, un carácter profesionalista,
que, salvo algunas excepciones, la investigación allí realizada había sido anárquica, creadora de
prestigio individual y desarraigada de las necesidades nacionales, y que el ejercicio de la función
docente había sido siempre “catedrático: verbalista, profesoral, masivo y aislado” (Azcoaga, 1974).

De todos modos, hay que señalar algunos momentos en este período de la historia argentina
en los cuales se produjo un cierto impulso hacia una mayor presencia de la investigación
dentro del sistema universitario. Uno de ellos es la creación de la Universidad de La Plata, la
cual desde su nacionalización en 1905 fue reorganizada como universidad científica sobre la
base del modelo alemán (humboldtiano), con fuerte énfasis en la investigación, bajo la
inspiración de Joaquín V. Gonzalez. El Instituto de Física de esa universidad alcanzó
importancia internacional entre 1909 y 1925 (Myers, 1992). Asimismo, el triunfo de Bernardo
Houssay en el concurso de la cátedra de Fisiología en la UBA en 1919, con un programa
centrado en el papel de la investigación en la universidad, también fue un hito simbólico
importante, ya que daba inicio a un proceso que fue ganando nuevos espacios con
posterioridad (Buch, 1994).

Fue justamente en el campo de la medicina donde la UBA contó con los primeros institutos de
investigación, ya a fines del siglo pasado. En 1919 esta tendencia recibió su consagración
institucional con la creación del Instituto de Fisiología, impulsado por Houssay, quien ya en su
tesis doctoral de 1911 abogaba por la promoción estatal de las actividades científicas. En el
Instituto de Fisiología aparecían algunos de los elementos básicos que son precondición de
toda actividad científica; por ejemplo, la dedicación exclusiva del investigador-docente. De ahí
en más, se crearían una serie de nuevos institutos universitarios de investigación, siguiendo el
modelo del Instituto de Fisiología. En la química -otra área que luego ocuparía un lugar
importante en el complejo de CyT - también se siguió más o menos rápidamente el mismo modelo.
En otros casos, en cambio (física o matemática por ejemplo), la "institucionalización" procedió más
bien por el impulso del "factor humano", esto es, investigadores que con su iniciativa llevaron a
la formación de algunos, escasos, grupos de investigación de alto nivel (Myers, 1992).

En este punto, vale la pena detenerse un poco en el pensamiento de Houssay, quien no sólo
juega un papel clave en esta época, sino también en el período siguiente, especialmente al
momento de crearse el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas
(CONICET) en 1958.

Por un lado, Houssay impulsó una serie de transformaciones que consideraba, con razón,
como exigencias básicas de cualquier proceso de "institucionalización" y de desarrollo de una
comunidad científica en la Argentina: dedicación exclusiva de los investigadores, salarios
razonables, becas de investigación, creación de institutos específicos, etc.

Al mismo tiempo, Houssay concebía a la ciencia como una suerte de "madre" de todo progreso
humano y social. La ciencia, entonces, sería, como señala Albornoz (1990), una actividad
esencialmente "bienhechora", condición que se extendería a quienes la practican, quienes

98
pasarían, por ende, a integrar una categoría diferente a la del resto de los habitantes de la
sociedad. De aquí al aislamiento de la comunidad científica del resto de la sociedad hay un
pequeño paso. Esta concepción, como veremos luego, influye aún hasta hoy en el "espíritu"
de los investigadores locales. Al mismo tiempo, abre la puerta a otra idea persistente en la
comunidad científica argentina: los investigadores serían los únicos autorizados a decidir sobre
el destino de los recursos que les asigna el Estado; por tanto, sólo ellos serían capaces de
opinar sobre la situación de la ciencia y la relevancia de las distintas líneas de investigación.

Por otro lado, siguiendo a Buch (1997), para Houssay la ciencia era un instrumento para hacer
de la Argentina un país moderno. Este objetivo adquiriría, en su pensamiento, un carácter
"misionario" y cuasi-religioso. Así, en sus propias palabras "... la Misión y Responsabilidad del
Investigador Científico ... ya no pide hombres sino superhombres. Para mencionar sólo las
cualidades que debe tener el investigador (ya no la misión, ni las responsabilidades, ni las
condiciones del investigador) podemos enumerar: vocación auténtica, idealismo, desinterés,
dedicación constante, generosidad, libertad intelectual, espíritu de investigación, imaginación
creadora, inteligencia clara, capacidad de síntesis, sentido de la responsabilidad, modestia,
concentración, laboriosidad, un mínimo de velocidad, estar informado, ser entusiasta, ser
optimista, tener iniciativa, ser profundo en el trabajo, etc., etc., etc. Y hay que admitir que, si
algún defecto existe en el investigador, es porque no se trata de un verdadero investigador
sino de un pseudo-investigador”. La ciencia se transforma, así, en un apostolado, una misión
que adquiere rasgos escatológicos: "No se si será en 10, 50, 100 ó 500 años, pero espero que
el día llegará en que la América Latina sea centro vigoroso de investigación científica original,
siempre que los hombres de hoy y los de mañana luchemos vigorosamente, con el máximo de
nuestras fuerzas, para conseguirlo" (citado en Buch, 1997).

Es interesante señalar que, a partir de este tipo de pensamiento, se constituye una suerte de
paradoja en el pensamiento de Houssay. Por un lado, rechaza la "aplicabilidad" como
horizonte de la práctica científica. Al mismo tiempo, se ve obligado a destacar la utilidad
"macrosocial" de la ciencia, como forma de presionar para que se aumente el apoyo a la
investigación (Buch, 1997). Ya que Houssay tuvo una influencia determinante sobre la
formación del “imaginario” de la ciencia en la Argentina, no es extraño que esta paradoja
continúe vigente en el pensamiento de una gran parte de los científicos locales.

Volviendo al tema de la investigación en la Universidad, hay un hecho importante que es el


surgimiento del llamado Movimiento de Reforma Universitaria, iniciado en Córdoba en 1918.
En el plano interno dicho movimiento persiguió la autonomía y democratización en el gobierno
de las universidades, así como en la relación entre docentes y alumnos, y la modernización de
la enseñanza, armonizando investigación y aprendizaje. Sin embargo, si bien la reforma
pretendía reforzar la investigación, para hacerlo era necesario o bien redireccionar los recursos
existentes, o bien luchar para aumentar los recursos totales de la universidad. La opción
elegida fue la segunda, aunque con pobres resultados prácticos en términos de aumentos
concretos de recursos. Al mismo tiempo, la vocación "democratizante" del movimiento
reformista presionaba para aumentar el número de ingresantes, lo cual llevó a constituir
universidades masivas con bajo costo de funcionamiento y poca capacidad de hacer ciencia
(Lovisolo, 1996).

99
Consecuentemente, la masividad de las universidades argentinas post-reforma, en un
contexto de recursos escasos, derivó en un modo de funcionamiento inapropiado para los
objetivos de investigación científica. En particular, se creó una estructura de contratación que,
dados los bajos salarios, imposibilitó la dedicación exclusiva a la universidad. Se frenó así la
posibilidad de formar una comunidad universitaria dedicada simultáneamente a la docencia y la
investigación.

Así, los objetivos de promover la investigación se volvieron esencialmente retóricos, lo cual, en


la opinión de Lovisolo (1996), no fue un hecho demasiado problemático para los miembros del
movimiento reformista, ya que estos juzgaban a la reforma en función de sus efectos políticos,
más que a partir de sus consecuencias sobre la práctica científica de las universidades (ver
también Prego, 1999, quien argumenta que la profesionalización académica, condición de
existencia de una universidad orientada a la investigación, no era un tema central para la
Reforma de 1918).

Otro tema clave es que ya en esta etapa se percibe la desvinculación entre investigación
científica y sector productivo. Así, en 1919, uno de los impulsores de los estudios de Ingeniería
Química en el país, Horacio Damianovich, lamentaba el “distanciamiento que existía entre los
hombres de ciencia y los industriales argentinos y puso como ejemplo los notables adelantos
logrados por la industria química francesa, alemana y norteamericana, donde esos dos grupos
trabajan al unísono”; asimismo, sostenía que debía olvidarse “el error bastante difundido de
que las teorías científicas sólo sirven para divertir a los sabios” (Benvenuto, 1996, p. 4).

Sólo para dar una idea de lo que por aquel entonces ocurría en otras partes del mundo, cabe
señalar que hasta fines de siglo pasado los ingenieros industriales y agrónomos, así como los
científicos de las universidades americanas “estaban bajo una continua presión para
demostrar los beneficios prácticos de sus esfuerzos” (Nelson y Wright, 1992, p. 1942). Las
áreas en donde los EE.UU. mostraban fortaleza en materia de ciencia aplicada -geología,
química industrial- estaban vinculadas a intereses económicos específicos. Será recién en el
nuevo siglo cuando comience a formarse la idea de que los EE.UU. debían contar con una
investigación científica de primer nivel mundial independientemente de los requerimientos del
sector productivo, aunque la cooperación Universidad-empresas siguió siendo una constante
en la historia de aquel país.

En suma, en este período nace la actividad científica en la Argentina, en un contexto donde la


sociedad la considera como una actividad prestigiosa e importante pero a un nivel “abstracto” y
sus practicantes comienzan a evaluarse a sí mismos como apartados de las necesidades o
prioridades sociales, negando la posibilidad de ser juzgados en términos de la utilidad práctica
de sus actividades aunque reivindicando su carácter fundamental, también por vías abstractas
o indeterminadas, para el progreso social. La organización del sistema universitario estuvo
lejos de favorecer la investigación, así como tampoco las vinculaciones con el sector
productivo. Por otro lado, desde el sector empresario tampoco se prestó demasiada atención a
los potenciales beneficios a extraer de una mayor relación con el aparato científico,
seguramente en cierta medida por la ausencia de ramas industriales "science-based" en el
país. En estas condiciones, la acumulación del "stock" de conocimiento científico en el país tuvo
menos repercusiones que las potencialmente esperables en otro contexto institucional y
productivo.

100
b) La política tecnológica y la incorporación de tecnología en los sectores productivos

i) El sector agropecuario

Como señalamos previamente, el sector agropecuario tenía un carácter primitivo antes de


1860. Consecuentemente, las tecnologías empleadas eran, en general, atrasadas; Schvarzer
(1996) llega a afirmar incluso que en este período la técnica era vista “con desprecio” por los
productores agropecuarios101. Lo mismo ocurría en las industrias vinculadas al sector, como la
de los saladeros, donde fueron inmigrantes como Cambaceres los que contribuirían a mejorar
en algo el generalizado atraso técnico de las unidades productivas locales.

Es notorio que esta situación se va a transformar sensiblemente a partir de la incorporación de


Argentina al mercado mundial como exportador de productos primarios. A partir de 1860, el
sector agropecuario será capaz de generar un enorme excedente exportable cuya colocación
no encontraba dificultades en los mercados internacionales. Si en gran medida esto fue
posibilitado por las ventajas naturales de la llanura pampeana, también exigió un proceso de
incorporación masiva de nuevas tecnologías y de mejoramientos genéticos y el desarrollo de
algunas innovaciones que permitieron aprovechar efectivamente dichas ventajas.

La introducción masiva de implementos y maquinarias (segadoras, espigadoras, trilladoras,


arados de hierro, etc.) a partir de fines del siglo pasado ha sido calificada como verdadero "hito
tecnológico" para la agricultura pampeana (Barsky y Murmis, 1986). Como consecuencia de
este proceso de mecanización, la tecnología empleada en este período era similar a los
estándares internacionales de países de agricultura templada extensiva (Barsky, 1992). En
tanto, los productores ganaderos locales debieron realizar significativos cambios para
adaptarse a la demanda del mercado internacional de carnes -mestización y refinamiento de
rodeos, implantación de pasturas permanentes, etc.-. Asimismo, como se señaló más arriba,
desarrollaron una nueva forma de explotación agropecuaria, que otorgó gran flexibilidad para
adaptarse a las oportunidades de los mercados mundiales con bajos niveles de inversión.

El Estado cumplió con tres funciones esenciales para facilitar estos procesos de modernización.
Por un lado, brindó condiciones institucionales básicas tales como garantizar el respeto a los
derechos de propiedad o asegurar una cierta previsibilidad en materia de políticas para el sector
agropecuario. Por otro, no introdujo obstáculos para que los productores locales pudieran
incorporar desde el exterior los bienes de capital y las tecnologías que consideraran
necesarias. Finalmente, alentó la llegada de inmigrantes europeos, muchos de los cuales
101
. Newland (1996) no parece ser de la misma opinión. Así, entre las innovaciones técnicas que incrementaron la
productividad del sector ganadero en esta etapa, cita: i) la mejor conservación de los cueros secos desde 1816, por
la aplicación de arsénico; ii) el invento de un dispositivo que redujo el costo de manutención del ganado en tiempos
de sequía o en campos sin aguadas naturales permanentes (un balde, aparecido en 1820, que permitía extraer
agua de pozo con la mitad de los trabajadores habituales); iii) allí donde el medio lo permitía, como en Entre Ríos,
la construcción de aguadas artificiales, mediante tajamares; iv) el sector de los saladeros incrementó su
productividad con el uso de carros sobre rieles para mover las reses y, desde 1830, con el auxilio de tachos
calentados a vapor, que posibilitaron extraer más sebo de los animales (entre 1820 y 1845, estas mejoras permitieron
cuadruplicar la capacidad de procesamiento de los saladeros); v) mediante el cruce de las ovejas criollas pampas, de
lana corta, con las europeas de raza merino se logró un enorme aumento en el rendimiento de las inversiones ovinas; el
proceso, iniciado en 1820 y completado para 1860, condujo a que se duplicara la cantidad de lana obtenida por animal;
vi) la calidad del ganado vacuno exportado en pie mejoró mucho con la expansión de la siembra de alfalfa, que posibilitó
engordar adecuadamente la hacienda antes de llevarla a Bolivia y Chile; vii) hacia 1850 se empezaron a usar prensas de
vapor en algunas estancias de Entre Ríos para comprimir la lana, con el objetivo de reducir el impacto de los fletes.

101
trajeron consigo su experiencia y conocimiento en materia de técnicas agropecuarias (aunque
hay diferentes visiones respecto de la "calidad" del aporte de los inmigrantes en este plano
-ver Barsky y Murmis, 1986-).

Más allá de esto, no jugó ningún papel significativo, ya que, salvo algunas excepciones que
veremos enseguida, no alentó el desarrollo de actividades de investigación, no contribuyó a la
formación de personal y expertos competentes en materia de difusión o generación de
tecnologías, ni realizó tareas de asistencia e información tecnológica para los productores. El
Departamento de Agricultura contó siempre con muy bajos presupuestos, que recién
ascendieron a comienzos del siglo veinte, luego de haberse convertido en Ministerio. Los
servicios de investigación, educación y extensión agropecuaria no guardaban relación con la
importancia que el sector tenía en la economía argentina, hecho del cual, según Díaz
Alejandro (1975) eran responsables tanto el gobierno como los terratenientes. Cabe, de todos
modos, hacer mención a algunas de las contadas iniciativas que se alejaron de este patrón
general:

i) Los concursos impulsados por el Congreso de la Nación en 1868 y 1872 que estipulaban
premios para aquel que inventara el mejor sistema de conservación de carne fresca
-significativamente, ambos tuvieron que ser declarados desiertos- (Giberti, 1986). Si bien entre
1868 y 1882 se patentaron 20 invenciones en la materia, ninguna tuvo aplicabilidad práctica.

ii) Las iniciativas de Sarmiento. Luego de fundar la Quinta Normal en Mendoza, impulsó la
creación del Departamento Nacional de Agricultura en 1871 y de la Quinta Experimental en la
Capital Federal, en 1873 (Barsky et al, 1992).

iii) En 1883 comenzó a funcionar el Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina en la


provincia de Buenos Aires. A los tres años se le adjuntó una granja modelo. Según Gutiérrez
(1991) en este instituto se reciben los primeros egresados en ciencias agrarias del país, en 1887.
La autora señala, además, que el instituto contaba con profesores extranjeros de nivel
internacional y que allí se realizaron los primeros estudios de genética a fines del siglo XIX, con un
nivel aparentemente avanzado. En 1890 este instituto fue trasladado como Facultad a la
Universidad de La Plata.

iv) La creación de la Estación Experimental Agrícola de Tucumán en 1907, reflejo de la


temprana percepción de los empresarios azucareros de la necesidad de mantener técnicas
productivas de avanzada (Myers, 1992). Esta institución introdujo en 1916 una nueva variedad
de caña de azúcar de Java, que permitió recuperar la producción frente a una plaga que
afectaba a los productores locales y elevar los rendimientos. La estación era financiada por el
gobierno provincial y estaba dirigida por un especialista estadounidense 102. De acuerdo con
Gutiérrez (1991), la apertura de esta Estación Experimental, estimuló al gobierno nacional a
abrir instituciones similares en otras zonas.

v) La gradual organización de un sistema de estaciones agronómicas y estaciones


experimentales, varias de las cuales estaban vinculadas con instituciones de enseñanza
agropecuaria (ver más abajo). Dichas estaciones sufrieron distintos vaivenes, tanto en materia

102
. En cambio, la idea de erigir un ingenio modelo en dicha provincia fracasó (Schvarzer, 1996).

102
de presupuesto -recortado progresivamente luego de 1918-, como en relación a la finalidad a
la cual, según el poder político, debían dedicarse (Auza, 1996).

vi) Las tareas vinculadas a la difusión de semillas. En 1912 se trajo un especialista británico
-Guillermo Backhouse- para realizar pruebas experimentales con semillas de cereales (en
particular trigo). Los objetivos iniciales de la investigación se orientaron a mejorar la calidad
industrial, la sanidad y aumentar los rendimientos unitarios de los cultivos. Razones
presupuestarias hicieron que el contrato debiera terminarse abruptamente, pero Backhouse se
quedó contratado en forma privada. Poco después, en los años 1920 comienzan las tareas de
mejoramiento para producción de híbridos de maíz en la actual Estación Experimental
Agropecuaria Pergamino, con la contratación del científico Thomas Bregger por el Ministerio de
Agricultura, labores que también fueron discontinuadas a poco de iniciadas (Pizarro y
Cascardo, 1991).

De todos modos, cabe señalar que, de acuerdo con Gutiérrez (1991), la contratación de
Backhouse generó algunas externalidades, ya que con él se formaron técnicos (en particular
Buck y Brunini) que luego instalarían las primeras semilleras y estaciones experimentales
privadas del país. Incidentalmente, el forjador de otra de las primeras semilleras argentinas,
Klein, se había formado en Uruguay junto con un especialista europeo contratado por razones
similares a las que impulsaron la llegada de Backhouse a la Argentina. Así, siguiendo a Pizarro
y Cascardo (1991), se puede afirmar que en esta etapa tuvo primacía la investigación en
semillas realizada en el sector privado

Para finalizar con el tema semillas, también hay que destacar que en 1929 se creó el primer
Instituto de Genética de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la UBA, donde se formaron
buena parte de los fitomejoradores argentinos más experimentados (Katz y Bercovich, 1988).

Para agravar el panorama de escasez de políticas tecnológicas hacia el sector agropecuario,


cabe agregar que, de acuerdo con Gutiérrez (1991), ya en esta época se advierte un problema
característico de toda la historia argentina en este siglo -y no sólo en el área de CyT-, cual es
el de la discontinuidad de las políticas -muchas veces por el mero hecho de haber sido
comenzadas por otro gobierno- y la burocratización de las iniciativas públicas en la materia.

Ha sido habitual contrastar el escaso involucramiento del Estado argentino en el área de las
tecnologías agropecuarias con lo ocurrido en otros países de asentamiento reciente, en donde
el Estado jugó un rol clave en el desarrollo tecnológico del sector103. En Canadá, las primeras
actividades públicas de investigación en el sector agrícola comenzaron en 1859 en la Escuela
de Agricultura de la Universidad de Laval, seguidas por otras similares en la Escuela
Agrícola de Ontario (De Bernardis y Actis, 1999). Luego apareció el llamado Dominion
Experimental Farms, en 1886, destinado a hacer investigación en el sector agrícola. En 1913

103
. Ciertamente -aunque existen diferencias de todo tipo con el caso argentino que hacen inapropiada una
comparación entre ambos países- también debemos mencionar el caso de los EE.UU., cuyo sector agropecuario
conoció un desarrollo altamente significativo en esta época. En dicho país ya en 1862 se había creado un sistema
universitario público, autónomo y descentralizado orientado a contribuir al progreso de la agricultura, al cual se dotó
de grandes extensiones de tierra. Estas escuelas universitarias agrícolas desde el comienzo se orientaron hacia la
investigación básica y aplicada, la educación rural y la extensión (Oteiza, 1992). A su vez, desde 1887 una ley
federal proveyó a cada Estado con fondos para una estación agrícola experimental. En 1914, por otro lado, surge un
importante servicio de extensión manejado sobre bases cooperativas y con apoyo estatal (Nelson y Wright, 1992).

103
se creó un Grain Research Laboratory dentro del Departamento de Industria y Comercio. En
1912 se fundó un Biological Board, que luego se convirtió en el Fisheries Research Board
(Niosi, 2000).

Por otro lado, ya desde mediados del siglo XIX se produjo una significativa difusión de equipos
y técnicas de cultivo en el agro canadiense, y se realizaron esfuerzos de divulgación de
información entre los agricultores. En este sentido, se destaca, entre otros factores, el rol
jugado por las sociedades de agricultores y los programas educacionales implementados en
los años 1840 y 1850, que permitieron a los granjeros aprender sobre nuevas prácticas
culturales. A su vez, las estaciones experimentales desarrollaron y difundieron nuevas
técnicas, así como variedades de semillas que permitían una maduración rápida del trigo -las
investigaciones sobre genética vegetal en el Ministerio de Agricultura fueron iniciadas en 1886
(Nun, 1995)-, factor importante teniendo en cuenta las heladas tempranas en la región de las
praderas (Solberg, 1981). Asimismo, se ha enfatizado el esfuerzo realizado no sólo por el
gobierno, sino también por las asociaciones del sector, para instar a los granjeros a que
conviertan sus instalaciones en “operaciones científicas” (Adelman, 1992). El gobierno también
facilitó herramientas y semillas a los agricultores (Fogarty, 1977 y 1979).

El caso de Australia es también muy ilustrativo. De hecho, al menos dos autores (Fogarty,
1977 y Diéguez, 1969) han argumentado que la diferencia en la evolución del sector rural
entre Argentina y Australia se vincula con las distintas actitudes hacia la cuestión tecnológica.
Fogarty (1979) es aún más explícito, y señala que mucho más que la política de protección a
la industria (que califica de excesiva en el caso australiano), lo que está detrás de las
diferencias de comportamiento de ambas economías, además de que Australia logró
consolidar sus instituciones políticas y captar las demandas de los distintos grupos sociales
más tempranamente, es el hecho de que aquel país tuvo más éxito en incrementar la
productividad del sector exportador al nivel necesario como para compensar los mayores
costos derivados de la protección al sector industrial, éxito que atribuye a la investigación
científica impulsada por el gobierno australiano tempranamente.

Ante la existencia de problemas de agotamiento de los suelos, se comenzó con la instalación


sistemática de estaciones experimentales a comienzos de siglo -los departamentos de
agricultura de los distintos estados australianos jugaron un papel esencial en este sentido-, y
ya para esa época se recomendaba a los productores el uso de fertilizantes fosfatados
-incluso se construyó una planta de producción de tales fertilizantes en 1900-. El Departamento
de Agricultura realizó además funciones de difusión de técnicas entre los granjeros. A su vez,
Gregory (1993) señala diversos episodios de invenciones y adaptaciones que se desarrollaron
para adecuar la producción agropecuaria al ambiente australiano y mejorar la productividad.
Fue significativo, por ejemplo, el aporte de William Farrer, quien desarrolló variedades de trigo
adaptadas a las condiciones australianas. Otro hecho importante es la creación en 1926 del
Council for Scientific and Industrial Research (CSIR), que primero se concentró en el sector agrario
pero luego se dedicó también a proyectos de investigación en el área industrial (Fogarty, 1977).

Ahora bien, ante la evidencia de que la Argentina no tuvo, al menos hasta 1930, dificultades
competitivas serias en el mercado internacional de productos agropecuarios, cabe preguntarse
cómo pudo ocurrir ello en ausencia de una activa intervención del Estado en el plano
tecnológico. En este sentido, se ha argumentado que el tipo de desarrollo agropecuario

104
adoptado en la Argentina no exigía, por naturaleza, esfuerzos significativos en dicho plano. Por
ejemplo, Sánchez Crespo (1975) señala que en el período de crecimiento agroexportador, la
necesidad e interés por introducir innovaciones tecnológicas resulta muy limitada. Esto se
explicaría porque en las actividades de exportación, las ganancias dependen más bien de la
abundancia y bajo costo del recurso que se explota que de la eficiencia con que se organiza
su explotación. Cornblit et al (1971) afirmaban que la ganadería, al no estar regida por una
lucha intensa por el mercado, no alienta, salvo algunos momentos específicos como la
aparición del frigorífico, la aparición de actitudes innovadoras. A su vez, Taylor (1948) -citado
en Díaz Alejandro (1975)-,señalaba que la explotación agrícola era tan extensiva que casi no
había habido necesidad de ampliar los conocimientos existentes ni de utilizar técnicas más
refinadas: "los bienes se producían a tan bajo costo que el conocimiento de métodos
científicos y el empleo de administración cuidadosa no eran requisitos para el éxito".

Al mismo tiempo, otros autores -como Giberti- han sugerido que la clase terrateniente
argentina careció de voluntad, estímulos y capacidad para emprender actividades de
innovación, las cuales, de haberse concretado, hubieran mejorado la productividad con la que
trabajaba el sector agropecuario. En este sentido, en gran parte de la literatura recibida se
sugiere que los terratenientes habrían realizado fáciles ganancias vía especulación de tierras,
devaluaciones y otros mecanismos, lo cual obviamente no habría impulsado a buscar vías
alternativas -más costosas e inciertas-, tales como la innovación tecnológica o la
modernización productiva.

A continuación, vamos a presentar evidencias en favor de una interpretación distinta de lo


ocurrido con el sector agropecuario en esta etapa, sugiriendo que la ausencia del Estado en el
plano tecnológico fue en buena medida cubierta por la acción del sector privado, cuyo
comportamiento innovativo probablemente no fue no fue tan pasivo como se sugiere en la
mayor parte de la literatura recibida.

En primer lugar, es necesario considerar que, más allá de la importante incorporación de


algunos bienes de capital -alambrado, aguadas, molinos de viento, etc.-, seguramente la
innovación más importante en el sector ganadero haya sido la vinculada al cambio genético
necesario para adaptar la oferta de carne vacuna al gusto de los consumidores británicos. En
esencia, dicho cambio fue resuelto por la iniciativa de un grupo de estancieros, que adoptaron
nuevas prácticas de crianza y alimentación y generaron un importante proceso de mejoras
genéticas (Barsky, 1992), para lo cual pudieron aprovechar en parte las enseñanzas del
proceso previo de refinación del ovino.

No parece sencillo minimizar el esfuerzo que implicó el mejoramiento de las razas


ganaderas104. Daireaux, a comienzos de este siglo, elogiaba el desarrollo de un sistema
productivo adaptado a las condiciones locales (“la zootécnica no es una ciencia matemática;
se amolda a las circunstancias, al clima, al ambiente social y comercial de cada país” -citado
en Barsky et al (1992, p. 27)-. Un extranjero, Jules Huret, también destacará la pericia
zootécnica de los ganaderos argentinos. Los conocimientos de los productores más

104
. Además de los cambios tecnológicos propiamente dichos, fueron necesarias también innovaciones institucionales.
Así, se debieron crear reglas vinculadas a la emisión y confiabilidad de los certificados de pedigree, tarea realizada
originariamente por instituciones privadas (primero las asociaciones de criadores, y luego la Sociedad Rural Argentina).

105
avanzados, que a menudo empleaban como administradores a expertos extranjeros, se
difundían luego a otros ganaderos (así como el propio ganado refinado).

Asimismo, se ha destacado que el cambio racial en la producción ganadera se vincula con la


construcción de nuevas instalaciones, la introducción de nuevas técnicas de manejo de
pasturas, la incorporación de conocimientos agronómicos, la organización y capacitación de
personal, y la adopción de métodos de producción más eficientes dirigidos al ahorro de tiempo
y mano de obra (Sesto, en prensa). Indudablemente, la estancia tradicional que criticaban
Alberdi o Sarmiento sufrió una transformación a partir del proceso de mejoramiento del
ganado. Gibson, en 1908, decía “La estancia primitiva se ha transformado en la estancia
moderna, con su parque y bosques artificiales; su grupo ordenado de galpones ... ; las faenas
pastoriles se practican en instalaciones permanentes, fruto del estudio de la economía rural;
los antiguos jaguales con su manga de cuero se han convertido en abrevaderos mecánicos
con el molino que extrae el agua, el freno automático que mide su corriente y el tanque que lo
represa y abastece a los bebederos de material o de hierro” (citado en Barsky et al, 1992, p. 26).

Todo esto implicó un proceso acumulativo de incorporación y adaptación de tecnologías e


innovaciones incrementales, muchas veces signado por la lógica de “prueba y error”, que dista
de la visión tradicional en la cual el refinamiento aparece como un proceso relativamente simple
desde el punto de vista del adoptante. Una lectura atenta de la evolución de este proceso de
refinamiento, entonces, desmiente afirmaciones como la de Schvarzer (1998), para quien “el
ganado se reproducía casi espontáneamente” por aquella época (p. 78).

En este sentido, es interesante señalar que varios autores destacan la existencia de


ganaderos "progresistas" en Argentina, dispuestos a adaptarse a nuevas condiciones y
oportunidades. De hecho, se ha tratado de mostrar que los análisis tradicionales, que hacen
hincapié en la lógica extensiva de la producción pecuaria pampeana y en el acaparamiento de
tierras por parte de los terratenientes como variable clave en su proceso de acumulación,
omiten el significativo proceso de transformación de dicha producción, no sólo en lo que hace
al refinamiento de planteles sino también al significativo aumento de productividad registrado
entre mediados y fines del siglo pasado (Sesto, en prensa).

Así, cuando el mercado lanar entra en crisis en los años 1860, los ganaderos ligados al sector
se plantean la necesidad de mejorar sus productos (para competir con las lanas australianas y
neozelandesas), para lo cual era necesario refinar el ganado, valorizar la lana exportándola
lavada en lugar de sucia, desarrollar industrias que aprovecharan mejor la lana y los
subproductos del ovino (en 1873 se abre la primer fábrica de paños, cuyos accionistas eran en
buena parte ganaderos) e importar maquinarias para tecnificar la producción (Galleti et al, 1974).

También se ha destacado que la Sociedad Rural siempre estuvo al tanto de los nuevos
métodos y técnicas en uso dentro del sector. Según J. F. Sábato (1981), la Sociedad Rural fue
fundada en 1867 por un grupo de técnicos y estancieros progresistas con el propósito básico
de actuar como foro para difundir conocimientos y mejorar la explotación rural105, y recién en la
década de 1920 se hizo clara su identificación con los "estancieros" y su identidad
“corporativa”. Por su parte, Sesto (en prensa) destaca la existencia de una reducida
105
. Ya en 1870 la Sociedad Rural va a organizar un Instituto Agrícola, estableciendo campos de ensayos, y en 1875
inaugura la primera exposición exclusivamente agrícola-ganadera (Babini, 1954).

106
vanguardia de grandes terratenientes bonaerenses que realizaron múltiples creaciones
adaptativas, así como una "lectura inteligente" de la crisis por la que atravesaba el sector
vacuno hacia mediados del siglo pasado, lo cual llevó a dicho grupo a introducir nuevas
tecnologías en condiciones que, según el autor, eran de "alto riesgo". Aún un autor como
Fogarty (1985), que juzga negativamente lo ocurrido en Argentina durante esta etapa en
materia de tecnologías agropecuarias, señala que si bien los productores ganaderos
mostraron poca capacidad para la innovación “genuina”, se adaptaron creativamente a las
oportunidades internacionales.

¿Qué ocurrió, en tanto, en el sector agrícola? Según Barsky (1988), la difusión de maquinaria
para el sector fue manejada exclusivamente por agentes privados, y especialmente por las
firmas que vendían maquinaria agrícola importada. Otros agentes del cambio tecnológico
fueron las empresas ferroviarias (había pequeñas estaciones experimentales promovidas por
dichas empresas) y los ya mencionados semilleros privados (Barsky, 1993). Estas iniciativas
dieron lugar a un mejoramiento en la calidad de las semillas empleadas en la agricultura
pampeana en esta época, específicamente en el caso del trigo. También había periódicos y
revistas que publicaban artículos sobre nuevos métodos agropecuarios.

Si bien varios trabajos han tratado de mostrar que la mecanización en el sector agrícola era
reducida en comparación con otros países de “asentamiento reciente” (esto lo hace Adelman,
1992, por ejemplo), son varios también quienes afirman que, por el contrario, el nivel de
mecanización era comparable a los estándares internacionales, al menos desde 1910 en
adelante. Así, según Barsky et al (1974) en los años 1920 la agricultura argentina presentaba
algunos índices de mecanización que sólo eran comparables con los correspondientes a los
EE.UU (por ejemplo, en cosechadoras). Se ha señalado, incluso, que la escasez relativa de
mano de obra favoreció la mecanización del sector106. Di Tella y Zymelman (1967), en tanto,
afirman que el nivel de mecanización era satisfactorio en términos internacionales. Fogarty
(1977), por su parte, indica que el grado de mecanización en Argentina era comparable con el
de Australia. Villarroel (1992), a su vez, precisa que no existía brecha tecnológica entre las
explotaciones capitalistas del agro pampeano y las de los países centrales, aunque no se
puede afirmar lo mismo para las unidades familiares de la pampa (volveremos sobre esto más
abajo). Lo mismo hace Díaz Alejandro (1975), quien señala que las prácticas agropecuarias en
la década de 1920 no diferían de las de otros países de asentamiento reciente.

Este conjunto de evidencias se dirige, como señalamos previamente, a intentar aportar


sustento empírico a la hipótesis de que en Argentina el sector privado habría tomado a su
cargo el grueso de las tareas que, en otros países, desempeñó el sector público en materia de
tecnologías agropecuarias107. En este sentido, hay que considerar también que en Argentina,
dado el peso de los grandes propietarios, las tareas de extensión y difusión de información, así
106
. En este sentido, es bastante sorprendente que, hasta donde conocemos, no se haya intentado analizar el tema
de la mecanización en función del precio relativo de la maquinaria agrícola vis a vis el salario de los trabajadores
rurales en distintos países (lo cual probablemente obedezca a un problema de ausencia de datos). En cualquier
caso, rigurosamente esa sería la comparación más relevante para analizar si había o no retraso en materia de
mecanización en la Argentina, ya que esta última no es una ventaja per se, sino en la medida en que contribuye a
mejorar la rentabilidad de las explotaciones agropecuarias.
107
. De acuerdo con Ras (1994) -citado en Caracciolo de Basco (1998)- "los mejoramientos productivos
espectaculares de esta etapa se lograban en la Argentina por obra abrumadoramente espontánea y privada,
difundiéndose rápidamente las técnicas de unos productores a los demás, adaptándose flexiblemente, hasta
generalizarse en la producción promedio".

107
como la asistencia en provisión de maquinarias y herramientas por parte del sector público,
podrían haber sido menos necesarias que en otros países donde predominaban cooperativas
y pequeños productores. Puede pensarse, entonces, que los productores argentinos, dado su
mayor tamaño y su posición social, podían acceder tanto al crédito como a la información
relevante y a los recursos humanos necesarios como para desarrollar eficientemente sus
tareas, lo cual no resultaba tan sencillo para los pequeños productores australianos y
canadienses.

Dicho esto, es cierto que la Argentina se vio favorecida con excepcionales condiciones
naturales de fertilidad y climáticas -en este último punto, las ventajas son muy claras en la
comparación con Canadá, por ejemplo-, lo cual también contribuyó a que hubiera una menor
"demanda" por innovaciones en el agro argentino.

Ahora bien, si la combinación “ventajas naturales” + “sector privado capaz de resolver los
problemas tecnológicos que se le presentaban” permitió el desarrollo del sector agropecuario
argentino pese a la ausencia del Estado en el área tecnológica, ello generaría problemas tanto
en la propia etapa agroexportadora como, particularmente, luego de ella:

i) Se perdieron oportunidades de mejorar la productividad y calidad de la producción


agropecuaria argentina: ya en los años 1880 el famoso naturalista Florentino Ameghino había
notado el proceso de desecamiento y erosión de la pampa (Villarroel, 1992). Otros
observadores -incluso extranjeros- notaban las malas prácticas culturales y la deficiente
preparación del suelo, y brindaban distintos consejos, que en general eran desoídos por los
agricultores. Por ejemplo, si la clasificación de los trigos argentinos era en general buena, podía
mejorarse notablemente, ya que había negligencia en el cultivo de la tierra y descuido en la
elección de semillas. También había deficiencias en el combate de malezas, prevención de
enfermedades, manejo de suelos y manipuleo de la producción (Barsky y Murmis, 1986). A su
vez, ya en los años 1920 había conciencia –incluso entre los líderes de la Sociedad Rural
Argentina- de que la calidad del trigo canadiense era superior a la de su similar argentino
(Fogarty, 1979). El diario La Nación atribuía dicha superioridad a las políticas de colonización,
entre otros factores, mientras que el periódico La Prensa enfatizaba el papel de la red de
granjas experimentales.

En tanto, según Villarroel (1992), si se hubiesen desarrollado estrategias adecuadas frente a


las variaciones climáticas de la región pampeana debería haber sido posible aumentar los
rendimientos y evitar las pérdidas de cultivos. La ignorancia sobre variedades de semillas
aptas para cada tipo de suelo y clima de las diferentes subzonas, el desconocimiento de los
tratamientos químicos para prevenir enfermedades y el incumplimiento de calendarios
adecuados de siembra y cosecha impidieron alcanzar esos objetivos. Los efectos nocivos de
las inundaciones, sequías, granizo y heladas podrían haberse reducido, pero la débil inversión
de capital de los pequeños productores, el uso inadecuado de la tecnología en las tareas de
roturación, siembra, siega y trilla, y por último, la reducida capacidad de almacenamiento,
exponían la producción a su destrucción.

ii) Se generó una significativa heterogeneidad tecno-productiva al interior del sector: algunos
análisis recientes destacan la cuestión de la heterogeneidad intrasectorial y muestran que los
problemas de productividad, climáticos, fitosanitarios, etc., afectaban en particular a los

108
pequeños productores rurales. En contraste, habría existido un conjunto de explotaciones,
generalmente de gran tamaño, en donde se realizaban inversiones destinadas a disminuir o
contrarrestar los efectos nocivos del clima, había un uso eficiente del recurso tierra y se
usaban tecnologías y prácticas análogas a los estándares internacionales, lográndose
rendimientos similares o superiores a las de las tierras europeas en donde se practicaba una
agricultura intensiva, y también a las tierras estadounidenses (Villarroel, 1992).

iii) Se dificultó el paso a la agricultura science-based luego de 1930: las ventajas naturales podrían
haberse transformado en una herencia negativa a la hora de pasar a una etapa en donde la
agricultura se iba a hacer cada vez más dependiente de innovaciones tecnológicas tanto
mecánicas como químicas. Fogarty (1977), por ejemplo, señala que en Australia ya a fines del
siglo XIX se alcanzó la frontera agrícola, lo cual hizo adoptar técnicas más intensivas de utilización
de la tierra, y otro tipo de innovaciones que mejoraron la eficiencia y los rendimientos de la
producción. A su vez, Ruttan (1986) afirma que en los EE.UU. se registró una caída en el ritmo de
aumento de la productividad agropecuaria desde los años 1890 por el cierre de la frontera de
tierras disponibles, lo cual indujo el tránsito hacia una agricultura más “science based”, tránsito
que, de todos modos, tomó dos décadas en reflejarse en resultados concretos en el plano de
la productividad.

En Argentina tales límites se alcanzaron más tarde, y por tanto se demoró el uso de las
aplicaciones "científicas". Así, al agotarse la frontera pampeana -lo cual ocurrió entre 1915 y 1930-,
la Argentina estuvo poco preparada para entrar a la era de agricultura basada en la ciencia. El
sistema de arrendamientos, que había sido útil para la fase expansiva, no servía para un
sistema de cultivos más estable e intensivo. En última instancia, se trataría de un problema
generado, paradójicamente, por la riqueza y fertilidad del suelo pampeano (Fogarty, 1977 y 1985).

De este conjunto de observaciones, se puede extraer la conclusión de que, pese a la carencia


de instituciones y mecanismos de política tecnológica introducidos desde el Estado, el sector
agropecuario argentino, o, para ser más precisos, las explotaciones de mayor tamaño de la
zona pampeana, no tenían dificultades para competir exitosamente con las producciones
provenientes de otras regiones, no sólo gracias a las bondades naturales de la pampa
(fertilidad y clima) sino al hecho de que en esas explotaciones se registraban significativos
niveles de inversión y se usaban tecnologías y prácticas modernas.

Si en parte, la posibilidad de una competencia exitosa en el sector agropecuario sin la presencia


estatal en el plano tecnológico provenía de las ventajas naturales de la región pampeana, hay que
atender también a las diferencias entre una agricultura de pequeños productores especializados
-donde esa presencia estatal probablemente sea crucial- y otra de grandes explotaciones
capitalistas que combinan distintas actividades -las cuales tienen, además, recursos e información
como para poder gestionar privadamente el proceso de incorporación de tecnologías-.

Al mismo tiempo, la ausencia estatal en el plano tecnológico no permitió resolver problemas


diversos en materia de prácticas culturales, calidad, fitosanidad, azares climáticos, etc. y
generó una significativa heterogeneidad intra-sectorial -considerando que los productores
pequeños eran los más afectados por dichos problemas-. Asimismo, dificultó el pasaje a un
tipo de desarrollo agropecuario en donde la productividad y la competitividad iban a depender
cada vez más de la adopción de continuas innovaciones tecnológicas y organizacionales, que,

109
como veremos en el capítulo siguiente, sólo muy lentamente se difundieron en la Argentina luego
de 1930.

ii) El sector manufacturero

Considerando la menor importancia relativa del sector manufacturero en este período, va de


suyo que la acción estatal en materia tecnológica fue aún menor, si cabe, que la expresada en
el caso del sector agropecuario ¿Hasta qué punto esto fue compensado, como ocurrió en
buena medida en el sector agropecuario, por la acción privada?

En principio, si buscamos casos de actividades de innovación organizadas formalmente, éstas


parecen haber sido nulas durante el período bajo análisis. Sin embargo, cabe recordar que,
dado el origen predominantemente extranjero de la mayor parte de los propietarios de
industrias, el país absorbió una gran cantidad de conocimientos y habilidades productivas e
innovativas corporizadas en los inmigrantes europeos que traían consigo el legado de su
experiencia fabril desde sus países de origen.

Este aporte no se materializó únicamente en industrias "livianas" -tales como alimentos y


bebidas, por ejemplo-, sino en otras de mayor complejidad. Así, Pearson (1985) destaca que
por esa época la Argentina contaba con suficiente capacidad técnica como para realizar la
producción local de cemento, la cual estaba incorporada en los empresarios inmigrantes
europeos que contaban, al igual que muchos de sus técnicos -que también eran europeos-,
con la educación y la experiencia necesarias. Estos inmigrantes van a abrir las primeras
plantas cementeras en el país entre fines del siglo pasado y comienzos del siglo XX108.

Recordemos también lo señalado más arriba respecto de la existencia de un buen número de


plantas modernas y de gran escala concentradas en las industrias de alimentos y bebidas, así
como las experiencias pioneras de internacionalización productiva por parte de un puñado de
firmas argentinas, lo cual sugiere la acumulación de ciertas capacidades tecno-productivas. Al
mismo tiempo, fue muy significativo el proceso de mecanización del sector industrial, a través
de la incorporación de maquinarias importadas -proceso que probablemente, como señalamos
antes, haya sido en parte inducido por un nivel de salarios urbanos comparativamente alto-.

Villanueva (1972), en tanto, señala que las inversiones extranjeras directas de los años 1920
fueron responsables de introducir nuevos productos así como nuevas formas de producción y
de organización, renovando el espectro manufacturero del país hacia el final de la etapa
agroexportadora. Podríamos, entonces, pensar que, si bien limitado a un abanico
relativamente estrecho de actividades, el sector manufacturero argentino -o al menos las
plantas de mayor tamaño dentro del mismo- operaba, en aquel período, con niveles de
eficiencia productiva y tecnológica aceptables.

Sin embargo, algunos autores señalan lo contrario. Schvarzer (1996) argumenta extensamente
en ese sentido. Por ejemplo, según dicho autor aunque los frigoríficos constituían unidades
industriales de avanzada, no exhibían, aparentemente, un gran despliegue de actividades

108
. Pearson cita el caso de una planta cementera abierta por un empresario extranjero ya en los años 1870 que,
aparentemente, contaba con un nivel tecnológico comparable al internacional (aunque rápidamente debió cerrar por
problemas económicos).

110
técnicas modernas. Durante varias décadas no se aprovecharon los subproductos cárnicos ni
se fijaron normas de trabajo o eficiencia. Siempre según Schvarzer, el grupo dominante dentro
del sector industrial (que el identifica, como señalamos antes, con los “capitanes de la
industria”) en aquel período ingresaba a la producción manufacturera como una actividad más
en la cual se podían obtener grandes beneficios y buscaban su expansión vía control de
mercado, incluyendo pedidos de protección arancelaria. Muchas empresas fabriles locales
erigidas al calor de la protección oficial109 y con posiciones monopólicas, carecían de iniciativa
técnica y cerraban cuando la coyuntura cambiaba las reglas de juego. Por ende, nunca tuvieron
como objetivo la demanda de tecnología -ya que la tasa de ganancia que obtenían era tan alta
que no tenían estímulos para desarrollar actividades innovativas110-, ni tendieron a incorporar
técnicos y profesionales en sus empresas, sino que estaban satisfechos con el mínimo de
conocimiento que tenían sus escasos especialistas para operar en condiciones rudimentarias
las máquinas que importaban. En la misma dirección, Lobato (1998) recoge las quejas de las
entidades representativas de los ingenieros por la escasa demanda por sus conocimientos de
parte de los industriales argentinos en esta época111.

Esta misma situación, siempre según Schvarzer, se repetía en las industrias del interior. Por
ejemplo, en la industria azucarera se verificaba la importación de maquinaria moderna y la
construcción de grandes ingenios, pero era notoria la carencia de conocimientos técnicos de
los dueños de las firmas, que eran más bien “barones” políticos del Noroeste antes que
verdaderos empresarios modernos112. Esta industria trabajaba con equipos costosos pero le
faltaban técnicos y profesionales para usarlos del mejor modo posible. En la industria
vitivinícola la situación era similar y no se conseguía producir vino de calidad estable.
109
. Aún los empresarios más dinámicos del período, como Torcuato Di Tella, habían construido buena parte de su
poder en base a sus relaciones con el Estado (en este caso, la fabricación de surtidores de nafta para YPF) -ver
Cochran y Reina (1965)-.
110
. Schvarzer (1996) refiere la creación en 1922 de un Círculo de inventores, el cual recogía el avance de la
“imaginación técnica” en este período, pero que careció de repercusión sobre los empresarios locales (su fundador
ponía, entre los argumentos para su creación, el interés por superar la indiferencia de los capitalistas y del gobierno
hacia los inventores locales). Véase Sarlo (1997) para una interesante reseña de la actividad de dicho círculo, que
se inscribe en lo que la autora detecta como una etapa -en los años 1920 y 1930- donde hay una suerte de eclosión
del interés por lo "técnico" en el país. Prueba de esa eclosión, entre otros elementos, sería el aumento del número
de patentes, que pasan de alrededor de 1000 por año en los años 1920, a 2800 en 1923 -aunque probablemente
muy pocas de ellas, fuera de las otorgadas a firmas extranjeras, tuvieron algún impacto práctico-; de ellas, 1269
habían sido otorgadas a argentinos. Asimismo, hay que considerar que por la misma época se otorgaban 40 mil
patentes en los EE.UU, 18000 en Francia o Alemania, y 6500 en Italia (Sarlo, 1997).
111
. Así, el famoso informe encargado por el gobierno en 1904 a Bialet Masse para conocer las condiciones de trabajo de
la población obrera en la Argentina, se quejaba por la ignorancia de los patrones en el sector manufacturero (así como
también de sus obreros) respecto de las técnicas modernas de organización del trabajo.
112
. Es interesante comparar esta descripción con lo ocurrido en la industria azucarera australiana. La empresa más
importante de dicha industria era la Colonial Sugar Refining Company, que operaba desde 1855. Purtell (1997)
refiere que esta firma desde temprano reconoció la importancia de contar con químicos que realizaran
investigaciones y tareas de difusión de nuevas técnicas, tanto en la manufactura como en el cultivo de azúcar. Así,
se pudieron establecer sistemas rigurosos de control de procesamiento y recolección de datos para el análisis de la
firma. Se contaba, además, con químicos y laboratorios en cada una de las plantas de la empresa desde los años
1880, se enviaban inspectores químicos desde el Laboratorio Central para relevar lo que ocurría en los distintos
establecimientos, se crearon áreas de investigación y estaciones experimentales tanto en las refinerías como en las
zonas de cultivo, se difundía información y se prestaba asistencia técnica a los productores de azúcar, se llevaban
concienzudos registros climatológicos, etc. Un aspecto sumamente interesante es que la empresa ha guardado una
documentación muy completa de todas estas tareas prácticamente desde su fundación. Contrástese esta
experiencia con la de la Refinería Argentina, instalada en 1890, donde casi ninguna de estas actividades parece
haberse llevado adelante, pese a que, por ejemplo, debió soportar faltantes de oferta de azúcar para refinar en gran
cantidad de años debido a dificultades climáticas. Considérese, además, que sus relaciones con los productores de
azúcar tendieron a ser más bien conflictivas (Guy, 1988).

111
Sin embargo, si uno se toma el trabajo de consultar algunas de las fuentes que cita Schvarzer
en apoyo de sus argumentos, encuentra un panorama algo más matizado. Por ejemplo, en el
caso de la firma azucarera Refinería Argentina, Guy (1988), quien hace un minucioso recuento
de su historia, resalta que la empresa tuvo un continuo impulso, mientras duró su existencia,
para incorporar modernos bienes de capital -tanto Balán (1978) como Guy (1988) destacan las
masivas incorporaciones de maquinaria realizadas por las firmas azucareras argentinas en
este período- y mejorar sus técnicas de producción (de hecho, argumenta que sus directivos
confiaban todo su destino a la incorporación de tecnología como solución a todos sus
problemas). Las dificultades parecen haber estado, más bien, en la carencia de una gestión
empresaria que les permitiera planificar y tomar decisiones estratégicas con bases sólidas,
aunque también es posible que la firma careciera de una capacidad de absorción de las
tecnologías que incorporaba de modo de aprovecharlas eficientemente.

El mismo contraste se da en el caso de Alpargatas; mientras Schvarzer destaca la pobreza técnica


de los directivos de la firma, no es esa la impresión que se lleva un lector que consulte la historia
de la empresa realizada por Gutiérrez y Korol (1988). Dichos autores, por ejemplo, destacan que
Alpargatas -que contaba, como principal activo, con el monopolio local de la tecnología empleada
en la fabricación de calzado de yute-, en las primeras décadas de su existencia, realizó
continuamente esfuerzos por incorporar tecnologías y maquinarias modernas. Recordemos,
además, el hecho de que esta firma fue una de las primeras "multinacionales" de países
periféricos, llegando a planear incluso inversiones en España e Italia.

En el caso de la industria vitivinícola, Balán (1978) afirma que mientras que hacia 1880 las
viñas mendocinas eran arcaicas, tanto en su cepaje como con respecto a la técnica de cultivo,
la modernización del sector vino de la mano de una renovación del cepaje mediante la
importación de cepas francesas traídas de Chile. Además, destaca la creación de la Escuela
Nacional de Agricultura en Mendoza y las publicaciones del Departamento Nacional de
Agricultura, que además ayudó a traer técnicos europeos.

En suma, no parece razonable proponer una pintura generalizada de ineficiencia tecno-


productiva y empresarios retardatarios en el sector manufacturero de aquella época, aunque sí
es muy probable que éste mostrara visibles signos de heterogeneidad estructural.

Ahora bien, aún descartando la mencionada imagen negativa, cabe de todos modos formular
algunas preguntas respecto de la dinámica del sector manufacturero desde el punto de vista
tecnológico. En particular, es importante analizar en qué medida se introdujeron las
innovaciones tecno-productivas propias del paradigma tecnológico que se consolidó durante el
período bajo análisis en los países desarrollados, así como por la vinculación entre el patrón
de especialización industrial que adoptó el país y el sendero de aprendizaje tecnológico local.

En principio, aunque poco es lo que se sabe sobre el grado de difusión de las técnicas
tayloristas y fordistas en el país, algunos indicios apuntan a que se trató de un proceso lento,
salvo en el caso de las firmas más importantes (en particular, de origen extranjero). Según
Schvarzer (1996), recién con el ingreso de los frigoríficos estadounidenses (en la primera
década del siglo XX) aparecen en el país las primeras técnicas avanzadas y rutinas
productivas modernas, basadas en el “sistema americano de manufacturas” (en general las
inversiones estadounidenses son pioneras en exhibir alguna preocupación por los temas

112
técnicos -ver también Lobato, 1998-). Schvarzer, sin embargo, se sorprende del escaso “efecto
demostración” de estas instalaciones y apunta que rápidamente los frigoríficos también se
acostumbraron a la inacción técnica. Incluso en Cochran y Reina (1965) se sugiere que
solamente con el inicio de relaciones tecnológicas con la firma Westinghouse, en los años
1940, las plantas del grupo Di Tella comenzaron a adoptar eficazmente los procedimientos de
trabajo originados en la industria estadounidense.

Aceptando este diagnóstico, cabe señalar que el mismo no resulta sorprendente considerando
la escasa disponibilidad local de recursos humanos calificados, y en particular de ingenieros
-sin el concurso de los cuales resulta imposible incorporar las técnicas tayloristas-fordistas-.
Asimismo, tampoco sorprende que sean las corporaciones estadounidenses quienes traigan
las rutinas productivas modernas -ya que fue en aquel país donde dichas rutinas nacieron-,
considerando también que las mismas tuvieron una difusión no exenta de obstáculos de
diverso tipo en Europa -país de origen de los inmigrantes que constituían el grueso de la clase
empresaria industrial que se formó en Argentina-. Last but not least, el sistema taylorista-
fordista es una técnica de producción en masa de productos homogéneos, cuya implantación
exige un mercado que sea receptivo a tal tipo de producción, condición que probablemente
estuviera ausente en gran parte de los mercados de consumo en Argentina en aquella época.

En cuanto al impacto de la incorporación del motor eléctrico en la producción manufacturera, los


cuadros II-24 y II-25 nos dan información comparativa con la situación de los EE.UU. Allí
advertimos que en un marco claro de menor alcance de la electrificación en el sector industrial
argentino, las diferencias son evidentemente mayores en las industrias más modernas y/o
“pesadas”, en tanto que tienden a reducirse en los sectores de alimentos y bebidas (en el caso de
la producción de azúcar, incluso la potencia media instalada resultaba superior en Argentina vis a
vis los EE.UU. hacia fines del siglo XIX). Otro dato interesante es que entre mediados de los años
1910 y los años 1930 el nivel de uso de potencia eléctrica en la industria argentina creció más
rápidamente que en los EE.UU. También es significativo comprobar que el avance en el empleo de
energía eléctrica en el sector industrial fue durante los años 1920 más rápido que en la década
siguiente (cuadro II-26).
Cuadro II-24
Potencia instalada -HP- por empresa. Argentina (1895) y EE.UU. (1899)
Argentina EE.UU.
Ingenios azucareros 250,0 232,2
Frigoríficos y saladeros 36,8 80,6
Bebidas alcohólicas 27,9 82,2
Molinos harineros 17,8 70,8
Químicos 5,8 208,7
Gráficos y anexos 1,1 5,0
Alimentación 1,8 24,0
Vestido y tocador 0,3 3,3
Muebles 0,1 62,7
Metales y anexos 0,7 1321,8
Total 2,6 48,7
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro II-25
Potencia instalada por -HP- por establecimiento. Argentina y EE.UU. 1913-años 1930
Argentina EE.UU.
1913 1935 Variación % 1914 1939 Variación %
Alimentos, bebidas y tabaco 11,4 40,5 255,3 37,2 129,7 248,7

113
Textiles y sus manufacturas 2,8 16,8 500,0 116,4 138,5 19,0
Manufacturas forestales 7,3 22,5 208,2 73,1 193,8 165,1
Papel, cartón y sus artefactos 147,3 119,2 -19,1 685,3 1241,3 81,1
Imprenta y publicaciones 3,1 10,4 235,5 9,8 31,0 216,3
Químicos y fármacos 7,6 23,4 207,9 127,3 425,7 234,4
Petróleo, carbón y deriv. 265,0 1829,3 590,3 260,8 1964,2 653,1
Caucho y sus manufacturas 12,7 258,4 1934,6 582,6 1423,0 144,2
Cuero y sus manufacturas 5,8 14,7 153,4 46,0 131,5 185,9
Piedras, vidrio y cerámicas 3,2 44,5 1290,6 101,0 446,4 342,0
Metales y sus manufacturas 3,1 28,1 806,5 320,4 1104,7 244,8
Maquinaria y vehículos 3,5 21,0 500,0 104,9 510,3 386,5
Total 7,4 28,2 281,1 81,8 287,1 251,0
Fuente: Elaboración propia en base a Vitelli (1999).

Yendo ahora al tema del patrón de especialización, resulta interesante examinar un argumento
avanzado por Nochteff (1994b), quien señala que dado que la mayor parte de la producción
industrial estaba formada por ramas tecnológicamente maduras y productivamente simples, su
competitividad dependía escasamente de la existencia de un sistema que proveyera recursos
humanos calificados, tecnología, proveedores eficientes, etc. Esto podría contribuir a explicar tanto
la debilidad de los esfuerzos tecnológicos endógenos, como la falta de demandas al sector público
para crear instituciones y organismos de asistencia e investigación en el área manufacturera.

En nuestra opinión, este argumento debe ser descompuesto en dos partes para su análisis.
Por un lado, aún dentro de las ramas industriales en las cuales la Argentina estaba avanzando
en aquella época había espacio para desarrollar senderos de aprendizaje en el plano de la
eficiencia productiva y las actividades de innovación. Si esos senderos se recorrieron de modo
insuficiente, el problema parece radicar esencialmente en el "ambiente" local -que no favorecía
o incluso bloqueaba esas trayectorias-, más que en una característica de dichas ramas per se.

Por otro lado, la falta de avances hacia las ramas más dinámicas dentro del paradigma
tecnológico que se consolidaba por aquella época -sobre cuyas causas se discutió más arriba-
indudablemente es un elemento que sí contribuye a explicar, tal como señala Nochteff, la poca
cuantía de los esfuerzos tecnológicos domésticos, considerando que eran aquellas ramas las
que abrían mayores oportunidades de aprendizaje e innovación en la etapa bajo análisis.
Cuadro II-26
Evolución del consumo de energía eléctrica industrial (en millones de KWh por año) en Buenos Aires y
suburbios (promedios por período)
Promedio anual
1910-1919 38,5
1921-1925 114,2
1927-1930 356,6
1931-1935 612,0
1936-1939 942,5
Fuente: Villanueva (1972).

Finalmente, cabe señalar que aún los autores que analizan más favorablemente este período
(como Díaz Alejandro, 1975) coinciden en destacar que si bien alcanzaron una cierta
significación en ciertos casos -tal como se vió más arriba-, hubo una insuficiente generación de
eslabonamientos hacia atrás a partir de los sectores de exportación y de infraestructura. La
ausencia de eslabonamientos en el caso de los ferrocarriles, por ejemplo, ha sido destacada

114
repetidas veces113 -y comparada con la presencia de esos eslabonamientos en Australia y
Canadá-. También hay autores que opinan que, más allá de las cifras antes mencionadas,
fueron relativamente débiles los eslabonamientos hacia la fabricación de maquinaria agrícola114
-en comparación con lo que ocurría en otras naciones de asentamiento reciente-, así como hacia
otras industrias metalúrgicas que potencialmente podrían haberse vinculado con el sector
agroexportador (lo mismo ocurrió con agroindustrias tales como la vitivinícola y la azucarera).

Indudablemente, considerando tanto la importancia de los procesos de learning by using -en


particular los que se establecen a partir de las relaciones usuario-productor en la industria de
bienes de capital-, como el rol clave de las interacciones entre los agentes productivos en la
dinámica de las actividades innovativas, esta debilidad de los eslabonamientos locales
también resultó un factor negativo para el desenvolvimiento del SNI durante esta etapa.

En suma, una visión general de lo ocurrido durante este período en el plano de la dinámica
tecnológica del sector industrial estaría compuesta por los siguientes elementos:

i) había un conjunto limitado de ramas y empresas -que operaban, en general, en sectores


livianos (predominantemente alimentos, bebidas y tabaco)- que aparentemente funcionaban
con niveles de competitividad cercanos a los internacionales;

ii) se trataba de unidades manejadas, salvo raras excepciones, por empresarios extranjeros, que
habían traído a la Argentina conocimientos tecno-productivos adquiridos en sus países de origen,
y disponían de contactos, en Argentina y/o en sus países de origen, que les facilitaban el
acceso al capital necesario para financiar la instalación y operación de plantas de gran escala;

iii) en esas condiciones, dichos empresarios no requerían demasiado del aporte estatal en el
plano tecnológico, ya que además de sus propios conocimientos, contaban con la posibilidad
de importar tanto el capital físico como, en cierta medida, el capital humano necesarios para
operar de forma eficiente en el contexto local;

iv) probablemente las PyMEs hayan sido las principales afectadas por la ausencia de
instituciones estatales de tecnología industrial, más aún en el caso de que intentaran ingresar
a sectores más complejos desde el punto de vista de su dinámica tecnológica;

v) si bien parece haber habido un retraso en la incorporación de las modernas técnicas de


organización y producción surgidas en los EE.UU. en la segunda mitad del siglo XIX, el mismo
se explica más por el particular contexto en el cual se desarrollaba la industrialización argentina en
aquella etapa, que por la desidia o ignorancia de los empresarios manufactureros;

vi) la estructura del sector industrial -el cual estaba dominado por ramas "tradicionales"-, el
marco institucional de la época y la debilidad de los eslabonamientos generados por las
113
. Varios autores sugieren que la falta de encadenamientos a partir del sector ferroviario se debió a las presiones y
estrategias de los inversionistas británicos. Sin embargo, también se ha señalado que la escasez de minerales
también dificultó el desarrollo de las industrias proveedoras (Barbero, 1999).
114
. Por ejemplo, en Australia se estableció en 1890 la McKay Harvesting Machinery Company, que ya se había
convertido en 1904 en la mayor exportadora de maquinaria agrícola dentro del Commonwealth y tenía un amplio
mercado en la Argentina. Esta firma nació con la invención, por parte de su fundador, de una cosechadora especial que
resultó comercialmente exitosa, y luego continuó basándose esencialmente en desarrollos propios (Buckley-Moran,
1987).

115
actividades manufactureras líderes fueron los principales factores limitantes del desarrollo de
los procesos de innovación en el sector industrial doméstico.

Para cerrar con esta sección, finalmente cabe destacar que algunas empresas estatales
parecen haber exhibido una temprana preocupación por las cuestiones técnicas. De hecho,
Myers (1992) señala que la industria del petróleo habría de ser el principal foco de interés para
las iniciativas emanadas del Estado en lo referente a investigación científica original. Así, como
ya se mencionó, desde fines del siglo XIX funcionó en el Ministerio de Agricultura una Sección
de Minas que tenía como fin efectuar trabajos topográficos; en 1904 sobre esta base se crea
la División de Minas, Geología e Hidrología. Luego, una vez creada Yacimientos Petrolíferos
Fiscales (YPF), se estableció por convenio entre YPF y la UBA el Instituto del Petróleo. YPF
otorgó gran importancia a la incorporación de profesionales y, en base a dicho objetivo, en los
años 1920 concretó convenios con la Facultad de Ingeniería de la UBA, en lo que Schvarzer
(1996) califica como el primer intento de hacer una gerencia tecnocrática en el país. Estos
movimientos, sin embargo, no parecen haber tenido un efecto derrame significativo sobre el
resto del aparato productivo local, ni tampoco dieron lugar a una trayectoria significativa en
materia de desarrollo endógeno de tecnología para la industria petrolera.

c) El sistema educativo y la formación de recursos humanos

Es notorio que durante este período se dio impulso a la enseñanza en todos sus niveles. Más
allá de la generalización de la educación primaria, a través de la antes mencionada Ley de
Instrucción Pública de 1884, se avanzó también en materia de educación secundaria. Hacia
1862 ya existían en el país ocho "colegios nacionales", en donde se otorgaba el título de
bachiller. La formación profesional de maestros se inicia durante la presidencia de Sarmiento
(1868-1874) y en 1891, bajo la presidencia de Carlos Pellegrini, se funda en Buenos Aires la
primera escuela de comercio (un intento iniciado en Rosario en 1876 tuvo vida efímera). En
tanto, los estudios industriales comienzan en 1898 cuando se anexa a la Escuela de Comercio de
Buenos Aires un departamento industrial, que poco más adelante daría origen a una Escuela
Industrial autónoma (Babini, 1954). Todo esto indica que la preocupación por avanzar hacia
contenidos técnicos en la escuela secundaria no comenzó con un retraso significativo vis a vis
otros países más avanzados, aunque, como veremos, progresó posteriormente a ritmos muy
lentos.

El esfuerzo realizado en materia educativa rindió frutos, tal como se observa en los cuadros II-
27 a II-29. Si bien el país continuó estando detrás de las naciones más desarrolladas en
cuanto a los indicadores básicos de educación general y alfabetismo (cuadro II-30), la lectura
de los datos comparativos debe considerar que durante toda esta época la Argentina recibió
fuertes contingentes de población inmigrante que generalmente contaba con muy bajos
niveles de instrucción (fenómeno que, obviamente, "empujaba" hacia abajo las estadísticas en
materia de educación).

Ahora bien, reconociendo obviamente el papel positivo de este esfuerzo para mejorar el nivel
educativo general de la población, nos interesa destacar que hay una sugestiva contradicción
entre el pensamiento de algunas de las personalidades más influyentes de la época con
relación al papel que debía jugar la educación en la sociedad argentina, y las modalidades que

116
efectivamente asumió el esfuerzo realizado en la materia. En particular, más allá del consenso
en relación a la necesidad de extender la educación a la mayor parte de la población,
prominentes figuras de la época pensaban que esa extensión debía canalizarse a través de
modalidades bien precisas, de modo de que la educación se convirtiera en un apoyo efectivo a
la transformación productiva de la sociedad.
Cuadro II-27
Evolución de los índices de escolaridad primaria. 1895-1914 (porcentaje por edades)
1895 30
1914 59
Fuente: Veganzones (1997).
Cuadro II-28
Población por nivel de educación (de 15 a 64 años). 1910-1930 (porcentajes)
Sin educación Primaria Secundaria Superior Total
1910 25,0 63,0 11,0 0,5 100
1930 22,0 69,0 8,0 0,7 100
Fuente: Veganzones (1997).
Cuadro II-29
Promedio de años de estudio de la población. 1910-1930
1910 3,3
1930 3,8
Fuente: Veganzones (1997).

Así, Alberdi abogaba por una educación que enfatizara las artes industriales y agropecuarias,
el entrenamiento técnico y las ciencias exactas, al tiempo que reprobaba la "herencia
española", que daba prioridad a la producción de abogados y la enseñanza del latín (Brown,
1993). Sarmiento, nombre prominente en el impulso a la masificación de la educación en el
país, era esencialmente de la misma opinión (Albornoz, 1990). Sin embargo, enseguida
veremos que no fue en este sino en otro muy diferente sentido hacia donde se orientó el sistema
educativo nacional.

Para enmarcar el tipo de esfuerzo realizado en la Argentina durante esta etapa en el plano de la
educación técnica y vocacional cabe, nuevamente, la comparación con otros países que eran o
estaban en camino de convertirse en “desarrollados”. Japón es un claro ejemplo en este sentido.
En el plano de la educación superior, ya en 1873 (apenas 5 años después de la Restauración
Meiji, que da comienzo a la era moderna en aquel país), se establece un Colegio de Ingeniería
con asistencia de profesores británicos. Uno de ellos, H. Dyer, a la sazón director del Colegio,
creó un programa que enfatizaba la interacción entre los estudios formales y el entrenamiento
en el lugar de trabajo. Aparentemente, en este sentido Japón se adelantó a varios países
europeos, e incluso el propio Dyer “exportó” la experiencia a su Glasgow natal (Odagiri y Goto,
1993).
Cuadro II-30
Comparación internacional de años de educación promedio, tasas de enrolamiento e índices de analfabetismo
Años de educación prom. Indic de escolaridad. Circa 1870- Tasas de alfabetismo. Circa 1870-1890
1913 90
Argentina 3,3 0,20 0,46
EE.UU. 7,9 0,93 0,88
Francia 7,0 0,80 0,96

117
Alemania 8,4 0,73 0,97
Holanda 6,4 0,65 0,97
Reino Unido 8,8 0,53 0,96
Japón 5,4 s.d. s.d.
Dinamarca s.d. 0,70 0,99
Finlandia s.d. 0,10 0,89
Noruega s.d. 0,64 0,98
Suecia s.d. 0,65 0,98
Italia s.d. 0,37 0,47
Portugal s.d. 0,23 0,38
España s.d. 0,46 0,42
Austria s.d. 0,59 0,66
Irlanda s.d. 0,45 0,91
Australia s.d. 0,84 0,97
Canadá s.d. 0,80 0,90
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Maddison (1995), Veganzones (1997), y O’Rourke y Williamson (1995).

Además de fomentar la educación general, el gobierno japonés insistió en la enseñanza


vocacional en la agricultura, y estableció facultades y escuelas técnicas agrícolas modernas.
Asimismo, creó escuelas técnicas de medicina, ciencia militar, navegación, comercio y pesca, así
como colegios de ingeniería, telecomunicaciones y siderurgia (Maddison, 1988). Otra iniciativa
relevante fue la de invitar a expertos extranjeros para que contribuyan a la difusión de técnicas y al
entrenamiento de personal -más de 5000 fueron traídos entre 1872 y 1892- (Dahlman y Nelson,
1993).

A su vez, ya en los años 1820 Prusia tomó la delantera en cuanto al establecimiento de un


sistema de escuelas para entrenar técnicos para la industria privada. Este sistema, imitado
rápidamente por otros estados alemanes, fue la base del posterior, y famoso, sistema de
educación vocacional alemán, parte fundamental de la enseñanza secundaria en aquel país.
En el plano universitario, en la segunda mitad del siglo XIX comenzaron a aparecer los
llamados “politécnicos”, donde se hacía gran énfasis en la enseñanza de la ingeniería en base
a orientaciones y metodologías esencialmente prácticas (Keck, 1993). Freeman (1992)
también destaca el mismo punto, así como la importancia de la formación de científicos
-especialmente químicos- que luego irían a trabajar al sector industrial.

En los países escandinavos, además del énfasis en la universalidad de la educación, se prestó


atención de las necesidades de la producción y se intentó reorientar el sistema educativo en
todos sus niveles hacia un tipo de enseñanza moderna ya desde la segunda mitad del siglo
pasado. Esto incluyó la creación de politécnicos, el énfasis en la formación de ingenieros y
carreras afines, el desarrollo de la enseñanza vinculada a las cuestiones agropecuarias, el impulso
a la educación para adultos, etc. (ver Blomstrom y Meller, 1990). Hikino y Amsdem (1995), en
tanto, señalan que una parte importante del desarrollo industrial en Suecia tuvo que ver con el
establecimiento de un gran número de escuelas técnicas, algunas de ellas creadas
tempranamente en el siglo XVIII, pero cuyo auge se produjo en las últimas tres décadas del siglo
XIX.

Finalmente, cabe señalar que se ha argumentado que una de las razones principales por las
cuales Alemania y los EE.UU. sobrepasaron largamente a Gran Bretaña y Francia en términos
de su nivel de desarrollo industrial hacia fines del siglo pasado es que en ambos casos los
sistemas universitarios eran mucho más receptivos a las necesidades del sector

118
manufacturero doméstico (Nelson, 1993b). De hecho, ya desde comienzos de siglo se genera
una fuerte tendencia a que las universidades estadounidenses contemplen explícitamente en
sus curriculas los requerimientos de las firmas privadas que utilizarían a sus graduados y
desarrollen programas cooperativos de entrenamiento con aquellas (Nelson y Wright, 1992).

¿Qué ocurrió, por la misma época, en Argentina? Como adelantábamos más arriba, en Argentina
existió, a nivel conceptual, una temprana conciencia sobre la necesidad de incorporar la formación
profesional a la enseñanza institucionalizada. Sin embargo, la estructura educativa real
rechazó toda tentativa de modificar su carácter, aún cuando ellas fueran encarnadas, en
distintos momentos de la historia, por figuras como Belgrano, Rivadavia, Alberdi o Sarmiento las
cuales pretendieron transformar la enseñanza con criterios “pragmático-utilitarios” (Tedesco, 1970).

La hipótesis central de Tedesco respecto del éxito de esta resistencia al cambio radicaría en
que “los grupos dirigentes asignaron a la educación una función política y no una función
económica; en tanto los cambios ocurridos en este período (se refiere a las últimas décadas
del siglo pasado) no implicaron la necesidad de recurrir a la formación local de recursos
humanos, la estructura del sistema educativo cambió sólo en aquellos aspectos susceptibles
de interesar políticamente”; de este modo, las fuerzas políticas, aún aquellas enfrentadas entre
sí, coincidieron en “mantener alejada la enseñanza de las orientaciones productivas” (p. 47).

Oszlak (1997), en el mismo sentido, afirma que “la educación se concebía más como garantía
del orden que como condición del progreso” y que “se privilegiaba ... la preparación de sujetos
aptos para el manejo de las funciones burocráticas ... desalentando la formación de recursos
humanos idóneos para insertarse en las actividades productivas” (p. 152). De allí, se tendió,
siempre siguiendo a Oszlak, al elitismo y el enciclopedismo, de los cuales son prueba el
énfasis en la enseñanza media, en desmedro de la primaria, y, dentro de la primera, en los
“colegios nacionales” (bachilleratos), por sobre las escuelas comerciales o técnicas.

En un contexto donde las necesidades de preparación formal requeridas por el sistema


productiva eran reducidas, las mismas se cubrían con la acción espontánea que siempre
existe en cualquier proceso de modernización y, fundamentalmente, con la presencia de
personal extranjero ya preparado en su país de origen (Tedesco, 1970).

Tedesco (1970) da cuenta de algunas iniciativas, en general frustradas o de existencia


relativamente intrascendente, de establecer institutos especiales de educación en el campo de
la agricultura y la minería entre los años 1870 y 1880. En particular, el autor reporta la
existencia de dos proyectos “pragmáticos” de modificación de la enseñanza durante este
período. Uno fue el de Sarmiento -que pretendía impulsar la enseñanza agropecuaria y
minera-, primero en la provincia de San Juan, cuando fue gobernador de la misma, y luego
cuando estuvo en la presidencia de la Nación. Otro fue impulsado por el ministro de Justicia,
Culto e Instrucción Pública, Manuel Pizarro, durante su breve gestión en el gobierno de Julio A
Roca (1880-1886). Bajo dicha gestión se impulsó la creación de establecimientos de enseñanza
profesional y científica, separados de los literario-humanísticos, y se trató, por primera vez, de
fundar escuelas de artes y oficios dedicadas específicamente a la formación industrial.

Un poco más adelante, hacia fines del siglo pasado se produce un cierto avance del
movimiento favorable a la reforma de sistema educativo hacia orientaciones técnicas. Según

119
Tedesco (1974), la intención del gobierno era “apartar del camino político a un sector
importante de los que accedían a la escuela media”, ya que aquel temía estar contribuyendo a
la formación de sujetos políticos reformistas o revolucionarios (un proyecto del entonces
ministro Magnasco en 1899 fue la expresión más acabada de este ideal, pese a que en la
retórica estaba amparado por la idea de apoyar las necesidades de la estructura productiva)115.
En tanto, desde 1899, cuando se convierte en Ministerio al antiguo Departamento de
Agricultura, se trata de impulsar con más seriedad la creación de escuelas agrícolas
especializadas, aunque Tedesco atribuye este movimiento, en esencia, a la iniciativa de
algunos funcionarios preocupados por el tema. En consecuencia, se producirá un cierto auge
de los estudios técnicos entre 1900 y 1915.

Varios contemporáneos expresaban ya en aquel momento su inquietud por el descuido de la


enseñanza técnica. Así, Tedesco cita a José B. Zubiaur, quien ya en 1886 señalaba que las
escuelas descuidaban el desarrollo de la habilidad técnica y la formación de capacidades para
artes u oficios manuales. En el mismo sentido, Juan A García afirmaba que hacia 1889 no se
había dictado un sólo curso de comercio o industria ni de enseñanza práctica, existiendo sólo
bachilleres, que se preparan para convertirse en “doctores”.

En tanto, uno de los más lúcidos analistas de las deficiencias del modelo agroexportador
-Alejandro Bunge- señalaba, apenas terminada aquella etapa, que, pese a que la Argentina
era uno de los países del mundo que más gastaban (en términos relativos) en educación, la
enseñanza era demasiado enciclopédica, no respetaba las realidades y necesidades
regionales, ni favorecía el desarrollo de inclinaciones vocacionales y que en comparación con
otros países se observaba un descuido de la enseñanza manual y especial (Bunge, 1940 -ver
también los escritos de Bunge seleccionados en Llach, 1985-). Al mismo tiempo, anotaba la
existencia de problemas con el nivel de eficiencia obrera y técnica, por ejemplo, en el sector de
la construcción.

Una de las áreas en las cuales el descuido por la enseñanza técnica y profesional ha llamado
más la atención es la agropecuaria, considerando la importancia del sector en la Argentina116.
Antes de 1930, el sistema de enseñanza agropecuaria se basaba, por un lado, en las
llamadas escuelas especiales (había 4, todas creadas antes de 1912 -dos en la zona
pampeana y otras dos en Mendoza y Tucumán respectivamente-) -dirigidas a formar
profesionales capaces de dirigir establecimientos agropecuarios o convertirse en profesores o
extensionistas, y que eran en cierto modo pequeñas estaciones experimentales. De todos
modos, nunca tuvieron un presupuesto adecuado para su funcionamiento -aún cuando
contaban con ingresos propios por las cuotas abonadas por los alumnos y por la venta de la
producción que se obtenía en ellas-, el cual implicaba costos elevados y superiores a los
propios de las escuelas normales o nacionales (Auza, 1996). Por consiguiente, estas escuelas
carecieron de los insumos y maquinarias necesarias para cumplir adecuadamente sus
funciones. El otro obstáculo para su funcionamiento fue la carencia de personal idóneo para
cumplir todas las actividades necesarias.

115
. En 1916 el futuro Premio Nobel de la Paz, Saavedra Lamas, intentará que se apruebe un proyecto similar.
116
. Taylor (1948) afirmaba que los granjeros argentinos no habían aprendido en escuelas públicas y muy pocos lo
habían hecho en las estaciones experimentales y los servicios de extensión agrícola.

120
Por otro lado, existían las llamadas escuelas prácticas, dirigidas a mejorar el nivel de cultura
técnica de los agricultores. En 1930 había cinco de estas escuelas, todas creadas antes de 1915.
Al igual que en el caso anterior, en general se careció de los materiales e instalaciones necesarias
para su adecuado funcionamiento. También existía un sistema de enseñanza extensiva, por el
cual un conjunto de ingenieros agrónomos distribuidos en distintas regiones realizaban tareas
de instrucción directa sobre los productores rurales en sus propios terrenos. Para 1912 había
21 ingenieros trabajando en el marco de este programa, que suben hasta 40 en 1917. Por último,
se implementó la modalidad del tren escuela, que funcionó entre 1914 y 1918 (Auza, 1996).

De todos modos, es "evidente que el sistema de enseñanza agronómica ... no ocupa la


atención de los parlamentarios ni de los que se ocupan de la educación ... la enseñanza
agropecuaria se desenvuelve así entre el silencio de quienes se ocupan de la educación y la
despreocupación de quienes se ocupan de la política del cultivo de los cereales y de la
expansión ganadera" (Auza, 1996, p. 15).

¿Porqué fracasaron o tuvieron poca repercusión las tentativas de reforma? En principio, hay
coincidencia en apuntar a la falta de una base social que las sustentara117. En particular, los
sectores medios no jugaron un rol promotor del cambio y la modernización en este plano. De
hecho, la Unión Cívica Radical, expresión política de dichos sectores, en general se opuso a
los proyectos que pretendían enfatizar la educación técnica, y sus planes para el área se
destinaban primordialmente a formar “ciudadanos” -capa social de sujetos capacitados para
ejercitar funciones políticas- (Tedesco, 1970).

Siempre siguiendo a Tedesco, la política de los gobiernos radicales a partir de 1916 estuvo
lejos de favorecer la preparación técnica en el aparato educativo. El radicalismo creó
preponderantemente escuelas nacionales -pese a que había coincidencia en que ya era
excesivo su número hacia 1915-, más que industriales y comerciales118,119. En tanto, estableció
escuelas de artes y oficios, de nivel artesanal, para quienes no pudieran acceder al secundario
(de hecho, varias de estas escuelas no llegaron a ponerse en funcionamiento).
Cuadro II-31
Composición de la matrícula de la enseñanza media. 1900-1930 (%)
1915 1925 1930
Colegios Nacionales 44 48 49
Magisterio 41 33 37
Técnicas 15 14* 14
Fuente: Tedesco (1970).
*: sólo comercial.
117
. Esto no implica, por cierto, que no existiera conciencia del problema. Véanse, por ejemplo, las Actas de la
Segunda Conferencia Económica Nacional, organizada por la Confederación Argentina del Comercio, de la
Industria y de la Producción en 1924, donde se transcriben los reclamos para impulsar y dar a la enseñanza
agrícola una orientación más práctica, así como para complementar los esfuerzos de colonización con asistencia
técnica y granjas modelos (Confederación Argentina del Comercio, de la Industria y de la Producción, 1924). En
tanto, Gutiérrez (1991) menciona debates entre quienes querían darle a la enseñanza agrícola un contenido
práctico y aquellos que se inclinaban por una aproximación más “científica”.
118
. Según datos de Vázquez Presedo (1971), entre 1916 y 1930 se crearon 114 escuelas nacionales, contra 21
comerciales, 41 industriales, 31 “profesionales” y 11 de enseñanza agropecuaria (además de 55 normales). En
consecuencia, el número de matriculados en el bachillerato crece de 34,6 a 36,2% entre ambos años -ver también
cuadro II-31-.
119
. En 1924, durante la 2° Conferencia Económica Nacional, se sugería transformar los establecimientos normales
excedentes en institutos de enseñanza técnica (Confederación Argentina del Comercio, de la Industria y de la
Producción, 1924).

121
Si se podría sugerir que la carencia de escuelas y de contenidos técnicos en los planes de
estudios obedecía a la falta de oportunidades de empleo de sus potenciales egresados, hay
alguna evidencia que muestra que las empresas industriales que se estaban instalando en
este momento tenían demandas insatisfechas de trabajadores con calificaciones adecuadas.
Este habría sido el caso, por ejemplo, de la primera refinería de azúcar instalada en el país en
1890 (Guy, 1988). En tanto, Torcuato di Tella debió recurrir repetidas veces en los años 1920 y
1930 a "importar" trabajadores calificados desde el exterior (predominantemente desde Italia) para
cubrir las necesidades de sus fábricas ante la carencia de mano de obra local -Cochran y Reina
(1965)-.

En la enseñanza universitaria, autónoma respecto del Estado120, pero financiada por éste,
desde 1885 se repetía el mismo cuadro. En 1898, por ejemplo, en la Universidad de Buenos
Aires, una de las dos existentes en aquel momento, un 54% de los matriculados correspondía
a la carrera de Medicina y otro 34% a Derecho, siendo que sólo un 11% de los mismos
revistaba en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, la cual, por otro lado soportaba una
política discriminatoria de las propias autoridades gubernamentales. En Córdoba, donde el
número de matriculados era significativamente inferior, la importancia relativa de las carreras
técnicas era algo mayor, pero igualmente minoritaria (Tedesco, 1970).

Entre 1901 y 1930 casi un 30% de los egresados universitarios correspondió a medicina y
carreras afines, y cerca de otro 30% a abogacía, escribanía y especialidades similares. Algo
menos de un 7% de los egresados en dicho período correspondió a odontología y más de un 10%
a farmacia. En contraste, sólo un 4% de los graduados correspondió a carreras vinculadas a
contabilidad y administración, un 11% se graduó en ingeniería y otro 4% en agronomía y
veterinaria (cuadro II-32). Naturalmente, la proporción de médicos y abogados en la población
era muy superior a la de cualquier otra profesión (cuadro II-33). Asimismo, mientras que los
argentinos nativos eran predominantes en las profesiones liberales clásicas -particularmente en
abogacía y escribanía y ya, aunque en menor medida, en medicina-, los extranjeros eran mayoría
en las restantes disciplinas, y en especial en las científico-técnicas (Tedesco, 1970).

Se podría preguntar si esta orientación del estudiantado argentino obedecía a un problema


inherente a las inclinaciones propias de los habitantes del país, o más bien a la falta de
demanda por parte del aparato productivo. Por ejemplo, hacia 1895 el rector de la UBA atribuía
el desinterés de los jóvenes por estudiar ingeniería a la competencia de los ingenieros
extranjeros, que, en gran medida, venían de la mano de los capitales del mismo origen que se
encargaban de las grandes obras públicas. Sin embargo, en las primeras décadas del siglo XX el
dinámico empresario Torcuato di Tella encontraba grandes dificultades para encontrar managers
locales e ingenieros eficientes en el país (Cochran y Reina, 1965). Cabe señalar, además, que en
la etapa de la ISI no va a haber cambio dramáticos en la orientación del estudiantado argentino,
pese a la transformación operada en la estructura productiva (véase el capítulo siguiente).
Cuadro II-32
Cantidad de diplomas expedidos por todas las universidades argentinas. 1901/1960
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 total
120
. Pese a la proclamada autonomía, la influencia de la política sobre la universidad era muy fuerte, tal como se
desprende, por ejemplo, del recuento que hace Benvenuto (1996) sobre la creación de la carrera de Química
Industrial en 1920 en la naciente Universidad del Litoral; así, cuando su primer director buscaba designar profesores para
la carrera, “los dirigentes políticos lo sometieron a un cansador asedio, cada uno sosteniendo su propio candidato” (p. 5).

122
1901/1930 8207 2859 1857 7975 1140 644 308 3056 445 1065 27501
% 29,8 10,4 6,8 29,0 4,1 2,3 1,1 11,1 1,6 3,9 100
Fuente: ITDT (1962).
1: Medicina 2: Farmacia y bioquímica
3: Odontología 4: Derecho
5: Administración, contadores, economía 6: Filosofía, educación, ciencias políticas
7: Matemát., cienc. natur., biología, física, química 8: Ingeniería
9: Arquitectura 10: Agronomía y veterinaria
Cuadro II-33
Argentina. Cantidad de profesionales por cada 10 mil habitantes. 1925-1930
Médicos Abogados Contadores Ingenieros Ingenieros agrónomos Arquitectos
1925 4,4 3,53 0,55 1,65 0,29 0,28
1930 5,77 4,97 0,84 1,86 0,39 0,34

Fuente: Oteiza (1965).

La Reforma Universitaria de 1918 no alteró, en esencia, estas orientaciones generales. Una


parte importante de la explicación de este hecho radica en que sus promotores no se
planteaban como meta primordial una transformación de la enseñanza universitaria en
dirección hacia un mayor peso de las carreras de ingeniería o científicas -aunque esta última
palabra figuraba abundantemente en la retórica de aquellos-, sino que tenían, como vimos
antes, metas preponderantemente de carácter político.

Un analista bastante crítico de las consecuencias del movimiento reformista señala que la
Reforma pretendía crear una universidad comprometida en las cuestiones sociales y políticas,
que participara en la construcción de un "pensar-hacer latinoamericanista", y que se pusiera al
servicio de un orden social más justo y de una mayor autonomía nacional. Sobre estas bases,
el Estado tenía como función primordial el financiamiento de las universidades y la
democratización del acceso a los claustros. De esto se siguió que era necesario facilitar el ingreso,
así como los métodos de cursado y aprobación de exámenes, de modo que las universidades se
convirtieron en "máquinas generadores de diplomas", ya que estos eran, o se pensaban como, la
base para la movilidad social ascendente de las clases medias121. En este contexto, el tipo de
diplomas preferidos eran los profesionalizantes (medicina, derecho, etc.), que eran justamente los
que podían cumplir mejor el objetivo de facilitar el ascenso social (Lovisolo, 1996).

Por cierto, con estos comentarios en mente no sorprende encontrar que la reforma no
contribuyera a cambiar otro aspecto negativo de la universidad argentina, cual es su debilidad
en tanto "formadora de empresarios". Este es, a nuestro juicio, uno de los problemas clave en
relación a la constitución del SNI en la Argentina en este período, y sobre el cual, hasta donde
conocemos, se ha trabajado relativamente poco hasta ahora.

Curiosamente (o no tanto), habrían sido los gobiernos conservadores los que realizaron algún
intento de reorientar la matrícula hacia carreras más vinculadas con la producción o la tecnología.
Pyenson (1985) -citado en Albornoz, 1990- decía que la universidad argentina, que a su juicio
tenía un nivel pobre en aquel momento, intentó moverse hacia dichas carreras hacia fines de
siglo, en parte por el tirón de la demanda de profesionales de ese tipo, pero también en parte

121
. En Lovisolo (1996) se presenta una cita de uno de los defensores de la reforma en sus años iniciales, quien
alegaba que la “obsesión por el título” se vencería multiplicando los títulos y degradando su valor.

123
por decisiones del gobierno, que quería promover una reacción frente al aborrecimiento del
trabajo manual y la educación orientada hacia los estudios humanísticos heredada de España.

En este contexto, las necesidades de recursos humanos del aparato productivo -así como la
"oferta" de empresarios- se cubrieron, esencialmente, vía inmigración. Sin embargo,
considerando que los flujos inmigratorios tuvieron, en esencia, un carácter espontáneo, y que,
en parte por razones vinculadas al "ciclo" mundial de migraciones, provinieron
fundamentalmente de países atrasados cultural, económica, técnica, política y educativamente
(ver cuadro III-30)122, la contribución de la inmigración fue inferior a la que puede haber tenido
en otros países de asentamiento reciente, algunos de los cuales -Canadá, por ejemplo-
siguieron políticas selectivas en la materia123,124.

En Argentina, hasta 1880 la política inmigratoria pretendía no sólo poblar el país, sino, como
vimos antes, "regenerarlo" y modernizarlo (más sobre esto en la sección siguiente), objetivo
que, en buena medida, fracasó (o, al menos, el resultado no se ajustó a las expectativas de
sus promotores). De ahí en adelante, sin embargo, lo que preocupará a la política inmigratoria
será, esencialmente, conseguir mano de obra. Estos inmigrantes se convertirán en
arrendatarios o peones asalariados, y muchas veces, luego de un tiempo de trabajo en el
campo, buscarán huir hacia las ciudades, creando una temprana urbanización que no se
condecía con el nivel de desarrollo industrial del país. En este contexto, no sorprende que a lo
largo del tiempo se registre un descenso en el porcentaje de inmigrantes que declaran como
profesión tareas vinculadas a las actividades primarias, en tanto aumenta el número de los
que señalan que su ocupación es la de jornalero (Beyhaut et al, 1971).

Por otro lado, la propia estructura productiva y social argentina también contribuyó a limitar la
inserción de los inmigrantes. Así, la limitada demanda de obreros especializados y técnicos
habría restringido el atractivo para que inmigre ese tipo de recursos humanos. Por ende, se
observa que los inmigrantes se desvían en gran medida hacia ocupaciones en el sector
terciario, que crece desproporcionadamente. Para Beyhaut et al (1971), la posibilidad de los
inmigrantes de dedicarse al comercio tuvo un efecto negativo sobre la evolución económica
del país. Los inmigrantes habrían podido encarar estos negocios gracias a la experiencia
adquirida, las facilidades para empezar sin riesgo ni grandes capitales, el ocasional apoyo de
sus connacionales y el conocimiento de lo que eran procesos inflacionarios. Según Beyhaut et

122
. La Argentina se convierte en un país receptor de inmigrantes cuando se había dado un vuelco hacia la
inmigración proveniente del sudeste europeo, región que, en general, presentaba un fuerte atraso cultural, y se
caracterizaba por la persistencia de estructuras económico sociales agrarias y pastoriles y de formas absolutistas
de decisión político-sociales (Cornblit et al, 1971).
123
. En Canadá, la orientación selectiva se profundiza especialmente a partir de 1910, cuando se pasa una
legislación que daba gran flexibilidad al gobierno para adaptar la política de inmigración según las necesidades
coyunturales del país. En esencia, Canadá trató de asegurarse predominantemente la llegada de granjeros y
trabajadores agrícolas provenientes de Gran Bretaña, las colonias británicas "blancas", los EE.UU y el norte de
Europa -se estableció un grupo de países de inmigración “preferida” (Gran Bretaña, EE.UU., Irlanda, Australia,
Nueva Zelandia, Sudáfrica), pero los inmigrantes de los países del Norte y Oeste de Europa también eran
bienvenidos-. En 1919 se introdujeron revisiones que continuaron con las tendencias selectivas, estableciendo un
test de alfabetización para los inmigrantes, entre otros cambios (Green y Green, 1996). Recordemos además que,
según vimos más arriba, existió una política de rechazo hacia los inmigrantes temporales.
124
. Así, se ha señalado, por ejemplo, que el nivel de educación promedio de los trabajadores inmigrantes no era, en
Argentina, muy superior al de la población nativa. De hecho, en 1895 el 40% de los extranjeros eran analfabetos, y
la mayor parte del porcentaje restante presentaba un bajo nivel cultural y educativo (Bejarano, 1974).

124
al (1971) el problema es que, “al afirmarse como hecho dominante, da una base inestable al
crecimiento urbano y prepara el clima para la voracidad especulativa” (p. 119).

Al mismo tiempo, parece interesante rescatar una afirmación de Cornblit (1967), quien señala
que “las ocupaciones no sólo se encuentran sino que también se crean y en esto interviene
muy significativamente el equipamiento mental con que llega provista cada camada
inmigratoria” (p. 651). Considerando lo antes dicho respecto del origen de los inmigrantes
-predominantemente de zonas económicamente atrasadas y donde el capitalismo había
penetrado débilmente- podemos también deducir que el grueso de los inmigrantes careció del
espíritu empresario suficiente como para generar negocios y ocupaciones en el sector moderno.

En este peculiar contexto, y en particular por la dificultad ya señalada de acceder a la


propiedad de la tierra, la movilidad social pasará a obtenerse principalmente vía profesiones
liberales, la actividad política y la pertenencia al aparato burocrático (Bejarano, 1974). En
efecto, a medida que las familias inmigrantes se asentaron, sus descendientes comenzaron a
adquirir costumbres similares a las de la población local. Así, Beyhaut et al (1971) señalan que
los hijos de inmigrantes con “aspiraciones” se dedican a profesiones con “prestigio” -que
vendrían a ser las llamadas “liberales”-, y buscan participar en el poder político. Al mismo
tiempo, las escasas posibilidades ocupacionales que percibían en el sector productivo
incrementan un exagerado vuelco hacia la educación “bachilleresca”, reñida con la técnica, y
la formación de un gran número de profesionales de corte "humanista" entre este grupo, lo
cual condujo a frustraciones y a la radicalización política de varios de sus miembros.

En el balance, observamos que en un contexto de significativos esfuerzos por mejorar y,


esencialmente, masificar el sistema educativo argentino, el mismo asumió una orientación muy
definida, en la cual tenían poca cabida las preocupaciones por establecer vinculaciones con el
mundo de la producción y el desarrollo tecnológico. Notablemente, esta despreocupación se
extendió incluso a la enseñanza agropecuaria, pese a la significación del sector en la
economía argentina de aquel período.

Como señala Tedesco (1974) fueron esencialmente los gobiernos conservadores quienes no
sólo implementaron los principios de enseñanza pública, gratuita y laica, sino también quienes
promovieron la introducción de criterios científicos en la enseñanza y quienes impulsaron los
intentos más relevantes de reforma tendientes a reorientar el sistema hacia finalidades
prácticas y utilitarias (por más que lo hicieran con objetivos principalmente políticos). En
contraste, los sectores medios se opusieron a las reformas y en lugar de propender a la
transformación de la escuela secundaria, consolidaron sus orientaciones clásicas. En el caso de
la Universidad vemos un panorama esencialmente similar.

Los inmigrantes llenaron las demandas de personal técnico y científico –y asimismo


proveyeron buena parte de la “oferta” de “espíritu empresario”-, mientras que los nativos que
accedían a la Universidad -la cual estuvo lejos de ser un "semillero" de entrepreneurs- dirigían
sus estudios preferentemente a profesiones liberales. Sin embargo, la contribución de los
extranjeros no fue tan significativa como en otros países debido a la composición de los flujos
inmigratorios y a la falta de suficientes oportunidades abiertas a nivel local, lo cual llevó a que,
de hecho, los descendientes de esos inmigrantes se orientaran hacia profesiones liberales
-asimilándose a los nativos- y a un crecimiento desproporcionado del sector terciario. En suma,

125
se observa una interacción no virtuosa entre estructura productiva y elección de estudios y
profesiones, que tiende a obstaculizar la profundización del desarrollo técnico y productivo del
país.

d) El sector empresario

Si bien a lo largo de todo este capítulo se han hecho varias observaciones sobre la conducta de
los empresarios argentinos, creemos que vale la pena profundizar sobre el tema, para examinar
con más detalle en qué medida realmente el país ha tenido un problema de escasez de
empresarios "schumpeterianos" y, de haber sido así, cuales serían las causas de dicha
escasez. Este problema es relevante considerando que aún hoy es común encontrar argumentos
que adjudican la débil capacidad innovativa de la sociedad local a la ausencia de entrepreneurs.

Hay coincidencia en que en la sociedad colonial -como reflejo de lo que ocurría en la


metropoli- predominaba el desprecio hacia las actividades comerciales e industriales como
fines en sí mismas. En una sociedad conservadora y altamente estratificada, los canales de
acceso a posiciones elevadas se fundaban en valores extraeconómicos (Bejarano, 1974).

En este sentido, es significativo tener en cuenta que la importancia de las diferencias en la


herencia colonial entre Argentina y otros países de asentamiento reciente ha sido enfatizada
por varios autores (Diéguez 1969; Filgueira, 1997). Armstrong (1985), en su por otro lado
interesante análisis de las condiciones sociales del desarrollo de Argentina, Canadá y
Australia, da por sentado que estos países compartían, entre otros factores, el hecho de que
habiendo sido colonizados por europeos, no debieron sobrellevar el handicap negativo de la
persistencia de elementos pre-capitalistas en sus sociedades. Por lo tanto, habrían podido
construir “copias” de las sociedades europeas modernas de la época (incluyendo tecnologías,
instituciones y actitudes). Sin embargo, y Armstrong lo señala en nota al pie, esto no se aplica
tanto a la Argentina, donde quedaron fuertes remanentes sociales y culturales del antiguo
orden. Más aún, esa herencia colonial provenía de un país que, a diferencia de Gran Bretaña,
no era moderno en ningún sentido hacia fines del siglo XIX125.

Más recientemente Vitelli (1999) ha enfatizado que más que el origen de los colonos originales
de la Argentina, es importante analizar sus motivaciones, que diferían notablemente, por
ejemplo, de las de aquellos que arribaron a los Estados Unidos. Así, en lugar de buscar
asentamientos permanentes en donde se generaran patrones endógenos de acumulación, los
colonizadores españoles habrían arribado al país en búsqueda de catequizar a los nativos,
explotar la minería o comerciar con la metrópoli, siendo muy frecuente que observaran a estas
tierras como un mero asentamiento transitorio una vez cumplidos sus objetivos.

En cualquier caso, de hecho, la supervivencia de los elementos culturales de la colonia fue


vista como un enemigo declarado del progreso por una gran cantidad de pensadores de la
segunda mitad del siglo XIX (ya tuvimos ocasión de comprobar esto en relación con la ciencia

125
. Schwartzman (1973) apunta un contraste interesante entre Australia, que es verdaderamente una nación nueva
nacida de la expansión británica, y Argentina, que sería una “antigua nación nueva”, donde, si bien debió
progresivamente abrir la participación a otros grupos, la antigua clase hegemónica mantuvo durante buena parte de
este período el control político sobre el país, e impuso sus costumbres, tradiciones y actitudes.

126
y la educación)126. Se pensaba que era necesaria una nueva clase social, compuesta por
hombres “activos”, “pioneros”, de gran capacidad de iniciativa personal y espíritu de empresa.

Para Juan B. Alberdi la población nativa era incapaz de hacer progresar materialmente al país,
de lo cual deducía la necesidad de fomentar la inmigración: “porque lo que hay es poco y malo.
Conviene aumentar el número de nuestra población y, lo que es más, cambiar su condición en
sentido ventajoso a la causa del progreso” (citado en Barsky et al, 1992). Para Alberdi, la
inmigración no traería solamente mano de obra sino también las culturas y los hábitos de
trabajo de los europeos, sus aptitudes productivas y sus prácticas ciudadanas (Brown, 1993).
Sarmiento, en tanto, pensaba que el desarrollo industrial estaba ligado esencialmente con la
capacidad de invención, lo cual, a su juicio, era claramente perceptible en el caso de los
EE.UU. La difusión de capacidades innovadoras en dicho país tenía como condición necesaria
una amplia base educativa, pero también un cierto proceso histórico cultural que se vincula
con las ideas de Franklin, y en particular con la posibilidad de hacer fortuna por medio de la
economía organizando las actividades de una manera racional (Albornoz, 1990)127.

Así, se ha señalado que, ante este diagnóstico, los líderes políticos de la época habrían
concebido el proyecto de “sustituir” directamente una sociedad por otra vía inmigración masiva
(Bejarano, 1974). Aunque este proyecto no fue todo lo exitoso que pensaban sus propulsores, de
todos modos se logra formar, aunque un poco tardíamente, una burguesía industrial moderna,
que, como señalamos antes, va a ocupar una posición generalmente subordinada, ya que, por
su origen inmigratorio, la mayoría de sus miembros carecía de los derechos y oportunidades
políticas que tuvieron los burgueses modernos en Europa.

Bejarano (1974) señala, además, que la población inmigrante de este tipo exhibía una mayor
propensión a ahorrar y a organizar racionalmente sus empresas que sus pares de origen
nativo128. Más recientemente, Schvarzer (1996) ha argumentado que el hecho de que la
industrialización haya sido impulsada esencialmente por inmigrantes se debe a que estos
poseían capacidades técnicas y espíritu empresario, dos factores faltantes a nivel local.

Siempre en esta línea de argumentación, el progreso de esta incipiente clase burguesa se


habría ido deteniendo de todos modos. Por un lado, se ha señalado que debieron enfrentar
obstáculos que sus pares del sector agropecuario no afrontaron (el menor acceso al crédito, la
desconfianza de los consumidores locales, la falta de apoyo del Estado, las luchas de la clase
obrera, etc.). Asimismo, y esto es lo más relevante para la argumentación que venimos
comentando, ciertos factores de prestigio social habrían hecho impacto en los descendientes de

126
. Sarmiento, en sus Viajes, hace una crítica demoledora de la sociedad española en cuanto a su falta de espíritu
de empresa e innovación, atribuyendo la similar situación en la naciente Argentina a la herencia de la colonización
de dicho origen. Interesante es notar que este “retraso” español era reivindicado como un valor positivo por
notables intelectuales como Unamuno, que rechazaban la superioridad de la sociedad moderna por sobre las
actitudes tradicionales vigentes en España en aquel momento.
127
. Obviamente, estas ideas tienen estrecha relación con la tesis de Max Weber sobre la vinculación entre espíritu
capitalista y ética protestante (Weber, 1955).
128
. Por ejemplo, Bagú (1961) apunta que existía una diferencia profunda entre las actitudes de los propietarios
agrícolas e industriales. Mientras los primeros vivían de la “fortuna fácil” -tierras- que habían obtenido del Estado,
controlaban los organismos estatales de financiación, seguían pautas de consumo onerosas, tendían a reinvertir
poco de sus ganancias, etc., los industriales tenían una mayor tendencia a la reinversión, no podían asumir una
postura “ausentista” y no estaban favorecidos por el poder político (al menos antes de asimilarse, como
supuestamente lo hicieron, según veremos más abajo, con el sector tradicional).

127
los empresarios inmigrantes. Así, las actitudes que habían distinguido a la dichos empresarios
a fines del siglo XIX, se habrían diluido dentro de un marco social en donde se tendía a imitar
las pautas de conducta de los sectores criollos de mayor prestigio y gravitación en la vida
nacional. En este sentido, Bagú (1961) apunta que los industriales van a comenzar a comprar
tierras -símbolo del prestigio social- y a asimilarse socialmente con el sector terrateniente.

A la vez, el sector industrial comienza a ser penetrado, según vimos más arriba, por
empresarios pertenecientes a la elite tradicional, para quienes la producción manufacturera era
una actividad más en la cual se podían obtener grandes beneficios. La lógica de expansión de
este tipo de agentes pasaba por el control del mercado, y por la demanda de apoyos por parte
del Estado, más que por la innovación de tipo schumpeteriano (Schvarzer, 1996)129.

En tanto, siguiendo a H. Sábato (1987 y 1993), hay que recordar que hasta los años 1960 era
común atribuir el predominio de métodos extensivos y el ausentismo de los terratenientes a su
carácter de clase "feudal", a su "irracionalidad", a su aversión al riesgo, o simplemente a su
ineficiencia. Los análisis dentro de la tradición marxista en los años 1940 y 1950 (como los de
Lebedinsky o Fuchs) trataban de mostrar que en el agro argentino primaban las relaciones de tipo
feudal y los estancieros de carácter retardatario y pintaban una imagen general de ineficiencia y
atraso. En última instancia, para estos autores, el tipo de relaciones de producción predominantes
en el campo argentino no sólo habrían frenado el desarrollo de las fuerzas productivas, sino
que habrían sido un obstáculo central para la construcción de un sistema capitalista.

Esta caracterización tradicional de los grandes propietarios rurales no es privativa de la


tradición marxista. Así, Di Tella y Zymelman (1967) afirmaban que, debido a su propia historia
como clase social, los empresarios agropecuarios terminaron presos de actitudes anacrónicas,
lo cual dio como resultado que, pese al cierre de la frontera agrícola que bloqueaba la posibilidad
de continuar la forma tradicional de expansión del sector, continuaron con sus métodos
tradicionales; en otras palabras, no adoptaban estrategias "maximizadoras de beneficios", sino
que permanecían atrapados por la inercia de las rutinas heredadas del pasado.

La imagen negativa del terrateniente también se observa, por ejemplo, en especialistas como
Giberti (1986), quien apunta que los estancieros tradicionales estaban acostumbrados a llevar
una existencia "tranquila", alejada de la preocupación por las vicisitudes de la producción que
se realizaba en sus establecimientos. Cuando hacia los años 1880 -como vimos antes-, se
requiere adecuar las praderas para la adaptación de las nuevas especies ganaderas en lugar
de adquirir los implementos y realizar las tareas de siembra necesarias por sí mismos,
arriendan parte de sus campos para que esas tareas sean realizadas por terceros. En otras
palabras, eligen la opción que implica menores riesgos, menores inversiones y, esencialmente,
menores compromisos en términos de ocupación personal en la actividad130.

129
. Refiriéndose a Bunge y Born, por ejemplo, Schvarzer (1989) señala que su “experiencia industrial se limitó a las
ramas que podían ser controladas oligopólicamente, asegurando altas tasas de ganancias y en condiciones que
permitían desplazar los flujos de fondos de un sector de actividad a otro en función de los beneficios esperados (p. 64).
130
. Tenenbaum (1946, citado en Barsky et al, 1992) argumentaba que una razón esencial para haber elegido el
sistema de arrendamiento era el deseo de los estancieros de conservar una vida tranquila. “el estanciero, que no
quiere abandonar su tradicional hábito de vivir tranquilo, de llevar una vida de modorra, difícil de dejar, para no
molestarse mayormente en adquirir implementos y efectuar la siembra por cuenta propia, resuelve el problema
buscando algún gringo a quien da la tierra para que haga en ella su cosecha” (p. 98).

128
Giberti (1986) también destaca la falta de interés o el temor de los estancieros argentinos para
abrir frigoríficos de capital nacional, siendo para dicho autor evidente que los productores
agropecuarios podrían haber sido candidatos para hacer tales inversiones, integrándose hacia
adelante y mejorando su posición en la cadena sectorial131. Schvarzer (1996) enfatiza el mismo
punto, y destaca el contraste con Australia, donde los productores se incorporaron a las
empresas frigoríficas, asumiendo el riesgo de la comercialización132.

Varios autores extranjeros se han hecho eco de esta imagen negativa del empresariado local y
la han contrastado con las experiencias de otros países de asentamiento reciente. Por
ejemplo, Fogarty (1985), basándose en la ya mencionada teoría del bien primario exportable,
argumenta que en este período aparecieron distintos bienes en los cuales cada país se
destacó internacionalmente -el trigo en Canadá, la carne en Argentina, la lana en Australia-.
Sin embargo, observa que existieron diferentes respuestas que cada sociedad dio a las
oportunidades que abría el mercado mundial. Así, por ejemplo, Canadá se convirtió en líder
mundial en trigo, mientras que Argentina respondió sólo expandiendo la producción pero sin
alcanzar el liderazgo en los aspectos tecnológicos y de comercialización. Algo parecido ocurrió
con la lana en Australia vis a vis la Argentina. En la interpretación de Fogarty, estas diferencias
dependieron crucialmente de la calidad del “entrepreneurship” doméstico.

De este conjunto de argumentos surge una imagen de una clase capitalista doméstica muy
poco “schumpeteriana”, imagen que ya comienza a ser manejada desde comienzos de siglo
en el país por los observadores críticos del modelo agroexportador. Así, ya en los años 1920
autores como Bunge y varios de quienes colaboraban habitualmente en la Revista de
Economía Argentina manejaban la idea de que la clase dominante argentina se manejaba con
criterios especulativos y estaba acostumbrada a las ganancias fáciles (ver Llach, 1985).

La literatura más reciente sobre el tema tiende a descartar la idea de que los terratenientes
hayan sido irracionales o ineficientes. Por un lado están los trabajos de inspiración “neoclásica”,
para quienes los terratenientes, al elegir técnicas tierra-intensivas, simplemente habrían hecho una
asignación racional, dado que ése era precisamente el recurso abundante. Por otro, están
aquellos estudios -muchos de los cuales tienen inspiración marxista- que señalan que el
monopolio de la tierra y la existencia de una renta diferencial de carácter ricardiano pusieron
límites al proceso de acumulación. En consecuencia, los estancieros habrían sido “racionales”
pero no socialmente eficientes. Los trabajos de Flichman (quien señala que la existencia de
una renta especulativa y el hecho de que la incorporación de nuevas tecnologías no resultara
económicamente rentable a nivel individual permiten explicar la persistencia de las empresas
extensivas), y, en particular, los de Jorge F. Sábato son representantivos de esta tendencia.

Este último postula la existencia de una racionalidad empresaria peculiar de los estancieros
pampeanos, los cuales habrían diversificado riesgos a partir de la organización de grandes
estancias que les permitían desarrollar una estrategia combinada de producción de cereales e
131
. Esto no implica que el capital local haya estado ausente de la industria frigorífica, pese a que más tarde fue
desplazado por estadounidenses y británicos, en un movimiento que, según Sourrouille et al (1985), no tuvo que ver con
dificultades de acceso a la tecnología o el capital, sino a las “prácticas comerciales especiales” de los frigoríficos de
capital extranjero.
132
. En este sentido, Schvarzer (1996) recuerda una cita de Juan B. Justo, quien decía que los ganaderos tenían
una participación escasa en las ganancias derivadas del negocio de exportación de carnes por ser técnicamente
incapaces e ignorantes, lo que les impedía modificar el sistema de compra de los frigoríficos.

129
invernada de ganado. En este argumento, hacia fines del siglo XIX los grandes estancieros
habrían percibido que la diversificación era una estrategia rentable y que los arrendamientos,
más allá de servir para mejorar las pasturas, agregaban un nuevo y rentable rubro a sus
propiedades (esto explicaría porque la combinación agricultura-ganadería también se
encontraba en propiedades medianas). En esta visión, la progresiva sofisticación de la
combinación agricultura-ganadería dio lugar a que la adopción de nuevas técnicas estuviera
supeditada a que éstas no inhibieran el uso alternativo de los recursos. En consecuencia, se
desalentaron las tecnologías capital-intensivas, se fijaron techos tecnológicos y se limitaron en
el largo plazo la producción y los rendimientos -retomaremos esto al discutir sobre lo ocurrido
en el sector agropecuario durante la fase de la industrialización sustitutiva de importaciones (ISI)-.

Ahora bien, buena parte de la misma literatura que rechaza la idea del “terrateniente irracional”
tiende a considerar, como lo hacía ya en los años 1930 Alejandro Bunge, que el empresariado
de la época tenía un carácter inherentemente “especulativo”. Por ejemplo, Roulet y J. F.
Sábato (s.f.) señalan que el ausentismo de la clase terrateniente no era un signo patológico,
sino una conducta racional desde el punto de vista empresario. Esto sería así debido a que el
“verdadero negocio” en este período no estaba en la producción, sino en la especulación y la
compra venta. Para aprovechar estas oportunidades eran necesarias dos condiciones: tener
acceso al Estado (por ejemplo, para saber por donde pasará la traza de los ferrocarriles, influir
sobre la construcción de la infraestructura o sobre la fijación de aranceles y regulaciones,
participar de modo privilegiado en la distribución de tierras fiscales, etc.) y disponer de
significativos volúmenes de dinero (aquí se destaca que el acceso al mercado financiero,
incluso el de carácter oficial, estaba sumamente restringido). Según estos autores, si bien
ambas condiciones no fueron un activo exclusivo de la clase terrateniente tradicional -sino que
fueron accesibles a aquellos que, por su espíritu empresario o especulativo o por su
participación en el control del Estado, habrían de formar parte del núcleo de los “nuevos
privilegiados”-, dicha clase terrateniente tenía una ventaja. La forma de propiedad de la tierra,
propiedad que era justamente llave para el acceso privilegiado al crédito, permitía el
ausentismo, pero ese ausentismo, lejos de ser un rasgo de una clase ociosa, era lo que,
justamente, les permitía dedicarse al gran negocio que no estaba en el campo sino en la
ciudad, donde estaban las oportunidades de compraventa y especulación.

En el mismo sentido, J. F. Sábato (1988) señala que la clase dominante de la época en


realidad ejercía distintas actividades -explotación agropecuaria, comercio, finanzas-, estando
constituida por empresarios capitalistas maximizadores, pero a la vez especuladores,
interesados en la ganancia fácil y reacios a realizar inversiones de largo plazo. Estos rasgos
derivarían, en esencia, de su modelo de acumulación basado en la diversificación de
inversiones, para el cual era necesario contar con capital disponible para poder desviar los
capitales de una actividad a otra. Ello habría contribuido a generar una mentalidad
especulativa entre los empresarios argentinos, que por otro lado habría perdurado más allá de
la vigencia del modelo agroexportador y sería causa esencial de los futuros problemas del
desarrollo argentino.

En nuestra opinión, es necesario hacer un análisis detallado de este conjunto de argumentos


respecto del comportamiento y características del empresariado argentino durante el modelo
agroexportador. Adelantamos que de dicha revisión saldrá una imagen más matizada sobre el

130
tema, o, como mínimo, será posible plantear algunas inquietudes respecto de la validez de la
“imagen recibida” sobre los empresarios de la época. Insistimos en este debate porque dicha
imagen recibida no sólo es relevante en cuanto elemento de análisis para la fase
agroexportadora, sino que apunta a establecer ciertos aspectos supuestamente “inmutables”
del empresariado doméstico que, según la tradición comentada, se habrían constituido en
factores de obstáculo para el desarrollo económico-social argentino aún hasta la época presente.

El primer punto para analizar es el de la conducta de los empresarios en el plano tecnológico,


ya que, supuestamente, al poder obtener ganancias fáciles vía especulación, lobby, etc.,
dichos empresarios habrían sido relativamente inactivos en el plano tecnológico -o bien, en la
explicación de J. F. Sábato, su modelo de comportamiento habría fijado “techos” tecnológicos
que obstaculizaron los aumentos de producción y rendimientos en el sector agropecuario-. En
este sentido, cabe decir que aún si estos “techos” tecnológicos estuvieron vigentes, hay que
recordar lo que señalamos en secciones anteriores respecto de que en el agro argentino –o al
menos en una importante parte del mismo- se empleaban técnicas y se obtenían rendimientos
similares a los de los principales países competidores. En otras palabras, si bien el problema
de los “techos” puede haber tenido influencia en la fase siguiente -la ISI, que analizaremos en
el próximo capítulo- no parece haber generado consecuencias serias en la etapa agroexportadora.

En tanto, en diversas oportunidades a lo largo de este capítulo hemos destacado que los
terratenientes no carecieron de iniciativa en el plano técnico. Tampoco parece haberles faltado
carácter emprendedor. Así, en 1908, Heriberto Gibson podía afirmar que “una vez persuadido
de la utilidad del objeto, ningún ganadero es más emprendedor que el argentino” (citado en
Barsky et al, 1992). Más aún, varios autores destacan la capacidad de los grandes productores
agropecuarios para adaptarse rápidamente a las oportunidades abiertas en el mercado133. H.
Sábato (1987) señala que la adopción permanente del sistema de arrendamiento se explica
porque la alta rentabilidad de la agricultura habría atraído al sector capitalista más fuerte,
flexible y dinámico, que estaba constituido por los principales estancieros de la región
pampeana. La autora -a quien difícilmente podamos sospechar de simpática con la clase
terrateniente- lo califica como un sector empresario no sólo poderoso, sino también alerta a
toda oportunidad de inversión y decidido a encarar cualquier negocio que fuera rentable.

Por otro lado, se han criticado los argumentos que suponen que la clase social terrateniente
no sufrió ninguna mutación a lo largo del proceso de transformación acaecido en el sector
agropecuario durante esta fase, como si los estancieros que vivían una "vida tranquila" durante
la primera mitad del siglo pasado hubieran sido capaces de emprender las iniciativas de
cambio tecnológico, institucional y productivo ya comentadas a lo largo de este capítulo. En
este sentido, se ha argumentado que la "vanguardia" terrateniente es como una clase que se
mueve en función de un objetivo similar a la de cualquier otra clase capitalista moderna:
apoderarse de los beneficios de la innovación tecnológica (Sesto, en prensa).

Incluso algunos casos de aparente "miopía" de los terratenientes también han sido analizados bajo
otra luz recientemente. Por ejemplo, O´Connell (1979) señala que en los años 1920 los
terratenientes no persiguieron con énfasis la mejora en la productividad de sus explotaciones
133
. Es interesante, por una vez, compararnos con una sociedad más cercana, no sólo geográficamente sino
culturalmente. Así, Millot et al (1995) destacan que el proceso de mestización para adaptar el ganado ovino a las
exigencias de los mercados internacionales de carne se hizo mucho más rápido en Argentina que en Uruguay.

131
-hecho del cual han sido acusados repetidamente- porque en su percepción el problema central
que enfrentaban era una crisis de sobreproducción en los mercados internacionales. Aumentar la
productividad habría sido, entonces, una respuesta irracional según el diagnóstico de los productores.

En lo que hace a la "vida tranquila", Cortés Conde (1997), por ejemplo, ha enfatizado que el
avance de los propietarios ganaderos hacia las zonas de frontera estuvo lejos de ser una tarea
sencilla, y destaca que, en los primeros momentos, debieron soportar costos importantes,
además de “la falta de seguridad y las pérdidas sufridas en la propiedad por bastante tiempo,
el aislamiento y la vida dura antes de la llegada del ferrocarril” (p. 58).

¿Qué ocurre con la “imagen recibida” cuando se la aplica al caso del sector industrial? Lo
primero que cabe señalar es que los reproches de Schvarzer y otros autores por la permanente
búsqueda de apoyo del Estado suenan, en cierto sentido, un tanto ingenuos y son, en última
instancia, contradictorios con la idea, que seguramente dichos autores comparten, de que todos
los procesos de industrialización tardía contaron con un fuerte apoyo del Estado.

En este sentido, los intentos por obtener protecciones arancelarias elevadas, preferencias en
las compras del Estado, créditos baratos, etc., no son de ningún modo una prerrogativa o
curiosidad del caso argentino, sino más bien una norma de conducta seguida en muchos
países por el sector manufacturero. Esto no significa que en todas partes el Estado haya
respondido del mismo modo a estos reclamos, o que otros países hayan avanzado más
rápidamente, en parte gracias a esas políticas pero también debido a otros factores, hacia la
producción de bienes más complejos desde el punto de vista tecnológico. Lo que se intenta
resaltar es que pedir apoyo del Estado no es incompatible con la existencia de un espíritu
empresario, sino, en general, una constituyente esencial del mismo.

El propio Schvarzer (1989) señala que “a comienzos de siglo los grupos dominantes del país
tenían la convicción de que podían ingresar al comercio mundial con productos primarios
manufacturados: la carne, el tanino, el azúcar y la harina eran actividades promovidas por el
gobierno y que se ofrecían promisorias para la exportación” (p. 66). Sin embargo, estos
intentos fracasaron por el proteccionismo imperante en los mercados europeos. Otro dato
significativo refiere a la experiencia del grupo Bunge y Born cuando decide ingresar a un
sector típicamente moderno como el químico en los años 1930. Schvarzer (1989) presenta una
imagen de un grupo que es capaz de entablar negociaciones con un gigante mundial como
ICI, la cual debió extremar recursos para limitar la expansión del grupo local en el sector,
llegando incluso a proponer un acuerdo de reparto de mercados.

Tampoco resultan muy compatibles con la “imagen recibida” varios hechos que hemos
comentado previamente y que más bien apuntan a la existencia de una clase empresaria
manufacturera bastante dinámica. Aquí habría que incluir, por ejemplo, el récord histórico de
importaciones de maquinaria industrial entre 1920 y 1930, las operaciones de IED encaradas
pioneramente por firmas argentinas desde comienzos de siglo, la construcción de un buen
número de plantas con tecnología moderna y escalas internacionales, etc.

Vale la pena señalar que otros autores ya habían avanzado observaciones críticas similares
respecto de lo que aquí hemos denominado “imagen recibida” del empresariado argentino. Por
ejemplo, Barbero (1995, 1998), en relación al argumento sobre el carácter inherentemente

132
"especulativo" de la clase empresarial nativa, señala que el mismo tiene un “carácter
deductivo”, que se apoya “en una evidencia empírica muy limitada” y que está condicionado
“por el carácter especulativo de la economía argentina en los años setenta y ochenta de este
siglo”, y, en última instancia, en realidad se halla influenciado esencialmente por un “prejuicio
antiempresarial” (p. 140). En particular, Barbero señala que J. F. Sábato ignora que la
diversificación de actividades es un fenómeno común en los países de industrialización tardía
-esto se confirma al examinar la experiencia histórica de países como Corea o Japón, por
ejemplo-. Asimismo, argumenta que los escasos datos disponibles sobre los empresarios de
aquel momento no parecen confirmar la hipótesis de una actitud especulativa generalizada,
que se evidenciaría, por ejemplo, en una resistencia a la inversión en capital fijo.

Una síntesis de lo discutido en esta sección sería la siguiente:

i) En el sector agropecuario existían significativas rentas “naturales”, pero también hubo


procesos innovativos -no exentos de riesgo- de tipo tanto institucional como tecnológico que
permitieron aprovechar las ventajas que ofrecía la Pampa Húmeda. En cuanto a la
diversificación de riesgos, sería absurdo cuestionar esta conducta -al menos desde un punto
de vista microeconómico-, ya que en el mercado agropecuario, en el cual existen pronunciados
ciclos de precios y donde los temores por las contingencias climáticas nunca están ausentes,
no diversificar riesgos es más bien la actitud empresaria irracional.

ii) Los empresarios “schumpeterianos” locales se dirigieron esencialmente al sector


agropecuario, en tanto que los inmigrantes ocuparon el sector manufacturero, el cual conoció
un desarrollo significativo durante esta época. Si en este último sector no se pudo avanzar en
mayor medida -en particular hacia ramas más “modernas”-, no fue tanto por falta de
entrepreneurs, sino por motivos más complejos -la débil tradición manufacturera del país pre-
1860, la escasa disponibilidad de recursos humanos, la ausencia de una base científico-
tecnológica sólida, etc.-, en un contexto signado por el avance hacia un paradigma tecnológico
que imponía requisitos mucho más exigentes en términos de los activos físicos, humanos y
técnicos necesarios para avanzar hacia las nuevas ramas dinámicas de la economía
internacional.

iii) Los empresarios son siempre buscadores de rentas. Por tanto, dirigen sus esfuerzos hacia
las actividades en donde esas rentas están potencialmente disponibles. La especulación, el
rent-seeking, etc., no son patrimonio de la Argentina, sino que también han estado presentes
en gran cantidad de experiencias de desarrollo exitosas. En nuestra perspectiva, durante la
fase agroexportadora convivieron las rentas “innovadoras” con las rentas “especulativas”, de
“lobbying”, etc, sin que esa convivencia afectara seriamente la dinámica de crecimiento
económico -tal como ha ocurrido en casi todas las experiencias exitosas de desarrollo
económico-. En la sección siguiente analizaremos la posibilidad de que bajo la ISI predominara
el segundo por sobre el primer tipo de rentas (afectando, ahí sí, las posibilidades de desarrollo
de la sociedad local). Pero aún si ello fuera así, las causas del problema no habría que
buscarlas tanto en una supuesta “herencia” del modelo agroexportador -ni mucho menos en la
“genética” de los empresarios locales-, sino en las especificidades de las estructuras
institucionales, productivas, etc. tal como se configuraron durante la ISI.

133
3) El sistema nacional de innovación durante el período agroexportador:
conclusiones

Durante este período la Argentina atravesó un proceso de transformación en el plano


institucional, económico y social de enorme significación, que, entre otras consecuencias, la
convirtió no sólo en una de las naciones más ricas del mundo, sino también en uno de los
principales centros culturales de habla hispana (más aún, como señala Filgueira, 1997, a
comienzos de siglo, un observador extranjero hubiera dicho que Buenos Aires era más
moderna que Australia, al menos en términos de patrones de consumo y culturales).

Es indudable que las ventajas naturales de la región pampeana contribuyeron de modo


decisivo a este proceso. Es también indudable que una serie de innovaciones tecnológicas
-principalmente en el área del transporte y el enfriamiento de carnes- originadas en las
naciones más avanzadas, y la existencia de una fuerte demanda en el mercado mundial por
productos agropecuarios fueron precondiciones de dicho éxito.

Así, se ha podido afirmar que el crecimiento de la economía argentina en este período se basó
en una “oportunidad que fue rápidamente aprovechada, fomentando el ingreso de capitales y
de mano de obra, y transformando al sector agrícola ... de manera de responder lo más
rápidamente posible a la demanda pero sin realizar innovaciones significativas -negritas en
el original- (Nochteff, 1994b, p. 46), lo cual habría impedido que se genere un proceso
autosostenible de innovación y especialización que permitiera continuar la expansión más allá
de la “etapa fácil” basada en precios agrícolas altos, expansión de la frontera agropecuaria y
aportes externos de factores y tecnología.

A lo largo de este capítulo hemos tratado de mostrar que este tipo de diagnósticos trazan un
panorama excesivamente simplificado de lo que ocurrió en la etapa agroexportadora. En
particular, si se considera que antes de 1860 la agricultura era de subsistencia, la ganadería
empleaba técnicas primitivas, el ganado ovino y vacuno local no satisfacía los requerimientos
de los mercados mundiales -por lo que debió ser totalmente reemplazado por nuevas razas-,
el sector manufacturero era extremadamente débil y el nivel educativo de la (escasa)
población nativa bajo -además de que las condiciones institucionales distaban de ser
suficientes como para garantizar un proceso de crecimiento sustentable-, entonces
concluiremos inevitablemente que aprovechar la "bondad de la naturaleza" no fue tan "fácil".

El país debió organizarse y modernizarse institucionalmente y sentar las bases del


funcionamiento de una economía capitalista en un lapso relativamente breve. A lo largo de
este sendero, no sólo el sector agropecuario creció vertiginosamente, sino que comenzó un
proceso de diversificación que incluyó la instalación de numerosas ramas industriales cuyos
establecimientos más grandes no tendían a mostrar un significativo rezago de escala con los
estándares internacionales ya que debían operar en condiciones de economía relativamente
abierta. Más aún, esencialmente gracias al aporte de los inmigrantes y del proceso de
aprendizaje en el creciente mercado doméstico, se creó un tejido industrial en áreas tales
como reparación y mantenimiento de bienes de capital, que iría a favorecer más tarde la

134
rápida respuesta del sector manufacturero ante la brusca contracción de las importaciones
industriales y la necesidad de atender la demanda doméstica de 1930 en adelante.

El punto más importante de nuestro argumento es que, a la par de la modernización


institucional, hubo un proceso de transformación en el plano tecnológico, que si bien tuvo
como fuentes principales insumos extranjeros -bienes de capital, tecnologías desincorporadas,
recursos humanos- también exigió esfuerzos internos significativos. Así, las explotaciones
agropecuarias organizadas sobre bases capitalistas operaban con tecnologías, y obtenían
rendimientos, similares a los mejores estándares internacionales de la época no sólo gracias al
empleo de insumos tecnológicos extranjeros, sino también a procesos adaptativos de distinto
tipo, que adquirieron peculiar significación en el caso del refinamiento del ganado vacuno.

Parece ser un error, por tanto, suponer que porque el Estado no tuvo una presencia relevante
en materia de asistencia tecnológica al sector agropecuario, las bases tecnológicas del
régimen de crecimiento de aquel período fueron débiles. Tanto las condiciones naturales como
la prevalencia de grandes explotaciones capitalistas que empleaban estrategias de
combinación de actividades en el agro pampeano parecen ser elementos decisivos para
explicar por qué la acción estatal no fue imprescindible.

A su vez, la idea que circula en buena parte de la literatura recibida describiendo una clase
dominante absolutamente especulativa o rentística tampoco hace justicia a una realidad más
compleja y matizada. Si bien es cierto que no hubo un proceso de crecimiento basado en el
surgimiento de innovaciones endógenas "genuinas", parece haber existido una buena cantidad de
empresarios -nativos en el caso agropecuario y extranjeros en el sector industrial- que
aprovecharon todo tipo de oportunidades de negocios abiertas tanto localmente como en el
exterior, a través de iniciativas que no necesariamente eran "especulativas" o carentes de riesgos,
tal como lo prueban, por ejemplo, el proceso de refinamiento del ganado vacuno ocurrido
desde los años 1860 o las iniciativas de varios industriales que instalaban no sólo plantas
modernas de gran escala en el país, sino que incluso llegaban a realizar inversiones directas
en el exterior.

Dado que este tema de la falta de entrepreneurs o empresarios "schumpeterianos" es una


constante aún hasta el presente en el debate sobre el desarrollo económico argentino, y que,
como dijimos antes, ese problema, según varios autores, se remontaría a la etapa
agroexportadora, vale la pena abundar un poco más sobre la cuestión. En este sentido, nos
parece importante señalar que, en nuestra opinión, hay autores que parecen creer que los
empresarios schumpeterianos o las innovaciones son una peculiaridad del sector
manufacturero. Así, Schvarzer (1998) expresa que “las formas asumidas por las actividades
productivas (en el modelo agroexportador) permitieron que se confundiera la causa de esa
riqueza hasta hacerla aparecer como un resultado de la ‘actividad humana’, antes que como
fruto de una naturaleza pródiga. El lenguaje de esa época traducía esa imagen en frases bien
expresivas; una de ellas presentaba al país como una gran ‘fábrica de carne’, como si esa
manera, rutinaria y rudimentaria, de aprovechar la multiplicación del ganado fuera un éxito
técnico una operación fabril” (p. 79). Creemos que lo expuesto en este capítulo sirve para
mostrar que justamente esa multiplicación del ganado fue precisamente un éxito técnico,
aunque no fuera una operación fabril.

135
Por otro lado, también varios autores parecen suponer que la Argentina, por razones no
siempre bien especificadas, tuvo la "desgracia" de contar con una clase empresaria
particularmente dispuesta a la especulación o a la búsqueda de ganancias vía renta primaria.
Con relación a este tema, cabe señalar que: i) los empresarios capitalistas en cualquier lugar
del mundo tienen como único objetivo la búsqueda de ganancias, y no puede suponerse que
existan países en donde hay una preferencia "genética" particular por realizar esa búsqueda
de una u otra forma. Por el contrario, es el marco institucional vigente en cada sociedad el que
define las actividades en donde existen más probabilidades de encontrar ganancias; ii) si
existen -o pueden crearse- rentas monopólicas, especulativas o diferenciales, sería absurdo
suponer que la clase capitalista se abstenga de explotarlas; iii) la aparición de
emprendimientos "schumpeterianos" o basados en la innovación no depende únicamente del
"espiritu" de la clase empresarial, sino también de condiciones objetivas básicas, tales como la
existencia de mecanismos de financiamiento, la disponibilidad de una fuerza de trabajo con las
calificaciones necesarias, la existencia de instituciones de CyT, etc. En este sentido, está claro
que en la Argentina distaban de encontrarse garantizadas tales condiciones.

Sobre esta base, podemos señalar que el desarrollo industrial argentino avanzó lo esperable
en un contexto donde la "oferta" de empresarios, que provenía del exterior, hallaba un país
donde la educación no apuntaba a generar recursos humanos calificados para la actividad
productiva, donde la universidad no generaba ingenieros ni científicos en cantidades
apreciables -ni tampoco contribuía a engrosar la "oferta" de empresarios-, donde eran escasos
los instrumentos para conseguir financiamiento para actividades manufactureras, donde desde
el poder público se crearon -o no se eliminaron- distintas fuentes de rentas "no innovativas",
donde la base industrial previa era casi inexistente y donde no existía una base técnica de
apoyo para realizar actividades innovativas. Esto agravado en un contexto donde el avance
hacia las ramas más dinámicas a partir de fines del siglo XIX dependía de la existencia de
recursos minerales escasos o inexistentes en el país (creemos, además, que este conjunto de
argumentos ofrecen una explicación un poco más ajustada para el limitado desarrollo
manufacturero argentino vis a vis la tradicional que remite al insuficiente proteccionismo).

En cuanto a los empresarios del sector agropecuario, parecen haber realizado eficientemente
su tarea desde el punto de vista microeconómico, al menos desde el punto de vista técnico. En
este sentido, resulta un tanto contradictorio suponer que al mismo tiempo estaban atentos a
los cambios en el mercado mundial y se adaptaban rápidamente a las nuevas demandas y
oportunidades, y que eran "miopes" o "despreocupados" por optimizar el rumbo de sus
negocios. Sería también necio adjudicarles como un "error" no haber previsto la crisis de 1930,
y tampoco es sensato reprocharles, por ejemplo, que no elevaban la productividad en tiempos
de crisis cuando, como señalamos en este capítulo, su diagnóstico era que la crisis no era de
productividad sino de falta de demanda.

En suma, en nuestra opinión existió en la etapa agroexportadora un sistema nacional de


innovación funcionando y contribuyendo al espectacular crecimiento del período (aunque ello
no necesariamente implique que dicho crecimiento haya sido de algún modo “justo” en
términos sociales/regionales u “óptimo” respecto de su capacidad de sustentación, tema sobre
el cual es muy difícil o imposible emitir un juicio concluyente). La estabilidad económica y
político-institucional de este período fue un factor importante para el buen desempeño del SNI,

136
el cual tenía, además, dos características distintivas: predominio de la acción del sector
privado y fuerte dependencia de los insumos tecnológicos extranjeros.

Ahora bien, de aquí no se deduce que el SNI agroexportador no tuviera deficiencias, ni - más
importante a largo plazo-, que su configuración específica fuera adecuada para encarar los
desafíos abiertos a partir del cambio de estrategia de crecimiento post 1930.

En relación al primer tema, es indudable que los productores agropecuarios de menor tamaño
hubieran visto mejorada su situación de haber existido una red de instituciones de información
y asistencia técnica, así como un mayor énfasis en la educación práctica de los agricultores y
sus familias. A su vez, probablemente se perdieron oportunidades de mejorar la productividad
y calidad de la producción agropecuaria argentina.

Asimismo, la desvinculación del aparato educativo con el mundo de la producción y la orientación


excesivamente profesionalista de la universidad -en la cual, además, sólo excepcionalmente se
realizaban actividades de investigación relevantes- también se constituyeron -junto con otros
factores- en sendos obstáculos para que se avanzara hacia ramas industriales de mayor
complejidad. Las interacciones que caracterizan los procesos de innovación en el sector
manufacturero se vieron dificultadas por la existencia de un débil tejido de proveedores
industriales y por la ausencia de instituciones de asistencia tecnológica y/o I&D. En tanto,
parece haber habido retrasos en la adopción de prácticas modernas de organización del
proceso de trabajo.

Pero la cuestión más significativa para el análisis que haremos en el próximo capítulo es
discutir cuáles son los problemas que, a posteriori, traería la peculiar configuración del SNI
“agroexportador” con relación a las necesidades planteadas por el estilo de crecimiento que
adoptaría la Argentina luego de la crisis de 1930. En esencia, se trata de las dificultades
generadas por el carácter path-dependent de los procesos de cambio económico e
institucional, que en el caso argentino se vinculan tanto con el patrón de especialización
productiva como con la configuración institucional del aparato educativo y de CyT.

Como se mencionó antes, el ambiente local no va a generar posibilidades de avanzar hacia


ramas manufactureras de mayor contenido tecnológico, y en particular hacia aquellas
asociadas al paradigma tecno-económico que se configura a partir de la última década del
siglo XIX. En estas condiciones, no sorprende que en el sector industrial no se genere una
tradición de desarrollo de actividades de innovación formales, esencialmente por la ausencia
de ramas science-based, ni tampoco un sistema de interacciones con la universidad o con las
instituciones de CyT.

En cuanto al aspecto institucional, en la etapa que analizamos la Argentina consigue una


rápida modernización en el plano social y cultural. Entre otras cosas, esto da lugar a una
demanda por educación y ciencia que, en el contexto del modelo de crecimiento
agroexportador, asume un carácter desvinculado de las cuestiones relativas al mundo de la
producción. Así, como señalamos antes, tendremos un sistema educativo secundario alejado
del mundo de la producción y con poco peso de las escuelas técnicas tanto industriales como
agropecuarias, un sistema universitario que produce esencialmente profesionales “liberales”,
no genera "empresarios" y donde la investigación tiene una presencia baja, y una incipiente

137
actividad científica fuertemente impulsada por el peso de ciertas personalidades y que se
postula como autónoma y autoevaluada con relación a la pertinencia de sus actividades.

En tanto, la ausencia del Estado en el plano tecnológico durante esta etapa va a dificultar su
adaptación a las necesidades de la ISI cuando, como veremos, se va a demorar mucho la
adopción de las políticas tecnológicas necesarias para ayudar tanto al sector agropecuario como
al industrial a enfrentar los nuevos desafíos que surgirán luego de 1930 (por ejemplo, el paso a la
agricultura science-based o la necesidad de profundizar el proceso de sustitución de
importaciones).

En el capítulo siguiente volveremos con más detalle sobre este conjunto de temas.

138
CAPITULO III
EL SISTEMA NACIONAL DE INNOVACION EN LA ARGENTINA: LA
INDUSTRIALIZACIÓN SUSTITUTIVA DE IMPORTACIONES (1930-1976)
El período que va de 1930 a 1976 –tanto el año de inicio como el de finalización coinciden con
sendos golpes de Estado- corresponde a la etapa en la cual la Argentina asumió un estilo de
desarrollo basado en la industrialización vía sustitución de importaciones (ISI).

Ciertamente, como vimos en el capítulo anterior, la industrialización moderna comenzó en el


país mucho tiempo antes de 1930. Asimismo, la sustitución de importaciones se extenderá
más allá de 1976, y tendrá sus últimos estertores en la década de 1980. Sin embargo, el
período 1930-1976 tiene una serie de características homogéneas que ameritan considerarlo
como una etapa separada de la historia previa y posterior del país.

En primer lugar, la crisis de 1930 marca el inicio de un período en el cual las políticas públicas
asumirán, cada vez con mayor énfasis e intencionalidad específica, un sesgo favorable al
desarrollo industrial. Más allá de la inestabilidad económica y política que caracteriza al
período, el sesgo pro-industrial no sólo aparecerá en la acción estatal, sino que se incorporará
progresivamente a la conciencia social. Así, habrá un consenso -mayor que en el pasado,
aunque no total, por cierto- respecto de que la Argentina sólo podría progresar como nación a
través del continuo desarrollo del sector industrial.

En segundo lugar, se amplia considerablemente la intervención del Estado en la vida


económica, en sus roles de impulsor de las actividades productivas -vía protección arancelaria,
promoción de inversiones, orientación del crédito, etc.-, regulador de los mercados y de
diversas actividades económicas y productor de distintos bienes y servicios -no sólo públicos,
sino también en el sector manufacturero-. Asimismo, la actividad del Estado incorporará en
cierta medida tanto algunos principios “keynesianos” -de regulación del ciclo económico- como
otros correspondientes al llamado “Estado del Bienestar”.

En tercer lugar, y en particular considerando las graves consecuencias que la crisis de 1930
tuvo sobre la economía local, los sucesivos regímenes de política económica asumirán una
orientación esencialmente mercado internista.

El golpe de Estado de 1976 marca el fin de la etapa sustitutiva. Entre 1977 y 1981 el país
conoce un experimento aperturista que, si bien se revertirá a raíz de la crisis de la deuda
externa desatada en 1982, pone por primera vez en cuestión las bases mismas de la ISI, al
plantear, al menos en la retórica, la necesidad de liberalizar y desregular la economía, eliminar
la preferencia hacia el sector industrial en las políticas públicas y abandonar la orientación
predominantemente mercado internista de la economía argentina.

Si bien es cierto que durante la ISI el país conoció distintos episodios de crecimiento
económico sostenido, paradójicamente, y a diferencia de lo ocurrido en otras experiencias
históricas, la aceleración del proceso de industrialización a partir de 1930 no coincidió con el
progreso sino con el retraso relativo de la Argentina en el contexto internacional. Mientras que
algunos analistas atribuyen este retraso a deficiencias específicas del modo que asumió la
industrialización sustitutiva en la Argentina -continuas dificultades del sector externo que dieron

139
lugar a ciclos de stop and go y crecientes presiones inflacionarias, falta de efectividad,
coherencia y/o profundidad de las políticas públicas pro-industrializantes, carencia de un
sector empresario doméstico dinámico, excesiva presencia de empresas transnacionales (ET)
y fuerte dependencia tecnológica en el sector manufacturero, etc.-, otros directamente lo
vinculan con la sustitución de importaciones -y su aparato institucional correspondiente- per
se. Es esta última posición la que sustentó el experimento aperturista de 1977-1981.

En este capítulo no vamos a discutir la ISI desde un punto de vista general ni a internarnos en
el debate sobre si fue razonable o no que la Argentina adoptara ese tipo de políticas después
de la crisis de 1930. Lo que pretendemos hacer es analizar la evolución del Sistema Nacional
de Innovación (SNI) en la Argentina en esta etapa, y evaluar su contribución al proceso de
desarrollo económico del país durante la ISI.

El hecho significativo en este sentido es que en la ISI coincide la creación de una gran
cantidad de instituciones en el campo de la ciencia y la tecnología con el ya mencionado
retraso relativo del país en el contexto internacional. En consecuencia, si en el capítulo anterior
se trataba de reflexionar sobre la paradoja de un crecimiento notable que convivía con un SNI
aparentemente inexistente y una economía basada en el sector primario, ahora la cuestión a
considerar es porqué la aceleración del desarrollo industrial y la articulación de una trama
institucional en el plano de las actividades de ciencia, tecnología e innovación coincidieron con
una fase menos exitosa, en la comparación internacional, de la economía argentina.

En gran medida, la reflexión acerca de esta nueva aparente paradoja gira en torno a ciertas
cuestiones adelantadas en el primer capítulo y que, a nuestro juicio, resultan claves para
entender lo ocurrido con el SNI durante el período bajo análisis: i) la importancia de la
estabilidad macroeconómica e institucional para la dinámica innovativa -tanto de agentes
económicos como de países enteros-; ii) el rol que juega el esquema de incentivos vigente en
cada etapa del desarrollo económico de un país, en tanto define los estímulos que tienen las
firmas para invertir y asignar recursos en distintos tipos de actividades; iii) el papel relativo de
las fuentes extranjeras de tecnología vis a vis los esfuerzos innovativos domésticos; iv) el
diseño y efectos de ciertos tipos de políticas públicas en ciencia y tecnología y, en particular, el
lugar que ocupan las universidades y las instituciones estatales de CyT en la dinámica del SNI
y en la vinculación entre dicha dinámica y los procesos más generales de desarrollo económico
en cada caso nacional específico; v) el peso del path-dependence en las conductas y patrones
de interacción sistémica de las instituciones y de los agentes económicos.

En relación a estas cuestiones, trataremos de argumentar que:

i) entre 1930 y 1976 la Argentina exhibió una marcada inestabilidad tanto en materia
macroeconómica como en el plano político e institucional, lo cual desalentó la realización de
esfuerzos en materia de incorporación de tecnología y desarrollo de actividades de innovación;

ii) las políticas económicas excesivamente inward oriented y el escaso énfasis de aquéllas en
impulsar a las firmas a avanzar en el plano de la eficiencia y la competitividad microeconómica
también obraron como elementos negativos desde el punto de vista de la dinámica del SNI. En
el caso específico del sector manufacturero, cabe apuntar también que el paradigma
tecnológico fordista, con su énfasis en las economías de escala, no se ajustaba

140
particularmente bien al contexto argentino, considerando el tamaño relativamente pequeño del
mercado doméstico, deficiencia no compensada -como sí pudo haber ocurrido en el Este
Asiático durante este mismo período- por el recurso a la exportación;

iii) si bien la economía argentina en general estuvo abierta al ingreso de tecnologías


extranjeras durante la mayor parte del período bajo análisis, los factores mencionados
anteriormente llevaron a que la incorporación de dichas tecnologías procediera a un ritmo
relativamente lento. Asimismo, fueron muy escasos los esfuerzos que se hicieron, desde el
sector público, para estimular el desarrollo de las capacidades locales de absorción (más allá
del impulso general a la educación, impulso que salvo raras excepciones no estuvo asociado
explícitamente a una preocupación por vincular las calificaciones educativas con las
necesidades del aparato productivo o con la generación de capacidades empresariales e
innovativas). Last but not least, si bien al final de la ISI se adoptaron políticas restrictivas del
ingreso de tecnologías extranjeras, dichas políticas -al igual que en buena parte de América
Latina por la misma época- simplemente se limitaron a regular las distintas fuentes de
importación de tecnologías, pero no contuvieron iniciativas destinadas a fomentar la
realización de actividades de innovación por parte de las firmas locales, no intentaron
maximizar las externalidades que podían derivarse, por ejemplo, de la masiva presencia de ET
en la economía local, ni tampoco se basaron en consideraciones estratégicas -que sí
estuvieron presentes en otras experiencias exitosas de industrialización tardía, tales como las
del Este Asiático- relativas a las diferentes “virtudes” y “defectos” de los distintos modos de
importar tecnología;

iv) es sólo hacia mediados de 1950 cuando aparecen políticas explícitas en materia de CyT,
las cuales en una primera etapa comienzan por la creación de grandes instituciones
vinculadas al plano de la investigación básica y aplicada -CONICET-, las tecnologías
agropecuarias e industriales -INTA e INTI- y el área nuclear -CNEA- (además de algunas otras
de menor tamaño e influencia). Más allá de que el desempeño de estas instituciones ha sido
visiblemente distinto -y seguramente el INTA se ha destacado relativamente en este sentido-,
en general se puede afirmar que, al igual que las universidades, no lograron incidir de modo
efectivo en la dinámica tecnológica de la economía local, ni tampoco establecieron
vinculaciones significativas con el mundo de la producción ni con el sector empresario.

Más adelante, desde fines de los años 1960, se adoptan distintos tipos de iniciativas que en
general apuntan, como se dijo más arriba, a regular el ingreso de tecnologías extranjeras y a
introducir criterios de planificación en el área de CyT. Si bien dichas iniciativas tuvieron poco
tiempo para mostrar resultados y se desarrollaron en un ambiente económico-político
crecientemente caótico, su enfoque excesivamente averso al ingreso de tecnologías extranjeras,
la poca atención a la necesidad de impulsar explícitamente la realización de actividades
locales de innovación y la focalización en el Estado -y en las empresas públicas- como
principal agente del SNI también deben computarse como elementos que contribuyeron a su
fracaso.

v) en relación al path-dependence, en el capítulo previo vimos que el patrón de especialización


productiva generado durante durante la etapa agroexportadora no incluyó a aquellas
actividades manufactureras más science-based o con un fuerte peso de la innovación como
determinante de la competitividad microeconómica y que en aquella etapa se configuró un

141
determinado sendero evolutivo del sistema educativo y de la incipiente actividad científica local
en el cual las vinculaciones con el mundo de la producción y la tecnología estaban poco
menos que ausentes. En este sentido, veremos que durante el período de la ISI no se
alteraron en lo esencial ninguna de dichas tendencias, lo cual limitó tanto las oportunidades
como las posibilidades de avance tecnológico de la economía argentina.

Además de presentar evidencia en favor de estos argumentos, se tratará de discutir una idea
difundida en buena parte de la literatura recibida que atribuye una responsabilidad principal a
los empresarios locales en cuanto al pobre desempeño innovativo de la economía argentina en
este período. En este sentido, trataremos de argumentar que el análisis de este tema debe
remitir a la influencia de ciertos marcos institucionales y de determinados regímenes de política
económica sobre las estrategias y desempeños de las firmas, más que apuntar a factores
“genéticos” o a conductas aparentemente “inmutables” de las clases dominantes o la “elite”
empresaria local.

También se revisará aquella literatura que destaca el carácter idiosincrático de los esfuerzos
innovativos locales y la progresiva acumulación de capacidades tecnológicas y competitivas en
un segmento relativamente amplio del espectro manufacturero local. En este sentido, si bien
se reconocerá la existencia de dichos fenómenos, e incluso se resaltarán particularmente
algunos casos en donde dichos procesos de aprendizaje innovativo alcanzaron cotas
relativamente altas, también se argumentará que el contexto local recién descripto brevemente
puso límites tanto a las oportunidades como a las posibilidades e incentivos para avanzar
sostenidamente en el proceso de construcción de un SNI que efectivamente contribuyera a
que la Argentina cerrara la brecha con los países más avanzados en el plano tecno-productivo
y, a fortiori, en materia de niveles de desarrollo económico-social (enseguida veremos que, de
hecho, dichas brechas se ampliaron significativamente durante la ISI).

En la sección primera se resume la evolución de la economía argentina durante la ISI y se


presenta una breve descripción del contexto económico internacional, con énfasis en las
tendencias tecnológico-productivas. Cabe, en este caso, la misma aclaración formulada para
similar sección en el capítulo anterior. Estamos lejos de pretender que lo que sigue sea un
survey minucioso, ni tampoco intentamos realizar un análisis original sobre el tema. El objetivo
es sencillamente exponer un panorama general de lo ocurrido durante la mencionada etapa,
así como, esencialmente, dejar apuntadas algunas cuestiones que serán de utilidad para
nuestra evaluación sobre el desenvolvimiento del SNI en Argentina durante la ISI. En la
sección segunda se analiza la dinámica del cambio tecnológico en los sectores agropecuario e
industrial. En la sección tercera se discute la evolución de las principales políticas e
instituciones relacionadas con el área de ciencia y tecnología (CyT), así como del sistema
educativo. Finalmente, se exponen las conclusiones más relevantes del capítulo.

1) La economía de la ISI: evolución y características generales

a) El contexto internacional

La crisis de 1929 llevó no sólo a una profunda depresión económica y a un drástico aumento
del desempleo en los principales países desarrollados, sino que fue acompañada por la

142
destrucción del antiguo orden internacional, a través del abandono del patrón oro, el retorno
del proteccionismo y el derrumbe del mercado internacional de capitales.

Siguiendo a Maddison (1992), la depresión tuvo varios efectos en el plano internacional. Por
un lado, llevó a una reducción en la demanda y a un empeoramiento de los términos de
intercambio para los productos primarios de exportación. En segundo lugar, hubo un cese
repentino del flujo de capitales proveniente de Europa y los EE.UU. hacia la periferia.
Finalmente, la baja general del nivel de precios en todo el mundo elevó la carga real del
servicio de la deuda externa. En este contexto, los países latinoamericanos sufrieron serias
crisis externas, que obligaron a implementar políticas de restricción a las importaciones (los
países de la región debieron reducir el volumen de sus importaciones un 60% entre 1929 y 1932).

Cuando ya desde mediados de los años 1930 la recuperación parecía encaminada en la


mayor parte de los países, se produce el estallido de la Segunda Guerra Mundial, que
lógicamente tiene consecuencias enormes sobre la actividad productiva de los países
contendientes y disrumpe seriamente el orden económico internacional (reduciendo
drásticamente los flujos transfronterizos de comercio e inversiones).

Una vez terminada la contienda, entre 1950 y comienzos de los años 1970 los países
desarrollados atravesaron una “Edad de Oro”, en la cual se registraron las tasas más elevadas de
crecimiento del producto y la inversión de toda la historia, en un contexto de pleno empleo, baja
inflación y continua mejora en los niveles de vida de la población (Armstrong et al, 1991; Glyn
et al, 1988).

Entre 1950 y 1975 el PBI de los principales países desarrollados se expande a un 4,9% anual
promedio, la productividad total de factores lo hace al 2,8% y la productividad laboral al 4,2%,
cifras que están muy por encima tanto de las registradas en la historia previa del capitalismo,
como de las que se verifican en las tres últimas décadas (Díaz Pérez y López, 1990).

En dicho período se desplegaron las potencialidades de lo que la escuela de la regulación


denomina "fordismo", esto es, un régimen de acumulación intensivo, basado en la existencia de un
"círculo virtuoso" que vinculaba aumentos de productividad -obtenidos esencialmente por
economías de escala a nivel de la producción- a crecimientos del salario. La elevación del salario
provocaba un crecimiento sostenido del consumo -garantizando el nivel de demanda- que era
requisito para el mantenimiento de una alta tasa de inversión; esta última venía a impulsar el
ritmo de aumento en la productividad. De este modo se aseguraba una cohesión entre la
producción en masa, posibilitada por la introducción de la línea de montaje semi-automatizada
en las fábricas, y el consumo en masa, garantizado por la creación de mecanismos
institucionales de negociación colectiva entre sindicatos y empresas en los que se acordaban
las normas de reparto de los aumentos en la productividad (Aglietta, 1986; Boyer, 1988).

A su vez, la alta tasa de acumulación de capital, juntamente con la dinámica del progreso
tecnológico, permitió la aceleración del crecimiento en la productividad del trabajo. Un hecho
clave es que en este período de prevalencia de un régimen de acumulación intensiva, se pudo
evitar tanto la tendencia a la caída en la tasa de beneficio como la aparición de desequilibrios
fuertes entre la producción de bienes de capital y la de bienes de consumo, gracias a la

143
dinámica virtuosa antes señalada entre inversión en capital fijo, aumento de la productividad
laboral e incrementos salariales que daban lugar a nuevos estímulos para la inversión.

El Estado adquiere en este período un rol fundamental dentro del proceso de acumulación, no
sólo a través de su presencia directa en la producción de bienes y servicios -presencia que se
expande en casi todos los países desarrollados, y principalmente en Europa-, sino también a
través de la gestión monetaria y fiscal (el Estado "keynesiano"). Al mismo nivel de importancia
debe situarse la intervención gubernamental en los mercados, especialmente en el de trabajo.
El Estado contribuye de este modo a la "construcción" de una demanda que encuentra un piso
en las fases de depresión gracias, justamente, a la aparición de mecanismos que aseguran
una cierta norma mínima de consumo obrero a través de seguros de desempleo, leyes de
salario mínimo, extensión del sistema de seguridad social, etc. Este tipo de intervención
gubernamental es la que dará lugar a la noción de Estado del Bienestar (Welfare State), cuya
expansión será otra de las características de esta etapa del capitalismo.

Si bien los EE.UU. se confirman como país líder dentro de la economía internacional, hay un
significativo proceso de convergencia, protagonizado esencialmente por los países que hoy
forman parte de la OECD. En este proceso de destacan especialmente los casos de Alemania
y Japón, cuyos niveles de productividad e ingresos se acercan, luego del brutal retroceso
experimentado durante la Segunda Guerra, a los de la potencia dominante.

A su vez, tras la segunda guerra mundial, en el plano internacional se creó un nuevo “orden”,
basado en las instituciones surgidas a partir de Bretton Woods -el FMI, el Banco Mundial, el
GATT-, que contribuyó a un desmantelamiento de las barreras comerciales y a una fuerte
expansión del comercio y los flujos internacionales de capital.

En efecto, en este período, el comercio internacional aumentó a una tasa anual media del
7,3%. La participación de los productos primarios -excluidos combustibles- en el comercio
internacional desciende sostenidamente, del 40% en 1955 al 17% en 1983, desplazados por
las manufacturas. En este sentido, hay que considerar que una parte esencial de la expansión
del comercio internacional en esta fase asume un carácter intrarrama o intraindustrial, y es de
tipo Norte-Norte -Europa, EE.UU. y Japón- (Hopenhayn y Rojo, 1990).

Por otro lado, en contraste con el período pre-1914 -de dominación de los flujos internacionales
del tipo inversión de cartera-, la IED se expande fuertemente en esta etapa, en particular la
dirigida desde los EE.UU. hacia el mercado europeo, pero también la que desde ambas
regiones se orientaba hacia América Latina o Asia, generalmente con el objetivo de atender los
mercados internos de los países receptores (“saltando” las barreras arancelarias o para-
arancelarias). En parte, esta expansión de la IED se vincula con el aumento del comercio
internacional, ya que una parte importante de este último asume un carácter intra-firma.

Otra de las características notables de este período es el creciente peso de las inversiones en I&D
en los países avanzados. Hacia 1965 dichas inversiones se situaban en un 1,6% del PBI en
promedio para Alemania, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Italia y Japón (Abramovitz, 1994), cifra
que para 1970 ya llegaba al 1,8% -en ese mismo año el gasto de los EE.UU. era del 2,7% del
PBI-.

144
Esta tendencia era resultado de dos movimientos. Por un lado, el masivo apoyo a la
investigación básica otorgado por los gobiernos de los principales países capitalistas a partir
de la Segunda Guerra Mundial. Por otro, el creciente involucramiento de las firmas privadas en
actividades de I&D, especialmente de aquellas que operaban en industrias de alto dinamismo
tecnológico o eran más science o knowledge-based.

Como señalan Freeman y Soete (1997), en este período se asiste a una creciente
"profesionalización" de la actividad de I&D en el sector industrial, el cual se realiza en
laboratorios o unidades especializadas por personal altamente calificado. Para los autores,
esta tendencia es resultado de: i) el carácter crecientemente "científico" de la tecnología
(especialmente en sectores como química, electrónica, etc.); ii) la mayor complejidad de las
tecnologías industriales, de la mano del predominio de la producción en masa.

En el plano tecno-productivo, en tanto, se asiste a la consolidación y difusión internacional de


las técnicas fordistas, que son adaptadas tanto en los países europeos como en los
latinoamericanos, e incluso también en Europa Oriental. Sin embargo, en el caso de los países
en desarrollo, considerando las limitaciones provenientes del tamaño generalmente pequeño
de sus mercados internos, la adopción del fordismo supondrá habitualmente trabajar con
escalas inferiores a las económicamente eficientes, con obvias consecuencias negativas en el
plano de la competitividad y la productividad.

En la periodización de Freeman y Pérez (1988) este período coincide casi enteramente con
una onda de Kondratieff que los autores denominan "de producción en masa fordista", en la
cual la energía, y en particular el petróleo, es el insumo clave del paradigma tecno-económico
dominante en aquel momento. Entre los sectores industriales que más crecen en esta etapa
se encuentran el complejo automotriz y el químico-petroquímico, así como varias ramas
productoras de bienes de consumo durable (televisores, radios, electrodomésticos, etc.). En tanto,
la competencia oligopolística entre grandes corporaciones crecientemente transnacionalizadas es
la morfología dominante en la mayor parte de los mercados manufactureros.

Para finalizar con este breve panorama respecto de la dinámica del cambio tecnológico en
este período, hay que referirse a lo ocurrido en el sector agropecuario, en el cual ya desde la
segunda mitad del siglo XIX venía registrándose un proceso de incorporación de nuevas
tecnologías a través de insumos químicos y bienes de capital. Dicho proceso se acelera
durante el siglo XX, en especial desde mediados de los años 1930, cuando comienza a
gestarse una revolución tecnológica de profundos alcances. Dicha revolución fue resultado de
la aparición de nuevos equipamientos e implementos agrícolas -sustituyendo trabajo humano y
energía animal-, de las mejoras en la fabricación y aplicación de fertilizantes, fungicidas,
pesticidas y herbicidas, del fuerte aumento en el uso de fertilizantes químicos, de la aparición
de semillas híbridas de maíz y nuevas variedades de plantas de alto rendimiento y resistentes
a plagas y sequías, del perfeccionamiento de las técnicas de irrigación, de la masiva
introducción de prácticas destinadas a un mejor manejo de suelos y cultivos, etc., todo lo cual
contribuyó a mejorar sustancialmente los rendimientos agrícolas y permitió que zonas con
menores ventajas relativas naturales se sumaran como productores significativos al mercado
mundial de alimentos. capital. Un hito en este sentido es la llamada "revolución verde",
ocurrida en la década de 1960, con su aporte de germoplasma de alta productividad,
transferido eficazmente a los países en desarrollo. Estos procesos se apoyaron en esfuerzos

145
realizados durante muchos años por los Estados de los países desarrollados para generar la
necesaria base científico-tecnológica y para fortalecer sistemas de articulación que permitieron
una rápida difusión y aceptación de estas innovaciones (Barsky, 1988; Cap, 1997; Vitelli, 1999).

El modelo de acumulación de la “Edad de Oro” encontrará sus límites a fines de los '60, por el
agotamiento de las ganancias de productividad obtenibles mediante la profundización de los
métodos fordistas. "Más allá de un umbral, los métodos fordistas pasan a ser antiproductivos"
(Boyer, 1986); esto ocurre tanto por razones técnicas (desequilibrios dentro de la línea de
montaje, tiempos muertos, falta de flexibilidad, etc.) como sociales (gran rotación de
trabajadores, ausentismo, baja intensidad en el esfuerzo laboral, efectos perturbadores de las
huelgas, costos crecientes de las exigencias de control y calidad del trabajo, etc.).

La crisis del petróleo desatada en 1973 terminará de derrumbar este modelo, y dará lugar al
fenómeno de la "estanflación" (recesión combinada con inflación) que afectará a la mayor
parte del mundo industrializado. Esta crisis será el prolegómeno de profundos cambios en el
plano de las políticas económicas (donde se asistirá a un progresivo retiro del Estado en sus
funciones de productor y regulador, a la desacreditación de las políticas keynesianas y a un
ataque fuerte al Estado del Bienestar) y de los métodos tecno-productivos dominantes (con el
surgimiento del toyotismo y el advenimiento de la llamada "revolución microelectrónica") -en el
capítulo siguiente se examinarán estas tendencias con más detalle-.

¿Qué ocurrió en esta época fuera del mundo desarrollado? El llamado Tercer Mundo no estuvo
ausente del boom de la posguerra y de hecho los países de ese bloque, y en particular los del
Este Asiático, crecieron más rápidamente que las economías avanzadas entre 1950 y 1970, y
progresaron significativamente en su sendero de industrialización (Ominami, 1987).

Los países latinoamericanos, en general, adoptaron políticas “inward oriented” en el marco de


la ISI. El “modelo” de la ISI implicó no sólo el empleo de instrumentos de protección del
mercado doméstico -favoreciendo a las empresas manufactureras locales- sino también una
mayor intervención del gobierno en la economía -vía empresas públicas, regulaciones,
subsidios a la inversión y las exportaciones, controles de precios, ejercicios de planificación, etc.-.

Durante los años 1950 y 1960 el “modelo ISI” dió lugar a procesos sostenidos de crecimiento
en buena parte de la región y a un significativo avance del nivel de industrialización promedio
en la mayoría de los países -siendo seguramente Brasil el exponente más exitoso de la ISI
latinoamericana-. Sin embargo, progresivamente se fueron acumulando dificultades,
especialmente en el sector externo, considerando la continua dependencia respecto de las
exportaciones primarias en la mayor parte de los países y el insuficiente ritmo de aumento de
la productividad y ganancias de competitividad en el sector industrial.

Estas deficiencias darán lugar a cuestionamientos cada vez más profundos del modelo
sustitutivo, provenientes particularmente de la ortodoxia neoclásica, la cual criticaba el sesgo
antiexportador de la ISI, la promoción de proyectos industriales con tasas sociales de retorno
bajas o negativas, la pérdida de bienestar de los consumidores como resultado del
encarecimiento de los bienes importados y de la oligopolización de los mercados derivada de
la instalación de ramas con fuertes economías de escala en países con mercados internos
pequeños, las distorsiones generadas en la asignación interna de recursos, etc. (véase Oman

146
y Wignaraja, 1991 para una reseña de la literatura respectiva). Así, y en el contexto de severas
crisis macroeconómicas en casi todos los países de la región, el modelo sustitutivo será
progresivamente abandonado a partir de los años 1980.

En tanto, los dinámicos países del Este Asiático adoptaron modelos de industrialización
diferentes, en los cuales se hizo más hincapié en la necesidad de obtener ganancias de
productividad y mejorar los niveles de competitividad de las ramas industriales que fueron
promovidas sucesivamente. El éxito de dichos modelos les permitió no sólo crecer
rápidamente, sino incrementar muy significativamente sus exportaciones y, con distinta
profundidad según los casos, diversificar gradualmente sus estructuras productivas,
abarcando crecientemente sectores de alta complejidad tecnológica, no sólo con producción
para el mercado interno sino también para los mercados internacionales.

Como ha señalado repetidamente la literatura sobre el tema, no existe "un modelo asiático",
sino varios (ver Perkins, 1994). Sin embargo, para los casos más exitosos -Corea y Taiwan-, se
puede señalar que la intervención del gobierno ha sido extensa y tuvo un carácter selectivo y
la relación con la economía internacional ha sido manejada estratégicamente, a través de
instrumentos de política comercial, tecnológica e industrial, así como de controles sobre el
mercado de capitales y la inversión extranjera directa.

Si bien formalmente varios de los instrumentos aplicados en estos países se parecen a los
utilizados en la ISI latinoamericana, algunos hechos importantes de estas experiencias
merecen ser remarcados. En primer lugar, si bien se ha argumentado que en estos países
también se desarrollaron industrias destinadas a sustituir importaciones (Noland, 1992;
Westphal, 1992), a diferencia de lo ocurrido en América Latina, dicha estrategia tuvo en el
Este de Asia un carácter extremadamente selectivo, donde las prioridades sectoriales se iban
modificando a medida que avanzaba el propio proceso de industrialización. Asimismo, la
protección concedida a los sectores elegidos siempre tuvo un carácter temporal, llevando a las
firmas a la necesidad de mejorar sus niveles de costos y productividad con el fin de enfrentar,
en el horizonte previsto, a la competencia extranjera en sus propios mercados. Por otro lado,
al insistir en un crecimiento rápido de las exportaciones los gobiernos de estos países hicieron
que la rentabilidad de las mismas dependiese principalmente de los esfuerzos para aumentar la
productividad (Westphal, 1992). En consecuencia, debió desarrollarse un acelerado proceso de
aprendizaje tecnológico de modo de elevar la competitividad internacional de las nuevas
industrias.

La capacidad de disciplinamiento que estuvieron en condiciones de ejercer los Estados del


Este Asiático es otro elemento distintivo; de este modo, pudieron no sólo proponer sino
también hacer ejecutar compromisos de reciprocidad -en términos de inversiones, exportación,
etc.- a aquellas empresas y sectores que se beneficiaban de la asistencia estatal. En otras
palabras, se ha sugerido que la superior eficacia de las políticas de intervención estatal en el
Este Asiático vis a vis otros países en desarrollo no se debería tanto a mayores habilidades de
los hacedores de política sino a diferencias en el poder -y la capacidad de disciplinamiento del
sector privado- de los respectivos Estados (Amsdem, 1989; Haggard, 1994; Rodrik, 1994). A
su vez, también se ha avanzado el argumento de que las exportaciones, como criterio de
desempeño que deben monitorear los burócratas encargados de las políticas industriales, es
un mecanismo de supervisión simple y eficiente; así, la superioridad de las políticas asiáticas

147
también podría deberse a haber descansado en las exportaciones como criterio de éxito,
elemento que estuvo ausente en general en las experiencias latinoamericanas (Ross Schneider,
1999).

b) La estructura y evolución de la economía y las instituciones durante la ISI en la


Argentina

A diferencia de lo ocurrido durante el período agroexportador, en esta etapa la Argentina


progresivamente se aleja de los países más avanzados en términos de su PBI per cápita, e
incluso se ve superada por otras naciones a las cuales anteriormente aventajaba con
comodidad. Así, del puesto 11 que ocupaba en la muestra de 56 países de Maddison (1995) en
términos de su PBI per cápita en 1929, pasa al 21 en 1976.

En el cuadro III-1 presentamos los datos comparativos del PBI per cápita de la Argentina vis a
vis una lista de 22 países (los mismos incluidos en el cuadro análogo del capítulo II, más dos
de los llamados "tigres asiáticos" -Corea del Sur y Taiwan-). Antes vimos que entre 1870 y
1929 la Argentina había mejorado su posición relativa frente a todos los países allí
considerados. Entre 1929 y 1976, en contraste, vemos que la posición del país también
cambió uniformemente vis a vis el resto de los países, pero en este caso empeorándose.
Cuadro III-1
Relación entre el PBI per cápita de un conjunto de países y el de la Argentina (PBI per cápita de la Argentina
= 1). 1929-1976
1929 1950 1976
Suiza 1,4 1,8 2,1
EE.UU. 1,6 1,9 2,1
Canadá 1,1 1,4 1,9
Suecia 0,9 1,4 1,8
Alemania 1,0 0,9 1,7
Dinamarca 1,1 1,3 1,7
Francia 1,1 1,0 1,7
Holanda 1,3 1,2 1,7
Australia 1,2 1,4 1,6
Nueva Zelandia 1,2 1,7 1,6
Bélgica 1,1 1,1 1,6
Noruega 0,7 1,0 1,5
Austria 0,9 0,7 1,5
Gran Bretaña 1,2 1,4 1,5
Japón 0,4 0,4 1,4
Italia 0,7 0,7 1,4
España 0,7 0,5 1,2
Irlanda 0,7 0,7 0,9
México 0,3 0,4 0,6
Taiwan 0,3 0,2 0,5
Brasil 0,3 0,3 0,6
Corea del Sur 0,3 0,2 0,4
Fuente: Elaboración propia en base a Maddison (1995).

La decadencia argentina ya se observa en el período 1929-1950. En ese período, la posición


del país empeora vis a vis 10 de las 22 naciones para los cuales hay datos comparativos
(incluyendo Australia, Canadá y Nueva Zelandia), permanece aproximadamente igual en
relación con otros cinco países y sólo mejora respecto de siete naciones -y hay que considerar
que la comparación se hace contra varias naciones que vivieron la guerra en su propio territorio-.

148
Entre 1950 y 1976 la decadencia se hace más evidente, y el descenso relativo se comprueba
en 21 de los 22 casos (la excepción es Nueva Zelandia).

Sólo a manera de ilustración, entre los indicadores del pobre desempeño de la economía
argentina en este período podemos señalar que entre 1950 y 1973, en una comparación de 39
países de distintos continentes, sólo cinco de ellos exhiben una tendencia divergente de su
productividad laboral con relación a la de los EE.UU., siendo la Argentina uno de ellos -junto
con Bangladesh, China, India e Indonesia- (cuadro III-2). El cuadro III-3, en tanto, muestra
como en la Argentina el desempeño en términos de la productividad total de factores fue, entre
1950 y 1980, significativamente inferior al de otros países latinoamericanos.
Cuadro III-2
Convergencia/divergencia de un grupo de países en relación con los niveles de productividad de la
economía de los EE.UU. 1950-1973 (tasas promedio anuales)
Japón 4,84 Brasil 1,02
España 3,60 Tailandia 0,94
Grecia 3,60 Perú 0,69
Portugal 3,20 Checoslovaquia 0,68
Alemania 3,18 URSS 0,64
Austria 3,12 Venezuela 0,63
Italia 2,98 América Latina 0,59
Taiwan 2,84 Colombia 0,56
Finlandia 2,62 Suiza 0,52
Francia 2,33 Reino Unido 0,39
Holanda 2,01 Canadá 0,23
Bélgica 1,70 Australia 0,21
Dinamarca 1,69 Chile 0,14
Irlanda 1,56 Pakistán 0,08
Noruega 1,48 Filipinas 0,00
Suecia 1,39 Indonesia -0,11
Corea del Sur 1,33 Argentina -0,19
México 1,25 India -0,59
Hungría 1,12 China -0,65
Polonia 1,03 Bangladesh -2,33
Fuente: Maddison (1995).
Cuadro III-3
Crecimiento de la productividad total de factores en América Latina. 1950-1980
Argentina Brasil Chile Colombia México Perú Venezuela
1950-60 0,8 3,6 0,7 0,9 1,0 -2,6 2,2
1960-70 0,2 1,4 1,3 0,8 1,2 1,0 1,4
1970-80 -0,3 1,1 1,0 0,6 0,1 -0,5 -1,7
Fuente: Elías (1992).

Además de las transformaciones económicas, el país atraviesa también significativos cambios


a nivel político. Como ya señalamos, en 1930 se produce un golpe de Estado, que viene a
interrumpir 68 años de elecciones consecutivas. Se inicia, de este modo, un período que va a
extenderse por más de 50 años, y que se caracteriza por una presencia continua de las
fuerzas armadas en la vida política. Dicha presencia no sólo se da a través de un gran número
de interrupciones del orden constitucional -en 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976 (en la mayor
parte de los casos incluso hubo “golpes”, o reemplazos conflictivos, internos al propio proceso
militar)-, sino también a través de una influencia continua de los militares sobre la vida
institucional y económica del país. En particular, una parte significativa del proceso de

149
industrialización argentino -y también del desarrollo de su sistema de ciencia y tecnología-
quedará, especialmente a partir de 1943, bajo la influencia militar.

Entre los cambios ocurridos en esta etapa, también hay que destacar la reducción drástica de
los flujos inmigratorios y su cambio de composición (en lugar de Europa, son los países
limítrofes quienes van a comenzar a incidir en mayor medida como origen de dichos flujos). En
esta etapa, por otro lado, se registran significativas corrientes de migración interna, ya que las
grandes ciudades atraen población rural gracias a las oportunidades de empleo abiertas en el
expansivo sector industrial. En este contexto, se observa que la Argentina pasa a tener un
menor dinamismo en materia de crecimiento poblacional, lo cual limitará, junto con una
distribución del ingreso poco equitativa, el tamaño del mercado interno al cual podrá abastecer
la industria manufacturera doméstica (cuadro III-4).

Los problemas económicos argentinos en este período comienzan tempranamente. Como es


bien conocido, el país se vio seriamente afectado por la crisis de 1930, considerando la alta
dependencia de su estrategia de crecimiento respecto de la dinámica de los mercados
internacionales. Consecuentemente, entre 1930 y 1932 el PBI per cápita se redujo a una tasa
superior al 7% anual. Entre 1928 y 1932, en tanto, las exportaciones cayeron a la mitad,
medidas en pesos corrientes, lo cual obligó a una drástica contracción de las importaciones.
Cuadro III-4
Comparación internacional de los niveles de población. 1940-1973 (miles de habitantes y porcentajes)
1940 1960 1973 Crec. acum. 1940-1973
China 518770 667070 881940 170
India 317948 434000 580000 182
EE.UU. 132637 180671 211909 160
Indonesia 70175 95254 124271 177
Japón 72967 94053 108660 149
Brasil 41114 69739 99836 243
Alemania 43792 55433 61976 142
México 20558 37073 56481 275
Reino Unido 48226 52373 56210 117
Italia 44341 50198 54779 124
Francia 41000 45684 52118 127
Turquía 17821 27755 38451 216
España 25757 30583 34810 135
Corea del Sur 15627 24943 33935 217
Argentina 14169 20616 25183 178
Sudáfrica s.d. 18281 24147 n.c.
Colombia 9174 15939 22812 249
Canadá 11688 17909 22125 189
Taiwan 5987 11155 15427 258
Australia 7042 10275 13505 192
Chile 5093 7614 10023 197
Suecia 6356 7480 8137 128
Noruega 2973 3585 3961 133
Fuente: Maddison (1995).

De todos modos, la recuperación fue relativamente rápida. Siguiendo las recientes


estimaciones de Cortés Conde (1997), observamos que el PBI per cápita creció, entre 1932 y
1947, a una tasa del 3% anual, pese a que la inversión se mantendrá en niveles bajos -entre
10 y 15% del PBI- durante casi todos los años de este período. Es el sector industrial orientado al
mercado interno el que empuja el crecimiento durante esta etapa, favorecido por la existencia de
barreras contra las importaciones y subsidios al crédito.

150
En opinión de Cortés Conde, este período de crecimiento rápido es consecuencia de un ajuste
exitoso -por la sustitución de la producción manufacturera que anteriormente era abastecida
vía importaciones- al “shock” causado por la crisis de 1930 y, más tarde, por la Segunda
Guerra Mundial. Este éxito se explica en cuanto había una demanda existente insatisfecha
-primero por la crisis externa y luego por el desabastecimiento causado por la guerra-, y porque los
mayores costos de producción locales fueron compensados gracias a un tipo de cambio elevado y
a las ya mencionadas barreras comerciales.

Esta etapa se caracteriza no sólo por una actitud más favorable del Estado hacia el sector
industrial, sino también por el surgimiento de un conjunto de instituciones destinadas a regular
el desarrollo de distintos espacios de la actividad económica. Así, se crea el Banco Central, en
1935, así como las Juntas Reguladoras de Carnes y Granos. Por otro lado, se reforma el
sistema impositivo, ya que el comercio exterior no podía seguir siendo su soporte básico; se
introduce, así, un impuesto a las ganancias por primera vez en la historia del país.

Hay un consenso bastante extendido en que la sustitución de importaciones realizada durante


esta primera etapa -hasta el fin de la segunda guerra mundial aproximadamente- fue “eficiente” o
apropiada, en la medida en que el país atravesaba una seria crisis externa y las condiciones
internacionales distaban de alentar estrategias de crecimiento basadas en la especialización
exportadora para el mercado mundial. Las autoridades actuaban promoviendo obras públicas
y controlando las importaciones para alentar la industrialización, con una aproximación
“pragmática” (ajustarse a la restricción externa), aunque sin un plan programático (Díaz Alejandro,
1975).

Donde hay menos consenso es respecto de la adecuación de la siguiente etapa sustitutiva,


cuando se implementaron políticas mucho más específicas para alentar la expansión del
sector industrial y se adoptaron políticas desfavorables para el sector agropecuario.

De hecho, al finalizar la segunda guerra mundial, una parte importante de la sociedad


esperaba el “retorno de la normalidad”, concibiendo que la sustitución de importaciones
operada bajo el peso de la crisis del ’30 y continuada a lo largo del conflicto bélico, no sólo
dejaría de profundizarse sino que, incluso, retrocedería, ya que había dado lugar a industrias
"inadecuadas" para el país. Otros sectores, en cambio, pretendían continuar con el impulso
hacia mayores niveles de industrialización, juzgando imposible el retorno a un estilo de
crecimiento basado en la exportación de productos agropecuarios.

En efecto, en los años 1930 y 1940 hay una intensa polémica sobre el "estilo” de desarrollo
argentino, en la cual están involucrados varios temas: las relaciones con Gran Bretaña y los
EE.UU., el grado de apertura de la economía a los flujos de comercio y capital extranjeros, el papel
de la industria y el agro, la necesidad o no de intervención del Estado en la economía, etc. (Llach,
1984).

Un hito importante en este debate se produce en 1940, cuando aparece el llamado "Plan
Pinedo", el cual buscaba conciliar la industrialización del país con la preservación de un
régimen económico relativamente abierto en materia comercial, fomentando las relaciones de
intercambio con los EE.UU. y los países limítrofes, promoviendo las exportaciones no
tradicionales -que de hecho ya venían aumentando desde algunos años atrás-, favoreciendo

151
el otorgamiento de préstamos a largo plazo para el sector industrial e impulsando la creación
de un mercado doméstico de capitales.

Este plan, cuya adopción fue finalmente rechazada por el Congreso, contó no sólo con la
oposición del sector agropecuario, de buena parte del sector financiero y de los intereses
vinculados a Gran Bretaña, sino también, significativamente (o no tanto, si se considera lo
expuesto en el capítulo anterior) de los representantes de la Unión Cívica Radical134.

De todos modos, la llegada al poder del gobierno peronista (1945-1955) va a inclinar la


balanza decididamente hacia un estilo de crecimiento basado en el sector industrial (su peso
en el PBI pasa de 18,6 a 23,3% entre 1930 y 1955 -cuadro III-5-), aunque con rasgos distintos
a los contemplados en la propuesta de Pinedo. En efecto, la esencia del programa económico
peronista consistió en favorecer una fuerte redistribución de ingresos a favor del sector
asalariado, cuya participación en el ingreso nacional pasa de un 38,7% a un 45,9% entre 1946
y 1950, lo cual, lógicamente, se tradujo en un aumento del consumo doméstico en relación al
PBI (pasa de 63,7 a 66,7% entre 1935 y 1955 -cuadro III-6-).
Cuadro III-5
Estructura sectorial del PBI a costo de factores a precios de 1950. 1930-1955 (%)
Agricult., Minería Indust Otros serv Construc- Comercio Transpor Finanzas Vivienda Serv Serv del Total
ganad., Manufact públicos ción te y personales gobierno
silvicult. comuni
y pesca caciones
1930 22,6 0,5 18,6 0,7 8,0 20,6 8,5 2,2 4,9 7,8 5,7 100
1935 27,7 0,7 19,3 0,9 4,8 17,6 7,8 1,9 5,1 8,2 6,0 100
1940 24,7 1,2 20,6 1,0 5,2 17,6 8,1 1,9 4,9 8,1 6,6 100
1945 20,3 1,2 22,8 1,1 5,8 16,2 8,6 2,2 5,0 8,6 8,3 100
1950 15,7 1,0 23,4 1,1 7,4 17,1 10 2,6 4,5 8,2 9,1 100
1955 17,1 1,1 23,3 1,3 6,0 15,7 10,1 2,8 4,7 8,5 9,5 100
Fuente: BCRA (1976).
Cuadro III-6
Estructura de la oferta y demanda global a precios de mercado ($ de 1950). 1935-1955 (%)
Importaciones Consumo privado Consumo del gobierno Inversión bruta interna Exportaciones
1935 14,2 63,7 8,5 21,0 21,0
1940 11,8 69,2 9,4 19,5 13,7
1945 4,7 64,0 13,7 14,8 12,2
1950 8,3 65,1 12,4 21,7 9,0
1955 7,7 66,7 12,6 21,5 7,0
Fuente: BCRA (1976).

Además de sus finalidades sociales, este programa se basaba en la idea de que el mercado
interno iba a ser la base del futuro crecimiento económico en la Argentina. En este sentido,
hay que destacar que las autoridades partían de la premisa de que era peligroso volver a
confiar en el mercado mundial como fuente de dinamismo para el país135.

134
. En respuesta al Plan Pinedo, el Partido Radical señalaba que “podrán caerse todas las chimeneas, pero
mientras el campo produzca y exporte, el país seguirá comprando lo que necesite” (citado en Llach, 1984).
135
. En un estudio sobre los orígenes de la ISI en los países en desarrollo, Waterbury (1999) argumenta que dicha
estrategia ofrecía un futuro de crecimiento y “fortaleza nacional”, mientras minimizaba, aparentemente, la exposición a
los shocks externos. Por otro lado, enfatiza que el “pesimismo exportador” era común en todo el mundo en los años
1950.

152
Consecuentemente con la filosofía redistribucionista del gobierno, se impulsaron fuertes
aumentos de salarios, así como medidas tales como controles de precios o subsidios para
artículos de consumo popular, control de alquileres y arrendamientos rurales e introducción del
sueldo anual complementario, entre otras. Asimismo, se introdujeron reformas sociales
profundas (establecimiento de indemnizaciones por desempleo, cobertura social, vacaciones
pagas, negociaciones laborales tripartitas, etc.).

Por otro lado, el gobierno peronista profundizó la presencia del Estado en la economía, tanto
en el plano regulatorio como productivo. Un dato esencial en este sentido fue la creación en
1946 del Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI), destinado a regular la
exportación de productos agrícolas y la importación de bienes esenciales. Asimismo, se
nacionalizaron los depósitos bancarios y se estatizaron la mayor parte de los servicios públicos
que estaban en manos extranjeras (Mallon y Sourrouille, 1975). La Constitución nacional
sancionada en 1949 -luego derogada en 1956- reservó en forma absoluta al Estado la
prestación de servicios públicos, y declaró imprescriptible e inalienable a la propiedad de la
Nación sobre los recursos minerales y el petróleo (Sourrouille et al, 1985).

Una parte importante del programa peronista consistía en transferir recursos del sector
agropecuario hacia la industria. Esto se logró, esencialmente, por la vía del uso de paridades
cambiarias diferenciales, que abarataban el ingreso de insumos y maquinarias para el sector
industrial y castigaban a las exportaciones agropecuarias. Así, al menos hasta 1950 se pagó a
los productores agropecuarios precios menores a los que hubieran recibido en caso de
comerciar directamente con el exterior.

Sin embargo, a partir de las dificultades que comenzó a atravesar el programa económico
desde 1948 -desaceleración del crecimiento, inflación y crisis externas- hubo un cambio de
rumbo, que se materializa con toda claridad a partir de 1952 y se expresa en el control de los
aumentos salariales, el fin de la discriminación hacia el sector agrario y una política más
favorable a las inversiones extranjeras -ver más abajo- (Mallon y Sourrouille, 1975).

La polémica sobre las políticas económicas del gobierno peronista es vastísima, y por sí sola
puede ser objeto de varios libros. Para nuestro objetivo, sin embargo, es útil dejar sentadas
algunas críticas que han sido formuladas a dichas políticas en cuanto son pertinentes para
nuestro argumento general.

Una de dichas críticas es que, al elevar los costos y las regulaciones laborales en el contexto
de un retraso significativo de la mayor parte del aparato industrial en términos de productividad
y niveles tecnológicos, impidió la formación de un sector manufacturero competitivo
internacionalmente. Esto puso estrechos límites estructurales a las posibilidades de
crecimiento de la economía, teniendo en cuenta, además, el tamaño limitado del mercado
doméstico. De hecho, la protección a la producción industrial local fue una consecuencia
inevitable del programa redistribucionista (Díaz Alejandro, 1975; Lingarde et al, 1998 -estos
últimos autores hacen una comparación explícita en este plano con lo ocurrido en Brasil, en
donde no se permitió que los salarios subieran tanto-). Esto es importante porque, como
señalan Hikino y Amsdem (1995), los salarios bajos -junto con otras condiciones- han sido
elementos importantes de todo proceso de industrialización, al menos en sus etapas iniciales.

153
Justamente, la prolongación y profundización del cerramiento de la economía argentina
durante este período (ver el cuadro III-6, donde se advierte la fuerte baja del peso de las
importaciones y las exportaciones en relación con el PBI entre 1935 y 1955) han sido objeto
también de fuertes criticas (Díaz Alejandro, 1975; Cortés Conde, 1997). Para estos autores, si
las restricciones a la importación implementadas luego de la crisis del 1930 se habían
originado por circunstancias externas fuera del control del país, las implementadas a partir de
1945, que fueron deliberadamente concebidas para impulsar inversiones sustitutivas de
importaciones en el sector industrial, causaron buena parte de los problemas económicos que
sufriría la Argentina a posteriori. En particular, se señala que las políticas inward oriented -que,
aunque atenuadas, se mantuvieron tras la caída del gobierno peronista- habrían aislado a la
Argentina del período de crecimiento más notable de la economía mundial en toda su historia:
la “edad de oro” transcurrida entre 1950 y 1973.

La protección arancelaria discriminó, en esta etapa, a favor de los bienes de consumo, cuyas
actividades fueron las que más crecieron; adviértase, además, la drástica caída del peso de
los bienes de consumo dentro de la canasta de importaciones (cuadro III-7). En este sentido,
está claro que este modelo de impulso a las industrias productoras de bienes terminados
estuvo lejos de eliminar las necesidades de importación, ya que las industrias protegidas
tenían una alta dependencia de insumos y bienes de capital extranjeros136.
Cuadro III-7
Estructura de las importaciones según uso (%)
1925-29 1930-34 1935-39 1945-49 1950-54 1955-59 1960-64
Bienes de consumo no duraderos 26,0 34,3 28,6 14,2 6,1 4,9 4,1
Bienes de consumo duraderos 11,1 5,5 5,1 9,7 3,7 4,2 4,7
Combustibles y lubricantes 4,7 6,5 5,9 6,8 18,4 21,5 9,7
Productos intermedios metálicos 5,9 6,5 7,8 10,3 14,0 17,6 13,8
Otros productos intermedios 20,2 27,4 27,3 29,1 32,9 26,7 24,8
Materiales de construcción 10,2 6,8 6,2 5,6 5,3 3,3 4,0
Maquinaria y equipos para la agricultura 4,9 1,4 1,7 2,2 3,3 3,1 2,6
Maquinaria y equipos para la industria 13,3 9,3 11,3 12,7 9,7 10,4 20,6
Equipos de transporte y comunicaciones 3,4 2,3 6,0 9,4 6,3 7,9 14,7
Otros 0,4 0,1 0,1 0,0 0,3 0,4 1,0
Total 100 100 100 100 100 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Al mismo tiempo, como ya señalamos, en general estas industrias estuvieron lejos de alcanzar
costos y niveles de productividad que les permitieran competir en los mercados
internacionales. Para Díaz Alejandro (1975), más allá de las obligadas políticas de protección
adoptadas a partir de 1930, hasta 1943 la industria argentina seguía sintiendo los efectos de la
competencia extranjera. En cambio, las políticas de protección adoptadas durante el gobierno
peronista implicaron que no se hiciera sentir la competencia a las ramas que ya habían estado
madurando desde las décadas pasadas (textil, etc.) y permitieron que la economía se
desarrollara con un grado importante de ineficiencia microeconómica.

En este contexto, no es extraño que las exportaciones manufactureras cayeran, luego del
incremento que habían registrado entre 1930 y 1943, y que las exportaciones agropecuarias se
mantuvieran en niveles similares a los previos a la crisis de 1930. Así, se observa como las

136
. Félix (1968) ha calculado que la elasticidad ingreso de la demanda de importaciones había sido entre 1935 y
1963 más del doble que la observada entre 1901 y 1934.

154
exportaciones argentinas caen entre 1929 y 1950 en un contexto de aumento de las
exportaciones mundiales, y mientras subían las ventas externas de países como Australia, Brasil o
Canadá (cuadro III-8). En consecuencia, la participación del país en las exportaciones mundiales
bajó de 0,93 a 0,55% entre 1929 y 1950 (cuadro III-9). Por otro lado, también se puede
observar como en comparación con otros países exportadores primarios las exportaciones
argentinas pierden un enorme terreno, en términos de cantidades, entre 1937 y 1948 (cuadro
III-10); lo mismo ocurre, incluso, en la comparación con Colombia o Uruguay (Vitelli, 1999).
Cuadro III-8
Tasa anual acumulativa de crecimiento de las exportaciones (calculado en valores constantes, sobre la
base de dólares de 1990).1929-1970 (%).
1929-1950 1950-1970 1929-1950 1950-1970
Alemania -4,4 13,7 Gran Bretaña 0,9 4,3
Argentina -1,8 3,4 India -1,8 2,7
Australia 1,8 6,2 Indonesia -0,7 7,1
Brasil 1,4 5,1 Italia 0,1 12,8
Canadá 2,2 7,7 Japón -0,9 17,0
Chile -0,7 2,7 México -2,8 4,7
China 0,1 3,0 Noruega 2,2 8,0
Colombia 1,4 4,2 Perú 0,1 6,4
Corea del Sur -10,5 22,5 Suecia 2,6 7,6
Dinamarca 1,3 7,6 Taiwan -1,7 17,9
España -2,3 10,1 Tailandia 2,7 4,8
EE.UU. 1,6 6,9 URSS 3,8 13,8
Finlandia 1,0 7,9 Venezuela 6,2 4,4
Francia 0,1 9,1 Mundo 0,5 6,6
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Maddison (1995).
Cuadro III-9
Participación en las exportaciones mundiales. 1929-1970
1929 1950 1970
Alemania 10,49 3,51 13,43
EE.UU. 9,08 11,47 12,07
Francia 4,96 4,48 7,20
Japón 1,30 0,94 6,58
Gran Bretaña 9,57 10,47 6,55
Italia 1,70 1,56 5,03
Canadá 2,34 3,35 4,16
Suecia 1,25 1,96 2,38
Venezuela 0,78 2,59 1,64
Australia 1,09 1,43 1,30
Dinamarca 0,81 0,95 1,15
Finlandia 0,77 0,85 1,08
España 1,01 0,54 1,06
China 1,87 1,69 0,81
Noruega 0,43 0,61 0,81
Brasil 0,78 0,93 0,69
India 2,45 1,46 0,67
Indonesia 0,78 0,60 0,66
Corea del Sur 0,39 0,03 0,55
Taiwan 0,08 0,05 0,40
México 1,11 0,53 0,36
Perú 0,34 0,31 0,30
Argentina 0,93 0,55 0,29
Colombia 0,24 0,30 0,18
Chile 0,40 0,31 0,14
Mundo 100 100 100
Fuente: Elaboración propia en base a datos de Maddison (1995).

155
Finalmente, cabe mencionar que también han sido evaluados negativamente otros aspectos
de la política del gobierno peronista; entre otros: i) el descuido por las inversiones en
transporte e infraestructura, donde parecían existir problemas importantes de productividad
(CEPAL, 1958) -véase el retraso argentino en materia de expansión de su capacidad de
generación eléctrica entre 1937 y 1950 (cuadro III-11)-; ii) el aumento en los precios relativos
de los bienes de capital, decurrente del aumento de las tarifas arancelarias aplicadas a dichos
bienes, habría tenido un impacto negativo fuerte sobre la tasa de acumulación de capital (Díaz
Alejandro, 1975; Taylor, 1994). En este sentido, la combinación de aumentos de salarios y
dificultades para importar bienes de capital fue un factor que seguramente debe haber
contribuido a la ya comentada ineficiencia microeconómica de buena parte del sector
manufacturero local; iii) la operatoria del IAPI fue deficiente, entre otras razones por sus
decisiones de importar bienes costosos e ineficientes (Schvarzer, 1996), y por no haber
alterado significativamente el sistema tradicional de comercialización de productos
agropecuarios (Mallon y Sourrouille, 1975).
Cuadro III-10
Evolución del quantum físico de las exportaciones. 1937-1948 (base 1937=100)
Argentina Australia Brasil Canadá EE.UU.
1937 100 100 100 100 100
1938 64 106 121 95 100
1939 83 107 128 110 105
1940 66 110 100 127 123
1941 55 90 106 168 147
1942 46 94 74 230 191
1943 45 67 72 261 279
1944 49 74 87 273 270
1945 48 77 92 219 183
1946 55 93 123 155 191
1947 57 125 115 163 255
1948 47 117 125 165 198
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro III-11
Generación de electricidad. Kw/h. cada mil habitantes y porcentajes
Argentina Brasil Australia Canadá EE.UU.
1937 88,4 28,8 198,2 490,1 344,1
1950 78,5 36,3 289,7 616,3 544,1
Variación % -11,2 26 46,2 25,7 58,1
Fuente: Vitelli (1999).

En esta breve reseña se han resaltado especialmente los aspectos negativos de las políticas
adoptadas durante el gobierno peronista, considerando que, en general, no tendieron a
favorecer la competitividad de la economía local y adoptaron una orientación excesivamente
centrada en el mercado doméstico. Ambos factores, junto con otros que serán revisados más
abajo -falta de iniciativas para impulsar una transformación del patrón de especialización
industrial, proliferación de dificultades para incorporar tecnologías de origen extranjero, desinterés
por impulsar las actividades locales de ciencia, tecnología e innovación, etc.- tuvieron un impacto
negativo sobre la dinámica del SNI durante este período, lo cual explica que hayamos hecho
hincapié en ellos. Sin embargo, estamos conscientes de que ello no agota ni con mucho el
debate sobre este crucial período de la historia argentina, cuya evaluación general ha
merecido y seguirá mereciendo análisis mucho más extensos y profundos, que involucran una
problemática que excede la perspectiva que hemos planteado para este trabajo. En

156
consecuencia, vale aclarar que no hemos tratado de establecer una conclusión general sobre
el período peronista, sino sólo discutir su performance desde el punto de vista del enfoque del
SNI.

Otro hecho esencial a remarcar es que a partir de estos años se configuró un modelo, que
habría de perdurar durante todo el período de la ISI, en el cual coexistieron períodos breves de
crecimiento económico seguidos de fuertes caídas (stop and go). Los límites al crecimiento
provenían de la aparición de cíclicas crisis externas, causadas por importaciones que crecían
pari passu con el aumento del nivel de actividad interna y exportaciones -esencialmente
agropecuarias- prácticamente estancadas.

El funcionamiento de la economía argentina bajo la ISI fue modelizado por Braun y Joy (1968).
En su modelo, estos autores postulaban la existencia de dos sectores, uno que trabajaba
exclusivamente para el mercado interno protegido por fuertes tarifas (el industrial), y otro, el
agropecuario, que además de abastecer el consumo interno, exportaba. Con las divisas
generadas por este sector se cubrían las necesidades de importación de bienes intermedios y
de capital requeridas por el sector manufacturero. En las épocas de expansión, se generaba
una demanda creciente de importaciones, cuyo costo en divisas progresivamente superaba a
la cantidad de divisas aportadas por el sector agropecuario. Se gestaban, entonces, las
condiciones para una crisis del sector externo, que era resuelta vía devaluación, la cual se
transmitía a precios y derivaba, entre otras consecuencias, en caídas del salario real. La
devaluación generaba, entonces, recesión e inflación. En tanto, la menor demanda interna de
bienes salario liberaba saldos exportables y se cerraba, temporariamente, la brecha externa,
recreando las condiciones para el equilibrio macroeconómico.

Volviendo a la secuencia histórica, el golpe militar de 1955 desmantela varios de los cambios
institucionales introducidos por el peronismo. Así, se suprime la nacionalización de los
depósitos bancarios, el comercio exterior vuelve a estar en manos privadas, eliminándose el
IAPI, se cambia la orientación en la política laboral y se sancionan condiciones más ventajosas
que las previamente vigentes para la IED, en particular en lo que hace al giro de utilidades.

En 1958, tras el interregno militar, se produce un vuelco importante en materia de política


económica, con la asunción del gobierno “desarrollista” de Arturo Frondizi, quien orientaba junto
con Rogelio Frigerio el movimiento político e ideológico así denominado. La idea básica de este
movimiento era que la Argentina debía abandonar el rango de país especializado en la producción
de bienes primarios, y que ese cambio no sobrevendría por "evolución económica espontánea".
Era el Estado el que debía impulsar tanto la construcción de una estructura industrial integrada,
como el crecimiento económico en general. Como señala Altamirano (1998), si esas ideas no eran
nuevas, sí lo era su “dramatización” y conversión en temas claves de la vida colectiva nacional.

En la práctica, el gobierno de Frondizi, contrariando las expectativas previas de muchos de sus


seguidores, asignó un papel decisivo al capital extranjero en su programa económico. Había dos
razones para ese vuelco: i) la tasa de ahorro interno era muy baja; ii) el proceso de desarrollo
debía desenvolverse con gran rapidez -según Frigerio, el despegue debía ser "drástico y rápido
para que produzca resultados" (citado en Altamirano, 1998)-. En este escenario, ni el Estado ni el
sector privado tenían la posibilidad de generar el ahorro necesario para financiar las grandes
inversiones básicas (siderurgia, química pesada, energía, etc.) que necesitaba el país. En

157
consecuencia, el recurso al ahorro externo, vía empréstitos internacionales e IED, se hacía
imprescindible.

El llamado desarrollista tuvo éxito, y se produjo un verdadero boom de la IED. Entre 1959 y
1962 se autorizaron radicaciones por U$S 500 millones, monto que duplica la suma de todas
las autorizaciones concedidas entre 1954 y 1958 y entre 1963 y 1970. De las radicaciones
autorizadas en este período, un 90% se concentró en las industrias químicas, petroquímicas,
derivados del petróleo, material de transporte, metalurgia y maquinarias eléctricas y no
eléctricas (Sourrouille et al, 1985).

Para impulsar la industrialización, además de la atracción de IED, se optó por una


profundización del proteccionismo; así, luego de un débil intento de liberalización comercial en
1955, las tarifas aduaneras llegaron a 151% en promedio en 1959 (Veganzones, 1997).
Asimismo, se implantaron mecanismos de promoción industrial que buscaban estimular las
inversiones en el sector a través de generosos incentivos fiscales y crediticios (ver más abajo).

De todos modos, si bien el gobierno desarrollista impulsó claramente el crecimiento del sector
manufacturero doméstico -y en particular de las ramas “pesadas”-, profundizando el proceso
de sustitución de importaciones, no logró quebrar la sucesión de ciclos stop and go. Las
tensiones económicas, entonces, se sumaron a las de origen político, dando lugar a la caída
del gobierno en 1962 -derrocado por un golpe militar-.

Luego de un breve interregno, en 1963 asume el poder un gobierno de origen radical. A partir de
dicho año y hasta 1974 se dará el último período de crecimiento sostenido de la ISI en la
Argentina, aunque a tasas muy inferiores a las de los anteriores períodos de crecimiento
registrados en el país -1,6% anual- (Cortés Conde, 1997), en un contexto de tasas de inversión en
el orden del 20% o algo más del PBI (cuadro III-12) y de un fuerte aumento del peso del sector
manufacturero, que llega a cerca del 38% del PBI en 1973 (cuadro III-13). En tanto, se ha
estimado que la tasa de crecimiento anual de la productividad total de factores entre 1960 y 1970
alcanzó el 1,3% anual, cifra que debe ser comparada con la de los períodos inmediatamente
anterior -0,19% entre 1947 y 1960- y posterior –0,7% entre 1970 y 1980- (Keifman, 1998).

En la etapa 1963-74 el país conocerá seis presidentes distintos, diversas orientaciones de


política económica -“expansivas” al estilo keynesiano, planes de estabilización tradicionales,
etc.- pero, como se señaló antes, el modelo de stop and go seguirá caracterizando el
funcionamiento de la economía. En este contexto, habrá una progresiva acumulación de
tensiones inflacionarias, que va a llevar en 1975 a una crisis en donde la tasa de inflación
anual llega a los tres dígitos. A su vez, se mantendrá una economía altamente cerrada, tanto
por el lado de las importaciones como por el de las exportaciones (cuadro III-12). Este hecho
no sorprende a la luz de las elevadísimas tasas de protección efectiva vigentes en este
período137 y de la poca intensidad de las políticas pro-exportadoras, más allá de los
instrumentos adoptados en ese plano a partir de los años 1960.

137
. En los años 1970 se estimaba que dicha tasa llegaba a 95% en promedio para toda la economía, compuesta de
un -13% para la agricultura y de un 97% para la industria -llegando al 130% si se consideran sólo los productos
manufacturados destinados al mercado interno- (Veganzones, 1997).

158
En este contexto, no sorprende que hacia 1973 la economía argentina se encontrara entre las
más cerradas del mundo (tomando el comercio exterior como porcentaje del PBI), junto con
países continentales como Brasil y los EE.UU., así como con Japón (Veganzones, 1997).
Obsérvese también que entre 1950 y 1970 las exportaciones argentinas crecieron a poco menos
que la mitad del ritmo al que lo hacían las exportaciones mundiales y que la participación
argentina en estas últimas cayó de 0,55 a 0,29% entre dichos años (cuadros III-8 y III-9).
Cuadro III-12
Estructura de la oferta y demanda global a precios de mercado ($ de 1960). 1960-1973 (%)
Importaciones Consumo privado Consumo del Inversión bruta Exportaciones
gobierno interna
1960 11,3 70,5 9,1 21,5 10,1
1965 9,3 72,3 6,9 19,4 10,7
1970 9,5 69,5 6,5 22,0 11,6
1973 8,3 70,7 6,4 22,4 8,9
Fuente: BCRA (1976).
Cuadro III-13
Estructura sectorial del PBI a costo de factores a precios de 1960. 1960-1973 (%)
Agricult., caza, Mine- Indust. Electricidad, Construc Comercio Transporte y Finanzas Serv Total
silvicult. y pesca ría Manufact. gas y agua ción comunicac. personales
1960 16,6 1,1 31,1 1,2 4,0 18,9 7,9 4,0 15,2 100
1965 16,0 1,4 33,9 1,8 3,2 18,1 7,7 3,6 14,3 100
1970 13,7 1,8 35,2 2,3 4,8 17,8 7,5 3,5 13,4 100
1973 12,3 1,6 37,9 2,6 4,0 17,5 7,3 3,5 13,3 100
Fuente: BCRA (1976).

Justamente, este carácter extremadamente cerrado de la economía argentina durante la ISI ha


dado pie a un verdadero arsenal de críticas de parte de la ortodoxia neoclásica. Así, Nogués
(1985) por ejemplo, ha argumentado que la economía argentina en los años 1970 estaba
caracterizada por la presencia extendida de ineficiencias absolutas, esto es, por significativas
brechas de productividad vis a vis la frontera internacional. Esas ineficiencias eran producto,
siempre según la ortodoxia neoclásica, de una excesiva presencia estatal en la economía, y en
particular de la política comercial proteccionista e inward oriented. Uno de los principales
factores negativos derivados del régimen de política económica de la ISI habría sido la
elevación del precio relativo de los bienes de capital, la cual habría dificultado la incorporación
de tecnologías modernas, contribuyendo a ampliar la brecha con la best practice internacional
en la materia (ver Taylor, 1994).

En contraste, para las corrientes “heterodoxas”, el problema de las ineficiencias se debía


esencialmente a la “dependencia tecnológica” del país, a la escasa magnitud de las actividades
locales de I&D y a la falta de regulación estatal de la importación de tecnologías. Como veremos
más adelante, mientras que la “heterodoxia” conoció su período de máxima influencia entre fines
de los años 1960 y comienzos de los años 1970, a partir de 1976 el país asistirá a un experimento
ortodoxo de corta duración inicial, pero que será renovado, y perdurará en lo esencial hasta el
presente, desde comienzos de los años 1990 (esto será tema del capítulo siguiente).

c) El sector agropecuario

La crisis del año 1930 impactó fuertemente sobre el sector agropecuario, y en particular sobre
los cultivos de la región pampeana, vía proteccionismo en los principales países consumidores

159
-incluyendo los bloques de políticas preferenciales como el Commonwealth- y deterioro de los
precios de los productos primarios. Sin embargo, si bien a ritmos inferiores a los de pasadas
décadas, tanto la producción agrícola como la superficie sembrada con cereales y oleaginosas
siguieron creciendo en la década de 1930 (cuadro III-14).

En contraste, a partir de 1940 y hasta la segunda mitad de los años 1950 se registra una
fuerte caída en la producción -entre 1950 y 1954 resultó un 35% inferior a la de 1935/1939- así
como en la superficie sembrada en la región pampeana -23,6% de reducción en el mismo
período- (cuadro III-14). Este retraso se dio en un contexto en el cual los principales países
agrícolas con los cuales la Argentina venía compitiendo exitosamente hasta entonces continuaron
expandiendo sus volúmenes producidos. Por ejemplo, mientras que de 1935-39 a 1960-64 la
Argentina incrementó su producción de trigo en menos de un 5%, la de Australia y Canadá
aumentó, respectivamente, un 90 y un 110% (Díaz Alejandro, 1975). En el cuadro III-15 se
observan datos más generales que confirman el retraso argentino en comparación con los
principales países productores.
Cuadro III-14
Superficie sembrada y producción de cereales y oleaginosas. 1930-1974 (miles has, miles tn, %)
Superf. Sembrada Tasa prom. crec. anual Producción Tasa prom. crec. anual
1930/34 19738 2,9 17476 0,4
1935/39 20721 1,0 18040 0,6
1940/44 20020 -0,7 18132 0,1
1945/49 17616 -2,4 13250 -5,4
1950/54 15827 -2,0 11662 -2,4
1955/59 17332 1,9 14868 5,5
1960/64 17600 0,3 16071 1,6
1965/69 19404 2,1 19491 4,3
1970/74 19932 0,5 23272 3,9
Crec. acum. 1930/34-1945/49 -10,8 -24,2
Crec. acum. 1950/54-1970/74 25,9 99,6
Fuente: Barsky y Murmis (1986).
Cuadro III-15
Evolución de la producción agropecuaria. Base 1932=100
Argentina Australia Canadá EE.UU.
1932 100 100 100 100
1937 113,4 s.d. 142,0 209,5
1942 135,8 145,3 281,4 265,0
1948 129,5 339,2 304,4 310,4
1951 119,7 541,0 348,2 277,2
Fuente: Vitelli (1999).

Obviamente, las exportaciones agropecuarias mostraron una tendencia declinante en este


período. Así, en volúmenes físicos, las exportaciones de cereales y lino alcanzaban, entre
1951 y 1954 un nivel inferior en un 65% al alcanzado entre 1925 y 1929; en el caso de las
carnes, la baja llegaba al 50%. Si en los años 1930 la caída de las exportaciones se atribuye
con toda seguridad a la baja de la demanda extranjera, no parece que sea posible afirmar lo
mismo para el período posterior a la posguerra.

En efecto, la participación de las exportaciones argentinas de carne bovina en el total de


exportaciones mundiales cae de un 58 a un 31% entre 1924-33 y 1959-63138. Las cifras
138
. Cabe señalar que en este caso se ha destacado que las mejoras en los sistemas de transporte y enfriado en los
años 1930 quitaron a la Argentina el monopolio natural que tenía en el envío de carne enfriada a Europa, ya que

160
respectivas son de 18 a 6% (en trigo), de 65 a 17% (en maíz), de 34 a 16% (en avena) y de 25 a
7% (en carne ovina). Esto implica que si la Argentina hubiera elevado su producción en este
período podría haber competido con los restantes países productores para participar del activo
comercio internacional de productos agropecuarios post-Segunda Guerra Mundial (Díaz
Alejandro, 1975).

De todos modos, el sector agrícola en su conjunto mostró un leve crecimiento entre 1935-1939
y 1950-1954 (7%) en términos de volúmenes físicos, como producto de los fuertes aumentos
en productos tales como girasol, cultivos industriales, frutas y hortalizas, todos los cuales tenían
una participación relativamente baja en el producto agrícola antes de la crisis del ’30. Asimismo, se
elevó la producción ganadera, que ocupó áreas previamente reservadas a la agricultura.

El incremento de la producción ganadera, y de los cultivos industriales y de aquellos


destinados al consumo interno, no alcanzó, sin embargo, a compensar el parate de la
producción agrícola para la exportación. Así, la agricultura y la ganadería, que, en conjunto,
promediaban alrededor del 33% del PBI entre 1925 y 1929 -valuado a precios corrientes-,
pasan a representar un 18% de aquel entre 1962 y 1964 (Díaz Alejandro, 1975) -ver también
cuadros III-5 y III-13-.

La evolución de la productividad en el sector agrícola tampoco fue favorable en este período.


Así, salvo en los casos del trigo -donde se habían alcanzado algunos éxitos genéticos-, la
cebada y el girasol (cuyo cultivo recién se iniciaba en el país), se advierten caídas en los
rendimientos de los principales cultivos pampeanos en la comparación 1930/1934 vis a vis
1945/1949 (cuadro III-16). En tanto, mientras que en los años 1920 la productividad
agropecuaria total de la Argentina resultaba casi un 12% superior a la de los EE.UU., entre
1955/1959 se ubicaba, en promedio, un 27% por detrás de aquella (Díaz Alejandro, 1975). En
este sentido, en el cuadro III-17 se ve como en comparación con aquel país se mantiene
incluso una leve superioridad en el caso del trigo hasta mediados de los años 1950, pero hay
un fuertísimo retraso en el cultivo del maíz (ver también cuadro III-18).

No es extraño que estas tendencias hayan dado lugar a un amplio debate respecto de las
causas del llamado “estancamiento del sector agropecuario”. Las dos posturas básicas
respecto de dicho estancamiento remiten a la falta de progreso tecnológico, pero en un caso
dicho fenómeno es atribuido a la influencia de factores institucionales -entre los que hay que
incluir fundamentalmente el peso de los latifundios139 y las actitudes y comportamientos de los
terratenientes que habrían dificultado el paso de una agricultura extensiva a otra intensiva 140-,
permitió que Australia y Nueva Zelandia también se sumaran como proveedores en ese atractivo mercado (Vitelli, 1999).
139
. Para poner este fenómeno en una perspectiva adecuada, hay que considerar que el peso de los latifundios en
Argentina era sensiblemente menor que en otros países de América Latina (Barsky y Murmis, 1986) y que el grado de
concentración de la propiedad en el campo argentino en los años 1950 no era mayor al que existía en Australia, Canadá
o Estados Unidos (Vitelli, 1999). Asimismo, desde la última fase de la etapa agroexportadora se había venido observando
un proceso de subdivisión de la tierra y por lo tanto un aumento sustantivo del número de medianos y pequeños
propietarios.
140
. Estas explicaciones corresponden a lo que Barsky et al (1992) denominan vertiente “estructural”, en la cual se
incluyen el informe del CIDA de 1965, los trabajos de Giberti y los análisis de diversos autores de inspiración marxista
-los cuales generalmente hacen gran hincapié en la cuestión de la renta del suelo-, como Frigerio, Flichman o Murmis.
Por ejemplo, para Giberti (1966), mientras que los arrendamientos y la tenencia precaria de la tierra dificultaban realizar
las inversiones que demandaban los avances tecnológicos y aplicar prácticas organizacionales que preservaran la
fertilidad del suelo, la gran propiedad producía tal volumen de ingresos que, aunque no se la trabajara con
intensidad, de todos modos sus propietarios podían recibir ganancias significativas, a diferencia de lo que ocurría

161
mientras que en otro se enfatiza el peso de políticas económicas “erróneas” -especialmente en
materia de precios-, que afectaron la rentabilidad del sector agropecuario141. Ambas hipótesis
han sido fuertemente criticadas en la literatura más reciente sobre el tema (J. F. Sábato, 1981;
Obschatko et al, 1984; Barsky y Murmis, 1986).
Cuadro III-16
Argentina. Rendimientos de cereales y oleaginosas. 1930-1974 (ton. por hectárea)
Trigo Maíz Avena Cebada Centeno Lino Girasol Soja
1930/34 877 1864 1154 1149 593 684 683 -
1935/39 958 1752 943 948 564 654 834 -
1940/44 1091 1913 922 1170 686 655 923 -
1945/49 1103 1750 1071 1225 577 633 738 -
1950/54 1123 1444 1187 1209 688 695 723 -
1955/59 1324 1705 1156 1259 738 592 614 973
1960/64 1377 1762 1199 1162 724 659 668 1045
1965/69 1400 2059 1352 1200 703 666 826 1117
1970/74 1439 2439 1050 1271 733 767 719 1394
Crec acum. 1930/34-1945/49 25,8 -6,1 -7,2 6,6 -2,7 -7,5 8,1 n.c.
Crec acum. 1950/54-1970/74 28,1 68,9 -11,5 -5,1 6,5 10,4 0,6 n.c.
Fuente: Barsky y Murmis (1986).
Cuadro III-17
Rendimientos de trigo y maíz en Argentina y los EE.UU. 1920-1964 (kg. por hectárea cosechada)
1920-29 1930-39 1940-44 1945-49 1950-54 1955-59 1960-64
Trigo
Argentina 878,0 929,0 1098,0 1102,0 1151,0 1337,0 1382,0
EE.UU. 939,0 844,0 1098,0 1061,0 1123,0 1475,0 1592,0
Razón 0,94 1,10 1,00 1,04 1,02 0,91 0,87

Maíz
Argentina 1878,0 1842,0 1998,0 1766,0 1529,0 1734,0 1765,0
EE.UU. 1684,0 1572,0 2077,0 2322,0 2523,0 3213,0 3896,0
Razón 1,12 1,17 0,96 0,76 0,61 0,54 0,45
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

El ya mencionado modelo propuesto por J. F. Sábato (1981), brinda, a juicio de varios autores,
una explicación más equilibrada de lo ocurrido entre 1940 y 1960 en el sector agropecuario. El
elemento destacado por Sábato es que los riesgos a los que estaban sometidos los
productores agrícolas pampeanos eran considerables, tanto desde el punto de vista del
mercado como, particularmente, en la producción. Por tanto, parece razonable que los
con la explotación pequeña y mediana. El mismo autor señalaba que “como frecuentemente los predios se reciben
por herencia, no por compra, falta también el sentido empresario de pretender que el capital reditúe un interés
acorde con la inversión. Además, razones de prestigio social y de salvaguardia de excedentes de capital inducen en
no pocas ocasiones a invertir en tierras a personas que por esa misma circunstancia no atienden tanto a la
rentabilidad del capital sino a la sencillez de la administración de la empresa. Es común, por otra parte, que las
familias terratenientes orienten a sus hijos hacia actividades profesionales o como dirigentes de grandes empresas,
financieras, comerciales o industriales, lo cual los desvincula más todavía de la rentabilidad máxima de las
empresas agrarias” (p. 29, citado en Barsky et al, 1992). Para autores como Flichman (1977), en cambio, si bien
hay factores estructurales, no son los que apunta Giberti -que postula, en esencia, que los terratenientes no
maximizan sus beneficios-, sino simplemente que en la región pampeana era posible producir carne y cereales con
costos bajos a nivel internacional mediante técnicas extensivas. Más aún, señala que hay evidencia de que un
aumento en la intensidad del capital no conduce a mayores beneficios unitarios para los productores extensivos. Para
Murmis, en tanto, sería la existencia de una significativa renta de la tierra la que impide la intensificación de las
técnicas productivas y de las inversiones (ver Barsky et al, 1992).
141
. Desde esta visión se señalan no sólo las políticas de precios para el sector agropecuario, sino también el aumento de
los salarios y de los costos laborales en el sector rural y la amenaza a los derechos de propiedad; dentro de esta línea
argumental, sería el período del peronismo el que mayor daño habría causado en esa dirección.

162
productores estuvieran más preocupados por controlar los riesgos que amenazaban su
supervivencia que por incorporar innovaciones para maximizar sus ingresos. Una manera de
reducir riesgos es combinando actividades que no están sujetas a las mismas contingencias. En
este contexto, la tierra es el factor de mayor adaptabilidad para usos alternativos, en tanto que el
capital no puede adecuarse a las fuertes fluctuaciones que sufre la actividad, tanto de origen
externo -precios y demanda mundial- como interno -variaciones climáticas, plagas, ciclos stop and
go, políticas económicas erráticas-. En particular, Sábato señalaba que lo esencial para entender
la agricultura pampeana era que las variaciones de precios internos había sido históricamente
mayores que en los países capitalistas más avanzados. Siendo las técnicas más “tierra intensivas”
las más flexibles, eran las más racionales en dicho contexto: “el modelo pampeano ofrecía una
alternativa simple y barata para compensar las fluctuaciones del mercado” (p. 58).
Cuadro III-18
Evolución comparativa de rindes agrícolas. 1934-años 1950
Argentina Canadá EE.UU. Francia México
Trigo
1934/38 980 710 810 1560 760
1952/56 1330 1500 1250 2170 1100
Variación % 35,7 111,3 54,3 52,5 44,7

Maíz
1934/38 1810 s.d. 1400 1580 560
1955/59 1600 s.d 2650 2240 810
Variación % -11,6 s.d 89,3 41,8 44,6
Fuente: Vitelli (1999).

En tanto, el despoblamiento de la región pampeana -producto del proceso de urbanización e


industrialización que avanza en este período- y el cese de la inmigración temporaria de
ultramar destruyeron el modelo de arrendamiento y la posibilidad del uso de mano de obra
migrante para la época de la cosecha, lo cual da, en respuesta, un movimiento hacia la
ganadería. Así, la reducción de la oferta de mano de obra temporaria puso un “techo” a la
actividad. Este cuadro se completa con una estructura de precios desfavorable para
agricultura y la ausencia de tecnologías modernas, todo lo cual da como resultado el ya
mencionado estancamiento agrícola conviviendo con una expansión ganadera.

Cabe citar, de todos modos, que este modelo propuesto por Sábato no ha concitado adhesión
unánime entre los analistas del sector. Así, Barsky (1988) destaca que dicho modelo puede
explicar la conducta de los productores agropecuarios, pero es insuficiente como modelo
explicativo global, ya que choca contra la evidencia empírica en distintos períodos de la
evolución del sector.

Esto lleva a plantear la necesidad de agregar factores explicativos para entender las causas
del estancamiento agrícola. En esta línea, Barsky y Murmis (1986) mencionan algunos
argumentos interesantes. Por un lado, señalan que durante la segunda guerra y los primeros
años de posguerra el cierre de los mercados internacionales y la falta de insumos y de medios
de transporte (que en parte fueron consecuencia del bloqueo decretado por los EE.UU. contra
nuestro país)142 contribuyen a explicar la caída en la producción agrícola en dicho subperíodo.

142
. Este bloqueo, que duró desde 1942 a 1949 y por el cual se prohibieron diversos envíos que dicho país
consideraba de carácter estratégico (incluyendo distintos tipos de equipos, artículos de acero, combustibles, etc.),
fue dictado como represalia por la neutralidad de la Argentina durante la guerra (y, de hecho, por las actitudes pro-

163
En tanto, con relación al IAPI, creado a imagen de organismos similares que existían en
Australia y Canadá, apuntan que, más allá de su política de precios agropecuarios, se
caracterizó por la utilización arbitraria de los recursos obtenidos y la falta de una política
coherente de desarrollo agrario. También señalan el peso de erróneas políticas de
comercialización que llevaron a perder mercados externos.

Asimismo, destacan el gran incremento de la brecha tecnológica vis a vis los principales
países productores. De hecho, la Argentina pierde el curso de la “revolución agrícola” de
Occidente en este período, ya que hay un retroceso tecnológico por el estancamiento del
proceso de mecanización (ver cuadros III-19, III-20 y III-21) y de cambio genético
(particularmente importante es el retraso en la aparición de híbridos, pese a algunos esfuerzos
públicos y privados en la materia -ver más abajo-) y la falta de avances o aún los retrocesos en
el sistema estatal de generación y difusión de tecnologías agropecuarias (Barsky, 1988).
Coincide el autor con la opinión de Díaz Alejandro, para quien el desfasaje tecnológico fue el
mayor responsable del estancamiento rural post 1945 así como con la evaluación que se hacía
desde el desarrollismo (en los años 1950, Rogelio Frigerio señalaba que “lo que frena (al
campo) en realidad no es la propiedad, sino lo exiguo del capital –máquinas, técnica y ciencia-
(...). Los métodos atrasados de labor: el bajísimo porcentaje de mecanización (...); el uso
limitado de plaguicidas, fertilizantes, etc., por falta de una industria química pesada en el país;
la falta de técnicos, energía, combustibles y transportes" -citado en Vercesi, 1999-).
Cuadro III-19
Argentina. Evolución del parque de tractores en uso (al 1 de enero). 1937-1979
Tractores
1937 17485
1940 22640
1945 12076
1950 13973
1955 47210
1960 110643
1965 143656
1970 120319
1975 130276
1979 150492
Fuente: Barsky y Murmis (1986).

Díaz Alejandro (1975), en tanto, también señala el problema derivado de la destrucción del
mercado de contratos de arrendamientos a largo plazo -producto del congelamiento de los
mismos, decretado por el gobierno peronista-, que llevó al agotamiento del suelo y a la
reducción de las inversiones, y reforzó la tendencia a favorecer la ganadería. Además de la
inseguridad en materia de derechos de propiedad, esto lleva a interrumpir la rotación
agricultura-ganadería, con consecuencias negativas sobre la fertilidad de los suelos.
Cuadro III-20
Evolución del capital en equipo y maquinaria agrícola
Promedios quinquenales Total (millones de pesos Pesos
1950) Por persona activa Por hectárea cultivada
1920/24 4134 3178 189
1925/29 6723 4521 283
1930/34 7923 4885 301
1935/39 7489 4336 273

germánicas que mostraban varias autoridades locales).

164
1940/44 6378 3626 230
1945/49 5292 3047 195
1950/54 5737 3150 220
Fuente: Barsky y Murmis (1986).
Cuadro III-21
Número de tractores cada 1000 hectáreas de tierra arable y cultivable. 1948/1973
1948 1961/65 1973
Argentina 0,67 4,8 6,4
Australia 2,26 6,6 7,8
Canadá 7,68 13,5 14,1
EE.UU. 18,3 26,3 23,0
Nueva Zelandia 31,45 24,9 28,0
Uruguay 1,63 13,4 14,7
Mundo 2,7 8,9 10,9
Fuente: Vitelli (1999).

Más allá de este debate, hay que observar que a partir de 1952 comienza un proceso de
expansión agrícola que hace que a mediados de los años sesenta la producción llegara al
mismo nivel que los máximos alcanzados históricamente (ver cuadro III-14). En efecto, desde
1953 la producción de granos comenzó a recuperarse, al calor de un proceso de creciente
cambio tecnológico (Barsky et al, 1992). Significativamente, esta expansión agrícola se daba,
por primera vez desde la crisis, paralelamente a un aumento de la producción ganadera.

En la reversión del estancamiento jugaron un papel central las políticas de apoyo crediticio y
desgravaciones que aceleraron el proceso de mecanización (con un nivel de subsidios muy
alto -ver las cifras de J. F. Sábato, 1981-); más abajo se describe con más detalle la evolución
de este proceso. Para autores como J. F. Sábato esto evidenciaría la incapacidad de “cambio
endógeno” del sector, ya que las medidas para su reactivación les llegaban “desde afuera”, lo
cual permitía que incluso productores ineficientes y retardatarios se mecanizaran. De todos
modos es evidente que hay una modernización tecnológica y productiva en este período
(Obschatko et al, 1984), que da lugar a un proceso de “farmerización” de los chacareros
(capitalización de explotaciones familiares propietarias).

Un hecho destacable es que, según J. F. Sábato (1981), el salto del piso tecnológico con que
trabajaban las empresas pampeanas se produjo en un contexto donde no cambió el modelo
productivo tradicional de combinación de actividades, pero desapareció el esquema donde
coexistían grandes estancieros ganaderos, arrendatarios agricultores y mano de obra
temporaria, surgiendo otro donde se pasó a internalizar las funciones que cumplía cada grupo
dentro de una sola empresa, sea la chacra o la estancia.

Paralelamente, se producen cambios en el plano de los agentes sociales que operan en el


sector. Nace, en lugar de los obreros transitorios utilizados anteriormente, una capa de
contratistas de servicios, productores capitalizados a través de políticas estatales de créditos
subsidiados, que accedieron así a la compra de tractores y cosechadores. Asimismo, surgen
aparceros poseedores de mayores dotaciones de maquinarias que comenzaron a tomar tierras
mediante el pago de una renta en especie.

A su vez, la producción agrícola se desplazó hacia unidades de mayor tamaño, debido a las
oportunidades de ganancia que ofrecía una agricultura más tecnificada y que no requería mayores
inversiones gracias a la presencia de los contratistas. En tanto, se liquidaba el régimen tradicional

165
de arrendamientos y decrecía la masa del proletariado rural, al tiempo que variaba su
composición, en dirección a una mayor proporción de permanentes y un grado de calificación
mayor. Los grandes propietarios, por su parte, modernizaban sus explotaciones impulsados por
las políticas estatales que abarataban los recursos financieros y promovían las instituciones de
asistencia técnica y la formación de profesionales vinculados al sector (Barsky et al, 1992).
Asimismo, se verificaba un aumento del número de propiedades administradas por sus
propietarios.

d) El sector industrial

Siguiendo a Katz y Kosacoff (1989), podemos detectar una primera etapa del proceso de
industrialización argentino durante la ISI entre 1930 y 1943. En este período, al calor del ya
comentado cerramiento de la economía, se acelera la expansión de la industria (cuadro III-5).
Los sectores que crecen con más rapidez son refinerías de petróleo, artículos de caucho, la
producción de maquinaria y metales y los textiles, cuyo peso en el PBI aumenta,
consecuentemente, durante este período (cuadros III-22 y III-23). También hay sustitución de
importaciones en cultivos industriales y cemento. La metalmecánica, en tanto, se mueve desde
los talleres de reparación hacia la fabricación de productos tales como electrodomésticos,
maquinaria textil y agrícola y máquinas herramientas sencillas.
Cuadro III-22
Tasas anuales medias de crecimiento de la producción bruta real en las industrias manufactureras. 1925-1961
(%)
1925-29/1937/39 1937-39/1948-50 1948-50/1959-61
Alimentos y bebidas 2,1 2,6 1,1
Tabaco 0,5 4,9 1,5
Productos textiles 10,8 9,1 0,8
Confecciones -0,4 4,4 0,7
Productos de la madera -2,2 6,4 0,1
Papel y cartón -1,7 6,3 4,4
Imprenta y publicaciones -2,2 2,3 -0,2
Productos químicos -0,4 7,7 6,5
Derivados del petróleo 12,6 5,0 6,7
Productos del caucho 39,01 3,0 7,1
Artículos de cuero -2,2 7,2 0,9
Piedras, vidrio y cerámicas -2,5 6,3 2,5
Metales 5,1 5,4 7,8
Vehículos y maquinaria, exc. la eléctrica 8,3 8,3 10,6
Maquinaria y artefactos eléctricos 40,51 8,7 17,6
Otras manufacturas 0,1 5,1 3,9
Artesanías s.d. 3,7 0,4
Total 3,4 5,0 3,7
Fuente: Díaz Alejandro (1975).
1: la producción era desdeñable en 1925-29.

Un analista ha señalado que no es extraño que el sector industrial haya respondido con
relativa rapidez a las nuevas condiciones internas y externas considerando que ya había una
experiencia adquirida en el período anterior en la producción manufacturera, se contaba con
una fuerza de trabajo relativamente adecuada, se había instalado un significativo capital social
fijo en las ciudades (infraestructura de energía, comunicaciones, transporte, etc.) y existían
grandes mercados urbanos disponibles (Díaz Alejandro, 1975).

166
A su vez, las exportaciones manufactureras crecieron, en particular durante la segunda guerra
mundial. Así, entre 1939 y 1943 el porcentaje de productos manufacturados no tradicionales
sobre el total de las exportaciones del país pasó de 2,9 a 19,4%; entre las ramas con mayor
peso exportador estaban alimentos y bebidas, textiles, químicos, confecciones y cueros. En
1943 la industria química, por ejemplo, exportaba el 11,4% de su producción. Esta significativa
conquista de mercados para los productos manufactureros argentinos se perderá luego de
finalizada la Segunda Guerra, primero por la aparición de restricciones a las exportaciones
industriales desde 1944 -motivadas por el temor a la inflación- y luego por el fuerte deterioro
de la relación tipo de cambio exportador/costo laboral (ver Llach, 1984). También se ha
señalado que la retracción de las exportaciones obedeció en parte al hecho de que los
empresarios obtenían ganancias de forma más sencilla en el mercado local (Schvarzer, 1996).
Cuadro III-23
Estructura del PBI manufacturero a costo de factores. 1925-1965 (%)
1925-29 1937-39 1948-50 1959-61 1963-65
Alimentos y bebidas 36,6 37,3 25,4 19,2 18,7
Tabaco 0,8 0,7 0,7 0,6 0,6
Productos textiles 2,9 7,4 11,7 8,4 7,8
Confecciones 6,9 5,4 5,9 3,4 2,9
Productos de la madera 3,2 2,1 2,1 1,9 1,7
Papel y cartón 1,9 1,3 1,6 1,8 1,8
Imprenta y publicaciones 9,8 6,3 4,0 3,6 3,4
Productos químicos 5,7 4,4 5,8 7,1 8,0
Derivados del petróleo 1,6 4,9 5,3 7,2 8,4
Productos del caucho 0,0 0,8 1,0 1,4 1,4
Artículos de cuero 6,5 4,2 4,7 4,1 2,6
Piedras, vidrio y cerámicas 6,9 4,3 5,1 4,6 4,3
Metales 4,5 6,4 6,5 8,8 10,1
Vehículos y maquinaria, exc. la eléctrica 2,9 5,6 9,6 14,1 16,5
Maquinaria y artefactos eléctricos 0,0 1,1 2,0 6,6 5,8
Total 100 100 100 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

En este sentido, hay que tener en cuenta que el grado de concentración alcanzado por el
sector industrial era, en esta etapa, muy elevado. Partiendo de datos correspondientes a 1940,
se estimaba que 42 establecimientos -sobre más de 7300 en operación- empleaban el 22%
del personal y producían el 41% del valor generado por el sector industrial; tomando 140
establecimientos, se alcanzaba un 43% del personal y un 62% de la producción
manufacturera. Más aún, se observaba que en diversos rubros existía un virtual monopolio
doméstico, en condiciones de limitada competencia de la producción extranjera.

Se podría deducir que la elevada protección vigente en aquellos momentos permitía que
estuvieran operando un enorme número de pequeñas plantas que, en condiciones de
apertura, tal vez hubieran desaparecido. Al mismo tiempo, las plantas mayores de cada rubro
estaban obteniendo beneficios extraordinarios, cuando, probablemente, considerando la
escala con la que operaban, hubieran podido competir con la producción importada a una tasa
de protección razonable (Corporación para la Promoción del Intercambio, 1982).

A su vez, algunos autores afirman que el control de cambios no tuvo un carácter selectivo
respecto del tipo de importaciones a las que, desde el punto de vista del "interés nacional",
debían ser asignadas las escasas divisas disponibles. Por el contrario, el reparto habría estado
influido por el poder de lobby de los grandes grupos locales ya dominantes en aquel momento

167
(Schvarzer, 1996). Un punto también importante es que la “relación especial” mantenida con
Gran Bretaña, siguiendo el lema “comprar a quien nos compra”, hizo que se favorecieran
relativamente las importaciones de ese origen. Esto es significativo considerando que dicho
país ya había perdido hace tiempo el liderazgo industrial y tecnológico vis a vis los EE.UU.

Ya la siguiente fase de la ISI -1944/1955- se basa en un grado de intervención y un tipo de


políticas mucho más activo. Además de continuar con un sistema de tipos de cambio múltiples
(uno más bajo para las exportaciones, uno elevado para las importaciones de bienes
terminados y otro bajo para las de sus insumos), y con las restricciones cuantitativas, los permisos
previos de importación y las prohibiciones de importar, aparecen nuevos instrumentos.

Así, en 1944 se crea el Banco de Crédito Industrial, y el régimen de Protección y Promoción de


las Industrias de Interés Nacional, vigente hasta 1957. Las ramas de alimentos, bebidas y textiles
(y en general las que producían para el mercado doméstico) fueron las más beneficiadas por
la expansión del crédito -subsidiado- destinado al sector industrial143. Esas mismas ramas
fueron favorecidas por la estructura de la protección arancelaria y no arancelaria y también por
el régimen de promoción industrial (cuya creación y reproducción a lo largo de toda la ISI
obedeció, según Katz y Kosacoff, 1989, a la creencia de que era necesario implementar
mecanismos de fomento para incentivar los escasos animal spirits de la comunidad empresaria
local).

La intervención del Estado en el sector industrial se extendió al plano productivo. En 1941 ya


se había creado la Dirección Nacional de Fabricaciones Militares, a partir de la cual se articula
la expansión del Estado como productor manufacturero, con la creación de la siderúrgica
SOMISA en 1947, de la química Atanor en 1946 y de los Astilleros y Fábricas Navales del
Estado (AFNE) también por la misma época. Además, nace la Dirección Nacional de Industrias del
Estado (DINIE) creada con las plantas tomadas de los países enemigos durante la guerra
(aquellas incluían establecimientos químicos, farmacéuticos, metalúrgicos, de productos
eléctricos, etc.).

Entre 1945 y 1952 se verifica un ciclo expansivo al calor de estas políticas. Las industrias de
bienes de consumo durables, los bienes de capital para la industria textil, la producción de
maquinaria agrícola y máquinas herramientas sencillas, la química y las industrias eléctricas de
consumo final toman la delantera en materia de crecimiento manufacturero en estos años
(Katz y Kosacoff, 1989), pero la industria textil también sigue teniendo un dinamismo
significativo (cuadros III-22 y III-23). En tanto, se verifica la expansión de un gran número de
PyMEs creadas muchas veces por inmigrantes europeos, que conocían fragmentaria y
parcialmente tecnologías pre-bélicas en áreas como electromecánica, química, maquinarias
diversas, etc.. Sin embargo, también es un período de aumento de la brecha tecnológica y de
estancamiento o incluso disminución de los índices de productividad en el sector
manufacturero (la productividad laboral media industrial crece apenas un 5% entre 1946 y
1954, con descensos significativos en ramas tales como textiles, madera, cuero calzados y
vehículos de transporte).

143
. Según Díaz Alejandro (1975), la expansión del crédito en este período fue concedida esencialmente a cierto
grupo de empresarios tanto por razones de favoritismo ad hoc como por antecedentes históricos.

168
Durante esta etapa la estructura arancelaria era compleja y discriminaba a favor de los bienes
de consumo. Las ramas productoras de bienes intermedios pesados estuvieron probablemente
sujetas a protección efectiva negativa hasta 1959. En tanto, los bienes de consumo tuvieron una
desproporcionada protección. Por su parte, los aranceles para bienes de capital eran una suerte
de variable de ajuste, ya que se elevaban cuando escaseaban las divisas. Esto llevó a que la
producción de este tipo de bienes estuviera sujeta a una fuerte inseguridad (Díaz Alejandro,
1975).

En tanto, la inflación obligó a los empresarios a dedicar demasiado tiempo a los problemas
financieros de sus firmas. También se ha mencionado el excesivo peso del autofinanciamiento
empresario y la poca importancia del mercado de capitales (Díaz Alejandro, 1975).

A su vez, las políticas anti IED también han sido criticadas, ya que se habrían perdido tanto
inversiones como tecnología, en tanto aquéllas se dirigían a países como Australia, Brasil y
Canadá (según Díaz Alejandro, en 1940 las inversiones directas de los EE.UU. en Argentina
superaban en un 60% a las realizadas en Brasil, en tanto que en 1955 fueron sólo el 40% de
la inversión de los EE.UU. en aquel país)144.

En este sentido, un hecho interesante es que hacia el final de este período el gobierno decide
recurrir al capital extranjero para financiar el proceso de acumulación industrial, cambio expresado
en la sanción de la Ley 14222, primera que regulaba de manera sistemática la radicación y
operación de capitales extranjeros. Al amparo de dicha ley, se firman convenios con firmas como
Squibb, Mercedes Benz, California Petroleum o Kaiser, los cuales supusieron la institucionalización
de monopolios de hecho o reservas de mercado e implicaron fuertes transferencias en materia
de transferencia de ingresos entre sectores de la comunidad (Katz y Kosacoff, 1989).

Se ha sugerido repetidamente que hacia comienzos o mediados de los años 1950 habría
finalizado la etapa “fácil” de la ISI, en la cual se desarrollaron las industrias de bienes de
consumo no durables (alimentos, bebidas, textiles), así como las actividades más sencillas
dentro de los complejos químico, metalmecánico y eléctrico. Así, en el cuadro III-24 podemos
observar que las industrias “tradicionales” aportaron el grueso del incremento del PBI
manufacturero entre fines de los años 1920 y fines de los años 1950.

En este contexto, cabe destacar algunas comparaciones en torno al desarrollo cuanti y


cualitativo del proceso de industrialización en la Argentina en este período. Por un lado, hacer
notar que entre 1938 y 1953 su ritmo de avance es menor no sólo al de naciones como
Canadá o EE.UU., sino incluso al de países latinoamericanos como Brasil y México (cuadro III-
25). Por otro lado, destacar que entre 1938 y 1948 la Argentina avanza muy poco en materia
de electrificación de su parque industrial, incluso en la comparación con el vecino Brasil
(cuadro III-26). Los datos sugieren que para ese último año la industria argentina se
comparaba desfavorablemente en dicho campo, así como en el tamaño promedio de sus
establecimientos, en relación con otros países de asentamiento reciente y con Brasil (cuadro
III-27). Esto es interesante porque, según Vitelli (1999), hacia 1938 la Argentina presentaba
relaciones equipo-mano de obra similares o incluso superiores a las de un país como Australia,

144
. Esto también fue, en parte, consecuencia del bloqueo declarado por los EE.UU.

169
por ejemplo, en sectores tales como textiles, papel, cueros y confecciones y no estaba
demasiado por debajo en ramas más modernas como química, petróleo y productos metálicos.
Cuadro III-24
Participación de las ramas industriales en el incremento total del valor agregado por el sector
manufacturero. 1925-1929 a 1948-1950 (%)
Cifras BCRA/CEPAL Cifras CONADE/CEPAL
Productos textiles 21,6 23,7
Vehículos y maquinaria, exc. la eléctrica 17,1 11,3
Alimentos y bebidas 12,7 17,8
Derivados del petróleo 9,5 6,3
Metales 8,7 10,0
Otras manufacturas y artesanías 7,5 6,3
Productos químicos 5,9 4,3
Confecciones 4,6 4,4
Maquinaria y artefactos eléctricos 4,2 2,3
Piedras, vidrio y cerámicas 3,2 2,8
Artículos de cuero 2,6 2,6
Productos de caucho 2,0 2,2
Papel y cartón 1,2 1,4
Productos de la madera 0,9 3,8
Tabaco 0,6 0,6
Imprenta y publicaciones -2,6 0,1
Total 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).
Cuadro III-25
Evolución de la producción industrial. 1938-1953
Argentina Brasil Canadá EE.UU. México
1938 100 100 100 100 100
1948 165,4 178,3 215,6 217,6 129,5
1953 151,9 273,9 281,3 291,2 154,5
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro III-26
Variaciones porcentuales de la potencia instalada -HP- en el sector industrial. 1938-1948
Argentina Brasil Australia Canadá EE.UU.
Potencia por establecimiento -2,4 17,2 25,3 23,7 14,3
Personal por establecimiento -4,6 -20,1 6,2 35,8 8,1
Potencia por personal ocupado 2,1 46,7 18,2 -8,8 5,6
Fuente: Vitelli (1999).

En 1954 el panorama no varía demasiado. Los datos desagregados permiten ver que las
diferencias más significativas con los países avanzados en materia de electrificación del
parque industrial estaban en las ramas más modernas -química y metalmecánica- (cuadro III-
28); lo mismo ocurría, en general, en cuanto a tamaños de establecimiento (cuadro III-29). Si bien
la creación de un gran número de establecimientos industriales en esta etapa fue un signo de
dinamismo cuantitativo del sector, distó de acercarlo a los parámetros internacionales -entre 1948
y 1954 se crearon casi 70 mil establecimientos manufactureros en el país, contra poco más de 9
mil en Australia y 4660 en Canadá-, ya que en forma generalizada esos nuevos establecimientos
eran de muy pequeño tamaño y con bajos niveles de mecanización y electrificación (en 1948 el
promedio de HP por establecimiento resultó inferior al de 1935 -Vitelli, 1999-).
Cuadro III-27
Comparación de indicadores de avance en el sector industrial. 1948
Argentina Brasil Australia Canadá EE.UU.
Número de empresas 80436 82145 39006 33428 240807
Potencia instalada total HP miles 1920,8 2630,6 2706,1 8160 79000

170
HP por empresa 23,9 32 69,4 244,1 328,1
Total obreros y empleados (miles) 1000,3 1309,7 868,4 1154,2 14482
Obreros y empleados por establecimiento 12,4 15,9 22,3 34,5 60,1
HP/persona ocupada 1,92 2,01 3,12 7,07 5,45
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro III-28
Potencia instalada -HP- por persona ocupada en el sector industrial. 1954
Argentina Australia EE.UU.
Alimentos y bebidas 2,85 5,32 4,45
Textiles 1,71 2,48 4,42
Confecciones 0,3 0,46 s.d.
Maderas y muebles 2,11 6,67 5,81
Papel 6,27 9,11 15,52
Imprenta y public. 1,03 1,92 1,18
Cuero 2,03 3,18 2,79
Caucho 3,11 6,67 7,48
Químicos, petróleo 4,08 5,88 22,43
Mineral no metálico 2,39 6,55 9,62
Metales básicos 3,99 10 21,88
Productos metálicos 1,64 2,65 4,58
Otras manufacturas 1,08 2,11 2,81
Total 2,15 3,87 6,83
Fuente: Vitelli (1999).
Cuadro III-29
Personal ocupado por establecimiento en el sector industrial. 1938-1954
Argentina Australia Brasil EE.UU.
1938 1948 1954 1938 1948 1954 1938 1948 1938 1948 1954
Alimentos y bebidas 12,0 15,4 11,9 16,1 17,8 16,7 12,3 7,7 27,6 38,8 41,3
Textiles 66,2 62,6 28,8 75,5 58,9 50,3 105,5 114,9 179,6 151,5 128,9
Confecciones 9,6 9,1 5,7 19,8 18,3 16,0 15,3 15,1 52,5 41,5 43,8
Maderas y muebles 9,4 10,2 6,6 11,5 11,4 10,0 11,8 10,3 40,3 29,5 24,5
Papel 39,8 36,3 23,3 46,5 54,2 52,7 53,9 56,7 97,4 111,0 106,3
Imprenta y publicaciones 13,9 15,6 11,5 19,1 21,4 21,2 14,3 18 22,9 25,5 25,5
Cuero 12,4 11,6 7,5 20,3 18,5 15,7 11,3 10,1 51,7 38,7 37,4
Caucho 90,9 60,3 31,6 25,1 30,2 32,3 69,2 91,6 250,4 297,0 175,7
Químicos, petróleo 25,3 27,9 26,5 30,6 35,0 37,9 24,6 27,7 53,1 73,2 76,7
Minerales no metálicos 11,0 13,2 7,6 24,5 21,2 20,2 11,8 10,1 47,3 40,5 44,8
Metales básicos 72,5 55,7 30,4 46,7 47,2 52,5 42,0 46,3 220,1 216,4 191,7
Productos metálicos 10,4 10,7 8,2 22,2 26,6 21,9 36,9 38,1 99,4 107,2 92,0
Total 13,0 12,4 9,8 21,0 22,3 20,0 19,9 15,9 55,6 60,1 57,5
Fuente: Vitelli (1999).

En conclusión, en la etapa “fácil” de la ISI el avance de la producción manufacturera en la


Argentina fue menor al observable en otros países que por la misma época también estaban
avanzando por el sendero de la industrialización. En este sentido, se ha señalado que el
avance cuantitativo y cualitativo de la producción manufacturera argentina se vio obstaculizado
por la escasa funcionalidad entre el paradigma tecnológico vigente en los países desarrollados
y la dotación interna de recursos, así como por las insuficiencias del proceso previo de
industrialización (Vitelli, 1999). También hay que tener en cuenta las deficiencias propias
generadas durante esta primera fase de la ISI tal como se dio en la Argentina, que en buena
parte fueron consecuencia de políticas económicas erróneas.

De todos modos, hay que señalar que, pese a las deficiencias y limitaciones de la
industrialización argentina, el país todavía se hallaba por delante del resto de los países en
desarrollo hacia mediados de los años 1950 en cuanto a su progreso manufacturero (cuadro
III-30), lo cual agudiza la importancia de la pregunta por el posterior retraso argentino.

171
Volviendo a la evolución del proceso de industrialización en la Argentina, justamente en base
al diagnóstico de las insuficiencias de dicho proceso y con el objetivo de avanzar hacia la
etapa “difícil” de la ISI, el gobierno desarrollista provocará una transformación decisiva en la
estructura industrial del país. Gracias a una política de promoción y de concesión de amplios
beneficios, en esta etapa -1958/1962- el sector manufacturero va a recibir, como se mencionó
antes, cerca de U$S 500 millones -en valores corrientes- de IED de origen estadounidense,
instalándose cerca de 200 firmas extranjeras. El sector automotriz lidera la expansión industrial
de estos años, y “arrastra” tras de sí a una serie de sectores satélites que también reciben
gran impulso -máquinas herramienta, autopartes, etc.- (Katz y Kosacoff, 1989).
Cuadro III-30
Comparación de los avances en el proceso de industrialización. 1955
Ratio producto neto Producto neto industrial per
manufacturero/agropecuario capita (U$S)
Argentina 1,32 145
Brasil 0,72 50
México 1,00 60
Venezuela 1,43 95
Colombia 0,42 45
Corea 0,20 8
Tailandia 0,28 10
India 0,30 7
Indonesia 0,20 10
Fuente: Freeman (1998).

Un hito esencial del programa desarrollista es el dictado de una ley de promoción industrial en
1958. La misma buscaba profundizar la ISI, aprovechar los recursos naturales disponibles y
alcanzar el autoabastecimiento en ramas productoras de insumos de uso difundido tales como
petróleo, acero, pulpa y papel, etc-. El régimen permitía la libre importación de bienes de
capital, fijaba aranceles elevados o directamente la prohibición de importar bienes competitivos
con la producción local, otorgaba preferencias en materia de compre estatal, establecía
desgravaciones impositivas, etc. Este régimen tuvo efecto principalmente sobre tres sectores:
automotriz, siderurgia y petroquímica. Asimismo, en sus orígenes, favoreció netamente a las
grandes firmas, tanto de capital nacional como principalmente extranjero, estas últimas
beneficiadas, además, por un régimen específico de incentivos instaurado también en 1958.

A su vez, la política arancelaria jugó obviamente un papel central como estímulo a la producción
industrial también en esta etapa. Según Katz y Kosacoff (1989), dicha política siguió en cierta
medida los lineamientos de la etapa anterior; así, se observaban aranceles más altos para bienes
de consumo, menores para intermedios y más bajos para bienes de capital. Los aranceles
eran, por otra parte, mayores para bienes producidos que para los no producidos localmente.

En los cuadros III-22, III-23 y III-31 podemos observar el resultado de las políticas del
desarrollismo. En contraste con la etapa anterior de la ISI, ahora son las industrias de
vehículos y maquinaria -no eléctrica y eléctrica-, las metálicas y la química-petroquímica las
que lideran el proceso de desarrollo industrial. El avance en la producción de maquinarias se
comprueba, por ejemplo, en la significativa porción de la demanda interna abastecida por la
oferta nacional a comienzos de los años 1960 (cuadro III-32). En tanto, también hay que
destacar el aumento de la participación de las maquinarias industriales en la canasta de

172
importaciones en la primera mitad de los años 1960 (cuadro III-7), reflejo de la vitalidad de la
inversión bruta interna durante este período.
Cuadro III-31
Participación de las ramas industriales en el incremento total del valor agregado por el sector
manufacturero. 1948-1950 a 1961-1965 (%)
Cifras BCRA/CEPAL Cifras CONADE/CEPAL
Vehículos y maquinaria, exc. la eléctrica 26,6 29,1
Metales 15,4 20,1
Derivados del petróleo 13,1 9,4
Maquinaria y artefactos eléctricos 11,4 12,3
Productos químicos 11,2 8,3
Alimentos y bebidas 8,8 5,8
Piedras, vidrio y cerámicas 3,0 2,8
Imprenta y publicaciones 2,5 -2,0
Otras manufacturas y artesanías 2,3 2,6
Papel y cartón 2,1 2,3
Productos textiles 2,1 2,7
Productos de caucho 2,0 2,7
Productos de la madera 1,0 1,5
Tabaco 0,4 0,3
Artículos de cuero -0,4 0,7
Confecciones -1,5 1,0
Total 100 100
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

Cuadro III-32
Participación de la producción interna en la demanda total de maquinaria y equipos seleccionados. 1962 (%)
Máquinas herramienta 31
Motores primarios 49
Maquinaria eléctrica 69
Instrumentos de medición y control 40
Bombas y compresores 50
Equipos industriales universales 96
Equipos para procesamiento de datos 16
Tractores y maquinaria agrícola 96
Equipos para transporte aéreo, marít y ferroviario 20
Equipos para industria siderúrgica 0
Equipos p/la indust. petrolera, química y petroquím. 77
Equipos para otras actividades "dinámicas" 22
Equipos para las industrias "tradicionales" 24
Total de los rubros indicados 52
Fuente: Díaz Alejandro (1975).

En este período, la participación de las ET en la producción manufacturera va a pasar de un


18,4% en 1955, a 24% en 1963 y a un 28,2% en 1970 (cuadro III-33). En comparación con las
firmas locales, las filiales de las ET se caracterizaban por: i) mayores tamaño de planta, niveles de
productividad (cuadro III-33), coeficientes de importación y dotación de capital por hombre
ocupado; ii) incorporación de tecnologías que no eran de frontera, pero que resultaban
novedosas en el mercado local. En muchos casos las radicaciones se acompañaron con el
gradual establecimiento de planteles locales de ingeniería y de organización y métodos de
trabajo destinados a adaptar productos y procesos a condiciones productivas locales.

Entre las varias características de la IED industrial que arriba en este período, también debe
destacarse el hecho de que su objetivo principal era la producción para abastecer el mercado
doméstico, sobre la base de esquemas corporativos de tipo “multi-planta” (stand-alone), y

173
motivadas por el deseo de abastecer a mercados domésticos protegidos por tarifas elevadas.
Por otro lado, en general las inversiones de las ET fueron financiadas a través del ahorro
nacional y tendieron a generar, luego del impacto positivo de la inversión inicial, un aporte neto
de divisas negativo, considerando su baja propensión a exportar y las transferencias
realizadas a través de diversas vías -dividendos, royalties, etc.- hacia sus casas matrices.

En cuanto a las firmas locales, la mayoría de ellas -sin importar el tamaño- se mantenían bajo
control familiar, siendo destacable la casi inexistencia del mercado accionario, que en la Argentina
adquirió un carácter predominantemente especulativo. El desarrollo de los grupos empresarios de
capital nacional, estimulado por significativas transferencias de recursos, nunca llegó, sin
embargo, a concitar consenso y legitimidad (sobre esto volveremos en el capítulo siguiente).

Una vez finalizada la etapa desarrollista, se asiste al gradual afianzamiento de la estructura


manufacturera implantada entre 1958 y 1961, en el marco de una secuencia madurativa de
largo plazo favorecida por lo que fue, según vimos antes, el último período de crecimiento
económico sostenido durante la ISI. De hecho, según Katz y Kosacoff (1989), la fase 1964-
1974 es la más exitosa del proceso de industrialización argentino. No sólo crece la producción,
sino también el empleo, la productividad, los salarios y las exportaciones del sector industrial145.
Cuadro III-33
Industria manufacturera. Evolución comparada de las firmas nacionales y las ET
Extranjeras Nacionales
Participación en la producción 1955 18,4 81,6
1963 24,0 76,0
1970 28,2 71,8
Tasa anual de crecimiento de la producción 1955-1973 8,8 4,3
Tamaño medio (producción o ventas)
Todos los establecimientos 1963 54,0 0,8
Establecimientos de más de 500 ocupados 1963 380,0 89,4
Todas las sociedades anónimas 1968 14,1 0,7
Productividad laboral
Todos los establecimientos 1963 0,8 0,4
Establecimientos de más de 500 ocupados 1963 0,8 0,5
Tasa anual de crecimiento de la productividad 1955-1973 7,7 3,0
Fuente: Sourrouille et al (1985).

Así, se llega a 1976 con una estructura industrial en donde las ramas “pesadas”, la
metalmecánica, los bienes de capital y las ramas tecnológicamente modernas participan,
estimativamente, con cerca de un 50% del PBI manufacturero (cuadro III-34).

En esta etapa la IED jugará un papel mucho menos relevante que en el período desarrollista,
siendo prácticamente inexistente entre 1964 y 1966. Luego tendrá un moderado repunte ya
bajo el gobierno militar instaurado en 1966, pero con un peso dominante de ampliaciones de
plantas ya existentes y compras de empresas de capital argentino. Los flujos de IED volverán
a bajar más adelante, hasta hacerse casi nulos en 1974 y 1975 (Sourrouille et al, 1985).
Cuadro III-34
Estructura del PBI manufacturero a precios de mercado, a precios de 1970. 1976 (%)
Alimentos y bebidas 18,2 Caucho 2,7
Química, petroq. y farmac. 9,1 Imprenta y editoriales 2,4

145
. Se ha estimado que entre 1960 y 1974 la producción industrial creció al 8% anual, mientras que el empleo y la
productividad lo hicieron al 2 y 6% anual respectivamente (Katz y Bercovich, 1993).

174
Textiles 7,6 Prendas de vestir 2,3
Productos metálicos 7,4 Celulosa y papel 2,0
Material de transporte 7,1 Madera y muebles 1,5
Petróleo y sus derivados 6,9 Cuero 0,9
Equipos y maquinaria 6,7 Plásticos 0,9
Otras manufacturas 5,8 Aluminio 0,8
Piedras, vidrio y cerámicas 4,7 Equipo profesional y científico 0,8
Tabaco 4,6 Calzado 0,4
Siderurgia 4,1 Total 100
Máquinas y aparatos eléctricos 3,0
Fuente: Elaboración propia en base a Katz y Kosacoff (1989).

A nivel microeconómico, el crecimiento industrial vino de la mano del desarrollo de departamentos


de ingeniería en un gran número de firmas manufactureras locales y extranjeras. La ingeniería de
diseño de productos, así como la de producción y métodos y, más tarde, la de organización y
planeamiento, ganaron terreno y consolidaron el crecimiento de la capacidad tecnológica interna.

Uno de los hechos más significativos de la evolución industrial durante este período es que a
partir de mediados de los años 1960 hay un fuerte aumento de las exportaciones de
manufacturas de origen industrial (MOI), las cuales, hacia mediados de los años 1970, van a
llegar a alrededor de U$S 900 millones, representando alrededor de un 20-25% del total de las
exportaciones argentinas -por la misma época el total de exportaciones industriales (incluye
también a las manufacturas de origen agropecuario) llegaba a más de U$S 2000 millones-. Entre
los sectores manufactureros con aumentos más relevantes en sus exportaciones cabe citar al
complejo automotriz, las máquinas herramienta, la maquinaria agrícola, los bienes de capital para
la industria alimenticia, el complejo químico-petroquímico, la siderurgia y las máquinas de cálculo.

Así, en el cuadro III-35 podemos advertir como en 1976 el rubro material de transporte se
había constituido, detrás de alimentos y bebidas, en el segundo en importancia en la pauta
exportadora manufacturera, seguido de equipos y maquinaria en tercer lugar. Incluso se
observaban exportaciones de cierta magnitud en equipo profesional y científico.

Son un conjunto de factores los que están detrás de estas tendencias: los aumentos de
productividad en el sector manufacturero, la disponibilidad de recursos naturales y mano de
obra calificada que permite hacer adaptación de productos y procesos, las políticas de
estímulos y subsidios a la exportación -que nacen en 1962-, las preferencias negociadas en el
marco de la ALALC y los acuerdos comerciales con otros países latinoamericanos -como el
firmado con Cuba- y, finalmente, la dinámica del comercio intra-firma de las ET.
Cuadro III-35
Exportaciones industriales. 1976 (%)
Alimentos y bebidas 52,9 Piedras, vidrio y cerámicas 0,5
Material de transporte 8,0 Equipo profesional y científico 0,5
Equipos y maquinaria 7,9 Calzado 0,3
Textiles 7,1 Celulosa y papel 0,3
Cuero 6,3 Otras manufacturas 0,3
Química, petroq. y farmac. 6,1 Aluminio 0,2
Siderurgia 3,8 Caucho 0,1
Productos metálicos 1,6 Tabaco 0,0
Máquinas y aparatos eléctricos 1,5 Madera y muebles 0,0
Imprenta y editoriales 1,1 Plásticos 0,0
Prendas de vestir 0,9 Total 100
Petróleo y sus derivados 0,7

175
Fuente: Elaboración propia en base a Katz y Kosacoff (1989).

En este último sentido, cabe destacar que la presencia de las ET en las exportaciones
manufactureras argentinas era significativa -fenómeno que también se observaba en buena
parte de los países latinoamericanos-, a la vez que era claramente superior a la que tenían en
los países asiáticos de rápido crecimiento, con la excepción de Singapur (cuadro III-36).

Otros fenómenos igualmente significativos aluden a las crecientes exportaciones de tecnología


nacional, sea a través de plantas completas o mediante la provisión de asistencia técnica y
licencias, y las operaciones de inversión directa en el exterior de un número significativo de
firmas de capital argentino, incluyendo varias de tamaño mediano -ver Ablin et al (1985)- (en la
sección siguiente volveremos sobre este tema).
Cuadro III-36
Participación de las ET en las exportaciones de manufacturas (% aproximados)
Hong Kong 1972 10%
Taiwan 1971 Por lo menos 20%
Corea 1971 Por lo menos 15%
Singapur 1970 Casi 70%
Brasil 1969 43%
México 1970 25-30%
Argentina 1969 Por lo menos 30%
Colombia 1970 Por lo menos 30%
Fuente: Fajnzylber (1983).

Sin embargo, aún considerando estos avances en el proceso de industrialización, de todos


modos no se alcanza a alterar las características básicas del ya mencionado modelo de dos
sectores. Más aún, se ha sugerido que en el modelo de dos sectores se tiende a impedir que
la diferencia de productividades que lo originó se reduzca, ya que a pesar de que la brecha
disminuye por el aprendizaje y la conformación de un sistema industrial moderno, las escalas
quedan de todos modos limitadas por el tamaño de mercado interno (Nochteff, 1994b).

De hecho, la maduración del aparato industrial a lo largo de todo el período de la ISI es


juzgada habitualmente como inferior, en términos de productividad, grado de sofisticación
tecnológica del patrón de especialización, etc., a la observada en otros países de
industrialización tardía hacia la misma época, incluidos los del Este Asiático -Corea y Taiwan
especialmente- y Brasil (ver cuadro III-37, donde se observa el desempeño relativamente pobre
del sector industrial argentino en comparación con otros países en desarrollo a partir de 1965).

Para la ortodoxia neoclásica el mediocre desempeño de la industria argentina durante la ISI es


simplemente el efecto de políticas económicas erróneas (altas barreras proteccionistas,
subsidios para la inversión en determinadas ramas productivas, excesivas regulaciones, etc.),
que llevaron a serias distorsiones en la asignación de recursos, generaron oportunidades de
rent-seeking y no introdujeron el suficiente grado de competencia como para estimular una
conducta innovativa e inversora más dinámica por parte de las firmas locales.
Cuadro III-37
Evolución del sector manufacturero e indicador de cambio estructural. 1965-1980 (%)
Tasa anual promedio de crecimiento Indice de cambio estructural en el
del valor agregado manufacturero sector manufacturero1
Corea 19,0 31,4

176
Singapur 11,4 48,3
Indonesia 10,2 19,5
Brasil 9,5 30,0
Malasia 8,1 15,9
Tailandia 8,0 17,7
México 7,1 14,8
Colombia 6,4 10,9
Hong Kong 6,1 9,9
Filipinas 5,5 10,9
Argentina 3,1 15,9
India 2,6 20,9
Países en desarrollo 6,6 13,8
Fuente: (OECD, 1992).
1: a mayor valor del índice, mayor intensidad del cambio estructural.

En nuestra opinión el tema es bastante más complejo, aún reconociendo que en parte la
crítica ortodoxa es correcta. En este sentido, Katz y Kosacoff (1998) han destacado los
siguientes factores que diferenciarían al caso argentino de lo ocurrido en los países asiáticos:
i) las mayores tasas de ahorro e inversión de dichos países; ii) la distinta presión competitiva
de entorno local; iii) la mayor presión del gobierno para volcarse hacia las exportaciones; iv) un
escenario sistémico caracterizado, en Asia, por un rápido mejoramiento de los recursos
humanos calificados y de la infraestructura tecnológica general de la sociedad.

También vale señalar que si bien en Argentina y en el Este Asiático se emplearon políticas
nominalmente similares en algunos aspectos, la forma de aplicación de las mismas difirió
bastante. Por ejemplo, Katz y Kosacoff (1989) señalan que en Argentina el manejo de política
arancelaria fue errático, escasamente racional y cargado de complejidades burocráticas. Las
tarifas fueron usadas más como instrumento de recaudación fiscal que como herramienta de
promoción de largo plazo, capaz de priorizar sectores y de otorgarles protección diferencial en
función de las respectivas brechas tecnológicas. En este sentido, destacan que es sintomático
que pese a que ya hacia fines de los años 1960 se comprobaba la existencia de ganancias de
eficiencia en un gran conjunto de actividades -en particular químicas y metalmecánicas-, no se
pudo ir retirando paulatinamente la redundancia tarifaria emergente de aprendizaje tecnológico
doméstico y del gradual acercamiento a frontera técnica internacional.

En relación con este tema, Nochteff (1994b) señala que a medida que las distintas ramas
industriales sustituían insumos importados por similares de origen local, ocurría que, aún
cuando la curva de aprendizaje de una etapa acercara sus costos a los internacionales, el
mayor contenido nacional incorporaba insumos producidos por otra etapa que estaba en un
punto anterior de la curva, absorbiendo la ganancia de productividad de la etapa más madura,
e impidiendo reducir las tarifas.

Tampoco el manejo de las políticas de promoción parece haber sido más eficiente. El hecho de
que en 1960, luego de la firma en 1959 del decreto que establecía las condiciones de
radicación de la industria automotriz -el cual fijaba un rápido calendario de creciente
integración nacional-, estuvieran operando 21 plantas para un mercado de 100 mil
vehículos/año da la pauta de la incapacidad del sector público para programas estrategias
sectoriales a largo plazo, incapacidad que, como señalan Katz y Kosacoff (1989) se va a
observar en varias ocasiones más adelante (y también ya se había verificado antes; por

177
ejemplo, la decisión de construir la siderúrgica estatal SOMISA fue tomada en 1947, pero la
planta fue inaugurada recién en 1961).

Asimismo, los proyectos de promoción industrial en sectores de insumos básicos han estado
plagados de conflictos, sospechas de corrupción, demoras y contramarchas, además de
haberse basado en muchos casos en decisiones “secretas” (Schvarzer, 1996)146. Por otro lado, en
general los regímenes de promoción en estos sectores han carecido de requisitos en materia
de tecnología, provisión local de equipamientos o exportaciones -a diferencia de sus similares
en Brasil o el Este Asiático-147. Más en general, como se mencionó antes, se suele considerar
que un elemento distintivo en las políticas aplicadas por los países asiáticos, en relación con
las experiencias latinoamericanas, es la aplicación -y efectivo enforcement- de políticas de
quid pro quo (reciprocidad), argumento que se aplica claramente al caso argentino.

2) Cambio tecnológico e innovación en el agro y la industria

a) El sector agropecuario

Como ya apuntamos antes, hay una extendida coincidencia en señalar el retraso relativo del
sector agropecuario en el plano tecnológico a partir de los años 1930 y hasta al menos fines
de los años 1950. Así, como señala Barsky (1988), si a fines de los años 1930 todavía los
rendimientos eran similares a los internacionales, se iniciaba en aquel momento un proceso de
profundización de la brecha tecnológica, considerando la carencia de políticas estatales
tecnológicas de largo plazo, la persistencia de problemas básicos tales como los vinculados a
la lucha contra plagas y malezas, la debilidad del sistema de transporte y almacenamiento y el
poco desarrollo de la industria proveedora de maquinarias.

Este problema era claramente advertido a mediados de los años 1950 y tanto el Plan
Prebisch148 como el diagnóstico sobre el estado del desarrollo argentino realizado en aquella
época por la CEPAL (1958), apuntaban a la necesidad de mejorar el nivel de productividad en
el agro, para lo cual era necesario un esfuerzo importante en materia de actividades de
innovación e introducción de nuevas técnicas.

La CEPAL (1958) señalaba que, en la producción agrícola, sólo en materia de semillas se


había alcanzado un cierto progreso -donde los técnicos argentinos habrían logrado, de
acuerdo con algunos observadores, notables resultados, aún en condiciones adversas-149, pero
no en el buen empleo del suelo ni en el uso de agroquímicos que combatieran plagas y
enfermedades (ver también Barsky et al, 1974). En tanto, no se había mostrado interés en
investigar acerca del uso de fertilizantes, por la aparente inagotabilidad del suelo pampeano.
146
. Ver López (1997) para una descripción de lo ocurrido con la promoción industrial en uno de los sectores más
beneficiados por dicho régimen, el petroquímico.
147
. Ver, por ejemplo, López y Porta (1994) para un análisis de los regímenes de promoción argentinos y brasileños
en sectores como celulosa y papel, petroquímica o siderurgia, donde se destacan las diferencias de diseño e
implementación, a favor de Brasil, que se han traducido -especialmente en los dos primeros sectores- en un mejor
desempeño competitivo de las firmas de aquel país vis a vis las argentinas.
148
: Se trata de un programa económico encargado a Raúl Prebisch por la llamada "Revolución Libertadora" que
derrocó al gobierno peronista en 1955.
149
. Como vimos en el capítulo anterior, la actividad de mejoramiento y difusión de variedades de semillas tuvo su
incipiente comienzo en el país ya desde los años 1910.

178
En general, la Argentina estaba muy retrasada en la comparación del uso de fertilizantes150 y
agroquímicos vis a vis otros países (si bien las condiciones naturales favorecían un menor uso de
este tipo de insumos en relación a otras naciones productoras, de todos modos aparentemente
eran empleados en forma menos intensiva que lo aconsejable). El uso de insumos químicos se vio
restringido por los precios altos (consecuencia del proteccionismo) pero también por la falta de las
investigaciones necesarias para adaptar las innovaciones extranjeras a las condiciones
argentinas y por los deficientes servicios de extensión que debían encargarse de difundir las
nuevas técnicas (Díaz Alejandro, 1975).

En la ganadería se había alcanzado un alto grado de perfeccionamiento zootécnico, a partir de


de la acción privada desarrollada desde el siglo pasado (según vimos en el capítulo anterior),
pero había un gran atraso en otros aspectos de la explotación (alimentación, manejo del ganado y
sanidad). Por ejemplo, en materia de alimentación la CEPAL afirmaba que, probablemente por la
facilidad extraordinaria con la cual se había desarrollado la ganadería argentina, se le había dado
poca importancia a fallas que se habían resuelto en otros países con prácticas bastante sencillas.

En tanto, la mecanización se había retrasado luego de 1930 -abriéndose una fuerte brecha
con los principales países productores- por la vigencia de precios desfavorables para el sector,
la dificultad para importar equipos y repuestos y el hecho de que la industria nacional de
maquinaria agrícola no siempre producía con precios y calidad adecuados 151. Más en general, se
ha destacado que, en un contexto de escasez de divisas que introducía fuertes restricciones a la
capacidad de importar, la industria argentina estaba poco preparada para atender las
necesidades de insumos y equipos agrícolas, más aún considerando las transformaciones
tecnológicas que, según vimos antes, estaban ocurriendo en los principales países
productores (Vitelli, 1999).

Resumiendo en cierta forma este panorama, Becerra et al (1997) señalan que los elementos
básicos del “paquete tecnológico” en uso en el sistema agropecuario pampeano entre 1943 y
1952 consistían en: granos tradicionales, semillas con escaso mejoramiento, destractorización
relativa con predominio de la tracción a sangre y alta obsolescencia del parque de tractores,
no uso de agroquímicos y prácticas de rotación disminuidas. Como veremos más adelante, en
toda esta etapa el Estado careció de una política definida en materia de tecnología
agropecuaria. Pruebas de esta afirmación son, por ejemplo, la falta de iniciativas, o más bien
la introducción de obstáculos para que los productores puedan incorporar la maquinaria
agrícola necesaria para reemplazar la creciente escasez de mano de obra (escasez derivada
de la desaparición de los flujos de inmigración temporaria proveniente de Europa y del proceso
de migraciones internas desde el medio rural al urbano pari passu con el avance del proceso
de industrialización) y la debilidad extrema del sistema de extensión e investigación.

En contraste con el escenario anterior, como se señaló más arriba, desde fines de los años
1950 hay un claro proceso de incorporación de tecnologías en el sector agropecuario. Esto es
150
. Mientras en los EE.UU. se empleaban 170 kg. de fertilizantes por acre en la primera mitad de los años 1950, en
la Argentina se utilizaban menos de 5 kg. Considérese también que 100 kg. de trigo compraban 11 kg. de
fertilizantes en la Argentina, mientras que en los EE.UU. servían para adquirir 44 kg. (CEPAL, 1958).
151
. Barsky et al (1971) refieren que mientras que el nivel de tecnificación de la agricultura pampeana resultaba
comparable con el de los países más avanzados en la etapa agroexportadora, en 1947 había 1 cosechadora cada
165 hectáreas cultivadas, contra 1 cosechadora cada 120 hectáreas en los EE.UU. Asimismo, hacia 1955 los
EE.UU. tenían 15 veces más tractores por acre que la Argentina (Katz y Bercovich, 1993).

179
centralmente resultado, como veremos más abajo, de un cambio en la orientación dominante
de las políticas hacia el sector, y en particular de la aparición de instrumentos de distinto tipo
que facilitaron dicho proceso de incorporación de nuevas tecnologías.

En efecto, se advierte una mecanización general de la actividad a partir de mediados de los


años 1950 (cuadros III-19 y III-21). También creció la potencia instalada por hectárea, producto
del uso de tractores con mayor potencia media -entre 1960 y 1983 la potencia media de los
tractores vendidos pasó de 48,1 a 105,7 CV- (Barsky y Piñeiro, 1985). De todos modos, hay que
señalar que en la primera mitad de la década de 1970 la brecha con los productores de otras
regiones se habría vuelto a ensanchar, por las renovadas dificultades para importar maquinarias e
insumos (Obschatko y Del Bello, 1986).

En esta etapa también se introdujeron variedades mejoradas de semillas e híbridos, así como
nuevos cultivos (sorgo granífero, soja). Obschatko et al (1984) señalan la existencia de una
verdadera “revolución” en este campo, producto de la introducción de híbridos de maíz, sorgo
y girasol y del germoplasma mexicano y el desarrollo de variedades de ciclo corto en trigo.

La difusión de los híbridos de maíz comienza en la década de 1950 y la producción alcanza


niveles comerciales en los años 1960, siendo éste un verdadero “hito” tecnológico. En este
sentido, Barsky (1988) cita un trabajo de Piñeiro (1975), quien señalaba que la expansión de la
agricultura entre 1960 y 1973 se había debido a la incorporación de la semilla híbrida, ya que
se trataba de una innovación que permitía aumentos notables de producción sin requerir
inversiones importantes o cambios en la estructura productiva (ver también Obschatko, 1988,
para una descripción del impacto del cambio genético en la agricultura argentina).

La introducción de cultivos nuevos también implicó avances tecnológicos relevantes. En el


caso de la soja, fue necesaria la investigación de las características de las variedades
importadas y su selección en función de la adaptabilidad a distintas zonas ecológicas.
Asimismo, la soja disparó nuevas modalidades de manejo, por ser un cultivo delicado en
cuanto a labores culturales, tareas de sanidad, etc., modalidades que luego se extendieron a
otros cultivos.

Se observó también una creciente aplicación de herbicidas con nuevos métodos de uso, el
aumento del empleo de fertilizantes -en ambos casos su incorporación se vio facilitada por las
mayores ventajas para importar en relación con la etapa anterior-, el desarrollo de los sistemas
de inseminación artificial y de las técnicas sanitarias en la ganadería de cría, y el mejoramiento
del manejo de la empresa agrícola y de las técnicas de gestión (Barsky et al, 1992). En el
campo de la ganadería, también cabe mencionar el llamado Plan Balcarce -financiado por
Banco Mundial- cuyo fin era promover la adopción de nuevas modalidades de cría, mediante
asistencia crediticia y técnica. Según Peretti y Gómez (1991), dicho plan, que estuvo en
vigencia entre 1968 y 1979, logró un uso más eficiente de las inversiones realizadas en
pasturas y fertilizantes, impactando positivamente sobre la producción de carne vacuna.

El aumento de la producción agrícola en los años 1970 se basa esencialmente en un incremento


de la productividad de la tierra (cuadro III-16), resultado de los mencionados cambios tecnológicos,
incluyendo aquellos que permitieron aumentar las áreas cosechadas, elevando la seguridad de la
cosecha o haciendo rentable la agricultura en zonas donde antes no lo era (Obschatko y Del Bello,

180
1986; Obschatko et al, 1984). De todos modos, al menos hasta mediados de los años 1960, los
rendimientos siguieron retrasándose en la comparación con los EE.UU. (cuadro III-17).

El papel del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) -creado en 1956- y de los
grupos CREA en todo este proceso fue relevante (ver más abajo). Asimismo, en esta etapa el
Estado tiene una fuerte influencia en la forma como se introducen las innovaciones que se
producen a nivel internacional (híbridos, agroquímicos, soja, etc.), a través del control de diversos
mecanismos, tales como créditos, aranceles, etc. Por otro lado, se trata de un período en el cual
hay una expansión creciente de una serie de servicios privados o vinculados a instituciones
públicas, tales como laboratorios de análisis de suelo, fábricas de productos veterinarios,
centros de inseminación, contratistas de maquinaria especializada, etc. (Becerra et al, 1997).

Tratando de estilizar lo ocurrido en este período, Obschatko (1988) observa que el proceso de
cambio tecnológico en el agro pampeano se inicia a fines de los años 1950 con la
tractorización, la cual lleva progresivamente a la necesidad de contar con cultivos uniformes,
que se obtendrán gracias a la difusión de híbridos. Esto, junto con la difusión del paquete
tecnológico en soja y el doble cultivo trigo-soja, lleva a la empresa agropecuaria a modificar su
organización productiva hacia la especialización, la cual, a su vez, requirió la adopción de
nuevos insumos, fertilizantes y herbicidas. En esta interpretación, entonces, lo que importa es
la introducción de “paquetes” tecnológicos, más que de innovaciones aisladas, ya que ello
aumenta la potencialidad del cambio tecnológico. Esto es advertido tempranamente por
algunas empresas de punta -los llamados grupos CREA por ejemplo-, que empiezan a
despegarse en cuanto a productividad del resto de los productores agropecuarios (Obschatko
et al, 1984).

En tanto, para Becerra et al (1997) el paquete tecnológico dominante entre 1958 y 1973
incluye: reemplazo de tracción a sangre por tractores de fabricación nacional (cuya brecha
tecnológica con los similares de los países desarrollados se fue incrementando a lo largo del
período); introducción de nuevos granos; nuevas variedades de semillas e híbridos;
incorporación de cosechadoras. En este período, según los autores, ocurrió una coevolución
de semillas, implementos y prácticas que permitió que mejorara significativamente la
productividad después de la difusión de los híbridos. También destacan la aparición de
técnicas ahorradoras de mano de obra.

Es significativo señalar que, de todos modos, persistía, hacia comienzos de los años 1970, un
diagnóstico extendido sobre la insuficiente tasa de adopción de prácticas agronómicas
modernas en el campo argentino. Obschatko y De Janvry (1972) discuten las distintas
explicaciones propuestas para entender dicho fenómeno, incluyendo tanto las de tipo
económico (atinentes a la rentabilidad de las innovaciones y a la presencia de riesgo e
incertidumbre) como extra-económicas (estructuras de producción, comportamiento
empresarial, “medio ambiente”). La investigación de los autores sobre el tema mostraba que:

i) los efectos positivos de la tecnología sobre la rentabilidad de la empresa agropecuaria se


manifestaban recién con elevados índices de tecnología y permanencia en el campo;

181
ii) si se incluía la valorización de la tierra en el cálculo de costos-beneficios y dado el punto real
de dedicación y tecnificación en que se encontraban la mayoría de los productores, el óptimo
económico se lograba con ausentismo y tecnologías tradicionales;

iii) los productores grandes eran, en promedio, los de mayor nivel de tecnificación. Según
Obschatko y De Janvry (1972) esto se explicaba porque al no considerar abandonar la
actividad agropecuaria, los productores no incluían la valorización de la tierra en la
comparación de inversiones alternativas. En tanto, el sistema nacional de investigación
difundía esencialmente información técnica, pero hacía poca referencia a cálculos económicos.
Así, los productores grandes, que estaban más en contacto con fuentes de información técnica, se
inclinaban a adoptar nuevas tecnologías sin conocer su rentabilidad relativa.

iv) a mayor tamaño de la explotación, mayor frecuencia en la aparición de actitudes


empresariales modernas, tales como maximización de beneficios, conocimiento de la
rentabilidad de inversiones alternativas, etc. A la vez, dichas actitudes estaban correlacionadas
con los años de educación y el tipo de relación con el medio ambiente de cada productor (esto
último incluía los contactos con el INTA; la lectura de material informativo; la residencia fuera
del campo; la agremiación a entidades rurales, etc.).

Los autores concluían que no era el ausentismo el causante del estancamiento tecnológico,
sino que eran la falta de beneficios altos derivados de introducir cambios tecnológicos y
aumentar la dedicación de los productores lo que permitía el ausentismo como
comportamiento empresarial racional.

Por otro lado, más allá del problema general de la continuidad de prácticas intensivas o del
retraso en la adopción de nuevas tecnologías, existían problemas poco advertidos en el
momento pero que hubieran ameritado una acción reparadora, tales como el proceso de
degradación del suelo, expresado en caída de fertilidad y pérdida de nutrientes, que hubiera
requerido de un esfuerzo de fertilización ya en esta etapa (Becerra et al, 1997), o el
enmalezamiento (Obschatko y Del Bello, 1986). Asimismo, y aún considerando el aumento
observado en su empleo a nivelo local, se ha señalado que la intensidad de uso de las
tecnologías incorporadas a insumos químicos (fertilizantes y biocidas) fue realmente muy baja
hasta, por lo menos, fines de la década de 1970 (Cap, 1997).

b) El sector industrial

El propio avance de la industrialización fue generando un proceso de aprendizaje y


construcción institucional en el cual se fueron formando capacidades innovativas domésticas,
algunas redes de proveedores, sistemas de formación profesional, recursos humanos con
experiencia en la producción manufacturera, instituciones de investigación y asistencia técnica
para el sector, etc. Sin embargo, como señalamos antes, hay un consenso bastante extendido
en señalar que dichos avances fueron inferiores vis a vis lo ocurrido en otros países en
desarrollo que por la misma época, e incluso un poco más tarde, comenzaron sus propios
procesos de industrialización, tanto en América Latina como en Asia.

En los comienzos de la ISI, surgieron gran cantidad de firmas locales, en general de tamaño
pequeño y mediano, y que comenzaron con la producción de artículos relativamente sencillos,

182
sobre la base de las demandas preexistentes de la sociedad que previamente se abastecían
vía importaciones, demandas que, en general, planteaban pocas exigencias de calidad, plazos
de entrega y precios (Katz y Kosacoff, 1998). En esta primera fase de la ISI era habitual que
los bienes cuya producción se iniciaba en el país fueran copia de un diseño extranjero
largamente rezagado respecto al state of art a nivel internacional y que fueran fabricados en
plantas donde el lay out fabril era primitivo y que operaban con equipamiento que, en buena
medida, era usado (por ejemplo, casi toda la siderurgia argentina montada en esos años lo fue
a partir de equipamiento usado) o autofabricado, y presentaba gran obsolescencia física y
tecnológica. Asimismo, el grado de integración vertical de estos establecimientos era muy
elevado, considerando la falta de subcontratistas y proveedores. Abundaban, además, los
criterios extraeconómicos en la búsqueda y contratación de personal calificado, en la compra
de maquinarias, etc., y era común el autofinanciamiento empresario ante la falta de un
mercado de capitales organizado (Katz y Kosacoff, 1989). Estos autores concluyen, entonces,
que, en general, estas plantas se encontraban, en términos relativos, más lejos de la frontera
internacional que las instaladas durante la fase previa de industrialización152.

Los informes de la época sugieren que el atraso relativo del sector manufacturero argentino
incluía también a las industrias que empleaban materias primas abundantes en el país. Por
ejemplo, en el llamado Informe Armour, realizado en 1943, se indican problemas en el sector
lácteo -falta de prácticas que aseguren calidad y uniformidad del producto- y en el de
curtiembres -establecimientos pequeños, generalmente con deficiencias de organización y
métodos antiguos- (Corporación para la Promoción del Intercambio, 1982).

La carencia de un "tejido industrial" denso indudablemente fue un obstáculo para el avance del
sector manufacturero en los primeros años de la ISI (décadas de 1930-1940). Por un lado,
faltaban proveedores que estuvieran en condiciones de abastecer a las industrias incipientes.
Por otro, había escasez de personal técnico e ingenieros calificados, así como de obreros con
adecuados niveles de capacitación. Desde el Estado, en tanto, se hacían pocos esfuerzos
para resolver estas dificultades, más allá de los intentos por fomentar la educación técnica, no
siempre bien sucedidos (ver más abajo).

Se ha argumentado que en este período, e incluyendo los años del gobierno peronista entre
1945 y 1955, el progreso tecnológico y la búsqueda de rendimientos crecientes a escala
estuvieron relativamente ausentes en la estructura industrial, la cual habría crecido de forma
“extensiva”, en función de una rápida absorción de la mano de obra que fluía del interior del
país hacia los principales centros urbanos (Katz, 1969). El autor sugiere que parte de la
dificultad para avanzar con nuevas técnicas en este período debe ser atribuida a que en los
primeros años de la posguerra las exportaciones de bienes de capital de los países
industrializados fueron relativamente escasas, no habiendo interés por exportar equipamiento
que debían utilizar en sus propios procesos de reconversión y recuperación.

Asimismo, hay que considerar que se carecía de capacidad local para fabricar bienes de
capital, que el país no generaba suficientes divisas con sus exportaciones como para financiar
las importaciones de bienes de capital y que no había crédito internacional disponible en los
152
. Aún una empresa muy dinámica y que empleaba en los años 1940 a más de 3000 obreros, como la metalmecánica
Siam Di Tella, operaba bajo control directo de su dueño, y presentaba un funcionamiento ineficiente desde el punto de
vista fabril, ya que su taller carecía de planificación técnica y de normas adecuadas a su dimensión (Schvarzer, 1996).

183
primeros años de la posguerra para esos fines (Schvarzer, 1996). También hay que tener en
cuenta el efecto del ya mencionado bloqueo declarado por los EE.UU. a la Argentina (dicho
país temía, sobre todo, que se desarrollara una industria pesada en la Argentina) 153. En este
sentido, tal como se señaló antes, en un contexto de salarios reales relativamente elevados154,
las dificultades para importar bienes de capital indudablemente supusieron un obstáculo mayor
para la competitividad de las firmas locales.

Otro factor señalado como adverso al progreso tecnológico en esta fase habría sido la
magnitud y forma en la que se concedía la protección arancelaria. Según adelantamos más
arriba, Díaz Alejandro (1975) afirma que mientras que en los años 1930 la protección se
otorgaba a través de la combinación de tarifas y controles de cambio, sin que se eliminaran
totalmente las amenazas de la competencia extranjera, en los años 1940 y 1950 el énfasis fue
puesto sobre las restricciones cuantitativas, suprimiendo los lazos entre mercados domésticos
y externos, y alentando la creación de estructuras oligopólicas.

Como ya señalamos, la llegada del desarrollismo supondrá un cambio fuerte en relación con el
modelo industrial previamente vigente. En lo que hace al plano tecnológico, hay que destacar,
en primer lugar, que para los dirigentes desarrollistas las ET serían el vehículo clave de
incorporación de nuevas tecnologías, necesarias para modernizar y elevar la productividad del
sector manufacturero doméstico, aunque siempre pensando en el mercado local como ámbito
casi exclusivo de desenvolvimiento de dicho sector (Sourrouille et al, 1985).

En general, la concepción del desarrollismo respecto del cambio tecnológico implicaba una
confianza en las fuentes externas -IED, bienes de capital, etc.- y prestaba escasa atención a la
necesidad de construir capacidades innovativas endógenas. Volveremos sobre este tema más
abajo, y en particular al discutir la cuestión de la llamada "dependencia tecnológica".

Katz y Kosacoff (1989) enfatizan varias características centrales de la dinámica del cambio
tecnológico durante la etapa del desarrollismo. Los autores examinan el caso de la industria
automotriz, y en particular el de la primer planta que, fuera de la producción que había
realizado la DINFIA de rastrojeros155, fabricó automóviles a nivel local: Industrias Kaiser
Argentina (IKA). Este grupo, en decadencia en su país de origen (EE.UU.), no contaba con
una buena ingeniería propia que le permitiera brindar a su subsidiaria local una adecuada
tecnología de producto y tampoco disponía de tecnologías de fabricación, organización y
métodos que hicieran innecesaria la creación de equipos locales de ingeniería.

Consecuentemente, se debieron crear equipos técnicos locales, desarrollar subcontratistas,


autofabricar equipos e instrumentos, rediseñar localmente un buen número de piezas, etc.
Asimismo, fue necesario desarrollar técnicas de organización y planeamiento idiosincráticas,
ya que tanto la planta como las relaciones con los subcontratistas eran muy diferentes a las

153
. Bértola et al (1997) presentan un argumento más general en este sentido, señalando que hasta los años 1950
Argentina va estar vinculada esencialmente a Gran Bretaña, mientras que Brasil ya había establecido una relación
preferencial con los EE.UU., lo cual le permitió a dicho país un más fácil acceso a la tecnología moderna vía
importaciones de bienes de capital.
154
. Según datos de Williamson (1999), hacia fines de los años 1930 los salarios reales urbanos argentinos eran todavía
superiores a los británicos. Si bien no hemos encontrado datos posteriores, considerando las políticas adoptadas
por el gobierno peronista es factible sugerir que dicha situación no habría cambiado tanto durante los años 1940.
155
. Se habían instalado plantas de armado desde 1918, con un muy bajo grado de integración nacional.

184
vigentes en los países desarrollados. Se debieron difundir, además, rutinas y estándares
estrictos a los proveedores -hasta entonces inexistentes o no acostumbrados a tales
prácticas-, e inducir en varios de ellos el desarrollo de capacidades e ingeniería de diseño, así
como la adopción de nuevos métodos de fabricación y gestión.

Aún cuando un buen número de plantas instaladas posteriormente -Fiat, Ford, General Motors,
Chrysler, etc.- pertenecían a empresas que no tenían los problemas de la Kaiser, de todos
modos la industria siguió teniendo un carácter idiosincrático en términos de escalas,
tecnologías de procesos y también en relación al entorno en el que operaba. En general, se
trataba de plantas de pequeña escala, menos automatizadas y más integradas verticalmente
que sus similares de los países desarrollados. En este sentido, cabe apuntar que
indudablemente el paradigma tecno-económico “fordista”, con su énfasis en las economías de
escala, no se adaptaba bien a las condiciones argentinas, en particular por el tamaño
relativamente pequeño del mercado doméstico y la poca propensión exportadora del sector
manufacturero. La productividad industrial era, entonces, naturalmente baja.

Asimismo, en ningún momento se arbitraron formas para impulsar la generación doméstica de


tecnologías en el sector automotriz (Remes Lenicov, 1974). Así, en 1971 una encuesta
mostraba que las firmas automotrices destinaban sólo un 0,7% de sus ventas a I&D, gastos
que se concentraban en adaptar los modelos a condiciones del país y al control de calidad.

En el balance, es significativa la opinión que emiten Katz y Kosacoff (1989) sobre este sector:
las plantas instaladas en este momento “acaban así juntando lo peor de varios mundos: una
tecnología subóptima de producción y una ingeniería doméstica dedicada, en buena medida, a
resolver los problemas intrínsecos de una escuela inadecuada y de una organización industrial
y división social del trabajo inmaduras. Surgen entonces deseconomías estáticas y dinámicas
de escala, y de organización industrial que son las que, en última instancia, impiden salir del
estrecho círculo del mercado doméstico o regional” (p. 55).

Más allá del caso automotriz, y generalizando los hallazgos de un gran número de trabajos sobre
el tema, Katz y Kosacoff (1998) han resumido las características básicas de lo que denominan “la
microeconomía de la ISI”. Los elementos que destacan son los siguientes:

i) el tamaño de las plantas industriales era muy inferior a la de sus similares en países
desarrollados (prototípicamente, se puede estimar la relación en 1 a 10), desventaja que, en el
contexto del paradigma “fordista” no podía dejar de tener serias consecuencias negativas en el
plano de la productividad microeconómica; ii) los lay out y los métodos de organización fabril eran
mucho menos sofisticados, debido a la falta de información, equipos y conocimientos
organizacionales adecuados (en otras palabras, la difusión dentro de la industria local de las
prácticas organizacionales de frontera, propias del sistema fordista, era débil); iii) los bienes de
capital utilizados eran frecuentemente usados o autofabricados; iv) el nivel de integración
vertical de las plantas era muy elevado, considerando la inmadurez del tejido productivo local y
la ausencia de proveedores independientes; v) el grado de roundaboutness era
significativamente menor, así como la extensión de la división del trabajo y la internalización de
economías de escala, siempre vis a vis la situación de los países desarrollados; vi) el mix de
productos tendía a ser mucho más vasto que el observable en una planta especializada de un

185
país maduro, lo cual implicaba series cortas de muchos productos diferentes y por ende
escasas economías de especialización.

En consecuencia, los autores argumentan que tanto la eficiencia estática como el sendero
dinámico de aprendizaje de este modelo productivo iban a acumular dificultades y rasgos
idiosincráticos a través del tiempo. Una de las consecuencias negativas en este sentido fue
que la producción manufacturera encontraría durante varios años serias dificultades para ser
exportada, considerando los relativamente bajos niveles de competitividad alcanzados156.

Sin embargo, siempre siguiendo a Katz y Kosacoff, aún en estas condiciones se generó un
conjunto de señales que indujeron a numerosos empresarios domésticos a realizar esfuerzos
tecnológicos destinados, secuencialmente, a mejorar diseños, procesos y formas de
organización de la producción (estudios de tiempos y movimientos, lay out, etc.), que
potencialmente podían entregar significativas ganancias de productividad teniendo en cuenta el
alto grado de ineficiencia operativa inicial y la necesidad de fabricar bienes más actualizados
respecto al estado del arte internacional. Así, un gran número de firmas crearon
departamentos o grupos ad hoc de asistencia técnica, ingeniería, etc., encargados de tales
tareas, y que muchas veces incluso diseñaban máquinas que luego se autofabricaban en los
talleres de mantenimiento de las propias empresas.

Esto condujo a que, progresivamente, madurara una capacidad tecnológica interna, que no
sólo era específica de cada establecimiento, sino que se difundía gradualmente al resto de la
sociedad vía circulación de información y capital humano. Como vimos antes, este proceso
permitió, en los años 1960, que se comenzaran a gestar exportaciones manufactureras,
particularmente dirigidas a los países vecinos. Los esfuerzos tecnológicos adaptativos llevaron,
además, a un gradual cierre de la brecha de productividad y calidad vis a vis los países más
avanzados.

En este contexto, fueron las ramas más modernas las que evidenciaron un mayor ritmo de
cambio tecnológico en esta etapa. En efecto, según los resultados de Katz (1972), las
industrias químicas, metalúrgicas y eléctricas registraron tasas de cambio tecnológico superiores a
las del conjunto del sector manufacturero en los años 1960. De todos modos, el propio Katz
mostraba que los esfuerzos tecnológicos locales en dichas ramas se limitaban a aspectos
adaptativos de diseños o productos previamente conocidos, o a la optimización o adaptación de
procesos al medio local.

Otro matiz necesario para entender la dinámica innovativa en el período de la ISI remite a las
diferencias significativas en materia de trayectorias tecnológicas dentro las firmas industriales,
según su tamaño y formas de propiedad. En este sentido, Katz (1999a) señala que en el caso
de las ET, aún cuando no se instalaron con la intención explícita de desarrollar una
infraestructura tecnológica local, advirtieron en una gran cantidad de casos que debían
hacerlo, considerando las necesidades idiosincráticas del país receptor. Su impacto fue
importante, ya que crearon departamentos de ingeniería y programas de desarrollo de

156
. La existencia de una brecha tecnológica en relación con la frontera internacional era aceptada ampliamente por
los propios industriales. Así, una encuesta mostraba que un 48% de los empresarios industriales consideraba que
la rama en la cual actuaba tenía, en Argentina, un nivel tecnológico "algo por debajo" del internacional, y otro 32%
juzgaba que el nivel tecnológico local estaba "muy por debajo" del internacional (Sautu y Wainerman, 1971).

186
proveedores que formaron parte importante del flujo incremental de conocimientos
tecnológicos que circulaban a través de la estructura de producción durante la ISI. Si bien sus
gastos en I&D no eran muy altos, estas firmas desarrollaron significativos skills en su fuerza de
trabajo, expusieron a su personal a la cultura tecnológica y empresaria de sus matrices, e
introdujeron normas de tolerancia y calidad que formaron parte central de las prácticas
industriales de la época.

Sus esfuerzos tecnológicos generalmente se dirigían a adaptar diseños, tecnología de proceso


y modelos organizacionales a las condiciones locales, y a hacer uso de las materias primas
disponibles localmente. Si bien las ET generaron un cierto flujo de demandas a instituciones
de CyT, esas demandas fueron fundamentalmente de adaptación de las industrias de partes y
se orientaron a la metrología. Las actividades tecnológicas de estas firmas eran, entonces,
adaptativas o subsidiarias en relación con el estado del arte internacional. De todos modos, en
algunas ocasiones incluso jugaron un rol en la transferencia de servicios de ingeniería dentro
de la corporación hacia países con ambientes similares.

En cuanto a las empresas familiares pequeñas y medianas, muchas de ellas nacieron con
layouts incoherentes, maquinaria usada o autofabricada y poco conocimiento técnico, pero
varias consiguieron crecer y crear equipos técnicos e ingenieriles para desarrollar nuevos
productos y procesos de producción, entrenar a su staff y progresar a lo largo de un sendero
de aprendizaje altamente idiosincrático. Este proceso se dio, en lo esencial, sin ayuda externa,
aunque era habitual la copia de tecnologías y muchos de sus dueños eran inmigrantes. Este
proceso de auto-enseñanza llevó a que los senderos de aprendizaje fueran muchas veces
azarosos, y si bien estas firmas lograron resolver problemas ciertos problemas técnicos y
sustituir eficientemente determinadas importaciones, pocas crearon productos o procesos
verdaderamente nuevos, o que tuvieran un impacto fuera de la economía local (Katz, 1999a).

La curva de aprendizaje de estas firmas empezaba, en general, con copias de productos que
estaban varios años atrás de la frontera internacional. Su primer objetivo era, en los primeros
años de la ISI, producir, sin considerar costos, calidad, rapidez de entrega o eficiencia, en
condiciones de mercados poco contestables por la competencia externa. Tampoco estaban
muy interesadas en exportar. Fue recién cuando las condiciones de abastecimiento del
mercado comenzaron a estabilizarse y apareció algún tipo de competencia extranjera, que los
esfuerzos tecnológicos se movieron hacia diseños más sofisticados y productos más cercanos
a la frontera, y apareció un interés por las actividades de organización y planificación y por la
mejora en los layout, la calidad, etc., así como en las actividades de exportación.

Finalmente, si bien con un carácter incipiente en este período, había un grupo significativo de
conglomerados locales, que en su mayoría operaban en ramas con productos altamente
estandarizados y donde el progreso tecnológico estaba generalmente incorporado en los
bienes de capital. Por ende, su performance tecnológica dependía en buena medida de sus
vínculos con los productores de tales bienes de capital. Muchas de estas firmas crearon
departamentos de ingeniería tempranamente para desarrollar mejoras de procesos. Sin
embargo, casi ninguna realizó intentos serios para moverse hacia segmentos
tecnológicamente más sofisticados, lo cual hubiera requerido esfuerzos sistemáticos de I&D, ni
tampoco contribuyeron a crear conocimiento en disciplinas científicas vinculadas con sus
actividades (Katz, 1999a).

187
En este contexto heterogéneo y con las limitaciones generales antes señaladas, de todos
modos el crecimiento industrial registrado en esta fase de la ISI (a diferencia de lo señalado
para el período peronista, cuando dicho crecimiento tuvo un carácter esencialmente
"extensivo"), estuvo basado en cierta medida en el progreso tecnológico. Así, Katz (1972)
encontraba que para el grupo de las 200 mayores firmas industriales argentinas el crecimiento
de su productividad durante los años 1960 se explicaba en parte por el aumento de su
producción, pero también por un factor tecnológico, que expresaba los esfuerzos de I&D y los
gastos de ingeniería realizados por las firmas.

La existencia de este proceso de aprendizaje y acumulación de capacidades tecnológicas


también se evidencia en otros fenómenos relevantes que han sido captados por la literatura
recibida. Así, por ejemplo, hacia el final de la ISI se observaban significativas operaciones de
exportación de tecnología -bajo la forma de plantas llave en mano, licencias, servicios de
asistencia, etc.-, en tanto que un número importante de empresas locales había avanzado en
un proceso de internacionalización por la vía de inversiones directas en países vecinos. En
ambos casos, los activos intangibles de las firmas locales consistían, esencialmente, en
productos y procesos diseñados y/o adaptados a las condiciones de producción de los países
de la región.

El fenómeno de exportación de tecnologías fue analizado, entre otros autores, por Katz y Ablin
(1985), quienes mostraban que desde comienzos de los años 1970 un creciente número de
firmas argentinas había tenido éxito en la venta de paquetes tecnológicos completos en
distintos países de América Latina (y en especial en los limítrofes). Las ventajas comparativas
de los empresarios locales en ese plano parecían basarse no sólo en la proximidad geográfica
o cultural, sino también en la posibilidad de ofrecer paquetes más apropiados a las
circunstancias del país receptor en cuanto a escala, nivel de automatización, materias primas,
etc. A su vez, esta posibilidad era resultado de los esfuerzos que previamente se habían
realizado para adaptar diseños tecnológicos extranjeros al contexto argentino.

En tanto, Katz y Kosacoff (1983) presentaban evidencia respecto de un significativo conjunto


de operaciones de IED protagonizadas por empresas de origen argentino, fenómeno que
estaba limitado esencialmente -al igual que las exportaciones de tecnología- al continente
latinoamericano y en particular a las naciones vecinas. Los autores señalaban que dichas
operaciones de IED obedecían a un proceso madurativo resultado de décadas de experiencia
industrial, que se materializaba en activos tecnológicos aptos para ser explotados en
economías de igual o menor desarrollo relativo que la argentina.

El proceso de aprendizaje tecnológico en la industria local alcanzó niveles relativamente altos


en algunos sectores específicos. Varios autores, y en particular Katz, han destacado en
numerosos trabajos lo ocurrido con distintos segmentos de la industria metalmecánica. Aquí
presentaremos brevemente otros dos casos en donde se registraron significativos de intento
de avance tecnológico autónomo en el sector manufacturero hacia el final de la ISI: la industria
electrónica y la industria farmacéutica.

En el primer caso, se trataba de una industria nacida en los años 1950, pero con un alto peso
de importaciones de componentes. Aparentemente, si bien la producción electrónica argentina
estaba detrás de la de Brasil, era más avanzada en equipamiento tecnológico sofisticado. Se

188
producían tubos electrónicos, circuitos integrados y otros componentes. El personal, en tanto,
tenía mayor nivel de calificación que el de la industria coreana en aquel momento. Así, el sector de
instrumentos electrónicos para la industria, con pocas firmas con producción bajo licencia, alcanzó
calidad y precios competitivos con la producción de los EE.UU. Algo similar pasó con la fabricación
de instrumentos electrónicos para medicina, donde no había uso de licencias (Adler, 1987).

En este contexto, la firma FATE, que venía de la producción de neumáticos y aluminio, crea su
división de electrónica, para ir hacia productos I&D intensivos a fines de los años 1960. El primer
proyecto fue la manufactura de calculadoras de escritorio, el cual se concreta exitosamente, tanto
técnica como comercialmente. Un dato clave es el impulso proveniente de la existencia de
científicos que se habían alejado de la Universidad por persecuciones políticas, entre los que se
contaban los miembros del Laboratorio de Electrónica de la Facultad de Ingeniería.

FATE estaba en buena posición financiera. Su estrategia tecnológica consistía en tratar de no


usar licencias ni marcas, y buscar información tecnológica no propietaria, incluyendo visitas al
exterior y el envío de técnicos a estudiar a centros de excelencia del exterior como el
Massachussets Institute of Technology (MIT). La firma llegó a gastar el 7% de sus ventas en
I&D. Asimismo, recurría a instituciones locales como la Comisión Nacional de Energía Atómica
(CNEA), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Universidad de la Plata.

La firma avanzó en un sendero de gradual integración nacional de sus componentes. Al mismo


tiempo, la división electrónica mostraba indicadores de rentabilidad positiva. En este contexto,
surgió la idea de ir hacia la producción de computadoras. Así, se produjeron algunos
microcomputadores y un prototipo de una computadora mediana, que según algunos
conocedores del tema iba a lograr ser competitiva, aunque otros opinan lo contrario. En todo
caso, se observaba lentitud en el desarrollo del software adecuado y se le prestaba poca atención
a las actividades de marketing (Adler, 1987). Finalmente, todo el proyecto se va a paralizar hacia
1976, por problemas internos y propios de la Argentina, incluyendo el cambio político hacia un
gobierno no demasiado proclive a apoyar emprendimientos industriales de este tipo.

En el caso de la industria farmacéutica, se trata esencialmente de un grupo de firmas de


capital nacional que comenzaron en los años 1960 a disputar con éxito el mercado local a las
hasta entonces dominantes filiales de ET, llegando a tener una participación relativamente alta
en las ventas del sector en la comparación con la situación de la mayor parte del resto de los
países en desarrollo. Uno de los elementos que favorecieron el éxito de esta tendencia fue la
práctica ausencia de un reconocimiento de las patentes de invención extranjeras, lo cual
permitió que los laboratorios nacionales practicaran activamente la copia de medicamentos, en
gran medida a partir de la importación de componentes activos que provenían de Italia, país
que no reconocía la validez de las patentes farmacéuticas (Chudnovsky, 1976).

Chudnovsky (1976) destacaba como los grandes laboratorios nacionales habían ido
reduciendo su dependencia en relación con las licencias otorgadas por ET, para comenzar a
avanzar por un sendero de mayor autonomía vía copia, diferenciación por medio de gastos en
publicidad e, incluso, intensificando las tareas de I&D. Así, los laboratorios nacionales
gastaban más proporcionalmente en I&D que las filiales de ET en el mismo sector (1,6% contra
1,11% en 1972). Por otro lado, hay que considerar que el sector farmacéutico era el que más
recursos destinaba a I&D dentro de la industria manufacturera en aquellos años; según una

189
encuesta realizada en 1966, dicho sector aportaba el 44% de todo el gasto manufacturero en
I&D (Arce et al, 1968).

Hacia los años 1970 un grupo de laboratorios nacionales se hallaba verticalmente integrado
hacia la producción de principios activos o materias primas farmacéuticas, mediante pequeñas
plantas químicas multipropósito en la que elaboraban cantidades reducidas de los mismos
para su uso cautivo en especialidades de marca propia (Burachik y Katz, 1997).

En este período, las firmas de capital nacional tenían prioridad en el registro de nuevos
productos, no se reconocían las patentes de producto en esta industria y había un alto nivel de
protección o directamente la prohibición de importar para las materias primas farmacéuticas.
Así, las firmas de capital nacional encontraron viable y rentable copiar tempranamente en el
ciclo de producto moléculas recién descubiertas en los países innovadores y entrar al mercado
doméstico con especialidades de marca propia (aunque sólo un puñado se integró hacia atrás,
operación intensiva en recursos humanos calificados y equipamiento). Incluso se llegó a
exportar un cierto flujo de materias primas desde fines de los años 1960.

Como parte de este proceso, en los años 1960 y primera mitad de los 1970 se desarrolló una
importante capacidad tecnológica local en el campo de la fermentación antibiótica, y se
consolidaron grupos de desarrollo de procesos en las plantas, permitiendo mejorar los
rendimientos e incursionar gradualmente en actividades de exportación de antibióticos a
granel. Llegaron a existir cinco plantas de este tipo -aunque sólo una de ellas era de capital
local-.

Este proceso se interrumpe a partir de la segunda mitad de los años 1970, cuando la
aceleración del cambio tecnológico a escala mundial generó una brecha creciente con las
plantas locales, que no pudieron replicar el ritmo de innovación de la frontera. Por otra parte,
pese a que la industria había nacido en los años 1950 con escalas que no diferían
sustancialmente de las internacionales, progresivamente aparecieron deseconomías estáticas
de escala ya que se registraba un bajo ritmo de reposición de los equipos de capital en función
de que las plantas sólo operaban para el mercado interno y bajo fuertes barreras de protección
tarifaria. Por otro lado, surgieron diferencias crecientes en materia de rendimientos, fenómeno
atribuido por Burachik y Katz (1997) a la falta de una masa crítica o base sistémica que
permitiera, al igual que ocurría en los países desarrollados, que la industria de medicamentos
se beneficiara de la interacción entre ciencias como la química, la biología, la genética, etc.,
interacción sobre la cual se basó el espectacular aumento de rendimientos verificado en esta
industria a nivel mundial desde los años 1960. En este contexto, no sorprende que con el
cambio en las condiciones de competencia a partir de 1976, las plantas locales de
fermentación debieran cerrar, a comienzos de los años 1980, sus puertas.

De otro lado, surgieron varias plantas de síntesis química, de tipo multipropósito, con escalas
reducidas, y dedicadas a copiar moléculas recientemente descriptas en la literatura
internacional. Para ello se requiere no sólo un equipo de recursos humanos calificados capaz
de lograr en poco tiempo un proceso propio de fabricación de la molécula, sino también rutinas
industriales de producción que le permitan a la firma elaborar cantidades relativamente
pequeñas de la droga en cuestión y llegar al mercado de especialidades con marcas propias.

190
También esta clase de esfuerzos fue discontinuándose a partir de los años 1980, aunque ese
tipo de lógica industrial persiste en alguna medida hasta nuestros días.

Ahora bien, el problema que enfrentamos remite a cómo se deben juzgar los procesos recién
descriptos. En efecto, algunos autores -Katz, Kosacoff, etc.- sugerirían que, si bien a un ritmo
insuficiente y con las ya mencionadas características "idiosincráticas", durante la ISI se habían
acumulado un conjunto de activos tecnológicos endógenos en una parte significativa del
aparato manufacturero argentino que, hacia el final de aquella experiencia, estaban dando sus
frutos, tal como lo probarían algunos de los datos antes señalados -aumento de las
exportaciones industriales, ventas de tecnología, internacionalización de varias firmas
manufactureras, desarrollos tecnológicos en el campo de la metalmecánica, la electrónica, la
química, etc.-.

Lamentablemente, en esta línea argumental, dichos activos se perdieron como consecuencia


de que, en lugar de optar por un proceso en el cual gradualmente la industria manufacturera
local fuera expuesta a mayores presiones competitivas en un marco de políticas públicas de
asistencia para la reestructuración y mejora de la competitividad de las firmas locales, se
adoptó, como veremos en el capítulo siguiente, una apertura rápida y drástica que implicó la
destrucción de una parte sustancial de las capacidades acumuladas durante la ISI.

No es ésta, sin embargo, la única interpretación acerca de este tema. Para la ortodoxia
neoclásica, por un lado, está claro que toda esa acumulación de activos era meramente una
respuesta a un conjunto de condiciones que alentaban la supervivencia de firmas y ramas de
actividad ineficientes que, en un contexto de apertura, hubieran desaparecido o nunca
hubieran surgido. En este sentido, para esta corriente no hay demasiados lamentos por la
mencionada pérdida de activos y capacidades, lo cual se entiende considerando que la
ortodoxia neoclásica no otorga relevancia a los procesos de aprendizaje y construcción de
capacidades innovativas, sino que sostiene que en un país como la Argentina, lo único
importante es garantizar una máxima apertura a las fuentes extranjeras de tecnología.

Desde la heterodoxia, en tanto, también hay argumentos que sugieren una visión menos
positiva que la que se desprende de la interpretación Katz-Kosacoff del desarrollo industrial
bajo la ISI. En particular, un autor como Nochteff (1994a, b), si bien reconoce y valora
positivamente las historias de desarrollo tecnológico endógeno antes reseñadas -en particular
en la industria electrónica-, parece juzgar que la dinámica de la ISI ponía límites estructurales
muy estrechos al proceso de construcción de capacidades innovativas, lo cual es indicio de
una menor confianza en la trayectoria de acumulación tecnológica propia del sector
manufacturero durante la ISI que la que surge de los trabajos de autores como Katz y
Kosacoff.

En esencia, Nochteff señala que durante la ISI el esfuerzo tecnológico de la industria no se


orientaba a alcanzar la frontera de la best practice, sino a resolver problemas de gran
diversidad en un mercado muy limitado -por ejemplo adoptar procedimientos y bienes de
capital a escalas reducidas-. Las actividades y las políticas tecnológicas fueron adaptativos y
tardíos, y no generaron innovaciones que pudieran modificar la posición de la industria en los
mercados externos. Ello ocurría, siempre según el autor, por tres razones: i) la dimensión del
mercado creaba una demanda de técnicas adaptativas a un determinado volumen de

191
demanda y/o ciertos tipos de insumos, y no para penetrar en los mercados mundiales; ii) en
las ramas mas complejas había predominio de las filiales de ET; iii) las ramas de mayor peso
económico eran de tipo scale-intensive y/o supplier-dominated (ver capítulo 1). Por tanto, por
su propia naturaleza, eran relativamente poco "innovación-intensivas", ya que o bien las
actividades de I&D eran in house pero se realizaban en las casas matrices de las respectivas
corporaciones transnacionales (es el caso de buena parte de las scale intensive), o bien la
tecnología se incorporaba bajo la forma de insumos y bienes de capital que, en general,
provenían del exterior (en las supplier-dominated, pero también en algunas scale intensive,
como la siderurgia).

La otra cuestión que enfatiza Nochteff remite a las actitudes y conductas de los empresarios
argentinos, o más específicamente de lo que el llama la “elite empresaria argentina”, la cual,
siempre según el autor, difiere notablemente en cuanto a sus comportamientos respecto del
modelo de “entrepreneur schumpeteriano”. Los empresarios argentinos, en particular a partir
de los años 1950, habrían buscado esencialmente crear monopolios no transitorios (vía
protección arancelaria y otras barreras al ingreso en los mercados) que les permitieran obtener
cuasi rentas sin innovar. Los relativamente escasos entrepreneurs innovadores, que asumían
riesgos y buscaban aproximarse a la frontera de la best practice internacional en términos
productivos o tecnológicos -firmas como Turri (máquinas herramientas), Vasalli (maquinaria
agrícola), Di Tella (bienes de capital, industria automotriz)-, no formaron parte de la elite
económica, salvo esporádica o marginalmente, y, de hecho, las estrategias de dicha elite y las
políticas gubernamentales no sólo no fomentaron su actividad, sino que las habrían ignorado o
perjudicado. Según Nochteff, el comportamiento tradicional de la elite económica fue uno de
los factores decisivos para que no se adoptaran opciones de crecimiento basadas en la
construcción de capacidades científico-tecnológicas y el alcance de rentas en base a la
innovación, sino que se siguiera el camino del proteccionismo y la industrialización hacia
adentro.

Aquellos sectores en los que estos condicionamientos no tuvieron tanto peso fueron,
justamente, los que antes destacamos como de mayor avance tecnológico en la etapa bajo
análisis. Así, para Nochteff (1994b), las tres industrias en las que las firmas argentinas tuvieron
un mejor desempeño durante la ISI (electrónica, farmoquímica y máquinas herramienta) tenían
en común que: i) en ninguna de ellas las empresas nacionales pertenecían, por lo menos
hasta 1976, a la elite económica; ii) en las tres había fuerte competencia interna; iii) en
ninguna de ellas las ET eran predominantes. A partir de estas condiciones, no se podía
asegurar una cuasi renta monopólica basada en la capacidad de lobbying, por lo cual debía
regir la competencia vía “innovación”, y el hecho de que las ET no fueran dominantes permitía
que las firmas locales desarrollaran sus propios procesos de aprendizaje tecnológico.

En suma, para Nochteff, y pese a las historias exitosas de “aprendizaje idiosincrático”, el


modelo de la ISI no podía conducir, por sí mismo, a una trayectoria virtuosa de gradual
acumulación de capacidades tecnológicas que llevara progresivamente a que la competencia
vía innovación asumiera un rol similar a la que tenía en los países más avanzados y a que la
industria argentina se acercara a la best practice internacional tecno-productiva de modo que
sus empresas pudieran competir exitosamente en los mercados internacionales.

192
En suma, estilizando un poco interpretaciones y líneas argumentales ciertamente complejas, a
nuestro juicio, Katz-Kosacoff y Nochteff comparten la valoración por los casos más destacados
de aprendizaje tecnológico endógeno en contra de la indiferencia o rechazo que éstos
suscitan en la ortodoxia neoclásica, pero Nochteff asume, junto con esta última, una postura
más crítica en torno del régimen de incentivos propio de la ISI y, por ende, tiene un juicio global
más negativo que el de Katz-Kosacoff sobre toda esa etapa. A su vez, tanto los autores
ortodoxos como Nochteff -y junto con éste, también otros como J. F. Sábato, Schvarzer, etc.-
prestan especial atención a la interacción entre políticas públicas y conductas empresarias,
aunque, como veremos enseguida, enfatizan causalidades diferentes en dicha interacción.

De hecho, ya en los años 1960 aparecieron varios trabajos que apuntaban a explicar las
supuestas debilidades del sector empresario industrial por convertirse en un agente dinámico
de cambio y modernización en la sociedad argentina y sus problemas para conseguir canales
de expresión política, lo cual, obviamente, habría dificultado el avance del proceso de
industrialización (Imaz, 1964; Cornblit, 1967; Cuneo, 1967 -ver Barbero, 1995, para un
comentario sobre estos y otros trabajos sobre historia y análisis de empresas y empresarios en
la Argentina-)157.

A su vez, las quejas por la falta de “espíritu innovador” de los empresarios industriales locales
han sido una constante en una gran parte de la vasta literatura dedicada al análisis del
desarrollo económico argentino, la cual hace hincapié en la aversión a tomar riesgos, en sus
comportamientos “rentísticos” (en particular, en referencia a la búsqueda de rentas en el seno
del sector público, en forma de tarifas elevadas, créditos subsidiados, diversos mecanismos
promocionales, etc.), en la presencia de factores “culturales” que llevarían a una actitud
“dependiente” de parte del empresariado local, en su asimilación con los comportamientos
(presuntamente “tradicionales” o más bien “retrógrados” desde el punto de vista de los
patrones de producción, inversión y consumo) del sector terrateniente, y en su ignorancia o
poca atención en lo que hace a las cuestiones relativas a CyT, entre otros aspectos158,159.

Estos rasgos, que -como vimos en el capítulo anterior- ya se rastrearían, según varios autores, a
partir de la propia conformación del sector manufacturero argentino durante la fase
agroexportadora, no habrían podido ser alterados durante la ISI, a la vez que tampoco se habría
podido crear una “elite sustituta”, pese a los esfuerzos de distintos gobiernos en ese sentido. Esta
opinión ha sido sustentada, por ejemplo, por Roulet y J. F. Sábato (s.f.), quienes señalan que el
peronismo, en el período 1945-55, proyectó crear una “burguesía nacional”, a la cual pretendía
157
. Díaz Alejandro (1975), por ejemplo, señalaba que “aún hoy (a los empresarios industriales) se los considera
timoratos y poco emprendedores, tanto en el plano comercial como socio político” (p. 214).
158
. Por ejemplo, Schvarzer (1996) refiere que una misión estadounidense arribada en los años 1950 observaba la
ausencia de conocimientos técnicos de los gerentes locales, quienes carecían de planes de largo plazo, no
conocían bien sus costos y no disponían de apoyo para mejorar sus plantas y estructuras productivas. Esta actitud,
según el autor, se verificaba especialmente en las antiguas firmas manufactureras. Cita también en este sentido el
informe de una comisión especial que estudió el tema fabril en 1963, en el cual se criticaba a los empresarios
locales que no se habían preocupado por sus costos durante largo tiempo a la espera de la inflación que resolviera
sus problemas o de la protección arancelaria. Asimismo, cita varios informes de fines de los años 1960 y
comienzos de los años 1970, señalando la falta de conocimientos tecnológicos de distintos sectores industriales, la
ausencia de controles de calidad, el pobre nivel de la mayor parte de los managers, etc. La idea de que la acumulación
de equipos era el corazón del cambio técnico era, según Schvarzer, muy difundida entre los empresarios locales.
159
. Aráoz (1969), inquiriendo por las razones de la baja demanda de CyT por parte del sector empresario, señalaba
que la industria argentina se caracterizaba por un manejo preponderantemente familiar, con tendencias al
nepotismo, aversión al riesgo, falta de interés en mejorar la eficiencia e inhabilidad para reinvertir.

193
ayudar mediante créditos, subsidios, aranceles, etc. Sin embargo, esta estrategia fracasó debido a
que los empresarios, a pesar de los "favores recibidos", siguieron exhibiendo comportamientos
“colonialistas” y “dependientes”, los cuales, a juicio de dichos autores, eran, de todos modos,
“adecuados y funcionales” en el contexto en que actuaban dichos empresarios.

Ya discutimos en el capítulo 2 algunos de estos argumentos, señalando nuestras dudas


respecto de su validez y eficacia explicativa. Vale la pena, ahora, agregar algunas
consideraciones adicionales. Si aceptamos que ha habido una real carencia de “espíritu
schumpeteriano” en el empresariado argentino, es necesario explorar, del mismo modo que se
hizo en el capítulo anterior, los motivos de dicha carencia, y discutir en particular si es producto
de una inclinación estructural del propio empresariado -como se sugiere muchas veces de
forma implícita o explícita en la literatura recibida-, o es un resultado de un determinado
esquema de incentivos definido a partir de una cierta configuración institucional y de los
regímenes de políticas económicas vigentes en el período que ahora estamos analizando.

En esta última línea argumental, la explicación más popular es que el marco institucional de la
ISI creaba incentivos que tornaban más beneficioso el “rent-seeking” vía búsqueda de
protección o subsidios, que la innovación “genuina”. Este diagnóstico se puede encontrar tanto
en autores cercanos a una interpretación “liberal” del desarrollo económico argentino, como en
otros más ligados al “estructuralismo” o situados a la “izquierda” en dicha materia (entre estos
últimos, como vimos antes, se incluye el propio Nochteff).

Así, en el primer grupo, encontramos que Cortés Conde (1997) argumenta que en el período
1930-1945 la existencia de una demanda insatisfecha -por las restricciones a la oferta
extranjera- permitió la realización de elevados beneficios que alentaron el crecimiento de la
inversión doméstica en el sector manufacturero. Sin embargo, una vez terminada la situación de
crisis internacional, los empresarios, habituados a los altos beneficios que los años de aislamiento
les habían permitido obtener en un mercado cerrado, y que habían aprendido a “negociar” con el
Estado, utilizaron su información y entrenamiento para prolongar situaciones similares obteniendo
de los sucesivos gobiernos la prolongación de las barreras a la entrada en sus mercados.

En la otra vereda, Nochteff (1994a y b, 1996) señala que en el esquema de funcionamiento de


la ISI en la Argentina, las políticas comerciales y cambiarias fueron privilegiadas en la agenda
del Estado y del empresariado, ubicando a las políticas de CyT en un lugar secundario
-correspondiente con el lugar menos que secundario que el proceso de innovación tecnológica
ocupaba en la dinámica de crecimiento de la economía doméstica-. La escasa demanda por
innovación en la Argentina durante la ISI se debería a la forma que asumía la interacción entre
las instituciones que definían el marco básico de incentivos en dicho período y las firmas,
interacción que daba lugar a la posibilidad de acceder a cuasi rentas no tecnológicas. El
sistema institucional no pudo guiar a los agentes económicos hacia la búsqueda de cuasi
rentas tecnológicas; por el contrario, la influencia de las elites sobre las instituciones les habrían
permitido la obtención de cuasi rentas de privilegio, mediante protección tarifaria, reservas de
mercado y subsidios directos e indirectos.

Aparentemente, en ambos casos el razonamiento y los argumentos son similares. Sin


embargo, una lectura atenta muestra que la vertiente más cercana al “liberalismo” hace
hincapié en determinadas políticas económicas -que considera erróneas- como causantes de

194
ciertos comportamientos empresarios, en tanto que la interpretación más de “izquierda” invierte
la causalidad, y enfatiza que la elite dominante impulsó la adopción de una orientación de
política económica favorable a sus intereses160. A su vez, para esta última corriente, aún
cuando en ciertas ocasiones se intentó, desde el Estado, alterar los patrones de
comportamiento de la elite empresaria, resultó imposible alcanzar ese objetivo.

Ciertamente, se trata de un debate muy complejo, que remite, entre otras cuestiones, al tema
de la autonomía del Estado. No pretendemos aquí ingresar a ese tipo de discusión, lo cual nos
llevaría al campo de las ciencias políticas. Creemos, sin embargo, que es posible presentar
algunos argumentos y evidencias relevantes, que arrojan luz sobre aspectos claves del debate.

Un primer problema con el razonamiento subyacente en los trabajos de autores como Nochteff
-no ocurre lo mismo con el argumento de Cortés Conde, por ejemplo- es que parece suponer
que en la Argentina existió una elite que se habría mantenido esencialmente al comando, o
con una fuerte influencia, sobre las decisiones y opciones de política económica no sólo en la
etapa agroexportadora -cuando se habría convertido en la fracción dominante- sino también
durante la ISI. Esto, sin embargo, no parece demasiado sensato desde un punto de vista
lógico, considerando los grandes cambios acaecidos en la sociedad argentina en esos cien
años, y tampoco está demasiado sustentado en pruebas empíricas, salvo algunas
declaraciones tales como que “muchas de las mayores firmas industriales pertenecían total o
parcialmente a terratenientes, o bien sus accionistas principales estaban vinculados por lazos
familiares, sociales, económicos y políticos a la elite agropecuaria” (Nochteff, 1994b, p. 72).

Por otro lado, dicha elite, a diferencia de lo que ocurrió en otras naciones, tendría un carácter
inherentemente especulativo, o averso al riesgo, y de este modo habría influenciado
decisivamente en la elección de un marco de políticas económicas que le permitiera obtener
rentas por la vía de la protección, los subsidios, etc., en lugar de vía innovación. Esto nos sitúa
en un marco conceptual en donde ciertos actores tienen capacidad absoluta de manipulación
de las reglas de juego, y dichos actores son en cierto modo “especiales”, en cuanto poseen
objetivos y desarrollan conductas diferentes de las exhibidas por sus pares de otras naciones.

Nos parece que este argumento implícitamente vuelve a sugerir alguna especificidad de la
elite empresaria argentina, suponiéndola inherentemente más especulativa o menos innovativa
que otras. A nuestro juicio, hay que volver a poner el peso en las instituciones, y trabajar con
una relación conceptual en donde hay una interacción entre instituciones y agentes, y no una
capacidad absoluta de estos últimos para moldear a las instituciones a su antojo. De este
modo, sería posible dejar de lado la idea de una especificidad negativa de la clase dominante
argentina, la cual resulta difícil de sostener a nuestro juicio.

Creemos también que en cualquier discusión sobre las conductas del empresariado argentino
durante esta etapa hay que tomar en cuenta otros factores. Así, debemos recordar, por
160
. Nogués (1988), quien pertenece a la vertiente “liberal”, hace explícito este contraste. Según el autor, es habitual
señalar que, dado que los empresarios nacionales han vivido fundamentalmente de privilegios derivados de la
presencia de altas barreras comerciales, carecen de capacidad innovadora y posibilidades de competir
internacionalmente. En cambio, para Nogués el problema es que la conducta innovadora y competitiva de los
empresarios domésticos se ha visto disuadida por las fáciles ganancias derivadas de las políticas proteccionistas,
con lo cual el argumento se invierte desde el tradicional (conducta empresaria → proteccionismo) a su opuesto
(proteccionismo→conducta empresarial).

195
ejemplo, el bajo nivel de calificaciones educativas de los empresarios locales -ver más abajo-.
Asimismo, la inestabilidad política, económica y social también puede haber sido un factor de
peso. Considerando este marco desfavorable, tal como señala Aráoz (1969), probablemente
las conductas aversas al riesgo hayan sido racionales.

En relación con este tema, por otro lado, es interesante comentar el único estudio que, hasta
donde conocemos nosotros, se ha dedicado a investigar las actitudes hacia el cambio
tecnológico de los empresarios locales durante la ISI (Sautu y Wainerman, 1971), el cual
aporta hallazgos muy relevantes respecto de las conductas de estos últimos. Si bien se trataba
de un trabajo que buscaba relevar actitudes hacia el cambio tecnológico basándose en
respuestas que no necesariamente se hubieran traducido en acciones concretas de los
empresarios en el mismo sentido de lo expresado verbalmente, se trata de un análisis de gran
solidez metodológica, lo cual amerita considerar seriamente sus conclusiones.

Uno de los hallazgos más sorprendentes del trabajo es que, contrariamente a la imagen que
previamente hemos descripto, casi el 90% de los empresarios consultados afirmaba desear
incorporar innovaciones tecnológicas en sus firmas. De ellos, sólo un 30% señalaba que existían
dificultades para incorporar dichos cambios, las cuales eran predominantemente de tipo financiero.

Además, se comprobaba que la decisión de incorporar o no innovaciones dependía


fundamentalmente de motivos económicos -lo cual contradecía algunos trabajos previos que
señalaban que el empresariado latinoamericano se guiaba por patrones extra-económicos
tales como prestigio, posición social, etc.-

Como mencionamos en una sección previa, cerca del 80% de los empresarios consultados en
este trabajo percibía la existencia de una brecha tecnológica respecto de la frontera
internacional. El 53% de aquellos proponía soluciones que Sautu y Wainerman (1971) califican
como "coyunturales", esto es, pensaban que el problema de la brecha tecnológica era
solucionable con medidas posibles de ser instrumentadas de inmediato y con efecto también
relativamente inmediato. De este grupo, casi la mitad abogaba por favorecer la importación de
bienes de capital (esto no sería sorprendente), mientras que también se mencionaba la
necesidad de créditos. En tanto, muy pocos apuntaban a la difusión de información, o la
compra de licencias o conocimientos en el exterior.

A su vez, y dentro del 36% de los consultados que apuntaba a soluciones "estructurales"
-porcentaje que, siempre contrastando con la imagen habitual sobre el tema, parece
relativamente alto-, se destacaba la necesidad de planes de largo plazo que favorecieran la
expansión de la economía, así como de profundizar la investigación y la capacitación de
recursos humanos (36 y 32% respectivamente). También se mencionaba que era necesario
alcanzar una mayor estabilidad política y económica (19%).

Otra de las sorpresas que entregaba la encuesta era que, contrariamente a la idea de que los
empresarios locales tenían una admiración "ciega" por la tecnología extranjera y despreciaban
la posibilidad de realizar innovaciones a nivel local, algo más de un tercio de los empresarios
consultados prefería, ante la posibilidad de que el Estado asignara recursos incrementales a
mejorar la situación tecnológica de las firmas industriales, orientar preferentemente dichos
recursos a realizar actividades locales de I&D -básicamente en instituciones públicas-, antes

196
que a subsidiar la importación de tecnología, y algo más de otro tercio opinaba que debían
distribuirse los recursos en proporciones aproximadamente iguales. Como destacaban Sautu y
Wainerman (1971), no era despreciable el hecho de que un tercio de los entrevistados
manifestaran un decidido apoyo a la promoción local de tecnología como vía para la
modernización industrial del país.

En línea con este hallazgo, de la mencionada encuesta surgía que un 92% de los empresarios
juzgaba importante apoyar a los centros de investigación y un 65% estaba dispuesto a aceptar
una contribución obligatoria para sostenerlos. Asimismo, un 70% de los encuestados decía
conocer las labores del INTI y un 80% afirmaba estar dispuesto a asociarse a dicha institución
(aunque el porcentaje de los realmente afiliados era bajo -15%-).

Un último resultado interesante del trabajo que venimos comentando era que los empresarios
argentinos nativos y los inmigrados antes de los 15 años -que se suponían asimilados a la
sociedad argentina en sus pautas de comportamiento- manifestaban, en promedio, mayor
grado de apertura al cambio que los extranjeros, lo cual contradecía una idea difundida en
sentido contrario. Como vemos, no está tan claro que los empresarios argentinos respondieran
tan fielmente a la imagen de desprecio por la innovación y por las actividades locales de CyT.

En suma, la realidad es más matizada que lo que sugieren los argumentos “tradicionales”
sobre la conducta y actitudes de los empresarios argentinos. A nuestro juicio, en lugar de
suponer que dichos empresarios habrían tenido una actitud rentística y aversa a la innovación
en forma innata e inmutable a lo largo de las distintas etapas del desarrollo económico
argentino, es preferible, tal como se sugirió en capítulos anteriores, trabajar con un marco
analítico más complejo. En particular, es preciso considerar que son las reglas de juego que
emanan del ambiente institucional prevaleciente en un determinado período las que estimulan
ciertos tipos de conducta y desestimulan otras. En este sentido, en un ambiente caracterizado
por la inestabilidad económico/político/institucional, por la ausencia de iniciativas públicas
consistentes para fomentar el desarrollo de actividades innovativas por parte de las firmas
locales -sobre esto volvemos más abajo- y por el predominio de políticas económicas
excesivamente inward oriented, no es sorprendente encontrar una relativa escasez de
“empresarios innovadores” en el medio local durante el período bajo análisis.

Para finalizar con esta sección, se impone analizar uno de los temas más transitados dentro
del debate sobre la industrialización argentina durante la ISI, cual es de la llamada
“dependencia tecnológica”. Ya en los años 1960 y 1970 distintos trabajos contrastaban lo que
se erogaba en concepto de importación de tecnologías en Argentina con los escasos recursos
que se destinaban localmente a actividades de innovación. Así, Katz (1972) encontraba que
los gastos en I&D de las ramas industriales estaban, en promedio, en torno del 20% de sus
similares estadounidenses. Significativamente, las ramas en donde la proporción de gastos en
I&D sobre ventas era mayor en el contexto argentino (farmacéutica, maquinaria y equipo
eléctrico y no eléctrico, química -todas con gastos entre 0,7 y 0,8% sobre ventas-) eran las que
presentaban mayor distancia con los EE.UU. (en ningún caso los gastos locales en I&D eran
mayores, siempre en proporción con las ventas, al 13% de lo que se erogaba en los EE.UU.).
Al mismo tiempo, se comprobaba que mientras las firmas investigadas por Katz gastaban
aproximadamente el 1,3% sobre su valor de producción en regalías por patentes, marcas,
know-how, etc., erogaban menos de un 0,4% en actividades de I&D (cifra que subía hasta

197
1,2% si se incluían los gastos en “otras tareas técnicas asociadas” -control de calidad, etc.-). Más
aún, como señalan Katz y Bercovich (1993), incluso una parte de lo que las firmas declaraban
como I&D no hubiera sido cubierto por las estadísticas de la OECD (e.g. Manual Frascati), ya
que no correspondía a las definiciones allí utilizadas.

En tanto, un trabajo de la UNESCO (1970) señalaba que en 1966 los pagos por servicios
técnicos y regalías eran una vez y media mayores que todo el gasto nacional en investigación
en CyT. En cuanto a los aportes privados, se destacaba su bajo nivel, señalándose que el
mismo había sido menor al 7% del gasto total en CyT en todos los años entre 1961 y 1966. En
este sentido, es interesante observar la comparación que se presenta en el cuadro III-38,
donde se puede comprobar que la Argentina era el país que presentaba, entre los allí
incluidos, peor relación entre pagos por compra de patentes y licencias vis a vis ingresos por
dicho concepto. Asimismo, resultaba muy alta la proporción de lo pagado en licencias vis a vis
los gastos en I&D realizados por las firmas privadas argentinas (cuadro III-39).

Como veremos más adelante en este mismo capítulo, esta problemática movilizó
intelectualmente no sólo a los analistas del sector manufacturero, sino también a aquellos que
-como Jorge A. Sábato, O. Varsavsky, A. Herrera y otros- fueron protagonistas centrales del
debate sobre políticas de CyT en la Argentina en los años 1960 y 1970.

En el caso específico del sector manufacturero, diversos autores sugerían que la explicación a la
poca inclinación innovadora de los empresarios locales se encontraba en la excesiva apertura a
las fuentes extranjeras de provisión de tecnología 161. En otras palabras, para muchos autores, la
importación de tecnologías en forma indiscriminada habría ahogado las posibilidades de un
desarrollo innovativo endógeno. Katz (1972) presenta una versión algo distinta de este
argumento, en la cual la importación de tecnología más que ahogar condiciona seriamente el
tipo y magnitud de las actividades innovativas domésticas. Así, el autor señalaba que el
predominio del flujo de tecnología externa por sobre la actividad inventiva local como fuente
del progreso tecnológico determinaba que buena parte de dicha actividad inventiva revistiera
un carácter subsidiario y adaptativo, al estar primordialmente dirigida a obtener mejoras
marginales y/o adaptaciones al medio local, de productos y/o procesos previamente
empleados en el exterior.
Cuadro III-38
Balanza de pagos tecnológica (U$S millones)
País Pagos por compra de Recibos por venta de Saldo Relación 1:2
patentes y licencias (1) patentes y licencias (2)
EE.UU. 63 577 514 0,1
Alemania 135,3 49,7 -85,6 2,7
Francia 124,8 49,8 -75 2,5
Japón 133,6 5,4 -128,2 24,5
Italia 156,4 43,4 -113 3,5
Bélgica 55 46 -9 1,2
Canadá 19,6 2,2 -17,4 8,8
Suecia 10,3 8,7 -1,6 1,2
Noruega 7,9 4,2 -3,7 1,9
España 133,3 0 -133,3
Argentina 64,3 1,8 -62,5 35,7
161
. La preocupación por los aspectos monopólicos y otros problemas asociados a la transferencia de tecnología
desde los países desarrollados dominaba la literatura conceptual y empírica respecto de las cuestiones
tecnológicas en los procesos de desarrollo en los años 1960 y 1970 (UNCTAD, 1996).

198
Fuente: SUBCyT (1972).
1= Datos para 1961, excepto EE.UU. (1965), España (1964) y Argentina (1968).
Cuadro III-39
Pagos por transferencia de tecnología en relación con el gasto privado en I&D. 1971 y 1981 (%)
1971 1981
EE.UU. 1,3 1,3
Japón 15,0 7,2
Alemania 14,1 10,2
Francia 15,8 14,6
Reino Unido 14,8 10,5
Australia s.d. 36,4
Canadá 23,7 24,6
Italia 41,3 28,3
Holanda 26,3 41,9
Suecia 4,3 3,8
Austria 40,0 23,0
Dinamarca 33,6 22,8
Finlandia 34,1 26,4
Portugal 136,7 154,1
España 235,2 158,2
Argentina1 700,0 220,0
Fuente: OECD (1986) y estimaciones propias en base a datos de Adler (1987).
1: estimación propia para 1970 y 1979.

La dependencia, tal como señalaba Sercovich (1974), no era menor por el hecho de haberse
desarrollado una más que incipiente industria de bienes de capital en la Argentina (ver también
Chudnovsky, 1976), ya que sus raíces se encontraban en otros variados aspectos que hacían
a la dinámica tecnológica del sector manufacturero local, tal como veremos enseguida.

En cualquier caso, como vimos en el capítulo 1, este es uno de los debates clave no solo en
Argentina sino más en general en relación al análisis de los procesos de industrialización
tardía. Tal como fue reflejado en el mencionado capítulo, en contra de la posición antes
expuesta, hay autores que sugieren que la relación entre tecnologías extranjeras e
innovaciones domésticas es de complementariedad más que de substitución. Trataremos,
entonces, de explorar el caso argentino durante la ISI bajo la óptica de este debate.

La preocupación por la excesiva importación de tecnología se reflejaba en la producción de


distintos trabajos y análisis respecto de las distintas fuentes de transferencia y su impacto en
la economía doméstica. Uno de los temas analizados en este sentido era el de las patentes.
Por ejemplo, Chudnovsky y Katz (1970) observaban como a partir de mediados de los años
1950 empezaba a decrecer de forma notoria el porcentaje de patentes concedidas a
individuos (que había llegado al 63% en 1953) vis a vis las otorgadas a empresas. Los autores
mencionaban, entre otras explicaciones para este fenómeno, el peso de los cambios en las
formas de desarrollar las actividades de investigación, tendencia de carácter universal desde
tiempo atrás (aunque hacían notar la rapidez con la cual se había producido la baja de la
presencia de los inventores individuales en la Argentina). Asimismo, destacaban el escaso
vínculo entre los inventores individuales y el sector industrial -un poco más tarde, Katz (1972) no
encontrará caso alguno de licenciamiento de patentes al sector productivo por parte de inventores
independientes-162. Pero este cambio también era atribuido, implícitamente, a la transformación
162
. En este sentido, Katz (1972) destacará que los inventores independientes en la Argentina mostraban un nivel
educacional relativamente bajo -sólo 15% exhibía formación universitaria-, junto con índices sumamente pobres de
entrenamiento formal en disciplinas técnicas, aún a nivel de escuela secundaria industrial. También señalaba que la

199
operada en el sector industrial a partir justamente de mediados de los años 1950, ya que se
observaba que las empresas patentadoras eran fundamentalmente transnacionales.

Más tarde, Katz (1972) afirmará que el régimen de patentes fracasó rotundamente en cuanto
al propósito de inducir una actividad inventiva local y destacará que: i) era habitual el
patentamiento preventivo o de “bloqueo” -para preservar su participación futura en el mercado-
por parte de las filiales de ET; ii) parecía improbable que las filiales locales de ET con
patentamiento habitual en el país usaran más del 5% del total acumulado de patentes de sus
respectivas casas matrices; iii) la transferencia de regalías a cambio de patentes vencidas era
un fenómeno corriente; iv) no había mecanismos que controlaran efectivamente fenómenos
como los descriptos, u otros de abuso de los derechos legales por parte del poseedor de la
patente -por ejemplo, la “supresión” de patentes-.

Evidentemente, la cuestión de las patentes conducía al problema más general del papel de las
ET, sobre las cuales ya se hicieron algunos comentarios más arriba. En este sentido, hay que
señalar que, en general, en los años 1960 y 1970 la mayor parte de los economistas que se
ocupaban de los temas de la industria y el cambio tecnológico coincidían no sólo en que las
filiales de ET raramente realizaban actividades innovativas -más allá de las de carácter
adaptativo- sino que habitualmente empleaban tecnologías de producto y proceso obsoletas o
abandonadas en sus países de origen. Aquí entraba la crítica a los regímenes de promoción
industrial y de inversiones extranjeras, los cuales, en general, fallaron en condicionar las
características técnicas de los proyectos a implantar (Sourrouille et al, 1985) 163.

Los contratos de transferencia de tecnología también eran objeto de atención. Chudnovsky et


al (1974) detectaban que hacia 1972 las ventas de los productos fabricados en el país bajo
licencia extranjera representaban el 16% del valor de la producción manufacturera. Al mismo
tiempo, las exportaciones bajo licencia eran un 30% de las exportaciones de productos
industriales nuevos164 (o, alternativamente, el 6% de las exportaciones totales del país). Para
los autores del trabajo, las empresas licenciadas se dedicaban fundamentalmente a “producir
con tecnología extranjera para el mercado local” (p. 61), ya que menos del 6% de sus ventas
totales tenían como destino la exportación. Al mismo tiempo, el saldo de balance de pagos de
los contratos de licencia aparecía como deficitario en U$S 156 millones.

Otros aspectos relevantes detectados en aquel estudio eran los siguientes: i) el gran peso de
las marcas en los contratos de licencia; ii) el predomino de formas de transferencia “globales y
generales”, que denotaría una debilidad tecnológica por parte del licenciatario, en cuanto le
resulta difícil discriminar los conocimientos que necesita del “paquete” tecnológico que recibe
(esta tendencia era más marcada en las filiales extranjeras, ya que en las nacionales había
mayor peso relativo de los contratos más específicos); iii) el 60% de los contratos tenía fijado
el territorio argentino como ámbito exclusivo de aplicación (es decir que las exportaciones de
los productos bajo licencia estaban prohibidas). La cifra real de contratos con limitación de
exportaciones era seguramente mayor, ya que escribir las cláusulas restrictivas era superfluo
“productividad inventiva” media era baja en relación a otros países.
163
. Cabe, sin embargo, apuntar un hecho bastante excepcional pero significativo, relatado por Cereijido (1990).
Durante la Segunda Guerra Mundial la ET holandesa Phillips trasladó parte de sus grupos de trabajo en
investigación a la Argentina, empleando a varios científicos argentinos a trabajar en teoría de circuitos. Al terminar
la guerra, sin embargo, Phillips decide cerrar sus laboratorios en el país.
164
. Aquellos que comenzaron a exportarse de modo significativo a partir de 1960.

200
en el caso de las filiales de ET, cuyas estrategias comerciales eran controladas directamente
por las casas matrices por otras vías; iv) la exportación de productos licenciados era
fundamentalmente una actividad de las filiales de ET y restringida esencialmente a los países
de América Latina; v) la importación de tecnología estaba asociada a la presencia de dos
fenómenos específicos: presencia de filiales de ET y alta concentración en los sectores
respectivos; vi) por cada dólar devengado en concepto de regalías, las empresas de capital
mixto gastaban en I&D 0,80 pesos, las nacionales 0,49 y las extranjeras 0,22 -en promedio, las
firmas con licencia gastaban 0,9% de sus ventas en I&D- (Chudnovsky et al, 1974).

En otro trabajo, Katz (1972) encontraba que, por ejemplo en el caso de la industria
farmacéutica, una significativa proporción de los productos sobre los cuales se abonaban
derechos tenían patentes largamente vencidas, y que una significativa proporción de los
acuerdos de licencia estaban asociados a la cesión de derechos para el uso de marcas y
cargaban precios monopólicos a los diversos items objeto de transferencia. Sobre el mismo
tema, Vacchino y Pérez Pesado (1974) criticaban la existencia de contratos que implicaban
capacitación de personal y provisión de asesoría permanente o periódica, pese a la
disponibilidad de capital humano a nivel local. Asimismo, señalaban la sobrevaluación del
aporte tecnológico en muchos casos, lo cual llevaba a inflar las regalías.

En tanto, algunos autores analizaban otros aspectos, menos visibles y más estructurales, del
fenómeno de la dependencia. Así, Sercovich (1974) argumentaba que las reglas de juego de
la competencia compelían a las empresas manufactureras que operaban en la Argentina a
reproducir las formas de conducta vigentes en los países desarrollados, independientemente
de la estructura de propiedad de las firmas. Esto conducía a la dependencia respecto de un
conjunto de insumos tecnológicos extranjeros que alimentaban dicho proceso competitivo, ya
que no había capacidad de generar y controlar dichos insumos.

En este sentido, Sercovich (1974) destacaba el peso de la búsqueda de factores de


diferenciación (marcas, calidad, diseños, novedad) en las decisiones de las firmas locales de
operar con tecnologías extranjeras, lo cual no sorprendía al autor en la medida en que la
industria local se caracterizaba por la existencia de oligopolios donde las ventajas de precios
jugaban un papel relativamente menor. Para Sercovich, la introducción de innovaciones
originadas en el exterior era la principal fuente de ventajas competitivas para las firmas que
operaban con tecnologías extranjeras, pero advertía que, sin importar tanto el grado de
participación en la propiedad accionaria, el control contractual establecido por las licenciatarias
era suficiente para apropiarse de las rentas derivadas de la explotación de sus ventajas
tecnológicas en el mercado local. A su vez, la forma asumida por el proceso competitivo local
se compadecía con una situación de fuerte protección arancelaria y decisiva influencia de las
filiales de ET sobre la estructura industrial local.

Varios de los argumentos recién expuestos deben considerarse indudablemente como válidos,
en particular en lo que hace a los abusos del régimen de patentes, el empleo por parte de las
ET de tecnologías obsoletas, el escaso nivel de recursos asignados por las filiales a
actividades de I&D, las limitaciones contenidas en los acuerdos de transferencia de tecnología,
etc. Creemos, sin embargo, que es preciso profundizar en esta cuestión para poner en
consideración otros aspectos importantes de la interacción entre importación de tecnologías y
esfuerzos innovativos domésticos y sus efectos sobre la dinámica del desarrollo económico.

201
Lo primero a advertir es que si bien, al igual que en todo proceso de industrialización tardía, la
importación de tecnología resultaba inevitable -y, más aún, las principales fuentes de progreso
tecnológico necesariamente debían ser extranjeras-, hay diferencias significativas entre la
experiencia argentina y la de otros países en desarrollo -y en particular con los del Este Asiático-
en relación a las modalidades predominantes de importación de tecnología y a las externalidades
y el impacto de dichas tecnologías importadas sobre las respectivas economías domésticas.

Si se comparan las cifras de pagos por transferencia de tecnología en Argentina vis a vis otros
países, tanto de industrialización tardía como desarrollados (cuadro III-40), se comprueba que
lo que se gastaba localmente no parecía desproporcionado en relación al tamaño relativo de la
economía165. En contraste, en Argentina, al igual que en otros países latinoamericanos durante
la ISI, las ET alcanzaron un rol de liderazgo dentro del sector manufacturero, lo cual no ocurrió
en las experiencias asiáticas más exitosas de desarrollo económico -Corea, Japón, etc.-,
donde se restringió, por distintas vías, la presencia de las ET, y se prefirió importar tecnologías
bajo la forma de licencias o bienes de capital, con el objetivo de fortalecer el desarrollo de una
capacidad innovativa significativa en los conglomerados económicos locales.

En el caso particular de Corea, por ejemplo, se privilegió la transferencia de tecnología vía


copia o ingeniería de reversa e importación de bienes de capital, en lugar de la IED o las
licencias -entre 1962 y 1986 las importaciones de bienes de capital fueron 34 veces el valor de
la IED recibida y 72 veces el valor de las regalías por licencias- (Kim, 1993). A la vez, se hizo un
gran esfuerzo por generar capacidades domésticas de absorción, incluyendo el plano educativo
-como veremos luego, con fuerte énfasis en educación técnica a nivel secundario y disciplinas
vinculadas a la ingeniería y las ciencias duras en la universidad-, instituciones de asistencia
tecnológica al sector industrial y políticas de promoción de la I&D en las firmas privadas.

En Argentina, la contracara del excesivo peso de las fuentes extranjeras de tecnología era,
como señalamos antes, el escaso peso de las actividades locales de innovación. En este
sentido, cabe señalar que si bien la cuasi ausencia de restricciones a la presencia de las ET
puede haber contribuido a impedir el desarrollo de un proceso de aprendizaje tecnológico
endógeno -tal como sugería buena parte de la literatura cuestionadora de la “dependencia”
tecnológica-, también había otros factores que operaban para limitar el gasto doméstico en
actividades de innovación.
Cuadro III-40
Pagos por transferencia de tecnología en relación con el PBI. 1975 (%)
Reino Unido 0,21
Italia 0,18
Alemania 0,17
Brasil2 0,17
Corea4 0,17
Francia 0,16
Canadá3 0,11
Japón 0,11
Argentina1 0,10
Australia 0,10
EE.UU. 0,03

165
. De hecho, al tomar el año 1973 hemos puesto un año que aún resulta favorable a la hipótesis de que la
Argentina gastaba mucho en transferencia de tecnología, ya que si hiciera la estimación para 1975 (cuando ya
estaban en vigencia leyes restrictivas en la materia) la cifra respectiva sería bastante menor.

202
Suecia 0,03
Fuente: Elaboración propia en base a Vickery (1986), Dahlman y Frichstak (1993), Kim (1993), Adler (1987) y la OECD.
1: 1973. 3: corresponde sólo a firmas que realizan I&D.
2: 1979. 4: 1979.

A comienzos de la ISI las limitaciones que imponía el contexto doméstico para que pudieran
desarrollarse actividades de I&D a nivel local eran variadas, incluyendo, en particular, la
extrema debilidad de la infraestructura en CyT. Sólo para tomar un ejemplo, cabe recordar que
aún un empresario tan dinámico y emprendedor como Torcuato Di Tella, que contaba con un
cuerpo de hábiles ingenieros y técnicos en su firma, tuvo a comienzos de los años 1930
grandes dificultades técnicas para construir heladeras para uso doméstico en base a la copia y
la ingeniería reversa, y luego de algunos años terminó contratando una licencia americana,
pese a que ya tenía un know how previo en la producción de refrigeradores comerciales. De
hecho, como afirman Cochran y Reina (1962), en gran medida el éxito de Di Tella se basó en
la importación de know how, tanto vía acuerdos de licencias o asistencia técnica, como a
través de trabajadores calificados e ingenieros extranjeros (que en varias ocasiones eran
traídos ex profeso para trabajar en la firma).

Si bien el avance de la ISI vino de la mano de la construcción de instituciones estatales en el


campo de la CyT y de una creciente disponibilidad de recursos humanos formados localmente,
en ambos casos, como veremos más abajo, existieron limitantes y problemas que llevaron a
que la contribución de dichas instituciones y recursos al proceso de acumulación tecnológica
en el sector manufacturero fuera bastante acotado.

A su vez, el tamaño del mercado también ponía límites al desarrollo de actividades innovativas
locales. El propio Katz (1972) encontraba que en los años 1960 la eficiencia marginal del gasto
en I&D en el sector manufacturero argentino, si bien significativa, era inferior a la que se
observaba en los EE.UU. Si bien dichas diferencias podían ser resultado del tipo de product
mix con que trabajaba la industria local, Katz señalaba que también tenía un peso significativo
la escala operativa de las firmas locales, que en general no les permitiría mantener planteles
adecuados de ingeniería capaces de aprovechar las economías de escala y los retornos
crecientes de las actividades de I&D (el tamaño de las firmas argentinas no alcanzaba en
ningún caso siquiera al 15% de la que correspondía a una similar de un país desarrollado).

Sebess (1974), además de enfatizar el mismo punto que Katz, discrepaba con algunos de los
comentarios críticos sobre la transferencia de tecnología del exterior que reseñamos
previamente. Así, con referencia al argumento de Vacchino y Pérez Pesado, afirmaba que la
gran proporción de contratos de tecnología que establecían como objeto de la transferencia la
provisión de conocimientos técnicos por planos y diagramas, lejos de ser negativa -como
sugerían los mencionados autores-, era beneficiosa, ya que era uno de los pasos previos para
generar tecnología localmente.

Este comentario nos lleva a un tema clave, que es el de la interacción entre fuentes de
tecnología extranjera y esfuerzos locales. En este sentido, como sugerimos previamente, a
nuestro juicio la literatura local de los años 1960 y 1970 tendía a poner excesivo énfasis en la
contradicción entre importación de tecnología y esfuerzos innovativos domésticos. Sin
embargo, vimos en el capítulo inicial que muchos autores argumentan que puede existir una

203
relación de complementariedad entre ambos -y el comentario de Sebess recién expuesto va
en ese sentido-, siempre y cuando el país receptor desarrolle, tal como se hizo en las
experiencias exitosas de industrialización tardía del Este Asiático, significativas capacidades
locales de absorción de las tecnologías importadas.

El hecho de que las capacidades de absorción pesan en cuanto al impacto de la importación


de tecnología sobre la economía del país receptor ha sido bien ilustrado para el caso argentino
por Pearson (1985), en su análisis sobre la industria cementera. Allí se muestran claras
diferencias en el sendero tecnológico seguido por las distintas firmas del sector, en un
contexto general en donde todas recurren fuertemente a la importación de tecnología. El
trabajo muestra, en línea con la literatura sobre el tema revisada en el capítulo 1, que había
una relación positiva entre el nivel de la tecnología importada, el poder de negociación del
importador -reflejado tanto en el precio de la tecnología como en el mecanismo de
transferencia adoptado- y el desarrollo acumulativo de capacidades tecnológicas.

El trabajo destaca especialmente el caso de la firma Loma Negra, que aparentemente era
capaz de realizar buenas elecciones de tecnologías de frontera aún antes de que éstas
alcanzaran escala comercial. Asimismo, la firma, que evitaba los contratos “llave en mano”, se
preocupaba por conseguir que la transferencia de tecnología incluyera el traspaso de los
conocimientos técnicos del proveedor a su propio staff166.

Sin embargo, siempre según Pearson, la capacidad de innovación de Loma Negra estaba
restringida a su aplicación dentro de la propia firma, y no podía ser desarrollada en asociación
con proveedores locales de tecnología, por la débil infraestructura tecnológica del país. Esto
impedía, entre otras cosas, la vital interacción con los productores de bienes de capital, limitando
la posibilidad de que la firma continuara con su sendero de aprendizaje. Por otro lado, señalaba
que las capacidades técnicas desarrolladas eran complementarias de las tecnologías importadas.
Así, el tamaño del mercado, la falta de una estructura industrial integrada y la poca continuidad de
las inversiones limitaban la posibilidad de acumulación tecnológica doméstica en esta industria.

Este conjunto de reflexiones nos conduce a un escenario analítico bastante más complejo, en
donde están pesando un conjunto de factores que contribuyen a explicar los aspectos débiles
de la dinámica tecnológica del sector manufacturero argentino durante la ISI. En particular, con
relación a la cuestión de la “dependencia” tecnológica, tal vez la pregunta más significativa no
remita a si dicha dependencia existe o no, sino a analizar: i) qué tipo de canales de
importación de tecnología se privilegian o desestimulan en cada caso; ii) si existen o no las
necesarias capacidades locales de absorción de las tecnologías que se importan. Estos
elementos son clave para diferenciar las distintas dinámicas interactivas entre importación de
tecnología y esfuerzos innovativos locales en cada país, dinámica que tiene consecuencias
clave no sólo para el desempeño del SNI, sino que también impacta decisivamente a nivel del
propio proceso de desarrollo económico.

En este sentido, podemos sugerir que en la Argentina se privilegió un determinado canal de


transferencia -la IED- que probablemente es el menos favorable para que simultáneamente a
la importación de tecnología se desarrolle un proceso gradual de aprendizaje innovativo
166
. Según Pearson, Loma Negra era considerada la firma técnicamente más avanzada en la industria cementera
latinoamericana con excepción de algunas subsidiarias de ET en Brasil y México.

204
endógeno, mucho menos en ausencia -tal como ocurrió en la Argentina- de políticas
destinadas a potenciar las externalidades que podían derivarse de la masiva presencia de ET,
por ejemplo, vía realización de actividades de innovación por parte de las respectivas filiales.

En tanto, pese a los avances en el sistema educativo formal y a la creación de un conjunto de


instituciones públicas en el área de CyT (avances que, de todos modos, como veremos más
abajo, tuvieron un impacto positivo relativamente débil sobre la economía doméstica), las
capacidades de absorción no fueron suficientemente desarrolladas -esto incluye factores tales
como la continua debilidad de la infraestructura tecnológica local, las restricciones cuanti y
cualitativas en la disponibilidad de recursos humanos, las limitadas capacidades en
management, organización, etc. de los empresarios domésticos, etc.-.

Last but not least, la orientación excesivamente mercado internista del régimen de la ISI y la
inestabilidad económica e institucional característica de este período tampoco contribuyeron a
generar un ambiente favorable al desarrollo de una trayectoria innovativa endógena en el
sector manufacturero argentino.

3) Políticas de CyT y sistema educativo durante la sustitución de importaciones

a) Una caracterización general de las políticas de ciencia y tecnología durante la ISI

i) La creación de las grandes instituciones de ciencia y tecnología

A diferencia de lo ocurrido durante la fase agroexportadora, en esta etapa, y más


específicamente desde la segunda mitad de los años 1950, el Estado argentino va a crear una
serie de instituciones que, de hecho, aún hasta nuestros días forman la base del sistema o
complejo de ciencia y técnica (CyT) en nuestro país. Así, surgen sucesivamente la Comisión
Nacional de Energía Atómica (CNEA) -nacida ya en 1950, pero que adquiere su carácter
definitivo en 1956-, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) -1956-, el Instituto
Nacional de Tecnología Industrial (INTI) -1957- y el Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET) -1958-.

Antes de los años 1950, la ISI transcurrió, en esencia, con un Estado tan ausente como en la
etapa agroexportadora en relación con las actividades científico-tecnológicas, más allá de la
creación de algunos institutos y reparticiones diversas en los años 1940, de poca efectividad
práctica (ver más abajo), y del intento, exclusivamente basado en objetivos geopolíticos, de
avanzar en el control de tecnologías nucleares bajo el gobierno peronista167,168.
167
. Siguiendo la comparación ya realizada en el capítulo anterior, cabe destacar lo ocurrido en este período en
Australia y Canadá. En este último país, a lo ya existente previamente, se agrega que en los años 1930 se crean
varios laboratorios federales, por ejemplo en minería, agricultura, transporte, etc. Este fuerte desarrollo institucional
llevaría a que en 1939 Canadá contara con 78 laboratorios públicos, y más de 200 en las universidades. Tal vez
más significativo, en ese momento el grueso de la ejecución de los gastos en I&D se llevaba adelante en el sector
industrial privado, donde existían cerca de 1000 laboratorios industriales (Niosi, 2000). En Australia, en tanto, ya en
1936 el gobierno decidió extender de un modo efectivo las actividades del CSIR hacia la provisión de asistencia al
sector manufacturero. Así, entre 1937 y 1940, se crearon el National Standards Laboratory, la División de Química
Industrial y los laboratorios de aeronáutica, radiofísica y otros. Esta extensión hacia el sector industrial, incluyendo
textiles, metalurgia y otros sectores, se profundizó luego de la Segunda Guerra Mundial (Buckley-Moran, 1991).
168
. Durante el gobierno peronista se creó un Ministerio de Asuntos Técnicos, que luego pasó a ser Secretaría, pero
su competencia no tenía nada que ver con el área de CyT tal como hoy se la entiende, sino con la formulación de

205
No es extraño que en toda la primera fase de la ISI el Estado haya seguido siendo
prescindente en esta área. En el caso del sector agropecuario, hasta que finalizó la Segunda
Guerra Mundial el diagnóstico prevaleciente era que el problema básico estaba en los
mercados internacionales, lo cual hacía poco conducente cualquier esfuerzo por elevar la
producción. Luego, el gobierno peronista mantendrá una actitud hostil hacia el sector, que
recién se revertirá, como vimos antes, en los años 1950.

En cuanto al sector industrial, se ha argumentado tradicionalmente que el mismo todavía


estaba compuesto por ramas livianas, que planteaban escasas demandas tecnológicas. Sin
embargo, creemos que la cuestión es algo más compleja, ya que no hay que suponer que
porque determinadas actividades manufactureras no dependan de contar con una base
tecnológica sofisticada o del surgimiento continuo de innovaciones, no tengan, de todos
modos, demandas en el plano tecnológico, concernientes a cuestiones tales como productividad,
calidad, etc. -como lo prueba la experiencia de otros países, en donde los respectivos gobiernos
atendieron estas necesidades de modo más temprano que en el caso argentino-.

En este sentido, como se señaló previamente, hay que considerar que el sector manufacturero
se encontraba protegido por fuertes barreras arancelarias y no-arancelarias, que permitían la
supervivencia de productores con niveles de eficiencia significativamente inferiores a los
internacionales. Por otro lado, el gobierno peronista sólo tardíamente dará prioridad a los
aspectos "cualitativos" del proceso de industrialización169. Estos elementos contribuyen, a
nuestro juicio, a explicar un poco mejor la ausencia de políticas tecnológicas para el sector
industrial en esta primera fase de la ISI.

Las razones para el "florecimiento" de instituciones vinculadas a CyT a partir de 1956, son
variadas, aunque ha sido habitual que se resalte el hecho de que su creación coincida en el
tiempo con la maduración de la ISI. Bisang (1994) argumenta ampliamente en este sentido,
señalando que los problemas del modelo sustitutivo tendían a perfilar una demanda para generar
endógenamente cierto tipo de tecnologías capaces de solucionar las dificultades emergentes de
las características del modelo industrial y macroeconómico vigente en aquel momento.

Esta percepción está avalada por el hecho de que, al menos en el discurso y las intenciones,
había un explícito reconocimiento de la necesidad de crear un complejo de CyT que se
articulara y atendiera los requerimientos tecnológicos del sector productivo doméstico -tanto
agropecuario como industrial-. De hecho, uno de los elementos motivadores de la creación del
INTA y el INTI fueron las recomendaciones contenidas en el llamado Plan Prebisch, formulado a
mediados de los años 1950, en el cual se advertía sobre la falta de capacidad para generar
localmente los conocimientos necesarios para desencadenar un proceso dinámico de
incorporación y adaptación de tecnología por parte de los sectores de la producción (Oteiza,
1992).

Sin embargo, parece también necesario apuntar que existieron otros factores que estuvieron
detrás de la creación de las mencionadas instituciones: i) la imitación de lo que sucedía en

los Planes Quinquenales que se implementaron por aquella época.


169
. En 1953 se organiza el Congreso General de la Industria, cuyas conclusiones y recomendaciones enfatizaban el
tema de la productividad. El tema retorna en 1954 con el Primer Congreso de Organización y Relaciones del
Trabajo y especialmente con la realización del Congreso Nacional de la Productividad en 1955 (Lobato, 1998).

206
otros países170: esto es notorio, por ejemplo, en los casos de la CNEA o el CONICET 171; ii) la
percepción del retraso de la Argentina en materia de recursos destinados a CyT. En el
proyecto de creación del CONICET se señalaba, con preocupación, que la Argentina gastaba,
en 1954, sólo un 0,06% de su PBI en actividades de CyT, lo cual se contrastaba con los datos
correspondientes a EE.UU. (1,39%), Francia (0,43%), Gran Bretaña (0,65%), Italia (0,23%) o
Australia (0,11%). Más aún, se informaba respecto de la muy escasa participación del sector
privado en dichos gastos -23,1%-, contra más del 70% en Australia y EE.UU., más del 60% en
Francia e Italia, y más del 55% en Gran Bretaña (Secretaría de Asuntos Técnicos, 1957); iii) las
presiones de los grupos interesados en la creación de los distintos organismos (la comunidad
científica en el caso del CONICET, los militares en el de la CNEA172, etc.).

En otras palabras, si bien lo que algunos autores han llamado "el clima desarrollista" de la
época estuvo en la mente de las autoridades que diseñaron las nuevas instituciones de CyT,
no parece haber habido en ningún momento un planteo orgánico y consistente desde el
Estado respecto de la necesidad de contar con una política de CyT porque el país estaba
ingresando en una etapa más compleja de la ISI. En este sentido, si la coincidencia temporal
entre ambos acontecimientos no es casual, tampoco hay una causalidad manifiesta (de lo
contrario, tal vez hoy tendríamos otro sistema de instituciones de CyT).

El propio Bisang (1994) señala que las instituciones de CyT fueron la respuesta a problemas
tecnológicos puntuales o a lo sumo sectoriales pero sin la correspondiente articulación tanto
interinstitucional como intersectorial. Ello es resultado del hecho de que cada una de esas
instituciones se diseñó y desarrolló, en la casi totalidad de los casos, de forma autónoma
-económica y administrativamente-, aislada del resto -sin que exista una instancia superior que
armonice y coordine sus políticas- y como respuesta a problemas o iniciativas de políticas
puntuales. Entonces, los organismos fueron creados, se le asignaron fondos y se reglamentaron
sus actividades, pero esto no ocurrió como parte de un programa estructurado en base a objetivos
claros.

En este contexto, no sorprende que un rasgo fundamental en el funcionamiento de las


instituciones de CyT haya sido la inexistencia de un plano superior de coordinación, necesario
al considerar que cada una se ubica en distintos estamentos del aparato administrativo estatal.
De aquí surgen superposiciones, falta de mecanismos de comunicación intrasistema y la
inexistencia de mecanismos globales de priorización de objetivos y de instancias de evaluación

170
. Ver Oteiza (1992), sobre el tema de los problemas derivados de la transferencia de modelos institucionales en el
área de CyT en la Argentina.
171
. Así, en uno de los proyectos para la creación del CONICET se señalaba el atraso de la Argentina en cuanto a la
creación de consejos nacionales de investigación, que ya habían comenzado a funcionar tan temprano como en
1916 y 1917 en Gran Bretaña y Canadá. Asimismo, el proyecto cita como países que ya contaban con dichos
consejos a Italia, España, Bélgica, Francia, Brasil, Nueva Zelandia, Filipinas, Indonesia, India, Pakistán e Israel,
entre otros (Secretaría de Asuntos Técnicos, 1957).
172
. La influencia de las fuerzas armadas sobre el desarrollo del complejo de CyT no sólo abarcó el caso de la energía
nuclear, sino también a los institutos vinculados al área industrial y los laboratorios de las firmas estatales (Bisang, 1994;
Myers, 1992). En este sentido, hay que anotar que ya desde comienzos de siglo el cuerpo de Ingenieros del Ejército
se profesionalizó y mejoró su nivel técnico, siendo cuna de aquellos oficiales que liderarían durante la ISI la
campaña a favor de una mayor vinculación entre fuerzas armadas y producción industrial. Esta vinculación entre
modelo de desarrollo económico y las aparentes necesidades geopolíticas llevaron a varios oficiales a proponer como
meta una mayor articulación entre la investigación científica y el polo económico industrial-militar. Luego de 1945 estas
iniciativas se concretaron en un espacio institucional autárquico y permanente con la cuestión atómica (ver más abajo).

207
(Bisang, 1994); cabe agregar también, disputas entre los distintos organismos del complejo. Esta
ausencia de instancias de coordinación efectivas se extiende en muchos casos incluso dentro de
las propias instituciones -hecho lógico teniendo en cuenta que el crecimiento de éstas fue muchas
veces inorgánico, adicionando funciones y modificando sus reglas operativas según fueran
surgiendo demandas específicas a resolver-, lo cual multiplica los problemas señalados.

Considerando su origen vinculado a problemas específicos o reclamos sectoriales, no es extraño


que estas instituciones hayan asumido un carácter rígido, y hayan definido sus actividades por
campos de especialización, lo cual ha dificultado la reorientación de sus objetivos en función de
los cambios que ocurren en el medio hacia el cual dirigen su accionar. Nuevamente, esta
rigidez se extiende incluso al interior de las entidades, donde se crearon mecanismos y
dependencias que repiten el esquema antes señalado. Por otro lado, y probablemente como
consecuencia de las características que rodearon su nacimiento, se han dirigido
fundamentalmente a ciencias y tecnologías “duras”. A su vez, entre las instituciones orientadas
hacia lo tecnológico se privilegió la dimensión ingenieril por sobre los aspectos “blandos” de la
tecnología.

En este escenario, no sorprende encontrar un extendido diagnóstico en cuanto a la escasa


vinculación de las instituciones creadas en este período con las necesidades concretas de la
sociedad local y, en particular, con las surgidas del mundo de la producción (el caso del INTA
podría ser una excepción parcial en este sentido, según veremos más abajo). Asimismo, está
plenamente justificada la interpretación de Adler (1987), quien señala que, más allá de la creación
de las instituciones de CyT, predomina en este período una suerte de "laissez-faire" tecnológico.

Si no era a través de su vinculación con el medio socio-económico, la legitimidad de las


instituciones del complejo de CyT se mantenía en este período por el “prestigio” que detentaba
la actividad científico-tecnológica en la comunidad, nacido a partir de la alta performance de
los científicos argentinos, especialmente en áreas como medicina o biología, donde la
Argentina ya contaba con un Premio Nobel desde 1947 (Bernardo Houssay en medicina) y
tendrá otro más en 1970 (Luis F. Leloir en química). Cuando la restricción fiscal todavía no ha
aparecido y el sector productivo doméstico puede operar en condiciones lejanas a la frontera
tecnológica internacional, esa aura prestigiosa -legítima y valiosa en sí misma- todavía basta
para evitar cualquier cuestionamiento social a la actividad del complejo de CyT (aún cuando,
como veremos luego, ya había un diagnóstico sobre sus falencias desde los años 1960).

En este contexto de relativa autonomía, no es extraño comprobar que la influencia de las


“personalidades” que guiaron o influyeron sobre la orientación de los distintos organismos de CyT
haya sido determinante. Con virtudes y defectos, la acción de hombres como Bernardo Houssay
en el CONICET o J. A. Sábato en la CNEA, entre otros, marcó decisivamente la trayectoria de las
respectivas instituciones. Asimismo, en un contexto donde -al menos hasta los años 1970- los
liderazgos de los organismos de CyT fueron muy estables, las diferentes capacidades y
visiones estratégicas de las distintas conducciones fueron también altamente influyentes.

ii) El período de "activismo" en políticas de ciencia y tecnología: 1969-1976

Ya en la segunda mitad de los años 1960 había una creciente insatisfacción con el estado de
la CyT en la Argentina. Si bien la creación de las grandes instituciones de CyT en los años

208
1950 llevó a un aumento de los gastos en I&D en relación con el PBI vis a vis el 0,06% antes
mencionado para 1954 (cuadro III-41), la situación comparativa del país en la materia no
mejoraría en años siguientes respecto de la situación de partida (cuadro III-42). La Argentina
también aparecía retrasada en la comparación por número de científicos e ingenieros
afectados a I&D (cuadros III-43 y III-44), y en cuanto a gastos en I&D por científicos e
ingenieros (cuadro III-45); en este último sentido, hay que anotar que ya en los años 1960 se
advertía sobre el deterioro salarial de los investigadores locales (UNESCO, 1970).

Los problemas se vinculaban no sólo con el nivel del gasto sino también con su distribución.
En particular, cabe resaltar la situación del INTI, que en los años 1960 y 1970 recibía cifras
significativamente menores a las otorgadas a instituciones como la CNEA o el INTA, por
ejemplo, pese a la gran expansión del sector manufacturero por aquella época (cuadro III-
46)173. Mallman (1969), en tanto (citado en Forni y Bisio, 1975) señalaba que, en comparación
con los EE.UU., el monto de investigación básica per cápita era 18 veces menor, pero era 38
veces menor si la comparación se hacía en el campo de la investigación aplicada174.
Cuadro III-41
Argentina. Evolución de los gastos en I&D como % del PBI. 1961-1975
1961-66 0,31
1968 0,28
1970 0,25
1975 0,40
Fuente: Adler (1987).
Cuadro III-42
Comparación internacional del nivel de gastos en I&D. 1967 y mediados años 1970 (% y U$S)175
1967 Mediados años 1970
como % del PBI en U$S por habitante como % del PBI en U$S por habitante
EE.UU. 3,0 114,0 2,3 168,0
Alemania Federal 1,9 40,0 2,2 128,9
Holanda 2,3 40,8 2,1 118,2
Japón 1,5 16,9 2,0 86,1
Reino Unido 2,3 45,2 2,0 75,5
Suecia 1,4 41,6 1,8 128,8
Francia 2,2 47,8 1,8 98,9
Noruega 1,1 23,5 1,4 93,1
Australia 1,0 s.d. 1,4 58,4
Canadá 1,5 40,6 1,1 63,6
Dinamarca 0,7 17,5 1,0 45,3
Italia 0,7 8,5 0,9 25,1
Irlanda 0,6 6,2 0,9 19,1
Finlandia 0,7 13,1 s.d. s.d.
Austria 0,4 7,8 s.d. s.d.
Turquía 0,4 0,9 s.d. s.d.
Egipto s.d. s.d. 0,82 2,1
Corea 0,32 s.d. 0,64 5,1
India s.d. s.d. 0,52 0,6
Argentina 0,28 2,1 0,46 5,5
España 0,2 1,9 0,3 6,3

173
: Si bien, como señala Azpiazu (1992a), sólo una parte del presupuesto real del INTI figura en el Presupuesto
Nacional como asignado a dicha institución -recién en los años 1980 se solucionará este problema contable-, de
todos modos los recursos con los que contaba eran claramente inferiores a los de la CNEA o el INTA.
174
. El excesivo énfasis en la investigación básica en América Latina, expresado en una proporción más elevada de
recursos hacia dicha área que la que se destinaba por la misma época en los países desarrollados, ha sido un
tema tradicional de la literatura sobre CyT desde los años 1970 (Herrera, 1995; UNCTAD, 1996).
175
. Los datos para 1967 parecen estar sobreestimados en algunos países. Sin embargo, considerando la magnitud
de las diferencias, igualmente son ilustrativos de la tendencia que tratamos de describir.

209
México s.d. s.d. 0,2 1,5
Brasil 0,24 s.d. s.d. s.d.
Países en desarrollo1 0,32 s.d. s.d. s.d.
Países desarrollados1 2,4 s.d. s.d. s.d.
Fuente: Aráoz (1974), Teitel (1985), Freeman (1998) y Kim (1993).
1= 1970.
Cuadro III-43
Científicos e ingenieros en actividades de I&D. 1967 (cantidad cada 10000 habitantes)1
Científ. e ing. cada 10000 hab. Científ. e ing. cada 10000
hab.
EE.UU. 27,0 Yugoslavia 5,9
Japón 16,0 Finlandia 4,5
Holanda 12,5 Irlanda 4,2
Reino Unido 12,0 Italia 3,8
Alemania Federal 10,9 Austria 3,2
Francia 10,2 Argentina2 2,4
Noruega 9,3 Grecia 1,4
Canadá 9,0 España 1,1
Suecia 8,3 Corea3 0,8
Dinamarca 8,0 Países en desarrollo (PED)4 0,8
Fuente: Aráoz (1974), Freeman (1998) -PED- y Kim (1993) -para Corea-.
1= tiempo completo equivalente en I&D. 3= 1971.
2= 1969. 4= 1970.
Cuadro III-44
Empleo de científicos e ingenieros en tareas de investigación y desarrollo experimental en relación con el
stock total de científicos e ingenieros. Mediados años 1970 (%)
EE.UU. 22,7
Australia 16,9
Japón 9,6
Alemania 9,4
Chile 7,8
Uruguay 6,1
Nueva Zelandia 5,6
Holanda 5,3
Finlandia 4,3
Italia 4,1
Irán 3,2
Argentina 1,9
Grecia 1,3
Fuente: Teitel (1985).
Cuadro III-45
Gastos anuales en I&D por científico e ingeniero. 1967 (U$S corrientes)
Gastos en I&D por número de cient. e ing.
Suecia 49800
Francia 46700
Reino Unido 38000
Alemania Federal 36600
Holanda 32700
Finlandia 28900
Noruega 25300
Austria 24300
Italia 22700
España 17500
Irlanda 14800
Grecia 9000
Argentina 7400
Yugoslavia 5100
Fuente: Aráoz (1974).

210
Comenzaban a aparecer además, en este período, los primeros trabajos analíticos sobre el
complejo de CyT en la Argentina, con un tono generalmente crítico. Uno de los primeros
trabajos de este tipo es el de Arce et al (1968). Allí, se señalaba que: i) no existía una política
científica definida ni tampoco coordinación e información adecuada sobre las actividades del
complejo de CyT; ii) la acción de los organismos de CyT se basaba en la solución de
problemas del momento o proyectos específicos de duración limitada; iii) cada instituto decidía
con bastante independencia sus propios objetivos y líneas de acción; iv) el presupuesto
nacional en CyT no se definía racionalmente de forma global, sino por la suma de los
presupuestos individuales, los cuales se obtenían generalmente vía iniciativas independientes
y decisiones aisladas, en donde pesaban la amistad personal, la habilidad individual, la acción
de los grupos de presión y las decisiones políticas subjetivas.

En este contexto, desde mediados de los años 1960 surge con fuerza un movimiento tendiente a
estimular al Estado argentino a asumir una política más proactiva en la materia. Esta necesidad se
planteaba no sólo a partir del diagnóstico sobre las deficiencias del complejo de CyT en sí mismo,
sino, fundamentalmente, como medio de revertir lo que se caracterizaba como la "dependencia
tecnológica" de la Argentina, cuya superación era, según una opinión bastante difundida en la
época, condición sine qua non para ingresar en un proceso de desarrollo autónomo.
Cuadro III-46
Distribución del gasto público en CyT. 1961-1981 (%)
1961 1966 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981
Presidencia (CNEA) 13,8 16,0 9,9 4,3 5,3 7,2 13,3 8,9 9,5 15 21 23,1
Defensa 16,3 14,1 5,5 11,9 6,3 8,3 12,5 19 19,9 19,6 11,2 10,2
INTI 4,6 3,6 3,6 0,9 0,6 0,7 0,3 0,5 0,3 0,3 0,2 0,1
INTA 26,1 22,5 37 35,8 43,9 38,1 29,6 29,2 34,6 26,7 26,3 24,8
CONICET 3,8 3,7 12,5 10,2 10,2 12,8 25,4 15,9 19,1 23,5 31,4 31,5
Universidades 20,5 23,8 27,9 19,6 23,1 26 8 5,8 8 9,5 8,2 8,3
Otros 15,0 16,2 3,6 17,3 10,6 6,9 10,9 20,7 8,6 5,4 1,7 2
Total 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100 100
Fuente: UNESCO (1970) -datos de 1961 a 1966-, Adler (1987).

Adler (1987) ha analizado extensamente las características, objetivos y consecuencias de este


movimiento, cuyo objetivo esencial era alcanzar la "autodeterminación" tecnológica. Ello
implicaba que el desarrollo no se alcanzaba únicamente con inversiones basadas en el uso de
tecnologías modernas, sino que era necesario también participar en el diseño y adaptación de
dichas tecnologías. Más aún, algunos miembros de este movimiento apuntaban al objetivo
más ambicioso de crear una capacidad cultural endógena para innovar, dando lugar a un estilo
científico y tecnológico “propio”.

Considerando la desconfianza que los miembros de estas corrientes tenían hacia las ET, y su
juicio poco optimista respecto de las capacidades de las empresas domésticas para impulsar
un proceso de desarrollo tecnológico autónomo, no sorprende que pusieran al Estado en el
centro de la escena. Así, si modernamente se concibe a las empresas como el epicentro del
SNI, los "antidependentistas" ubicaban en ese sitio al Estado, el cual debía emitir juicios sobre
las clases de tecnología a ser impulsada y controlar las decisiones concernientes a
transferencia de tecnología.

Cabe señalar que el surgimiento de este tipo de posiciones no era de ningún modo una
peculiaridad del caso argentino, sino que se enmarcaba en un contexto en donde desde

211
mediados de los años 1960 numerosos intelectuales provenientes de países en desarrollo (u
originarios de países industrializados pero preocupados por la problemática del desarrollo y la
"dependencia") propugnaban la adopción de regulaciones estrictas en materia de transferencia
de tecnología, de modo de mejorar el poder de negociación de los países receptores y tender
a aumentar los beneficios y disminuir los costos de las operaciones de transferencia para los
países en desarrollo (ver, por ejemplo, Vaitsos, 1974). Este tipo de recomendaciones encontró
eco en un gran número de países periféricos que desde fines de los años 1960 y comienzos
de los años 1970 introdujeron nuevas legislaciones en la materia (ver UNCTAD, 1996).

Según Adler (1987), en aquel momento coexistían en Argentina dos programas que
propugnaban una mayor acción del Estado en materia de CyT, que él denomina como
"antidependentistas estructurales" y "antidependentistas pragmáticos". Los "antidependentistas
estructurales" (Amílcar Herrera, Oscar Varsavsky, por ejemplo), eran fuertemente críticos de la
forma asumida por la ISI, en particular por haber impulsado la incorporación de tecnologías no
apropiadas para el desarrollo económico-social de la Argentina. Según esta corriente, bajo la
ISI las clases urbanas y medias y altas demandan la misma clase de bienes que los
consumidores de los países desarrollados, de modo que es necesario importar las tecnologías
necesarias para fabricarlos. La redefinición de los patrones de consumo era, entonces, parte
esencial del proceso de generación de un estilo tecnológico "propio". A su vez, la marginación
de la ciencia del proceso de desarrollo sería consecuencia de la dependencia tecnológica que
caracterizó a la ISI; por ende, también el subdesarrollo científico sería un efecto de la vigencia de
estructuras económicas y sociales específicas. De hecho, el "antidependentismo estructural"
estaba fuertemente identificado con la idea de "socialismo nacional", y vinculaba los cambios
en las estructuras de CyT con transformaciones globales en la propia estructural económico-
social176.

Un reflejo vívido del "estado de ánimo" del antidependentismo estructural con relación al complejo
de CyT en este período lo da la lectura de las exposiciones presentadas en unas "Jornadas de
Política Científica y Política Tecnológica para la Reconstrucción y Liberación Nacional",
realizadas en 1973, donde participaron representaciones de diversas instituciones del sistema
de CyT y de la Universidad y destacados científicos e intelectuales como Oscar Varsavsky.

Uno de los elementos centrales que recorre buena parte de las presentaciones es la crítica al
estado de la actividad científica en el país. Así, Varsavsky (1973) planteaba que los proyectos
de investigación científica eran decididos por los grupos de investigación "en función de
inquietudes o vocaciones personales, y no estaban orientados a la resolución de problemas
concretos ni tenían en cuenta la posibilidad de transferencia científica y tecnológica hacia el
medio y los sectores productivos” (p. 11). Se señalaba, además, que los temas y métodos de
investigación, e incluso las actitudes de los investigadores, estaban dictados por las normas
del hemisferio norte, que gran parte de la ciencia que se hacía hasta aquel momento era

176
. Significativamente, hasta donde conocemos nosotros, no existieron movimientos críticos respecto de la
situación en materia de CyT ni desde las posiciones políticas de “derecha” -que, por otro lado, no dejaban de estar
representadas en la comunidad científica local, particularmente dentro del CONICET así como en varias
universidades- ni, menos aún, desde los economistas “liberales”, para quienes, de hecho, el tema estaba fuera de
su campo de interés, tal como sigue ocurriendo aún hoy en la Argentina, salvo en lo que hace a la recomendación
de desregular y abrir lo más ampliamente la economía de modo de facilitar la importación de bienes de capital, la
llegada de inversión extranjera directa y la compra de tecnología extranjera desincorporada.

212
“deportiva”, careciendo de utilidad social (Varsavsky, 1973)177 y que, en general -salvo
excepciones como algunos centros y grupos del INTI, el INTA y la CNEA (sobre algunos de los
cuales se arrojaban sospechas respecto de su posible “cooptación” por parte de sectores
privados muy específicos), todo el aparato de CyT tenía una orientación fundamentalmente
académica (Dussel, 1973).

Por otro lado, se planteaba que “Tecnología y Ciencia son sectores productivos que deben
estar al servicio de los objetivos nacionales, del Proyecto Nacional. Sólo en segunda prioridad
puede aceptarse una tecnología suntuaria, una ciencia deportiva ... No hay ciencia básica y
aplicada sino ciencia útil e inútil” (Jornadas..., 1973, “Conclusiones Generales”, p. 6).

Asimismo, se trabajaba con una suerte de modelo lineal “al revés”: “los objetivos populares de
Justicia Social y Liberación determinan las metas de producción, de corto y largo plazo ... la
producción deseada y los recursos disponibles orientan la política tecnológica. A su vez, ésta
permite descubrir las principales carencias de conocimientos científicos, necesarios para resolver
los problemas tecnológicos planteados” (Jornadas..., 1973, “Conclusiones Generales”, p. 7).

Se planteaba también una fe muy grande en la acción del Estado y en los mecanismos de
planificación: “se pidió la creación de un organismo de vigilancia, tanto para aprovechar los
adelantos que se hacen en el resto del mundo, como para impedir la importación de tecnología
innecesaria o no acorde con el estilo tecnológico a desarrollar ...(así como) tener un proyecto
global en ciencia y tecnología que permita la cosmovisión y la recuperación de la capacidad de
decisión del país, inserto en la Reconstrucción y Liberación Nacional, cuyos objetivos sean
definir un estilo tecnológico para satisfacer las necesidades populares y una tecnología de
liberación, que determine prioridades, que permita recuperar la capacidad creativa de un
pueblo y que controle la tecnología importada y que mantenga la información actualizada”
(Jornadas..., 1973, “Conclusiones Generales”, p. 9 y 19).

Los empresarios, en tanto, obviamente eran ignorados a lo largo del documento. El tono de
varios trabajos sugería que no era la empresa, sino los organismos del Estado los que fijarían
no sólo los objetivos y métodos de trabajo en el plano tecnológico, sino que serían incluso los
encargados centrales de realizar las tareas de investigación.

Pese a este énfasis en la vinculación entre producción y tecnología, el modelo de economía en


el que se basaban la mayor parte de los expositores era esencialmente cerrado, ya que, en su
interpretación, la vinculación con el mercado mundial era la que, en última instancia, llevaba a
la dependencia económica y tecnológica. Así, Varsavsky (1973) señalaba que si se produce
para exportar es necesario aceptar las normas internacionales de la producción competitiva;
por tanto, la política natural será comprar o, en el mejor de los casos, copiar tecnología: “la
rápida renovación de equipos y modelos, los criterios comerciales de economías de escala y
competitividad, el fetiche cultural de la 'tecnología de punta' y la modernización producen,

177
. Es interesante señalar que en los inicios de la vida del Korean Science and Technology Institute (KIST) creado
en 1966 en Corea, los investigadores, entrenados casi en su totalidad en el exterior, estaban interesados
esencialmente en hacer investigación básica. Con el tiempo, sin embargo, el gobierno logró cambiar el foco de las
actividades del KIST, hacia los objetivos de estimular la difusión y adopción de tecnologías (Mowery y Oxley, 1995),
cambio que, como veremos en este estudio, no logró hacerse en el caso argentino en casi ninguna de las
instituciones de CyT.

213
según nuestros cálculos, tales desequilibrios en el balance de pagos que sólo una enorme
afluencia de capital extranjero puede compensarlos” (p. 14).

En tanto, los que Adler llama "antidependentistas" pragmáticos mantenían la posibilidad de


conseguir la autodeterminación tecnológica sin necesariamente transformar toda la sociedad.
Esto se lograría con el impulso de acciones tales como la desagregación de los paquetes
tecnológicos, la apertura de la "caja negra" tecnológica, los ejercicios de forecasting, el
planeamiento indicativo, la implementación de sistemas de información y bases de datos
tecnológicas, la regulación del capital extranjero, la fijación de códigos de conducta para la
transferencia de tecnología y el uso del compre estatal, entre otras medidas. J. A. Sábato y
Mackenzie (1982) sintetizan de algún modo esta postura al definir el concepto de capacidad
tecnológica autónoma como aquella necesaria para determinar, establecer y controlar la
mezcla tecnológica (tecnología nacional-importada) más apropiada y conveniente para
satisfacer una determinada demanda.

Vale la pena comentar brevemente algunos diagnósticos del "antidependentismo pragmático"


respecto de la situación argentina en materia de CyT. Aráoz (1974), por ejemplo, afirmaba que
el esfuerzo de I&D que llevaban adelante los institutos de CyT era de pequeña magnitud,
estaba atomizado y se concentraba regionalmente de manera desproporcionada en Buenos
Aires y áreas vecinas178. Por otro lado, una apreciable parte del mismo se realizaba en
condiciones que no eran conducivas a su eficiencia y su orientación hacia las necesidades del
desarrollo nacional era débil. Asimismo, existían indicios que mostraban una baja utilización
del esfuerzo local de I&D por parte de la sociedad y una escasa vinculación con las prioridades
del desarrollo socio-económico.

Los fondos provenientes de contratos de I&D cubrían sólo el 1,6% de los gastos de los
organismos públicos de CyT, aunque tomando las instituciones que habían celebrado este tipo
de contratos, los ingresos por los mismos representaban alrededor del 40% de sus gastos en
I&D. Otro hecho a destacar es que la mayor parte de los contratos habían sido celebrados con
organismos estatales (distintos de empresas públicas).

El sector universitario contaba con el grueso de los institutos y el personal científico, pero su
participación en los gastos corrientes en I&D era menos significativa. Esto se traducía en una
situación en la cual existían dentro de la universidad muchos institutos pequeños -que
difícilmente alcanzaban una mínima "masa crítica" para realizar eficientemente actividades de
investigación- y en un bajo gasto por año-hombre de investigación. En cambio, el gasto por
hombre era más alto en las instituciones del sector público descentralizado (INTA, INTI,
CNEA). De todos modos, se comprobaba que el 56% de las unidades tenía menos de 10
investigadores, y muchas de ellas estaban muy por debajo de ese número.

Medicina aparecía a la cabeza entre las disciplinas de acuerdo a la distribución de recursos,


con un 29% de los institutos y un 34,4% del personal científico investigador. Luego se ubicaba
el área de Ciencias Exactas y Naturales, con un 25% de participación en cuanto a institutos y
un 26,5% del personal investigador. Luego, lejos de estas dos áreas, aparecían las ciencias

. El área Metropolitana contaba con 1/3 de los institutos y la mitad de los recursos disponibles. El área
178

pampeana, en tanto, se llevaba otro 20%. Entre ambas regiones tenían el 66,5% del personal científico y el 73,5%
de los recursos disponibles.

214
sociales, las agropecuarias e ingeniería y arquitectura, cada una con entre 11 y 14% de
participación en los distintos rubros considerados (cuadro III-47). La comparación internacional
mostraba, en aquel momento, una muy alta proporción de científicos en el área de medicina y,
en contraste, una presencia baja en la disciplina de ingeniería179 (Aráoz, 1974).

Cuadro III-47
Institutos de CyT clasificados por disciplina científica. 1969 (%)
Institutos Personal científico Personal científico investigador (por
investigador tiempo equivalente de dedicación)
Ciencias Exactas y Naturales 24,7 26,5 29,5
de las cuales Biología 7,3 9,5 10,6
Ciencias de la Ingeniería y Arquitect. 13,3 11,5 12,0
Ciencias Médicas 28,7 34,4 30,7
Ciencias Agropecuarias y Veterinaria 12,8 12,2 14,2
Ciencias Sociales 14,6 12,0 10,6
Ciencias Humanas y Morales 5,9 3,4 3,0
Fuente: SUBCyT (1972).

Desagregando los gastos por tipo de actividad, se comprobaba que los gastos corrientes en
I&D se destinaban en un 30% a investigación básica; otro 49% correspondía a investigación
aplicada y un 21% a "desarrollo", cifra pequeña en la comparación internacional. Esto era
atribuido principalmente a que en el área de ingeniería -donde el 42% de los gastos en I&D se
destinaba a desarrollo-, participaba con sólo el 10% de los gastos totales en I&D, mientras que
otras áreas, y en particular la de Ciencias Exactas y Naturales, se volcaban hacia la
investigación básica. El área de ciencias agropecuarias se inclinaba, en tanto, prioritariamente
a la investigación aplicada.

Aráoz planteaba que las condiciones para hacer I&D eran poco favorables y no parecían ser
conducentes a una tarea de investigación seria, productiva y de utilidad para la sociedad,
considerando: i) la pequeña dimensión de los institutos de CyT, ya que sólo un 15% de los
mismos parecía tener un tamaño razonable. Este problema era especialmente crítico en el
caso de la universidad; ii) la baja dedicación del personal científico. Más de la mitad del mismo
trabajaba con dedicación parcial, y de esa mitad casi uno de cada cinco no recibía
remuneración. Un 38% de los institutos no tenía personal científico de dedicación exclusiva. El
nivel de dedicación era especialmente bajo en la universidad y en el área de medicina; iii) los
escasos recursos destinados a la actividad. Se señalaban en este sentido los bajos sueldos,
los pocos recursos disponibles para gastos operativos adicionales -en especial para personal
de apoyo-, el subequipamiento de los institutos, la falta de bibliografía, etc.; iv) la dispersión de
esfuerzos: si bien se contabilizaba casi un proyecto por investigador, una gran cantidad de
estos últimos se ocupaba de más de un proyecto a la vez; v) la elevada proporción del personal en
las categorías más altas del escalafón, lo cual llevaba también a la atomización de esfuerzos.

Otra conclusión central del estudio de Aráoz (1974) era que el esfuerzo de I&D se vinculaba
poco a las cuestiones principales del desarrollo económico argentino. Por ejemplo, tomando el
campo de aplicación "probable", el 31% de los proyectos se dirigía a "adquirir conocimientos",
el 21% a salud e higiene, el 20% a agro, el 14% a infraestructura física, económica y social, el
6% a industria, el 3% a energía nuclear, espacio y defensa y el 1% a minería y energía no
179
. Por ejemplo, mientras el 10% de los investigadores argentinos revistaba en el área de ciencias de la ingeniería,
esa cifra se elevaba al 41% en Noruega, al 37% en Yugoslavia, al 22% en España y al 27% en Grecia.

215
nuclear. En otras palabras, poco más de un cuarto del esfuerzo de I&D se dirigía a sectores
productivos (hay que considerar, además, que este número surgía de ver la rama de
"aplicación probable", lo cual no significaba que existieran vínculos efectivos en todos los
casos). Por otro lado, se comprobaba que varias de las ramas más dinámicas de la industria
tenían muy pocos contratos de investigación.

En general, las instituciones de CyT revelaban una escasa ligazón con la sociedad. Sólo en
algunos casos, como el del INTA, se veían esfuerzos para transferir los resultados de las
actividades de I&D a los usuarios. Por ejemplo, en el caso de ingeniería los gastos en extensión
eran inferiores al 7% de los gastos en I&D, relación que llegaba a un máximo de 25% en
ciencias agropecuarias. Como ya vimos, en tanto, los contratos de investigación no eran
importantes -y pocos de ellos tenían como contrapartida a empresas privadas y/o públicas- y
una parte pequeña de los gastos en I&D tenían como finalidad la realización de proyectos de
desarrollo.

Otros indicios respecto de la escasa vinculación de las instituciones de CyT con los sectores
productivos eran: i) el 70% de los proyectos de I&D se ejecutaba en universidades, donde la
relación proveedor-cliente con la industria era muy débil; ii) el grueso de los proyectos eran de
investigación básica y aplicada, que en el mejor de los casos tendrían una influencia indirecta
y a largo y mediano plazo sobre el sector productivo; iii) el 66% de los proyectos se llevaba
adelante en institutos que no tenían ingresos por contratos de investigación, por lo cual no
respondían a demandas específicas para el diseño de sus actividades; iv) el 62% de los
proyectos de desarrollo experimental, así como el 70% de los de investigación aplicada,
estaban a cargo de 1 o 2 investigadores; lo mismo ocurría en los proyectos de desarrollo
experimental en ingeniería. Esto inducía a sospechar que se trataba de proyectos que se
dirigían a resolver problemas de poca relevancia.

Por la misma época, en otro estudio, Aráoz y Martínez Vidal (1974) señalaban que las
instituciones del complejo de CyT estaban, en Argentina, más conectadas con la “ciencia
mundial” que con el sistema socio económico nacional. Por un lado, esto ocurría porque la
industria no demandaba CyT local debido a razones: i) actitudinales: desconfianza hacia la
ciencia nacional, desconocimiento de las instituciones de CyT, condicionamientos culturales; ii)
estructurales: carencia de firmas de suficiente dimensión como para encargar tareas serias en
CyT; elevada presencia de ET; gran cantidad de empresas nacionales con vínculos de
dependencia tecnológica con el exterior (vía licencias, patentes, etc.); escasez de personal en el
sector privado con conocimiento para tomar decisiones complejas en el campo de la
tecnología; existencia de una clase empresarial poco profesionalizada, con orientación
financiero-comercial; iii) económicas: esto se vinculaba con los mayores costos, riesgos y
plazos involucrados en la generación de tecnologías locales, ya que las tecnologías externas
ya están probadas y se pagan muchas veces como porcentaje en base a las ventas futuras de
las firmas.

Este conjunto de razones hacía que en Argentina se comprara no sólo know how y patentes,
sino frecuentemente toda la ingeniería de un nuevo proyecto, junto con la maquinaria y los
servicios técnicos necesarios para instalar la planta y ponerla en funcionamiento.

216
En tanto, había pocas políticas que promovieran la demanda de CyT local, y las pocas que
existían, ya mencionadas, habían generado escasos efectos. En tanto, como rasgos negativos
se destacaban: i) en el campo de la educación no había medidas tendientes a formar personal
que realizara el acople entre ciencia e industria, tanto a través de su actividad en la misma
industria como en el aparato científico; ii) no existían medidas de difusión que crearan un clima
receptivo en el sector privado para los esfuerzos locales de CyT; iii) las firmas del Estado no
hacían un suficiente empleo de científicos y encargaban pocos contratos de investigación; iv)
se hacía poco uso del poder de compra estatal (salvo en el caso de la CNEA); v) no había
subsidios ni provisión de capital de riesgo.

Otro representante notable del "antidependentismo pragmático" era J. A. Sábato, quien


señalaba que el sector de CyT había sido organizado en forma totalmente independiente de
los problemas de la estructura productiva, y por lo tanto su conexión con los problemas reales era
débil. Los investigadores se preocupaban cada vez más de sus propios problemas científicos,
tendencia que empeoraba a medida que mejoraba la calidad de las instituciones, hasta terminar
en verdaderas “torres de marfil”. Sábato dudaba, en tanto de las consecuencias de incentivar la
innovación en el sector privado, ya que las ET operaban según las directivas de sus casas
matrices y las firmas de capital nacional carecían de la dimensión y experiencia necesarias
como para hacer una política coherente de desarrollo científico-tecnológico. Por su parte, el
Estado ni siquiera había podido “triangulizar”180 los sectores sobre los cuales tenía control o
participaba directamente, por lo cual mucho menos podría hacerlo con el resto de la estructura
productiva.

En este contexto, Sábato pensaba que las