You are on page 1of 8

(2 de) ESFUERZO

Libro Los Grandes Mensajes en edición aprobada por el Gurú de la JÑANA

Autor Sat Gurú de la JÑANA Dr. S. R. de la Ferrière Traducción por el Apóstol de la JÑANA Dr. David Ferriz

(2 de) ESFUERZO Libro Los Grandes Mensajes en edición aprobada por el Gurú de la JÑANA

Selección de Paramitas en los que figure la palabra esfuerzo. Los Grandes Mensajes.

Ciencia y Religión han llegado a separarse y la primera desprecia a la segunda, no obstante los esfuerzos de ésta para quedarse en la norma científica, aunque la Fe no puede en ningún caso mezclarse con el razonamiento, con el análisis y por consiguiente con la Ciencia. La fuerza de la religión reside en su inmutabilidad; sin embargo, la Iglesia ya no puede condenar los descubrimientos científicos tales como: la forma de la tierra, su movimiento alrededor del sol, la naturaleza de las estrellas, la antigüedad del mundo, etc. Debe sufrir por consiguiente variaciones en su enseñanza, necesidad que se impone en ella como las transformaciones en las especies vivas. Esta ley de sufrir una metamorfosis es el principio mismo de la vida; ¿y no es acaso la religión la vida misma manifestada en su forma más alta, la del espíritu? La religión ha tenido ya en el pasado, varios de estos cambios bruscos, pero los hombres al cumplir los nuevos ritos o al acoger la nueva forma religiosa, no se han dado cuenta de que era la misma que se transformaba, que tornaba revestida de un traje mejor adaptado a sus nuevas necesidades intelectuales y espirituales. En realidad, las formas sucesivas de la Gran Religión Tradicional nacida en Occidente hace algunos milenios, están todas unidas al mismo esoterismo que se encuentra inmutable a través de ellas, esoterismo que constituye el cuadro indeformable: la trama en que están construidas.

Como adepto a la Orden del Aquarius, ya no hay que contentarse solamente con la propagación del espíritu nuevo que debe reinar; hay que participar de una manera más eficiente en el movimiento, que pide ejemplos. Para este efecto, los adeptos deberán seguir las direcciones de los Maestros cuya ley han venido a buscar. De allí puede nacer un nuevo género de vida. En efecto, si a algunos les fuera permitido seguir viviendo la vida del mundo por consideraciones particulares, en general los Adeptos deberán con su ejemplo de vida probar su entera abnegación

a la causa, y es para el efecto que se fundarán Colonias para que por medio de una existencia en comunidad se adquiera el espíritu de fraternidad, la orientación de sus facultades, y las costumbres para adquirir el máximum de sus posibilidades; todo ello al mismo tiempo que se fomente la búsqueda de la verdad por medio de discusiones filosóficas en el ambiente adecuado. Los postulados al título de Misioneros Espirituales del Aquarius estarán sujetos a una disciplina mucho más estricta, además de un conocimiento más profundo e indispensable para solicitar esta candidatura. La abnegación de sí mismo es sin duda la primera regla, pero es el perfeccionamiento del individuo hacia donde todos los esfuerzos deben dirigirse. Una regla de vida sencilla, natural, con alegrías puramente espirituales y abandono de todas las ilusiones sobre el bien material. Es el triunfo del espíritu sobre la materia ! ... Después de una vida en comunidad, bajo un ambiente sano, los postulantes son iniciados positivamente en el esoterismo, hasta el día en que juzgados aptos para impartir las enseñanzas, son consagrados Misioneros y pueden entonces, según las necesidades, ir a instruir por todo el mundo, o en calidad de Instructor, permanecer en una Colonia para indicar la línea de conducta a los nuevos Adeptos.

Todas las limitaciones políticas y económicas, sociales, monetarias, idiomáticas, son trabas al desarrollo del hombre real, de la entidad cósmica que está en nosotros. Debemos vivir con el Universo y no contra él. Si debemos someterlo, debemos sobrepasarlo, y para sobrepasarlo se necesita vivir aún en él e integrarlo. La Misión del Aquarius se propone hacer conocer la Nueva Era y participar en su implantación elevándose por sobre todas las concepciones filosóficas y religiosas para poder llevarlas a una Fraternidad más real en una comprensión y un amor igual de cada uno para todos y todos para cada uno. La Misión del Aquarius no se confunde con ninguna secta y no se opone a ningún culto. Todo su programa espiritual se resume en un esfuerzo colectivo para la regeneración de la especie humana, con un propósito amplio y dominador de los grandes problemas que rigen la vida a fin de obtener el desarrollo completo y armonioso de los valores que dan al ser humano toda su nobleza; es en síntesis, el cumplimiento de una acción. Todos los organismos, reuniones, sectas, instituciones, sindicatos, que crean en la supremacía del espíritu y estén interesados en nuestro trabajo, quedan invitados fraternalmente a darnos su impresión y a sugerirnos sus ideas. Se garantiza su absoluta independencia y autonomía: no buscamos hacer conversiones; tratamos únicamente de formar un haz luminoso de todas las partes de la verdad que están diseminadas en todas las religiones; queremos dar el ejemplo de disciplina y de trabajo impersonal en provecho del más alto ideal: impersonal no quiere decir autómata, es la utilización de las competencias, la nota individual en provecho de una comunidad, el carácter personal en provecho de la colectividad. El mundo entero está actualmente en un torbellino de fuerzas que chocan en caos destructores y la humanidad sufre una incertidumbre y un malestar, que obligadamente le impide florecer. Únicamente el Amor y la Fraternidad Universales pueden desbaratar estas cadenas y salvar al mundo. Es por esto que la Misión del Aquarius

hace un llamado a todas las buenas voluntades y a todos los seres que han comprendido el peligro que corremos a fin de hacer un dique con todos los fervores, todas las sinceridades, todos los amores y fraternidades, contra el ejército de las fuerzas negativas del odio, del interés personal, del mal en general, con el solo fin de que se cumpla en toda su amplitud el maravilloso mensaje de Pascuas:

"Gloria a Dios en las alturas y Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad".

Luego vienen tres horas de estudio y ejercicios de aplicación progresivos en un programa muy estudiado; este estudio puede basarse en un curso de la víspera y facilitar así la asimilación completa de la enseñanza, o bien, preparar la instrucción próxima de manera que cada cual se dé perfecta cuenta del esfuerzo intelectual que debe dar. La media hora de la merienda, apenas interrumpe este lapso de investigaciones que prosigue hasta las 9 con una instrucción en común, ya sea filosófica, astrológica, orientalista, de simbolismo, esoterismo o aun de cultura general. Todos estos estudios se "tratan", preferentemente a modo de conversaciones, en las cuales se dan todos los esclarecimientos solicitados. Hay que comprender muy bien que estos estudios son el punto esencial del armazón sobre el cual habrá que edificar la vida espiritual e interior de las almas. La sola condición requerida para vivir en la colonia es el afán de nuestro perfeccionamiento interior, la investigación para la liberación de las influencias exteriores que nos rigen. Para ello es necesario aplicar el famoso proverbio que no dijo Sócrates, sino Chilón: Conocerse a sí mismo, saber con qué equipaje puede contar, qué dificultades y cuáles posibilidades tiene en su haber y sobre qué falla tiene que concentrar sus fuerzas. Todo este conocimiento de sí, y en consecuencia de otros, lo provee la astrología que deberá conocer cada adepto a fin de saber de dónde viene, hacia dónde va, y así, escapar a cualquier paralizador sentimentalismo.

El término intuición, así como cualquier término del lenguaje humano, tiene el inconveniente de empobrecer y deformar singularmente la realidad que representa, y para designar un concepto nuevo, a pesar de definir estrictamente el sentido, y delimitar rigurosamente su uso, siempre produce una especie de resonancia de los significados o de las antiguas acepciones de la palabra, y la inmensa mayoría de los hombres, cediendo a la pendiente natural de la inteligencia y de la actividad humana, muy pronto reduce la cosa al término, y el término mismo a su común significado. Es también verdad que la inmensa mayoría de los hombres piensa más por idea "confeccionada" que por idea estudiada. Así Bergson tuvo que escoger una palabra para calificar esta exigencia del esfuerzo intelectual y se ha definido la doctrina bergsoniana como "intuicionista". Desde entonces, se ha admirado o criticado este "intuicionismo", sin preocuparse exactamente de lo que Bergson quiso decir con esta palabra. El sentido de un término se define casi siempre por el uso que se hace de él, lo mismo que el alcance de un método se manifiesta, no en la definición que se le da sino en las aplicaciones que se le hacen. Es por lo tanto contrario a todas las reglas

de la lógica y la razón, efectuar un juicio sobre el método intuitivo sin antes haber estudiado las aplicaciones. La mayoría define la intuición como un proceso místico, tal vez irracional y hasta antirracional y que escapa a todo control. Reducen entonces la intuición como a una cosa dependiente de esa palabra que la designa, y esta palabra es aún tomada por ellos en el sentido ordinario. La ven con un carácter de adivinanza instintiva, de presentimiento vago, y sobre todo carente de razón definida. Semejante interpretación está muy lejos de la mente del verdadero investigador.

Los Templarios poseían 9.000 Comandancias en Europa; a fines del siglo XIII 15.000 caballeros pertenecían a Francia, y la Orden estaba distribuida en 17 provincias diseminadas en un gran número de lugares aislados. "El crimen" de la Orden, descansaba sobre todo en su independencia, pues en sus reglamentos no reconocían más Superior que Dios. Un día Felipe el Hermoso solicitó pertenecer a la Orden y no pudo obtenerlo, no obstante sus esfuerzos, pues, la Constitución de la Orden no era en ningún sentido política. Para vengarse de lo que él consideró una afrenta, a la vez que sentía el amor propio herido por haber sido salvado en 1306 cuando los Templarios pudieron haberle abandonado a su suerte y sin embargo le protegieron del furor popular que lo perseguía por el decreto del cambio inmediato del título de la moneda, Felipe el Hermoso decidió dar fin a los Templarios en el principio de Septiembre de 1.307. Desde su misma residencia en la Abadía de Saint Maclou de Pontoise, el rey dirigió cartas de su puño y letra a las provincias con orden de arrestar a todos los Templarios, el mismo día y a la hora del alba.

En cuanto a los activos esfuerzos de los apologistas cristianos atribuyendo un origen cristiano a la doctrina del Tri-Kaya, lo consideraba absolutamente

inadmisible ...

Había estudiado de cerca y con simpatía el cristianismo cuando

joven, y fue naturalmente muy solicitado por los misioneros cristianos, porque en razón de su notable instrucción y de su elevada situación social, hubieran hecho de él un convertido de importancia. Después de haber estudiado cuidadosamente los argumentos, los rechaza porque en su opinión el cristianismo, tal y como había sido presentado por ellos, no era más que un budismo imperfecto.

Vamos a referirnos a un ser conocido por su gran sabiduría, pero también por su gran dificultad de renunciar a su YO personal y orgulloso hasta el punto de que

su Maestro lo envió a mendigar para atenuar su inmensa ambición

Se trata de

... Swami Vivekananda, el renovador de la filosofía vedanta. No discutiremos su valor como escritor, como filósofo o como propagador doctrinario, porque no se trata de saber si él había alcanzado la maestría; es citado siempre como muy independiente y más bien enemigo del ritual, de la enseñanza organizada y de la disciplina. No solamente son los anarquistas sino también los simpatizantes del menor esfuerzo, quienes han recurrido a sus citas para demostrar que el estudio no es necesario. Es por esto por lo que con toda imparcialidad comunicamos lo que piensa realmente

ese autor, batiendo así a los detractores de la Tradición Iniciática con sus propias

armas! ...

Abramos pues el libro Selecciones, de Swami Vivekananda. 87

Así hablando de lo que es un Maestro de Espiritualidad el autor dice: "Por eso casi todos nosotros somos capaces de «hablar» magistralmente acerca de temas espirituales, pero cuando nos llega el momento de actuar, fracasamos lamentablemente. Ello se debe a que los libros no pueden estimular el espíritu; el impulso ha de venir por fuerza de otra Alma. El Alma de donde parte el impulso se denomina Gurú, instructor, y aquella que lo recibe se llama: discípulo, estudiante". Este extracto de la página 77 demuestra de manera muy clara la necesidad indispensable de tener un Maestro. La Iniciación no es posible por escrito únicamente y sin directivas de otro Ser Humano, diferente solamente por su espíritu más evolucionado.

87 El Swami Pavitrananda es el recopilador de estas Selecciones.

Cuerpo físico, astral y divino deben ser conservados perfectamente porque ellos se interpenetran y pueden causarse perjuicio; si el hombre no trabaja

suficientemente en su cuerpo astral, se prepara un terrible momento a la muerte del cuerpo físico, porque su cuerpo astral, estando ligado a él mediante sus ojos

materiales, sus aspiraciones bajas, etc

no pude evolucionar y ésta es la segunda

, muerte es decir, que la individualidad que en él está encerrada será disuelta lo

...

mismo que el cuerpo físico, volviendo toda forma terrestre a su mismo elemento,

esto es, la pérdida de una evolución

No habiendo cumplido su Misión, esta

... parcela retorna a su plano cósmico (sin memoria naturalmente aunque con experiencias válidas); el trabajo ha fallado y estas células esperan nuevo impulso. Esta quiebra del hombre puede ser rehabilitada si hace el esfuerzo necesario:

por medio del estudio, del progreso espiritual, el ser constituirá un cuerpo de luz (astral) capaz de resistir a la disolución (disociación) en el momento en que el cuerpo físico se disuelva: la individualidad se habrá salvado.

Más aún: la Fe no se mezcla con ningún análisis; la creencia sí puede adquirirse mediante un estudio, una observación de la meditación, pero la verdadera Fe es espontánea y no tiene nada que ver con ninguna otra facultad. Es, pues, de todo punto de vista inútil tanto escribir para quienes tienen la Fe, ya que esto de nada les sirve, como explicar la Fe a aquellos que no la tienen, pues, esto no les significa ninguna ayuda. En efecto, los escritos, las ciencias o las filosofías son únicamente para los buscadores, para los investigadores, mas no así para los que dicen "yo creo" o "yo no creo", porque no es una documentación lo que va a hacerles cambiar su punto de vista. Se trata, pues, de poner en la Vía al estudiante, o sea: al que quiere saber, al que desea hacer un esfuerzo, al que busca seriamente, porque siente que algo existe fuera de este mundo visible, mecánico, automático e insensato.

Esto, pues, nos hace comprender, además, el determinismo en que está sumido el mineral, por ejemplo. En efecto, en la medida de la evolución de la Vida, la Libertad de acción se hace mayor. Así, el salvaje todavía en estado

semi-bestial, por estar enteramente sometido al balanceo cósmico delimitante de su Destino, aunque llegue a estar en presencia de Maestros, de Sabios, de Iniciados que realizan prodigios, no alcanza a percibirlos como tales, a causa de que la elevación espiritual de ellos en un plano muy superior, hace que escapen a toda su Ideación del plano físico. Así también hay que ver la vigencia que tiene la Ley de Acción implicante de una reacción en el reino humano, pero que en el reino vegetal no se necesita ese esfuerzo por estar sumido matemáticamente en el determinismo más completo. El asiento del Determinismo es el cuerpo físico, y su medio ambiente (las condiciones de espacio y de tiempo) es la base necesaria a la realización de la individualidad, la cual puede manifestarse mediante la ingerencia del Libre Arbitrio, cuyo asiento está en la Esencia-Vida que anima la energía espiritual. En medio de la Ley Inspiración-Expiración hay una pausa que corresponde al plano mental y que hace la ligación entre el Ternario Inferior y el Ternario Superior. Este estadio (el plano mental) indica la puesta en movimiento de la Libre Voluntad de acción, la que no existe en los planos inferiores de los reinos mineral, vegetal y animal. Expresado de otro modo, no hacer activar esta facultad de energía es reconocer su dependencia de un tronco inferior ... Esta necesidad de reacción exigida a la humanidad es una consecuencia normal de la Ley Cósmica. El dominio de los Hechos es más importante que el de las Leyes y, por esta razón, la Ciencia ha dicho:

Dios se encarga, mediante la vigencia de su Ley matemática, de restablecer la armonía perturbada. Y, con esto, llegamos al punto expuesto al principio de los prolegómenos: Los acontecimientos actuales son algo diferente de una simple consecuencia político- social.

Propiamente desde el punto de vista de lo individual la astrología no incluye en absoluto ningún determinismo; nos indica solamente los esfuerzos indispensables para nuestra evolución y aquella parte del libre albedrío que se nos concede, a fin de poder vivificar nuestra energía y dirigida mediante el conocimiento tanto de los periodos favorables, como de nuestras capacidades y posibilidades. Dios es Omnipresente y esto nos obliga a estudiar Su Presencia, tanto en lo infinitamente grande, como en lo infinitamente pequeño. El cielo es un gran libro, abierto por el amor de Dios a la inteligencia del hombre.

Mientras que el primer ejercicio sirve principalmente para la respiración y el segundo para la flexibilidad, el tercero es para los músculos, es decir, que, sin requerir esfuerzo alguno, fortalece los músculos de los hombros y de los brazos y aún más, ensancha el pecho y procura una mayor expansión de los pulmones:

cuerpo erecto, brazos firmes extendidos delante del tronco, con las palmas de las manos hacia abajo; pase la mano derecha por encima de la izquierda, cruzando los antebrazos; vuelva a repetir el procedimiento con las palmas volteadas hacia arriba, mantenido los brazos a la altura de los hombros; llévelos lo más posible

hacia atrás, como si quisiera tocarse las manos. Manteniendo los brazos a la altura de los hombros, manos firmes y abiertas. Vuelva los brazos a la primera posición, esta vez cruzando los antebrazos con la mano izquierda sobre la derecha, repitiéndolo tres veces; aumente el procedimiento, como en los ejercicios anteriores. Inspire y expire de acuerdo con los movimientos de los brazos. El esfuerzo que hacen los músculos de los hombros y de la parte alta del pecho, influye en el desarrollo del tórax. Al completar estos tres ejercicios, el estudiante podrá comenzar por la tarde, con la práctica de las asanas para la meditación.

El mundo más o menos comprende hoy día la necesidad de unirse para preservar a la humanidad de una enorme catástrofe. Nunca es tarde, si se trata de realizar una buena acción, pero aquí surge una gran dificultad para la realización de la Gran Fraternidad Universal, creada por las diferencias ideológicas. La incomprensión proviene en parte de las diferencias lingüísticas, aunque éstas pueden ser eliminadas con tal de que hagamos un esfuerzo para participar de los deseos y de las aspiraciones de los demás. Generalmente, la gente no hace ningún esfuerzo para pensar en el bienestar de sus semejantes y es, precisamente, por esta indiferencia por lo que existe esa separatividad entre las razas. Es dudoso que la tolerancia para con los demás sea tomada en cuenta en estos días, y mientras nos resistamos a aceptar la idea de que todos los conceptos son buenos si son sinceros jamás seremos capaces de edificar un mundo nuevo. Necesitamos esta re-edificación de la humanidad, pues estamos de acuerdo en proclamar la imposibilidad de seguir una vida como la actual.

Tenemos que regresar al tipo de humanidad ideal y a aquella forma de gobierno, bajo cuyos auspicios florecía la larga y pacífica época de la antigüedad. La Gran Civilización se basó siempre en la Dirección Teocrático- Científica: unión de los hombres, bajo la autoridad de la Sabiduría. El Sacerdocio de la Edad Antigua representaba una Comunidad de Sabios completamente versados en ciencia o filosofía y con perfecta comprensión de todos los problemas, gracias a su conocimiento de la Síntesis de Sabiduría impartido por la Gran Iniciación. Elegimos aquella forma ideal de Supremacía de la Dirección del Mundo, no porque ello signifique un retroceso, sino porque es sobre la base inmutable que podemos construir de nuevo y reformar nuestras vidas. Hay que comprender, que no hablamos sobre el mecanismo de civilizaciones como la griega y la romana: la Civilización Iniciática que aquí mencionamos comprende a aquel Colegio de Sabios que siempre gobernó al mundo, unas veces en forma oculta y otras manifestándose como en las épocas de la Gran Fraternidad Inca, Maya y Tolteca. Esta mención no se refiere a las razas degeneradas, conquistadas por los españoles, sino a los verdaderos Iniciados de América, que datan de 10, 15, 20.000 y más años atrás. Naturalmente, el paso de un período a otro, como lo presenciamos actualmente, siempre trae consigo dificultades. La época transitoria entre dos eras, marca un período de luchas y de complejidad; cada vez que se manifiesta

un nuevo esfuerzo constructivo en cuestiones religiosas, reina un gran escepticismo. Sin embargo, ¡Todos tienen ahora la oportunidad de elegir entre Dios o Mammon! Lo antedicho recuerda el versículo 22 del capítulo X de San Mateo, y a San Juan, XV, 23. En la actualidad tenemos un mundo espiritual y uno materialista; sin embargo, estos dos no pueden existir separadamente, tampoco se les puede unir mediante la política. Tenemos que instituir algo más fuerte que todas las asambleas internacionales, algo más poderoso que todos los artículos sobre la paz. Tenemos que proporcionarle al mundo un verdadero "modus vivendi", la verdadera razón para vivir. Debemos reconstruir lo individual en su correcto lugar. La humanidad tiene que ser ante todo re-educada sobre esta manera de vivir. Solamente el Colegio Iniciático puede aportar al mundo este conocimiento ejemplar que ya dio en edades pasadas. Es necesario instruir a los hombres con respecto a los derechos humanos y explicarles las diferentes concepciones con plena imparcialidad y desinterés, pensado únicamente en ayudar a la humanidad, con una mayor y mejor comprensión. Tal es nuestra Misión, la Misión de todos aquellos que poseen un grano de Sabiduría o que están dotados de un conocimiento.

A

U

M