You are on page 1of 4

AÑO I

Jerusalem Palestina Nº 9

"Donde está vuestro


tesoro allí está vuestro
corazón"
"NO TEMÁIS, MI PEQUEÑO REBAÑO,
PORQUE LE HA PARECIDO BIEN AL
PADRE DAROS EL REINO"

LUCAS 12, 22-34


Jesús se ha dirigido a sus Discípulos y les ha dicho:
-"No andéis preocupados por vuestra vida pensando
qué comeréis ni por vuestro cuerpo pensando con qué os
vais a vestir, porque la vida vale más que el alimento y el
cuerpo más que el vestido".
"Observad a los cuervos cómo ni siembran ni cosechan
y no tienen despensa ni granero y Dios los sustenta ¿No "No condenéis y no seréis
valéis vosotros más que los pájaros?". condenados, perdonad y
"Y ¿quién de vosotros, por mucho afán que ponga,
puede añadir un codo a su estatura? Pues, si ni siquiera conseguiréis perdón "
podéis lo que es mínimo ¿por qué andáis preocupados de
lo demás?". LUCAS 6, 37-42
"Observad cómo crecen los lirios: no trabajan ni hilan -"No juzguéis y no seréis juzgados -ha dicho Jesús-,
y, os aseguro, que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió no condenéis y no seréis condenados, perdonad y seréis
como uno de ellos. Y, si Dios viste de tal modo a las perdonados".
hierbas que hoy están en el campo y mañana se echan al "Dad y se os dará: os darán en vuestro regazo una me-
fuego ¿no hará mucho más con vosotros, hombres de po- dida buena, apretada, sacudida, desbordante, porque la
ca fe?". misma medida que empleéis con los demás la emplearán
"Por tanto, no os preocupéis diciendo ¿qué comere- con vosotros".
mos?, ¿qué beberemos?, ¿con qué nos vamos a vestir? Ha expuesto también esta comparación:
Las gentes del mundo son las que viven preocupadas por -"¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No cae-
esas cosas. En cuanto a vosotros, ya sabe vuestro Padre rán ambos en el hoyo? No es el discípulo mayor que el
Celestial que tenéis necesidad de ellas". maestro, el discípulo estará bien formado si es igual que
"Por tanto, buscad en primer lugar el Reino de Dios y su maestro".
su justicia y todas esas cosas se os darán por añadidura". "¿Por qué ves la mota que hay en el ojo de tu hermano
"No temáis, mi pequeño rebaño, porque le ha parecido y no te das cuenta de la viga que hay en el tuyo? o ¿cómo
bien al Padre daros el Reino". te atreves a decir a tu hermano: 'Hermano, deja que saque
"Vended vuestros bienes y dad limosna. Haceos bol- la mota que hay en tu ojo', tú que no ves la viga que hay
sas que no se deterioran, tesoros que no se agotan en el en el tuyo?"
Cielo donde no llega el ladrón ni hace estragos la poli- "¡Hipócrita!, saca en primer lugar la viga de tu ojo y,
lla. Porque donde está vuestro tesoro allí está vuestro entonces, verás bien para poder sacar la mota que hay en
corazón". el ojo de tu hermano".

"Con el mismo juicio con que juzguéis


seréis juzgados"
MATEO 7, 1-6 ves a decir a tu hermano 'déjame sacar la paja que hay
-"No juzguéis para que no os juzguen a vosotros en tu ojo' cuando en el tuyo hay una viga? ¡Hipócrita!,
-explica Jesús- porque, con el mismo juicio con que saca primero la viga de tu ojo y, entonces, verás bien
juzguéis, seréis juzgados vosotros, y seréis medidos para sacar la paja del ojo de tu hermano".
con la misma medida con que midáis". "No deis a los perros las cosas santas, ni echéis a los
"¿Por qué ves la paja que hay en el ojo de tu herma- cerdos vuestras perlas, no sea que las pisen con sus pa-
no y no ves la viga que hay en el tuyo? ¿Cómo te atre- tas y se vuelvan para morderos a vosotros".
nº9 Jerusalem

"El Padre Celestial Cada hombre habla


dará cosas buenas de lo que lleva
a quien le pida" en su corazón
MATEO 7, 7-11 LUCAS 6,43-45
-"Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y -"No hay árbol bueno que dé frutos de mala cali-
os abrirán -ha enseñado Jesús-, porque todo el que pide dad ni, por el contrario, árbol malo que dé buen fru-
recibe, el que busca encuentra y al que llama se le abre". to. A cada árbol se le conoce por su fruto".
"¿Quién entre vosotros da a su hijo una piedra cuando "No se recolectan higos de los espinos ni se ven-
le pide pan? Y si le pide un pez ¿acaso le da una serpien- dimian uvas de las zarzas".
te?" " E l hombre bueno saca cosas buenas del tesoro
"Pues, si vosotros, siendo malos, sabéis dar a vuestros de su corazón y el malo, de su interior malo, extrae
hijos cosas buenas ¡cuánto más vuestro Padre que está en cosas malas, porque la boca habla de lo que abunda
los Cielos dará cosas buenas a quienes le pidan!".

"Todo el que pide


recibe y al que llama "El que escucha mi
se le abre" palabra y la cumple es
LUCAS 11, 5-13 como el que edifica
- " S i uno de vosotros -ha dicho Jesús- va a medianoche
a casa de un amigo y le pide: 'Amigo, déjame tres panes sobre roca"
porque ha llegado a mi casa un compañero y no tengo qué
darle'. Y el otro le responde desde dentro: 'No me moles- LUCAS 6,46-49
tes, está cerrada ya la puerta y mis hijos y yo estamos en -"¿Por qué me llamáis 'Señor, Señor' y no hacéis lo
la cama y no puedo levantarme a dártelos,". que os digo? -ha preguntado Jesús-. Os voy a decir a
"Os aseguro que, si no se levanta y se los da por ser quién se parece el que viene a mí, escucha mis enseñan-
amigo, al menos por que no le importune, se levantará y zas y las pone en práctica".
le dará cuanto necesita". "Se parece a un hombre que, para edificar su casa, cavó
"Así os digo yo: Pedid y se os dará, buscad y encontra- muy hondo y puso el cimiento sobre la roca. Cuando vino
réis, llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe, una inundación, el torrente se precipitó contra la casa
el que busca encuentra y al que llama se le abre". pero no pudo moverla porque estaba fundamentada sobre
"¿Hay algún padre entre vosotros que, cuando su hijo le piedra".
pide pan, le da una piedra?, ¿o, si le pide un pez, le da una "Por el contrario, el que oye mis palabras y no las lleva
serpiente?, ¿o, si le pide un huevo, le da un escorpión?". a la práctica es como el hombre que construyó su casa so-
"Pues, si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas bue- bre la tierra, sin cimientos y, cuando se precipitó sobre
nas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del Cielo ella la corriente, al instante, se desplomó produciendo una
dará el espíritu bueno a los que le pidan!". gran ruina".

"Entrad por la puerta estrecha y guardaos


de los falsos profetas"
MATEO 7, 13-20 interior, son lobos rapaces. Por sus frutos los conoce-
-"Entrad por la puerta estrecha -son palabras de Jesús- réis".
porque la puerta ancha y el camino espacioso llevan a la "¿Acaso se cosechan uvas de los espinos o higos de
perdición y son muchos los que entran por ella". los cardos? Todo árbol bueno da frutos buenos y todo
árbol malo da frutos malos. No puede un árbol bueno
"¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que producir frutos malos ni un árbol malo producir frutos
lleva a la vida y son pocos los que la encuentran!". buenos".
"Tened cuidado con los profetas falsos que se acer- " E l árbol que no da buen fruto es cortado y echado
can a vosotros disfrazados de ovejas pero que, en su al fuego. Por su fruto se conoce al árbol".
Jerusalem nº 9

Los que entrarán en


el Reino de los Cielos
NO TODO EL QUE ME DICE "SEÑOR, SEÑOR" SINO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE

MATEO 7, 21-29 có su casa sobre roca. Cayó la lluvia, vinieron los to-
-"No entrará en el Reino de los Cielos todo el que rrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa,
me dice '¡Señor, Señor! sino el que hace la voluntad de pero no se hundió: estaba cimentada sobre piedra".
mi Padre que está en los Cielos", ha explicado Jesús. "Pero el que oye estas palabras mías y no las lleva a
"Aquel día, muchos me dirán: 'Señor, Señor ¿no he- la práctica se parece a un hombre necio, que edificó su
mos profetizado en tu Nombre, en tu Nombre hemos casa sobre arena. Cayó la lluvia, vinieron los torrentes,
echado a los demonios, y en tu Nombre hemos hecho soplaron los vientos y azotaron aquella casa, y se des-
muchos milagros?'". plomó causando una gran ruina".
"Entonces, yo les diré: 'No os he conocido jamás, Cuando Jesús ha finalizado este discurso, toda la
apartaos de mí los que obráis la iniquidad'". gente ha quedado impresionada de su doctrina, porque
"Porque todo el que oye estas palabras mías y las lle- les enseña como quien tiene poder y no como sus es-
va a la práctica es como el hombre prudente, que edifi- cribas.
nº 9 Jerusalem

Una mujer pecadora unge a Jesús los pies


mientras come en casa de un fariseo
JESÚS LE PERDONA SUS PECADOS "PORQUE HA AMADO MUCHO"
LUCAS 7,36-50
Uno de los fariseos ha invitado a Jesús a comer y se ha ido
con él a su casa, donde se ha acomodado a la mesa.
Una mujer, conocida en la ciudad como pecadora, cuando
se ha enterado de que Jesús comía en casa del fariseo, ha co-
gido un frasco de alabastro con bálsamo y, situándose por de-
trás a sus pies, ha comenzado a regarlos con sus lágrimas y a
secarlos con sus cabellos, mientras los besaba y los ungía con
perfume.
Al ver esto el fariseo que le había invitado, ha pensado di-
ciendo en su interior:
- " S i éste fuera profeta, conocería quién y de qué clase es la
mujer que está tocándole: una pecadora".
Jesús ha tomado la palabra y le ha dicho:
-"Simón, tengo algo que decirte".
-"Dilo, Maestro", le ha replicado.
-"Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinien-
tos denarios y el otro cincuenta. Como ninguno tenía con qué
pagarle, les perdonó a los dos. ¿Cuál de ellos lo amará más?".
-"Yo pienso que aquel a quien más le perdonó", ha respon-
dido.
-"Has juzgado bien", le ha dicho Jesús, quien, vuelto a la
mujer, ha añadido a Simón:
-"¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa y no me has
ofrecido agua para los pies. Ésta, por el contrario, los ha ba-
ñado con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos. Tú LA SOLUCIÓN ES AMAR MUCHO
no me has dado el beso de paz, pero ésta, desde que ha entra-
do, no ha cesado de besar mis pies. Tú no has ungido mi ca-
beza con aceite, ésta, sin embargo, ha ungido con perfume
J esús ha salido en de-
fensa de una meretriz
en casa del fariseo Simón y
Jesús al apreciar a las
personas se fija, más
que en su historia, en el
mis pies. Por eso te digo: sus muchos pecados le quedan per- le ha perdonado "sus mu- ahora de su corazón. La
donados, porque ha amado mucho. Pero a quien se le perdo- chos pecados". pecadora "ha amado
na poco, ama poco". Y ha manifestado la cau-
mucho". Jesús perdona
Y a la mujer le ha dicho: sa de ese perdón: no ha si-
en la medida en que se
- T u s pecados quedan perdonados". do en atención al valioso
Los que estaban con Él a la mesa han comenzado a pensar ama. Ante Jesús, la solu-
ungüento derramado a sus
dentro de sí: pies sino a la humildad y al ción para los pecadores
-"¿Quién es éste que también perdona los pecado?". cariño que ha demostrado. es amar mucho.
Pero Él ha dicho a la mujer:
- T u fe te ha salvado. Vete en paz".

LAS MUJERES AYUDAN A JESÚS


Mujeres que
acompañan a Jesús T odo varón judío bendi-
ce al Señor cada día
"por no haberle hecho gen-
Con esto ha superado
los prejuicios extendidos
en Oriente sobre la in-
LUCAS 8, 1-3 til, ni mujer, ni ignorante". ferioridad de las mujeres.
Jesús continúa caminando por ciudades y pueblos, Jesús desarrolla su tra-
Jesús, sin suprimir la di-
predicando la Buena Noticia del Reino de Dios y le bajo por ciudades y pue-
versidad de funciones
acompañan los "doce" y algunas mujeres que han sido blos acompañado de nu-
curadas de espíritus inmundos y de enfermedades. merosas mujeres que lo si- entre el hombre y la mu-
María, llamada Magdalena, de la que habían salido guen y se ocupan de su jer, ha comenzado a su-
siete demonios, Juana, mujer de Cuza administrador de sostenimiento y del de sus primir la desigualdad in-
Herodes, Susana y otras muchas que lo sostienen con Discípulos. justa imperante.
sus bienes.