You are on page 1of 71
BOLILLA I Teoría Constitucional Es el conocimiento abstracto de los conceptos constitucionales fundamentales (principio de supremacía, poder constituyente, tipología constitucional, principio de control) que tienen validez universal, por ser abstracto Derecho Constitucional Positivo El derecho positivo vigente es lo que llamamos constitución material que funciona y se aplica actualmente. No ha sido ni será sino que Es. La vigencia sociológica se basa en conductas ejemplares, que se consideran “modelo” para obtener seguimiento. Relaciones con otras disciplinas La función de la Constitución en el sistema Político es organizar el Estado y canalizar las demandas sociales garantizando el goce de derechos, por eso se relaciona con otras disciplinas  Historia: en la medida que la sociedad expresa sus tradiciones  Cultura: en la medida en que en su seno se agregan valores  Economía: en la medida que la sociedad tiene recursos y necesidades  Ecológicas: en la medida en que dichos recursos formen un sistema natural integral El comportamiento social con las disciplinas constituye la Constitución Material del Estado; si la Constitución Formal se aparta de esta, corre riesgo de no ser aceptada por la sociedad. Para que esto no ocurra la Constitución Formal puede ser modificada FUENTES Derecho Constitucional Formal:  La Constitución Formal: Const. del 1853-60 con las reformas de: 1866, 1898, 1957, 1994.  Las leyes Constitucionales: Son aquellas leyes que dicta el Congreso  Los Tratados Internacionales: Ej. Derechos Humanos Derecho Constitución Material:  Constitución Formal, las leyes constitucionales y los Tratados Internacionales pueden fuentes del DCM cuando tienen vigencia y se cumplen en la vida real  El Derecho no escrito: es aquel que surge de la costumbre. El derecho espontáneo es la conducta que se torna modelo y se ejemplariza, que puede ser: Secundum Legem, que se da cuando la norma remite a si misma; Praeter Legem, cuando la costumbre viene a cubrir o completar la insuficiencia o inexistencia de la norma y Contra Legem, cuando la costumbre es violatoria a la norma escrita.  El Derecho Judicial: las sentencias de los órganos del Poder Judicial. La conducta que lleva a cabo un juez al resolver una causa, puede actuar como modelo para resolver en el futuro casos semejantes  El Derecho Internacional no contractual: surge de las costumbres internacionales y NO de tratados y convenciones El Derecho comparado suele ser calificado como una disciplina o método de estudio del Derecho que se basa en la comparación de las distintas soluciones que ofrecen los diversos ordenamientos jurídicos para los mismos casos planteados (esto dentro de una perspectiva funcionalista). Por este motivo, suele discutirse si resulta propiamente una rama del Derecho o como una metodología de análisis jurídico. BOLILLA II TIPOS DE CONSTITUCIÓN  Racional-Normativo: define a la Constitución como conjunto de normas reunidas en un cuerpo codificado, piensa y elabora la Constitución como una planificación racional (razón humana es capaz de ordenar a la comunidad y al Estado), profesa la creencia estructurada de la ley.  Historicista: en oposición al anterior, responde a la idea de que cada Constitución es producto de una tradición en una sociedad determinada.  Sociológico: contempla la dimensión sociológica presente. Enfoca a la Constitución Material, tal cual funciona hoy en cada sociedad. CLASIFICACIÓN DE NORMAS Normas orgánicas y programáticas Orgánicas: son las que por su naturaleza y formulación ofrecen aplicabilidad y funcionamiento inmediato y directo sin necesidad de ser reglamentadas por otra norma (se las suele llamar autosuficientes) Programáticas: Son las que proponen un programa y, por ende, son incompletas, viéndose requeridas de otra norma que las reglamente y les permita funcionar plenamente. Se suele decir que son de aplicación diferida hasta que aquella norma posterior las complete. Las normas programáticas surten los siguientes efectos: a) Impiden que se dicten normas opuestas, a las cuales convierte en Inconstitucionales b) La falta de vigencia sociológica por desuso o no reglamentación en el tiempo no les quita vigencia nomológica. c) Sirven como pautas de interpretación para aplicar el derecho vigente. INTERPRETACIÓN CONSTITUCIONAL a) La Constitución formal es un conjunto normativo que obliga a relaciona y a coordinar unas con otras. b) La Supremacía de la Constitución se proyecta todo el orden jurídico Infra constitucional. c) La Constitución contiene principios y valores que irradian su proyección a todo el orden Jurídico. d) Las normas de la Constitución tienen generalidad (tienen múltiples interpretaciones). e) La Constitución proporciona un parámetro objetivo, en donde toda interpretación, aplicación y control deben basarse en ese marco y NO fuera de el. f) Por ser norma Jurídica la Constitución tiene fuerza normativa, que la hace aplicable, exigible y obligatoria. La interpretación constitucional significa la interpretación de las normas que componen la Constitución formal, así como de las normas que fuera de ella tienen naturaleza constitucional. La interpretación puede realizarse con un fin especulativo o con un fin practico de aplicación. Podemos interpretar la Constitución “De” y “Desde” La interpretación DE la Constitución toma en cuenta las normas de la Constitución formal, interpretándolas en si mismas y en su plano. La interpretación DESDE de la Constitución desciende hacia el plano Infra constitucional. Empieza valiéndose desde la interpretación DE la Constitución y, una vez que la ha efectuado, la proyecta a las normas inferiores a la Constitución y la utiliza para interpretar, DESDE la Constitución todo el resto del orden jurídico derivado. Esta noción de una interpretación se vuelve importante cuando se vincula con el tema de Control Constitucional. Cuando en función de control, se averiguan si normas inferiores están de acuerdo con la Const. Así, es fácil comprender que, se hace imprescindible interpretar las normas de la Constitución, para luego desplazarse desde ella hacia las normas inferiores. BOLILLA III PODER CONSTITUYENTE Poder Constituyente es la competencia o capacidad para constituir o dar constitución al Estado, es decir, organizarlo. El Poder Constituyente es una relación Social de mando y obediencia, a través de la cual, la sociedad establece la distribución y el modo del ejercicio monopólico de la fuerza Clases Existen 2 tipos: Originario y Derivado. También se clasifican en poder constituyente de primer grado (reforma de la Constitución Nacional) y de segundo grado (reforma de la Constitución provincial). Poder Constituyente Originario: sucede cuando se ejerce la etapa fundacional del Estado para darle nacimiento y estructura Titularidad: el pueblo o la comunidad, porque es la colectividad toda la que debe proveer a su organización política y jurídica al momento de la creación del Estado. En nuestro país tuvo lugar en el año 1853 en el Congreso de Santa Fe. Limites: en principio se dice que es ilimitado, ya que no hay normas superiores que lo condicionen. La ilimitación no descarta los limites suprapositivos del valor justicia, los limites que puedan derivar del derecho Internacional Publico y el condicionamiento de la realidad social (Pactos preexistentes e/ provincias) Poder Constituyente Derivado: es derivado cuando se ejerce para reformar la Const. En nuestro país fue ejercido en las reformas de: 1866 /1898/ 1949 /1957 /1972 /1994 Art 30.- La Constitución puede reformarse del todo o en cualquiera de sus partes. La necesidad de reforma debe ser declarada por el Congreso, con el voto de las 2/3 partes, al menos de sus miembros; pero no se efectuara sino por una Convención convocada al efecto. Titularidad: el deber de Reformar, esta a cargo de la Convención Reformadora. Dicha Convención es convocada por el Congreso para llevar a cabo un objetivo único y especifico: reformar la Constitución de acuerdo con los puntos señalados por el Cong. Limites: este poder presenta dos tipos de límites. a) límite formal: se refiere a la necesidad de convocar a un órgano especial para reformar la Constitución (en constituciones rígidas y no flexibles) b) limite sustancial: se refiere principalmente a la prohibición de modificar los contenidos pétreos de la Const. Por Ej. La forma de gobierno, la forma de estado, etc. Otro límite sustancial es el contenido de los tratados internacionales ratificados por el estado, ya que la reforma no puede contradecir lo que ellos establecen. Además en nuestro país la Convención reformadora tiene algunos otros límites como el temario fijado por el congreso y el plazo para reformarlo. VALIDEZ Y VIGENCIA La validez proviene de su ajuste o conformidad a los valores jurídicos puros, especialmente al valor justicia. Cuando la constitución es justa la validez del derecho Infra constitucional se tiene por cierta si se adecua a la constitución (así se realiza el valor justicia). La vigencia sociológica se da en la dimensión sociológica del mundo jurídico que requiere la conducta ejemplarizada y la norma con funcionamiento y eficacia. No todo derecho que posee vigencia sociológica es válido, además de la vigencia sociológica hace falta: a) conformidad con la constitución b) concordancia con los valores jurídicos (especialmente con el valor justicia) La perdida de vigencia sociológica (total o parcial) de la Constitución Formal, apareja la perdida de validez. Esto no impide que las normas de la Constitución que pierden vigencia sociológica puedan recobrar aquella vigencia cuando empiecen a funcionar. DIFERENCIA MUTACIÓN-REFORMA La diferencia que existe entre una Mutación Constitucional y una Reforma Constitucional es que, en la primera se producen cambios en la Constitución Material. Existen cuatro tipos de mutación: a) adición: se agrega un contenido nuevo ya sea por una norma escrita o por la costumbre. b) sustracción: es inverso a la anterior, es decir, que alguna disposición de la Constitución Formal pierde vigencia. c) por interpretación: se produce cuando la interpretación de una disposición constitucional (material) es diferente a lo que surge del texto escrito formal. d) Deconstitucionalizacion: toda la constitución formal pierde vigencia debido a que alguna fuente del derecho constitucional crea contenidos opuestos. Mientras que una Reforma Constitucional implica una ley dictada por el Congreso para poder reformar total o parcialmente la Constitución Formal. Para ello se debe convocar a una Convención Reformadora respetando las pautas establecidas en el Art. 30. PROCEDIMIENTO REFORMADOR 1º Etapa Preconstituyente o de iniciativa: esta a cargo del Congreso al que el artículo 30 le encomienda declarar la necesidad de la reforma. El Congreso trabaja con cada una de sus cámaras por separado y, coincidiendo ambas el Congreso dicta una ley aunque esta no tiene forma de ley, ya que no es susceptible de veto presidencial. La interpretación realizada sobre la mayoría que exige el artículo 30 puede ser tenida en cuenta como: * 2/3 de la totalidad de los miembros *2/3 de los miembros en actividad *2/3 de los miembros presentes El alcance de la Reforma es fijado por el Congreso. Puede ser total (que implica amplia movilidad reformadora) o parcial (que implica reformar los puntos declarados por el Congreso. La Convención no queda obligada a introducir reformas en los puntos señalados, pero no puede efectuarlos fuera de ellos). El alcance de la reforma se clasifica en: *amplio (1949) *estricto (1860, 1898, 1957, 1972) fija limites para la Convención *estrictísimo (1994, Cláusula Cerrojo) El Congreso puede fijar plazo a la Convención. Es optativo, y a veces se ha establecido y otras veces no. 2º Etapa Electoral o de Convocatoria: se realiza la elección y la integración de la Convención. El artículo 30 no dice como debe estar integrada la Convención pero debe ser electa por el pueblo de la misma manera que los diputados nacionales (elección directa por el sistema D`Hont). El Congreso no puede formar parte de la Convención. 3º Etapa Constituyente o Reformadora: esta etapa es realizada por la Convención Reformadora. Aquí se discute la reforma. La Convención tiene límites: en primer lugar, los contenidos pétreos; en segundo lugar, el temario fijado por el congreso al declarar la necesidad de reforma: no esta obligado a introducir reformas, pero solo puede llevarlas a cabo dentro del temario señalado; y en tercer lugar, el plazo, si es que el Congreso se lo ha fijado. Ha de tenerse en cuenta que también hay un límite establecido por los Tratados Internacionales. Facultades sustanciales: depende del alcance de la reforma son los temas que se reformaran. Facultades formales: a) Funcionamiento: como trabajara la Convención, sanciona el Reglamento Interno. b) Duración: una posibilidad es que lo fije el Congreso, la otra es que la propia Convención determine el plazo de trabajo. c) Lugar: es fijado por el Congreso. LAS REFORMAS DE LA CONSTITUCIÓN ARGENTINA Reforma 1860 Esta reforma fue consecuencia directa del Pacto de San Jose de Flores. Por medio de este pacto se establecía que Bs. As. Se integraría a la Confederación Argentina, pero se reservaba el derecho de hacer revisar la Constitución de 1853 por una Convención Provincial. Las Principales modificaciones fueron: 1. Se eliminó la exigencia de que solo el Senado podía iniciar reformas constitucionales. 2. Se suprimió la prohibición de reformar la Constitución de 1853 durante el término de 10 años. 3. Se modificó el Art. 3 que declaraba a Buenos Aires como Capital de la República; y se estableció que la Capital sería declarada por ley del Congreso. 4. Se incorporó el Art. 33 referente a los derechos implícitos (derechos no enumerados). 5. Se estableció que los derechos de exportación, a partir del año 1866 dejarían de ser nacionales. Reforma 1866 La reforma de 1860 estableció que los derechos de exportación dejarían de ser nacionales a partir de 1866. Pero en 1866, las necesidades del país obligaron a reconsiderar esa disposición. Por lo tanto, el Congreso de la Nación declaró la necesidad de reformar la Constitución a efectos de restablecer los derechos de exportación. Reforma 1898 1. Se modificó el Art. 37 respecto a la base de representantes de los diputados. Se estableció que dicha representación sería de 1 diputado cada 33.000 habitantes o fracción no menor a 16.500. 2. Se modificó el Art. 88, aumentando el número de Ministros de cinco a ocho. Reforma 1949 1. Se autorizó la reelección del presidente y Vicepresidente. 2. Tanto el Presidente como el Vicepresidente serían elegidos por el voto del pueblo. 3. Los Ministerios se elevaron a 20. 4. Los Diputados se elegirían por voto directo y durarían 6 años. 5. Se incorporaron una serie de derechos sociales. Como ser: derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad, etc. 6. Se estableció la función social de la propiedad, el capital y la actividad privada. Es importante aclarar que esta Reforma tuvo vigencia sólo durante siete años, ya que en 1956 fue derogada. Reforma 1957 Esta reforma deroga expresamente a la de 1949 y declara la necesidad de reformar nuevamente la Constitución Nacional. Para ello se convocó a una Convención Nacional que introdujo 2 importantes reformas: 1. Agregó el Art. 14 bis, referente a los derechos sociales o económicos-sociales. 2. Mediante un agregado al Art. 67 inciso 11 (actual 75 inciso 12) facultó al Congreso Nacional a dictar el Código de Trabajo y Seguridad Social. Reforma 1972 La Junta Militar declaró la necesidad de reforma, dictando un cuerpo normativo denominado Estatuto Fundamental. Sus modificaciones más trascendentes fueron: 1. Plazos para mandatos. 2. Forma de elección de Presidente y Senadores. Obviamente esta reforma tampoco cumplió con lo establecido por el Art. 30, ya que tanto la necesidad de reforma como la reforma misma fueron realizadas por la Junta Militar. Lo mas llamativo del Estatuto fue su Art. 4, el cual disponía que la reforma sería transitoria, ya que tendría vigencia hasta 1977. Pero si una Convención no decidía acerca de su incorporación o derogación antes de Agosto de 1976, su vigencia se prolongaría hasta 1981. El Golpe de Estado de 1976 derogó esta reforma; y las elecciones de 1983 se rigieron a través del viejo texto Constitucional. Golpe de Estado 1976 En marzo asumió un gobierno integrado por las fuerzas armadas. La Constitución dejo de regir plenamente ya que dejo de funcionar el Congreso. También se afectó el principio de supremacía de la Constitución, ya que se estableció un orden de jerarquía en el cual las Normas Básicas del Gobierno de Facto estaban por encima de nuestra ley fundamental. Reforma de 1994 En 1993 se celebró el pacto de Olivos entre los líderes del Partido Justicialista y la UCR. La intención del pacto era realizar una reforma Constitucional. Por medio de este acuerdo se fija el Núcleo de Coincidencias Básicas que, a través de 13 ítems, establece el temario y contenido que debería tener la reforma. En diciembre de 1993 el Congreso sancionó la Ley 24.309, la cual declaraba la necesidad de reformar la Constitución. Esta establecía, por un lado, que se prohibía introducir reformas en los 35 primeros artículos de la Constitución. Y por otro lado las Reformas. El Núcleo de Coincidencias Básicas, un conjunto de 13 ítems que establece, en forma precisa e inmodificable, el sentido de cada una de las reformas que él establece. El Art 5 establecía la famosa “Cláusula Cerrojo”. La misma dispuso que el núcleo de los 13 puntos debía votarse sin división posible y en bloque, todo por si o todo por no. La ley 24.309, además del Núcleo de Coincidencias Básicas, estableció ciertos temas habilitados para el debate de la Convención Constituyente. Estas eran cuestiones sobre las cuales se dio libertad a la Convención para fijar el alcance de su reforma. NÚCLEO DE COINCIDENCIAS BÁSICAS 1. Atenuación del sistema presidencialista. Se promueve la creación de un jefe de Gabinete de Ministros, nombrado y removido por el Presidente de la Nación. 2. Reducción del mandato de Presidente y Vicepresidente de la Nación a cuatro años con reelección inmediata por un solo período, considerando al actual mandato presidencial como un primer período. 3. Coincidentemente con el principio de libertad de cultos se eliminará el requisito confesional para ser Presidente de la Nación. 4. Elección directa de tres senadores, dos por la mayoría y uno por la primer minoría, por cada provincia y por la ciudad de Buenos Aires, y la reducción de los mandatos de quienes resultes electos. 5. Elección directa por doble vuelta del presidente y del vicepresidente de la Nación. La segunda vuelta electoral se realizará entre las dos fórmulas de candidatos mas votadas, dentro de 30 días. Existen dos excepciones cuando no es necesaria la segunda vuelta. 6. La elección directa del intendente y la reforma de la ciudad de Bs. As. La misma será dotada de un status constitucional especial, que le reconozca autonomía y facultades propias de legislación y jurisdicción. 7. Regulación de la facultad presidencial de dictar reglamentos de necesidad y urgencia y procedimientos para agilizarlo del trámite de discusión y sanción de las leyes. Ningún proyecto de ley desechado totalmente por una de las cámaras, podrá repetirse en las sesiones de aquel año. Ninguna de las cámaras puede desechar totalmente un proyecto que hubiera tenido origen en ella y luego hubiese sido adicionado o enmendado por la Cámara revisora. 8. Creación de un Consejo de la Magistratura, regulado por una ley especial, tendrá a su cargo la selección de magistrados y la administración del Poder Judicial. 9. Designación de los magistrados federales. Los jueces de la Corte Suprema serán designados por el Presidente de la Nación con acuerdo del Senado por mayoría absoluta del total de sus miembros o por dos tercios de los miembros presentes. 10. Remoción de magistrados federales. Los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación serán removidos únicamente por Juicio Político. 11. Ciertas modificaciones con respecto al control sobre la Administración Pública. Tendrá a su cargo el control de legalidad, gestión y auditoría de toda la actividad de la administración pública centralizada y descentralizada, cualquier fuere su modalidad de organización. 12. Establecimiento de mayorías especiales para la sanción de leyes que modifiquen el régimen electoral y de partidos políticos. 13. Intervención federal. Entre las modificaciones respecto a los Temas Habilitados, las mas importantes son: *Incorporación de la Iniciativa y la Consulta Popular como formas de democracia semidirecta. *Establecimiento del defensor del Pueblo. *Consagración del Ministerio público como órgano extrapoder. *Consagración expresa del Hábeas Corpus y del Amparo. PODER CONSTITUYENTE DE LAS PROVINCIAS Dada la forma federal de nuestro Estado, las provincias que lo integran como partes o miembros son también estados y disponen de poder Constituyente para organizarse. El poder Constituyente originario de las provincias que se ejercitan cuando dictan su primera Constitución tiene determinados límites, los cuales son recibidos de la Constitución Federal. Las Constituciones provinciales deben adecuarse: a) El sistema representativo republicano. b) Principios, declaraciones y garantías de la Constitución Federal. c) Deben asegurar: • El régimen municipal, ahora con la explicita obligación de cubrir la autonomía de los municipios en el orden institucional, político, económico, administrativo y financiero Art. 123. • La administración de justicia y la educación primaria. PODER CONSTITUYENTE EN CIUDAD AUTONOMA DE BS. AS. Con la reforma de 1994, la ciudad de Buenos Aires adquirió un status especial, que la hace sujeto de la relación federal sin ser una provincia ni revestir su categoría política. En el Art. 129 se consigna que el Congreso debe convocar a los habitantes de la ciudad para que, mediante representantes que elijan a ese efecto, dicten el estatuto organizativo de sus instituciones, mientras mantenga su condición de Capital Federal. BOLILLA IV La superlegalidad de la Constitución La supremacía de la Constitución tiene dos sentidos. En un sentido fáctico, propio de la constitución material, significa que dicha constitución o derecho constitucional material es el fundamento y la base de todo el orden jurídico-político de un estado. Pero el sentido con que el constitucionalismo utiliza la noción de supremacía constitucional es otro. Apunta a la noción de que la constitución formal, revestida de superlegalidad, obliga a que las normas y actos estatales y privados se ajusten a ella. La supremacía constitucional supone una gradación jerárquica del orden jurídico derivado, que se escalona en planos distintos. Los más altos subordinan a los inferiores, y todo el conjunto se debe subordinar a la constitución. Entonces podemos decir que la Constitución Nacional ocupa el primer lugar. Por eso se la denomina la norma suprema. Cualquier disposición de una ley, decreto, ordenanza, etc. que sea contraria a la Constitución, carece de validez y corresponde que se la declare nula o inconstitucional. La Constitución es la norma fundamental, ya que todo el ordenamiento jurídico del Estado debe basarse en la Constitución y ser compatible con ella. La Constitución es un estatuto para regular y garantir las relaciones y derechos de los hombres que viven en la republica, tanto en tiempo de paz como de guerra, y sus previsiones no podrían suspenderse en ninguna de las grandes emergencias de carácter financiero o de otro orden en que los gobiernos pudieran encontrarse. Dada la estructura federal de nuestro estado, la supremacía constitucional reviste un doble alcance: la Constitución prevalece sobre todo el orden jurídico-político del estado; y la Constitución, en cuanto federal, prevalece también sobre todo el derecho provincial. ART. 31. En la primer parte establece: Esta Constitución, las leyes de la Nación que en su consecuencia se dicten por el Congreso y los Tratados con las potencias extranjeras son la ley suprema de la Nación... De esta manera queda claro que tanto la Constitución, como las leyes nacionales, como los tratados internacionales conforman un conjunto de normas superiores al resto. El artículo 75, inciso 22 modificado por la Reforma de 1994 menciona 11 instrumentos Internacionales de derechos Humanos y dispone: “en las condiciones de su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no derogan articulo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías por ella reconocidos”. El artículo 75, inciso 22, agrega en su último párrafo que los demás tratados internacionales sobre derechos humanos podrán adquirir jerarquía constitucional con el voto de las 2/3 partes de la totalidad de los miembros de cada cámara del Congreso. Luego de ello, dos instrumentos más, por medio de dos leyes, se agregan al conjunto de ahora 13 Instrumentos Internacionales con jerarquía Constitucional. El orden jerárquico quedaría conformado de la siguiente manera: 1. La Constitución Nacional y los 13 Instrumentos Internacionales con Jerarquía Constitucional. Bidart Campos sostiene que el primer nivel conforma el Bloque de Constitucionalidad Federal. 2. Los Tratados Internacionales y Concordatos sin Jerarquía Constitucional. 3. Las Leyes Nacionales. Son las leyes federales dictadas por el Congreso para que rijan en todo el territorio de la Nación. La Supremacía del derecho federal sobre el derecho local o provincial se encuentra en la segunda parte del artículo 31 “y las autoridades de cada provincia están obligadas a conformarse a ellas (Constitución Nacional, leyes de la nación y tratados Internacionales), no obstante cualquiera disposición en contrario que contengan las leyes o constituciones provinciales” Control de constitucionalidad A través de esta técnica, o procedimiento se logra que ninguna ley, decreto, sentencia judicial, acto administrativo o acto de un particular que contradiga a la Constitución prevalezca sobre ella. Se puede dar la siguiente definición: “El control de constitucionalidad es un procedimiento mediante el cual se le da efectividad a la supremacía de la Constitución, cuando ésta es infringida por normas o actos provenientes del Estado o de los particulares”. El control de constitucionalidad es una tarea que debe llevar a cabo el Estado a través de alguno de sus órganos. En algunos países, ese control es ejercido por un órgano político mientras que en otros países es ejercido por un órgano judicial. Esto nos lleva a distinguir entre 2 importantes sistemas de control: sistema político y sistema judicial. Sistema Político. Está a cargo de un órgano de naturaleza política. Quienes idearon el sistema político sostenían que el Parlamento, cuando dictaba las leyes, estaba representando la voluntad popular, ya que sus integrantes eran elegidos por el pueblo. Entonces, para controlar la constitucionalidad de estas leyes debe designarse a un órgano político, porque representa mejor al pueblo que un órgano judicial. Sin embargo, en el transcurso del Siglo XX, la mayoría de los países se apartaron del sistema político de control y adoptaron el sistema judicial, ya que este sistema es considerado más eficaz para proteger la supremacía de la Constitución. Sistema Judicial. La función de velar por la supremacía de la Constitución le corresponde a un órgano judicial. Quienes defienden el sistema judicial, afirman que es mucho más eficaz que el sistema político. Además, sostienen que la tarea de verificar si una ley contradice a la Constitución es una función esencialmente jurídica; y es por eso que dicha tarea debe atribuírsele a los órganos mejor preparados en la materia, es decir a los órganos judiciales. Los jueces, cuando ejercen el control de constitucionalidad, no analizan la utilidad o conveniencia de la ley. Solamente se limitan a verificar si contradice en algún punto a la Constitución, y si así fuera proceden a declararla inconstitucional. Clasificación: Los sistemas Judiciales de control no son todos iguales. 1) Según que órgano judicial ejerce el control, los dos sistemas principales son: +El político, en el que dicho control está a cargo de un órgano político. +El jurisdiccional, en el que dicho control se moviliza dentro de la administración de justicia o poder judicial. Puede subdividirse en:  Difuso: cuando cualquier órgano jurisdiccional, y todos, pueden ejercer el control. Concentrado: cuando hay un órgano jurisdiccional único y específico, al que se le reserva la competencia exclusiva de ejercer el control. Mixtos: cuando tanto un tribunal constitucional como los jueces ordinarios invisten competencia, cada cual mediante diversas vías procesales. 2) Según las vías procesales necesarias para llegar al control de tipo jurisdiccional, se puede utilizar: +La vía directa, de acción o de demanda, en la cual el proceso se promueve con el objeto de atacar la presunta inconstitucionalidad de una norma o un acto. +La vía indirecta, incidental o de excepción, en la cual la cuestión de constitucionalidad se articula o introduce en forma incidental dentro de un proceso cuyo objeto principal no es la posible declaración de inconstitucionalidad, sino otro distinto. +La evasión del caso efectuada por el juez que esta conociendo de un proceso, a un órgano especializado y único para que resuelva si la norma que debe aplicar es o no inconstitucional. 3) Interesa averiguar también cual es el sujeto que está legitimado para provocar el control. Ese sujeto puede ser: +El titular de un derecho. +Cualquier persona, en cuyo caso la vía es directa y se llama acción popular. +El Ministerio Público. +Un tercero que no es titular de un derecho o interés legítimo personalmente afectado, pero que debe de algún modo cumplir la norma inconstitucional. +El propio juez de la causa. +El defensor del pueblo. +Determinados órganos de poder. +Las asociaciones cuyo fin atiende a la defensa de derechos o intereses de personas o grupos. 4) Los efectos del control pueden agruparse en dos grandes grupos: +Cuando la sentencia declarativa de inconstitucionalidad solo implica no aplicar la norma en el caso resuelto, el efecto es limitado, restringido o inter-partes. +Cuando la sentencia invalida la norma declarada inconstitucional más allá del caso, el efecto es amplio erga omnes o extra-partes. Este efecto puede revestir dos modalidades: que la norma inconstitucional quede automáticamente derogada; o que la sentencia irrogue la obligación de derogar la norma inconstitucional por parte del órgano que la dictó. Control judicial argentino En cuanto al órgano que lo ejerce, el sistema es jurisdiccional difuso, porque todos los jueces pueden llevarlo a cabo, sin perjuicio de llegar a la Corte Suprema como tribunal último por vía del recurso extraordinario legislado en el artículo 14 de la ley 48. En cuanto a las vías procesales utilizables en el orden federal no existe duda de que la vía indirecta es hábil para provocar control. Esto quiere decir que los jueces podrán juzgar la constitucionalidad de las normas cuando esto sea necesario para resolver un caso concreto. No se puede iniciar un proceso con el sólo objetivo de que el juez analice la constitucionalidad de una norma. Como sujeto legitimado para provocar el control, ante todo se reconoce al titular actual de un derecho que se pretende ofendido. También es admisible reconocer legitimación al titular de un interés legítimo que no tiene calidad de derecho subjetivo. En cuanto al efecto, le sentencia declarativa de inconstitucionalidad se limita al caso resuelto, descartando la aplicación de la norma a las partes intervinientes en él, y dejando subsistente su vigencia nomológica fuera del caso. Las variables del control en el derecho público provincial En cuanto al órgano, el sistema siempre es jurisdiccional difuso. Pero en las provincias donde existe además de vía indirecta, la vía directa o de acción, ésta debe articularse ante el Superior Tribunal provincial, con lo cual tenemos también sistema jurisdiccional concentrado. Las provincias no pueden negar el uso de la vía indirecta. En cuanto a los efectos, hallamos en algunas el efecto amplio, que produce la anulación de la norma declarada inconstitucional. Las modalidades son variables y van desde la derogación de la norma que el Superior Tribunal de la provincia declara inconstitucional, hasta el supuesto mas moderado de vinculatoriedad de la jurisprudencia del Superior Tribunal, que se torna de aplicación obligatoria para los tribunales inferiores de la provincia. Cuando el derecho público provincial confiere a la declaración de inconstitucionalidad emanada de tribunales locales un efecto amplio es menester afirmar que tal efecto jamás puede producirse respecto de normas emanadas del gobierno federal. Requisitos del Control de Constitucionalidad a) Causa Judicial: el control siempre se ejerce dentro de un proceso judicial. b) Petición de Parte: el juez no puede ejercer el control de constitucionalidad de oficio; lo debe hacer a pedido de la parte interesada. c) Interés Legítimo: el control de constitucionalidad sólo podrá pedirlo aquel que vea amenazados sus derechos por la aplicación de la norma en cuestión. En suma, el juez depende de las partes en lo que tiene que fallar, pero no en como debe fallar. Por es, el control de constitucionalidad de normas y actos que están implicados en el derecho aplicable a la causa, debe ser efectuado por el juez en la misma causa sin necesidad de petitorio de parte interesada. Cuestiones políticas no justiciables Las cuestiones políticas no justiciables son ciertas decisiones políticas del gobierno que no pueden ser juzgadas por ningún órgano judicial; y por ende tampoco pueden ser declaradas inconstitucionales. Por ejemplo: la declaración de estado de sitio, la designación de los jueces, la declaración de guerra, la intervención federal, el indulto, la designación o remoción de los ministros del poder ejecutivo, la celebración de un tratado, etc. Materias controlables a) Las constituciones provinciales b) Las leyes c) Los tratados internacionales sin jerarquía constitucional d) Los decretos, reglamentos y actos administrativos e) Las sentencias f) La actividad de los particulares BOLILLA V El Gobierno Representativo, Republicano y Federal. ART. 1. La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal, según lo establece la presente constitución. FORMA REPRESENTATIVA La forma representativa de gobierno implica que el pueblo se gobierna a sí mismo, pero a través de sus representantes. Es decir que el gobierno actúa representando al pueblo que lo eligió. Se utiliza la expresión democracia indirecta como sinónimo de forma representativa. Democracia Directa: en este tipo de gobierno, el pueblo sin representantes dicta leyes y ejerce por sí mismo las funciones del Estado. Obviamente, esto no tiene vigencia en la actualidad. Democracia Indirecta: el pueblo no se gobierna por sí mismo directamente, sino que elige a ciertas personas para que lo represente. Esta avalado en el Art. 22. El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Forma Semidirecta de Democracia: La reforma de 1994 intentó ampliar un poco más la participación del pueblo en la vida política del estado, a través de la iniciativa popular, la consulta popular, el referéndum, el plebiscito, etc. FORMA REPUBLICANA La palabra República viene de la cosa pública, la cosa del pueblo. Según Aristóbulo del Valle una República es una sociedad organizada en base a la igualdad de todos los hombres, cuyo gobierno es simple agente del pueblo, elegido por el pueblo de tiempo en tiempo y responsable ante el pueblo por su administración. Las principales características de la forma republicana son: - Soberanía popular: es ejercida a través del pueblo mediante el sufragio. - Igualdad ante la Ley: las leyes son aplicables de igual forma para todos los habitantes. - Elección popular de los gobernantes: elección por el pueblo por el voto popular. - Periodicidad en el ejercicio del poder: no existe ningún cargo perpetuo. - Responsabilidad de los gobernantes: los gobernantes son responsables ante los ciudadanos por los actos de gobierno que realicen, pueden ser sancionados. - División de poderes: distribución del poder en PE, PL y PJ. FORMA FEDERAL Un país adopta la forma federal cuando está compuesto por entidades autónomas, denominadas provincias. Las provincias son unidades autónomas e independientes una de otra, pero no son soberanas, ya que la soberanía la delegan en el gobierno central. Atribuciones de las provincias: - Dictan su propia Constitución - Organizan sus 3 Poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) - Recaudan sus impuestos - Efectúan sus propias inversiones - Promueven la educación y la salud pública de sus habitantes La Soberanía del Pueblo ART. 33. Las declaraciones derecho y garantías que enumera la Constitución, no serán tenidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados, pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno. El Estado Argentino, sus nombres El Art. 35 dice que: las denominaciones adoptadas sucesivamente desde 1810 hasta el presente, a saber: Provincias Unidas del Río de la Plata, República Argentina, Confederación Argentina, serán en adelante nombres oficiales indistintamente. Pero en la formación y sanción de las leyes el citado artículo obliga a emplear el nombre Nación Argentina. El territorio, fijación de límites El territorio como elemento del estado abarca: al suelo, al subsuelo, al espacio aéreo y un espacio marítimo a partir del litoral marítimo El derecho del mar utiliza también actualmente el concepto de zona económica exclusiva a favor de los estados costeros, a fin de otorgarles derecho sobre los recursos naturales ubicados en ella, sean vivos o no vivos. Dada nuestra forma federal, hay dos problemas principales en relación con el espacio marítimo: la fijación de sus límites y la pertenencia de dichos espacio al estado federal o a las provincias. Los límites del espacio marítimo implican establecer la dimensión de este, porque su extensión va a encontrar límite con el mar libre. Se puede decir que, por ello, se trata de un límite internacional, en cuanto, pese a no ser límite estricto con el territorio de otro u otros estados, es límite con el mar que, por ser libre, queda en disponibilidad para el uso de todos los estados y de la comunidad internacional. Tenemos que ver ahora si el espacio marítimo integra el territorio federal o el de las provincias costeras. En el espacio marítimo sumergido que prolonga al territorio emergente, no nos cabe duda de que aquel espacio es parte del territorio provincial, porque forma una unidad con la superficie territorial. En el resto del espacio marino que ya no continúa a la tierra emergente, cabe aplicar por accesoriedad el mismo principio. La parte del espacio marítimo sobre la cual se reconoce dominio, es de dominio de la provincia costera, y no de dominio federal. En ese espacio, el estado federal solo tiene jurisdicción limitada a los fines del comercio internacional e interprovincial y de la defensa y seguridad del estado, como asimismo en las causas judiciales que por el Art. 116 son propias de los tribunales federales. La parte del espacio marítimo en la que no hay dominio, sino sólo jurisdicción parcial, ésta es también provincial, salvo en las cuestiones federales antes señaladas. El pueblo, ciudadanía y nacionalidad. Ciudadanía Natural Nacionalidad. La nacionalidad argentina se adquiere por el solo hecho de ser argentino; ya sea por haber nacido en Argentina o por haberse naturalizado argentino. Ciudadanía. Una cualidad jurídica del hombre que consiste en un status derivado del derecho positivo, cuyo contenido está dado por el ejercicio de los derechos políticos. O sea que solo es ciudadano aquel que puede votar (derecho político activo) y postularse para ser votado en un cargo público (derecho político pasivo) En síntesis, la nacionalidad es el género y la ciudadanía es una especie. Por lo tanto, todo ciudadano argentino tiene nacionalidad argentina; pero no todo el que tiene nacionalidad argentina es ciudadano. CRITERIOS PARA ADJUDICAR LA NACIONALIDAD Ius Soli: según este principio, la nacionalidad de las personas está determinada por el lugar donde nacen. Ius Sanguinis: en este caso, la nacionalidad del individuo está dada por la de sus padres. CATEGORÍAS DE NACIONALIDAD EN NUESTRO PAÍS 1) Nacionalidad por nacimiento. Se trata de argentinos nativos. Por lo tanto, todas aquellas personas que hayan nacido en territorio argentino, tienen nacionalidad argentina (sin importar la de sus padres) Excepción es la de hijos de diplomáticos extranjeros residentes en nuestro país. 2) Nacionalidad por opción. Es el caso de los hijos de argentinos nativos que, habiendo nacido en el extranjero, pueden optar por la nacionalidad de sus padres. 3) Nacionalidad por naturalización. Esta categoría se refiere a aquellos extranjeros mayores de 18 años, que hayan residido durante 2 años continuos en nuestro país y manifiesten ante el juez federal su voluntad de tener nacionalidad argentina. LA PÉRDIDA DE NACIONALIDAD Tenemos convicción firme de que la nacionalidad natural que impone nuestra Constitución formal no puede perderse. La nacionalidad por naturalización puede estar sujeta a pérdida por causales razonablemente previstas en la ley. La nacionalidad por opción puede estar sujeta a pérdida, porque constitucionalmente no es nacionalidad nativa; si se obtiene voluntariamente, su adquisición no surge operativamente de la constitución, ni es irrevocable. LA CIUDADANÍA PROVINCIAL Los ciudadanos de cada provincia gozan de todos los derechos, privilegios e inmunidades inherentes al título de ciudadano en las demás. La igualdad de todos los ciudadanos en todas las provincias, conforme el status uniforme que provienen de la nacionalidad única regulada por el estado federal. Extranjeros, sus derechos. La política inmigratoria de la Constitución ART. 20. Los extranjeros gozan en el territorio de la Nación de todos los derechos civiles del ciudadano; pueden ejercer su industria, comercio y profesión; poseer bienes raíces, comprarlos y enajenarlos; navegar los ríos y costas; ejercer libremente su culto; testar y casarse conforme a las leyes. No están obligados a admitir la ciudadanía, ni a pagar contribuciones forzosas extraordinarias. PROMOCIÓN DE LA INMIGRACIÓN Art. 25. El Gobierno federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias, e introducir y enseñar las ciencias y las artes. EL INGRESO Y LA ADMISIÓN El primer aspecto de la vinculación de un extranjero esta dado por el derecho a entrar al territorio y la admisión por parte del estado. El derecho de ingreso y el consiguiente de admisión no son absolutos. El ingreso no consiste en una mera entrada física que coloca al extranjero material y geográficamente dentro del territorio. El ingreso se institucionaliza, al contrario, mediante condiciones razonables que la ley establece, y con cuya verificación y aceptación se produce la admisión con fines de una cierta permanencia. EL ASILO POLÍTICO El derecho a buscar y recibir asilo en territorio extranjero está reconocido en la Convención Americana sobre DD HH en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con los políticos, de acuerdo al derecho interno de cada estado y a los tratados internacionales. LOS REFUGIADOS Debe tenerse en cuenta el llamado derecho de refugiados, que se refiere a la protección de personas que han debido abandonar su país de origen a causa de temores fundados de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, u opiniones políticas. PERMANENCIA Y EXPULSIÓN DE EXTRANJEROS Los residentes ilegales son los que ingresan y permanecen en territorio argentino sin haberse sometido a los controles de admisión reglamentarios y razonables, o que se quedan en él después de vencer el plazo de la autorización de permanencia concedida al entrar. Los residentes temporarios son los que han recibido autorización para permanecer legalmente durante un lapso determinado, a cuyo término deben salir del país si no se les renueva la residencia o si no se los reconoce como residentes permanentes. Los residentes permanentes son habitantes porque su permanencia es legalmente regular. Como principio, la expulsión de extranjeros es considerada por nosotros como inconstitucional, porque implica violar la igualdad civil de derechos que la Constitución reconoce a nacionales y extranjeros. Si el nacional no es expulsable, no puede serlo el extranjero, que por el Art. 20 se encuentra equiparado en sus derechos. Acá juega el derecho de permanecer en el país, reconocido también en el Art. 14. BOLILLA VI Derechos políticos Los derechos políticos o también llamados electorales se dividen en: 1) Derechos electorales activos: consisten en el derecho a poder emitir el sufragio, ya sea: - para elegir a un gobernante (presidente, diputados, senadores, etc) - para participar en las formas semidirectas democracia (iniciativa popular, plebiscito, referéndum, etc.) Al conjunto de individuos que tienen derecho a votar se lo denomina Cuerpo electoral 2) Derechos electorales pasivos: es la capacidad que poseen algunos ciudadanos para postularse a los cargos electivos. No todos ciudadanos tienen derecho a postularse ya que deben cumplir una serie de requisitos, como por ejemplo: - los que surgen de la Const, como en los arrts 48, 55 y 89, que establecen los requisitos para ser diputado, senador, presidente y vice. - Para postularse a un cargo electivo también es necesario pertenecer a algún partido político. Derecho electoral Sufragio.- A través del sufragio se expresa la voluntad del puebl. Sirve para elegir gobernantes y también para participar en las formas semidirectas de democracia. Artículo 37.- Esta Constitución garantiza el pleno ejercicio de los derechos políticos, con arreglo al principio de la soberanía popular y de las leyes que se dicten en consecuencia. El sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio. La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral. El sufragio es: - Universal: significa que todos los ciudadanos pueden votar, incluyendo a la mujer. La edad mínima exigida para votar es de 18 años. - Único: cada ciudadano tiene un voto, es decir, que no hay votos calificados que valgan más que 1. - Secreto: significa que no se puede obligar al votante a que diga a quien va a votar o votó. Esto se hace para evitar el fraude electoral, las presiones y amenazas para obtener los votos. - Obligatorio: Significa que además de ser un derecho, es un deber como ciudadano de la Nación y nadie puede abstenerse a votar. Elecciones directas y elecciones indirectas. Las elecciones directas o de primer grado son aquellas en las cuales los electores participan de un modo inmediato en la designación de los funcionarios electivos, y elecciones indirectas (o de segundo o más grados) a aquellas donde los votantes designan un cuerpo electoral restringido, el mismo que se encarga de elegir a los funcionarios electivos en una segunda elección o de segundo grado. En la votación directa, o de primer grado, el sufragante elige por sí mismo al candidato; en la votación indirecta o de segundo grado, sufraga por una lista de electores quienes a su vez eligen definitivamente a los candidatos. Sistemas electorales Los sistemas electorales son diferentes métodos utilizados para distribuir los cargos electivos, de acuerdo a los votos del pueblo. En nuestro país fueron utilizados diversos sistemas electorales: 1) Lista Completa: cada votante sufragaba por el total de los candidatos correspondientes a las vacantes a cubrir, u ganaban quienes lograran la simple mayoría. Por lo tanto, la lista que tenía más votos, se llevaba todas las bancas; lo cual era bastante injustos. Este sistema se aplicó hasta 1902, y desde 1904 a 1912. 2) Circunscripción Uninominal: cada distrito electoral se dividía en tantas circunscripciones como vacantes a llenar, y en cada una se elegía un candidato por simple pluralidad de sufragios. De modo que en cada circunscripción se elegía al candidato más votado. Este sistema se empleó para la organización del Concejo Deliberante de la Capital desde 1882 a 1907, en que fue sustituido por el sistema de voto restringido. 3) Lista Incompleta: era el sistema empleado desde 1907 para la organización del Concejo Deliberante de la Capital, y fue adoptado por Sáenz Peña para las elecciones generales de 1912. Cada elector vota por 2/3 de las vacantes, las cuales van a corresponder a la lista que obtenga mayoría de votos y el 1/3 restante es cubierto por la primer minoría. 4) Representación proporcional: este sistema presenta diversas variantes. La más conocida es el sistema D´Hont. El total de votos obtenidos por cada lista, se divide por la cantidad de vacantes a cubrir. Los cocientes obtenidos se van ordenando de mayor a menor, independientemente de la lista a que pertenezcan; si se hubiese obtenido 2 o más cocientes iguales, tiene preferencia en el ordenamiento el que pertenezca a la lista más votada. 5) Voto acumulativo simultaneo (ley de lemas): este es un sistema a través del cual se reúnen, en una misma elección, las internas de cada partido y las elecciones generales. Cada partido presenta sus candidatos; los electores votan a un candidato y cuando se procede a la votación, debe computarse cuantos votos acumulo cada partido político. El ganador de las elecciones será el candidato que hay obtenido más votos dentro del partido político ganador. Este sistema se utiliza en Uruguay desde 1910 y, en nuestro país, fue utilizado en algunas provincias. 6) Sistema de Doble Vuelta (ballotage): El pueblo elige directamente a las personas que quieren que ocupen los cargos políticos. Consiste en volver a hacer la votación, pero esta vez solamente entre los 2 candidatos más votados en la “primer vuelta”. Sus ventajas son: a) Logra que el candidato electo cuente con una mayor legitimidad, ya que accederá al cargo con un porcentaje de votos mucho mayor que el que obtuvo en la “primera vuelta” b) Logra que se reduzca la cantidad de partidos políticos, y que solo los más sólidos y con ideologías bien marcadas puedan llegar a la segunda vuelta. Sin embargo, existen 2 excepciones (arts. 97 y 98) Artículo 94.- El presidente y el vicepresidente de la Nación serán elegidos directamente por el pueblo, en doble vuelta según lo establece esta Constitución. A este fin el territorio nacional conformará un distrito único. Artículo 95.- La elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del presidente en ejercicio. Artículo 96.- La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior. Artículo 97.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta, hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación. Artículo 98.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido el cuarenta y cinco por ciento por lo menos de los votos afirmativos, válidamente emitidos y, además, existiere una diferencia mayor de diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos sobre la fórmula que le sigue en número de votos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación Formas semidirectas de democracia Son mecanismos que le permiten al pueblo participar en la toma de decisiones del gobierno. Básicamente, las formas semidirectas de democracia son 2: la iniciativa popular y la consulta popular. A través de la iniciativa popular, cualquier ciudadano puede presentar un proyecto de ley sobre un tema específico, y el Congreso tiene un plazo de un año para tratarlo. Este órgano es encargado de dictar la ley que reglamenta este derecho de iniciativa, la cual tiene algunos límites: - Esta ley no puede exigir que el número de firmas que deba acompañar el proyecto sea mayor del 3% del cuerpo electoral. Esto es para evitar que, al exigir muchas firmas, se torne imposible poder ejercer el derecho. - No podrán someterse a iniciativa popular determinados temas: reforma constitucional, tratados internacionales, tributos y presupuestos, y todo lo relativo al derecho penal. Artículo 39.- Los ciudadanos tienen el derecho de iniciativa para presentar proyectos de ley en la Cámara de Diputados. El Congreso deberá darles expreso tratamiento dentro del término de doce meses. El Congreso, con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, sancionará una ley reglamentaria que no podrá exigir más del tres por ciento del padrón electoral nacional, dentro del cual deberá contemplar una adecuada distribución territorial para suscribir la iniciativa. No serán objeto de iniciativa popular los proyectos referidos a reforma constitucional, tratados internacionales, tributos, presupuesto y materia penal. La Consulta Popular consiste en someter a consulta al pueblo sobre un determinado proyecto de ley. Puede ser: 1) Vinculante: la Cámara de Diputados somete un proyecto de ley a consulta y es obligatorio votar (por sí o por no). Si la consulta dio a favor del proyecto , este se convierte en ley y se promulga en forma automática. Este tipo de consulta se denomina REFERENDUM. 2) No vinculante: el Congreso o el Presidente someten un proyecto a consulta y en este caso el voto no es obligatorio. El resultado de la consulta puede ser dejado de lado por el Estado. Artículo 40.- El Congreso a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley. La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática. El Congreso o el presidente de la Nación, dentro de sus respectivas competencias, podrán convocar a consulta popular no vinculante. En este caso el voto no será obligatorio. El Congreso con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, reglamentará las materias, procedimientos y oportunidad de la consulta popular. Partidos políticos Son agrupaciones de ciudadanos que tienen un programa político y social, cuyo objetivo es ejercer el poder del Estado mediante sus dirigentes. Sus funciones más importantes son: - Hacer de intermediarios entre la sociedad y el Estado - Unificar las ideas para conseguir una solución social - Educar a los ciudadanos desde el punto de vista político - Proyectar su propia política Artículo 38.- Los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático. Su creación y el ejercicio de sus actividades son libres dentro del respeto a esta Constitución, la que garantiza su organización y funcionamiento democráticos, la representación de las minorías, la competencia para la postulación de candidatos a cargos públicos electivos, el acceso a la información pública y la difusión de sus ideas. El Estado contribuye al sostenimiento económico de sus actividades y de la capacitación de sus dirigentes. Los partidos políticos deberán dar publicidad del origen y destino de sus fondos y patrimonio. Régimen Constitucional de los partidos El partido político, en su encuadre constitucional, tiene la siguiente fisonomía: a) Políticamente, es un sujeto auxiliar del Estado b) Jurídicamente, es siempre una persona jurídica de derecho público “no estatal” El partido político se compone de: a) De hombre, que tienen calidad de afiliados o miembros. b) De una ideología política, que ha de tener amplitud y generalidad suficiente para abarcar un panorama político de conjunto, y no cerrarse a un mero aspecto parcial de la política general, esa ideología se plasma en el programa y en la plataforma partidaria. c) De un fin político, que consiste en influir políticamente en la ideología política. Control de Partidos Se aborda una doble perspectiva sobre el control estatal: a) Se cree que constitucionalmente es válido que la ley reglamente razonablemente los requisitos a que deben ajustarse los partidos para obtener su reconocimiento, y que al reglamentarlos excluya de ese reconocimiento a los que por su doctrina y su actividad se opongan abiertamente al proyecto político democrático de la Constitución; esto presupone el llamado control “cualitativo” de los partidos. b) Sobre la base de la afirmación anterior, los órganos competentes (justicia electoral) para otorgar o negar el reconocimiento a los partidos, quedan habilitados para denegar el reconocimiento al partido que discrepa con la Const. c) Desde el prisma de la prudencia y la conveniencia política, es posible estimar que, pese a la constitucionalidad que hablita a la solución antes expuesta, resulta preferible no usar ese método, sino más bien otro pragmático, conforme al cual el reconocimiento a un partido seria denegado solo cuando este ofreciera “peligro real y actual” para el sistema constitucional. En síntesis, el pluralismo constitucional de la sociedad libre se satisface con: una democracia entre partidos y una democracia de partidos; este desdoblamiento atiende a la relación democrática “interpartidaria” y a la estructura y vida “internas” democráticas de cada partido. BOLILLA VI Derechos políticos Los derechos políticos o también llamados electorales se dividen en: 3) Derechos electorales activos: consisten en el derecho a poder emitir el sufragio, ya sea: - para elegir a un gobernante (presidente, diputados, senadores, etc) - para participar en las formas semidirectas democracia (iniciativa popular, plebiscito, referéndum, etc.) Al conjunto de individuos que tienen derecho a votar se lo denomina Cuerpo electoral 4) Derechos electorales pasivos: es la capacidad que poseen algunos ciudadanos para postularse a los cargos electivos. No todos ciudadanos tienen derecho a postularse ya que deben cumplir una serie de requisitos, como por ejemplo: - los que surgen de la Const, como en los arrts 48, 55 y 89, que establecen los requisitos para ser diputado, senador, presidente y vice. - Para postularse a un cargo electivo también es necesario pertenecer a algún partido político. Derecho electoral Sufragio.- A través del sufragio se expresa la voluntad del puebl. Sirve para elegir gobernantes y también para participar en las formas semidirectas de democracia. Artículo 37.- Esta Constitución garantiza el pleno ejercicio de los derechos políticos, con arreglo al principio de la soberanía popular y de las leyes que se dicten en consecuencia. El sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio. La igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral. El sufragio es: - Universal: significa que todos los ciudadanos pueden votar, incluyendo a la mujer. La edad mínima exigida para votar es de 18 años. - Único: cada ciudadano tiene un voto, es decir, que no hay votos calificados que valgan más que 1. - Secreto: significa que no se puede obligar al votante a que diga a quien va a votar o votó. Esto se hace para evitar el fraude electoral, las presiones y amenazas para obtener los votos. - Obligatorio: Significa que además de ser un derecho, es un deber como ciudadano de la Nación y nadie puede abstenerse a votar. Elecciones directas y elecciones indirectas. Las elecciones directas o de primer grado son aquellas en las cuales los electores participan de un modo inmediato en la designación de los funcionarios electivos, y elecciones indirectas (o de segundo o más grados) a aquellas donde los votantes designan un cuerpo electoral restringido, el mismo que se encarga de elegir a los funcionarios electivos en una segunda elección o de segundo grado. En la votación directa, o de primer grado, el sufragante elige por sí mismo al candidato; en la votación indirecta o de segundo grado, sufraga por una lista de electores quienes a su vez eligen definitivamente a los candidatos. Sistemas electorales Los sistemas electorales son diferentes métodos utilizados para distribuir los cargos electivos, de acuerdo a los votos del pueblo. En nuestro país fueron utilizados diversos sistemas electorales: 7) Lista Completa: cada votante sufragaba por el total de los candidatos correspondientes a las vacantes a cubrir, u ganaban quienes lograran la simple mayoría. Por lo tanto, la lista que tenía más votos, se llevaba todas las bancas; lo cual era bastante injustos. Este sistema se aplicó hasta 1902, y desde 1904 a 1912. 8) Circunscripción Uninominal: cada distrito electoral se dividía en tantas circunscripciones como vacantes a llenar, y en cada una se elegía un candidato por simple pluralidad de sufragios. De modo que en cada circunscripción se elegía al candidato más votado. Este sistema se empleó para la organización del Concejo Deliberante de la Capital desde 1882 a 1907, en que fue sustituido por el sistema de voto restringido. 9) Lista Incompleta: era el sistema empleado desde 1907 para la organización del Concejo Deliberante de la Capital, y fue adoptado por Sáenz Peña para las elecciones generales de 1912. Cada elector vota por 2/3 de las vacantes, las cuales van a corresponder a la lista que obtenga mayoría de votos y el 1/3 restante es cubierto por la primer minoría. 10) Representación proporcional: este sistema presenta diversas variantes. La más conocida es el sistema D´Hont. El total de votos obtenidos por cada lista, se divide por la cantidad de vacantes a cubrir. Los cocientes obtenidos se van ordenando de mayor a menor, independientemente de la lista a que pertenezcan; si se hubiese obtenido 2 o más cocientes iguales, tiene preferencia en el ordenamiento el que pertenezca a la lista más votada. 11) Voto acumulativo simultaneo (ley de lemas): este es un sistema a través del cual se reúnen, en una misma elección, las internas de cada partido y las elecciones generales. Cada partido presenta sus candidatos; los electores votan a un candidato y cuando se procede a la votación, debe computarse cuantos votos acumulo cada partido político. El ganador de las elecciones será el candidato que hay obtenido más votos dentro del partido político ganador. Este sistema se utiliza en Uruguay desde 1910 y, en nuestro país, fue utilizado en algunas provincias. 12) Sistema de Doble Vuelta (ballotage): El pueblo elige directamente a las personas que quieren que ocupen los cargos políticos. Consiste en volver a hacer la votación, pero esta vez solamente entre los 2 candidatos más votados en la “primer vuelta”. Sus ventajas son: c) Logra que el candidato electo cuente con una mayor legitimidad, ya que accederá al cargo con un porcentaje de votos mucho mayor que el que obtuvo en la “primera vuelta” d) Logra que se reduzca la cantidad de partidos políticos, y que solo los más sólidos y con ideologías bien marcadas puedan llegar a la segunda vuelta. Sin embargo, existen 2 excepciones (arts. 97 y 98) Artículo 94.- El presidente y el vicepresidente de la Nación serán elegidos directamente por el pueblo, en doble vuelta según lo establece esta Constitución. A este fin el territorio nacional conformará un distrito único. Artículo 95.- La elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del presidente en ejercicio. Artículo 96.- La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior. Artículo 97.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta, hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación. Artículo 98.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido el cuarenta y cinco por ciento por lo menos de los votos afirmativos, válidamente emitidos y, además, existiere una diferencia mayor de diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos sobre la fórmula que le sigue en número de votos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación Formas semidirectas de democracia Son mecanismos que le permiten al pueblo participar en la toma de decisiones del gobierno. Básicamente, las formas semidirectas de democracia son 2: la iniciativa popular y la consulta popular. A través de la iniciativa popular, cualquier ciudadano puede presentar un proyecto de ley sobre un tema específico, y el Congreso tiene un plazo de un año para tratarlo. Este órgano es encargado de dictar la ley que reglamenta este derecho de iniciativa, la cual tiene algunos límites: - Esta ley no puede exigir que el número de firmas que deba acompañar el proyecto sea mayor del 3% del cuerpo electoral. Esto es para evitar que, al exigir muchas firmas, se torne imposible poder ejercer el derecho. - No podrán someterse a iniciativa popular determinados temas: reforma constitucional, tratados internacionales, tributos y presupuestos, y todo lo relativo al derecho penal. Artículo 39.- Los ciudadanos tienen el derecho de iniciativa para presentar proyectos de ley en la Cámara de Diputados. El Congreso deberá darles expreso tratamiento dentro del término de doce meses. El Congreso, con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, sancionará una ley reglamentaria que no podrá exigir más del tres por ciento del padrón electoral nacional, dentro del cual deberá contemplar una adecuada distribución territorial para suscribir la iniciativa. No serán objeto de iniciativa popular los proyectos referidos a reforma constitucional, tratados internacionales, tributos, presupuesto y materia penal. La Consulta Popular consiste en someter a consulta al pueblo sobre un determinado proyecto de ley. Puede ser: 3) Vinculante: la Cámara de Diputados somete un proyecto de ley a consulta y es obligatorio votar (por sí o por no). Si la consulta dio a favor del proyecto , este se convierte en ley y se promulga en forma automática. Este tipo de consulta se denomina REFERENDUM. 4) No vinculante: el Congreso o el Presidente someten un proyecto a consulta y en este caso el voto no es obligatorio. El resultado de la consulta puede ser dejado de lado por el Estado. Artículo 40.- El Congreso a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley. La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática. El Congreso o el presidente de la Nación, dentro de sus respectivas competencias, podrán convocar a consulta popular no vinculante. En este caso el voto no será obligatorio. El Congreso con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, reglamentará las materias, procedimientos y oportunidad de la consulta popular. Partidos políticos Son agrupaciones de ciudadanos que tienen un programa político y social, cuyo objetivo es ejercer el poder del Estado mediante sus dirigentes. Sus funciones más importantes son: - Hacer de intermediarios entre la sociedad y el Estado - Unificar las ideas para conseguir una solución social - Educar a los ciudadanos desde el punto de vista político - Proyectar su propia política Artículo 38.- Los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático. Su creación y el ejercicio de sus actividades son libres dentro del respeto a esta Constitución, la que garantiza su organización y funcionamiento democráticos, la representación de las minorías, la competencia para la postulación de candidatos a cargos públicos electivos, el acceso a la información pública y la difusión de sus ideas. El Estado contribuye al sostenimiento económico de sus actividades y de la capacitación de sus dirigentes. Los partidos políticos deberán dar publicidad del origen y destino de sus fondos y patrimonio. Régimen Constitucional de los partidos El partido político, en su encuadre constitucional, tiene la siguiente fisonomía: c) Políticamente, es un sujeto auxiliar del Estado d) Jurídicamente, es siempre una persona jurídica de derecho público “no estatal” El partido político se compone de: d) De hombre, que tienen calidad de afiliados o miembros. e) De una ideología política, que ha de tener amplitud y generalidad suficiente para abarcar un panorama político de conjunto, y no cerrarse a un mero aspecto parcial de la política general, esa ideología se plasma en el programa y en la plataforma partidaria. f) De un fin político, que consiste en influir políticamente en la ideología política. Control de Partidos Se aborda una doble perspectiva sobre el control estatal: d) Se cree que constitucionalmente es válido que la ley reglamente razonablemente los requisitos a que deben ajustarse los partidos para obtener su reconocimiento, y que al reglamentarlos excluya de ese reconocimiento a los que por su doctrina y su actividad se opongan abiertamente al proyecto político democrático de la Constitución; esto presupone el llamado control “cualitativo” de los partidos. e) Sobre la base de la afirmación anterior, los órganos competentes (justicia electoral) para otorgar o negar el reconocimiento a los partidos, quedan habilitados para denegar el reconocimiento al partido que discrepa con la Const. f) Desde el prisma de la prudencia y la conveniencia política, es posible estimar que, pese a la constitucionalidad que hablita a la solución antes expuesta, resulta preferible no usar ese método, sino más bien otro pragmático, conforme al cual el reconocimiento a un partido seria denegado solo cuando este ofreciera “peligro real y actual” para el sistema constitucional. En síntesis, el pluralismo constitucional de la sociedad libre se satisface con: una democracia entre partidos y una democracia de partidos; este desdoblamiento atiende a la relación democrática “interpartidaria” y a la estructura y vida “internas” democráticas de cada partido. BOLILLA VII LA ESTRUCTURA CONSTITUCIONAL DEL ESTADO FEDERAL La constitución argentina de 1853-1860 acoge la forma federal de estado. Ella importa una relación entre el poder y el territorio, en cuanto el poder se descentraliza políticamente con base física, geográfica o territorial. El estado federal se compone de muchos estados miembros, en nuestro caso provincias. Dentro de cada provincia los municipios invisten un tercer poder, que es el poder municipal. Nuestro estado federal surge con la constitución histórica de 1853. Se llama República Argentina En la cronología histórica de nuestro federalismo se componen tres fuerzas de integración de índole distinta: a) una fuerza proveniente del medio físico-natural, donde la situación capitalina de Buenos Aires jugó como polo de atracción de las provincias; dicho medio, aunque algo esfumado en sus comienzos, conformó un ámbito territorial preexistente a 1853-1860; b) una fuerza ideológica, que es la doctrina federal, cuya expresión mejor sistematizada ha sido el pensamiento oriental, fundamentalmente el de Artigas; c) una fuerza instrumentadota, que es el proceso de los pactos interprovinciales. EL DERECHO FEDERAL Al derecho federal en sentido amplio se lo puede integrar con dos rubros: a) derecho federal en cuanto a conjunto de normas emanado de los órganos del gobierno federal; a este tópico alude especialmente el art. 31, cuando hace prevalecer el orden jurídico federal sobre el provincial. b) derecho federal en cuanto abarca, dentro de federación: las relaciones de las provincias con el estado federal, las relaciones de las provincias entre sí (interprovinciales). LA SUPREMACÍA DEL DERECHO FEDERAL Las constituciones provinciales, las leyes provinciales, los decretos provinciales y la totalidad de las normas y actos provinciales se subordinan a a) la constitución federal y los instrumentos internacionales que por el art. 75 inc. 22 tienen jerarquía constitucional. b) los demás tratados internacionales que por el art 75. inc. 22 tienen rango superior a las leyes, y las normas de derecho comunitario. c) las leyes del congreso federal. d) toda norma o acto emanado del gobierno federal. LAS TRES RELACIONES TÍPICAS DE LA ESTRUCTURA FEDERAL Los rasgos fundamentales de todos los estados federales, a saber, las tres relaciones vertebrales: de subordinación, de participación y de coordinación. La Subordinación El equilibrio del principio de unidad con el de pluralidad tiende a proporcionar cohesión y armonía mediante la subordinación de los ordenamientos jurídico-políticos locales al ordenamiento federal, para que las partes sean congruentes con el todo. Artículo 5°- Cada provincia dictará para sí una Constitución bajo el sistema representativo republicano, de acuerdo con los principios, declaraciones y garantías de la Constitución Nacional; y que asegure su administración de justicia, su régimen municipal, y la educación primaria. Bajo de estas condiciones, el Gobierno federal, garante a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones. Artículo 31- Esta Constitución, las leyes de la Nación que en su consecuencia se dicten por el Congreso y los tratados con las potencias extranjeras son la ley suprema de la Nación; y las autoridades de cada provincia están obligadas a conformarse a ella, no obstante cualquiera disposición en contrario que contengan las leyes o Constituciones provinciales, salvo para la Provincia de Buenos Aires, los tratados ratificados después del pacto del 11 de noviembre de 1859. Artículo 123.- Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el art. 5° asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero. La Participación La relación de participación implica reconocer en alguna medida la colaboración de las provincias en la formación de decisiones del gobierno federal. Nuestra Constitución la institucionaliza componiendo dentro del gobierno federal al órgano congreso con una cámara de senadores, cuyos miembros representan a las provincias. La Coordinación La relación de coordinación delimita las competencias propias del estado federal y de las provincias. Se trata de distribuir o repartir las competencias que caen en el área del gobierno federal y de los gobiernos locales. Todo lo que la constitución federal no atribuye al estado federal, se considera reservado a los estados miembros. Inversamente, todo lo que la constitución no atribuye a los estados miembros se considera reservado al estado federal. EL REPARTO DE COMPETENCIAS EL ART 121: las provincias conservan todo el poder no delegado por esta constitución al gobierno federal, y el que expresamente se hayan reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación. En el reparto de las competencias suele hacerse distinción entre: competencias exclusivas al estado federal, competencias exclusivas a las provincias, competencias concurrentes, competencias excepcionales del estado federal y de las provincias, competencias compartidas por el estado federal y las provincias. Entre las competencias exclusivas del gobierno federal podemos citar enunciativamente: intervención federal, declaración del estado de sitio, relaciones internacionales, dictar los códigos de fondo o de derecho común y las leyes federales o especiales. Paralelamente a estas competencias exclusivas, hallamos en los artículos 126 y 127 las que están prohibidas a las provincias. Artículo 126.- Las provincias no ejercen el poder delegado a la Nación. No pueden celebrar tratados parciales de carácter político; ni expedir leyes sobre comercio, o navegación interior o exterior; ni establecer aduanas provinciales; ni acuñar moneda; ni establecer bancos con facultad de emitir billetes, sin autorización del Congreso Federal; ni dictar los códigos Civil, Comercial, Penal y de Minería, después de que el Congreso los haya sancionado; ni dictar especialmente leyes sobre ciudadanía y naturalización, bancarrotas, falsificación de moneda o documentos del Estado; ni establecer derechos de tonelaje; ni armar buques de guerra o levantar ejércitos, salvo en el caso de invasión exterior o de un peligro tan inminente que no admita dilación dando luego cuenta al Gobierno Federal; ni nombrar o recibir agentes extranjeros. Artículo 127.- Ninguna provincia puede declarar, ni hacer la guerra a otra provincia. Sus quejas deben ser sometidas a la Corte Suprema de Justicia y dirimidas por ella. Sus hostilidades de hecho son actos de guerra civil, calificados de sedición o asonada, que el Gobierno Federal debe sofocar y reprimir conforme a la ley. Entre las competencias exclusivas de las provincias, cabe incluir: dictar la constitución provincial, establecer impuestos directos, dictar sus leyes procesales, asegurar su régimen municipal y su educación primaria, etc. Esta masa de competencias se encuentra en la reserva del art. 121, y de la autonomía consagrada por los art. 122, 123 y 124. Artículo 122.- Se dan sus propias instituciones locales y se rigen por ellas. Eligen sus gobernadores, sus legisladores y demás funcionarios de provincia, sin intervención del Gobierno Federal. Artículo 123.- Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el art. 5° asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero. Artículo 124.- Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico - social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno Federal o el crédito público de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se establezca a tal efecto. Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio. Entre las competencias concurrentes, o sea, las que pertenecen en común al estado federal y a las provincias, se hallan: los impuestos indirectos internos, y las que surgen del art. 125 concordado con el 75 inc18, mas las del art 41 y 75 inc17. Artículo 41- Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos. Artículo 125.- Las provincias pueden celebrar tratados parciales para fines de administración de justicia, de intereses económicos y trabajos de utilidad común, con conocimiento del Congreso Federal; y promover su industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y canales navegables, la colonización de tierras de propiedad provincial, la introducción y establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la exploración de sus ríos, por leyes protectoras de estos fines, y con recursos propios. Las provincias y la ciudad de Buenos Aires pueden conservar organismos de seguridad social para los empleados públicos y los profesionales; y promover el progreso económico, el desarrollo humano, la generación de empleo, la educación, la ciencia, el conocimiento y la cultura. Artículo 75. Inciso 17. Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible, ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afectan. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones. Artículo 75. Inciso 18. Proveer lo conducente a la prosperidad del país, al adelanto y bienestar de todas las provincias, y al progreso de la ilustración, dictando planes de instrucción general y universitaria, y promoviendo la industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y canales navegables, la colonización de tierras de propiedad nacional, la introducción y establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la exploración de los ríos interiores, por leyes protectoras de estos fines y por concesiones temporales de privilegios y recompensas de estímulo. Hay competencias excepcionales del estado federal, es decir las que en principio y habitualmente son provinciales, pero alguna vez y con determinados recaudos entran en la órbita federal. Así, el establecimiento de impuestos directos por el congreso, cuando la defensa, seguridad común y bien general lo exigen, y por tiempo determinado. Artículo 75. Inciso 2. Imponer contribuciones indirectas como facultad concurrente con las provincias. Imponer contribuciones directas, por tiempo determinado, proporcionalmente iguales en todo el territorio de la Nación, siempre que la defensa, seguridad común y bien general del Estado lo exijan. Las contribuciones previstas en este inciso, con excepción de la parte o el total de las que tengan asignación específica, son coparticipables. Una ley convenio, sobre la base de acuerdos entre la Nación y las provincias, instituirá regímenes de coparticipación de estas contribuciones, garantizando la automaticidad en la remisión de los fondos. La distribución entre la Nación, las provincias y la ciudad de Buenos Aires y entre éstas, se efectuará en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de ellas contemplando criterios objetivos de reparto; será equitativa, solidaria y dará prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional. La ley convenio tendrá como Cámara de origen el Senado y deberá ser sancionada con la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara, no podrá ser modificada unilateralmente, ni reglamentada y será aprobada por las provincias. No habrá transferencia de competencias, servicios o funciones sin la respectiva reasignación de recursos, aprobada por ley del Congreso cuando correspondiere y por la provincia interesada o la ciudad de Buenos Aires en su caso. Un organismo fiscal federal tendrá a su cargo el control y fiscalización de la ejecución de lo establecido en este inciso, según lo determine la ley, la que deberá asegurar la representación de todas las provincias y la Ciudad de Buenos Aires en su composición. Hay competencias excepcionales de las provincias en iguales condiciones: armar buques de guerra o levantar ejércitos en caso de invasión exterior o de un peligro tan inminente que no admita dilación, dando luego cuenta al gobierno federal. Artículo 126.- Las provincias no ejercen el poder delegado a la Nación. No pueden celebrar tratados parciales de carácter político; ni expedir leyes sobre comercio, o navegación interior o exterior; ni establecer aduanas provinciales; ni acuñar moneda; ni establecer bancos con facultad de emitir billetes, sin autorización del Congreso Federal; ni dictar los códigos Civil, Comercial, Penal y de Minería, después de que el Congreso los haya sancionado; ni dictar especialmente leyes sobre ciudadanía y naturalización, bancarrotas, falsificación de moneda o documentos del Estado; ni establecer derechos de tonelaje; ni armar buques de guerra o levantar ejércitos, salvo en el caso de invasión exterior o de un peligro tan inminente que no admita dilación dando luego cuenta al Gobierno Federal; ni nombrar o recibir agentes extranjeros. Hay también facultades compartidas por el estado federal y las provincias, que no deben confundirse con las concurrentes, porque las compartidas reclaman para su ejercicio una doble decisión integratoria: del estado federal y de cada provincia participante. LAS PROVINCIAS Las provincias son las unidades políticas que componen nuestra federación. Las provincias no son soberanas pero son autónomas. Los límites interprovinciales son fijados por el Congreso. Art 75, Inc. 15 Arreglar definitivamente los límites del territorio de la Nación, fijar los de las provincias, crear otras nuevas, y determinar por una legislación especial la organización, administración y gobierno que deben tener los territorios Nacionales, que queden fuera de los límites que se asignen a las provincias. Los conflictos provinciales están previstos en el artículo 127; en él se prohíbe a las provincias declararse o hacerse guerra entre sí, y se ordena que sus quejas deban ser sometidas a la Corte Suprema y dirimidas por ella. Las hostilidades de hecho son actos de guerra civil, que el citado artículo califica de sedición o asonada, obligando al gobierno federal a sofocar o reprimir conforme a la ley. Los actos públicos y procedimientos judiciales de una provincia gozan de entera fe en las demás, y el congreso puede determinar cual será la fuerza probatoria de esos actos y procedimientos, y los efectos legales que producirán, según consigna el art. 7 Acreditada la autenticidad de un acto judicial cumplido en una provincia, las autoridades de otra en la que se quiere hacer valer pueden examinar si el juez que lo ordenó obró con jurisdicción, pero no pueden juzgar de la regularidad del procedimiento seguido. Las autoridades federales tampoco pueden desconocer las sentencias firmes de tribunales provinciales. El articulo 8 prescribe que los ciudadanos de cada provincia gozan de todos los derechos, privilegios e inmunidades inherentes al título de ciudadano en las demás. Esto no significa que el ciudadano de una provincia pueda pretender en otras las mismas prerrogativas, ventajas y obligaciones que depende de la constitución de la provincia a que pertenece. La integridad de las provincias exige una triple distinción: las provincias no han delegado al estado federal el dominio de sus bienes, sean estos públicos o privados, incumbe a la ley del congreso determinar cuales son los bienes del dominio público y del dominio privado de las provincias. En cambio, creemos que es de competencia provincial la legislación sobre uso y goce de dichos bienes. El dominio de las provincias sobre sus bienes no coincide con la jurisdicción, puede haber dominio sin jurisdicción, y así en materia de ríos las provincias tienen el dominio de los que corren por su territorio, sin perjuicio de la jurisdicción federal del congreso con respecto a la navegación y al comercio interprovincial. EL RÉGIMEN MUNICIPAL El actual artículo 123 establece: Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el art. 5° asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administrativo, económico y financiero. LA CIUDAD DE BUENOS AIRES El Artículo 129.- La ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de gobierno autónomo, con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad. Una ley garantizará los intereses del Estado nacional, mientras la ciudad de Buenos Aires sea capital de la Nación. En el marco de lo dispuesto en este artículo, el Congreso de la Nación convocará a los habitantes de la ciudad de Buenos Aires para que, mediante los representantes que elijan a ese efecto, dicten el estatuto organizativo de sus instituciones. El territorio de la ciudad no esta federalizado totalmente, sino sujeto a jurisdicción federal únicamente en lo que se refiere y vincula a los intereses que en ese territorio inviste el estado federal. La jurisdicción federal, es, entonces, parcial, y de naturaleza o sentido institucional y competencial, pero no territorial o geográfico, porque el territorio no es federal ni se federaliza. La ciudad es ahora autónoma, no se equipara con las provincias. Afirmar que la autonomía de la ciudad no se iguala con la de las provincias requiere añadir que es más amplia en comparación con la de los municipios. La ciudad la juzgamos como un municipio federado. LA INTERVENCIÓN FEDERAL El artículo 5 declara que el gobierno federal garantiza a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones bajo las precisas condiciones que consigna: adecuación de la constitución provincial a la forma representativa republicana y a los principios, declaraciones y garantías de la constitución federal; aseguramiento de la administración de justicia, del régimen municipal y de la educación primaria por parte de las provincias. Se exterioriza así el condicionamiento de la garantía federal a través de la relación de subordinación típica de los estados federales. El artículo 6 regula la llamada intervención federal. La intervención federal con miras a conservar, defender o restaurar dicha integración. El citado articulo 6 habla de intervenir en el territorio de las provincias y no de intervenir a las provincias. El gobierno federal interviene: por sí solo: para garantizar la forma republicana de gobierno, o repeler invasiones exteriores; a requisición de las autoridades constituidas para sostenerlas o restablecerlas La garantía federal juega en la intervención tendiente a tutelar la forma republicana, como una facultad y una obligación del estado federal, buscando la reconstrucción o restauración de sus instituciones. La finalidad de la intervención dispuesta para repeler invasiones exteriores es de seguridad. La segunda intervención es dispuesta por el gobierno federal a pedido de las provincias: para ser sostenidas o para ser restablecidas, en ambos casos si ocurre sedición o invasión de otra provincia. EL auxilio de la intervención debe ser requerido por las autoridades constituidas de la provincia. Debe entenderse por tales órganos titulares de alguno de los tres poderes: gobernador, legislatura o tribunal de justicia. Si acaso ninguno de los 3 órganos titulares del poder pudiera de hecho pedir la intervención, la acefalía total permitiría al gobierno federal presumir la requisitoria para intervenir sin solicitud expresa. Intervenir la provincia, en vez de “en” la provincia, y a deponer a las autoridades locales en sus tres poderes o en algunos, con reemplazo de las mismas autoridades por el comisionado federal (interventor). El inciso 31 del artículo 75 especifica que es competencia del congreso disponer la intervención federal a una provincia o a la ciudad de Buenos Aires. El artículo 99 inciso 20 establece que corresponde al presidente de la república decretar la intervención federal en caso de receso del congreso, y que debe convocarlo simultáneamente para su tratamiento. Por fin, el ya citado inciso 31 del artículo 75 le asigna al congreso aprobar o revocar la intervención decretada durante su receso por el poder ejecutivo. El nombramiento del interventor federal corresponde siempre al poder ejecutivo. El interventor es un funcionario federal, que representa al gobierno federal y actúa como delegado o comisionado del presidente de la república. Su marco de atribuciones depende del acto concreto de intervención. La intervención no extingue la personalidad jurídica de la provincia, ni suprime su autonomía. El interventor debe respetar la constitución y las leyes provinciales, apartándose solo y excepcionalmente de ellas cuando debe hacer prevalecer federal de la intervención, y ello, por la supremacía de la constitución. En la medida que caducan autoridades provinciales y sus funciones son asumidas por el interventor, éste es, además de funcionario federal, un sustituto de la autoridad provincial. LAS DEBILIDADES DEL FEDERALISMO Múltiples factores acusan una centralización, se puede señalar:  La práctica de las intervenciones federales.  El régimen positivo muy concentrado en el gobierno federal.  Los subsidios y aportes a las provincias con fondos del tesoro nacional.  Las épocas de facto.  Las crisis económicas  La adopción por las provincias en sus jurisdicciones de leyes que imitan o reproducen a las del gobierno federal en su jurisdicción.  La anulación por el gobierno federal de elecciones provinciales.  La centralización federal de servicios que son susceptibles de división territorial.  Las políticas y los comportamientos de los partidos políticos nacionales. BOLILLA IX La actividad financiera estatal es jurídico-constitucional y reviste de carácter instrumental. Tributos: La tributación fiscal se divide en: A) Impuestos: el contribuyente no recibe beneficio directo alguno por parte de Estado, pero su es responder a un fin de interés publico finalidad b) Tasas: presuponen una contraprestación aproximadamente equivalente al costo del servicio prestado. c) Contribuciones: el contribuyente retribuye un beneficio especial obtenido en una propiedad que ha incorporado un mayor valor a causa de una obra pública. Monetarios: en cuanto a los recursos monetarios, son las disposiciones que atienden a la regulación de la moneda. Tesoro Federal Nuestro tesoro federal está compuesto por el dinero que es recaudado por el Estado. El art.4 nos indica que el Tesoro obtiene recursos de: Los derechos de exportación e importación, del de la venta o locación de tierras de propiedad nacional, (la renta de Correos está mal dispuesta en nuestra organización financiera estatal), de las demás contribuciones que equitativa y proporcionalmente a la población imponga el Congreso General, y de los empréstitos y operaciones de crédito que decrete el mismo Congreso para urgencia de la Nación o para empresas de utilidad nacional. Impuestos Directos son los que se gravan directamente a cada persona. Por ej.: el impuesto a las ganancias. Impuestos indirectos: son aquellos en los que el contribuyente transfiere la carga fiscal a terceros que, sin ser sujetos pasivos de la obligación, soportan el efecto como contribuyentes. Por ejemplo: El IVA Los impuestos, tasas y contribuciones tienen en común su carácter de tributos forzosos y obligatorios. Para ello deberá respetar: a) El principio de legalidad: art19. Nadie puede ser obligado a hacer lo que la ley no manda. Además, todo tributo deberá ser creado por ley, ya sea nacional o provincial, o una ordenanza estipulada por el concejo deliberante municipal. Este principio exige que la ley establezca el hecho imponible, los sujetos obligados al pago, el sist para determinar el hecho imponible, la fecha de pago, las infracciones y sanciones, etc. b) El principio de igualdad fiscal: remite la aplicación de la regla de igualdad ante la ley. el art 16 dice que la igualdad es la base del impuesto y el 4to habla de “contribuciones que equitativa y proporcionalmente imponga el Congreso.”. La proporcionalidad no está referida al número de habitantes sino a la riqueza que se grava. La igualdad fiscal:  No impide discriminar entre los contribuyentes, siempre que el establezcan las categorías razonablemente.  No impide la progresividad del impuesto  Exige la uniformidad y generalidad impositiva en todo el país c) El principio de no confiscatoriedad: apunta al derecho de propiedad. Como se aplica sobre el patrimonio o riqueza del contribuyente, ese quantum debe mantenerse dentro de ciertos límites razonables. Si se confisca sustancialmente, se considera una confiscación inconstitucional, es decir, cuando el gravamen absorbe más del 33% de la materia imponible (cuando es capital y no renta) d) El principio de finalidad: Los impuestos deberán tener un fin de interés general, para lograr un beneficio colectivo, común o público. Estos 4 principios se hallan relacionados con el de razonabilidad. La ley tributaria deber ser razonable, al mismo tiempo que las discriminaciones para gravar sin lesión, la finalidad tributaria, y el monto de las cargas para no violar la propiedad La retroactividad de la ley fiscal. La aplicación del principio de legalidad que exige que para gravar un impuesto debe existir una ley que lo contemple; ésta deberá ser creada previamente al hecho imponible. Es decir, que los tributos no pueden retroactivamente gravar el hecho imponible. Coparticipación Dada la forma federal de estado que implanta la Const, el poder tributario se halla repartido entre dos fuentes: a) el estado federal y B) las provincias; después de la reforma de 1994 entendemos que, en jurisdicción de las provincias, los municipios tienen un alcance de autonomía que la Const provincial debe reglar. La distribución entre la Nación, las provincias y la ciudad de Buenos Aires y entre estas, se efectuara en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de ellas contemplando criterios objetivos de reparto. La distribución será equitativa, solidaria y dará prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en TODO EL TERRITORIO del país. La norma prohíbe transferencia de competencias, servicios o funciones sin las respectiva reasignación de recursos, que necesita ser aprobada por ley del congreso y por la provincia interesada o la ciudad de Buenos Aires en su caso. Leyes-convenios La norma estipula el sistema de la ley-convenio para la coparticipación. Ha de tener en cuenta que una ley-convenio sobre acuerdos entre la nación y las provincias provoca dos sugerencias: a) En tales acuerdos no incluye a la ciudad de Buenos Aires. b) Si la ley convenio surge de acuerdos entre el Estado federal y las provincias, y se asienta sobre esas bases, parece que tales acuerdos han de ser previos a la ley-convenio, en lo que ya no sería aplicable el modelo de una ley unilateralmente dictada por el Congreso a la que recién después adhieren las provincias. La ley-convenio, pese a ser una ley tributaria, acá se prescribe, en cambio, que la ley-convenio tendrá al Senado como cámara de Origen y no a la Cámara de Diputados, y además habrá de sancionarse con la mayoría absoluta de la totalidad de miembros de cada Camara. Peaje El peaje, como contribución o pago que debe satisfacer el usuario de una obra pública vial no viola la libre circulación territorial, en cuanto se respete que: El pago se destine a solventar gastos de contribución, amortización, uso o conservación de la obra Que el uso de la obra este destinado a todos sin discriminación Que ese uso no sea obligatorio Que el monto sea proporcional al costo, uso o conservación de la obra Que el monto sea uniforme para todos los usuarios que se hallen en las mismas condiciones Que no encubra un gravamen al transito BOLILLA X Poder ejecutivo 1. El podere ejecutivo es el órgano encargado de llevar a cabo la administracion general del país. En los últimos tiempos, las atribuciones del PE han ido aumentando, lo que ha adquiridio un papel de liderazgo político dentro del Estado. El órgano-institucion que la constitución formal denomina poder ejecutivo se individualiza en el presidente de la Nacion. Artículo 87.- El Poder Ejecutivo de la Nación será desempeñado por un ciudadano con el título de "Presidente de la Nación Argentina". Una interpretación puramente gramatical de esta norma, no dejaría dudas acerca del carácter unipersonal del PE. Pero se suscitan dudas cuando se lo complementa con otras disposiciones de la misma const referentes al jefe de gabinete y a los ministros. Existen dos tesis: a) Si el presidente necesita el refrendo del jefe de gabinete y/o de uno o mas ministros para cumplir las funciones que le incumben como PE, parecería que fuese un órgano colegiado. b) En la tesis de unipersonalidad, se afirma que el PE es monocratico, porque esta a cargo de un solo individuo. El ministerio es un órgano constitucional auxiliar, pero al marfen del ejecutivo, como órganos extrapoderes. - Fisonomía de nuestro régimen presidencialista: Existe consenso en la doctrina acerca de que las características fundamentales de nuestro Poder Ejecutivo, derivan fundamentalmente de dos vertientes: por una parte el pensamiento de Alberdi, y por la otra, la Constitución de los Estados Unidos. En el sistema de la Constitución de 1853/60, adoptó, un régimen nítidamente presidencialista, es decir, de un vigoroso Poder Ejecutivo, separado del Poder Legislativo, no designado ni removible por éste (salvo mediante el juicio político), con ministros-secretarios nombrados y cesanteados también por su propia autoridad. Aquí el presidente es al mismo tiempo “jefe de estado” y “jefe de gobierno”.El sistema ha sido atenuado en la reforma de 1994, es decir, se ha incorporado la figura del Jefe de Gabinete (Art. 100 y 101), a fin de morigerar los poderes del presidente de la nación (En los países parlamentaristas, el PE., se fracciona entre un jefe de Estado (Presidente ó Rey) y un jefe de gobierno o 1er. Ministro que preside el gabinete o ministerio, designado o removible por el Parlamente mediante los votos de censura). Presidente y Vicepresidente: Condiciones de Elegibilidad: El Art. 89 de la CN: “Para ser elegido presidente o vicepresidente de la Nación, se requiere haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero; y las demás calidades exigidas para ser elegido senador” Estas últimas son 30 años de edad, haber sido 6 años ciudadano de la nación, disfrutar de una renta anual de 2000 pesos y ser natural de la provincia que lo elija o con 2 años de residencia (art. 55).Estos recaudos tienen que ser cubiertos al momento de oficializarse la fórmula por la Justicia electoral; vale decir, antes de la fecha de elección, a fin de permitir su control por tal judicatura. Juramento: El art. 93 de la CN estatuye: “Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de: "desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina” La asunción del cargo del presidente se complementa también según los usos constitucionales, con el traspaso de la banda y el bastón presidencial. Remuneración: El mismo art. 92 puntualiza: “El presidente y vicepresidente disfrutan de un sueldo pagado por el Tesoro de la Nación, que no podrá ser alterado en el período de sus nombramientos. Durante el mismo período no podrán ejercer otro empleo, ni recibir ningún otro emolumento de la Nación, ni de provincia alguna” La norma dispone, por un lado, que el sueldo que le fije el Congreso, no podrá ser alterado, ni recibir ningún otro emolumento de la Nación o de las Provincias. (Emolumento significa beneficio, utilidad, o lucro derivado de un cargo, empleo o destino). Prerrogativas: Artículo 92.- El presidente y vicepresidente disfrutan de un sueldo pagado por el Tesoro de la Nación, que no podrá ser alterado en el período de sus nombramientos. Durante el mismo período no podrán ejercer otro empleo, ni recibir ningún otro emolumento de la Nación, ni de provincia alguna. Duracion y cesación: Artículo 90.- El presidente y vicepresidente duran en sus funciones el término de cuatro años y podrán ser reelegidos o sucederse recíprocamente por un sólo período consecutivo. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente no pueden ser elegidos para ninguno de ambos cargos, sino con el intervalo de un período. Artículo 91.- El presidente de la Nación cesa en el poder el mismo día en que expira su período de cuatro años; sin que evento alguno que lo haya interrumpido, pueda ser motivo de que se le complete más tarde. Acefalía Presidencial: Hay tres supuestos: Acefalía presidencial, acefalía vicepresidencial y acefalía doble. Artículo 88.- En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación. En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará que funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo. Causales de Acefalía:   Enfermedad: se debe tratar de una enfermedad grave que impida el desempeño de las funciones presidenciales. Está puede ser física o mental. Ausencia de la Capital: En la práctica, no se exige autorización del Poder Legislativo, para que el presidente salga de la ciudad de Buenos Aires, por lo tanto, mientras se encuentre en éste, lo asume el vicepresidente. Sí lo hace cuando el presidente viaja al exterior, con o sin autorización del congreso. Muerte: Implica la cesación de vida. Renuncia: Apera como factor de asunción del vicepresidente, sólo si ha sido aceptada por el Congreso. Destitución: se refiere al caso de declaración de culpabilidad mediante el Juicio Político (art. 59), cuyo efecto primario es la destitución del acusado (art. 60).    Inhabilidad: No esta comprendido en el art. 88 primera parte, pero si en la segunda, cuando al hablar de la doble acefalía - de presidente y vicepresidente - indica: En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente”.  Otras Causales: Hay algunos que no importan enfermedad, dimisión, destitución, inhabilidad o muerte, como por ejemplo, un secuestro o detención y la remoción mediante un Golpe de Estado. En sentido amplio se pueden englobar estas hipótesis dentro de la idea de inhabilidad para desempeñarse. Acefalías permanentes y transitorias: Hay reemplazos del presidente que son definitivos y otros temporales. Entre los primeros están la muerte, la renuncia aceptada y la destitución constitucional. Entre las segundas están, la ausencia, inhabilidades y enfermedades, siempre que estás no sean permanentes. Cuando la vacancia es transitoria, el vicepresidente no presta juramento especial como presidente: el traspaso se opera mediante acta y los decretos son expedidos por el vicepresidente de la República, en ejercicio del Poder Ejecutivo de la Nación. Si la vacancia es definitiva, el vicepresidente jura como presidente. Acefalía Vicepresidencial: El art. 88 prevé a vacancia vicepresidencial para los casos de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad. Hay otras hipótesis de acefalía vicepresidencial, cuando el vicepresidente asume la presidencia de modo definitivo (Bidart Campos). La CN no se refiere a sí se debe llamar a elección de nuevo vicepresidente. La costumbre constitucional avala la no convocatoria a elecciones, pero sí se las realiza tampoco resultaría inconstitucionales. Doble Acefalía: Está ocurre cuando no hay presidente ni vicepresidente, también se la denomina “vacancia simultánea” y esta contemplada por la última parte del art. 88 de la CN que dice: “producida la destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo.” A raíz de la muerte del Vicepresidente Marco Paz en 1868, hallándose el presidente Mitre en Paraguay y en receso el Congreso, el Gabinete resolvió asumir la presidencia, hasta que volviese Mitre. A raíz de esa situación, se dictó la Ley 252, llamada de Acefalía, que establecía el orden sucesorio. Posteriormente, la Ley 20972 hoy modificada por la Ley 25.716, establece, en su art. 1ra. Cual es el orden sucesorio: Presidente Provisorio del Senado - Presidente de la Cámara de Diputados - Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.Sistema de elección presidencial Artículo 94.- El presidente y el vicepresidente de la Nación serán elegidos directamente por el pueblo, en doble vuelta según lo establece esta Constitución. A este fin el territorio nacional conformará un distrito único. Artículo 95.- La elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato presidente en ejercicio. del Artículo 96.- La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior. Artículo 97.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta, hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación. Artículo 98.- Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido el cuarenta y cinco por ciento por lo menos de los votos afirmativos, válidamente emitidos y, además, existiere una diferencia mayor de diez puntos porcentuales respecto del total de los votos afirmativos válidamente emitidos sobre la fórmula que le sigue en número de votos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación. Gabinete de Ministros El ministerio es un órgano de rango constitucional, colegiado y complejo; no hay primer ministro, al estilo parlamentario de gobierno, aunque con la reforma de 1994 el jefe de gabinete exige el esfuerzo de analizar si por sus funciones reviste superioridad jerarquica respecto del resto de los ministros. Discrepa la doctrina acerca de la relación entre el jefe de gabinete y el resto de los ministros. Un sector le reconoce al primero una preeminencia jerarquica, en tanto otro se la niega. De cada ministerio No obstante: a) El jefe de gabinete, en ejercicio de la administración inviste una relativa jerarquía respecto de los demás ministros en conjunto y de cada uno de ellos individualmente, como cabeza de todo el gabinete, pero: Conviene situar esa relación jerarquica sólo en el ámbito de competencias propias del jefe de gabinete Excluirla en orden a las materias que incumbetn al área sustancial Aunque, el jefe de gabiente no puede impartir instrucciones a los ministros, siempre tiene facultad en todas las esferas ministeriales para requerirles la información necesaria a efectos de cumplir con la suya de producir informes y explicaciones a cada acmara del congreso b) Las competencias generales que confieren al jefe de gab. la superioridad hjerarquica sobre sus titulares, las que atañen a la organización general y al sistema de la administarcion publica en su conjunto, al régimen del personal y todo lo referente a la recaudación de rentas e inversiones en ejecución de ley presupuestaria. c) El jefe de gab. es instancia administrativa para decidir los recursos jerárquicos en la orbita de la administración abarcativa de los demás ministerios. Jefe de Gabinete Nombramiento y remoción. Tanto el jefe de gabinete como los demás ministros son nombrados y removidos por el presidente (art 99 inc7). Todos son suscepitbles de ser destituidos mediante juicio político. El jefe de gabinete puede ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las cámaras del congreso. Artículo 101.- El jefe de gabinete de ministros debe concurrir al Congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de sus Cámaras, para informar de la marcha del gobierno, sin perjuicio de lo dispuesto en el Artículo 71. Puede ser interpelado a los efectos del tratamiento de una moción de censura, por el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cualquiera de las Cámaras, y ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las Cámaras. Competencia y responsabilidad Artículo 100.- El jefe de gabinete de ministros y los demás ministros secretarios cuyo número y competencia será establecida por una ley especial, tendrán a su cargo el despacho de los negocios de la Nación, y refrendarán y legalizarán los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecen de eficacia. Al jefe de gabinete de ministros, con responsabilidad política ante el Congreso de la Nación, le corresponde: 1. Ejercer la administración general del país. 2. Expedir los actos y reglamentos que sean necesarios para ejercer las facultades que le atribuye este artículo y aquellas que le delegue el presidente de la Nación, con el refrendo del ministro secretario del ramo al cual el acto o reglamento se refiera. 3. Efectuar los nombramientos de los empleados de la administración, excepto los que correspondan al presidente. 4. Ejercer las funciones y atribuciones que le delegue el presidente de la Nación y, en acuerdo de gabinete resolver sobre las materias que le indique el Poder Ejecutivo, o por su propia decisión, en aquellas que por su importancia estime necesario, en el ámbito de su competencia. 5. Coordinar, preparar y convocar las reuniones de gabinete de ministros, presidiéndolas en caso de ausencia del presidente. 6. Enviar al Congreso los proyectos de ley de ministerios y de presupuesto nacional, previo tratamiento en acuerdo de gabinete y aprobación del Poder Ejecutivo. 7. Hacer recaudar las rentas de la Nación y ejecutar la ley de presupuesto nacional. 8. Refrendar los decretos reglamentarios de las leyes, los decretos que dispongan la prórroga de las sesiones ordinarias del Congreso o la convocatoria de sesiones extraordinarias y los mensajes del presidente que promuevan la iniciativa legislativa. 9. Concurrir a las sesiones del Congreso y participar en sus debates, pero no votar. 10. Una vez que se inicien las sesiones ordinarias del Congreso, presentar junto a los restantes ministros una memoria detallada del estado de la Nación en lo relativo a los negocios de los respectivos departamentos. 11. Producir los informes y explicaciones verbales o escritos que cualquiera de las Cámaras solicite al Poder Ejecutivo. 12. Refrendar los decretos que ejercen facultades delegadas por el Congreso, los que estarán sujetos al control de la Comisión Bicameral Permanente. 13. Refrendar conjuntamente con los demás ministros los decretos de necesidad y urgencia y los decretos que promulgan parcialmente leyes. Someterá personalmente y dentro de los diez días de su sanción estos decretos a consideración de la Comisión Bicameral Permanente. El jefe de gabinete de ministros no podrá desempeñar simultáneamente otro ministerio. Responsabilidades y remoción del Jefe de Gabinete de Ministros: Este funcionario está sometido a una doble serie de responsabilidades, ante el Presidente y ante el Congreso. 10 de la CN. Al efecto, puede primero ser interpelado “a los efectos del tratamiento de la moción de censura” por cualquier Cámara, y siempre que la censura se decida con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de esa Cámara. En este caso, la moción de censura concluye en el acto mismo de reprobación de esa sala, decisión que importe un pronunciamiento político sin trascendencias jurídicas de nulidificación de actos o de conclusión de la gestión del jefe de gabinete de ministros. Pero además, el Congreso es competente para remover al jefe de gabinete, “por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las cámaras” (art. 101 de la CN). Asimismo, el jefe de gabinete también es pasible de juicio político (art. 53) pero en tal caso se requerirá las 2/3 partes de los votos de los miembros presentes, en cada sala, para acusar y después destituir (art. 53 y 59 de la CN). Atribuciones del Jefe de Gabinete: Tiene tres clases de competencias: Administrativas: Ejerce la administración general del país. Nombra los empleados de la Administración, excepto los que correspondan al presidente de la Nación; hace recaudar la renta nación y ejecutar el presupuesto; cumplimenta las funciones y atribuciones que le delegue el presidente en materia administrativa o resolver sobre ella en reunión de gabinete, por indicación del mismo presidente. Materialmente Legislativas: Expedir los reglamentos y actos que sean necesarios para ejercer las atribuciones que le otorga el art. 100, además de las que le delegue el presidente, con el refrendo del ministro del ramo al cual el acto o reglamento se refiera. También puede expedir resoluciones concernientes a los asuntos internos de su jefatura, que no requieren refrendo o legalización de los ministros. Envía al Congreso los proyectos de Ley de Ministerio y presupuestos, previo tratamiento en acuerdo del gabinete y aprobación del presidente, función que le es propia al Jefe de Gabinete. Institucionales: Estas competencias, atañen al control de ciertos actos del presidente y a las relaciones con los otros poderes. Al efecto, le corresponde refrendar los decretos reglamentarios de leyes que dicte el presidente, como los que disponen la prórroga de las sesiones ordinarias del Congreso, o la convocatoria a sesiones extraordinarias; y los mensajes del presidente que promuevan la iniciativa legislativa (art. 100 inc. 8º). También los decretos presidenciales que concretan facultades legislativas conferidas por el Congreso, bajo el control de la Comisión Bicameral Permanente (art. 100 inc. 12). Tiene igualmente que convocar, coordinar y preparar las reuniones del gabinete, presidiéndolas en ausencia del presidente (art. 100 in. 5º). Con relación al Poder Legislativo, cumplir roles especiales, como concurrir a las sesiones del Congreso y participar de sus debates, pero no votar (art. 100 inc. 9º) u obligatorias como presentar junto con los ministros una memoria del estado de los negocios de cada ministerio, un vez que se inicien las sesiones ordinarias del Congreso (art. 100 inc. 11º) y concurrir al Congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de las salas, para informar sobre la marcha del gobierno (art. 110 inc. 11º). Número y Nombramiento: El Artículo 100 establece “El jefe de gabinete de ministros y los demás ministros secretarios cuyo número y competencia será establecida por una ley especial, tendrán a su cargo el despacho de los negocios de la Nación, y refrendarán y legalizarán los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecen de eficacia” El gabinete Nacional está actualmente formado por el jefe de gabinete de ministros, los ministros secretarios, los secretarios de la Presidencia de la Nación y los secretarios de la jefatura de gabinete de ministros que designe dicho jefe (art. 2do. Del Decreto 977/75). La Constitución del 53/60 estableció un número de ministerios. A su turno la reforma de 1994 dejo la regulación del número de ministerio a lo que disponga la ley respectiva, hoy ley 25.233 - Ley de Ministerios. Los ministros y el jefe de gabinete son nombrados y removidos por el presidente, por si sólo (art. 99 inc. 7º). Sin embargo, según el art. 100, los ministros “refrendarán” y legalizaran los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carecerá de eficacia. Para cierta doctrina (Bidart Campos) la designación del ministro no requiere firma ministerial en función del art. 99 inc. 7º. Sin embargo, el art. 100, es determinante al respecto. En la práctica, tales nombramientos tiene referendo ministerial, salvo la del presidente designado en primer lugar por el nuevo presidente. Funciones de los Ministros: Despacho de los Negocios: El art. 100 de la CN, asigna a los ministros dos tareas obligatorias. El art. 104 agrega otra, también imperativa. El Art. 106 suma una cuarta, opcional y el Art. 71 agrega la quinta labor. Es decir: La primera función que tienen a su cargo es el despacho de los negocios de la Nación (art. 100). Por ello, el art. 104 los llama “ministros de despacho” y el art. 103 impone al respecto una valla, al establecer, “los ministros no pueden, por sí solos, en ningún caso, tomar resoluciones, a excepciones de lo concerniente al régimen económico y administrativo de sus respectivos departamentos”. Asimismo, la ley Nacional de ministerios 25.233, le asigna tareas grupales y singulares. Las primeras como integrantes del gabinete nacional, son la de intervenir en la determinación de los objetivos políticos, en los programas y estrategias nacionales, en la asignación de prioridades y de preparación del proyecto de presupuesto y en todos aquellos asuntos que le encomiende el Poder Ejecutivo. Con respecto a las segundas, en su área específica cada ministro elabora y suscribe los mensajes y proyectos de leyes, así como los de los decretos reglamentarios; y, además le toca “resolver por sí todo asunto concerniente al régimen administrativo de su respectivo ministerio”, entre otras. Incompatibilidades: El art. 105 estatuye que los ministros “No pueden ser senadores ni diputados, sin hacer dimisión de sus empleos de ministros.” Algunas leyes han extendido las incompatibilidades ministeriales, por ejemplo, para ejercer la profesión de abogados, etc. Refrendo y legalización: El segundo papel que encomienda el art. 100 de la CN a los ministros es refrendar y legalizar los actos del presidente por medio de su firma, sin cuyo requisito carece de eficacia. A su vez el art. 100 inc.81 impone el refrendo del ministro para la sanción de: a) los decretos reglamentarios de las leyes; b) los decretos que dispongan la prórroga de las sesiones extraordinarias; c) los decretos que dispongan la convocatoria de sesiones extraordinarias; d) la emisión de los mensajes del presidente que promuevan la iniciativa legislativa; e) los decretos por los cuales ejerce facultades delegadas por el Congreso. Legalizar, importa probar la autenticidad de una firma y el cargo de quien la he hecho. Por ello, el ministro desempeña primero un rol de tipo notarial o federativo: acredita que un decreto; por ejemplo, esta suscripto por el presidente de la Nación, o por quien está cargo del Poder Ejecutivo. El concepto de refrendar, es muy discutido. Para Quiroga Lavie, es autoriza el acto presidencial, por lo tanto es un acto complejo, producto de dos voluntades. Bidart Campos, dice que el acto es compleja, pero desigual, por la primacía de la voluntad presidencial. El art. 102 establece la segunda verificación, “cada ministerio es responsable de los actos que legaliza”. Memoria detallada: El art. 104 de la CN establece “Luego que el Congreso abra sus sesiones, deberán los ministros del despacho presentarle una memoria detallada del estado de la Nación en lo relativo a los negocios de sus respectivos departamentos.” Concurrencia a sesiones del Congreso: Aquí la Constitución prevé las siguientes variantes:  Concurrencia voluntaria: Los ministros pueden concurrir a las sesiones del Congreso y tomar parte en sus debates, pero no pueden votar. El objeto de esta norma es que los ministros, son la voz del Presidente (art. 106 de la CN).  Concurrencia obligatoria: Está contemplada por el art. 71 de la CN y se la llama vulgarmente interpelación y es a requerimiento de cualquiera de las cámaras, esto es recibir las explicaciones e imponer lo que se estime conveniente. Gestión Grupal: Algunas veces un decreto ministerial puede ser refrendado y legalizado por más de una ministerio, en función de la materia que trate. Es factible la actuación conjunta del Gabinete a requerimiento del presidente. La reforma del ´94 determinó que ciertos actos son necesariamente conjuntos entre los ministerios y el jefe de gabinete (decretos de necesidad y urgencia y de promulgación parcial de leyes - art. 100 inc. 13º y art. 99 inc. 3º).Inmunidades y prerrogativas: Sueldos: La Constitución Nacional confiere a los ministros una significativa equiparación con el presidente y vicepresidente, en el sentido en que solo son removibles mediante juicio político, por lo tanto no puede ser enjuiciados penalmente, sin previa destitución. Además, por el art. 107 gozarán por sus servicios de un sueldo establecido por la ley, que no podrá ser aumentado ni disminuido a favor o en perjuicios de los que se hallen en ejercicio. Responsabilidades: El Art. 102 de la CN puntualizada “Cada ministro es responsable de los actos que legaliza; y solidariamente de los que acuerda con sus colegas”. La norma prevé dos hipótesis de responsabilidad: una, derivada del refrendo y la legalización de los actos del presidente, sea que en ese refrendo haya actuado un solo ministro, o todos (decretos “en acuerdo general de ministros); y la otra, alternativa, es la responsabilidad emergente de los actos donde no interviene el presidente, sino conjuntamente los ministros. También debe ser responsable el ministro de aquello que decida por sí mismo en lo concerniente al régimen administrativo de su propio ministerio. Atribuciones del Poder Ejecutivo. Las jefaturas Presidenciales: La Constitución nacional programó un Poder Ejecutivo de la Nación, al que le confirió 4 comandancias principales: 1) Jefe supremo de la Nación “Art. 99 inc. 1ro.”; Expresión constitucional que se da dentro de la división o separación de poderes como jefe supremo del Estado. Por dicha jefatura es que representa a la República ante los países extranjeros y los organismos internacionales.2) Jefe de Gobierno “Art. 99 inc. 1ro.” Es su máxima autoridad. Es decir, desarrolla la función gubernativa, que consiste en fijar las grandes directrices de la orientación política, mediante la gestión de asuntos que afecten los intereses vitales de la comunidad, respecto de su seguridad interna, relaciones internacionales e interorgánicas o entre poderes. 3) Responsable político de la administración general del país: Art. 99 inc. 1ro. “ El presidente de la nación es el responsable político de la administración general, siendo el jefe de gabinete quien ejerce dicha administración general. Esta división nos permite afirma que el presidente tiene la gestión de gobierno, mientras que el jefe de gabinete tiene la función de administración. Las grandes pautas en materia de atribuciones y reparto de competencias entre el presidente y el jefe de gabinete, radican en que, aquél como responsable político de todo, los es ante la Nación (art. 99 inc. 1º); en tanto el jefe de gabinete, al ejercer la administración general de la nación, es responsable ante el Poder Ejecutivo, que lo nombra y remueve (art. 99 inc. 7º) y ante el poder Legislativo que podrá disponer su remoción por vía del voto de censura (art. 101). La responsabilidad política del presidente y la gestión del jefe de gabinete lo hace pasable de “sanciones políticas” por vía del juicio político (art. 53, 59 y 60 de la CN). 4) Comandante en jefe de todas las fuerzas armadas de la Nación “art. 99 inc. 12 “ Las fuerzas armadas como órganos necesarios del Estado, son el instrumento militar de la defensa nacional y se integran con medios humanos y materiales, orgánicamente estructurados para posibilitar su empleo en forma disuasiva e efectiva. Poderes reglamentarios: El art. 99 inc., 2º dispone que el presidente “expide las instrucciones y reglamentos que sean necesarios para la ejecución de las leyes de la Nación, cuidando de no alterar su espíritu con excepciones reglamentarias”. La función reglamentaria es un modo de completar el proceso de la toma de decisiones iniciada por el Poder Ejecutivo. La CN atribuye al Poder Ejecutivo el poder reglamentario en los casos en que el Congreso no lo ha ejercido. En consecuencia, el Poder Legislativo puede retomar este poder y derogar y sustituir la normativa emitida por el Poder Ejecutivo. Poderes Colegislativos. Productos del Poder Ejecutivo. Distintos tipos de decretos: Las decisiones presidenciales se manifiestan jurídicamente por medio de decretos, como por ejemplo, de decretos de necesidad y urgencia, los reglamentarios de leyes, etc. En el derecho Argentino, se conocen cuatro clases principales de de decretos del Poder Ejecutivo:  De ejecución o reglamentarios: son los encargados de instrumentar y efectivizar las leyes. Así el art. 99 inc. 2º establece que el presidente expide las instrucciones y reglamentos que sean necesarios para la ejecución de las leyes de la Nación.  Autónomos, también llamados independientes, por ejemplo, los decretos concernientes a la organización de la administración del Poder Ejecutivo. La diferencia entre estos decretos y los reglamentarios es que los primeros pueden existir aun a falta de una ley previa y que pueden abordar asuntos no tratados por la ley, si esta existe. Pero de haberlo, no pueden violarla, salvo que la ley resulte irrazonable o fuese en contra de algún precepto de la CN.  Decretos Delegados: En estos el Poder Ejecutivo legisla, y no meramente reglamenta. Y lo hace por expresa indicación del Congreso, mediante ley. La reforma del ´94 normó explícitamente los decretos delegados. El precepto dispone que se prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo, “salvo en materias determinadas de la administración o de emergencia pública, con plazo fijado para su ejercicio y dentro de las bases de la delegación que el Congreso establezca”. Las causales regulatorias de este decreto son:  Materiales: No pueden abarcar toda la potestad del Congreso en materia administrativa, sino solamente, determinados temas.  Plazos: El Congreso debe fijar un término para el ejercicio de la legislación delegada. Este puede ser prorrogado. De no hacerlo, se ha sugerido que rija por un plazo de 5 años.-  Pautas: La ley delegante debe suministrar un patrón o criterio claro para guiar al organismo administrativo, el cual se le transfieren las facultades.  Formas: El decreto delegado es del Presidente de la nación con refrendo del Jefe de gabinete. La comisión bicameral debe controlar el decreto delegado.  Decretos de Necesidad y Urgencia: Art. 99 Inc. 3º: Son dictados por el Poder Ejecutivo sobre temas que la CN reserva al Congreso (por eso se los llama también decretos leyes), sin previa autorización o delegación de éste. Antes de la reforma se discutía si eran constitucionales o no. La reforma del ´94 reglamentó los decretos de necesidad y urgencia para impedir que existan prácticas paralelas al sistema constitucional. Estas exigencias son: I .- Materiales: No deben tratar temas penales, tributarios, electorales o de régimen de partidos políticos II.- Situaciones de hecho: Deben concurrir razones de necesidad y urgencia que configuren “circunstancias excepcionales que hicieran imposible seguir con los trámites ordinarios previstos por esta Constitución para la sanción de las leyes. III.- Formas: El art. 99 inc. 3º ha disciplinado la emisión de estos decretos, requiriendo la voluntad conjunta del presidente, del jefe de gabinete y de la totalidad de los ministros. El jefe de gabinete personalmente y dentro de los 10 días, tiene que someter el decreto al estudio de la Comisión Bicameral Permanente. Está debe elevar su dictamen, en el plazo de 10 días, al plenario de cada sala, para su expresa tratamiento, el que tendrá que ser “de inmediato” considerado por las cámaras. Una ley especial, regulará el trámite y los alcances de la intervención del Poder Legislativo. Indulto y Conmutación: El principio general esta dado por el art. 99 inc. 5º de la CN, que establece que el Presidente de la Nación puede indultar o conmutar las penas por delitos sujetos a la jurisdicción federal, previo informe del tribunal correspondiente, excepto en los casos de acusación por la Cámara de Diputados. El efecto es: el indulto es un perdón dado a favor de una persona, pero de ello no se desprenda que esto la exima de responsabilidad respecto de la parte ofendida o agraviada, ni priva a ésta de sus derechos y acciones particulares o propias. El indultado siempre quedará sujeto a su responsabilidad civil.Con relación a la materia: La atribución del Presidente se refiere a “los delitos sujetos a la jurisdicción federal”, es decir, sujetos al conocimiento de la justicia federal. Esta jurisdicción incluye también la de los jueces ordinarios con sede en la ciudad de Bs.As. que forman parte del poder Judicial de la Nación. La CN dispone como excepción a la atribución de otorgar el indulto a “los casos de acusación por la cámara de diputados”. La excepción debe interpretarse en el sentido de que abarca aquellas causas que hayan tenido como antecedentes la promoción de un juicio político o que se hayan servido de base de aquel. Quienes pueden beneficiarse: El indulto tienen características de acto particular destinado a evitar rigidez del sistema represivo. En este sentido, es claro que no puede aplicarse a quienes han cometido crímenes atroces. Otras Atribuciones del Poder Ejecutivo: Nombramientos con acuerdo del Senado: Nuestro sistema, adoptó el sistema del “acuerdo” previo del Senado para el nombramiento de los jueces del Poder Judicial de la Nación y de los funcionarios que integran los cuerpos superiores de la representación exterior de la República y de la defensa. El presidente queda habilitado para realizar el nombramiento, sólo después de que el Senado preste su acuerdo o conformidad. I.- Miembros del Poder Judicial: El nombramiento de los jueces es uno de los actos fundamentales que realiza el presidente de la Nación. El presidente “nombra los magistrados de la Corte Suprema con acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, en sesión pública, convocada al efecto”. (art. 99 inc.4to. párrafo 1ro.) Los jueces de instancia son designados por el presidente mediante un procedimiento similar. Este propone el acuerdo a partir de una terna elevada por el Consejo de la Magistratura y lo somete a consideración del Senado con los antecedentes elaborados por dicho Consejo. El Senado, en este caso con simple mayoría, presta o deniega el acuerdo. II.- Oficiales superiores de las fuerzas armadas: El principio general es que el presidente “provee los empleos militares de la Nación (art. 99 inc. 13). Desde luego, esta función ha sido delegada por la Ley de Ministerios en el ministro de Defensa. Pero el presidente conserva “la concesión de los empleos o grados de oficiales superiores de las fuerzas armadas”, lo que realiza con acuerdo del Senado. III.- Funcionarios diplomáticos: El presidente “nombra y remueve a los embajadores, ministros plenipotenciarios y encargados de negocios con acuerdo del Senado” (art. 99 inc. 7) Nombramiento en Comisión: Art. 99 Inc. 19º: De acuerdo a este inc., el Presidente, “puede llenar las vacantes de los empleos, que requieran el acuerdo del Senado, y que ocurran durante su receso, por medio de nombramientos en comisión que expirarán al fin de la próxima Legislatura”. En derecho parlamentario se ha negado la atribución del Poder Ejecutivo de hacer nombramientos en comisión mientras el Senado está reunido, aunque fuera en sesiones extraordinarias. También se ha sostenido que la Cámara de Senadores puede prorrogar sus sesiones con el objeto de ejercer funciones no legislativas, como pronunciarse sobre acuerdo pendientes. Actos de la Administración Acto administrativo. Es, en noción amplia todo expresión de voluntad que, en ejercicio de función administrativa, surte efecto jurídico, que se proyecta fuera del ámbito de la administración. Relaciones con el Congreso Apertura de las sesiones. Artículo 99, inciso 8. Hace anualmente la apertura de las sesiones del Congreso, reunidas al efecto ambas Cámaras, dando cuenta en esta ocasión del estado de la Nación, de las reformas prometidas por la Constitución, y recomendando a su consideración las medidas que juzgue necesarias y convenientes. Prorroga de las sesiones. Artículo 99, inciso 9. Prorroga las sesiones ordinarias del Congreso, o lo convoca a sesiones extraordinarias, cuando un grave interés de orden o de progreso lo requiera. Relaciones con la Comunidad Internacional Artículo 99, inciso 11. Concluye y firma tratados, concordatos y otras negociaciones requeridas para el mantenimiento de buenas relaciones con las organizaciones internacionales y las naciones extranjeras, recibe sus ministros y admite sus cónsules. BOLILLA XI 1. Estructura del Congreso: Art. 44.- Un Congreso compuesto de dos cámaras, una de diputados de la nación y otras de senadores de las provincias, y de la Ciudad de Buenos Aires, será investido del poder Legislativo de la Nación El Congreso es un órgano estatal, colegiado, porque esta compuesto por varios individuos, y es un órgano complejo porque cada una de sus cámaras tienen calidad de órgano. Es importante aclarar que el Congreso, no solo ejerce funciones legislativas, sino que en algunos casos excepcionales también ejerce funciones judiciales y administrativas. Bicameralismo: nuestro Congreso es bicameral porque nuestro estado es federal. Tiene su origen en la Constitución de los EEUU, y responde a la teoría de que la Cámara de Diputados sea aquella que represente los intereses del pueblo (la cantidad de cada Estado depende de cuantos habitantes tenga) y una Cámara de Senadores que represente los intereses de cada provincia (cada Estado tiene la misma cantidad de representantes incluyendo la CABA). En razón de que las provincias deben dictar sus Constitución, según el art 5, deben respetar la división de poderes. Por ende, organizar su poder Legislativo, que se denomina Legislatura. Pero no quedan obligadas a reproducir el bicamarismo federal, porque no ocurre la misma razón que preside la división del congreso en 2 cámaras. Es por ello que las provincias tienen una sola cámara. El Congreso se compone de 2 cámaras: Diputados y Senadores. CAMARA DIPUTADOS CAMARA SENADORES COMPOSI CIÓN REQUISIT OS DURACIÓ N ART. 45. Esta cámara se compondrá de representantes elegidos directamente por el pueblo de las provincias, de la Ciudad de Bs. As, y de la Capital en caso de traslado, que se consideran a este fin como distritos electorales en un solo estado y a simple pluralidad de sufragios. El número de representantes será uno cada 33.000 habitantes o fracción que no baje de 16.500. ART. 48. Para ser diputado se requiere haber cumplido la edad de 25 años, tener 4 años de ciudadanía en ejercicio y ser natural de la provincia que lo elija o con dos años de residencia inmediata en ella. ART. 50. Los diputados duran en su función 4 años y pueden ser reelegibles; pero la sala se renovará por mitad cada bienio. ART. 54. El Senado se compondrá de tres senadores por cada provincia y tres por la ciudad de Buenos Aires elegidos en forma directa y conjunta, correspondiendo dos bancas al partido político que obtenga el mayor número de votos, y la restante banca a la primera minoría. Cada senador tendrá un voto. PODER EXCLUSIVO ART. 52. Corresponde exclusivamente a la Cámara de Diputados la Iniciativa de las leyes sobre contribuciones y reclutamiento de tropas. ART.53. Solo ella ejerce el derecho de acusar ante el Senado al presidente, vicepresidente, al Jefe de Gabinete de Ministros, a los Ministros, y a los miembros de la Corte Suprema, en la causa de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones; o por crímenes comunes. ART 39.- Cámara de Origen en la iniciativa popular; es decir todos aquellos proyectos de ley que elaboren los ciudadanos. ART 40.- Iniciativa para someter a consulta popular un proyecto. Cámara de origen PRESIDE ART. 55. Tener la edad de 30 años, haber sido seis años ciudadano de la Nación, disfrutar de una renta anual de 2.000 pesos fuertes o de una entrada equivalente y ser natural de la provincia que lo elija, o con dos años de residencia inmediata en ella ART. 56. Los senadores duran 6 años en ejercicio de su mandato y son reelegibles indefinidamente; pero el Senado se renovará a razón de una tercera parte de los distritos electorales cada dos años. ART. 59. Al Senado corresponde juzgar el juicio público a los acusados por la cámara de diputados debiendo sus miembros prestar juramento para este acto. Cuando el acusado sea el presidente de la nación, el senado será presidido por el presidente de la Corte Suprema. Ninguno será declarado culpable sin la mayoría de las 2/3 partes de los presentes. ART. 61. Corresponde también al senado autorizar al presidente de la Nación para que declare el estado de sitio, uno o varios puntos de la Republica en caso de ataque exterior. ART 99inc 4 13y 7.- El senado podrá prestar acuerdos al Poder Ejecutivo para : -el nombramiento de los jueces de la Corte Suprema de la Nación - el nombramiento de los oficiales de la Fuerza Armada - el nombramiento o remoción de los embajadores encargados de negocios. ART 75 inc2 Es la Cámara de Origen en la Ley-Convenio de Coparticipación Federal impositiva. ART. 57. El vicepresidente de la NTE nación será el Presidente del Senado; pero no tendrá el voto sino en el caso que haya empate en la votación. ART. 58. El Senado nombrará un Presidente provisorio en caso de que el vicepresidente se encuentre ausente o cuando ejerza las funciones del presidente de la Nación. VACANTES EN EL SENADO. ART. 62. Cuando vacase alguna plaza del senado, por muerte, renuncia u otra causa, el gobierno que corresponda la vacante hace proceder inmediatamente a la elección de un nuevo miembro. INCOMPATIBILIDADES. Existen algunas situaciones, funciones o empleos que son incompatibles con el cargo del legislador. 1) ART. 72. Ningún miembro del congreso puede recibir empleo o comisión del poder ejecutivo, sin previo consentimiento de la cámara respectiva. 2) ART. 73. Los eclesiásticos regulares no pueden ser miembros del Congreso ni los gobernadores de provincia por las de su mando. 3) ART. 74. Los magistrados del Poder Judicial tampoco pueden ser simultáneamente miembros del Congreso. 2. Organización y Funcionamiento del Congreso Facultades de organización 1) Para constituirse: Art. 64.- Cada Cámara es juez de las elecciones, derechos y titulo de sus miembros en cuanto a su validez. Ninguna de ellas entrara en sesión sin la mayoría absoluta, pero un número menor podrá compeler a los miembros ausentes a que concurran a las sesiones, en los términos y bajo las penas que cada cámara establece. 2y3) Para reglar su propio orden y forma de funcionamiento: art 66.- Cada Cámara hará su reglamento, y podrá con 2/3 de votos corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conductas en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral, sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno; pero bastara de la mayoría de 1 sobre la mitad de los presentes para decidir en las renuncias que voluntariamente hicieran de sus cargos. 4) De policía interna: frente a extraños o terceros. El art 66 no incluye el poder disciplinario frente a terceros a la cámara. Se lo ha interpretado como privilegio implícito, consistente en castigar a los que sin ser legisladores cometen actos que implican una ofensa al parlamento, o a alguno de sus miembros en su carácter de tales. 5) Administrativas, presupuesto personal: Art 74.- Los servicios de los Senadores y los Diputados son remunerados por el tesoro de la Nación, con una dotación que señalara la ley. Esta remuneración se denomina Dieta. Garantías acordadas al miembro del Órgano. Inmunidad de opinión: Art 68.- Ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente ni molestado por las opiniones o discurso que emita desempeñando su mandato de legislador. Quiere decir, que en el tiempo, esas opiniones y esos discursos tiene que emitirse desde que el legislador se incorpora a la cámara, hasta que concluye su mandato. Pero emitidos en tal lapso, queda en cubierto, todavía después del cese en el cargo. Inmunidad al arresto: Art69.- Ningún senador o diputado, desde el día de su elección hasta el día de su cese, puede ser arrestado; excepto el caso de ser sorprendido in fraganti en la ejecución de algún crimen que merezca pena de muerte, infamante, u otra aflictiva; de lo que se dará cuenta a la cámara respectiva con la información sumaria del hecho. Puede iniciarse una causa penal contra el legislador y llevarse adelante mientras que no se afecte su libertad corporal. In fraganti: a) En el instante de cometer el delito. B) En la tentativa C) Después del cometido, si se descubre que huye o se oculta. Desafuero: Art 70.-Cuando se forme querella por escrito ante las justicias ordinarias contra cualquier senador o diputado, examinado el merito del sumario en juicio publico, podrá cada cámara, con 2/3 de votos suspender en sus funciones al acusado y ponerlo a disposición del juez competente para su juzgamiento. Sin necesidad de Desafuero previo, el juez puede iniciar la causa penal; ello surge con evidencia del Art., que comienza presumiendo la formación de querella, y prosigue refiriéndose al examen del sumario, y a la puesta de la disposición del acusado ante juez competente. La cámara examina el sumario, incluso desde el punto de vista de la conveniencia política; si no se dispone el desafuero, el juez no puede dictar sentencia. En esta competencia, la cámara ha de actuar con ética y no con prejuicios partidistas, tanto si concede como si niega el desafuero. Si al tiempo de la elección de un legislador ya esta en curso un proceso penal por un presunto delito cometido antes, la cámara no debería incorporarlo porque ella como juez de la elección habría de estimar que no reúne la condición de idoneidad. Quórum Significa el número de miembros que se necesitan para que un órgano colegiado pueda constituirse, funcionar y adoptar decisiones. El art 64 establece que ninguna de las cámaras entrara en sesión sin la mayoría absoluta de sus miembros (más de la mitad) Casos: a) A veces, no tiene un nombre, si se prescribe para decidir un quórum de votos sobre los presentes, este se cuenta y extrae sobre los miembros que hacen falta para que la cámara sesione b) Otras veces, si se establece para decidir un numero de votos sobre el total de miembros que implica quórum agravado, es menester que el quórum de asistencia sea mayor que el normal, a fin de que se pueda alcanzar el quórum de votos requeridos c) Como principio, entendemos que cuando una norma que exige un quórum de votos para decidir NO dice expresamente que se trata de los miembros presentes, aquel quórum de votos debe computarse sobre el total de los que componen la cámara. d) Quórum especial en la reforma de 1994. El art 39.- establece que la ley reglamentaria del derecho de iniciativa popular legislativa habrá de sancionarse con el voto de la mayoría de la totalidad de miembros de cada cámara. Atribuciones la minoría: La imposibilidad de sesionar sin quórum parece dejar librado a la voluntad de los legisladores el funcionamiento de las cámaras, porque si no asisten en número suficiente para formar quórum, la cámara no puede sesionar. La Constitución no ha ignorado esa hipótesis, y por eso, el mismo art 64 añade: que un número menor podrá compeler a los miembros ausentes a que concurran a las sesiones en los términos y bajo las penas que cada cámara establecerá. Sesiones: Preparatorias. Las sesiones preparatorias tienen por objeto recibir a los electos que han presentado diploma expedido por la autoridad competente, y elegir a las autoridades de cada cámara. El juramento de diputados y senadores es exigido por el artículo 67 de la constitución. Ordinarias. El Congreso tiene asignado un periodo ordinario de sesiones y un receso en tales períodos. ART 63. Ambas cámaras se reunirán por si mismas en sesiones ordinarias todos los años, desde el 1 de marzo hasta el 30 de noviembre. Extraordinarios. El artículo 63 agrega que pueden ser convocadas las cámaras extraordinariamente por el presidente de la nación. Para esto el congreso deberá estar cerrado y no prorrogado. Solamente el poder ejecutivo podrá solicitar ante una emergencia y gravedad que se necesite solución del poder legislativo. Prorrogadas. En el 63 in fine se establece que el presidente también puede prorrogar las sesiones. Esto admite que el presidente de la nación podrá extender el plazo de las sesiones sobre aquellos temas legislativos que hayan quedado pendientes y es el quien establecerá el plazo. Dinámica del trabajo legislativo. La reforma de 1994 ha incorporado la Comisión Bicameral permanente para seguimiento y control de los decretos de necesidad y urgencia que dicta el Poder Ejecutivo, para los decretos dictados por delegación legislativa, y para la promulgación parcial de leyes vetadas parcialmente. Art99 Inc. 3.- [..] El jefe de Gabinete de Ministros personalmente y dentro de los 10 días, someterá la medida a consideración de la Comisión Bicameral permanente, cuya composición deberá respetar la proporción de las representaciones políticas de cada cámara. Esta comisión elevara su despacho en un plazo de 10 días al plenario de cada cámara para su expreso tratamiento, el que de inmediato consideraran las cámaras. Numerosas comisiones permanentes para diversas materias existen en virtud del reglamento de cada cámara. Hay otras especiales y transitorias, y algunas bicamerales creadas por ley para asuntos determinados. La facultad de investigación del congreso Es posible dividir la facultad investigadora en dos: a) la del Congreso como cuerpo conjunto que reúne a ambas cámaras b) la de cada Cámara por separado. En ambos casos, lo mas frecuente es que la investigación no la haga el pleno del Congreso sino una Comisión investigadora formada en el seno de una u otra. Principios:  El ejercicio de la facultad de investigación no requiere de una ley que la reglamente.  Se trata de una facultad emergente de los poderes implícitos de cada cámara.  La investigación así fundada debe: guardar relación funcional de finalidad con alguna competencia del congreso  La investigación no puede invadir la zona del poder ejecutivo y el poder judicial, violar la privacidad de las personas  El ejercicio de las facultades de investigación esta sujeto a control judicial de control constitucional cuando se alega por parte in tersada que se ha incurrido en relación a la Const. Interpelación Art 71.- Cada una de las cámaras puede hacer venir a su sala a los ministros del poder ejecutivo para recibir las explicaciones e informes que estime convenientes. El Art. 101.- El jefe de gabinete de Ministros debe concurrir al Congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de sus Cámaras, para informar de la marcha del gobierno, sin perjuicio de lo dispuesto en el Art. 71. Puede ser interpelado a los efectos del tratamiento de una moción de censura, por el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cualquier de las Cámaras, y ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las Cámaras. Moción de Censura La moción de censura es el procedimiento por el que la Cámara Baja de un Parlamento bicameral o un Parlamento unicameral en pleno de un país o entidad subnacional puede exigir la responsabilidad política al poder ejecutivo respectivo. Es típico y de gran importancia en los sistemas parlamentarios, en los que es el parlamento quien elige al Presidente del Gobierno o Primer Ministro, pudiendo a través de la moción de censura forzar su sustitución. BOLILLA XII Funciones del Congreso Función Preconstituyente Art. 30. (..) La necesidad de reforma debe ser declarada por el Congreso con el voto de las 2/3 partes de sus miembros; pero no se efectuara sino por una Convención convocada al efecto. Función Legislativa El Congreso se lo llama órgano legislativo por que legisla, es decir, emite la ley. Etapas a) Etapa Iniciativa: consiste en la formulación del proyecto de Ley. Puede realizarlo el Congreso, el Poder Ejecutivo, o los ciudadanos a través del derecho de Iniciativa Popular. Art 39. Los ciudadanos tienen el derecho de iniciativa para presentar proyectos de ley en la Cámara de Diputados. El Congreso deberá darles expreso tratamiento dentro del término de 12 meses. El Congreso, con el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada cámara, sancionara una ley reglamentaria que no podrá exigir más del 3% del padrón electoral nacional, dentro del cual deberá contemplar una adecuada distribución territorial para suscribir la iniciativa. No serán objeto de iniciativa popular los proyectos referidos a reforma constitucional, tratados internacionales, atributos, presupuesto y materia penal. b) Etapa Constitutiva: esta etapa esta a cargo del Congreso y transporta por los cauces del Art. 78 a 84. Art. 78. Aprobado un proyecto de ley por la cámara de su origen pasa para su discusión a la otra cámara. Aprobado por ambas pasa al poder ejecutivo de la Nación para su examen; y si también obtiene su aprobación, lo promulga como ley. Art 79. Cada Cámara, luego de aprobar un proyecto de ley en general, puede delegar en sus comisiones la aprobación en particular del proyecto, con el voto de la mayoría absoluta del total de sus miembros. La cámara podrá, con igual número de votos, dejar sin efecto la delegación y retomar el trámite ordinario. Artículo 80.- Se reputa aprobado por el Poder Ejecutivo todo proyecto no devuelto en el término de diez días útiles. Los proyectos desechados parcialmente no podrán ser aprobados en la parte restante. Sin embargo, las partes no observadas solamente podrán ser promulgadas si tienen autonomía normativa y su aprobación parcial no altera el espíritu ni la unidad del proyecto sancionado por el Congreso. En este caso será de aplicación el procedimiento previsto para los decretos de necesidad y urgencia. Artículo 81.- Ningún proyecto de ley desechado totalmente por una de las Cámaras podrá repetirse en las sesiones de aquel año. Ninguna de las Cámaras puede desechar totalmente un proyecto que hubiera tenido origen en ella y luego hubiese sido adicionado o enmendado por la Cámara revisora. Si el proyecto fuere objeto de adiciones o correcciones por la Cámara revisora, deberá indicarse el resultado de la votación a fin de establecer si tales adiciones o correcciones fueron realizadas por mayoría absoluta de los presentes o por las dos terceras partes de los presentes. La Cámara de origen podrá por mayoría absoluta de los presentes aprobar el proyecto con las adiciones o correcciones introducidas o insistir en la redacción originaria, a menos que las adiciones o correcciones las haya realizado la revisora por dos terceras partes de los presentes. En este último caso, el proyecto pasará al Poder Ejecutivo con las adiciones o correcciones de la Cámara revisora, salvo que la Cámara de origen insista en su redacción originaria con el voto de las dos terceras partes de los presentes. La Cámara de origen no podrá introducir nuevas adiciones o correcciones a las realizadas por la Cámara revisora. Artículo 82.- La voluntad de cada Cámara debe manifestarse expresamente; se excluye, en todos los casos, la sanción tácita o ficta. Artículo 83.- Desechado en todo o en parte un proyecto por el Poder Ejecutivo, vuelve con sus objeciones a la Cámara de su origen; ésta lo discute de nuevo, y si lo confirma por mayoría de dos tercios de votos, pasa otra vez a la Cámara de revisión. Si ambas Cámaras lo sancionan por igual mayoría, el proyecto es ley y pasa al Poder Ejecutivo para su promulgación. Las votaciones de ambas Cámaras serán en este caso nominales, por sí o por no; y tanto los nombres y fundamentos de los sufragantes, como las objeciones del Poder Ejecutivo, se publicarán inmediatamente por la prensa. Si las Cámaras difieren sobre las objeciones, el proyecto no podrá repetirse en las sesiones de aquel año. Artículo 84.- En la sanción de las leyes se usará de esta fórmula: el Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso, decretan, o sancionan con fuerza de ley. c) Etapa de Eficacia: La etapa de eficacia esta a cargo del poder ejecutivo; en los casos que la propia Constitución dispone excepcionalmente que la promulgación sea automática, o que el proyecto sancionado no puede ser vetado o que queda sancionado como ley. Consiste en la promulgación y publicación de la ley en el boletín oficial. Clases de Leyes Normas Federales: son las que regulan materias de interés nacional o federal, de carácter político, social, institucional, económicas. A diferencia de lo que ocurre con las normas de derecho común, sobre este tipo de normas conocen los tribunales federales de todo el pís. Norma de Derecho Común: son en general, los códigos de fondo y sus leyes complementarias. Ejemplo: Código Civil, Penal, etc. Si bien este tipo de normas son dictadas por el Congreso Nacional, sui aplicación corresponde a los tribunales ordinarios. Normas Locales: son las que dicta el Congreso actuando como legislatura de la Capital Federal. Art 75. Inc. 30. Ejercer una legislación exclusiva en el territorio de la Capital de la Nación y dictar la legislación necesaria para el cumplimiento de los fines específicos de los establecimientos de utilidad nacional en el territorio de la República. Las autoridades provinciales y municipales conservarán los poderes de policía e imposición sobre estos establecimientos, en tanto no interfieran en el cumplimiento de aquellos fines. En la actualidad el Congreso no cumple esta función ya que la ciudad de Bs. As. tiene su propia Legislatura. Función jurisdiccional Juicio Político: Artículo 53- Sólo ella (cámara de diputados) ejerce el derecho de acusar ante el Senado al Presidente, vicepresidente, al jefe de gabinete de ministros, y a los miembros de la Corte Suprema, en las causas de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones; o por crímenes comunes, después de haber conocido de ellos y declarado haber lugar a la formación de causa por la mayoría de dos terceras partes de sus miembros presentes. Artículo 59- Al Senado corresponde juzgar en juicio público a los acusados por la Cámara de Diputados, debiendo sus miembros prestar juramento para este acto. Cuando el acusado sea el Presidente de la Nación, el Senado será presidido por el Presidente de la Corte Suprema. Ninguno será declarado culpable sino a mayoría de los dos tercios de los miembros presentes. El juicio político es el procedimiento de destitución previsto para que los funcionarios pasibles de Él no continúen en el desempeño de sus cargos. Se lo denomina juicio político, ya que no es un juicio penal que persigue castigar, sino separar del cargo. Las causas de responsabilidad que hacen viable la acusación son 3: Mal desempeño Delito en el ejercicio de sus funciones Crímenes comunes El juicio político debe ser público. Se trata de una función jurisdiccional y, por ende, ha de rodeársela de las garantías de defensa y debido proceso. El fallo debe ser motivado La Constitución no provee la suspensión del funcionario ni después de la acusación de la Cámara de Diputados ni durante el juzgamiento por el Senado. La acusación que efectúa la Cámara de Diputados ante el Senado, impide a este juzgar por hechos no incluidos en ella, de modo que la vinculatoriedad que para el juicio tiene la acusación es una de las razones por las cuales hemos dicho que también en su trámite ante la cámara de Diputados, se debe garantizar el derecho de defensa. Cuando la Cámara de Diputados en cuanto ejerce su función de acusar, rechaza la acusación, el trámite no pasa al Senado. Por los mismos hechos, no puede reiniciar otro procedimiento acusatorio, posteriormente. Lo mismo ocurre con el Senado. Artículo 60- Su fallo no tendrá más efecto que destituir al acusado, y aun declararle incapaz de ocupar ningún empleo de honor, de confianza o a sueldo en la Nación. Pero la parte condenada quedará, no obstante, sujeta a acusación, juicio y castigo conforme a las leyes ante los tribunales ordinarios. Se trata de un antejuicio o privilegio procesal que establece determinadas condiciones extraordinarias para el proceso penal de una persona. No es una inmunidad penal que derive de la persona, sino una garantía de funcionamiento a favor de órgano, como inmunidad de proceso. El derecho judicial de la Corte Suprema sobre la justiciabilidad a) La Corte es competente en instancia originaria para verificar si en el enjuiciamiento político el órgano actuante tiene competencia constitucional para intervenir, y para verificar si se han respetado las condiciones y las formas de procedimiento y las garantías del debido proceso. b) No le corresponde intervenir en lo que hace a la conducta o al desempeño que han sido puestos bajo enjuiciamiento. De ello decimos que la decisión final destitutoria es irrevisable o no judiciable 2-Atribuciones del Congreso (art. 75) a) Poderes específicos o expresos: legislación general; impositivos; presupuesto; bancos; dinero y moneda; puertos; relaciones exteriores; tratados administrativos; militares y de guerra; organizativos; defensa de la Constitución. La cláusula comercial. Política cultural, inmigratoria y demográfica. Impositivos: según el inc. 2 del art. 75, debe imponer contribuciones indirectas como facultad concurrente con las provincias. Imponer contribuciones directas, por tiempo determinado proporcionalmente iguales en todo el territorio de la nación, siempre que la defensa, seguridad común y bien general del Estado lo exijan. Las contribuciones previstas en este inciso, con excepción de la parte o el total de las que tengan asignación específica, son coparticipables. Presupuesto: la reforma de 1994 ha constitucionalizado la iniciativa por el poder ejecutivo del proyecto de ley presupuestaria (art. 100, inc. 6º). La ley de presupuesto es anual, lo que la diferencia de las otras leyes que, por lo general, no suelen tener plazo de vigencia determinado; por ende, no debe incluir normas ajenas a lo que el presupuesto es en si mismo; a la época de la constitución, la anualidad era un requisito que se consideraba relacionado con el llamado equilibrio financiero; hoy se aspira a un equilibrio económico, y es el presupuesto un instrumento mediante el cual el estado actúa en la economía. Navegación y puertos: el inc. 10 art. 75 establece que al Congreso le corresponde: - Dictar leyes que reglamenten la libre navegación de los ríos interiores. Esta facultad está relacionada con el art. 26 que establece el principio de libertad de navegación comercial. Significa que todos los buques tienen derecho a cargar, transportar y descargar mercaderías a través de nuestros ríos internos y utilizando los puertos de nuestro país. La finalidad de este principio fue favorecer el comercio interprovincial, evitando que a través de normas provinciales se entorpezca la circulación de mercadería y por ende el progreso del país. La facultad del Congreso consiste en limitar esta libertad a través de leyes o reglamentos que indiquen la forma en que se debe navegar. - Habilitar aquellos puertos que faciliten el comercio. Eso significa que debe permitir cargar y descargar mercaderías, subir o bajar pasajeros, etc. Competencia en materia bancaria y monetaria: le corresponde al Congreso establecer y reglamentar un banco federal con facultad de emitir moneda. Las provincias no pueden establecer bancos con facultad de emisión si autorización del Congreso (art. 126). El art. 75 inc. 11º asigna al Congreso hacer sellar moneda, fijar su valor y el de las extranjeras. Las provincias no pueden acuñar moneda. El inc. 6º prevé que el Congreso establezca, además del banco federal, otros bancos nacionales. El inciso 19 obliga al Congreso a preservar el valor de la moneda. La moneda de curso legal es aquella cuya aceptación es irrehusable y obligatoria, y apareja poder cancelatorio o liberatorio; la moneda de curso forzoso es el papel moneda con curso legal, que no puede canjearse. El curso legal que hace al dinero irrecusable, atiene a la relación acreedor-deudor, porque el primero no puede rehusar recibir la moneda de curso legal. El curso forzoso apunta a la relación tenedor del billete-entidad emisora, porque el primero no puede exigiré al segundo la conversión del billete. La cláusula comercial: las provincias tienen prohibido dictar leyes sobre comercio, o navegación interior o exterior; en cambio, al Congreso compete reglar el comercio internacional o interprovincial, y dictar el código de comercio. Todo asunto concerniente al comercio con estados extranjeros o de las provincias entre sí, así como el relativo a la navegación, es propio del estado federal a través del Congreso. Conectado con la cláusula comercial el inc. 10º del art. 75, otorgando al Congreso la reglamentación de la libre navegación de los ríos interiores y la habilitación de puertos que considere convenientes, con la limitación del art. 26, que declara libre para todas las banderas de navegación de los ríos interiores, con sujeción únicamente a los reglamentos que dicte la autoridad nacional. Relaciones exteriores: las atribuciones del Congreso en materia de política internacional se conocen en los inc. 22 y 24. El Congreso posee la atribución específica de arreglar los límites internacionales de la República, siempre dentro del marco de los instrumentos internacionales habilitados para ello. Todo arreglo de límites debe pasar necesariamente por el marco de debate democrático que produce el tratamiento en el Congreso de la nación. El Congreso fija los límites interprovinciales. En el ámbito interno, los fija, y en el internacional los arregla. Otra obligación del cuerpo legislativo es la de proveer a la seguridad de las fronteras, como medida de defensa y precaución. Los poderes militares del Congreso: la Constitución se los asigna pero los mismos no se superponen, ni reemplazan a la jefatura que sobre las fuerzas armadas titulariza el presidente. En lo organizacional la competencia es del Congreso, y en lo operacional, es del poder ejecutivo. a) En caso de guerra: el art. 75 inc. 25º, reconoce al Congreso la competencia para autorizar al Poder Ejecutivo a declarar la guerra o hacer la paz. Ello implica poner en vigor el estado de guerra como instituto de emergencia. b) Sobre las fuerzas armadas: el art. 75 inc. 27º, pone a cargo del Congreso fijar las fuerzas armadas en tiempo de paz y guerra y dictar las normas para su organización y gobierno. El inc. 28º le otorga permitir la introducción de tropas extranjeras en el territorio de la Nación, y la salida de fuerzas nacionales fuera de él. Política cultural, inmigratoria y demográfica: la reforma de 1994 ha posicionado al Congreso de la Nación como el gran articulador de las políticas sociales y solidarias que impone realizar a los poderes públicos. El sistema ha adquirido un compromiso social y solidario definido, y así lo expresó cuando efectuó mandatos imperativos en tal sentido a los legisladores, con incesantes referencias a la parte dogmática de la Constitución. Cabe identificar claramente el diseño de esas políticas que nuestra doctrina resalta como garantías institucionales. A partir de su institucionalización, los habitantes de la República pueden instar al Congreso a que desarrolle tales políticas que se han constituido en garantías institucionales, y son protegidas por la Constitución en su núcleo esencial, de tal forma que el Congreso: - Está obligado a desarrollar los contenidos que protegen las garantías institucionales. - Está obligado a no desnaturalizar los núcleos duros o de funcionamiento que involucran tales instituciones, al cumplimentar su rol legislativo de desarrollo y promoción. Las políticas especiales que surgen de los inc. 17, 19, 23 del art. 75 alojan la protección de núcleos duros referidos a: 1- Tutela a las comunidades aborígenes argentinas. 2- Desarrollo humano, ciencia y cultura. 3- Políticas poblacionales y demográficas. 4- Protección de ciertos sectores de la población, particularmente vulnerables a la discriminación y de debilidad relativa dentro del sistema (niños, ancianos, mujeres embarazadas). 5- Autonomía y autarquía de las Universidades Nacionales. La fuerza normativa de la Constitución parece haberse agigantado luego de la reforma de 1994. Pero los ciudadanos y los representantes responsables que se sitúen en las esferas de conducción del sistema deben asumir que el mismo ha sido construido para crecer orgánicamente a partir de su cumplimiento. b) Poderes implícitos o generales. El inc. 32º del art. 75, indica que es al Congreso a quien le compete hacer todas las leyes y reglamentos que sean convenientes para poner en ejercicio los poderes antecedentes y todos los otros concedidos por la presente Constitución al Gobierno de la Nación Argentina. La fórmula de la Constitución indica que es el legislador y no el Presidente quien recibe los poderes que habiendo sido conferidos al gobierno de la nación, no han sido expresamente imputados por la Constitución a departamento alguno del Poder Federal. Ellos han de ser ejercidos mediante su potestad legislativa. Bidart Campos admite que el ejercicio de los poderes implícitos por parte del Congreso puede ser efectivizado mediante formas alternativas al dictado de la ley o reglamento. Los restantes poderes implícitos del Congreso pueden ser ejercidos por ese cuerpo, sobre la base de la inherencia a toda la masa de competencias que recibe. Luego de la reforma de 1994 esas otras competencias implícitas se derivan del cumplimiento que la Constitución le impone para resguardar las garantías institucionales que ha consagrado, y a las que requieren no solamente de actividad legislativa, sino de una adecuada gestión activa en la promoción de las políticas allí indicadas. La extensión de los poderes implícitos del Congreso no puede implicar generación de nuevos poderes no concedidos expresa o implícitamente, ni tampoco avasallamiento de las prerrogativas de otros poderes de Estado. Mucho menos justifica esta modalidad de implicitud un avance del gobierno federal sobre los gobiernos de provincias, o de la ciudad de Buenos Aires. Ello no implica que el Congreso no pueda ejercer sus poderes implícitos para poner en ejercicio los poderes que la Constitución instituye en cabeza de los gobiernos provinciales, o la ciudad de Buenos Aires. Lo que está vedado es utilizar esos poderes (implícitos o explícitos), para avasallar las autonomías provinciales. 3-Delegación de facultades legislativas. Se prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo (art. 76), ésta es la regla general que gobierna la reserva legal a favor del Congreso en la Constitución. Existen excepciones: a) “en materias determinadas de administración”, es decir, no en materias indeterminadas sino bien precisas, para cumplir un objeto. Como en materia administrativa lo normal es que, a falta de ley, el Ejecutivo puede regular el tema; lo que hace la Constitución es, virtualmente, instar la reducción al máximo de los decretos autónomos y sustituirlos por decretos delegados, que deben tener bases que le fijen límites que deben ser respetados por el Ejecutivo. b) “en materias determinadas de emergencias públicas”, que tampoco deben ser indeterminadas, y no podrán estar referidas a materias propias de legislación ordinaria, porque lo usual no puede ser considerado emergencia. El estado de sitio y la intervención federal no son tampoco materia de delegación legislativa, porque pudiéndose presentar situaciones de necesidad y urgencia, cabrá la aplicación de dicho procedimiento. Como para ambos casos de excepción la Constitución exige “plazo fijo para su ejercicio” y que la delegación se haga “dentro de las bases que el Congreso establezca”, no valdrá la delegación efectuada fuera del plazo fijado, debiéndose justificar la prórroga para no incurrir en el vicio de nulidad. La exigencia de bases habilita al Congreso a controlar como se ha ejercido la delegación por parte del Ejecutivo. Se podrá exigir que en relación con endeudamiento externo se fijen bases que limiten su contratación y pago. La nulidad será siempre posible, porque haberla previsto para el caso de los decretos de necesidad y urgencia, significa desmentir la doctrina según la cual el sistema argentino de control de constitucionalidad no permite nulificar, porque implica el efecto derogatorio no admitido en el sistema. Vencido el plazo de la delegación caduca la potestad del Ejecutivo, pero las “relaciones nacidas al amparo de las normas dictadas en consecuencia de la delegación” no caducan (art. 76). La regla se aplica a la “legislación delegada preexistente que no contenga plazo establecido para su ejercicio” si el Congreso no la ratifica dentro de los cinco años de que entre en vigencia la Constitución. Como el Congreso no podrá ratificar delegaciones no permitidas por la Constitución, caducará toda la vasta gama de delegaciones legislativas otorgándole al Ejecutivo la fijación de políticas, como ocurre con la ley federal de educación, entre muchos casos. Como están prohibidas las delegaciones legislativas sin bases del Congreso, ya no podrá el Ejecutivo incurrir en la corruptela de convertir las reglamentaciones ejecutivas autorizadas por el art. 99 inc. 2º, en una delegación legislativa, “llenando los vacíos de la ley”. BOLILLA 13 1-Poder Judicial: el régimen federal y el doble orden judicial, justicia federal y justicia local. Reserva de las jurisdicciones locales, órganos y procedimientos locales. Organización del Poder Judicial federal. Según la Constitución (art. 108 y ss), el Poder Judicial será ejercido por una Corte Suprema de Justicia y por los demás tribunales inferiores que establezca el Congreso de la Nación en el territorio de la República. Desde el punto de vista institucional, cumple la función de controlar a los restantes poderes públicos, pero también a los particulares en la medida que ellos también ejercen, conforme a las leyes, el poder público. La justicia federal es un poder del Estado, porque modera el desenvolvimiento político de los otros poderes, sin dejar de ser un tribunal de justicia; es un órgano de control, asegurando la supremacía de la Constitución, a cuyo fin declara la inconstitucionalidad o la nulidad de las leyes o de los actos de gobierno. Es un poder de funcionamiento permanente, cuyos órganos gozan de estabilidad, y cuyas funciones son absolutamente indelegables. Es autorrestringido, no puede actuar de oficio, sino a pedido de parte, no pudiendo juzgar sobre el contenido de la ley, sino según la ley. Las provincias organizan sus propios estrados judiciales sin injerencia para ello del Gobierno Federal, ya que esta es una facultad que ellas se han reservado. En consecuencia, el Poder Legislativo de la Nación solo puede crear en territorio de las provincias tribunales federales, y el Poder Ejecutivo Nacional no interfiere en la nominación y nombramiento de los magistrados provinciales. Nuestra Constitución diseña con claridad un doble orden judicial, el federal y el provincial al que luego de la reforma de 1994 se le agrega el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En tales ámbitos (los de las provincias y la ciudad de Buenos Aires), los jueces son independientes de los que conforman la justicia federal, aunque sus decisiones finales son susceptibles de recurso por ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en razón de arbitrariedad o inconstitucionalidad. Organización del Poder Judicial Federal Si bien todo nuestro sistema de justicia está encabezado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (art. 31), ese cuerpo titulariza además el Poder Judicial Federal, por así disponerlo el art. 108. En consecuencia, la arquitectura del Poder Judicial Federal se asienta sobre la prelación de ese alto cuerpo, seguida de los demás tribunales inferiores que la ley establezca. La conformación estructural de los tribunales, asiento de la magistratura, oportunidad, mérito, conveniencia, número y condiciones que hacen a su establecimiento, son definidos por el Congreso. La determinación del número de miembros que integrará ese alto tribunal, también depende de las normas del Poder Legislativo. La actividad del Congreso ha sido profusa en los años recientes, ya que ha aumentado de cinco a nueve el número de miembros de la Corte Suprema, habiendo creado también la Cámara Nacional de Casación Penal, como un órgano intermedio entre las Cámaras de Apelación en materia penal y la Alta Corte Nacional. Existe una relación jerárquica de subordinación de los tribunales inferiores respecto de la Corte Suprema de la Nación. Respecto de los jueces de la Ciudad de Buenos Aires, la Convención Constituyente de ese territorio dictó en 1996 su Estatuto Organizativo, reivindicando la potestad de dotar al distrito de una justicia propia, cumplimentando así el mandato dispuesto por el art. 129 de la Constitución, y superando la ambigua regulación intentada por la ley 24.588, por la que el Congreso de la Nación pretendió desdibujar la autonomía de esa ciudad. 2-Corte Suprema de Justicia de la Nación: creación, instalación, composición, autoridades, funcionamiento. Importancia institucional de la Corte Suprema como tribunal, como Poder. Su función de control para el aseguramiento de la supremacía constitucional. Sus poderes implícitos. La Corte Suprema de Justicia de la Nación se estructuró como cuerpo en el año 1864, bajo la presidencia de Bartolomé Mitre. Al seleccionar una primera conformación de la Corte Suprema de Justicia representativa de todos los sectores políticos de la época, el entonces presidente habría dado una gran prueba de equilibrio en ese gran acto de estadista. Primera integración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que se constituyó el 15 de enero de 1863, dictando su primer fallo el 15 de octubre de ese año, fue la siguiente: - Valentín Alsina (elegido para presidir el cuerpo, aunque luego renunció antes de prestar juramento). - Francisco de las Carreras (Primer presidente de la Corte Suprema). - Salvador María del Carril. - Francisco Delgado. - José Barros Pazos. - Francisco Pico (Primer Procurador General de la Nación). La Corte Suprema de Justicia es un tribunal que ha sido expresamente creado por el texto fundamental. Su condición suprema significa que sus decisiones son indudablemente finales. Ha dicho la Corte Suprema de si misma, que ningún otro tribunal puede revocar sus sentencias, como también que “es el intérprete final de la Constitución y el de las garantías constitucionales”. Ella es la cabeza del Poder Judicial. Este órgano, como tribunal supremo del país, tiene potestades suficientes para organizarse internamente, por medio del dictado de su reglamento interno y nombramiento de sus empleados. La Corte Suprema está integrada por una serie de Secretarías y una estructura burocrática que sostiene su funcionamiento. La propia Constitución prevé los requisitos para integrarla, que según el art. 111 son los siguientes: ser abogado de la Nación, con 8 años de ejercicio y tener las calidades requeridas para ser Senador. Los ocho años pueden ser de práctica profesional o de desempeño en el Poder Judicial. Respecto de su composición la originario Constitución de 1853 indicaba que ella se integraría de nueve miembros y dos fiscales. En 1860, la norma fue reformada y adoptó la estructura del actual art. 108, que habla genéricamente de una Corte Suprema de Justicia. Ha sido el poder legislativo el que estableció el número de jueces que la integraron: - 1863: 5 miembros. - 1958: 7 miembros. - 1962: 5 miembros. - 1991: 9 miembros. Los miembros de la misma, deben prestar juramento de práctica. En realidad, en su primera constitución, el juramento es tomado por el Presidente de la Nación, y en lo sucesivo, por parte del presidente del cuerpo. Al principio se componía de 5 miembros, luego de 7, más tarde volvió a ser de 5. En 1990 la ley 23.774 estableció que fueran 9. Finalmente en 2006, la ley 26.183 dispuso que los miembros de la Corte vuelvan a ser 5, imponiendo el siguiente sistema de reducción de miembros: - Al momento de entrar en vigencia la ley, se reduce (transitoriamente ) a 7 el número de jueces que integran la Corte. - En el momento de producirse una vacante definitiva, el número de jueces se reduce (transitoriamente) a 6. - Finalmente, al producirse una nueva vacante definitiva, el número de jueces de la Corte se reduce a 5. Actuales integrantes de la Corte Suprema de Justicia Presidente: Ricardo Lorenzetti Vicepresidente: Elena Highton de Nolasco Ministro: Carlos Fayt Ministro: Enrique Santiago Petracchi Ministro: Juan Carlos Maqueda Ministro: Eugenio Raúl Zaffaroni Ministro: Carmen María Argibay ¿Quién elige al Presidente de la Corte Suprema? Si bien la Constitución solo prevé que la Corte debe tener un presidente, no indica la forma de su designación. Fue costumbre institucional hasta 1930 que lo designara el Presidente, aunque el gobierno de facto que allí irrumpió consideró que ello era competencia del propio tribunal, habiendo aceptado la Corte esa delegación. Actualmente, el Reglamento para la Justicia Nacional indica que el Presidente y Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia serán elegidos por el voto de la mayoría absoluta de los Ministros del Tribunal y durarán tres años en el ejercicio de sus funciones. También acepta el Reglamento para la Justicia Nacional que la Corte pueda dividirse en salas para sesionar, excepto de los asuntos de competencia o para resolver cuestiones de inconstitucionalidad. El sentido institucional que posee la Corte Suprema, deriva de su presencia en el propio sistema organizado por la Constitución. Su misión fundamental es la de guardar la Constitución, es decir, la custodia de la voluntad del pueblo expresada de manera permanente en las normas constitucionales debiendo tener siempre presente que en la República, gobernar también es juzgar. La cuestión de los poderes implícitos del Poder Judicial La existencia de poderes implícitos en un órgano, de ningún modo importa aceptar que sus potestades se amplíen, sino que esa figura permite que el órgano en cuestión despliegue eficientemente los poderes explícitos que le fueron conferidos por la Constitución, y que, por otra parte, han justificado su creación. Esta doctrina ha reconocido la existencia de poderes implícitos del Poder Judicial, se ha fundado en la necesidad de salvaguardar la eficacia de la Administración de Justicia. Bajo la capa de utilizar los poderes implícitos del tribunal para dirimir conflictos de competencia, se ordenó al Juez inferior abstenerse de juzgar en una cuestión que debía ser controlada institucionalmente por el Congreso. 3-Tribunales inferiores: la creación de órganos judiciales. La casación en materia penal. La doble instancia. Tribunales ordinarios de la Capital Federal: naturaleza. Los fallos plenarios. El status constitucional del juez. Garantías de independencia y eficacia: nombramiento, juramento, inamovilidad, sueldo, incompatibilidades, responsabilidad. Sistemas de designación y remoción de los jueces en el derecho nacional, provincial y comparado. Retiro por edad. Tribunales federales inferiores. Competencia Tienen asiento en las provincias, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siendo su competencia limitada a temas federales de carácter privativo, pues excluye a los jueces provinciales, e improrrogable, salvo el caso de diferente nacionalidad o vecindad de los litigantes o cuando es parte una provincia. El ámbito de su competencia es el siguiente: a) En razón del ligar conocen en todas las causas producidas en el territorio federal su jurisdicción: vinculadas a prestaciones reales, a prestaciones personales y a los ligares adquiridos por compra o cesión en las provincias para fijar establecimientos de utilidad nacional. b) En razón de la materia conocen en las causas especialmente regidas por la Constitución, pero no por los códigos de fondo, ni cuando la invocación constitucional la hace el demandado como defensa, etc. c) En razón de las personas conocen en las causas que la nación sea parte, o sus entidades descentralizadas, fuera como actora o demandada; en las causas civiles en que sean parte vecinos de distintas provincias; en las causas en que un ciudadano argentino litigue con un extranjero o con otro Estado, etc. Creación: estos tribunales son creados y establecidos por el Congreso. Es decir, que el mismo, por medio de una ley, los crea y establece en diferentes puntos del país. El status constitucional de los jueces: garantías de independencia y eficacia (nombramiento, juramento, inamovilidad, sueldo, incompatibilidades, responsabilidad). La cuestión del retiro por edad La Constitución de 1853 consagró que los jueces de la Nación son inamovibles mientras que dure su buena conducta (art. 110). Esta regla resguarda a los magistrados contra la remoción arbitraria y a su vez preserva su sede y su grado. Un Juez solo cesa por renuncia, o en las condiciones que la Constitución establece para su destitución (juicio político, para los miembros de la Corte Suprema, y por decisión del jurado de enjuiciamiento para los tribunales inferiores de la Nación). No es constitucional el traslado de un Magistrado de la sede del tribunal en que ejerce su función, sin su consentimiento. Tampoco se lo puede cambiar de instancia sin que el magistrado preste anuencia para ello. Lo antes indicado obedece a que ha sido nombrado para ocupar un cargo determinado, y esa circunstancia no puede ser alterada por otro poder de Estado luego de su nombramiento, salvo en cumplimiento de las formas que prevé a tal fin la Constitución. Existe una innovación efectuada por la reforma de 1994, referida al fin del acuerdo del Senado para aquellos magistrados que cumplan 75 años de edad, los que cesan en sus funciones por caducidad en su nombramiento salvo que se los postule nuevamente y reciban nuevo acuerdo por parte de la cámara alta. En este caso, la renovación del acuerdo será por cinco años, y luego el procedimiento podrá repetirse en forma indefinida si se pretende el mantenimiento del magistrado en sus funciones. Respecto a los sistemas provinciales, en ellos existe libertad de decidir si la designación de los jueces se efectuará en forma vitalicia, o con modalidades de acuerdos limitados a un período determinado de tiempo toda vez que la inamovilidad que consagra la Constitución se refiere a los jueces federales y la organización del Poder Judicial pertenece al ámbito de autonomía de cada provincia, que garantiza el propio texto fundamental 8art. 5 y cc). Otra garantía que se le ofrece a los jueces federales es la referida a sus sueldos, ya que conforme lo dispone el art. 110, la remuneración de los magistrados es determinada por ley, no puede ser disminuida en manera alguna mientras ellos permanezcan en sus funciones. Esta garantía se ha mostrado insuficiente en tiempos de alta inflación en los que no alcanzaba con no disminuir el sueldo del juez, sino que debía aumentárselo periódicamente para que se mantenga su valor adquisitivo “real y actual”. Por tal razón es más acorde la redacción del art. 92 referida a los sueldos del Poder Ejecutivo, que predica inalterabilidad de su salario. ¿Cuáles son las incompatibilidades que poseen los jueces federales? El art. 34 dispone que los jueces de las cortes federales no puedan serlo al mismo tiempo de los tribunales provinciales. Este art. Tiene un sustento histórico que ha dejado de tener vigencia en el día de la fecha debido al anacronismo. Esto estaba establecido porque en tiempo de la presidencia de Urquiza, por razones operativas, los jueces de la Corte de Justicia de Paraná, al no tener nada que hacer, aceptaban ser miembros del Tribunal Superior de Justicia de Entre Ríos. Reglas derivadas del principio de división de poderes impiden que un Magistrado desempeñe a su vez roles en alguno de los poderes constituidos de la República. La Ley Orgánica del Poder Judicial prohíbe a los Magistrados y Funcionarios toda actividad política, la práctica del comercio y el ejercicio de todo quehacer profesional derivado de su condición de abogado, salvo el ejercicio de la propia defensa, la de su cónyuge, y la de ascendientes y descendientes directos. La inhibición no alcanza a la docencia y la investigación universitaria, en grado compatible con el ejercicio de sus funciones. Respecto de la actividad política, la jurisprudencia ha sentado la regla que aun cuando el funcionario no se hubiese desafiliado al momento de su incorporación al Poder Judicial, al prestar juramento en el ámbito judicial, extingue de pleno derecho su afiliación anterior, ya que el fundamento de la incompatibilidad es el de no ejercer al mismo tiempo ambos roles. Respecto del juramento establece el art. 112 la modalidad de juramento para los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (extensible a los jueces inferiores), por el que el magistrado se obliga a desempeñar sus obligaciones administrando justicia bien y legalmente, y en conformidad a lo que prescribe la Constitución. Sistemas de designación y remoción de los jueces en el orden federal y provincial Hasta que se operó la reforma de 1994, el sistema de la Constitución era político. Los jueces eran designados a propuesta discrecional del Poder Ejecutivo, y con posterior acuerdo del Senado de la Nación, tal modo de edificación del poder conspiró contra su independencia de criterio y autonomía funcional. Es así que la reforma de 1994 reformuló y adaptó el procedimiento de la siguiente manera:  Antes de la Reforma de 1994 El sistema era igual para todos los jueces de la Nación 1- El candidato es propuesto discrecionalmente por el Presidente de la Nación. 2- El Senado le presta acuerdo (en sesión secreta, por así disponerlo su reglamento y con la mayoría absoluta de sus miembros presentes en la sesión). 3- El presidente lo nombra y lo pone en funciones. 4- El presidente también puede nombrar por sí y sin requerir acuerdo previo del Senado, a jueces durante el período de receso del cuerpo., pero esos nombramientos expiran al comenzar el período ordinario de sesiones ulterior salvo que el Senado les preste acuerdo. 5- Hasta antes de operarse la reforma de 1994, existía en el orden federal una Comisión Asesora de la Magistratura que proponía al Poder Ejecutivo, temas de candidatos para los cargos, aunque la propuesta no vinculaba al Presidente.  Después de la Reforma de 1994 Jueces de la Corte Suprema 1El candidato es propuesto discrecionalmente por el Presidente de la nación. 2El Senado le presta acuerdo (en sesión pública y con una mayoría de 2/3 parte de sus miembros presentes (art. 99 inc. 4º). 3El Presidente los nombra y los pone en funciones. Demás jueces inferiores 1El Consejo de la Magistratura eleva una terna vinculante de candidatos al Presidente, previamente seleccionados por concursos públicos. 2El Presidente toma de ella a un candidato (en decisión discrecional) y propone su nombramiento al Senado. 3El Senado le presta acuerdo en sesión pública. 4El Presidente lo nombra y lo pone en funciones. El Consejo de la Magistratura ejerce el importante rol constitucional de proponer temas vinculantes al Poder Ejecutivo para designación de los jueces federales (art. 114). ¿Cuál es el modo de selección y propuesta que debe implementar este nuevo órgano de la Constitución? La imposición constitucional es la de efectuar concursos públicos, a fin de que el postulante sea sometido a una evaluación de aptitudes técnicas, personales y morales, para lo que el cuerpo recientemente creado ya ha implementado la figura de la “escuela judicial”. Realizada la selección el CM eleva una terna al Poder Ejecutivo lo que implicará para el Poder Ejecutivo, una valiosa información acerca del perfil de los candidatos ternados. ¿Cómo vincula esta terna al Presidente de la Nación? Éste se ve constreñido a elegir a uno de entre los tres propuestos, no pudiendo devolver la terna al Consejo, ya que de este modo se burlaría tangencialmente la manda constitucional, pues el Presidente podría retornar la nómina al Consejo tantas veces como desease hasta que le surgieran un candidato que sea de su agrado. Y no ha sido éste el sentido de la reforma sino más bien el de limitar la discrecionalidad en la selección por parte del Poder Ejecutivo, que ahora aparece como una potestad parcialmente reglada. La Constitución no ha previsto la posibilidad de que el presidente descarte o retorne la terna, toda vez que ella le vincula. Creemos que otra modalidad interpretativa del texto devaluaría el sentido institucional y tuitivo que animó a la reforma. Para el caso en que el Poder Ejecutivo demore indefinidamente la selección, o descártela terna, o aún o mita la designación luego de obtenido el acuerdo senatorial para el candidato, creemos que es viable la instancia de una acción de amparo por cualquier ternado, impetrando de inconstitucionalidad por omisión del Poder Ejecutivo, lo que además, deja abierta la vía del pedido de Juicio Político al primer mandatario renuente, por mal desempeño en sus funciones. Respecto del derecho público provincial, se adelantó a esa forma de nombramiento de jueces, regulando en sus constituciones la figura del Consejo de a Magistratura ya antes de operarse la reforma constitucional de 1994, pudiendo recordar en este sentido la pionera Constitución del Chaco que estableció a su tiempo que los nombramiento de los Magistrados los realiza el Poder Ejecutivo a propuesta del Consejo de la Magistratura, actuando ese cuerpo además como “jurado de enjuiciamiento”. 4-El Consejo Superior de la Magistratura El Consejo de la Magistratura regulado por una ley especial sancionada por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara tendrá a su cargo la selección de los magistrados y la administración del Poder Judicial. Será integrado periódicamente de modo que se procure el equilibrio entre la representación de los órganos políticos resultantes de la elección popular, de los jueces de todas las instancias y de los abogados de la matrícula federal. Será integrado, asimismo, por otras personas del ámbito académico y científico, en el número y la forma que indique la ley. Serán sus atribuciones: 1Seleccionar mediante concursos públicos los postulantes a las magistraturas inferiores. 2Emitir propuestas en ternas vinculantes, para el nombramiento de los magistrados de los tribunales inferiores. 3Administrar los recursos y ejecutar el presupuesto que la ley asigne a la administración de justicia. 4Ejercer facultades disciplinarias sobre magistrados. 5Decidir la apertura del procedimiento de remoción de magistrados, en su caso ordenar la suspensión, y formular la acusación correspondiente. 6Dictar los reglamentos relacionados con la organización judicial y todos aquellos que sean necesarios para asegurar la independencia de los jueces y la eficaz prestación de los servicios de justicia. Está ubicado normativamente dentro de la sección que la constitución dedica al Poder Judicial. Composición El art. 114 diseña la competencia del Consejo con una bifurcación: a) seleccionar a los magistrados, y b) administrar el poder judicial. El desempeño de sus miembros es temporario, ya que la norma habla de integración periódica. En segundo lugar, ordena procurar un equilibrio entre las representaciones que invisten los funcionarios del Consejo. a) Representantes de los órganos políticos resultantes de elección popular. b) Representantes de los jueces federales de todas las instancias. c) Representantes de los abogados de la matrícula federal y d) Otras personas del ámbito académico y científico. El equilibrio La mención del “equilibrio entre tales representaciones” es muy importante. El art. 114 dice que el Consejo será integrado periódicamente de modo que se procure el equilibrio entre las representaciones de sus integrantes. Es la ley especial la que tiene que determinar ese equilibrio. El mismo no debe ser periódico sino permanente. En la composición quiere decir que siempre tiene que existir en la representación temporaria de los sectores componentes del cuerpo. El equilibrio no depende solamente del número de representantes de cada sector, sino además de quien es el designante de ellos. Si a las personas del ámbito científico y académico las nombrara el Congreso o el Poder Ejecutivo, el equilibrio quedaría perturbado, cosa que no ocurriría si la designación proviniera de las universidades o de las academias nacionales. Estamos ante un equilibrio institucional para el mejor funcionamiento del Poder Judicial, según las competencias atribuidas al Consejo; y como entre ellas las hay de administración, disciplinarias, de selección y remoción de los jueces, y de reglamentación, quedan en claro por lo menos dos cosas: a) que el equilibrio entre las cuatros representaciones no equivale a la igualdad en la cantidad de cada una y b) que ese mismo equilibrio impide que por el número y/o el modo de designación de las representaciones políticas la integración y el ejercicio de las competencias del Consejo queden a merced del predominio del ejecutivo, del Congreso, o de los partidos políticos. El Consejo exige independencia, y no la tendría si se convirtiera en un organismo instrumentado política o partidariamente para subordinar el Poder Judicial a los poderes políticos. Las competencias Exhiben diferencias entre sí: a) Formación de los cuadros judiciales: posee dos atribuciones: - Realizar los concursos públicos para cubrir los cargos de jueces en todas las instancias inferiores a la Corte, y seleccionar a los candidatos. - Formular ternas vinculantes para proponer el nombramiento. - Promover el enjuiciamiento político de los jueces de instancias inferiores a la Corte. b) Poder disciplinario: el Consejo tiene su ejercicio sobre los magistrados. c) Poder reglamentario: recae sobre una triple materia: - Para la organización judicial. - Para asegurar la independencia de los jueces. - Para lograr la eficaz prestación del servicio de justicia. d) Administración de los recursos económicos: administra los recursos y ejecuta el presupuesto que la ley respectiva dedica al Poder Judicial. La división del Consejo en salas Ninguna de las facultades del Consejo puede ser cumplida por una sola sala del mismo; estas eventuales divisiones solo son constitucionales si se limitan a repartir internamente entre ellas la elaboración de informes, la preparación del trabajo, o el asesoramiento en una determinada cuestión para que, luego, el cuerpo en pleno adopte las decisiones que solo a él le incumben, con el quórum que consigne la ley, sin excluir la participación de ninguno de sus integrantes. El poder reglamentario Los reglamentos generales, es decir, los que contienen normas generales para la tramitación de los procesos interfieren en la función propia de cada tribunal. Es verdad que un órgano ajeno al Poder Judicial como es el Congreso, dicta normas procesales para la tramitación de los procesos, pero hay diferencia sustancial entre las leyes de procedimiento, y los reglamentos para la administración judiciaria que dictara el Consejo de la Magistratura. La intervención del Consejo de la Magistratura en el proceso de designación y de enjuiciamiento de jueces amortigua la gravitación político-partidista que el sistema anterior de nombramiento y de juicio político a cargo del Congreso dejaba en ciernes, con todas las malas consecuencias que nos atestiguó la experiencia en la constitución material. El período de vacatio legis A partir de los trescientos sesenta días de la vigencia de esta reforma los magistrados inferiores solamente podrán ser designados por el procedimiento previsto en la presente Constitución (art. 114). La mora en que se ha incurrido al no dictar en dicho plazo la ley reglamentaria y al no entrar en funcionamiento el Consejo, ha tipificado inconstitucionalidad por omisión. 5-Órganos jurisdiccionales extraños al Poder Judicial: tribunales administrativos (condición de su constitucionalidad). La doctrina del control judicial suficiente. Los tribunales administrativos son órganos dependientes del Poder Ejecutivo que se encargan de resolver controversias entre los particulares y la Administración. Si bien estos órganos tienen a su cargo una función jurisdiccional, no forman parte del poder judicial. Son dependientes del Poder Ejecutivo. La mayoría de los autores sostiene que el ejercicio de funciones jurisdiccionales a cargo de órganos dependientes del Poder Ejecutivo es inconstitucional, ya que viola el art. 109. Este art. Prohíbe expresamente que el Presidente ejerza facultades jurisdiccionales. Otros autores opinan que dicha prohibición solo está dirigida al Presidente, y no a los órganos administrativos dependientes del poder ejecutivo. Control judicial: la Corte Suprema estableció, a través de su jurisprudencia, que la administración puede ejercer la función jurisdiccional, pero bajo una condición: que las decisiones de estos órganos sean recurribles ante el Poder Judicial. Esto significa que: a) Los pronunciamientos de los Tribunales Administrativos nunca pueden ser definitivos o irrevisables. b) Ante estos pronunciamientos siempre se puede recurrir a los jueces del Poder Judicial, para que realicen un control judicial suficiente. Este control es amplio: el juez está facultado no solo para controlar si se aplicaron correctamente las normas, sino también para revisar los hechos y las pruebas producidas. La Constitución establece que “en ningún caso el presidente de la nación puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o restablecer las fenecidas “(art. 109). La jurisdicción administrativa resulta inconstitucional. Sin embargo, la ley de Procedimientos Administrativos establece una serie de recursos administrativos que, en definitiva, configuran una verdadera jurisdicción administrativa, la cual no deberá ser agotada frente a una hipótesis de violación de un derecho nacido de la Constitución, los tratados o las leyes, según la regulación constitucional que tiene el amparo (art. 43). De todos modos, las decisiones de los tribunales administrativos, particularmente las que provengan de los tribunales militares en ejercicio de su competencia, han sido convalidadas por la Corte Suprema, con la condición de que sus decisiones con apelables ante un tribunal de Justicia. Control judicial suficiente: choca con los principios de nuestro sistema judicialista ya que prescribe la revisión judicial plena de toda la actividad administrativa, con amplitud de debate y prueba. 6-El Ministerio Público: ubicación, composición (art. 120). Es un órgano independiente con autonomía funcional y autarquía financiera, que tiene por función promover la actuación de la justicia en defensa de la legalidad, de los intereses generales de la sociedad, en coordinación con las demás autoridades de la República. Conclusiones: a) El Ministerio Público es un órgano extrapoder, no depende de ninguno de los poderes del Estado. Los fiscales no podrán recibir instrucciones vinculantes de ningún poder del Estado. b) La función de promover la actuación de la justicia en defensa de la legalidad, implica la legitimación procesal para estar en juicio cuando lo establezca en forma expresa la ley o cuando los derechos públicos de la sociedad se hallen desconocidos. c) Esto último se apoya, no solo en las palabras de la Constitución “en defensa de la legalidad”, sino cuando a renglón seguido el texto agrega y “de los intereses generales de la sociedad”, que no son otros que los derechos de incidencia colectiva, tutelados en el art. 43.; derechos, estos últimos, que han llevado al texto explícito de la Constitución el preclaro pensamiento de Mitre, impuesto como cláusula interpretativa de los derechos que surgen de la soberanía del pueblo, al fundamentar el art. 33. d) Y cuando el texto dice “en coordinación con las demás autoridades de la República”, no está disponiendo instrucciones vinculantes, sino que la Procuraduría General de la Nación deberá acordar con los demás poderes públicos (Congreso y Gobierno) la política persecutoria del Estado, si fuera el caso de que la ley dispusiera algún tipo de instrucciones por parte del procurador general a los fiscales inferiores. El Ministerio Público está integrado por un procurador general de la Nación y por un defensor general, así como por los demás miembros que la ley establezca. Sus miembros gozan de inmunidades funcionales (inmunidades de los legisladores), y de la intangibilidad de sus remuneraciones (similar a la cláusula para los jueces art. 110). 7-El Defensor del Pueblo (art. 86). Es un órgano independiente instituido en el ámbito del Congreso, que actuará con plena autonomía funcional, sin recibir instrucciones de ninguna autoridad. Esto significa que el Defensor actuará como un verdadero “mediador” entre el Congreso y la sociedad a los efectos de que él pueda hacerse de toda la información necesaria sobre cómo se esta desenvolviendo la administración pública. La función propia de este tipo de funcionarios en los países del mundo donde funcionan es la de controlar a los funcionarios mediante la información pública de su desempeño deficiente: una manera concreta de ejercer el control a través de la información. El Defensor del Pueblo tiene legitimación procesal, de forma tal que puede interponer todo tipo de acción judicial contra la administración, en caso de que esta no cumpla la ley: en esto hay una superposición de funciones, de carácter tutelar con el Ministerio Público. Además de poder ir a la justicia, antes de ello el defensor podrá realizar todas las gestiones convenientes, en el ámbito administrativo, para lograr, a partir de sus buenos oficios, solucionar los incumplimientos en la prestación de los servicios a los administrados, que por actos y omisiones produzca la administración. El Defensor será designado y removido por el Congreso, con el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de cada Cámara. Él goza de las inmunidades y los privilegios de los legisladores y dura en su cargo cinco años, pudiendo ser nuevamente designado por una sola vez. La organización y el funcionamiento de esta institución serán regulados por una ley especial, que no requiere de mayorías especiales. 8-La Auditoría General de la Nación (art. 85). Este organismo de control estará a cargo de un Presidente, quien será designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso. De este modo la Reforma de 1994 ha venido a instaurar en la República la máxima garantía de control posible, en términos de eficiencia: que la oposición controle la gestión económica del gobierno. La Auditoría depende del Congreso, pero tiene autonomía funcional, asistiéndolo técnicamente. La Auditoría ejerce el control externo en lo patrimonial, económico y financiero del sector público (administración centralizada y descentralizada), así como el control operativo. Cuando el Congreso deba controlar al Ejecutivo deberá sustentar sus exámenes y opiniones en los dictámenes de la Auditoría. Esto significa que si el Congreso aprueba la cuenta de inversión sin tomar en cuenta los dictámenes de la Auditoría, un tribunal de justicia podrá emitir un mandamiento disponiendo que se cumpla la Constitución sustentando su opinión en los dictámenes de la Auditoría. Ejerce tanto el control de legalidad (cuidar que se cumpla la ley en la aplicación del presupuesto), como el control de gestión de la administración (lograr que la aplicación de los fondos presupuestarios cumplan el objetivo previsto en el Presupuesto, y no lo frustren por razones formales o por violación de la ley. Una ley, aprobada por la mayoría absoluta de los miembros de cada Cámara, reglamentará la creación y funcionamiento de la Auditoría. El texto no dice que sea la totalidad de los votos de cada Cámara los que se necesitan para la aprobación de la ley; sin embargo, ello debe darse como presupuesto, porque, de lo contrario, la oposición no dispondrá de poder de control suficiente para que se tomen en cuenta sus criterios, en una ley donde será la oposición, precisamente, quien presidirá el organismo. Sin una ley que facilite el control de la Auditoría, el rol controlador de la oposición puede quedar desvirtuado. BOLILLA 14 1-Jurisdicción Federal: en razón de las personas, de la materia y del lugar. La aplicación del derecho común por los tribunales locales. - El Estado Nacional en juicio: su demandabilidad y su condena (problemas constitucionales) La Jurisdicción federal es definida como la facultad conferida al Poder Judicial de la Nación para administrar justicia en los casos, sobre las personas y en los lugares especialmente determinados por la Constitución. Esta jurisdicción federal es ejercida por órganos que se llaman tribunales de justicia, cuyo conjunto integra el Poder Judicial Federal. Además de la Corte Suprema como cabeza del Poder Judicial, hay por creación de la ley tribunales federales de primera instancia (juzgados) y de segunda instancia (cámaras de apelaciones). La Corte, con ser suprema como cabecera del Poder Judicial, no tiene una jurisdicción omnicomprensiva ni es depositaria originaria de la administración de justicia, porque si así fuera los tribunales inferiores ejercerían su competencia como desglose o delegación de la jurisdicción de la Corte, cuando la verdad es que la ejercen conforme a la ley por imperio directo de la Constitución. La Jurisdicción Federal está atribuida a los órganos del poder judicial del estado federal por los art. 116 y 117. La justicia federal divide su competencia por razón de materia, de personas y de lugar. Ofrece como características principales las siguientes: a) Es limitada y de excepción, lo que quiere decir que solo se ejerce en los casos que la Constitución y las leyes reglamentarias señalan. b) Es privativa y excluyente, lo que significa que no pueden los tribunales provinciales conocer de las causas que pertenecen a la jurisdicción federal. c) Es improrrogable si surge por razón de materia o de lugar. Al contrario, es prorrogable si surge por razón de las personas, salvo los casos de competencia originaria y exclusiva de la Corte, que se reputan absolutamente improrrogables. En virtud del carácter limitado, privativo, excluyente e improrrogable de la jurisdicción federal, la incompetencia de sus tribunales puede y debe declararse de oficio tanto por el tribunal provincial, si corresponde intervenir a uno federal, o por el tribunal federal, si corresponde intervenir a uno provincial. Las causas en razón de la materia Son aquellas que versan sobre puntos regidos por la Constitución, las leyes federales y los tratados internacionales, almirantazgo y jurisdicción marítima. Respecto de las causas que versan sobre derecho común, ellas están excluidas de la competencia federal y son resguardadas por la reserva que a tal fin efectúa el inc. 12 del art. 75 a favor de los tribunales provinciales. Respecto de las causas que versan sobre tratados internacionales, ello involucra también las contiendas reguladas por el derecho de gentes. En estos supuestos cualquiera sea la materia del tratado, el mismo tendrá siempre la naturaleza y carácter de derecho federal. La jurisdicción federal solo se abrirá inicialmente si la causa está directa y especialmente regida por un tratado. Caso contrario, la vía originaria será provincial, aunque será admisible la jurisdicción federal en apelación. ¿Qué materia comprende a las causas de almirantazgo y jurisdicción marítima? La expresión almirantazgo proviene en realidad del derecho inglés. Se refiere a aquellos hechos acaecidos en alta mar, allende las líneas de alta y baja marea. Respecto del concepto de jurisdicción marítima involucra al tráfico de cualquier clase en alta mar: - Apresamientos y embargos marítimos. - Colisiones y cuestiones suscitadas entre el capitán de averías entre buques y discusiones acerca de su propiedad. - Hipotecas navales, seguros marítimos. - Cuestiones suscitadas entre el capitán de su buque y la tripulación. - Supuestos en que se afecte la seguridad de la navegación, la libre circulación, el comercio marítimo y la aeronavegación. Para que se active la jurisdicción federal en las materias de almirantazgo y jurisdicción marítima y delimitar adecuadamente el ámbito competencial pertinente, interesa que las aguas o vías navegables en que se produce la navegación sean interjurisdiccionales. También atraen la competencia federal en razón de la materia, las causas contencioso administrativas federales. Las causas en razón de las personas Deviene en los asuntos en que la Nación sea parte, así sea demandando o siendo demandada. Tal atribución competencial encuentra su fundamento en la circunstancia de que se halla en juego la responsabilidad del Estado Nacional lo que justifica sobremanera la intervención de la justicia federal que es considerada de excepción. El concepto de Nación ha sido extendido por la jurisprudencia hacia algunas de sus entidades descentralizadas, en tanto y en cuanto posean aptitud para comprometer la responsabilidad del Estado. Ha dicho también, que el Estado nacional no puede ser llevado a juicio por las controversias suscitadas entre sus reparticiones, las que deben ser resueltas por el Procurador del Tesoro. Según Bidart Campos las sentencias de condena en contra del Estado son meramente declarativas por colisionar con los siguientes principios constitucionales: - Lesiona un derecho de propiedad de quien ha ganado el pleito, al dejar el cobro de la acreencia librado al arbitrio del Estado. - Diluye el derecho a la jurisdicción de quien ha resultado ganancioso en la contienda. - Ofende el derecho de la igualdad ante la ley y la jurisdicción, generando privilegios vedados por la Constitución a favor del Estado. Existe otras partes que pueden motivar la jurisdicción federal, fuera del Estado Nacional: provincias, vecinos de diferentes provincias, ciudadanos extranjeros o Estados Extranjeros, lo que nos arroja las siguientes posibles combinaciones: - Una o más provincias, con una o más provincias. - Una provincia o varias, con vecinos de otra provincia. - Una provincia o varias, con uno más Estados extranjeros. - Una provincia con un ciudadano extranjero. - Vecinos de una provincia con vecinos de otra provincia. - Vecinos de una provincia con uno o más Estados extranjeros. - Vecinos de una provincia con uno o más ciudadanos extranjeros. - Estado Nacional y vecinos de una provincia. - Estado Nacional y un ciudadano extranjero. - Estado Nacional y un Estado Extranjero. - Estado Nacional y una provincia. ¿Es posible demandar un Estado Extranjero? Parece poco probable suponer que nuestros jueces, en tanto y en cuanto circunscriben su actuación a los confines territoriales del Estado Argentino, puedan poseer el poder para obligar unilateralmente a un estado extranjero a concurrir a los estrados federales argentinos para responder en justicia. Dice Bidart Campos que según lo dispuesto en el art. 116 el Estado Argentino es justiciable ante requerimiento de tribunales extranjeros. Ambas situaciones serán posibles en el caso de existir consentimiento voluntario de la Nación convocada a estar a derecho. La prórroga de jurisdicción del Estado Nacional a favor de los tribunales de terceros estados, aún voluntaria, es inviable por razones de soberanía. Respecto de las prórrogas de jurisdicción ante tribunales supranacionales, este caso no involucra controversia con el art. 116, pues supuesta la conformidad con el procedimiento previsto en el art. 75 inc. 24, tales tribunales no serían extranjeros. También concitan la competencia federal las causas que involucran a ministros públicos y cónsules extranjeros, lo que comprende la totalidad de pleitos que los involucren. Las causas por razón del lugar El art. 116 no contiene referencia explícita alguna a la jurisdicción federal por razón del lugar. No obstante tal jurisdicción existe. En torno de ella cabe una breve formulación: a) Los tribunales federales se hallan dispersos en todo el territorio del estado, y tienen asignada por ley una competencia territorial, lo que equivale a decir que la jurisdicción que ejercen en las causas sometidas a ellos está geográficamente demarcada por un perímetro territorial que puede prescindir de los límites provinciales y abarcar más de una provincia. b) En relación con las causas criminales, su adjudicación a los tribunales federales ofrece aspectos vinculados al lugar de comisión del delito, lo que presenta cierto matiz de territorialidad. c) La jurisdicción en las causas de almirantazgo y jurisdicción marítima debe considerarse federal por razón de materia, conviene visualizarla de modo análogo a lo dicho en el inc. b), parcialmente vinculada al lugar en virtud de las alusiones al mar, a los ríos, a los puertos, etc. Lo mismo la jurisdicción en materia de derecho aeronáutico. d) Los lugares del art. 75 inc. 30 guardan relación con la jurisdicción federal por razón del lugar. El Estado Nacional en juicio El art. 116 señala como competencia de la justicia federal los asuntos en que la Nación es parte. La jurisdicción federal procede tanto cuando el estado federal es parte actora, como cuando es parte demandada. Además, por Nación no se entiende solamente el estado federal, sino también algunas entidades autárquicas y empresas del estado que, autorizadas por las disposiciones que las rigen para actuar directamente en juicio, pueden comprometer la eventual responsabilidad del estado. La jurisdicción federal en causas en que el estado es parte se discierne “ratione personae” (por razón de parte), y, por lo tanto, no interesa la materia de la causa (o el derecho que la rige). La justiciabilidad del Estado Por la imputación que al Estado se hace de la conducta de los gobernantes, que son órganos suyos, se puede obtener la versión moderna del principio: el Estado no escapa a la obligación de que los actos que cumplen sus órganos de poder se ajusten al derecho vigente, en primer lugar, a la Constitución; el control de constitucionalidad es una de las formas de asegurar ese ajuste. Por eso el Estado ha sido considerado como eminentemente justiciable, es decir, susceptible de ser llevado a los tribunales a través de un proceso judicial. El art. 116 da recepción a la justiciabilidad del Estado pero el principio de que el Estado es justiciable no deriva de ese reconocimiento normativo, sino del sistema axiológico que es propio del Estado democrático. En primer lugar, se usó la doctrina de la doble personalidad del Estado, la persona jurídica Estado se desdobló en a) una persona de derecho público y b) otra persona de derecho privado. La duplicación de personalidades del Estado permitió que el Estado originariamente no justiciable ni responsable lo fuera cuando actuaba como persona de derecho privado. Además, también desde hace tiempo el Estado cayó bajo jurisdicción de los jueces cuando actuaba en el campo patrimonial como fisco. Actualmente, la única personalidad pública del Estado lo hace justiciable y responsable, sea que actúe en el área de derecho público, o en la de derecho privado. Solo permanece como no justiciable en el reducto de las llamadas cuestiones políticas que, por reputarse tales, se denominan también “no judiciables”. El Estado federal como parte en juicio en el derecho constitucional argentino En nuestro derecho constitucional del poder, nunca pudo ser dudoso que el Estado Federal es justiciable, porque el art. 116 de la Constitución incluye entre las causas judiciales que son de competencia del Poder Judicial Federal, aquellas en que la Nación es parte. Las leyes 3952 y 11.634 de demandas contra el Estado En 1900 se dicta la ley 3952 de demandas contra la nación donde no aparece el requisito de la venia legislativa; pero una interpretación estricta pretendió encontrar subterfugios y sostuvo que si bien no se precisaba venia para demandar al Estado como persona de derecho privado, dicha venia era en cambio necesaria cuando se lo demandaba como persona de derecho público. La ley 11.634 del año 1932, redactó el artículo (1º que fue cuestionado): “Los tribunales federales y los jueces letrados de los territorios nacionales conocerán de las acciones civiles que se deduzcan contra la nación sea su carácter de persona jurídica o de persona de derecho público, sin necesidad de autorización previa legislativa: pero no podrán darles curso sin que se acredite haber producido la reclamación del derecho controvertido ante el poder Ejecutivo y su denegación por parte de éste”. Cuando los entes descentralizados carecen de personalidad jurídica para actuar en juicio y ser directamente demandables, la acción debe dirigirse contra el Estado, siéndole aplicable la ley 3952. La sentencia de condena con efecto meramente declarativo El art. 7 de la ley 3952 consagra el privilegio de la inejecución forzosa de la sentencia condenatoria dictada en juicio contra el Estado: “las decisiones que se pronuncien en estos juicios cuando sean condenatorias contra la Nación, tendrán carácter meramente declaratorio, limitándose al simple reconocimiento del derecho que se pretenda”. Según Bidart Campos esa disposición es inconstitucional porque hiere por lo menos varios derechos que la Constitución consagra: a) afecta al derecho de propiedad de la parte que obtiene sentencia a su favor, porque ¿Qué sentido efectivo tiene su crédito, si su satisfacción queda librada al arbitrio y la discreción del Estado deudor sin posibilidad de coerción?; b) burla el derecho a la jurisdicción en su etapa final de obtención razonablemente rápida de una sentencia eficaz y útil, porque ¿Qué utilidad y eficacia tiene una sentencia que declara un derecho y que no se puede ejecutar?; c) ofende a la igualdad ante la ley y ante la jurisdicción, porque el Estado tiene un privilegio irritante del que carecen los particulares y todos los demás justiciables. La reglamentación del cumplimiento de la sentencia de condena Toda norma que enfoque las modalidades para hacer efectivo el cumplimiento de las sentencias de condena que obligan al Estado debe, para satisfacer la razonabilidad y para respetar la cosa juzgada, evitar tramitaciones administrativas burocráticas y dilaciones que desvirtúen la esencia de la decisión judicial. Ni las leyes ni los reglamentos del Poder Ejecutivo están habilitadas para complicar y demorar el cumplimiento de las sentencias condenatorias del Estado. Cuando lo hacen violan: a)el derecho a la jurisdicción del justiciable ganancioso, que comprende el de lograr eficacia, y utilidad en la sentencia que le ha sido favorable; b) la división de poderes, la zona de reserva del poder judicial, y la cosa juzgada, porque el cumplimiento de la sentencia no puede supeditarse a la intervención ulterior y discrecional de órganos ajenos al Poder Judicial; c) la igualdad de los justiciables, por el privilegio que se dispensa al Estado condenado en juicio para autofijarse el modo y el tiempo de cumplir la sentencia. Solamente razones inequívocas y fundadas de real emergencia permiten, por excepción, considerar constitucionales a las leyes que, temporalmente limitadas a plazos breves, dilatan o suspenden el cumplimiento por parte del Estado de las sentencias de condena dictadas en su contra. 2-Competencia de la Corte Suprema: a) Originaria y exclusiva. b) Apelada: apelación ordinaria y apelación extraordinaria (art. 14 de la ley 48). Diferencias entre la competencia originaria y apelada. Según el art. 117 en aquellas causas en que la competencia de la Corte Suprema de Justicia de la nación se ejerce por la vía de la apelación, ella será determinada conforme las reglas y excepciones que en tal punto establezca el Congreso de la Nación. Los casos en que procede esta competencia apelada de la Corte Suprema son, (según Bidart Campos): - Causas en que el Estado es parte. - Causas sobre extradición de criminales. - Causas de jurisdicción marítima. - Supuestos de revisión, aclaratoria y queja (por retardo de justicia). - Supuestos de apelación denegada. - Cuestiones de competencia y conflictos que se planteen entre jueces y tribunales del país que no tengan un órgano superior jerárquico común entre ellos que los deba resolver. - Casos en que es necesario decidir acerca de la competencia de un juez (cuando la intervención de la Corte fuese indispensable para evitar una efectiva privación de justicia). - La vía extraordinaria de apelación (recurso extraordinario). - En el caso de conflicto de Poderes la Corte ha asumido intervención apelada por vía de “per saltum”. ¿Cuáles son los casos de competencia originaria y exclusiva de la Corte Suprema? El art. 117 de la Constitución Federal indica que son los concernientes a embajadores, cónsules y ministros extranjeros, y aquellos en que alguna provincia fuese parte. La competencia es originaria porque en esas cuestiones la Corte Suprema entiende desde un principio, y hasta el fenecimiento de la contienda. Es también exclusiva porque inhibe la posibilidad de que tales cuestiones sean evaluadas por algún otro tribunal de la Nación o de las provincias, que sea la propia Corte Suprema. Competencia apelada de la Corte Suprema: no solo en los casos de competencia originaria le toca a la Corte Suprema resolver conflictos. Existen diversas situaciones en las que determinados casos pueden llegar a ser resueltos por la Corte Suprema: a) Recurso extraordinario federal: mediante este recurso pueden llegar a la Corte Suprema las sentencias definitivas de los tribunales, incluso de los tribunales de provincia, cuando sean contrarias a la Constitución. En estos casos las sentencias podrán ser llevadas, en grado de apelación y en última instancia, ante la Corte Suprema, para que ella conozca, examine y revise dichas sentencias definitivas, a efectos de controlar su constitucionalidad. b) Recurso de apelación ordinaria: en este caso, la Corte Suprema actúa como tribunal de tercera instancia. Este recurso procede contra las sentencias definitivas de las Cámaras de Apelaciones en los siguientes casos:  Causas en que la Nación sea parte directa o indirectamente y el valor disputado sea superior a determinada cantidad de pesos.  Extradición de criminales reclamados por países extranjeros.  Causas a que dieren lugar los apresamientos o embargos marítimos en tiempo de guerra. Artículo 14 (LEY 48).- Una vez radicado un juicio ante los tribunales de provincia, será sentenciado y fenecido en la jurisdicción provincial, y sólo podrá apelarse a la Corte Suprema de las sentencias definitivas pronunciadas por los tribunales superiores de provincia en los casos siguientes: 1) cuando en el pleito se haya puesto en cuestión la validez de un tratado, de una ley del Congreso, o de una autoridad ejercida en nombre de la Nación, y la decisión haya sido contra su validez; 2) cuando la validez de una ley, decreto o autoridad de provincia se haya puesto en cuestión bajo la pretensión de ser repugnante a la Constitución Nacional, a los tratados o leyes del Congreso, y la decisión haya sido en favor de la validez de la ley o autoridad de provincia; 3) cuando la inteligencia de alguna cláusula de la Constitución, o de un tratado o ley del Congreso, o una comisión ejercida en nombre de la autoridad nacional haya sido cuestionada y la decisión sea contra la validez del título, derecho, privilegio o exención que se funda en dicha cláusula y sea materia de litigio. 3-Recurso extraordinario: su objeto, la casación del derecho federal y constitucional. Casos de procedencia del art. 14 de la ley 48: requisitos, interposición, procedimiento, extensión y efectos de la resolución de la Corte. La reserva del caso federal y la llamada cuestión federal o cuestión constitucional, cuestiones simples y complejas. - La denegación del Recurso Extraordinario, el Recurso de Queja o de Hecho. - Aspectos no legislados del Recurso Extraordinario. Recurso Extraordinario contra sentencias arbitrarias. La arbitrariedad como vicio de inconstitucionalidad. Recurso Extraordinario en casos de gravedad institucional: origen y evolución. Es un recurso, o sea una vía de acceso a la Corte que no es originaria, sino posterior a una instancia previa o anterior. Responde a la previsión constitucional de que haya una jurisdicción no originaria de la Corte según el art. 117. Esa naturaleza extraordinaria consiste en que no es un recurso de apelación “común”, sino excepcional, restringido y de materia federal. Es parcial porque recae sobre la parte federal (constitucional) exclusivamente. Distintas opinjiones ven en la vía analizada una especie de “casación” constitucional o federal, que procura mantener la supremacía de la Constitución, y del derecho federal, así como lograr la aplicación uniforme del derecho constitucional federal. No es el recurso extraordinario una tercera instancia, no configura una instancia más (ordinaria) que se agregue a las propias de cada juicio. No funciona como una instancia que se añade a las propias de cada juicio, sino como una instancia nueva pero reducida y parcial (extraordinaria) que se limita a la materia federal encapsulada en la sentencia inferior. La ley 48 Artículo 14.- Una vez radicado un juicio ante los tribunales de provincia, será sentenciado y fenecido en la jurisdicción provincial, y sólo podrá apelarse a la Corte Suprema de las sentencias definitivas pronunciadas por los tribunales superiores de provincia en los casos siguientes: 1) cuando en el pleito se haya puesto en cuestión la validez de un tratado, de una ley del Congreso, o de una autoridad ejercida en nombre de la Nación, y la decisión haya sido contra su validez; 2) cuando la validez de una ley, decreto o autoridad de provincia se haya puesto en cuestión bajo la pretensión de ser repugnante a la Constitución Nacional, a los tratados o leyes del Congreso, y la decisión haya sido en favor de la validez de la ley o autoridad de provincia; 3) cuando la inteligencia de alguna cláusula de la Constitución, o de un tratado o ley del Congreso, o una comisión ejercida en nombre de la autoridad nacional haya sido cuestionada y la decisión sea contra la validez del título, derecho, privilegio o exención que se funda en dicha cláusula y sea materia de litigio. Artículo 15.- Cuando se entable el recurso de apelación que autoriza el artículo anterior deberá deducirse la queja con arreglo a lo prescripto en él, de tal modo que su fundamento parezca de los autos y tenga una relación directa e inmediata a las cuestiones de validez de los artículos de la Constitución, leyes, tratados o comisiones en disputa, quedando entendido que la interpretación o aplicación que los tribunales de provincia hicieren de los códigos Civil, Penal, Comercial y de Minería, no dará ocasión a este recurso por el hecho de ser leyes del Congreso, en virtud de lo dispuesto en el inciso 11, artículo 67 de la Constitución. Artículo 16.- En los recursos de que tratan los dos artículos anteriores, cuando la Corte Suprema revoque, hará una declaratoria sobre el punto disputado, y devolverá la causa para que sea nuevamente juzgada; o bien resolverá sobre el fondo, y aun podrá ordenar la ejecución especialmente si la causa hubiese sido una vez devuelta por idéntica razón. Su objeto: consiste en asegurar en última instancia ante la Corte el control de la supremacía constitucional. Puede desglosarse este control en dos: a) interpretación constitucional y b) conflicto de constitucionalidad. La revisión constitucional en instancia ordinaria en torno del objeto propio del recurso ante la Corte, confiere primordial importancia a lo que en él se llama cuestión constitucional, requisito inexorable sin cuya concurrencia el mismo recurso pierde su meollo. En primer lugar, puede hacerse una distinción entre la finalidad concreta que el recurdo tiene para quien lo utiliza en un proceso, y la finalidad institucional que, más allá del interés del justiciable, es propia del instituto. Para quien como justiciable interpone el recurso, la finalidad radica en la solución justa de su caso y la protección de los derechos, garantías y/o intereses que en ese caso están en juego. Para el sistema institucional, la finalidad consiste en el control de constitucionalidad y la casación constitucional, con todo el bagaje de cuestiones que allí se involucran. Los requisitos del recurso extraordinario Triple agrupamiento: 1) Requisitos comunes: A) Previa intervención de un tribunal judicial federal o provincial que haya: a) Tenido lugar en un juicio y b) Concluido con una sentencia. B) Decisión en la sentencia de una cuestión que sea judiciable; C) Gravamen o agravio para quien deduce el recurso, con interés personal en la cuestión; D) Subsistencia actual de los requisitos anteriores en el momento en que la Corte va a sentenciar la causa. 2) Requisitos “propios”: A) Existencia en la causa de una cuestión constitucional o federal; B) Relación directa entre esa cuestión constitucional y la solución que la sentencia recurrida ha dado al juicio; C) Que la sentencia recurrida haya sido contraria al derecho federal invocado por el proponente; D) Existencia de: a) Sentencia definitiva por b) El superior (último) tribunal competente de la causa (para resolver la cuestión constitucional). 3) Requisitos “formales”: A) Introducción oportuna y clara de la cuestión constitucional en el juicio, por parte de quien luego interpone el recurso (se llama también “reserva del caso federal” para el recurso futuro). B) Mantenimiento sucesivo de dicha cuestión en todas las instancias del juicio. C) Interposición por escrito del recurso contra la sentencia definitiva, con debido fundamento y con relación completa de las circunstancias del juicio que se vinculan a la cuestión constitucional planteada. La cuestión constitucional Concepto: la existencia de cuestión constitucional o federal es una cuestión de derecho en que, directa o indirectamente, está comprometida la constitución federal (sea en su interpretación o en su supremacía). Clases de cuestión constitucional Dos clases: 1) Cuestión simple: versa siempre sobre la interpretación pura y simple de normas o actos de naturaleza federal. Pone bajo interpretación a normas o actos federales, de forma que queda fuera de ella la interpretación de normas o actos no federales. Recae sobre la interpretación de: a) La propia Constitución Federal y los tratados con jerarquía constitucional. b) Las leyes federales. c) Los demás tratados internacionales. d) Los decretos reglamentarios de leyes federales. e) Otras normas federales. f) Los actos federales de órganos del gobierno federal. 2) Cuestión compleja: versa siempre sobre un conflicto de constitucionalidad entre normas o actos infraconstitucionales (de cualquier naturaleza) y la Constitución Federal. Se subdivide en: A) Compleja “directa”: cuando el conflicto de constitucionalidad se suscita directamente, entre una norma o un acto infraconstitucionales y la Constitución Federal. Ejemplos de cuestión constitucional compleja directa son los conflictos de: a) La Constitución Federal más los tratados con jerarquía constitucional por un lado, y: b) Por el otro, una ley del Congreso, un tratado internacional sin jerarquía constitucional, un acto de autoridad provincial, etc. B) Compleja “indirecta”: cuando el conflicto se suscita entre nomas o actos infraconstitucionales que, dentro de su gradación jerárquica, infringen “indirectamente” a la Constitución Federal que establece la prelación de la norma o del acto superiores sobre los inferiores. Ejemplos de cuestión constitucional compleja indirecta son: a) Conflicto entre normas o actos de autoridad federales entre un decreto reglamentario y la ley reglamentaria. b) Conflicto entre normas federales y actos provinciales. c) Conflicto entre actos federales y actos provinciales, etc. La gravedad o el interés institucional Es importante una alusión a los casos en que la Corte abre el recurso extraordinario en cuestiones que ella denomina “de interés o gravedad institucional”. En este supuesto de excepción los requisitos formales o ápices procesales, son dejados de lado. A criterio de la Corte, una cuestión es de interés o gravedad institucional cuando lo resuelto en la causa excede el mero interés individual de las partes y atañe a la colectividad. La pauta es muy elástica, y cubre supuestos variados, que se vinculan con la jurisdicción discrecional de la Corte. La teoría jurisprudencial de la gravedad institucional ha servido para suavizar requisitos de admisibilidad del recurso extraordinario (ápices procesales) y hacer procedente el recurso; también para disponer la suspensión de la sentencia inferior recurrida ante la Corte. Bidart Campos admite la llamada gravedad institucional dentro de una cuestión constitucional o federal, a fin de atenuar lo que se denomina “ápices procesales”, es decir, para sortear o ablandar uno o más requisitos formales del recurso, o para moderar su rigor; pero en modo alguno admite también que con la gravedad institucional se fabrique una causal más o una causal independiente para el andamiento del recurso extraordinario, cuando no se tipifica la cuestión constitucional. El recurso de queja Si la concesión del recurso extraordinario es denegada por el tribunal ante el cual se debe interponer –que tiene que ser el tribunal superior de la causa en la que recayó la sentencia definitiva que se apela y, en las provincias, el superior tribunal de justicia local- se puede acudir en queja directamente ante la Corte Suprema. También denominado recurso de hecho, debe reproducir el fundamento del recurso extraordinario denegado y, además, atacar el fundamento de la resolución por la cual lo denegó el tribunal inferior (superior tribunal de la causa).