You are on page 1of 40

Vidas ejemplares10

Queridos hermanos, esta es la décima parte de la vida de los Santos. Leedla con cuidado y tratad de imitar a estas personas, para que podáis llegar a la culminación de la santidad.

San Ignacio: ruégale a Dios por todos los que como tí deseamos extender el Reino de Cristo, y hacer amar más a nuestro Divino Salvador. "Todo para mayor Gloria de Dios" (San Ignacio)

Aspectos breves de la vida de los Santos:

San Ignacio de Loyola, San Juan María Vianney, San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima y Santa Teresa de los Andes

Francisco Martínez Arias

Septiembre 2008

SAN IGNACIO DE LOYOLA El 31 de Julio se celebra su día San Ignacio nació en
SAN IGNACIO DE LOYOLA El 31 de Julio se celebra su día San Ignacio nació en

SAN IGNACIO DE LOYOLA

El 31 de Julio se celebra su día

San Ignacio nació en 1491 en el castillo de Loyola, en Guipúzcoa, norte de España, cerca de los montes Pirineos que están en el límite con Francia. Su padre Bertrán De Loyola y su madre Marina Sáenz, de familias muy distinguidas, tuvieron once hijos: ocho varones y tres mujeres. El más joven de todos fue Ignacio.

El nombre que le pusieron en el bautismo fue Iñigo. Entró a la carrera militar, pero en 1521, a la edad de 30 años, siendo ya capitán, fue gravemente herido mientras defendía el Castillo de Pamplona. Al ser herido su jefe, la guarnición del castillo capituló ante el ejército francés. Los vencedores lo enviaron a su Castillo de Loyola a que fuera tratado de su herida.

Le hicieron tres operaciones en la rodilla, dolorosísimas, y sin anestesia; pero no permitió que lo atasen ni que nadie lo sostuviera. Durante las operaciones no prorrumpió ni una queja. Los médicos se admiraban. Para que la pierna operada no le quedara más corta le amarraron unas pesas al pie y así estuvo por semanas con el pie en alto, soportando semejante peso. Sin embargo quedó cojo para toda la vida.

A pesar de esto Ignacio tuvo durante toda su vida un modo muy elegante y fino para tratar a toda clase de personas. Lo había aprendido en la Corte en su niñez.

Le hicieron tres operaciones en la rodilla, dolorosísimas, y sin anestesia; pero no permitió que lo

Mientras estaba en convalecencia pidió que le llevaran novelas de caballería, llenas de narraciones inventadas e imaginarias. Pero su hermana le dijo que no tenía más libros que "La vida de Cristo" y el "Año Cristiano", o sea la historia del santo de cada día.

Y le sucedió un caso muy especial. Antes, mientras leía novelas y narraciones inventadas, en el momento sentía satisfacción pero después quedaba con un sentimiento horrible de tristeza y frustración . En cambio ahora al leer la vida de Cristo y las Vidas de los santos sentía una alegría inmensa que le duraba por días y días. Esto lo fue impresionando profundamente.

Y mientras leía las historias de los grandes santos pensaba: "¿Y por qué no tratar de imitarlos? Si ellos pudieron llegar a ese grado de espiritualidad, ¿por qué no lo voy a lograr yo? ¿Por qué no tratar de ser como San Francisco, Santo Domingo, etc.? Estos hombres estaban hechos del mismo barro que yo. ¿Por qué no esforzarme por llegar al grado que ellos alcanzaron?". Y después se iba a cumplir en él aquello que decía Jesús:

"Dichosos los que tienen un gran deseo de ser santos, porque su deseo se cumplirá" (Mt. 5,6), y aquella sentencia de los psicólogos: "Cuidado con lo que deseas, porque lo conseguirás".

Y mientras leía las historias de los grandes santos pensaba: "¿Y por qué no tratar de
Y mientras leía las historias de los grandes santos pensaba: "¿Y por qué no tratar de

Mientras se proponía seriamente convertirse, una noche se le apareció Nuestra Señora con su Hijo Santísimo. La visión lo consoló inmensamente. Desde entonces se

propuso no dedicarse a servir a gobernantes de la tierra

sino al Rey del cielo.

Apenas terminó su convalecencia se fue en peregrinación al famoso Santuario de la Virgen de Monserrat. Allí tomó el serio

propósito de dedicarse a hacer penitencia por sus pecados.

Cambió sus lujosos vestidos por los de un pordiosero, se consagró a la Virgen Santísima e hizo confesión general de toda su vida.

Y se fue a un pueblecito llamado Manresa, a 15 kilómetros de Monserrat a orar y hacer penitencia, allí estuvo un año. Cerca de Manresa había una cueva y en ella se encerraba a dedicarse a la oración y a la meditación. Allá se le ocurrió la idea de los Ejercicios Espiritales, que tanto bien iban a hacer a la humanidad.

Después de unos días en los cuales sentía mucho gozo y consuelo en la oración, empezó a

sentir aburrimiento y cansancio por todo lo que fuera espiritual. A esta crisis de desgano la llaman los sabios "la noche oscura del alma". Es un estado dificultoso que cada uno tiene que pasar para que se convenza de que los consuelos que siente en la oración no se los merece, sino que son un regalo gratuito de Dios.

Luego le llegó otra enfermedad espiritual muy fastidiosa: los escrúpulos. O sea el imaginarse que todo es pecado. Esto casi lo lleva a la desesperación. Pero iba anotando lo que le sucedía y lo que sentía y estos datos le proporcionaron después mucha habildad para poder dirigir espiritualmente a otros convertidos y según sus propias experiencias poderles enseñar el camino de la santidad.

Y se fue a un pueblecito llamado Manresa, a 15 kilómetros de Monserrat a orar y

Allí orando en Manresa adquirió lo que se llama "Discreción de espíritus", que consiste en saber determinar qué es lo que le sucede a cada alma y cuáles son los consejos que más necesita, y saber distinguir lo bueno de lo malo. A un amigo suyo le decía después: "En una hora de oración en Manresa aprendí más a dirigir almas, que todo lo que hubiera podido

aprender asistiendo a universidades".

En 1523 se fue en peregrinación a Jerusalén, pidiendo limosna por el camino. Todavía era muy impulsivo y un día casi ataca a espada a uno que hablaba mal de la religión. Por eso le aconsejaron que no se quedara en Tierra Santa donde había muchos enemigos del catolicismo. Después fue adquiriendo gran bondad y paciencia.

A los 33 años empezó como estudiante de colegio en Barcelona, España. Sus compañeros de estudio eran mucho más jóvenes que él y se burlaban mucho. El toleraba todo con admirable paciencia. De todo lo que estudiaba tomaba pretexto para elevar su alma a Dios y adorarlo.

Después pasó a la Universidad de Alcalá. Vestía muy pobremente

y vivía de limosna. Reunía niños para enseñarles religión; hacía

reuniones de gente sencilla para tratar temas de espiritualidad, y convertía pecadores hablandoles amablemente de lo importante

que es salvar el alma.

Allí orando en Manresa adquirió lo que se llama "Discreción de espíritus", que consiste en saber

Lo acusaron injustamente ante la autoridad religiosa y estuvo dos meses en la cárcel. Después lo declararon inocente, pero había gente que lo perseguía. El consideraba todos estos sufrimientos como un medio que Dios le proporcionaba para que fuera pagando sus pecados. Y exclamaba: "No hay en la ciudad tantas cárceles ni tantos tormentos como los

que yo deseo sufrir por amor a Jesucristo".

Lo acusaron injustamente ante la autoridad religiosa y estuvo dos meses en la cárcel. Después lo

Se fue a Paris a estudiar en su famosa Universidad de La Sorbona. Allá formó un grupo con seis compañeros que se han hecho famosos porque con ellos fundó la Compañía de Jesús. Ellos son: Pedro Fabro, Francisco Javier, Laínez, Salnerón, Simón Rodríguez y Nicolás Bobadilla. Recibieron doctorado en aquella universidad y

daban muy buen ejemplo a todos.

Lo acusaron injustamente ante la autoridad religiosa y estuvo dos meses en la cárcel. Después lo

Los siete hicieron votos o juramentos de ser puros, obedientes y pobres, el día 15 de Agosto de 1534, fiesta de la Asunción de María. Se comprometieron a estar siempre a las órdenes del Sumo Pontífice para que él los emplease en lo que mejor le pareciera para la gloria de Dios.

Se fueron a Roma y el Papa Pablo III les recibió muy bien y les dio permiso de ser ordenados sacerdotes. Ignacio, que se había cambiado por ese nombre su nombre antiguo de Íñigo, esperó un año desde el día de su ordenación hasta el día de la celebración de su primera misa, para prepararse lo mejor posible a celebrarla con todo fervor.

San Ignacio se dedicó en Roma a predicar Ejercicios Espirituales y a catequizar al pueblo. Sus compañeros se dedicaron a dictar clases en universidades y colegios y a dar conferencias espirituales a toda clase de personas. Se propusieron como principal oficio enseñar la religión a la gente. En 1540 el Papa Pablo III aprobó su comunidad llamada "Compañía de Jesús" o "Jesuitas". El Superior General de la nueva comunidad fue San Ignacio hasta su muerte. En Roma pasó todo el resto de su vida. Era tanto el deseo que tenía de salvar almas que exclamaba: "Estaría dispuesto a perder todo lo que tengo, y hasta que se acabara mi comunidad, con tal de salvar el alma de un pecador".

San Ignacio se dedicó en Roma a predicar Ejercicios Espirituales y a catequizar al pueblo. Sus

Fundó casas de su congregación en España y Portugal. Envió a San Francisco Javier a evangelizar el Asia. De los jesuitas que envió a Inglaterra, 22 murieron martirizados por los protestantes. Sus dos grandes amigos Laínez y Salmerón fueron famosos sabios que dirigieron el Concilio de Trento. A San Pedro Canisio lo envió a Alemania y este santo llegó a ser el más célebre catequista de aquél país. Recibió como religioso jesuita a San Francisco de Borja que era rico político, gobernador, en España. San Ignacio escribió más de 6 mil cartas dando consejos espirituales.

El Colegio que San Ignacio fundó en Roma llegó a ser modelo en el cual se inspiraron muchísimos colegios más y ahora se ha convertido en la célebre Universidad Gregoriana. Los jesuitas fundados por San Ignacio llegaron a ser los más sabios adversarios de los protestantes y combatieron y detuvieron en todas partes al protestantismo. Les recomendaba

El Colegio que San Ignacio fundó en Roma llegó a ser modelo en el cual se

que tuvieran mansedumbre y gran respeto hacia el adversario pero que se presentaran muy

instruidos para combatirlos. El deseaba que el apóstol católico fuera muy instruido ..

El Colegio que San Ignacio fundó en Roma llegó a ser modelo en el cual se

El libro más famoso de San Ignacio se titula:

"Ejercicios Espirituales" y es lo mejor que se ha escrito acerca de como hacer bien los santos

ejercicios. En todo el mundo es leído y practicado

este maravilloso libro. Duró 15 años escribiéndolo

Su lema era: "Todo para mayor gloria de Dios". Y a ello dirigía todas sus acciones, palabras y pensamientos: A que Dios fuera más conocido, más amado y mejor obedecido.

En los 15 años que San Ignacio dirigió a la Compañía de Jesús, esta pasó de

En los 15 años que San Ignacio dirigió a la Compañía de Jesús, esta pasó de

siete socios a más de mil. A todos y

cada uno trataba de formarlos muy bien espiritualmente.

Como casi cada año se enfermaba y después volvía a obtener la curación,

cuando le vino la última enfermedad

nadie se imaginó que se iba a morir, y murió subitamente el 31 de julio de 1556 a la edad de 65 años.

En 1622 el Papa lo declaró Santo y

después Pío XI lo declaró Patrono de los

En los 15 años que San Ignacio dirigió a la Compañía de Jesús, esta pasó de

Ejercicios Espirituales en todo el mundo. Su comunidad de Jesuitas es la más numerosa en la Iglesia Católica.

Oración de San Ignacio de Loyola

Oración de San Ignacio de Loyola Alma de Cristo Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo,

Alma de Cristo

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme. En la hora de mi muerte, llámame. Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe. Por los siglos de los siglos. Amén.

San Juan María Vianney

1786-1859

(El Santo Cura de Ars)

Su fiesta se celebra el 4 de Agosto

San Juan María Vianney 1786-1859 (El Santo Cura de Ars) ‏ Su fiesta se celebra el

Su verdadero nombre fue San Juan Bautista María Vianney, pero en todo el mundo es conocido con el nombre de Cura de Ars. Nació en Dardilly, en las cercanías de Lyon (Francia), el 8 de mayo de 1786. Tras una infancia normal, a los diecisiete años Juan María concibe el gran deseo de llegar a ser sacerdote. Su padre, aunque buen cristiano, pone algunos obstáculos, que por fin son vencidos. El joven inicia sus estudios en el seminario, dejando las tareas del campo a las que hasta entonces se había dedicado.

Juan María continúa sus estudios sacerdotales en Verrières

primero y después en el seminario mayor de Lyón. Todos sus superiores reconocen la admirable conducta del

seminarista, pero

falto de los necesarios conocimientos

, del latín, no saca ningún provecho de los estudios y, por fin,

...

es despedido del seminario.

Intenta entrar en los hermanos de las Escuelas Cristianas, sin lograrlo. La cosa parecía ya no tener solución ninguna cuando, de nuevo, se cruza en su camino un cura excepcional: el padre Balley, que había dirigido sus primeros estudios. Él se presta a continuar preparándole, y consigue del vicario general, después de un par de años de estudios, su admisión a las órdenes. Por fin, el 13 de agosto de 1815, el obispo de Grenoble, monseñor Simón, le ordenaba sacerdote, a los 29 años. Sin embargo, el Santo Cura se sentía feliz al lograr lo que durante tantos años anheló, y a fuerza de tantas privaciones, esfuerzos y humillaciones, había tenido que conseguir: el sacerdocio.

Intenta entrar en los hermanos de las Escuelas Cristianas, sin lograrlo. La cosa parecía ya no

. Sacerdote diocesano, miembro de la Tercera Orden Franciscana, que tuvo que superar incontestables dificultades para llegar a ordenarse de presbítero. Su celo por las almas, sus catequesis y su ministerio en el confesonario transformaron el publecillo de Ars, que a su vez se convirtió en centro de frecuentes

peregrinaciones de multitudes que buscaban al Santo

Cura.Sin embargo durante tres años no obtuvo el permiso de sus superiores para poder confesar. Nombrado párroco de Ars, un pueblo de apenas trescientos habitantes, desplegó un celo sobrehumano en la cura pastoral de sus feligreses alejados de la

iglesia y en las miles de almas que acudían a él

atraídos por su fama de santidad y vida austera. Tras cuarenta y dos años dedicados de forma incansable a la predicación de la palabra, la penitencia (dedicaba más de diez horas al día al confesionario) y la caridad con los pobres, murió en 1859.

. Sacerdote diocesano, miembro de la Tercera Orden Franciscana, que tuvo que superar incontestables dificultades para

Fue beatificado en 1905 por Pío X y declarado santo en 1925 por Pío XI. Es el patrono de los párrocos.

ORACIÓN DEL SANTO CURA DE ARS

" TE AMO, OH MI DIOS "

Autor: San Juan María Vianney

Te amo, Oh mi Dios. Mi único deseo es amarte Hasta el último suspiro de mi vida. Te amo, Oh infinitamente amoroso Dios,

Y prefiero morir amándote que vivir un instante sin Ti.

Te amo, oh mi Dios, y mi único temor es ir al infierno

Porque ahí nunca tendría la dulce consolación de tu amor, Oh mi Dios,si mi lengua no puede decir cada instante que te amo, por lo menos quieroque mi corazón lo repita cada vez que respiro. Ah, dame la gracia de sufrir mientras que te amo, Y de amarte mientras que sufro, y el día que me muera No solo amarte pero sentir que te amo. Te suplico que mientras más cerca estés de mi hora Final aumentes y perfecciones mi amor por Ti.

Amén.

ORACIÓN DEL SANTO CURA DE ARS " TE AMO, OH MI DIOS " Autor: San Juan
ORACIÓN DEL SANTO CURA DE ARS " TE AMO, OH MI DIOS " Autor: San Juan

San Martín de Porres

La iglesia celebra su día el 3 de noviembre

San Martín de Porres La iglesia celebra su día el 3 de noviembre Nació en la

Nació en la ciudad de Lima, Perú, el día 9 de diciembre del año 1579. Fue hijo de Juan de Porres, caballero español de la Orden de Calatrava, y de Ana Velásquez, negra libre panameña. Martín es

bautizado en la iglesia de San Sebastián,

donde años más tarde Santa Rosa de Lima también lo fuera. Son misteriosos los caminos del Señor: no fue sino un santo quien lo confirmó en la fe de sus padres.

Fue Santo Toribio de Mogrovejo, primer arzobispo de Lima, quien hizo descender el Espíritu sobre su moreno corazón, corazón que el Señor fue haciendo manso y humilde como su Madre.

A los doce Martín entró de aprendiz de peluquero, y asistente de un dentista. La fama

A los doce Martín entró de aprendiz de peluquero, y asistente de un dentista. La fama de su santidad corre de boca en boca por la ciudad de Lima. Martín conoció al Fraile Juan de Lorenzana, famoso dominico como teólogo y hombre de virtudes, quien lo invita a entrar en el Convento de Nuestra Señora del Rosario. Las leyes de aquel entonces le impedían

ser religioso por el color y por la raza, por lo que Martín de Porres ingresó como Donado, pero él se entrega a Dios y su vida está presidida por el servicio, la humildad, la obediencia y un amor sin medida. San Martín tiene un sueño que Dios le

desbarata: “Pasar desapercibido y ser el último”

Su anhelo más profundo siempre es de seguir a Jesús. Se le confía la limpieza de

Su anhelo más profundo siempre es de seguir a Jesús. Se le confía la limpieza de la casa;

.

por lo que la escoba será, con la cruz, la gran compañera de su vida. Sirve y atiende a todos, pero no es comprendido por todos. Un día cortaba el pelo a un estudiante: éste molesto ante la mejor sonrisa de Fray Martín, no duda en insultarlo: ¡Perro mulato! ¡Hipócrita! La respuesta fue una generosa sonrisa. San Martín llevaba ya dos años en el convento, y hacía seis que no veía a su

padre, éste lo visita y… después de dialogar

con el P. Provincial, éste y el Consejo Conventual deciden que Fray Martín se convierta en hermano cooperador. El 2 de

junio de 1603 se consagra a Dios por su

profesión relogiosa

El P. Fernando Aragonés testificará: “Se ejercitaba en la caridad día y noche, curando enfermos, dando

El P. Fernando Aragonés testificará: “Se

ejercitaba en la caridad día y noche, curando

enfermos, dando limosna a españoles, indios

y negros, a todos quería, amaba y curaba con

singular amor”. La portería del convento es un

reguero de soldados humildes, indios,

mulatos, y negros; él solía repetir: “No hay

gusto mayor que dar a los pobres”. Su

hermana Juana tenía buena posición social,

por lo que, en una finca de ella, daba cobijo a enfermos y pobres. Y en su patio acoge a perros, gatos y ratones. Pronto la virtud del moreno dejó de ser un secreto. Su servicio como enfermero se extendía desde sus

hermanos dominicos hasta las personas más

abandonadas que podía encontrar en la calle. Su humildad fue probada en el dolor de la injuria, incluso de parte de algunos religiosos dominicos.

Incomprensión y envidias: camino de contradicciones que fue asemejando al mulato a su Reconciliador. Los religiosos

Incomprensión y envidias: camino de contradicciones que fue asemejando al

mulato a su Reconciliador. Los religiosos

de la Ciudad Virreinal van de sorpresa en sorpresa, por lo que el Superior le prohíbe realizar nada extraordinario sin su consentimiento. Un día, cuando regresaba al Convento, un albañil le grita al caer del

andamio; el Santo le hace señas y corre a

pedir permiso al superior, éste y el interesado quedan cautivados por su docilidad. Cuando vio que se acercaba el momento feliz de ir a gozar de la presencia de Dios, pidió a los religiosos que le

rodeaban que entonasen el Credo.

Mientras lo cantaban, entregó su alma a Dios. Era el 3 de noviembre de 1639. Su muerte causó profunda conmoción en la ciudad.

Había sido el hermano y enfermero de todos, singularmente de los más pobres. Todos se disputaban

Había sido el hermano y enfermero de todos, singularmente de los más pobres. Todos se disputaban por conseguir alguna reliquia. Toda la ciudad le dio el último adiós. Su culto se ha extendido prodigiosamente. Gregorio XVI lo declaró Beato en 1837. Fue canonizado por Juan XXIII en 1962. Recordaba el Papa, en la homilía de la canonización, las

devociones en que se había distinguido el nuevo Santo: su profunda humildad que le hacía considerar a todos superiores a él, su celo apostólico, y sus continuos desvelos por atender a enfermos y necesitados, lo que le valió, por parte de todo el pueblo, el hermoso

apelativo de “Martín de la caridad”.

Santa Rosa de Lima Patrona del Perú Su fiesta se celebra el 23 de Agosto (antes

Santa Rosa de Lima Patrona del Perú

Su fiesta se celebra el 23 de Agosto (antes 30 de agosto)

Santa Rosa de Lima

(1.586-1.617)

"Rosa de Lima, la más bella rosa

que ha producido nuestro continente, no dejes un solo día de rezar a tu gran amigo Jesucristo, por este continente americano tan supremamente necesitado de las bendiciones de Dios."

Santa Rosa de Lima (Óleo de Murillo) Santa Rosa de Lima nació el 30 de abril

Santa Rosa de Lima (Óleo de Murillo)

Santa Rosa de Lima nació el 30 de abril de 1586 en la vecindad del hospital del Espíritu Santo de la ciudad de Lima, entonces capital del virreinato del Perú. Su nombre original fue Isabel Flores de Oliva. Era una de los trece hijos habidos en el matrimonio de Gaspar Flores, arcabucero de la guardia virreinal, natural de San Juan de Puerto Rico, con la limeña María de Oliva. Recibió bautismo en la parroquia de San Sebastián de Lima, siendo sus padrinos Hernando de Valdés y María Orozco. En compañía de sus numerosos hermanos, la niña Rosa se trasladó al pueblo serrano de Quives, en la cuenca del Chillón, cuando su padre asumió el empleo de administrador de un obraje donde se refinaba mineral de plata.

Las biografias de Santa Rosa de Lima han retenido fijamente el hecho de que en ese

Las biografias de Santa Rosa de Lima han retenido fijamente el hecho de que en ese pueblo, que era doctrina de frailes mercedarios, la joven recibió en 1597

el sacramento de la confirmación de manos del

arzobispo de Lima, Santo Toribio Alonso de Mogrovejo, quien efectuaba una visita pastoral en la jurisdicción.

Ocupándose de la "etapa oscura" en la biografía de Santa Rosa de Lima, que corresponde precisamente a sus años de infancia y adolescencia en Quives, Luis Millones ha procurado arrojar nueva luz mediante la interpretación de algunos sueños que recogen los biógrafos de la santa. Opina Millones que ésa pudo ser la etapa más importante para la formación de su personalidad, no obstante el hecho de que los autores han preferido hacer abstracción del entorno económico y de las experiencias culturales que condicionaron la vida de la familia Flores-Oliva en la sierra, en un asiento minero vinculado al meollo de la producción colonial.

Probablemente, esa vivencia (la visión cotidiana de los sufrimientos que padecían los trabajadores indios) pudo ser la que dio a Rosa la preocupación

Probablemente, esa vivencia (la visión cotidiana de los sufrimientos que padecían los trabajadores indios) pudo ser

por remediar las enfermedades y miserias de quienes

irían a creer en su virtud.

A Santa Rosa de Lima le tocó vivir en Lima un ambiente de efervescencia religiosa, una época en que abundaban las atribuciones de milagros,

curaciones y todo tipo de maravillas por parte de una

población que ponía gran énfasis en las virtudes y calidad de vida cristianas. Alrededor de sesenta personas fallecieron en "olor de santidad" en la capital peruana entre finales del siglo XVI y mediados del XVIII. De aquí se originó por cierto una larga serie

de biografías de santos, beatos y siervos de Dios,

obras muy parecidas en su contenido, regidas por las mismas estructuras formales y por análogas categorías de pensamiento.

A Santa Rosa le atraía con singular fuerza el modelo de la dominica Catalina de Siena

A Santa Rosa le atraía con singular fuerza el modelo de la dominica Catalina de Siena (santa toscana del siglo XIV), y esto la decidió a cambiar el sayal franciscano por el hábito blanco de terciaria de la Orden de Predicadores, aparentemente desde 1606. Se afirma que estaba bien dotada para las labores de costura, con las cuales ayudaba a sostener el presupuesto familiar, pero fueron muy contadas las personas con quienes Rosa llegó a tener alguna intimidad. En su círculo más estrecho se hallaban mujeres virtuosas como doña Luisa Melgarejo y su grupo de "beatas", junto con amigos de la casa paterna y allegados al hogar del contador Gonzalo de la Maza.

Los confesores de Santa Rosa de Lima fueron mayormente sacerdotes de la congregación dominica. También tuvo

Los confesores de Santa Rosa de Lima fueron mayormente sacerdotes de la congregación dominica. También tuvo trato espiritual con religiosos de la Compañía de Jesús. Es asimismo importante el contacto que desarrolló con el doctor Juan del Castillo, médico extremeño muy versado en asuntos de espiritualidad, con quien compartió las más secretas minucias de su relación con Dios.

Dichos consejeros espirituales ejercieron profunda influencia sobre Rosa y resultaron cómplices de sus delirios, visiones y tormentos. No sorprende desde luego que María de Oliva abominase de la cohorte de sacerdotes que rodeaban a su piadosa hija, porque estaba segura de que los rigores que ella se imponía eran "por ser de este parecer, ignorante credulidad y juicio algunos confesores", según recuerda un contemporáneo.

La conducta estereotipada de Santa Rosa de Lima se hace más evidente aún cuando se repara

La conducta estereotipada de Santa Rosa de Lima se hace más evidente aún cuando se repara en que por orden de sus confesores anotó las diversas mercedes que había recibido del Cielo, componiendo así el panel titulado Escala espiritual. No se conoce mucho acerca de las lecturas de Santa Rosa, aunque es sabido que encontró inspiración en las obras teológicas de fray Luis de Granada.Hacia 1615, y con la ayuda de su hermano favorito, Hernando Flores de Herrera, labró una pequeña celda o ermita en el jardín de la casa de sus padres. Allí, en un espacio de poco más de dos metros cuadrados (que todavía hoy es posible apreciar), Santa Rosa de Lima se recogía con fruición a orar y a hacer penitencia.

Posteriormente, en marzo de 1617, celebró en la iglesia de Santo Domingo de Lima su místico

Posteriormente, en marzo de 1617, celebró en la iglesia de Santo Domingo de Lima su místico desposorio con Cristo, siendo fray Alonso Velásquez (uno de sus confesores) quien puso en sus dedos el anillo en señal de unión perpetua.

Con todo acierto, Rosa había predicho que su vida terminaría en la casa de su bienhechor y confidente Gonzalo de la Maza (contador del tribunal de la Santa Cruzada), a la cual se trasladó a residir en los últimos cuatro o cinco años de su vida. Por esto solicitó a doña María de Uzátegui, la madrileña esposa del contador, que fuese ella quien la amortajase. En torno a su lecho de agonía se situó el matrimonio de la Maza-Uzátegui con sus dos hijas, doña Micaela y doña Andrea, y una de sus discípulas más próximas, Luisa Daza, a quien Santa Rosa de Lima pidió que entonase una canción con acompañamiento de vihuela.

Así entregó la virgen limeña su alma a Dios, afectada por una aguda hemiplejía, el 24

Así entregó la virgen limeña su alma a Dios, afectada por una aguda hemiplejía, el 24 de agosto de 1617, en las primeras horas de la madrugada.

El mismo día de su muerte, por la tarde, se efectuó el traslado del cadáver de Santa Rosa al convento grande de los dominicos, llamado de Nuestra Señora del Rosario. Una abigarrada muchedumbre colmó las calzadas, balcones y azoteas en las nueve cuadras que separan la calle del Capón (donde se encontraba la residencia de Gonzalo de la Maza) de dicho templo.

Al día siguiente, 25 de agosto, hubo una misa de cuerpo presente oficiada por don Pedro de Valencia, obispo electo de La Paz, y luego se procedió sigilosamente a enterrar los restos de la santa en una sala del convento, sin toque de campanas ni ceremonia alguna, para evitar la aglomeración de fieles y curiosos.

El proceso que condujo a la beatificación y canonización de Rosa empezó casi de inmediato, con

El proceso que condujo a la beatificación y canonización de Rosa empezó casi de inmediato, con la información de testigos promovida en 1617-1618 por el arzobispo de Lima, Bartolomé Lobo

Guerrero. Tras un largo

procedimiento, Clemente X la canonizó en 1671. Desde un punto de vista histórico, Santa Rosa de Lima sobresale por ser la primera

santa de América. Actualmente es

patrona de Lima, América, Filipinas e Indias Orientales.

SANTA TERESA DE LOS ANDES (1900-1920) En contacto con Dios y la naturaleza Juanita Fernández Solar
SANTA TERESA DE LOS ANDES (1900-1920) En contacto con Dios y la naturaleza Juanita Fernández Solar

SANTA TERESA DE LOS ANDES (1900-1920)

En contacto con Dios y la naturaleza

Juanita Fernández Solar nació el 13 de julio de 1900 en Santiago de Chile. El mundo hoy la conoce como Santa Teresa de los Andes. Fue beatificada por Juan Pablo II en Santiago de Chile el 3 de abril de 1987 y fue solemnemente canonizada por el mismo Sumo

Pontífice en Roma el 21 de marzo de 1993.

Santa Teresa de los Andes no dedicó sus días a fundar hogares para huérfanos y congregaciones, ni fue una gran mística, ni una gran teóloga, ni siquiera escribió tratados de espiritualidad . Santa Teresa fue una chica, alegre, sencilla, muy

linda, deportista y cariñosa que siempre aparentó

más‏edad.‏Fue‏una‏“niña‏bien”‏de‏la‏sociedad‏de‏

Santiago de su época. Pero se atrevió a algo distinto. En medio de su realidad corriente: el colegio, sus peleas con sus hermanos, su pasión por el tenis, por andar en automóvil y los paseos a

caballo.

De los escritos de la Santa nos ha quedado un diario y varias cartas que nos

De los escritos de la Santa nos ha quedado un diario y varias cartas que nos transmiten

pensamientos llenos de amor y sencillez.

Santa Teresa es muy cercana a nosotros y en

especial a todos los jóvenes de América.

En una carta que Santa Teresa escribe a su padre dice: "Por fin tengo tiempo para

escribirle; pues le aseguro que me había

sido imposible hacerlo, pues pasamos ya en

la playa o en caminatas

Hemos hecho

... varios paseos a caballo y de a pie, y otro en carreta. Ayer hicimos uno muy bonito y muy en confianza, pues todas éramos chiquillas ...

La Rebeca y yo muy contentas, pues salimos

todo el día. Hoy vamos a salir a caballo con

los Rivas

Ahora vamos a una playa, donde

... el mar es como baño de natación y donde

nado todo el tiempo" (Carta 21 a su padre, 2 feb. 1918).

A partir de entonces nuestra Santa aprendió a hablar con Jesús en todos lados. En una

A partir de entonces nuestra Santa aprendió a hablar con Jesús en todos

lados.

En una carta a su amiga Elena Salas explica cómo es posible actuar normalmente mientras se está permanentemente unida a Dios en su interior.

En 1909 recibió el sacramento de la Confirmación y el 11 de septiembre de 1910 la Primera Comunión. Escribe

sobre estos días: "Nuestro Señor me

hablaba después de comulgar. Pero mi devoción especial era la Virgen: Le contaba todo".

En su diario, nos cuenta cómo vivía su relación con

Dios:‏”‏He‏salido‏mucho‏a‏caballo‏y‏estoy‏encantada‏

En su diario, nos cuenta cómo vivía su relación con Dios:‏”‏He‏salido‏mucho‏a‏caballo‏y‏estoy‏encantada‏ con subir y bajar cerros.

con subir y bajar cerros. Aquí están admirados porque no me canso, y me dicen que soy una

verdadera amazona. No dejaría de ser una vergüenza

si no lo fuera. Nos ha bajado furor por el tenis. Estoy aprendiendo. Me encanta. Me siento llena de Dios. No hay separación entre nosotros. Donde yo vaya, Él está conmigo, dentro de mí. Vivo con Él. Y a pesar de

estar en los paseos, ambos conversamos sin que

nadie‏nos‏sorprenda‏ni‏pueda‏interrumpirnos.”‏

Esa familiaridad con que trataba a Dios es por la que lo encontraba en todas las circunstancias y en todas las personas. Un domingo de Pascua, doce de abril de 1920, después de una semana santa de luchar contra una fiebre abrasadora, Juanita le dice que sí a Jesús por última vez y para siempre en la enfermería del convento, consumida su naturaleza por el tifus. Santa Teresa tenía 19 años y 9 meses de edad y 11 meses de carmelita.

Las religiosas aseguraban que había entrado ya santa. De modo que, en tan corto tiempo, pudo

Las religiosas aseguraban que había entrado ya santa. De modo que, en tan corto tiempo, pudo consumar la carrera a la santidad que había iniciado muy en serio. "Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca", decía. Y su ilusión y su constante empeño fue asemejarse a Él. Estaba siempre dispuesta a servir y a sacrificarse por los demás, con alegría, para hacer amable y atractiva la virtud.

Su vida fue enteramente normal y equilibrada.

Alcanzó una envidiable madurez integrando en la más armoniosa síntesis lo divino y lo humano:

oración, estudios, deberes hogareños

y deporte,

... al que era aficionadísima, destacando en la natación

y en la equitación. Como joven bellísima, equilibrada, servicial y

responsable, Teresa de Los Andes está en inmejorables condiciones para arrastrar a la

juventud en pos de Cristo.

Su santuario, visitado por más de cien mil peregrinos cada mes, se ha convertido en el

Su santuario, visitado por más de cien mil peregrinos cada mes, se ha convertido en el

centro espiritual de Chile.

Así Teresa de Los Andes viene cumpliendo la misión que ya le fuera reconocida poco después de su muerte:

despertar hambre y sed de Dios en nuestro

mundo materializado.

Fue beatificada por Juan Pablo II en Santiago de Chile el 3 de abril de 1987, y fue solemnemente canonizada por el mismo Sumo Pontífice en Roma el 21 de marzo de 1993.

Fin de la décima parte de las vidas ejemplares. Seguid su ejemplo y

seréis felices

Francisco Martínez Arias

Septiembre 2008